Page 1


Instituto Nacional de Estadística INE

Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia UNICEF

Trabajo Infantil en Bolivia Coordinador General:

Víctor Mezza Rosso

Consultor Principal:

Carmen Ledo García

Consultora Informática:

Isabel Quisbert Arias

Diciembre de 2004


“Trabajo Infantil en Bolivia”, Características y condiciones - Instituto Nacional de Estadística - INE - UNICEF Compilación y edición: Carmen Ledo García P.H.D. Diseño: Illanes Creativos Asoc. Impresión: Depósito Legal: La Paz, Diciembre de 2004


INDICE DE CONTENIDO PRESENTACION ___________________________________________________________________________________________3 RESUMEN EJECUTIVO ______________________________________________________________________________________5 A MODO DE INTRODUCCIÓN _______________________________________________________________________________7 1 CONSIDERACIONES DE TIPO METODOLÓGICO. __________________________________________________________11 2 CARACTERÍSTICAS DEL EMPLEO: SITUACIÓN ACTUAL, EVOLUCIÓN Y TENDENCIAS__________________________17 2.1.

PERFIL ECONÓMICO Y ORGANIZACIÓN DEL TERRITORIO ___________________________________________18

2.2.

EVOLUCIÓN ECONÓMICA _______________________________________________________________________25

3 PARTICIPACIÓN ECONÓMICA DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES_________________________________________33 3.1.

CONDICIÓN DE ACTIVIDAD______________________________________________________________________34

3.1.1.Niños y Niñas Trabajadores de 7 a 13 años _________________________________________________________35 3.1.2. Trabajadores Adolescentes de 14 a 17 años _______________________________________________________37 3.2.

LA ESTRUCTURA OCUPACIONAL _________________________________________________________________40

3.2.1. Aproximación a Partir de los Sectores de Actividad Económica______________________________________40 3.2.1.1.El sector primario ______________________________________________________________________________45 3.2.1.2.El sector terciario ______________________________________________________________________________58 3.2.1.3.El sector secundario ____________________________________________________________________________63 3.2.2. Aproximación a Partir de la Categoría Ocupacional________________________________________________68 3.2.2.1.Categoría Ocupacional de la PEA Total ___________________________________________________________68 3.2.2.2.La Situación de los Niños, Niñas y Adolescentes ___________________________________________________69 3.2.3. Aproximación a Partir de la Ocupación ___________________________________________________________74 3.3.

LAS CARACTERÍSTICAS DEL EMPLEO: LA INTENSIDAD Y PRODUCTIVIDAD DEL TRABAJO ______________75

3.3.1 La Jornada Laboral _____________________________________________________________________________75 3.3.2 Antigüedad del Trabajo _________________________________________________________________________77 3.4.

LAS REMUNERACIONES Y LA DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO _________________________________________79

3.4.1 Remuneración en Función del Tamaño de los Establecimientos _____________________________________79 3.4.2 Diferenciales de Ingresos según Edad y Sexo ______________________________________________________81 3.4.3 La Vulnerabilidad en el Trabajo __________________________________________________________________82 3.5.

CARACTERÍSTICAS EDUCATIVAS ASOCIADAS A LOS NIÑOS QUE TRABAJAN __________________________84

3.5.1. Condición de Alfabetismo _______________________________________________________________________84 3.5.2. Asistencia Escolar_______________________________________________________________________________88 3.5.3. Niveles de Instrucción Alcanzado ________________________________________________________________91 3.5.3.1Situación a Nivel Nacional: El Desafío del Sector Educación con Vistas a la Competitividad ____________91 3.5.3.2Los Niños, Niñas y Adolescentes__________________________________________________________________93 3.6.

CARACTERÍSTICAS DE LOS HOGARES CON NIÑOS TRABAJADORES __________________________________94

3.6.1 Características Sociodemográficas, Número de Miembros y Composición de los Hogares ______________95 3.6.1.1El Sexo del Jefe del Hogar _______________________________________________________________________95 3.6.1.2La Estructura por Edad de los Jefes del Hogar _____________________________________________________95 3.6.1.3Tamaño del Hogar, Cantidad de Miembros del Hogar que Trabajan y Edad Promedio del Hogar _______96 3.6.2. Situación Educativa de los Padres ________________________________________________________________98 3.6.3. Características del Empleo de los Padres _________________________________________________________100

