Page 1

La Mordedura antes de Navidad Lynsay Sands & Jeaniene Frost


15.5 - El Regalo Perteneciente a la serie Familia Argeneau Por Lynsay Sands Uno Dos Tres Cuatro Cinco Seis Siete

Traducido y revisado por luxure07


15.5 EL REGALO Por Lynsay Sands

Uno Teddy despertó para encontrarse enterrado bajo las sábanas, como un lunar excavado en el suelo. . . y el frío, lo cual era inusual. Él normalmente se quitaba las mantas de madrugada y nunca despertó con frío. El calor debió de haberse ido en la noche, se dio cuenta. Sacudió las sábanas a un lado, se sentó y miró alrededor de la habitación. La luz del sol estaba vertiéndose a través de la ventana. Lo que hacía que fuera fácil ver la nube de vaho que se formaba delante de su boca con cada exhalación. Ah, sí, el calor se fué definitivamente, pensó con una mueca y rápidamente se deslizó fuera de la cama. La alfombra estaba fría bajo sus pies, cuando Teddy corrió hacia la puerta de su habitación. Abrió su puerta al pasillo principal, al final del cual estaba el salón principal, en él había una sala de estar y una cocina/comedor. En el lado izquierdo estaba la sala de estar, alfombrada, con un sofá, dos sillas, una chimenea, y la unidad de entretenimiento. El lado derecho era una cocina de azulejos y espacio para el comedor. Los ojos de Teddy buscaron automáticamente el reloj digital en la cocina mientras se movía al termostato de pared, pero se detuvo cuando vio el indicador en blanco. Sus ojos entonces saltaron al reproductor de DVD en la televisión, pero también estaba en blanco. Teddy estaba bastante seguro de lo que estaba pasando, en este momento, pero no pudo resistir encender el interruptor de la luz al final de la sala, sólo para estar seguro. No se sorprendió cuando no pasó nada. No era sólo la calefacción que estaba apagada, era la propia energía eléctrica. No había suministro eléctrico en absoluto.


- Genial - murmuró con disgusto y se apresuró a volver a la habitación. Hacía frío en la cabaña y probablemente haría más frío, por lo menos hasta que el problema con el suministro se solucionara, lo que significaba que estaba perdiendo el precioso calor del cuerpo, de pie descalzo con sus pantalones de franela. Tenía que vestirse rápidamente, tirar de su ropa exterior y cubrirse la cabeza en algún lugar cálido para llamar a Marguerite y averiguar quien debía ponerse en contacto en la compañía eléctrica. Para la ocasión se sentó en una silla en una esquina de la habitación que había elegido como dormitorio. Teddy levantó la tapa y cogió el grueso par de calcetines que había envasados, y luego tomó un segundo par, por si acaso. Empezó a alejarse, con la intención de sentarse en la cama para ponerse los calcetines, pero se detuvo cuando su mirada se deslizó por la ventana. Era oscuro cuando había llegado la noche anterior y Teddy se había maravillado de cuan bello era todo, cuando los faros se deslizaron sobre las ramas de los árboles envueltas de hielo y la nieve profunda a cada lado del camino de entrada. Todo había brillado bajo la luz de los faros, como joyas preciosas. No era un espectáculo tan grandioso ahora, decidió, mientras observaba lo que tenía que ser por lo menos dos metros de nieve fresca en el patio y el camino de entrada. Su camioneta era ahora una colina de nieve pequeña al lado de la cabaña. -Maldita sea - suspiró y volvió al asunto que lo ocupaba, cuando su cerebro revisó lo que había que hacer. Usar ropa abrigada, encontrar una pala, cavar su camioneta fuera de la calzada y luego ir a la ciudad para encontrar un lugar cálido con café y los alimentos, donde pudiera llamar a Marguerite con comodidad. O tal vez debería intentar llamar a Marguerite primero, Teddy pensó mientras terminaba con sus calcetines y arrastrando unos vaqueros y un jersey sobre su pijama de franela. Iba a tomar un infierno de tiempo, cavar la salida de la calzada. En ese tiempo, podría regresar la energía y estar aquí si llamaba antes de comenzar.


Decidió que era el mejor plan, Teddy terminó de vestirse y se dirigió hacia la cocina para recoger su teléfono. Lo había enchufado para cargarlo antes de ir a la cama la noche anterior. Desafortunadamente, el suministro energético tenía que haberse cortado poco después de irse a la cama, debido a que la batería estaba, incluso más baja ahora que cuando lo había dejado anoche. La advertencia de que la batería necesitaba recarga era todo lo que podía aguantar antes de que se apague. Murmurando entre dientes, Teddy se lo metió en el bolsillo, se puso su abrigo, bufanda, y las botas, cogió sus guantes y abrió la puerta de la cocina. Si pensaba que la cabaña estaba fría, el cuartito de la entrada era excesivamente frío, y Teddy hizo una mueca mientras entró en ella. No lo hizo lento, sin embargo, pero tiró de los guantes, cogió la pala apoyada en la pared, y se dirigió afuera. En el momento en que bajó del piso ya estaba hasta las rodillas en la nieve. Teddy caminó a través de la nieve, hacia el lado del conductor de la camioneta, apoyó la pala contra la camioneta, y luego apartó la nieve hasta que pudiera encontrar la manija de la puerta. Hizo una reflexión, a partir de la camioneta, enchufaría su teléfono en el cargador del coche, y girando en el calor y el descongelamiento a fin de que las ventanas se pudieran descongelar mientras la pala habría camino de entrada. Pero había cerrado las puertas de la camioneta anoche y la cerradura estaba congelada ahora. . . y el descongelador estaba en la guantera, donde lo había arrojado dentro mientras cargaba el equipaje, en el vehículo para el viaje. No fue muy brillante que se le olvidara de traerlo anoche, reconoció con un suspiro. -Este, simplemente no es tu día -murmuró para sí, mientras Teddy se volvió para mirar hacia la carretera. El camino era estrecho y serpenteaba entre los árboles, lo cual era estupendo para la privacidad, pero también era largo y era terriblemente incómodo ahora. Tomaría horas llegar a los profesionales de TI Shol al camino, tendría que limpiarlo él mismo. Afortunadamente, tenía la esperanza de que no lo haría todo él solo, había que hacer algo más que


despejar la camioneta y un poco a su alrededor. Marguerite había dicho que el condado despejaba las carreteras y había un manitas que despejó el camino de entrada y se ocupó de otros asuntos para las hermanas Willan, que eran dueñas de la casa que estaba alquilando. Esperemos que, para cuando el camino este claro y esta práctica mano, puedan entrar a limpiar el camino de entrada, la cerradura de la puerta de la camioneta se descongelará lo suficiente para que pueda abrir la puerta. Teddy pensó que lo mejor que podía hacer, era ir a buscar algo de leña del cobertizo, encender un fuego en la chimenea de la cabaña, y calentarse mientras esperaba. Pero un poco de café iría bien con ese fuego, pensó, y miró hacia el camino de nuevo, preguntándose cuál era el problema con el suministro energético. Nunca uno debía de sentarse en torno y esperar a ser rescatado, Teddy se puso en marcha hacia el camino de entrada. Acababa de echar un vistazo y ver cual era la situación. Si el camino estaba claro, él iba a volver, hacer fuego, y esperar al personal de mantenimiento a que apareciera. Si no lo estaba. . . bueno, él esperaba que lo estuviera. Parecía una eternidad hacer el camino a la carretera. En el momento en que llegó, al final de la unidad, Teddy estaba sudoroso y jadeante. Sus rodillas estaban también actuando y quejándose sobre la marcha, algo que no habría hecho cuarenta o incluso veinte años atrás. Conseguir un tipo viejo de aspirado, pensó sombríamente mientras inspeccionaba el camino, señalando que no se habían limpiado todavía. Al menos que no se había extraído toda la nieve del camino a la casa de campo. El camino torcía fuera de la vista tan sólo diez metros de donde él se encontraba. Suspirando, consideraba qué hacer. Su estómago estaba royendo con hambre, con las piernas doloridas de caminar penosamente a través de la nieve, tenía la boca seca, y mientras él estaba caliente y sudando bajo su ropa, su rostro comenzaba a arder con el frío. Teddy reajustado su bufanda para dar a la cara más protección contra las bajas temperaturas y luego se obligó a seguir adelante. Otros diez metros, se dijo. Acabar de pie en la curva, echar un vistazo a la carretera, y luego regresar a la casa y encender un fuego.


Una vez que llegó a la curva, Teddy casi deseó no haber hecho el esfuerzo. La visión de la carretera cubierta de blanca nieve se extendía ante él, era una cosa verdaderamente deprimente. No sólo no lo estaba con pala, pero una mirada fue suficiente para decirle que no era probable llegar durante un tiempo. O bien había sido un fuerte viento con la nevada de la noche anterior, o la fuerte nevada había sido demasiado para un par de los árboles más viejos. Podía ver que dos de ellos habían caído: sólo diez pies más allá de la esquina donde se encontraba y otro hasta más allá de la carretera. Se tendría que desplazar todo antes de que los vehículos de eliminación de nieve pudieran limpiar el camino hasta la entrada de su casa. También fueron la razón por la que el suministro eléctrico estaba cortado, Teddy reconoció al ver la caída líneas que el primer árbol había provocado. Eso no iba a ser una solución rápida. Estaba mirando como estaría sin electricidad por un rato. . . si se quedaba, pensó con un suspiro. Tal vez los árboles fueran retirados y el camino fuera despejado, él sólo debía dar la vuelta y empezar el viaje de seis horas de regreso a Port Henry. La idea era muy deprimente. Fue dos días antes de Navidad, una época hasta hace un año, cuando Teddy intentó evitar Port Henry. Fue por eso que él estaba aquí en la casa de campo en primer lugar. De vuelta a casa, todo el mundo sabía que no tenía familia para pasar la Navidad y todo el mundo le invitó a la suya. Si él estaba en la ciudad, tendría que aceptar una de esas invitaciones y asistir en su caso, en realidad no pretendía la caridad, no por la bondad de sus corazones. La idea era deprimente para él. Sacudiendo la cabeza, se volvió para empezar de nuevo, sólo para hacer una pausa cuando vio una figura entre los árboles en el otro lado de la calzada a su propia cabaña. El individuo llevaba una brillante equipación de esquí rojo y se quedó inmóvil como una piedra, mirando desde las sombras de los árboles.


Arropada como la persona que era, era difícil saber con certeza si se trataba de una mujer o de un hombre delgado o joven, pero eso no le molestó tanto como la quietud absoluta. Había algo en él, que hizo que el pelo en la parte posterior de su cuello le pinchara nerviosamente, y entonces la persona se hecho hacia atrás la capucha para revelar una joven de rostro fresco, rubia, con una sonrisa brillante. -¡Hola! Debes de ser mi vecino - saludó alegremente, avanzando. -Eso parece - estuvo de acuerdo Teddy y sintió una sonrisa reclamar sus propios labios. Cuando se movió ella para cubrir a medio camino la nieve profunda, él asintió con la cabeza hacia el camino de entrada y se paró enfrente. -Yo, he alquilado la cabaña Willan aquí para las fiestas. -Y yo estoy en la de al lado.- Ella señaló con el pulgar enguantado, sin volverse, por donde había venido -. Es de mi primo, Decker. Teddy miró con curiosidad la forma en que había hecho el gesto, era capaz de distinguir una casa grande a través de los árboles sin hojas. Echando un vistazo hacia ella, sonrió con ironía. -Parece que hemos escogido un mal momento para estar aquí. Ella se rió ante la sugerencia y negó con la cabeza. -Nunca un poco de nieve hace daño a nadie. Lo van a quitar lo suficientemente rápido. -Yo no estoy tan seguro - dijo Teddy con un suspiro. - Hay un par de árboles caídos. Uno cayó sobre la línea eléctrica. Va a tardar un tiempo antes de que se arregle todo. -Maldita sea- respiró la rubia, su sonrisa desapareciendo para ser sustituido por la preocupación. -Alguien tenía que venir, me trae. . . provisiones -, concluyó en voz baja.


-Entonces estamos en el mismo barco - dijo Teddy con ironía -. Tenía la intención de parar en una tienda de comestibles por el camino, pero me paré en la Pro Bass (Cadena de tienda de artículos para el tiempo libre y la acampada N. del T.) en Vaughan y luego en un par de esos lugares de antigüedades en el camino y llegué tan tarde que decidí dejarlo para mañana. -No es una idea brillante como parece - admitió él con una mueca y luego sacudió la cabeza y dijo: -Ah, bueno, pero voy a salir adelante. Por lo menos hay una chimenea y un montón de madera partida. No voy a congelarme. La mirada de la rubia cambió de cara a la carretera detrás de él y luego ella esbozó una sonrisa, a pesar de que todavía podía ver la preocupación en la expresión. -Bueno, yo... tengo varias cosas buenas. Usted es bienvenido a compartirlas. Teddy levantó las cejas. -¿Pensé que las provisiones llegaban hoy? Ella apartó la mirada, en pocas palabras, pero cuando se dio la vuelta, tenía la sonrisa alegre devuelta. -Sí, por supuesto. Tengo un montón de productos secos y enlatados, pero alguien debía traer frutas y verduras y otras cosas hoy en día. Así como para el generador de gas. -Usted tiene un generador - se preguntó Teddy con interés. Ella asintió con la cabeza y luego hizo una mueca. -Está muerto en este momento, sin embargo. Me advirtieron que no había mucho gas en él, pero me aseguraron que se entregaría más hoy. Supongo que el generador debe habérselo pateado en cuando se cortó la luz ayer por la noche, pero murió, a los pocos minutos. Es por eso que vine aquí. A velar por la entrega.- Ella miró a lo largo de la carretera. -Pero supongo que el repartidor no llegará pronto.


-No - estuvo de acuerdo Teddy, con el ceño fruncido pensado en su propiedad, preguntándose cuánto tiempo aguantaría su casita mantener el calor sin el funcionamiento del generador. Probablemente no mucho, decidió y estaba a punto para ofrecerlo a compartir su fuego cuando ella se volvió hacia él y sonrió con ironía. -Así que, yo tengo comida y no tengo calor y tú tienes calor y no comida. ¿Decidimos compartir…? Teddy sintió la preocupación bajo su sonrisa y se preguntó sobre ello, pero entonces se dio cuenta de que la pobre chica estaba prácticamente varada sola en el bosque en medio de la nada con un completo extraño. No lo conozco de nada. Cualquier mujer estaría preocupada. Él podría ser un asesino en serie, por lo que sabía. -Eso suena una idea sensata, jovencita. Pero supongo que será mejor que me presente bien,-entonces le tendió una mano enguantada. -Mi nombre es Theodore Brunswick. Soy jefe de la policía de un pequeño pueblo llamado Port Henry en el sur. Ella lo miró fijamente por un momento y luego abrió mucho los labios. -Eso es tan dulce. Teddy parpadeó confundido, sin saber qué diablos era dulce en un policía jefe de Port Henry. Era un pueblo pequeño, pero… -Usted está tratando de tranquilizarme y yo estoy a salvo con usted,- se explicó.- Eso es realmente muy dulce. Gracias. -¡Oh!- Teddy sintió su cara arder y sabía que no era por el aire frío. Él se ruborizó como un escolar, se dio cuenta con asco y esperó al infierno para reprimir cualquier enrojecimiento en su cara al frío. Recuperando su mano, murmuró: -Bueno, las mujeres jóvenes no son demasiado cuidadosas cuando se encuentran hoy en día solas y yo no quería que te preocuparas de que yo pudiera ser peligroso.


-Tienes razón, por supuesto-, dijo con solemnidad, y luego señaló con alegría - Por supuesto, un violador o un asesino en serie apenas se presentaría alegando ser policía. De hecho, sería probablemente la cosa más probable, para arrullar a una chica con el sentimiento de seguridad y confianza y obtener una ventaja. Los ojos de Teddy se agrandaron y se volvió para mirar nerviosamente hacia su casa, diciendo: -Yo tengo mi credencial en la cabaña. Puedo mostrársela y mi pistola y… hizo una pausa y miró hacia atrás cuando ella comenzó a reírse entre dientes. -Está bien, te creo-, le aseguró con una sonrisa.- ¿Por qué no vas a conseguir encender el fuego, mientras yo voy a buscar algo de comida de mi casa? -Suena como un buen plan -, murmuró Teddy, recuperando un poco el equilibrio. Había algo en la chica. . . Él la miró desde el inicio del camino, envidiando la aparente facilidad con la que se movía a través de la nieve. -¿Theodore? Alzó los ojos hacia su cara mientras miraba por encima del hombro, observando el brillo en sus ojos y la inclinación de su sonrisa traviesa. Su voz era ronca cuando dijo: -Llámame Teddy. -Teddy -murmuró, como saboreando la palabra. Al parecer, le gustó, porque su sonrisa se ensanchó, la malicia que había observado ahora, que parecía florecer hasta que completamente se hizo cargo de su expresión mientras sus ojos se desviaron hacia abajo sobre su figura, en la ingle de sus pantalones vaqueros. Ella arrastró las palabras -. Creo que realmente me gustaría ver esa pistola suya más tarde. Teddy sintió caer su mandíbula y se abrió tras la bufanda cuando ella se dio la vuelta y siguió a pie.


-¿Acababa ella…?- Seguramente ella no había querido decir lo que pensaba. -¡No!- murmuró Teddy, sacudiendo la cabeza. Ella no había querido decir lo que pensaba. Era un anciano, por el amor de Cristo, y ella era una cosa bastante joven, lo suficientemente joven para ser su nieta. Por supuesto, ella no puede darse cuenta de eso todavía. Tenia toda la cara tapada contra el frio, hasta arriba y solo mostraba un poco los ojos y la nariz. Teddy se volvió y se puso en marcha por su propio camino, tranquilizándose, así mismo, de que no lo haría estar interesada una vez que ella viera su edad. De hecho, la pobre muchacha probablemente entonces la haría estar avergonzada, pensó, con una sonrisa irónica. Estaba a medio camino de la casa antes de que él se diera cuenta de que ella nunca le había dicho su nombre. Katricia silbaba alegremente mientras agarraba alimentos secos y enlatados y los introducía en dos cajas vacías que había encontrado en un rincón de la despensa. Ella no estaba prestando atención a lo que estaba eligiendo, pero entonces no tenía ni idea de lo que Teddy Brunswick quería o lo que a ella misma le gustaría, para el caso. Habían pasado siglos desde que se había molestado con comida mortal. -Katricia Argeneau Brunswick.- Tenía un bonito anillo en ella, decidió con una sonrisa. -Katricia y Teddy Argeneau Brunswick.- Incluso mejor, pensó y suspiró, soñadora mientras empacaba otro envase en la caja. Maldita sea. Había conocido a su compañero de vida. Katricia saboreó el pensamiento. No había nada en el mundo más importante para un ser inmortal que un compañero de vida. Era lo que cada uno de ellos quería y esperaban, a veces durante siglos, a veces incluso más tiempo. Algunos nunca encontraron uno, en todos los años. Pero, si lo hizo, fue el momento más importante de su vida, encontrar una persona en el mundo mortal o inmortal, quien no podía leer ni controlar y con quien podría compartir su vida. No era lo que Katricia, esperaba encontrar cuando había conducido hasta aquí, ayer desde Toronto. A pesar de que


probablemente debía tener, reconoció, las habilidades casamenteras de Margarita, que eran cada vez más renombradas. Al menos estaban en la familia. Se decía que parecía tener la misma capacidad que la abuela de Katricia y la matriarca de la familia, Alexandria Argeneau, poseían. Esa mujer había encontrado compañeros de vida para un buen número de sus hijos y a los otros de su especie, antes de su muerte, hace más de dos mil años. Dijeron que había sido como un sexto sentido en ella. Cada pareja que había juntado, habían sido compañeros toda la vida. Ahora Marguerite estaba haciendo lo mismo. Sin embargo, esto era lo último que esperaba Katricia cuando Marguerite le había invitado a unirse a la familia para la Navidad. Sobre todo desde que había dado las gracias, pero no. Había sido una respuesta automática. Si hubiera pensado en primer lugar, Katricia probablemente habría dicho que sí, en la esperanza de que Marguerite tenía un compañero de vida para ella. Sin embargo, ella no lo había pensado. La respuesta había sido automática y firme. Ella evitaba las reuniones familiares. En realidad, ella evitaba las reuniones por completo. Era demasiado agotador tener que guardar sus pensamientos todo el tiempo, así que se había acostumbrado a pasar cada vez más tiempo sola, sobre todo los días de fiesta, cuando todos los familiares mayores se reunían. Era imposible proteger sus pensamientos de algunos de ellos, y Katricia no quería que ninguno de sus tíos leyera en ella. La única función familiar que había asistido en la última década fue la boda múltiple en Nueva York el pasado mes de febrero. No se había planteado preguntas, ya que ella vive y trabaja en Nueva York, pero como ella había esperado, había sido un infierno. Concentrándose en tratar de proteger sus pensamientos mientras trataba de mantener conversaciones con las personas, habían sido como lanzar cuchillos mientras hacía malabares y volteretas. Imposible. Estaba segura de que más de un pariente había vislumbrado en sus pensamientos. Había visto un destello de preocupación en los ojos de un par de sus tíos e incluso en ella misma cuando Marguerite había hablado con ella. Katricia fue positiva, todos habían cogido lo oscuro y deprimente de sus pensamientos que eran crecientes.


El pensamiento la hizo sonreír. Tanto la oscuridad y depresión la había impresionado, como humo en una fuerte brisa en el momento en que había llegado al final del camino de entrada y vio a Teddy Brunswick, automáticamente tratando de leer sus pensamientos para ver quién era y que estaba haciendo allí en la carretera, y descubrió que no podía. Esa había sido una sorpresa. Y pronto sus problemas de última hora con sus planes de vacaciones se habían tornado en una luz diferente. Katricia había estado molesta como el infierno, cuando su vuelo de Nueva York a Colorado para esquiar en las vacaciones había sido desviado a Toronto. El piloto no sabia cuál era el problema y Katricia había desembarcado del avión con el plano Argeneau listo para rasgar uno nuevo a alguien, sólo para encontrar a su tío, Lucian Argeneau, esperándola en el asfalto. -Mal tiempo-, había anunciado a modo de explicación cuando la había subido en un SUV. Katricia había estado fuera de sí por la frustración, la concentración dividida entre recitar canciones infantiles, para mantener fuera a su tío de la lectura de sus pensamientos intrusivos, y la preocuparse de que ella estaría pegada a la familia para las fiestas y recitando los villancicos durante varios días. Por lo tanto, cuando la había llevado a Marguerite y la querida mujer que tenía Decker mencionó que tenía una casa de campo en el norte si no quería pasar la Navidad con la familia, Katricia había saltado a la sugerencia como una mujer que se ahoga saltando a una balsa salvavidas. Lo siguiente que ella había sabido era, que ella y su equipaje había sido incluido en una SUV con las direcciones que ya están en el GPS y que había estado de camino. Ahora, aquí estaba ella, en la selva Central en Ontario, nevando con Teddy Brunswick, a quien no podía leer. No ser capaz de leer un mortal fue la primera señal de un compañero de vida. Como inmortal, podía leer a los mortales tan fácilmente como grietas abrir en un libro. No ser capaz de leer a Teddy había llegado como un infierno, del shock. Pero uno bueno. La vida mata. Maldita sea, la idea la hizo suspirar felizmente.


