Page 1

RELATORÍA CASA CUNA DENISSE ESMERALDA DORADO ROMO

La actividad de la casa cuna me agradó muchísimo, en lo personal no tengo facilidad para convivir con los niños ni jugar con ellos, pero sin embargo esta vez fue muy diferente y desde el momento que llegué le ayude de comer a Daniel y Luz María ambos de 4 años, me causó mucha ternura que no querían que me fuera de ahí y en cuanto me paraba poquito me decían: ayúdame a comer, no te vayas y me agarraban de la mano para que les diera sus verduras. Después de terminarse su caldo, les dieron la pizza que les llevamos y todos estaban muy felices, tomaron agua de Jamaica y su postre: pastel de chocolate y helado. Cuando todos los niños habían acabado de comer pasamos al salón de juegos donde literal como dijo la Dra. Engracia nosotros fuimos sus juguetes, inflamos globos y todos estaban felices corriendo y queriendo que los cargáramos, también llevamos burbujas y fue muy lindo ver como se emocionaban tanto por algo tan pequeño, pero que sin embargo les causó mucha felicidad. En el transcurso del tiempo que estuvimos ahí, conocí a la niña Lupita de 7 años quien después de estar jugando conmigo comenzó a llorar, yo simplemente la abracé muy fuerte y no le pregunté nada pero sin embargo por sí misma, me dijo: “Ya me quiero ir a mi casa no me gusta estar aquí”, fue cuando yo le dije que todo estaría bien, que yo la quería mucho y su hermanita también (Ingrid de 2 años) quien a pesar de estar tan pequeñita al notar que su hermana estaba llorando corrió a abrazarla. Al poco tiempo comenzamos a jugar nuevamente y pude notar que ella estaba feliz, al momento de repartir los juguetes yo le di la muñeca que llevaba y se puso muy contenta, mencionándome que siempre se iba a acordar de mí. Lupita me conmovió demasiado, tanto que quiero ir de nuevo a visitarla constantemente y saber cómo está o tan solo jugar con ella y que olvide por lo que está pasando, llevarle juguetes y ropita. No solo a ella, sino a todos los niños. Estábamos comentando en el grupo que quien quiera unirse para llevarles diferentes presentes a los niños cada vez que se pueda. ¿CÓMO ME SENTÍ DURANTE LA ACTIVIDAD? Nunca había realizado una actividad como esta y puedo decir que me encantó, fueron muchos sentimientos que se removieron al ver tantos niños que en cierta parte están abandonados, que solo deben de jugar y ser felices, pero sin embargo la mayoría de ellos guardan tristeza y preocupaciones a pesar de su corta edad. Es cuando nosotros, como personal de la salud y como ser humanos debemos de apoyarlos, brindarles nuestro cariño, amor, ternura. La verdad yo me quería traer a mi casa a todos los niños ☹ nunca tuve un hermanito menor y al ver tantos pequeñitos, hizo que sacara mi lado más dulce con ellos, que me sensibilizara y se despertará mi deseo por cuidar de todos ellos. Espero que si nos organicemos nuevamente para ir a visitarlos y hacerlos sentir queridos y felices.


FOTOS


relatorías  

medicina

relatorías  

medicina

Advertisement