1


3.6.3.1. Aproximación a partir de los Sectoresde Actividad Económica ____________________________________103 3.6.3.2. Estratos Socio-Ocupacioneales : Aproximación a partir de la Ocupación Principal, Categoría Ocupacional de la Jornada e Ingresos Laborales ______________________________________________________________104 3.6.3.3. Segmentación del Mercado del Trabajo Formal e Informal y Antigüedad Laboral __________________110 3.6.3.4. Las Remuneraciones y la Distribución del Ingreso________________________________________________112 3.6.4. Características de la Vivienda y Acceso a los Servicios Básicos ______________________________________116 3.6.4.1. Características Generales de las Viviendas ______________________________________________________116 3.6.4.2. Características del Régimen de Tenencia de las Viviendas ________________________________________118 3.6.4.3. Características del Hacinamiento en las Viviendas _______________________________________________119 3.6.4.4. Características de la Calidad de la Construcción de las Viviendas _________________________________120 3.6.4.5. Disponibilidad de Servicio Higiénico Exclusivo___________________________________________________122 3.6.4.6. Disponibilidad de Cuarto para Cocinar _________________________________________________________123 3.6.4.7. Disponibilidad de Servicios Básicos _____________________________________________________________123 3.6.4.7.1. Disponibilidad de Agua Potable______________________________________________________________123 3.6.4.7.2. Disponibilidad de Alcantarillado Público ______________________________________________________126 3.6.4.7.3. Disponibilidad de Electricidad________________________________________________________________127 3.6.5. Situación de la Familia del Niño, Niña y Adolescente Trabajador ___________________________________127 3.6.5.1. Inscripción del Nacimiento de Padres, Niños, Niñas y Adolescentes en el Registro Civil ______________127 3.6.5.2. Tamaño, Estado Civil y Composición de los Hogares de los Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores_128 3.6.5.3. Idioma y Autoidentificación de Pertenencia a algún Pueblo Originario o Indígena de los jefes de los Hogares de los Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores _________________________________________________130 3.6.5.4. Atención de los Partos ________________________________________________________________________133 3.6.5.5. Personas con alguna Discapacidad _____________________________________________________________134 3.6.5.6. Diferenciales de Ingresos entre los Miembros Activos del Hogar según Edad y Sexo ________________135 CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES ___________________________________________________________________139 BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA _____________________________________________________________________________144 ANEXOS ____________________________________________________________________________________________146 ANEXO METODOLÓGICO ________________________________________________________________________________146

2


PRESENTACIÓN El Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), se complacen en presentar la publicación “Trabajo Infantil en Bolivia”, que es resultado del esfuerzo conjunto de análisis de la situación del trabajo infantil en el país, a partir de la información estadística disponible. Esta edición busca contribuir a hacer visibles las condiciones de vida de los niños, niñas y adolescentes en Bolivia, describiendo las características del trabajo infantil en el país, a través del análisis cualitativo de la información referida a la población comprendida entre 7 y 17 años. En el análisis se consideran datos estadísticos relativos a actividad, sectores de actividad económica, grupos de ocupación, categoría ocupacional, jornada laboral, antigüedad en el trabajo, remuneraciones, distribución del ingreso, vulnerabilidad del trabajo y características educativas. El análisis se desarrolló con base en la información generada en los censos nacionales de población y vivienda de 1976, 1992 y 2001 y en las encuestas MECOVI 2000 y 2002. Este documento indaga sobre la relación entre el trabajo de los niños, niñas y adolescentes y su entorno familiar, a través de las características sociodemográficas, educativas y de empleo de los padres. Asume el concepto de familia desde la formas de inserción de los hogares en la estructura productiva y utiliza los datos estadísticos para determinar sus condiciones de vida como elementos demostrativos de las condiciones de protección que los niños, niñas y adolescentes tienen en Bolivia. Este análisis incluye información sobre la vivienda, disponibilidad de servicios básicos, grado de hacinamiento y equipamiento del hogar. Entre los hallazgos mas importantes de este estudio se encuentra la disparidad de remuneración entre géneros como factor que involucra a los hijos de mujeres cabeza de hogar en el trabajo a temprana edad y la desigualdad socioeconómica que cierra el círculo de pobreza que envuelve a los niños, niñas y adolescentes en labores informales y/o peligrosas en las que además de obtener bajos ingresos, encuentran limitaciones que les impiden alcanzar, por lo menos, la educación primaria completa. Esta publicación pretende estimular y profundizar el análisis y la investigación del trabajo infantil en Bolivia como elemento que permita planificar y ejecutar acciones y políticas nacionales destinadas a la efectiva protección de los niños, niñas y adolescentes de Bolivia.