Por supuesto, al no ser capaz de leer era sólo uno de los signos, trató de advertirse ella misma. Después de todo, era el ocasional mortal que no puede ser leído por cualquier persona. Por lo general eran locos o personas que sufren de alguna enfermedad o de otro tipo, como un tumor en el cerebro. Entonces nadie podía leerlas. Sin embargo, Teddy Brunswick no parecía mentalmente enfermo. Todavía podía tener un tumor o algo así, reconoció con tristeza. Sin embargo, ella lo sabría muy pronto. Si Teddy realmente era su compañero de vida, otros síntomas estarían mostrándose pronto. El despertar de su apetito para la comida era uno de ellos y miró con curiosidad el envase, justo levantó y leyó la etiqueta. -Bisquick. Ella se encogió de hombros y lo metió en la caja, pero un poco de su alegría se desvanecía mientras consideró el único problema que podía ver en todo este escenario. Katricia estaba bastante segura de que el mal tiempo no había sido la razón de su desviado vuelo para realizar esquí de fondo. Estaba absolutamente segura de que esto había sido algún plan grandioso puesto a propósito para juntarla con un compañero de vida posible, lo que fue todo muy bien. Pero la tormenta de nieve la noche anterior, obviamente, no había sido parte del plan y podría ser un problema, pensó con el ceño fruncido. Ambas cajas estaban ahora llenas de comida. Katricia colocó una encima de la otra, recogido todo, y salió de la despensa. Aunque sospechaba que Marguerite había organizado esta reunión, no tenía idea si Teddy sabía algo acerca de los Inmortales. Lo más probable es que los llamarán vampiros, pero era un término que a su gente no le importaba. No estaban malditos, ni eran monstruos sin alma, ni chupaba en el cuello de cada mortal. Mientras vivió una larga vida y no más allá de la edad de veinticinco o treinta años, su fisiología y la necesidad de sangre era científicamente la base. . . y evitar la alimentación de los mortales


ahora que los bancos de sangre estaban alrededor. Sino sólo porque sospechaba que Marguerite la había enviado hasta aquí para encontrar a Teddy, si no lo hizo, significa que él no sabía de su clase. Lo que significaba que no podía arriesgarse a decirle la verdad. . . que las provisiones que había estado esperando no eran gas y comida sino que era el gas y sangre embolsada. Ella no creía que se lo fuera a tomar bien al enterarse de que estaba cubierto de nieve con una vampira que carecía de los suministros de sangre en estos momentos.

Dos Teddy no tardó mucho tiempo en encender el fuego. Lo había encendido hasta una hoguera crepitante con la esperanza de calentar la casa más rápido y sólo había enderezado la cabeza y pensaba en ayudar a la chica con las cajas de las provisiones, mas cuando oyó a alguien subiendo las escalera de la cubierta de la entrada, corrió a la puerta, la abrió y frunció


el ceño cuando vió a su vecina en el piso, tratando de reorganizar las cajas que llevaba para liberar una mano para tocar la puerta. -Yo sólo venía a ver si podía ayudar. No deberías haber realizado todo el camino con ese peso,- sentenció, rápidamente y abrió la puerta, llegando a una de las cajas. -Ellas no son pesadas-, le aseguró ella con una sonrisa, girando y deslizándose dentro y pasándole una, antes. Se movió detrás de él, puso las cajas en el piso dentro de la abierta de la cocina y se sentó en el banco a través del extremo del vestíbulo y se puso a quitarse sus botas. Teddy dejó que la puerta de pantalla se cerrara, y luego cerró firmemente la puerta de madera para relajarse antes de volver a ella. Un ceño fruncido coronaron sus labios mientras se quitaba una bota e iniciado lo propio con la otro. Estaban cubiertas de nieve y no podrían usarse dentro de la casa, por supuesto. Era por eso que se había quitado sus propias botas en la entrada. Pero él todavía llevaba su abrigo, sombrero, bufanda y guantes. Mientras que la cabaña estaba tan fría como una cámara frigorífica, el piso era como un bloque de hielo, y él podía ver sus calcetines fuera de sus botas y eran una variedad de entre tiempo, no apropiados para climas fríos o casas de hielo. -Aquí-. Él deslizó sus pies de las zapatillas y los empujó hacia ella. -Van a ser demasiado grandes, pero te mantendrán, por lo menos, los pies calientes. Ella levantó la mirada con sorpresa. -¿Qué hay de ti? -Tengo puestos, dos pares de calcetines térmicos, sucesivamente. Voy a estar bien -, murmuró, dando un paso hacia la cocina y se inclinó para recoger las cajas. Teddy gruñó cuando él las levantó, sorprendido de lo pesadas que eran. Él maldijo, si estas no eran pesadas, ella debía de ser una levantadora de pesas o algo así, por lo menos, pensó, con irritación cuando él las levantó sobre el mostrador y luego las puso una al lado de la otra para echar un vistazo a lo que ellas tenían.


-Gracias. Miró a su alrededor como la rubia entró en la cabaña. Ella estaba barajando los pies para introducir las zapatillas más grandes en los pies e hizo una sonrisa con los labios, pero se obligó él a mirar a la basura. Según su experiencia, los jóvenes se avergonzaban fácilmente y él no la quería incomodar. Echando un vistazo atrás a las cajas mientras cerraba la puerta de la cocina a la despensa, dijo: -De nada. ¿Cuál es tu nombre? -Oh, yo no me presente, ¿verdad?-. Se dio cuenta ella con una risita. Mudarse a reunirse con él en el mostrador, ella comenzó a quitar elementos de la segunda caja y dijo: -Katricia, pero me puedes llamar Tricia, para abreviar. Se dio cuenta de que ella no había mencionado el apellido, pero lo dejó ir por ahora y simplemente preguntó: -¿Por qué Tricia, y no Kat?-, comentó él, cuando sacó una lata y examinaba la etiqueta para saber que sopa de tomate era. -Bueno, siempre pensé que Kat sonaba como tipo de perra-, respondió ella con aire ausente mientras trabajado. -Además, los hombres tienden a gastar bromas jugando con ese nombre, añadiendo cosas cursis como Cat… (Gata), o cambiar hacia fuera en conjunto para Kitty (Gatita) o incluso Pussy (Coño). Teddy bajó el último se había sacado de la caja y se volvió hacia ella con asombro. -¿Pussy? Ella sonrió ante su expresión y asintió. -Por lo general los chicos tratando de entrar en mis pantalones. -¿Te imaginas que con un tipo de pensamiento así, me tentaría a dormir con él?


-Er. -Teddy la miró sin comprender, completamente perdido. Las mujeres en general no hablan tan abiertamente con él. Por lo general eran respetuosas y comedidas. Era su título, por supuesto. Siendo jefe de la policía significaba que la gente lo trataba de manera diferente. Bueno, la mayoría de gente de todos modos, pensó mientras Mabel y Elvi vino a la mente. Las dos todavía lo trataban como el amigo que había estado con ellas desde sus años escolares. Sin embargo, aun no dijeron cosas como esas. -Una no pensaría que si me llamaran Kat-Pussy o incluso Pussy, me den ganas de dormir con usted, ¿Teddy? Él parpadeó mientras esas palabras roncas se hundían en sus pensamientos y se dio cuenta de que Katricia había girado su cuerpo para hacer frente al suyo y se acercó. Ella también estaba mirándolo a él con suaves ojos azules y los labios entreabiertos que le hizo pensar de nuevo que estaba en casa con María Martín. Uno o dos años más joven que él, y viuda, la mujer estaba siempre tras él, como un tic en un venado cada vez que entraba en una habitación. María tenía matrimonio en mente y no lo dudó ni por un minuto, pero Teddy estaba condenadamente demasiado viejo para siquiera considerar el matrimonio. Había perdido el barco y mientras él se arrepentía, él… Sus pensamientos se dispersaron por la pequeña lengua rosada de Katricia mientras se frotaba por sus labios, humedeciéndolos. Ella se había aproximado, acercándose a él, se dio cuenta de repente alarmado como su abrigo rozó la frente y levantó una mano para apoyarse en su pecho. Su alarma sólo aumentó cuando se dio cuenta de que estaba balanceándose hacia ella en respuesta como una polilla atraída por la llama. . . una polilla muy antigua a una llama muy joven. Dando una sacudida con la cabeza, Teddy rápidamente dio un paso atrás y empezó a quitarse el sombrero. Seguía estando fría la casa, pero era hora de que esta niña viera que sólo estaba tratando con él. Probablemente quería avergonzarla a ella, para que se diese cuenta de que había estado coqueteando con un pedo viejo, pero sería una maldita vista, más embarazosa para ambos, si no se detuviera ante ella.


Para evitar así la miraba y que no tuviera que presenciar con horror como su pelo gris se revelaba, se trasladó al otro lado de la habitación para poner su sombrero sobre la mesa del comedor. Teddy luego se dió un momento para hacer frente a lo que sospechaba iba a ser su mortificación por coquetear con un hombre mayor, se tomó el tiempo para quitarse el pañuelo, lo dobla cuidadosamente, y lo coloque antes de girarse para revelar su rostro curtido. Esperaba encontrar sus ojos muy abiertos y la boca abierta, por la vergüenza. En su lugar, ella lo miró con interés, como si inspeccionara un caballo y estuviera considerando la posibilidad de comprarlo y luego sonrió y anunció: -Usted es un hombre bien parecido, Teddy Brunswick. Él parpadeó ante las palabras y frunció el ceño. -Soy un hombre viejo. Las palabras le hizo reír, y ella negó con la cabeza. -Usted no tiene veinticinco años, pero eso no significa que usted no esa guapo. Usted tiene un rostro fuerte, ojos bonitos y una cabeza llena de cabello sexy y plateados. Cuando él sólo frunció el ceño duramente, agregó: - ¿Qué? ¿Usted pensó que su edad le hace poco atractivo? ¿Cuántas mujeres crees que dirían no a Sean Connery? La pregunta hizo que sus ojos se abrieran, y sonrió a Katricia. También se quitó el propio sombrero y la bufanda. Para su alivio, ella no vino cerca de él, pero los puso cuidadosamente en el contador a su lado y luego se volvió a la caja de bienes para continuar su vaciado. En el momento en que ella lo hizo, Teddy sintió parte de la tensión de su cuerpo. Pero no lo hizo volver a unirse a ella, sino que la miró desde donde estaba, teniendo su perfil. Ella no era una belleza. Tenía el pelo rubio, mientras que él siempre había tenido preferencia por las pelirrojas, y su rostro estaba pálido, sus rasgos


eran más apropiados para un retrato renacentista, pero había algo atractivo en ella, se decidió y rápidamente trató de borrar ese pensamiento de su mente. No había nada en absoluto atractivo de esta joven, se dio una conferencia con firmeza. Ella era una niña. Apenas veinticinco años, por su suposición. Un bebé, en comparación con él. Y no se iba a olvidar de eso. Teddy Brunswick no iba a ser uno de esos viejos locos, persiguiendo alrededor de las niñas jóvenes, como para ser su nieta. No, él no era, ni va a ser, el tipo de hombre que otros se ríen a sus espaldas. Adecuadamente castigado, Teddy se trasladó al fuego y echó otro leño, luego tomó un minuto para empujar los troncos alrededor hasta que el fuego estaba lleno de fuerza. Satisfecho por el calor vertido fuera de ella, miró alrededor de la habitación y luego hacia el pasillo, a las habitaciones. Podía ver las puertas de las habitaciones abiertas y frunció el ceño. -¿Qué pasa?-Preguntó Katricia y echó un vistazo al ver que había dejado de desempaquetar y la observaba con curiosidad. -Estaba pensando que debería cerrar las puertas de los dormitorios para que el calor se quede aquí-, admitió él, girando la cabeza, con cara de póker, en un movimiento hacia la parte posterior de la cabaña. -Lo haré yo - se ofreció ella y se alejó de inmediato. Teddy la dejó ir, pensando que encontraría el baño de esa manera para que ella no tuviera que preguntar cuando tuviera que usarlo. Con ella con seguridad fuera de la habitación, se trasladó de nuevo a las cajas para continuar la clasificación de los contenidos. Casi suspiró en voz alta cuando vió la lata de café. Por supuesto, la cafetera no funcionaba sin electricidad, pero tal vez, si hervía un poco de agua en una olla sobre el fuego y luego usaba el filtro de goteo de la cafetera, podría subir como una cerveza, a medio camino, de forma decente. Una taza de café sonaba condenadamente bien en ese momento. Podría ayudar a aclarar algunos de sus pensamientos, demasiado, decidió establecer la lata a un lado para comenzar a buscar en los armarios, una olla adecuada.


Katricia tomó su tiempo con el cierre de las puertas del dormitorio, mirando con curiosidad en cada habitación, que iba. Fue en parte por curiosidad y en parte para dar un poco de respiración a Teddy. No necesitaba leer su mente para saber que él no se sentía cómodo con ella. Supuso que había llegado demasiado fuerte demasiado rápido, pero no había podido evitarlo. El hecho mismo de que él podría ser su compañero de vida le daba ganas de probarlo. No tenía hambre todavía, pero entonces el único alimento que había alrededor, estaba en latas y cajas. No había nada de lo que tentar su paladar. Lo que significaba que la manera más fácil de saberlo, con certeza, era besar a Teddy y ver si ella experimentaba el placer compartido que tanto había oído hablar. Desafortunadamente, ese aspecto, podría ser un objetivo difícil de alcanzar. Teddy no parece estar cómodo, con lo que él creía que era la diferencia de edad. Parecía obvio para ella, de la forma en que rápidamente se había quitado el sombrero y la bufanda y luego se volvió, como la presentación de una monstruosidad ante ella. Esto va a tomar un poco de paciencia, que nunca había sido el fuerte de Katricia. Ella ya estaba luchando con el impulso, simplemente caminar hacia atrás a la cocina y saltar sobre los huesos del hombre. Lo único que lograba detenerla era la preocupación de que pudiera darle al pobre un ataque al corazón o algo así. Eso sería una mala suerte, la de matar a su compañero de vida con un ataque al corazón, antes de que ella pudiera atraerlo y convertirlo a él. Haciendo una mueca ante la idea, Katricia continuó mirando las habitaciones. Encontró una maleta de Teddy en una de ella y esbozó una sonrisa, pensando que era la habitación que ella también hubiera escogido. Fue la última de la izquierda, con la ventana que da a la entrada donde fácilmente podía mirar hacia fuera para ver si se acercaba alguien y debería venir al salón principal. Fue una buena posición defensiva, y su policía interno, estaba mostrándose acertado en la elección, lo pensó con una sonrisa y luego cerró la puerta y regresó por el pasillo. Sus ojos se abrieron ligeramente


cuando se encontró a Teddy de rodillas junto a la chimenea, situado junto a un par de botes, en el borde del fuego. -¿Qué estás haciendo?- Preguntó ella con curiosidad, subiendo detrás de él para mirar por encima de su hombro, pero retrocediendo un poco cuando sintió su rigidez. - Experimentar,- dijo ásperamente, levantándose y moviéndose alrededor de ella para volver a la cocina-. Hervir el agua para hacer el café por goteo y la sopa de pollo por calefacción. No es el menú habitual de desayuno, lo sé, pero los mendigos no pueden elegir. - ¡Inteligente! - murmuró Katricia, mirando desde la chimenea mientras se movía en la cocina y empezó a medir en un filtro de café. -Casi listo, - dijo Teddy con diversión mientras colocaba sus fijaciones de café a un lado y continuó rebuscando en la caja. Más bien como desesperado. -Soy un inútil sin mi java. -¿Java?-, se preguntó Katricia, calentándose las manos en el fuego. -El café -, explicó y luego dijo: -Ya que estás ahí, mantén un ojo en la sopa por mí, ¿quieres? -Claro -, dijo Katricia, mirándolo cruzar a la mesa para recoger el sombrero y la bufanda. -Voy a ir a ver si puedo conseguir abrir la puerta de la camioneta, el motor arrancó, así que puede cargar mi teléfono -, explicó mientras se dirigía a la puerta -. Si puedo conseguir conectar el teléfono, puedo llamar a Marguerite y ver si podemos obtener la electricidad de nuevo. -¿Marguerite? Teddy se detuvo para mirar la expresión, con sorpresa. Probablemente porque había ladrado la palabra con sorpresa, pensó, e hizo una mueca para sus adentros. Aclarando su garganta, preguntó con más calma, -¿Quién es Margarita?


-Marguerite Argeneau, una amiga. Ella organizó para mí el alquilar esta casa. Quiero llamar y averiguar a quién debe reportar el problema de poder hacerlo-, dijo lentamente, mirándola ella todavía un poco extraña. Pero él negó con la cabeza y volvió a caminar hacia el cuartito de la entrada a ponerse las botas. Él cerró la puerta detrás de él y Katricia miró, mordiéndose el labio. Ella tenía un teléfono celular. Estaba en su bolsillo y lo había estado desde la vigilia y sin embargo ella no había pensado ni una sola vez en usarlo. . . ni siquiera para ver cómo estaba la entrega de sangre. Más que cualquier cosa que ella dijera, lo que la había desbordado era encontrar que no podía leer a Teddy. Murmurando en voz baja y entre dientes, sacó el teléfono, pero luego se detuvo y simplemente se quedó allí, escuchando hasta que Teddy terminó de ponerse las botas y oyó a él, pisar fuera de la cabaña. Katricia luego se volvió a remover la sopa rápidamente antes de pasar a la cocina para mirar por la ventana. Al ver a Teddy junto a la puerta de su camioneta, jugueteando con la cerradura, rápidamente se detuvo a buscar en los contactos en su teléfono y encontró el de su tía. Margarita contestó al segundo tono, la voz alegre y feliz cuando ella le decía, -Hola Tricia, querida, ¿cómo van tus vacaciones? -No puedo leer a Teddy-, espetó Katricia, sin molestarse con sutilezas. -¡Oh, qué bonito!- Marguerite no parecía en absoluto sorprendida-.Tenía la esperanza de que los dos se encontrarían. ¿No es un hombre guapo? -Sí,- respiró Katricia. Teddy Brunswick era el hombre más hermoso que jamás la había satisfecho. Por supuesto su mente podría estar sesgada, ya que ella no podía leerlo y sospechaba que era su compañero de vida. Tendía a las cosas de color. Sin embargo, él era un hombre guapo. -Es tan digno de aspecto, como un caballero. He visto fotos de él cuando era más joven y te prometo que va a ser aún más hermoso después de que haya vuelto. Él…


-¿Él sabe de nosotros?, -Interrumpió Katricia, enfocándose en lo que era más importante para ella. Si él sabía de ellos, ella sólo podía decirle que no podía leerlo y luego saltar sobre sus huesos y saber a ciencia cierta si era su compañero de vida o no. -Sí, así es, querida. Él es el jefe de la policía en Port Henry, una pequeña ciudad agradable donde tú tío Víctor vive ahora con su Elvi. Mucha gente sabe acerca de nosotros allí. Se le puede permitir saber lo que eres. No se horroriza. -¿Cuánto es lo que sabe exactamente?,- Preguntó Katricia.- Quiero decir, ¿que es lo que sabe acerca de compañeros de vida y tal? Marguerite vaciló brevemente y Katricia estaba segura de que estaba a punto de decir que no, pero en cambio, su tía le dijo: -Bien. . . sí, él sabe de eso, querida. Sin embargo, podría ser una buena idea si tú no dejas escapar que no se le puede leer hasta que haya tenido la oportunidad de llegar a conocerte un poco mejor. -¿Qué? - Preguntó Katricia con alarma y luego casi se quejó-.Pero ¿por qué? Marguerite se echó a reír en voz baja. -Sé que es tentador simplemente decirle que él es tu compañero de vida y así sucesivamente, de inmediato, pero… -¿Es verdad?- Interrumpió Katricia su entusiasmo. -¿Es qué… hace mucho que no comes, en tu vida? -Marguerite preguntó con sorpresa. ¿Pensé, que dijiste que no podías leerlo? - Bueno, no puedo, pero a veces hay mortales que no se pueden leer porque… -Teddy es muy legible,- interrumpió Marguerite con dulzura.-De hecho, eres la primera inmortal, que he oído hablar, de que no lo puedes leer. Incluso Elvi y Mabel están comenzando a ser capaces de leerlo y son todavía bastante nuevas en este negocio.


-¡Oh!,- respiró Katricia y se mordió el labio-.Pero entonces ¿por qué no le digo a él…? -Él es mortal, querida,- la interrumpió Marguerite suavemente -.Podría ser un poco demasiado para él manejarlo tan pronto. Deja que él te conozca un poco mejor, en primer lugar, tal vez. Tú no quieres que salte en su camioneta y regrese a Port Henry en estado de pánico. -No puede,- le aseguró Katricia y luego le explicó rápidamente sobre el árbol que bloqueo la carretera y el corte de energía. -¡Dios mío!,- susurró Marguerite cuando terminó-.Voy a llamar a Lucían y que envíe algunos hombres para despejar el camino y… -Oh, no, no hagas eso -, dijo Katricia a la vez-. Si el camino está despejado se puede salir. Además, ahora mismo me voy a quedar en su casa y compartir la comida de Decker con él. Si despejara el camino... -…no habría ninguna necesidad para que puedan estar ambos en su casa terminó por Marguerite por ella con la comprensión y luego se detuvo brevemente antes de preguntar: -¿Así que tienen calor y comida? -Sí. -Supongo que no hay urgencia real para despejar el camino y conseguir electricidad de nuevo, entonces - murmuró Marguerite -.Pero llama de inmediato si la situación cambia, y es preciso arreglar las cosas rápidamente. -Lo haré. -Voy a llamar a Bastien acerca de la entrega de sangre - dijo Marguerite sin embargo. - Pueden traerla en una moto de nieve. Tal vez incluso se puede organizar una moto de nieve para ser traída, para los dos, para su uso. De esa manera ustedes, no solo pueden compartir la casa, sino también obtener y conseguir provisiones, si los necesitan o simplemente salir a comer, por lo que no se producirá desasosiego, por el aislamiento prolongado.


- Eso estaría bien-, dijo Katricia, con una sonrisa curvando sus labios mientras se imaginaba a Teddy sentado detrás de ella en una moto de nieve, con los brazos alrededor de ella mientras rugía fuera a la ciudad para comprar comida o cena. O incluso a sí misma en la espalda, aferrándose a él como él los hizo retroceder. Según su experiencia, los hombres tienden a preferir conducir y ella estaba dispuesta a compartir. . . especialmente si se cumplía su imaginación, llegar a montar, con sus brazos alrededor de él y su pecho pegado a su espalda y… “Querido Dios, soy patética”, pensó Katricia con un movimiento de cabeza. -¿Estás segura de que no puedo simplemente decírselo? Podría estar de acuerdo con ello, si él lo sabe. -Podría,- coincidió Marguerite con incertidumbre -. Creo que es mejor errar por el lado de precavida. Este negocio de compañera de vida es una cosa tan delicada. Sólo te estoy sugiriendo que tal vez esperes un día o dos. Ahora eres una extraña para él, querida. -Sí,- estuvo de acuerdo Katricia en un suspiro, su mirada moviéndose a Teddy por el camión. -Voy a sugerir a Bastien que junto con el envío de sangre, traigan también comida,- dijo Margarita de repente -.Y más mantas y… Puede ser que tome un tiempo, conseguirlo todo junto, Katricia. -¿Estás bien si la sangre no llega hasta mañana por la mañana o más tarde? - Sí, estoy bien,- le aseguró Katricia. -Yo puedo estar dos o tres días sin sangre, si luego la tengo. Veinticuatro horas no es nada. -Muy bien, entonces, déjalo para mí. Yo me encargo de todo.


