Issuu on Google+


Traducción gracias a: Eli25 – Sonia Blake – Yocasuri - roux maro – Mausi – rihano – carma - Paloma – Ixchel – Hecate – Shiroku

Última Corrección: Eli25

Diseño: Madri


Capitulo 1 Cale estaba levantando su mano para llamar a la puerta cuando se abrió de golpe. Un hombre alto con pelo corto oscuro y un teléfono presionado en su oído le miró fijamente. —¿Cale Valens? —Sí, —respondió Cale, sabiendo que los guardias de la puerta delantera habían llamado a la casa para avisar de su llegada. —Entre. —El hombre retrocedió para dejar pasar, empujando un botón para terminar su llamada antes de ofrecer una mano a Cale. —Justin Bricker. Mucha gente me llama Bricker. Cale aceptó la mano, sacudiéndola cuando entró pisando fuerte en el felpudo de bienvenida un par de veces para quitar lo peor de la nieve en sus botas. Entonces entró. —Me dijeron que debía hablar con Garrett Mortimer. —Sí, lo sé. Los chicos de la puerta llamaron a la casa y dijeron mucho, pero Mortimer está abajo en el garaje con Sam. — Bricker cerró la puerta y luego se giró para enfrentarle, ondeando el teléfono vagamente. —Acabo de llamar allí para decirle que estabas aquí, pero no respondió. Espero que eso signifique que están de camino a la casa. —¿Espera? —Cale removió su abrigo de cuero marrón de invierno. —Sí, bueno, han estado muy ocupados en una de las celdas, —explicó Bricker irónicamente cuando tomó el abrigo y rápidamente lo colgó en un armario al lado de la puerta. —Solo han sido compañeros de vida durante ocho o nueve meses y aún son bastante estúpidos el uno con el otro. —Cerró la puerta del armario, balanceándose de vuelta hacia Cale, y luego se dirigió al vestíbulo hacia la parte de atrás de la casa. —Vamos. Te conseguiré una bolsa de sangre mientras esperamos. Cale le siguió, recordando lo que su tío Lucian había dicho sobre esos hombres. Mortimer y Bricker solían ser compañeros, forzados a cazar vampiros renegados, pero ahora tenían todos los refuerzos de la casa juntos. Bricker era el hombre más joven y respaldo de Mortimer, quien ahora estaba a cargo de todos los refuerzos.


—¿Una bolsa o dos? —Preguntó Bricker, guiándole hacia una cocina grande, amueblada con una isla en el medio. —Una está bien, —murmuró Cale. El inmortal más joven inmediatamente abrió una nevera para revelar un gran montón de sangre embolsada apilada a lo largo de varios comestibles mortales. La vista era un poco asombrosa. Cale no había comido comida mortal en más de un milenio y solo tenía sangre en su propia nevera. El pensamiento cruzó su mente al preguntarse si era realmente higiénico tener carne cruda y verduras tan cerca de la sangre. —¿0 positivo está bien? —Preguntó Bricker, buscando a través de las bolsas en la nevera. —Bien. —Higiénico o no, estaba hambriento. —Aquí tienes. Cale aceptó la bolsa que Bricker sujetaba con un gracias murmurado, esperó unos pocos segundo para que los caninos descendieran, y luego rápidamente explotó la bolsa trasparente de líquido carmesí en sus colmillos. —Toma asiento, —urgió Bricker, usando su pie para tomar uno de los taburetes de madera metidos debajo de la isla y sacándola para él. Golpeó una bolsa de sangre en sus propios dientes cuando se sentó en el taburete. Cale sacó un segundo taburete, pero apenas se había sentado en el alto asiento cuando un suave silencio de puertas de cristal correderas al abrirse y cerrarse sonó desde la habitación de al lado. Él siguió la mirada de Bricker esperando a que la puerta se abriera. Obviamente guiaba a un salón. El final de la mesa oscura de roble era visible, tan bien como el borde de una silla, pero la puerta y quien fuera el que hubiera entrado estaba fuera de la vista. Quien fuera, sus voces llegaban hasta los dos fácilmente, y Cale se encontró sin ninguna intención escuchando lo que pronto se daría cuenta que era una conversación privada. —¿Estás segura que estás lista, amor? —Preguntó un hombre en tonos solemnes. —Sí, por supuesto, lo estoy, — respondió una mujer, aunque ella no sonaba muy segura en opinión de Cale. Se preguntaba quién era y para qué estaba reclamando estar lista.


Aparentemente el macho hablante había notado la inseguridad también. —¿Eres tú, Sam? Han pasado ocho meses y tú... —Lo sé, — interrumpió la mujer. —Y lamento haber arrastrado mi pie sobre eso como lo hice. No fue porque no te quisiera, Mortimer, Lo hago, pero... —Pero no quieres dejar a tus hermanas, —dijo el hombre con aparente comprensión. Cale sintió sus cejas alzarse cuando reconoció los nombres. Mortimer a quien tenía que ver aquí, pero también era Sam. Ella aparentemente tenía una hermana llamada Alex, y Tía Marguerite tenía el ‗presentimiento‘ de que esta Alex podría ser la mujer que él había esperado durante toda su vida. Cale no tenía muchas esperanzas en que Marguerite tuviera razón. Tan viejo como era, había esperado mucho para encontrar una compañera de vida. Se había resignado mucho para ser eternamente soltero. Pero tampoco había esperado ofender a la mujer, así que estuvo de acuerdo en conocer a esta Alex. Curioso ahora por ver a la pareja que estaba hablando, Cale cambió ligeramente en su taburete, inclinándose a un lado, pero no era suficiente. Debían haber parado en la puerta por la que acababan de entrar. También obviamente pensaban que estaban teniendo una conversación privada, y miró a Bricker, esperando que hiciera algún ruido para alertarles del hecho de que no estaban solos, pero el inmortal más joven casi parecía estar sujetando su respiración cuando esperó a lo que ellos podrían decir a continuación. Cale se encontró frunciendo el ceño alrededor de la bolsa en su boca y estaba por retirar su taburete para avisar a la pareja, pero las siguientes palabras de la mujer le hicieron parar. —No fue por Jo y Alex. Cale se calmó curioso, esperando oír más sobre esa Alex. —Eso solo fue una excusa, Mortimer. Una de la que casi me había convencido, — admitió la mujer en un suspiro de disculpa. —Pero Jo me dijo algo después de conocer a Nicholas que me hizo darme cuenta de que no era la razón real. —¿Qué fue? —Preguntó Mortimer tranquilamente.


—Ella señaló que, después de convertirme, aún tendré diez años para encontrar a sus compañeros de vida. Ella dijo que solo estaba asustada, y creo—no, ahora sé que tenía razón. —¿Miedo de qué, Sam? —Preguntó Mortimer con una tranquila preocupación. — ¿Al dolor por convertirte? —No... Aunque eso también asusta, —admitió ella en una risa irónica. Su voz era más seria cuando añadió, —Pero realmente tenía miedo de que despertaras un día y te dieras cuenta... bueno, que solo soy yo, —acabó inútilmente. —No comprendo. Sé quien eres, Sam. ¿Qué...? —Lo sé, pero... Esto es ridículo, pero, mientras soy inteligente, y trabajo duro, y básicamente bonita, no soy... —La voz de Sam estaba ligeramente avergonzada cuando dijo, —Bueno, no seré algún vampiro sexy y maravilloso del tipo de chica que puede llamar la atención de un chico como tú para la eternidad. —Cariño, eres maravillosa. Yo... —Me parezco a Olive Oyl, Mortimer. —Las palabras ardieron en el aire en una respiración de exasperación, como si ella pensara que debía ser obvio. Cale se quitó la bolsa ahora vacía de su boca y miró a Bricker confundido, su voz apenas un susurro cuando preguntó, —¿Olive Oyl? Bricker removió su propia bolsa y explicó en un tono bajito, —La novia de Popeye. —Cuando Cale continuó mirándole en blanco, él giró sus ojos. —Es un personaje de dibujos animados; pelo oscuro, ojos enormes, y flaca como un palillo. Sam es... —Cariño, tengo ojos. Sé que te pareces a Olive Oyl. Bricker paró la explicación en una baja maldición y apretó sus ojos cerrados brevemente. Entonces giró su cabeza hacia la puerta, murmurando con disgusto, —Chicos sois condenadamente suaves. Honestamente. A Cale le hubiera gustado discutir el punto, pero realmente, incluso él—quien no se había molestado con las mujeres en lo que parecía una eternidad—sabía que las palabras de Mortimer habían sido lo peor para decir. Obviamente, Mortimer se dio cuenta también porque comenzó a balbucear, —Quiero decir, eres maravillosa


para mí. Adoro tu sonrisa y la manera en la que tus ojos brillan cuando eres divertida o te burlas y... —Pero aún me parezco a Olive Oyl, —dijo Sam en tonos que hacían obvio que no estaba impresionada con los esfuerzos del hombre para salvar la situación. —No realmente. —Había una falta distante de convicción en la voz de Mortimer, pero era más fuerte cuando añadió, —Mira, cariño, el punto es que, no te veo a través de cristales de rosa. Mi amor no está basado en una superficial imagen de fantasía de ti, y no me voy a despertar de repente un día y notaré que tienes rodillas nudosas. —¿Rodillas nudosas? —Gritó ella. —Yo... no, —le aseguró rápidamente, sonando un poco aterrado ahora. —No, por supuesto que no son nudosas. Solo quiero decir que sé exactamente como te ves. Te veo, y eres lo que quiero, no alguna fantasía ridícula como Jessica Rabbit. —¿Jessica Rabbit? — Sam hizo eco con incredulidad. —¿Tenías fantasías con Jessica Rabbit? ¿Un conejo de dibujos animados? Las cejas de Cale se alzaron a eso. Había estado viviendo durante mucho tiempo y había fantaseado con muchas cosas, pero nunca con un conejo de dibujos animados. —Bueno no como un conejo, —murmuró Mortimer, sonando un poco disgustado. —Y no como un personaje de dibujos animados. Realmente no estaba... quiero decir, no quiero conectar con ella o algo. Ella solo era una representación del tipo de mujer con la que pensaba que acabaría. —Voluptuosa y sexy, —sugirió Sam. —Exactamente, —dijo Mortimer, sonando aliviado. Cale no necesitó el gruñido de Bricker para decirle que era posiblemente lo más estúpido que el hombre podía decir. Pelo oscuro, ojos enormes, y una delgada figura no sugería voluptuosa y sexy para él. —Mortimer, —dijo Sam, su voz dura, —no soy ni voluptuosa ni sexy. Si eso es lo que quieres, ¿por qué pasar la eternidad conmigo?


—Cariño, eres sexy. Eres inteligente, y el cerebro es realmente sexy como el infierno. —Cierto, —dijo bruscamente Sam, obviamente sin comprar esa línea. —¡Chicos! —Bramó Bricker. Cuando el inmortal más joven se levantó de su taburete y corrió hacia la puerta del salón, Cale frunció el ceño. Él entró en la sala tras los talones del otro hombre, sus ojos moviéndose con interés sobre la pareja que les miraba fijamente con sorpresa. La descripción de Bricker de pelo oscuro, ojos enormes, y flaca como un palillo era apropiada para Sam, decidió Cale. Probablemente también era la manera más poco atractiva para ponerlo. La mujer tenía el pelo oscuro, pero era lo único que no era rubio. Había tintes de luz marrón e incluso rojo en su pelo que parecía un suntuoso, casi otoño. En cuanto a sus ojos, Cale siempre había encontrado los ojos grandes como un gesto atractivo, pero tendían a dominar en la delgada cara de esta mujer. Sospechaba que serían adorables si tuviera un poco más de carne para redondear sus mejillas un poco. Actualmente, la mujer podía haber tenido un poco más alrededor en todas partes. Su cuerpo estaba a punto de ser consumido. Eso le hizo preguntarse si ella no tenía alguna dolencia de la tiroides o algo. Él cambió su mirada hacia Garret Mortimer entonces, pero apenas consiguió una impresión de pelo justo y cuerpo muscular antes de que Bricker parara ante la pareja, y dijera bruscamente, —¡Por todos los santos, los dos! ¿Qué estáis haciendo? Sam, amas a Mortimer, y él te ama, y eso es lo que está intentando decirte, solo que es demasiado estúpido para decirlo bien. Pero te ama y te quiere como eres. — Sacudió su cabeza con disgusto. —Deberías estar segura de ese conocimiento por ahora por Amor de Dios. Habéis seguido con eso como una pareja de conejitos durante meses, sin aflojar. —¡Bricker! —Chilló Sam, sonrojándose de un brillante rosa cuando miró del guardaespaldas a Cale con una mortificación que él sospechaba no sería casi tan fuerte como un extraño que no había sido presentado. —Oh, cierto, —murmuró Bricker, mirándole de vuelta con una señal que sugería que se había olvidado brevemente de la presencia de Cale. —Sam, Mortimer, este es Cale Valens. Cale, estos son Garret Mortimer y Sam Willian.


—Cale, —dijo Mortimer lentamente, ofreciendo su mano, y luego reconocimiento iluminó su cara. —El hijo de Martine Argeneau.

el

—Sí. —Cale sacudió la mano ofrecida delicadamente y luego miró otra vez a Sam. Para su mayor sorpresa, la vergüenza que había coloreado su cara hacía un momento parecía haber desaparecido, reemplazado con un interés que era afilado y enfocado. —¿Eres soltero, Sr. Valens? —Preguntó Sam cuando se movió hacia delante para sacudir su mano también. Cale levantó una ceja por la directa pregunta, pero miró a Bricker cuando liberó una afilada y corta risa. —Veo que estás de acuerdo en volver y que no se había aguado tu determinación de ver a Alex emparejada con un inmortal, Sam, —comentó Bricker con diversión, luego avisó a Cale, —Cuidado. Preparará una cena y os presentará al final de la semana. —Bueno, ¿por qué no? —Sam sonaba un toque defensiva. —Nunca se sabe. Podrían emparejar. —Cariño, —dijo Mortimer con un suspiro, —las oportunidades de que Alex sea la posible compañera de vida de un inmortal son bastante escasas. Es alucinante que Jo resultara ser la compañera de vida de Nicholas. Es muy raro encontrar a tres mortales hermanas que emparejan... —Las oportunidades ocurren, —interrumpió Sam firmemente. —Además, no hace daño presentarles y ver si no emparejan. Alex sería una buena inmortal. Es inteligente, tiene éxito, y ya trabaja por las noches. La llamaré para ver si puede venir a cenar. —Sam comenzó a girarse, pero Mortimer atrapó su brazo. —¿Por qué no averiguamos por qué Cale está aquí y vemos si tiene tiempo para quedarse a cenar primero? —Sugirió tranquilamente él. Sam dudó, pero luego miró a Cale. —¿Puedes quedarte a cenar? Cuando él asintió, ella sonrió y luego se giró otra vez. —Gracias por seguirle la corriente, —dijo Mortimer en un suspiro, cuando la observaron cruzar la sala.


Cale se encogió de hombros. —No le sigo la corriente tanto como a Marguerite. —¿Marguerite? —Sam paró abruptamente en la puerta de la cocina y giró alrededor, sus ojos ya grandes parecían incluso más grandes en su asustada cara. Las cejas de Cale se levantaron. La mujer estaba casi vibrando con una emoción que no podía identificar lo suficiente. Estaba por leer su mente cuando Mortimer capturó su atención haciendo eco a su exclamación en una voz más profunda, aunque no menos asustada. —¿Marguerite? Cale miró al hombre, y entonces Bricker, ambos le estaban mirando fijamente ahora con intenso interés. Sonriendo, él admitió, —Marguerite parece tener una abeja en su sombrero para que conozca a la hermana de Sam, Alex. —¿Lo hace? —Respiró Sam, dando varios pasos hacia ellos. Cale se encontró cambiando incómodo cuando admitió, —Sí. Parece pensar que podríamos emparejar... Espero que esté equivocada, pero no puede hacer daño seguirle la corriente y conocer a tu hermana para ver una manera u otra. —¡Haré que Alex venga! —Sam giró otra vez, esta vez saliendo de la sala antes de que alguien hablara. Un bufido de diversión trajo la mirada de Cale hacia Bricker cuando el inmortal más joven preguntó, —¿Estás de broma verdad? —¿Sobre qué? —Preguntó Cale, frunciendo el ceño. No le gustaba que se rieran de él, y el hombre más joven definitivamente se estaba riendo. También le estaba mirando con una combinación de pena y, extrañamente, lo que parecía envidia. —Sobre esperar que Marguerite no tenga razón, —explicó Bricker, y entonces le golpeó en la espalda. —Tío, si Marguerite está teniendo uno de sus ‗presentimientos‘ sobre si tú y Alex emparejáis, estarás emparejado. Es lo que Marguerite hace. Ella encuentra compañeras de vida para todos y todas las que puede. Ha conectado a cada pareja soltera que se ha encontrado en los últimos años.


—Cada pareja Argeneau, —corrigió firmemente Mortimer. —No fue responsable de Sam y yo. —Sí, bueno yo no estaría tan seguro de eso, —dijo secamente Bricker. — Probablemente sugirió a Lucian que nos enviara a ese trabajo en la casita con la esperanza de que uno de nosotros se emparejaría con una de las hermanas. Mortimer giró sus ojos a la sugerencia. —Ella no podría haber sabido lo de Sam y sus hermanas. No creo que incluso hubiera estado en la casita de Decker. —Oh, ¿él no te lo dijo? —Preguntó Bricker con diversión. —¿Decirme qué? —Preguntó Mortimer, de repente precavido. —Marguerite le ayudó a encontrar el lugar. Desde que él siempre estaba tan ocupado en el trabajo, ella investigó las propiedades disponibles y sugirió que la de al lado de Sam y sus hermanas era la más bonita. —Cristo, —murmuró Mortimer. Bricker rió, pero Cale simplemente miró fijamente de un hombre a otro con curiosidad. —¿Ella realmente es tan buena encontrando compañeras para inmortales? —Oh sí, —le aseguró Bricker. —Así que, si Marguerite cree que Alex es para ti, está en la bolsa. Parece como si tus días de soltero acabaran, amigo mío. Te apuesto a que no puedes esperar. Cale se encontró frunciendo el ceño a la sugerencia, y dijo un poco fríamente, — No todos nosotros somos solteros y estamos en la necesidad de un compañero de vida. Algunos de nosotros nos las arreglamos viviendo relativamente vidas felices y ocupadas sin una. —Sí cierto, —dijo Bricker incrédulo. Cale frunció el ceño, pero no discutió el punto más allá. ¿Por qué molestarse? No era realmente cierto de todas formas. *******


—Tienes que estar de broma. —Alex Willian miró al hombre que estaba de pie al otro lado de su escritorio. Peter Cunnigham, o Pierre como él prefería ser llamado, era su cocinero. También era bajito, barbudo, y tenía los ojos un poco redondos. Ella siempre había pensado que se parecía a una comadreja, pero nunca tanto como en ese momento. —No puedes irte así. El nuevo restaurante abre en dos semanas. —Sí lo sé. —Él le dio una triste mueca. —Pero realmente Alexandra, él me está ofreciendo una fortuna para... —Por supuesto que lo hace. Está intentando arruinarme, —dijo bruscamente ella. Peter se encogió de hombros. —Bueno, si fueras a golpear su oferta... Los ojos de Alex se estrecharon. Ella no podía evitar notar que él había dicho ―golpear‖ más que ―igualar‖ o incluso ―acercar‖. El pequeño rastrero realmente era una comadreja sin lealtad a nada... excepto que ella le necesitaba. —¿Cuánto? —Preguntó bruscamente, y apenas se las arregló para evitar hiperventilar al momento que él lo murmuró. Dios querido, eso era tres veces lo que ella le estaba pagando y dos veces lo que podía afrontar... lo cual él sabía, por supuesto. Era una suma ridícula. Ningún chef ganaba eso, y él no lo valía. Peter era bueno, pero no tan bueno. No tenía ningún sentido que Jacques Tournier, el propietario de Chez Joie, le ofreciera tanto. Pero entonces Alex de repente podía ver lo que estaba planeando. Jacques estaba atrayendo al hombre en un deliberado intento de dejarla alta y seca. Él seguiría durante dos o tres semanas, lo suficiente para poder meterla en problemas, luego le despediría bajo algún pretexto u otro. Alex abrió su boca, preparada para avisar a Pierre, pero la petulante expresión en su cara la detuvo. Peter siempre había sido un bastardo egoísta. Era bastante malo cuando él era el único ayudante de cocina, pero en el corto tiempo desde que le había promocionado a jefe de cocina, su ego había crecido diez veces a su previo estado hinchado. No, pensó ella con un suspiro, él no la creería. Pensaría sólo en uvas agrias. —Sabes que no puedes afrontarlo, —dijo Peter compasivamente. Entonces con algo menos que simpatía, añadió, —Solo admítelo para que pueda dejar de malgastar mi tiempo y me vaya de aquí.


La boca de Alex se tensó. —Bien, si lo sabías, ¿por qué molestarse en sugerirlo? —No quería que pensaras que no tenía nada de lealtad, —admitió él con un encogimiento de hombros. —Si golpeabas su oferta, me quedaría. —Gracias, —dijo ella secamente. —De rien, — dijo él, y se giró hacia la puerta. Alex apenas había comenzado a decir sus pensamientos, de alguna manera, antes de que Peter estuviera sacudiendo su cabeza. Aún así, ella siguió en ello, avisándole como su conciencia distaba. En el momento en que se cayó, él se burló de ella con irrisión. —Sabía que te molestarías, Alexandra, pero contar semejante historia ridícula para conseguir que me quede es muy triste. La verdad es que, me he estado vendiendo barato por algún tiempo. He aumentado en reputación como un chef alucinante estas últimas semanas mientras cocinaba en tu lugar... —Dos semanas, — corrigió Alex impacientemente. —Solo fueron dos semanas desde que te promocioné a jefe de cocina. Y cocinaste mis recetas, no viniste con las tuyas propias. Seguramente puedes ver cuan ridículo es que alguien te pague ese tipo de dinero por... —No, no lo veo ridículo. Soy brillante. Jacques ve mi potencial y merezco que me paguen mi valor. Pero tú obviamente no lo haces. Has estado intentando mantenerme abajo. Ahora me pagarán lo que merezco y disfrutaré de algunos de los beneficios producidos por mis habilidades. —La boca se tensó, él añadió, —Y tú no vas a engañarme para que me quede aquí con semejantes estúpidas historias. Con una pequeña inhalación de disgusto, Peter giró sobre sus talones y salió de su oficina con su nariz levantada y un aire auto justificado que la hizo dar arcadas. Alex cerró sus ojos. En el momento, no quería nada más que gritar una sarta de obscenidades detrás del hombre, y sospechaba que disfrutaría de su caída cuando llegara. Desafortunadamente, su propia caída llegaría primero. Maldiciendo, empujó su Rolodex hacia ella y comenzó a hojear los números. Quizás uno de sus viejos amigos de la escuela de cocina podría ayudar por una noche o dos. Cristo, estaba arruinada si no encontraba a alguien y rápido.


Una hora después, Alex alcanzaba la W en su Rolodex sin posibilidades cuando el teléfono sonó. Irritada con la interrupción cuando estaba teniendo una crisis, Alex lo levantó bruscamente. Ladró ―hola‖, los dedos de su mano libre aún volaban a través de las tarjetas una tras otra en una rápida sucesión. —Tengo a alguien que quiero que conozcas. Alex frunció el ceño al extraño saludo, despacio reconoció la voz de su hermana. Una vez lo hizo, un profundo suspiro se deslizó por sus labios, y ella sacudió su cabeza cansadamente. Realmente no necesitaba esto ahora mismo. Estaba totalmente enferma del desfile de hombres que Sam la había estado presentando durante los últimos ocho meses. Había sido bastante mal cuando ella y su hermana pequeña, Jo, habían sido solteras y disponibles, pero ahora que Jo tenía a Nicholas, Sam estaba enfocando toda su atención en encontrar un hombre a Alex. Supuso que no estaría mal si uno de los hombres que Sam había insistido en presentarla hubiera mostrado algún leve interés en ella, pero después de apenas más que un momento, y algunas veces tan pequeño como unos pocos segundos, cada soltero simplemente la había ignorado, o en algunos casos, incluso alejado. Eso la provocaría un complejo. Había empezado una dieta incluso, algo que había jurado que nunca haría, y ejercicio, un pasatiempo que detestaba, tan bien como intentar un maquillaje diferente y elecciones de moda en un esfuerzo por estimular a su ego ahora marcado. Realmente esto era lo último que necesitaba, pero Alex sabía que el corazón de Sam estaba en el lugar correcto y se forzó por levantar su paciencia y arreglárselas para mantener su tono solo medianamente exasperado. —Sam, cariño, mi jefe de cocina acaba de irse, y tengo una hora para reemplazarle antes de que la cena comience a llegar. No tengo tiempo para que hagas de casamentera ahora mismo. —Oh, pero, Alex, estoy bastante segura que es este, —protestó ella. —Cierto, bueno, quizás lo es, pero si no es un chef de clase mundial, no estoy interesada, —dijo Alex en tono grave. —Te cuelgo ahora. —¡Lo es!


Alex paró con el teléfono a medio camino de vuelta a su base y lo empujó de vuelta a su oído. —¿Qué? ¿Qué es? —¿Un chef? —Dijo Sam, pero sonaba como una pregunta más que una afirmación. Era bastante para que eso hiciera que Alex estrechara sus ojos. —¿De verdad? —Preguntó ella sospechosamente. —Sí. —Sam sonaba más segura esta vez. —¿Dónde hizo su último trabajo? —Preguntó ella precavidamente. —Yo... no estoy segura, —evadió Sam. —Es de Europa. —¿Europa? —Preguntó Alex, su interés aumentaba. Tenían buenas escuelas culinarias en Europa. Había ido a una de ellas. —Sí, —la aseguró Sam. —Actualmente, es por lo que estoy segura que será él. Está en la cocina y cocina tan bien como tú. Alex tamborileó sus dedos pensativamente en su escritorio. Parecía como demasiada buena fortuna que su hermana quisiera presentarla a un chef el buen día que estaba en la desesperada necesidad de uno. Por otro lado, había sufrido bastante de mala suerte los últimos meses que un poco de buena suerte estaba bien seguramente. Finalmente, preguntó, —¿Cuál es su nombre? —Valens. —Nunca he oído hablar de él, —murmuró Alex, y entonces se dio cuenta de cuan estúpido era decir eso. Ella no conocía a cada chef soltero en Europa. De hecho, solo conocía a unos pocos de sus días en la escuela culinaria... y los nombres de los famosos por supuesto. —Mira, es un chef, y necesitas uno. ¿Qué daño puede hacer conocerle? —Preguntó Sam. —Juro que no lo lamentarás. Realmente creo que esto funcionará. Marguerite nunca se equivoca. Tienes que conocerle. —¿Marguerite? —Preguntó Alex confundida, reconociendo el nombre. Ella era la tía de uno de los compañeros de banda de Mortimer, Decker Argeneau. Alex nunca la había conocido, pero Sam la mencionaba mucho. De cualquier manera, no tenía ni idea de lo que la mujer tenía que ver con esto.


—Solo conócele, — suplicó Sam. Alex suspiró, sus dedos golpeaban un rápido tatuaje. Podía sentir que Sam estaba mintiendo en algo en su determinación por conseguir que conociera al hombre, y realmente, no tenía tiempo que perder en ese momento. Por otro lado, Sam no había dudado en decir que podía cocinar y había dicho que era por qué había pensado que podrían hacer buenas migas, así que Alex sospechaba que parte de eso era al menos verdad. Al menos esperaba que lo fuera. El hecho era que, estaba desesperada. Y, francamente, mendigar no podía ser mejor elección. Si el hombre podía cocinar medio decentemente, definitivamente estaría interesada en él aunque no en la manera que Sam obviamente esperaba que estuviera. —Envíale, —bramó, y entonces colgó el teléfono en su base antes de que pudiera cambiar de opinión. ******* Cale estaba hablando a Bricker y a Mortimer de la boda que había atendido en Nueva York con varios de los miembros de su familia y sus compañeras de vida cuando Sam volvió corriendo a la sala. —Todo listo, —anunció excitadamente. — Tenemos que ir a su restaurante ahora mismo. Cale frunció el ceño. —Dijiste que vendría aquí. —Sí, bueno, hay un cambio de planes. Alex tiene una pequeña crisis en el restaurante y no puede irse, —anunció Sam, cogiendo su brazo y le urgió hacia la puerta de la cocina. —Actualmente eso me recuerda. ¿Puedes cocinar? Cale paró, forzándola a una parada, y anunció fríamente, —No como. —No te pregunté si comías, —señaló ella. —¿Puedes cocinar? —¿Por qué cocinaría si no como? —Preguntó él secamente. —Nadie ha descartado que hagas lo otro, —dijo Sam impacientemente, y luego chasqueó la lengua con irritación e intentó urgirle para continuar hacia delante cuando ella señaló, —Los diseñadores masculinos no llevan ropa de mujer, pero la diseñan.


—¿Cómo sabes que no la llevan? —Preguntó ligeramente Bricker, llamando la atención de Cale por el hecho de que él y Mortimer les habían seguido y estaban de pie detrás de ellos. Mortimer se rió por las palabras, pero Sam no pareció verle el humor. Apretando sus dientes, tiró del brazo de Cale otra vez. —Vamos. Necesitas llegar al restaurante antes de que cambie de opinión y vaya a otro lugar o algo. Cale liberó su brazo de su agarre. —No cocino y no tengo deseos de visitar un lugar lleno de hedor. Solo tienes que arreglar un encuentro para un día diferente. No tengo deseos de ir a su negocio. Fin del capítulo.


Capítulo 2

―No puedo creer que Sam le dijera a su hermana que soy chef, ― murmuró Cale probablemente por sexta vez desde que se encontró instalado en el asiento de pasajeros de su coche alquilado y conduciendo de la casa franca con Justin Bricker al volante. ―Créelo, ―dijo Bricker secamente. ―Sam está desesperada por ver a su hermana relacionada con un inmortal. Ella y sus hermanas son como uña y carne. Va a hacer todo y cualquier cosa que pueda para asegurarse de que Alex no sea dejada atrás en algún momento en el futuro. ―Hmm.― Cale supuso que podía entender eso. A menudo había pensado que debía ser difícil para los mortales renunciar a sus familiares y amigos para reclamar a los inmortales que amaban. Ganaban mucho a cambio, por supuesto: la eterna juventud y el amor y la pasión que la mayoría de los mortales sólo podían soñar. Sin embargo, la familia era muy importante para su clan, y eso en su opinión hablaba bien de Sam y sus hermanas que ellas considerasen también importante la familia. ―Aún así... ¿un cocinero? Sólo la visión de la comida hace que mi estómago de vueltas, y el olor... ―Hizo una mueca y se estremeció, apareciendo náuseas de sólo pensar en ella misma. Su reacción a los alimentos era una de las razones por la que Cale no tenía más relación con los mortales. Su propia vida parecía girar en torno a los alimentos o bebidas. Ellos hacían negocios con el café o con otras bebidas y celebraban fiestas para conmemorar cualquier evento. Fue por eso que Cale había canalizado la mayor parte de sus intereses comerciales en áreas donde sólo tenía que hacer frente a los inmortales. Por supuesto, algunos de ellos comían demasiado, los que aún eran jóvenes, o se habían acoplado. Pero se encontraba con el problema mucho menos a menudo cuando se trataba de los inmortales de lo que sería con los mortales. ―Esta es la primera vez que he oído hablar de un inmortal con ese tipo de reacción a los alimentos, ―comentó Bricker, y luego le echó una mirada curiosa, y preguntó, ―¿Cuántos años tienes? Cale frunció el ceño. Cuanta más edad que tenía, más detestaba responder a esa pregunta y se suponía que estaba comenzando a sentir su edad. No físicamente, por supuesto, sino mentalmente. La verdad es que últimamente, Cale se aburría hasta las lágrimas. Esa fue la razón por la que había accedido a una larga visita a


Canadá. No había tenido ningún cambio real en su vida por un tiempo muy largo. Las compañías de su propiedad y que atendían a las necesidades de los inmortales, tenían en su mayoría empleados inmortales lo que significaba que no había tenido que cambiar su nombre o el trabajo por algún tiempo. También vivía en una finca a las afueras de París, donde no había vecinos para notar su falta de envejecimiento. Se le había permitido evitar el movimiento también. Cale sabía que hacerlo había sido conveniente, pero también había permitido que se estancara. Últimamente había estado pensando que una reestructuración importante en su vida estaba bien. Había estado pensando en dejar su empresa en manos de uno de sus capacitados empleados de alto nivel y tomar una línea diferente de trabajo, pero simplemente no había decidido lo que quería hacer. Él había considerado varias cosas, pero la mayoría requerían ir a la universidad para adquirir las habilidades necesarias, lo que significaba estar cerca de los mortales y su siempre presente amor por la comida. Otra opción que había considerado era contratarse a sí mismo como mercenario. Cale había disfrutado de la batalla en su juventud, y mientras que no podía convertirse en un buen soldado porque no podía arriesgarse a la luz del día, comprendió que aún contrataban a mercenarios para luchar en países del tercer mundo. Supuso que eso decía cuan bajo estaba su estado de ánimo que había hundido la idea de un sangriento campo de batalla llamándole. ―Si eres hijo de Martine y Darius, tienes que haber nacido antes de Cristo, ―dijo Bricker, pensativo. ―Tu padre murió en el 300 AC o algo así, ¿no? ―En el 230 AC, ―dijo Cale. No era un momento que le gustaba recordar. Había perdido no sólo a su padre, sino a varios hermanos ese año, todos en la misma batalla. En realidad, "masacre" era la palabra más adecuada, ya que habían sido atraídos a una trampa por un inmortal que competía por los mismos contratos de mercenarios que hicieron y había decidido eliminar la competencia. Darius, padre de Cale, había sido un gran guerrero y educó a sus hijos con las mismas habilidades, y luego hizo la vida mediante la contratación de sí mismo y de sus hijos fuera de la batalla. Incluyendo a Cale, su madre había tenido once niños con su padre, todos hijos. La pareja se había conocido y se convirtieron en compañeros de vida en 1180 antes de Cristo, cuando su padre tenía doscientos años de edad y su madre trescientos. Si bien se habían adherido a la regla de un niño cada siglo, también habían tenido dos pares de gemelos, y ―hasta ahora― el Consejo no castigaba a los padres por tener gemelos haciéndolos esperar un siglo más para tener otro hijo. De los once


hijos, sólo tres aún sobrevivían. El resto había muerto junto a su padre en un sangriento campo de batalla en el 230 AC. A Cale todavía le dolía el recuerdo de la pérdida. ―Bueno, entonces tal vez tu reacción a los alimentos se debe a que eres muy viejo, ―murmuró Bricker con preocupación. Al parecer, la idea de que semejante disgusto extremista por la comida era molesto para los inmortales más jóvenes. Encogiéndose de hombros, dijo más alegremente, ―Pero si bien sabe Marguerite sobre esto, y siempre que cumpla una vez con Alex, vas a encontrarte a ti mismo comiendo nuevamente. Cuando Cale simplemente le miró dubitativo, se echó a reír y añadió, ―Confía en mí. Esta noche, vas a estar rellenando tu cara como un mortal después de una rápida semana larga. Cale frunció el ceño, no le agradaba la sugerencia. En realidad, él no quería el placer de encontrarse a sí mismo atrapado en un vehículo con un inmortal más joven. Los alimentos que comían siempre tenían un olor similar. Normalmente, ese olor no le molestaba tanto, pero entonces no estaba atrapado normalmente en un coche sin aire con uno. Arrugando la nariz, suspiró, y le preguntó, ―¿Por qué me está llevando esta vez? ―Porque no conoces las carreteras de Toronto, y Sam no quería correr el riesgo de que te perdieras, ―le recordó Bricker divertido. ― También estaba preocupada que pudieras dañar tu coche en las carreteras heladas y no quería arriesgarse a eso. Desde que Mortimer quería discutir su cambio y no le permitiría conducir, de mala gana decidió que yo debía entregarte a Alex. Estoy para informarle de cada palabra que pase entre vosotros dos, ―anunció con regocijo. ―Bien, ―murmuró Cale, empezando a preguntarse en dónde se había metido aquí. Tal vez realmente no valía la pena seguirle la corriente a Marguerite, después de todo. No, si eso significaba ir a un restaurante en el que estaría rodeado por el olor de los alimentos mortales... y esta mujer, Alex, pensaba que era un chef de los buenos. ¡Dios! ¿Qué demonio había poseído a Sam para afirmar que podría cocinar? No sabía ni una maldita cosa sobre cocinar y no quería. Por otro lado, si resultaba que Marguerite tenía razón, y esta mujer era su compañera de vida... Bueno, se suponía que podía valer la pena... y realmente le podría empezar a gustar la comida de nuevo entonces.


―Aquí. ―Bricker alcanzó a ciegas el asiento de atrás para recuperar un libro. Le ofreció el gran volumen a Cale, diciendo, ―Sam pensaba que podría ayudarte dando a esto una rápida ojeada una vez más por el camino. ―¿Galletas o bollos? ―Leyó Cale con algo parecido al horror mientras su mirada se trasladaba con disgusto sobre la imagen de los muertos, sin cabeza, pollos asados sin plumas, y atados en el plato junto a un montón de verduras asadas por igual. ―Bueno, no hace daño, ―dijo Bricker, divertido. ―Alex está a la espera de un chef de clase mundial. Cale lanzó el libro de vuelta al asiento trasero con disgusto. ―No tengo ninguna intención de cocinar. Iré allí, conoceré a la mujer, veré si puedo leerla y me iré cuando pueda. ―O, ―dijo Bricker arrastrando las palabras, ―vas a ir allí, descubrirás que Marguerite estaba en la marca una vez más, que no puedes leer a Alex, y estarás desesperado por una excusa para estar cerca de ella para intentar reclamarla como compañera de vida. Cale resopló. ―Si no puedo leerla, y ella es mi compañera de vida, no necesitaré una excusa para estar cerca de ella. Ella me querrá ahí. ―Oh, hombre, tienes mucho que aprender acerca de las mujeres mortales, ―dijo Bricker secamente. Cale le miró fijamente. ―Seguramente, si ella es mi compañera de vida, ella... ―¿Qué? ¿Caerá en la palma de tu mano como una ciruela madura para la cosecha? ―Bricker apartó su mirada de la carretera para echarle un vistazo con evidente diversión. Cuando Cale sólo frunció el ceño, meneó la cabeza y volvió su atención a la carretera. ―No estabas prestando atención allí en la casa, ¿no? ¿No puedes coger el hecho de que Mortimer y Sam son compañeros de vida, han estado juntos durante ocho meses, y sin embargo, sólo ahora acepta el cambio? Las mujeres mortales tienen libre albedrío, ya sabes. Los ojos de Cale se abrieron como platos cuando se dio cuenta de que era verdad. ―Y contrariamente a lo que afirma la película, las Chicas de la Tierra no son fáciles.


―¿Qué? ―Preguntó Cale, completamente desconcertado por la referencia. ―No importa, ―murmuró Bricker con disgusto. ―El punto es, mientras nosotros crecemos con el conocimiento de que algún día encontraremos a alguien especial que no nos pueda leer y a quien no podamos leer será, por tanto, nuestra compañera de vida perfecta, las mujeres mortales no. Mientras crecen se les enseña que los hombres engañan, mienten y son unos bastardos. Les dicen que van a tener que besar a un montón de sapos antes de encontrar el que será su príncipe. Y entonces les enseñan a ser cautas, ya que algunos realmente son lobos vestidos de príncipes. Cale miró al inmortal más joven con desaliento. ―¿En serio? ―No ves mucha televisión, ¿verdad? ―Preguntó secamente Bricker, y luego sugirió, ―Consigue una prueba, mira una película o dos esta noche. Que te llevará hasta la fecha sobre el estado de la guerra de los sexos. ―¿Guerra? ―Sí, guerra, ―dijo Bricker solemnemente. ―Las mujeres ya no son objetos de pequeña licitación y dulces chicas de placer sólo para tener un poco de atención. Si tienen a un hombre en sus vidas, es porque lo quiere, no porque necesitan que ellos las cuiden. Las mujeres de hoy pueden cuidar de sí mismas. Por lo menos muchas de ellas pueden. Y como una exitosa mujer de negocios, Alex es una de las que pueden. De hecho, apartar su atención de su negocio es más probable que sea más una lucha que otra cosa. Especialmente en este momento, ―añadió sombríamente. ―¿Por qué especialmente ahora? ―Preguntó Cale. ―Ella está en medio de la apertura de un segundo restaurante, ―le informó Bricker. ―Comenzó con este pequeño hoyo en la pared. Que era de lujo, ―agregó, por si acaso le dio a Cale la impresión equivocada. ―Pero pequeño. Sólo ella era la cocinera, y fue todo un éxito. Había que reservar con meses de antelación para conseguir una mesa. Así que decidió que necesitaba un lugar más grande, por lo que Sam ha dicho, eso ha sido un problema tras otro, y Alex ha estado corriendo en círculos tratando de llegar justo a tiempo para la noche de la apertura. ―¿Cuándo es eso? ―Preguntó Cale.


―En dos semanas, ―dijo Bricker secamente. ―Confía en mí, ella estará dando vueltas como un pollo con la cabeza cortada y ―su compañero de vida o no ― tendrás suerte si te da la hora del día, si se entera de que no eres chef. Cale se quedó en silencio por un momento, y luego se desabrochó el cinturón y cambió de lugar para llegar al asiento trasero a por el libro de cocina. Le pareció que era mejor prevenir que curar. ******* ―¿No hay absolutamente nadie que pueda pensar que sea un cocinero incluso medio-decente y desempleado en la actualidad? ―Preguntó Alex por desgracia, y luego escuchó a la voz en el teléfono cuando Gina, una querida amiga que también era chef, le dijo que no. Alex hizo una mueca, y murmuró, ―Bueno, gracias por intentarlo, de todos modos. Alex descansó el teléfono de nuevo en su soporte con un suspiro de cansancio. Había pasado los últimos cuarenta y cinco minutos desde que habló con Sam haciendo llamadas, pero parecía que no había cocineros en busca de una posición... que era ridículo teniendo en cuenta el estado de la economía, pero también era sólo su suerte últimamente. Gruñendo con la frustración, Alex se frotó las manos sobre su cara, y luego se dejó caer en la silla de su escritorio con un gemido. Ella había continuado con sus llamadas en el caso de que el chef que Sam envío fuera totalmente inadecuado, pero parecía que era su única esperanza en este momento. Si él no estaba para improvisar, tendría que cocinar aquí esta misma noche, lo que significaba que no podía ver las cosas que tenía que hacer para conseguir que el restaurante más grande abriera a tiempo en la nueva ubicación. ¿Por qué demonios se había establecido para este infierno? Se preguntó Alex miserablemente. Parecía un plan simple y fácil a la vez. Este restaurante había sido frenético, siempre estaba lleno, el dinero entraba. Había sido como el gato gordo y feliz disfrutando de la flor y nata de su éxito... y después un demonio le había susurrado al oído que debía ampliar y, como una idiota, corrió impulsivamente hacia adelante con la idea. Originalmente, Alex tenía la esperanza de comprar la tienda de al lado y simplemente derribar el muro entre ellos y hacer este restaurante más grande. Pero entonces, se había dado cuenta de que significaba cancelar varias reservas


para hacer el trabajo, y luego alguien sugirió simplemente abrir otro restaurante en el otro extremo de la ciudad. Ella podía atraer a una nueva clientela. Con visiones de una cadena de restaurantes de La Bonne Vie bailando en su cabeza, Alex se había propuesto encontrar el edificio perfecto en el lugar perfecto. Entonces se puso a decorar y hacer publicidad de la apertura de la segunda La Bonne Vie. Todo había ido bien en un primer momento, y luego la mala suerte había empezado a plagarla. El lugar perfecto había sido una antigua casa victoriana en el borde de una concurrida zona comercial. Había sido renovado recientemente, con encanto, y perfecto, hasta que un incendio por un fallo eléctrico estalló una noche poco después de que había empezado su decoración. Afortunadamente, Alex ya había colocado un sistema de alarma, y el departamento de bomberos había llegado hasta allí rápidamente. Desafortunadamente, mientras el fuego en sí no se había extendido mucho, había daños por humo en todo el edificio. De repente, en lugar de una ligera decoración, Alex se había encontrado frente a la necesidad de desmantelar el interior y restaurarlo por completo. Su suerte no había seguido nada mejor desde eso. En los últimos meses había estado gastando apagando incendios de distintos tipos: persiguiendo los envíos que se retrasaban o simplemente parecían haber desaparecido, los trabajadores que de repente abandonaban o, simplemente, no se presentaban, las órdenes que había recibido confundidas de alguna manera y los productos equivocados que llegaban. En un par de casos, los obreros habían comenzado a instalar mal los elementos antes de llegar allí, y las empresas se negaban a reembolsarle por los productos ―usados‖. Muy pronto el dinero comenzó a escasear, y había tenido que revisar su ahorro privado. Fue entonces cuando Alex había comenzado a entrar en pánico. Con la fecha de la apertura ya fijada y promovida, había despedido al director del proyecto que había sido el supervisor de la redecoración y promovido a Peter su chef a jefe de cocina del original La Bonne Vie, para que ella pudiera estar en el nuevo edificio todo el tiempo para asegurarse de que no había más equivocaciones... lo cual aparentemente había convencido a la pequeña comadreja que era un cocinero de primera clase digna de montones de dinero. ―El culo, ―murmuró para sí misma, su mirada se deslizó por desgracia hacia el reloj en la pared. Las reservas para la cena empezaban a las cinco, y era casi la hora. Si el chef de Sam no se presentaba, ella misma tendría que empezar a cocinar. No es que le importara. Cocinar era el primer amor de Alex, todo lo que


siempre había querido hacer. Había sido un terrible dolor cuando había tenido que pasar el sombrero de chef a la cabeza de Peter para que pudiera supervisar las renovaciones en el nuevo restaurante. Pero no tenía otra opción. Normalmente, Alex ni siquiera habría estado hoy cuando Peter llegó con su anuncio. Sólo había aparecido por el restaurante para comprobar las cosas y coger unos papeles que tenía la esperanza de pasar esta noche. Su intención había sido dirigirse de vuelta al nuevo restaurante a tiempo para la entrega de la pintura a los pintores que se suponía debía estar en las paredes antes de que las mesas y las sillas del comedor llegaran por la mañana. Al menos ese había sido el plan antes de que Peter se hubiera presentado con su anuncio de que le habían ofrecido esa cantidad ridícula de dinero para ir a trabajar a Chez Joie. Alex frunció el ceño ante la sola idea de la mala pasada de ser utilizada por su mayor competidor, Jacques Tournier. Siempre habían sido competitivos, sus respectivos restaurantes competían por la misma clientela de lujo, pero esto era ir demasiado lejos. No sólo podía ser su ruina, sino que definitivamente iban a hacer a Peter y a su carrera algo de daño. Pero entonces, Jacques siempre había sido un idiota. Miró el reloj para descubrir que mientras se había sentado preocupándose, el tiempo había seguido gateando hacia delante. Alex ya no podía posponerlo, tenía que salir allí y ponerse a trabajar. Los primeros invitados ya habían llegado, y sus órdenes estaban sin duda apareciendo en la cocina. Llamaría a los pintores en el otro restaurante y... Un golpe en la puerta sonó cuando Alex cogió el teléfono. Diciendo a quienquiera que fuese que entrara, comenzó a marcar el número del nuevo restaurante, pero se detuvo cuando la puerta se abrió y apareció Justin Bricker, con su habitual alegre sonrisa al entrar en su oficina. ―Hola, Alex. ¿Cómo están los engaños? ―Saludó con facilidad. Alex lo miró desconcertada, y luego lanzó un gemido. ―Dios querido, seguramente ¿tú no eres el chef del que Sam estaba hablando? ―No, ―dijo con una sonrisa, y un gesto hacia detrás de él con su dedo pulgar. ―Aquí está Cale. ―¿Col? ―Alex se hizo eco sin expresión, con los ojos deslizándose a la puerta aún medio cerrada. No vio ninguna evidencia de un segundo hombre. Frunciendo el


ceño, puso de nuevo el teléfono en su receptor y se inclinó hacia un lado, tratando de mirar a la cocina mientras murmuraba, ―Col rizada es un vegetal. ―No es col rizada. Cale... con C, ―explicó Bricker, y luego miró a su alrededor y frunció el ceño cuando vio que el otro hombre no había entrado. Con el ceño fruncido, Bricker salió brevemente de la sala, y le oyó murmurar, ―¿Qué estás haciendo, hombre? Entra aquí e intenta leerla. Alex levantó las cejas al oír las palabras, y brevemente se preguntó lo que quería decir, pero luego reapareció Bricker, arrastrando a un hombre en un traje color carbón a la sala cuando el hombre dijo, ―Estaba buscando algo con que cubrirme la nariz y la boca. ¡Dios mío! Cómo alguien puede evitar todos estos alimentos está más allá de mí. El hedor es insoportable. Yo... Alex arqueó una ceja cuando el hombre la vio y llegó a una abrupta parada en la puerta. Ella abrió su boca para decir que su cocina no olía mal, pero las palabras nunca salieron más allá de su boca. Se encontró simplemente mirando fijamente al hombre. Era... interesante. No apuesto en el sentido clásico, pero sin duda interesante, decidió y GQ valía la pena en ese traje. Su mirada se deslizó rápidamente por encima de su alta constitución, musculoso, vestido con lo que estaba segura era un diseño original. Entonces sus ojos se detuvieron en su cara para disfrutar de los gestos fuertes, angulares, el plateado de los ojos azules, y la clara tez. ¿Qué ocurría con todos estos amigos de Mortimer? Se preguntó con el ceño fruncido. Cada uno tenía una piel perfecta y los ojos deberían estar prohibidos. ―¿Y bien? ¿Puedes leerla? ―Preguntó con impaciencia Bricker. ―¿Qué? ―Cale le miró con una confusión que parecía clara rápidamente. ―Oh, bien. Su mirada cambió de nuevo a ella, y Alex se encontró suspirando cuando se centró en ella con una concentración que reconoció de todos los demás hombres que Sam la había presentado desde que estaba con Mortimer. Era la mirada que solía ir precedida completamente por el hombre al ignorarla o incluso alejándose de ella, la mirada que le estaba dando un complejo. ―¡Genial! Otro de tus amigos y un bicho raro de Mortimer, ―murmuró ella con disgusto, y devolvió una mirada de enojo hacia Bricker cuando le preguntó. ―¿Son


todos drogadictos, o de escuchar vuestra música demasiado alta son deficientes mentales? ―Sé que no se drogan, por lo que debe ser la cosa de la música, ―dijo Bricker, divertido. Alex giró los ojos. ―No tengo tiempo para esto, Justin. ¿Puede cocinar o no puede? Bricker miró a Cale. ―¿Puedes leerla? ―¿Leer, qué? ―Preguntó Alex irritada, su mirada volviendo a situarse en Cale al ver que su expresión se había vuelto aún más concentrada, centrándose en un lugar en el centro de su frente. ―No puedes, ¿verdad? ―Dijo Bricker, con lo que parecía ser alegría. ―No. ―La palabra apenas respirada, y la profunda concentración en su expresión se desvaneció para ser sustituida por una expresión un poco aturdida. Alex frunció el ceño. Cale no se alejaba, como todos los otros hombres después de esa mirada. En cambio, él la miraba como si fuera algo raro o una criatura exótica. Ella hubiera preferido que se alejara, Alex decidió que el malestar comenzaba a deslizarse por ella. Cambió impacientemente, miró a Bricker nuevo. ―¿Qué es...? ―Puede cocinar, ―interrumpió Bricker alegremente. Alex entrecerró los ojos, segura de que aquí había algo que se había perdido por completo, pero ni idea de lo que podría ser. ―¿Sra. Willan? Alex miró a la puerta de un salto. Bev, quien había ascendido a ayudante de chef para sustituir a Peter cuando ella lo promovió a jefe de cocina, estaba de pie en la puerta, una mirada inquieta en su cara. ―¿Sí? ―Los pedidos están llegando y Peter, me refiero a Pierre, ―se corrigió con una mueca, ―no ha vuelto de dondequiera que iba. En caso de que... ―Peter,― destacó Alex el nombre, ―no va a volver. Sólo se presentó hoy para dejar de trabajar, ― añadió bruscamente recordándole sus problemas actuales. ―Empieza a trabajar en los pedidos. Estaré allí en un momento.


Con los ojos muy abiertos, Bev asintió con la cabeza y salió de la oficina, dejando a Alex para echar un vistazo de nuevo a los dos hombres. Cale seguía mirándola como si fuera las joyas de la corona, pero Bricker estaba sonriendo como el idiota que estaba empezando a sospechar que era. Con un suspiro de exasperación, cambió toda su atención a Cale. ―¿Dónde te entrenaste? ―En París, ―anunció Bricker. ―¿Eres él? ― Preguntó ella con sorpresa. Sam había dicho Europa, pero el acento de Cale no era exactamente francés. En realidad, ella no podía situarlo, se juntaban el acento francés, con algunas entonaciones de inglés e incluso germánico también. Al darse cuenta de que el acento que tenía no era realmente relevante, señaló, ―No te pregunté de dónde era, sino dónde se formó. ¿Fue en La Belle Ecole, Le Cordon Bleu, o... ―Cordon Bleu, ―interrumpió Bricker, Alex entrecerró los ojos en él brevemente. Cuando sólo le sonrió, miró a Cale para señalar que todavía la estaba mirando fijamente. Por alguna razón, esa mirada estaba empezando a cansarla, haciéndola sentir como si tuviera un moco colgando de la nariz o unas manchas en la cara o algo... que sólo le molestaba. Negándose a ceder a la tentación de recorrer las manos sobre su cara y la nariz para comprobarlo, apretó los dientes y rompió, ―Está bien. Se formó en Le Cordon Bleu. ¿Dónde ha trabajado desde entonces? Cuando Bricker vaciló, Cale dijo, ―Yo trabajo para mí mismo. Los ojos de Alex se incrementaron ligeramente, aunque no estaba en sus palabras tanto como en el sonido de su voz. No se había dado cuenta del tipo sexy, del tono ronco de su voz la primera vez que había hablado, pero entonces tal vez había estado demasiado molesta por la sugerencia de que la cocina olía como para prestar atención. Irritada consigo misma por darse cuenta ahora, frunció el ceño y preguntó, ―Si tiene su propio restaurante, ¿por qué quiere trabajar aquí? ―No realmente, ―dijo Bricker cuando Cale vaciló. ―Él está aquí de visita en Canadá por un tiempo, pero se ofreció a ayudar hasta que puedas encontrar un chef de reemplazo.


―Oui. Lo que él dijo. ―Asintió Cale con satisfacción y le sonrió, lo que hizo que Alex recuperara el aliento. ¿Había pensado que era interesante y no apuesto? Qué estaba mal con ella, se preguntó, y luego frunció el ceño al notar el calor que hacía en su oficina. Tendría que revisar el termostato antes de salir y ver qué pasaba, decidió Alex, evitando la tentación de alejarse el suéter de su pecho y ventilarse en sí misma. Luego frunció el ceño ante ese pensamiento. ¿Antes de irse? Estaba pensando como si ya hubiera decidido contratar al hombre. Eso no estaba bien. Si bien reconocía que él estaba dispuesto a ayudar cuando estaba aquí en sus vacaciones, por todo lo que sabía él no podía cocinar y escupir. Obligándose a reunir sus pensamientos, se despejó su garganta y le preguntó, ―¿Es usted bueno en algo? ¿Su restaurante es de éxito? ―Alex, ―dijo Bricker secamente. ―El hombre está vestido con un traje de diseño. Su reloj tiene incrustaciones de diamantes. Es muy bueno en lo que hace. Alex parpadeó y miró desde su traje ―el cual realmente se veía muy bien ― al reloj que ahora parecía estar tratando de ocultar tirando de su manga por encima. A pesar de la reacción disconforme a Bricker señalando sus signos exteriores de éxito, ella alcanzó a ver la brillante cara y reconoció que el hombre tenía dinero, lo que sugería un cierto nivel de éxito en lo que hacía. Una maldición y cristales rotos al caerse en la cocina hicieron que la mente de Alex se recuperase. Lo probaría, y si podía cocinar, aceptaría su ayuda. Por lo menos le daría más tiempo para encontrar el reemplazo de Peter, mientras eso le permitiría asegurarse de que la renovación del nuevo restaurante no hubiera cambiado el rumbo otra vez. ―Puede cocinar algo para asegurarte si te gusta, ―anunció repentinamente Bricker. Alex asintió con la cabeza una vez, y luego levantó las cejas con sorpresa al notar el horror en el rostro de Cale y la forma aguda con que se volvió hacia el otro hombre. ―Puedes, ―dijo Bricker insistente, y luego en un tono que sugería un significado que no entendía, añadió. ―Confía en mí.


Capítulo 3

―Muy bien, este será tu puesto. Cale se detuvo detrás de Alex y logró aparta la vista de su trasero a su cara cuando se dio media vuelta para mirarlo. Mi compañera de vida. Las palabras fueron a la deriva por su mente con una gran cantidad de maravillas conectadas. Marguerite había tenido razón. No podía leer a Alex Willan. Ella era su compañera de vida. El conocimiento siguió rodando por su cerebro, pero Cale estaba teniendo problemas abrigándose alrededor de ello. Finalmente había conocido a su compañera de vida. Después de todos estos siglos, tendría una compañera de vida. Ya no necesitaba estar solo. Iba a emparejarse. No, Cale dio un pequeño suspiro con ese pensamiento, no importaba la forma en que lo presentara, su cerebro parecía entumecido e incapaz de absorberlo. ―O supongo que usted está acostumbrado al término francés establecido, ―agregó Alex, llamando su atención de nuevo. Cale asintió con frialdad. ―Realmente, como jefe de cocina sin duda estará por toda la cocina, ―continuó Alex, dándose rígidamente la vuelta lejos de él para indicar el área que lo había llevado. ―Pero aquí es donde mayormente va a trabajar cuando no esté dando órdenes a los demás. Cale se las arregló para asentir cuando lo miró y trató de parecer como si supiera lo que ella estaba diciendo, pero su mirada se deslizó a ciegas sobre los servicios de brillante metal delante de él, su mente ocupada con la letanía que atravesaba su cabeza. Su compañera de vida. Su compañera de vida. Su compañera de vida. ―Esta es una operación lo suficientemente pequeña como para que el jefe de cocina realmente triplique su deber, actuando como el soucier y se encarga del pescado también, ―explicó Alex casi en tono de disculpa. ―Eso es lo que ustedes llaman chef sauté y poissonnier en Francia. Cale frunció los labios y asintió con la cabeza, sus palabras en realidad no llegaban


más allá de sus pensamientos acerca de pasar la eternidad con ella. ―Como ya he mencionado, Bev es el sous-chef, su mano derecha. Acuda a ella si tiene alguna pregunta. Pero ella también cumple una triple función en los puestos de trabajo, chef de asado y chef de parrilla o lo que los franceses llaman el rotisseur y grillardin. ―Grillardin, ―se hizo eco Cale, dirigiendo un vistazo a la atractiva pelirroja llamada Bev cuando ella miró y sonrió con curiosidad. ―Y luego Bobby allí es el chef de hortalizas y repartidor, el entremetier y tournant, ―agregó Alex, al parecer, traduciéndole al francés preocupada de que no pudiera conocer los términos en inglés. Ella no tenía de qué preocuparse ― él no entendía el francés tampoco. Mientras Cale sabía lo que quería decir las palabras mismas, no estaba seguro lo que significaba exactamente que hacía el compañero, pero intentó parecer bien informado cuando dio al joven rubio mortal un gesto de reconocimiento. ―Rebecca allí, ―señaló Alex a una mujer que salía de una pequeña habitación en la parte trasera de la cocina. Era bajita y un poco redonda, con mejillas rosadas y el pelo oscuro recogido en una cola de caballo. ―Es el chef de la despensa de la cocina y pastelería, el garde manger y pâtissier. Es un sueño en dulces, ―aseguró Alex con una sonrisa. ―Ah, los dulces, ―dijo Cale con otro gesto de comprensión fingida. ―Correcto. ―Alex le sonrió brillantemente y con un gesto a la pared, donde varias hojas de papel con apuntes en ellas habían sido pegadas con cinta adhesiva. ―Las recetas que utilizamos aquí son todas mías. Cuando nombré a Peter como chef... o chef de cocina, tuve que colocar las recetas aquí para que él fuera capaz de utilizarlas... lo que me salva tener que hacer eso ahora. ―Alex le sonrió de nuevo, y Cale pensó que realmente tenía una sonrisa muy agradable. Mientras veía el parecido con Sam, Alex tenía una figura llena, sus grandes ojos complementaban su cara bonita en lugar de dominarla, y tenía el pelo más corto, un brillante Bob Brown, que caía debajo de sus orejas y se balanceaban alrededor de su cara cuando movía la cabeza. Se preguntó si los rizos oscuros eran tan suaves como se veían y tuvo que meter las manos en los bolsillos para resistir la tentación de averiguarlo.


―Así que si usted quiere tomar sólo una de las órdenes que están en espera, ―señaló a varias hojas más pequeñas de papeles fijados con clips en el estante de metal al lado de su puesto, ―y empezar, me quedaré el tiempo suficiente para estar segura de que tiene las cosas bajo control, y luego saldré de su camino. Cale la miró fijamente, seguro de que se había perdido algo mientras había estado evaluando. ¿Estaba sugiriendo que en realidad cocinara? Desde luego que lo hacía. Supuestamente era para esto que estaba aquí, se dijo, y miró por encima de los extraños objetos que lo rodean. Ni siquiera sabía por dónde empezar. ―Tal vez debería quitarse la chaqueta. Tienes un delantal que puedas utilizar, ¿no? ―Preguntó Bricker, dando un paso hacia el frente. ―Oh, sí, por supuesto. ―Alex sacudió la cabeza. ―Lo siento. Todo está tan patas arriba en este momento que no estoy pensando. Aquí deme su chaqueta. La colgaré en mi oficina y conseguiré un delantal y un gorro. Cale murmuró un agradecimiento cuando ella lo ayudó a quitarse la chaqueta, y luego observó en silencio mientras se apresuraba a través de la cocina a su oficina. En el momento en que ella desapareció en el interior, se volvió bruscamente hacía Bricker y lo agarró por el cuello de la camiseta. ―¿Qué has hecho? No puedo hacer esto. No sé nada de cocina. ―¡Eh! ¡Oye, amigo, yo no fui! Sam fue la que le dijo que eras cocinero, ―le recordó. ―Bueno, no lo soy, ―dijo con tono cortante, volviendo a su puesto. ―Mira. ¿Qué es todo esto? Estas perillas,― torció una de ellas, sacándole un tranquilo silbido, y luego agarró una varilla brillante de plata con una punta plana, ―y esta cosa... ―¡Cristo! ¿Qué estás tratando de hacer? ¿Qué explotemos? Bricker murmuró, llegando junto a él para devolver la perilla a su lugar de descanso. Cale notó que el silbido se detuvo de inmediato. Bricker luego cogió la cosa de plata de su mano. ―Esto es una espátula. Se utiliza para... bueno, supongo que saltear, ―murmuró, y luego echó un vistazo a la expresión de Cale y suspiró. ―Mira, estos son los controles de las parrillas. Estos a su vez conectan el gas, pero tienes que girarlos para encenderlos. Giró la perilla, y el silbido que Cale había notado antes comenzó de nuevo. Seguido


por un click click click, llamas estalló de repente a la vida.

y

luego

un

anillo

de

Bricker giró el pomo de nuevo un poco hacía atrás y disminuyó las llamas, y luego agarró una de los varias sartenes en un anaquel al lado de la parrilla y lo puso sobre la estufa. ―Mira, saltea las cosas en la sartén sobre el fuego y las extienda alrededor o dales vueltas con la espátula. Bricker movió la espátula para emular lo que estaba describiendo. ―Esto no es tan difícil como piensas que es. Basta con leer las recetas y seguirlas. Lo vas a hacer genial. Confía en mí. Cale frunció el ceño con disgusto, pero rápidamente pasó a una sonrisa, cuando Alex regresó con un delantal blanco y un gorro en la mano. ―Aquí estamos. ―Ella le entregó el ridículo gorro, blanco, grande y rápidamente tiró la parte superior del delantal sobre su cabeza. Entonces, Alex agarró las tiras y las pasó a su alrededor, con la intención de atarlas para él, pero se puso colorada y dio un paso atrás cuando se dio cuenta de la posición en la que se había puesto. Evitando sus ojos, murmuró algo entre dientes y le dio la vuelta para atar las cuerdas por la espalda. A Cale le había gustado más cuando lo estaba haciendo desde el frente. ―Ahí. Todo listo. Supongo que será mejor que te pongas en ello. Las órdenes están esperando. Cuando Cale la miró fijamente, Bricker tomó una de las órdenes y la metió en frente de su cara. ―Esta es la primera. Trucha Amandine. Mmmm. Cale le arrebató el trozo de papel irritado y miró detenidamente la escritura. ―¿Sra. Willan? Todos se detuvieron y miraron a la chica que de repente entró en la cocina. Vestida con pantalones de vestir negros y una camisa de color vino, la mujer, obviamente, no era parte del personal de la cocina. También estaba alterada por algo, el ceño fruncido estropeaba su cara plana. ―¿Qué pasa, Sue? ―Preguntó Alex, alejándose un poco para hablar con ella. ―¿Qué hago? ―Preguntó Cale a Bricker bruscamente en el momento en que no podía


ser oído. ―Haz la trucha, ―dijo Bricker secamente. ―¿Cómo? ―Gruñó Cale―. ¿Y qué trucha? Bricker miró a su alrededor. ―Oh. Correcto. Espera, voy a encontrarla. Cale sacudió la cabeza con disgusto cuando el hombre salió a toda prisa, y luego se volvió para mirar a Alex, capturando parte de la conversación. Al parecer una de las camareras no se había presentado para el trabajo y estaban cortos de personal en el comedor. Alex parecía estresada con esta noticia. ―Aquí, ya cubrí ambos lados con harina, ―anunció Bricker, apareciendo a su lado otra vez distrayéndolo, y Cale se giró para encontrarlo sosteniendo un plato con dos rodajas de pescado harineado en él. ―¿Qué hago con él? ― Preguntó, aceptando el ofrecimiento. Cuando Bricker miró las hojas de papel, Cale siguió su mirada, pero todas las recetas eran para salsas, y no parecía haber una receta para Trucha Amandine. Supuso que se esperaba que los chefs sabrían cómo hacerlo. ―Espera, leeré el cerebro de Bev nuevamente, ―dijo Bricker en un suspiro. ―¿Otra vez? ―Preguntó Cale cuando él comenzó a alejarse. ―¿Cómo crees que me enteré de dónde obtener el pescado y cubrirlo con harina? ―Murmuró antes de encaminarse hacia la pelirroja Bev. No le llevó mucho tiempo antes de que regresara al lado de Cale. ―De acuerdo. Dora la trucha con tres cucharadas y media de mantequilla durante cuatro o cinco minutos, y luego dale la vuelta y fríela durante otros dos minutos. A continuación, rocía con zumo de limón y cocínala un minuto o dos, mientras doras las almendras en otra sartén, sin mantequilla, espolvorea las almendras y el perejil sobre la trucha y lo sirves. Mientras hablaba, Bricker estaba colocando la mantequilla en una sartén pequeña y se puso en la estufa. Prendió la llama debajo de ella, y luego echó el filete de trucha. Cale lo apartó rápidamente. ―Se supone que yo debo estar haciendo eso, ―le recordó severamente.