Omar Lara Rocha DIRECTOR EJECUTIVO

Guido Cornale REPRESENTANTE

INSTITUTO NACIONAL DE

FONDO DE LAS NACIONES UNIDAS

ESTADÍSTICA

PARA LA INFANCIA

3


4


TRABAJO INFANTIL EN BOLIVIA Carmen Ledo García, Ph. D.*

RESUMEN EJECUTIVO El incremento de la pobreza, la inestabilidad laboral, las largas jornadas de trabajo, los bajos salarios, la incertidumbre, un exacerbado pesimismo y la falta de aspiraciones sobre el futuro constituyen en la actualidad los más duros problemas que enfrentan muchas familias bolivianas. Estas familias han generado diversas estrategias para la superación de sus problemas, lo que posiblemente explique la presencia de formas relativamente nuevas de constitución de los hogares, como la mayor cantidad de hogares nucleares incompletos por ruptura familiar por abandono, divorcio o viudez, así como la presencia de formas más complejas de la conformación de las unidades familiares de tipo extendido o compuesto. La década de los 90 ha sido testigo del quebrantamiento de la estabilidad laboral, que ha puesto al descubierto que los recursos generados por la aparente estabilidad económica no han sido capaces de garantizar el acceso a los mínimos derechos de la mayor parte de la población. En los últimos años, la inestabilidad social ha crecido y se han profundizado los problemas de índole estructural; con ello, se ha puesto en evidencia que el costo del ajuste estructural fue cargado a las espaldas de los sectores más pobres: mujeres, niños, niñas y adolescentes que viven en las zonas urbanas marginales y en las zonas rurales de Bolivia. Entre los hogares más pobres se evidencian privaciones de diversa índole; indiscutiblemente uno de los más importantes es la caída del nivel de captación de ingresos, lo que ha repercutido negativamente en la subsistencia familiar. En este contexto de privaciones, muchos niños, niñas y adolescentes desde temprana edad se han visto obligados a insertarse en el mercado de trabajo de bienes y servicios. El empleo no es sólo cuestión de ingresos sino también de dignidad. Debido a la inseguridad a la que muchos niños y niñas se hallan expuestos se debe buscar mecanismos que reduzcan la incertidumbre y la inestabilidad laboral que atentan al principio básico del derecho ciudadano postulado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “toda persona debe tener derecho a libre elección del trabajo, y en condiciones satisfactorias de salario, que aseguren la subsistencia familiar e incluso protección contra el desempleo” (artículo 23). Lamentablemente, en el caso boliviano, en los últimos años el desempleo abierto se ha incrementado y se ha producido un marcado deterioro del empleo; a esto se suma una alta incorporación de niños, niñas y adolescentes en una serie de actividades de dudosa significación económica y sometidos a precarias condiciones de trabajo y explotación. Doctora en Planificación Urbana-Regional, Master en Estudios Sociales de la Población y Economista. Directora del Centro de Planificación y Gestión (CEPLAG-UMSS-VLIR), docente titular de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) Cochabamba - Bolivia. Tel. 00 591 4 42 44214 E-mail: carmenledo@ceplag.edu.bo o carmenledo@bo.net. *

5


En esta investigación se considera niños y niñas a la población cuyas edades están comprendidas entre 7 a 13 años y adolescentes a quienes cuyas edades fluctúan entre los 14 y 17 años cumplidos. Para cada uno de estos grupos de edades se ha procedido a la construcción de indicadores que permitan evaluar los síntomas y las condiciones de su inserción laboral. Para avanzar en la explicación, se ha utilizado la información de sus padres y de su entorno familiar, lo que ha permitido observar el perfil de sus familias. La combinación de diversas unidades de análisis y áreas temáticas relacionadas con el trabajo infantil ha permitido encontrar algunos factores explicativos de la prematura inserción de los niños, niñas y adolescentes en el mercado de trabajo de bienes y servicios. Al comparar los datos del trabajo infantil, utilizando los diversos momentos censales, se ha podido observar que en cada momento censal las series de datos son irregulares, lo que hace suponer que la información censal subestima la magnitud de niños, niñas y adolescentes insertos en las actividades de producción de bienes y servicios. Esta situación debería ser objeto de mayor control y supervisión en los próximos censos. Sin embargo, a pesar de la limitación anotada, la información de los censos ofrece una gama de situaciones de gran valor que ha permitido describir algunos rasgos de las principales actividades desarrolladas por los niños y niñas de 7 a 13 años y los adolescentes de 14 a 17 años de edad que declaran formar parte de la población económicamente activa. Se considera que la cada vez mayor inserción de mano de obra de niños, niñas y adolescente y de las mujeres en las actividades de producción de bienes y servicios es la forma más dramática de reflejar la repuesta de las familias a las condicionantes de la crisis económica, a la desintegración familiar y a las dificultades en el acceso a una variada gama de satisfactores de calidad de vida. Es importante tener presente que al analizar la incorporación de niños, niñas y adolescentes al mercado de trabajo se advierte que se deben modificar las condiciones de trabajo en la que está inserta esta población, ya que se trata de condiciones de explotación. El tratamiento de la pobreza, dentro de una perspectiva más amplia de vulnerabilidad social, permite identificar e impulsar iniciativas de política pública que apunten a potenciar los recursos y a reforzar y complementar las estrategias de las familias para posicionarse de mejor manera ante las circunstancias que enfrentan. En un marco general, se deberá luchar por las políticas orientadas a la protección básica y la promoción de la igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos y por dar protección a la infancia y adolescencia que paga los errores y desaciertos de la política económica vigente en el país. Es necesario sensibilizar sobre el abuso en el que se encuentran los niños y niñas por parte de empleadores inescrupulosos, que gracias a la flexibilización laboral