Tres Teddy renunció a la cerradura con una irritada maldición. No conseguía abrir la puerta del vehículo a menos que quisiera romper una de las ventanas y no estaba dispuesto a hacer eso. Puede que lo hubiera hecho, si la situación hubiera sido desesperada, pero no era así. Ellos tenían calor, alimento y refugio. Incluso tenían café. Podrían aguantar un poco. Con un suspiro, dio un paso atrás de la camioneta y levantó la mirada hacia el camino, debatió caminar hacia arriba para ver si había alguna señal de los hombres que limpiaban el camino de nieve, o si un equipo de


trabajo había llegó a atender a los árboles caídos. Al final, decidió no hacerlo. En realidad no era muy probable. Mientras que Marguerite había dicho que el condado se encargaba de despejar el camino, Teddy sospechaba que todavía no era probable, ya que no era una calle de alta prioridad. De hecho, probablemente fuera una de las últimas. Lo atenderían. Lo cual significaba que probablemente sería tarde hoy o tal vez mañana, incluso mañana antes de que el equipo de carretera llegara hasta aquí para despejar el camino y ver los cables de electricidad caídos. Y eso significaba que probablemente sería mañana o incluso el día después, antes de que alguien viniera y así poder solucionar también el problema de la alimentación. Mañana era el día de Navidad, era probable que no se atendiera el problema, luego tampoco. Ellos podrían quedar atrapados aquí hasta San Esteban sin electricidad. Eso significa sopa de pollo, o incluso sopa de tomate para la cena de Navidad, pensó con una mueca. -Feliz Navidad,- murmuró para sí mismo, comenzando a caminar de vuelta hacia la cubierta del porche. Mientras subía las escaleras se le ocurrió que el agua podría estar hirviendo ahora. Teddy se dio cuenta que podía hacer un intento de café. Estaría bien, esa posibilidad lo animó y le hizo moverse más rápidamente. La cabaña estaba perceptiblemente más caliente cuando terminó de quitarse las botas en el recibidor y entró. Se llegó a calentar lo suficiente para que Teddy pensara que podría quitarse el abrigo esta vez junto con el sombrero y la bufanda. Empezó a hacerlo, pero se detuvo cuando vio que Katricia ya se había quitado la suya. . . así como los fondos a su traje de esquí, señaló mientras su mirada se posó en ella, donde permanecía inclinada hacia delante, sobre la chimenea, revolviendo la sopa. Ahora estaba usando un suéter azul celeste y una pareja de, lo que casi parecía leotardos, de lo finos que eran los pantalones, eran tan finos que moldeaban su piel. Ella podía haber estado desnuda, de lo fuerte que la tela apretaba su cuerpo, no había ni una línea de ropa interior a la vista. Ella no podía llevar nada debajo de ellos, se dio cuenta, sus ojos se deslizaron a través de las curvas con fascinación. “Te lo juro por Dios”, no


se habría sorprendió si escuchara que ella no llevaba nada en absoluto y que su piel era acariciada por el aire atraves del azul oscuro de las mallas. Maldita sea, tenía el culo y las piernas más firmes y lisas que había visto en mucho tiempo. -El agua está hirviendo, pero no estaba segura de si debía verter en esa cosa ahora o esperar a que regreses primero. ¿Debo hacerlo ahora? Teddy parpadeó ante la pregunta y se obligó a desviar la mirada que estaba realizando del cuerpo de Katricia, mientras ella miraba por encima del su hombro hacia él. -Er. . . no, eso está bien, yo lo haré,- murmuró, obligándose a terminar de quitarse su chaqueta. Se metió el sombrero y la bufanda en el bolsillo y luego lo colgó en el respaldo de una de las sillas en la mesa del comedor, notando que ella había hecho lo mismo con su chaqueta de esquí y los pantalones. Fue una buena idea, que colgarlos de nuevo en el cuartito de la entrada, donde estarían desagradablemente fríos. Hablando de eso, decidió que debía encontrar una toalla, ponerla en el piso de la cocina, al lado de la puerta y traer sus botas para el deshielo. Sería agradable no poner los pies en las rígidas botas heladas por la nieve, la próximas vez que las utilice para salir al exterior.

Decidiendo que era mejor hacerlo mientras él estaba pensando en ello, Teddy rebuscó rápidamente en su habitación para encontrar la toalla de baño grande que había empacado. La dobló por la mitad y con la gruesa toalla, entonces la puso en el suelo y sacó sus dos botas y las de Katricia del recibidor y las puso encima en ella. Consciente de que probablemente la sopa, también estaba hirviendo, Teddy agarró ambos guantes de cocina de la parte superior del horno del microondas y se movió hacia el fuego. Katricia se enderezó y se hizo a un lado, mientras se acercaba, dándole espacio y sintió el alivio a través de él. Parecía que había estado en lo cierto, y ahora que había visto la edad que él tenía, iba a cortar con las coquetas tonterías.


-¿Cuánto tiempo ha estado hirviendo la sopa?- le preguntó, mientras deslizaba los guantes. -Varios minutos,- respondió Katricia y luego, sonando un poco asombrada, murmuró-.Huele encantador. Teddy la miró con sorpresa; sorprendido. Era sopa enlatada, nada para escribir a casa, pensó, pero luego sonrió con ironía, a sabiendas de que como él - ella probablemente no había comido nada desde ayer. A decir verdad, la sopa enlatada o no, él también tenía hambre, con solo olerla, reconoció, mientras levantaba las dos ollas del fuego. Katricia lo siguió, cuando se las llevó con cuidado, sobre el área de la cocina, pero se quedó en ciernen, con el pan sobre la sopa, cuando él lo puso en la estufa para que no se enfríe. Dejándola allí, se trasladó a verter lentamente el agua en el cono del filtro, que se había sacado de la maquina del café, en el conjunto de la parte superior de la cafetera. Un pequeño suspiro de expectación se deslizó de sus labios en forma de niebla, cuando el vapor se elevó por la cara, con el aroma del café. Teddy tuvo que contenerse, con impaciencia, para volcar el líquido en el cono, no vale la pena hacerlo con impaciencia pero vale la pena hacerlo bien. Además, él quería un buen café, no barro. Echó un vistazo a Katricia. Ella estaba inclinada sobre la sopa, los ojos cerrados y respirando el vapor que se elevaba de ella, y eso le hizo sonreír ligeramente. -¿Por qué no vas a buscar un par de copas y una cuchara y te serviré una, hasta arriba?, sugirió. A Katricia no tenía que pedírselo dos veces, ella fue inmediatamente a buscarlo y miró a su alrededor para llegar a los artículos que él había sugerido. En el momento en que se vertió la última gota de agua en el cono, había dividido la sopa entre dos cuencos, encontró cucharas soperas para los dos, y luego los recogió, pero se detuvo a preguntar: -¿Quieres comer en la mesa o por el recibidor? -Cerca del fuego,- decidió Teddy cuando fue a buscar las tazas de café para los dos. Mientras en la casa se estaba más caliente de lo que había estado


y le había parecido más agradable, ahora que la primera vez que había venido desde el frío, ahora que había estado cerca unos minutos, él era consciente de que era más frío cuanto más lejos se estaba del fuego. Dejando a Katricia para llevar la sopa a la sala de estar, Teddy rápidamente sirvió café a cada uno, luego agarró las cucharas, el tazón de la fuente de azúcar y un poco de crema en polvo de la alacena y la siguió. Cuando empujó la mesita de café, un poco más cerca del fuego y se sentó en la alfombra a un lado de ella, se movió hacia el otro lado para servir sus cafés y fijaciones. -Mmm. Teddy levantó la vista de la fijación de su café al ver que Katricia había descuidado la tarea y se sumergía en la sopa mientras suspiraba de placer con el menú tan simple. Él sonrió con diversión. -Supongo que tu madre no es de mucho cocinar. Parecía sorprendida por la sugerencia. -¿Por qué dices eso? -Porque si tú piensas, que una olla calentando la sopa salada con fideos, es un manjar digno, no han tenido muy buena cocina, pequeña -, le aseguró. -Hmm… Ella ladeó la cabeza y luego dijo: -Bueno, en primer lugar, yo no soy una niña, y en segundo lugar, tengo una cocina para mí. Yo no vivo con mi madre y no lo ha hecho por un muy, muy largo tiempo.- dijo con una risa. “El infierno, dos semanas es un tiempo muy, muy largo para los niños de tu edad”, luego preguntó: -Entonces, ¿dónde vives? -En Nueva York.


Teddy parpadeó ante la respuesta. Había esperado que dijera en la universidad o alguna cosa así. Nueva York era un hervidor de agua totalmente diferente de los peces: la gran ciudad, la central del crimen. Él no habría permitido que su hija viviera allí, si hubiera tenido una. Sentado de nuevo, la miró más de cerca. Era de constitución athlética, con los hombros un poco más anchos que sus caderas, y un pecho más pequeño. Teddy prefería, generalmente, las mujeres con curvas. Por lo menos, Elvi, la mujer que había amado la mayor parte de su vida, era curvilínea. Elvi también era una pelirroja, mientras que esta chica era de cara fresca y rubia, y sin embargo la encontró extrañamente atractiva. Pensando en sus pensamientos, Teddy frunció el ceño y volvió la mirada hacia su sopa mientras preguntó: -¿Qué haces allí? -Estoy actualmente en aplicación de la ley, pero estoy considerando opciones profesionales, alternativas en este momento. Teddy miró fijamente, pero ahora estaba mirando en su propia sopa y sacando una cucharada. -Aplicación de la ley,- se preguntó con sorpresa, cerca del horror. -En Nueva York…

La idea de esta chica persiguiendo delincuentes en la Gran Manzana era asombrosa. Demonios, no me gustaría hacerlo por mí mismo, y él había estado la mayor parte de su vida en la policía y el ejército, antes de eso. Sin embargo, la elección entre una zona de guerra o Nueva York, él tomaría la zona de guerra. -No me sorprende que estés considerando un cambio de profesión tan pronto. Ella levantó la vista, sonriendo débilmente al ver su expresión, y dijo: -No es pronto. . . He estado en el cumplimiento de la ley durante casi un siglo.


Teddy se quedó inmóvil, con una cucharada de sopa a medio camino de su boca. Levantó los ojos entrecerrados, a su cara, centrándose en ella firmemente, por primera vez, desde que la conoció a ella. Antes de esto, él no tenía… No quería hacerla sentir incómoda por mirarla demasiado duro, pero ahora lo hizo, centrándose específicamente en los ojos y tomando nota de la plata brillando entre la nada. Cogiendo su cuchara del cuenco, dijo en voz baja, -Inmortal. Tricia asintió solemnemente. -Mi nombre es Katricia Argeneau. Marguerite es mi tía por parte de matrimonio. Teddy se la quedó mirando, teniendo que reajustar cada pensamiento en su mente canosa. Él había estado pensando en ella como un pobre, defensor, de un menor, joven, cuando nevó aquí en la selva. En cambio, era un inmortal, en ningún momento cerca de la indefensión. . . o joven, pero en realidad, no se dio cuenta. Al menos, no si hubiera estado en la policía durante casi un siglo. Lo que cambió todo, por supuesto. Su mirada se deslizó sobre la parte superior de su cuerpo, en su suéter azul bebé. Parecía joven, pero ella no lo era, así que no había sido después de todo, una dulce jovencita. No es que él hubiera estado deseándola a ella, Teddy se aseguró rápidamente, pero se encontró de repente luchando contra el impulso de preguntarle si quería ver, ahora, su "Arma". Dando una sacudida de cabeza, se aclaró la garganta y preguntó: -Por aplicación de la ley, me supongo que quieres decir que eres uno de esos ejecutores del consejo ¿Un cazador de pícaros, que trabajan bajo las ordenes de Lucian? Ella asintió con la cabeza, mirándolo de cerca. Los ojos de Teddy se deslizaron a la sopa que había estado devorando, y frunció el ceño. Los inmortales no comían después del primer siglo o dos, así que no podía estar más de doscientos.


Entrecerrando los ojos, inclinó la cabeza para considerarlo solemnemente. -¿Las provisiones que estas esperando? ¿No sólo es gas y los alimentos…? -También sangre,- admitió en voz baja. -¿Tiene alguna bolsa con usted? Katricia negó con la cabeza. -Tuve un par de bolsas en la camioneta conmigo, pero las tomé antes de retirarme, después de mi llegada. Teddy frunció los labios ante esta noticia y luego hizo un gesto a su sopa. -Pero todavía come. Ella vaciló, pero luego se limitó a asentir. Él se echó hacia atrás con un suspiro, mientras consideraba este nuevo giro en la situación. Estaba todo cubierto de nieve, tenía escasas provisiones y sin electricidad y su compañera era un vampiro sin suministros de sangre. . . excepto él. -Así que me estás diciendo esto ahora porque. . . ¿qué? ¿Usted necesita un donante de sangre? -No, -dijo con una sonrisa. -Estoy bien para el presente y el suministro de sangre llegara pronto. No necesito un “donante de sangre ",- como usted dice. -No con el camino de la manera que está,- señaló secamente. Katricia se encogió de hombros, no parecía preocupada, y comprendió por qué cuando dijo: -Lo van a traer en moto de nieve, si no pueden conseguirlo a través de la carretera. No me van a dejar sin mí sangre. Teddy se relajó un poco a esa noticia, aliviado de estar fuera del menú, pero luego preguntó:


-Entonces, ¿por qué me lo dices ahora? ¿Cómo sabías que yo sabía de su clase? -Tía Margarita-, respondió ella con sencillez-. Usted mencionó su nombre y entonces me acordé de que el pueblo donde vive mi tío Víctor se llama Port Henry.- Ella se encogió de hombros-. Ya que sabías de la tía Marguerite, pensé que lo sabías. Teddy no respondió al principio. Por lo general podría detectar una mentira a una milla de distancia, y la Sra. Argeneau estaba mintiendo. . . por algo. El problema era que no estaba exactamente seguro sobre qué estaba mintiendo. Lo que decía parecía bastante razonable, pero tenía que preguntarse por qué ella no había admitido todo esto la primera vez que había mencionado a Marguerite. -Por supuesto, si usted no lo supiera, su reacción hacia mi comentario, hubiera actuado como si estuviera bromeando o algo así,- añadió en un apuro mientras alcanzaba su café. Teddy entrecerró los ojos aún más al ver el sorbo de su taza. La forma en que estaba evitando los ojos y la súbita oleada de palabras sólo lo confirmó en su mente que ella estaba mintiendo. Él estaba a punto de llamarla, cuando ella frunció la nariz sobre el sabor del café y lo puso de vuelta con una mueca. -¡Ugh! ¿No se puede empezar el día sin estas cosas? -Sabe mejor con crema y azúcar,- dijo distraídamente, empujando ambos hacia ella. Estaba a punto de preguntarle qué es exactamente lo que estaba mintiendo y por qué, cuando de repente sabía la respuesta. Después de su comentario sobre su tía, Katricia probablemente había leído sus pensamientos y se enteró de que sabía de los su clase. Ella le estaba mintiendo para evitar que estuviera incómodo mientras leía su mente. Teddy la miró a ella para ver como añadía a su café, el azúcar y la crema y lo intentó de nuevo. . . y al parecer disfrutaba de esta manera. Ella en realidad estaba tragando saliva, con impaciencia, por este momento.


-Oh, sí, esto está mucho mejor. -Me gustaría ir lento si yo fuera usted-, advirtió, divertido. -Algunos inmortales no pueden manejar la cafeína. -¿No pueden?- preguntó ella con sorpresa. Teddy negó con la cabeza. -Víctor puede tomar todo y queda derecho sobre él y DJ puede manejar una copa o dos, pero Alessandro se conecta cuando se lo bebe. Empieza a noventa como si estuviera en una especie de velocidad de vampiro o tomando crack, y luego pierde el conocimiento. -Sé que es amigo de DJ y Tío Víctor, pero ¿quién es Alejandro?,- se preguntó con curiosidad Katricia antes de derribar el resto de su bebida. -Alessandro Cipriano - explicó Teddy-. Es otro inmortal que vive en Puerto Henry. -¡Ah! - Ella asintió con la cabeza, pero se había girado para mirar hacia la cafetera sobre el mostrador. En el instante siguiente, ella se puso de pie y agarró las dos tazas. Teddy se limitó a sacudir la cabeza y siguió comiendo su sopa, pero su mirada estaba en ella mientras cruzaba la habitación para verter una taza a la vez, específicamente sobre su espalda. La mujer puede tener más de un siglo de antigüedad, pero tenía el cuerpo de una mujer joven y dulce y el culo más apretado que había visto alguna vez. Ella definitivamente no llevaba bragas en virtud de la falta de marcas en las mallas de ella, pensó, mientras miraba sus nalgas cambiar con cada paso. Si se quita los leotardos, estaba seguro de que no iba a encontrar nada más que su piel pálida y perfecta. -A menos que usted esté listo para mostrarme su arma de fuego, realmente debería dejar de mirarme así... Teddy subió sus ojos, detrás de Katricia hasta encontrarla, mirándolo por encima de su hombro. Se sonrojó primero al ser descubierto mirando tan groseramente a su trasero, luego enrojeció aún más con sus palabras, se


hundió una pulgada más. Maldita sea, sin duda sonaba como una proposición. El problema era que no tenía ni idea de cómo responder a la misma, condenados proposición y sospechaba que habría tartamudeado como un escolar si lo intentaba. Las mujeres que conocía no eran tan. . . er. . . atrevidas. . . o bien parecidas, para el caso. No es que no eran atractivas las mujeres en Port Henry. Le habían atraído un montón de mujeres ahí, muchas de ellas de su edad. Pero había pasado mucho tiempo. . . y había algo en Katricia que… bueno, básicamente, el arma estaba cargada y amartillada a medias, sólo de mirarla. . . ¿y no era eso lo más triste del mundo? Si, él adivinó sus sospechas. Era una oferta, lo más probable era vaciar su cañón antes de que él, incluso apuntara. . . por así decirlo. -Mi arma esta en el cajón, allí si quieres verla,- dijo al fin, volviendo la mirada hacia la sopa mientras empezaba a cruzar la habitación -. Y también esta mi placa. Ella le dejó salirse con la suya fingiendo no comprender y simplemente dejó la taza de café delante de él y se posó en el suelo frente a él para arreglar la suya. Pero el pensamiento estaba en su cabeza, y él no podía mirarla sin que sus pensamientos corrieran en una línea, clasificada X, empezando por sacarle esos malditos leotardos y pasando sus manos sobre los bajos de su firme piel. Sus manos, sus labios, su lengua. . . Infierno, él nunca había sido un mordedor, pero Teddy tuvo un repentino deseo de morder uno de los cachetes redondos y ver si era tan firme como parecía, y entonces… Un dolor repentino entre las piernas, llamó su atención sobre el hecho de que ya no estaba puesto el seguro de su arma. Ahora lucía una erección en toda regla que se agolpaba contra sus vaqueros, rogando ser liberado. Cristo. Él estaba reaccionando como un joven de doce años de edad que acababa de encontrar el escondite de las revistas porno de papá. . . y la mujer estaba completamente vestida, por el amor de Dios. ¿Qué patético era eso? Obviamente, tenía que mantener echado el freno a sus ojos y sus pensamientos, decidió Teddy sombríamente. De hecho, desde que sabía que era inmortal y podía leer sus pensamientos, si quería, ella debería


haber estado haciéndolo ya. La realidad le hizo mirar con recelo su expresión. Katricia estaba sonriendo ligeramente, sin mirar ofendida. Ella no había leído sus… El fuego se extinguía en el momento en que terminó y llevó los platos al fregadero de la cocina. Teddy regresó y agregar varios leños a la hoguera y reorganizó las llamas para el máximo beneficio. A continuación, examinó los troncos que quedaban en la disminuida pila junto a la chimenea, había que rellenarla, se trasladó para empezar a reponerla y empezó poniéndose el abrigo y las botas. -¿A dónde vas?,- preguntó Katricia con sorpresa. - A buscar más leña para el fuego-, respondió él, poniéndose las botas. -Yo te ayudaré-. Ella fue inmediatamente a ponerse su propio abrigo y las botas. -No hay necesidad de que nosotros dos nos enfriemos - dijo en voz baja. -¿Por qué no? El fuego calienta por igual a nosotros dos-, dijo con una sonrisa y simplemente se puso los guantes. Teddy frunció el ceño, pero lo dejó pasar. Había aprendido a hacer frente a Elvi y Mabel después de tantos años, había aprendido a no discutir con una mujer fuerte. La mayoría de las mujeres habrían sido felices de dejarlo a él mientras jugaban con los pequeños compañeros de piso interior, pero Elvi y Mabel no tenían y sospechaba que Katricia estaba hecha del mismo acero cubierto de terciopelo que sus dos amigas. Una mujer no trabajaba en la policía, si era mortal o inmortal, sin una columna vertebral sólida. -El aire puede ser frío, pero no creo que haya respirado algo tan limpia,dijo Katricia a medida que avanzo hacia el porche. Teddy sonrió débilmente. -Supongo que no hay una gran cantidad de aire limpio en Nueva York. -Hay demasiados coches para eso-, dijo ella con ironía.


-¿Te gusta la ciudad?,- Le preguntó con curiosidad mientras cruzaban el patio hacia el pequeño cobertizo con la madera cubierta de lona apiladas junto a ella. -Realmente no,- dijo ella con facilidad y se rió de su sorpresa. -Supongo que ahora te preguntarás ¿por qué me quedo allí, entonces? -Se podría suponer correcto,- dijo suavemente. Katricia se encogió de hombros mientras se detuvieron de nuevo y tiró de la lona para comenzar a reunir la madera. -Fue muy emocionante cuando por primera vez me establecí allí. El lugar para vivir. La vida puede ser aburrida después de un par de siglos, pero Nueva York parecía viva, vibrante, con muchas cosas que hacer y ver.- Ella sonrió con ironía -. Es por eso que la mayoría de los inmortales mayores gravitan allí, y muchos han resuelto vivir allí sobre los demás, por décadas. -¿En serio?- se preguntó con curiosidad, esperando a que ella cogiera su carga y tiró de la lona para ponerla en su lugar. Katricia asintió. -Nueva York y Los Ángeles son los lugares más populares para nuestro tipo de personalidad, en los Estados Unidos, y Toronto y Montreal mantienen la mayor cantidad de inmortales en Canadá. -Las ciudades más pobladas - murmuró Teddy, ya que echó a andar hacia la casa de campo. Katricia asintió. -Cuanta más gente haya, más tarde permanecen abiertas los locales y más cosas hay para entretenerse. . . y, por supuesto, cuando teníamos que alimentarnos a través del mordisco, habían más donantes a nuestro alrededor, de donde escoger. Teddy hizo una mueca al recordar que los inmortales habían tenido alguna vez que alimentarse atraves de los habitantes de su pueblo.


Ahora que había bancos de sangre, se limitaron sólo a la sangre embolsada y tenían leyes contra los mordiscos mortales, excepto en casos de emergencia. Katricia había estado con vida el tiempo suficiente como para haber tenido que alimentarse del mordisco de una sola vez, se dio cuenta y la miró curiosamente, imaginando su vagar por las calles de Nueva York en busca de víctimas. -Deja de hacer eso,- dijo con una risa. -¿Qué?,- Se preguntó, forzando su mirada mientras subían las escaleras de la casa de campo. -Deja de mirarme así, como esperando que mis colmillos broten y que caiga en tu garganta en cualquier momento,- dijo ella secamente.Nosotros no hacemos eso. Teddy permaneció en silencio mientras entraban en la casa y se deshacía de sus botas para llevar los maderos al lado de la chimenea, pero una vez que había establecido su carga, se preguntó: -¿Así que se trasladó a Nueva York por la emoción, pero no lo disfruto mucho? Ella se encogió de hombros y se volvió para caminar de regreso al banco para sacarse sus botas. -Nueva York tiene sus encantos. A mi me gusta el teatro, y tiene algunos grandes clubes, pero sólo hay algunas cosas que no lo tienen.- Ella comenzó a deshacerse de su abrigo, y luego se detuvo y preguntó. - ¿Quieres caminar hasta la carretera y ver si los quitanieves han llegado ya? -Claro - estuvo de acuerdo fácilmente. Era mejor que quedarse sentado dentro, se suponía, así que él se unió a ella y se puso sus botas. Una vez que salió de la casa de nuevo, preguntó: -Entonces, ¿qué son las cosas de Nueva York que no tiene?