―De acuerdo. Tú lo haces, ―dijo Bricker a la vez, liberando de su agarre el plato. Gruñendo de satisfacción, Cale tomó el plato y le dio la vuelta a la sartén de modo que el pescado cayó sobre los trozos de mantequilla. El otro hombre inmediatamente tomó aliento consternado. ―¿Qué estás haciendo? Se supone que tienes que esperar a que la mantequilla se derrita antes de poner el pescado en ella, ―dijo alarmado. ―No me has dicho eso, ―espetó Cale, y alcanzó a agarrar los pedazos de pescado y los sacó de la sartén, pero Bricker lo tomó del brazo. ―No importa. Sólo tienes que dejarlos durante más tiempo. ―¿Algún problema? ―Preguntó Alex, volviéndose para mirar en su dirección preocupada. ―No, ―dijeron Cale y Bricker al mismo tiempo, ambos cambiando para ocultar el pescado de su vista. Alex frunció ligeramente el ceño, pero luego se volvió de mala gana de nuevo a Sue, a quien Cale adivinaba, era la encargada de los camareros. ―Aquí. Cale se volvió para ver que Bricker había encontrado un tenedor en alguna parte y estaba deslizándolo por debajo del pescado, tratando de machacar la mantequilla, suponiendo que para que se derritiera más rápido. La acción quitó una buena parte de la harina del pescado, sin embargo, y a juzgar por la maldición del hombre, no era algo bueno. Frunciendo el ceño, Cale miró a su alrededor, vio un plato con una sustancia con polvo blanco que pensó sería lo que el otro había utilizado para recubrir los pescados, y cogió un puñado. Volviendo a la sartén, lo vertió sobre las truchas, con lo que Bricker dio un graznido. ―¿Qué estás haciendo? ―Gritó el hombre alterado. ―Cocinando, ―dijo Cale con irritación. ―Así no es… ―¿Hay algo malo? ―Preguntó Alex, y Cale miró a su alrededor para darse cuenta


que venía hacia ellos. ―No, ―dijo rápidamente. ―Todo está bien, ―aseguró Bricker en un tono tenso. ―Continúa preocupándote de... lo que sea. Alex dudó, pero luego su expresión fue brevemente en blanco antes de que asintiera con la cabeza y volvió a Sue. Entrecerrando los ojos, Cale miró a Bricker, para nada sorprendido de ver su expresión concentrada. Había dado un codazo mental a Alex para hacerle regresar a su conversación. El inmortal más joven estaba controlando a su mujer. ―Deja de mirarme con enojo, ― murmuró Bricker, desviando su atención a la sartén y empezando a raspar la mayor parte de la harina que Cale acababa de echar sobre el pescado. ―Deja de controlar a mi mujer, ―respondió Cale. ―Sólo estoy tratando de ayudar, ―dijo Bricker sombríamente, y a continuación maldijo. ―¿Qué pasa? ―Preguntó Cale, mirando preocupado a la sartén. La mantequilla se derretía ahora. Pero también se estaba volviendo de color marrón y burbujeando con ira alrededor de todo el pescado. ―Coloqué el fuego demasiado alto, ―admitió Bricker en un suspiro. Cale frunció los labios. Sospechaba que era malo que el calor estuviera demasiado alto. La mantequilla se había convertido en una sopa espesa, llena de harina. No creía que supuestamente sería así. Y, mientras no era cocinero, estaba bastante seguro de que los pescados se estaban quemando. Se aclaró la garganta, y sugirió: ―Tal vez debería voltearlos ahora. ―Sí, ―coincidió Bricker, torciendo la boca con insatisfacción. ―Adelante. Cale tomó la espátula que el chico le entregó, y rápidamente cogió las tiras de pescado, y las volteó. Él y Bricker entonces suspiraron tristemente con el resultado. El pescado estaba cubierto de harina negra en unas partes y calvo en otras, la mitad


de la capa de harina quedó atrás y pegada a la sartén. ―Tal vez deberíamos empezar con las almendras, ―sugirió Bricker en un suspiro. ―Hmm, ―murmuró Cale. ―Voy a buscarlas. El hombre se fue de una vez, y Cale inmediatamente miró nuevamente hacia Alex, sólo que no estaba donde había estado la última vez que había mirado. Sue había desaparecido, y Alex se trasladó a su oficina. La podía ver a través de la puerta, hablando por teléfono. Sin duda, tratando de encontrar un reemplazo para la camarera que faltó, se dijo. ―Aquí vamos. Cale miró a su alrededor cuando Bricker volvió y arrojó un puñado de almendras en rodajas en una nueva cazuela. ―Solamente deben dorarse sobre el fuego, ―le indicó, girando el mando para conseguir la llama. ―Y conseguiré el limón para exprimir sobre las truchas. ―Bien, ―murmuró Cale, pensando que sonaba bastante fácil. Un momento después, mirando fijamente una cacerola llena de trozos de almendra a medio quemar y la otra mitad cruda, reevaluó su opinión. ―Este asunto de la cocina no es tan fácil como parece, ―comentó Bricker, con decepción, cuando más tarde se asomaron a la trucha carbonizada salpicada de perejil y rodajas de almendras ennegrecidas que habían puesto en un plato. ―Comer es más fácil. ―Hmm, ―dijo Cale, sacudiendo la cabeza con disgusto. ―¿Cómo vamos? Ambos hombres se alzaron en posición vertical y se movieran para ocultar sus esfuerzos cuando Alex de repente apareció a su lado. ―Bien, bien, ―aseguró Bricker rápidamente. ―El primer plato está casi hecho. ―¿Sólo uno? ―Preguntó Alex, sus ojos muy abiertos con alarma. Su mirada saltó al


anaquel junto a ellos y la alarma creció a pasos agigantados, por lo que Cale a su vez lo miró también. Frunció el ceño cuando se dio cuenta que el número de hojas en el estante se había más que duplicado. Que había sido vagamente consciente de las personas que se desplazan más allá de ellos, pero no se había dado cuenta de que más pedidos iban llegando. Había estado demasiado distraído tratando de cocinar y escuchar a Alex y a Sue. ―Es obvio que tenemos todo bajo control. Debes ir sobre lo que sea que necesites hacer, ―dijo Bricker con firmeza. Cale no se sorprendió al ver la concentración en el rostro del otro inmortal, cuando lo miró. Estaba controlando a Alex de nuevo, Cale lo sabía, pero esta vez estaba agradecido por ello. La mujer tenía suficientes problemas en el plato sin su adicción a los mismos. Nunca la ganaría de esta manera. ―Es obvio que tenéis todo controlado aquí. Debería ir sobre lo que necesito hacer, ―coincidió Alex inexpresivamente y se dio la vuelta, sólo para llegar a un abrupto fin cuando Sue de repente empujó las puertas de la cocina. ―¿Has encontrado a alguien? ―Preguntó la otra mujer con esperanza, cuando se apresuró a deslizar más pedidos en el anaquel. ―No, ―admitió Alex, sus hombros caídos con la derrota. ―¿Qué vamos a hacer? ―Preguntó Sue con alarma. ―Estamos atrasados con la toma de los pedidos. Todas las mesas están llenas, Alex. Sólo tenemos dos chicas esta noche, incluyéndome. Alex alcanzó el cabello con una mano agitada, lo que trajo a un ceño a la cara de Cale. ―Solamente tendremos a… ―Bricker atenderá las mesas para ti, ―interrumpió Cale. ―¿Qué? ―Graznó Bricker. Conectó al inmortal más joven, con una expresión sombría. ―Atenderás las mesas. ―El infierno que lo haré, ―dijo Bricker a la vez. ―Bricker, ―gruñó Cale, y luego lo tomó del brazo y le instó a lo largo de la fila de


estanterías y mostradores hasta que estuvieron fuera del alcance del oído. ―No puedo cocinar. ―Me di cuenta, ―dijo secamente. ―Bueno, no va a mejorar, ―le aseguró con gravedad. ―Y los clientes de Alex no van a estar contentos con mi oferta... a menos que alguien les ayuda a pensar que lo están, ―añadió significativamente. Bricker enarcó las cejas. ―¿Quieres que controle a los clientes? ―Tú me metiste en esto, ―señaló Cale severamente. ―Oh, hey, no. ― Bricker levantó sus manos, las palmas abiertas. ―Ese no fui yo. Sam fue la que dijo que eras chef. ―Sam solamente dijo que conseguiría encontrarla, no estaba en la oficina de Alex, diciéndole que yo era de París y tenía mi propio restaurante, ―contestó tristemente, y frunció el ceño cuando notó la presencia de Bev escuchando con los ojos muy abiertos. Frunciendo el ceño, se tomó un momento para limpiar rápidamente su mente de lo que había escuchado y para asegurarse de que no seguiría escuchando. ―Yo no dije que fuera un restaurante, ―se defendió Bricker rápidamente. ― Ella solamente lo asumió. ―Semántica, ―espetó Cale, interrumpiéndolo. ―Vas a hacer esto. No voy a ver a Alex en ruinas a causa de tu "ayuda". Bricker dudó, pero luego sacó su teléfono. ―¿A quién llamas? ―Preguntó Cale con el ceño fruncido. ―Mortimer, ―contestó en voz baja Bricker. ―Tengo un trabajo, ya lo sabes. No puedo desaparecer por la noche sin consultarlo con él primero. Cale se relajó un poco, aliviado de que el hombre estuviera dispuesto, al menos. Esto era un infierno de desastre, uno que ni siquiera estaba seguro de cómo había aterrizado, pero estaba positivo de que entre ellos dos podían manejar las cosas. Que iba a hacer su mejor esfuerzo en la cocina, y Bricker garantizaría que los clientes pensaran que eran felices. Entonces, en el minuto que estuviera lejos de aquí, se


pondría a llamar para encontrar a alguien y ocupar su lugar, o mejor aún, encontrar a alguien que tomara el lugar del chef original de forma permanente. Alex le creería un héroe, y Cale podría cortejarla... y explicarle más adelante que no era realmente chef y dueño de un restaurante. No haría más que relajarse, pensando en que sus problemas estarían resueltos si podía conseguir terminar esta noche sin que nadie se intoxicara, cuando un grito de Alex le llamó la atención. Ella se había trasladado a su "posición" para mirar su trucha Amandine y pareció más bien horrorizada a pesar de los esfuerzos de Bricker. Cale instintivamente trató de deslizarse en su mente para controlarla, pero por supuesto que no podía. Se volvió a Bricker en estado de pánico. Afortunadamente, el hombre ya lo había notado. Murmuró algo en el teléfono, y luego lo bajó brevemente y se deslizó en los pensamientos de Alex para alejarla del plato. Él la dejó de pie en blanco en el centro de la cocina, y volvió a su llamada. Cale suspiró y luego se tomó un momento para echar un vistazo a los demás en la cocina. Ninguno parecía haberse dado cuenta. Los otros cocineros se alborotaban alrededor, lograban sus platos juntos bajo la mirada de águila de Bev. Él sospechaba que era el que iba a hacer la supervisión de los otros cocineros, pero el sous-chef se había hecho cargo de la tarea sin preguntar, lo que garantizaba que el resto de la cocina transcurriría sin problemas. La mujer parecía definitivamente saber lo que estaba pasando. Tal vez debería sugerir a Alex que promoviera a Bev a jefe de cocina, y luego contratar a otro sous-chef. Seguramente aquellos eran más fáciles de encontrar que un chef de cocina. ―Correcto. ― Bricker cerró su teléfono e instó a Cale hacia Alex. ―Mortimer dice que está bien que me quede esta noche, pero vamos a tener que trabajar algo más para mañana. Cale se limitó a asentir. No tenía ninguna intención o deseo de estar haciendo esto dos noches seguidas de todos modos. Iría a encontrar un chef de reemplazo para Alex aunque tuviera que llamar a todos los que le debían favores, pensó sombríamente, y luego dirigió su atención a Alex cuando Bricker, dijo, ―Todo está en orden aquí, Alex. Ayudaré a atender las mesas durante esta noche, y Cale es un excelente chef. Todo va a estar bien. Realmente deberías ir sobre lo que necesitas hacer y dejarnos lo demás sin tener que preocuparte.


Cale no se sorprendió mucho cuando Alex inexpresivamente estuvo de acuerdo y volvió a entrar en su oficina. Con un suspiro de alivio, se volvió a su puesto en espera de pedidos. ―Así que, ¿cuál es la siguiente orden que viene? Bricker bufó ante la pregunta. ―Ese es tu problema, amigo. Estoy atendiendo las mesas ahora, ¿recuerdas? Cale lo miró con alarma. ―Pero... ―Sólo tienes que seguir las recetas. Si se trata de algo así como la Trucha Amandine y no sabes qué hacer, deslízate en la mente de Bev y obtén la respuesta, ―sugirió, dirigiéndose a la puerta del comedor. Cale abrió la boca para protestar de nuevo, pero tanto él como Bricker se detuvieron cuando Alex de repente salió de su oficina, cambiando su monedero y una pila de papeles de mano en mano mientras recogía un abrigo de invierno. ―¿A dónde vas? ―Preguntó con sorpresa Cale. ―Al nuevo restaurante, ―explicó a toda prisa, yendo en dirección a la puerta en la parte trasera de la cocina. ―Tú y Bricker tenéis todo controlado aquí y no hay nada de qué preocuparme, así que tengo que volver al restaurante. Estaban esperando la pintura cuando me fui y tengo que estar segura de que llegó el color correcto. Vendré aquí para comprobar a la hora del cierre. Nos vemos entonces. Cale jadeó después que ella pasara a través de la puerta de atrás. Una ráfaga de viento entró en la habitación, y luego cerró la puerta, y se había ido. Él se quedó mirando inexpresivamente durante un minuto, y luego se volvió bruscamente hacia Bricker. ―Hmm, ―dijo el más joven, con el ceño fruncido. ―Ese es un desarrollo bastante sorprendente. ―¿Sorprendente? ―Escupió Cale hacia fuera con furia. ―Por la única razón que te dejé convencerme para intentar cocinar era para estar cerca de ella, y ella ni siquiera va a estar aquí. ―Sí. Eso es un poco irónico, ¿no? ―Dijo Bricker, con un movimiento de cabeza. Cale solo quería liquidar de una explosión al inmortal, cuando Bricker, comentó, ―En


el lado positivo, no te ves tan verde como cuando llegamos aquí. ¿Supongo que el olor de la comida no te molesta ya? Cale se puso rígido y se tomó un momento para comprobarse a sí mismo. No había náuseas, ninguna aversión por los olores flotando en el aire a su alrededor. Tomó una respiración profunda para estar seguro, pero no, parecía que ya no rechazaba el olor de la comida. En realidad, algunos de los olores de la habitación le parecían un poco agradables, se dio cuenta con sorpresa. ―Te lo dije, ―añadió Bricker con aire de suficiencia. Él se rió y se volvió hacia la puerta del comedor, y agregó. ―Bienvenido a la tierra de la vida. Ahora ponte a cocinar. Alex se sentía muy relajada por primera vez en las últimas semanas mientras conducía de un restaurante a otro. Tenía un chef francés real y muy guapo sirviendo sus recetas, Bricker estaba reemplazando a la camarera que faltó, y todo estaba bien en su mundo. Siguió sintiéndose feliz y sin preocupaciones justo hasta que llegó al nuevo restaurante y entró, encontrando a los pintores que afanosamente pintaban el comedor. Los papeles que Alex llevaba se resbalaron de sus dedos, y una maldición cayó de sus labios mientras miraba con horror a las tres paredes de color verde lima ya hechas. Mientras que la maldición que había usado era la que habría hecho una mueca de dolor a su madre, los pintores no reaccionaron en absoluto y siguieron trabajando. ―Paren, ―dijo finalmente. ―¡Déjenlo, joder! Uno de los pintores se movió sobre su escalera para meter el rodillo en más pintura, y fue sólo entonces cuando Alex tomó nota de los auriculares en sus oídos. Su mirada se deslizó a los otros dos pintores para ver que los llevaban así. Los tres escuchan el iPod o algún otro reproductor MP3 pequeño y no la habían oído. Maldiciendo con colores vivos de nuevo, Alex se adelantó para tirar de la pierna del pantalón del hombre más cercano. Sorprendido, casi se cayó de la escalera, pero se contuvo en el último momento. Quitando los auriculares de sus orejas, frunció el ceño con furia. Su nombre era Bill, y era un hombre corpulento, intimidante como el infierno... o hubiera sido si ella no estuviera en tal carácter.


―¿Qué demonios estás tratando de hacer? ¿Matarme? ―Ladró. ―No, pero tú me estás matando a mí, ―espetó Alex y señaló con la mano hacia las paredes pintadas. ―¿Qué es esto? ―Esto es pintura, señora, ―gruñó, mirándola airadamente. ―Se nos contrató para pintar y pintamos. ―Yo te dije que esperaras hasta que regresara, ―le recordó severamente, y en silencio se reprendió por no completar esa llamada telefónica que había estado marcando cuando Justin y Cale habían llegado. Podría haberles preguntado de qué color era la pintura o insistir en que esperaran por su regreso. En su lugar, había puesto el teléfono hacia abajo y se había olvidado hasta ahora. No es que los pintores probablemente fueran a escuchar algo debido al sonido de sus iPods en cualquier caso. ―La esperamos, ―espetó Bill. ―Ha estado fuera más de cuatro horas. Finalmente decidimos que mejor empezábamos, o íbamos a estar aquí toda la noche. Alex apretó sus dientes. Sólo había pretendido estar fuera una hora a lo sumo, pero con todo lo que había sucedido, la hora pasó. ―Cuando una hora y media pasó sin ninguna señal, ni siquiera una llamada telefónica, comenzamos a pintar, ―espetó Bill con ira. ―¡El color está mal!, ―gritó ella. ―¿Acaso esto se parece a arena blanca para usted? ―No, se parece a paredes, ―gruñó. ―Me refiero al color, ―dijo enojada. ―La pintura se supone que es un grisáceo arena calmante llamado Blanco, no Verde Lima. Él frunció el ceño, echó un vistazo brevemente alrededor de la habitación, antes de sacudir la cabeza. ―Esta es la pintura que entregaron, por lo que es la pintura que usamos. ―Esta pintura está mal, ―dijo sombríamente. ―Bueno, ese no es mi problema, ―dijo con frialdad. ―Llame a la tienda donde la compró y quéjese a ellos.


―Tienes malditamente razón que lo haré. ―Alex, con un humor infernal, giró alejándose, deslizando su bolso del hombro para buscar dentro su teléfono móvil mientras paseaba a través de la habitación. Cuando se dio cuenta de los otros dos hombres, con auriculares y ajenos a lo que estaba pasando, todavía pintando, se rompió, ―Haga que se detengan. Gruñendo con desagrado, Bill se bajó de la escalera y se movió al hombre más cercano. Alex entonces volvió su atención a su teléfono, pero se detuvo cuando se dio cuenta de que no sabía el número. Necesitaba una guía telefónica, o la factura, pensó, y corrió a través del comedor y luego a la cocina para llegar a la oficina. Alex encontró una copia de la factura de entrega que estaba encima de su escritorio por lo demás vacío. La agarró, y se fijó que sí, la factura decía Pintura de Arena Blanca y el número de la tienda estaba en la parte de arriba. Dejó caer su bolso, miró la factura y marcó el número de la tienda de pintura, cociendo su temperamento a fuego lento, se las arregló para mantener la calma, cuando explicó su problema a la eficiente mujer, que contestó. Incluso se las arregló para mantener su temperamento bajo el control cuando la mujer dijo que iba a buscar al gerente y le puso en espera. Sin embargo, después de quince minutos en espera, prácticamente echaba espuma por la boca. Cuando el director finalmente respondió, Alex rasgó con él tanto sobre la confusión como estar en espera por tanto tiempo. El gerente comenzó intentado calmarla, y explicó que había tomado tanto tiempo porque estaba consiguiendo los papeles de entrega al conductor. Desafortunadamente, Alex no estaba de humor para ser calmada. Ladró que alguien debería habérselo explicado en lugar de dejarla colgada, y estaba lo suficientemente enfadada que temía lanzar un insulto sobre la ineptitud de la mujer que contestó el teléfono y él mismo por no haber pensado en eso. En cualquier caso, el director dejó de intentar bajar la presión. Anunció fríamente que de acuerdo a los documentos de entrega seis latas de pintura de arena blanca fueron pedidas y entregadas y que tenía una firma en los papeles que indicaba que este era el caso y todo estaba en orden. Alex rompió de inmediato que sin duda no era Arena Blanca lo que estaba en sus paredes. Desafortunadamente, podría haber incluido otro insulto o dos allí. Ciertamente, no fue muy diplomática. En realidad, había sido un par de meses muy estresante, y se sentía un poco como una mujer en el límite en ese punto.


Su actitud le valió un momento de frío silencio que fue seguido por el gerente anunciando fríamente que sería más que feliz de reemplazar cualquier lata sin abrir de la pintura restante. Sin embargo, ella tendría que contemplar a los pintores reembolsar la pintura utilizada, ya que ellos habían firmado el recibo... y gracias por comprar con nosotros. Fue el tono de marcar que sonó después de que él colgara lo que hizo que Alex se pusiera histérica. Lo escuchó debidamente, toda su ira se quedó en ella como drenando de aire de un globo. Se sentó en la mesa, mirando con tristeza las paredes sin pintar de su oficina y luego, lentamente, colgó el teléfono. Alex sabía que había reaccionado mal a este último problema, pero ¡maldita sea! no había parecido haber un único día sin un problema u otro en los meses que intentó dejar el restaurante listo. Estaba empezando a pensar que la maldita cosa estaba maldecida. Tomó una respiración profunda, Alex lo detuvo brevemente, y luego, lentamente, lo dejó escapar y trató de concentrarse en lo que necesitaba hacer más que lo que había sucedido hasta ahora. Las mesas y sillas llegarían mañana, así que el comedor tenía que estar pintado esta noche. Tenía a los pintores, necesitaba la pintura... y rápidamente ya que dudaba de que los pintores estuvieran encantados de sentarse sobre sus talones pateando durante mucho tiempo. Bien, pensó Alex sombríamente, iría rápidamente a la tienda, compraría la pintura adecuada, así como la cartilla ya que el verde lima era bastante brillante, dudaba que el arena blanca lo cubriera, lo devolvería, y pondría a los hombres a trabajar. Sintiéndose algo más tranquila, salió de su oficina para encontrar a los pintores. Estaban en el comedor donde los había dejado, pero las escaleras se habían ido, así como el resto de la parafernalia de la pintura y los hombres se dirigían hacia fuera, llevando los trapos enrollados. ―Esperen un minuto, ―gritó, corriendo tras ellos. ―¿A dónde van? ―A tomar una cerveza, ―anunció Bill, pisoteando fuerte hacia la furgoneta aparcada en frente del restaurante, y sacudiendo los trapos en la puerta de atrás abierta. ―Pero ¿qué pasa con el restaurante? ―Preguntó Alex con el pánico renovado. ―Tienen que terminar de pintar.


El hombre cerró de golpe la puerta de la camioneta y se volvió hacia ella irritado. ―Usted dijo que la pintura estaba incorrecta y que dejáramos de pintar. ―Bueno, sí, pero iré a buscar la pintura correcta... ―No. ―El hombre se giró y se dirigió a la puerta del conductor. ―¿No? ―le hizo eco Alex, y luego corrió tras él. ―¿Qué quiere decir?, ¿no? Necesito el restaurante pintado esta noche. Las mesas llegan mañana. ―Señora, es viernes por la noche. No holgazaneamos haciendo girar los pulgares alrededor esperándola mientras compra la pintura, y luego trabajar hasta la medianoche para conseguir terminar el trabajo. ―Pero las mesas vienen mañana, ―repetía lastimeramente. ―Entonces supongo que es mejor que usted la pinte, ya que nosotros no. ― Arrastró la puerta y subió detrás del volante. Luego trató de cerrar la puerta, pero Alex estaba en el camino. Haciendo una pausa, él frunció el ceño. ―Este trabajo ha sido más que un dolor en el culo desde el principio. Estábamos a punto de terminar aquí y listo cuando usted entró y nos detuvo. ―No era la pintura correcta, ―señaló ella con incredulidad. Haciendo caso omiso continuó: ―Por encima de todo, se suponía que haríamos este trabajo la semana pasada, pero usted hizo cambios en la fecha de reserva y casi nos matamos acabando otros trabajos en el último par de días para hacer tiempo para venir aquí hoy. ―La alfombra fue mal instalada, tenían que hacerlo de nuevo, y el único día que los instaladores tenían disponible era el día en que ustedes se suponía que vendrían, ―explicó rápidamente, mirando más allá de él cuando los otros dos hombres se subieron a la camioneta. Ninguno de ellos ni siquiera la miraba a los ojos. Parecía que no estaban dispuestos a quedarse aquí tampoco. ―Y ahora usted está diciendo que la pintura fue entregada mal, ―continuó Bill con sequedad, apartando sus ojos. ―Me parece que están fabricando esos errores, o el Tipo Grande de allá arriba está tratando de decirte algo. ―Pero necesito el restaurante pintado, ―dijo, casi suplicante ahora.


―Entonces, adivino, que es mejor que usted consiga la pintura. Nosotros vamos a tomar una cerveza. Ahora quítese del camino o cerraré la puerta sobre usted. Alex lo miró durante un momento, pero sabía por su expresión dura que no le iba a convencer para terminar el trabajo. Con un suspiro, dio un paso fuera del camino. Tiró de la puerta y la cerró con un gruñido y luego aceleró el motor a fondo antes de bajar la ventanilla para mirar detenidamente hacia ella. ―Lamento de lo sus problemas, ―dijo casi con brusquedad, y luego agregó, ―Enviaremos la factura por la pintura que hemos hecho hoy.


Capítulo 4 — Si chicos, haced la limpieza, yo voy a abrir. Cale miró a la sous-chef, Bev, que estaba en la puerta de la oficina de Alex. La mujer le miraba incómoda. No necesitaba leer su pensamiento para saber por qué estaba en la oficina de Alex sin que ella estuviera. Sin embargo, estaban agotados después de haber terminado y no había asientos en la cocina, por lo que había hecho su camino a la oficina para descansar sus pies durante unos minutos. Ignorando la mirada de reproche de la Sous-Chef, dijo, — Alex dijo que regresaría al final de la noche. Estamos esperándola. Bev inmediatamente sacudió la cabeza. — Ella llamó antes. Hubo un inconveniente en el nuevo restaurante y estará allí toda la noche. Me preguntó si podía cerrar. Si no os importa salir por la puerta trasera. No tengo llaves de la delantera, por lo que tengo que asegurarla desde el interior. Cale frunció el ceño, pero luego miró a su tía Marguerite, cuando cambió de posición en el sofá, excavando en su bolso para recuperar su teléfono móvil. Marguerite y Leigh, la nueva novia de su tío Lucian, se habían dejado caer con alivio, una vez la última orden había sido atendida y la estación del jefe de cocina limpia. Hizo una mueca al ver su expresión cansada en el rostro de ambas sintiéndose culpable por su agotamiento. Cale había durado poco más de quince minutos, desde que Alex lo dejó, antes de llamar a Marguerite, en estado de pánico, pidiéndole que viniera en su ayuda. Eso después de ser capaz de hacer dos platos de pescado quemado y una salsa que tenía burbujas de más y se prendió fuego e hizo un infierno de desastre en la parrilla. No sabía que más hacer. Alimentar a los clientes con desagradables alimentos quemados, dejando que Bricker tocara su mente pensando que habían tenido la mejor comida, no era lo suficientemente malo, pero quemar el restaurante de Alex era otra cosa. Había llamado a Marguerite. Ella y Leigh estaban fuera, en la ciudad, habían salido a cenar y al cine hacia solo 10 minutos. Las dos mujeres se dirigieron al restaurante incluso antes de que terminara de explicar la situación. Sin embargo, no había sido Marguerite, quien había terminado de salvar su tocino, fue Leigh. Había aprendido en la boda, que tenía un restaurante, pero no sabía que también podía cocinar. Podía. Tomó su lugar esa noche en la estación como jefe de cocina y su tripulación como profesional. Cale y Marguerite fueron su respaldo cuando fue necesario, ya que se apresuró a ponerse al día con las órdenes y el resto del tiempo lo pasó controlando las mentes de los cocineros, así como de los


camareros, que continuamente saltaban a la cocina con los pedidos. Se habían mantenido así al darse cuenta que estarían llamado a Alex y pasándole chismes. Parecía sin embargo, que al mismo tiempo no habían impedido que Alex llamara, afortunadamente la rápida de Bev no le dijo nada acerca de la ayuda que había tenido aquí esta noche. — Pues bien, — murmuró Marguerite, cerrando el teléfono y poniéndose en pie a la vez que Leigh. — Creo que podemos ir a casa. Cale se puso de pie también y abrazó a cada mujer con gratitud. — Gracias por vuestra ayuda. — De nada, — murmuró Marguerite, cuando él dio un paso atrás. A continuación esbozó una sonrisa irónica y añadió. — Voy a ver si puedo encontrar a alguien que tome tu lugar mañana por la noche. Cale le dio las gracias de nuevo. Luego su mirada se movió vacilante a Bricker, cuando el inmortal más joven se levantó. —¿Os importaría…? — Por supuesto, — interrumpió Marguerite. — La casa del ejecutor nos queda de camino. Dejaremos a Bricker. — Voy por los abrigos, — ofreció Bricker. Cale murmuró su agradecimiento y vio que el hombre salía de la habitación. — Cale. Él desvió la mirada de nuevo a Marguerite, para ver una riada de preocupación en su rostro. Después de un suspiro dijo, — Creo que es mejor que le digas a Alex la verdad sobre tu falta de habilidad en la cocina tan pronto como sea posible. Tal vez no seas útil para ella, pero podéis llegar a conocerse un poco mejor, no dejes pasar demasiado tiempo. Una relación que comienza con mentiras tiene una base inestable. Cale asintió solemnemente, sabiendo que ella estaba en lo cierto. Como inmortales tenían secretos suficientes que superar y disfrutar de una relación. Las mentiras innecesarias serían justamente una carga adicional. — Lo haré. — Aquí está el suyo, — anunció Bricker, apareciendo en la puerta de la oficina. Llevaba su abrigo de invierno y lo extendió a Cale. —¿Así que te quedarás en un hotel o algo así? — Algo así. — Cale aceptó su abrigo, y luego miró a su alrededor para ver donde había puesto Alex su chaqueta antes. Detectó un perchero en la esquina, y la agarró, tirando por primera vez, luego tomó el abrigo de invierno e instó a Bricker y la mujeres a salir de la oficina. — ¿Necesitáis la dirección? — Preguntó Bricker deteniéndose en la puerta y


obligando a Cale a detenerse también. —¿Qué dirección? — Preguntó con cautela. — La del nuevo Bonne Vie, — dijo secamente Bricker y sacudió la cabeza. — No te molestes intentando guardar secretos por el tiempo. Tu mente es un libro abierto en este momento. Alex definitivamente es la elegida. — Creo que se da cuenta de eso Bricker, — dijo Marguerite, cogiéndole del brazo para impulsarlo hacia adelante y que Cale pudiera salir de la habitación. — Y ya le he dado la dirección. —¿En serio? — Preguntó Cale, su sorpresa lo distrajo de la irritación que las palabras de Bricker habían despertado en él. Marguerite asintió con la cabeza, sin dejar de tirar de Bricker para que cruzara la cocina hacia la puerta de atrás. — Revisa tu teléfono. Te envié un mensaje. Recordando que estuvo jugueteando con su teléfono antes, Cale sacó su propio teléfono del bolsillo y rápidamente comprobó sus mensajes de texto. Efectivamente había uno de Marguerite con una dirección en él. Cale sonrió para sí mismo y luego se apresuró tras el trío. — Gracias, Marguerite, — murmuró, haciendo una pausa para presionar un beso en su mejilla antes de abrir la puerta de atrás para los tres. Leigh sonrió cansada hacia los otros dos y luego miró de Cale a Bev. Leyendo en su mente la ansiedad por cerrar y luego hacer el camino hasta su coche en el oscuro y solitario estacionamiento, Cale le sostuvo la puerta y murmuró, — Voy a esperar a que llegue a su coche antes de irme. — Gracias, — dijo con evidente alivio. Rápidamente cerró la puerta, y luego fue casi trotando a un pequeño Toyota aparcado junto al contenedor de basura. — ¿Su coche está lejos? ¿Quiere que le lleve? Hace frío esta noche. Cale esbozó una sonrisa, pero sacudió la cabeza. — Mi coche no está lejos. Estoy bien. Buenas noches. — Buenas noches, — ella cerró la puerta del coche y arrancó el motor mientras se alejaba. Cale de inmediato se dirigió al lado del restaurante. Marguerite, Leigh y Bricker ya estaban girando y perdiéndose de vista en la parte delantera del edificio, el camino por el que las mujeres habían llegado, Cale las siguió con la misma rapidez, deseando llegar al restaurante y ver a Alex de nuevo. La ayudaría con cualquier problema que tuviera y la cortejaría un poco. Bueno, le iba a ayudar siempre y cuando no estuviera cocinando, Cale rió irónicamente. Mientras había aprendido una cosa o dos de Leigh esta noche, Cale


no creía que se ofreciera como chef de nuevo… O permitiría que alguien más lo hiciera. Haciéndose una mueca a sí mismo, corrió al coche y entró, puso la llave en la ignición casi antes de tener la puerta cerrada. Los inmortales podían soportar mejor las temperaturas extremas, pero estaba haciendo un condenado frío esta noche. Suficiente frío para que Cale lo sintiera y no pudiera poner el motor en marcha para poner la calefacción e irse rápidamente. Dejando que el coche se calentara, centró su atención en el sistema GPS del coche de alquiler, alimentándolo con la dirección que Marguerite le había enviado en el mensaje de texto. En el momento en el que tuvo una ruta trazada, las ventanillas del coche estaban congeladas. Empezó a conducir tratando de encontrar una excusa que darle al llegar. Alex tarareaba la melodía que tenía en sus orejas y bailaba mientras arrastraba la escalera varios pasos a la derecha, luego volvió a subir para seguir pintando. Decidió que los pintores tenían razón y se puso los auriculares para oír música en su iPhone mientras trabajaba. Siempre había encontrado la música relajante. A menudo le ayudaba a ser más creativa. Algunas de sus mejores recetas habían venido así, mientras el rock retumbaba en sus oídos. Sin embargo, se sorprendió al ver que la había sacado de la atmósfera infernal en la que estaba después de ver a Bill y los chicos conducir lejos. Se había sentido lo suficientemente mal en ese momento como para ir a la cama y tirar el resto de su vida por la borda. Sin embargo siempre había sido una luchadora y su estado de ánimo no duro mucho. Después de permitirse a sí misma unos minutos de coche compasión, tomó su bolso y se dirigió a la tienda de pintura. Tal y como Bill le había dicho, si quería pintar, tendría que hacerlo ella misma. Ciertamente, no existía forma de contratar otra empresa de pintura que enviara hombres un viernes por la noche pasando la hora de cenar. Ella lo haría. Después de ir a la tienda de pintura, a por la cartilla y la parafernalia para pintar, Alex había ido a la ferretería por una escalera de mano antes de volver al local e instalarse para hacerlo ella misma. Por extraño que pareciera, encontró la experiencia de lo más relajante. Había algo en vaciar la mente y dejarla simplemente a la deriva mientras su cuerpo trabajaba…lo que hizo maravillas en su nivel de estrés. Desafortunadamente al irse la tensión, otras sensaciones despertaron… Como el hambre y la sed… Lamentablemente, la comida era la única cosa que no había pensado en comprar, mientras hacia su viaje de compras. Haciendo una mueca por los calambres de hambre, Alex volvió a pasar el rodillo a través de la bandeja, solo para descubrir que había usado hasta la última gota de


pintura. Haciendo una pausa miró hacia el suelo y la pintura que podría estar allí, y luego de vuelta a la pared. No era profesional, pero pensaba que estaba haciendo un buen y bonito trabajo hasta ahora. Había conseguido la cartilla y estaba trabajando en la primera capa de pintura arena blanca, terminó dos paredes y tenía parte de la tercera hecha. A pesar de la cartilla, iba a necesitar dar otras dos capas para que el acabado de las paredes fuera el adecuado, y esperaba lograrlo antes de tener que ir a buscar alimento. Sin embargo su estómago se sentía como si estuviera tomando ácido y sinceramente se estaba quedando sin energía. Sus piernas temblaban cuando estaba trabajando en la tercera pared. Las piernas temblorosas y la escalera no parecían una buena combinación. Sería más sensato tomar un descanso y terminar después de comer algo, en un lugar de comida rápida o así. Como Chef, Alex nunca admitiría ante nadie, que le gustaban las hamburguesas con carne de goma, cebolla procesada y una cera de queso encima, pero en momentos como estos, las hamburguesas con queso, eran la delicia rápida que daba en el clavo. Sonriendo ante la idea, Alex puso el rodillo en la bandeja, lo sostenía en una mano y con cuidado se echó hacia atrás en la escalera. Había comprado varios rodillos, por lo que no se molestó en lavar este. En cambio, dejó que se secara, cerró la lata de pintura y luego se dirigió hacia la parte trasera del restaurante. Después de lavarse las manos, se metió en su oficina para recoger su bolso y el abrigo. Un momento después, escapaba por la puerta trasera, y luego casi salió de su piel cuando sintió que algo le rozó el brazo. Alex se dio la vuelta para ver que era, y gritó cuando vio una figura oscura que se cernía sobre ella. Blandiendo su bolso como un arma, instintivamente empezó a golpear a su atacante, golpeando su cabeza con una mano, mientras con la otra lanzaba un puñetazo a su estómago, el brazo y cualquier otra cosa a la que pudiera llegar. Afortunadamente, los auriculares que tenía en los oídos cayeron de sus orejas por la acción y se dio cuenta que su ―agresor‖ gritaba su nombre en medio del esfuerzo por bloquear sus golpes. Concluyó su asalto y dio un paso atrás con cautela, mirando la figura oscura. Su voz era débil cuando preguntó. —¿Quién eres tú? — Valens, Cale, — respondió con un suspiro, incorporándose de la posición ligeramente encorvada que había tomado cuando ella empezó a agredirlo. — ¿Cale? — Preguntó, abriendo los ojos con incredulidad, — ¿Mi chef, Cale? — Algo así, — murmuró.


Alex estaba cavando en su bolso, buscando sus llaves, en silencio regañándose por no encender las luces exteriores y de control del pequeño estacionamiento de atrás del restaurante antes de salir. Encontró sus llaves y las sacó, inmediatamente después, encendió una diminuta linterna y le alumbró. Definitivamente era Cale, su chef, señaló y frunció el ceño por la forma en que sus ojos parecían brillar en la oscuridad. Un truco de luz, se dijo y miró a su alrededor con incertidumbre. El estacionamiento estaba vacío a excepción de su coche. — ¿Dónde está tu coche? — Preguntó. — Estacionado en frente. Iba a entrar originalmente por la puerta principal, pero no pude lograr tu atención. Cuando te vi en la parte trasera del restaurante, vine con la esperanza de que estuvieras saliendo, — explicó en voz baja, luego instó a su mano a poner el haz de luz hacia otro lugar de modo que no brillaba en su rostro. — ¿Te importaría? Eso es muy brillante. — Lo siento, — murmuró ella, apagándola. Alex cambió su peso de un pie al otro, deslizando su mirada a su coche, mientras pensaba en la comida que había salido a recoger, suspiró y luego le preguntó, —¿Qué estás haciendo aquí? — Bev mencionó que tenías problemas y me pregunté si podría ayudarte, — dijo en voz baja. — ¿Por qué? — Preguntó con sorpresa, aprovechando la breve sonrisa de él. — ¿Los Canadienses no creen en ayudar a los demás cuando están necesitados? — Le preguntó en lugar de responder a su pregunta. — Bueno sí, pero no me conoces, — señaló ella con sequedad. — Me gustaría, — respondió y Alex se quedó muda por la sorpresa. Ella se había acostumbrado últimamente a que los hombres simplemente pasaran de largo o hicieran caso omiso de ella, de tal manera que sus palabras le quitaron el aliento. Fue un poco sorprendente… y si era sincera consigo misma… tentador. Cale era un hombre apuesto, y en otro momento habría podido tener el placer de dejar que la conociera, pero este no era el momento. Alex tenía un restaurante que poner en marcha y otro que mantener funcionando. Coquetear con un compañero de trabajo, o peor aún, un empleado, no era inteligente. Sacudiendo la cabeza, dijo en voz baja, — Me temo que ahora mismo, no tengo tiempo en mi vida para conocer a nadie. Discúlpame. Alex se volvió para cruzar la corta distancia que la separaba de su coche, pero solo había llegado a la mitad del camino cuando Cale estuvo a su lado otra vez. — ¿ A dónde vas? — Preguntó igualando su paso al de ella mientras caminaba hacia el coche.


— A casa, — mintió con la esperanza de deshacerse de él, lo sorprendió negando con la cabeza por el rabillo del ojo. — No lo creo. Dejaste las luces encendidas en el restaurante y no has terminado de pintar todavía, — comentó Cale. Alex se detuvo en la puerta del lado del conductor y lo miró fijamente. — ¿Estabas mirando a través de las ventanas? — He estado aquí bastante tiempo. Llamé varias veces, pera al parecer no podías escucharme por los auriculares, — dijo con ironía. — Además, es un negocio, no una casa privada. No es necesario que lo hagas sonar como si fuera Peeping Paul. — Peeping Tom1, — corrigió ella ausente, preguntándose cuanto tiempo había estado vigilando. Con la decisión de que no le importaba, pulsó el botón para desbloquear el coche y abrió la puerta del conductor. — Bien no voy a casa, voy a buscar algo de comida. Pero la verdad es que en este momento tengo mucho en mi plato y no tengo tiempo para hombres, por lo que buenas noches. Alex se deslizó rápidamente en su coche y cerró la puerta antes de que pudiera decir nada más para tentarla. Afortunadamente no se comportó como una plaga, y se alejó un par de pasos del coche. Exhalando un suspiro de alivio, metió la llave en el encendido y giró hacia adelante, solo para congelarse cuando oyó un clic clic clic. — Oh, esto tiene que ser una broma, — murmuró ella, intentando arrancarlo de nuevo, con el mismo resultado. No era mecánica, lo había sido su padre, y mientras él intentaba enseñarle los fundamentos sobre coches cuando era más joven, no le había prestado mucha atención. Sin embargo sabía que el sonido no era una buena señal. Lo intentó otra vez con el mismo resultado, entonces gimió y dejó caer la cabeza en el volante con desesperación. Este era el final de su vida. Simplemente no podía manejar todos estos problemas uno tras otro. ¿Qué demonios había hecho para merecer esta ridícula mala suerte? Era una buena persona, en general, sin prejuicios y agradable para quienes la conocían. Y también colaboraba con la caridad ¿Qué había hecho para merecer esto? Un golpecito en la ventana le hizo levantar la cabeza para mirar hacia afuera a Cale. Para darle crédito, parecía preocupado, y poco satisfecho por su último problema, eso era bueno, ya que básicamente lo envió lejos de una manera muy cortés. Alex dejó escapar un suspiro y se enderezó en su asiento. Olvidando que el motor no se había iniciado, pulsó el botón para bajar la ventana, se dio cuenta de su error cuando no pasó nada, y en su lugar abrió la puerta 1

Mirón, http://es.wikipedia.org/wiki/Peeping_Tom


— ¿Puedo ayudarte? — Ofreció silencioso. Alex tocó sus labios y le preguntó, —¿Sabes algo sobre coches? — No, no es mi área de experiencia, — admitió con tono disculpa, — Pero he aquí mi coche de alquiler, para llevarte a donde desees. Alex le miró en silencio, sopesando el asunto. Sospechaba que la mayoría de los hombres habrían perdido su tiempo bajo el capó y luego dirían algo sobre no tener las herramientas necesarias para arreglarlo, en vez de admitir que no sabían cómo. Apreciaba su honestidad, pero acababa de decirle que no tenía tiempo para un hombre, y no lo tenía. ¿Aceptar su ayuda la comprometería con él? ¿Esperaría algo a cambio de su ayuda? ¿Le importaba? Francamente Alex tenía tanta hambre que empezaría a comer pedazos de pintura si no encontraba algo de comida. — Sin compromiso, — añadió Cale solemne y eso fue suficiente para ella. — ¿Qué diablos? — Murmuró ella, agarrando su bolso y saliendo rápidamente de su coche. Guardaron silencio mientras caminaban alrededor del edificio. Por su parte, Alex estaba demasiado cansada como para pensar en algo que decir. Ni siquiera estaba teniendo en cuenta lo que iba a hacer con su coche. Simplemente se concentraba en poner un pie delante del otro y no caer de culo en el hormigón helado. En cuanto a Cale, no tenía idea de por qué estaba tan callado. Ella había esperado que redoblara sus esfuerzos para convencerla de que le dejara ―llegar a conocerla‖. Sin embargo, no lo hizo y estaba también en silencio mientras iba delante de ella a un Lexus aparcado en la calle frente a su restaurante. Alex murmuró su agradecimiento al tiempo que le abría la puerta y la tomaba por el codo para ayudarla entrar, luego cerró la puerta, antes de apresurarse al lado del conductor y Alex se preguntó si los buenos modales eran algo europeo. Nunca había visto a un hombre canadiense ayudarla como si fuera de cristal y necesitara mimos. Rápidamente se abrochó el cinturón de seguridad y luego miró a Cale que abría la puerta del conductor. Se metió en el coche con una brisa fría que tenía una combinación de cítricos y un aroma amanerado que no pudo identificar. El aire de Toronto nunca había olido tan bien. Alex estaba bastante segura de que el olor no era suyo, algún aftershave adivinó y se encontró inhalando profundamente con satisfacción. — ¿A dónde quieres ir? — Preguntó Cale, arrancando el motor, antes de abrocharse su propio cinturón de seguridad. Alex abrió la boca, y luego dudó en admitir que había planeado ir en busca de


comida rápida. Él era un chef parisino por el amor de Dios y no había duda que se burlaría de su idea de comida rápida. Por otro lado, no estaba interesada en él y no le debía importar, se recordó a sí misma y escupió el nombre con desafío. — ¿Y dónde es eso? — Preguntó Cale, ni siquiera arqueando una ceja arrogante ante su elección. Alex se sintió relajada y dio las instrucciones. No estaba lejos, y no había considerado que era pasada la medianoche, por lo que se sintió aliviada al ver que el restaurante era de veinticuatro horas. Rápidamente se hizo obvio que Cale no había estado en una venta de comida rápida para coches antes. Alex se encontró mordiéndose los labios con diversión, cuando bajó la ventanilla y se inclinó casi sobre ella para hablar directamente al altavoz. Sus cejas se levantaron con sorpresa cuando dio la orden, vaciló y luego dijo, — Todo doble por favor, es para dos. Alex ya sospechaba que iba a tener compañía en la comida. Había esperado que simplemente la llevara de vuelta y la dejara dentro, lo que le permitiría seguir su camino. Pero si le pedía acompañarla a comer, sería de mala educación rechazarlo después de que la había llevado de ida y vuelta al restaurante… e incluso pagó por la comida, añadió en silencio y con irritación cuando despidió con un gesto el dinero que le ofreció para pagar la comida. Alex pasó el viaje de vuelta al restaurante haciendo caso omiso a los olores que emanaban de la bolsa en su regazo y concentrándose en averiguar la mejor manera de deshacerse de Cale, una vez terminaran de comer. Un educado “Bueno, tengo que volver al trabajo ahora, así que gracias por todo”, parecía la mejor manera. Al menos eso era a lo mejor que había llegado, en el momento en el que estuvieron de nuevo en el restaurante. En lugar de arriesgarse a una multa por estacionar en la calle. Alex lo dirigió al estacionamiento de la parte de atrás y estuvo fuera del coche, casi en el momento en que se detuvo. Estaba caminando hacia la puerta trasera del restaurante, con la bolsa de la comida en una mano y buscando las llaves con la otra cuando Cale la llamó por su nombre. Haciendo impaciente una pausa, miró hacia atrás para verlo alrededor del coche, trayendo las bebidas en la mano. Sonrió casi dolorosamente cuando se acercó y luego dijo, — Doblé el pedido con la intención de comer bien. — Si, lo imaginé, — aseguró Alex y cuando él vaciló, reconoció la importancia de la bebida y lo que hiciera con ella y se dio cuenta que no tenía intención de unírsele como había temido. — Oh, lo siento, — dijo ruborizándose, — Pensé que esperabas comer conmigo.


Comenzó a cambiar la bolsa de mano, con la intención de recuperar su mitad de la comida, pero él dijo, — Bueno, no tenía la intención de hacerlo, porque me dijiste que estabas ocupada, pero ya que me estás invitando, estaré feliz de unirme a ti. — Oh, yo… — Alex comenzó a decirle que no era una invitación, pero él ya estaba corriendo alrededor de su coche para apagar el motor que todavía estaba en marcha y para buscar su bebida. Suspirando ella negó con la cabeza su tendencia a la ineptitud para meterse en estas situaciones ridículas, luego dio media vuelta y continuó hacia la puerta posterior del restaurante. En el momento en que abrió, sostuvo la puerta para que él entrara con las bebidas. Lo siguió, pero Cale hizo una pausa solo un par de pasos después de entrar, mirando alrededor. Un silbido se deslizó a través de sus labios al ver las instalaciones. — Es enorme. —Tres veces más grande que el original ―La Bonne Vie‖, — reconoció Alex con orgullo, cuando se detuvo junto a él para mirar su propia cocina. Estaba contenta de lo que se había hecho allí. Ella misma lo diseñó y pensó que era perfecto. Había mucho espacio, para que la gente no se tropezara entre ellos y sin embargo nadie estaría lo suficientemente lejos como para tener que gritar para ser escuchado. — Estás planeando más personal para la cocina, obviamente, — dijo él mirando por encima de las distintas estaciones. — Más del doble de personal que en el restaurante original, — reconoció, —Ya están contratados y listos. Él la miró con curiosidad. — Me sorprende que simplemente no llamaras a unos para que tomara esta noche el lugar de Peter. Alex sacudió la cabeza. — Los tuve en entrenamiento con mi otro equipo en el restaurante durante el último mes, pero ayer los liberé durante las próximas dos semanas, así descansan y tienen tiempo para ellos mismos, dejando todo en orden antes de abrir el restaurante. La mayoría se fueron de vacaciones o están en casa con sus familias, para traerlas aquí esta semana. — Cuando Cale levantó una ceja, explicó, — Varios venían de fuera de la ciudad y tuvimos que hacer un contrato de formación antes de hacer el contrato definitivo, en caso de que no pudieran trabajar juntos, — explicó con un encogimiento de hombros. Aunque Alex había tenido cuidado cuando los contrató, las personas eran diferentes en una entrevista y en su puesto de trabajo. Peter fue un ejemplo de eso. Había sido obsequioso y halagador cuando lo contrató, pero luego se había convertido en un ególatra en la cocina. Ella había querido evitar el mismo error, por lo que primero hizo un contrato temporal, para asegurarse. Afortunadamente, todo parecía funcionar muy bien… hasta ahora.


— El jefe de cocina que contraté es de British Columbia, y voló a casa para ayudarle a su esposa a mudarse aquí. De lo contrario, le habría pedido que asumiera el control del restaurante principal mientras conseguía un sustituto. — ¿No va a ser el jefe de cocina aquí? — Preguntó Cale con sorpresa. Alex hizo una mueca con desagrado, cuando él se abrió camino hacia el comedor. — Ese era el plan original. Contrataría un gerente de negocios, para que cuidara de los restaurantes y sería el jefe de cocina aquí. —¿Pero? — Le pidió Cale, siguiéndola al centro del comedor, donde dejó la bolsa de comida y su bolso, luego se quitó su abrigo. Tirándolo al suelo también, dejó caer un paño para sentarse encima y comenzó a abrir la bolsa de comida. — Pero me encontré con algunos problemas y el dinero empezó a correr, — dijo ella con sequedad mientras sacaba la hamburguesa con patatas fritas. Mirándola, dejó a un lado su chaqueta y acomodó la comida, luego añadió, — Los gerentes de negocios son caros. — ¿Y no lo son los jefes de cocina? — Preguntó asombrado. — Los jefes de cocina realmente buenos pueden ser costosos si son ambiciosos, y quieren usar sus propias recetas y finalmente iniciar sus propios restaurantes. Sin embargo el hombre que contraté es tolerante y no es ambicioso en absoluto. Esta feliz de solo cocinar mis recetas y no tiene aspiraciones a ser el siguiente Gordon Ramsey. — Ella empezó a desenvolver su hamburguesa. — Es también originario de este extremo del país y con tantas ganas de volver que estaba dispuesto a trabajar de forma relativamente barata... por lo menos al principio, — añadió con un suspiro. — He acordado aumentar su salario después de seis meses. Para ese momento espero que el restaurante se mantenga por sí mismo. — Pero realmente quieres ser el jefe de cocina, — dijo lentamente, mirando casi con curiosidad mientras mordía su hamburguesa. Alex se concentró en masticar y tragar, solo para no murmurar de placer cuando el primer mordisco cayó en su estómago vacío. Luego cogió una patata francesa y asintió. — Por supuesto, la cocina siempre ha sido mi primer amor. Prefiero hacer esto más que nada en el mundo. Y, en realidad, si hubiera sabido que abrir un segundo restaurante iba a ser un dolor de culo y me obligaría a renunciar a la cocina, no lo habría iniciado. — Ya veo, — Cale cuidadosamente desenvolvió su propia hamburguesa. Alex dio otro mordisco y miró con nostalgia el comedor sin terminar. Había tenido tantas esperanzas para esta expansión, las fantasías acerca de una nueva y adorable dotación de cocina, la creación de increíbles y nuevas recetas, servir comidas de clase mundial, e incluso ganarse un Michelin, la muy codiciada


estrella Michelin, en la guía de viajes de Canadá. Había escuchado rumores de que habían planeado darle una y ese sería el punto culminante de su carrera, ganar una estrella Michelin o dos o tres. Pero eran solo fantasías. La triste realidad es que, gracias a todos los problemas que había tenido para la apertura de otro restaurante, ya había gastado sus ahorros y tuvo que hipotecar su casa para terminar las remodelaciones. Alex sería feliz si este restaurante funcionara y se sostuviera a sí mismo. La esperanza de que lo haría bien, podría pagar la deuda y contratar a un gerente de negocio, para volver a la cocina, era solo eso, una esperanza. Y estaba empezando a parecer algo que probablemente nunca sucedería, hasta algún momento en un futuro lejano… en todo caso. Alex ahora deseaba sinceramente nunca haber iniciado este proyecto. Había sido feliz en su pequeña La Bonne Vie, un bonito huevo en un nido pequeño. ¿Pero había podido contentarse con eso? No. — Esto es bueno. La exclamación de sorpresa de Cale sacó a Alex de sus pensamientos. Miró con curiosidad, para verlo levantar el pan de la parte superior de la hamburguesa, para hacer lo mismo con lo que estaba debajo, y luego masticar con entusiasmo. Con una leve sonrisa dijo, —Es solo una hamburguesa con queso. ¿Nunca has comido una antes? Cale negó con la cabeza, demasiado ocupado en morder la hamburguesa de nuevo, para responder con palabras. Alex rió entre dientes y dio otro bocado a su propia hamburguesa, observando con diversión como Cale volvía a abrir su hamburguesa, para mirar sus ingredientes con fascinación. — Una hamburguesa de carne de ternera ¿Oui? — Preguntó mirando la hamburguesa. — Si, — dijo con una sonrisa. —¿Y estas cosas un poco blancas? — Preguntó hurgando la parte de arriba de la hamburguesa. — Cebolla reconstituida, — respondió ella. — ¿Reconstituida? — Dejan que se seque y luego lo envían al restaurante, donde las empapan con agua para que se inflen y luego las ponen en las hamburguesas. — ¿Por qué? — Preguntó. Alex se encogió de hombros. — Tal vez sienten que la cebolla real sería algo


hostigante en las hamburguesas. Si usan cebolla fresca, las hamburguesas serían más grandes. — Hmmm. — Cale tomó otro bocado, al parecer no le molestaba que la cebolla fuera rehidratada antes de ponérsela a la hamburguesa. Alex lo miró un momento, sorprendida de lo mucho que parecía estar disfrutando de una comida sencilla. Estaba comiendo como un hombre hambriento, pensó, luego negó con la cabeza y volvió su atención a su propia comida. — Por lo tanto, — murmuró Cale, una vez hubo tragado el último bocado de hamburguesa y centró su atención en el pequeño paquete de patatas fritas. Tomó uno de los pálidos palos y lo miró con curiosidad, y luego continuó, —Si encontramos a alguien que maneje los restaurantes por un bajo salario, ¿podrás volver a la cocina? — En mis sueños, — murmuró Alex, y se metió una patata frita en su propia boca. Un buen gerente de negocios, que supervise mis restaurantes costaría por lo menos el doble de lo que le estaba pagando a los jefes de cocina, que bajo el título de jefes de cocina trabajaban también como Sous-Chef, o incluso en la estación de chefs. Ella aún estaba tomando decisiones, el menú, la gestión de personal, el manejo de la programación y la nómina, entre otras cosas que debía hacer. No podría cocinar ya. — ¿Eso te haría feliz, oui? — Preguntó Cale, su acento era mucho más grueso que lo habitual. Alex levantó la mirada para ver que la estaba mirando con solemnidad mientras esperaba su respuesta. Que, junto a su acento marcado, le hizo sospechar que su respuesta era importante de alguna manera. — Por supuesto que sí, — respondió ella con sinceridad. — Odio los negocios al final. No soy una persona del tipo organizado por naturaleza. Soy más del tipo creativo, utilizando el caos. — ¿Caos? Alex asintió son la cabeza, — La harina y los otros ingredientes por todas partes, el estruendo de las ollas y sartenes, el golpeteo de las vajillas, el olor de los condimentos italianos o picantes, las hierbas en los platos, la competencia entre la vainilla y el limón en la zona de postres. — Se encogió de hombros. — Por lo general controlo el caos en la cocina todas las noches y me encanta. Sentarme en una oficina sin aire, tratando de ordenar las columnas de débito y crédito, y estudiando los saldos, es una tortura para mí. — Suspiró. — Además aunque siempre he pensado que soy tolerante y diplomática, he descubierto que no soy muy buena con las crisis. — Alex hizo una mueca y luego le dijo, — Me temo que


he llegado a los gritos un par de veces esta semana, cuando las cosas iban mal. Supongo que la tensión me estaba sobrepasando. — Hmm, — Cale se aclaró la garganta y dijo, —Entonces, creo que puedo ayudarte a que vuelvas a cocinar, Alex. — ¿Cómo? — Preguntó con sorpresa. — Realmente no soy chef.


Capítulo 5

—¿Qué? ¿Qué acabas de decir? Cale consideró la expresión de Alex, y dijo lentamente, — No soy Chef. Soy un hombre de negocios. — Pero tú…te contraté para… ¡Oh Dios mío! — El pánico estaba hora en su cara, se puso de pie y comenzó a buscar en sus bolsillos. Cuando tuvo su teléfono, empezó a golpear los números, Cale frunció el ceño y se puso también de pie. —¿A quién llamas? — Bev, — espetó. — Tengo que saber si me has arruinado o no. — No te he arruinado, — aseguró rápidamente. — Por favor Alex cuelga y escúchame. — No, yo…— hizo una pausa y le miró y estrechó sus ojos. — Cocinaste la trucha Amandine y fue perfecta. — Er… si… bueno… — Cale frunció el ceño, tratando de decidir la mejor manera para manejar esto. Obviamente debió haberse tomado un momento para pensar eso antes de abrir la maldita boca. Su único pensamiento era que a ella le encantaba cocinar y él disfrutaba de los negocios, ¿así que por qué no cambiar y dejar que le ayudara manejando las cosas en lugar de la cocina? Cale había pensado que estaría encantada de poder volver a cocinar y dejarle a él las cuestiones de negocios. Y sospechaba que así sería, pero partir de ―Yo no soy chef” probablemente no había sido la manera más inteligente de acercarse a Alex. Ella no estaba lista para el discurso ―Yo no soy chef, pero si un vampiro” y no podía explicarle que no era realmente chef sin explicar cómo se las había arreglado para evitar arruinar la reputación de su restaurante esta noche. Jesús, realmente no estoy en mi juego esta noche, reconoció Cale y sospechaba que el asunto del compañero de vida tenía la culpa. A pesar del presentimiento de Marguerite y del entusiasmo de Sam, e incluso de las burlas de Bricker, en realidad no había estado preparado para caminar por allí y descubrir que Alex, de hecho era su compañera de vida… y no estaba manejando la situación con su aplomo habitual. Tenía que darle la vuelta rápidamente o sospechaba que ella se iba a lanzar a él en cualquier momento.


Antes de que Cale lograra decidir cómo salvar la situación, Alex se detuvo mirando con concentración el teléfono, la llamada obviamente fue contestada al otro extremo. — Lo siento si te desperté, Bev, — dijo Alex con gravedad. — Pero tengo que saber que pasó en el restaurante esta noche. Cale no podía escuchar la voz de la mujer para saber lo que diría. Se habían asegurado que ni ella ni el resto del personal supieran de la presencia de Marguerite y de Leigth en la cocina. Sin embargo, estaba aliviado mientras escuchaba a Bev asegurarle a Alex, que todo había ido como un reloj y Cale había sido un éxito. Todos habían contado maravillas de la comida, dijo la mujer, y uno de los críticos de alimentos más respetados de la ciudad, había estado cenando en una de las mesas y se sintió tan contento que se reveló a sí mismo y prometió una reseña de cortesía en la sección de comida el sábado. Alex se veía cada vez más confundida mientras la mujer hablaba, y cuando terminó la llamada dio a Cale una confusa mirada. Su expresión se hizo severa, sin embargo, deslizó el teléfono en su bolsillo. — ¿Esta es tu idea de una broma? Bev dijo que todo había ido bien esta noche, mejor que bien. ¿Qué…? — Siéntate Alex, — interrumpió Cale en voz baja. — Te lo explicaré todo. Ella dudó pero luego se acomodó donde había estado. Cale de inmediato se sentó frente a ella, preguntándose cómo diablos le iba a explicar esto… y entonces la inspiración lo golpeó. — Me temo que mi inglés no es tan bueno como me gustaría, y de vez en cuando me pierdo al tratar de explicar las cosas. No hacía falta más que felicitarse a sí mismo por un trabajo bien hecho, cuando ella dijo dubitativamente, — Sonaba muy claro para mí. No soy chef es una frase bastante sencilla. Cale hizo una mueca. — Sí, bueno, lo que quería decir es que no soy chef como tú. Dijiste que la cocina era tu primer amor, mientras que los negocios, no. Yo soy todo lo contrario, me encanta la gestión de negocios y no deseo estar en la cocina. — Cuando sus ojos se estrecharon añadió, — A diferencia de ti, no estaba siguiendo un sueño cuando me metí en la cocina. Pero en realidad si estaba siguiendo un sueño, por el que había aceptado ser el chef de Alex por esta noche, se dio cuenta. El sueño de acercarse y reclamar a su


compañera de vida. Era un sueño de toda la vida, de verdad. El sueño que tenía cada inmortal. — Me metí en la cocina por presión de la familia, — dijo. No era exactamente una mentira. Sam le había metido en esto y ella era la familia de Alex. Si tenían suerte, sería su familia también. — Ah, — murmuró Alex, asintiendo con la cabeza solemnemente. — Ya veo. Un restaurante de familia… La presión para que te entrenaras como chef y te hicieras cargo del negocio… — Ella lo tenía todo calculado. — La cocina no está en tu alma, pero si en tu sangre. — La sangre tiene mucho que ver con mi situación, — murmuró Cale. — ¿Qué fue eso? — Nada, — dijo rápidamente. — El punto es que no me gusta cocinar. Prefiero la simple lógica de los negocios y prefiero atender ese tipo de cosas que estar en la cocina. Alex inclinó la cabeza, la incertidumbre en su rostro. — Realmente no esperaba que pasaras tus vacaciones enteras ayudando en el restaurante. Pensé… bueno más bien esperaba… que estuvieras dispuesto a cocinar un par de noches, hasta que lograra encontrar a alguien que reemplazara a Peter. — Estoy encantado de ayudarte durante el tiempo que sea necesario. — Le aseguró. — Como gerente de negocios, estaría encantado de hacerme cargo del asunto del reemplazo de Peter, si es necesario. — ¿Si es necesario? — Preguntó asombrada. Cale dudó, pero luego decidió que podía estar empujando su suerte al decirle que esperaba una relación mucho más permanente con ella. Además se las arreglaría para convencerla que era su compañera de vida, y no sabía lo que eso podía significar en la vida de ambos. Había sentido la necesidad de un cambio y estaría encantado de dejar sus empresas en Europa en manos de sus gerentes, simplemente supervisaría desde Canadá mientras le ayudaba en la gerencia de los restaurantes, pero Alex podría cambiar de opinión sobre el rumbo de su vida. No era raro que los nuevos compañeros de vida lo hicieran. Encogió los hombros y se limitó a decir, — Entrevistaría a las personas disponibles


para el trabajo, pero la decisión final caerá sobre ti. Se relajó y asintió lentamente. Su expresión se tornó pensativa, y estaba seguro que era sobre el acuerdo, pero Alex al parecer era una mujer de negocios y había aprendido a tener cierta precaución a la hora de tomar decisiones de este tipo. Parecía que por tentadora que fuera la idea de volver a la cocina, no iba a saltar sobre la oportunidad porque dijo, — Necesito pensar sobre esto. — Por supuesto, — murmuró — Y no tengo tiempo para eso ahora, — añadió con una mirada hacia las paredes de la sala. Un suspiro se deslizó de sus labios y fue hacia el rodillo y la bandeja que había dejado antes. — Te agradezco la oferta, pero un bonito rostro no es suficiente para convencerme de entregar mi negocio. — ¿Me encuentras atractivo? — Preguntó Cale con una sonrisa, cayendo de rodillas para destapar una lata de pintura para él. Alex se sonrojó, puso los ojos en blanco e hizo caso omiso a la pregunta, simplemente tomando la lata que él había abierto y vertiendo el líquido espeso en la bandeja, cuando continuó, — Odio tener que pedirte una hoja de vida, pero realmente me ayudaría a tomar una decisión. — Voy a hacerlo por vía oral, mientras te ayudo a pintar, — dijo solemnemente y Alex lo miró de arriba abajo con el ceño fruncido. — Eso no es necesario. No espero que me ayudes con esto. No es parte de la descripción del trabajo, ni de chef, ni de director comercial. Además no estás realmente vestido para la ocasión, — señaló. Cale miró su traje de diseñador y luego se encogió de hombros y empezó a quitarse la chaqueta. – Tengo varios de estos, y este ya está viejo de todos modos. Además en mi experiencia como gerente de negocios, un buen gerente hace lo que tenga que hacer, tal y como tú has hecho. Alex hizo una mueca. — Realmente no tuve mucha elección, cuando los pintores se fueron. — Siempre hay opciones, — dijo solemne. — No siempre buenas, pero hay opciones y aquí tú te hiciste responsable.