6

infringen normativas y someten a regímenes de esclavitud a sus víctimas.


A modo de introducción

1

El Código del Niño, Niña y Adolescente promulgado mediante Ley No. 2026 del 27 de octubre de 1999 y ratificado por Decreto Supremo No. 26086 del 23 de febrero de 2001 es el marco jurídico desarrollado para la defensa y cumplimento de los derechos de la niñez boliviana. En sus reglamentaciones se fija la edad de 14 años como edad mínima para ingresar al mercado de trabajo de bienes y servicios. La Ley General del Trabajo, asimismo, establece la prohibición de la contratación de menores de 14 años; su artículo 58 indica que los niños y niñas no tienen autorización para trabajar. A pesar de estas disposiciones, se advierte que en los últimos años existe la tendencia a utilizar mano de obra infantil y adolescente en el mercado laboral. La declaración del Derecho al Desarrollo, adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas en diciembre de 1986, enfatiza que éste debe ser reconocido como “un proceso global económico, social, cultural y político, que tiende al mejoramiento constante del bienestar de toda la población sobre la base de su participación activa, libre y significativa en el desarrollo y en la distribución justa de los beneficios que de él se derivan”. Toda la población debe beneficiarse de este derecho. Los derechos económicos, sociales y culturales son, esencialmente, los derechos a una adecuada alimentación, a la salud, a la vivienda, a la educación y al trabajo. No cabe duda que estos derechos se basan en el derecho a vivir con dignidad y esperanza. El desarrollo integral económico, político, cultural y social implica descubrir y efectivizar todo el potencial productivo existente. El potencial más importante de un país radica en sus habitantes –niños, niñas, adolescentes, jóvenes, adultos (as)–, sus organizaciones, sus ventajas comparativas y competitivas, su infraestructura, sus recursos naturales y suelo y su sistema educativo. Todos estos aspectos deben ser desarrollados para una gestión más eficiente, más eficaz y, por ello, más participativa. Hay capacidades y recursos y éstos pueden convertirse en efectos multiplicadores para la modificación de la desesperanza que se vive en la actualidad. La historia de Bolivia muestra la presencia de distintas fases o tipos del desarrollo económico, en los cuales el capital humano y el capital social jugaron roles diferentes. Sus resultados se expresan en la profunda heterogeneidad histórico-estructural visible en las brechas económicas, sociales, políticas, ambientales, espaciales y culturales existentes al interior del territorio nacional. Esta situación se agrava porque buena parte del costo del ajuste estructural se cargó en los más indefensos, vale decir en los niños, niñas, adolescentes y en una gran cantidad de mujeres que no tuvieron más remedio que buscar superar sus problemas a partir de una masiva salida al mercado de trabajo junto a sus hijos. 1

Agradezco a Isabel Quisbert por su dedicado trabajo de procesamiento de los censos 1976, 1992 y 2001, así como de las encuestas MECOVI 2000 a 2002. También al Lic. Víctor Mezza por su apoyo constante a lo largo del trabajo.