-Las estrellas en la noche,- dijo ella a la vez -. No podía creerlo cuando llegué aquí y vi todas las estrellas en el cielo. Me había olvidado de que había tantas. Teddy asintió con la cabeza, comprendiendo. Cuanto más lejos estaba de una ciudad más estrellas aparecían en el cielo. Ya he visto un montón de estrellas en el cielo, en Puerto Henry, pero incluso allí no veía tantas como aquí. Estaban demasiado cerca de Londres, supuso. -Y el aire fresco,- agregó Katricia solemnemente -. A veces se siente como si estuvieras chupando de un tubo de escapa de un auto, en Nueva York. Teddy sonrió ante la imagen que puso en su cabeza. -Y la paz y la tranquilidad. Me refiero sólo a escuchar.- De repente se detuvo, cerró su los ojos y levantó la cabeza en actitud de escucha, y Teddy hizo lo mismo. El silencio, inmediatamente lo rodearon y entonces se dio cuenta de su respiración, ella, los suaves sonidos de pequeñas criaturas que se mueven a través de los bosques nevados, el ruido sordo de la nieve deslizamiento de una rama o algo más cercano y golpeando el suelo cubierto de nieve. Era lo más parecido a un silencio absoluto como un cuerpo puede recordar, reconoció. Katricia casi suspiró felizmente. -No hay tráfico, no hay zumbido de los motores o las fábricas, no hay charlas de la gente. Nada. Nunca se puede encontrar el silencio en Nueva York. Teddy abrió los ojos y asintió solemnemente. Incluso en Port Henry era raro, aunque no imposible de encontrar. Empezaron a caminar de nuevo, como si de común acuerdo, y preguntó: -¿Por qué no te mudas? -Yo podría-, dijo a la ligera - ¿Hay vacantes para hacer cumplir la ley en Port Henry? Teddy rió ante la pregunta. -En realidad, no, pero será pronto.


-¿En serio?- Preguntó ella con interés. Teddy asintió. -Voy a hablar con Lucian y si te da una buena recomendación, vamos a ver lo que podemos hacer. Cuando ella no respondió, la miró y vió que estaba sonriendo. Parecía que no le importaba la idea de renunciar a Nueva York por la vida pueblerina, pero le advirtió que: -Port Henry no es tan emocionante como Nueva York. Tienes que viajar media hora para llegar al cine más cercano o al juego, y no hay ni un solo club de noche allí. -Me parece bien,- dijo ella a la ligera. Teddy sonrió y negó con la cabeza. -Así que, ¿as vivido siempre en Port Henry?- le preguntó. -Nacido y criado,- dijo en voz baja, y luego admitió -. Aunque me fui por un tiempo para unirme al ejército. -¿Y cómo fue eso?- preguntó, Katricia con curiosidad. -Tenía sus puntos buenos y sus puntos malos, supongo,- dijo lentamente-. Me enseñaron disciplina y cómo comportarme. Me hizo un hombre, supongo. Y llegué a ver un poco de mundo, pero me perdí Port Henry. -Suenas sorprendido,- bromeó a la ligera. -En cierto modo así fue - admitió con una sonrisa. -Todo el tiempo estuve en Port Henry, crecí allí, y mis pies estaban con ganas de sacarme de allí, ver el mundo, hacer cosas, ir a lugares…- El rió de su yo más joven y negó con la cabeza. -Supongo que se deja apreciar lo que tenía en Port Henry. -¿No hay un viejo dicho, no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes? preguntó con diversión.


-O tal vez sea las letras de las canciones. -O las dos cosas,- dijo en voz baja-. En cualquier caso, es cierto. No era para mí. Ella se quedó en silencio por un minuto y luego preguntó: -¿Alguna vez has estado casado, Teddy? Él negó con la cabeza. -Nunca he tenido el placer. ¿Y tú? Ella se rió con ironía. -No. Pero eso no es raro para los de mi especie. Podemos vivir siglos o incluso milenios antes de encontrar a nuestro compañero de vida. -Ah, sí, su compañero vida inmortal,- dijo Teddy en voz baja-. Una persona que una inmortal no puede leer o controlar. La que puede relajarse y ser ellos mismos a su alrededor. -Es más que eso,- dijo Katricia solemnemente-. Todo es mejor con un compañero de vida. La comida sabe mejor, los colores son más brillantes, todo es justo. . . más. . . y, por supuesto, podemos experimentar sueños compartidos y el placer compartido, que se supone que es mejor que cualquier cosa que jamás hayas vivido.- Ella lanzó un pequeño suspiro borrascoso-. No puedo esperar más. Teddy tomó su sonrisa feliz y se rió entre dientes. -Hay que hablar con Marguerite, entonces. Yo he oído que es como una especie de casamentera mística para tu pueblo, la reina-celestina de los inmortales. Tú tendrías que experimentar ese placer compartido en muy poco tiempo si te pones ahora mismo en sus manos. -¿No le gustaría experimentar también? Teddy la miró con sorpresa, y luego le recordó: -Yo soy mortal. No tenemos compañeros de vida.


-Los mortales pueden ser compañeros de vida de los inmortales,- señaló ella con un encogimiento de hombros. -¿Sí? - Teniendo en cuenta eso, Teddy se quedo silencioso. Lo había visto pasar varias veces, y en verdad que era envidioso como el infierno sobre él. Pero él no era tan tonto como para tener muchas esperanzas de que algo así le sucedería a él. -Hmm. Teddy miró a su alrededor con curiosidad ese murmullo de Katricia, al ver que no habían llegado al final de la entrada, pero había recorrido los tres metros de la curva en el carretera. . . y se veía exactamente como lo había visto la primera vez que lo vió. Los árboles todavía yacían en el camino, y la propia carretera todavía estaba cubierta de nieve hasta donde él podía ver. -Parece que no es probable que lleguen aquí a corto plazo. -Lo bueno es que, teniendo sustento y leña, entonces… - dijo Katricia alegremente, dándole la espalda para regresar de nuevo. Teddy asintió con la cabeza, pero no la siguió de inmediato. En su lugar, se quedó mirando fijamente la carretera, preguntándose ¿cuánto tiempo les llevaría caminar penosamente hasta la carretera si no se había aclarado, al día siguiente, más o menos? No era probable que se quedasen sin leña, había varias filas que se alineaban a lo largo de la nave, lo suficiente como para durar un infierno por mucho tiempo. Pero las dos cajas de alimentos no pueden durar tanto tiempo. Aun así, a lo mejor había suerte y los equipos de carretera podían llegar a lo largo de algún momento del día. Y entonces tal vez tendrían mucha suerte y los árboles caídos serian retirados y las líneas de energía se repararían entre hoy y mañana. Si es así, podría llegar a la ciudad y comprar alimentos. Conseguiría un gran pavo y todas las guarniciones con las que podrían cocinar una fina cena de Navidad para compartirla. La idea le hizo sonreír, una cena agradable, una acogedora Navidad con Katricia. Tal vez había que comprarle un regalo, también. Algo pequeño, para que no se sienta mal por no tener un regalo para él, y él podría


conseguir medias y llenarlos con chocolate y unos calcetines térmicos para ella, y… Los pensamientos de Teddy murieron cuando algo le golpeó en la parte posterior de la cabeza y casi lo sobresaltó al caer sobre su trasero. Giró sobre los pies de él y se volvió con sorpresa mirando boquiabierto a Katricia, mientras se inclinaba para recoger más nieve en sus manos. -Parecía que te habías quedado dormido de pie,- le dijo, con una sonrisa-. Y pensé que había que despertarte. -Despertarme ¿eh?- Se preguntó, entrecerrando los ojos en la bola de nieve que estaba, ahora, formando en sus manos. Teddy se quedó completamente quieto hasta que ella apuntó y lanzó la bola, luego se agachó y cogió la nieve con las suyas cuando las de ella volaron por encima. -Usted ha cometido un gran error, señorita. Yo soy un campeón de las peleas de bolas de nieve. -¿Sí?,- se preguntó ella con una sonrisa, recogiendo más nieve, allí mismo. - ¡¡A por todas...!!

Cuatro -¡Gin!- chilló Katricia alegremente mientras dejaba sus cartas. -¿Otra vez? -Graznó Teddy, lanzando su propia mano hacia abajo con disgusto- Creo que as hecho trampa. Katricia se rió de la acusación.


-¿Cómo pude haber hecho trampa? Se trata de la mano. -Hmm,- murmuró Teddy. Katrina se apresuró a añadir la nueva puntuación de sus cartas en la hoja de juego, a continuación, recogió las cartas. Cuando empezó a barajar, Teddy miró el fuego y luego se inclinó a un lado, para mover la pantalla a un lado y echar otro leño. Katricia lo observó con una sonrisa. Había sido un empate, después de las bolas de nieve, que habían recibido, se habían ido a calentar junto al fuego, con más café caliente, antes habían calentado una especie de sopa, Teddy había pedido algo solido o de otro tipo. Luego habían charlado y jugaron a las cartas durante toda la tarde, y disfrutar del póquer y del rummy hasta la hora de cenar. Otra sopa con trozos solidos había sido la cena, pero esta vez con algún tipo de albóndigas hechas de la Bisquick que había cocinado él mismo. Teddy le había advertido que las bolas de masa hervida no serían tan buenas como debería ser, ya que él sólo había tenido leche en polvo para trabajar, pero para ella, tenían un sabor delicioso. Después de hacer todo lo posible para limpiar después de la cena, una tarea que se vio dificultada por la necesidad de calentar el agua sobre el fuego para obtenerla lo suficientemente caliente para limpiar, habían vuelto a jugar a las cartas y charlado de nuevo. Durante este tiempo, sin embargo, Teddy había decidido sacar su ginebra. Que era bastante. Fue el primer juego que estaba ganando cada mano. Con los otros juegos, había sido bastante uniforme, gana una mano, luego la otra. Pero ella estaba absolutamente derrotándolo en ginebra. . . y haciéndolo con alegría. -Este juego es divertido -dijo Katricia alegremente mientras terminaba arrastrando los pies-. No puedo creerlo, nunca antes había oído hablar de él. -Yo tampoco -dijo Teddy secamente, mientras usaba el póker para cambiar los registros a su alrededor con satisfacción-. Tú juegas como una profesional. -La suerte del principiante,- le aseguró con una sonrisa que él no entendió.


Él estaba poniendo cara de póker. -Hmm - Teddy se volvió y comenzó a recoger y ordenar las cartas en su mano. -Entonces… - dijo Katricia mientras terminaba, de hacer frente y dejó las cartas restantes- ¿Cuál es, ese trabajo que tú mencionaste antes, que tienen en Port Henry? Teddy la miró con sorpresa. No habían hablado de eso, desde que lo mencionó durante su paseo por la mañana, pero ella había estado pensando en ello. Mientras que ella estaba cada vez más cansada de cazar a los pícaros, Katricia pensó que podría disfrutar trabajando en la Policía, en Port Henry, sobre todo si eso significaba trabajar en estrecha colaboración con Teddy. Ella ya sabía que trabajaban bien juntos. Habían funcionado como un equipo, cuando se había propuesto hacer el almuerzo y después la cena, y luego, durante la limpieza. Habían sido bastante buenos en cierto modo, como en sincronía, pensó, como si lo hubieran estado haciendo durante siglos. -¿De verdad te interesa?- le preguntó con curiosidad. Katricia asintió. Teddy vaciló, y luego señaló que no sería tan emocionante como la caza de Pícaros. Katricia sonrió con ironía con sus palabras. Pícaros, eran inmortales que habían roto una de las leyes de los inmortales, por lo general inmortales mayores que no habían encontrado una compañera de vida y se habían cansado de la vida. Era su teoría, de que fueron, en su mayoría, en busca de una salida. El suicidio, por un ejecutor, básicamente. Se entiende, en cierto modo, al menos el cansancio. Katricia temía, que ella misma experimentó esa misma sensación en el último siglo. . . hasta que conoció a Teddy. Lo que no comprendía, era, la necesidad que el pícaro parecía tener, en herir a otros, en el proceso de autodestrucción, generalmente mortales, que se convertían en grandes cantidades, heridos o torturados, o hacía lo que fuera más rápido, para llamar la atención del consejo, de forma rápida y obligarlos a tomar nota y actuar. Atacar mortales era más probable que hiciera eso. No porque los mortales se


valoraban más que los inmortales, sino porque a los mortales que se dañan, era más probable que llamase la atención del resto de los mortales, y el peor pecado que podía cometer, un inmortal, era llamar la atención de los mortales sobre los de su clase. Su gente había pasado miles de años ocultando su existencia. El mundo simplemente no estaba listo para enterarse de su existencia, mientras que la legendaria maldición de un vampiro sin alma no existía, una versión más científica de la criatura lo hizo. Un cuerpo bombeado con sangre, llena de nanos de bioingeniería programados para mantener al inmortal en su máxima condición. Fueron esos mismos nanos los que los obligaban a buscar sangre de fuentes externas. Los nanos usaban la sangre, no sólo para propulsar y clonarse así mismos, sino para luchar contra las enfermedades que atacaban los cuerpos de sus anfitriones, y hacer las reparaciones causadas por las lesiones o los efectos del sol o la contaminación, o el simples paso del tiempo. Los cuerpos de los anfitriones no podían producir y suministrar la cantidad de sangre necesaria, que los nanos utilizan para hacer todo eso, así que las fuentes externas eran necesarias, que no había sido un problema en su país de origen cuando los nanos se inventaron y se introdujeron en la sangre. Las transfusiones se habían ocupado del problema. Pero cuando su casa, en la legendaria Atlántida, una tierra aislada, geográficamente, como tecnológicamente avanzada, como se rumoreaba, cayó, sus habitantes se vieron obligadas a huir y unirse al resto del mundo. Un mundo en el que no había tal cosa, como verdadera ciencia, y mucho menos nanos o transfusiones de sangre. Programado para mantener a sus huéspedes en su máxima condición, los nanos, habían provocado cambios evolutivos en sus cuerpos, con lo que los habían dotado de los colmillos junto con una mayor resistencia, velocidad, y la visión nocturna para que fueran depredadores perfectos, capaces de conseguir lo que necesitaban para sobrevivir. ¿Qué le habían hecho al resto del mundo, a sus presas? Por mucho que la mayoría de los inmortales no le gustaba admitirlo, los mortales eran considerados, esencialmente, ganado, pensó Katricia.


Amigos, vecinos y ganado. . . O al menos lo había sido, por milenios. Los bancos de sangre, “bancos de alimentos”, contribuyó a poner fin a la necesidad de alimentarse "del cuerpo ", como se había dado en llamarlo, a lo largo del tiempo. -Créeme, la caza de pícaros no es tan emocionante como suena – le aseguró Katricia, con una sonrisa irónica mientras cogía una carta, la situó entre las de su mano y se descartó otra -. En realidad, es un montón de largas horas de espera, la investigación, comprobación de los datos, y luego un ataque rápido y la limpieza. Se cansa muy rápido. -Aún así, es probable que sea más interesante que ser policía de un pueblo pequeño - le aseguró Teddy con ironía, mientras tomaba su turno -. La mayoría de mi trabajo se compone de la emisión de multas, recogida de ladrones, y la disputa doméstica ocasional. Él sonrió y añadió secamente: -Al menos, lo era. En el último par de años, hemos tenido un par de intentos de asesinato, asaltos e incendios. Katricia enarcó las cejas mientras tomaba una carta. -¿Y esto comenzó justo el último par de años? Teddy asintió con la cabeza y se rió entre dientes, con la mirada en sus cartas mientras cambiaba de pareja. Él se había descartado antes de decir: -Sí, cuando los vampiros llegaron a la ciudad. Katricia abrió los ojos como platos. -¿Quieres decir que nuestro pueblo ha estado matando y…? -¡No! - le aseguró rápidamente -. Muy a mi pesar, no son los vampiros los que cometen los crímenes, son los mortales, los que están atacando a los inmortales, -admitió con disgusto y negó con la cabeza antes de añadir-. Eso sí, en cada uno de esos casos, los mortales, habían afirmado que fue el vampiro inofensivo, o inmortal, el responsable del suceso. Realmente te hace mover la cabeza con asombro.


-Hmm,- murmuró Katricia, tomando su turno. No se molestó en preguntar por qué los mortales habían atacado a los inmortales. Su conjetura sería el miedo. La gente hacía las cosas más estúpidas por miedo. Mientras se descartaba, le preguntó. -¿Cuál es el puesto de trabajo que se aproxima? -El de jefe de la policía,- respondió él, levantando una carta. Katricia lo miró fijamente mientras se descartó, y luego señaló. -¡Pero tú eres el jefe de la policía de Port Henry! Teddy sonrió débilmente y bromeó. -Un detective de primer nivel, ya veo. -¡Ja, ja!- dijo Katricia con gravedad.- ¿Por qué se necesita una sustitución? -Tú, evidentemente, amas tu trabajo. Cada vez que ha surgido en la conversación de hoy así lo as afirmado. Ella se encogió de hombros sin poder hacer nada y terminó. -Me di cuenta de que me encanta. -Sí - asintió levemente, y luego hizo un gesto para que continuara con su turno, antes de jugar, señalando solemnemente -. Pero yo estoy haciéndome viejo. -Tú no eres viejo - dijo ella a la vez -. No eres más que un bebé. Caramba, tengo una edad más avanzadas que tú. -Estoy viejo para un mortal - dijo Teddy con paciencia -. El retiro se acerca. Alguien lo tiene que tomar mi lugar. Alguien que pueda hacer frente a los inmortales sería bueno y que también pudiera hacer el resto del trabajo. Voy a hablar con Lucian y si él piensa que tú puedes hacer el trabajo, entonces ya veremos lo que podemos hacer. -Yo no quiero tu trabajo, Teddy - dijo Katricia en voz baja, y era verdad. Ella no lo quería.


Tampoco quería renunciar a él, ya que, obviamente, le encantó cuando lo conoció. Mas él no quiso, una vez que ella le dio la vuelta, pero no podía decirle eso. Ella frunció el ceño ante ese hecho y la frustró, pero simplemente dijo. -Prefiero trabajar contigo, que tomar tu puesto. Teddy se quedó en silencio por un momento, sus ojos se clavaron en ella brevemente, y luego de repente dejó sus cartas en la mesa y se levantó. -Estoy listo para tomar una copa. ¿Y tú? Katricia puso sus cartas boca abajo y se levantó también, expresó ansioso cuando ella preguntó ¿Café otra vez? Teddy rió entre dientes, pero negó con la cabeza mientras se movía de la mesa de café, frente a la chimenea de la cocina. -¿Estás bromeando? - estaban conectados todo el día, desde las dos tazas en el desayuno-. Si te dan café ahora no vas a dormir esta noche. -El sueño está sobrevalorado - dijo Katricia con alegría forzada. -No para un viejo mortal como yo, no es bueno- le aseguró con ironía, mientras recuperaba una bolsa de regalo desde la parte superior del refrigerador. -¿Qué es eso? Preguntó Katricia con curiosidad. -Whisky - contestó Teddy, y procedió a abrir la bolsa sellada. Cuando atrapó, con la vista, las cejas levantadas de Katricia, él se encogió de hombros y sacó el frasco del interior, explicando: "Es lo mismo cada año. Escoces de doce años". Katricia asintió con la cabeza, pero se inclinó a su alrededor para leer la tarjeta de regalo, cuando él recuperó dos vasos del armario. “¿Elvi?, ¿La Elvi de tío Víctor?”. Teddy gruñó y sirvió un poco de whisky en cada vaso.


-Elvi sabe que me gusta este whisky. Ella me lo da para Navidad todos los años y Mabel me hace galletas, un sombrero, bufanda y guantes. Puedo beber el whisky, comer las galletas, e incluso usar el sombrero, la bufanda y los guantes, pero el. . . - Él hizo una mueca y sacudió la cabeza. -¿Mitones no es lo tuyo? - Sugirió Katricia con diversión, pero su mirada estaba en su rostro cuando dejó la botella y tocó la etiqueta en la bolsa de regalo, permitiéndole, así poder mirar la firma. No podía dejar de observar el suave afecto, de él, en su expresión. También había tomado nota de la emoción en su voz cuando dijo el nombre de Elvi. Lo había dicho diferente de cuando él había dicho "Mabel", casi ronca y caliente y. . . y a ella realmente no le gustó, Katricia pensó sombríamente. -No, guantes no son del todo lo mío - reconoció Teddy, al dejar ir la etiqueta de regalo y sonrío con ironía -. Es difícil de apretar el gatillo de un arma con guantes en. . . No es que no tenga que sacar mi arma, pero solo la he sacado una o dos veces, durante todos estos años. Aún así, debo estar preparado por si se presenta la ocasión. -Supongo - coincidió Katricia tranquilamente, tomando el vaso que ahora le tendió. La bebida no la afectaría. Los nanos en su cuerpo impedirían cualquier intoxicación. Para los inmortales, disfrutar de ese tipo de cosas, aunque sea brevemente, tendría que utilizar realmente la sangre de una intoxicación mortal. No es que ella quisiera experimentar intoxicación. Pensó que podría ser algo agradable. A Katricia le gustaba tener el control de sus facultades. Por lo general. Aunque, pensó que en ese momento tal vez le gustaría experimentar el efecto que el alcohol tenia sobre los mortales. No le gustaban los celos que actualmente corrían por ella. Fue una emoción que nunca había experimentado antes. . . y que no se sentía en absoluto cómoda experimentando ahora. Entonces, ¿qué es lo hizo eso? ¿Cambiar el tema y tratar de olvidar? Claro que no, ella bebió su whisky y le permitió un momento para grabar su fondo de su garganta y en el estómago, que ya estaba batido por los celos, y luego hizo la única cosa segura de aumentar los celos y el ardor en el estómago. -Cuéntame sobre Elvi.


Teddy se detuvo, su vaso a medio camino de su boca, y simplemente la miró sin comprender, obviamente, completamente sorprendido por la pregunta. -Yo…Tú… ¿Por qué? -Tú la as mencionado, varias veces hoy - dijo Katricia con un encogimiento de hombros -. Cada vez que hablabas de Port Henry; ocurrió, de hecho. Como si ella fuera sinónimo de la ciudad. -Bueno, ella es... supongo que ella y Mabel son una especie de representante de la ciudad para mí - murmuró Teddy, mirándola, incómodo -. Nosotros tres hemos sido amigos desde que éramos niños. Me puse de pie, tanto en sus bodas y... - Él se encogió de hombros con impotencia -. Hemos sido amigos por mucho tiempo. Sus ojos se estrecharon al notar la forma en que estaba evitando sus ojos. -¿Por qué lo hiciste, nunca te casaste? -Yo nunca acababa de encontrar a nadie, que yo amase mu… -Alguien que yo quería - se corrigió con el ceño fruncido. -Nunca encontró a nadie que le amara, o ¿alguien que le amara tanto como ama a Elvi? - Katricia preguntó secamente, sin haberse perdido el deslizamiento. La boca de Teddy se tensó. -Se está haciendo tarde. Es hora de ir a la cama - anunció, volviendo a levantar el vaso y tomarse una copa. Tragó con dificultad y luego añadió, con voz ronca de whisky. -Coge uno de los sacos de dormir que saqué antes. Tú puedes tener el sofá. -Voy a tomarte la palabra. Katricia lo miró en silencio por un momento y luego se volvió y se fue simplemente al baño. Si bien el fuego y varias velas iluminaban la estancia principal, no había pensado en traer una vela con ella, y la oscuridad se


cerró alrededor de Katricia tan pronto como se cerró la puerta. Pero entre su visión nocturna y el bit de la pequeña luz de la luna que entraba por la ventana, podía ver bien y se miró a sí misma en el espejo y se sorprendió al encontrar que sus ojos no se habían vuelto verdes, después de todo. Cerró los ojos un momento, se obligó a tomar varias respiraciones profundas, y se recordó que Teddy era su compañero de vida. Así las cosas, todo lo que había sentido por Elvi en el pasado no importaban. No sería nada al lado de lo que le haría experimentar y sentir con ella en el futuro. Los nanos nunca se equivocaron, y lo había puesto con ella, no con Elvi. Sintiéndose relajarse, Katricia abrió los ojos y miró en el espejo. Un plan comenzó a formarse en su mente, entonces, cómo comenzar a atraer y llamar su atención de Elvi a ella, que le trajo una sonrisa lenta a los labios. Teddy se quedó mirando la puerta cerrada del baño y se bebió el resto de su whisky. Él por lo general disfrutaba del regalo de Elvi, pero esta noche, no, le supo a cenizas en la boca y no tenia una pista del por qué. Sólo que, por alguna razón, se sentía increíblemente culpable, como si sus sentimientos por Elvi, los sentimientos que había tenido desde que era un joven inexperto, fuera de alguna manera a traicionar esta nueva y muy tentativa amistad con Katricia. . . era una estupidez. Él sólo la había conocido hoy. Y aparte de su primer coqueteo, no había habido nada malo, ya que, ni siquiera había habido un toque de coqueteo de ella o él, para el caso. En su lugar, había aparecido una confianza y una creciente amistad entre ellos, ya que habían jugado, hablado y trabajado juntos como un equipo. Era algo que Teddy nunca había experimentado realmente antes. Oh, había tenido muchas amigas durante años y habían trabajado con un objetivo en común con la misma, muchas veces. Él había trabajado con Mabel para tratar de encontrar a un compañero a Elvi, había planeado y arreglado ferias locales con Elvi. Pero nunca había experimentado el mismo nivel de facilidad y exactitud con cualquiera de ellas como lo había hecho con Katricia. Parecía comunicarse a veces sin necesidad de hablar, y su trabajo en conjunto en la cocina había sido casi como un baile. Se sentía más cerca de ella después de un día, de lo que había sentido con la


mujer que había sido su amor, con él, durante meses. Lo que era simplemente extraño, decidió y negó con la cabeza antes de volver a poner el tapón en la botella de whisky y devolverla a la bolsa de regalo. La puerta del baño se abrió y Teddy observó en silencio, mientras Katricia reaparecía y agarró uno de los dos sacos de dormir que había dejado sobre la silla junto a la cama, anteriormente. Después se trasladó al sofá, desenrolló y extendió el saco de dormir, lo abrió, y se arrastró dentro. Ella no se molestó en cerrar la cremallera, observó, mientras tomaba la vela que había dejado en el mostrador de la cocina anteriormente y se dirigió hacia el cuarto de baño propio. La habitación estaba condenadamente fría comparado con el salón principal, y Teddy se apresuró a realizar sus abluciones. A los diez minutos estaba de vuelta, soplando las velas y desenrollando su saco de dormir delante de la chimenea. Su mirada se deslizó a regañadientes a Katricia y él se preguntó, si debería haberle ofrecido el terreno en frente del fuego. El sofá sería más cómodo y confortable, pero el suelo delante del fuego sería más cálido. Encontró sus los ojos cerrados, Teddy decidió que probablemente estaría lo suficientemente caliente en el saco de dormir y rápidamente abrió la cremallera y empezó a entrar en él. Luego, recordando que todavía llevaba sus pantalones de franela debajo de sus ropas, decidió que sería más cómodo sacarse la ropa para dormir, volvió a salir fuera del saco y se sacó rápidamente sus vaqueros y su suéter, los dobló cuidadosamente, lo puso a un lado, y entonces se metió en su saco de dormir y rápidamente cerró la cremallera de nuevo. Seguidamente, los ojos se cerraron. Teddy no estaba seguro de cuánto tiempo había estado durmiendo cuando un susurro, atrajo, a sus ojos soñolientos, abrirlos de nuevo, para encontrarse a Katricia arrodillada a su lado. -¿Te pasa algo malo? Murmuró soñoliento, tratando de despertarse por completo.