— Esa soy yo, Alex la responsable, — dijo con un poco de auto burla y se volvió para subir de nuevo la escalera con la bandeja. Estaba en la parte superior de la escalera y lo miró. — ¿Puedes darme el rodillo, por favor? — Ciertamente. — Lo cogió y se lo pasó, vio brevemente como lo pasaba a través de la bandeja y luego miró a su alrededor. — ¿Tienes otro rodillo y bandeja? Alex hizo una pausa y le miró. — Realmente no tienes que… — Pero quiero hacerlo, — la interrumpió con firmeza. Ella lo miró fijamente por un momento y luego se encogió de hombros, señaló una esquina en la parte frontal de la habitación. — Allí hay otra bandeja y otro rodillo. No tengo otra escalera, por lo que tendrás que pintar la parte inferior, mientras yo pinto la superior. — Tú eres la jefe, — dijo Cale a la ligera y se trasladó a buscar la bandeja adicional y el rodillo. Había tomado la pintura y fue a empezar con la parte inferior de la pared, cuando le hizo su primera pregunta. — Así que, tengo entendido que eras el gerente del negocio del restaurante de tu familia en París, ¿Así que cocinaste allí en alguna ocasión? ¿O te las arreglaste para escaparte totalmente de la cocina? Cale frunció el ceño ante la pared que estaba pintando, sabiendo que tendría que ser cuidadoso en ese punto. Sospechaba que Marguerite tenía razón, y tener una relación basada en una mentira no era algo bueno, así que realmente no quería mentir más de lo necesario. Por último contestó, —Hasta esta noche llevo sin cocinar un tiempo muy largo. Eso era cierto, había cocinado antes. Había asado carne sobre un fuego abierto en varias ocasiones en su juventud. No era exactamente cocinar un Cordon Bleu, pero no obstante, era cocinar. — ¿Así que ahora administras el restaurante? — Preguntó Alex, con curiosa tranquilidad al dejar su rodillo e ir de arriba abajo en la pared. Cale hizo una mueca, su mano moviendo automáticamente su rodillo de arriba abajo en la pared, mientras pensaba. No estuvo en un restaurante en absoluto, pero no pensaba que fuera inteligente decírselo, así que en su lugar dijo, — Tengo varios negocios en Europa, la mayoría tiene que ver con la industria de los viajes y


el transporte de mercancía. — ¿Viajes y transportes? ¿Cómo se pasa de un restaurante a viajar y transportar? — Pregunto con sorpresa — No son tan diferentes, — dijo y pensó que era verdad. Argentis Inc y empresas Argeneau dominaban Canadá y Estados Unidos así como también Reino Unido, pero Cale tenía su propia versión de la compañía que dominaba Francia, Italia y España, llamada industrias Valens. Tenía los bancos de sangre y se hacía cargo de la distribución, para alimentar a las masas… por lo menos a las masas de inmortales. También atendía otras necesidades de los inmortales. Una empresa era solo para viajes, los vuelos iniciaban y terminaban en la noche, para que los inmortales no tuvieran que viajar con mortales si no lo querían. También colaboraba con la recomendación y reserva de plazas para que pudieran llegar a su destino, manteniendo el suministro de sangre durante su estancia, les proporcionaba los folletos de los sitios frecuentados por los locales que atendían a los de su clase. Cale también tenía otra operación en la que ayudaba con la identificación de los inmortales y otras cosas que necesitaban cuando cambiaban de casa y de nombre. Sin embargo no podía contárselo a Alex, por lo que le dijo, — Mi clientela tiene necesidades especiales, y no desea utilizar el transporte de las masas. — ¡Ah! Gente rica que quiere atención especial, — dijo Alex secamente. — Tenemos un montón de esos en mi restaurante también. — Sí, estoy seguro que los tienes, — murmuró Cale, y pensó que le sorprendería saber que una buena parte eran inmortales según Leigh y Marguerite, varios de la familia que habían encontrado a sus compañeros de vida y comían de nuevo, frecuentaba la Bonne Vie y adoraban la comida de allí. Leigh había estado extasiada por el acceso a las recetas de las salsas que había tenido en la noche. A pesar de que había sido rápido, Leigh le aseguró que nada impediría que ella y Lucian frecuentarían el restaurante, afirmando que la comida siempre sabía mejor cuando alguien más cocinaba. — ¿Qué bienes transportan? — Preguntó ella, sacándolo de sus pensamientos. Cale suspiró para sí mismo. Este negocio de no mentir podía ser bastante


tedioso. Después de tomar un momento para decidirse, continuó vagamente, — En especial cosas especiales que los clientes a menudo tiene necesidades y que no pueden conseguir en los supermercados habituales. — Por favor, no me digas que estamos hablando de prostitutas, — dijo Alex, inclinando la cabeza para mirarle por la preocupación. — No, simplemente artículos no comunes y bebidas exóticas, — le aseguró con una sonrisa, ¿qué había más exótico que la sangre para beber o tan poco común como los ataúdes para dormir, que solicitaban los antiguos que no querían renunciar a las viejas costumbres? Por lo menos, sería ciertamente exótico y poco común entre los mortales. —Bebidas exóticas — murmuró moviendo su cabeza. Entonces Alex arrugó la nariz y le preguntó, —¿Realmente disfrutas el proceso del negocio y como salen al final las cosas? Cale se echó a reír al ver su expresión. — No todo es tan aburrido como al parecer lo encuentras. Existe el desafío de resolver problemas, la emoción de los nuevos proyectos, la… — Sí, si voy a tomar su palabra en ello, — le interrumpió ella con disgusto. — Francamente, la solución de problemas no es uno de mis fuertes… a menos que sea un problema como reducir el contenido de ácido en una salsa a base de tomate o cómo obtener un soufflé perfecto. Soy mejor con los alimentos que con las personas. La gente tiende a sacarme de quicio… Él la miró con sorpresa. — Pero eres la dueña de un restaurante. Tienes que tratar con gente día tras día. Alex movió la mano a la distancia. — Trato con mi personal de cocina todos los días, que es gente inteligente y buena en lo que hace. No tengo que lidiar con las quejas y los clientes que nunca han oído hablar de que es el gazpacho, y luego se quejan porque esta frío, sin saber qué es lo que le han servido. — Ella chasqueó su lengua con irritación. — Ciertamente no estoy acostumbrada a tratar con la ineptitud de los vendedores que anotan números equivocados y que dan productos totalmente inadecuados y no deseados, como la alfombra verde, la pintura verde lima y los baños que gritan en naranja. — ¿Ocurrió eso? — Preguntó Cale con sorpresa.


Alex dejó su rodillo en la bandeja con un suspiro, luego estiró la espalda y asintió con la cabeza. — ¿Por qué crees que estoy pintando? Contraté hombres para que lo hicieran, pero volvió a ser el viejo restaurante esta noche, la pintura estaba mal y los pintores casi habían terminado, — explicó con disgusto. — Parecía que alguien había vomitado baba verde por todos lados. Cale echó un vistazo a la parte no pintada de la pared y observó el tinte verde que el blanco cubría. Pasó el rodillo a través de la bandeja de nuevo, continuó pintando y preguntó. —¿Y la alfombra verde? — El mismo problema. Tuve un jefe de proyecto y estaba trabajando en el entrenamiento del nuevo personal, me detuve para ver cómo iban las cosas después del cierre y encontré el suelo cubierto con un guisante tan grande como el mar, en lugar de la alfombra que había elegido. Casi tuve un ataque al corazón, y era demasiado tarde por la noche para poder hacer una maldita cosa. Pasé la mayor parte de la mañana al día siguiente haciendo las llamadas para tratar de arreglarlo. — Obviamente lo hiciste, — comentó Cale mirando hacia abajo a la oscura alfombra visible a través de la lona. Alex soltó un bufido. — Si pero me costó. El director de proyecto había firmado por la alfombra y no podía ser devuelta porque ya había sido instalada. Básicamente tuve que comprar todo de nuevo para obtener el color correcto instalado. — ¿Ahí fue cuando despediste al director de proyecto? — Preguntó Cale, moviendo la bandeja más a la derecha para seguir pintando. — No, — dijo Alex con un suspiro. — Él dijo que había olvidado el color que había elegido y yo no se lo había mostrado. Pensé que solo había ocurrido una vez. Así que lo dejé pasar, pero luego ocurrió lo mismo con los azulejos del baño y la cocina. — ¿Gritando naranja? — Le dijo recordando sus palabras anteriores. — Sí, — dijo con disgusto. — Y en ese momento le recordé lo del color de las baldosas, debía arreglarse por la mañana. Incluso llamé a la tienda la noche antes de la entrega e hice al empleado leerme los números, y así asegurarme que coincidían con los de mi recibo.


— ¿Lo hacían? — Preguntó. — Oh sí, así que me fui a trabajar al otro restaurante convencida que todo estaría bien. Solo para llegar por la noche y encontrar las baldosas color naranja en la cocina y los baños. — ¿El director de proyecto permitió que las instalaran? — Preguntó Cale con el ceño fruncido. Alex soltó un bufido de disgusto. — Resulta que el jefe de proyecto era un alcohólico y estaba furioso al parecer, fuera de las instalaciones estaba más en marcha. Ese día llegó con resaca, recibió a los instaladores y luego se fue a pasarla en mi oficina. — Ella sacudió la cabeza y suspiró. — Pero no estaba dispuesta a dejarlo pasar esta vez. Los azulejos que había ordenado eran importados de Italia, ridículamente caros. Costaban tanto como todo lo demás en conjunto. — ¿Qué pasó? — Preguntó Cale. La boca de Alex se torció con amargura. — El tipo del mosaico era más inteligente que el de la alfombra. Pensó que el naranja podía estar equivocado y trató de despertar al director, pero estaba fuera de combate. Así que verificaron dos veces el número de las cajas antes de aceptar y los números eran los mismos por lo que decidió que tenía mal gusto y siguió adelante con la instalación. Ella bajó la mirada y sonrió irónicamente cuando vio la expresión sorprendida de Cale. — Revisé los números por mí misma y eran los mismos. Parece que el vendedor revirtió dos números al escribirlos, y los azulejos naranja eran los que coincidían con esa orden… y firmé el maldito recibo sin revisarlo doblemente. Tenía exactamente lo que había firmado. Cale hizo una mueca y supuso, — ¿El proveedor no lo reemplazará? Alex soltó un bufido y volvió a su trabajo. — Las naranjas ya estaban instaladas. Tenían que ser arrancadas y no salieron intactas y como dije eran demasiadas. Él no tomaría ese tipo de perdida, no tenía que hacerlo. Por desgracia con mi firma en la orden de los números equivocados no conseguí nada. Legalmente la culpa fue mía. La advertencia a los compradores y todo eso. — Y ahora la pintura, — murmuró Cale, frunciendo el ceño mientras seguía pintando.


— Sí, después de las baldosas despedí al director de proyecto. — Ella frunció el ceño a la pared y admitió. — Ya era demasiado tarde sin embargo. La sustitución de las baldosas era más o menos igual de costosa y ya estaba financieramente comprometida y no podía permitirme el lujo de contratar otro director. Pero necesitaba a alguien aquí que se asegurara que no había más errores por el estilo. Desde luego, no podía permitirme otro error, por lo que promoví a Peter a Chef de cabecera hace dos semanas, por lo que podría estar aquí yo misma en todo momento y hacer el doble. — ¿Pero? — Concluyó Cale a sabiendas que algo había salido mal o no estaría ahora pintando las paredes. — Corrí hacia el antiguo restaurante para recoger unos papeles y la pintura llegó un poco más temprano. Además, era mucho en mi plato, tener que buscarle un reemplazo a Peter. Desde el momento que dejé el restaurante y volví aquí, pasaron más de cuatro horas. — Ella se encogió de hombros con tristeza. — Mientras tanto, la pintura equivocada había llegado y los hombres comenzaron a pintar. — Ah, — respiró Cale. Trabajando en silencio durante un minuto, y luego preguntó, — ¿Tendrás que hacerte cargo del gasto causado por este lío? Alex se encogió de hombros con tristeza. — Probablemente. Los hombres firmaron por la pintura. Y se utilizó la mayor parte de ella. El gerente de la tienda dijo que podía llevar de vuelta cualquier lata de pintura que no se hubiera abierto, lo que es una sola lata, — agregó secamente. — ¿Supongo que marcaste el recibo para asegurarte de que habías pedido bien esta vez? — Preguntó él con suavidad. Alex asintió con la cabeza. — Tanto la factura como el recibo de entrega dice White Sand. — ¿Y las latas? — Preguntó Cale. Alex dejó de pintar y la miró con sorpresa. Era evidente que no había pensado en revisar las latas. Dejó su rodillo en la bandeja, bajó a toda prisa por la escalera y se trasladó a las latas usadas sin abrir de la pintura que había en el rincón. Cale de inmediato dejó su propio rodillo y la siguió. Haciendo una pausa en su lado, rápidamente miró por encima de las latas. Las tapas de las que utilizaron se extiendan sobre la parte superior de la lona, pero


seguían teniendo las manos llenas. — Esta dice White Sand, — señaló, haciendo un gesto a la lata sin abrir. Su mirada se deslizó a la lata medio utilizada. La tapa había sido puesta, pero había manchas de pintura verde cubriendo la etiqueta. Cale se arrodilló y comenzó a devolver las tapas a sus latas. Algunos también habían oscurecido su etiqueta, pero dos se podían leer, y dijo, — White Sand Cale pasó a tomar la lata sin abrir en la mano. Buscando como abrirla, la agarró, la sujetó por debajo y se rompió la tapa de la lata de pintura. Se quedaron mirando el líquido verde gruesa que se reveló. — Parece que alguien lo mezcló mal, — dijo Cale en voz baja. — La tienda tendrá que reembolsarte por esto. — Y por el tiempo del pintor, — dijo ella, sonriéndole como si se hubiera revelado una pequeña fortuna en doblones de oro en la lata. Cale no tenía ni idea de cuánto era el coste del pintor, pero estaba seguro de que no le había costado tanto dinero. Él sospechaba que estaba feliz de tener al menos un cambio de fortuna, algo que no tenía que dejar pasar y tragarse el gasto. Ella le dio la razón al decir, — Tal vez esto es una señal de que mi suerte está cambiando. Es posible que sólo seas mi amuleto de buena suerte, Cale. Gracias. — El placer es todo mío, — le aseguró Cale, colocando la tapa de la lata. Enderezándose, dijo, — Me encargaré de esto por la mañana, ¿si quieres? Alex sonrió con ironía. — Valdría la pena contratarte para no tener que lidiar con el gerente de la tienda otra vez. — Entonces contrátame, — dijo. Cuando ella vaciló, él agregó, — Puedes volver a cocinar y dejar de preocuparte por todo esto. — Es como el diablo susurrando en mi oído con la tentación, — dijo con regocijo. — Bueno. Contrátame, — repitió con firmeza. Alex vaciló. Finalmente, frunció el ceño y sacudió la cabeza.— Eres de Francia. Las cejas de Cale se alzaron. — ¿Es eso un problema? — Bueno, sólo para el gobierno, — dijo secamente. —No tendrás número del


SIN2. — ¿Un número de pecado3? — Preguntó con confusión. — Un número de seguridad social, — explicó. — Ellos lo llaman número de seguridad social en Estados Unidos. No estoy segura de cómo lo llaman en Francia, pero no se puede trabajar en Canadá sin una tarjeta SIN. Canadá ... o al menos una visa de trabajo o algo así. — Tengo un Número de Seguridad Social, — mintió. Disponer lo necesario para tales cosas para los inmortales que deseaban trasladarse a Canadá era una de las cosas que sus empresas hacían. — ¿Cómo puedes tener un Número de Seguridad Social si eres de Francia? — Dijo confundida. — Tengo doble nacionalidad, — dijo Cale con suavidad, pensando que tendría que llamar a su oficina y a su asistente, para que hiciera los arreglos para una tarjeta SIN que le fuera enviada. Al darse cuenta de que ella lo miraba fijamente con los ojos abiertos, agregó, — Una buena parte de mi familia vive aquí. Es por eso que vine. Ella inclinó la cabeza, — ¿Eres de la familia de Mortimer? — No. Él trabaja para mi tío, creo, — dijo Cale, y pareció confundirse aún más. — ¿Cómo va a trabajar para tu tío? Mortimer, Bricker, y Decker están en una banda. Cale se puso tenso. Nadie le había dicho que Alex pensaba que los hombres estaban en una banda. Sonriendo un poco tieso, dijo, — Trabajo es quizás el término equivocado, pero mi tío maneja los libros de... er... conciertos y espectáculos. Van donde él los envía. — Ah, quieres decir que es su agente o manager o lo que sea, — dijo Alex asintiendo con la cabeza. 2

Número de seguridad social

3

Pecado: Sin en ingles, de ahí el juego de palabras


— Sí, eso es. Es su manager, — murmuró Cale, yendo al otro lado de la habitación. Cogió un rodillo, y luego se dio cuenta que había terminado de pintar el área donde la escalera le permitía alcanzar, se tomó un momento para mover la escalera por ella. — Gracias, — dijo Alex cuando comenzó a subir de nuevo por ella. — De rien, — murmuró Cale, preguntándose cómo Lucian se sentiría acerca de su nueva tapadera. — Así que estás visitando a tu familia aquí, — comentó Alex cuando se puso de nuevo a trabajar, y luego soltó una risa ligera. — Me alegro de oírlo. Pensé que tal vez no eras muy brillante, venir de vacaciones aquí durante la temporada más fría. Cale esbozó una sonrisa, y dijo, — Estoy seguro de que hay mucho que hacer aquí en invierno. — Oh sí, — ella estuvo de acuerdo con la diversión. — Esquí, motos de nieve, o apiñados en el interior por el calor del fuego hasta que pase el frío. Tiendo a preferir lo segundo. — ¿No te gusta esquiar? — Preguntó preguntándose acerca de lo que hacía para divertirse, o si llegaba incluso a tomarse el tiempo para hacer algo divertido. Él sospecha que Alex era una adicta al trabajo. Las personas exitosas por lo general lo eran. — Nunca he ido, — admitió Alex con un encogimiento de hombros. — Siempre he querido probar, pero en realidad nunca tuve la oportunidad o el tiempo ... como los sonidos de Snowmobiling puede ser divertido también, pero nunca he intentado eso. Cale estaba pensando que tal vez debería organizar una excursión con ella para tratar con ambas actividades, cuando dijo, — Siento mucho lo del trabajo de esta noche cuando estás aquí para visitar a la familia. — No, en absoluto, — dijo a la vez. —Estaría sentado en mi hotel esta noche, de todos modos. — No era cierto, por supuesto. Cale probablemente habría sido invitado a reunirse con Marguerite y Lucian, y lo más probable Sam y Mortimer, tratando de averiguar de una manera diferente como acercarse a Alex. De hecho, su mala suerte en realidad había sido su buena suerte... aunque él no sabía cocinar.


— Dudo que hubieras estado sentado en un hotel, — dijo Alex a la vez. — Tu familia probablemente está ansiosa por verte y... — Hizo una pausa y dejó la pintura y frunció el ceño hacia él. — ¿Trabajar para mí sería evitar verlos? — Todos estaban trabajando, — dijo rápidamente. — El trabajo podría llenar mi tiempo mientras no estaban disponibles. — Oh, sí, no había pensado en eso, — dijo, pero su mano había desacelerado y miró hacia abajo para preguntar, —¿Te quedas en un hotel en lugar de con tu familia? Cale se echó a reír ante la pregunta. — He tenido varias ofertas para quedarme con familiares, pero como la mayoría acaban de casarse, pensé que podría en realidad no agradecer mi intromisión. — ¿La mayoría acaban de casarse? — Alex le miró bruscamente. — No estarás relacionado con la familia de la que Sam siempre está hablando, ¿verdad? ¿Los Argeneaus? Justo han tenido una boda multiparejas muy grande en Nueva York la semana pasada. Cale asintió con la cabeza. — Volé a Nueva York para la boda, me quedé en la ciudad durante varios días para hacer negocios y ver un espectáculo de Broadway o dos, y luego volé hasta aquí. — ¿Cuándo volarás a casa? — Preguntó. Cale hizo una pausa. No se había establecido de hecho una fecha. Había dejado su fecha de regreso abierta, porque no estaba seguro de cuánto tiempo desearía quedarse. Había querido buscar oportunidades de negocios aquí durante su visita. Eso sí, no había esperado aceptar un trabajo en tan poco tiempo, pero estaba feliz de ir con lo que el destino le ofrecía en la actualidad si se le permitía la oportunidad de ganarse a Alex. La pregunta era, ¿cuánto tiempo le llevaría? Frunció el ceño y se frotó el estómago ausente cuando trató de averiguarlo. Sabía que los mortales esperaban un noviazgo. Pero ¿cuánto tiempo llevaría? ¿Una semana? ¿Dos semanas? ¿Meses? — Dos meses, — respondió él, sólo para estar en el lado seguro. — ¿Puedes estar tanto tiempo lejos de tus negocios? —

Preguntó Alex con


sorpresa. — Los buenos jefes entienden que trabajar hasta el agotamiento no hace ningún bien a nadie, — dijo de manera significativa, mirando su reloj. Cuando Alex hizo una mueca ante la reprimenda suave, añadió, — Tengo buenos empleados que trabajan para mí, y confío en ellos para manejar los asuntos del día a día. Me deben consultar si surge algo importante, pero por lo demás, probablemente ni siquiera me van a extrañar. — Uh, — murmuró Alex. — Debe de ser agradable. — Hay buenas personas que trabajan para ti, — dijo Cale en voz baja. — Sospecho que Peter no, pero Bev es una joya, y Bobby y Rebecca parecen bastante competentes. — Lo son, — ella estuvo de acuerdo. — Bev ha sido una sorpresa. Tenía el trabajo de Bobby antes, y siempre he sabido que era buena, pero se deslizó como SousChef posicionándose de la mejor manera, como siempre lo ha estado haciendo. De hecho, he considerado su promoción a cocinero de cabecera y buscar su reemplazo. — ¿Por qué no lo hiciste? — Preguntó Cale. Alex vaciló, y luego admitió con ironía, — Porque estoy esperando volver a la posición de jefe de cocina con el tiempo y me siento mal acerca de cómo degradarla cuando lo haga. — Ah, — dijo Cale con la comprensión. Frotándose el estómago, se detuvo para mirar su trabajo. Terminó con la porción inferior de la pared hasta el final y estaba listo para comenzar en la pared de al lado. Alex estaba un poco más atrás, pero eso era algo bueno. Él podría empezar a trabajar en la pared de al lado y estar fuera del camino de su escalera por el momento en que llegara allí. Cambió su bandeja para empezar. — Así que, ¿qué tiene la cocina? — Preguntó Cale, cuando se puso de nuevo a trabajar. Alex esbozó una sonrisa y admitió, — Lo creas o no, era mi abuelo. — ¿En serio? — Preguntó con interés y miró a su alrededor para ver su cabeza.


— Era cocinero en el ejército cuando era joven, y luego una línea de cocina cuando volvió. Le encantaba cocinar y me infectó con ello. — Ella hizo una pausa para mojar su rodillo en la pintura y luego dijo, — Era mi mejor amigo. Cale levantó una ceja. —¿Tu abuelo? — Sí. — Alex se echó a reír al ver su expresión, y luego se encogió de hombros. — Mi familia se mudó cada año hasta que tuve unos diez años. Se hizo difícil hacer y mantener amigos. — ¿Por qué tu familia se mudaba tanto? Alex sopló su aliento, pero dijo, — Mi padre era mecánico que quería su propio taller y también fue útil en casa, y mi madre era secretaria con un buen ojo para el diseño de interiores quien apoyó su sueño. El año en que nací, compró una casa muy vieja, pasó un año obsesionada en torno a arreglarla, y luego la vendió y compró otra. Hicieron eso todos los años hasta que tuve unos diez años, cuando por fin tuvo el dinero suficiente para empezar el garaje de papá. — Ahí es cuando el abuelo, el padre de mi madre, se trasladó con mamá y papá trabajando largas horas para sacar adelante el garaje, y el abuelo acababa de retirarse. Su salud no era muy buena, por lo que se trasladaron para ayudarlos con sus hijos. Tengo dos hermanas más jóvenes, — hizo una pausa para explicar. — Sam a quien ya has conocido, y el bebé de la familia que es Jo, quien está de viaje por Europa en estos momentos con su novio. De todos modos, los años que el abuelo vivió con nosotros fueron los mejores de todos, — dijo con una sonrisa afectuosa. — Todos los días después de la escuela, volvía a casa para encontrarlo silbando mientras ponía las galletas o alguna otra golosina pequeña en el horno. Me decía: ―Haced vuestra tarea, chicas, y podréis tener uno ... Pero uno sólo cada una. No queremos echar a perder el apetito para la cena.” — Ella se echó a reír. — Estábamos acostumbradas a hacer nuestra tarea en un tiempo récord, y entonces él nos traía las golosinas a cambio y se sentaba con nosotras en la mesa, y todos nos comíamos una con un vaso de leche, mientras que le contábamos acerca de nuestro día. Por lo general a continuación nos enviaba a ver la televisión mientras él comenzaba la cena, pero me gustaba dejar a Jo y a Sam viendo dibujos animados e ir a la cocina a molestar al abuelo. Le preguntaba qué estaba haciendo, y por qué se estaba poniendo esto o aquello, y él me lo explicaba pacientemente, y me daba una pequeña tarea que hacer. En el momento en que empecé la escuela secundaria, él me dejó hacer las tareas más grandes e incluso dejar que cocinara mientras él me ayudaba. Me ha gustado la cocina, desde entonces, y cuando me gradué de la escuela secundaria, decidí formarme como chef.


— Tu abuelo debe haber estado orgulloso, — dijo Cale, y frunció el ceño cuando vio la tristeza reclamar su cara. — Me temo que nunca lo supo. Murió de un ataque al corazón hacia el final de mi último año en la escuela secundaria. — Lo siento, — dijo Cale en silencio, con aire ausente frotando una mano sobre el estómago. — Yo también. — Su tono era solemne. — Era un hombre maravilloso. — ¿Qué pasa con los otros abuelos? — Preguntó Cale. — Oh. — Suspiró Alex. — Los padres de mi padre murieron antes de que yo naciera, y la madre de mi madre, la esposa del abuelo, murió de cáncer cerebral cuando era pequeña. Ni siquiera la recuerdo. El abuelo lo hacía. — Bueno, estoy seguro de que habría estado orgulloso de saber que te convertiste en chef. — Hubiera sido genial para él, — dijo con una sonrisa. — Sobre todo desde que me formé en París. Él siempre me decía que París producía los mejores chefs del mundo. Se habría impresionado por que fui allí. — ¿Te formaste en París? — Cale dejó de pintar con la noticia de que ella había estado tan cerca geográficamente, hacía tantos años. Si no fuera por el destino, la podría haber conocido entonces. — Nada excepto París sería, — le aseguró en una risa irónica. —Estaba decidida a ser la mejor cocinera del mundo. — ¿Te ha gustado París? — Preguntó y se preguntó si le gustaría su casa. — Me encantó, — le aseguró Alex. — Los olores, los paisajes, observar a la gente... Es el único lugar que conozco donde absolutamente todo el mundo parece estar deambulando con baguettes en la mano. — Ella sonrió y admitió. —Casi lamenté volver a casa cuando ya había finalizado la formación. — Pero lo hiciste, — dijo cuando ella se quedó en silencio.


— Oh, sí. Me las arreglé para conseguir un trabajo como cocinera de línea en un buen restaurante, y luego me abrí camino hasta Sous-chef, pero mi sueño era ser jefe de cocina. Probablemente lo habría tenido otros cuatro o cinco años para encontrar ese tipo de posición en cualquier lugar si no se había abierto La Bonne Vie. — ¿Hiciste dinero de la misma forma que tus padres lo hicieron? ¿Renovando casas? — No. No soy tan útil como mi padre, ni tengo tan buen ojo como mi madre, — dijo. — Empecé en La Bonne Vie con mi parte de la herencia, cuando mis padres murieron en un accidente de coche. — Lo siento, pero estoy seguro de que estarían contentos con tu éxito. Lo estás haciendo tan bien que vas a abrir el segundo, — elogió Cale. — Sí, si no vamos a la quiebra antes de abrir esta noche, — dijo Alex secamente. Miró hacia abajo y de repente preguntó, — ¿Estás bien? La pregunta y su tono de preocupación en la voz hicieron que Cale mirara hacia arriba para ver su apoyo en la escalera. — Jesús, te ves horrible, — murmuró ella, deteniéndose junto a él.— Has estado frotándote el estómago de forma intermitente durante poco tiempo, y pensé que algo podría estar mal, pero estás pálido como la muerte, Cale. Miró hacia abajo para ver que estaba de hecho frotándose el estómago. También fue consciente de la sensación de preocupación que le roía. Necesitaba alimentarse, Cale se dio cuenta con tristeza. No se había alimentado desde... bueno, en realidad sólo había tenido la bolsa en la casa del ejecutor en las últimas cuarenta y ocho horas. Cale se había entretenido inesperadamente con un par de primos en su hotel en Nueva York la semana pasada y se había agotado más de lo que había planeado durante su estancia. Se había quedado sin sangre el día anterior, pero había decidido que en lugar de pedir más, podría aguantar hasta que llegara al hotel de Toronto, donde un embarque la sangre fría debía estar esperando. Por desgracia, Cale todavía no había ido al hotel. Había recibido un mensaje de


Marguerite pidiéndole que fuera a verla una vez hubiera aterrizado y se dirigió directamente a su casa después de obtener su coche de alquiler. Al final resultó que había sido una especie de emboscada. Había llegado para encontrar a Marguerite, su esposo Julius, Lucian y Leigh esperándolo. Cale ni siquiera había llegado a través de la puerta antes de que Marguerite le estuviera diciendo acerca de su certeza de que Alex era la elegida. La había escuchado, tomando la cara solemne de Lucian y los brazos cruzados todo el rato, y supo instintivamente que Lucian estaba allí para respaldar a Marguerite y sólo lo molestaría hasta que accediera a conocer a la mujer. Siendo ese el caso, la primera oportunidad que había llegado a entrar en una palabra, Cale había accedido a ir a la casa del ejecutor y concertar una cita con la mujer. Sospechaba que había sorprendido a todos al aceptar tan fácilmente, pero en el momento que pudo, Marguerite había insistido en que debería dirigirse también. Lucian había hablado entonces, dándole un rápido resumen de la gente de allí. A continuación, le había dado la dirección antes de enviarle de camino a la casa del ejecutor, en el que había conseguido una bolsa de sangre antes de ser empujado hacia el restaurante. Esa bolsa no había sido suficiente, reconoció cuando Alex levantó una mano para tocar su frente. La sensación que roía el intestino de Cale de inmediato se intensificó en respuesta a su olor. Definitivamente necesitaba alimentarse, pensó, y no se dio cuenta que lo había dicho en voz alta hasta que Alex frunció el ceño y dijo, — Acabamos de comer. — Fue una hamburguesa muy pequeña, — murmuró y se alejó, aparentemente para dejar el rodillo, pero en realidad era para alejarse de Alex y de la sangre que podía de hecho oler en el pulso debajo de su piel. — Sí, lo fue, — dijo casi disculpándose. — Siempre compro hamburguesas pequeñas en lugar de una hamburguesa adecuada. Son esas cebollas reconstituidas. Realmente me gustan. Aún así, … — Es lo único que he comido en todo el día, — le interrumpió mientras se enderezaba. Sus cejas volaron, y ella se movió de repente. — Está bien. Es hora de irnos. —No tienes que venir conmigo, — dijo Cale con alarma cuando ella cogió el bolso y el abrigo. Alex se encogió de hombros con el abrigo puesto. — ¿Cuánto tiempo has estado


en Toronto? — Hoy, — admitió con confusión. — Eso es lo que pensaba. Así que no sabes dónde está la tienda de comestibles de veinticuatro horas más cercana. Yo sí. — Sí, pero puedo encontrar mi camino de regreso a ese restaurante que visitamos antes, —le aseguró Cale, pensando que sería un viaje rápido al hotel, dejar su maleta, tomaría una o dos bolsas de sangre, e iría a la ventana de comida rápida para coches de nuevo en su camino de regreso. Había disfrutado de la comida antes y no le importaría disfrutar más de ella. — De ninguna manera, — dijo Alex con firmeza. — No hay absolutamente ningún valor nutritivo de esas cosas, y no has comido durante todo el día. Vamos a ir a la tienda y cogeremos los elementos para un picnic sano y agradable. — Pero pensé en parar y entrar en mi hotel de camino de vuelta y dejar mi equipaje, —dijo con desesperación. Alex se volvió para mirarle a los ojos muy abiertos. — ¿Ni siquiera te has registrado en el hotel? — No. Me temo que no. Me fui directamente a casa de mi tía desde el aeropuerto, y luego er... a casa de Mortimer, y luego terminé en tu restaurante y ahora aquí, — concluyó. — Oh, bueno, hay que ir directamente al hotel primero y luego, tendremos que movernos, obtener tu habitación…— dijo preocupada, y salió corriendo de la habitación. — Correcto, — murmuró Cale cansado, recogiendo y encogiéndose de hombros en su propia chaqueta. Esto complicaba las cosas.


Capítulo 6 —Esto está bien. Nunca he estado en este hotel, pero las habitaciones son preciosas. Cale miró a su alrededor mientras seguía a Alex hacia su habitación de hotel. Habían pasado veinte años desde que se había alojado en este hotel. Era propiedad de un inmortal que aseguró que las ventanas tenían cortinas y los armarios tenían repisas especiales para los frigoríficos especiales de viaje. Con eso en mente, Cale hizo una pausa para abrir la puerta corredera de cristal para ver si su sangre había sido entregada. El armario estaba vacío. —¿Qué pasa?— Preguntó Alex a su lado. Cale dejó de fruncir el ceño. —Nada. Estaba pensando en si cambiarme o no. Ella lo miró de arriba abajo. —Bueno, supongo que depende de si estás planeando ayudar a terminar la obra o no... quiero decir, no que si... —Ayudaré,— interrumpió cuando empezó a balbucear. —Gracias, —dijo Alex suavemente y luego se aclaró la garganta. —Entonces probablemente deberías cambiarte. Parece que has logrado evitar mancharte la ropa, pero no me gustaría que tentaras a la suerte. —Ella miró alrededor y dijo, — Tengo que ir al baño. Podrías cambiarte, mientras yo... — Se detuvo de repente y frunció el ceño. —¿O es que quieres ducharte o algo así? —¿Por qué? ¿Huelo mal? — Preguntó Cale con diversión cuando vio cómo se ponía colorada. —No, por supuesto que no. Sólo pensé, bueno, siempre me siento bien duchándome después de un vuelo ya que se pasan unas cuantas horas de calor. —Estoy bien. Una ducha sólo retrasaría mi comida. Voy a ducharme después de terminar de pintar. Mientras vas al baño yo me cambiaré. Alex asintió con la cabeza y se fue hacia el baño. —Me tomaré mi tiempo. Cale puso su maleta con ruedas sobre la cama, la abrió y revolvió el contenido en busca de una camisa casual y unos vaqueros. A continuación, se quitó rápidamente


su ropa y comenzó a vestirse. Se puso los vaqueros y cogió la camisa marrón de manga larga que había sacado cuando alguien golpeó la puerta. Cogió la camisa, cruzó la habitación para contestar y lanzó un suspiro de alivio cuando vio que el hombre que estaba en la puerta traía una nevera grande en la mano. —Adelante, —dijo y miró hacia la puerta del baño cerrada, cuando dejó al hombre entrar. —¿Dónde quieres esto?—Preguntó el repartidor, entrando en la habitación. —Aquí. —Cale abrió la puerta del armario. —Configuración de Niza,— dijo el hombre cuando se detuvo junto a Cale y miró el enchufe del armario en la pared trasera. Enchufó la nevera y le explicó, —Este es el modelo más nuevo. Portátil. Puedes conectarlo a su encendedor de coche si tiene que ir de viaje. —Muy bien, gracias,— dijo Cale mientras el hombre se iba. A continuación, inmediatamente fue hacia la nevera, abrió la tapa y echó un vistazo a las bolsas de sangre roja oscura en el interior. Eso fue suficiente para que los colmillos empezaran a salir, cogió una de las bolsas y la perforó con los colmillos y el líquido empezó a ser absorbido por las puntas afiladas como cuchillas y por su cuerpo. Cale dudó después de terminar la primera bolsa de si tendría tiempo para tomarse otra bolsa ya que su dolor de estómago casi no se había calmado. Cuando tenía casi la bolsa vacía la puerta del baño empezó a abrirse. —Toc toc. Voy a salir. ¿Estás decente? —Dijo Alex sonriendo y Cale reaccionó con todo el aplomo que se podría esperar de un hombre de su edad. Tropezó y se metió dentro del armario cerrando la puerta con pánico. —¿Cale?— Oyó decir a Alex con incertidumbre en la habitación. —¿Dónde estás? Maldiciendo en silencio, Cale se puso de pie en el armario y maldijo en voz alta mientras su cabeza se estrellaba contra la barra de la ropa. —¿Cale? La voz nerviosa de Alex cada vez estaba más cerca. Ella había oído el golpe y estaba


acercándose para investigar, se dio cuenta con alarma e inmediatamente rasgó la bolsa medio llena con los dientes. Gran error, se dio cuenta de ello cuando la sangre fría le salpicó la cara y el pecho. Maldiciendo una vez más, dejó caer la bolsa en el refrigerador, cerró la tapa y luego rápidamente se secó la cara con su camisa marrón. Apenas había comenzado a secarse el pecho cuando la puerta del armario comenzó a abrirse. Cale instintivamente alzó la camisa delante de su torso para ocultar cualquier resto de la sangre. —¿Qué diablos estás haciendo en el armario? —Me estaba vistiendo todavía, —espetó Cale. —Oh, —dijo Alex desconcertada, su mirada se deslizó sobre la camisa que mantenía a la defensiva y luego a sus vaqueros. Ella obviamente, estaba un poco perpleja al observar que estaba actuando como una virgen victoriana cuando sólo le faltaba ponerse la camisa. Ella se apartó. —Bueno, te voy a dar un minuto más. Cale suspiró mientras se alejaba, rápidamente limpió la sangre que quedaba en su pecho, no salió del armario hasta que escuchó como se cerraba de nuevo la puerta del baño. Cale se tomó un momento para mirarse en el espejo de la puerta del armario, se sintió aliviado al ver que había limpiado toda la sangre. Luego tiró la camisa en el armario en la parte superior de la nevera y se apresuró a recuperar de su maleta una nueva, esta vez una camiseta verde. Cuando se la puso dijo, —Puedes salir. —¿Estás seguro?—Dijo Alex a través de la puerta. —No quiero echar un vistazo a tu pecho desnudo. No podría ser capaz de contenerme. —Ya me gustaría, —murmuró Cale, haciendo una mueca con diversión. Sacudiendo la cabeza, se acercó y abrió la puerta del baño, luego se puso a un lado y extendió el brazo en un gesto para que ella saliera. —Estoy listo. Alex sonrió y luego pasó a su lado, murmurando, —Te felicito por tu valentía. —¿Valentía? —Preguntó con confusión. —Hmm.— Ella se dirigió a la puerta de la sala, balanceando su bolso mientras


caminaba alegremente. —Muchos hombres tienen dificultades para salir del armario. Cale estaba seguro de que estaba bromeando a su costa, pero no lo entendió. Sacudiendo la cabeza, cogió su abrigo de la cama y la siguió fuera de la habitación. Ir de compras fue una experiencia increíblemente interesante para Cale. Los alimentos habían cambiado bastante desde la última vez que había comido. En lugar de tener que cazar, matar, limpiar y cocinar uno mismo, ahora se podían comprar ya preparados o cocinados, incluso listos para comer. Ya lo sabía no estaba completamente fuera del mundo pero nunca había entrado en un supermercado. Era muy interesante pesar en las basculas, perder el tiempo en los pasillos y echar al carro casi todo lo que veía. —Dios mío, —dijo Alex con exasperación, agarrándolo del brazo para instarlo fuera de la sección de pastelería. —Uno podría pensar que nunca habías estado de compras. —Yo no, —murmuró sin pensar. Cuando ella se volvió hacia él bruscamente, se apresuró a añadir, —No en un supermercado en América del Norte. —Oh, está bien, —dijo relajada. —Supongo que todo aquí es diferente a lo que estás acostumbrado, diferentes marcas, envases diversos, etc. —Oui,— murmuró Cale, mirando el mostrador de delicatesses, cuando ella lo instó a pasar. Había aromas deliciosos. —Creo que eso es todo, —murmuró Alex, echando al carro varios paquetes de carne y queso en lonchas. —Vamos tenemos que irnos. Asintiendo con la cabeza, Cale empujó el carrito detrás de ella. Su mente estaba en el problema de conseguir que accediera a su ser su gerente en lugar de su chef. Aparte del hecho de que la haría más feliz cocinar que gestionar, sin duda sería mejor para él, y sin embargo parecía estar resistiéndose a la idea. Por lo menos, aún no había aceptado. El timbre de su teléfono lo distrajo al llegar a la caja registradora y Cale lo sacó con el ceño fruncido. Reconoció el número de Lucian, vaciló, miró el teléfono y después a Alex mientras descargaba la compra en la caja.


—Adelántate, puedo manejar esto,— dijo Alex en voz baja. —A esta hora debe haber alguien en Francia para poderte hacer una pregunta sobre un problema del negocio. Cale no la corrigió, pero asintió con la cabeza y descolgó el teléfono, alejándose de la caja registradora cuando Lucian gruñó,— Bricker dijo que ibas al restaurante a ver a Alex. ¿Qué pasa? Cale sonrió con ironía por el saludo. Lucian no era conocido por un ¿Hola? O ¿Cómo estás? —Estamos en el supermercado, comprando comida.— Hizo una pausa para mirar hacia atrás para ver a Alex. Lucian gruñó con esa noticia. —Marguerite está tratando de encontrar un chef para que te reemplace, pero no hubo suerte hasta ahora. Leigh y Marguerite renunciaron a su noche en el cine para ayudarte. No volverá a suceder. No voy a permitirlo, así que si conoces a un cocinero que pueda ayudar, habla ahora, o vamos a tener un curso intensivo de cocina mañana por la noche. Cale suspiró, ahora entendía la razón de la llamada. Lucian estaba enfadado porque Leigh tendría que trabajar. En realidad no lo culpaba. Leigh estaba embarazada, y desde que había perdido el último hijo Lucian era muy protector con ella. El inmortal sólo había perdido un hijo, si había sido un defecto genético raro. —No va a ser necesario un chef, —dijo Cale y luego explicó rápidamente con la esperanza de que Alex fuera la chef. —¿Cuál es el problema entonces?— Preguntó Lucian bruscamente. —Ella tiene que aceptar la oferta. —Eres un buen hombre de negocios. Cale sacó el teléfono de su oreja para mirar de nuevo el número sólo para estar seguro de que era su tío. Nunca había conocido al hombre hacer cumplidos. Leigh había tenido un efecto beneficioso sobre el hombre. Puso el teléfono en la oreja, dijo, —Ella se resiste. Supongo que después de los problemas que tuvo con el director del proyecto, tiene miedo de confiar en alguien más. Lucian gruñó, permaneció en silencio durante un minuto y luego anunció, —Tendré


que reunirte con Bricker en el nuevo restaurante y te ayudará a convencerla. Cale suspiró ante la sugerencia, a sabiendas de lo que quería decir Lucian que era utilizar a Bricker para controlar la mente de Alex. La idea era tentadora. Sin duda alguna, facilitaría las cosas, pero no le gustaba la idea de que ella tomara la decisión de esa forma. —No estoy seguro de que sea una buena idea. —Es tu negocio, —Tío. Ella... —Ella no es consciente de todos los hechos, —interrumpió Lucian. —Y se le puede contar. Ella no puede tomar una decisión adecuada con sólo la mitad de los hechos, así que haz de hacerlo. —Pero... —Ella es tu compañera de vida,— dijo Lucian sombrío.—Conquístala y convéncela para asumir ese papel y serás feliz, feliz y Sam y Jo también serán felices y a su vez también mis ejecutores serán felices. Bricker va de camino. El anuncio fue seguido de un clic y luego el teléfono quedó muerto. Lucian había colgado. Murmurando entre dientes, Cale metió el teléfono en el bolsillo y volvió la cabeza hacia atrás para ver a Alex pagar la compra. —Yo soy el que tenía hambre, —dijo con firmeza cuando protestó por no permitirle pagar la compra. Alex dudó, pero luego asintió con la cabeza solemne y no discutió. —¿Estás bien? —Le preguntó momentos después, cuando se dirigían al restaurante. —Pareces nervioso. Cale con una sonrisa forzada dijo, — Sólo tengo hambre. — Pero la verdad es que estaba inquieto por la llegada de Bricker para controlar la mente de Alex. Una parte de él estaba irritado por las tácticas sucias de su tío. El hombre realmente no tenía nada que ver en su relación. No en algo tan insignificante como para que fuera de su incumbencia, nunca había dejado de lado a Lucian. Sin duda, simplificaría las cosas.


De esta forma, Alex sería feliz, podría estar cerca y cortejarla. —¿Es Justin?— Preguntó Alex, cuando aparcaron el coche. —Sí, —murmuró Cale, cuando vio a Bricker sentado en su coche. —Me pregunto qué está haciendo aquí, —dijo Alex con el ceño fruncido. —Espero que no haya algún problema con Sam. —Él está aquí para ayudar a pintar, —dijo Cale para que no se preocupara. A continuación, decidió que sobornaría al hombre para que ayudara y así no estaría mintiendo en todo. De manera rápida arrastró a Alex al sueño. Bostezando, ella abrió los ojos, se sentó en la cama y miró alrededor con confusión, lentamente comprendió que se había despertado. Cuando los golpes se oyeron de nuevo, ella retiró las sábanas y se apresuró al ponerse en pie, casi tropezó con sus propios pies, tropezó con la puerta de su dormitorio. Se las arregló para abrir la puerta principal sin romperse el cuello. El joven en el porche se sorprendió al verla, sonrió insegura cuando él miró su pijama de franela con pandas y dijo, —¿La Sra. Willan?¿ Alexandra Willan? Alex asintió con la cabeza y luego se paró, cubriendo un pie con el otro pie debido al frío. —Aquí están las llaves, —dijo el hombre, levantando una mano. —¿Mis llaves?—Dijo Alex con la confusión. —Sí, señora. Su coche está arreglado. Resulta que la conexión de la batería se había soltado de alguna manera. Está bien ahora. ¿Puede firmar aquí que ha recibido el coche? —Oh, sí, por supuesto.— Alex cogió el bolígrafo y el porta papeles que le ofrecía y firmó donde le señaló. A medida que le pasó el porta papeles de nuevo, miró hacia su vehículo estacionado. Parecía que lo habían limpiado. Las manchas de sal se habían ido. Alex negó con la cabeza ligeramente. Le había dejado las llaves anoche a Cale. Él había prometido que alguien revisaría su vehículo. Al parecer, había hecho lo que le había prometido.


—Que tenga un buen día. Alex miró al joven al ver que se dirigía a su porche. Con el ceño fruncido, ella cambió los pies para calentar el contrario y le preguntó, —¿Qué pasó con la licencia? —Oh, señora, —dijo Argeneau. —En unos días la recibirá. —Dijo por encima del hombro mientras corría hacia un camión al ralentí en la acera. —¡Gracias!—Dijo Alex mientras se deslizaba en el vehículo. Él asintió con la cabeza otra vez y le saludo mientras cerraba la puerta. Alex de inmediato cerró la puerta, muy contenta por las noticias. Como era de esperar a finales de febrero, hacía frío, pero también había mucho viento, por lo que parecía que hacía aún más frío. Tiritando, se dirigió al piso de arriba, pensando que tenía que ducharse y vestirse para comprobar el nuevo restaurante. De alguna manera la noche anterior había aceptado la oferta de Cale en el puesto de gerente, dejando la cocina. Alex lo había decidido de todos modos, pero no recordaba a ciencia cierta de que manera. Entonces se dejó convencer para darle las claves del nuevo restaurante, así como las de su coche, y se encontró dirigiéndose a casa y dejando a los dos hombres con el tema de la pintura. Alex no estaba segura de cómo había sucedido. —Debo estar seriamente agotada, —murmuró con un movimiento de cabeza mientras cruzaba la habitación hacia el baño. Era la única explicación que se le podía ocurrir. Alex no era de las que eludían un trabajo y se iban a la cama dejando que otros lo hicieran. Sintió el aire frío cuando abrió la puerta de la ducha, pero Alex sabía que no estaría completamente despierta hasta que no se hubiera tomado un café. Sin embargo, no quería gastar su tiempo en hacer una cafetera así que decidió que iría por un par de cafés de Tim Hortons de camino hacia el restaurante, lo decidió mientras se lavaba y enjuagaba el cabello; uno para ella y otro para Cale, de alguna manera la convenció de que debía trabajar hoy en el restaurante y esperar la entrega de los muebles. Nunca debería haber aceptado, pensó Alex irritada cuando salió de la ducha. La posibilidad era un poco preocupante y Alex decidió que iba a coger un sándwich para desayunar y así mantener su fuerza. Mientras iba hacia la habitación. Caía la


tarde. Caramba, Cale habría recibido probablemente las mesas y las sillas y se dirigiría a su hotel. Sin embargo, quería comer. Al final resultó que, Cale todavía estaba allí cuando llegó Alex. Por lo menos su coche estaba, señaló. Como no quería que la comida se enfriara, estacionó lo más cerca que pudo de la entrada, sin duda se alegraría de ver el final del invierno, pensó Alex mientras dejaba el café y los alimentos sobre la meseta de su preciosa y nueva cocina y corrió hacia el comedor. Un suspiro se deslizó de sus labios cuando entró en la habitación. La pintura estaba terminada, las paredes tenían un ambiente cálido, blanco con ribetes granates en la parte superior. Esbozó una sonrisa al recordar cómo les había explicado que lo quería y su frustración porque sabía que no estaba describiéndolo adecuadamente. Bricker había insistido en que le entendía, sin embargo, ella se sintió relajada y le creyó. No se había equivocado. Mientras que Cale había parecido distraído, Bricker había entendido al parecer exactamente lo que quería. Era exactamente como lo había imaginado. Miró las mesas y las sillas y un escalofrío de placer se deslizó a través de ella. Ellos habían dejado todo absolutamente perfecto. Su suerte estaba mejorando pensó Alex mientras caminaba entre las mesas tocándolas, ligeramente con los dedos. Todo estaba bien. Las cosas estaban tomando forma. —Espero que te guste. Alex se volvió para ver a Cale en la puerta entre la cocina y el comedor. Ella le sonrió, una sonrisa tan amplia que casi le dolió. —Gracias a ti, —dijo y luego pasó junto a él para entrar en la cocina. —No puedo creer que estés aquí, —dijo mientras se acercaba a los cafés y a bolsa de comida. —Pero el caso es que te he traído una disculpa. —¿Disculpa? — Preguntó y ella pudo escuchar la sorpresa en su voz. —Sí. —Se volvió con un café en la mano. —Siento mucho haberte pedido que pintaras y esperaras la entrega de los muebles. Yo no lo hubiera hecho. —Me ofrecí, —le recordó, moviéndose hacia delante cuando extendió el café.


—Sí, bueno, me han dicho que no, —anunció Alex, mientras tomaba el café. Se volvió para coger el beicon, la lechuga y el tomate y luego se lo ofreció diciendo, —Debes estar agotado. —En realidad estoy bien, —dijo, cogiendo el bocadillo. —Debe ser el jet lag. Mi reloj interno, probablemente, debe estar mal. —Hmm,— dijo Alex dubitativa, le resultaba difícil creer que no estuviera cansado. —¿Vamos a sentarnos al comedor?—Sugirió. Sonriendo ante la idea, Alex cogió su café y un sándwich y lo siguió hasta una de las mesas que estaba cerca de la puerta de la cocina. —Deduzco ¿que tu coche ya está arreglado?— Preguntó Cale con su sándwich. —Sí. Gracias. —¿Lo llevaron a primera hora? —Si a primera hora, —reconoció. —¿Qué le pasaba? —Nada serio, al final, —le aseguró Alex. —Creo que dijeron que la conexión a la batería se había soltado o algo así.— Ella se encogió de hombros. —¿Eso es todo? ¿Un cable suelto? —Preguntó. Alex asintió con la cabeza, incapaz de responder verbalmente con la boca llena de sándwich caliente en este momento. Ambos guardaron silencio durante varios minutos para concentrarse en la comida. —Debería haber cogido más cafés, —dijo con un suspiro mientras metía el envoltorio de su sándwich en la taza de café vacía. —Hay café recién hecho en la oficina, —anunció Cale cuando ella colocó la tapa a la taza, lo miró con sorpresa.


—Bricker es adicto a esas cosas. Insistió parar para coger una cafetera y vasos. —¿Dónde encontrasteis una tienda que vendiera cafeteras a esa hora?— Preguntó Alex con sorpresa. —El bazar donde conseguimos los elementos del picnic,— respondió él, recogiendo su propio envoltorio vacío y la taza de café. —Tiene algunos pequeños electrodomésticos, libros y otras cosas. —Oh, sí, me había olvidado de eso, —admitió cuando lo siguió hasta la cocina y a su oficina. —Estoy acostumbrada a la tienda de mi barrio que solo tiene comida. Cale asintió con la cabeza mientras tomaba su taza y se acercaba a la papelera de debajo del escritorio. Hizo un gesto por encima del hombro a su paso. —La había puesto en la esquina. No había ninguna mesa, así que me conformé con el suelo. Alex de inmediato fue hacia la cafetera y las tazas, se arrodilló para coger una taza. —Mmm, está recién hecho, —murmuró, bebiendo un sorbo y luego se enderezó para llevarlo hasta la mesa. —Lo puse cuando oí la puerta de atrás, —aseguró Cale aceptando la taza que ella le acercó. Tomó un sorbo, soltando un suspiro de placer, mientras iba hacia la mesa. —¿Hay silla?— Dijo con sorpresa, al ver la silla del escritorio detrás del escritorio. Su silla de escritorio, se dio cuenta, al reconocer la oscuridad del cuero marrón que era el modelo que había ordenado y le habían dicho que el envío tardaría seis semanas. —Me di cuenta de que iba a tardar la silla cuando organicé los papeles y llamé e hice que te trajeran una silla hasta que llegara la otra. No es muy fácil trabajar sentado en el suelo. —¿Estuvieron de acuerdo?—Preguntó con asombro. — Una vez que les recordé que los muebles tenían que haber sido entregados la semana pasada y que las demoras no eran una buena publicidad para ellos,—dijo con una sonrisa diabólica. —Cuando propuse que nos enviaran una silla hasta que


viniera la otra, el director cedió con bastante facilidad. —¿Mala publicidad?—Preguntó con diversión. Cale se encogió de hombros. —Te cansarías de estar sentada en el suelo. Además, podría conseguir que se mencionara en un artículo con bastante facilidad si pongo mi mente en ello. —Hmm,— murmuró, mirando la silla con un suspiro de placer. Se veía tan bien como había pensado que sería y cuando llegara la suya tendría menos rozaduras y arañazos. —Me ocupé de la cuestión de la pintura, — anunció Cale, moviéndose alrededor del escritorio para comenzar a clasificar los papeles. Vio una factura de pintura cuando colocó el montón. —Después de que las mesas y las sillas llegaran, recogí las latas de pintura en la tienda, en las latas ponía Arena blanca, pero obviamente no lo eran. El encargado reconoció que lo habían mezclado mal. Te va a devolver la pintura, así como el coste de los pintores, me pidió que te diera sus disculpas. —Guau, —murmuró Alex, mirando el recibo que le entregó. Tenía un montón de garabatos incomprensibles y lo que parecía ser una firma. Probablemente, del gerente, supuso, luego miró a Cale cuando comenzó a ordenar los papeles. —Desafortunadamente, no pude hacer nada al respecto de la alfombra. A pesar de ser el color incorrecto. Sin embargo, me detuve en la tienda donde compraste los azulejos. Señalé que el vendedor se había confundido, hay que esperar que miren las facturas. También vi que la referencia está mal, aunque el color escrito al lado de los números es correcto, y que habría sido el que pediste. Le sugerí que a lo mejor un juez probablemente no estaría de acuerdo. —Hizo una pausa para sonreír y luego le dio la factura y le dijo, — Estuvo de acuerdo en reembolsarte los azulejos. —¿En serio?— Alex respiró cuando la amenaza de quiebra había retrocedido en su mente. Querido Dios, con la devolución del dinero de los azulejos italianos carísimos, incluso había dinero en sus ahorros una vez más. No mucho, pero algo. —Lo hiciste... —Con un poco de persuasión y un par de amenazas, —agregó secamente Cale y luego le advirtió, — Todavía tienes que pagar ambas instalaciones. Se dio cuenta de


que era un error de ventas, pero no quise insistir demasiado... Las palabras de Cale murieron por la sorpresa, cuando Alex de repente se lanzó contra él con un grito. Lo abrazó con fuerza, luego le cogió la cara entre ambas manos, lo besó en ambas mejillas, y exclamó, —¡Eres un dios! Cale se rió por su emoción y deslizó sus brazos alrededor de su cintura. —Bueno, me alegro de que estés satisfecha con mi trabajo, señora. —¿Satisfecha? — Preguntó ella con una sonrisa. —Nunca he estado tan satisfecha en mi vida. Obtener el reembolso de los azulejos es mejor que... bueno, mejor que el sexo incluso. —Has estado teniendo relaciones sexuales con la gente equivocada, —le aseguró solemnemente y la conciencia de Alex de repente despertó. Eran jefe y empleado, se encontraban en su oficina, y estaba en sus brazos... y no debía ser. Vaya, que podría acusarla de acoso sexual. De repente, nerviosa, se apartó de él, consciente de que estaba colorada. Frunció el ceño, pero la dejó ir sin protestar. Alex inmediatamente se volvió hacia la puerta, diciendo en un tono tan serio como pudo, —Supongo que será mejor que el restaurante esté listo antes de la hora de la cena. Deberías ir a casa, bueno a tu hotel y dormir un poco. Debes estar agotado.—Ella se detuvo y se volvió con preocupación. —Es sábado. No tienes que renunciar a tus planes de visitar a la familia por estar aquí, ¿verdad? —No,—le aseguró Cale en voz baja mientras se movía para apagar la cafetera. Cuando se levantó, agregó, —De hecho, tengo el día libre. Solo tengo planes para cenar con mi primo Thomas y su esposa Inez. Alex suspiró tristemente por esta noticia. —Gracias a que te has pasado toda la noche y el día trabajando probablemente estarás demasiado cansado como poder disfrutar de la visita. —Voy a dormir un poco antes de ir a la cena, —le aseguró cuando cogió el abrigo de la silla del escritorio. —Vamos a cenar tarde y después los voy a llevar al aeropuerto. Vinieron a una boda,—explicó,— pero Inez tiene que volver al trabajo, por lo que volaran de regreso a Europa esta noche.


—¿Europa? — Preguntó ella con sorpresa. —A Inglaterra, —aclaró. —Es sólo un viaje de dos horas y media desde París, y no parece lejos para un canadiense, para nosotros está considerado un viaje de noche, así que no nos vemos mucho a pesar de estar en Europa. —Ah.— Alex asintió con una leve sonrisa, relajándose un poco. —Recuerdo cuando estuve allí. Tenéis una visión diferente de los viajes que hacemos. Cale asintió con la cabeza. —De todos modos, voy a visitarlos esta noche, pero voy a hacer la caja antes del restaurante a la hora del cierre y veré que todo está bien. Alex chasqueó la lengua y sacudió la cabeza. —No seas tonto. No espero que trabajes todas las horas del día y la noche. Lo que me recuerda, ¿qué día quieres libre? — Cuando vaciló, señaló. —El sábado, normalmente no creo que tengas mucho trabajo los sábados, porque los bancos y la mayoría de los negocios están cerrados los fines de semana. Es probable que quieras trabajar de lunes a viernes. ¿Sí? Cale asintió con la cabeza. —Eso suena bien. —Pero también debes tener un día libre, así que si lo deseas puedes cogerte el lunes,— comenzó. —No, no. Voy a trabajar el lunes,— le aseguró. —Recuerda que he estado de vacaciones la semana pasada. Alex dudó, pero luego asintió. —Está bien. Nos vemos la semana que viene. Cale frunció el ceño y vaciló, pero luego dijo, —¿Supongo que cocinarás mañana también? —Sí.— Asintió con la cabeza Alex. —Estamos abiertos de miércoles a domingo, dejando el lunes y martes libres. Sorprendentemente, un montón de gente libra el domingo, pero los lunes y los martes no hay mucha gente, por lo que será como si fuera fin de semana. Su ceño se profundizó. —¿Entonces libro sábado y domingo y lunes y martes? —Sí. —Ella sonrió. —Así que no te sorprendas si dejo caerme para ver cómo van las


cosas aquí de vez en cuando en esos días. Cale asintió y se relajó un poco. —Lo esperaba. Alex soltó un bufido. —Sí, claro, todo el mundo disfruta de que su jefe esté encima de ellos todo el tiempo. Él esbozó una sonrisa. —Puedes estar encima de mí cuando quieras. —Voy a recordarlo cuando te quejes de que no sé delegar y que tengo que relajarme,— dijo con una risa forzada y entonces cogió su abrigo. —Ahora, vamos, tienes que dormir un poco antes de ir a la cena con tus primos. Me siento culpable por tu falta de sueño. Además, tengo que acostumbrarme a que ya no es La Bonne Vie y es otra La Bonne Vie, —añadió, frunció el ceño y murmuró, —Hubiera sido mejor haberle puesto un nombre diferente. Se vuelve confuso en la conversación. Cale se puso a hacer caso omiso de su propio escudo, y sugirió, —Llámalos Bonne Vie Uno y Bonne Vie dos. —Buena idea, —dijo Alex caminando fuera de la oficina. Pero se detuvo en la puerta y se volvió para sonreírle. —Gracias, Cale. Por todo, eres muy brillante. Se detuvo bruscamente, con una expresión de sorpresa. —¿Qué? —Hizo una mueca. —Estoy bromeando... es que a veces cuando digo tu nombre me acuerdo de verduras. —¿Verduras?— Le preguntó con voz ahogada. Alex hizo una mueca. —Sí. La col rizada con K es un vegetal de hoja verde, un tipo de col que yo recuerde, —murmuró, dirigiéndose hacia la puerta. —Llámame Cal, —dijo con gravedad, —después de ti. Alex esbozó una sonrisa, pero estaba buscando en su mente algo más que decir. Por alguna razón quería decirle algo para no pensar en lo que había ocurrido en la oficina. Por último, espetó, —¿Es la abreviatura de Cale?


—No. —Es escocés, ¿no?—Preguntó ella mientras cruzaba la cocina hacia la puerta de atrás y la abrió. Cale vaciló, y luego admitió, —Mi madre amaba la poesía y Calíope fue la musa de la elocuencia y la poesía épica. Ella esperaba eso cuando me puso el nombre de la musa, sería un poeta y no un guerrero como el resto de mis hermanos. Ella pensó que Cale sería una buena versión masculina del nombre. —¿Guerrero?— Preguntó Alex, mirándole con sorpresa cuando se dio la vuelta para verlo cerrar la puerta. —Perdón por mi inglés, —se excusó sonando extrañamente sombrío. —Quería decir soldado. Mis hermanos fueron todos criados para ser soldados. —Oh, tus hermanos son mayores que tú. —Cuando se apartó después de cerrar la puerta, añadió, —Estoy bastante segura de que tienes que tener dieciocho años para ser soldado. Si fuerais soldados cuando naciste, entonces tendrías que tener por lo menos dieciocho años o más cuando naciste. —Soy mucho más joven que mis hermanos. Él la cogió del brazo para caminar por el estacionamiento. No eran más de las cuatro, pero el cielo estaba ya empezando a oscurecer con la amenaza de la caída de la noche. Eso era algo que odiaba Alex del invierno. No le importaba el frío tanto como los días cortos. —Bueno, que tengas una buena cena, —dijo con alegría mientras abría la puerta del conductor. —Sí, y tú disfruta de tu cocina.— Mantuvo la puerta abierta mientras se deslizaba detrás del volante. —Oh, créeme, lo haré.— Le aseguró ella y luego dijo, —Nos vemos el lunes, —y cerró la puerta. Alex arrancó el motor, saludó a Cale y se alejó, sonriendo alegremente para sí misma.


Cale Valens era impresionante. No podía creer en su suerte. Que había hecho para que cambiaran las cosas en un día. No lo había conseguido en varios. Obtener el reembolso de los azulejos era la bomba. Alex realmente podía respirar de nuevo. Se sentía como si estuviera ahogada desde hace semanas, pero en ese momento se sentía en la cima del mundo y todo gracias a Cale. Dios, que bueno era. Y se pondría a cocinar de nuevo. Realmente tenía que llamar a Sam y agradecerle que se lo hubiera presentado. Era la respuesta a sus oraciones. Él le dio la esperanza para tener dos restaurantes. Ahora todo lo que tenía que hacer era mantener las manos fuera del hombre y evitar una demanda de acoso sexual.


Capítulo 7 Alex se puso a trabajar preparándose para la noche que tenía por delante, con un suspiro satisfecho, acondicionando las sartenes y utensilios que era más probable que necesitara, y luego alineando los ingredientes que utilizaría. Era viernes, había pasado una semana desde la llegada de Cale a su vida, y había sido una semana increíble. El hombre era una bendición, logrando más en ese tiempo de lo que ella había hecho. Cale había conseguido que todos sus papeles estuvieran en orden, había supervisado las innumerables entregas sin problemas, o por lo menos, si había habido contratiempos, se había ocupado de ellos y ella no se había enterado. El nuevo restaurante ahora estaba amueblado, incluyendo su oficina, que también había sido pintada. Después del fiasco con los azulejos, Alex tenía la intención de dejar su oficina sin terminar hasta que pudiera permitírselo, pero una vez que Cale había arreglado la restitución por lo de los azulejos, se había decidido a derrochar y salió a comprar la pintura. La compró el lunes y pintó la oficina el lunes por la noche... para disgusto de Cale. Él había estado molesto porque no se lo había dicho y no le dejó que la ayudara, pero él trabajaba lo suficiente durante el día y ella no había querido molestarlo en su tiempo libre. Además, Alex pensó que podría ser mejor evitar pasar demasiado tiempo a solas con el hombre. Él era demasiado atractivo para su tranquilidad mental. Y por sobre todo eso, él trabajaba para ella, lo que sólo sería temporal, pero ese era enteramente otro problema. No tenía necesidad de enamorarse del hombre cuando éste iba a irse en un mes o dos. Temía que iba a ser fácil enamorarse de él. Ahora sólo faltaba una semana para la apertura del nuevo restaurante, y Alex se encontró que en realidad estaba a la expectativa en lugar de entrar en pánico cada vez que pensaba en eso. Este, el antiguo La Bonne Vie, se cerraría esa noche para que ella y su personal pudieran asistir a la apertura. También estarían a la mano para ayudar si era necesario, y eso era factible, ya que Alex estaba esperando una gran concurrencia en la noche inaugural. También estaba a la expectativa por eso. —Lo que me recuerda,— murmuró Alex para sí misma, y miró a Bev por encima del hombro. La mujer estaba revisando un pato asado que antes había puesto en el horno. —Bev, ¿Marc podrá lograr estar libre el viernes por la noche para asistir a la apertura?— Preguntó Alex mientras la mujer cerraba la puerta del horno y se


enderezaba. El novio de la joven, Marc, trabajaba en Chez Joie. El viernes por la noche era una noche agitada para la mayoría de los restaurantes, y él no estaba seguro de que le dieran la noche libre para asistir... especialmente teniendo en cuenta de qué se trataba. Bev la miró y sonrió ampliamente. —Sí, para mi asombro, Jacques ni siquiera le hizo pasar un mal rato por eso. Alex levantó las cejas, sorprendida por tanta decencia por parte de Jacques, o Jack, como siempre lo había conocido antes de que él iniciara Chez Joie y cambió a Jacques. ¿Qué pasaba con los hombres y su necesidad de darse aires? Se preguntó. Ella nunca supo de mujeres chefs que tomaran falsos nombres en francés para sentirse o sonar más importantes. Pero Jack, de hecho había cambiado su nombre legalmente para que sonara francés... el ridículo pretencioso, pensó, y luego pensó que él y Peter/ Pierre se llevaban bien como compinches. Ambos eran unas comadrejas egocéntricas. Razón por la cual le sorprendió que no le hiciera pasar a Marc un momento difícil por asistir a la inauguración del nuevo restaurante de un competidor. —Eso me recuerda,— dijo Bev repente. —Mark me dijo esta mañana que Jacques despidió a Peter ayer por la noche.— La mujer más joven arrugó la nariz. —Supongo que Peter no se lo tomó bien. Él...— de repente se detuvo, su rostro empalideció mientras miraba hacia la puerta. Creyendo que había entrado alguien, Alex se dio vuelta, pero no había nadie allí. No entendía lo que había provocado la reacción de Bev, hasta que miró por la ventana del restaurante y vio a Peter caminando rápidamente a través de las mesas hacia las cocinas. —Hablando del diablo,— murmuró Alex. No hacía falta ser un genio para darse cuenta por qué el hombre estaba aquí. Había sido despedido y tenía la esperanza de recuperar su antiguo trabajo, supuso, y suspiró tristemente, en realidad no necesitaba esto esta noche. Los viernes siempre eran atareados, y no quería empezar la noche de mal humor... Aunque para ser honestos, nunca quería empezar una noche de mal humor, y habría estado feliz de pasar completamente por alto la conversación que estaba por venir. Haciendo una mueca, miró de nuevo a Bev, observando la mirada resignada en el rostro de la otra mujer mientras agachaba la cabeza y regresaba a su tarea. No hacía falta ser una genio para darse cuenta lo que le estaba molestando. Bev tenía miedo de que Alex trajera de vuelta a Peter, lo que significaba que Bev sería bajada de categoría. Antes de que Alex pudiera tranquilizar a la mujer, Peter empujó la puerta


de la cocina y se dirigió hacia ella. Él vaciló brevemente, y luego, en un tono humilde, que no estaba en absoluto acostumbrada a oírle, dijo, —Alex, ¿puedo hablar un momento contigo, por favor? Pensó en decirle simplemente que no y evitar lo que sabía que iba a venir, pero luego temió que él simplemente se lo dijera allí y decidió que quizás en la oficina era mejor. Suspirando, lo llevó a través de la cocina, diciendo, —Sólo tengo un minuto, Peter. Es viernes por la noche. En la puerta de su oficina, Alex se detuvo y le hizo un gesto para que entrara, y luego lo siguió, dejando la puerta abierta. No quería cerrar la puerta y quedar atrapada en el cuarto con él, no era tonta. Peter tenía un genio que se disparaba a la mínima provocación, y quería que alguien supiera si de repente él trataba de estrangularla. —Siéntate,— le dijo ella en voz baja, moviéndose detrás de su escritorio. Alex se ubicó en su asiento, y luego esperó con impaciencia, mientras Peter miró hacia abajo, a sus manos y tragó saliva en varias ocasiones. Ahora sólo quería terminar con esto que era tan desagradable y seguir adelante con su vida. Ella estaba tan ansiosa que casi exclamó que no podía tener su puesto de trabajo de nuevo, antes de que él se lo pidiera, pero comenzó a hablar antes de que ella abriera la boca. —Tenías razón,— anunció él con gravedad. —Jacques me despidió ayer por la noche.— Alzó la cabeza con expresión furiosa, y le dijo, —Sólo estaba tratando de arruinarte al contratarme y alejarme de ti. —Traté de advertírtelo,— murmuró Alex, sin molestarse en fingir sorpresa. —Estaba furioso por esa nota de cinco estrellas en el periódico, la semana pasada cuando tuviste cocinando a ese francés,— dijo Peter con tono rabioso. —Y trató de captar a tu nuevo jefe gerente cuando se enteró de que lo habías contratado. Cuando eso no funcionó, él sólo enloqueció. Los ojos de Alex ojos se estrecharon. Cale no había mencionado nada acerca de que Jacques lo contactara. —Me llamó a su oficina y despotricó contra mí como si fuera culpa mía,— continuó Peter con indignación. —Me dijo que había sido algo inútil el contratarme...y luego me despidió.