7


El ajuste estructural cambió las reglas del juego de los actores económicos. El aislamiento del Estado de la actividad productiva, la privatización, la desregulación y la liberalización del mercado causaron cataclismos en la débil economía boliviana e incrementaron salvajemente el riesgo y la inseguridad laboral. Como consecuencia de la privatización de las empresas estatales se redujo el empleo público, dejando en la orfandad y el desamparo a los trabajadores. Éstos no tuvieron otra alternativa que ajustarse a las nuevas demandas laborales, pasando a desempeñar funciones en situaciones absolutamente desventajosas. Esta situación de inseguridad impide la lucha por reivindicaciones laborales; muchos trabajadores, con el único objetivo de cuidar sus precarios trabajos, se someten a los abusos de los nuevos empleadores desde el punto de vista de la jornada laboral, los salarios y las prestaciones sociales, entre otros. Se han destruidos los gremios de trabajadores que antes los protegían y luchaban por una jornada de trabajo y un salario justos. Por esta razón, muchos trabajadores se vieron obligados a recurrir al sector terciario para desempeñar actividades de dudosa calidad productiva. Dada la urgencia de dar respuestas ágiles y urgentes al incremento de la desigualdad, pobreza y exclusión social, es imprescindible la concertación y el consenso entre los diferentes actores políticos, económicos y sociales porque estos problemas afectan al país en su conjunto. Por ello se deben realizar pactos y esfuerzos concertados de recuperación de la esperanza con miras a la construcción de la Bolivia del mañana. La construcción del futuro es la conciencia del riesgo que ya está en el presente, por lo que resulta difícil imaginar una gestión progresiva del cambio sin establecer alianzas. Esta investigación permite diagnosticar los problemas a los que se enfrentan los niños, niñas y adolescentes en el mercado de trabajo. Para este cometido se ha utilizado una gama de variables e indicadores que contribuyen a desentrañar la problemática y posibilitan su debate y discusión en diversos espacios de la realidad boliviana. La tarea no es simple. El desarrollo del presente estudio ha tropezado con la falta de los datos necesarios para hacer más visibles los factores explicativos de la inserción laboral de los niños, niñas y adolescentes. Por ello, se ha recurrido a diversas fuentes de datos. En consecuencia, se considera que los resultados de esta investigación son una aproximación parcial al trabajo infantil en Bolivia.

8


FotografĂ­a: UNICEF / Bolivia

9


Consideraciones

de tipo

metodol贸gico

1


El objetivo de la presente investigación

participación de la Sra. Isabel Quisbert para

es describir las características y condiciones

el procesamiento de los datos de los censos

del trabajo infantil en Bolivia. Por ello, el

y las encuestas. En coordinación con esta

universo de observación es la población de

profesional se establecieron los criterios de

7 a 17 años de edad discriminada en dos

creación de nuevas variables y la

tramos de edad: niños y niñas de 7 a 13

elaboración de programas detallados para

años y adolescentes de 14 a 17 años. Para

su validación.

estos dos grupos de edad se presentan datos relativos en la condición de actividad,

A la Sra. Quisbert se le envió un Plan

sectores de actividad económica, grupos

de Tabulaciones que permitió analizar la

de ocupación, categoría ocupacional,

información en función de los objetivos

aspectos relativos a la jornada laboral,

del proyecto. Una vez recibidos los datos,

antigüedad en el trabajo, remuneraciones,

se g e n e ra ro n p ro g ra ma s p a ra la

distribución del ingreso, vulnerabilidad del

recodificación de las variables con miras a

trabajo y características educativas.

la obtención de tablas, gráficos y otros resultados estadísticos. Una vez que la

Por otra parte, se han hecho esfuerzos

información fue evaluada y ajustada, se

para asociar el trabajo de los niños, niñas

procedió al análisis e interpretación de los

y adolescentes con las características de su

datos para perfilar un diagnóstico de la

entorno familiar a través de las

población objeto de análisis.

características sociodemográficas, educativas y de empleo de los padres. Como

Es importante anotar que el

aproximación al concepto de familia, se ha

cuestionario de la boleta censal permitió

construido una tipología de estratos socio-

recoger información sobre la unidad

ocupacionales vinculada a la forma de

familiar (datos sociodemográficos), las

inserción de los hogares en la estructura

características migratorias de la población,

productiva. También se ha utilizado un

la situación ocupacional de los miembros

complejo de elementos asociados

de las familias, las características de la

directamente con la existencia cotidiana

población desocupada e inactiva, los niveles

de los individuos mediante el uso de

y tendencias de la mortalidad infantil y

variables referidas a la vivienda,

juvenil, el nivel de la fecundidad, las

disponibilidad de servicios básicos, grado

características de las viviendas y la salud.

de hacinamiento y equipamiento del hogar.