-Tengo frío,- susurró Katricia. Antes de que él supiera muy bien lo que pasaba, ella había abierto la cremallera de su saco de dormir y se introdujo, reuniéndose con él y agregó: ¿Compartimos el calor del cuerpo? -Usted…Yo…Nosotros…Esto, no es… - tartamudeó, pero sus protestas se fueron debilitando con cada intentar que su cuerpo se deslizó contra su interior, en el saco de dormir. -Soy lo suficientemente mayor para hacer lo que yo quiera. Usted es un adulto, también. Nosotros queremos esto el uno y el otro. Definitivamente es una buena idea - susurró ella, su cuerpo se envolvió al rededor del suyo. Teddy apenas la miró boquiabierto por un momento, sorprendido de que ella hubiera respondido correctamente a cada una de sus protestas, abortadas, como si las hubiera hablado en voz alta y no tartamudeando, sin poder hacer nada, como un colegial. En el momento en que recuperó su ingenio, ella estaba envuelta a su alrededor como una bolsa caliente, durmiendo apretados, su cuerpo apretándose contra el suyo en varios lugares claves. -Si puedes, leer mi mente… - murmuró, tratando por pura fuerza de voluntad para no reaccionar a su cercanía. Parecía que su voluntad era débil. Pero poco pudo hacer para contener su reacción. Teddy había estado arriba y abajo todo el día, pero no era plenamente consciente, hasta ahora. Para su gran sorpresa, Katricia rió de su acusación. Él no lo entendía, y era difícil que se preocupara mucho acerca de lo que la había hecho reír, entretenido, con sus manos deslizándose por su espalda y sus pechos, y acomodándose la ingle contra ella. Olía tan condenadamente bien, pensó Teddy y luego la oyó decir: “Yo no puedo leerte, Teddy”. A pesar de su creciente distracción, Teddy frunció el ceño. -¿Qué fue eso?


-Te dije que no puedo leerte - murmuró Katricia, presionando un beso en la parte inferior de la barbilla y luego lamer su garganta antes de dejar que sus labios se derivaran a su mejilla y luego a la oreja. -¿No puedes oírme? -murmuró Teddy, su cerebro le decía que esto era importante, mientras que el resto de su cuerpo estaba, según las informaciones, inspirador, realmente lo era. Maldita sea, le apretaba el trasero como melones para comprobar la firmeza. Afortunadamente, dedicó mucho tiempo en el trabajo, haciendo rondas por el centro de negocios, y sabía que él tenía uno firme atrás, en sus manos. -No. No puedo - murmuró ella, mordisqueando su oreja. Teddy permaneció inmóvil durante un minuto. Su cerebro estaba tratando de descifrar lo que significaba mientras que el resto de su cuerpo estaba tarareando y completamente distraído con lo que le estaba haciendo. Después de un minuto, puso fin a sus mordiscos y apretones, tirando de ella de la espalda dentro del saco. Entonces se levantó un poco para mirar hacia abajo a la cara, con la luz del fuego. -¿No puedes oírme? Katricia parpadeó hacia él con sorpresa a la luz del fuego, y luego cruzó su cara. Su mirada fue seguida por la cautela y la boca cerrada. -Yo soy tu compañero de vida - se preguntó con gravedad. Katricia se mordió el labio y apartó la mirada, luego suspiró y sacudió la cabeza y le devolvió la mirada. “Creo que sí, sí.” Las palabras le quitó el aliento y Teddy simplemente la miró boquiabierto por un minuto, pero luego preguntó lentamente, “¿Eso crees? O ¿eso sabes? Katricia”. Teddy la miraba y en un momento, la advertencia de Marguerite de ir poco a poco empezó a sonar en su cabeza, pero ella no podía. Ella ni siquiera quería, y si bien había logrado comportarse todo el día, ahora que estaba tumbado encima de ella, su cuerpo se sentía cálido y sólido a pesar de ser un sueño, y su erección se acurrucó contra su ingle. . . Bueno, ella sólo no podía comportarse más. Abriendo las piernas para que se


hundiera entre ellas, su erección presionando con más firmeza, como ella quería, Katricia dejó deslizar sus manos sobre su espalda hacia abajo a su trasero de nuevo para instarle más, completamente, contra ella, y le dijo: “No puedo leerte, no me ha interesado la comida durante siglos antes de hoy o el sexo para que cuestionarlo. Pero ahora soy yo. . . y vamos a tener un sueño compartido. Sí, eres mi compañero de vida.” Teddy la miró por un momento con el deseo de luchar, con el ceño fruncido en su rostro, y luego le preguntó, “¿Esto es un sueño?”. Esa pregunta no era la reacción que esperaba. No había estado muy segura qué esperar, quizás las protestas, tal vez, pero el escenario que Marguerite le había advertido, de gritos y carreras, había conseguido preocuparla. Pero esta pregunta la dejó sin saber cómo estaba reaccionando a la noticia. Mordiéndose el labio, Katricia asintió, y luego se quedó sin aliento cuando él, de repente, echó a un lado la parte superior del saco de dormir, destapándose. Katricia cerró los brazos, instintivamente, apretándolos alrededor de él para mantenerlo cerca de él y no dejarlo saltar o rodar fuera de ella. Pero él tampoco lo hizo. En su lugar, Teddy inclinó la cabeza y le frotó la nariz con la suya, murmurándole: “Si es un sueño, no tienes que preocuparte de tener frío”. -No - ella estuvo de acuerdo, con un susurro, su dominio sobre él se aceleró cuando él rozó sus labios sobre los de ella. Katricia casi lamentó que ella hubiera aflojado su agarre cuando de repente cambió de postura sobre ella, pero sólo estaba moviéndose y volviendo a acostarse junto a ella en el saco de dormir, y continuó besándola, sólo jugando con sus labios, lamiéndolos y acariciándolos y luego succionándolos. Burlándose de ella, decidió y estaba a punto de abrir la boca y profundizar el beso ella misma cuando de repente levantó la cabeza para mirar su cuerpo. Los ojos de Teddy se abrieron como platos cuando vió la camiseta, que era su única prenda, y él tiró de ella suavemente, con una ceja en aumento. -¿Dónde esta tu ropa?


-Esto es lo que normalmente uso para dormir,- susurró ella mientras su mano se deslizó por su lado a la parte exterior de su muslo superior, donde la camiseta terminaba. -Me gusta - anuncio-. Simple y sexy. Sus ojos se abrieron y se mordió el labio mientras su mano se deslizó bajo el dobladillo y subió por su pierna por el exterior de su cadera. Miró su mano y la muñeca desaparecer debajo de la tela, y luego dirigió su mirada a su cara y le preguntó: “Si esto es un sueño, ¿por qué no as elegido a un joven apuesto, para ti?”. -Tú eres joven y guapo para mí- dijo con voz ronca, y extendió la mano para deslizarla alrededor de su cuello-. Me gustas tal como eres. Te encuentro sexy tal y como eres. Yo te quiero tal y como eres. Los ojos de Teddy se estrecharon sobre ella, en busca de la verdad, en sus palabras y Katricia le devolvió la mirada. Él era su compañero de vida, el hombre más bello del mundo para ella. Ella no tenía que mentirle acerca de eso y le sostuvo la mirada firme, hasta que su cabeza bajó y su boca cubrió la de ella. Su mano continuó luego hacia arriba, deslizándose a lo largo del lado de la cintura y luego se desliza suavemente hasta cubrir un pecho debajo de su camiseta, mientras su lengua seguía empujando y abriéndole la boca. Katricia gimió, arqueando su cuerpo por el doble asalto, se agitó, de ardiente deseo y pasión a la vida, en ella. Que corría a través de ella como un incendio forestal, más fuerte que cualquier cosa que jamás hubiera experimentado antes, y ella le devolvió el beso con la desesperación, de repente, afirmando en ella, deslizando sus brazos alrededor de sus hombros y tirando de él a medio cubrir. Deslizó las manos sobre la franela que cubría su espalda, deseando que no estuviera allí, introdujo la mano debajo de ella, y de repente estaba fuera, y ella estaba acariciando su piel caliente, sus dedos deslizándose sobre el tacto muscular. Cuando Teddy de repente rompió el beso y le alejó la mano, en realidad, a Katricia su corazón dejó de latir brevemente y le espetó: “Por favor, no corras”.


Teddy había agachado la cabeza, pero se detuvo y la llevó a mirarla con sorpresa. “¿Corro?”. Katricia asintió. -Marguerite me advirtió que te permitiera llegar a conocerme mejor antes de que te dijera que éramos compañeros de vida. Ella dijo que tú podría sentirse abrumado si supieras demasiado pronto que éramos compañeros de vida y podrías salir corriendo. Yo… -se detuvo cuando de repente le puso un dedo de la mano en la boca para hacerla callar. -Tricia… - dijo solemnemente-. No voy a correr. He visto lo que los compañeros de vida pueden tener. He visto lo bien que se puede estar, entre ellos, y nunca soñé que tendría la suerte suficiente para disfrutar de eso. No tengo ninguna intención de correr. -¡¡Oh!! – ella lo miró con incertidumbre -. Cuando dejaste de besarme, me dije… -Pensaste mal - Teddy le aseguró con firmeza y luego sonrió y dijo -. Dejé de besarte para hacer esto… Luego bajó la cabeza de nuevo, pero esta vez logró terminar lo que al parecer había previsto, cuando se había roto su beso. Sus ropas no eran las únicas cosas que se habían ido, su camiseta, también, sin dejar que nada entorpeciera el cierre de la boca sobre el pezón del pecho que había estado acariciando. -¡¡Oooh!!-exclamó Katricia, mientras le chupaba el pezón con los labios. Deslizó sus dedos en su pelo y se arqueó en la caricia. Él no estaba en funcionamiento. Serán compañeros de vida, pensó aturdida, cambiando las piernas inquieta cuando él dibujó con la lengua en su pezón. Cristo, ella no recordaba nada que se sintiera tan bueno, cuando aún había disfrutado del sexo. Pero entonces, si lo hubiera habido, probablemente no se habría cansado del sexo mismo, reconoció Katricia, doblando los dedos en su pelo mientras él la chupaba. Cuando dejó deslizar su pezón de la boca y sopló sobre la yema ahora húmeda, gimió y se movió debajo de él, arqueando la espalda para invitarlo de nuevo. Pero


en lugar de reclamarlo con la boca, se la cubrió con la mano y lo amasó suavemente mientras levantaba su boca para reclamar, en su lugar, sus labios. Katricia los abrió, a la vez, dando la bienvenida a su lengua cuando se deslizó dentro. Sus manos, comenzaron a moverse a través de él, viajando a su pecho, explorándolo a todo lo ancho, con fuerza. Él podría ser mayor, pero Teddy se mantenía en buena forma, y ella apretó los músculos de su pecho, y luego le pellizcó sus pezones incluso mientras ella pellizcaba y ajustaba ambos se estremeció por su respuesta y luego Teddy lanzó su pecho y movió su mano a la cadera, con urgencia a su lado, para mirarlo completamente antes de que sus dedos se deslizaran alrededor, para encontrar y exprimir una nalga. Amasar y masajear la carne firme, instó a su culo contra él y sintió su dureza contra su muslo y luego, de repente lanzó su mano detrás y deslizó su mano por entre sus cuerpos. Katricia renunció a su pecho y se aferró a sus hombros con un jadeo mientras su mano cayó entre sus piernas. Sólo el beso y una caricia tan breve, nunca le habían provocado tanta humedad, sus dedos se deslizaron con voz sedosa contra su carne caliente y húmeda. Katricia chupó la lengua que empujaba por entrar en su boca y levantó la pierna para envolverlo alrededor de su cadera mientras rotaba su pubis contra su miembro, con sus caricias. Teddy se aprovechó del espacio, que ella le dio de maniobra, y deslizó un dedo dentro de ella, incluso mientras continuaba acariciándola con el pulgar, Katricia se rompió, con su beso, en un grito, arqueando su cuerpo hacia arriba y con esfuerzo. La acción, incluso cambió varios centímetros, al alza, el saco de dormir, pero la mano de Teddy se limitó a seguir con la caricia, mientras su boca bajó a su pecho, lamiendo el pequeño globo, antes de succionar casi todo y metérselo en la boca. -Teddy - se quejó Katricia. Necesitaba su ser vivo dentro de ella mientras subía con su mano, pero ella quería su boca sobre la de ella y dentro de ella, y. . . Quería todo, con una necesidad que era casi aterradora, y su voz era casi un gruñido mientras le declaró, “Teddy, por favor. Te necesito dentro de mí”.


De inmediato abandonó el pecho, de sus labios y se movió para reclamar su boca de nuevo, mientras en silencio, seguirá acariciándola sin dejar de besarla. Katricia gimió e inmediatamente deslizó su mano entre ellos para encontrar la dureza cada vez mayor de su miembro. Pero en el momento que ella le estrechó la mano, Teddy rompió el beso y se detuvo, acariciándola para coger su mano. -Tricia… realmente no quiero hacer eso - murmuró, tratando de forzar la mano. -Sí, lo sé - le aseguró ella, apretando su agarre y observando con fascinación como su expresión cambiaba, con apretarse junto con él. Gimiendo, Teddy negó con la cabeza y apoyó la frente en la de ella, murmurando, “Cariño, he estado medio-erecto todo el maldito día, verte correr con las malditas medias marcando todo lo tuyo. No se necesita mucho para llevar esto a un final prematuro”. -Los pantalones de yoga - murmuró Katricia, facilitando su agarre un poco. -¿Eh?- Alzó la cabeza para mirarla fijamente. -Son pantalones de yoga, no medias - explicó ella, mordisqueando su barbilla. -¿Yoga? - Se hizo eco de Teddy. -Hmm...- Katricia sonrió ante su expresión y luego susurró -. Yo soy muy flexible. -Maldita sea - susurró Teddy, mirándola fijamente a la cara -. Esto va a ser la demostración más pobre que he dado desde que era un adolescente ansioso. Katricia rió ante su consternación y dejó su erección para deslizar sus brazos alrededor de su pecho. “Entonces tendremos que hacerlo una y otra vez. Tenemos toda la noche”. Ella vio sus ojos como se abrían, y luego lo tomó por sorpresa y lo tumbo de repente sobre su espalda para que pudiera subirse a él a horcajadas, pero él de repente había desaparecido.


Cinco Teddy gruñó de dolor y parpadeó con los ojos abiertos. Todavía estaba en su saco de dormir con la cremallera subida hasta arriba, pero su brazo se había escapado, en su sueño y se golpeó contra el borde de piedra de la chimenea. Era la fuente del dolor que se irradiaba hasta su brazo y lo que le había despertado. Haciendo una mueca, tiró del brazo de nuevo, dentro, en el saco de dormir y se frotó la muñeca con la mano buena, con los ojos mirando a Katricia. Todavía estaba dormida en el sofá, pero su saco de dormir y la mitad de ella estaban fuera. Se preguntó qué estaba ocurriendo en el sueño o si se hubiera detenido con su despertar, luego trató de calmarse para dormir otra vez, ansioso por volver a él, pero ahora que estaba despierto era consciente de que la habitación era mucho más fría de lo que había sido cuando se habían quedado dormidos. Frunciendo el ceño, Teddy miró al fuego para ver que se había quedado en las brasas mientras dormían. Casi lo ignoró y se volvió a dormir de todos modos, pero recordando que Katricia estaba más lejos del fuego y medio descubierta, de mala gana se sentó y luego se deslizó del saco de dormir para alimentar con más troncos el fuego. Pero vió, con el ceño fruncido, que sólo quedaban dos leños a la izquierda. Él no había notado antes, de retirarse a dormir, que se estaba agotando o lo habría repuesto con más leña. Teddy puso los dos troncos en el fuego y hurgó en ellos un poco, luego se enderezó y rápidamente se puso los pantalones vaqueros y un suéter sobre sus pantalones de franela. A continuación, comenzó a dirigirse a la puerta a recoger su abrigo, pero se detuvo al lado del sofá, el tiempo suficiente para cubrir a Katricia. Los Inmortales no se veían afectados por el frío de la misma manera como afectaba a los mortales. Los nanos estaría utilizando la sangre para contrarrestar los efectos del frio a un ritmo acelerado y eso no podía permitírselo a Katricia. Tan seguro como que a causa de la nevada, la entrega del suministro de sangre no había llegado aún.


Katricia se agitó dormida mientras tiraba el saco de dormir, de nuevo, en su lugar sobre ella, y Teddy se detuvo para mirarla fijamente por un momento. El recuerdo del sueño estaba todavía fresco y claro en su mente, pero de repente se le ocurrió preguntarse si eso no era todo lo que había sido. Tal vez sólo quería creer que eran compañeros de vida y tenía realmente que acabar todo, con su propio sueño y no con uno compartido. La idea era alarmante. Cuando ella dijo, en el sueño, que era un sueño compartido y eran compañeros de vida, se había sentido feliz de creerlo. De hecho, él había abrazado con entusiasmo la noticia, sabiendo que significaba tener, lo que tanto, Mabel y Elvi, habían encontrado: una relación de pasión trascendental, la confianza completa y la profunda amistad de la unión y el amor. Teddy era demasiado pragmático para creer que ya amaba a Katricia. Había sido sólo un día, pero estaba bastante seguro de que se dirigía con firmeza de esa manera. La mujer era justo... Bien, ella era tan descarada como el infierno, muy inteligente, y tenía un sentido del humor asesino. Él se había reído más hoy, durante su bola de nieve, el juego de cartas y mientras hablaban, de lo que él se había reído nunca con cualquier otra mujer. También era sexy como el pecado. Él no había estado bromeando, en el sueño, cuando le había dicho que había estado medio-erecto todo el día. Cada vez que la había mirado, Teddy, había tenido el animó como un perro feliz, con la lengua fuera, entre las orejas. Y él no se habría sorprendido al oír que su lengua había estado colgando la mitad del día como la lengua babeante de un perro feliz. Nunca había encontrado una mujer que le afectara como ella. Incluso Elvi. La admisión de los hechos, era un gran reconocimiento para Teddy. Había estado medio enamorado de Ellen "Elvi" Black desde que era un niño. Ninguna otra mujer había sido capaz, de compararla, en su mente. Hasta ahora... y por eso había tenido un fin tan abrupto, la conversación con Katricia, cuando le había preguntado si nunca había encontrado a nadie a quien amar o a cualquier otra persona, que hubiera amado tanto como a Elvi. Debido a que casi había admitido: “Hasta ahora”.


Ese pensamiento, en su cabeza, había sorprendido a Teddy y lo envió a la mierda, en ese momento. Sin embargo, ahora se dio cuenta de que, por mucho que él había amado a Elvi, ahora le parecía que había sido un amor de muchacho joven, una especie de adoración, pero sin la aureola de lujuria que sentía por Katricia. Si él se hubiera sentido la mitad de caliente con Elvi, como lo hacía con Katricia, no se habría mantenido al margen y simplemente no la hubiera visto casarse con su marido mortal, y entonces no habría emprendido el camino para encontrarle un compañero vampiro. Habría estado desesperado para reclamarla como suya. Teddy siempre pensó que estaba a un lado, por el bien de Elvi, que él no había querido entorpecer el camino de su felicidad. Pero el quid de la cuestión era, y sospechaba, que ella sólo había sido un ideal para él. La mujer perfecta, intocable. Ni siquiera creyó que él la quisiera de verdad. No es como si quisiera a Katricia, porque si bien se había mantenido al margen de Elvi, ya sabía que no podría hacer eso con Katricia. Él no podía ni quería mantenerse al margen de ella para encontrar la felicidad con otra persona... lo que sería un problema, si no fuera realmente su compañero de vida, ya que tenía realmente sueños, acabados en deseos, por su parte. Suspirando, Teddy se pasó una mano por el pelo con cansancio, se volvió entonces y se mudó a la cocina para coger su abrigo y botas. En lugar de arriesgarse a despertar a Katricia, él lo tomó todo con él y salió al vestíbulo de hielo. Abrió la puerta silenciosamente y cerró rápidamente, antes de colocárselo todo y luego agarró una de las linternas y se deslizó fuera. Hacía frío ese día, pero era aún peor en la oscuridad de la noche. La nieve crujía bajo los pies, el viento golpeaba su cara como papel de lija de hielo, y la humedad en su nariz, se congeló, antes de que él hubiera andado media docena de pasos. Sin duda se necesitaba la madera, pensó sombríamente, y una vez que llegue a entrar, de regreso, probablemente debería poner su alarma del reloj, para que avisara cada dos horas, para poder alimentar el fuego de nuevo, antes de que se apagase. En este tipo de clima, podrían morir de frío si el fuego se apagaba. Lo más probable era que el frío lo despertara, pero ¿y si no lo hacia?... bueno, no quería ni pensar en eso.