—Ya veo,— murmuró Alex. —¿Sabías que ni siquiera había despedido a su anterior jefe de cocina?— Le preguntó Peter disgustado. —El tipo sólo estaba de vacaciones. Ella no se sorprendió mucho con esta noticia. Alex tampoco se sorprendió de que Jacques hubiera contratado a un chef de cocina en lugar de a sí mismo. Era un cocinero horrible. El único modo en que había conseguido llegar tan lejos como lo hizo en la escuela culinaria a la que ambos habían asistido, fue mediante el engaño. Fue expulsado cuando lo atraparon y desapareció por un tiempo, sólo para aparecer en Toronto y abrir Chez Joie poco después de que ella inaugurara La Bonne Vie. —Así que he venido a solicitar mi antiguo puesto,— anunció Peter tenso, reclamando su atención cuando se apresuró a decir, —Me doy cuenta de que estás dirigiendo la cocina de nuevo, así que tendría que tomar la posición de sous-chef una vez más, pero estoy dispuesto a aceptar esa humillación como castigo por no hacer caso a tus advertencias y... —Peter, — lo interrumpió Alex en voz baja. —Pierre,— la corrigió él con un destello de la vieja arrogancia que ella sospechaba que estaba hirviendo tras la fachada más humilde que estaba presentando. Alex sacudió la cabeza, y dijo, —Siento mucho que hayas perdido tu trabajo en Chez Joie. Y sí, te lo advertí, sin embargo... —Sí, lo sé, pero... —Sin embargo,— repitió Alex firmemente. Cuando le llegó el mensaje y él se quedó en silencio, ella continuó, —No estoy dispuesta a bajar de rango a Bev y despedir a Bobby. No voy a reorganizar todo a tu conveniencia para que simplemente lo hagas de nuevo en la primera oportunidad que te den y me dejes en la estacada una vez más. —No lo haría. Te lo juro,— dijo él apasionadamente. —No te creo,— dijo ella en voz baja. Él empezó de nuevo a decir algo, pero ella levantó la mano y añadió, —Y no estoy dispuesta a correr el riesgo.


—Pero ahora no tengo trabajo,— dijo él, como si eso se le pudiera haber escapado a ella y cambiara de opinión al darse cuenta. —Eso no es culpa mía o mi problema, Peter,— señaló ella en voz baja. —Te pedí que te quedaras en ese momento. Te expliqué lo que supuse que Jacques estaba haciendo, y así todo, tú elegiste irte. Me temo que tendrás que vivir con esa decisión. Peter la miró fijamente, al parecer, había estado seguro de que ella estaría encantada de aceptarlo de vuelta. El hecho de que no le perdonara todo y le diera la bienvenida de nuevo no era lo que él quería oír, y se sintió tensa cuando la ira comenzó a reemplazar su sorpresa. —Eres una puta arrogante,— susurró él fríamente. —Supongo que estás complacida de verme aquí, siendo servil. La noche que él se había ido, Alex había pensado que disfrutaría de su caída, pero ahora que estaba allí, encontró que no lo estaba disfrutando en absoluto. Ni siquiera un poco. En lugar de eso, en realidad se sentía mal por la comadreja y así lo dijo, — No, realmente lo siento por ti. —¿Lo siento?— La rabia cubrió su rostro y se puso de pie. —No te atrevas a sentir lástima por mí. Soy Pierre. Soy un cocinero brillante. Sin duda, soy demasiado bueno para este agujero de mierda. ¡Tú serás la que lo va a sentir!— Girando sobre sus talones, salió furioso, y casi pasó sobre Bev en su camino. —Idiota,— murmuró Alex mientras él azotaba la puerta al salir de la cocina. —No lo contrataste de nuevo. Alex miró hacia la puerta donde ahora estaba Bev, mirándola con los ojos abiertos. Con el ceño fruncido, dijo, —Por supuesto que no. ¿Por qué lo haría? Fue difícil trabajar con él en el mejor de los casos, y eres mejor sous-chef que él. Y algún día serás una mejor jefa de cocineros de lo que él pudo soñar. Bev se sonrojó ante el cumplido. —Gracias. —No me lo agradezcas, es la verdad,— dijo Alex con tono solemne, y luego miró el teléfono en su escritorio cuando comenzó a sonar, reconociendo el número de Sam.


Echó un vistazo al reloj, frunciendo el ceño cuando vio la hora que era. Las puertas delanteras se abrirían en un par de minutos y llegarían los primeros clientes. Ella realmente no tenía mucho tiempo para hablar, y Sam lo sabía. Para que la hubiera llamado en este momento del día, debía ser algo importante. —Será mejor que vuelva a la preparación,— murmuró Bev. Alex asintió con la cabeza. —Yo iré en un minuto. ¿Puedes cerrar la puerta por mí? —Seguro.— Bev cerró la puerta mientras Alex cogía el teléfono. —¿Cómo es Cale?— Preguntó Sam al momento en que Alex dijo hola. Ella levantó las cejas ante el saludo poco convencional, pero luego se encontró sonriendo y diciendo, —Es brillante. Grandioso. Gracias por ponerlo en mi camino. —Estoy tan contenta.— Sam sonaba realmente contenta, pero luego preguntó, — ¿Cuánto de grandioso? Alex se recostó en su asiento, y levantó las cejas. —¿Qué quieres decir? —Quiero decir ... bueno, ¿cuánto exactamente es de increíble? Alex consideró la pregunta, y luego se limitó a decir, —Es la respuesta a mis sueños, Sam. O tal vez a mis oraciones. —¿Te ha hablado de su familia?— Preguntó Sam a la vez. —No mucho,— admitió. —Tengo entendido que tiene hermanos que son soldados. Y aprendió a cocinar para el restaurante de la familia, pero finalmente prefirió la parte comercial del negocio. Eso es lo que realmente sé. —¿Eso es todo?— Preguntó Sam, y Alex pudo oír la decepción en su voz. —Sí, eso es todo,— dijo Alex con una sonrisa. —¿Por qué tendría que decirme algo más que eso? Soy su jefa, no su novia. Un gemido salió de la línea. —Alex, no... quiero decir, ¿qué piensas de él como hombre?


—¿Es un hombre?— Ella bromeó y se asomó por la ventana por encima de su sofá para ver la bulliciosa actividad en la cocina. —Alexandra,— exclamó Sam con impaciencia. Ella suspiró. ¿Qué pensaba de él como hombre? Acudieron a su mente imágenes suyas, Cale levantándose antes que ella, Cale sonriendo, Cale frunciendo el ceño, Cale pintando, Cale sentándose en su escritorio. Finalmente, admitió, —Creo que es hermoso, inteligente, divertido, huele muy bien, y es probable que tenga el acento más sexy que jamás he oído. —¿Y?— Le preguntó Sam. —¿Y qué? —¿Qué vas a hacer al respecto?— Preguntó Sam con impaciencia. Alex se sentó en su asiento, y le dijo con voz firme, —Absolutamente nada. —¿Qué? — Dijo su hermana sin aliento, sonando como horrorizada. —Pero... —Sam, cariño,— le interrumpió ella con suavidad. —Sé que estás delirantemente feliz con Mortimer y quieres lo mismo para mí, pero Cale es el mejor gerente de negocios que podría pedir. No voy a echar a perder eso involucrándome con él.— Dejó que asimilara eso y luego agregó, —Además, no soy como tú. No necesito un hombre que me haga feliz. Cocinar y mi restaurante me hacen feliz. —Pero no te mantiene caliente por la noche,— le replicó Sam. —Para eso sirven las mantas eléctricas. —No se puede hablar con las mantas eléctricas,— sostuvo Sam. —Eso es para lo que sirven los amigos,— respondió Alex a la vez. —Los amigos no te pueden brindar sexo,— le espetó ella finalmente. —Los amigos con beneficios sí que pueden,— dijo Alex con una sonrisa, disfrutando


verdaderamente de la frustración de su hermana. Sam parecía sorprendida cuando le preguntó, —¿Tienes un amigo con beneficios? —No,— admitió Alex, y su sonrisa se desvaneció. En verdad, su vida amorosa era un erial en este momento y lo había sido durante un tiempo. Incluso pensar en ello era deprimente. Se obligó a enderezar los hombros y agregó, —Pero un Bob lo sustituye muy bien hasta que lo consiga. —¿Quién es Bob?— Preguntó Sam confundida. —No es un quién, es un qué,— explicó Alex secamente. —Un novio con pilas. —¿Qué?— Sam sonaba completamente perdida. —Un vibrador, Sam,— dijo secamente. —Caray. Has oído hablar de ellos, ¿no? Un largo suspiro salió de la línea, y luego Sam dijo, —Alex, por favor... Sólo dale a Cale la oportunidad. Si no lo haces, podrías estar dejando pasar la felicidad más grande de tu vida. Alex se quedó en silencio durante un momento, preguntándose si estaba dejando pasar algo bueno con Cale. Pero entonces se recordó que él sólo estaba aquí por poco tiempo y que regresaría a su casa con el tiempo. —¿Cómo se toma Cale...tu reticencia?— Preguntó Sam atrayendo su atención de nuevo. Alex sintió que sus cejas se levantaban, y dijo lentamente, —Él dijo que le gustaría llegar a conocerme mejor, pero yo le dejé claro que no tengo tiempo para los hombres en este momento y él está respetando eso. —Qué idiota,— murmuró Sam, haciendo que Alex sonriera con afecto. Su hermana la amaba y pensaba que el hombre era un idiota por no perseguirla ardientemente. Era dulce, pensó Alex, pero su sonrisa se desvaneció cuando miró hacia la cocina y vio que Sue le dejaba unos pedidos en su estante. —Cariño, tengo que irme,— dijo en tono de disculpa. —Los pedidos han comenzado a rodar ahora.


Sam suspiró, pero dijo, —Está bien, tengo que llamar a Marguerite de todos modos. —¿Marguerite Argeneau?— Preguntó Alex sorprendida. Era la única Marguerite que Sam le había mencionado. —Sí,— murmuró Sam, que sonaba triste, y Alex sintió un revuelo de curiosidad. Ella no se había dado cuenta de que las dos mujeres se conocían muy bien. Sam siempre hablaba de la mujer como si fuera una especie de diosa o alguien muy por encima de su posición social, pero sonaba como si estuviera haciendo amistad con ella. Sue corrió a la cocina con más pedidos en la mano y le hizo una mueca a Alex. — Bien, llama a Marguerite entonces, pero primero quiero decirte... gracias, gracias, gracias por enviarme a Cale. Él está haciendo maravillas y me mantiene a salvo de la bancarrota. Me salvaste la vida. Te amo Sam. Alex apenas esperó a que Sam le contestara un apagado, —Yo también te amo,— antes de colgar y correr a su puesto. Cale acababa de hacer sonar el timbre de la puerta de la enorme casa de Marguerite cuando se abrió. Obviamente, la mujer había estado esperándolo. —Cale,— exclamó con alegría, y se adelantó para abrazarlo. —Justo a tiempo. Ahora ya estamos todos aquí. —¿Quiénes somos nosotros?— Preguntó Cale con el ceño fruncido, mientras correspondía el abrazo. Él había estado manteniéndose en el horario de los mortales, ahora que estaba ayudando en el restaurante. Lo que significaba que consumía más sangre de lo normal para compensar el daño que el sol podría causarle, pero lo minimizaba tanto como le era posible, protegiéndose tanto del sol como del frío y trabajando mayormente en la oficina de Alex en el nuevo restaurante, donde no había ventanas. Por desgracia, eso significaba que su horario no coincidía con el de sus familiares, y la mayoría de ellos le habían dejado mensajes telefónicos la semana pasada. Marguerite lo había llamado varias veces el viernes, el último mensaje sonaba tan apremiante que Cale se las había arreglado para llamarla temprano esa mañana, así podría hablar con ella ante de que Julius y ella se retiraran al amanecer. Cale había estado más que


sorprendido cuando lo único que ella quería era invitarlo a la cena de esa noche. De todos modos, como era sábado y Alex trabaja, había aceptado. —Invité a algunos otros,— dijo Marguerite con evasivas cuando le pidió que entrara. —¿Quiénes?— Preguntó Cale mientras ella se ocupaba de ayudarle a quitarse su ropa de invierno como si fuera un niño. —Oh, Julius está aquí, por supuesto,— murmuró ella, y colgó su abrigo. —Por supuesto,— dijo Cale con una débil sonrisa. La única vez que había visto a Marguerite sin Julius fue cuando le había ayudado en el restaurante en Nueva York y luego aquí, el hombre parecía estar pegado a su costado como un hermano siamés. —¿Quién más? —Pasa y mira,— dijo ella alegremente, y lo tomó del brazo para instarlo a entrar a la sala. Cale se detuvo en el momento en que llegó a la puerta y vio a las personas que estaban sentadas en el interior. Julius estaba allí y cruzó la habitación para encontrase con Marguerite como si los pocos minutos que estuvieron separados hubieran sido insoportables. El hombre deslizó su brazo alrededor de Marguerite y le dio un beso en la frente mientras la abrazaba de costado, pero la atención de Cale se había vuelto al resto de la habitación. Lucian, Leigh, Mortimer, Sam y Bricker, todos le devolvían la mirada, y él tuvo una clara sensación de déjà vu. Esto le recordaba al día en que llegó y se detuvo aquí a instancias de Marguerite, para encontrar que junto con Marguerite y Julius lo esperaban Lucian y Leigh. Él lo había sentido como una emboscada entonces, y lo sentía de nuevo ahora. —¡Oh, no, querido! Esto no es una emboscada,— dijo Marguerite a la vez, y él la miró bruscamente, dándose cuenta de que ella le había leído sus pensamientos. No se sintió mejor cuando ella le dijo, —En realidad mayormente no los estoy leyendo sino que están gritando. Es esta cosa nueva de los compañeros de vida, que hace que sea difícil que guardes tus pensamientos y hasta parece amplificarlos. Todos hemos pasado por eso,— agregó ella con simpatía, y le instó a tomar asiento en el sofá donde estaban Lucian, Leigh y Bricker. Mortimer y Sam estaban sentados en otro sillón a su derecha, y Marguerite y Julius, en un sillón a su izquierda, haciéndole


sentir que estaba rodeado y sometido a interrogatorio. Cale se removió incómodo en su asiento, mirando por encima a la gente que le devolvía la mirada, y luego se pasó una mano por el cabello con gesto cansado. —Así que si esto no es una emboscada, ¿qué es? Hubo un momento de silencio mientras intercambiaban miradas entre sí y a continuación, Marguerite dijo, —Sólo queremos ayudarte con Alex. —No necesito ayuda,— dijo Cale tenso. —¿Ah, sí? ¿Todo va bien entonces?— Preguntó ella con suavidad. Cale sintió que su boca se tensaba, no diría exactamente eso. Apenas veía a la mujer. Él trabajaba en el nuevo restaurante, y ella en el viejo. Ella tenía libres los lunes y martes y, los sábados y domingos, y si bien se había dejado caer por el antiguo restaurante varias veces para comprobar las cosas, habían mantenido una conversación estrictamente de negocios. Cale había tratado de dirigirla a una conversación más personal varias veces, pero Alex siempre lo mantenía firmemente en los negocios. Era muy frustrante, y no tenía ni idea de qué hacer al respecto, pero él no estaba dispuesto a admitirlo. Olvidando que podían leer su mente y que sabrían todo esto, dijo secamente, —Eso va muy bien. —¿Has dormido con ella?— Le preguntó Lucian abruptamente. —Luc,— lo reprendió Leigh, dándole una palmada en el hombro. —Vas a avergonzar a Cale. —Cariño,— dijo Lucian suavemente, —Cale tiene más de dos mil años de antigüedad. Ya nada debería avergonzarlo. —¿Eres tan viejo?— Preguntó Sam asombrada. —Él nació en el 280 AC,— le informó Lucian, y Sam se quedó pálida. Cale tenía la clara impresión de que ella ahora estaba reconsiderándolo como pareja de su hermana, al enterarse de cuántos años tenía.


—No has respondido a mi pregunta,— señaló Lucian finalmente, reclamando la atención de Cale. —No,— dijo al fin. —No he dormido con ella todavía. —Y no lo harás,— anunció él con firmeza. Cale frunció el ceño ante su certidumbre. —¿Qué te hace pensar eso? —Ella no duerme con los empleados. Cale frunció el ceño ante el mote de empleado. Él era propietario de un negocio por derecho propio en Francia. En realidad, tenía su propia mini empresa. La idea de pensar en él como un simple empleado y no un igual que la estaba ayudando a salir adelante era un poco dolorosa para él. —Yo soy un compañero de trabajo. Ni un empleado. Y de todos modos, eso es sólo temporal. Yo sólo... —Está bien. Ella no duerme con sus compañeros de trabajo tampoco,— lo interrumpió Lucian secamente y agregó, —Se lo dijo a Sam el viernes por la noche. Sam llamó inmediatamente a Marguerite buscando su consejo, y Marguerite nos puso a todos aquí esta noche para ayudarte. Cale se reclinó en su asiento derrotado. Había sabido que era una emboscada. —Está bien. ¿Qué sugerís? Hubo un momento de silencio, a continuación, Marguerite dijo, —Ojalá Lucern estuviera aquí. Su Kate tuvo problemas con la idea de involucrarse con uno de sus escritores, pero se las arreglaron para proseguir más allá de eso. Él nos podría decir cómo. —Sexo en el sueño,— dijo Lucian abruptamente, atrayendo todos los ojos en su dirección. —¿Sexo en el sueño?— Dijo Cale sin entender. Lucian asintió con la cabeza. —Es difícil evitar la tentación cuando estás compartiendo sueños húmedos. —Sí, lo es,— acotó Sam con entusiasmo, y luego enrojeció cuando todo el mundo la


miró. —Bueno, lo es. Yo estaba bastante metida en mi carrera y no estaba en busca de un relación cuando llegó Mortimer, pero los sueños... —Sacudió la cabeza, la sangre acudió a su garganta y a su rostro al recordarlos. —Se hizo muy difícil para mí resistirme a Mortimer. Cada vez que lo miraba, recordaba esos malditos sueños. —Gracias a Dios por eso,— murmuró Mortimer, abrazándola y apretándola contra sí. Sam sonrió y se acurrucó contra él. —No te has convertido todavía,— comentó Cale, y cuando Sam y Mortimer lo miraron sorprendidos, señaló, —Lo siento, pero Bricker y yo escuchamos la conversación cuando llegué a la casa de los ejecutores la semana pasada. Habías accedido a convertirte. ¿Pero no lo has hecho todavía? —Mortimer está un poco corto de ayudantes en este momento, con todo el mundo lejos, en sus lunas de miel,— dijo Sam tímidamente. —Aunque tenemos la intención de hacerlo esta semana. —¿Accediste a convertirte?— Le preguntó Marguerite radiante. —Qué bonito. ¿Qué día lo harás? Voy a venir para ayudar a Mortimer a supervisarlo si lo deseas. —Yo también,— se ofreció Leigh. —No,— dijo Lucian a la vez. —No quiero enfrentar la posibilidad de que ella te dé una patada y dañe al bebé. —Yo nunca patearía a Leigh,— dijo Sam sorprendida. —No es que vayas a tener esa intención,— dijo Lucian. —Pero en medio de esa clase de dolor, no sabrás lo que estás haciendo. Sam se puso pálida. —Sé que Jo pasó por un montón de dolor cuando se convirtió, pero pensé que era porque estaba herida. ¿No será más fácil para mí? —Pensé que estábamos aquí para hablar de Cale y Alex,— dijo Mortimer, preocupado indudablemente de que si Sam sabía lo que le esperaba, podría tener dudas acerca de la conversión —Sí,— dijo Bricker al mismo tiempo respaldando a su amigo. —Estábamos hablando de los sueños húmedos.


—Correcto. Sueños húmedos,— dijo secamente Cale e hizo una mueca hacia el grupo. —¿Cómo haré para que Alex tenga sueños húmedos conmigo cuando no puedo entrar en su mente?— Cuando Bricker abrió la boca para hablar, añadió bruscamente, —Y por favor, no sugiráis que sea uno de vosotros el que se los dé. De ninguna maldita manera voy a permitirlo. Lucian resopló y sacudió la cabeza. —¿No te explicó tu madre acerca de las cuestiones de la vida inmortal? —Por supuesto,— dijo él con impaciencia, mirándolo con el ceño fruncido. —Entonces, ¿por qué no sabes acerca de compartir los sueños húmedos? — Le respondió. Cuando Cale lo fulminó con la mirada, Marguerite dijo rápidamente, —No es algo que alguien le dé, querido... excepto tú. Los compañeros de vida que duermen bajo el mismo techo tienden a compartir sus sueños... sueños eróticos con el otro. —Sam y yo ni siquiera estábamos bajo el mismo techo,— anunció Mortimer. — Estábamos en casas contiguas y lo experimentamos.— Sam enrojeció, pero asintió en silencio. —Entonces tenemos que conseguir que los dos se acerquen más,— murmuró Marguerite, pensativa. —Bajo el mismo techo sería lo mejor, pero en algún lugar cercano podría funcionar. Cale frunció el ceño ante la sugerencia, y le dijo, —No veo por qué piensas que compartir los sueños la convencerá de apartarse de la regla de no tener citas con compañeros y de salir conmigo. —Él nunca ha tenido uno,— le señaló Mortimer a Lucian cuando el inmortal más viejo comenzó a verse molesto. —Entonces debería confiar en que sabemos de lo que estamos hablando,— gruñó Lucian. Fue Marguerite quien dijo suavemente, —Cale querido, en este momento Alex te ve como la respuesta a sus sueños para su negocio. Dijo que eres guapo y que se siente


atraída por ti, pero es como ver un postre encantador que nunca has probado antes, cuando estás en una dieta. Es posible que tenga un aspecto delicioso, pero como no sabes a ciencia cierta cuán delicioso es, es más fácil que te niegues a probarlo. Pero, si se tratara de una rebanada de un pastel de queso exquisito que has probado y sabes que es delicioso, te sería más difícil resistirte. —Ya veo,— murmuró él. —Entonces, ¿no podría darle un beso? De ese modo ella experimentaría nuestra atracción y… —Los besos son agradables, pero eso podría alejarla antes de que pudieras llegar muy lejos,— señaló Sam. —Alex es muy terca cuando se le mete algo en la mente. Un sueño compartido en realidad sería mejor, porque podría experimentar toda la pasión. Un beso sería sólo el primer bocado de muestra, y queremos que ella tenga la comida completa para saber lo que podría tener. Cansado, Cale se pasó una mano por el cabello. —Correcto. —¿Cuánto tiempo ha pasado desde que tuviste relaciones sexuales?—Le preguntó Lucian, obteniendo otra mirada reprobatoria de Leigh. Suspirando, él le acarició la mano y explicó, —Si ha pasado un tiempo, es posible que necesite un curso de actualización. O uno de esos libros que compré. —Dijiste que no habías leído los libros,— dijo Leigh sorprendida. —Bueno, no, pero siempre he sido excepcional en todo lo que hago y logré salir adelante sin ellos. Sin embargo, Cale no soy yo. Cale puso los ojos en blanco. —Me había olvidado cuán arrogante podías ser, tío. Lucian se encogió de hombros. —Esa es una cualidad excesiva, y, como digo, soy excepcional en todo. Leigh se rió y besó al hombre en la mejilla como si pensara que era una broma. Cale sospechaba que no lo era. —Muy bien, creo que estamos de acuerdo en que la mejor manera de lidiar con esto es conseguir de alguna manera que Alex y Cale estén bajo el mismo techo o al menos más cerca uno del otro, para que puedan experimentar los sueños compartidos,— dijo Marguerite con firmeza, y luego miró a su alrededor. —¿Alguien tiene ideas?


—Yo podría llevarlo a su casa en una camioneta, aparcar en la calle, y que él duerma en la parte de atrás,— sugirió Bricker. —Eso podría ser lo suficientemente cerca para que sus mentes se encuentren. —De ninguna maldita manera,— gritó Cale, escandalizado por la sugerencia. Tenderse en la parte de atrás de una camioneta para tener sueños eróticos con Alex, mientras Bricker está en el asiento delantero y leyendo lo que él experimentaba, no era algo que estaba dispuesto siquiera a considerar. ¡Dios querido! —Creí que habías dicho que después de tantos años no debería avergonzarse,— dijo Leigh levemente divertida. Lucian gruñó. —Supongo que es más sensible de lo que pensaba. —No soy sensible,— espetó Cale, irritado por la sugerencia. —Probablemente sea culpa de su madre,— dijo Lucian, haciendo caso omiso. —Martine, que le llamó después Calíope, la musa de la poesía. Entre eso y la muerte de su padre cuando sólo tenía cincuenta años, probablemente padeció la influencia blandengue y sensiblera de Martine. Cuando Cale comenzó a emitir un gruñido en su garganta, Marguerite habló rápidamente para mantener la paz. —Tal vez deberíamos pasar al comedor. Es probable que la cena ya esté lista, y podemos pensar en una solución mientras comemos, y luego hablaremos un poco más. —La comida es siempre una buena idea, Marguerite,— anunció Lucian. —Genial,— murmuró Cale mientras todo el mundo se levantaba murmurando su conformidad. Parecía que iba a tener un descanso antes de que continuaran con esta tortura a la que llamaban ayuda.


Capitulo 8 — ¿Quieres un poco de ayuda? Alex levantó la vista de la parrilla que estaba fregando y le sonrió a Bev. — No, ya casi termino. Sigue adelante con lo demás. Bev asintió con gratitud y se apresuró a recoger su abrigo y el bolso y a seguir a los demás por la puerta trasera. Alex se tomó un momento para disfrutar de la brisa fría que flotaba por la habitación cuando la puerta se abría y se cerraba. Hacía calor siempre en la cocina al final de la noche, las horas de cocinar tienden a elevar la temperatura en varios grados, a pesar del sistema de ventilación de alto rango que había tenido instalado. La brisa se sentía bien. Con un suspiro, se volvió de nuevo para terminar de limpiar su puesto. Como propietaria, podría haber hecho que otra persona realizara esta tarea, pero Alex era, más bien, posesiva con su puesto. Había sido un infierno para ella ver a Peter trabajar en esto, cambiando las cosas y tocando sus herramientas. Se alegró cuando esto fue suyo otra vez. Sonriendo para sus adentros mientras terminaba, Alex guardó su equipo de limpieza, y luego se quitó el sombrero y el delantal mientras se dirigía a su oficina. Era sábado por la noche y cerraban más tarde. Sin embargo, normalmente, se habría sentado y hecho un poco de papeleo antes de regresar a casa; pero ahora que Cale estaba manejando la documentación, no había nada para que hiciera, y se alegró de ello. No sabía si era porque había conseguido salir de la rutina durante esas pocas semanas que había estado supervisando el nuevo restaurante, o si estaba luchando contra un error, pero estaba increíblemente cansada esta noche y con ganas de llegar a casa. Alex colgó su delantal del perchero en la esquina de su oficina, se puso su abrigo, y luego hizo una pausa para cubrir un bostezo que dejó sus ojos llorosos. Limpiando la humedad, cogió sus llaves y el bolso y se dirigió a la puerta de atrás, con la esperanza de que la ráfaga de aire frío que le esperaba fuera la despertaría para conducir a casa. Por mucho que había estado esperándolo, el viento helado que la golpeó mientras salía la tenía jadeando sin aliento. Entrecerrando los ojos en contra de este, rápidamente cerró la puerta y se quedó boquiabierta por la sorpresa cuando de


repente fue sujetada por detrás. Logró un medio grito antes de que un brazo serpenteara alrededor de su cuello, cortando incluso el sonido mientras otro brazo se apretaba alrededor de su cintura. Cuando fue levantada luego y llevada, su sorpresa se transformó en pánico. Dejó caer sus llaves y arañó el brazo alrededor de su cuello mientras comenzó a patear, como objetivo el hombre detrás de ella. Cuando ni siquiera la acción tuvo ningún efecto, Alex llegó por detrás de su cabeza y clavó las uñas en la primera carne que encontró. Una maldición fue su recompensa, y luego el brazo alrededor de su garganta se retiró y dobló los suyos, los cuales ahora estaban sobre este. Algo cortó en el lado de su cara mientras lo hacía, y apretó los dientes por el dolor. Su agresor trató de agarrar sus manos, manteniendo su dominio alrededor de su cintura. Pero ella tenía dos libres por una suya, y finalmente él se dio cuenta de eso y le dio un puñetazo en la cabeza. Alex gimió mientras las luces estallaban detrás de sus ojos, y entonces el brazo alrededor de su cintura se había ido de repente. Sus pies golpearon el suelo con un impacto, e inmediatamente se deslizaron por debajo de ella. Cayó de espaldas sobre la pista de hielo, y hubo una segunda explosión de dolor, esta vez una que parecía comenzar en la parte posterior de su cráneo y vibrar hacia delante a través de su cerebro. Por un momento, toda Alex era consciente de que era ese dolor, y entonces se dio cuenta que estaba siendo arrastrada por el suelo helado por un brazo. Ella estaba tratando de reunir fuerzas para luchar de nuevo cuando de repente una luz brillante salpicó sobre ella. Escuchó que sonaba como el arrastre de neumáticos y luego una bocina estridente antes de que su mano fuera puesta en libertad y se dejara caer libremente al suelo. Gimiendo, Alex se hizo un ovillo en el suelo helado y se agarró la parte posterior de su cráneo, tratando de mantener la explosiva cabeza junta. El estrepitoso claxon se detuvo abruptamente y fue seguido por el débil sonido de una puerta y pasos rápidos acercándose. — ¿Alex? ¿Estás bien? Se obligó a abrir los ojos para ver a Bev en cuclillas junto a ella, mirándola con preocupación, mientras ella murmuraba, — Gracias a Dios que me olvidé de mis gafas y volví. Ese tipo te estaba atacando. — Sí, — coincidió Alex, aunque no podría decir si estaba de acuerdo en que era


bueno que Bev hubiera olvidado sus gafas y volviera, o que, sí, de hecho, el hombre la había estado atacando. — ¿Puedes levantarte? — Preguntó Bev, mirando nerviosamente alrededor. Dándose cuenta de que la chica estaba preocupada de que su atacante pudiera volver, y que era una posibilidad clara, Alex se obligó a desenroscarse y sentarse. Bev de inmediato se movió para ayudarla, colocando su brazo sobre su hombro y agarrándola alrededor de la cintura mientras se ponía de pie. Trabajando juntas, consiguieron poner a Alex en posición vertical y sobre sus pies justo mientras un segundo coche se detenía en el estacionamiento. Alex miró hacia este, frunciendo el ceño cuando reconoció a Cale saliendo del vehículo y corriendo hacia ellas. — ¿Qué pasó? ¿Te caíste en el hielo? — Preguntó él con preocupación, moviéndose a su otro lado. — Estoy bien, — dijo Alex en lugar de explicarlo. Fue Bev quien soltó, — Alguien la atacó. Alex hizo una mueca, y luego sacudió su mano cuando Cale se volvió bruscamente sobre ella. Repitió, — Estoy bien. Bev olvidó sus gafas, regresó y lo asustó. Cale miró a su alrededor como si se prepara para perseguir al culpable, pero aparentemente al no ver a nadie, se volvió, se detuvo para agacharse, y ella oyó el tintineo de las llaves. Él había encontrado las suyas, se dio cuenta, mientras se incorporaba con ellas. Sosteniéndolas en una mano, utilizó la otra para coger su barbilla e inclinar su cara a la suya. — Estás sangrando. Alex no sabía cómo demonios podía decirlo con la oscuridad rodeándolos, luego frunció el ceño al darse cuenta de cuan oscuro estaba. Miró hacia la luz sobre la puerta que normalmente iluminaba la mitad del estacionamiento. — ¿Qué pasa con la luz? — Preguntó Bev, mirando en esa dirección ahora. — No sé. Estoy segura de que la encendí, — murmuró Alex, y luego comenzó a sacudir la cabeza, pero se llevó la mano a la frente por el dolor que causó.


— Sería mejor que fuéramos y consiguiéramos tus gafas, Bev, así puedes irte a casa. Sin esperar a un acuerdo, Alex se dirigió hacia la puerta, agradecida por el apoyo de la mano de Cale en su brazo. Sus piernas estaban un poco inestables todavía. En la puerta, él utilizó sus llaves, la desbloqueó y la abrió, luego la condujo adentro. — ¿Dónde está el interruptor de la luz? — Preguntó Cale, deteniéndose en la puerta. — Lo tengo, — dijo Bev, y las lámparas de repente brillaron a la vida, provocando que Alex hiciera una mueca de dolor mientras la luz brillante apuñalaba justo a través de sus ojos y en su cabeza. Oyó a la otra mujer dando vueltas a otro interruptor varias veces. —Encendiste la luz exterior, Alex, pero no está funcionando. Sin embargo, lo estaba cuando me fui, — añadió ella, con preocupación en su voz. — Tal vez la bombilla se fundió. — Voy a verlo antes de irnos, — dijo sombríamente Cale, instando a Alex hacia adelante. Ella se movió bastante de buena gana, pero estaba agradecida cuando él la atrajo para detenerse en la cocina y no hacerla caminar todo el camino a su oficina. Moverse parecía solo agravar el dolor irradiando desde la parte posterior de su cabeza, y no pudo contener un gemido cuando Cale de repente la agarró por la cintura y la levantó para sentarla en el mostrador. Por supuesto, él no se perdió el sonido, y ella notó la preocupación que se agolpó en su rostro mientras la miraba por encima. Cuando, entonces, él comenzó a mover sus manos por el pelo, Alex supuso que estaba buscando un golpe, y dijo, — Está en la parte de atrás. Cale se movió inmediatamente a su costado y comenzó a palpar alrededor de la parte posterior de su cabeza. Hizo una pausa una vez cuando Alex respiró fuerte mientras sus dedos encontraron el chichón. — No parece estar sangrando, — murmuró él. — Sin embargo, tu mejilla está sangrado, — dijo Bev, mirándola con preocupación. — Creo que fue su reloj o un anillo, — dijo Alex, recordando el dolor agudo mientras su mano se había arrastrado a través de su cara en la pelea.


— Tienes que ir al hospital, — decidió Cale. — ¿El corte está tan mal? — Preguntó ella, alcanzando instintivamente su mejilla, preocupada de que pudiera tener alguna herida horrible que la desfiguraría y que luego cicatrizaría. — No, pero el golpe en la parte posterior de tu cabeza es enorme y sigue creciendo, — dijo con gravedad, y luego miró a Bev. — ¿Podrías conseguir un poco de hielo y ponerlo en una bolsa de plástico o una toalla o algo así? — Por supuesto, — murmuró Bev y se alejó a su vez. —No necesito ir al hospital,— dijo Alex en voz baja. — No perdí la conciencia ni nada. Es sólo un golpe. — Podrías tener una conmoción cerebral,— dijo con firmeza Cale. — Es mejor que lo revisen para asegurarnos que todo está bien. — Él tiene razón,— coincidió Bev, volviendo con hielo en una bolsa de plástico. — Es mejor prevenir que lamentar. Alex rodó los ojos mientras Cale tomó la bolsa, pero luego hizo una mueca cuando él la apretó contra la parte posterior de su cabeza, enviando dolor de nuevo irradiando hacia afuera a través de su cráneo. Ella se mordió el labio hasta que se alivió un poco, y luego dejó salir su respiración en un suspiro. — Está bien. Me detendré en el hospital para que lo revisen de camino a casa. — Te llevaré, y luego te dejo en casa si el hospital dice que todo está bien,— dijo Cale con firmeza, y agregó, — Podemos llamar a la policía sobre el ataque a partir de ahí. — ¿Por qué?— Preguntó Alex secamente. — El tipo se ha ido, y yo no vi quién era. Tampoco me siento particularmente como para llenar una pila de informes sobre algún asaltante que ellos nunca capturarán. — ¿Estaba atracándote?— preguntó Bev con duda. — Parecía que estaba tratando de arrastrarte detrás del contenedor de basura. Pensé que era un violador cuando llegué. Cale la miró agudamente. — ¿Has visto su cara?


— No,— admitió la mujer en tono de disculpa. — Estaba oscuro y todo sucedió tan rápido.— Ella se encogió de hombros, y luego agregó, — Pero podría haber sido Peter. — ¿Peter?— Preguntó bruscamente Cale. — El jefe de cocina que despedí,— dijo Alex con un suspiro. — No creo que él hubiera hecho esto, de todas formas. — No sé,— dijo Bev con el ceño fruncido. — Estaba muy molesto, el otro día cuando te negaste a contratarlo de nuevo. Y dijo que lo lamentarías. Alex frunció el ceño ante la sugerencia. — Vamos.— Cale la cogió por la cintura y la ayudó a bajar del mostrador para pararse. — Quiero tenerte revisada. — Iré también,— dijo Bev, corriendo a su puesto para coger sus gafas. El vapor de agua en la cocina tendía a empañarlas, y siempre las agarraba y las ponía en la estantería encima de la estación antes de cocinar. —No tienes que venir con nosotros, Bev,— dijo Alex mientras Cale comenzó a llevarla hacia la puerta de atrás. — Estoy segura de que estoy bien. Ve a casa y descansa. Cuando Bev vaciló, Cale agregó, — Llamaré después de haber visto al médico para dejarte saber si todo está bien o no. — Está bien, entonces,— dijo Bev a regañadientes, y se trasladó junto a ellos para abrir y sostener la puerta para que salieran. Esperó con ellos, mientras Cale usaba las llaves de Alex para cerrar con seguro las dos puertas, y luego caminó con ellos por el estacionamiento donde el coche de Bev seguía parado, con el motor en marcha, las luces encendidas, y la puerta abierta del lado del conductor. Es afortunada de que nadie se marchara con él, pensó Alex con un suspiro. — Por lo menos va a estar caliente,— musitó Bev, mientras se paraban en la puerta abierta. Ella se detuvo, y dijo, — Por favor, no te olvides de llamarme. Estaré toda la noche preocupada si no lo haces.


— No me olvidaré,— le aseguró Cale solemnemente. — Adelante. Vamos a esperar hasta que te pongas en marcha. Cuando Bev miró a Alex, ella le cogió la mano y le dio un apretón. — Gracias. Bev esbozó una sonrisa. — Y he aquí que por lo general te molesta cuando me olvido de mis gafas y regreso. — Nunca más,— le aseguró Alex con ironía. — Sí lo harás, pero está bien,— dijo Bev con una sonrisa, y le dio un rápido abrazo, luego se volvió y se deslizó en su automóvil. Esperaron hasta que había arrancado su vehículo y partió, a continuación, Cale instó a Alex hacia su coche de alquiler. Ella no se molestó en discutir que podía conducir hasta el hospital. A decir verdad, su cabeza dolía tanto que la idea de entrecerrar los ojos frente a las luces del tráfico nocturno que se aproximaba era desagradable. Estaba agradecida de dejarle la conducción a Cale. Cale se paseó por la sala de afuera de la recámara de Alex, por la millonésima vez, y luego se detuvo ante la puerta y escuchó. Esta vez en vez de suspiros miserables o susurros inquietos, oyó una respiración constante, profunda, que indicaba sueño. De inmediato tomó la manija de la puerta y la abrió lo suficiente para mirar dentro. Ella estaba sin duda dormida. Yacía acurrucada sobre su costado, su pelo revuelto sobre su cara y su boca abierta, una fina línea de baba goteando de su boca. Cale esbozó una leve sonrisa, aliviado al ver que las líneas de dolor ya no tallaban su rostro. Después de llegar a casa, Alex le había asegurado dos veces que se sentía bien, y que no necesitaba quedarse, pero esas líneas de dolor le habían dicho que estaba sufriendo. Suavemente cerró la puerta de nuevo, y luego se dirigió escaleras abajo, sacando su teléfono de su bolsillo trasero mientras se movía. En el momento en que se movió hacia la cocina en la planta principal, estaba golpeando el número de Bricker. Cale había llamado a Bev antes de que hubieran dejado el hospital para dejarle saber que estaba bien y que la estaba llevando a su casa. Alex se había parado a su lado cuando él había hecho esa llamada; pero esta llamada era más complicada, y quería estar seguro de que ella estaba durmiendo y no estuviera escuchando por casualidad antes de hacerla. — Epa, Cale,— saludó Bricker, respondiendo al segundo timbre. — ¿A qué debo el


placer? ¿No me digas que has decidido seguir adelante con mi idea de dormir en la furgoneta frente a la casa de Alex? Si es así, di la palabra y estoy en camino, amigo. — No, no he cambiado de opinión al respecto,— dijo sombríamente Cale. — Y por favor, dime que esta noche no fue algún plan brillante de los tuyos conseguir meternos a Alex y a mí bajo el mismo techo. — ¿Esta noche?— Preguntó Bricker, sonando inseguro. — No, no lo creo. ¿Por qué? ¿Qué pasó? — ¿No conseguiste a uno de tus amigos para atacar a Alex así ella estaría conmocionada, y tendría que quedarme aquí por la noche para cuidarla?— Preguntó Cale, sin pensar realmente que tenía que hacerlo, pero queriendo estar seguro. Bricker parecía tener algunas ideas locas. Él era lo suficientemente joven para olvidar cuan frágiles eran los mortales. Y mientras que al pensar había tenido una idea pasajera de los posibles culpables del atentado, una vez que esta se había deslizado a través de su mente, no había sido capaz de sacudírsela. Sin embargo, decidió que el jadeo horrorizado y el ahora verdadero sobresalto de Bricker eran difíciles de fingir, mientras este maldecía en alto y muy prolíficamente por teléfono. — ¡No! Por supuesto que no haría que atacaran a Alex sólo para que tú pudieras conseguir tu movimiento. ¡Cristo! ¿Por qué clase de hombre me tomas? ¡Ella es la hermana de Sam! ¡Por no hablar de que es la mejor maldita cocinera de los alrededores! ¡Jesús! Ella… ¿Está bien?— Se interrumpió para preguntar. — Tiene una conmoción cerebral leve. Va a estar bien. Se supone que se lo tomará con calma durante un par de días, sin embargo. Bricker gruñó y luego regresó a su perorata. — No puedo creer que pensaras que estaba detrás de su ataque. Sentado en una furgoneta haciendo girar los pulgares, mientras tú estás hasta los huesos es una cosa, ¿pero atacarla? De ninguna manera. — ¿Hasta los huesos?— Preguntó Cale con incertidumbre. — Conseguir una erección,— explicó el hombre, y luego agregó, — o una erección para esos que estamos demasiado condenadamente viejos para conocer la jerga moderna... por no hablar de ya no eres más capaz de juzgar el carácter. Has pasado demasiado maldito tiempo solo si crees que yo habría…


— No realmente,— dijo Cale rápidamente, con la esperanza de llevar su diatriba a su fin. — Es sólo que desde que logré que todos estuvieran tan ansiosos de que pasara, se me ocurrió que podría no ser un accidente. — Bueno, por supuesto que no es un accidente,— espetó Bricker, al parecer, todavía molesto. — No es un accidente atacar a alguien, pero puedo prometer que no estuve detrás de esto. Y sé que Mortimer no haría algo así. En cuanto a Julius, no lo conozco tan bien, pero no creo que lo hiciera... Ahora, Lucian podría,— agregó secamente. — Ese viejo testarudo no está por encima de hacer cualquier cosa, siempre y cuando logre el fin deseado. Él no pensaría nada malo de golpear a una chica en la cabeza y arrastrarla a su cueva. — ¿Cómo sabes que fue arrastrada?— Preguntó Cale aprovechando el retorno de la ira y otra maldición de Bricker.

sospechosamente,

— Estaba hablando metafóricamente,— escupió Bricker. — Cristo, realmente crees que haría ese tipo de cosas. ¿Por qué tipo de persona me tomas? — El tipo de persona que sugiere quemar su casa por lo que tiene que venir a quedarse en mi hotel,— dijo secamente Cale. Había sido una de las muchas malas sugerencias de Bricker esa noche. — ¡Fue una broma! Estaba bromeando. Hombre, vosotros los viejos estáis tan carentes de sentido del humor a medida que están cortejando,— espetó él. Un pequeño silencio cayó. Cuando habló de nuevo Bricker, Cale podía oír la molestia en su voz y sabía que el hombre había pensado en algo. — ¿Tengo entendido que no viste quién era?— Preguntó. — No,— admitió Cale. — ¿Pero fue un inmortal? Cale vaciló. — No puedo estar seguro de eso. No lo vi, y Alex no dijo nada que pudiera revelar de que se trataba. ¿En qué estás pensando? Bricker se quedó en silencio tanto tiempo que Cale pensó que respondería, pero luego dijo a regañadientes, — Hemos tenido algunos problemas con un renegado en


particular. Un sin colmillos,— añadió sombríamente. Cale se puso rígido. Su primo, Decker, había mencionado esto en la recepción de la boda en Nueva York. Un sin colmillo llamado Leonius había secuestrado y cambiado a la compañera de vida de Decker, Dani, así como a su hermana adolescente, Stephanie, y parecía que las quería de vuelta. — Sé acerca del Leonius de Decker,— dijo Cale ahora. — Pero, ¿qué te haría pensar que él desearía lastimar a Alex? — Bueno, uno de sus hijos atacó a la hermana menor de Alex y Sam, Jo, planeando llevarla de vuelta a su padre. Parecía pensar que Leonius gozaría de obtener una pequeña venganza sobre nosotros a través de ella.— Él dejó que eso penetrara en él y luego agregó, — Es posible que esto sea lo mismo. No probable,— agregó rápidamente, — Pero posible. Cale frunció el ceño. — No sé. Ella ha tenido una racha terrible de mala suerte últimamente, y me he estado preguntando si todo estaba conectado. — Sí, la tiene,— estuvo de acuerdo Bricker, y luego dijo, — Pero no creo que Leonius o sus hijos se molesten con los pequeños problemas que ha estado teniendo. — Esos pequeños problemas han estado malditamente cerca de arruinarla,— murmuró Cale, pensando en todas las entregas equivocadas y los empleados desertando. — Tal vez, pero Leonius no es del tipo de persona que busca venganza arruinando a la gente. Su tipo de venganza es más un acuerdo del tipo violación y tortura. — Bev dijo que el agresor de Alex estaba tratando de arrastrarla detrás del contenedor de basura. — Tratando, ¿eh?— Dijo Bricker, pensativo. — No es probable que sea un inmortal entonces. Cualquiera de nosotros podría levantarla con una sola mano y llevarla a donde queramos que vaya. Demonios, ni siquiera tendríamos que cargarla, podríamos hacer que fuera a donde queremos con el control de la mente... bueno, el resto de nosotros puede. No tú, por supuesto.


— Humm,— murmuró Cale, pero el negocio de la venganza se encontraba todavía en su cabeza. Ahora que lo estaba pensando, toda esta situación le recordaba a una gran cadena de los eventos que llevaron hasta la muerte a su padre y hermanos. Ellos habían sufrido una gran cantidad de accidentes antes de la emboscada, también: armas defectuosas, de repente los caballos salvajes lanzando a sus jinetes, y los incendios. Más tarde se dio cuenta de que esos "accidentes" eran todos debido al competidor de su padre, que había estado trabajando en la emboscada que mató al padre de Cale y muchos de sus hermanos. — Voy a hablar con Mortimer y veré lo que piensa, y luego te veré mañana. Mientras tanto, realmente deberías conseguir dormir y conseguir poner en marcha esos sueños compartidos. Cale hizo una mueca ante la sugerencia, y le recordó, —Tiene dolor de cabeza, Bricker. — ¿Pensé que era la excusa de una mujer casada?— Respondió rápidamente Bricker, y luego se rió de su propia broma cuando colgó. Cale sacudió la cabeza y cerró su teléfono con un suspiro. Justin Bricker era un molesto pequeño delincuente. Y a Cale en realidad le estaba empezando a gustar. Se pasó una mano por el pelo, echó un vistazo alrededor de la cocina. Alex le había dicho que se sintiera como en su casa. Era algo bueno ya que ahora estaba hambriento... y por más que comida. Desafortunadamente, Alex no tendría un par de pintas de 0 positivo alrededor. Aunque tendría comida. Cale se conformaría con eso por ahora. No estaba seguro de cuántos de los calambres en el estómago era por los alimentos y cuánto era la necesidad de sangre. Si el alimento ayudaba, tendría que aguantar hasta mañana. Si no, tendría que llamar y ver si una entrega especial se podría hacer. Cale se trasladó hasta los armarios y comenzó a abrirlos. Había un montón de comida, pero todo parecía estar en cajas o latas con la forma de cocinarlo involucrada. No estaba de humor para tratar eso de nuevo, por lo que intentó el refrigerador al lado. Había encontrado oro. Habían varias comidas prefabricadas en el interior, todas apenas necesitaban un momento más o menos en el microondas. Cale había visto a Alex usar el microondas en el nuevo restaurante en varias ocasiones. Ella le había traído el almuerzo todos los días, esta semana pasada, cuando había pasado para ver cómo iban las cosas, y él la vio meterlas en el microondas y golpear los botones para


fijar el trabajo. Podía hacer eso. Cale escogió un plato de lasaña, lo puso en el microondas, y luego miró el panel. Le llevó un par de intentos, pero luego descubrió que había que teclear cocinar, cuanto tiempo quería él para cocinarlo y, luego el botón de inicio para que la máquina trabajara. Suspirando con satisfacción mientras el microondas comenzó a zumbar, Cale dio un paso atrás, y luego tomó su teléfono cuando sonó. —Sí,— dijo Bricker tan pronto como Cale dijo hola. — Pasó que Lucian vino mientras le estaba contando a Mortimer lo de Alex siendo atacada, y luego Sam escuchó parte de la conversación, y ahora ambos quieren… ¡Oye! Hubo un murmullo, y luego Lucian gritó, — Enviaré a Bricker a leer la mente de Alex y veremos si alcanzó a ver a su agresor. Si se trata de un inmortal, quiero saberlo. — Ella dijo que no lo vio,— dijo Cale con calma. — Es una mortal con una herida en la cabeza,— dijo Lucian secamente. —No sabe lo que sabe. — Correcto,— dijo Cale en un suspiro, y luego se le ocurrió preguntar, — Si Bricker va a venir, que traiga algo de sangre. Lucian gruñó lo que podría haber sido un acuerdo, y al parecer pasó el teléfono a Sam porque su voz fue la siguiente en hablar. — Bricker dijo que Alex estaba bien. Lo está, ¿verdad?— Preguntó ella con ansiedad. — Está bien,— dijo Cale con dulzura, mirando hacia el microondas cuando un pequeño sonido de explosión llegó desde el interior. El papel trasparente que cubría el plato se había hinchado como un globo, y ahora había salsa de tomate salpicada en el interior como si la salsa hubiera hervido y burbujeado, aunque no parecía estarlo. — Bricker dijo que tenía una conmoción cerebral,— dijo Sam, reclamando su atención. — Una conmoción cerebral leve, sí,— admitió. — Pero nunca perdió el conocimiento, por lo que dijeron que estaba bien que volviera a casa, siempre y cuando se lo tomara con calma durante el próximo par de días, y hubiera alguien aquí para mantener un


ojo en ella, lo que estoy haciendo,— le aseguró. — La he revisado varias veces ya y tengo la intención de continuar comprobándola a través de la noche. También voy a quedarme y mantener un ojo en ella por la mañana. — Bueno,— sopló Sam, y luego preguntó preocupada, — ¿Se supone que se lo tomará con calma el próximo par de días? ¿Y el restaurante? — Creo que voy a tener que encontrar a alguien que cocine por ella mañana por la noche,— dijo Cale con un suspiro, preguntándose a quién diablos encontraría para eso. — Buena suerte con eso,— dijo Sam con sequedad, y luego advirtió, — Incluso si encuentras a alguien que la reemplace en el restaurante, no te envidio tratando de hacer que lo tome con tranquilidad. No es una buena paciente. Se preocupara por quedarse por la mañana. — Bueno, el médico le dijo que tenía que tomárselo con calma, por lo que sólo tendrá que tomarlo con calma,— dijo sombríamente Cale. — Podemos quedarnos y ver películas o algo así. — Sí, bueno, recomiendo que empieces con eso, pero si se pone terca, sugiere antigüedades,— le dijo Sam. — ¿Antigüedades?— Preguntó con sorpresa. — Sí. Basta con mirar a tu alrededor. Alex ama las antigüedades, y esto no es muy vigoroso. Caminará lentamente a través de las tiendas para mirar todo, y puedes recomendarle pausas para el café y el almuerzo entre cada lugar. Cale no tenía que echar un vistazo alrededor. Había notado varias antigüedades cuando había seguido a Alex antes. Nunca había oído hablar de antigüedades antes, pero imaginó que esto era comprar cosas viejas y supuso que podría soportarlo para evitar que Alex hiciera cualquier cosa demasiado agotadora. — Bricker está listo para ponerse en camino, y quiere su teléfono de nuevo, pero ¿te importaría llamarme mañana para dejarme saber cómo está? ¿O tendré su llamada?— Preguntó Sam. — Sí, por supuesto,— dijo Cale, dando comienzo a una explosión mucho más fuerte


que sonó desde el interior del microondas. Volviéndose, vio que el plástico se había reventado y el tomate estaba ahora salpicando el vidrio de la ventana de la puerta. Se dirigió hacia el microondas, pero se detuvo cuando la voz de Bricker sonó en el teléfono. — Estaré allí tan rápido como pueda, pero es probable que me lleve cuarenta y cinco minutos o más cruzar la ciudad,— le anunció. Cale lanzó un gruñido como respuesta y continuó hasta el microondas, mirando con preocupación lo que se suponía que era su comida. — ¿Hay algo que quieras que lleve conmigo o recoja de camino?— Preguntó Bricker. Cale miró el desorden en el interior del microondas, pero sacudió la cabeza, y dijo, — No, gracias. Hay un montón de comida y café aquí. — De acuerdo. Te veré pronto entonces,— dijo Bricker. Cale asintió con la cabeza y colgó antes de que se diera cuenta de que su gesto no habría sido visto. Encogiéndose de hombros, deslizó el teléfono en su bolsillo y miró el panel del microondas, buscando el botón para apagarlo. Había revisado su lasaña, limpiado el interior de la máquina y la puso por otros diez minutos por si no se había hecho. Le había puesto una cubierta diferente a esta, sin embargo. Desafortunadamente, mientras la había visto presionar botones, realmente no había puesto mucha atención a lo que Alex utilizaba para calentar las cosas en el microondas, pero parecía obvio que necesitaba algo más pesado que esa envoltura plástica. Tal vez una tapa de plástico sería mejor, pensó cuando vio un botón etiquetado borrar / parar y lo apretó.


Capitulo 9 Cale acababa de poner a funcionar de nuevo el microondas por sexta vez cuando oyó el golpe en la puerta. Sabiendo que sería Bricker, se apresuró a salir de la cocina con alivio y se dirigió hasta la sala para abrir la puerta principal. — Hola,— saludó alegremente Bricker. — Traje…— Se detuvo abruptamente cuando Cale abrió la tapa del pequeño enfriador que acababa de levantar y le arrebató una bolsa de sangre para llevarla de golpe a sus dientes. — Hambriento supongo,— dijo Bricker con ironía, siguiéndolo hacia la casa cuando Cale se volvió y abrió el camino de vuelta de la sala a la cocina. — Sólo traje cuatro bolsas. Me imagino que no las puedes mantener en el refrigerador de aquí de todos modos, y puedo traer más por la mañana si no puedes alejarte para conseguir la tuya. Cale gruñó en acuerdo en torno a la bolsa en su boca mientras pasaba por la puerta de la cocina, entonces maldijo al llegar a esta también y se apresuró hacia el microondas cuando vio las chispas volando de la sartén de dentro. — ¿Qué demonios estás haciendo?— Preguntó Bricker con horror, colocando el enfriador en la mesa de la cocina y corriendo a su lado enfrente del microondas. Al minuto en que Cale pulso el botón Borrar / Parar, Bricker tiró de la puerta para abrirla y luego buscó a su alrededor una toalla para sacar la sartén. — Caramba, nunca pongas metal dentro de un microondas. — Bueno, el plástico se derrite,— murmuró Cale, apartando la bolsa ahora vacía de sus dientes mientras el inmortal más joven dejó caer la sartén en el lavabo. — Jesús, no pones plásticos en el interior a menos que sea apto para microondas,— dijo él con disgusto, luego dejó de hablar y se volvió lentamente, con la boca abierta mientras miraba los diversos platos alrededor de la habitación. Se movió al más cercano y le preguntó, — ¿Qué es esto? — Lasaña despedazada,— dijo Cale con un suspiro. — ¿Despedazada?— Preguntó Bricker, arqueando una ceja.


— La envoltura plástica reventó y la lasaña hizo algún tipo de explosión por todo el interior del microondas.— Él hizo una mueca de disgusto. — Fue un infierno de desastre. — Ah,— murmuró Bricker y señaló al siguiente plato. — ¿Y esto? — Pastel de carne derretido,— admitió Cale, pasando a tomar una segunda bolsa de sangre de la nevera. — ¿Derretido? Se ve bien.— Bricker le echó una ojeada. — El queso se siente un poco extraño, sin embargo. — Eso no es queso, es una tapa de plástico que se derritió cuando lo puse en el microondas,— explicó con tristeza. Cuando Bricker levantó una ceja, agregó a la defensiva, — Tengo la intención de sustituir el contenedor mañana. — Hmm.— Bricker se trasladó al siguiente plato. — ¿Y este? — Penne (pasta tipo macarrón que se conoce como plumitas) duro como una roca. Dado que la envoltura de plástico estalló y el Rubbermaid se derritió, traté de cocinar sin ninguno de ellos. Pensé que tal vez, supuestamente, no se cubriría la comida después de todo, pero salió todo arrugado y duro como una piedra,— señaló tristemente. — Es por eso que probé la sartén para el siguiente. Me imaginé que debía cubrirlo con algo más sólido que el plástico. — ¿Cuánto tiempo lo cocinaste?— Preguntó Bricker. — Sólo diez minutos. — Oh, hombre.— Se rió. — Tienes suerte de que no estallara en llamas. Sólo se tarda un minuto o dos recalentar los platos cuando lo tienes en temperatura alta. — Bueno, eso explica las cosas,— dijo Cale, y golpeó la segunda bolsa con los dientes. Sacudiendo la cabeza, Bricker se trasladó a la nevera y abrió la puerta. — Todavía hay una especie de plato de pasta aquí. Parece un Alfredo de algún tipo. Lo


calentaré para ti si quieres. Incapaz de hablar con la nueva bolsa en la boca, Cale asintió con la cabeza. — Antes de que me olvide, Lucian encontró un cocinero para sustituir a Alex mañana por la noche,— anunció Bricker mientras sacaba el Alfredo de la nevera. — ¿Está durmiendo? Cale asintió de nuevo y vio como Bricker quitaba la envoltura plástica en una esquina del plato, y luego lo colocaba en el microondas. — Sólo utilizas envoltura plástica para microondas, la cual estoy bastante seguro que esta es,— explicó Bricker mientras empezó a apretar botones. — Pero hay que dejar una apertura para que el vapor escape. Cale gruñó su comprensión alrededor de la bolsa, y luego la arrancó de sus dientes, mientras terminaba de vaciarla. — ¿A quién encontró Lucian para reemplazarla? — En realidad, fue Lucern quien consiguió al hombre. Lucian llamó a todos para ponerlos en la tarea y Lucern me llamó para decirme que había conseguido, no creerás esto, que el Chef Emile estuviera de acuerdo en tomar el lugar de Alex. — ¿Es bueno?— Preguntó Cale, pasando a colocar las dos bolsas vacías de vuelta en el refrigerador. — Estás bromeando, ¿verdad?— Preguntó con asombro Bricker. — Es un famoso chef, Cale. Tiene su propio programa y todo. La Cocina de Emile. No sólo es bueno, sino que esto tendrá a los medios de comunicación persiguiendo a La Bonne Vie para entrevistas y cosas así. Será buena prensa para Alex, probablemente seguramente conseguirá cobertura para la apertura del nuevo restaurante también ya que Lucern lo invitó también. Cale entrecerró los ojos. — ¿Él estuvo de acuerdo? ¿O fue convencido? — De acuerdo,— le aseguró Bricker, moviéndose hasta el microondas cuando sonó. — Lucern y Kate se encuentran en Toronto por un par de semanas y Emile está en Nueva York. No puedes controlar la mente de un mortal a través del


teléfono. Además, tengo entendido que él y Lucern son amigos. Emile hizo un libro de cocina para la editorial de Kate. Es la forma en que se conocieron. Siempre están hablando en línea.— Él se encogió de hombros y sacó el Alfredo. — Así que cuando Lucian le llamó, Lucern llamó a Emile, y tuvimos suerte. Al parecer, acaba de terminar de rodar el programa de esta temporada y tiene un par de semanas de descanso. Lucern le pidió que viniera a cocinar para Alex y quedarse con él y Kate durante una semana o así, tal vez asistir a la apertura del restaurante, y conseguir un tiempo de relajación... y él aceptó. — Hmm, voy a tener que agradecérselo a Lucern,— murmuró Cale. Miró hacia el Alfredo que Bricker estaba revolviendo ahora. — ¿Eso está listo? — No. Lo pones por un minuto y medio, luego lo revuelves y lo cocinas por otros cuarenta y cinco segundos,— explicó Bricker mientras reemplazaba la envoltura de plástico. Cale asintió con la cabeza y se volvió para dirigirse a la puerta. — Voy a comprobar a Alex de nuevo, mientras eso se cocina. — Iré contigo.— Bricker colocó el plato en el microondas y pulsó los botones para ponerlo en marcha otra vez. Cuando se volvió encontró que Cale se había detenido para mirarlo, le recordó, — Lucian quiere que la lea. — Correcto,— murmuró, y se giró para abrir el camino hacia arriba. Cale se detuvo ante la puerta, escuchando para asegurarse de que su respiración era lenta y constante, y luego abrió la puerta una rendija para ver que ella estaba de hecho durmiendo. Se volvió hacia Bricker para susurrar, — Desde la puerta, no quiero que se despierte y te encuentre en su habitación. — La controlaría si eso pasara,— le aseguró Bricker y rápidamente agregó, — Desde la puerta está bien. Asintiendo con la cabeza, Cale dio un paso atrás y esperó mientras Bricker miró y centró su mirada en Alex. No le llevó mucho tiempo leerla. Después de un momento, sacudió su cabeza y con cuidado cerró la puerta. — La agarró por detrás, así que no vio nada,— dijo Bricker mientras lideraba el


camino a las escaleras. — No se sintió como un ataque de un inmortal, sin embargo. — ¿Por qué es eso?— Preguntó Cale, mientras volvían a la cocina. — Él no la controló, ni siquiera cuando ella fue por sus ojos con las uñas, y no tenía nuestra fuerza. — Ya veo,— murmuró Cale, desplazándose hacia el microondas para recuperar el ya hecho Alfredo. Lo colocó sobre el mostrador para enfriarlo y luego se trasladó al refrigerador de sangre para acabar con las últimas dos bolsas, mientras esperaba. Antes de golpear la primera en los dientes, le preguntó, — ¿Así que no crees que esto pueda estar conectado a Leonius? — Dudoso,— decidió Bricker. — Simplemente no tiene la sensación de un inmortal. Aunque supongo que Leonius podría haber engendrado a un niño mortal o dos. El hijo que estaba detrás de Jo era inmortal más que sin colmillo, y aunque es raro para una mortal ser impregnada por un inmortal o sin colmillo, no es algo inaudito. Supongo que podría tener un hijo mortal tratando de ganar su aprobación para llevarlo a alguien relacionado con la familia. Cale ponderó eso, mientras esperaba que su bolsa se vaciara. Acababa de retirarla de su boca cuando Bricker volvió a hablar. — Tal vez fue sólo un ladrón o un violador mortal,— sugirió. — Bev sugirió que podría ser ese hombre Peter a quien Alex despidió el día que llegué,— admitió Cale, colocando la bolsa vacía en el refrigerador con las otras dos. Luego se movió a buscar en los cajones un tenedor y lo puso sobre la mesa al lado del plato enfriado de pasta. — Pensé que su nombre era Pierre,— dijo Bricker con sorpresa. — Una afectación,— dijo secamente Cale. — Su verdadero nombre es Peter. Y supongo que se presentó recientemente buscando recuperar su trabajo y no estaba contento cuando Alex le dijo que no.— Golpeó la última bolsa de sangre en sus


dientes. Era mejor usarlas y enviar las bolsas vacías con Bricker que arriesgarse a que Alex las encontrara en su basura e hiciera preguntas. — Huh,— dijo Bricker. — Me lo encontré un par de veces cuando fui al restaurante a cenar con Mortimer y Sam. Siempre volvíamos para ver a Alex antes de salir, y ese tipo era un puntazo directo y arrogante. No se te ha ocurrió conseguir su dirección, mientras acomodabas los documentos de Alex, ¿verdad? Cale frunció el ceño con la bolsa en su boca, obligado a esperar hasta que estuviera vacía antes de que pudiera preguntar, — ¿Por qué? — Porque me voy a detener en su casa camino a casa y darle una lectura, a ver si era él o no,— dijo Bricker mientras observaba a Cale colocar la última bolsa vacía en la nevera con las demás, y luego pasar a sentarse en la mesa. — No recuerdo su dirección, pero vi su último pago y conozco su apellido. Probablemente podamos buscarlo en la guía telefónica si está listado,— dijo, y metió algunos Alfredo en su boca, y luego hizo una pausa y simplemente lo mantuvo ahí mientras el sabor explotó en su lengua. — Bueno, ¿eh?— Dijo Bricker envidiosamente. Cale asintió con la cabeza y tragó. — Alex me ha traído almuerzos al trabajo y sabía que era una buena cocinera, pero esto es maná del cielo. — Sí.— Suspiró Bricker. — Es un demonio de cocinero.— Dio media vuelta y caminó hacia donde el teléfono estaba colocado en el mostrador de la cocina y abrió el cajón debajo de este, luego sonrió y sacó una libreta de teléfono, diciendo, — Bingo. ¿Y cuál es el apellido de Peter? — Cunningham,— respondió Cale, y siguió comiendo mientras Bricker comenzó a hojear el libro. Le tomó varios minutos, pero luego hizo un sonido triunfal. Cale miró hacia él preguntando. — ¿Lo encontraste? — Sí, varios, ahora sólo tengo que averiguar cuál es,— dijo Bricker secamente mientras cerraba el libro. Mientras se alejaba, dijo, —Vi en la memoria de Alex que la luz no estaba funcionando fuera de la puerta cuando salió, pero habían estado encendidos antes por la noche. ¿Quieres que le eche un vistazo a eso también?