Las otras

Todas estas variables aluden a aspectos

secundaria provienen de las tabulaciones

concretos

ambiente,

especiales de las encuestas MECOVI 2000

entendiendo que éste constituye un agente

y 2002: datos de remuneraciones e ingresos,

potencial de protección o daño a la salud.

jornada de trabajo, antigüedad y

del

medio

fuentes de información

vulnerabilidad laboral, entre otros. Se han utilizado datos de los Censos

12

Nacionales de Población y Vivienda de 1976,

Se considera que los datos del ultimo

1992 y 2001 y las tabulaciones de las

Censo de Población y Vivienda subestiman

encuestas MECOVI 2000 y 2002. El Instituto

la verdadera magnitud de niños, niñas y

Nacional de Estadística (INE) dispuso la

adolescentes insertos en la actividad


económica, debido a que las preguntas

referirse a los residentes urbanos, la

tradicionales utilizadas para la obtención

información no recupera una imagen cabal

de información sobre la participación de

de la actividad económica de las ciudades,

la fuerza de trabajo tienden a presuponer

pues una parte de quienes trabajan en ella,

una relación con el mercado de trabajo

de modo permanente o temporal, radica

que se materializa en la categoría censal

en el entorno rural y otra parte interviene

"¿Trabajó la semana anterior?". De esta

en circuitos regionales de ferias itinerantes.

categorización se puede deducir el preestablecimiento de la duración mínima

La revisión de la información

de una semana previa a la fecha del censo,

disponible y los problemas discutidos exigen

período que probablemente no es el más

analizar cómo mejorar la precisión del

apropiado en una economía sujeta a

censo. La solución parece ser no recoger

fluctuaciones estacionales y en la que no

mayores volúmenes de datos sino más bien

es frecuente la contratación "formal" de

llegar a mejores datos. Por tanto, la

la fuerza de trabajo. Esta situación se

primera necesidad será definir un número

complica porque las interacciones urbano-

de preguntas destinadas al área de interés,

rurales son bastante fluidas; es probable,

luego una determinación de importancia

entonces, que el empleo sufra alteraciones

en la definición de las unidades de análisis.

asociadas a los ciclos agronómicos.

Por la experiencia empírica acumulada al respecto, lo más recomendable es trabajar

En lo que se refiere a la categoría

con la unidad familiar como la base de

“Principal actividad”, la mayor deficiencia

análisis. Las variables relativas a las

es que muchas veces puede entenderse por

características del núcleo familiar podrían

ésta a las tareas de casa o de estudio, a

ser, en consecuencia, parámetros básicos

pesar de que las personas censadas pueden

que permitan una aproximación a los

participar en otras ocupaciones. En períodos

factores condicionantes de la participación

menores de tiempo, el sesgo de la forma

laboral de niños, niñas y adolescentes, a

de preguntar presupone una reducción del

las

verdadero número de niños, niñas y

sobrevivencia a las que recurren las

adolescentes pertenecientes a la PEA.

familias y al papel de cada uno de sus

particulares

estrategias

de

componentes en este proceso. Para evitar la subestimación es recomendable que no se incluya ningún

La subestimación de la participación

tiempo mínimo ni como pregunta ni como

laboral de niños, niñas y adolescentes es

instrucción del encuestador y que, en

de gran interés

cambio, se solicite el tiempo de trabajo

sino también como elemento fundamental

utilizado en horas en la semana, semanas

para el diseño de planes, programas y

en el mes y meses en el año. Esto parece

proyectos específicos tendientes a dar

de vital importancia por la estacionalidad

solución a

de algunas actividades económicas y por

que se derivan de ella. En la actualidad,

la combinación de labores de la vida

existen loables esfuerzos dirigidos a captar

familiar con las de la escuela. Otra limitación

las formas

que puede señalarse es la siguiente: al

actividades económicas e individuales

no sólo académico

la infinidad de problemas

de utilización del tiempo en

13


y el desarrollo de estrategias de

niños, niñas y adolescentes en la

reproducción de la fuerza de trabajo, que

producción de bienes y servicios es

en muchos casos pasan por la diversificación

significativa en la actividad económica de

ocupacional de las personas y/o por la

la formación social boliviana.

organización de las tareas entre los miembros de la unidad familiar. Por ello,

Si bien el cuerpo central del estudio

es importante reconsiderar los criterios

se apoya en la información censal y de las

metodológicos de medición de la condición

encuestas MECOVI, también se ha hecho

de actividad de las personas.

uso de otras fuentes secundarias para la caracterización de la actividad laboral de

14

A pesar de los aspectos señalados y

los niños, niñas y adolescentes trabajadores.

analizando la información existente, es

Estas fuentes son mencionadas en cada

posible concluir que la participación de

oportunidad que se las emplea.