La lona estaba rígida y arrugada, cuando la retiró, para llegar a la madera protegida. Teddy rápidamente recogió, cuantos trozos de madera pudo llevar y echó a andar, de nuevo, hacia la casa de campo. Estaba llegando casi a la cubierta, cuando vio la luz, entre los árboles sin hojas, entre la cabaña y el lago, en frente de ella. Haciendo una pausa, él la miró durante un minuto, luego cambió de dirección y caminó por delante de la cubierta, andando varios pies por la ladera de suave pendiente para tener una mejor visión sin los árboles del camino. Una lenta sonrisa curvó los labios de Teddy cuando él fue capaz de ver con claridad. Una casa de campo a través del lago, estaba iluminada como un árbol de Navidad, por la luz que brillaba desde cada ventana. No era el hecho de que tenían electricidad, lo que le hizo sonreír, sino que había alguien más en el lago. Mañana por la mañana podía caminar a través del lago congelado y pedirle usar el teléfono, para atender el problema del suministro de alimentación de Katricia, de esa fecha y si no se podía, ya se ocuparía del problema. Él podría pedir, incluso apostar por un taxi a la ciudad, donde habría mejores disposiciones para sobrevivir hasta que el camino estuviera limpio y despejado para conducir. Un susurro en voz alta entre los árboles detrás y al lado de él le llamó la atención. Teddy se puso rígido, y luego, lentamente, volvió la cabeza para mirar por encima del hombro. Vio la forma grande y pesada por el cobertizo y lo reconoció de inmediato como un oso. Había pocos animales en el bosque de ese tamaño, salvo los osos. Al ver a uno de ellos en esta época del año, sin embargo, era una rareza en verdad. Los osos no hibernan, como la mayoría de la gente piensa, por lo menos no es una verdadera hibernación metabólica con la depresión y una menor temperatura corporal. Ellos solo se echan a dormir y podría salir de ella. La tormenta de la noche anterior, había despertado, probablemente, a la criatura. Un árbol que cae cerca de su guarida o. . . Bueno, podría ser cualquier cosa, pero lo que sea, para el caso, la bestia se había levantado y probablemente con hambre.


Teddy no entró en pánico de inmediato. Estaba a favor del viento y en la sombra de los árboles. El oso no era probable que lo viera u oliera, y que, sin duda, la madera en su camino lo ocultaría después de un momento o dos. Sólo tenía que esperar a la bestia. . . y tal vez rezar para que el animal solo viera madera en dirección a él, pensó con gravedad, y luego miró bruscamente a la casa de campo cuando la puerta se abrió de repente. -¿Teddy?- llamó Katricia, saliendo a la cubierta con el abrigo y las botas y mirando hacia el cobertizo-. ¿Necesitas ayuda? El pánico se apoderó entonces de Teddy. Ni siquiera pudo pensar, al ver al oso como se parada y se giraba lentamente en la dirección de Katricia, dejó caer todos, menos uno, de los troncos que llevaba y empezó a avanzar, rugiendo: “¡Vuelve dentro!", Katricia puso cara de sorpresa, pero la atención de Teddy estaba en el oso, que había dado media vuelta y se enfrentaba ahora a los dos. La bestia dudó, y por un momento, Teddy tenía la esperanza de que el oso se asustara por la repentina actividad y el ruido. Pero era a mediados del invierno y el animal tenía suficiente hambre como para que el ruido y el movimiento, no lo ahuyentaría, cuando había una comida cerca. El oso cargo. -¡Entra!- repitió Teddy, levantando su voz, mientras corría. Él seguía gritando mientras corría hacia delante, iniciando una sesión en alto, haciendo mucho ruido y tratando de hacerse tan grande y amenazando como pudo. El oso ni siquiera se frenó. Era como el juego de la gallina, pero en el último momento, Teddy se acercó a la derecha hacia la casa y se volvió para el lado de la cabeza del oso con todas sus fuerzas. Conectó el madero, que agarraba en sus manos, con un impacto, que vibró hasta sus brazos, pero él no había entrado lo suficiente o lo suficientemente rápido y sintió las garras de una pata arrancar en el pecho y el estómago. Jadeando de dolor, volvió de nuevo contra él, tropezó y su espalda cayó contra la pared de la cabaña, logrando golpear a la bestia en el hocico cuando el oso se volvió hacia él. El oso rugió de dolor y de furia y se levantó sobre sus patas traseras.


Teddy estaba bastante seguro de que todo estaba acabado, cuando la explosión repentina de un arma de fuego estalló a su lado. Sobresaltado, Teddy se volvió y encontró a Katricia corriendo por las escaleras, con el arma en la mano, y apuntando al aire, mientras ella disparaba otra bala. Él la miró fijamente, preguntándose cómo había conseguido entrar en el interior, coger su arma y volver tan rápido, pero luego recordó que los inmortales tenían una velocidad increíble. Se volvió para mirar de nuevo hacia el oso, aliviado de ver la parte de atrás de la gran bestia desaparecer entre los árboles. Al parecer, la combinación de su madero y el arma fue suficiente para que él decidiera desistir de la comida. -¿Estás bien?- preguntó Katricia, delante de él, la luz de la luna iluminaba lo suficiente para revelar la preocupación en su rostro-. Huelo a sangre ¿Te alcanzó? Teddy apretó el madero en sus manos, apretando los dientes mientras él se dio cuenta del ardor en el pecho, pero se limitó a mover la cabeza. -No te preocupes, estoy bien- mintió y se volvió moviéndose lentamente hacia los troncos que habían caído. -¡Teddy…!- Katricia le abrió el abrigo y dijo a continuación-. Déjame ver. -Estoy bien- gruñó él, moviendo su pie-. Tenemos que conseguir la madera y entrar, en caso de que cambie de idea y vuelva. Tú podrás verlo, entonces. Katricia dudó, pero luego se apresuró pasando por las escaleras y al final de la cubierta de forma rápida recogió los troncos que había abandonado para ir tras el oso. Teddy se sintió aliviado de no tener que hacerlo por sí mismo. Ahora que el pánico había terminado, la adrenalina comenzaba a filtrarse fuera de él y estaba empezando a sentirse débil y temblorosa. Dejándola a ella, se detuvo en las escaleras y presiona el madero que llevaba en el pecho para liberar su otra mano, para sostenerse en el riel. Empezó a subir los cuatro pasos cortos, frunciendo el ceño ante la cantidad de esfuerzo que tomó. En el último paso, que era como escalar el


Monte Everest, se balanceaba, su posición en el carril era lo único que lo mantenía erguido. “¿Teddy?”, pero la preocupación en la voz de Katricia, le obligó a enderezarse y obligarse a subir los dos escalones de la puerta de la cabaña. Se las arregló para abrirla y escalonar en su interior. Incluso se llegó a la puerta interior de la casa, pero luego de repente perdió las fuerzas en las rodillas y cayó contra el marco de la puerta, los brazos abrazando, ahora, el madero contra su pecho, instintivamente lo presionaba firmemente contra el principio de irradiar dolor allí. -¡Teddy! Oyó el estrépito de la madera contra el suelo del vestíbulo, detrás de él y luego a Katricia que le sujetaba por las axilas. El madero se deslizó del agarre de su mano y cayó al suelo, mientras ella lo levantó sobre sus pies por detrás y lo empujó fuera de la puerta, al interior. La maldita mujer estaba prácticamente llevándolo como a un niño que pesara poco, pensó con disgusto mientras lo trasladaba a la cocina y lo puso en una silla. Estas mujeres inmortales podrían ser, realmente duro en el ego de un hombre. -¡Déjame ver! - Ella se movió en frente de él y trató de separar los brazos lejos de su pecho, pero él simplemente se dio la vuelta en el asiento con molestia. -¡Obtén la madera y cierra la puerta primero! ¡Estás dejando que todo el calor se escape! - murmuró Teddy. Maldiciendo, Katricia se apresuró a hacer lo que le decía. En el momento en que ella lo hizo, él se hundió de nuevo en la silla y dejó caer sus brazos lejos para que pudiera mirarlo. La única luz en la habitación era el fuego de la chimenea. Los dos troncos que había puesto antes de salir a la calle ardían alegremente, pero en realidad no arrojaba mucha luz sobre la situación hasta aquí, por la distancia. Aún así, él podía ver lo suficiente para saber que tenia una lesión grave. Él podía ver que la herida era larga, rasgando a través de su pesado abrigo de invierno, en el lado derecho de la parte superior del pecho, desgarrado en diagonal, hasta la cadera izquierda. Las garras del animal habían triturado a través de la tela, el aislamiento e incluso el cierre de la cremallera. . . y sin duda, su piel


también. Podía ver el brillo de la sangre en la penumbra y ahora era consciente de la humedad bajando por su estómago y las piernas. Sus pantalones estaban mojados con su propia sangre y el líquido le corría por sus piernas. Cristo, estaba sangrando mucho, pensó con preocupación. Y ahora estaba empezando a dolerle como el infierno. -Déjame ver.- Katricia estaba allí otra vez, junto a la silla para mirarlo, y esta vez Teddy no trató de detenerla. Su reacción cuando vio por primera la herida era un poco alarmante. Inmortales, ellos tenían mejor visión de noche que los mortales, y no tenía duda de que ella podía ver en esta luz tan fácilmente como si fuera de día. La consternación y el horror en su rostro, mientras se inclinaba para mirar su pecho y su estómago no eran alentadoras, y entonces de repente toda la actividad y las maldiciones de ella, rápidamente se dispuso a quitarle el abrigo. ¿Por qué diablos lo hiciste? Ese murmullo frustrado captó su atención, mientras Katricia terminó con su chaqueta y empezó con su suéter, simplemente arrancando el material destrozado a los lados. Abriendo los ojos, no se habían dado cuenta que había cerrado, Teddy frunció el ceño en la parte superior de la cabeza y le preguntó con confusión, ¿Qué? -Atacar al maldito oso,- le espetó ella, ahora rasgando la parte superior de su pijama e franela rallado, para abrirlo también. -Yo estaba tratando de ahorrar,- murmuró él, tragando cuando vió su piel que estaba rasgada, igual que su ropa. Parecía muy profunda. Como cuatro gubias ejecutando diagonalmente desde el pecho hasta la cadera unos surcos largos en su cuerpo. -Soy inmortal. Tú deberías habérmelo dejado manejar,- espetó Katricia, de repente, enderezándose para ir a la pileta. -Está bien. La próxima vez que aparezca un oso alrededor y salgas bramando como una hembra alce llamando su atención, voy a dejar que la maldita cosa te coma,- gruñó Teddy con irritación; mientras, regresó con un paño de cocina. Cuando ella empezó a limpiar su pecho, hizo una mueca por el dolor y luego limpio el suelo: “¿Estás segura de que quieres


hacer eso? Estás perdiendo mucha sangre de buena calidad. Tal vez sólo deberías lamen mientras está de oferta.” Cuando Katricia levantó la cabeza y lo miró, Teddy hizo una mueca y luego hizo un leve encogimiento de hombros, que le provoco una mueca de dolor otra vez, cuando dijo: “La sangre esta en perfecto estado y tú entrega no ha llegado todavía. Además, esta fluyendo por todo el cuerpo hasta mis piernas. Podría ser divertido tenerte lamiéndola. Sin duda me distraería del dolor.” Cuando sus ojos se abrieron con incredulidad, cerró los ojos y apoyó la cabeza en el respaldo, murmurando: “No me hagas caso. Creo que estoy delirando. Debe ser los efectos secundarios del maldito sueño que tuve.” -Hemos tenido,- Katricia le corrigió solemnemente y siguió limpiando su pecho. Teddy luchaba con los ojos abiertos y se obligó a levantar su cabeza hacia atrás para mirar a lo alto de su cabeza de nuevo. -¿Nosotros? -Fue un sueño compartido,- dijo ella sin levantar la vista, su concentración en tratar de limpiar la sangre lo suficiente como para contener la hemorragia y mejorar el aspecto de la herida, pero la sangre seguía rezumando. “¿Un sueño compartido?” Se hizo eco, una sonrisa lenta sustituyó el dolor en su expresión. -¿Así que somos compañeros de vida? Katricia simplemente asintió con la cabeza, concentrada en la herida, y Teddy sonrió como un idiota por un momento, pero luego frunció el ceño y suspiró. -Bueno, ¿eso no sólo figura? Llegar a ser un compañero de vida y morir antes de llegar a disfrutar de ello,- murmuró con disgusto y entonces respiró con un silbido cuando ella dejó de intentar parar de limpiar la sangre y apretó el paño firmemente contra su pecho y el estómago para tratar de detener la hemorragia.


-No vas a morir,- dijo con gravedad, presionando cada vez más en la herida-. Voy a convertirte. Va a estar bien. -Se necesita sangre para una conversión y no hay ninguno aquí. Tú no me puedes ayudar,- dijo Teddy suavemente, y luego de levantar su cabeza en alto y abrir los ojos de nuevo, con temor en su cara, forzó una sonrisa-. No te preocupes, soy demasiado terco y obstinado para morir. Katricia no parecía muy tranquila. Teddy supuso que era porque su voz parecía ser más débil con cada palabra y ambos sabían que estaban vacías de todos modos. Estaba seguro de que iba a morir. De hecho, él se estaba enfriando, y que podría ser por el shock, pero sospechaba que era por la pérdida de sangre. Estaba sangrando, pensó Teddy, dejando vagar su mente, y volvió a cerrar los ojos. -Tal vez deberías poner otro leño al fuego. Está haciendo frío aquí dentro,murmuró con cansancio, justo antes de que la oscuridad lo reclamado.


Seis Teddy despertó en una cama caliente con sólo una sábana que lo cubría hasta la cintura y un lío de mantas amontonadas debajo de sus pies, donde las había pateado fuera. Esa fue la forma en que despertó. Sin embargo, no reconoció la habitación donde estaba. Una lámpara estaba encendida, revelando suaves paredes de color azul pálido similares a su habitación de su casa, pero los muebles todos eran diferentes. Los dos armarios y mesitas de noche eran todos de una madera clara, las ventanas, con las persianas cubiertas de hielo, estaban con oscuras cortinas azules en lugar de las suyas, y la cama en la que estaba, era doble grande y cómoda, condenados. Asimismo, no estaba solo en la cama, tomó nota Teddy, mirando a la mujer que yacía a su lado en la cama. Katricia con una camiseta más grande de la que había estado usando en su sueño compartido. Incluso cuando él la miró, ella murmuró soñolienta y rodó hacia él, lanzando su brazo sobre el pecho, un pecho que no tenía el pelo gris brotando de él, se dio cuenta y levantó la cabeza para mirar por encima. Su pecho era ancho, sus pectorales definidos, su estómago plano y había perdido el poco de barriga que había ganado en el último par de años sigilosamente con la edad, en él. Ahora su piel estirada sobre el músculo y el hueso, y una alfombra de lustroso pelo oscuro había reemplazado el pelo gris en el pecho, así como en los brazos. . . y sus piernas, vió, sacando una de debajo de la sábana. Sus brazos y piernas estaban también tensos y esculpidos, tal como había estado cuando era más joven. Y él no sentía un dolor único o su cuerpo dolorido. Normalmente, se despertaba rígido y entumecido, mientras dormía, y se tomaba un poco de tiempo y un poco de movimiento para desentumecer el cuerpo. Él no estaba sufriendo nada ahora. De hecho, se sentía condenadamente bien. Lleno de energía y... infierno, tenía una erección mañanera, también. Si no hubiera tenido uno de esos, en un tiempo, pensó con una sonrisa. Fue entonces cuando Teddy se dio cuenta de que estaba soñando otra vez. Debía de haber pasado, pensaba él. Probablemente estaba todavía encorvado en la silla de la cocina con Katricia trabajando sobre él,


tratando de salvar su vida. No podía ser un sueño compartido, porque si bien era Katricia usando la misma camiseta, pero uno mismo tenia sesenta y cuatro años de edad, no era el espécimen sano y fuerte que había sido cuando era un soldado. Así que había ahora tenido su propio sueño. O eso, o que estaba muerto y este era el cielo, supuso Teddy. No tendría, pensó, que poder tener a Katricia con él en el cielo, ya que era probable que todavía estuviera vivo, pero supuso que tal vez tengo lo que quería, en el cielo, y si es así, esta sería la misma. Katricia y una cama. Teddy estaba bastante seguro de que era sin duda el cielo para él. La idea le hizo sonreír débilmente. Apenas un día antes, habría dicho que el cielo para él habría sido un agradable paseo por el bosque con Elvi, como solían hacer cuando eran adolescentes. Que diferencia, podría haber en un día, pensó con ironía y luego miró hacia Katricia, como ella murmuraba soñolienta y se movía a lo largo de su pierna bajo la sabana. Su pierna desnuda contra su pierna desnuda, observó con interés. Él no era el único interesado en este hecho. Teddy mostró su fascinación animándose como si tratara de mirar alrededor y debajo de la sabana. Teddy bajó la mano que había estado descansando en la cabeza y la descendió ligeramente sobre la espalda de Katricia por la parte superior de la camiseta. El toque de calor de su mano la hizo suspirar y empezar a rodar sobre ella, y rápidamente levantó su brazo para que no se quedase atrapado contra la cama mientras ella rodó sobre su espalda. Cuando luego se quedó inmóvil, aflojó sobre su costado y la miró. La miró dulce e inocentemente mientras dormía, sin que ninguno de los pensamientos perversos que a menudo se asomaban en su expresión cuando le estaba tomando el pelo. Él en realidad estaba un poco perdido. A Teddy le gustaba esa racha de malicia en ella, la sonrisa sexy, el brillo burlón en los ojos, mientras su mirada rastrillaba su cuerpo, la alegría sin complejos en su expresión mientras ella lo golpeó con una bola de nieve o lo derrotó a las cartas. El placer desinhibido, que él había expresado, por su preocupación por la comida sencilla que habían tenido que comer, y el breve placer que habían experimentado en su sueño compartido.


Katricia extrajo al joven Teddy, de él, el hombre que disfrutaba de la vida y no estaba tan cargado de responsabilidades. Había crecido cínico después de años de ser policía, pero ella le hizo sentir como si el mundo podría ser un buen lugar. Le hacía sentirse vivo otra vez... que era bastante irónico, ya que él estaba probablemente muerto, supuso. Pero era difícil que se preocupara mucho de eso, ahora, cuando él estaba aquí con ella. Si se trataba de un sueño o el cielo, no le importaba. Estaba listo para disfrutarlo. Sonriendo, Teddy levantó la sábana que cubría a ambos de cintura para abajo y la sacó lentamente hasta revelar sus piernas desnudas. A continuación, mientras la miraba a ella se sintió incontrolable. Teddy había señalado antes que no tenía el cuerpo de un atleta, y ahora se vio incapaz de resistirse deslizando su mano sobre la parte superior de su pierna, justo encima de la rodilla y deslizarla hasta el dobladillo de la camiseta, que terminaba en la parte superior de los muslos muy cerca de la cadera. Katricia exhaló un suspiro y se movió a su lado de nuevo, frente a él, cuando sus dedos flotaban sobre la tensa y musculosa pierna. Podría haber sido un corredor, pensó, moviendo su mano de la pierna que estaba ahora más cerca de la cama y la cambio para que se apoyase en la pierna superior. Él se deslizó hacia arriba por su cadera, levantando la camiseta delante de él, y su mirada patinó sobre cada centímetro de piel revelada, cuando él continuó subiendo la tela ligeramente alzada. Era grande y suelta, y había subido la tela hasta la parte inferior de su pecho antes de que ella gimiera y rodó sobre su espalda. Teddy seguía inclinado sobre ella, empujó los dedos hasta el algodón para reclamar el pezón sobre el montículo. Él lo atrajo, entre sus labios y lo succionó, ensanchando sus ojos con incredulidad cuando la acción envió un hormigueo de placer a través de su propio cuerpo. Se lo hizo succionar más duro, y luego morder con sus dientes, que sólo intensificaban las sensaciones, corriendo a través de él, y él gimió, vagamente consciente de Katricia, como liberaba un gemir por su cuenta, en sueños. Le soltó el pezón, levantó la cabeza para mirarla, pero ella seguía durmiendo. Ella abrió la boca ahora, y sin embargo, su respiración era superficial. Mirando su rostro, deslizó su mano contra su pecho, lo había


cubierto, y lo apretó suavemente, luego apretó de nuevo antes de coger el pezón entre el pulgar y el índice y frotarlo ligeramente. Katricia gimió de nuevo, con la cabeza vuelta sobre la almohada, con un hormigueo de placer, Teddy tuvo que morderse el labio para no gemir con ella. Maldita sea, se dio cuenta que estaba experimentando su placer. Como un compañero de vida se supone que es capaz de hacer. Esto tenía que ser el cielo, decidido y bajó la mano al otro pecho y empezó a masajearlo con su mano, mientras su boca se lanzó desde su primer pecho y se deslizó hacia abajo sobre su estómago para mojarlo con la lengua entre sus piernas. Estaba cálido y húmedo ya. No se sorprendió, Teddy estaba emocionado sin duda por las sensaciones que cursaban a través de ellos. El soldado estaba ya en posición de firmes, pero se enderezó aún más cuando Teddy deslizó sus dedos sobre la piel húmeda de Katricia, enviando ejes de placer a través de ellos, a la vez, aún más apasionante. Teddy había estado con muchas mujeres en su día y siempre se había considerado a sí mismo un amante generoso, pero maldita sea, no se había dado cuenta de lo bueno que era. No era un maldito extraña que nunca hubiera querido la compañía femenina. El pensamiento arrogante recorrió su cabeza mientras dejaba su boca explorar su cuerpo, lamiendo y mordisqueando sus formas, de un pecho al otro, pero dejó de pensar por completo y simplemente se dejó sentir y experimentar mientras su boca seguía el camino que su mano había tomado y comenzó a lamer el fondo de su estómago. Katricia despertó jadeando en busca de aire y haciendo pequeños chillidos y sonoros jadeos. Su cuerpo estaba ardiendo, del fuego centrado entre sus piernas. Por un momento, ella simplemente se quedó allí, mirando el techo de la habitación, en la casa de su primo, como ola tras ola de pasión vertía sobre ella, pero entonces recordó cómo había llegado allí y por qué, y con preocupación empujó lo suficiente la pasión a un lado para permitirle buscar a Teddy. Supuso que no debería haberse sorprendido de encontrar la cabeza hundida entre sus piernas, haciendo que el fuego la consumiera viva, y nada y nadie más la había hecho quemar cuando lo hizo. Pero Katricia se


sorprendió. Ella se había sentado junto a él durante más de veinticuatro horas cuando había pasado por la transformación, dándole de comer a través de ella, bolsa tras bolsa de sangre para salvarlo, aterrorizada la mayor parte de la misma, por que entre la edad, la lesión que había sufrido, y la cantidad de sangre que había perdido, no iba a sobrevivir. Cuando lo peor de todo había terminado y él todavía vivía, Katricia se había permitido finalmente descansar hasta quedarse dormida, pero ella se metió en la cama junto a él para asegurarse de que no se despertara solo y confundido. Lo último que ella había esperaba era encontrarlo… ¡Oh Dios!, jadeó ella, sus pensamientos se dispersaron cuando Teddy empujó un dedo dentro de ella, incluso mientras continuaba con lo que estaba haciendo. El placer que rodó a través de ella, era tan abrumador que era casi aterrador. Era demasiado. Ella podía… -¡Teddy!- exclamó Katricia, agarrando su pelo y tirando violentamente casi con desesperación para detenerlo. Ella no podía respirar y sentía como si estuviera ahogándose en el placer que le estaba causando. Estaba golpeando a través de su cuerpo y estrellándose en su cerebro en oleadas repetidas, despiadadas, y luego respondió a sus tirones, dejó lo que estaba haciendo, y se levantó, moviéndose por su cuerpo. Pero su relevo duró poco, porque entonces él se deslizaba hacia ella, incluso cuando ella afirmó sus labios. Katricia gimió, gimió en su boca. Había pasado mucho tiempo desde que alguien había estado dentro de su cuerpo y se sentía tan condenadamente bien. Sus brazos y piernas envuelto alrededor de los hombros y las caderas, y ella se aferró a él para salvarse la vida mientras empujaba a través de ella. Si se iba a ahogar, al menos ella no se iría sola, pensó Katricia, aferrándose a él con todo lo que tenía, incluso con los labios. Su boca fue succionada por él hasta que se rompió el beso y movió los labios a su oído, murmurando, “Hueles tan malditamente bien”. Katricia simplemente gruñó y le acarició la oreja hacia atrás, mordisqueando ella mientras su cuerpo golpeaba en el de ella. Cuando ella sintió que sus dientes se hundían en su cuello, sus ojos parpadearon abiertos con la sorpresa, y entonces ella gritó como un último saludo,


redobló el placer y se estrelló a través de ella, un tsunami que rodó por su mente, arrastrándola bajo las turbias profundidades. Katricia despertó algún tiempo después y abrió los ojos para encontrarse a sí misma mirando por encima de una de bolsas de sangre en la cara sonriente de Justin Bricker. Con el ceño fruncido, alrededor de la bolsa en la boca, medio se sentó, y luego hizo una pausa para coger la sabana y empezó a salir de ella, con el cuerpo desnudo. Mirando a su alrededor, vio a Teddy tendido de espaldas junto a ella, con Anders y una bolsa de sangre en la boca, también. Todavía estaba inconsciente. -Deja que él te muerda. Katricia se volvió para mirar a Bricker por ese comentario. En realidad chasqueó la lengua mientras lo decía, y ella frunció el ceño alrededor de la bolsa. Ella no había dejado a Teddy morderla, la había cogido por sorpresa. No es que me importara. Habían pasado... también... -Bueno, en realidad…- dijo secamente Bricker, obviamente leyendo su mente -. Pero él es nuevo en esto y no sabe cuándo debe dejar de morder. Vas a tener que explicarle que no es bueno morder hasta que a su vez se hace. Y luego, cuando muerde, que debería ser, más una mordedura de amor que un bocado o una chupada real. Caramba, debe de haber tomado casi un litro de ti antes de que perdiera el conciencia. Tú habrías muerto para el mundo cuando leímos vuestras mentes y esta es la tercera bolsa de sangre que te he dado. Katricia frunció el ceño ante esta noticia, y luego, dándose cuenta de que la bolsa estaba vacía, la arrancó de su boca y miró a Teddy otra vez, preguntando: -¿Está bien? -Él va a estar bien. Sólo necesita un par de bolsas más y él se pondrá bien dijo Bricker con dulzura, dándole otra bolsa -. Él todavía está cambiando, y sus nanos transformándolo, cuando te mordió... Bueno, ya sabes que no es bueno.