— Alguien rompió la bombilla,— anunció Cale en voz baja. — Alex no sabía eso. ¿Por qué no le dijiste nada? — Porque no podían ver eso y me preguntarían cómo yo podía,— señaló Cale secamente. — Ah.— Bricker asintió con la cabeza comprendiendo. — ¿Estaba oscuro? Cale asintió con la cabeza. — Quien sea que la atacó, probablemente lo hizo para que no lo reconociera si lo miraba. — Lo que sugiere que Pierre / Peter es nuestro hombre,— dijo Bricker sombrío, su mirada sobre la comida de Cale. — Voy a tener una reunión de mentes con él. Creo que voy a golpear un negocio de comida rápida en el camino. El olor de eso me ha puesto hambriento. — Gracias por traer la sangre... y por la ayuda para calentar la cena,— dijo Cale, de pie para salir cuando Bricker recogió el refrigerador y se dirigió a la puerta. — No hay problema. Dame un grito si necesitas algo más. Si no puedo salir, siempre puedo mandar a uno de los otros chicos para acercarse. — Gracias,— repitió Cale mientras el inmortal más joven abrió la puerta principal. Bricker asintió con la cabeza e hizo una pausa para mirar hacia atrás. — Buena suerte con el sueño. Esperemos que su dolor de cabeza se haya ido y seas capaz de experimentar el negocio de compartir los sueños. — No estoy contando con eso. Sufrió un golpe muy fuerte. Incluso si no tiene dolor de cabeza, podría no estar para algo así. — No contabas con ser su compañero de vida tampoco,— señaló Bricker con una sonrisa mientras seguía hacia la puerta. — Buenas noches. — Buenas noches.— Cale lo vio caminar hasta una camioneta estacionada en la calle, entrar, y arrancar el motor. Cerró la puerta de entrada y la aseguró mientras


el utilitario comenzaba a retirarse del camino. Cale volvió a su comida, entonces, saboreando cada bocado del sabroso plato. Una vez estuvo terminado, tiró todas las comidas que había arruinado con sus esfuerzos en el microondas y limpió los platos antes de volver a ver a Alex de nuevo. Encontrándola durmiendo tranquilamente, él bajó las escaleras hasta la sala de estar, y luego se quedó allí durante un minuto, sin saber qué hacer. Les había tomado mucho tiempo en el hospital, y ahora eran más de las tres de la mañana. Cale había estado quedándose las horas normales y debería estar cansado, pero se sentía muy despierto. Su mirada se posó en la televisión, y se encogió de hombros y tomó el mando a distancia de la mesa de café, luego se acomodó en el sofá y encendió la televisión. Cale no tenía un televisor en casa, pero había seguido el consejo de Bricker y vio algunos programas de televisión en el hotel antes de quedarse dormido y sabía la forma en que funcionaba el mando a distancia, lo cual era una ventaja. Pasó a través de los canales hasta que encontró algo que parecía interesante, y luego se acomodó para verlo. Alex se despertó con sed. Moviéndose medio dormida, se sentó y miró alrededor de la habitación en la penumbra tenebrosa de la puerta parcialmente cerrada del cuarto de baño. Cale había dejado la luz encendida y la puerta ligeramente abierta en caso de que se despertara por la noche, y ahora apreciaba su consideración, ya que se bajó de la cama. Consideró ponerse la bata para este viaje a la cocina en busca de agua, pero luego decidió que su franela demasiado grande era más que decente. Una luz estaba encendida en la sala de estar mientras bajaba las escaleras. Alex miró hacia esta con curiosidad, pero se dirigió a la cocina por el agua. Después de engullir dos vasos, tomó un tercero, y luego se encaminó hacia la sala, curiosa por ver lo que estaba haciendo Cale. Lo encontró durmiendo en el sofá, sentado en posición vertical, el mentón sobre el pecho. Alex hizo una mueca ante la idea de la tortícolis que estaba segura tendría en el cuello después de dormir de esa manera y se acercó al sofá. Consideró despertarlo, pero se veía muy tranquilo, así que tomó una de las almohadas decorativas del extremo del sofá, y luego se trasladó frente a él. Después de una


vacilación, se paró entre sus piernas, avanzando hacia delante hasta que sus rodillas presionaron contra el sofá. Entonces se inclinó para colocar la almohada en el respaldo del sofá detrás de él y trató de acomodar su cabeza para que descansara en esta. Alex estaba a punto de enderezarse y encaminarse a su habitación cuando sus ojos se abrieron de repente. Se quedó inmóvil de una vez como si la hubiera atrapado haciendo algo que no debería, y luego sonrió con ironía ante su propia reacción, y explicó, — Tenía miedo de que consiguieras un calambre en el cuello por dormir as… Su explicación murió en un pequeño jadeo de sorpresa cuando él de repente se acercó y la tomó por la parte posterior de su cabeza. Antes de que pudiera hacer más que parpadear, había tirado su cabeza sobre él y apretado sus labios a los de ella. Fue tan inesperado, que Alex no reaccionó como debería y alejarse. En el momento en que recordó que estaba tratando de evitar involucrarse con él y que no debería permitir esto, era demasiado tarde. Su lengua se había deslizado entre sus labios entreabiertos y en su boca, provocando una inmediata vorágine de respuestas en su interior. En vez de alejarlo, Alex se encontró abriendo la boca más amplia para él y sujetando sus manos al respaldo del sofá a ambos lados de la cabeza. Cale inmediatamente profundizó el beso, las manos llegando a recorrer a lo largo de sus brazos. Un escalofrío de deseo se deslizó a través de ella ante la simple caricia, y luego gimió mientras sus manos se deslizaron hasta abrazar sus pechos a través de la franela de su pijama. Alex se inclinó hacia la caricia, dándole parte de su peso mientras la besaba más a fondo. Cuando comenzó a instarla para que se pusiera en posición vertical, se alejó con cierta confusión, y luego miró abajo con sorpresa, ya que sintió un roce de brisa fresca sobre el pecho. Sus ojos se agrandaron cuando vio los botones de su blusa de franela desabotonados ahora, dejándola abierta, sus pechos mostrándose. Ella tragó saliva cuando Cale se inclinó hacia delante en el sofá y llegó a acariciar la generosidad revelada. Su mirada se deslizó a su cara, y vio su expresión a través de los párpados caídos mientras él apretaba y amasaba las esferas redondas. Cuando entonces atrapó sus pezones entre los dedos pulgar e índice y los prestó con suavidad, ella gimió y cubrió sus manos con las suyas propias, sus ojos cerrándose brevemente mientras un placer rodaba a través de ella.


— Abre tus ojos,— susurró él, y Alex los obligó a abrirse a tiempo para verlo moverse hacia el borde del sofá y cerrar su boca sobre un ahora duro pezón. Ella miraba con fascinación mientras él alternadamente chupaba, pellizcaba, y tiraba de la punta dura con su lengua, incluso mientras continuaba acariciando el otro pecho con una mano. Su cuerpo estaba tarareando con la sensación, y apenas era consciente de que su otra mano se estaba moviendo hasta que se deslizó entre sus piernas, frotando la tela contra ella allí. Alex jadeó entonces, y alcanzó sus hombros, para ayudarse a permanecer de pie mientras él la acariciaba, enviando oleada tras oleada de placer deslizándose a través de ella. No podría soportar la embestida por mucho tiempo, sin embargo, pronto apretó el pelo en la parte posterior de la cabeza y lo apartó de su pecho para que ella pudiera doblarse para besarlo otra vez. Él respondió a la silenciosa solicitud, la boca levantándose hacia la suya y la lengua barriendo para sumergirse en la suya, pero él continuó moviendo la mano entre sus piernas, la acción más rápido ahora y más insistente. Alex gimió en su boca, y luego comenzó a chupar su lengua, sus dedos raspando el cuero cabelludo con exigencia. Ella gimió de nuevo, esta vez en señal de protesta, cuando su mano se deslizó entre sus piernas. Pero estuvo de regreso rápidamente, deslizándose entre la pretina de su pijama y su piel caliente para tocarla de nuevo, esta vez sin la tela entre ellos. La explosión de necesidad dentro de ella, entonces lo estaba consumiendo todo, apenas era consciente del tirón de su pantalón de pijama dejándolos caer hasta agruparlo alrededor de sus tobillos. Ella sólo se dio cuenta de su pérdida cuando dejó de acariciarla de nuevo para cogerla por la cintura, sacarla de ellos, y luego sentarla a horcajadas sobre su regazo. El material áspero de sus pantalones vaqueros rozaba contra sus muslos desnudos mientras Alex se acomodaba sobre él, y luego sacó la camiseta de sus hombros para que así pudiera unirse a los pantalones en el suelo. Cale rompió su beso y se inclinó un poco hacia atrás para mirarla con ojos soñolientos, y Alex se encontró mirándolos con fascinación. Parecía más gris que plata ahora, la plata fundida y creciendo en sus ojos mientras su mano se deslizaba entre sus piernas una vez más. Se mordió los labios y clavó las uñas en sus hombros mientras sus dedos bailaban suavemente a lo largo de su carne, entonces Alex gimió y echó la cabeza hacia atrás, cerrando los ojos mientras sus dedos se sumergían para encontrar su centro.


— Mírame,— le ordenó en voz baja, y se obligó a levantar la cabeza. Sus ojos parecían estar casi encendidos ahora, y ella se quedó mirándolos cuando él trabajaba su carne, su respiración viniendo en pequeños jadeos que se volvían más superficiales mientras su entusiasmo crecía. Cuando él deslizó un dedo en ella mientras aún la acariciaba, no pudo evitarlo, los ojos de Alex se cerraron apretados, su boca abierta en un ―Oh‖ gritado, que se convirtió en un gemido, mientras lo retiraba, sólo para sumergirse de nuevo. Alex estaba segura que un orgasmo estaba a punto de rasgar a través de ella cuando se detuvo de repente. Abriendo sus ojos, parpadeó hacia él confundida, y se quedó boquiabierta por la sorpresa cuando la agarró por la cintura y la levantó. Se volvió para mirarlo, y entonces vio que se había puesto de pie para quitarse su propia ropa. Se levantó de inmediato para ayudar, pero se distrajo con su pecho, mientras levantaba su camisa sobre su cabeza. Alex no pudo resistirse a correr las manos sobre la amplia extensión, pero luego las dejó caer en el botón y la cremallera de sus pantalones, desabrochando cada uno en tiempo rápido. A pesar de ser ajustados, sus pantalones cayeron como mantequilla deslizándose en un pavo asado, y su erección se derramó, hinchada y con ganas. Alex instintivamente la alcanzó, pero Cale la agarró y le dio la vuelta así su espalda estaba contra su pecho. Entonces, envolvió sus brazos alrededor de ella desde atrás, su boca presionando el lado de su cuello mientras una de sus manos empezaba a acariciar sus pechos y la otra se deslizaba entre sus piernas de nuevo. Esta vez la tomó, usando el agarre para presionar su espalda contra su erección por lo que su trasero se frotaba contra él mientras continuaba sus caricias de antes. — Cale, por favor,— se quejó Alex, empujando de nuevo en él casi ásperamente. Estaba segura que no podría aguantar mucho más esto y quería sentirlo dentro de ella, quería que la llenara y la llevara a la cumbre a donde se dirigían. Para su alivio, él atendió su petición. Pero no la llevó con él a horcajadas en el sofá como ella había esperado. En cambio, la instó a arrodillarse en el sofá e inclinarse hacia adelante para que pudiera agarrarse a sí misma de la parte posterior de este. Alex gritó cuando él la penetró, sus uñas cavando desesperadamente en la parte de atrás del sofá mientras sus piernas temblaban. Cale se detuvo entonces y presionó un beso al lado de su cuello, luego se retiró un poco y se presionó de nuevo contra ella. Sintió sus dientes raspar a través de la carne tierna de su


garganta, y Alex volvió la cabeza para besarlo con toda la pasión que él estaba moviendo en ella, pero eso lo hizo detenerse, así que ella bajó un poco hacia la parte posterior de su sofá mientras él comenzaba a golpearla en serio. Cuando la rodeó con su mano para acariciarla de nuevo, no pudo soportarlo más y gritó mientras su placer estallaba a su alrededor. Alex debió haberse dormido después de eso. Cuando la siguiente vez abrió los ojos, yacía sobre el pecho de Cale en el sofá. Sin saber si estaba despierto o no, levantó lentamente la cabeza para mirarlo y consiguió esbozar una sonrisa cuando vio que sus ojos estaban abiertos, y estaba devolviendo la mirada. — Hola,— le susurró ella con timidez. — Hola,— dijo él solemnemente. Alex lo miró durante un momento, pero luego aumentó su timidez, y empezó a levantarse, pero se congeló al sentir su erección debajo de ella. Sus ojos se dispararon de vuelta a su cara con conmoción. — ¿Tú no…? — Sí,— le aseguró con una sonrisa irónica. — Pero parece que te quiero de nuevo. Alex miró su pecho y vaciló, insegura de que debería hacer. Ya había cometido el gran error de acostarse con él. ¿Se volvería peor si lo hacía de nuevo? Decidiendo que si tenía que preguntarse eso, probablemente lo haría, deslizó su pie derecho hacia el suelo, con la intención de sacarlo, pero a medida que se movía, se frotó contra su reaparecida erección. El entusiasmo que enviaba estremecimientos a través de ella la hizo detenerse de nuevo. — No creo que llegue a tener suficiente de ti,— susurró Cale, moviendo sus caderas de manera que se frotó contra ella una vez más. Alex miró su rostro solemne, y murmuró, — Oh, qué demonios.— Se estiró entre ellos para sujetar su erección, y luego la dirigió de nuevo dentro de ella mientras se colocaba encima de él. Mientras lo hacía, Cale le sonrió seductoramente. — Bienvenida de nuevo,— murmuró él, y buscó sus pechos.


Alex cerró los ojos con un pequeño suspiro mientras sus manos la acariciaban, y empezaba a subir de nuevo, pero el timbre de un teléfono la tuvo parpadeando con sus ojos abiertos y mirando alrededor con confusión. Frunciendo el ceño, se incorporó bruscamente al darse cuenta de que estaba en su cama, completamente vestida con su franela, y completamente sola. ¿Qué demonios? El teléfono volvió a sonar, y Alex se acercó para agarrarlo y silenciarlo. Lo levantó a su oreja, y ladró, — ¿Hola? — ¡Felicidades! Ha ganado un viaje gratis a Las Vegas. Todo lo que tiene que hacer para reclamar su premio es… — Pagarte miles de dólares,— murmuró Alex con disgusto y regresó de golpe el teléfono a su soporte. Su mirada se deslizó a la alarma del reloj de cabecera mientras lo hacía, y suspiró cuando vio que eran las ocho y media de la mañana. — Condenados vendedores telefónicos,— murmuró ella, cayendo de nuevo en la cama. Había supuesto que habría una lista en la que podías poner tu nombre para evitar este tipo de llamadas. Tendría que buscar la manera de conseguir estar en ella, pensó Alex, y luego miró alrededor del cuarto otra vez. Realmente aún estaba vestida y en la cama. ¿Había sido todo este episodio con Cale un sueño? Debió haberlo sido, se dio cuenta, y murmuró, —Sabía que esos pantalones vaqueros salieron demasiado fáciles. Cale miró hacia el techo encima de su cabeza, preguntando quién habría llamado. Le habría gustado cortarlos y freírlos lentamente por interrumpirlos a él y Alex. Maldición, estos sueños húmedos compartidos eran algo más. También estaban definitivamente húmedos, se dio cuenta, con una sensación de fría humedad en su ingle atrayendo su atención a la mancha más oscura sobre la erección que aún se mantenía ahí. Obviamente, él mismo se había pasado consumando, y luego "empollado" de nuevo mientras Bricker lo había llamado. Gracias a Dios que no había aceptado la idea de dormir en la furgoneta.


— Alguien me podría haber advertido,— murmuró con disgusto. Se habría llevado una muda de ropa con él, pero todo lo que tenía era lo que estaba usando. Cale se dejó caer sobre el sofá con un suspiro, y luego se puso rígido al oír movimiento encima. Alex estaba levantada. Bien, ahora ella iba a bajar aquí y… Maldiciendo, salió del sofá y corrió a la cocina sólo para detenerse en el centro, sin saber qué hacer. Golpeteo de pasos ligeros bajando las escaleras, sin embargo, lo llevó a la acción. Corriendo a la nevera, tiró la puerta para abrirla, cogió un cartón medio lleno de zumo de naranja del estante superior y rápidamente lo llevó a su boca. — Buenos días, yo… De espaldas a ella, Cale se sacudió como si se asustara y permitió que el zumo de naranja salpicara hacia abajo sobre su mentón, pecho, y luego sus pantalones vaqueros. Maldijo casi vaciando el medio cartón entero para asegurarse que llegaba a sus pantalones vaqueros antes de sacudirse en posición vertical y girar hacia Alex con fingida sorpresa. — Oh, vaya, lo siento, no tenía la intención de asustarte.— Alex se precipitó hacia adelante. Agarró la toalla que él había dejado secando al lado del fregadero y se apresuró a su lado para empezar a limpiar lo peor del zumo de su cara y pecho. — La llamada telefónica me despertó y luego traté de volver a dormir, pero tenía sed, así que bajé a tomar un trago de agua y yo… Cale se mordió el labio. Ella había estado limpiando su cara, después el pecho mientras balbuceaba, y luego automáticamente se arrodilló para continuar en sus pantalones, pero al parecer se había dado cuenta de lo que estaba haciendo y se detuvo. Afortunadamente, el pánico había enfriado su pasión, y su erección original había desaparecido; sin embargo, observándola para limpiarlo, su pelo alborotado como lo había estado en el sueño y usando los adorables pijamas de franela de los que había disfrutado tanto despojarla en su sueño... bueno, no había sido capaz de detener su crecimiento a medio levantar de nuevo mientras la visión trajo el sueño a su mente. — Oh,— susurró ella, mirando fijamente el bulto en sus pantalones vaqueros. — Yo... Tal vez deberías…— Alex levantó la cabeza y la mano, sosteniendo el paño y mirando arriba con incertidumbre desde donde ella se arrodilló ante él. Eso trajo


un nuevo conjunto completo de imágenes a su mente, unas que no habían probado en el sueño. Los ojos de Cale se abrieron con horror mientras él se ―empollaba‖ completamente ahora, su erección presionando contra sus pantalones vaqueros y creando un bulto muy notable. — Sí, sí, por supuesto,— dijo él, tomando la toalla en una mano y su brazo en la otra, impulsándola rápidamente a que se detuviera cuando ella empezó a bajar su mirada a su creciente bulto de nuevo. Una vez que la tuvo sobre sus pies, Cale se dio la vuelta y se trasladó al lavadero, usando el lavarse las manos como una excusa para mantenerse de espaldas a ella mientras esperaba a que su erección retrocediera. — Realmente lo siento,— murmuró Alex, pasando a la alacena ahora para agarrar un vaso. — Creo que debería haber hecho algún ruido o algo para dejarte saber que estaba llegando. — No fue culpa tuya. La llamada telefónica me despertó del sueño, pero no estaba completamente despierto. Solo estaba sorprendido,— dijo en voz baja, preguntándose cuánto tiempo iba a tener que lavar sus manos. Esta particular erección parecía más bien persistente. — ¿Cómo está tu cabeza? — Bastante bien.— Ella se movió al refrigerador de agua en la esquina y se sirvió agua fría en su vaso. — Un poco dolorida todavía, pero creo que más horas de sueño curarían eso. Era tarde cuando regresamos del hospital. — Sí,— coincidió Cale, cerrando, de mala gana, el grifo y agitando sus manos en el fregadero para eliminar la mayor cantidad de agua mientras trataba de pensar en cómo iba a seguir de espaldas a ella. No ocurriéndosele nada, dijo un poco bruscamente, — Deberías regresa a la cama. — Lo haré después de haber comido algo.— Ella apareció a su lado con una toalla fresca, y Cale murmuró un "gracias", mientras la tomaba, pero se quedó de frente al fregadero mientras se secaba las manos. — Caray, ¿a dónde fueron todos los alimentos? ¿Tuviste una fiesta o algo anoche? Cale miró a su alrededor para verla de pie en la puerta abierta del refrigerador, con el ceño fruncido sobre los estantes ahora vacíos. — Oh, yo... er...— Con un


suspiro, dejó la toalla y se trasladó a la puerta del vestíbulo. — Tengo que ir a buscar un cambio de ropa al hotel de todas formas. Buscaré algo en el camino de regreso. — Cale. Oyó sus pies golpeando detrás de él y se movió un poco más rápido al armario de la puerta principal, logrando recuperar su abrigo antes de que ella lo alcanzara. — Llaves.— Ella le ofreció sus llaves cuando se volvió con el abrigo, sosteniéndolo frente a su ingle. — Así puedes volver a entrar. — Correcto.— Sonrió y tomó las llaves, y luego retrocedió hacia la puerta, el abrigo todavía sostenido a la altura de su cintura. — No tardaré mucho tiempo. ¿Algún pedido especial cuando venga con la comida? — Te lo dejo a ti. — Está bien.— Se dio la vuelta, abrió la puerta, y se encaminó afuera con alivio. — Ponte tu abrigo,— dijo con una sonrisa, agarrando la puerta cuando trató de tirarla para cerrarla. — Hace frío ahí fuera, y estás mojado. Sufrirías congelación. Cale rápidamente se colocó el abrigo mientras trotaba por las escaleras y corrió hacia el coche.


Capitulo 10

La casa estaba en silencio cuando cale volvió casi dos horas más tarde. Él había sido tan rápido como pudo, agarrando una bolsa de sangre de la nevera tan pronto como entró en la habitación del hotel, en realidad se alimentó de ella cuando entró en la ducha. Esta había sido la ducha más rápida en la historia, estaba seguro. La bolsa en sus dientes no había estado vacía para cuando estaba saliendo, se había secado con una sola mano, y luego empezó a vestirse con ropa limpia cuando terminó. Después Cale sólo se había tomado el tiempo necesario para echar más ropa limpia dentro de una bolsa para llevar con él antes de bajar corriendo hacia su coche. Ambos, la parada en el hotel y conducir a través de Tim Hortons golpeando todo el camino de regreso, probablemente le habían llevado menos de veinte minutos. Sin embargo, la casa de Alex estaba a unos buenos cuarenta minutos en coche desde el hotel, que era donde la mayoría de las veces se había quedado. Ahora cerró la puerta principal, echando el cerrojo, y llevó la comida y el café a la cocina antes de quitarse su ropa de abrigo. Rápidamente la puso en el armario del vestíbulo, y luego se trasladó en silencio a las escaleras. Cale escuchó su respiración lenta y profunda antes de alcanzar su puerta, pero la abrió de todos modos para estar seguro. Sonrió ampliamente cuando la divisó acurrucada a un lado, de espaldas a él, durmiendo tranquilamente. Cale aliviado cerró la puerta, dio media vuelta y se precipitó escaleras abajo. ¡Estaba durmiendo! la idea corrió enloquecida por su cabeza. ¡Podrían compartir otro sueño! el pensamiento le puso medio erecto antes de que incluso hubiera alcanzado el salón y el sofá. Buceó en él, se acomodó sobre su espalda y cerró los ojos, ansioso porque el sueño lo reclamara y el sueño comenzara como antes. —¿Hola? Los ojos de cale se abrieron de pronto y se sentó para mirar hacia la puerta vacía con el ceño fruncido. Esto no era un sueño. Apenas había cerrado sus ojos antes de que Alex le hubiera llamado por su nombre. Debía haberse despertado al cerrar la puerta. Suspirando, contestó. — ¿sí?


— Me pareció oírte entrar, — gritó desde lo alto de las escaleras. — solo tomaré una ducha. Estaré enseguida abajo. Los hombros de cale se desplomaron. Parecía que no habría más sueños compartidos por ahora. ¡Maldita sea! lo había estado esperando. Suspirando, se levantó y volvió a la cocina. La comida y el café seguían esperaron en la mesa. Cale tomó platos y cubiertos para dos. Había echado el café en las tazas y colocado la comida en los platos en el momento que Alex entró en la cocina. Su cabello estaba húmedo pero cepillado, se había vestido con unos pantalones vaqueros y un suéter azul, y olía a naranjas y a especias cuando se unió a él en la mesa. — Guau, todavía está caliente, — dijo ella con placer, presionando con un dedo la parte superior de su sándwich. — Oui. Lo compré en la cafetería que hay a la vuelta de la esquina. — Cale se sentó en el asiento en frente de ella. —y tú fuiste rápida con la ducha. Asintiendo con la cabeza, ella se sentó. Los dos estuvieron inusualmente silenciosos mientras comieron. Cale no necesitó pensar mucho para saber por qué. Cada vez que la miraba, su sueño compartido se elevaba en su mente, robando cualquier habilidad para hablar. A juzgar por la forma en que Alex se sonrojó cuando sus miradas se encontraron, cale sospechaba que estaban sufriendo el mismo problema. Fue casi un alivio cuando los dos terminaron. Trabajaron juntos en el mismo silencio mientras limpiaban sus tazas y sus platos, y luego Alex lo miró, se sonrojó, desvió la mirada, y murmuró, — estoy pensando que podría dirigirme al restaurante y comprobar la luz de la puerta trasera, podría cambiar la bombilla. Si no lo hago, se me olvidará y terminaré saliendo en la oscuridad otra vez. — El doctor dijo que tenías que tomarte el día de hoy con calma, — dijo Cale quedamente. — Lo sé, pero tengo que cocinar esta noche y... — No, no, — interrumpió Cale. — mi primo ya lo organizó para que Emile pudiera ocupar tu lugar esta noche.


Alex le miró totalmente por primera vez desde que bajó la escalera. Definitivamente no estaba pensando en su sueño en este momento. Sus ojos se ampliaron.—¿Perdona? ¿Tú primo lo arregló para que ocupen mi lugar? — Emile, — dijo Cale, sonriendo con ironía a su expresión sorprendida. Aparentemente ella reconoció el nombre donde él no lo hizo. — Deduzco que exclusivamente para las perspectivas del negocio es una buena maniobra. No sólo se supone que él es un buen cocinero, sino que están esperando que la prensa este por todo el restaurante una vez que lo escuchen… y conociendo a mi familia, ya han hecho varias llamadas a las diferentes redacciones de la ciudad. Esto debería ser muy buena publicidad para el restaurante, así como para la apertura de la próxima semana. — Maldita sea, — respiró Alex, apoyándose débilmente contra el mostrador. — y yo que temía que el ataque fuera una señal de que mi racha de mala suerte no había terminado, voy a empezar a pensar. Cale sonrió incrédulamente. — ¿Ahora estás pensando que sufrir un ataque es buena suerte? Ella le miró como si fuera una pregunta estúpida. — Si haces a Emile cocinar en mi cocina y acumula una buena cantidad de prensa, puedes estar malditamente seguro que es buena suerte. Caray, la clase de publicidad que esto traerá vale la pena unas fracturas de hueso y puntos de sutura, tal vez incluso un pequeño coma. Un pequeño bulto en la cabeza no es nada. Cale se echó a reír con incredulidad. —Oh vaya, — dijo Alex repentinamente enderezándose. — necesito limpiar el restaurante. — Pensé que lo limpiabas cada noche después del cierre. — Cale la siguió cuando ella salió fuera de la cocina. — Lo hago, pero éste es Emile, — dijo sobre su hombro, pronunciando su nombre como si fuera sinónimo con rey o dios. —Tiene que estar inmaculado.


—¿Pasaría una inspección de sanidad? — Preguntó Cale, aunque ya sabía la respuesta. Se había fijado la noche que trabajó en el restaurante y luego otra vez las pocas veces que se había quedado hasta la hora del cierre, que Alex era muy consciente acerca del aspecto de su negocio y había entrenado a su gente para ser así también. — Por supuesto. Mantengo una cocina limpia, — dijo casi indignada, parándose en el armario y abriendo la puerta. — Entonces es lo suficientemente bueno para Emile, — dijo razonablemente. — Esto es diferente. Quiero asegurarme que no hay ni siquiera una mota de polvo que se pueda encontrar. Él es… — Alex, — dijo cale quedamente, tomando su abrigo cuando ella lo arrastraba fuera de la percha. Frunciendo el ceño se volvió hacía él. — Cale, dame eso. Tengo que llegar al restaurante y empezar la limpieza. Quiero fregarlo de arriba abajo, usar lejía y un cepillo de dientes entre grieta y grieta. — ella frunció el ceño y añadió, —tal vez debería comprar un nuevo delantal sólo para él. Ella había estado agarrando el abrigo mientras hablaba, pero Cale seguía desviándolo fuera de su alcance. Ahora él atrapó su brazo, obligándola a detenerse. — Fregar la cocina hoy no es relajante. De hecho, es más estresante que si tuvieras que cocinar esta noche. — Sí, pero es Emile, — subrayó con frustración. —Necesito asegurarme de que todo sea perfecto. Cale se quedó en silencio, entonces suspiró y bajó su abrigo. — muy bien, si insistes en que la presencia de Emile significa limpiar todo el día, entonces llamaré a mi primo y le diré que contacte con Emile y que cancele lo de sustituirte. Alex le había arrebatado su abrigo en el momento que él lo bajó e inmediatamente se lo puso sobre los hombros, pero entonces se congeló mirándolo horrorizada.


—¿Qué? — Bueno, — dijo de forma razonable, — el hombre sólo viene aquí a ayudar porque tú has sido herida y se supone que tienes que tomártelo con calma. Cómo piensas que se sentiría si él fuera el causante de todo ese trabajo, y se da cuenta de que la mujer que se suponía que tenía que tomárselo con calma se ha pasado todo el día de hoy limpiando como un perro por su llegada… limpiando una cocina que, por cierto, estaba perfectamente impecable cuando la vi anoche, — añadió sombríamente. — Él no tiene que saberlo, — protestó Alex. — Él tendría la impresión de que se habían aprovechado de él, utilizado por su reputación, — continuó Cale firmemente, y entonces sumó, — y aunque no se enterara, yo lo sabría y no me parece que esté bien. Si insistes en esto, preferiría cancelar lo de tu sustitución, y te dejaría cocinar, que seguramente es menos extenuante que limpiar el suelo de rodillas y con tus manos. El doctor dijo que te lo tomaras con tranquilidad. — Pero... — ella lo miró con frustración, pero aparentemente incapaz de encontrar un argumento válido, se hundió con su derrota. Alex suspiró, y con voz resentida murmuró, — supongo que tienes razón. Probablemente sería molesto que averiguara que había estado limpiando cuando se suponía que estaba demasiado enferma para cocinar. — Estás demasiado enferma para cocinar, — dijo con firmeza Cale. Cuando ella hizo una mueca a su demanda, agregó suavemente, — Alex, sé que te sientes bien ahora mismo, pero tu cerebro sufrió un trauma anoche. Según el médico, sufriste un golpe fuerte y tu cerebro fue sacudido dentro del cráneo cuando caíste. Podría haber magulladuras, o daños que no se están mostrando hasta ahora. ¿Por favor podrías hacer lo que te dijeron y tomarlo con calma? ¿Solo por un día? — Bien, — murmuró ella, quitándose el abrigo y lanzándolo al suelo del armario antes de dar un portazo cerrando la puerta y marcharse a la cocina. Cale la siguió con la mirada asombrado, preguntándose si realmente se había hecho daño. Estaba actuando como una niña mimada que no había conseguido lo


que quería. Fascinado por un lado, nunca la había visto así antes, Cale la siguió hasta la cocina para encontrarla apoyada contra el fregadero, mirando por encima de la ventana. Cuando se dio cuenta de su llegada, suspiró y se dio la vuelta murmurando, — lo siento. — Comprendo, — dijo Cale en voz baja. — Así que... — ella forzó una brillante sonrisa, — ...supongo que perderé el tiempo por aquí hoy y descansaré. Tú puedes salir si lo deseas, aunque agradezco tu estancia de la última noche. Fue muy amable de tu parte. Cale entrecerró sus ojos, la sospecha aumentó en él. Su voz fue relajada cuando dijo, — Voy a salir, si quieres. Necesito llevar tus llaves a Lucian de todos modos. — ¿Mis llaves? — preguntó con cautela, su sonrisa desvaneciéndose. — Él llevará a Emile al restaurante. Probablemente un poco antes de lo que es realmente necesario, pero el hombre debería tener la posibilidad de familiarizarse con las instalaciones, — mintió Cale. Nadie había mencionado los planes sobre quien debería dejar al chef entrar en La Bonne Vie, y él había decidido esa mañana que lo haría él mismo. Pero quiso que Alex supiera que no iba a librarse de él y escabullirse para ir al restaurante como sospechaba que estaba planificando. — Y por supuesto, necesito tomar las llaves de tu coche y organizarlo para que alguien te lo traiga aquí. Fuimos en mi coche la noche anterior, y ahora te encuentras sin vehículo hasta que alguien te lo acerque aquí. Pero ya que planeas quedarte dentro de cualquier manera … — Mierda, — murmuró Alex, su sonrisa había desaparecido definitivamente. Parecía evidente que había estado planeando escabullirse para ir al restaurante. — O… — él comenzó, pero se detuvo a considerar el plan que acababa de ocurrírsele. Cale estaba ahora preocupado de que Alex estuviera lo suficientemente molesta con él para enviarlo fuera de su casa por su irritación. Pero si pudiera tentarla con un viaje de antigüedades… si él saliera, ella estaría aquí sin coche, así también podría ser una tentación, y él podría vigilar que ella se lo tomaba con calma.


—¿O qué? — preguntó Alex con el ceño fruncido. — O tú y yo podríamos ir a ver antigüedades hoy, — sugirió, y luego le advirtió, — tendríamos que tomarlo con calma. Nada de ir callejeando por los alrededores. —¿Callejear? — preguntó secamente. — Frecuentes descansos para tomar café o comida, y nada de estar de pie durante mucho tiempo, — dijo con firmeza. Alex se le quedó mirando por un tiempo muy largo, pero luego suspiró y se apartó del mostrador otra vez. Su tono fue malhumorado cuando dijo, — supongo que eso es mejor que quedarse atrapados aquí todo el día. — Realmente eres una mala paciente, ¿no? – dijo Cale con diversión cuando la siguió fuera de la cocina. — ¿Quién dijo que era una mala paciente? – preguntó Alex, mirándolo sobre su hombro. — Sam. — Como si ella fuera mejor, — resopló Alex, abrió la puerta del armario y se inclinó para recuperar su abrigo desechado. Entonces tomó la chaqueta fuera de su percha, y se dio la vuelta para dársela a él. — Gracias, — murmuró Cale. Alex asintió con la cabeza y se encogió de hombros en su abrigo, antes de añadir, — además, no soy una mala paciente. —¿No? — preguntó secamente Cale, tomando su bufanda, sombrero, y guantes. — No, — le aseguró, y añadió con un toque de disgusto, — a mí me gusta salirme con la mía. Cale se echó a reír ante la admisión. No se sorprendió. Era dueña de su propia casa, consiguió su propio negocio, y fue bastante capaz de salirse con la suya en


sus asuntos. Pero también lo era él, y Cale sospechaba que si alguna vez tenía éxito cortejándola para que aceptara ser su compañera de vida, habría algunos fuegos artificiales durante el primer año o así mientras luchaban por aprender a vivir como una pareja. Pero la distribución del sexo definitivamente sería caliente. —¿Lo suficientemente caliente? – preguntó Alex con diversión cuando se dio cuenta de la manera en que él se había abrigado. El sombrero llegaba bajo su frente, y la bufanda estaba envuelta alrededor del cuello y la cara de modo que la única parte de piel que el sol alcanzaría era un poco alrededor de sus ojos. — Soy europeo, — dijo a través de la bufanda. — no estoy acostumbrado a este frío. — Hmm. — Alex se volvió a abrir la puerta principal. — este es el mismo hombre que no se puso su abrigo antes de salir corriendo a su coche esta mañana. Cale no hizo comentarios, pero la siguió fuera de la casa, cerró la puerta, y se metió las llaves en el bolsillo. Había planeado retenerla hasta al menos esta noche. No había manera de que ella se deshiciera de él y salir hacia el restaurante a limpiar. Loca, pensó con un suspiro. Obviamente no sabía lo frágil que era como mortal. Tenía que cuidar de ella hasta que aceptara el cambio, decidió Cale, y esperaba que no pasara demasiado tiempo para llevarla a ese punto ahora que habían compartido un sueño. Él no sabía cómo había logrado Mortimer no convertir a Sam en todos estos meses. El tipo debió estar enfermo por la preocupación. Cale se había sentido como si se hubiera tragado su propio corazón la noche anterior cuando había llegado al restaurante y había visto a Alex a los pies de Bev y a ésta ayudándola con una hemorragia. No había sido capaz de llegar a ella lo suficientemente rápido. Él necesitaba elevar su juego en el cortejo y conseguir que ella se comprometiera con el cambio, y eso era todo. — Esto debería añadir algo de color a la oficina, — dijo Alex con una sonrisa de satisfacción cuando miró hacia abajo en el enmarcado de ocho pulgadas por ocho pulgadas del grabado en su regazo. Este estaba dedicado a la preparación de alimentos, y mostraba a un chef con un brillante estilo italiano cortando en rodajas


unas chirivías4. A pesar de que ella lo había encontrado hoy en una tienda de antigüedades, Alex estaba bastante segura de que no era una antigüedad. Por lo menos recordaba haber visto este gravado y otros tres que se vendían en un conjunto en uno de los catálogos que tenía en el restaurante. Se veía mucho mejor en vivo, de lo que se veía en la pequeña foto del catálogo, y pensó que podría comprar los otros tres grabados que iban con este, ahora que el restaurante estaba ganando dinero. — Es encantador. — Cale recorrió con la mirada brevemente el grabado, y luego volvió rápidamente su mirada a la carretera cuando sugirió, — ¿te gustaría parar en el restaurante y colgarlo antes de dirigirnos a la antigua La Bonne Vie para la cena? todavía es un poco temprano de cualquier manera. — Sí, por favor, — dijo alex feliz. Habían ido hacia el norte de la ciudad para llegar a las tiendas de antigüedades en las pequeñas poblaciones, de allí tenían que conducir a la derecha pasando la desviación que conducía a la parte de la ciudad donde se encontraba el nuevo restaurante. De hecho, ya próximos a la vía de salida, Alex se la señaló y Cale puso el intermitente para tomarla. Ella le observó hacer la maniobra, y entonces preguntó con curiosidad, —¿Cómo manejas este coche? Cale pensó en su pregunta, y le explicó, — mi coche está en las últimas y voy a tener que reemplazarlo en los próximos seis meses o un año… si, ya sé que me lo puedo permitir, — agregó con ironía, y luego continuó, — estaba considerando un Pontiac Solstice, pero este es agradable de conducir. — Se conduce bien, — le aseguró, y le ofreció, — si quieres lo puedes probar por ti misma cuando salgamos del restaurante. — Oooh, que animal más raro y exótico, un hombre dispuesto a dejar a una mujer conducir su coche, — bromeó. Su estado de ánimo había mejorado mucho mientras fueron a comprar antigüedades. Alex todavía deseaba que él le dejara 4 Chirivía: (pastinaca sativa) son muy parecidas a las zanahorias y, como estas pertenecen a la misma familia, poseen también una raíz engrosada pero de color más blanquecina y un olor muy destacado. la raíz es comestible, aunque muy picante, se recomienda comerla cocida.


dar a su cocina una revisión rápida, pero entendió por qué no le dejaba. Esta tarde era para divertirse, disfrutando de pasear por las diversas tiendas de antigüedades con él y mirando esto y aquello. — Éste es de alquiler, — le recordó, y luego añadió, — aunque me encantaría dejarte conducir mi propio vehículo. Por supuesto, tienes que venir a Francia para hacerlo. — Igual puede suceder, — dijo con una sonrisa. — Sinceramente tengo la esperanza de que lo hagas, — dijo solemnemente. Alex lo miró bruscamente, sus ojos siguiendo el contorno de su perfil. Era la primera vez que había dicho algo que pudiera sugerir que él esperaba continuar su amistad más allá de los dos meses que iba a estar aquí. Si se trataba de una amistad. No estaba segura de cómo clasificar su relación. Él trabajaba para ella por el momento, había declarado su deseo de llegar a conocerla mejor, pero no había intentado besarla ni nada. Bueno, excepto en ese sueño descabellado que había tenido la última noche, pero esa era su mente torturándola con lo que no podría tener. No podía colocar eso en su puerta. No es que quisiera que la besara, se dijo Alex firmemente al darse cuenta de la dirección de sus propios pensamientos. Incluso no le había permitido que la conversación se sumergiera en el área personal desde la noche que habían pintado el comedor juntos. No quería involucrarse, se recordó Alex con firmeza, y volvió su cara hacía delante cuando Cale aparcó en el estacionamiento detrás del nuevo restaurante. Sus cejas se elevaron cuando divisó el Suv estacionado donde normalmente aparcaba su coche. —¿Ese es Justin Bricker? — Hmm. — Cale asintió con la cabeza, su expresión era ahora seria. — Me pregunto qué está haciendo él aquí. — Yo también, — dijo Cale secamente mientras estacionaba el coche. En el momento que el vehículo se había detenido, Bricker se trasladó a la puerta


del pasajero y la abrió para Alex. Sonriendo alegremente, saludó, — Hola, preciosa. Quería ver si no habías matado a Cale durante tu descanso forzado. Alex sonrió con ironía, él tomó con una mano el grabado y le tendió la otra para que se sujetara cuando salió del coche. — Estuve cerca cuando no me dejó ir a limpiar al restaurante, pero logré controlarme. Bricker se rió con la afirmación mientras cerraba la puerta. Su mirada se fijó en el grabado que sujetaba ella. —¿Para el nuevo restaurante? — La oficina, — contestó ella, mirándolo otra vez. — Bonito, — decidió Bricker. — me gustan los colores, y se adapta a la perfección con el restaurante. — Eso es lo que pensé también, — dijo ella con una sonrisa, volviendo a mirar el grabado. —¿Así qué a que debemos esta visita? — preguntó Cale, rodeando el coche para unirse a ellos. — Vine en búsqueda de las llaves del restaurante para Lucian. Él y Lucern llevarán a Emile temprano para que pueda familiarizarse. — Oh, cierto, me olvidé de las llaves. — Cale comenzó a buscar en sus bolsillos. — Estoy sorprendida de que no llamaras por teléfono, — dijo Alex a Bricker. Bricker se encogió de hombros. — Estaba en el barrio tan sólo tenía que acercarme. Cuando me di cuenta de que no estabais aquí, iba a llamar a tu teléfono móvil para ver dónde estabais, pero entonces aparecisteis y me solucionasteis el problema. — Aquí. — Cale entregó las llaves a Bricker. — iremos a cenar una vez que esté


abierto. — Se lo diré a su anfitriona, Sue, para que os reserve una mesa, —prometió Bricker. — Si está muy lleno, dile que comeremos en mi oficina, — dijo Alex, no quería presionar a la mujer. Casi siempre reservaba por la capacidad, pero si las voces de que Emile estaría en la cocina esta noche, habían corrido, estaba segura de que sería una casa de locos, con mesas originalmente ordenadas para dos de repente luciendo para cuatro o más personas llamados amigos que iban juntos. Una cierta cantidad de lo que sucedía cada noche de todos modos, y generalmente trataban de acomodar tales cosas, pero sospechaba que esta noche sería peor que de costumbre. — Lo haré, — le aseguró Bricker. — Alex, ¿por qué no entras y decides dónde quieres el grabado? Lo colgaré después de que hable un momento con Bricker, — dijo Cale quedamente. Alex levantó las cejas con curiosidad, preguntándose de que quería hablar con él que no podía decirlo delante de ella, pero asintió con la cabeza y empezó a caminar hacia la puerta trasera. —¿Visitaste a Peter anoche? — preguntó Cale en el momento que Alex desapareció dentro del restaurante. El joven inmortal asintió con la cabeza con una mueca de disgusto. — Sí. Es un pequeño idiota desagradable, pero no fue el asaltante. Estaba molesto con Alex por no contratarle de nuevo, sin embargo. —¿Estaba enojado? — preguntó Cale, levantando una ceja. — Eliminé esos sentimientos por ella, — dijo Bricker secamente. —En realidad es un amargado, y es un tipo vengativo. Pensé que era mejor hacerlo que lidiar con los problemas que causara más tarde. Cale asintió con la cabeza. — Bien pensado. Gracias.


—¿Y? — Bricker levantó ahora su propia ceja. —¿Has tenido dulces sueños esta noche? Cale frunció el ceño. — Eso no es asunto suyo. Bricker se rió entre dientes, en absoluto ofendido por su tono cortante. Se alejó, dirigiéndose hacia el suv, diciendo, — eso sería un sí entonces. Avisaré a Sam. Realmente está preocupada por vosotros dos. ¿Había llegado a pensar que empezaba a gustarle este tipo? se preguntó Cale con irritación mientras observaba al joven inmortal entrar en el Suv y ponerlo en marcha. Si es así, definitivamente tenía que revisar esa opinión. Movió su cabeza cuando Bricker lo saludó alegremente sacando la mano, cale se volvió y se dirigió al interior. El sonido de golpes le llegó en el momento que entró por la puerta trasera y Cale supo de inmediato que en vez de esperarle, Alex había seguido adelante comenzando a colgar el grabado ella misma. La mujer era demasiado independiente. Parecía decidida a demostrarle que no le necesitaba para nada excepto para el trabajo que había acordado hacer. Por lo menos así le parecía. Ella siempre estaba tratando de pagar por sus comidas, siempre rehuyendo ayuda para la más pequeña tarea. Parecía que no sabía cómo aceptar ayuda. Le hacía sentir un poco inútil a veces. Suspirando, Cale cerró la puerta tras él y se dirigió hacia la oficina, sus ojos se abrieron con horror cuando vio a donde se había subido. En vez de arrastrar la escalera que habían usado para pintar, había sacado la silla del escritorio, y ahora estaba de pie en ella, con un pie en el asiento, y otro en el brazo de la silla, golpeando el gancho de la foto en la pared. Alex parecía completamente ajena a la forma en que la silla se tambaleaba con cada uno de los golpes, por no mencionar el hecho de que la maldita cosa tenía ruedas y podía rodar debajo de ella en cualquier momento. Cale se apresuró a cruzar la habitación, había terminado de golpear, dejando caer el martillo en el asiento de la silla y recogiendo el grabado para colgarlo. Ella tuvo que soltarlo cuando él alcanzó la silla, y dijo bruscamente, — Jesús, Alex. Te vas a caer.


Se interrumpió con una maldición, Cale extendió la mano para atraparla cuando ella dio un salto, se deslizó, y perdió el equilibrio al desplazarse la silla debajo de ella. Él la llevó cerca de su pecho, cerraron sus ojos brevemente con alivio por haber estado allí para hacerlo, y entonces los abrió de golpe cuando ella dijo con irritación, — por amor a Dios, Cale. Casi me rompo el cuello. No deberías sobresaltar a la gente de esa forma. Cale se quedó mirando su cara con el ceño fruncido con incredulidad. — Tú... yo... Alex levantó las cejas cuando Cale dejó de intentar hablar lo que fuera que trataba de decir y simplemente la miró con frustración. Ella no tenía ni la menor idea de que era lo que le molestaba tanto. Fue él quien la había asustado y estuvo a punto de hacerle hacer una tontería. Pero seguía presionándola con fuerza contra su pecho. Era un poco desconcertante. Tenía el ridículo impulso de deslizar sus brazos alrededor de sus hombros y presionarse aún más cerca de él, pero se las ingenió para resistirse. En lugar de eso, se obligó a contemplar de nuevo su cara y a esperar a que la bajara. Bueno, en realidad no era en su rostro donde su mirada se enfocaba. Por alguna razón se había centrado en sus labios y no era capaz de quitar su atención de ellos, en su mente se reproducían las escenas del sueño de la noche anterior. Imágenes de esos labios moviéndose a través de su piel y cerrándose sobre su pezón pasaron por su cabeza, y pensó que la oficina estaba terriblemente caliente de repente, cuándo se dio cuenta de que esos dulces labios que ella estaba mirando se estaban acercando. Iba a besarla, una parte de su mente gritó en alerta, Alex sabía que debería girar la cabeza, o darle una patada en sus piernas para colocarlo sobre el suelo, pero descubrió que estaba dispuesta a hacerlo. Quería que él la besara, quería saber si sería tan maravilloso como lo había sido en su sueño. Seguramente nada podría ser tan bueno, pensó Alex débilmente, y luego su boca fue a la deriva suavemente sobre la de ella, rozando a través de ellos tan ligeramente como las alas de una mariposa, una vez, luego dos veces antes de colocarse de manera que su lengua pudiera deslizarse fuera para instar a sus labios a separarse. Alex no fue consciente de dar a su cerebro la orden para hacerlo, pero su boca se separó de buena gana, dejando entrar su lengua, y ella


tuvo que revisar su creencia de que ningún beso real podría compararse con los de su sueño. Este fue definitivamente tan bueno o mejor, decidió, cuando su lengua entró rápidamente para enredarse con lo de ella. Cale sabía a pastel de merengue de limón y café, la merienda que habían tomado durante el último descanso que él había insistido en hacer mientras estaban de tiendas de antigüedades. Pero estaba combinado con otro sabor totalmente suyo, y Alex se encontró gimiendo y cambiando ligeramente en sus brazos a fin de que sus manos pudieran deslizarse lentamente alrededor de su cuello. Cale inmediatamente profundizó el beso, su boca cada vez más exigente, y ella se dio cuenta de que se estaba aferrando a él, y moviendo su cuerpo a fin de que pudiera presionarse más cerca. No era consciente de su movimiento hasta que él la colocó abajo. Alex era vagamente consciente de que la parte superior del escritorio de repente estaba debajo de su trasero, pero esa fue toda la atención que podía lograr poner. Su enfoque estaba en las manos ahora pasando por su cuerpo, y luego jugando sobre sus pechos a través de su suéter. Alex jadeó y se arqueó ante su toque, entonces se quedó sin aliento cuando él rompió el beso para hacer un sendero con sus labios hasta su oído. De inmediato volvió la cabeza con la caricia con un grito ahogado, su cuerpo estremeciéndose cuando mordisqueó su lóbulo. Abrió los ojos con confusión cuando se retiró, y entonces echó un vistazo hacía abajo para ver que estaba tratando de quitar su suéter y ya lo había empujado arriba de su pecho para revelar su sostén. Alex instintivamente elevó los brazos para ayudarle, emitiendo un suspiro cuando él lo sacó completamente por encima de su cabeza, entonces se estremeció cuando sus manos inmediatamente se movieron para cubrir los triángulos de seda sobre sus pechos. Él comenzó a besarla otra vez, su lengua empujando en su boca mientras la acariciaba a través de su sostén. Sintió el aire fresco tocando las puntas de sus pezones que él había acariciado, miró hacia abajo cuando él rompió el beso de nuevo para ver que Cale había bajado las copas bajo sus pechos, dejándolos expuestos. No por mucho tiempo. Apenas se había dado cuenta de lo que había hecho cuando una mano cubrió un pecho descubierto mientras su boca se inclinaba hacía el otro. Alex jadeó y plantó sus manos en la parte superior del escritorio, apoyándose en ellas para arquear su espalda. Cale inmediatamente le atrapó por las caderas y la


acercó al borde del escritorio hasta que sus piernas enmarcaron sus caderas, él presionó su centro contra su ingle. Ella gimió cuando en repetidas ocasiones se frotó contra ella sin dejar de succionar y pellizcar uno de sus senos, y luego el otro. Alex nunca había experimentado una pasión como la que resonaba a través de ella. Venían en oleadas que rodaban a través de su cuerpo una tras otra, la primera parecía unirse a la segunda, y luego a la tercera, hasta llegar a un nivel insoportable. Envolvió sus piernas alrededor de la de él, presionándole firmemente contra ella en un esfuerzo por detener sus empujes. Alex cambió su peso para una mano y enredó la otra en su pelo, arrastrando su cabeza fuera de su pecho y arriba para poder besarle. Nunca había experimentado la profundidad de las sensaciones que él le estaba causando, y la aterró, pero su acción no ayudó mucho. De hecho, acaba de empeorarlo; ahora él la estaba seduciendo con su boca mientras una mano se hizo cargo de la tortura en sus pechos, y la otra se deslizó entre ellos para acariciarla a través de sus pantalones vaqueros. — Oh Dios, — gimió Alex, apartando la boca de la de él y girando la cabeza. Necesitaba parar, tomar un poco de aire. Estaba segura de que iba a desmayarse con la creación de placer dentro de ella. Pero Cale simplemente deslizó su boca a través de su cara hasta su oído y estableció un nuevo reclamo cuando la mordisqueó afanosamente. Cuando sus manos dejaron de acariciarla, Alex por un momento sintió un poco de alivio que se convirtió en confusión cuando la atrapó por las caderas y la levantó del escritorio para ponerla de pie sobre sus propias piernas. Por un momento temió que tuviera la intención de detenerse, y dejarla rota. Si bien estas sensaciones la estaban abrumando, era reacia a que esto terminara… pero detenerse no estaba en su agenda. Para cuando se dio cuenta sus manos ya habían hecho el trabajo con el botón y la cremallera de sus pantalones vaqueros, los dos estaban bajados, y su mano se deslizaba hacia el interior. Alex se aferró a sus hombros y se puso de puntillas con un suspiro cuando comenzó a acariciarla a través de sus bragas sin la gruesa tela de los pantalones vaqueros de por el medio. — Cale, — jadeó, escuchando la desesperación en su voz, y entonces giró la cabeza para atrapar su boca otra vez, succionando la lengua cuando se deslizó en su boca.


Al darse cuenta de que él estaba tirando de los pantalones con su mano libre, ella los alcanzó ciegamente para ayudarle, empujándolos fuera y oscilando sus caderas ligeramente para apremiarlos a bajar por sus piernas, en ese momento gimió cuando sus caricias cambiaron haciéndose más intensas. Ahora su cabeza estaba dando vueltas, Alex estaba comenzando a temer que pudiera tener algunos daños por la lesión en la cabeza después de todo. Ningún hombre le había afectado alguna vez de la manera que él lo hacía. No podía ser sólo debido a la pasión, pensó aturdida, aferrada al frente de su camisa mientras él desgarraba sus bragas. Al instante, sus dedos se deslizaban por su carne húmeda, y Alex decidió que no le importaba. El miedo se desvanecía bajo una necesidad ardiente a la que él la estaba llevando causando estragos dentro de ella, llegó a ciegas para alcanzar el frente de sus pantalones para deshacerse del botón y bajar la cremallera, pero se encontró con el trabajo hecho y su erección medio expuesta cuando él apartó de un empujón sus propios pantalones por sus caderas. Ella apenas consiguió quitar completamente la tela y cierre de sus manos antes de que Cale abandonara los pantalones y la alzara encima del escritorio. Alex se quedó sin aliento con el contacto de su piel caliente con la madera fría, y en ese momento ella estaba gritando en su boca cuando él la atrapó por debajo de los muslos y entró en ella, todavía vestidos. Cale hizo una pausa entonces, su cuerpo llenando el de ella. Alex no estaba segura por qué, hasta que él interrumpió el beso para mirarla. Reconociendo la incertidumbre y la pregunta en sus ojos, ella alcanzó a presionar un beso en sus labios, y luego le apretó por detrás clavándole sus uñas, instándolo a moverse. Ambos gimieron cuando él se retiró lentamente hasta la mitad, entonces gimieron al unísono otra vez mientras se deslizaba de nuevo, luego su boca volvió a cubrir la de ella y sus caderas comenzaron una danza milenaria… fue un baile muy corto. Ya en el borde del orgasmo, cuando entró en ella, Alex duró quizás cuatro empujes más antes de que su mundo explotara. Ella fue vagamente consciente de su grito de acompañamiento y en ese momento la oscuridad barrió su cerebro eliminando todo lo demás.


Capítulo 11 Alex despertó para encontrarse acostada en el pecho de Cale en el sofá. Él debió haberles trasladado después de que ella había perdido el conocimiento, comprendió, y luego frunció el ceño ante el hecho de que aparentemente ella no se había despertado aún cuando él la había movido. Se mordió el labio, se quedó inmóvil durante varios minutos, tratando de averiguar lo que había sucedido y lo que significaba. No es que no lo supiera, acababa de tener sexo alucinante en el escritorio de la oficina de su nuevo restaurante con su gerente comercial, no se podía negar eso. Lo que no entendía era lo poderoso y abrumador que había sido. ¿Fueron sólo las secuelas de su trauma cerebral? No era normal que el sexo consumiera todo para ella, y nunca antes había perdido el conocimiento como un alcohólico después de una borrachera de tres días. Más importante para ella que todo lo demás, sin embargo, estaba la pregunta de cómo se suponía que lo enfrentaría ahora. — Estoy despierto. No tienes que permanecer inmóvil por miedo a despertarme. Ese susurro de Cale estuvo acompañado de su mano suavemente en su espalda, y Alex se tensó donde ella estaba tumbada. Él había malinterpretado completamente su inmovilidad... Y eso era probablemente algo bueno, decidió ella. Se suponía que era una mujer adulta y moderna, no una tímida violeta con miedo a enfrentarse a lo que había hecho. Forzándose a sí misma a moverse, Alex apoyó sus manos a cada lado de él, desplazó sus rodillas para arriba a ambos lados de sus caderas, y comenzó a impulsarse hacia arriba. Pero se congeló a mitad de camino, cuando tuvo que sentarse a horcajadas y deslizarse a lo largo de la erección que al parecer se había ceñido entre sus cuerpos. — He estado despierto durante un rato, — dijo con ironía cuando los ojos de ella se lanzaron a él con sorpresa. Alex parpadeó al recordar una escena muy similar de su sueño. En el sueño, que había sido suficiente para que decidiera otra ronda y lo llevara dentro de sí misma. En realidad, no pensaba que sería probablemente un movimiento inteligente. Ya


había hecho un tremendo error al dormir con un empleado, no iba a complicarse por eso. Sus pensamientos se dispersaron cuando Cale de repente levantó la cabeza para coger el pezón de uno de los senos que había dejado colgando sin querer en su cara. Sus ojos atrapados en los de él, Alex simplemente se arrodilló allí, incapaz de forzarse a alejarse de él como lo había previsto, no cuando esa pequeña acción despertaba de nuevo toda su anterior pasión. Querido Dios, ¿cómo había hecho esto? Se preguntó aturdida, y luego él desplazó sus caderas bajo ella, frotando su erección contra su núcleo, y los ojos de ella se abrieron de golpe. — Móntame, — susurró Cale, lo que permitió que su pezón resbalara de sus labios. Sus manos se movieron a sus caderas entonces, y Alex se encontró haciendo lo que le pidió, se desplazó hacia atrás y hacia abajo para llevarlo dentro de ella. A continuación reacomodó sus manos en el pecho de él para reforzarse y comenzó a moverse sobre él, aún no comprendía cómo la pasión había estallado de forma tan extraordinaria como lo había hecho, pero ya no importaba. El sonido lejano de golpes incitó a Cale a la vigilia. Frunció el ceño brevemente, preguntándose quién podría ser, pero entonces recordó que había llamado a Bricker después de despertar de la primera ronda de amor con Alex y le pidió que le trajera sangre. Le había parecido una buena idea en ese momento. Sólo llevaba una bolsa esa mañana y se había encontrado luchando para no morderla cuando sus labios habían jugado en su dulce piel. Pero no había querido escapar y obtenerla por él mismo temor a que Alex despertaba y correría a refugiarse en su casa o en el restaurante, y después ella haría todo lo posible para evitar estar a solas con él de nuevo. En realidad, su primera vez juntos había sido tan rápida y casi violentamente abrumadora que había temido que esto la asustara como el infiero y ella hiciese su mejor esfuerzo para no verlo otra vez. Que le trajeran la sangre había sido la única manera que se le ocurrió para evitar tanto la posibilidad de que ella se escabullera como que él la mordiera. Bricker había estado de acuerdo, pero advirtió que podría tomarle algún tiempo llegar allí, por lo que Cale había llevado a Alex al sofá y se había colocado allí con ella para esperar, no terriblemente sorprendido cuando ella despertó antes de la


llegada del otro hombre, y de nuevo estaba como el acero luchando contra sí mismo para morderla. Afortunadamente, esa sesión había sido incluso más corta que la primera, sobre todo debido al hecho de que Cale había estado allí durante un tiempo muy largo, sosteniendo a Alex en sus brazos, inhalando su aroma, y pensado en todas las cosas que quería hacerle. En el momento en que había sentido que estaba despierta, Cale estaba tan encendido como si hubiera pasado todo el tiempo haciendo lo que había imaginado, y esa pasión lo había inundado rápidamente. Otra ronda de golpes forzó a Cale a actuar, y cuidadosamente movió a Alex de su pecho, y luego se levantó para responder a la llamada. Estaba fuera de la oficina y a mitad de camino atravesando la cocina antes de que recordara que estaba desnudo. Sus pasos se redujeron, pero con miedo de que Bricker llamara de nuevo y despertara a Alex, evitó regresar por su ropa y se apresuró a la puerta. — Finalmente, — murmuró Bricker cuando Cale abrió. —Estaba empezando a pensar... — Se detuvo abruptamente cuando notó el estado de desnudez de Cale, y luego comenzó a sonreír. — Supongo que eso responde una pregunta. Finalmente lo conseguisteis, ¿eh? Cale frunció el ceño y le arrebató la hielera. Había empezado a cerrar la puerta cuando Bricker, dijo, — ¿Realmente quieres tener eso ahí? Alex podría... Cale maldijo y volvió a abrir la puerta. — Entra aquí. Tomaré una bolsa o dos, y después te lo puedes llevar. — En realidad, traje varias bolsas esta vez. Estaba pensando que podrías ponerlas en el maletero de tu coche, — dijo Bricker, dando un paso desde el frío. — Sólo en caso de que esto se convierta en una sesión maratónica de tres días o algo así, y necesites más. — Buena idea, — decidió Cale, empujándolo hacia la puerta de nuevo. — Espera. — Bricker se rió. — Dios mío, si fuera del tipo sensible, podría ser herido por tu impaciencia para liberarte de mí y solamente irme. Entonces nunca ni siquiera verías las otras delicias que traje para ti.


— Que delicias, — preguntó con suspicacia. Bricker levantó las bolsas que Cale no había notado que tenía en su otra mano. — Comida y bebida. Una comida a la Emile hecha especialmente para vosotros dos. Así como suficientes provisiones para sacarte del apuro durante un día o dos. Cale dejó de tratar de empujarlo hacia la puerta y suspiró. — Gracias. Eso fue amable. — Soy un tipo amable, — dijo Bricker a la ligera, y llevó las bolsas a la barra. — Te conseguí vino, fruta, lo necesario para hacer emparedados y patatas fritas. — Hizo una pausa al descargar los alimentos sonriendo y dijo, —No compré ningún postre, pero conseguí crema batida en caso de que quisieras hacer un postre de Alex... o a la inversa. — Justo cuando me estabas empezando a gustar otra vez, sales con un comentario como ese, — dijo Cale secamente, poniendo la hielera en la barra. — Oh, ahora, Cale, me harás sonrojar con una conversación de bromance5 como esa, — se burló Bricker, continuando con su desempaquetado. — Bromance, — preguntó Cale con disgusto. — ¿Qué diablos es eso? Bricker abrió su boca para contestar, pero luego negó con la cabeza y volvió al desempacado de los comestibles. — Creo que dejaré que te preocupes por eso hasta que puedas verlo en línea. — Dios, eres idiota a veces, — murmuró Cale, alcanzando las carnes frías, con la intención de ponerlo en el refrigerador. Él nunca tuvo la oportunidad; Bricker dio una palmada en su mano, sorprendido dejó caer el paquete. — ¿Qué estás haciendo? — Le espetó el inmortal más joven. — Aléjate de los alimentos. Dios, estás desnudo como un bebé, y sé dónde han estado tus manos. Supera la depresión y límpiate. Pondré esto en su sitio. — Eres peor que mi madre, — murmuró Cale, pero en vez de ir al fregadero, regresó a la oficina. Alex estaba aún profundamente dormida en el sofá a su paso 5 Bromance está formada de las palabras brother y romance = hermano y romance


de camino al cuarto de baño adjunto. Ella le había explicado la noche que habían pintado el comedor que su oficina solía ser el dormitorio principal con un baño adjunto. Había considerado quitarlo y hacer su oficina más grande, pero luego decidió que podría ser útil y lo dejó, pensando que siempre podría quitarlo más adelante si nunca se acostumbraba. Se estaba acostumbrando ahora, decidió Cale. La ducha que tomó fue muy rápida, y Bricker acababa de poner el último de los alimentos cuando Cale regresó a la cocina, el cabello húmedo y una toalla envuelta alrededor de su cintura. Vestirse parecía un desperdicio ya que planeaba despertar a Alex con besos y caricias tan pronto como se liberara de Bricker. — Eso es todo, excepto las comidas que Emile hizo. Están en bolsas aislantes que debe mantenerlas calientes un poco más, — comentó Bricker, saliendo del cuarto frío. — Ahora, ¿por qué no te haces con un par de bolsas de sangre, entonces me llevo la hielera y la pongo en tu maletero para ti antes de irme? — Tú sigue delante, — dijo Cale. — Yo puedo llevar la hielera al coche cuando haya terminado. — Quieres una polla congelada, ¿verdad? — Preguntó Bricker, mirando con mordacidad a su estado de desnudez. Cale hizo una mueca y caminó a la hielera para recuperar una bolsa de sangre. Acababa de golpear la bolsa con sus dientes cuando oyó movimiento en la oficina. Sus ojos se ensancharon, y comenzó a tirar instintivamente para apartar la bolsa, pero Bricker estaba de repente frente a él, permaneciendo a su lado. — No entres en pánico, — dijo entre dientes, impidiendo a Cale que descartara la bolsa e hiciera un infierno de un desorden. — Puede que no seas capaz de controlar a Alex, pero yo sí. Cuando Cale lo fulminó con la mirada sobre la bolsa, furioso ante la idea de que la controlara, Bricker suspiró. —Sólo pondré en su mente que tome una ducha, como tú hiciste. Eso te dará tiempo para terminar de alimentarte antes de que ella venga a buscarte, — dijo tranquilizador, y luego, cuando Cale se relajó, murmuró, — Todos os ponéis tan


susceptibles acerca de alguien leyendo o controlando a vuestras mujeres. ¿Qué pensaste que iba a hacer? ¿Haces que haga volteretas desnuda fuera de la oficina y en la cocina? Cuando Cale frunció el ceño ante la sola idea, Bricker se rió y volvió la cabeza hacia la puerta de la oficina. Cale no podía ver la oficina desde donde estaba, pero Bricker estaba en una mejor posición para hacerlo, y sabía que el inmortal más joven debería ser capaz de ver a Alex porque tenían que ser capaces de ver a los mortales para leer sus mentes y controlarlos. Ese hecho le hizo acercar la bolsa a sus dientes otra vez. No toleraría que Bricker viera a Alex desnuda. — Tranquilízate, viejo, — murmuró Bricker, alargando su mano para detenerlo otra vez. — Estoy mirando su cara y nada más. Cale de mala gana se obligó a relajarse y esperó. — Hombre, Alex es un polluelo confuso en este momento, — murmuró Bricker, al parecer, leyendo sus pensamientos. — Por cierto, Sam dijo que te advertirá de que un tipo se metió mucho en la cabeza de Alex en la escuela de cocina y que es ligeramente anticuada, pero no ha tenido una relación seria desde entonces. Cale frunció el ceño ante esa noticia. Alex no había mencionado nada así, pero entonces la otra noche que habían pintado el comedor, había sido muy reservada acerca de sí misma, decidida a mantener su relación en un plano profesional. — Sí, es todo plano profesional lo que ella se dice a sí misma, — le informó Bricker, obviamente, leyendo sus pensamientos, así como la mente de Alex. — La verdad es que tiene miedo de hacerse daño de nuevo, y sintió desde el principio que tú eras el primer hombre que había conocido en mucho tiempo que podría hacer eso. Los ojos de Cale se ensancharon. Eran buenas noticias... en cierto modo. — Solo la mandaré a la ducha, y luego velaré por esos miedos un poco para que no corra gritando por la noche antes de que puedas conquistarla.