15 FotografĂ­a: Patricio Crooker / UNICEF / Bolivia


Caracter铆sticas del empleo: situaci贸n actual, evoluci贸n y

tendencias

2


de su historia en los planos económico, 2.1. Perfil económico

social y político. La acelerada caída de los

y organización del territorio

índices de crecimiento de las principales actividades productivas configuró progresivamente

una

desarrollo económico nacional estaba

generalizada

estancamiento

asociado a la economía de enclave minero

de la economía. Este proceso fue el

y a una red urbana de ciudades ubicadas

resultado de una combinación de factores

en la región del occidente de Bolivia. El

externos e internos: la recesión

predominio de la economía minera,

internacional, la caída de precios de las

sumado a la extensión de la agricultura

materias primas, la deuda externa y la

que concentraba a la mayor parte de la

hiperinflación, entre otros. Estos factores

población trabajadora, determinó el

profundizaronlas

carácter predominantemente rural de la

económicas regionales e incrementaron

población boliviana.2 En 1950, tres cuartas

los procesos

partes de los bolivianos vivían en algún

de la población.3

En la primera mitad del siglo XX, el

de

situación

desigualdades

de redistribución espacial

contexto rural (Mapa 1.1.); esta situación se prolongó hasta fines de los años 70. Hacia los años 90, se revirtió el El impacto de las reformas sociales

absoluto predominio de la ciudad de

implementadas durante el período de la

La Paz, indiscutible hasta el censo de

Revolución Nacional de 1952 contribuyó

1976. Se redujo la distancia numérica

a la aceleración del proceso de

con la segunda

redistribución espacial de la población

(Mapa 1.2.). Las reformas de política

en el territorio. Los resultados de ese

económica tuvieron un profundo

proceso sólo fueron perceptibles hacia

impacto

los años 90, período en el que se revirtió

permutación entre occidente y oriente

el predominio rural en beneficio de una

y contribuyeron al crecimiento urbano

mayor presencia urbana (62,4%), según

extremadamente concentrado a lo largo

datos del censo del año 2001.

de un nuevo corredor de cerca de 1.000

en

ciudad, Santa Cruz

los

procesos

de

kilómetros de longitud que va del A partir de 1980, la sociedad boliviana enfrentó

la

más

aguda

crisis

oeste (ciudad de La Paz) al este (ciudad de Santa Cruz).

2

Existen indicios para pensar que durante el segundo auge de la plata (1872-1895) los empresarios mineros pudieron crear las condiciones para mantener contingentes relati-vamente importantes de fuerza de trabajo; de esta forma, surgieron pueblos mineros de suma importancia. El com-plejo mina/beneficio de Pulacayo-Huanchaca prácticamente duplicó su población entre 1870 y 1900, la cual creció de 2.895 a 7.635 habitantes. En este mismo período la pobla-ción de Colquechaca crecería rápidamente y sería elevada al rango de ciudad. (véase: Mitre, Antonio (1981). Los patriarcas de la plata. Estructura socioeconómica de la minería de la plata en el siglo XIX). 3

18

La hiperinflación vivida en Bolivia entre 1983 y 1985 y las medidas de política implementadas por el gobierno de la UDP estimularon la especulación comercial y finan-ciera en desmedro de las actividades productivas; mientras que la Nueva Política Eco-nómica vigente desde agosto de 1985, a pesar de haber logrado la estabilidad del sis-tema mone-tario, no creó las condi-ciones necesa-rias para la reac-tivación del aparato productivo del país. Para mayores detalles sobre la materia véase Larrazábal, Hernando (1992). Políticas y Sector Informal Urbano, en Revista Programa de Ajuste Estructural, Serie: Documentos de trabajo N 1 1, CEDLA, La Paz.


Mapa 1.1. BOLIVIA, DISTRIBUCIÓN DE LAS LOCALIDADES DE 2.000 Y MÁS HABITANTES SEGÚN REGIONES ECOLÓGICAS Y DEPARTAMENTOS, 1950-1976

Riberalta Cobija

N S.A. de Yacuma

Trinidad

La Paz

El Alto

Santa Cruz

Cochabamba

Warnes

Punata

Oruro

Aiquile

Vallegrande

Huanuni Sucre

Siglo XX Uncí a

Roboré

Challapata

Potosí

Camiri Padilla Camargo

Uyuni

1950

Tarija

Tupiza

Villamontes

200,000 to 1,000,000 (1) 20,000 to 200,000

Villazón

S.J. de Pocitos

2,000 to 20,000

(5) (31)

Fuente: Elaboración propia con información proporcionada por el INE, tabulados especiales del Censo Nacional de Población y Vivienda, resultados finales, 1950-1976, La Paz.