Katricia asintió con la cabeza y golpeó la bolsa de sangre en sus colmillos. Cada inmortal tenía un cierto número de nanos en su cuerpo, la cantidad perfecta para mantenerlos en su mejor forma y condición. Fueron las primeras cosas que hicieron los nanos al entrar en un nuevo huésped: se evaluó la situación y comenzó la reproducir de nanos, utilizando la sangre, mientras que al mismo tiempo se reproducían, empezaba la reparación de cualquier lesión que pudiera amenazar la vida del huésped, y luego siguieron derechos hacia los grandes cambios. Fue un proceso doloroso, y que había tenido que ver retorcerse a Teddy y gritar durante casi toda la noche y el día al pasar por el peor de los procesos. Pero Teddy no estaba plenamente consciente todavía. Todavía quedaban los cambios que se harían en su cuerpo y que continuaría durante varios días o incluso semanas. Durante ese tiempo, necesitaría más sangre para sostener los cambios... y añadirlos a dicha carga no era bueno. Eso era lo que había hecho Teddy al morderla. Se había llevado sus nanos a su propio cuerpo. De repente, infundiéndose así mismo, con más de ellos había obligado a sus propios nanos a trabajar más duro para procesarlos, utilizando más sangre extra. Mientras tanto, hasta erradicarlo, los nanos extras habían estado utilizando la también sangre. Esto no era una buena idea para cualquier inmortal, realmente, pero era muy malo para un transformado nuevo, en el proceso de cambio. En cuanto a ella, si se había necesitó tres bolsas de sangre para recuperarse de la inconciencia, definitivamente había tomado una cantidad excesiva de sangre de ella. Tendría que explicarle estas cosas a él para que no lo volviera a hacer mientras estaban solos. No los habría matado a ellos, pero los habría dejado incapacitados hasta que alguien llegara y los encontrara a ellos. Afortunadamente, Bricker y Anders todavía estaban aquí para ayudar en este momento, pero… -Él esta recuperando la conciencia. Katricia miró a Anders, cuando anuncio la recuperación, tras verlo eliminar la última bolsa de la boca de Teddy. Su mirada se deslizó sobre la cara de


Teddy, y señaló que sus párpados tenían espasmos, como si sus ojos se movieran debajo de ellos. -Ya es tarde. Cerca del amanecer. ¿Hay algo que quieras antes de retirarme?-, le preguntó Bricker, tomando su bolsa vacía cuando ella la sacó de sus dientes. Katricia negó con la cabeza y se obligó a apartar los ojos de Teddy para ofrecerle, a los dos hombres, una sonreír, mientras se movían hacia los pies de la cama. “No. Gracias”. Bricker asintió con la cabeza y se volvió, de camino a la puerta, diciendo: "Vamos a salir fuera, estaremos al fresco, en caso de que nos necesites de nuevo. Vamos a consultarte de nuevo antes de salir a la puesta del sol”. Katricia asintió con la cabeza, pero sus ojos se habían vuelto ya a Teddy y oyó a los dos hombres salir de la habitación. El sonido de la puerta al cerrarse fue lo que atrajo la atención de Teddy y abrió los ojos. Él la miró fijamente durante un momento, y luego miró a su alrededor la habitación con un momento de confusión, antes de relajarse. -Por un momento me olvidé,- admitió con ironía, sentado a su lado. -¿As olvidado qué?- preguntó Katricia con incertidumbre, mientras se inclinaba para darle un beso a su hombro. -Que yo estaba muerto,- murmuró, después de su beso con un trago antes de seguir sus labios a su oreja. -¿Muerto? - preguntó ella, tirando hacia atrás con sorpresa. -Mmm – murmuró, simplemente para continuar. -Pero Teddy, no estás muerto,- dijo Katricia en una media sonrisa, sin aliento. -Sí, lo estoy. Y esto es el cielo,- le aseguró, volviendo la cabeza para reclamar sus labios ahora. Por un minuto, Katricia simplemente no pudo hablar. Era difícil hablar con dos lenguas en la boca, pero cuando sus manos comenzaron a vagar por


su cuerpo, ella se vio obligada a romper el beso y tirar de ella. Con voz firme, dijo: -Teddy, no estás muerto. Esta no es el cielo… ¿Por qué crees que esto era el paraíso? - Se interrumpió para preguntar de repente. -¿Tú, yo, y una cama? Es el cielo,- argumentó, mordisqueando su oreja. -Tú, yo, y una cama, y no ¿tú y Elvi?- preguntó ella con sorpresa. Teddy se apartó para mirarla con expresión divertida. -¿Ves a Elvi aquí? Nosotros no tuvimos ese tipo de relación. Ella era...Hizo una pausa por un momento, como si buscara las palabras adecuadas, y luego frunció el ceño, su mirada deslizándose por ella, cuando él dijo ¡Hey, este es mi versión de los cielos! ¿Cómo es que lo estas arruinando con tanto hablar? -Debido a que no es el cielo,- dijo Katricia con firmeza-. Ahora termina lo que estabas diciendo. ¿Qué era Elvi para ti? Frunció el ceño ante la pregunta, sus ojos de color gris plata destellando con irritación, y luego suspiró y se dejó caer en la cama. -Está bien. Elvi era... era un poco el ideal de mujer. La chica buena, la buena esposa, una buena madre. Ella era... bueno,- Teddy terminó sin poder decir nada, y luego hizo una mueca y añadió secamente-. Probablemente aún está supongo. Soy yo el que está muerto. -No estamos muertos… - repitió Katricia, pero sus palabras la distrajo, de sus pensamientos sobre lo que acababa de decir-. Entonces, ella era buena. ¿Algo así como una figura de Madonna para ti? No… -No es una mujer de verdad como tú,- la interrumpió él, sentándose con impaciencia-. ¿Ahora podemos volver a mi cielo? -No, espera,- dijo ella, tirando hacia atrás cuando se acercó a ella de nuevo-. ¿Que es una verdadera mujer para ti? Teddy suspiró con resignación.


- Alguien que te enciende la sangre, comprende los desafíos de la mente, te mantiene en los dedos de los pies, y la tienes a tu lado, espalda con espalda. Un compañero en todo el sentido de la palabra. -¿Y crees que yo soy eso?, ¿Si? - Preguntó Katricia con sorpresa. -Sé que lo eres,- dijo simplemente y cuando ella se limitó a mirarlo, él negó con la cabeza y dijo- ¿Quién espanto al oso cuando yo estaba luchando contra él? - ¡Yo!, dijo con el ceño fruncido. - Otra mujer habría corrido dentro y habría mirado por la ventana mientras yo me encargaba del asunto. Pero no le dabas la espalda al asunto y as utilizado tú cerebro para hacerlo -Teddy señaló con un movimiento de cabeza, y luego preguntó- ¿Quién me arrojo a la cabeza una bola de nieve, y luego me golpeó con un paño de cocina y me salpicó con agua mientras lavábamos los platos y básicamente tuvo todas las oportunidades, para tenerme a mí de una manera lúdica? - ¡Ah! - murmuró Katricia, mordiéndose el labio con aire de culpabilidad. - Tú me mantienes en mis dedos de los pies - dijo Teddy con una sonrisa, por su incomodidad -. Tú tienes una mente aguda y rápida con respuestas ingeniosas. No sé cuántas veces hoy as ganado en los debates por no hablar de los juegos de cartas. - Y el fuego de tú sangre…- susurró. Él asintió con la cabeza solemnemente. -Sí, señora, seguro que lo haces. Teddy ha estado haciendo calistenia durante todo el día, desde que te conocí y no ha estado tan activo en un muy largo tiempo. Y ahora, ¿podemos parar toda esta sensiblería de palabrerías y darme el entrenamiento que estoy pidiéndote? -¿Pidiendo…?- se preguntó con diversión Katricia, con la voz ronca. -Sí, la mendicidad, y si no te importa que te lo diga, yo no creo que tenga que mendigar en el cielo.


-Teddy - dijo con exasperación, juntando su rostro con ambas manos-. Tú no estas muerto. Te convertí. Él la miró fijamente durante un momento, con expresión en blanco, en su rostro, y tras parpadear, preguntó: "¿Me convertiste?" Ella asintió con la cabeza en tono de disculpa y salió corriendo, "Sé que debería habértelo preguntado primero, pero te estabas muriendo. No podía dejar que eso sucediera. Fue tu única protesta cuando te traje hasta aquí… Habías perdido mucha sangre, por lo que te convertí". Sus cejas se levantaron y entonces él sacó su cara de entre sus manos y miró alrededor. - Pero esta habitación. No es… - Este es el dormitorio principal de la casa de Decker. La puerta de la cabaña junto a la tuya - añadió con una explicación-. Es mi primo, Decker. Bricker y Anders me ayudaron a traerte aquí después de la conversión. -Bricker y Anders… - se preguntó Teddy con el ceño fruncido-. Sé quien es Anders. Él es un matón. Pero, ¿quién es Bricker? -Bricker es un matón, también - explicó y añadió-. Cuando te desmayaste llame a la tía Marguerite. Yo estaba en pánico. Te estabas muriendo y necesitaba que llegara la sangre, pero la sangre no había llegado todavía. Afortunadamente, el mensajero llegó, en una moto de nieve, con la sangre, el gas y la comida, mientras yo estaba hablando con ella. Te dio la vuelta y él me ayudó a atarte con correas a la mesa de la cocina para evitar que te lastimase a ti mismo y luego se quedó para ayudar a velar por ti hasta que Bricker y Anders llegaron. Lucian les envió. Margarita lo llamó tan pronto como colgué, y se las arregló para que pudieran traer más sangre, los hombres para limpiar los árboles del camino y una maquina quitanieves para despejar el camino, para que los hombres pudieran trabajar en las líneas de energía. -La energía se restableció…- dijo Teddy ante la realidad, levantando la mirada hacia la luz encima de la cabeza. Katricia asintió.


-Fue en el peor momento de su turno, cuando habían terminado. En ambos casas de campo. -Entonces, ¿por qué me trajiste? -Se preguntó con el ceño fruncido. -Debido a que esta tiene el generador de gas y ahora tenemos gas. Si otra tormenta golpeó esta noche. Y si se va la luz otra vez, todavía estaremos bien aquí. -Inteligente - murmuró, sonriendo. Katricia le devolvió la sonrisa. -Me lo imaginaba. Teddy se estiró para acariciarle la mejilla, pero se detuvo cuando se vio a su lado. Él, la soltó y le dio la vuelta a su cara y la inspecciono. "No hay arrugas, ni bolsas debajo de los ojos". -Tú estás en tu punto más alto- dijo Katricia suavemente-. Tu cuerpo es el de uno de veinticinco años. Él asintió con aire ausente, su mirada cayendo en el pecho y las piernas, y luego echó un vistazo alrededor de la sala hasta que su mirada se posó en el espejo del tocador. Miró su reflejo en silencio y se volvió para mirarla, también, al verlos a ellos dos reflejados, uno al lado del lado en la cama, una mujer rubia de aspecto juvenil y un macho igualmente de aspecto joven de pelo oscuro. Ella se sobresaltó, cuando de pronto él se lanzó de la cama y caminó hacia el espejo de enfrente, luego se inclinó para mirarse más de cerca la cara. Katricia vaciló, luego lo siguió, se levanto de la cama para caminar detrás de él. -Cristo, no he visto a este tipo que me miraba, desde el espejo, en décadas - murmuró Teddy, corriendo la mano por la barba oscura de las mejillas y apoyándose un poco más cerca para examinarse los ojos-. Mis ojos son de plata.


-Ellos eran grises antes del cambio, ahora son de color gris plateado,murmuró Katricia, deslizando sus brazos alrededor de su cintura desde atrás cuando él desde detrás se enderezó. - El pelo de mi cabeza, esta más completo, también,- murmuró Teddy, que cubría con sus manos las suyas, entonces separándola de él de un tirón, la volteó a su alrededor enfrentándola a él. Ella pensó que tiraba de ella hacia sus brazos, pero él la volvió para que su espalda quedara detrás de él, y luego deslizó sus propios brazos alrededor de su cintura para mantenerla en su lugar delante de él, para que pudieran observar sus reflejos. Ella estaba mirándolo a la cara, pero podía ver sus ojos moviéndose hacia abajo en el espejo de viajar por el reflejo de su cuerpo. -Me gusta tu cuerpo - dijo de pronto. Katricia realmente se sintió ruborizarse, lo vió también y le pareció bastante sorprendente. Ahora también se creyó mucho más allá del rubor. Ella también había pensado que no tenía ninguna parte del cuerpo cuestionable, pero de repente exclamó: “Mis pechos son pequeños”. Sus manos dejaron la cintura y viajaron hacia arriba y cerró sus manos en sus pequeños globos y gruñó, -Son perfectos. Katricia se arqueo ligeramente con su tacto, su cuerpo molido la caderas contra la dureza creciente presionando contra su trasero mientras apretaba sus pechos y los amasaba, luego se concentró en los pezones, pasando los dedos sobre las puntas endurecidas, antes de la capturarlos y apretarlos suavemente. -Me encanta los sonidos que haces - murmuró Teddy, bajando la cabeza para besar su cuello. Katricia parpadeó con los ojos abiertos ya que no se había dado cuenta que los había cerrado y se quedó sin aliento, ¿Qué sonidos? En respuesta, Teddy dejó caer una mano fuera de su seno para deslizarla por entre sus piernas y Katricia jadeó, gimió y se apretó con más fuerza contra él cuando comenzó a acariciarla allí.


-Los sonidos,- susurró él, lamiendo su cuello. Al sentir sus colmillos y raspar su piel, ella gimió, “No muerdas”. -Hmm…- se preguntó, deslizando un dedo dentro de ella. -No muerdas,- jadeó Katricia, cubriendo su mano con la de ella-. Es… eso es malo para ti. Te explicaré por qué, más tarde. -No muerdas,- coincidió Teddy, y de repente sacó su mano de entre sus piernas para recogerla y llevarla a la cama. La dejó en la cama, pero inmediatamente las deslizó hacia abajo. En su lugar, él cogió un pie y lo levantó para darle un beso en su empeine. Entonces lo mordisqueó, mientras la otra mano se deslizaba hacia arriba por la pantorrilla para descansar su espalda en la otra rodilla. “También me gustan tus piernas. Son fuertes y bien Torneadas”. -¡Oh!- dijo Katricia sin aliento cuando sus labios siguieron por el camino que su mano había deslizado hacia arriba por el lado de la pantorrilla. Ella se quedó sin aliento y se retorció un poco cuando luego bajó la cabeza para lamerle la parte posterior de la rodilla. -¿Te gusta esto? - gruñó Teddy y lamió el pliegue de nuevo, haciéndola retorcerse un poco más. Sonriendo, lentamente dejó su pierna, sólo para levantar el otro-. Este negocio del placer compartido es la bomba, iba a decir, como los niños de vuelta a casa. Katricia soltó una risa sin aliento, pero se mordió el labio mientras lamía detrás de la rodilla, así, enviando un nuevo aleteo de placer a través de ella. -¿Qué más te gusta?- Le preguntó, arqueando una ceja en cuestión y dejando que el dedos de una mano patinara a lo largo de su muslo. -Ven aquí y te lo diré,- le susurró, levantando las manos. Teddy dudó, pero luego dejó la pierna abajo y se metió en la cama, arrastrándose entre sus piernas. Redujo la velocidad cuando su cara empató con el vértice de sus muslos, pero ella atrapó sus brazos y le instó


a continuar hasta que se puso de rodillas a gatas sobre ella, con las rodillas entre sus piernas y sus manos las apoyaba a ambos lados de los hombros. -Dime lo que te gusta,- susurró, inclinando la cabeza y agachándose un poco para lamer y juguetear sobre el pezón de su pecho. -Me gustas tú - dijo Katricia simplemente, y luego barrieron su pierna contra sus rodillas, y levantando la mano para empujar en su hombro, haciéndole perder el equilibrio. Cayó en la cama junto a ella y se empujó con un sobresalto y de inmediato se levantó para quedar a horcajadas sobre él. Katricia descanso, con su estomago sobre su virilidad debajo de ella y le sonrió, con malicia en su expresión, sorprendiéndolo cuando ella lo desafió. -¿Y a ti qué te gusta? Teddy sonrió y la cogió por las caderas y se deslizó hacia delante a lo largo de su longitud y de espalda, acariciando a los dos con el movimiento. -Me gusta la crema batida. Katricia parpadeó con confusión, sus manos extendidas para estrechar sus brazos para mantener el equilibrio mientras la deslizaba a lo largo de su cuerpo de nuevo. Jadeando de placer, en el rodaje a través de ella, preguntó con incertidumbre. - ¿Crema batida? -Mmm. Él levantó una mano para acariciar un seno, y agregó: “Me gustaría extenderla por todo tu cuerpo y lamerla hasta acabarla toda”. Luego Teddy sonrió y añadió: “Ahora no hay que preocuparse acerca de mi colesterol alto”. Katricia rió sin aliento, y se arqueó ante su caricia, deslizándose sobre la misma dureza viril y descansó sobre él. Pero su diversión se desvaneció rápidamente, y ella gimió cuando su otra mano se deslizó entre ellos con una caricia más específica. Cerró los ojos un instante cuando él la tocó, pero luego se levantó un poco ella misma y se agachó para guiarlo con su


brazo, antes de introducírselo, recostándose hacia abajo con un gemido largo que se hizo eco. -Cristo Katricia, se siente tan condenadamente bien,- gruñó Teddy, cuando se enterró en el interior de ella, hasta la empuñadura. -Tú también - susurró ella, subiendo y bajándose de nuevo, ella misma, y luego liberando sus pechos y renunciando a acariciarla para cogerla por los brazos y arrastrándola hacia abajo para reclamar su boca. Katricia le devolvió el beso, sus caderas se movían todavía en él, sus pezones apretándose aún más a medida que rozaban los cabellos gruesos de su pecho, y después de hacer rodar a los dos, se salió de la parte superior, quedando de costado. Teddy rompió el beso y se levantó ligeramente, con la mano para llegar a su única pierna. La capturó, por detrás de la pantorrilla, la levantó y se la llevó delante de él para que su tobillo estuviera a la altura de su rostro, luego se aferró a su muslo y besó el empeine mientras continuaba la penetración, golpeando en ella con una necesidad que era casi violenta. Katricia inmediatamente envolvió su otra pierna alrededor de sus caderas para ayudarlo, y luego agarró las sábanas y se arrastraron en un orgasmo mutuo de satisfacción y placer, mientras la inconsciencia les reclamaba.


Siete Teddy se despertó para encontrarse con Katricia acurrucada contra él, con la cabeza ubicada en el pecho y los ojos abiertos, mientras dibujaba pequeñas figuras invisibles en el estómago con la punta de su dedo. No sabía cuanto hacia que estaba despierto, pero un segundo después de abrir sus ojos, detuvo el boceto sobre su piel e inclinó la cabeza para mirarla a los ojos. -Hola - susurró ella, sonriendo. -Hola - murmuró Teddy y deslizó sus brazos alrededor de sus hombros para cogerla y tirar hacia arriba para darle un beso, pero se detuvo cuando se dio cuenta de que no sabía si tenía mal sabor en la boca. Mal aliento, mañanero... o por la tarde o la noche. No estaba seguro de qué hora era, dado que no tenía noción del tiempo trascurrido. Independientemente del tipo de aliento que tenia al respirar, decidió con una mueca, que estaba mal y en lugar de utilizar su control sobre ella para averiguarlo y para tirar para arriba en un beso, él la utilizó para dejarla de lado y rápidamente se sentó y se deslizó fuera de la cama. -¿Has traído mis cosas otra vez?- Se preguntó, pero vio su maleta en el suelo, junto a la cómoda cuando él hizo la pregunta, y se mudó a ella. -¿Qué estás haciendo?- Preguntó Katricia. Teddy se giró y la miró sentada, observándolo mientras abría la maleta. Se volvió a rebuscar en ella y través de él, respondió. “En busca de mi cepillo y pasta de dientes y así poder limpiarme mis dientes y luego darte un beso”. Katricia rió entre dientes y oyó el roce de su pie, y luego las piernas aparecieron a su lado. La visión de las piernas antes sus ojos, le obligó a realizar una pausa en su búsqueda, para que pudiera mirarlas con admiración. -Tienes las piernas como un potro joven - murmuró él, posando instintivamente una mano en su pierna y deslizándola hacia arriba por la


suave piel de su muslo interno. Katricia se desplazó hacia él, sus muslos se separaron un poco, y Teddy se inclinó para darle un suave beso en su vello, justo entre sus piernas. Cuando ella suspiró, sus dedos se deslizaron por su vello, comenzó a instar a separar sus piernas más lejos y ladeó la cabeza para sumergirse entre ellos, pero se contuvo en el último minuto. “Cepillo de dientes”, murmuró, dándose la vuelta para continuar su búsqueda. Tal vez no importa si tenía mal aliento mientras la besaba allí, pero al final él querría besarla en sus labios y entonces le importaría el aliento. Honestamente, sabía que algo había metido en la bolsa mientras dormía y murió allí. -Lo puse en el bolsillo cuando te trajeron desde el baño de la cabaña – dijo Katricia amablemente, inclinándose para recogerlo para él. La acción de poner su pecho derecho delante de su cara, Teddy no pudo resistirlo y se inclinó hacia delante para recoger el pezón en su boca. Katricia se paró y gimió ante la caricia, su mano deslizándose por su pelo de nuevo, y Teddy se volvió, la capturó de los brazos para atraerla hacia él y luego la instó a ponerse en cuclillas delante de él para que ella no tuviera que permanecer agachada. La posicionó a la izquierda en los dedos del pie con las rodillas dobladas a cada lado de sus piernas, Teddy no pudo resistirse y llegar a acariciar lo que inevitablemente había abierto ante él. Su caricia trajo un profundo gemido de Katricia. Cuando ella se tambaleó sobre sus pies, él deslizó su otra mano alrededor para sostenerla por el trasero y ayudarla a mantener el equilibrio mientras la acariciaba, y luego dejar que el primer pecho se deslizarse por la boca para pasar a la otra, murmurando: “Puedo ver que no voy a conseguir hacer nada, por un tiempo, contigo alrededor”. -¿Cuánto tiempo estarás de vacaciones antes de tener que volver a Port Henry?- le preguntó Katricia sin aliento, cuando había comenzado a lamerle el otro pezón. La pregunta hecha sin aliento, congeló a Teddy. Frunciendo el ceño, se echó hacia atrás y murmuró: -Para siempre - supongo.