Cale frunció el ceño de nuevo, no del todo seguro de querer que Bricker velara sus temores. Le parecía injusto. — Sí, pero realmente me necesitas porque desesperadamente quieres que sea tu compañera de vida, — anunció Bricker. Cale admitió con culpabilidad que el hombre tenía razón. Realmente lo quería, pero eso no quería decir que debería dejarlo. — Demasiado tarde, — anunció Bricker y se relajó. Echó un vistazo a Cale. — Ella está en la ducha, y tu bolsa está vacía. Obtén una nueva. Luego dame las llaves de tu coche. Cale arrancó la bolsa vacía de sus dientes y se alejó a la hielera para conseguir otra. Luego la golpeó con sus dientes mientras pisaba fuerte a través de la cocina y en la oficina. A Cale no sólo le gustaría salirse con la suya como Alex, a él también le disgustaba seguir instrucciones, incluso si esas instrucciones eran sensatas. Alex salió de la ducha, se secó, y luego se dirigió de nuevo a la oficina desnuda. Una vez allí, cogió la camisa de Cale y se la puso, preguntándose aún por qué no se ponía su ropa. Esa había sido su primera intención al despertar sola en su oficina. Esta vez Cale no había estado ahí para tentarla con una erección palpitante, y su primera reacción había sido salir corriendo del sofá y ponerse su ropa, y luego hacer una rápida retirada para entender qué demonios estaba haciendo. Sin embargo, Alex apenas había terminado de ponerse su suéter, cuando de repente se había encontrado a sí misma tirándolo de nuevo y dirigiéndose a la ducha. Ahora parte de su cerebro la impulsaba a ponerse su ropa y huir, pero era menos urgente, y más una sugerencia. Se encontró simplemente abrochando los botones en la parte delantera de la camisa y saliendo a la cocina. Cale se encontraba en la puerta de atrás cuando entró en la habitación. Vestido con sólo una toalla que tenía ceñida apenas a su cintura, él decía algo a alguien de fuera. Curioso, Alex empezó a caminar hacia él, pero él terminó su conversación y cerró la puerta antes de que ella llegara hasta él. — ¿Quién era? — Preguntó ella.


Cale se volvió desde la puerta casi con culpabilidad, pero luego se recuperó rápidamente y sonrió cuando cruzó para encontrarla. Sus brazos se deslizaron alrededor suyo, acercándola mientras bajaba su cabeza, y a pesar de la confusión en su mente, Alex se encontró levantando su cara para que la besara, y luego cerró sus ojos cuando su boca cubrió la suya. Un pequeño suspiro se deslizó de sus labios cuando terminó, y él se retiró para responder a su pregunta. — Bricker. Trajo una comida de Emile hecha para nosotros. — ¿En serio? — Preguntó Alex, sus ojos parpadearon abiertos por la sorpresa. Cuando él asintió, Alex se deslizó de sus brazos y, ubicando la bolsa en el mostrador, se apresuró a mirar dentro. Todo lo que había que ver era un paquete de aislamiento. Dos paquetes de aislamiento, se dio cuenta cuando sacó el de arriba. — ¿Supongo que tienes hambre? — Preguntó Cale con diversión, siguiéndola. Alex lo miró con sorpresa. — ¿Tú no? Está bien pasada la hora de comer, — señaló ella mientras abría la cremallera del paquete. Después agregó en un murmullo avergonzado, — Debemos haber dormido durante un tiempo. — Un rato, — dijo suavemente. Alex se sintió ruborizar y trató de ignorarlo levantando la tapa de la bolsa aislante y dejándola abierta. No pudo contener su "Mmmm", de placer cuando el olor más increíble flotó arriba para provocar su nariz. — Huele bien. — Cale se acercó más, atraído por el olor. — ¿Qué es? — No sé, — admitió con una sonrisa cuando levantó la tapa del recipiente. — Pero esto huele para morir por él. — Sí, lo hace, — Cale estuvo de acuerdo. Alex puso el primer plato en la barra, y luego se movió a recuperar el segundo paquete aislante de la bolsa. Este emitió un aroma diferente cuando abrió el cierre y sacó el plato.


— Son diferentes, — comentó Cale, mirando de uno a otro. Alex se encogió de hombros cuando dejó el segundo recipiente. —Probablemente envió dos diferentes tipos de platos en caso de que a uno u otro de nosotros no nos gustara uno de ellos. Cale asintió y comenzó a abrir el primer recipiente cuando ella quitó la tapa del segundo. Después se tomaron un minuto para examinar cada plato. — Ese es coq au vin, y algún tipo de ensalada, — anunció Alex, señalando el plato de él. — ¿Pollo al vino? — Murmuró Cale, después miró el plato de ella, y preguntó, — ¿Y ese? — Gratinado Delfinado y pollo Vasco, — dijo ella después de un momento, y luego explicó, — Básicamente, patatas con queso y pollo cocinado con jamón, pimientos, tomates y ajo. — No recuerdo que esos estén en tu menú, — dijo Cale con el ceño fruncido. — No. — Ella sonrió ligeramente. — Pero los ingredientes están en la cocina de todos modos. Probablemente quiso hacer algo diferente a lo que todos ordenan. Cale asintió y levantó una ceja. — ¿Así que cual quieres? — Ambos, —admitió ella con una sonrisa. — Vamos a compartir. — Suena bien, — decidió él y se alejó para buscar cubiertos mientras preguntaba, — ¿En el comedor? — Claro. — Alex tomó ambos platos y se dirigió a la puerta del comedor, pero se detuvo cuando de repente Cale salió corriendo delante de ella. — Déjame comprobar las persianas.


— Oh. — Alex se detuvo en la entrada, pensando que era algo bueno que hubieran llegado y se hubieran colgado la semana pasada. En el momento en que la última estaba cerrada, se movió a una de las mesas cerca de la puerta de la cocina y dejó los platos. — Buena elección, — Cale felicitó cuando se reunió con ella. — De esta manera no tenemos que molestarnos con las luces. — Mis pensamientos con exactitud, — murmuró Alex, mirando alrededor. La luz se esparcía a través de la puerta de la cocina y la larga apertura por encima de la barra para que las órdenes fueran pasadas emitiendo luz suficiente para que comieran sin tener que aumentar los gastos generales. En realidad era agradable, buen ambiente. Un gemido de Cale atrajo su mirada alrededor, y sonrió cuando lo vio masticar. Había comenzado sin ella. — Esto está muy bueno, —anunció él después de tragar. — Bueno, Emile no se hizo famoso cocinando mala comida, — dijo ella con un suspiro. — ¿Te gustaría ser tan famosa como él? — Preguntó Cale con curiosidad cuando la vio levantar un bocado de pollo Vasco a su boca. Alex hizo una pausa considerando la pregunta, y admitió, — Es probable que cada chef quiera ser el próximo Emile, pero... — ¿Pero? — Apremió él. — Pero no creo que me preocupara por la clase de fama que él sufre, —admitió ella. Cuando Cale levantó las cejas en cuestión, ella se encogió de hombros. — El hombre vive en una pecera. Los papparazzi le siguen a todas partes como si fuera un actor, todos ellos esperando y rezando para atraparlo en una de sus famosas rabietas. Él está siempre en las noticias por una cosa u otra. — Ella sacudió su cabeza. — No me gustaría eso. — Hmm. No, creo que no.


Alex podía sentirlo mirándola mientras comía y de repente era increíblemente tímida. — ¿Cómo está? — Preguntó Cale. Alex siguió su mirada hambrienta cuando él estaba viéndola recolectar más comida en su tenedor y casi se echó a reír. Parecía que su timidez había sido por nada. Era la comida lo que él codiciaba ahora, no ella. — Aquí, — dijo con una sonrisa, y sostuvo el bocado de comida para él. Cale cerró la mano alrededor de la de ella y le ayudó a dirigir la comida a su boca, obligándola a levantarse ligeramente de su asiento. Sus ojos estaban puestos en ella cuando lo hizo, y ligeras llamas de plata parecían bailar en sus centros cuando cerró los labios sobre el bocado de comida, y luego poco a poco la retiró para sacar el tenedor limpio. Su mano todavía está atrapada en la de él. Alex se encontró mirando con fascinación como masticaba y tragaba. Entonces su lengua se deslizó por sus labios, y él sonrió. — Delicioso. Lo único que lo haría mejor sería si lo estuviera comiendo de tu cuerpo. Los ojos de Alex se abrieron de par en par por las imágenes que eso trajo a su mente. Después cuando él liberó su mano, ella se dejó caer en su asiento con un pequeño golpe, su mirada seguía atrapada con la de él. —Debes comer, —dijo él solemnemente. —Vas a necesitar tu energía. Alex abrió la boca, la cerró de nuevo, y luego bajó la mirada casi con desesperación a su plato. Estaba tratando de recuperar su compostura cuando dijo, — Prueba esto. Ella levantó la cabeza de mala gana para descubrir que él le ofrecía un bocado de coq au vin. Tragando, Alex vaciló, y luego se inclinó hacia adelante y abrió la boca para aceptar la oferta. Cale lo deslizó dentro y su boca se cerró automáticamente, pero era terriblemente consciente de sus ojos mirándola cuando lo hizo. Cuando empezó a retirar el tenedor de una manera lenta, sin prisa, su mente vagó por el


camino de la consumación, pensando en su cuerpo retirándose del suyo durante el sexo. — ¿Hace calor aquí? — Preguntó Alex débilmente en cuanto tragó. Logró retirar su mirada de la de él con algún esfuerzo y devolverla a su plato. — Oui. Un poco, —murmuró él, y luego sugirió, — Si te sientes incómoda, ¿por qué no te quitas mi camisa? — Sus ojos se dispararon a él de nuevo. Él lo había dicho suavemente, como si fuera la cosa más razonable en el mundo. Y teniendo en cuenta que había tenido sexo dos veces con él, Alex supuso que no debería sorprenderse tanto por la posibilidad de estar desnuda otra vez. En realidad, realmente no lo estaba. Lo que la aterró fue que quería hacerlo. Quería ponerse de pie, moverse delante de él, y lentamente desabrochar cada botón de su camisa, dejarla de lado, y luego saltar sobre su regazo y montarlo como una vaquera. Tanto por un resbalón profesional, pensó con ironía, y luego admitió que eso se había ido a la porra horas antes. — Ven aquí. Alex levantó la cabeza cuando él deslizó su silla hacia atrás y le tendió la mano. Ella dudó, pero luego tomó la mano que él le ofrecía poniéndose de pie, permitiéndole tirar de ella suavemente alrededor de la mesa cuando él se volvió en su asiento de modo que se sentó de lado. Una vez que la tenía donde quería, Cale le soltó la mano y alcanzó el frente de su camisa, rápidamente desabrochó botón tras botón. Después separó fácilmente los dos lados, el material blando de repente acarició los erectos y muy sensibles pezones. — Mmmm, —murmuró él, recorriendo una mano arriba sobre la piel de su vientre hasta ahuecar un pecho completo. — Incluso Emile no puede competir con la Chef Alex. Una pequeña carcajada nerviosa escapó de sus labios con sus bromas, pero terminó en un jadeo cuando él se inclinó hacia adelante para presionar un beso en su estómago. Tragando, ella entrelazó sus dedos en su pelo y ahuecó su cabeza mientras las manos de él se deslizaban encima del exterior de sus suaves piernas sobre sus caderas. Los labios de él se movieron a través de su estómago de un lado


a otro, mordisqueando y cosquilleando en su camino que hizo saltar sus músculos y los dedos de sus pies se encresparon en la alfombra. — Hermoso, — le susurró contra su piel, y luego deslizó una mano alrededor para acunarla atrás y la impulsó más cerca de sus labios moviéndose abajo para recorrer su hueso de la cadera. La otra mano, sin embargo se deslizó sobre la cara interna de su muslo, y Alex se mordió sus labios y cerró sus ojos cuando esta se apresuró a través de su piel hacia su núcleo. Nunca fue allí, sin embargo. En cambio, se desplazó bajo su muslo y lo levantó aún mientras él se deslizaba de la silla para arrodillarse en el suelo. Alex parpadeó sus ojos abiertos, aferrándose a su cabeza un poco desesperada mientras él deslizaba una de sus piernas sobre su hombro y se agachaba. Cuando su lengua raspó sobre su carne sensible, ella gimió y se estremeció violentamente, la pierna en la que se apoyaba empezó a temblar como loca. El hombre tenía una boca muy talentosa. Había pensado que era un besador experto, pero eso no era nada comparado con lo que estaba haciendo ahora. Era como si supiera exactamente dónde tocar para darle mejor placer, cuándo ejercer presión y cuándo no, cuándo ir rápido y cuándo aminorar. En cuestión de segundos, Alex se encontró en una lamentable masa temblorosa y estaba segura que ni siquiera estaría de pie si no fuera por sus manos sujetando sus muslos. Tenía miedo de desplomarse sobre el pobre hombre, tiró de su cabello para hacerlo detenerse. Cale se echó hacia atrás para mirarla, vaciló, y luego comenzó a ponerse de pie. Aliviada, Alex llegó a él entonces, y comenzó a bajar a sus rodillas, intentando ganarse un descanso complaciéndolo a él. Pero sus rodillas apenas habían tocado el suelo y su boca acababa de cerrarse alrededor suyo cuando cogió sus brazos y la arrastró de nuevo de pie. Alex lo permitió más por el choque que por otra cosa. Tan breve como el contacto entre su boca y su erección había sido, esto envió una descarga de placer a través de ella como si hubiera estado experimentando la caricia ella misma. — Yo... — Alex empezó, pero su intento de hablarle de su extraña experiencia terminó en un jadeo cuando Cale la levantó sobre la mesa a su lado. Él se movió entre sus piernas y se deslizó dentro de ella antes de que el jadeo terminara.


Cuando ambos gritaron, y luego se desmayaran momentos después, Alex ya había olvidado el extraño incidente.


Capítulo 12 Alex estaba adormilada, y jadeó con sorpresa por el dolor de su rodilla cuando chocó con algo duro. Parpadeó abriendo sus ojos, miró alrededor, un suspiro escapó de sus labios mientras miraba alrededor de la cocina desde una perspectiva que nunca había pensado que tendría. Estaba sobre las frías baldosas de cerámica que cubrían el suelo, en algún lugar entre una de las parrillas y una de las mesas para preparar los alimentos. Había golpeado la mesa con la rodilla. Se frotó el lugar para aliviar el dolor, y luego miró hacia el hombre desplomado en la mitad de encima de ella. Cale Valens, un chef increíble, extraordinario gerente de negocios, y amante maravilloso. El hombre parecía ser excepcional en todo lo que hacía. Podía dar fe de ello. También parecía que no podía tener lo suficiente de él. Todo lo que tenía que hacer era tocar, y se derretía como el chocolate caliente. Al final, ni siquiera sabía cuántas horas habían hecho el amor en su oficina, el comedor, de nuevo en el sofá de la oficina, y por último, la cocina. La última vez no había sido más planeado que los demás. Habían venido aquí en busca de alimento, pero su deseo de uno por el otro les desvió de su intento por disfrutar de la comida que Bricker les había traído. Qué era lo que pasaría ahora encontrándose a sí misma despierta en el suelo frío de la cocina, cubierta a medias por Cale y rodeada por los restos de su intento de día de campo. Su mirada se deslizó sobre las frutas a medio comer esparcidas por el suelo alrededor de ellos y la lata casi vacía de crema batida. Consciente de que sus pezones estaban duros, creciendo otra vez al recordar la forma en que se había conseguido vaciar, Alex decidió que era hora de moverse. Mientras que hacer el amor en casi todas las habitaciones de su restaurante había sido muy divertido, ya había tenido suficiente de las superficies duras. Una suave y buena cama con mantas y sábanas limpias sería su primera opción a partir de ahora. Alex suspiró débilmente al pensar en cómo iba a salir de debajo de Cale fácilmente. Se había rendido al pensar que podrían volver a una relación más profesional. De hecho, Alex ni siquiera lo quería. La idea de renunciar al placer que habían compartido esta noche ya ni siquiera lo quiso considerar. El hombre se había metido bajo su piel... y en su piel. Y lo quería allí de nuevo, una y otra vez, y


otra vez por el mayor tiempo posible. Alex sospechaba que le rompería el corazón cuando él se fuera, pero no había nada que pudiera hacer al respecto en ese momento. Ya había caído por el hombre, y lo único que podía hacer era hacer tantos recuerdos con él como pudiera antes de que se fuera. Cale suspiró dormido y giró a su lado, y Alex se congeló brevemente, parada a la mitad, pero cuando su respiración se volvió a un ritmo lento y constante, terminó de ponerse de pie, y luego de puntillas por la habitación a su oficina y a través al cuarto de baño. Se apoyó en la bañera y abrió los grifos, decidiendo tomar una ducha rápida para quitarse la capa pegajosa que había dejado atrás la crema batida. Entonces se vestiría antes de que Cale despertara y le despertaría para sugerirle que se dirigieran a su casa. Alex ajustó los grifos hasta que el agua estuvo caliente y agradable sin quemar, y luego pulsó el botón para enviar el agua a través de la ducha en lugar de los grifos. Se metió en la bañera, tirando de la puerta para cerrarla antes de que pudiera escapar mucha agua. Mientras se giraba para meterse bajo el agua caliente, Alex tuvo que admitir que el dejar el cuarto de baño en lugar de hacer su oficina más grande había sido una jugada brillante. Se había vuelto útil sin duda esta noche. Solo habría deseado haber comprado más jabón líquido para las manos que había sido obligada a utilizar esta noche. Con la mano apretó el dosificador del chorro con algunos de los jabones con olor a vainilla y comenzó a trabajar con las manos para hacer espuma. Un poco de champú y una barra de jabón adecuado, o incluso exfoliante corporal habría estado bien también, pensó mientras extendía la espuma sobre su cuerpo, llevándose la crema batida pegajosa. Conseguir toallas de baño adecuadas en este caso sería bueno también. Las toallas de mano extra grandes que había comprado para el baño eran demasiado pequeñas para ser de mucha utilidad, apenas habrían alcanzado a rodear las caderas de Cale. Recordando lo escaso que él había sido en el tema, Alex sintió el flujo de calor a través de ella y se giró inmediatamente para enjuagar la espuma. — Mmm. Cálida y húmeda Alex, mi comida favorita. Alex miró por encima de su hombro sobresaltada. Sus ojos se abrieron con alarma cuando vio que Cale había abierto la puerta y estaba entrando para unirse a ella.


— Oh, no,— dijo ella, retrocediendo hacia la esquina para evitar su contacto cuando llegó a ella. Sabía por experiencia que si la rozaba, caería en sus brazos. Si eso pasaba, se encontraría a sí misma despierta en la parte superior, o debajo, y él en el fondo de la bañera. Si se despertaba del todo, pensó Alex sombríamente. Con suerte, se desmayaría de espaldas en la parte inferior de la bañera y se ahogaría con el rocío del agua en la boca. Al darse cuenta de que Cale se había congelado y ahora la miraba con incertidumbre, sonrió irónicamente, y se explicó, — Tenía la esperanza de que pudiéramos intentarlo la próxima vez en una cama. ¿Tal vez ir a mi casa? Cale se relajó y asintió con la cabeza, solemne su voz cuando dijo, — Sí. Eso me gustaría. Alex dejó escapar un suspiro de alivio, pero sabía que no estaba fuera de peligro todavía. Ahora que se había desatado, su pasión de uno por el otro era bastante volátil todavía y podrían terminar mojados en un charco en el fondo de la bañera en caso de rozarse entre sí, incluso de forma accidental. Ella bajó la mirada hacia ella y vio que el agua se había llevado el jabón. — Entonces saldré y me vestiré. Ya había terminado de todos modos,— dijo, deslizando fácilmente el panel corredizo en su extremo de la bañera. — ¿Estás segura? Puedo salir y esperar si... — No, no, estoy segura.— Ella deslizó la puerta y salió. — Sigue adelante. Alex rápidamente cerró la puerta, dejándolo dentro a él solo, y sólo entonces se dio un pequeño suspiro de alivio. Tomó una de las toallas y comenzó a secarse cuando Cale habló desde el interior de la bañera. — Tal vez deberíamos recoger tu coche de camino para que no te quedes atrapada en la casa después de que me vaya al trabajo. Alex hizo una pausa y tomó su reloj de pulsera del lavabo donde lo había dejado antes de su primera ducha de la noche. Frunció el ceño cuando vio la hora. — Son casi las dos de la mañana, Cale. ¿Seguramente no planeas ir a trabajar hoy cuando has dormido tan poco?


— No, no de inmediato. Pero no suelo dormir tanto como la mayoría de las personas. Podría volver más tarde en el día mientras estás descansando y hacer al menos el papeleo en un par de horas. No quiero eludir mi trabajo y decepcionar a mi jefe,— agregó con una sonrisa. — Confía en mí, no creo que sea posible para ti decepcionar a tu jefe,— dijo Alex secamente, y sonrió cuando él volvió a reír. Sacudiendo la cabeza, añadió, — Y tu jefe piensa que tras haber pasado la noche del sábado y el domingo como su niñera después de su lesión en la cabeza, te mereces un día de descanso. — Bueno, tendré que hacer una carrera hasta el hotel por ropa fresca en algún momento, y tú vas a necesitar el coche eventualmente. También podríamos parar y recogerlo de camino. El antiguo restaurante La Bonne Vie, no estaba exactamente de camino. De hecho, estaba muy afuera del camino. Sin embargo, a esta hora el tráfico en la carretera era ligero, lo que probablemente reduciría el tiempo que se tardaría en llegar a la mitad, se dio cuenta. — Está bien, nos detendremos y recogeremos mi coche,— dijo Alex finalmente, y entonces se quedó rígida cuando el sonido del agua corriendo de repente murió. Cuando la puerta corrediza se empezó a abrir, dejó caer la toalla que había estado usando y salió corriendo del cuarto de baño para recuperar su ropa, que todavía estaba tirada en el suelo de la oficina. Alex tenía su ropa interior, pantalones y sujetador puestos y estaba tirando de su jersey por la cabeza cuando Cale salió del cuarto de baño. Ella echó un vistazo a su orgulloso cuerpo desnudo mientras se acomodaba el suéter en su lugar e inmediatamente se dirigió a la puerta, murmurando, — Voy por tu camisa. Alex encontró la camisa en el comedor, olvidada sobre el suelo entre las dos mesas que habían usado, sólo una para comer. Entonces, arrugó la nariz y recogió la comida de Emile que olvidaron, apilando los envases uno encima del otro para llevarlos a la cocina. — Ah, la encontraste,— dijo Cale, entrando en la cocina mientras ella la cruzaba. Él se acercó a ella, su mirada deslizándose a los contenedores que sostenía y con una mueca en el rostro reclamó, — Las comidas de Emile no parecen deliciosas


frías. — No,— ella estuvo de acuerdo, entregándole su camisa, con cuidado asegurándose de que su mano no tocara la suya. Alex continuó hacia la basura y arrojó los envases de plástico de la comida mientras él terminaba de vestirse. — Voy por nuestros abrigos,— dijo Cale, metiendo su camisa mientras se volvía para regresar a la oficina. Alex empezó a seguirlo, con la intención de conseguir su bolso, pero entonces recordó la comida en el suelo de su última sesión y comenzó a caminar alrededor de la barra. Sin embargo, no había comida en el suelo cuando llegó allí. Cale debió de haberla recogido y desechado toda antes de seguirla en la ducha, con sorpresa se dio cuenta, y pensó que el hombre era demasiado bueno para ser verdad. Sólo tenía que haber un horrible defecto que todavía no conocía. Nadie, hombre o mujer, era tan perfecto. — Traje tu cartera también,— anunció Cale, volviendo a la cocina con su abrigo puesto, pero sin cerrar y su bufanda alrededor del cuello. — ¿Hay algo más que debería haber agarrado? — Gracias. No, eso era todo lo que traía,— murmuró, aceptando su abrigo y su bolso, dándose cuenta de lo que hizo él, cuidar que sus manos no se tocasen. — Dijiste que querías probar mi coche, ¿quieres conducirlo hasta La Bonne Vie One?— Preguntó Cale mientras cerraba su abrigo, y luego recogió su sombrero y los guantes de su bolsillo para ponérselos también. — Está bien.— Alex sonrió por la oferta, sorprendida recordó. Su sonrisa se desvaneció, mientras se dirigía por el camino a la puerta de atrás y el pensamiento acudió a ella era que él realmente era demasiado perfecto. — Aquí.— Cale le sostuvo las llaves mientras se volvía para cerrar la puerta trasera del restaurante, momentos más tarde Alex le tendió la mano para que las soltara. Luego, rápidamente se dirigieron a su coche, los dos corriendo para salir del frío. Ya era bastante malo durante el día, pero a esa hora hacía absolutamente frío. Por lo menos no había viento hoy para volverlo aún peor, pensó Alex mientras se revolvía en el lado del conductor.


Encendió el motor antes de hacer cualquier otra cosa, y luego ajustó el asiento antes de mirar a Cale con sorpresa mientras abría la puerta de atrás en lugar de la delantera. — Enciende el desempañador,— dijo, mientras agarraba un raspador del asiento trasero, y luego cerró la puerta y empezó a rascar las ventanas. Alex hizo lo que le sugirió, y luego miró alrededor del asiento trasero para ver si había otro raspador. No habiendo ninguno, recogió su bolso y sacó rápidamente su tarjeta de millas aéreas. Después de tomarse un momento para subir el calor, se deslizó hacia fuera y empezó a raspar la ventana del lado del conductor. — ¿De dónde sacaste un raspador?— Preguntó Cale con sorpresa. Alex levantó la tarjeta de millas aéreas y se rió de su expresión de sorpresa. — Nosotros los norteños aprendemos a improvisar, siendo muy jóvenes. — Supongo que sí,— dijo con regocijo. — Las tarjetas de crédito también sirven,— le informó cuando terminó con la ventana lateral y se trasladó a la parte de atrás. — Pero puede haber un inconveniente si se daña por lo que prefiero usar mi tarjeta de millas aéreas. — Lo tendré en cuenta. Alex sonrió débilmente y se trasladó a la ventana trasera. Tan rápido como estuvo el trabajo con ellos dos trabajando, se sintió aliviada cuando habían terminado y podrían volver al coche, sobre todo porque estaba mucho más caliente de lo que había estado la primera vez que había salido. — ¿Quieres tomar un café en alguna parada en el camino?— Preguntó Alex mientras conducía el coche de alquiler fuera del estacionamiento. — Suena bien,— dijo y luego le preguntó de repente, — ¿No tienes guantes? Alex escuchó el gruñido en su voz y miró para ver la preocupación en su rostro mientras miraba la forma en que llevaba el volante. Mientras que el interior del


coche ahora estaba caliente, el volante todavía se sentía como un bloque de hielo, y lo hacía con el menor contacto posible. Mordiéndose los labios, cerró los dedos alrededor de él correctamente, y dijo, — Sí tengo mis guantes… en alguna parte. Pero me parece que me olvido cogerlos todo el tiempo. Sin embargo, no importa. Estoy bien. — Aquí.— Sus guantes de repente aparecieron en su visión periférica mientras se detenía en un semáforo. Alex dudó, pero el volante estaba realmente frío. Suspirando, aceptó los guantes y se los puso, murmurando, — Gracias, — cuando lo hizo. — Te voy a comprar unos guantes para Navidad,— decidió, y bromeó entonces, — Del tipo que traen la cadena de conexión entre ellos para que estén siempre en tu chaqueta, esperando colgados de las mangas... y voy a insistir en que los uses. — Esa amenaza no me asusta,— se burló ella. — Navidad es dentro de otros diez meses, y tú te vas en menos de dos. — Tal vez,— murmuró. Su tono de voz fue tan suave que casi se había perdido las palabras, y Alex lo miró fijamente. — ¿Qué significa eso? — Significa que me gusta estar aquí y podría estar dispuesto a hacer de esto mi hogar permanente. Sólo depende. Alex tragó saliva y volvió la mirada hacia el camino antes de preguntar, — ¿Depende de qué? — De ti. Alex se detuvo en un alto en otro juego de luces y se volvió para mirarle con algo de admiración. El hombre estaba hablando de un futuro con ella. Por lo menos ella creía eso. ¿No? Ambos guardaron silencio durante un minuto, simplemente mirándose el uno al otro, Cale se volvió para mirar por la ventana del frente y dijo, — La luz ha


cambiado. Alex miró la luz para ver que estaba en verde y quitó el pie del freno. Ninguno de los dos volvió a hablar por el resto del viaje. Ella no sabía lo que Cale estaba pensando, pero su mente estaba tan ocupada dando vueltas en círculos que apenas era capaz de poner la atención adecuada en conducir. Alex incluso olvidó pararse por el café que había sugerido cuando habían comenzado mientras meditaba una posibilidad real, tipo permanente de una relación con él. Cale era el tipo de hombre que toda mujer buscaba, inteligente, sexy, considerado, y un amante increíble. El hecho de que lo encontraba atractivo era la guinda del pastel, porque francamente, incluso un hombre no tan atractivo comenzaba a parecerse a un modelo cuando tenía todos los rasgos de otros. Y que podría ser suyo, pensó, con la cabeza dando vueltas... y luego su lado más cínico habló, diciendo que tenía que haber algún fallo enorme en ese hombre, o que seguramente había sido recogido por otra mujer hacía algunos años. A él probablemente le gustaba vestirse con ropa de mujer el fin de semana y recoger hombres, pensó... o tal vez era un asesino en serie. — Sigue adelante y conduce este coche,— dijo Cale mientras ella estacionaba junto al suyo, esperando en el estacionamiento de La Bonne Vie. — Tú coche seguirá estando frío. Él estaba fuera del coche alquilado antes de que pudiera responder, pero Alex se apresuró a seguirlo. — Vuelve al coche.— Cale frunció el ceño por encima del capó del coche de alquiler. — No hay necesidad de que los dos estemos en el frío. — Puedo ayudarte. Dos raspadores son mejor que uno,— dijo a la ligera, y comenzó a tirar de sus guantes. Cuando dio la vuelta al coche protestando, Alex se quedó con uno y le entregó el otro mientras deslizaba su mano descubierta en el bolsillo. — Sólo necesito una mano para raspar. Cale dudó, pero luego sonrió con ironía y aceptando el guante, comentó, —El compromiso es bueno. — Sí, lo es,— coincidió ella en voz baja, y se dirigió a su coche para recuperar su


propio raspador. — Aquí. Alex se irguió para ver que él sostenía sus llaves. — Pon el motor en marcha mientras empiezo a raspar. Asintiendo con la cabeza, tomó las llaves y se sentó al volante, prendiéndolo rápidamente. Como lo había hecho en su coche, Alex prendió el desempañador y subió el calor, pero también se tomó un segundo para ajustar el asiento trasero para acomodar sus largas piernas antes de tomar su raspador y salir. Con los dos trabajando, tuvieron las ventanas raspadas en poco tiempo. Cale le abrió la puerta de su coche de alquiler para ella. — Aquí toma tu guante de nuevo, este volante está caliente ahora, y el mío no.— Alex se lo quitó y le entregó el segundo guante mientras se deslizaba en el asiento del conductor del coche alquilado. Mientras Cale lo tomaba, añadió ella, — Probablemente debería tomar la delantera de camino a mi casa. Tienes que salir primero a la calle, de lo contrario, mi coche bloqueará el tuyo. — Bien pensado.— Cale empujó para cerrar la puerta, y luego corrió rápidamente a su coche. Un momento después, ambos tenían el cinturón de seguridad, y ella estaba siguiendo a su propio coche en el estacionamiento. Cale se detuvo en la esquina y miró a Alex detrás de él por el espejo retrovisor. Una pequeña sonrisa reclamó sus labios al recordar su reacción a sus palabras, lo quisiera o no el que se quedara dependía de ella. Ella no había mirado a un lado o se había horrorizado por la sugerencia, y se sentía bien acerca de cómo iban las cosas, la esperanza para el futuro. Ahora, que había puesto la idea de permanencia en su cabeza, Cale intentaría pasar cada momento posible con ella y sacar el tema una y otra vez hasta que ella no sólo se acostumbrará a la idea, sino que lo quisiera tanto como él. Hoy y mañana eran los días de descanso de Alex, y Cale decidió que haría buen uso de ellos. Le haría el amor hasta que ella no pudiera detenerse, trabajando mientras ella estaba durmiendo, y luego volver y hacer el amor con ella de nuevo. Esto


significaba consumir mucha más sangre. Podía estar sin dormir durante mucho tiempo, siempre y cuando aumentara su consumo, y… Cale dejó ir estos planes y frunció el ceño cuando vio una camioneta oscura saliendo de una calle detrás de él. Alex se había quedado atrás con una distancia de dos coches, y el vehículo aprovechó y se deslizó entre ellos. No es que hubiera mucho tráfico a esa hora, pero había un poco. Cale hizo una mueca en el espejo retrovisor, pensando en tomar el control de la mente del conductor y hacerle cambiar al otro carril o algo para que Alex estuviera detrás de él otra vez, pero luego decidió no molestarse. Sin duda, la camioneta daría la vuelta pronto. Además, Alex conocía el camino a su casa. Volviendo su atención a la carretera, Cale se preguntó si no debería detenerse en una cafetería de las que había mencionado Alex y recoger algunos cafés. Sospechaba que su comentario acerca de permanecer en Canadá había empujado el plan a su mente, pero no le importaría un buen café caliente ahora... y tal vez un sándwich. No habían comido gran parte de la comida que Bricker les había traído, sólo un bocado o dos de las comidas de Emile. Y probablemente la mitad de la lata de crema batida, pensó, una sonrisa curvando sus labios. Alex era la que había descubierto el postre principal. Ella había estado mordisqueando una fresa mientras veían lo que Bricker había traído cuando había visto la crema batida. La había agarrado con un oooh del placer y puesto chorros en la fresa que tenía en la mano. Alex entonces le ofreció la lata y las fresas. Cale había tomado la crema batida, teniendo en cuenta la sugerencia de Bricker para intentar de Alex su postre, había ignorado la fruta. Momentos después, los dos estaban rodando por el suelo frío de cerámica, cubiertos de crema batida. La sonrisa de Cale se desvaneció un poco al recordar el momento pegajoso o dos que habían dado lugar a ella intentando lamer parte de la crema batida en él y experimentar su placer con él. Afortunadamente, se había dado cuenta de lo que estaba sucediendo bastante rápido intensificando su atención a su cuerpo, logrando distraerla de lo que acababa de experimentar. No había manera de explicar cómo podían sentir el placer de uno por el otro, sin revelar lo que era, y Cale pensaba que Alex no estaba lista para esa charla todavía. Es por eso que la había detenido en el comedor cuando lo sorprendió al dejarse caer de rodillas para llevarlo a su boca.


Sabía que iba a ser un problema recurrente. Pero era uno con el que tendría que hacer frente hasta que supiera lo que era. Siempre y cuando él fuera el único haciendo caricias, ella simplemente pensaría que su placer combinado era el de ella sola. Pero si dejaba que le diera placer como quería, definitivamente se sentiría algo diferente, pensó Cale, al tomar la rampa hacia la carretera para cruzar la ciudad. Había oído incontables cuentos de la fusión de mente del placer que unía y existía entre los compañeros de vida, pero seguía quitándole el aliento por querer experimentarlo. Haciendo de todas sus experiencias sexuales, tanto con mortales e inmortales por igual, palidecieran en comparación. Eran como el destello de un fósforo encendido al lado de un infierno rugiente. Era adictivo. Incluso ahora, su cuerpo estaba clamando por ella, parte de su mente pensando en lo rápido que podía salir de su abrigo de invierno y la ropa y hundirse a sí mismo dentro de su cuerpo cuando regresaran a la casa. Cale suspiró cuando el pensamiento le provocó una semi erección que presionaba con insistencia contra la cremallera de sus pantalones. No era nada más que un paseo, hablar de una erección en el momento, y de lo que había oído, podía esperar eso en el caso de un buen año. Haciendo una mueca, Cale se agachó y trató de adaptarse a una posición más cómoda, y luego miró el espejo retrovisor para ver que la camioneta lo había seguido a la carretera, que estaba en el otro carril para pasarlo, lo que le permitiría a Alex dirigir el coche de alquiler detrás de él. A pesar de su visión nocturna, todo lo que podía ver de ella era su silueta oscura en el interior del vehículo, y sabía que como mortal, ni siquiera sería capaz de ver gran parte de él. Ese pensamiento apenas se había desviado por su mente cuando el coche que conducía repentinamente se sacudido a la derecha. Cale agarró el volante, y miró hacia un lado para ver que la camioneta en el carril exterior de repente se desvió y se estrelló contra él. Pensando que el conductor había perdido el control por una u otra razón, Cale trató de concentrarse en él o ella, con la intención de tomar el control y dirigir el vehículo con seguridad fuera de la carretera, pero apenas había tocado la mente del conductor cuando Alex comenzó a tocar la bocina. Cale instintivamente miró por el espejo retrovisor para ver que ella ya no estaba


directamente detrás de él, sino a un lado. Cale giró para mirar por la ventana otra vez, jadeando cuando vio que la camioneta lo había forzado a salir de su carril. Estaba entre el carril derecho y una rampa de salida... y se dirigía hacia la división de hormigón. Maldiciendo, pisó el freno y trató de desviarse de la carretera, pero su vehículo estaba enganchado al parecer con algo a la camioneta. Maldiciendo una vez más, Cale apretó el acelerador, haciendo una mueca por el alarido de metal contra metal mientras conducía por el lado de la camioneta. Para su gran alivio, lo que mantenía sujetos los vehículos se soltó, y se fue virando hacia la rampa de salida, raspando a lo largo de la división de hormigón antes de lograr poner derecho el coche. Era libre, pero Cale tenía otro problema. Iba demasiado rápido para la maldita curva.


Capítulo 13 —Oh Dios, oh Dios, oh Dios—, Alex medio rezó y medio cantaba mientras cerraba de golpe el coche alquilado de Cale en el parque de al lado de la rampa de salida. Su propio coche era una masa arrugada por delante, destrozado contra la barandilla divisoria. No había ninguna señal de la camioneta que lo había golpeado. Cuando Cale se estrelló, había asesinado y quitado tiros su motor. Probablemente el idiota borracho huyó de la escena antes de que los policías aparecieran, Alex pensó sombríamente mientras empujaba la puerta del lado del conductor abierta y se tambaleaba por la nieve cerca de su coche. No fue capaz de creer lo que veía cuando la camioneta se desvió de repente contra Cale y comenzó a forzarlo a salirse de la carretera. Alex había comenzado a desacelerar por instinto para mantenerse fuera del camino, pero en el momento que se dio cuenta de que el impacto había conducido el coche hacia la barrera divisoria de hormigón y Cale estaba mirando la camioneta y todavía no se había dado cuenta, ella presionó la bocina del coche de alquiler para tratar de ponerle sobre aviso. Para su alivio, él hizo un gesto y giró la cabeza, al parecer viendo el problema y logrando alejarse de la camioneta. Pero ella sabía a la vez que él iba demasiado rápido. Sus orejas todavía resonaban por el horrible accidente cuando el coche había chocado contra la barrera, pero también había prisa en sus oídos por la adrenalina bombeando a través de ella, ayudándola a pasar a través de la nieve para llegar a Cale. Alex tenía una sensación terrible de que solo llegaría para descubrir que estaba muerto. No tenía tanta suerte como para recibir un regalo como él y se le permitiera conservarlo. Sus padres y abuelos se los habían quitado, ¿por qué había pensado durante un minuto que ella podía tenerlo? Las lágrimas le nublaron la vista, y Alex las apartó con impaciencia cuando llegó a la puerta del lado del conductor. La parte delantera de su coche parecía una caja apretada por el lado del conductor tomando lo peor de los daños. Las ventanas estaban destrozadas, y se cortó con los cristales rotos que todavía estaban incrustados en el marco de la puerta cuando agarró el frío metal para inclinarse. Toda Alex podía ver a Cale acostado a través de los asientos, con la cabeza en el asiento del pasajero. No se movía. La desesperación se deslizó a través de ella, Alex soltó el marco de la ventana y de


inmediato comenzó su camino tropezando a través de la nieve para llegar a la puerta del pasajero. Este lado sufrió mucho menos daño, y para su gran alivio la puerta todavía funcionaba. Fue capaz de abrirla para inclinarse en el coche y examinar a Cale. Alex miró por encima del bulto negro, abrió la guantera y tomó la linterna de emergencia que mantenía allí. La encendió con los dedos ya rígidos del frío, y después alumbró a Cale, un pequeño sollozo escapó de sus labios cuando vio el daño. Sus ojos estaban cerrados, y estaba tan pálido como la muerte, el pecho y la cara cubierta de sangre. Alex movió el haz de luz hacia abajo a las piernas y cerró los ojos brevemente por la visión del metal aplastándolas contra el asiento de las rodillas para abajo. Si era tan malo como parecía, necesitarían a las Quijadas de la Vida para sacarlo, pensó con desesperación, buscando en el bolsillo de su chaqueta su teléfono, pero no estaba allí. No había pensado en agarrarlo antes de salir para ir a las antigüedades, se dio cuenta Alex. Seguiría en el cargador de su casa, donde lo había puesto después de regresar del hospital. Maldiciendo, miró a Cale, y luego apagó la linterna y la puso en el suelo para poder inclinarse y buscar en los bolsillos su teléfono. Ella acababa de comenzar con el primer bolsillo cuando Cale de repente se sacudió ligeramente hacia arriba con un grito fuerte y profundo como si lo acabaran de golpear con las paletas del desfibrilador. — ¿Cale?— Dijo con incredulidad, con las manos moviéndose por su rostro cuando volvió a caer en el asiento. — ¿Puedes escucharme? Cuando él se quejó y volvió la cara en su mano, Alex suspiró con alivio. Las lágrimas comenzaron a caer por sus mejillas en serio, y le dio un beso en la frente, susurrando, — Gracias a Dios. — Sangre,— se quejó. — Sí, lo sé bebé, has perdido mucha sangre. Tengo que llamar a una ambulancia.— Ella comenzó a retirar sus manos de su cara, pero él le cogió la mano débilmente y la devolvió a su rostro. — No… teléfono,— se quejó Cale, acariciando su mano. Ella pensó que sentía su lengua caliente pasando a través de su mano fría, pero estaba más preocupada por


lo que había dicho. — ¿Tampoco tienes tu teléfono? Pero pensé que habías llamado a Bricker, debiste de haber utilizado el teléfono del restaurante. Todavía no me había dado cuenta de que ya estaba conectado.— Frunciendo el ceño, volvió la cabeza para mirar por la ventana del frente, preguntándose qué tan lejos estaba de un edificio o una casa en la que pudiera utilizar un teléfono o al menos conseguir a alguien que llamara a un ambulancia. El dolor le atravesó la mano, y Alex instintivamente se apartó de Cale con un, — ¡Ay! — Lo siento,— Cale sonaba tan miserable como débil, y ella suspiró y lo besó otra vez en la frente. — Está bien. Me corté con la ventana rota cuando llegué por primera vez. Está un poco sensible.— Ella medio se enderezó para mirar de nuevo, esperando que alguien tomara la salida y se parara para ayudarlos. No vio a nadie. El tráfico no estaba totalmente ausente en la carretera, pero al parecer esta no era una rampa de salida muy popular. Tendría que ir en busca de ayuda. — Cale.— Ella se volvió hacia él y frunció el ceño ante los ruidos que estaba haciendo. Recogiendo la linterna, la encendió y se mordió los labios al ver la forma en que se retorcía en el asiento. Era obvio que estaba con un dolor terrible. — Oh, Dios, Cale,— susurró, y luego extendió la mano para tocar su mejilla con su mano libre, y dijo en tono fuerte, — Cariño, tengo que ir a buscar ayuda. Voy a ser tan rápida como pueda, pero… Cale gimió y volvió la cara en su mano otra vez, y esta vez pudo ver su lengua lamiendo la palma de su mano ensangrentada. A pesar de la situación, la caricia hizo que un escalofrío de emoción la traspasara, levantando un remolino de vergüenza en su interior. El hombre estaba delirando y medio muerto, y ella estaba allí poniéndose caliente. Su atención se centró nuevamente en Cale que de repente alejó su mano. — El maletero,— dijo con voz entrecortada.


—¿El maletero?— Preguntó vacilante. — El coche alquilado. Una nevera,— dijo Cale en tonos roncos. Él sin duda estaba delirando, decidió Alex. — Cariño, no es el momento para tomar una cerveza. Necesitas ayuda. — La nevera,— insistió, sonando desesperado, y luego un sonido de algo rasgándose atrajo su mirada hacia sus piernas y cambió el haz de la linterna para ver que él estaba tratando de tirar de sus piernas para liberarlas del metal retorcido como si fuera a salir y obtener el mismo la nevera. Otro desgarro sonó, pero esta vez sospechaba que no era de tela. El hombre se estaba haciendo daño en su desesperación. — Muy bien, traeré la nevera,— dijo ella rápidamente, tratando de calmarlo.— Sólo deja de moverte. Sólo te estas perjudicando a ti mismo. Para su alivio, se hundió y se quedó inmóvil, sólo murmurando, — La necesito. — Está bien. Voy por ella. Simplemente no te muevas,— declaró ella, y luego salió del coche y se enderezó para volver rápidamente al coche alquilado. La nieve en el lado de la rampa tenía un buen par de metros de profundidad. Sabiendo lo difícil que le fue vadearlo, Alex se arriesgó para pasar por la propia rampa, pero supo que no era mucho más rápido. El camino estaba helado y no podía moverse demasiado rápido por miedo a resbalar y hacerse daño en una caída que le impidiera ser capaz de obtener la ayuda que Cale necesitaba desesperadamente. Alex se fue deteniendo de nuevo cuando llegó finalmente al coche. Había dejado las llaves en la ignición y el motor en marcha en su prisa por llegar a Cale y ahora tenía que vadearlo a través de la nieve para llegar al lado del conductor y las llaves. Jadeaba por el esfuerzo en el momento en que llegó a la puerta abierta. Alex metió la mano y apretó el botón del llavero negro que colgaba de la llave en la ignición. Luego lo volvió a apretar hasta que oyó que todas las puertas se abrieron. Enderezándose, se apresuró en torno al maletero y lo abrió para descubrir en el interior una pequeña nevera. Alex agarró el mango y tiró hacia fuera, luego cerró el maletero y se apresuró a regresar a su coche y a Cale. — Aquí, tengo la nevera,— dijo Alex con dulzura mientras se inclinaba hacia el


lado del pasajero. Dejó la nevera en el suelo del pasajero delantero, y luego iluminó con su linterna a Cale, casi gimiendo, cuando vio que había continuado tratando de liberarse a sí mismo, mientras que ella se había ido. Había logrado algo. La mitad de sus piernas estaban fuera, en medio de donde habían sido aplastadas contra el asiento, pero no era bastante. La parte frontal del inferior de sus piernas parecían una hamburguesa, y le pareció ver los huesos en un punto o dos. — Oh, Dios, Cale, tengo que conseguirte ayuda,— gimió, preguntándose si alguna vez volvería a caminar. — En la nevera... sangre,— gruñó Cale, cambió su mirada y la luz de la linterna a su cara. Parecía aún más pálido que la primera vez que lo había visto. Estaba casi gris por la falta de sangre, pero aún luchando por salir a través del asiento, sus ojos quemando ahora en plata y concentrándose en la nevera que había dejado. — Ábrela. Las palabras eran casi un gruñido, y Alex automáticamente movió la manija y abrió la nevera. Sus ojos se agrandaron cuando vio las bolsas de sangre apiladas en el interior. Ella lo miró con confusión, y entonces levantó una para mirarla más de cerca. — ¿Qué...? De repente, le arrebató la bolsa, y sus ojos se abrieron con horror al ver los colmillos que se deslizaban de su boca. Cuando desgarró la bolsa con ellos, dio un paso atrás en pánico, chocó contra la puerta del coche, perdió el equilibrio, y cayó sobre su trasero en la nieve fría. Pero nunca el haz de la linterna y sus ojos dejaron a Cale. Que había cerrado los ojos, ya fuera por la luz que brillaba sobre él, o por el alivio o el placer no sabía, pero podía ver que la bolsa estaba vacía, el plástico se marchitó en sí mismo cuando su contenido fue eliminado. — Otro,— dijo con voz entrecortada, arrancando la primera bolsa en cuanto estuvo vacía. Alex ni siquiera miró la nevera, sino que simplemente se le quedó mirando. — Alex,— gruñó Cale. —Por favor. — ¿Qué eres?— Preguntó con voz temblorosa.


Cale cerró los ojos. —No quería que te enteraras de esta manera. — ¿Saber qué? ¿Qué eres un vampiro?— Ella escuchó la nota histérica en su voz, se tapó la boca y cerró los ojos, pensando entonces que esa era el fallo. Él era perfecto… excepto por ser un demonio chupasangre. Jesús, ¿podía elegirlo o qué? Un susurro y más desgarros hicieron que abriera los ojos para ver que Cale se había arrastrado un poco más a lo largo del asiento, haciéndose más daño del que ya se había hecho. Pero entonces él no tenía mucho de donde elegir, supuso. Si era un vampiro, no podía darse el lujo de que los paramédicos y los bomberos lo vieran así. — Por favor,— repitió Cale, jadeando. Alex dudó, pero cuando él consiguió moverse otra mitad de una pulgada más cerca, rápidamente cogió otra bolsa de sangre y la tomó para mantenerlo a raya. Tomó la bolsa de sangre, pero no con los colmillos que se podían ver tan claramente. — Alex, está bien,— dijo él. Un murmullo de incredulidad, la risa se le escapó de los labios, y se tapó la boca con consternación por el sonido de la histeria. Cale suspiró, un sonido lleno de desesperación y, finalmente cambió la bolsa para hundir sus dientes en ella. Alex observó, y de repente se preguntó si la había mordido. No había visto ninguna marca, pero había lugares en su cuerpo que no podía ver sin el uso de un espejo o si se doblaba a sí misma como un pretzel… y él le había prestado mucha atención a un lugar en específico. Querido Dios, tal vez por eso se había estado desmayando, pensó de repente. No sólo la lamía y mordisqueaba, sino que mordiendo y chupando también. Probablemente estaba corta de sangre por un par de cuartos ahora mismo. ¡Jesús! Ella miró a Cale con los ojos muy abiertos, preguntándose cómo se las había arreglado para que no sintiera dolor. Hombre, pensó que el placer que le había


dado era como nada jamás hubiera experimentado. Ahora sabía por qué, era capaz de hacerle creer que lo estaba disfrutando… lo que significaba que de alguna manera podía controlar su mente, se dio cuenta Alex. Eso explicaba por qué, de repente había pasado de luchar para conseguir su ropa a ir alegremente a tomar una ducha cuando se había despertado en la oficina sola. Al ver que la bolsa en sus dientes estaba casi vacía, Alex cogió otra de la nevera, pero luego dudó. Tal vez no debería darle más sangre. Él estaba débil y con dolor ahora, pero ¿Y si la sangre lo curaba? Sabía lo que era ahora. No estaba tratando de controlarla en ese momento, pero eso podría ser porque estaba demasiado débil por la pérdida de sangre para hacerlo. Si seguía dándole sangre y se sintiera más fuerte… ¿entonces qué? ¿Le haría olvidar lo que era? ¿Qué otra cosa podría hacer él que ella hiciera? ¿La mantendría como su mascota, un suministro andante de sangre y esclava sexual hasta que se cansara de ella? Una vez más, ¿entonces qué? ¿Encontrarían su cuerpo a un lado de la carretera, sin sangre? Había sacado la sangre de las bolsas de la nevera de alguna parte. ¿Encontró a víctimas, drenándolas de su sangre, poniéndola en bolsas y guardándolas para su futuro uso hasta que encontrara otra víctima? — Cristo,— suspiró ella. — ¿Alex?— Cale sacó la bolsa fuera del alcance y la miró con preocupación. — ¿Qué estás pensando? Le echó otro vistazo mientras otro pensamiento la asaltaba. — Eres amigo de Mortimer. ¿Él no es… como tú?— Se las arregló. Cale no habló, pero podía ver la respuesta en sus ojos. Mortimer era un vampiro también. — Oh Dios,— soltó Alex, pensando que eso explicaba por qué Sam había abandonado de repente una carrera en la que había trabajado toda su vida sólo para jugar a ser madre de Mortimer y sus amigos. Mortimer controlaba a Sam, usándola probablemente como una bolsa de sangre andante y como su esclava sexual también. Tenía que advertirle. — ¿Alex?


Cale la miraba con tal intensidad que le pareció que estaba tratando de controlarla, pero estaba demasiado débil. No podía permitirse que él estuviera lo suficientemente fuerte como para hacerlo. Alex dejó caer la bolsa, puso la tapa nuevamente en la nevera, la cerró y se puso de pie, arrastrándola del coche con ella. — ¡Espera! Alex. ¡No!— Ella escuchó el susurro y el desgarro de nuevo y supo que él estaba luchando por su libertad y yendo en pos de ella. Insegura de lo que él era capaz de hacer, y aterrada de si tendría éxito, corrió de nuevo sobre el camino hacia el coche alquilado. Estaba a un par de metros de distancia, cuando sus pies se deslizaron por debajo de ella. Alex dejó caer la nevera cuando empezó a patinar e intentó mantenerse en pie cuando el parche de hielo de repente terminó. Su pie derecho se detuvo bruscamente al chocar contra el áspero asfalto, y de repente caía hacia adelante. Llevó sus manos hacia al frente, tratando de parar su caída, pero su cabeza giró hacia delante mientras bajaba, y con el hueso de la frente impactó en una fuerte sacudida al chocar contra el suelo. Gimiendo, Alex cerró los ojos contra el dolor, pero luego se arrastró sobre sus manos y rodillas y miró hacia atrás por donde había venido. Cale se había arrastrado fuera del coche para ir con ella. Luchando por ponerse de pie, giró alrededor del coche alquilado hacia el lado del conductor y casi se arrojó al interior, cerrando la puerta casi en su tobillo en su desesperación por cerrarla y ponerle el seguro. Agradecida de que había dejado el coche en marcha, Alex hizo el cambio para conducir, y luego miró a Cale en el momento para ver que sus piernas colapsaban debajo de él, demasiado dañadas como para llevar su peso. Su corazón saltó cuando él soltó un rugido de dolor mientras caía, y dudó, pero luego vio la nevera que había soltado. Se había abierto, cuando se cayó y varias bolsas de sangre se habían derramado y brillaban con un carmesí oscuro por los rayos de los faros del coche. Rechinando los dientes, ella giró el volante y pisó el acelerador, coleando al ir hacia atrás por la rampa en sentido contrario. Ni siquiera se arriesgaría a pasar por el lado de Cale. No sabía de lo que era capaz. Afortunadamente, nadie apareció en el camino, viniendo en su dirección, y el camino estaba despejado cuando llegó a la carretera. Alex giró hacia ella, haciendo girar los neumáticos coleando otra vez antes de tener el control y salió disparada por la carretera. Su mente centrándose


en una sola cosa: tenía que llegar a Sam y advertirla. Sobre sus rodillas y jadeando, Cale vio que su coche alquilado se distanciaba a gran velocidad, se desplomó sobre su espalda y rugió de dolor y desesperación. Había estado a punto arrancarse su propio pie tratando de salir del coche. El dolor era insoportable. Para entonces su cuerpo entero ya había estado con un dolor terrible desde que había despertado después del accidente. Sin el cinturón de seguridad para detenerlo, había volado hacia el tablero y había oído el crujido de sus huesos por el impacto. Sospechaba que tenía una fractura de cráneo, el pómulo roto, la nariz rota, una fractura de clavícula, varias costillas rotas, y no quería ni especular sobre los daños internos. Luego estaban sus piernas y pies. Levantó la cabeza y les echó un vistazo, haciendo una mueca por su estado. Las dos bolsas que logró consumir habían comenzado la curación, pero necesitaba muchas más para sanar completamente. Y entonces tenía que encontrar a Alex, calmarla, y tratar de salvar la situación. No podía perderla, pensó, y maldito el idiota que lo había golpeado. Haciendo muecas mientras un shock de dolor recorría su cuerpo, Cale buscó en su bolsillo para encontrar el teléfono móvil que Alex había estado buscando antes. Afortunadamente, sólo había conseguido examinar uno de los bolsillos y había confundido su intento de decirle que no quería que hablara para pedir ayuda, por el que no tenía su teléfono. Arrastrándose hacia fuera penosamente, comenzó a marcar el número de Bricker, pero se detuvo cuando se dio cuenta que no pasaba nada. Le dio la vuelta y vio la gran grieta en la parte de atrás. La maldita cosa se había roto en el accidente. Maldiciendo, lo arrojó lejos, escuchando como resbalaba en la nieve. A continuación, rodó sobre su estómago con un gemido para ver la nevera tirada en el camino. No podía llamar para pedir ayuda y no podía caminar, pero conseguiría llegar a la maldita nevera, pensó sombríamente, y comenzó a arrastrarse por la nieve, usando los brazos para impulsarse hacia adelante, con las piernas inútiles dejando un rastro de sangre detrás de él. Alex se detuvo en la entrada de la casa de Mortimer, sólo entonces, recordó el ridículo nivel de seguridad que él tenía. Probablemente para evitar que alguien entrara a escondidas y les estacara a uno de ellos, pensó mientras pulsaba el botón para bajar la ventana. Por lo general, reconocían su coche y la dejaban entrar sin


detenerla en la primera puerta, pero esta noche se encontraba en el coche alquilado de Cale. Sin embargo, al parecer también lo reconocieron, así que antes de que pudiera asomarse para pulsar el botón y mentir y decir que solo estaba de paso y venía de visita, la primera puerta empezó a abrirse. Con un suspiro, se dejó caer en el asiento y pulsó el botón para subir la ventana, pero luego comenzó a inquietarse cuando se dio cuenta de que la iban a parar entre las dos puertas para mirar debajo del coche, mientras averiguaban por qué estaba allí. Alex no tenía ni idea de lo que eran capaces, pero sospechaba que debería de mantener fuera de su mente la verdadera razón de su visita. Si podían controlar a la gente como sospechaba, también podrían ser capaces de leer la mente. Estaba bastante segura de que en los libros y las películas los vampiros podía leer la mente. Había sido estúpido de su parte venir aquí. Debería haber llamado Sam y pedirle si se podían ver en una cafetería o algo así. Alex apenas había tenido la idea, cuando una camioneta se detuvo detrás de ella. Dándose cuenta de que no tenía remedio más que seguir adelante ahora, maldijo en voz baja y quitó el pie del freno, permitiendo que el coche se moviera hacia delante, al área entre las dos puertas de alta restricción de la entrada de la casa. Una mirada al espejo le mostró que la camioneta la seguía al interior, y luego moviéndose a su lado mientras la primera puerta comenzaba a cerrarse. Alex miraba tristemente, preguntándose si alguna vez podría salir de este lugar... con vida. Un golpecito en su ventana le llamó la atención, y Alex miró a su alrededor para ver a Russell sonriéndole con curiosidad. Su mirada se deslizó del pelo rubio y los ojos dorados de Russell al hombre de pelo oscuro en movimiento detrás de él hacia la parte trasera de su coche para mirar debajo. Francis era el nombre del segundo hombre, y sin que nadie hubiera dicho nada, ella sospechaba que los dos hombres no sólo eran socios de trabajo en los detalles de seguridad, también eran compañeros de vida. Ellos eran los únicos que Sam no les había presentado a ella y Jo. Además, había algo acerca de la forma en que se miraban y se trataban el uno al otro que le hizo pensar que había algo más que amistad entre ellos. Alex desvió la mirada hacia Russell y pulsó el botón para bajar la ventana otra vez, tratando de poner rápidamente su mente en blanco en caso de que pudieran leer


sus pensamientos. — Hola, Alex. ¿Qué pasa?— Russell le dio la bienvenida. Algo en su actitud o su forma de hablar le hizo temer que ya era demasiado tarde para ocultar sus pensamientos, pero forzó una sonrisa y trató de sonar casual mientras decía, — Nada. Sólo pasaba a ver a Sam. — Es un poco tarde, ¿no?— Preguntó, entrecerrando los ojos. — Un poco,— coincidió Alex, al darse cuenta de que era casi el amanecer. Su mirada se deslizó a la camioneta y vio a dos hombres saliendo para hablar con Francis, que había terminado con la parte trasera del coche. Ella los recordó de otras visitas. Por lo general estaban de guardia durante el día. Supuso que había llegado al cambio de turno. — Voy a llamar a la casa para que alguien te reciba en la puerta. Alex se volvió bruscamente hacia Russell de nuevo. Su expresión era cerrada, y había preocupación en las profundidades de sus ojos. Estaba segura de que había sido capaz de leer su mente y consideró poner el coche en reversa y chocar la parte trasera para regresar por la primera puerta. Russell vetó esa idea diciendo, — Yo no lo haría si fuera tú. Podrías resultar lastimada. Alex tragó. Las palabras habían sido con una voz suave, pero sonaban como una amenaza para ella en ese momento. Peor aún, ahora no había duda de que podía leer su mente. — Adelante. Alex miró hacia el frente para ver que Francis había abierto la segunda puerta para ella y ahora estaba esperando a que pasara a través de ella. — No es tan malo como piensas,— dijo Russell silenciosamente cuando ella vaciló. Cuando lo miró de nuevo, agregó, ��� Ve a la casa y deja que alguien te explique las cosas. Todo va a estar bien.


Disimulando, Alex pulsó el botón para cerrar la ventana y pasó por la puerta, con las manos agarrando el volante con fuerza. Conduciendo, por breve que fuese, era el peor momento de su vida... porque sospechaba que estaba conduciendo a su propia perdición. Cale podría haber llorado de alivio cuando finalmente llegó a la nevera. El alivio sólo aumentó cuando vio que ya estaba abierta, con su contenido derramado sobre la nieve, como rubíes. Agarrando la bolsa más cercana, la arrastró hasta su boca y hundió sus dientes en ella, esperando con impaciencia mientras la vaciaba, sus pensamientos sobre Alex y donde podía haber ido. Tendría que haberle explicado todo antes de revelar sus dientes, Cale se reprendió. Debió de haber sido una especie de shock cuando sus colmillos habían aparecido de repente. Sin embargo, él había estado en tal necesidad, y ella había estado sangrando, el olor y el sabor de la sangre en la palma de su mano, el corte burlándose de él… Había sido un caso de mal menor, chupar una bolsa de sangre o ceder a la desesperación y morder a Alex. Cualquiera de las dos hubieran puesto de manifiesto lo que era, pero no estaba en forma para atraerla, acariciarla y excitarla lo suficiente para que abriera su mente y sintiera su placer en lugar de su propio dolor. Su mordisco la habría herido, y nunca le haría daño deliberadamente a Alex, con el hambre en él como había estado, no confiaba en sí mismo. Conseguir que ella le trajera la nevera con la sangre parecía el único recurso. Si hubiera estado un poco mejor, Cale podría haber pensado en decirle que dejara la nevera y fuera en busca de ayuda para poder alimentarse sin que ella lo viera, pero una vez que vio la nevera, no fue capaz de pensar en otra cosa que el dulce alivio que la sangre le daría. Cale arrancó la bolsa vacía de sus dientes y arrastró la otra para reemplazarla. Se alimentó de cuatro bolsas como esas antes de preocuparse por otra cosa… como el hecho de que dada la circunstancia estaba recostado a un lado de la carretera donde cualquier persona podría encontrarlo. Y la sangre en cuestión de segundos golpearía su sistema, comenzaría a curarlo, y estaría con tanto dolor que no sería capaz de controlarse a sí mismo. Si un buen samaritano venía en ese momento, probablemente le rasgaría la garganta, sin ni siquiera ser consciente de lo que estaba haciendo.


Suspirando, miró a su alrededor. No había nada más que la barra metálica, un triángulo de nieve entre la carretera y la rampa de salida de ese lado, pero ahí había un bosquecillo de árboles a unos cincuenta metros de la carretera por el otro lado. Parecía muy lejos en ese momento, pero Cale sentía que no había mucho en donde elegir. Era eso o arriesgarse a lastimar a alguien. Hasta el momento ya había tenido increíblemente suerte de que nadie hubiera aparecido, sin embargo, no podía arriesgarse. Los pensamientos de Cale murieron con las luces que lo iluminaron. Levantando la cabeza, vio que alguien había tomado la rampa de salida y estaba desacelerando a medida que se acercaba.


Capitulo 14 Si Alex creía que conducir hasta la casa fue malo, obligarse a salir del coche y caminar a la casa fue aún peor, pero se obligó a hacerlo. Por un lado, Sam estaba allí, completamente ignorante de que el hombre que amaba era un vampiro rapaz que estaba haciéndole pensar que lo amaba para poder alimentarse de ella como un parásito. Tenía que ir y advertirla, y si podía sacarla. Aunque Alex empezaba a pensar que no era probable. Deteniéndose en la puerta, se tomó un momento para tratar de recuperar la compostura, y, finalmente, levantó la mano para llamar. No era exactamente un toque fuerte, era más uno tímido, pero tenía miedo de su ingenio en ese momento... y realmente tenía que hacer pis, se dio cuenta por desgracia, preguntándose por qué ese tipo de cosas siempre parecen ocurrir en los momentos más inoportunos. Un buen susto sería suficiente para humedecerse, y como estaba entrando en una guarida de vampiros, Alex sospechaba que iba a experimentar más de un boo, lo que significaba que era probable que tuviera una experiencia humillante de esta noche de terror, Alex se dio cuenta, y se irritó de repente. La irritación creció a medida que pasaban los minutos sin que alguien respondiera a su llamada. Vaya, si iba a ser sacrificada en el altar de sangre por un grupo de chupa cuellos, lo menos que podían hacer era no hacerla esperar. Ese último pensamiento le dijo a Alex que probablemente había perdido su cordura. Simplemente no parecía muy sano estar enfadada porque sus aspirantes a asesinos carecían de rapidez. Suspirando, sacudió la cabeza y volvió a llamar, pero todavía no muy fuerte. No se atrevía a golpear como si realmente quisiera que alguien viniera a matarla. Cuando pasó otro momento sin que la puerta se abriera, vaciló, y luego tomó el pomo de la puerta y lo giró. Para gran sorpresa, no estaba cerrada con llave. Ella facilitó la apertura, sintiéndose como alguna heroína victoriana entrando en una casa encantada... o una guarida de vampiros, pensó Alex secamente, y luego murmuró, — Podría estar a punto de morir, pero al menos no he perdido mi sentido del humor. Con una mueca de dolor por lo fuerte que su voz sonaba, se deslizó en el interior y luego paró, cuando una cacofonía de sonidos golpeó sus oídos: chillidos, gritos y el sonido insistente de un teléfono. Supuso que el teléfono era Russell, tratando de


avisar de su llegada. Sonaba como si nadie se molestara en responder a su llamada. Ella lo achacó al hecho de que probablemente no podían oír más que los alaridos del piso de arriba. Era fuerte y angustiado... y su hermana, Alex se dio cuenta con horror al reconocer la voz de Sam en el sonido torturado. Ella comenzó instintivamente hacia las escaleras, pero se detuvo bruscamente al escuchar otras voces gritando, tratando de hacerse oír por encima de los gritos de Sam. —¡Maldita sea! ¿Por qué no funciona? — Eso sonó como Mortimer, y en realidad sonaba un poco desesperado, observó Alex con el ceño fruncido. —No lo sé. Le dimos la cantidad prescrita, —gritó alguien conocido. —¡Dale más! —Rugió Mortimer. Alex se mordió los labios y miró a su alrededor, en busca de un arma a mano. Una cruz, agua bendita, o ajo hubiera estado bien, pero por supuesto no había nada parecido a eso. Detectó la luz encendida en la cocina, corrió por el pasillo allí y directamente al bloque de madera lleno de cuchillos. Sacó los dos más grandes y se volvió hacia la puerta, pero luego se detuvo al darse cuenta de que no era probable que hicieran mucho. Cale había tomado un montón de mierda de daño en el accidente de coche y, todavía estaba vivo. Necesitaba un bazooka... o una estaca. Alex pasó de un pie a otro, tratando de pensar qué hacer, y luego comenzó a tirar cajones de la cocina abiertos, buscando desesperadamente hasta que se topó con una cuchara larga de madera. Tirando de ella, se tomó un momento para afilar el extremo con uno de los cuchillos. Fue un trabajo muy malo, se precipitó y, en realidad, sólo atinó a hacer la punta ligeramente puntiaguda, pero había que hacerlo, decidió Alex, cuando los gritos de Sam crecieron en volumen. Sólo tendría que hundirla con mucha fuerza. Deslizando la estaca improvisada en su bolsillo trasero, se dirigió a la puerta otra vez, pero luego se detuvo al recordar que los vampiros podían leer la mente. Necesitaba un plan, o simplemente tomarían el control y echarían mano sobre sus armas, se dio cuenta Alex con tristeza. Un ataque sorpresa sería lo mejor... o evitar de alguna manera que se metieran en su cabeza.