Katricia parpadeó confundida. -¿Qué? Un poco preocupado ante la idea que acababa de golpearlo, Teddy negó con la cabeza, tomó el cepillo y la pasta de dientes que había recuperado y que todavía sujetaba en la mano, luego se puso de pies, le insta a su ritmo. -Tengo que lavarme los dientes - dijo distraídamente y se movió a su alrededor, sólo para hacer una pausa con incertidumbre. No tenía ni idea de dónde estaba el baño. Su mirada se deslizó por la habitación. Había tres puertas en la habitación, se encontró con un conjunto de puertas dobles, obviamente, el armario, pero había otras dos puertas a lo largo de una pared, una a cada extremo. Una, sin duda, daba acceso al resto de la casa, pero la otro puede ser la del cuarto de baño, pensó, e intentó abrir la puerta de la derecha, aliviado al abrirla y encontrar un cuarto de baño en la suite. Encontró el interruptor de la luz, lo encendió, y luego se trasladó al baño. Su mirada se posó en la ducha con una anchura de más de un metro, se trasladó frente a la pileta y decidió que una ducha era probablemente una buena idea, también. Teddy abrió la pasta de dientes, roció un poco sobre su cepillo de dientes y se cepilló los dientes, Katricia lo siguió con la mirada hasta la habitación del baño. Esperó pacientemente mientras se cepillaba sus dientes y lengua y se enjuagaba. Pero cuando cerró el grifo y se trasladó a la ducha para abrir los grifos, le preguntó: ¿Teddy?, ¿Qué quiere decir para siempre? -Quiero decir que difícilmente se puede volver, como “yo” - dijo en voz baja, ajustando los grifos hasta que tuvo la temperatura a la que él quería. Al entrar en la ducha, Teddy la llamó, la cogió de la mano y tiró de ella bajo la ducha con él, y agregó -. Sería un poco difícil de explicar, de repente, mi apariencia juvenil. La realidad fue bastante penosa para él. Había esperado que todavía tuviera otro año como jefe de la policía de Port Henry y luego él se retiraría a vivir el resto de sus días en la pequeña ciudad donde había nacido, criado y vivido la mayor parte de su vida.


-Pero ¿por qué? - Preguntó Katricia con verdadero desconcierto, mientras cogía el jabón y comenzaba a frotárselo entre las manos para crear espuma -. Quiero decir, que ¿pensaba que la gente en Port Henry sabía de nuestra especie?... Sus palabras terminaron en un jadeo cuando él comenzó a pasar sus manos enjabonadas por su cuerpo. Teddy sonrió ligeramente, con la forma en que sus pezones, inmediatamente se irguieron y la respiración se convirtió en un rápido y superficial jadeo, con el simple tacto de sus manos. Este asunto de compañera de vida era un mojo bastante potente. El peor amante en el mundo sería una estrella con este respaldo, pensó él. Afortunadamente, él no estaba cerca de ser un mal amante. Al menos él no creía que lo era. Podría estar equivocado, por supuesto, reconoció Teddy, terminando con sus pechos y dejando que sus manos se moviesen hacia abajo sobre su estómago antes de que una se deslizaron alrededor, hacia atrás, mientras la otra se deslizaba entre sus piernas. No le hizo perder mucho tiempo allí. Conmovido por ella, fue muy emocionante para ellos y no tenía ganas de salir de la ducha. -Teddy – le dijo ella, enmarcando su cara con las manos cuando él retiró sus manos para agarrar el jabón de nuevo -. ¿La gente en Port Henry lo sabe? Pensé que lo hicieron. Suspirando, rápidamente creó más espuma y comenzó a lavarla cuando admitió. -Algunas personas en Port Henry lo saben. Pero otras no lo saben. Los que lo saben estarían en su derecho a comentarlo a los todos, ya que como jefe de la policía que sirve a todos ellos deberían de saberlo. No podría mantener esto en secreto. Ambos se quedaron en silencio cuando lo comentó. Él estaba ocupado enjabonándose así mismo ahora y Katricia cogió el champú para lavarse el pelo. Teddy no tenía ni idea de lo que estaba pensando, pero pensaba que no tenía ni idea de lo que estaba condenado a hacer ahora. Él había sido policía la mayor parte de su vida y jefe de la policía de Port Henry casi


media vida. Tenía un sueldo fijo agradable y buen un montón de dinero para su jubilación, pero no tenia suficiente para llevarlos a través de varios siglos o incluso una o dos milenios. Además, a él le gustaba trabajar. Le gustaba tener una razón para levantarse por la mañana y sus pensamientos murieron repentinamente cuando se dio cuenta que había que evitar levantarse por la mañana a partir de ahora. Los inmortales evitaban el sol, como una regla... Bueno, excepto en el invierno, cuando fueron agrupados todos en contra de ella, pensó mientras se servía un poco de champú en su propia mano para lavarse el pelo y vio a Katricia enjuagándose el suyo. -Pero tú quieres ese trabajo - dijo Katricia tan pronto como terminó de enjuagarse y de la aclararse. -Yo lo quiero. Pero voy a buscar otra cosa que amo - dijo Teddy en voz baja mientras se cambió de lugar con ella para enjuagarse el jabón de su propio cabello y el cuerpo. Luego cerró los ojos y dejó que el agua aclarase el jabón. Él deseaba poder aclarar y resolver fácilmente la repentina depresión que había sobre él. Estaba agradecido como el infierno por ser un compañero de vida, de tener una oportunidad en toda la alegría y felicidad que Katricia podía tener junto a él, pero de repente encontrarse desempleado era un poco molesto. Teddy oyó la puerta de la ducha, abrir y cerrarse y supo que Katricia había dejado el recinto. De alguna manera se sentía tan frío y deprimente como sus pensamientos, sin ella allí. Con un suspiro, se volvió y cerró las llaves de paso. -Puede que no tengas que buscar otra cosa - dijo Katricia en voz baja, dándole una toalla mientras salía. Teddy tomó la toalla, pero luego celebró, simplemente, que ella estuviera allí y la vio secarse con su propia toalla. -¿Cómo es eso? -No hay ninguna manera de que tú puedas seguir siendo jefe de la policía de Port Henry- dijo ella, frotando el paño rizado con fuerza sobre su cuerpo, y luego se mordió el labio brevemente antes de decir-. Pero hay


que tener un sustituto para él, Teddy Brunswick podría tener un ataque al corazón y morir en sus vacaciones de Navidad, en el norte. Teddy se asustó tanto que dejó caer la toalla que tenía en la mano. Con los ojos bien abiertos, le preguntó: -¿Qué? -Teddy Brunswick tendría que morir y tendrías que volver con un nombre diferente - dijo Katricia, haciendo una pausa para mirarlo a él solemnemente. Él le devolvió la mirada en silencio, teniendo en cuenta la sugerencia, pero luego negó con la cabeza. -Yo no podría simplemente entrar y asumir el trabajo con un nuevo nombre, Katricia. No, hay un proceso de contratación y trámites y no tengo ninguna identificación excepto la mía, que me dice que soy sesenta y cuatro, y… -Lucian se encargaría de ello- lo interrumpió en voz baja, y comenzaba a secarse ahora -. Entre nosotros hay personas que se ocupan de este tipo de cosas, Teddy. Se te podría suministrar una nueva I.D. y el fondo apropiado. A continuación, un poco de control mental aquí y un poco afinando allí y voilà, podrías ser Teddy Argeneau, el nuevo joven jefe de la policía de Port Henry. -Teddy Argeneau, ¿eh?- Se preguntó con diversión, tirando la toalla de la mano y la dejó cae en el suelo mientras la atrajo hacia él. -O Teddy Smith o Johnson, o incluso John Hancock - dijo ella, apoyándose en él y envolviéndolo con sus brazos alrededor de sus hombros-. Lo que quieras. Simplemente me gusta Teddy porque es lo que pienso de ti ahora, y tomé Argeneau porque es mi nombre. Nosotros podemos alternar entre Argeneau y Brunswick durante décadas, o elije otro nombre completo. No me importa. Pero se puede mantener el trabajo que amas. -¿Pero la gente no va a reconocer que soy yo? - Se preguntó en voz baja.


- Los que saben acerca de los Inmortales por voluntad, se les puede decir la verdad. Pero los que no saben, no te reconocerán. La gente ve lo que espera ver, Teddy - dijo ella solemnemente-. Y no van a esperar a ver a Teddy Brunswick, cuarenta años más joven. -Hmm.- Él sonrió, su cuerpo se relajó, y luego se inclinó para acariciar el costado de su cuello-. Yo podría tenerte a ti y el trabajo que me encanta, también, en la ciudad que amo. Bien. Katricia sonrió y tiró de sus brazos, luego le cogió la mano y lo llevó de vuelta al dormitorio y derecho a la cama. Ella lo soltó y luego comenzó a arrastrarse por encima de la cama, pero se detuvo y miró por encima del hombro con un grito de sorpresa ante un fuerte mordisco detrás de ella. Sus ojos se abrieron con incredulidad cuando vio a Teddy enderezándose y mordiéndole sus nalgas. -He querido hacer esto desde que te vi por primera vez en esas malditas mallas tuyos- admitió con una sonrisa, una mano en su cintura para mantenerla en su lugar mientras utilizaba su otra mano para frotar la mancha con dulzura. -Los pantalones de yoga - corrigió Katricia con una ceja arqueada, pero ella le recordó, mordaz, que aún se necesitaba una gran cantidad de sangre, y ella cambió y se volvió al mismo tiempo, para escapar de su abrazo y sentarse en su trasero y deslizarse hasta el borde de la cama. -Probablemente necesitamos más sangre ahora. Hay que alimentarse. Teddy hizo una mueca ante la idea y se colocó entre sus piernas para impedir que se levantara. -Más tarde. Tengo otras hambres, más apremiantes en este momento - le aseguró, y puso la prueba del hambres, en frente de ella. Katricia se movió contra su dureza, pero evitó su boca cuando trató de besarla a ella. Con la intención de atraparlo por sorpresa, ella lo apartó deslizándose fuera de la cama.


-Me olvidé de lavarme los dientes - anunció ella, moviéndose hacia el frigorífico para recuperar una bolsa de sangre. Tirándole una a él, Katricia luego se volvió y saltó rápidamente al cuarto de baño. Su cepillo de dientes estaba allí al lado del lavabo donde lo había colocado el día en que llegó, y ella roció la crema dental en el cepillo y comenzó a cepillarse los dientes cuando Teddy apareció de repente detrás de ella en el espejo del baño, la bolsa de sangre aún en la mano. -¿No sé cómo…? Un mechón de pelo oscuro le caía sobre la frente y parecía tan desconcertado y desgarradoramente joven que Katricia sonrió alrededor de su cepillo de dientes, pero sólo asintió con la cabeza y rápidamente terminó el cepillado y luego se enjuagó. Ella se volvió para mirarlo. -Hay dos maneras de hacerlo, hasta que aprendas a controlar tus colmillos - le anunciado ella. -¿Cómo es eso? - Preguntó Teddy con cautela. -Yo podría morderla o cortarla tú o yo. El olor de la sangre por lo general los hace salir – le explicado ella, pero hizo una mueca ante la sugerencia. -Prefiero que no te lastimes o yo. ¿Cuál es la otra manera? - Le preguntó. Katricia dudó, pero luego decidió que sería más divertido mostrárselo que explicárselo y simplemente se dejó caer de rodillas delante de él. -¿Qué? - Comentó con sorpresa, y luego contuvo la respiración, sibilante mientras tomaba a Teddy poco a poco con su mano. -La emoción extrae también tus colmillos - dijo con una sonrisa, y luego tomó a Teddy, ya-no-tan-poco, en la boca para mostrárselo. Katricia abrió los ojos para encontrar a Teddy inclinado sobre ella, simplemente mirándola fijamente a cara. Ella sonrió con incertidumbre hacia él y le susurró: “Hola”. -Hola a ti también - dijo con una sonrisa, pero cuando llegó a la cabeza, se le lleno la mano y le preguntó.


-¿Cuántos años tienes? Katricia se calmó y parpadeó, pero respondió solemnemente. -Yo nací en el año 411 DC. Ella esperó nerviosamente por su reacción, preocupada por cómo iba él a tomar esa noticia, pero lo consideró un momento, sonrió y luego dijo ”unos dulces dieciséis”, este año, ¿eh? -Dieciséis siglos - ella estuvo de acuerdo con la divertida ocurrencia. Teddy sonrió y se inclinó para besarla suavemente, luego murmuró. -No te preocupes, no te hace aparentar más de quince siglos. Katricia se quedó sin aliento con sus palabras, y luego le golpeó con fuerza el brazo y lo hizo rodar sobre su espalda. Ella subió encima de él con el ceño fruncido, y comenzó a hurgar en el estómago y las costillas, pero él sólo se rió y la tomó de las muñecas, tiró de ella hacia abajo hasta que sus pechos se apoyaron en su pecho y él pudo llegar a sus labios. Luego la besó con pasión, sus caderas moviéndose bajo ella para que ella sintiera la dureza, presionando contra ella. En el momento en que se rompió el beso, ambos estaban respirando con dificultad, por lo que Katricia quedo un poco sorprendida, cuando le mordisqueó su oreja brevemente antes de preguntarle. -¿Cuándo es tu cumpleaños? -Veinticinco de diciembre - contestó ella sin aliento, y luego se quedó sin aliento por la sorpresa, cuando de repente la hizo rodar fuera de él y se levantó sobre ella. -Día de Navidad - se preguntó Teddy con consternación. Katricia asintió vacilante. -Sí. -Maldita sea.


Para su gran sorpresa, de repente se levanto de la cama. Katricia se sentó y se quedó mirándolo, donde él había ido como un tiro de rifle a través de su maleta. Cuando él sacó un par de pantalones vaqueros y comenzó a arrastrarlos, ella frunció el ceño y preguntó con confusión, ¿Qué estás haciendo? -Vestirme - dijo, abrochándose sus pantalones vaqueros y frunciendo el ceño cuando lo vio un poco flojo. Sacudiendo la cabeza, sacó un suéter de al lado, y le preguntó: Esos tipos que vinieron a ayudar, no limpiaron mi camioneta, ¿verdad? -Teddy. -No tiene importancia. Si no fuera así, voy a quitar la nieve yo mismo. -¿Qué estás haciendo? - Preguntó, haciendo una pausa para fruncir el ceño ante ella, cuando todavía seguía sentada en la cama. -Levántate. Ponte un vestido. Tenemos que ir a la ciudad. Tú… - Se detuvo y parpadeó varias veces y luego negó con la cabeza -. Pensándolo bien, será mejor que no. Es mejor que tú esperes aquí, de todos modos no tardare mucho tiempo. -Teddy – dijo con exasperación, mientras él se apresuraba hacia la puerta de la sala. Ella comenzó a deslizarse fuera de la cama, pero se detuvo cuando él se volvió de nuevo a mitad de camino. No era por responder a su voz, sino que se limitó a regresar a su maleta para coger unos calcetines. Se enderezó con ellos en la mano y se volvió por donde había venido. -Teddy – gritó Katricia, bajando de la cama mientras él se dirigía de nuevo hacia la puerta. -Maldita sea, ¿verdad? Las palabras murieron en su garganta cuando de repente cambió de dirección, se giró en dirección a ella en lugar de a la puerta. Se detuvo frente a ella, la agarró de los brazos y tiró de ella, la puso de puntillas para


darle un beso rápido pero muy duro y minucioso. Luego sonrió irónicamente mientras la soltó. -Lo siento. ¿Has olvidado tú…? No tardaré mucho tiempo. Katricia parpadeó y se limitó a mirar como se volvía y salía corriendo de la habitación. El hombre estúpido, pensó que ella quería un beso de despedida. ¿Qué pensaba? que se podía ir a cualquier lado. Ella no tenía ninguna duda de que él no iba a ir a ninguna parte, cuando se encontrara con Bricker y Anders, pero…, suspiró y se trasladó al armario para recuperar su bata y ponérsela, antes de seguirlo fuera de la habitación, sólo en caso de que los chicos estuvieran durmiendo. La casa estaba en silencio mientras se movía hacia el vestíbulo, y Katricia podía ver la puerta de la habitación, al final del pasillo, que estaba abierta, revelando una cama vacía. La puerta siguiente también estaba abierta, pero no estaba en su dirección. Sin embargo, ella no dudaba de que la cama, también estuviera vacía. Bricker y Anders estaban arriba y no dejarían salir a Teddy, pensó con alivio, pero continuó de todos modos. La configuración aquí era similar a la casa de Teddy, pero más grande y dispuesto todo de diferente manera. Salió de la sala a una habitación grande por el lado derecho una zona con vida separada y abierta a la cocina y el comedor, a la izquierda con un gran reloj de pared. Los ojos de ella se posaron en las luces de un gran árbol de Navidad en frente de las ventanas en el lado de la sala, y ella lo miró por un momento, una sonrisa lenta y difusa apareció en sus labios. Bricker y Anders debían de haberlo creado. No había estado allí antes. No habían hecho un trabajo tan malo con los adornos, decidido Katricia y luego miró hacia la cocina, manchada, con Teddy a la vez. Se puso de pie delante de la nevera, una nota pegada en la puerta de metal delante de él con un imán. -¿Qué quiere decir?- Preguntó ella, moviéndose alrededor de la barra para reunirse con él. -Me desperté temprano y decidimos regresar a T.O. Con la esperanza de llegar a tiempo para la Cena de Navidad con Mortimer, Sam, y sus


hermanas. Pequeños duendes de patatas peladas y nabos, rellenan el pavo, y lo metí en el horno por ti. Feliz Navidad, su JB favorito elfos y A., Teddy leyó con asombro y luego echó un vistazo a la cocina y murmuró: “Puedo oler el pavo. Debe de estar casi hecho”. Se acercó a abrir la puerta del horno y frunció el ceño cuando vio el pájaro dorado en el interior. El olor era divino, para la mente de Katricia, pero Teddy, con el ceño fruncido, no lo hizo. Golpeando la puerta cerrada, se enderezó. -¿Dónde está el pavo que tenia que venir? Y ¿por qué demonios lo pusieron un día antes en el horno? -El mensajero trajo la sangre con el pavo y un montón de otros alimentos explicó Katricia -. Tenía un remolque en la parte posterior de la moto de nieve con eso, el gas, la sangre, y otra moto de nieve para nuestro uso. Pero Bricker y Anders trajeron postres y más alimentos con la sangre extra que nos trajeron. -Bueno, eso esta bien - dijo a regañadientes, y luego preguntó con irritación - ¿Pero por qué diablos lo pusieron hoy? -Porque hoy es Navidad - dijo ella suavemente, y cuando miró hacia ella con horror, Katricia suspiró y se trasladó y deslizó sus brazos alrededor de su cintura, y le explicó-. Tú estuviste inconsciente durante más de veinticuatro horas, Teddy. Es el día de Navidad. Bueno… Ella sonrió con ironía mientras su mirada se deslizaba hacia las ventanas que formaban la pared frontal de la cabaña y vio la oscuridad exterior casi negra. -Es la noche de Navidad ahora, supongo. -Maldita sea - Teddy suspiró y deslizó sus brazos alrededor de ella, con la barbilla descansando en la parte superior de la cabeza. Él la abrazó con fuerza y luego simplemente la abrazó y murmuró-. Esto… lo siento. -¿Por qué? - preguntó ella, tirando de él, hacia atrás para mirarlo, con sorpresa.


-Yo no tengo un regalo de Navidad para ti, o un regalo de cumpleaños dijo con tristeza y a continuación, cambió con la frustración y murmuró Me has dado tanto, yo quería… -Está bien. Yo no tengo nada para ti, tampoco - dijo Katricia con dulzura. Teddy se detuvo y la miró con sorpresa. Luego soltó un bufido de incredulidad. -Estás bromeando, ¿verdad? Cariño, me lo has dado todo. Me has salvado la vida y mucho, mucho más. Me has dado un cuerpo que es joven y saludable sin un solo dolor o vejez. Y me has dado una mujer inteligente, atractiva para el resto de mis días, por no mencionar una segunda oportunidad en la vida. -¿Una segunda oportunidad en la vida? - Repitió ella con sorpresa. -Nunca me case, ni tuve hijos como un mortal, Katricia. Ahora puedo. Contigo - apuntó hacia fuera y luego sonrió torcidamente y añadió -. Y no habrá caridad, por Navidades. Voy a estar pasándolas contigo y nuestro hijo cuando tengamos uno. No tenía ni idea de lo que era, una organización benéfica de Navidad, pero estaba distraída por la otra cosa que había dicho. -¿Nuestro hijo? -Sí... También, si tú quieres niños - dijo Teddy con incertidumbre -. Sí, pero si no lo hacemos, puede… -¡Sí! - interrumpió Katricia rápidamente y sonrió cuando Teddy se relajó y sonrió. Ella quería tener hijos. Simplemente no se le había ocurrido hasta que él los había mencionado. Ella había estado demasiado ocupada maravillándose por tener un compañero de vida que se había olvidado de la parte de los niños. Sino que ella quería, los quería a ellos. Eso sí, tal vez dentro de veinte años más o menos. Katricia se figuraba tenerlo veinte años como un compañero de vida y no estar tratando de arrastrarlo fuera del dormitorio cada cinco minutos. Quizás. Fue sin duda la lucha contra el impulso de hacerlo ahora.


-Me gustaría tener un regalo para ti. Al pasar la Navidad y el cumpleaños de ella, para ambos. Ese murmullo inquieto de Teddy le llamó la atención a su expresión triste, y ella apretó sus brazos alrededor de él brevemente. -Teddy, tú eres un regalo - dijo solemnemente -. He vivido mucho tiempo y estaba empezando a sufrir los pensamientos oscuros y la depresión que lleva, a menudo, a la gallina, al pícaro. Pero todo eso es pasado, ahora que te he encontrado. Ella se inclinó hacia atrás y sonrió. -Tú eres mi compañero de vida. Ese es el regalo de cada inmortal, que ahora van a encontrar bajo el árbol en Navidad. Él la miró en silencio durante un momento y luego su mirada se deslizó junto a ella y sus ojos comenzaron a brillar. Sin dejar de mirar más allá de ella, le preguntó: ¿Con o sin arco? -¿Qué? - Preguntó con confusión y luego se quedó sin aliento cuando él la recogió en sus brazos. -¿Tú quieres a tu compañero de vida bajo ese árbol con o sin arco? Preguntó, llevándola alrededor de la mesa de la cocina a la sala de estar. -¡Sin! - dijo Katricia con una sonrisa cuando vio que él la estaba llevando hacia el Árbol de navidad. Él la dejó en el suelo una vez que llegaron al árbol e inmediatamente desabrochó la bata, pero cuando llegó a las solapas para quitársela, ella lo detuvo juntando su rostro con ambas manos. Cuando él levantó las cejas y la miró a los ojos en pregunta, Katricia dijo solemnemente - ¿De verdad son un regalo, Teddy Brunswick? El mejor regalo del lugar, que promete muchas Felices Navidades y muchos Felices Cumpleaños, por venir. -Para nosotros dos - prometió, y luego inclinó la cabeza para besarla mientras sus manos empujaron la bata de sus hombros.

FIN


Nota del traductor El libro original “La mordedura antes de Navidad” contiene dos relatos, el primero de Lynsay Sands correspondiente al 15.5 “El regalo” de la Serie Familia Argeneau y el segundo de Jeaniene Frost el correspondiente al 6.5 “A casa por vacaciones” de la Serie Night Huntress, este libro no lo he traducido ya que esta traducido por Princesita_1786 del Cofre de los Sueños.


La mordedura antes de navidad  
La mordedura antes de navidad  
Advertisement