Girando lentamente, escaneó la cocina, y luego regresó a los cajones. En el segundo o tercer cajón que había abierto estaba segura de que había visto una caja de… —¡Ajá! —Jadeó cuando las envolturas de alimentos fueron revelados en el primer cajón en que lo intentaba. Alex cogió el papel de aluminio, le arrancó una hoja enorme, y rápidamente lo puso por encima de su cabeza. Arrugó los extremos bajo la barbilla para que se quedaran, y luego tiró al frente hacia adelante hasta que su frente estuvo cubierta. La parte de atrás quedó desnuda, sin embargo, y rápidamente arrancó una segunda hoja y la ató a la otra engarzando los bordes juntos para cubrir toda la cabeza, pero de los ojos hacia abajo estaba protegida. Alex se sintió una idiota total, y ni siquiera tenía ni idea de si funcionaría, pero lo intentaría. Además, era lo que los obsesos de la ciencia siempre hacían en las películas para evitar que los rayos del espacio o lo que fuera penetrara en sus mentes. Debía haber alguna ciencia detrás de ello. Tal vez la mantendría a salvo. —He perdido mi mente —murmuró Alex, agarrando sus cuchillos de nuevo y pisoteando al otro lado de la cocina. —Me desperté esta mañana, en una aburrida cocina en el planeta tierra, y de alguna manera terminé en La zona Oscura como sustituta de tercera de Buffy la Cazavampiros. Corrió por el pasillo hacia las escaleras, y agregó, —¿Y dónde diablos está cuando la necesitas? Me vendría bien un poco de Buffy en este momento. Alex sabía que probablemente no debería estar hablando con ella misma cuando estaba tratando de sorprender a los vampiros, pero la hacía sentirse mejor y le daba coraje. Además, no era como si la oyeran con Sam perforando los oídos con sus gritos, pensó y se frunció el ceño a sí misma sobre lo que podría estar ocurriéndole a su hermana. Probablemente era una orgía de sangre extraña, doce de los bastardos rodeándola y mordiendo la carne de su pobre hermana desnuda. Tendría que haber ido derecha arriba la primera vez que los oyó, se reprendió Alex, al llegar a la parte superior de las escaleras, pero sabía que no habría ayudado nada. Era lo suficientemente arriesgado como estaba armada.


Su mirada se deslizó sobre las puertas a lo largo de la sala, haciendo una pausa en la que sabía de anteriores visitas que era un cuarto de baño. Alex todavía tenía que hacer pis. De hecho, cuanto más asustada estaba, más tenía que ir, pero no había manera de que hiciera una parada en boxes con los gritos de Sam. Parar por armas era una cosa, pero hacer pis estaba fuera de cuestión. Sin embargo, definitivamente iba a patear algún culo vampiro si se mojaba, Alex decidió seguir el sonido de los gritos de Sam a la puerta de la habitación que sabía que su hermana compartía con Mortimer. Otras voces seguían gritando en el interior, pero era más difícil distinguir lo que decían ahora que estaba tan cerca. Sus orejas estaban tan llenas de los sonidos de la agonía de Sam, que no era capaz de concentrarse en las otras voces. Tomó una respiración profunda, Alex cambió su cuchillo a la otra mano y giró lentamente la perilla de la puerta, facilitando así la apertura de la puerta con todas las ansias de un niño que entra en el consultorio de un dentista. En el momento en que Alex pudo ver el interior, buscó en la habitación. Había cuatro personas en el interior con Sam, no doce: Mortimer, Bricker, y otro hombre, así como una mujer. Ninguno de ellos parecía estar mordiendo a Sam, sin embargo, todos estaban abrazándola en la cama. Bastardos enfermos, pensó Alex con disgusto antes de volver su mirada a Sam. En el momento en que la vio, la preocupación de Alex cambió a otro nivel. Además de estar físicamente sujeta, Sam tenía cuerdas en las muñecas y los tobillos, atándola a la cama, aunque al parecer una de ellas se había roto. También estaba completamente vestida, eso estaba bien, no habían llegado a la parte orgía todavía. Y no habían llegado a morderla, por lo menos no había marcas de mordeduras en la piel de su garganta o en lo poco que era visible en las muñecas y los tobillos. Sin embargo, Sam estaba muy pálida, como una hoja blanca, como si toda la sangre hubiera sido succionada. Pero no estaba actuando como una persona débil por la pérdida de sangre. Cuatro personas estaban manteniéndola, vampiros, que el cine sugería, eran más fuertes que los simples mortales, y sin embargo, estaban teniendo problemas para mantener a Sam en la cama mientras golpeaba y gritaba como si ardiera.


Abriendo más la puerta, Alex se metió en la habitación, agradeciendo que los cuatro vampiros estuvieran distraídos con su hermana. En realidad podría ser capaz de arrastrarse para arriba y estacar a uno o dos antes que los demás se dieran cuenta de lo que estaba sucediendo. Bricker era el más cercano. Él y otro hombre estaban en cada esquina de los pies de la cama, agarrando las piernas de Sam, mientras que Mortimer y la mujer sujetaban los brazos. Alex no reconoció al hombre de cabello oscuro de la izquierda, y casi sentía que no estaba agarrando el otro tobillo de Sam, lo que le había convertido en el objetivo más cercano. Estaba segura de que sería más fácil estacar a un extraño. Cuando se acercó, estaba sufriendo un cierto pesar por tener que estacar a Bricker. Siempre le había gustado el chico. Pero él era un vampiro y ella tenía que salvar a Sam y probablemente la mataría si tuviera la oportunidad ahora que sabía que su máscara amigable ocultaba un monstruo chupasangre, Alex se recordó a sí misma y puso el cuchillo en su mano derecha en el bolsillo de atrás para poder sacar la estaca improvisada en su lugar. Con los ojos fijos en la espalda de Bricker, levantó la estaca, y luego se lanzó hacia abajo, con el objetivo en el área general de su corazón. No consiguió la reacción que había esperado. Bricker simplemente miró a su alrededor con un gesto molesto, y luego parpadeó sorprendido cuando la vio. — Alex. ¿Qué estás haciendo aquí? —Dijo, o por lo menos pensaba que había dicho eso. Sobre todo tenía que leer los labios ya que no podía oír nada más que a Sam en este momento. Confundida, Alex miró su estaca y vio con espanto que la maldita cosa estaba al revés. Había hundió la cuchara primero. Alex comenzó a reprenderse a sí misma por no comprobarlo para asegurarse de que la tenía al derecho correctamente antes de apuñalarle, y entonces se dio cuenta de que Bricker había vuelto a Sam mientras continuaba golpeando. Alex rápidamente giró la cuchara en sus dedos, maldiciendo cuando estuvo a punto de caerse la maldita cosa. Caray. Soy una mala Buffy, pensó Alex mientras frenéticamente hundía la cuchara hacia Bricker, esta vez con el extremo correcto de la misma. Desafortunadamente, él miró hacia atrás en ese momento e instintivamente extendió la mano y la agarró del brazo descendente con una mano.


—Bricker, deja de jugar con Alex y sujeta a Sam, —gritó Mortimer tan fuerte que en realidad lo escuchó, y luego agregó, —Y Alex, quédate de pie en la esquina y compórtate. Alex giró sobre sus talones y se dirigió a la esquina, y luego se volvió y simplemente se quedó allí. No fue por elección. Su cuerpo acaba de hacer lo que Mortimer había ordenado, como si... bueno, como si el hijo de puta tuviera su control, se dio cuenta con espanto, y no parecía haber una maldita cosa que pudiera hacer al respecto. Sus músculos y sus miembros simplemente no tomaban las órdenes que enviaba para tratar de hacer que se movieran. —La segunda dosis está funcionando, —dijo la mujer de la parte superior de la cama ahora, sin tener que levantar la voz, ya que los gritos de Sam habían pasado a gemidos. Renunciando a tratar de moverse, Alex miró a Sam al ver que se retorcía menos ahora. Preguntándose qué estaba funcionando, cambió su mirada a la mujer que había hablado, tenía el largo cabello oscuro y la piel perfecta. Nunca había visto a alguien con el pelo tan brillante y con aspecto saludable o la piel tan pura como la de la mujer. Las muñecas de porcelana habrían llorado en su propia deficiencia al verlo. La mujer brillaba de buena salud y felicidad. Sin duda era la reina de los condenados, decidió Alex. —Gracias a Dios, —dijo Mortimer, y Alex desvió la mirada hacia él, un poco sorprendida al ver la angustia y el amor en su rostro mientras miraba hacia abajo a su hermana. Un poco sorprendida de que él se atreviera a usar el nombre del Señor. ¿No debería su lengua explotar en llamas o caerse por eso? Una risa suave de la mujer atrajo la mirada de Alex de vuelta a su igual con su manera de suave diversión. —¿Que es gracioso, querida? —Preguntó el hombre que estaba a los pies de Sam con Bricker. —Ella estaba pensando que... —Hizo una pausa y sacudió la cabeza. —Nada. No quiero avergonzar a la pobre chica.


Alex frunció el ceño con las palabras cuando se dio cuenta que todo el mundo se había vuelto ahora para mirarla. Mortimer con el ceño fruncido, molesto, obviamente disgustado por su presencia. Bricker estaba echando su sonrisa habitual, pero el hombre que no conocía se había vuelto con una mirada curiosa sobre ella y ahora miró a Mortimer, y dijo, —¿No nos va a presentar? Mortimer sólo volvió su mirada de nuevo a Sam, fue Bricker quien habló. —Esta es la hermana de Sam, Alex, —anunció, estirándose y avanzando hacia ella. Deteniéndose frente a ella, agregó, —Alex, estos son Marguerite Argeneau Notte y su esposo Julius Notte. El reconocimiento se deslizó a través de Alex, y sus ojos se dirigieron a la mujer otra vez. Se había dado cuenta de que Sam siempre hablaba de ella con un poco de temor. Ahora sabía por qué... la reina de los condenados. —¿Qué pasa con los... er... el sombrero? —preguntó Bricker, dirigiendo su atención hacia él. Alex abrió la boca, pero inmediatamente la cerró de nuevo, no estaba dispuesta a admitir que había esperado evitar que fueran capaces de controlarla. —Sí, eso no funciona tan bien, —se rió entre dientes Bricker. —Pero te ves muy linda como una viejecita con un pañuelo de papel de tipo gracioso. —Alex frunció el ceño. —¿Y? —Preguntó divertido. —¿Qué estás haciendo aquí? Quiero decir además de tratar de matarme con una cuchara. —Bricker, —reprendió la mujer, dejando la cama para unirse a ellos. —Deja de burlarte de ella. La pobre chica está aterrorizada. Bricker se quedó en silencio, pero también lo estaba Marguerite ahora, Alex se dio cuenta, y miró de uno a otro, frunciendo el ceño cuando vio la expresión concentrada en sus rostros. Poco a poco se dio cuenta de una alteración extraña de sus pensamientos, una especie de cosquilleo, como si una polilla o una mariposa revolotearan por el interior de su cráneo, y luego se distrajo cuando el marido de Marguerite, Julius, se unió a la pareja para mirarla así.


Otro momento de silencio y continúo mirando enfurecida, y luego Marguerite dijo de pronto, —Bricker, es mejor que vayas a buscar a Cale. —Ya estoy en ello, —le aseguró, alejándose. —¿Qué ha pasado? —Preguntó Mortimer desde el lado de la cama. Alex no podía verlo, Marguerite estaba en medio, pero su voz sonaba preocupada. —Nada de qué preocuparse, Mortimer, —dijo Marguerite con dulzura. —Yo me encargo de esto. Tú solo preocúpate de Sam. Estaremos en la habitación de al lado. Grita si me necesitas. —¿Quieres que vaya contigo? —preguntó Julius. —No, estaremos bien, —le aseguró Marguerite, y se inclinó para besarlo antes de mirar de nuevo a Alex. —Vamos, querida. Puedo ver que tenemos mucho de qué hablar. Marguerite apenas había terminado de hablar cuando Alex se encontró girando los pies y moviéndose hacia la puerta por donde Bricker había salido. Una vez más, no fue por voluntad propia. No quería dejar a Sam, Alex trató de detenerse, pero su cuerpo no quiso escuchar. —Sam va a estar bien, — le aseguró Marguerite en voz baja, mientras salían de la habitación y se dirigía a pasillo. —Mortimer la ama y nunca le haría daño. Te lo prometo. Alex se preguntó de qué servía la promesa de un vampiro. Seguramente podrían mentir tan fácilmente como los mortales —Por supuesto que podemos, pero no lo hacemos, —dijo Marguerite, mientras los pies de Alex, la conducían a la habitación de al lado. Oyó la puerta cerrarse detrás de ella. —¿Te gustaría ir al baño? Si hubiera podido volver la cabeza, Alex habría mirado hacia atrás con sorpresa a pesar de que suponía que no debería sorprenderse de que la mujer supiera que tenía que ir. Estaba leyendo su mente, después de todo y estaba allí, entre sus preocupaciones. Morir era una cosa, pero le gustaría hacerlo con un poco de


dignidad. —No vas a morir, —dijo Marguerite con exasperación. —Y puedes hablar. No he tomado el control total de ti. —Podría haberme engañado, —murmuró Alex. La risa de Marguerite era un tintineo de campanillas en el oído, y luego Alex sintió los pies moviéndose hacia la segunda puerta en la habitación. —Ve por delante y usa las instalaciones. Pero por favor no trates de escapar, no llegarás muy lejos. Alex hizo una mueca, pensando que era bastante obvio, y luego llegó a la puerta y de pronto sintió desaparecer todo el poder que había estado haciendo que sus pies se movieran. —Creo que te puedes manejar por tu cuenta, —dijo Marguerite en voz baja. —Yo te espero aquí. Alex miró a la mujer, feliz de encontrar que era capaz de hacerlo. Cuando Marguerite sonrió alentadora, se giró hacia atrás y abrió la puerta. Una vez a salvo en el interior, empujó la puerta cerrada y luego se inclinó débilmente contra ella. Estaba atrapada en la guarida del león y casi perdida. Parecía evidente que no iba a escapar de estas personas cuando la podían controlar. Además, incluso si se escapara del cuarto de baño y de la casa, sabía acerca de la seguridad aquí, las altas vallas electrificadas, las cámaras con sensor de movimiento, y hombres armados. No iba a ninguna parte. Ni siquiera lo habría intentado sin Sam. Un grito sacó a Cale del infierno que estaba sufriendo, y por un momento temió que más mortales hubieran llegado a buscarlo. Eso no sería algo bueno. Él estaba débil, y en agonía, y no se sentía muy sociable en este momento. Aparte de eso, estaba falto de sangre, necesitaba más, y no pensaba que pudiera controlarse a sí mismo como lo había hecho la primera vez. Su primer instinto cuando había visto el coche rodando hacia él, fue caer en la mente del conductor y hacer que siguiera adelante, pero entonces miró hacia el bosquecillo de árboles, notó la distancia, y cambió de opinión. Nunca habría sido


capaz de arrastrarse esa distancia, por lo que había tomado el control del conductor y le hizo detenerse, sospechaba que había estado haciéndolo de todos modos, a continuación, hizo que los dos ocupantes del vehículo salieran y fueran hacia él. Para alivio de Cale eran un par de hombres cerca de los veinte años, sanos y fuertes. Una vez que el hombre se quedó callado y aún antes de él, Cale había recogido las últimas dos bolsas de la nevera, las guardó en su chaqueta, y luego hizo que lo llevaran a la espesura de los árboles. Entre la nieve y el terreno accidentado, las cosas habían sido difíciles para ellos. También había tomado más tiempo del que esperaba, y en el momento que lo habían colocado en la cubierta de los árboles, la curación se había extendido con venganza. Cale sólo había tenido un delgado hilo de control sobre sí mismo. Lo único que le había impedido atacar a uno o ambos hombres era el conocimiento de que tenía dos bolsas de sangre escondidas dentro de su abrigo. Había rasgado las bolsas en el momento en que le pusieron en el suelo, incluso cuando los envío corriendo de vuelta a su vehículo con la idea de olvidarse del coche destrozado y de él. Habían llegado a su vehículo y arrancado justo cuando había terminado la última bolsa de sangre y comenzado a convulsionar en el suelo del bosque. —Cale. — No más mortales, pensó con un suspiro, cuando reconoció la voz de Bricker. Trató de gritar "aquí", pero lo que salió fue un graznido seco. No importaba. Al parecer, había sido escuchado por Bricker que de repente apareció a su lado, una silueta alta en la luz de la aurora tejiendo a través de los árboles sin hojas. —Jesús, estás en mal estado, —dijo el hombre sombrío, de rodillas para mirar por encima de él. Cuando su mirada pasó a las piernas de Cale, maldijo. —¿El accidente hizo esto? Cale lanzó un gruñido, y el otro hombre se volvió para mirarle a la cara.—Vi las pistas. Dejaste un infierno de rastro de sangre. Eso explica por qué no había avanzado más en su curación, pensó torvamente. Había ido perdiendo la sangre tan rápido como podía consumirla. Probablemente había tantas venas estalladas en sus piernas que no pudo cerrarlas lo suficientemente rápido para evitarlo. Eso significaba que necesitaba mucha más sangre. La mejor apuesta era probablemente ponerlo en remojo en una bañera de


la misma. —Russell y Francis se van a deshacer de las pistas y del coche, — le informó Bricker. —Acababan de terminar su turno cuando me iba, así que les contraté para venir a ayudar. Cale volvió a gruñir. —Había dos pares de huellas. ¿Cómo conseguiste llegar aquí? —Los mortales, —logró decir Cale. —¿Dónde están los cuerpos? —Preguntó secamente Bricker, doblando los brazos debajo de él. Cale sólo gemía en agonía mientras Bricker lo levantaba del suelo. —No te preocupes, amigo, —dijo Bricker con simpatía. —Hay sangre en la camioneta y estarás de vuelta en casa en poco tiempo. — Alex, — logró decir Cale mientras salían de los árboles. — Está en la casa, está bien. Un poco loca, tal vez, —agregó con diversión. —Pero, bien. A Cale le hubiera gustado preguntarle qué significaba eso, pero simplemente no tenía energía para ello. Sus ojos se cerraron y cayó en la inconsciencia con gratitud.


Capítulo 15 Alex miró el espejo mientras se lavaba las manos, deteniéndose al ver su reflejo. Se veía ridícula con una hoja encima de su cabeza… y no había funcionado. Incluso se arrancó la tapa de plata. Entre eso y su intento de "cuchara" para la muerte, que era una maravilla, Bricker no había podido terminar consigo mismo, pensó riéndose con disgusto y tiró el papel a la basura. Definitivamente era una mala Buffy. Suspirando, Alex se secó las manos y se obligó a regresar a la habitación. A ella en realidad le habría gustado esconderse en la pequeña habitación por siempre, pero no logró mucho. Marguerite estaba sentada en una de las dos sillas en el extremo opuesto de la habitación. Sonrió cuando Alex apareció, luego dio unas palmaditas en el brazo de la silla junto a la suya. ―Ven siéntate. Alex no se movió. ―Realmente preferiría no hacerlo. ―Oh, vamos, ― le reprendió. ―No muerdo. Alex soltó un bufido. ―Eres un vampiro. ―No, no lo soy, ―Marguerite le aseguró solemnemente. ―Soy un ser inmortal. La miró con incertidumbre. ― ¿Qué es eso? ―Vas a tener que venir aquí para averiguarlo, ―dijo con firmeza. ―No quiero tener que gritar para que me escuches al otro lado del cuarto. Alex dudó un momento antes de entrar y sentarse a regañadientes en la silla. Se apretó al extremo lo más que pudo, para estar tan lejos de Marguerite como podía estar, la miró con recelo y esperó. ―En primer lugar, no tienes nada que temer, ―Marguerite le aseguró en voz baja. ―Aquí nadie te haría daño. No lo hacemos, y de hecho no se nos permite, alimentarnos de los mortales. Aquí consumimos bolsas de sangre.


Alex sintió un poco como la tensión se filtraba a través de ella, luego se puso rígida y dijo, ―Sam. ―No le estábamos haciendo daño, ―Marguerite le aseguró con firmeza. ― Debes de haber notado cómo se agitaba y convulsionaba en la cama. Estábamos tratando de detenerla e impedir que se causara daño a sí misma. ―Ella inclinó la cabeza y agregó, ― ¿Seguramente has visto el amor y la preocupación en el rostro de Mortimer? Él nunca permitiría que la dañaran para llegar a ella. Alex frunció el ceño. Se había dado cuenta, y se había confundido a la vez. ― ¿Qué pasa con ella? Marguerite vaciló un momento y luego dijo, ―Creo que antes de explicar el qué, es necesario comprender el quién y lo qué somos. ―Sé lo que sois, ―dijo Alex secamente. ―Sois vampiros. ―No somos vampiros, ―dijo Marguerite con firmeza. ―Somos inmortales. ―Tenéis colmillos, ―dijo Alex secamente, luego frunció el ceño y añadió, ―Por lo menos, Cale los tiene. ―Los Inmortales tienen colmillos, ―dijo Marguerite con calma. ―Correcto, ―dijo Alex con el ceño fruncido. ― ¿Todos tenéis colmillos y consumís sangre para sobrevivir, pero no sois vampiros? Marguerite chasqueó la lengua con impaciencia. ―Sí, ya sé que hay similitudes. Los vampiros mitológicos tienen colmillos y se alimentan de los vivos. Sin embargo, también se supone que están malditos, que son muertos reanimados sin alma. Y te aseguro que no estoy ni maldita ni perdí mi alma. Y definitivamente no estoy muerta. ―Entonces, ¿qué? ―Voy a explicártelo. Sin embargo, puedes encontrar la explicación difícil de aceptar, ―le advirtió.


―Es más difícil que aceptar que los vampiros realmente existente, ―preguntó Alex secamente. ―Adelante. Creo que puedo manejar cualquier cosa en este momento. ―Me gustaría que dejaras de llamarnos con esa palabra tan desagradable. Eso es realmente preocupante, ―dijo Marguerite con desgracia, pero continuó, ― ¿Has oído hablar sobre Atlantis? Alex levantó las cejas. ―Sí. Era una tierra antigua, mítica, que era supuestamente más avanzada que el resto del mundo o algo así. ―Sí... pero no era sólo un mito. Era un país en la punta de un continente, rodeado por el océano en tres lados y aislado de sus vecinos por una cordillera que hacia difíciles los viajes a ella. Estaba aislada, y era mucho más avanzada científicamente que el resto del mundo, hasta el punto de que los científicos habían comenzado a trabajar con lo que ahora se llaman nanos. Parece que uno de esos científicos pensó que podría ser de ayuda médica y creó nanos específicamente programados para reparar las lesiones y combatir las enfermedades en el cuerpo humano. Su idea era que estos nanos pudieran ser disparados directamente al torrente sanguíneo, lo que los llevaría por todo el cuerpo y a donde tenían que ir para lograr esto. Por esa razón, les diseñó para utilizar la sangre como impulsor, así como para regenerarse, lo que podía lograr incluso la más grande tarea como es la lucha contra el cáncer en un cuerpo plagado de él. Alex levantó las cejas y le preguntó con incredulidad, ― ¿Y cuándo fue esto? ―Mucho antes de la llegada de Cristo, querida, ―dijo Marguerite con solemnidad. ―Bueno, eso es un poco salvaje, ― reconoció Alex. ―Pero, ¿qué tiene eso que ver con los vampiros... inmortales? ―se corrigió en el último momento. Marguerite sonrió por el esfuerzo. ―Bueno, estos nanos se supone que se disuelven y salen del cuerpo cuando han terminado con su trabajo. Sin embargo, hay un sin número de enfermedades y lesiones que un organismo puede sufrir, y una programación en los distintos grupos de nanos para cada dolencia hubiera sido imposible, así que, en realidad, ―se interrumpió para aclarar, ―ya que mientras un solo hombre comenzó el trabajo, otros lo acabaron. Pero de todos


modos, para evitar ese problema, los nanos se programaron sólo para reparar cualquier daño, luchar contra cualquier enfermedad, y mantener el cuerpo del anfitrión en su mejor condición. Desafortunadamente, el cuerpo siempre tiene algo para reparar. El sol, el medio ambiente, aún el paso del tiempo matando a las células que causan el daño y que el iPod nano ve como algo que debe ser reparado. ―Ellos nunca se disuelven y se van, ―se dio cuenta Alex. Marguerite asintió con la cabeza. ―Y usan la sangre para poder regenerarse a sí mismos, así como para hacer las reparaciones. Más de la sangre que un cuerpo mortal puede crear. ―De ahí la necesidad de sangre, ―murmuró. Ella asintió de nuevo. ―En Atlantis, se combatió el problema dándole transfusiones a los que les habían dado los nanos antes de descubrir los fallos en estos. Sin embargo, cuando Atlantis cayó. ― ¿Cómo fue la caída de Atlantis? ―Preguntó Alex con curiosidad. ―Creo que fue un terremoto. En cualquier caso, Atlantis, básicamente, se hundió en el océano. ―Como dicen que le sucederá a California algún día, ―murmuró Alex. ―Sí, ―dijo Marguerite, ―Y cuando eso sucedió, casi los únicos sobrevivientes fueron los que tenían los nanos en ellos. Que subieron a las montañas para reunirse con el resto del mundo y lo que encontraron fue una sociedad mucho menos avanzada. No había médicos que realizaran las transfusiones. Alex hizo una mueca. ―Eso debe haber sido un shock. Marguerite asintió con la cabeza. ―Al parecer fue un momento muy difícil para la mayoría de ellos. Que aún necesitaban más sangre de la que podían producir, pero ahora no tenían forma de conseguirla. Por ello algunos simplemente murieron, pero en otros, los nanos los obligaron a evolucionar para adaptarse a este nuevo hábitat. Estos hicieron que les brotaran colmillos retráctiles para que pudieran


conseguir la sangre que necesitaban. Entrecerrando los ojos, Alex la interrumpió, ―Pensé que habías dicho que no mordíais, ni os alimentabais de los mortales. ―Sí, bueno, debería haber dicho que ya no mordemos. Sin embargo, no pueden alimentarse de mortales ya que hay bolsas de sangre, porque va contra nuestras leyes. Un inmortal que rompe la ley puede ser ejecutado. ― ¿Puede ser? O es, ―preguntó Alex secamente. ―Se hacen excepciones en casos de emergencia cuando un inmortal está en una terrible necesidad de sangre y no tiene bolsas a su disposición, ―explicó Marguerite. ― De lo contrario, simplemente se alimenta de los mortales, porque ellos quieren, o se encuentran autorizados y por el enganche. Alex pensó en Cale. Definitivamente, había estado en una terrible necesidad... y no había podido tomar las bolsas de sangre del refrigerador que estaba muy lejos. Si no pudo llegar a él y un transeúnte se presentó, ¿Iba a ser perdonado por alimentarse de una persona? ―Sería más probable que perdiera el control frente a una persona, que poder llevarle un refrigerador hasta él, ―dijo Marguerite en voz baja. ―Creo que estaba demasiado débil para hacer eso, de lo contrario, me habría hecho traerlo de vuelta, ―dijo Alex, y frunció el ceño al darse cuenta de que realmente había sido controlada en esta última semana, como había temido. ―Un inmortal nunca está demasiado débil para no poder controlar a un mortal, ―le aseguró Marguerite. ―Cale no te controló porque no podía. No puede controlarte ni leerte, Alex. Eso es lo que te hace especial. ―Usted me puede controlar, ―le señaló ella, sin creerle. ―Sí, al igual que cualquier inmortal que lo desee en esta propiedad. ―Marguerite se encogió de hombros. ―Pero eso es porque tú no eres el compañero de vida de cualquiera de nosotros. Cale es incapaz de leer o de controlar a quien se pude convertir en una posible compañera de vida para él.


― ¿Qué es un compañero de vida? ―Preguntó Alex a la vez. Marguerite vaciló. ―Creo que voy a dejar que Cale te lo explique. ― ¿Por qué? Marguerite se encogió de hombros. ―Es su deber. En realidad, era mejor que él te explicara todo esto, pero pensé que no estarías dispuesta a escucharlo. Alex frunció el ceño con disgusto y miró a la mujer por un momento, luego suspiró y dijo, ―Así que los nanos te dieron los colmillos y la capacidad de controlar y leer la mente para ayudarte a comer después de la caída. ¿Y qué otra cosa? ―No fue así. Yo nací en el año 1265 A.D. ―la interrumpió Marguerite en voz baja. ―Nací mortal, fue más tarde, que me dieron los nanos. Alex se encogió de hombros distante. ― ¿Qué más puede hacer tu gente? ¿No...? ―Preguntó vacilante. ― ¿No te conviertes en murciélagos y vuelas o..? ―Alex hizo una pausa. La mujer se reía en voz baja. ―No, ―Marguerite le aseguró divertida. ―Aunque creo que sería bonito ser capaz de volar, creo que no me importaría ser un murciélago. ―Movió la cabeza ante la idea, y le explicó, ―Los nanos sólo aumentan la capacidad natural que todos los seres humanos tienen. Se les ha programado para mantener a sus anfitriones en su pico y para necesitar la sangre necesaria para hacerlo, por lo que les dan a sus anfitriones las mejores condiciones para lograrlo. Haciéndolos más fuertes, más rápidos, aumentando su sentido del olfato y de la vista. Los inmortales también obtienen una visión nocturna increíble, así pueden cazar por la noche y evitar los dañinos rayos del sol durante el día. ―Os convertisteis en depredadores nocturnos, ―dijo Alex lentamente. ―Esencialmente, sí, ―Marguerite estaba de acuerdo, ―aunque, no fue por voluntad propia. Venían de una sociedad culta y no se convirtieron de repente en animales rapaces. Cazaban y se alimentan, pero la mayoría trató de no hacerles daño innecesariamente a sus vecinos y amigos cuando se vieron obligados a


alimentarse. ― ¿Y el controlar la mente? ― Otra de las habilidades provocadas por los nanos, ―dijo Marguerite encogiéndose de hombros. ―Nos facilita cazar y vivir sin la amenaza constante de ser descubiertos, así el donante elegido no se resiste, ni siquiera recordará haber sido mordido. Es comprensible que a la gente no le guste ser una presa. ―No, supongo que no, ―dijo Alex secamente, luego inclinó la cabeza y volvió a un punto anterior. ―Mencionaste que naciste mortal. ―Sí. Me convertí cuando era adolescente, ―dijo Marguerite en voz baja. ―No había jeringas ni médicos capaces de introducir los nanos en 1265, ― señaló Alex. ―No, no los había. Mi padre se mordió la muñeca abriendo una herida y la presionó en mi boca para que pudiera beber su sangre y los nanos con ella. Así es como la mayoría de los mortales se convierten hoy en día. Alex arrugó la nariz con disgusto ante la idea. ― ¿Por qué? Quiero decir que entiendo que en ese entonces no había otra forma, pero hoy en día hay jeringas y no hay la necesidad de hacer ese tipo de bárbaras tonterías. Marguerite sonrió débilmente. ―Pero se ha convertido en una tradición. ―Aún así es doloroso, ―insistió Alex secamente. ―Sí, pero entonces es a su vez un dolor propio, y creo que tu hermana estaría de acuerdo en que el dolor que sufrió Mortimer esa noche fue muy poco en comparación con el que está sufriendo ahora. Además, hay una sospecha de que al compartir los mismos nanos estos crean una conexión adicional, aunque aún no se ha probado. Alex simplemente la miraba, apenas escuchando la última parte. Su mente se había detenido en el "Creo que tu hermana estaría de acuerdo en que el dolor que sufrió Mortimer esa noche fue muy poco en comparación con el que está sufriendo


ahora.‖ Esas palabras resonaban en su cabeza al recordar los gritos agonizantes de Sam y la forma en que se revolcaba en la cama. Levantando los ojos atormentados hacia Marguerite, le pregunto con voz temblorosa, ―Sam ¿no? ―Sí, querida. Sam está regresando, ― dijo Marguerite con solemnidad. Alex comenzó a levantarse sobre sus propios pies, pero con la misma rapidez se encontró cayendo sentada hacia atrás. Pero no por sus propios medios. Marguerite le acarició la mano con suavidad. ―Fue Sam quien lo decidió Alexandra. Nadie la obligó. A ella le encanta Mortimer. Ellos son verdaderos compañeros de vida y desea compartir su vida con él. Alex la miró fijamente, su mente comprendía que ahora Sam también era un vampiro, o lo sería, y que su turno había terminado. ―Seguirá siendo Sam, ―le aseguró Marguerite. ―Simplemente ya no envejecerá más, ni cambiará. Aunque es probable que engorde un poco. Alex parpadeó. ― ¿Engorde? ―Bueno, está sanamente delgada, ― señaló Marguerite al cabo. ―Sospecho que es por algún tipo de disfunción tiroidea. ―Nuestra madre siempre la arrastraba con los médicos por eso, pero no pudieron encontrarle nada malo, ―dijo Alex débilmente. ―Aún hay muchos médicos que no lo detectan, pero los nanos están programados para recibir a sus huéspedes en su condición pico y mantenerlos allí, ―le recordó. ―No creo que Sam haya estado alguna vez en su pico. Pero lo estará pronto. Alex simplemente estaba allí sentada, demasiado aturdida por la noticia de que pronto su hermana sería un vampiro, como para decir o pensar en nada en realidad por un momento, pero luego preguntó, ― ¿Cuándo se decidirá? ―Lo que en realidad quieres saber es desde cuando sabía de nosotros y por qué no te lo dijo, ―le dijo Marguerite en voz baja. Alex no hizo comentarios, pero sabía que eso era realmente lo que quería saber. Se


sentía un poco traicionada en ese momento. Sam debería habérselo dicho. ―No podía hacerlo si quería quedarse con Mortimer, y a Sam no se le habría permitido conservar la memoria si hubiera optado por no quedarse con él, ― dijo Marguerite con firmeza, luego añadió, ―Y lo conoció en la casa el verano pasado, pero sólo recientemente aceptó el cambio. Cuando se quedó en silencio, Alex la miró con curiosidad al ver la breve lucha que había en el rostro de la mujer, luego Marguerite hizo una mueca y simplemente dijo, ―Sin embargo, no debes permitir que el hecho de lo que Sam hizo en su momento influya en tu decisión. ― ¿Qué decisión? ―Preguntó con sobresalto. ―Sobre si estás dispuesta a aceptar a Cale como tu compañero de vida y a su vez cambiar también. Ella palideció ante la sugerencia. ― ¿Convirtiéndome también en un vampiro? ―No, en un inmortal, ―dijo Marguerite con exasperación. ―Y por favor no empieces con esas tonterías acerca de que es lo mismo. Sé que ya no piensas de esa manera ahora que te he explicado las cosas. Alex permaneció en silencio. ―Ya no tendrás miedo de mí nunca más, Alex. Tampoco le temes a Cale ahora que entiendes lo que somos. ―Si lo hago, ―dijo Alex con rapidez, pero se podía oír la falta de convicción en su voz. ―No, querida, no lo haces, ―dijo Marguerite con firmeza. ―Puedo leer tu mente, y sé que no tienes más miedo de nosotros... al menos no físicamente. Sólo tienes miedo a la propuesta de ser compañera de vida de Cale. ―Entonces, ¿cuál es? ¿Tengo miedo, o no?, ―Preguntó Alex secamente, y realmente quería saber lo que la mujer pensaba. Ella misma estaba muy confundida en este momento, sin saber qué sentir. Marguerite tenía razón, había


empezado a relajarse y a dejar de temerles a todos ahora que entendía las cosas. Sin embargo, en el momento en que Marguerite había mencionado lo de ser compañera de vida de Cale, le inyectó un terror que se lanzó a través de ella. ―Creo que tienes miedo, pero solo respecto a Cale, no de que te dañará físicamente, sino que podría hacerlo emocionalmente, ―le dijo Marguerite suavemente. ―Has hecho que él encontrara el amor querida. Soy capaz de leer y sentir tus recuerdos y pensamientos. Reconociste desde el principio que él era especial, que podrías venir a cuidar de él. Pero utilizaste y mantuviste una base profesional entre tú y él, como una excusa para protegerte, pero no pudiste mantenerte alejada como pensabas, y encontraste excusas para verlo todos los días. Pero te resultaba imposible creer que él podría amarte, ―dijo Marguerite con tristeza. ―Porque a pesar de todo, tú eres una mujer muy atractiva, inteligente y exitosa… pero por alguna razón no piensas que eres digna de ser amada. Alex tragó el nudo de su garganta y sus ojos parpadearon rápidamente al sentir que se le llenaban de lágrimas. Las palabras de Marguerite habían dado en el blanco sin duda. ―Creo que tal vez necesites detenerte un momento y preguntarte el porqué, ―le dijo solemne. ― ¿Quién te hizo pensar que no eras digna de ser amada? ¿Quién te dijo eso? Alex no tenía que pensarlo mucho, su mente de inmediato corrió de regreso a la escuela culinaria y a su primera experiencia con el amor adulto. Un choque de trenes con seguridad, pensó con un suspiro. ¿Pero sin duda no podía estar afectándola aún? ―Creo que eso complicó algo que ya estaba creciendo dentro de ti, un miedo irracional, creo, pero eso no lo hace menos aterrador. Tendrás que buscar más atrás de él, y voy a dejar que lo hagas. Tienes mucho en qué pensar. Necesitas saber lo que hizo que lo creyeras hasta el día de hoy, y así poderlo dejar atrás, y aceptar lo que Cale tiene para ofrecerte. Él te ama, Alexandra. Te lo aseguro. Él no puede controlarte, ni leerte. Podríais compartir una vida maravillosa, juntos, si solo pudieras aceptar su amor. Pero tendrás que resolver y enfrentar tu pasado


para poder hacerlo. Alex observó en silencio mientras la otra mujer se levantaba y cruzaba la habitación, pero se levantó bruscamente cuando Marguerite abrió la puerta para revelar a Bricker que llevaba cargado a Cale que cojeaba. Ella corrió hacia la puerta, pero se detuvo en seco cuando lo vio realmente. Sus heridas se veían aún peores en la luz que cuando recorrieron el oscuro camino… y lo había dejado ahí, pensó avergonzada. Este era el hombre que había sido más que atento y amoroso con ella, y ella lo dejó a su suerte en medio de la nada en esas condiciones. ―Lo creías un monstruo, ― dijo Marguerite en voz baja. ―Es lamentable, pero comprensible dadas las circunstancias. No te lo reprocho. Alex comenzó a moverse para acercarse a Cale, pero sus pies se detuvieron casi al instante y le dio la espalda cruzando la habitación, hasta la silla que acababa de dejar. Marguerite tomó el control de nuevo. ―Voy a ayudar a Bricker con Cale. Lo mejor que puedes hacer por él ahora mismo es encontrar el modo en que puedas amarlo como se merece, ―le dijo Marguerite desde la puerta, dado que Alex se encontraba sentada. ―Debo advertirte que tendrás que estar segura de tu decisión cuando la tomes. Porque es irreversible. Si decides no ser compañera de vida de Cale, todos los recuerdos que tengas de él serán borrados de tu mente, nunca lo volverás a ver, puesto que si lo haces, los recuerdos podrían regresar. La puerta se cerró entonces, y Alex se encontró de repente capaz de moverse de nuevo. Se puso de pie a su vez, pero luego simplemente se sentó de nuevo. Ellos la controlarían para detenerla de nuevo. Además, tenía mucho en que pensar.


Capítulo 16

Cale abrió los ojos y miró la sobrecarga del techo, esperando que el dolor volviera a consumirlo de nuevo como las otras veces que se había despertado en esa habitación durante las últimas horas. Pero no pasó nada. El dolor había desaparecido. Había sido relevado brevemente, pero luego pensó que era mejor asegurarse de ello antes de emocionarse demasiado. Trató de mover sus extremidades en formas diferentes para poner a prueba el dolor, pero se detuvo a mirar a un lado cuando un ruido llego a sus oídos. ―Estás despierto, ―le sonrió Alex desde la silla que estaba junto su cama. Él tomó su sonrisa con tentativa sorpresa, luego se apresuró a sentarse, olvidando todo acerca de su preocupación de que el dolor pudiera regresar. ―Estás aquí. ―Sí. ―Ella dudó y le preguntó, ― ¿Quieres que me vaya? Entiendo que estés molesto conmigo por huir de ti. Cale le cogió la mano cuando se puso de pie. ―No. Quédate. Y se aferró a ella hasta que volvió a sentarse, luego le acarició la mano y le aseguró, ―No estoy enfadado por eso. Debió de haber sido terrible para ti ver mis colmillos. Manejé todo el asunto muy mal. Debería haberte dejado antes. ―Solo fue un terrible accidente, Cale, ―lo interrumpió. ―Apenas pensabas con claridad. Debí quedarme el tiempo suficiente para asegurarme de que estabas bien y permitir que te explicaras. ― ¿Supongo que alguien más te lo ha explicado mientras me recuperaba? ―Le preguntó. Alex asintió con la cabeza. ―Marguerite. Cale le envió un silencioso agradecimiento a la mujer. Fue un alivio no tener que ver que Alex lo mirara como si fuera un monstruo una vez más. Él sospechaba que pasaría mucho tiempo antes de que pudiera olvidar el horror que había palidecido


su cara cuando permitió que sus colmillos se deslizaran y perforaran la bolsa de sangre. Era una de las pocas veces en su vida en que se había sentido como una especie de demonio proclamado. La observó de nuevo para ver que ahora estaba agachada retorciendo sus manos nerviosamente en su regazo. La visión lo hizo fruncir el ceño. El que Marguerite le hubiera explicado lo que eran, parecía aceptarlo, no era, obviamente, algo que todavía le preocupara. ― ¿Qué es? ―Le preguntó en voz baja. Alex se lamió los labios y luego le soltó, ―Marguerite dice que me amas. ―Sí, creo que sí, ―admitió. A pesar de que había pasado poco más de una semana, ¿cuánto tiempo realmente lleva ahora amar a alguien? Sospechaba que a veces era lento, que crecía como una flor perfumada de un botón, pero que otras veces podía ser muy rápido. Además, gracias a los nanos, los inmortales tenían un buen comienzo en esa materia. Sabían con certeza si la persona era su compañero de vida, e iban derecho a él, para poder disfrutar de esa persona sin tener que pensar en preguntarse si sería la adecuada o no y así sucesivamente. Eso era lo que Cale había hecho la otra semana, había disfrutado de su independencia, de su ambición, de su creatividad y su sentido de la aventura. Ella era una mujer espectacular y le venía perfectamente en algunos aspectos, complementando todo lo demás. Mientras ella era organizada, él era un pensador caótico, creativo. Podían equilibrarse entre sí y enseñarse uno al otro otras cosas al mismo tiempo. ―Ella dijo que me amas demasiado, ―dijo Alex en voz baja, todavía mirando sus manos. ― ¿Y está bien? ―Le preguntó, luego contuvo el aliento, rezando por la respuesta que quería. ―Sí... no... ―Hizo una mueca y, finalmente, lo miró a los ojos. ―Estaba muy sorprendida cuando vi tus colmillos. Mi pensamiento inmediato fue que había caído en manos de un monstruo, y que lo único que querías era un donante de sangre y un juguete sexual.


―No, Alex, yo... ― Cale comenzó a decir pero ella continuó. ―Marguerite, me dijo que estaba usando eso como una excusa para no involucrarme ante el riesgo de algún daño, y tiene razón. He pensado mucho mientras te recuperabas y, básicamente, he llegado a la conclusión de que estoy en bastante mal estado, ―admitió con una risa seca. Cale frunció el ceño con preocupación. ― Pero ahora estás conmigo. ―Oh. ―Ella sacudió la mano. ―Claro, estoy contigo, pero... ―Suspiró y dijo, ― ¿Te acuerdas que te dije que nos mudábamos todos los años hasta que tuve diez años, y que eso hacía muy difícil el hacer y mantener amigos? Él asintió con la cabeza. ―Bueno, la cosa es que eso me hizo hacer amigos, pero luego nos íbamos y me gustaba, y pensaba que me gustaría hacer un nuevo amigo, pero luego nos íbamos otra vez. Eso ocurría una y otra vez, hasta que el abuelo vino a quedarse con nosotros, era más fácil estar con él, porque él se volvió mi mejor amigo y confidente. Luego murió y me dejó también, ―hizo una mueca. ―Comencé a sentir que tal vez se suponía que no podía tener a nadie. Porque todos morían o me dejaban. ―Ya veo, ―murmuró Cale, comprendiendo lo que debió padecer de niña. ― ¿No tenías amigos en la escuela secundaria? Ella sacudió la cabeza. ―En ese momento me tocó una adolescencia difícil y era tímida… y no ayudó mucho, que al ser la mayor, tuviera que cuidar de Jo y Sam después de que el abuelo muriera. Quiero decir, que no podía aceptar invitaciones para hacer cosas después de la escuela o los fines de semana. Estaba muy sola, ―hizo una mueca, y añadió, ― Pero luego me fui a la escuela culinaria, y fue como si todo el mundo se abriera ante mí. Estaba en un país extranjero, conociendo y reuniéndome con mucha gente nueva e interesante, teniendo amigos, y… ― ¿Y? ―Le animó él. ― Y apareció Jack. ― Hizo una mueca. ―Lo conocí la primera semana de clases. Él


también era de Canadá, de un pequeño pueblo del sur de Ontario. Hablaba francés, era guapo, gracioso, encantador, y me gustó. Ese primer año estuve en el cielo. Todo era maravilloso. Jack y yo siempre estábamos juntos y hasta teníamos un montón de clases juntos. Me dijo que me amaba. Cale sintió como apretaba la boca. Parte de ello era por los celos, aunque no tenía derechos sobre ella, y parte se debió al sonido lastimero de su voz al decirlo, con una pizca de un muy antiguo y profundo dolor, por el que le daban ganas de cazar a este tío Jack y romperle el cuello por ello. ―Entonces, llegó el proyecto final, ―continuó. ―Se suponía que mostraríamos nuestra propia creatividad mediante la presentación de una receta original, algo nuevo y diferente. Gracias al abuelo, que era una brisa fresca para mí, al siempre haberme animado a experimentar, estaba acostumbrada a ello y rápidamente decidí lo que iba a hacer. Y practiqué en mi casa antes de tiempo para hacerlo perfecto. Le hice a Jack probar mi sazón. Gran error, ―dijo secamente. ―El día después de clases cuando teníamos que presentar el plato me llamaron de la escuela. Al parecer mi receta era una réplica exacta de la de otro estudiante que había presentado la misma receta al principio del día. ―Jack. Alex asintió con solemnidad. ―Les dije que debía de existir algún error, que Jack nunca robaría mi receta, y empezaron a preguntarme cómo había llegado a dar con la receta y por qué había añadido esto o aquello, ―sonrió con ironía. ―De alguna manera terminé en el tema de mi abuelo y les dije cómo él me había ayudado en la cocina con las recetas, los experimentos, y así sucesivamente. Luego me pidieron que esperara en la oficina exterior. Cuando salí, Jack acababa de llegar, y lo llamaron. Tenía la boca apretada. ―Todavía pensaba que debía haber algún tipo de error. Después de todo, Jack me amaba. Sin embargo, la puerta de la oficina era muy delgada, y escuché cada palabra que dijo. Me acusó de robar su receta. Me difamó tanto, que apenas se dio cuenta de que no podía responder a las preguntas sobre cómo había llegado a la receta o por qué se había añadido esto o aquello. Cuando


me llamaron para reunirme con ellos, estaba aterrorizada de que creyeran que realmente la había robado. ―Por supuesto que no, ― dijo Cale incondicionalmente. ―No, no, ―ella estuvo de acuerdo. ―Me dijeron que era obvio que Jack la había robado. Que era un cocinero mediocre, mientras que yo había demostrado las características de un cocinero de primera clase desde el principio. Fue expulsado de la escuela con descrédito, y se disculparon por haber desconfiado de mí a través de sus preguntas y me dejaron seguir mi camino. ― ¿Cómo tomó Jack eso? ―Preguntó Cale, sospechando que sabía la respuesta. ―Oh, no estaba contento en absoluto, ―dijo con una mueca. ―Esperé hasta que saliera, y luego le pregunté por qué lo había hecho, cuando él me dijo que me amaba. Él explotó, gritándome: ―¿Quererte? ¿Cómo podría alguien amarte? Eres una vaca fea y estúpida. La única razón por la que te presté atención fue porque eres buena en la cocina y te quería para graduarme‖. ―Arrugó la nariz. ―Dijo algo más, pero te puedes dar una idea. Fue muy desagradable. ―Y él validó tu sentimiento interior que te hace suponer que nadie te ama, ―dijo Cale comprendiendo. Alex asintió con solemnidad. ―Fue una nueva versión del detonante a esa edad. Cualquier persona que amaba me dejaba, moría, o no me amaba, y todos me iban a abandonar. Apartó la mirada, y luego admitió, ―Y aunque sé que es irracional, sé que Dios no se llevó a mi abuelo, porque él me amaba, y yo lo amaba, y que no tuvo nada que ver con que Jack fuera un gran error... ―Se encogió de hombros sin poder hacer nada. ―Esto no hace que tenga menos miedo de que si me permito amarte y confiar en ti, tú no… Cale tomó su mano en la suya y esperó a que lo mirara antes de decir, ―Entonces, no confíes en mí. Confía en los nanos. Ella parpadeó confusa. ―No entiendo.


― ¿Marguerite no te explicó acerca de los compañeros de vida cuando te explicó todo lo demás? ―Le preguntó con el ceño fruncido. Alex negó con la cabeza. ― Ella dijo que te lo dejaba a ti. Cale asintió con la cabeza, y luego se tomó un momento para organizar sus pensamientos, antes de decir, ―Los compañeros de vida son personas, seres inmortales que pueden vivir una muy larga vida con alegría. Ninguno de los dos se aleja del otro, nunca se traicionan, nunca dejan de amarse por alguien más. Un inmortal antes reduciría su propio corazón y se lo comería antes de causar daño a su compañero de vida... y tú eres la mía. Alex frunció el ceño. ― ¿Cómo sabes que lo soy? Tal vez… ― ¿Te explicó nuestras capacidades? Que podemos leer y controlar a los mortales, ―le preguntó. Alex asintió con la cabeza. ―Pero dijo que no puedes leerme ni controlarme. ―Sí. Eso es correcto. Así es como sé que eres mi compañera de vida, ― le dijo con firmeza. ― ¿Eso es todo? ―Le preguntó con el ceño fruncido. ―Es más importante de lo que probablemente te parezca, ―le dijo con ironía. ―Cómo puedes ver, no sólo podemos leer y controlar a los mortales, también podemos leer los pensamientos de otros inmortales, si no son vigilados. Esto significa que la mayoría de los inmortales pasan su tiempo cuidando sus pensamientos en compañía de otros. Nunca llegamos a relajarnos, debemos estar siempre en guardia. Pero con un compañero de vida, podemos relajarnos y no cuidar nuestros pensamientos. ― ¿Y tú no puedes leerme ni controlarme? ―Le preguntó lentamente. ―No, no puedo, ―le aseguró. Las sospechas de inmediato le llenaron los ojos. ―Marguerite, dijo eso también, y estaba pensando en eso, y me parece que alguien me controló en el restaurante la


noche anterior. Porque me desperté en el sofá la primera vez y comencé a lanzar mi ropa, preparándome para hacer una salida rápida, pero de pronto estaba tomando mi ropa y preparándome para ducharme. ―Ese fue Bricker, ― Cale admitió en tono de disculpa. ―Estaba comiendo en la cocina y él te envió a la ducha para que no entraras y me vieras. Sus ojos se estrecharon, pero se limitó a decir, ― ¿Y la noche que me ayudaste en el restaurante? No estaba muy segura de salir de allí y luego de pronto yo… ―Fue Bricker de nuevo. Realmente no puedo leerte ni controlarte, Alex. No voy a mentirte acerca de eso. Nunca te haría nada malo, ―le aseguró. ―Pero no tienes que creer en mi palabra. Hay otros signos para los compañeros de vida. ― ¿Cómo qué? ―Preguntó ella rápidamente. ―Por lo general son el uno para el otro, se satisfacen, o se complementan entre sí en cuanto a temperamento y gustos. Los nanos parecen que reconocen sus almas cuando coinciden. Además nos complementamos entre nosotros, Alex. Tu mente es más creativa y la mía es más lógica, y hemos trabajado muy bien juntos desde que llegué. Ella asintió de mala gana. ―Eso es muy cierto. Manejas la parte comercial como si fuera un sueño. ―Y tú cocinas de ensueño, ―le aseguró. Ella no solo esbozó una sonrisa, sino que dijo, ―¿Con que más se puede saber si estás con tu compañero de vida? ―La llegada del compañero de vida tiende a rejuvenecer a un inmortal. De repente disfrutar más de las cosas. ― ¿Qué tipo de cosas? ―Le preguntó a su vez. ―Como la comida, ―le respondió él, como su elección de materia más fácil. ―No he sido capaz de soportar el sabor, incluso el olor de la comida durante más de un milenio, pero después de estar contigo, encontré que mi apetito había regresado.


Me parece que no he hecho nada más que comer desde que te conocí. ―Eso fue cierto en un primer momento, pero no comiste mucho el domingo por la noche antes del accidente, ―le señaló ella con sequedad. ―Sí, así es, el sexo es otro de los apetitos que has despertado, ―admitió él con una sonrisa, luego le preguntó, ―Seguramente te has dado cuenta de que era más bien... ¿Explosivo? Alex se sonrojó. ―Sí, pero… ―Es por el placer de compartir la experiencia de la vida entre compañeros. Alex lo miró indecisa. ― ¿Compartir placer? Cale dio unas palmaditas en la cama junto a él. ―Ven aquí. ― ¿Por qué? ―Preguntó con cautela. ―Es más fácil mostrártelo que decírtelo, ―dijo en voz baja, y como ella aún dudaba, añadió, ―Te prometo que solo te mostraré lo suficiente como para que comprendas con más claridad, luego, terminaremos nuestra conversación. Soltando un leve suspiro, Alex se puso de pie y se acercó al lado de la cama, luego se sentó con cuidado en el borde. ―Tócame, ― dijo Cale. Ella levantó una ceja, luego miró por encima de la extensión de su ancho pecho. Se había quitado la ropa cuando lo trajeron a la casa. Estaba completamente desnudo bajo la sábana que le cubría debajo de la cintura. Alex miró por encima la carne disponible, y luego extendió la mano, y lentamente recorrió sus dedos con suavidad por el brazo. Cale se puso rígido involuntariamente mientras un hormigueo lento corría por la piel que ella tocaba, pero Alex sólo vio un vistazo de lo que se trataba, ― ¿Qué se supone que debo sentir? Los ojos de Cale se abrieron como platos, y luego se dio cuenta del problema. Ella tenía que experimentar también la felicidad que él le había descrito. Chasqueando


la lengua, deslizó su mano por su cabello, envolviendo su cráneo. Comenzando a acercarla, pero ella puso una mano en su pecho, deteniéndolo. ― Espera. ¿Qué...? ―Confía en mí, ―le insistió en silencio, luego hizo una mueca y añadió, ―Confía en los nanos. Alex se mordió el labio, pero asintió con la cabeza y le permitió acercarse. Cale la besó ligeramente en un primer momento, seduciéndola solo con pasar su boca sobre la de ella, rozándola suavemente con sus labios entreabiertos, invitándola a profundizar el beso. Entonces le dio lo que tanto quería, y brevemente profundizó el beso, metiendo su lengua en su boca. Pero aparte de la mano en su cabeza, él no la tocó, y rompió el beso cuando comenzó a gemir primero. Los dos estaban respirando más rápido de lo habitual cuando se retiró. Su voz era ronca cuando le dijo, ―Ahora tócame. Alex abrió los ojos lentamente y lo miró a los ojos. Luego bajó la mirada y se acercó de nuevo lentamente. Esta vez le tocó el pecho, sus dedos comenzaron por la clavícula deslizándose hacia abajo hasta rozar su pezón antes de apartar la mano hacia atrás sorprendida. ―Sentí eso, ―dijo confundida, llevando los dedos a su propio pecho, como frotando la sensación de hormigueo que había comenzado cuando él la tocó. ―Oui. Los compañeros de vida comparten la experiencia del placer, más que los demás, ―dijo con brusquedad. ―Por eso nunca dejé que me tocaras hasta ahora. Sentirías esto y tendrías preguntas que no podría explicarte, por lo que... ― Cale dejó escapar un suspiro, cuando Alex de pronto paso la mano por encima de su ingle sobre las mantas. Ella definitivamente estaba experimentando, pensó sombrío cuando vio que sus labios se abrían en un suspiro muy pequeño. ―Correcto, ―dijo sin aliento. ―Probablemente debería volver a… ―En un minuto, ―murmuró Alex. Él se sintió aliviado durante un momento cuando ella quitó la mano, pero sólo lo hizo para retirar las mantas que cubrían sus piernas. En el momento en que estaban fuera de su camino, ella cerró los dedos alrededor de su erección y Cale apretó los ojos por el placer de sentir su


mano suave y cálida deslizarse hasta la base, apretándolo suavemente a su paso. En el siguiente momento gritó y parpadeó abriendo los ojos en shock cuando sintió algo caliente y húmedo cerca de la punta. Ella se agachó para llevárselo a la boca. Esta había sido una idea muy mala, decidió Cale, mientras Alex giraba su lengua alrededor de la punta y lo chupaba con firmeza. Maldita sea, pensó aturdido, así nunca iba a terminar esta conversación. Alex se detuvo bruscamente y se sentó mirándolo con los ojos abiertos. ―Sentí eso. ―Sí, ―asintió con la cabeza, medio agradecido de que hubiera dejado de hacerlo, y medio deseando que lo pudiera continuar. ―Quiero decir que lo sentía en serio. No es como si tuviera un pene o cualquier otra cosa, pero al tocarlo y lamerlo envió ondas de choque de placer a través de mí. ―Oui. Lo sé, ―dijo con una mueca, tirando de la sábana a su lugar. Era mejor terminar esta conversación. ―Es por eso que se llama compartir placer. Es una experiencia solo para los compañeros de vida. ― ¿Así que sentiré esto cada vez que me beses y me acaricies? ―Preguntó asombrada. Él asintió con la cabeza. ―Bueno, maldita sea, ―susurró ella, y de pronto se acercó y le pellizcó los pezones... muy fuerte. Cale gritó sorprendido de dolor mirándola con asombro. ― ¿Por qué hiciste eso? ―Lo siento, ―murmuró ella, acariciándole el brazo con el ceño fruncido. ―Sólo quería ver si podía sentir tu dolor también. ―No, no funciona de esa manera, ―dijo secamente, frotándose. ―Huh. Me pregunto por qué no.


Sacudiendo la cabeza, Cale tiró de las mantas hasta sus axilas en caso de que ella tuviera la tentación de hacer otros experimentos, y le dijo, ―El punto es que definitivamente somos compañeros de vida. Los compañeros de vida son los únicos que experimentan el placer compartido. ― Se acercó a ella y tomándole la mano añadió solemnemente,―Me gustas Alex, pero entiendo que todo esto te parezca repentino, y que tengas dudas sobre mis sentimientos por ti. Eso está bien. No tienes que confiar solo en mí, Alex. Confía en los nanos hasta que aprendas a confiar en mí. Alex miró a Cale en silencio, su mente estaba girando. Todo esto estaba sucediendo tan rápido, y quería ir más lento. El resto de su vida estaba en juego, y le hubiera gustado tener más tiempo para pensar, pero sabía que no tenía ese lujo. Marguerite le había explicado que tenía que tomar su decisión pronto, que no podían permitirle irse con todo lo que sabía, hasta que no lo hiciera. Y ella le había dicho que no tenía que aceptar el cambio de inmediato, pero tenía que decidirlo antes de permitirle salir de la casa. Se trataba de proteger a su gente. Que habían mantenido el secreto todo este tiempo no permitiendo que nadie supiera de ellos. Alex sabía que Cale estaba esperando una respuesta, pero era muy difícil. Ella pensaba que amaba a Cale, o a eso se dirigía definitivamente. El hombre era atractivo ante sus ojos, considerado, inteligente, sexy y el sexo era para morirse… y tenía razón, trabajaban bien juntos y se equilibraban el uno al otro. Pero había pensado que Jack también la quería. Habría apostado su vida por él, por lo que tenían. Y ahora sentía un miedo terrible de que pudiera cometer otro error si decía que sí. Por otro lado, su mente discutía. La otra opción era que nunca vería de nuevo a Cale. Nunca. No más besos, no reír más con él, no más sexo increíble, no más de sus intentos exasperados por ayudarla cuando estaba decidida a demostrar su independencia. Alex se tambaleó entre un sí y un no cuando alguien llamó a la puerta. Ella prácticamente saltó de la cama, diciendo, ―Voy a hacerlo. Oyó suspirar Cale detrás de ella y sabía que estaba decepcionado por la


interrupción, pero se sintió aliviada de no tener una excusa para posponerlo. Ella abrió la puerta con una pequeña sonrisa que se convirtió en un "o" de shock al ver a Sam en el pasillo. No le habían permitido ver a su hermana desde su llegada hacía casi veinticuatro horas, insistiéndole que era mejor esperar hasta que fuera su turno y se sintiera preparada para ello. Ahora Alex se quedó mirando a la mujer frente a ella y se quedó boquiabierta. Sam había engordado, ya no era Oliva Oyle, pues había ya algunas curvas en ella, y sus ojos ya no dominaban su rostro, sino lo enmarcaban. Eran incluso arrasadores, con un tinte de plata ahora como color. En la parte superior de su cabeza, su cabello era sano y brillante, su piel parecía resplandecer de buena salud y felicidad. Era una Sam perfecta, casi impresionante. ―Bueno, ―preguntó Sam con una sonrisa. ― ¿Qué te parece? ― ¡Oh, Dios mío! ―Gritó Alex y le dio un abrazo. ―Te ves hermosa. ―Me siento hermosa. ―Sam se echó a reír, la abrazó, y luego añadió, ―Y la condenada infección del oído finalmente se ha ido. ― ¿En serio? ―Preguntó Alex, haciéndose hacia atrás para mirarla. Sam había estado sufriendo infecciones recurrentes de oído por un buen rato. Había sido muy preocupante para Alex y Jo, que habían estado preocupadas de que podría ser síntoma de un problema subyacente y más siniestro. ―En realidad, ―dijo Sam con un suspiro de felicidad, luego miró más allá de ella a Cale y frunció el ceño. ―He llegado en el momento equivocado, ¿no? Me dijeron que estabas aquí desde que llegaste, y que le ibas a decir a Cale tu decisión cuando se despertara, pero no lo has hecho, ¿verdad? ― ¿Estás leyendo mi mente? ―Preguntó Alex con el ceño fruncido. Sam se echó a reír. ―No. No puedo hacer eso todavía. Sin embargo, Cale no se ve feliz, y puedo decir… ―Él estará bien. ―Alex miró a Cale, y dijo, ―Ya vuelvo, ―mientras empujaba a Sam lejos de la puerta saliendo a reunirse con ella. Ella cerró la puerta, luego se volvió a su hermana. ― ¿Qué debo hacer?


― ¿Sobre qué? ―Preguntó Sam con incertidumbre. ― ¿Acepto ser la compañera de vida de Cale o no? ―Dijo Alex con impaciencia, frunciéndole el ceño a su hermana. ―Marguerite, dijo que Cale te ama, ― le dijo finalmente, confundida. ―Ella me lo dijo también, ―admitió Alex con un suspiro. ―Y estoy bastante segura de que voy a hacerlo. ―Entonces, dirás que sí, ―dijo Sam a la vez, sonando aliviada. ―Pero ¿y si no es cierto que me quiere? ―Dijo Alex con angustia. ―Él dice que sí, pero Jack también lo hizo. ―Oh, querida, ―interrumpió Sam con un suspiro. ―Jack era un gilipollas. Cale nunca te haría lo que te hizo Jack. ―No se puede saber a ciencia cierta, ―protestó Alex. ―Yo sí puedo. Él es un inmortal. Es diferente. Me llevó mucho tiempo ver eso, pero lo es. ―Ella sacudió la cabeza con disgusto, y murmuró, ―Juro que si mamá y papá estuvieran aquí, me gustaría decirles una o dos palabras. Alex levantó las cejas con sorpresa. ―Mamá y papá estaban bien. ―Entonces, ¿por qué estamos tan jodidas? ―Le preguntó secamente. ―No estaban cerca la mayoría de las veces, Alex. Y cuando lo estaban, eran muy críticos y exigentes en lugar de darnos amor y apoyo, ―torció la boca con amargura. ― ¿Sabes que dejé a Mortimer colgado durante ocho meses antes de aceptar el cambio? ¿Por qué? Porque creía que no era capaz de mantener su atención, que debía haber algún error, que no era posible que le gustara. Tuve de pronto el tonto miedo de que se diera cuenta de que no era lo suficientemente buena y perfecta, como mamá y papá siempre insistían que tenía que ser. No era sólo por mi ex que me sentía así. Era porque mamá y papá parecían amar más sus malditos negocios que a nosotras. Alex la miró con los ojos abiertos, reconociendo todos los sentimientos que


acababa de describir. Era una especie de shock el darse cuenta de que Sam había salido de la misma manera. ― ¿Crees que Jo se siente así? ―No lo creo, ―dijo Sam con un suspiro. ―Ella es más joven, y a las dos nos cuidaste y nos diste el amor y el apoyo que mamá y papá no nos dieron. Se quedaron en silencio durante un minuto, y luego Sam dijo, ―Sé que tienes miedo de cometer un error, y sé por qué te da miedo. Pero si amas a Cale, debes decirle que sí, Alex. La otra alternativa es que lo pierdas para siempre, además… Alex levantó una ceja. ―Además, ¿qué? Sam vaciló, pero luego negó con la cabeza. ―Nada. Basta con darte una oportunidad y decir que sí. Sé que Jack te hizo daño, pero ¿de verdad no disfrutaste el año que tuvisteis antes de que te traicionara? ¿De verdad quieres renunciar a siglos de estar con Cale por la remota posibilidad de que algo podría salir mal en el futuro? Él ha estado con vida más de dos mil años y nunca conoció a un compañero de vida antes. Confía en mí, él te aprecia. ― ¿Dos mil años? ―Exclamó Alex. ―Oh. ―Sam hizo una mueca. ―Creí que lo sabías. ― ¿Dos mil? ―Preguntó Alex. ―Sí, nació en el 280 a.C. o algo así. Es bastante viejo, ¿eh? ―Eso es una especie de eufemismo, ¿no crees? ―Preguntó Alex secamente. ―Es anormalmente anciano. ―Sí. ―Sam asintió con la cabeza. ―Pero todavía se ve bien. Alex soltó una carcajada, luego suspiró y se pasó una mano con cansancio por el pelo. ―Te ves agotada, ―dijo Sam con simpatía. ―No he dormido desde que llegué aquí, ―admitió Alex.


Las cejas de Sam se elevaron. ― ¿Por qué no? ―Estaba pensando. Tratando de decidir qué hacer. ―Alex, nunca ha sido bueno tomar decisiones cuando se está agotado. Duerme un poco. Todo se borrará de tu cabeza, y entonces serás capaz de decidir. ―Tienes razón. ―Alex hizo una mueca. Siempre era un poco torpe, cuando estaba agotada, y estaba más que agotada en ese momento de lo que nunca había estado en su vida, en espíritu y en cuerpo. Entre ser atacada, pasar al siguiente nivel en su relación con Cale, y entonces se enteró que era un vampiro, había pasado mucho en muy poco tiempo. Y hubiera estado lo bastante fuerte para tomar una decisión después de una noche de sueño reparador, pero sin ella, parecía algo imposible. Definitivamente el sueño parecía una buena idea, pero Cale estaba esperando. ―Le diré que te has ido a descansar, ―dijo Sam en voz baja cuando Alex miró de mala gana hacia la puerta de la habitación que estaba enfrente. ―Gracias, ―dijo Alex con alivio, y se marchó hacia la sala a la que Marguerite la había llevado cuando tuvieron su charla. ― Alex. Se detuvo en la puerta y miró hacia atrás en cuestión. ―Te quiero, ―dijo Sam en voz baja. ―No importa cuál sea tu decisión, quiero que sepas que te quiero. No deseo que te olvides de eso. Alex sonrió socarronamente. ―Te amo demasiado, Sam. Sam sonrió con tristeza y volvió a entrar en la habitación de Cale, Alex se volvió hacia la puerta, deseando tener un mapa o un manual de instrucciones para la vida. Sólo quería que alguien le dijera lo que debía hacer, que decisión era la correcta. ¿Debería saltar impetuosamente hacia al amor, o sería más inteligente permanecer de pie en la costa y contemplar los barcos del crucero del amor a distancia? ―El Crucero del Amor, ―murmuró con disgusto cuando entró en su habitación.


Ahora s贸lo estaba desvariando. Definitivamente necesitaba dormir.


Capítulo 17 Alex se despertó con un pequeño suspiro de placer en la cama. Se sentía fabulosa, absolutamente fabulosa. Se había quedado dormida tan pronto como se había acostado en la cama y luego había disfrutado de algunos sueños bastante eróticos, todos sobre ella con Cale. Maldita sea, era tan bueno en sus sueños como lo era en la vida real. Y él dijo algunas cosas maravillosas en sus sueños cuando la había acariciado con su cuerpo. Le había dicho todo lo que adoraba de ella, de su nariz a su obstinada determinación de demostrar que podía hacer cualquier cosa que pensara. Él también había dicho que la amaría para siempre. Podría haber sido sólo un sueño, pero Alex se lo tomó como un presagio y decidió decir que sí. Incluso una noche con él era digna de cualquier dolor que pudiera esperar. Además, no estaba en su naturaleza no hacer algo por miedo, todo lo contrario, nunca había hecho y comenzó primeramente por La Bonne Vie... o el segundo para el caso. Debía haber estado muy agotada después de todo lo que había experimentado, o Alex tenía que asegurarse de que no habría estado tan confusa en el momento en que Cale había despertado de la curación. Un golpe en la puerta le llamó la atención, se sentó en la cama para mirar hacia ella. —¿Sí? —Buenos días, —dijo Cale alegremente mientras empujaba la puerta y entraba, — o buenas noches, supongo. Es tarde. —Hola.—Sonrió Alex, su mirada se movió con curiosidad hacia la bandeja que tenía sobre su brazo y la bolsa de plástico. —Te he traído un bocadillo y ropa para que puedas poner más tarde,— anunció, cuando colocó la bandeja en el pie de la cama, y luego dejar caer la bolsa grande al lado. —Gracias,— dijo Alex con sorpresa, mirando por encima de la bandeja. Vio una especie de sándwich y una taza de café humeante y luego miró de nuevo a Cale, sólo para ver que se dirigía a la puerta tan rápido como había entrado. —Tómate tu tiempo, luego nos vemos abajo, —dijo a la ligera y se deslizó fuera de la habitación cerrando la puerta.


Alex miró de nuevo la bandeja, luego empujó las mantas a un lado y se arrastró hasta el extremo de la cama para tomar el café. Se había fijado que era sólo con crema y azúcar como a ella le gustaba. Esbozó una sonrisa mientras tomaba un sorbo, pensando que Cale había aprendido sus gustos y disgustos rápidamente. El café era delicioso, pero también lo era el tocino tostado, lechuga y tomate, que había consumió de forma rápida antes de llegar a la bolsa de ropa. Era muy grande, pronto se dio cuenta de por qué. Si bien había un par de vaqueros limpios, un suéter, ropa interior y un sujetador, también había un traje de nieve, calcetines gruesos, gorro, guantes y botas también. Parecía que iban a alguna parte. Alex se dio una ducha rápida antes de vestirse. Encontró a Cale mirando hacia arriba y esperando en la puerta delantera, al fondo de las escaleras con pesadas botas. Esperaba que él no hubiera estado esperando allí mucho tiempo. —Entonces, ¿qué está pasando?— Le preguntó con curiosidad al llegar a la parte inferior de las escaleras. —¿Y dónde están todos? —Bricker y Mortimer están en el garaje, en la parte trasera de la propiedad y Sam está en la cocina, — respondió Cale, volviéndose para abrir la puerta principal. — Vamos. —¿A dónde?— Miró a Alex , luego salió y se detuvo sorprendido cuando vio la moto de nieve. —¿Qué...? —Dijiste que querías montar en una moto de nieve, pero nunca tenías tiempo, así que tuve que alquilar una,— anunció Cale, la llevó hasta la moto. Sacó dos cascos de moto del asiento y le entregó uno, a continuación, se puso el suyo. Alex se limitó a coger el casco y lo miró en silencio, recordando la conversación que habían tenido. Ella se sorprendió, recordó, e incluso se sorprendió que él se hubiera tomado la molestia de alquilar una para que ella la probara. —Russell me enseñó a conducir. Te voy a dar una vuelta,—anunció, a continuación, encendió el motor. La conversación era imposible por el rugido del motor. Cuando Cale se volvió, señalando hacia delante, Alex se puso el casco y avanzó, en silencio moviendo la cabeza. Era realmente muy dulce y no como la


primera vez, en la que había estado tan pensativo. Se asombró que lo hubiera sabido. Sospechaba que Sam se lo hubiera dicho. Seguramente quería que estuviera relajada mientras se le curaba la lesión en la cabeza. Y luego estaba su toma de posesión del negocio, también se había enterado que sabía cocinar. Sabía que él prefería cocinar, pero la verdad era que no tenía que hacerlo bien. Él estaba aquí de vacaciones, pero había renunciado a su tiempo libre para ayudar. Era un hombre muy generoso. Cale se sentó a horcajadas en la moto y luego la instó a subir detrás de él. Una vez que lo hizo, cogió sus manos para guiarlas hacia su pecho. Luego el rugido del motor de la moto de nieve de repente creció. Alex se agarró a él, apoyándose en su espalda. Gritó y hundió la cabeza en la espalda cuando volaron por encima de un pequeño montón de nieve. Alex estaba demasiado ocupada en la conducción sin prestar atención a cualquier otra cosa, se dirigió hacia los árboles, miró alrededor y se quedó sin aliento. Las ramas de los árboles estaban recubiertas de nieve nueva que brillaba con los faros de la moto, pero eran los robles y los arces lo que verdaderamente brillaban, sus ramas estaban cubiertas de hielo de las nevadas anteriores, que se había derretido y brillaban como diamantes cuando la luz les venía encima. Era hermoso. Ella se sorprendió cuando Cale se detuvo de pronto y simplemente se quedó mirando. Entonces dijo exactamente lo que estaba pensando. —Es hermoso, ¿verdad? Alex sonrió y lo abrazó con más fuerza, susurrando, —Te amo. Cale sosegado, se volvió bruscamente en el asiento, levantó de un tirón la visera de su casco para que pudiera verla mejor. —¿Qué? Alex levantó la visera también, y dijo con firmeza, —Te amo, y estoy dispuesta a cambiar.—En lugar de parecer contento, él frunció el ceño. —¿Estás segura? Quiero decir, esta mañana en mi habitación parecías confundida y asustada y... —Esta mañana estaba agotada,— le interrumpió ella con firmeza, y luego señaló, —Han sido un par de días duros, con muchos acontecimientos y poco sueño. Yo estaba hecha un desastre esta mañana.


—¿Y ahora? — Preguntó con incertidumbre. —Ahora que he tenido oportunidad de dormir algo,— dijo suavemente. —Y aunque todavía estoy asustada de que me hagas daño, te amo y me parece que vale la pena correr el riesgo. —Me gustaría que no tuvieras miedo, —murmuró Cale, levantando una mano enguantada para acariciarle con el dedo su mejilla. —Debería convencerte de que te amo y que no te haré daño. —El tiempo hará eso, —dijo en voz baja. Cale la abrazó y suspiró. —Espero que nunca me encuentre con ese tipo, Jack. Sería difícil no romperle el cuello por hacerte daño. Alex se rió contra su pecho. —No se trataba sólo de Jack. No era más que la guinda del pastel. Además, puede que ya lo conozcas. O por lo menos hayas hablado con él ,— agregó. —¿Qué? No he conocido a Jack. —Jacques Tournier,— dijo ella con sequedad. —Peter dijo que Jacques intentó alejarle de mí. ¿Lo hizo? —Sí, lo hizo. Hizo una llamada. Pero él se presentó como Jacques y tú le llamas Jack, —dijo con el ceño fruncido. —Es fácil de explicar, —dijo Alex con una mueca y luego explicó, —Era Jack cuando lo conocí en la escuela. Cambió su nombre legalmente a Jacques Tournier, antes de abrir Chez Joie. Supongo que pensó que un nombre francés le daría más prestigio como cocinero. Siempre fue muy presumido, — agregó secamente. —¿Él es tu mayor competidor?— Preguntó Cale, su voz sombría. Alex asintió con la cabeza. —Más o menos. Él...—Se interrumpió con sorpresa cuando de pronto se volvió y para encender el motor. Ella frunció el ceño, incapaz de decir lo que estaba pasando. Nunca la habría oído por encima del ruido del


motor. Lo único que podía hacer era aferrarse firmemente cuando pusiera en marcha la moto. Alex no se sorprendió mucho cuando se dirigió directamente hacia la casa, estaba preocupado. —¿Qué pasa?— Preguntó en el momento en que se encontraban en frente de la casa y apagó el motor de nuevo. —Nada,— murmuró, bajando de la moto y dando zancadas hacia la casa. —Sólo necesito tener una conversación con alguien. Alex entrecerró los ojos y corrió tras él. —No vas a hablar con Jack. Cale no respondió, pero entró en la casa, y gritó, —¿Sam? —¿Sí?— Asomó la cabeza por la puerta de la cocina. —¿Puedes llamar a Mortimer y Bricker y decirles que vengan? —Preguntó mientras se quitaba las botas. —Necesito hablar con ellos. Es importante, —agregó al terminar de quitarse las botas y comenzó a quitarse el traje de nieve. Maldiciendo, Alex se quitó las botas y comenzó a perseguirlo. —Cale, dime lo que está pasando. —No hay nada por lo que te debas preocupar, —le aseguró al llegar a la sala en la parte superior de las escaleras. —Sólo tengo que ver algo. —Eso es mentira, —le espetó ella, mientras le seguía hacia su habitación. — Jack no significa nada, es una tontería. No era más que una aventura de la infancia. Lo que quiere decir nada. —Él todavía está interesado, lo que significa que aún podría afectarte, —dijo Cale ausente cuando comenzó a quitarse parte de la ropa. Alex se detuvo y lo miró sin comprender. —¿De qué estás hablando? Quiero decir, sé que dije que me afectó, pero era sólo una cosa más, no es el fin. Y ciertamente no me afectará más. Él nunca me amó.


—Alex, tuvo una relación contigo y robó tu receta por lo que le echaron de la escuela culinaria, — dijo Cale con tranquilidad cuando tiró su casco y los guantes a la cama y comenzó a desabrocharse la chaqueta de su traje de moto. —Por supuesto que todavía te afecta. Es probable que sientas culpa de alguna manera. La gente como él siempre retuercen las cosas para que puedan culpar a alguien por sus propios errores. —Pero... —¿Fue cuando empezó en Chez Joie, o después cuando empezó en La Bonne Vie? — Preguntó Cale, arrojando su cazadora a la cama y luego empezó a quitarse los pantalones. —Fue hace unos seis meses, dijo que no, seguro de que no tenía nada que ver. —¿Qué tan cerca está su restaurante? Alex frunció el ceño mientras lo veía quitarse los pantalones quedándose en vaqueros y suéter. —No lo sé. No muy lejos. Un paseo en un buen día. —Y ¿de verdad crees que es una coincidencia que pusiera un restaurante de cocina francesa como el tuyo, aquí en Toronto, muy cerca del tuyo y sólo unos meses después de abrir tu propio restaurante? — Preguntó, con las manos en las caderas. Ella parpadeó, sorprendida por la pregunta, y luego admitió, —Bueno, nunca he pensado en ello. —Y él cambió su nombre a Jacques Tournier para dar más credibilidad, porque no tiene el diploma de una buena escuela culinaria,— luego frunció el ceño.— Realmente deberías haberme dicho esto antes. —No te lo dije porque no era importante, —dijo Alex a la defensiva. —Y todavía no lo es. —¿Qué pasa?— Preguntó Bricker, cuando entró en la sala con Mortimer.


—Jacques Tournier, el propietario de Chez Joie, el mayor competidor de Alex, también es Jack Turner, el imbécil de la escuela culinaria que fue expulsado por el robo de su receta, — anunció Cale como si fueran a entender la importancia que ella no veía y mucho más su asombro. —Interesante, —dijo Bricker. —Más que interesante, —dijo Mortimer con sequedad. —Es mucha coincidencia. Los ojos de Alex se abrieron, y ella miró a Cale con consternación. —¿Les hablaste de Jack? —No fue Cale. Sam nos dijo que alguien en la escuela culinaria rompió tu corazón y te robó tu proyecto de fin de curso, —dijo Bricker, ausente, con expresión reflexiva, como si estuviera pensando en las palabras de Cale. —Tal vez será mejor hacer una visita al Chez Joie, — dijo Mortimer en voz baja. Alex se volvió hacia él con asombro. —¿Por qué? Eso es estúpido. ¿Qué...? — Se detuvo abruptamente cuando se sintió furiosa con Bricker y Mortimer. —Basta ya. Si queréis saber algo, me podéis preguntar. No leáis mi mente. Bricker, enarcó las cejas. —Es más sensible que la mayoría. Sabe cuándo estoy haciéndolo. Alex sólo frunció el ceño. —¿Qué estabas tratando de encontrar? —Lo que he encontrado está bien, —dijo encogiéndose de hombros, luego miró a Cale y dijo, —Ha ocultado algunos hechos. —¿Qué hechos?— Preguntó Alex con los dientes apretados. Cale se trasladó a su lado para coger sus manos. —Cariño, he tenido un montón de contratiempos y problemas recientemente. —Sí, ya me había dado cuenta, —dijo secamente. —Ha sido una cosa tras otra durante meses.


—Bueno, no creo que sea sólo mala suerte, —dijo en voz baja. Alex se calmó. —¿Qué quieres decir? Vaciló y luego dijo, —La primera vez que me enteré de todos los problemas que habías tenido, me molesté. Me acordé de mi familia. —¿Tu familia?—Preguntó con sorpresa, luego sacudió la cabeza. —¿Cómo? —¿Te acuerdas de que te dije que mis hermanos eran todos soldados? —En realidad, dijiste guerreros y luego dijiste que en inglés significaba soldados, —dijo, recordando la conversación... y acordándose de lo que Sam le había dicho que era y levantó los ojos hacia él, y dijo, —¿De verdad querías decir guerreros, no es así? Él asintió con la cabeza. —Mi padre era un mercenario. Como mis padres tuvieron hijos nos formaron a cada uno de nosotros en la batalla, y nos unimos a él hasta que tuvo un pequeño ejército. Éramos considerados los mejores en el negocio. Pero tuvimos un competidor, otro inmortal, Níger Malumus. Él tenía su pequeño ejército propio con sus hijos y competían por los mismos contratos. No era gran cosa cuando ambos grupos eran pequeños. A menudo acabábamos siendo contratados todos y así se hizo durante siglos. Pero como cada lado creció en número, uno o el otro fueron siendo contratados en lugar de dos, y comenzaron a competir por los contratos. Fue una competencia amistosa al principio, pero luego se hizo menos amigable... y luego empezamos a tener una racha de mala suerte,— dijo con gravedad. —Accidentes, caballos volviéndose locos y lanzando a sus jinetes, las armas con defectos, pequeños incendios en los establos. — Cale suspiró y se pasó una mano por el cabello. —No me di cuenta en ese momento, pero uno de nuestros hombres era un traidor, le pagaban para que provocara los accidentes. Sin embargo, los accidentes fueron sólo el principio. Níger estaba trabajando en la eliminación de todos nosotros como competencia, de forma permanente. —¿Qué pasó?— Preguntó Alex en voz baja cuando se detuvo. Cale negó con la cabeza. —No lo sabemos a ciencia cierta. Un día llegó un mensajero con una supuesta oferta de trabajo. Mi padre y ocho de mis once


hermanos salieron. —¿Por qué sólo ocho?— Preguntó Alex. —Yo había sido arrojado del caballo por la mañana. Uno de esos accidentes que pasaban,— dijo con amargura. —Me había roto la espalda en una caída de mi fiel caballo, de repente se volvió loco y me tiró contra un árbol. Aún me estaba recuperando. En cuanto a mis dos hermanos que aún sobreviven, el mayor, Darius, vivía a cierta distancia con su nueva compañera de vida y mi hermano Caleb fue enviado a recogerlo y reunirse con mi padre y los otros en el camino. — Hizo una pausa y tragó saliva y cerró los ojos. — Darius los alcanzó antes de lo esperado, apenas a una hora de nuestra fortaleza. Habían montado una especie de trampa y sacrificaron hasta el último hombre. Todo el mundo estaba decapitado y se estaban pudriendo en la cuneta como si fueran basura. —Lo siento, —respiró Alex, apretando las manos. Ni siquiera podía imaginarlo. Ocho hermanos y un padre perdidos en una noche, asesinados por trabajo. —¿Que le sucedió a Níger Malamus y a sus hijos? ¿Alguna vez los capturaste? Cale respiró profundamente para calmarse. —Fueron vengados, con el tiempo, — dijo en voz baja. —Pero eso no trajo a mi padre y a mis hermanos de vuelta. Ella bajó la mirada a sus manos entrelazadas y sacudió la cabeza. —Lo siento, Cale, no puedo imaginar el sufrimiento por la gran y trágica pérdida, pero realmente no entiendo que tiene que ver con Jacques. —¿No?— Se preguntó en voz baja. —Yo veo el mismo patrón. Competencia, reveses, entregas accidentales de los suministros... —Tenía un jefe de proyecto realmente malo. Es por eso que lo despedí, —señaló ella con impaciencia. —¿Y el fuego después de comprar la casa?— Preguntó Bricker. —Eso fue un incendio de origen eléctrico, —dijo Alex a la vez. —Era una vieja casa, el cableado era viejo. —¿Qué pasa con el ataque en el restaurante?—Recordó Mortimer.


—Un intento de atraco, —dijo con firmeza. —Y también está el coche que te sacó de la carretera, —dijo sombríamente Cale. Alex parpadeó sorprendida. —Estoy segura de que no era más que un conductor ebrio. —Alex, —dijo secamente. —Sé que ha habido muchos problemas últimamente. Créeme que lo sé,— añadió sombríamente. —Pero ha sido sólo mala suerte. No creo que nadie esté detrás de ello. Nadie tiene alguna razón para querer hacerme daño, sobre todo, Jacques. Por amor de Dios, si alguien tiene derecho a sentir rencor esa soy yo. Y no lo hago. —Bueno, alguien lo ha hecho, —dijo secamente Bricker. —¿Por qué dices eso?— Preguntó con sorpresa. Mortimer miró a Cale. —¿No se lo dijiste? —¿Decirme el qué? — Preguntó Alex, volviéndose hacia Cale con el ceño fruncido. Parecía triste. —Cuando me estaban intentando sacar de la carretera intenté volver al carril. Pensé que tal vez estaba borracho o que tenía un ataque al corazón. —Probablemente, — dijo Alex a la vez. —¿No podías controlarlo? —No tuve la oportunidad. Tocaste la bocina, distrayéndome y miré alrededor para ver que me dirigía a la división de hormigón. Me di por vencido en preocuparme por el otro conductor y me concentré en tratar de evitar el choque. Pero mientras que yo no llegué a leer la mente del conductor, sentí el sabor de sus pensamientos antes de que tocaras la bocina. —¿El sabor de sus pensamientos?—Preguntó con confusión. —Las mentes de la gente son ...— Frunció el ceño. —Piensa en ello como un plato. Lo hueles antes de comerlo realmente y eso te da una idea de lo que estás a punto


de degustar. —¿Nuestros cerebros huelen?—Preguntó Alex con asombro. —No,— se rió en voz baja. —Pero tienen un sentimiento general sobre que se pueden sentir antes de penetrar realmente y tocar sus pensamientos. Por ejemplo, tendría un sentido general de confusión y falta de interés antes de penetrar en el cerebro de un borracho, o es posible que obtenga una sensación de pánico y dolor antes de tocar a alguien que tenga un ataque al corazón. —Él esperó a que asintiera con la cabeza afirmando de que había comprendido y luego dijo, —El conductor no sentía nada de eso. Alex sintió que su corazón empezaba a hundirse. —¿Qué sentía? —Una sensación de pesadez. La única manera de describirlo sería malicia, —dijo en voz baja. —Estoy bastante seguro de que sabía exactamente lo que estaba haciendo. Él deliberadamente me sacó de la carretera. Alex frunció el ceño. —¿Quién haría eso? —No creo que él supiera que era yo. Era tu coche, — señaló en voz baja. Alex se le quedó mirando con los ojos abiertos, quedó anonadada por la posibilidad de que alguien quisiera hacerle daño, pero luego negó con la cabeza otra vez. Simplemente no podía ser. Era ridículo. ¿Por qué alguien deliberadamente trataba de sacarla de la carretera? —Bricker lo investigó, mientras yo estaba sanando, —dijo Cale en voz baja. — Nadie informó del accidente a la policía y nadie llevó un coche así a ningún taller de los alrededores. ¿Sabes qué coche tiene Jacques? Alex sacudió la cabeza con el ceño fruncido y luego se volvió bruscamente y salió de la habitación. —¿Alex? ¿A dónde vas? — Preguntó Cale, cuando pasó al lado de Mortimer y Bricker. Ella no miró atrás para ver si estaban siguiéndola, pero oyó sus pasos, cuando el trío la siguió por las escaleras.


—Alex,— dijo Cale con impaciencia, cuando la cogió del brazo en la parte inferior de las escaleras. —Voy a averiguar que coche tiene Jacques,— murmuró, liberando la mano y corriendo a la cocina. Sam estaba allí y se volvió con sorpresa cuando entró con los tres hombres. — ¿Qué está pasando? Alex ignoró la pregunta, un poco molesta con su hermana porque había estado hablando de su relación con Jack a Bricker y Mortimer. Fue hacia el teléfono, oyó murmurar a Mortimer y sabía que estaba dando explicaciones. Eran las siete de la mañana de un martes. La Bonne Vie estaba cerrado, pero Chez Joie estaba abierto los siete días a la semana y Mark trabajaba, por lo que Bev estaría disponible. Alex llamó a su casa, aliviada cuando respondió después de un par de tonos. Ese alivio se convirtió en preocupación cuando oyó la voz aguada de la chica y estornudos. —¿Bev? ¿Estás bien? — Preguntó, preocupada por que la chica estuviera enferma. —¿Alex?—Preguntó Bev con voz aturdida. —Sí, ¿estás bien?— Repitió. —¿Yo?— Casi gritó la chica. —Oh, Dios mío, me tenías preocupada porque estabas enferma. Estaba tan molesta que... —Estoy bien, —interrumpió Alex con un movimiento de cabeza. Había estado de pie junto a Cale cuando él había llamado a Bev al hospital después del ataque. Él le había dicho que estaba bien, por amor de Dios. —Fue sólo un golpe en la cabeza. El tipo que me atacó no tuvo la oportunidad de hacerme daño, gracias. —Ese hijo de puta, —de repente Bev empezó a gruñir. Alex levantó las cejas, pero se limitó a decir, —Mira, te llamo porque me preguntaba si sabías qué coche tiene el jefe de Mark.


—¿Jacques?— Dijo Bev con disgusto. —No, no lo sé y no quiero saberlo. Es un idiota. ¿Sabes que le contó a Mark una historia de gallos y toros al ver en las noticias que habías estado en un terrible accidente? Dijo que tu coche era un acordeón y estaba fatal. Le preguntó a Mark si yo había oído algo o si sabía lo que iba a pasar con el restaurante. Por supuesto, Mark me llamó de inmediato y ha sido un desastre desde entonces. He estado llamando a tu casa y como no obtenía respuesta, empecé a tratar de encontrar los números de tus hermanas para llamarlas. Incluso llamé a los hospitales y a la policía para tratar de encontrar información acerca de ti. Debería haber sabido que no podías decirme nada. Con el teléfono pegado a la oreja, Alex se volvió lentamente hacia Cale, Mortimer y Bricker. Una mirada triste en sus rostros le dijo que habían oído todo. Jacques fue a buscarla, ella se dio cuenta con tristeza. Ya sabía que Bricker y algunos otros hombres habían limpiado el lugar del accidente y trasladaron su coche para que nadie la buscara para hacerle preguntas. Nadie en el pueblo sabía lo del accidente... a excepción del conductor del coche negro. No había habido noticias. Jacques había estado preguntando para conseguir información. —Bev, estoy con Sam. Coge el número de la pantalla de llamada y llámame si me necesitas,— dijo Alex y pulsó el botón para finalizar la llamada. —Umm, nuestro número no aparece en la pantalla de llamada. Está como privado, —anunció Bricker, mientras dejaba el receptor de nuevo en su sitio. Alex hizo señas de que se alejara y miró a Cale. Sólo una palabra salió de su boca. —¿Por qué? Cale se adelantó, tomándola por sus brazos. Abrazándola, frotándole la espalda con dulzura. —No lo sé, cariño. Pero vamos a averiguarlo. —Sí, lo haremos, —dijo con gravedad, retrocediendo para mirarlo con firmeza. — Yo voy contigo. Cale abrió su boca en lo que sospechaba iba a ser una protesta, pero Mortimer se le adelantó. —Me temo que no puedo permitir eso. Alex quitó los brazos de Cale para mirar al novio de su hermana. —¿No lo puedes permitir? —Preguntó con brusquedad. —¿Quién diablos crees que eres? No me


puedes impedir hacer nada. —Umm, bueno en realidad, Alex, si puede, —dijo Sam suavemente. —Es su trabajo. Alex entrecerró los ojos y luego miró a Mortimer. —No estás en una banda... Mortimer hizo una mueca, lo que hizo que Bricker se riera antes de que él dijera, —Él odiaba esa tapadera. Alex suspiró. Debería haberlo sabido. Había estado en la casa varias veces y nunca había visto un instrumento musical aquí. ¿Por qué no se le había ocurrió antes? Probablemente porque no lo habían permitido se respondió ella misma. Jesús. Ellos eran como semidioses, controlaban a la gente y así disponían las cosas de la manera que quisieran. Moviendo la cabeza con disgusto, le preguntó, —Entonces, ¿qué sois? —Vampiros policías, —dijo Bricker, a la vez hicieron una mueca de dolor tanto Mortimer como Cale. Parecía divertido por sus reacciones de dolor y dijo, —No somos como los antiguos vampiros. Y tampoco pretendemos serlo. Los vampiros son... —Mucho más sexys que los inmortales, —interrumpió con firmeza Bricker. — Caray hacemos furor hoy en día. Salimos al mundo y nos llamamos vampiros. —Correcto, porque muchas personas son necrófilos que buscan amantes vampiros, —dijo Sam con una carcajada. —Yo no lo creo, Bricker. —Volvamos al tema, —dijo Mortimer sombrío, volviendo a mirar a Alex. —Me temo que no puedes salir de aquí hasta que se decidas ser la compañera de vida de Cale o no. —Ya está. Le dije fuera que me gustaría ser su compañera de vida, —dijo Alex a la vez. —Gracias a Dios. — Sam se movió para abrazarla fuertemente con alivio. Más fuerte de lo que se dio cuenta, pensó Alex mientras comenzaba a faltarle el aire.


—Sam, cariño, eres un poco más fuerte que antes,— dijo Mortimer suavemente. — Es posible que desees dejar a Alex antes de ahogarla. —Oh, lo siento,— Sam la soltó y le palmeó la espalda. —Lo siento, estoy muy feliz.— La abrazó de nuevo, con menos fuerza en esta ocasión, y balbuceó, — Estaba muy preocupada por si decías no hacerlo y luego tuvieran que limpiar tu mente y no pudiera verte más. Alex frunció el ceño. —¿Quieres decir que Cale no podría verme más? —No. Jo y yo tampoco podríamos hacerlo ahora que somos inmortales también. Eso podría haber provocado recuerdos y no lo habrían permitido. Nos habrías perdido para siempre. Alex la miró sin comprender, sintió como un puñetazo en el estómago. Ella entonces gritó, —¿Jo es un inmortal también? Sam hizo una mueca, y luego dijo en tono de disculpa, —Sí. Nicholas la convirtió a los pocos días de haberse conocido. —¿Por qué no me lo dijiste? —Preguntó Alex con furia. —Ya es bastante malo que no me contaras lo de Mortimer, pero lo puedo entender. Sin embargo, ¿Jo? Nuestra hermana pequeña. Deberías habérmelo dicho. —No me dejaron, —dijo Sam a la vez. —Tenían miedo de que influyera en tu decisión sobre si aceptar a Cale como compañero de vida o no. Es por eso que no me dejaron decirte que si decías que no, te perderíamos. Alex se volvió para mirar a los tres hombres, pero ya no estaban allí. Habían aprovechado la oportunidad, de que estaba distraída, para marcharse.


Capitulo 18 El sonido de la puerta delantera abriéndose agitó a Alex desde la docena de luces que habían caído sobre el sofá, y se sentó para mirar tensamente hacia el vestíbulo cuando oyó a los hombres pisar fuerte su camino al interior. Sam se levantó y salió para reunirse con ellos, pero Alex se quedó dónde estaba, casi reluctante para saber lo que había ocurrido. No quería creer que nadie había estado detrás de su mala suerte, pero la llamada telefónica de Bev la había convencido de que Jacques debía haber sido el que había forzado a su coche a salirse de la carretera... lo cual hacía posible que él tuviera algo que ver con los otros problemas que había estado teniendo últimamente. Para ella era un sencillo estúpido. Había sido quien había estado equivocada en su relación. ¿Por qué demonios él había hecho su vida una miseria? Cale apareció en la puerta, y entonces cruzó la sala para reunirse con ella, y Alex vio a Sam dirigirse con Mortimer y Bricker a la cocina. Les estaban dejando un tiempo a solas. Eso no significaban buenas noticias, decidió ella, cuando Cale paró delante de ella. —¿Está bien si me siento? —Preguntó él, mirándola cauteloso, y ella se encontró sonriendo irónicamente. Él no estaba seguro de su bienvenida. Al menos sabía que irse a hurtadillas había sido juego sucio. —Sí, por supuesto, —murmuró ella, y esperó hasta que él se sentó a su lado antes de volver a sentarse con las piernas cruzadas frente a él. —¿Y? —Preguntó ella. — ¿Qué ocurrió? ¿Lo hizo él? Cale soltó su respiración en un suspiro, y luego admitió, —No estaba en el restaurante cuando llegamos allí. Parece que tan pronto como colgaste, Bev llamó a Mark para preguntarle qué tipo de vehículo conducía Jacques para que pudiera pasarte la información. Ella entonces descubrió con una sacudida que el tipo estaba diciendo que habías tenido un terrible accidente cuando estabas bien. Mark le habló a Jacques sobre la llamada, y se fue. —Sonrió. —Nos figuramos que él estaba espiando porque estaba preguntando qué tipo de vehículo conducía... el cual era una pickup negra. De acuerdo a los recuerdos de Mark, él estaba conduciéndolo hasta el lunes, cuando se mostró en el restaurante en un coche de alquiler reclamando que su pickup estaba en la tienda.


Alex recorrió sus manos a través de su pelo con un pequeño suspiro, sabiendo que eso era bastante malo. Parecía que Jacques había intentado echarla de la carretera el lunes por la mañana. Había tenido suerte de que Cale hubiera estado detrás del volante. No es que estuviera feliz que él hubiera resultado herido, pero ella nunca habría sobrevivido. —¿Supongo que comprobasteis su casa después de eso? — Cuando Cale pareció sorprendido, ella se encogió de hombros. —Mortimer y Bricker son vampiros policía, los policías comprobarían la casa a continuación. Él asintió. —Sus cajones estaban abiertos y medio vacíos, y había un punto en su armario entre una gran maleta y una pequeña donde una maleta de tamaño mediano haría juego. Creemos que hizo las maletas deprisa y se fue. Tienen a alguien comprobando sus informes bancarios ahora mismo para intentar rastrearle, y Mortimer ha enviado a algunos hombres para cazar. Le encontrarán eventualmente y averiguarán cuantos de tus recientes problemas estaban causados por él y cómo. —¿Y luego qué? —Preguntó ella tranquilamente. —Y por favor no me digas que le entregarán a las autoridades. Sé que el coche ya ha sido enviado al desguace, así que no hay pruebas de que él hiciera algo malo. ¿Qué harán con él? —No lo sé, —admitió Cale tranquilamente. —Lucian probablemente decidirá lo que se hará. Él toma todas las decisiones así. —Lucian. —Alex murmuró el nombre con disgusto. Sam le había hablado mucho sobre el inmortal mientras esperaban a que los hombres volvieran. Ella le había explicado que solo porque había elegido cambiar no significaba que pudiera seguir con su vida. Si no cambiaba ahora, tendría que ser ―entrevistada‖ por Lucian Argeneau. Él decidiría si era seguro permitirle salir con la información sobre quién y qué eran. Era un esfuerzo para mantener su secreto y a su gente a salvo. Alex lo comprendía pero, a juzgar por la descripción de Sam, prefería evitar esa entrevista. Sam lo había descrito como una violación mental. Tampoco quería particularmente pasar las semanas preocupada por tener que pasar por el cambio. Parecía malditamente doloroso para ella cuando había visto a Sam sufriéndolo. Había tomado su decisión, y como siempre, solo quería conseguirlo y terminarlo. Decidiendo no preocuparse por Jacques y su futuro ahora, ella dijo, —Así que... si me cambias esta noche, ¿estaré recuperada lo suficiente para trabajar mañana?


Cale pareció sorprendido por la pregunta. —¿Esta noche? Esta mañana no estabas segura de qué hacer. —Y entonces tuve una siesta y decidí que quería estar contigo y cambiar, —dijo ella firmemente. —No quiero perder nada de tiempo. —Sí, pero es una gran decisión. Si quieres más tiempo... —Mierda, —murmuró Alex, y se puso de rodillas para subir a su regazo. Se sentía un poco torpe haciéndolo al principio. Todo aún era muy nuevo para ella, pero se situó en su regazo y deslizó sus brazos resueltamente alrededor de su cuello. Mirándole a los ojos, dijo solemnemente, —Suenas como si estuvieras teniendo segundos pensamientos. —Nunca, —le aseguró él, deslizando sus propios brazos alrededor de su cintura. —Es solo que no quiero que saltes dentro de esto sin que estés segura. —Tener miedo es mi naturaleza, —admitió ella, presionando su frente contra la suya. —Protesto, y luego decido, y luego corro derecha con la decisión a la que haya llegado. Es parte de mi encanto, —añadió ella irónicamente. —Sí, lo es, —murmuró Cale. —Y pensar en las cosas, calcular los más y los menos, y luego después de que un tiempo conveniente haya pasado, decides si es factible. Alex bufó, —Por lo que dijo Sam, decidiste que era tu compañera de vida la primera noche que nos conocimos. —Eso es diferente. Los nanos te eligieron. No había que tomar ninguna decisión. —Entonces ¿por qué alargarlo y esperar? —Dijo ella simplemente, y le besó. Cale respondió una vez, su boca se abrió para permitir que su lengua saliera. Alex suspiró cuando la invadió, sus manos cayeron para recorrer su pecho, enviando pequeñas ondas de placer a través de ellos cuando ella encontró sus pezones y comenzó a jugar con ellos a través de su camisa. —Nunca he sabido que a los hombres les gustara que les tocaran los pezones también, —jadeó ella cuando su boca dejó la suya para viajar a su oreja.


—Quizás no todos, —murmuró él. —Tú sí, —ella casi gimió cuando él comenzó a mordisquear su lóbulo. —Como tú, —respiró él, sus manos ahora encontraron sus pechos a través de su sudadera y amasó ligeramente. Alex gimió cuando el placer se deslizó a través de ella por dos, y luego por dos otra vez, pero entonces jadeó con sorpresa cuando Cale de repente se puso de pie, llevándola con él. Sus manos acunaron su parte inferior, sujetándola, y ella instintivamente abrazó sus piernas alrededor de sus caderas. Alex enganchó sus tobillos entre sí cuando él comenzó a caminar hacia la puerta, pero preguntó preocupadamente, —¿Tenemos tiempo? Tienes que estar lo bastante bien para ir al restaurante mañana a las cuatro. —Seremos rápidos, —la aseguró él, llevándola al vestíbulo. Ella se rió irónicamente por la promesa. —Siempre lo somos. Pero si dormimos demasiado después... La respuesta de Cale fue para gritar, —¡Mortimer, compruébanos en una hora y asegúrate que estamos despiertos! Ni siquiera esperó que Mortimer asegurase que lo haría, sino que comenzó a subir las escaleras, sus ojos moviéndose hacia su cara cuando sus cuerpos se frotaban, enviando sorprendentes ondas de placer a través de ambos. Alex cambió contra él con un pequeño gemido, parándose contra la creciente dureza donde sus cuerpos se encontraban, y dijo sin respiración, —Creo que sería mejor que te dieras prisa. —Lo hago, —le aseguró él, y ella se dio cuenta que él había acelerado el paso y prácticamente estaba corriendo escaleras arriba ahora. Eso solo mantenía su cuerpo más firmemente al suyo, golpeándoles entre sí con cada paso. En el momento que él alcanzó el rellano, ambos jadeaban, y tenía poco que ver con el ejercicio de subir las escaleras.


En lugar de llevarla a su habitación o a la de ella, Cale gruñó y la aplastó hacia atrás. La presionó contra la pared, dejando ayudarle a tomar su peso cuando reclamó sus labios y removió una mano de su trasero para llevarlo alrededor para cubrir un pecho. Alex aún no estaba lista. Inmediatamente ella comenzó a quitarse su sudadera, levantándola para desnudar su pecho, y entonces urgió a sus brazos a levantarse para que pudiera quitársela. Cale inmediatamente la liberó, clavándola contra la pared con sus caderas y respirando su beso para que pudiera hacer su oferta en silencio y liberó sus brazos. —Esto es una locura, —murmuró él, cuando ella arrastró la sudadera sobre su cara. —Uh-huh, —estuvo de acuerdo ella, tirando la sudadera al momento de habérsela quitado. Ella la vio navegar sobre la balaustrada, y entonces su atención se movió al pecho desnudo que había revelado. No pensaba, pero inclinó su cabeza para lamer la piel desnuda de su pecho superior, la parte inferior de su cuerpo se retorció entre él y la pared cuando mordisqueó su clavícula, enviando una mega tormenta de placer. ¿Quién sabía que una clavícula podía ser tan sensitiva? Pensó ella aturdidamente, cuando su placer su mezcló con el de ella. Ella le sintió empujar su sudadera ahora, y apartarla lo suficiente para removerla también, luego se estremeció cuando él la tiró sobre su hombro. Ella lo vio flotar sobre la balaustrada, y luego cerró sus ojos en otro estremecimiento cuando sus manos, aún frías del exterior, se deslizaron sobre la carne calentada. Sus ojos se abrieron otra vez cuando su sujetador de repente se aflojó a su alrededor, y luego Cale lo deslizó entre ellos y lo envió volando también para que pudiera acunar sus pechos, sin restricciones por la sedosa ropa. —Dios, eres maravillosa. —Él casi suspiró las palabras cuando la levantó más alto para cerrar su boca sobre un pezón ahora desnudo. —¡Hey! ¡Sam, Mortimer! Venid a ver esto. Está lloviendo ropa aquí fuera. —Las palabras de Bricker sonaron en alto, y Alex oyó a Cale gruñir profundo en su garganta, y luego sus manos se deslizaron para acunarla detrás otra vez. La apartó de la pared para continuar por el pasillo, aún succionándola y Alex cerró sus brazos alrededor de su cabeza, su cuerpo dolorido y retorciéndose contra su cabeza.


—¿Puerta? —Murmuró él contra su carne, sin levantar la cabeza. Alex se estremeció cuando la vibración de sus palabras fueron justo a través de ella, y luego rió por lo absurdo, pero miró alrededor. —Un par de pasos más, —jadeó ella, recorriendo sus manos por su espalda y clavando las uñas. Cuando él la presionó contra la puerta, ella alcanzó para abrirla, consciente de un suave murmullo de voces abajo pero incapaz de comprender lo que se estaba diciendo. No es que la importara lo que dijeran o pensaran abajo. No tenía la habilidad en ese punto; todo lo que podía pensar era la sensación rugiendo a través de su cuerpo. A penas había compartido suficiente poder cerebral para girar el pomo, pero se las arregló, y la puerta se abrió de golpe. Cale inmediatamente la llevó dentro. Se giró para cerrar la puerta al presionar su espalda contra ella cuando sus labios dejaron su pezón deslizándose libre solo para mordisquear su camino a través de su otro pecho y reclamar ese. Él la estaba sujetando alto ahora, sus piernas alrededor de su cintura más que en sus caderas, y Alex gimió por la frustración cuando se retorció contra él. Ella comenzó a empujar en su pelo, solo queriendo que la descendiera lo suficiente para seguir frotándose contra él otra vez, y él lo hizo, pero tuvo que dejar lo que estaba haciendo para conseguirlo, y Alex encontró eso frustrante también. Ella cogió su cara en sus manos y la levantó, reclamando su boca con la de ella, y luego apartó su boca para mirar alrededor con sorpresa cuando él la apartó de la puerta. —Cama, —jadeó él con una explicación. —Superficie suave. Alex le miró con sorpresa, asombrada que él recordara esa petición en el restaurante, cuando difícilmente podía recordar su propio nombre. Ella habría sido feliz que él le quitara los pantalones y le hiciera el amor justo allí contra la puerta... Al menos hasta que se despertaran en un montón en el suelo, como sabía, y entonces él estaba inclinado en la cama. La dejó gentilmente, y luego inmediatamente la besó otra vez. Ella le devolvió el beso con toda la pasión con la que él podía traer a su vida, pero agarró sus manos cuando él alcanzó la cinturilla de sus pantalones.


Cale paró y rompió su beso para mirarla fijamente en señal de pregunta, y Alex inmediatamente apretó su cara en sus manos. —Te quiero, —dijo ella sin respiración. Cale parpadeó con confusión. —Yo también te quiero. —No, quiero decirlo, —dijo ella más firmemente. —Te quiero. He amado a gente con la que no podía vivir, mis hermanas por ejemplo, —añadió ella secamente. — La rivalidad entre hermanas era terrible... Pero te quiero, Cale. Eres divertido e inteligente y considerado y sexy con el infierno, y realmente te quiero. Él sonrió suavemente, y entonces giró su cabeza para presionar un beso primero en una de sus palmas, y luego en la otra, antes de encontrar su mirada solemnemente. —Yo también te quiero. Eres dulce e inteligente y ambiciosa y una alucinante cocinera... Ahora desnudémoste porque me gustas más así. Alex rió y le ayudó a deshacer sus pantalones, luego agarró el cabecero de la cama para evitar ser empujada hacia arriba cuando él los arrastrara. Sus bragas se fueron con ellos, y ambas cosas fueron volando sobre su hombro, luego Cale rápidamente se quitó sus propios pantalones. —Mmm, suave, —murmuró él cuando se subió a la cama para unirse a ella. —¿Tú o la cama? —Bromeó ella. —La cama, —dijo él secamente. —No creo que sea suave a tu alrededor. —Es bueno saberlo, —jadeó Alex cuando él se deslizó dentro de ella, cálido y lleno y definitivamente no fue suave. —Cállate y bésame, mujer, —gruñó él, retirándose un poco. Alex rió y lo hizo, cubriendo su boca y permitiendo que sus labios se separasen para que su lengua empujara dentro incluso cuando su cuerpo se conducía dentro de ella otra vez.


******* —Creo que puedo llamar a esto un éxito. Alex miró a Cale cuando paró a su lado. Parecía lo más natural en el mundo apoyarse en él cuando su brazo se deslizaba alrededor de su cintura, y sus labios tocaban su frente. La noche de la abertura había llegado finalmente. Era una tarde que ella había temido una vez o dos que nunca llegara, pero aquí estaba. El restaurante estaba terminado, todo en su lugar, los nuevos cocineros en la cocina trabajando y el comedor y el área de la barra completamente llenos de gente mezclada y compartiendo su comida y bebida. Alex se las había arreglado para que fuera más una fiesta que un restaurante nocturno. Los habituales en La Bonne Vie original habían sido invitados tanto como amigos y familia, varias celebridades locales, Emile, por supuesto, y la prensa local, quien, gracias a Emile, se habían presentado en masa. Era un éxito definitivamente. —Te ves pálida, —murmuró Cale, mirándola fijamente con preocupación. — Quizás deberías ir a tu oficina a por un rápido refrigerio. Solo llevará un minuto, y yo mantendré un ojo en las cosas aquí, —añadió él cuando ella frunció el ceño a la idea. —Está bien, entonces, —gruñó Alex con toda la buena gracia de un niño reluctantemente de acuerdo en tomarse aceite de hígado de bacalao. No era que la sangre le supiera mal. Ni siquiera lo saboreaba de la manera en la que ellos la habían mostrado para alimentarse, sino que era la idea de consumir actualmente sangre. No estaba lo suficientemente acostumbrada a eso aún y se encontraba estremeciéndose con el disgusto incluso cuando sus colmillos se deslizaban con avidez para consumirla. ¿Cuán confuso era eso? Riéndose tontamente, Cale la abrazó y se inclinó para presionar un rápido beso en sus labios. —Pobre cariño. Te ajustarás pronto. —Sigue diciendo eso, —murmuró ella, jugueteando con su corbata. —Pero no ha ocurrido aún.


—Solo serán un par de días, amor, —reprendió él. —Dale tiempo. —Hmm. — Ella sonrió débilmente. —Parezco que tengo mucho de eso ahora. —Sí. Lo tienes, —dijo él solemnemente. —No lo lamentas ya, ¿verdad? —Estás de broma, ¿cierto? —Preguntó ella con diversión. Los últimos dos días había despertado del cambio que había sido alucinante. Ahora que había dejado de intentar mantener el equilibrio con la longitud de sus brazos y con su tontería profesional y estaba de acuerdo en ser su compañera de vida, su vida se había convertido en algo casi maravilloso. Ellos adoraban cada oportunidad que tenían, lo cual era alucinante por supuesto. Alex estaba segura que no había nada que pudiera golpear el sexo inmortal. Excepto que había algunas maneras, y era cuando ella y Cale estaban juntos e incapaz de hacer el amor, lo cual había sido horrible en esos dos últimos días cuando ella había tenido que cocinar en la vieja La Bonne Vie, y él se había negado a dejarla sola hasta que Jacques fuera encontrado. Mientras había estado el deseo y la necesidad chisporroteando entre ellos debajo de la superficie, también había aguda confusión y gentil burla y fácil afecto que ella reveló cuando él se sentaba en la encimera y la observaba cocinar. Realmente le gustaba este hombre, y por supuesto que definitivamente le quería, pero también le amaba, y mientras Alex le había dicho eso cuando había estado de acuerdo en cambiar, ahora pensaba que quizás realmente no lo hacía, porque lo que ella sentía por él parecía crecer más fuerte cada día y algunas veces actualmente dolía. Ella podía mirarle y sentir un actual dolor en su pecho. O quizás eso era el amor. Quizás crecía más fuerte con el tiempo, pensó ella, y le aseguró, —Estoy muy feliz con mi decisión. —Bien. —Él sonrió y besó su nariz antes de liberarla. —Vamos. Hay una sorpresa esperando en tu oficina también. —¿Oh? —Preguntó ella con interés. —¿Qué tipo de sorpresa? —Ve y míralo por ti misma, —insistió él, dándola un pequeño empujón. Sonriendo, Alex se movió rápidamente a través de la pululante multitud, dándole las gracias a la gente cuando ellos la felicitaban por el nuevo restaurante, la comida, la bebida, el servicio. Ella estaba empezando a pensar que nunca llegaría a


su oficina, cuando Sam de repente apareció para agarrar su mano y arrastrarla el resto del camino. —¡Guau! Gracias. —Alex rió cuando escaparon a la cocina y la puerta se cerró detrás de ellas. —Estaba empezando a pensar que nunca llegaría aquí. —Sí, parecía como una damisela en peligro con todos tus admiradores sobre ti, — bromeó ella. —Sí bueno. Además, era una damisela en peligro. Necesito seguir para sustentarme, y Cale dice que hay una sorpresa en mi oficina también que quiero ver, —dijo Alex, alejándose de la puerta. —¿Lo hizo? —Preguntó Sam inocentemente. Alex frenó y la miró estrechando los ojos. —Tú sabes lo que es. —¿Quién yo? —Ella batió sus párpados y urgió a Alex a seguir moviéndose. Alex bufó. —Eres una... —Las palabras murieron en su garganta cuando entró en su oficina y señaló a Jo sentada en la silla, con sus pies en el escritorio. —¡Al fin! —Jo se puso de pies y fue alrededor de su escritorio. —Te llevó una eternidad traerla aquí. —¡Jo! —Jadeó Alex, corriendo hacia delante para abrazar a su hermana pequeña. Fue tan rápido que se alejó para mirarla fijamente, notando que mientras el cambio había añadido algo de peso en Sam, y removido un par de libras de ella, no pareció tener ningún cambio en Jo excepto que tenía un saludable brillo ahora. Todas lo tenían, reconoció, y preguntó, —¿Qué estás haciendo aquí? Se suponía que estabas viajando a Europa con Nicholas. Pensaba que no podías venir. —¿Y perderme tu gran día? —Bufó Jo. —De ninguna maldita manera. Por supuesto que volamos de vuelta a la fiesta. —Oh. —Alex retrocedió para mirarla fijamente, y entonces cambió para deslizar su brazo alrededor de Sam también y la incluyó. —¿No es bastante impresionante?


—Algo impresionante, —la aseguró Sam. —Es el principio de una cadena, mi amor, —anunció Jo. —Predigo que en los siguientes diez años, habrá restaurante La Bonne Vie a través del globo. —Eso no, —dijo Alex en una risa. —Y te aseguro que no tengo ningún deseo de abrir más restaurantes. Me refiero a nosotras. Aquí. Las tres con hombres que nos aman y quienes amamos. —Inmortales que nos aman y a quienes amamos, —dijo Sam solemnemente. —Deberías tener una boda conjunta, —anunció Jo de repente. —Oh, Dios, no empieces a hablar de boda ya, —dijo Alex con disgusto. —Cale y yo acabamos de juntarnos. Y odio las bodas. —Lo cual es exactamente por qué deberías tener una grande, —dijo Jo una vez más. —Menos trabajo para nosotras. Además, no tiene que ser ahora mismo, el año que viene en algún momento quizás. Podemos... —Ella paró y miró a Sam con curiosidad cuando comenzó a temblar con una risa silenciosas. —¿Qué? —Estaba pensando en lo maravilloso que sería, —admitió ella con una sonrisa, y entonces rompió con una risa completa, y dijo, —Y ellos seguían diciéndome que no iba a ocurrir, que las tres hermanas no encontrarían compañeros de vida. ¡Ja! ¡Ja digo! —Espera, espera. —Jo se apartó y corrió hacia la pequeña nevera en la esquina. — Necesitamos una bebida para tostar eso. —Lo único que vas a encontrar ahí es sangre, —dijo Alex secamente. Jo sonrió cuando abrió la puerta y miró fijamente le interior para ver que era cierto. Dudó durante un momento y luego se encogió de hombros. —Ah, qué demonios. —Será mejor que baje las persianas, —murmuró Sam, y corrió hacia las persianas cuando Jo recuperaba tres bolsas de sangre.


Alex rápidamente cerró la puerta también, y luego volvió para aceptar la bolsa de sangre que Jo estaba sujetando. —Vale, —anunció Jo cuando entregó una bolsa a Sam también. —Digamos, ¡Ja! ¡Ja digo yo! Juntas, y luego rompamos las bolsas en nuestros dientes. Puede ser nuestra tostadora privada de ahora en adelante. —Ella paró para mirar de Sam a Alex con preocupación. —Podéis sacar vuestros dientes sin Cale y Mortimer encendiéndoos primero, ¿verdad? Alex levantó sus cejas. —Parece que siempre necesito sangre y solo mirando salen. Cale nunca ha tenido que encenderme para que salgan, — dijo ella, y sonriendo de manera que los colmillos en cuestión destrozaban sus palabras. Habían hecho aparición en el momento que había visto la bolsa de sangre. —Yo también, —dijo Sam, las dos cortas palabras salieron —yo taaabiiiién. —Huh. —Jo frunció el ceño. —Debo haber sido solo yo. —Se encogió de hombre, levantó su bolsa. —Vale. Juntas ahora. Alex sacudió su cabeza por la tontería, pero siempre había tonteado juntas, y ella también dijo, —¡Ja! ¡Ja digo yo! —cuando sus hermana lo hicieron, y entonces rompieron la bolsa en sus dientes. Ellas entonces se quedaron allí de pie, sonriendo como un trío de idiotas alrededor de sus bolsas cuando esperaron a drenarlas. —Deberás habernos tostado, —decidió Jo con un pequeño suspiro cuando tiró la bolsa vacía un momento después. —Lo haremos con champán después, —decidió Alex, alejando su propia bolsa. — Las hermanas Willan valen la pena por una chispa tostada. —¿Hay champán? —Preguntó Jo con interés. —Está siendo enfriada. Debería estar listo después de que los otros se vayan. Pero hay todo tipo de otras cosas ahí fuera si estás sedienta o hambrienta. —Estoy muerta de hambre, —admitió Jo. —Vinimos directamente aquí desde el aeropuerto.


Alex arqueó sus cejas cuando su mirada se deslizó sobre el ceñido y largo vestido negro. —¿Volaste aquí así? —¿Estás de broma? Volé aquí bastante más desnuda la mayoría del tiempo, —dijo ella con diversión, y cuando las cejas de ambas hermanas volaron hacia arriba, se explicó, —Era una compañía aérea. Bastien nos la envió, y Nicholas y yo estábamos solos en la sección de pasajeros. Ahora soy un miembro del club de la gran milla varias veces. Ese hombre no puede mantener sus manos para él mismo. Alex se rió. —¿Y supongo que tú no tienes nada que ver con eso y estabas intentando luchar contra él? —Oh, buen Señor no. —Jo se rió. —Podía incluso haber comenzado la parte de desnudarse. Él, de alguna manera, comenzó el asunto de tocar-sentir. Estaba intentando comportarme hasta entonces. —No he oído eso, así que no oí eso, —dijo Sam, tirando su propia bolsa de sangre. —Eres mi hermana pequeña. Tú no tienes sexo. Aún eres virgen, y tanto como me preocupo lo serás hasta que muera. —¿Qué pasa con Alex? —Preguntó Jo con diversión. —Ella también, —la aseguró Sam. —Ninguna de vosotras tiene sexo, y eso es así. Cuando lleguen los bebés, explicaré con diversión el hecho que la concepción inmaculada ocurrió otra vez. Alex y Jo rieron con la declaración. —Está bien, Alex, te hemos acaparado suficiente. Deberías dejare volver a tu apertura, —dijo Sam más seria. —Nosotras podemos alcanzarte más tarde en la casa. Tenemos una de nuestras noche de chicas. —¿Aún estás quedándote en la casa? —Jo se giró hacia Alex para preguntar con feliz sorpresa. Alex sonrió. —Sí. Mortimer y Cale insisten en ello hasta que Jacques sea encontrado.


—¿Jacques Tournier? —Preguntó Jo con el ceño fruncido. —¿Qué...? —Yo lo explicaré, —interrumpió Sam firmemente. —Alex, realmente deberías volver. Uno de los reporteros podría estar resollando por una entrevista. Alex asintió, pero dijo, —Necesito usar el cuarto de baño primero. Adelantaos vosotras. —Está bien, mantendremos en pie el fuerte en tu ausencia, —dijo Sam, acompañando a Jo hacia la puerta. Alex las observó ir, sonriendo, y luego se giró para abrir la puerta del cuarto de baño. Encendió la luz y comenzó a entrar, solo para parar cuando señaló al hombre dentro, sentado en el retrete. —Oh, lo siento, —comenzó ella con sorpresa. —No me di cuenta... —Paró abruptamente cuando el hombre se puso de pie, y ella se dio cuenta de que él estaba vestido, solo sentado en la tapadera cerrada del retrete. Fue entonces que ella le miró actualmente. Una vez se había dado cuenta de que alguien estaba en el baño, inmediatamente había desviado sus ojos, pero ahora ella miraba su cara y sus ojos se abrieron de par en par cuando reconoció al hombre con barba de tres días en su cara. —Jack. —Jacques, —corrigió él gravemente, empezando a avanzar. La pistola que ella ahora notaba en su mano se sacudía para apartarla de la puerta cuando él caminó, y ella rápidamente cambió hacia el lado, moviéndose a su alrededor y explorando los lugares cuando él cerró la puerta. Mirándole con recelo, Alex paró al lado del retrete y le miró fijamente interrogativamente. —¿Ahora qué? Parecía la pregunta más razonable. Él tenía la pistola, y mientras ella no pensara que él podía matarla ahora que se había convertido, seguramente podía herirla. A nadie le gustaba ser herido. De alguna manera, su pregunta pareció irritarle. O quizás fue su falta de llanto y gemidos de terror que se dio cuenta cuando él chisporroteó con frustración.


—No hiciste nada de la manera que se suponía de deberías, —escupió él con frustración. —En Francia, se suponía que me amabas lo suficiente que reclamarías haber robado mi receta, pero ¿lo hiciste? No. Les dejaste crees que yo había robado las tuyas. —Robaste las mías, —dijo ella una vez más. —Pero si me amabas como decías hacer, deberías haber tomado la culpa. Pero no lo hiciste. Les dejaste echarme a patadas con vergüenza, —dijo él bruscamente. — Mi padre nunca me perdonó eso. —Bueno, eso difícilmente es culpa mía, —dijo ella impacientemente. —Y te quería. O pensaba que lo hacía. Lo suficiente para que si me pedías ayuda, te habría ayudado, pero en su lugar lo robaste. —Y entonces me metería en problemas y los gastos de la abertura de un restaurante cerca del tuyo, y ¿ni siquiera lo notaste? Difícilmente. Me deseaste suerte y seguiste actuando como si estuviera todo bien contigo. —Estaba bien para mí, —dijo ella secamente. —Hay mucha gente en Toronto, Jack, seguramente soportan dos restaurantes franceses. —Jacques, —dijo él bruscamente. —Y sé que te estabas riendo de mí, pensando que no era un competidor real porque no me gradué en la gran escuela culinaria, —dijo él amargamente. —Yo no me estaba riendo... —Ni siquiera te fuiste y decidiste abrir un segundo restaurante para hacerme mostrar, —añadió él, hablando sobre ella. —Y ¿qué ocurrió cuando me metí en problemas allí por ti? —Sospechábamos que eras tú el que estaba detrás de mis problemas aquí, —dijo ella con un pequeño suspiro. —Teníais malditamente razón. Gasté un infierno de dinero para asegurarme que el electricista contratara cosas para que este lugar ardiera. Pero vives bajo una estrella o algo. No ardió hasta los cimientos como debería haber hecho. Solo sufrió


algún daño de humos. Ni siquiera te detuvo mucho. Seguiste trabajando para seguir y rehaciéndolo. —Él sacudió su cabeza. —Se suponía que no tenías nada que ver con los problemas que tuve con eso también, ¿verdad? —Preguntó ella sombríamente. —La alfombra equivocada, los azulejos, los... —Eso me costó una pequeña fortuna para que todo saliera bien, —dijo él amargamente. —Estaba pagando a tu encargado del proyecto para echar a perder las cosas y sobornar a todos desde los vendedores de azulejos hasta los instaladores de alfombra para estropear las cosas. Pero otra vez, seguiste sola. Incluso contraté a Peter para que parases. Solo que llevaste a otro tipo. Alex le miraba con asombro, encontrando incomprensible que él hubiera gastado tanto tiempo y dinero solo para intentar hacerle daño. ¿Cómo había retorcido su propia decepción con su mente para hacerlo de alguna manera culpa suya? ¿Qué estaba mal con él? —¿El ataque a la vieja La Bonne Vie? —Preguntó ella. Él asintió gravemente, los ojos ardían con odio. —Nada más te enseñaría. Me di cuenta que la única manera de enseñarte una lección era hacerte daño directamente. Estaba esperando golpearte y dejarte sin sentido, pero Bev volvió y vio todo. Alex estrechó sus ojos. A ella ya no le importaba el por qué había hecho todo eso, ella estaba enfadada ahora. —¿Forzaste a mi coche a salirse de la carretera? Esa pregunta le hizo parar cuando la confusión se deslizó a través de su cara. — ¿Cómo demonios sobreviviste a eso? Solo quería hacerte daño allí, pero estaba seguro que debías haber muerto. Ni siquiera tienes una marca, pero vi el coche golpear el raíl. —No estaba dentro del coche, —admitió ella gravemente, y recordando las heridas de Cale sintió que su enfado aumentaba otro punto. El hombre podía haberla matado. ¿La habría matado si hubiera conducido como deseaba, pero él había herido a Cale horriblemente, y todo porque había robado sus recetas cuando eran básicamente unos niños?


—¿No estabas? —Jack se hizo eco con asombro, y entonces sacudió su cabeza. — Eres la puta más suertuda que he conocido nunca. —Sí, lo soy, —le aseguró ella gravemente. —Así que deberías reconsiderar cual sea el estúpido plan que está nadando dentro de lo que llamas cerebro y sal de aquí de una maldita vez. Él bufó por la sugerencia. —Estás de broma, ¿verdad? Me has arruinado completamente. Los polis están detrás de mí ahora. Saben que golpeé tu coche. Estaban en el restaurante preguntando a mi gente. Alex no dudó ni un minuto en que los hombres que él pensaba que eran policías actualmente eran Cale, Mortimer, y Bricker; pero supuso que eran policías, policías vampiros, pero policías igual, así que no se molestó en corregirle. Dudaba de que él la hubiera escuchado de todas formas. Además, su atención se había deslizado a la puerta detrás de Jack. Se estaba abriendo lentamente. —Me has arruinado, —repitió Jack, tirando su atención de vuelta a él antes de que pudiera ver quien era. —Estoy sin dinero, no puedo acercarme a mi casa o al restaurante para conseguir más, los policías están detrás de mí, y no tengo a donde ir. Estoy acabado ahora. Ella frunció el ceño a su tono. Su enfado apareció para ser gastado, y él meramente sonaba triste. Incluso para eso, no estaba preparada para sus siguientes palabras. —Te amaba, —dijo él lamentablemente. —Nos imaginé comenzando un restaurante juntos y teniendo bebés y... Pero tenía que graduarme para hacer eso contigo, y estaba desesperado y copié la receta. No sabía que ellos traerían a todos los profesores para juzgarnos y que nos verían a ambos todos. Pensaba que tu profesor vería las tuyas y las mías clasificando las mías y nadie lo sabría nunca. Alex le miró con asombro. Todo este tiempo ella había pensado que él nunca se había preocupado, y él simplemente había sido un lamentable idiota débil. —Pero dijiste todas esas cosas horribles. —Estaba avergonzado y enfadado, —admitió él cansando. —Y no me amabas como deberías hacer. El amor significa no tener que decir nunca lo siento.


Alex cambió impacientemente. —¡Eso es una tontería! Si amas a alguien, dices que lo sientes porque te importa lo suficiente. Y no robas sus malditas recetas, —dijo ella bruscamente. —¡Ves! —Dijo él bruscamente. —Una vez más no haces lo que se supone que debes hacer. —¿Y qué es exactamente eso? —Preguntó ella secamente. —Creo que él estaba esperando que dijeras que le amas y perdonarle todo, así él estaría libro del gancho, —dijo Cale secamente, deslizándose a través de la puerta abierta parcialmente para unirse a ellos. Jack se sacudió alrededor, la pistola alzándose, pero Cale solamente se la arrebató de su mano, la acción tan rápida que Alex casi no la vio. —Desafortunadamente para ti, —continuó Cale, mirando al hombre. —Creo que encontrarás que Alex no te ama ahora. Así que perdiste la oportunidad. —¿Quién demo...? —Jack se tragó la pregunta cuando Cale empujó la puerta abierta, revelando a Nicholas, Mortimer, y Bricker todos de pie en la oficina, casi las bolsas vacías de sangre en sus dientes. Cuando Alex les miró fijamente con incredulidad, Bricker apartó su bolsa vacía de su boca, y explicó, —Habla mucho, y teníamos sed. Además, siempre disfrutas de un espectáculo más con refrescos. Alex sacudió su cabeza con disgusto. —Me alegro que encuentres la pesadilla de mi vida tan entretenida. —Yo hubiera dicho que era más una comedia que una pesadilla, —le aseguró Bricker con diversión. —El tipo realmente es un perdedor. Me alegro que tu gusto por los hombres haya mejorado. Alex estrechó sus ojos hacia el protector, preguntándose si ella podía matarle ahora que era inmortal también, y Mortimer de repente separó su bolsa de sus


dientes y le dio a Bricker un empujón hacia la puerta, ordenando, —Ve a por Lucian. Él querrá decidir lo que hacer con este tipo. —Justo cuando comenzabas a gustarle, —murmuró Cale, observando al inmortal más joven irse. Él sacudió su cabeza, y luego miró a Alex y levantó su mano. Cuando ella dio los pocos pasos alrededor de Jack para tomarla, Cale la empujó hacia su pecho y frunció el ceño con preocupación. —¿Estás bien? —Sí. —Suspiró ella, y luego miró a Jack, notando que él estaba de pie con la cara en blanco y tranquilo, aparentemente bajo el control de alguien. —¿Qué pasa con él? —Nos ocuparemos de él, —la aseguró Mortimer tranquilamente, liberando a Cale de la pistola de Jack. —Vosotros dos volved a la fiesta antes de que las chicas vengan a buscarte. No queremos llamar demasiado la atención a esta habitación. Eso solo significaría más trabajo limpiando las mentes y reemplazando los recuerdos. Cale asintió y urgió a Alex a entrar en la oficina, y luego hacia la puerta. —¿Qué le harán? —Preguntó ella tranquilamente cuando caminaron a la cocina. —Probablemente limpiarán su mente, le meterán en un hospital psiquiátrico, y se asegurarán que él se queda allí, —dijo él con un encogimiento de hombros. —¿No deberíamos entregarlo a la policía? —Preguntó ella con el ceño fruncido. —¿Para qué? —Preguntó él secamente, y luego dijo, —Desafortunadamente, no tenemos pruebas de que él hiciera algo. Estoy seguro que pagó sus sobornos con efectivo, y luego no hay manera de probar que él era quien te atacó en el aparcamiento. En cuanto al incidente con el coche, nunca informamos de eso y no podemos ahora. El coche fue llevado al desguace esa noche. Incluso si no hubiera sido, ¿cómo explicaríamos que no tenga ni un moratón ahora? —Él la dejó pensar en eso, y luego sacudió su cabeza. —No. Es mejor si manejamos esto por nosotros mismos. —Sí, pero ponerle en un hospital psiquiátrico parece... —Alex se mordió su labio infeliz y sacudió su cabeza.


Cale dejó de caminar y la tomó en sus brazos. —No te sientas mal por él, cariño. Si hubieras estado en el coche en mi lugar, estarías muerta ahora. —Sus brazos se tensaron brevemente con el pensamiento, y entonces añadió gravemente, —Él desconectó la luz. Si fuera inmortal, estaría estacado en el sol para asarse todo el día, y luego decapitado. Además, él no está realmente bien de la cabeza, Alex. Sé que no puedes leer los pensamientos aún, pero leí los suyos, y está chiflado, confía en mí... —Él se detuvo y suspiró, antes de añadir, —O, ya sabes, más que confiar en mí podrías preguntar a una de tus hermanas para leerle y... Alex retrocedió y rápidamente situó sus dedos sobre sus labios. —No tengo que hacerlo. Confío en ti. La tensión dejó su cara una vez más. —¿Lo haces? Ella sintió solemnemente. —Con mi vida, mi cuerpo, y mi corazón. Realmente te quiero, Cale. —Oh, gracias a Dios, —murmuró él, poniéndola más cerca otra vez. —Yo también te quiero. —Joder, vosotros dos, en la cocina no. No es higiénico. Encontrad una habitación en alguna parte o algo. Honestamente. Alex y Cale se separaron para ver a Bricker dirigiendo a Lucian Argeneau a la oficina. —Alguien matará a ese chico algún día, —murmuró Cale, cuando los dos hombres desaparecieron en la oficina. —Sí, —estuvo de acuerdo Alex con un suspiro. —Pero alguien más puede hacerlo. Yo tengo cosas mejores que hacer contigo con tu tiempo. —¿Oh? —Preguntó él, volviéndose hacia ella con interés. —Hmm, —murmuró ella. —Te lo mostraré esta noche en la casa.


—Suena bien, —murmuró él, girándola para continuar hacia la puerta hacia el comedor. —No puedo esperar. —Bueno, tengo miedo de que tengas que hacerlo, —dijo ella disculpándose. — Sam, Jo, y yo vamos a tener algún tiempo de chicas primero. Cale paró otra vez y la miró con el ceño fruncido. —¿Tiempo de chicas? Ella se mordió su labio y asintió. Cale suspiró. —Está bien. Creo que ellas pueden tener su tiempo de chicas contigo... Tanto como te consiga después de eso. —Me tendrás para siempre, —le aseguró ella tranquilamente. Cale sonrió. —Hmm. Me gusta el compromiso. —Funciona bien, ¿verdad? —Estuvo de acuerdo ella con una risa, cuando ella se empujaron a través de la puerta para volver a unirse a la fiesta.

FIN


Hambre de ti