19


Guayaramerin Cobija Riberalta

N S.A. de Yacuma

O

Trinidad

E S

Copacabana

La Paz San Matí as

Cochabamba

El Alto

Santa Cruz

Cliza

Pailón

Oruro

Roboré

Siglo XX

Sucre Huari

Puerto Suárez

Puerto Quijarro Padilla

Potosí

Camiri 1976

Uyuni Santa Bárbara Tupiza Villazón

Villamontes

Tarija S.J. de Pocitos

200,000 to 1,000,000 (3) 20,000 to 200,000 2,000 to 20,000

(8) (70)

Bermejo

Fuente: Elaboración propia con información proporcionada por el INE, tabulados especiales del Censo Nacional de Población y Vivienda, resultados finales, 1950-1976, La Paz.

20


En este contexto de alta concentración

Bajo una intensa promoción desde el

de población, también se reproduce la

aparato del Estado se generó la

concentración de niños, niñas y

agroindustria del oriente, donde se

adolescentes insertos en las actividades de

concentró y polarizó el apoyo técnico y

producción de bienes y servicios, debido a

financiero estatal e internacional. En este

las funciones que estas ciudades cumplen

proceso, los factores importantes fueron:

en la economía nacional. En el altiplano,

el trasiego de excedentes estatales

la ciudad de La Paz (incluye a la ciudad de

producidos en las zonas mineras del

El Alto) contaba para el año 2001 con una

altiplano, el incremento de las regalías

población de alrededor de 1 millón y medio

petroleras resultado del incremento de la

de habitantes. Es una ciudad que tiene una

producción y elevación de precios a raíz

dinámica propia, es la sede del gobierno y

de la crisis energética internacional, el

del aparato burocrático del Estado y en

flujo del grueso de los recursos obtenidos

ella se concentra la mayor cantidad de

a través del endeudamiento externo, el

empleos de la administración pública y de

desa-rrollo agroindustrial impulsado por

las representaciones diplomáticas. Es el

el gobierno de Banzer y la favorable

primer centro industrial del país y se

coyuntura internacional de precios del

caracteriza por una gran riqueza y

algodón. Estos factores, entre otros,

diversidad ecológica.

determinaron que el oriente exista gracias al aporte del occidente.4

El oriente de Bolivia cuenta con la moderna ciudad de Santa Cruz, cuya principal característica es su vertiginoso

En la región de los valles está

crecimiento urbano. Durante el siglo XX

Cochabamba, la tercera ciudad integrante

aumentó 65 veces su tamaño e ingresó al

del corredor económico. Es un importante

siglo XXI con algo más de 1 millón de

centro urbano de servicios enclavado en

habitantes. Esta ciudad goza de un excelente

una comarca agrícola. Su área metropolitana

sistema de transporte y de comunicación

incluye 6 municipios: Quillacollo, Sipe Sipe,

que la convierte en un importante vínculo

Tiquipaya, Vinto, Colcapirhua y Sacaba, que

de comercio internacional con Brasil y

concentran alrededor de 800 mil habitantes.

Argentina; mantiene, además, fluidas

La región de Cochabamba se caracteriza

relaciones comerciales con los puertos del

por una diversidad ecológica que no

Atlántico y el Pacífico.

sólo incluye valles y serranías muy variadas, sino también zonas tropicales; estas últimas

La historia moderna de Santa Cruz se inicia en 1952 gracias a que se benefició

comprenden cerca a la mitad de su superficie total (47%).5

de las reformas estructurales económicas, sociales y políticas. Éstas se constituyeron

Únicamente el 5% de su territorio

en un poderoso instrumento para el

departamental corresponde al valle, y en

crecimiento agrícola de tipo capitalista.

este "reducido espacio" vive el 88% de la

4 Véase:

Prado S., Fernando (1993). Santa Cruz: Diagnóstico Urbano, Ed. El País, Santa Cruz - Bolivia. CEDURE Centro de Estudios para el Desarrollo Urbano y Regional CEDURE (1999). "Lineamientos estratégicos para el desarrollo urbano cruceño", Universidad de Toronto-Canadá, Santa Cruz. También, Vargas M., Mansilla Adrián y Justiniano, J.C. (1991). Vivienda, Pobreza y Condiciones de Vida, Proyecto BOL/87/PO2, UNFPA-OIT, Santa Cruz.

21


Mapa 1.2. BOLIVIA, DISTRIBUCIÓN DE LAS LOCALIDADES DE 2000 Y MÁS HABITANTES SEGÚN REGIONES ECOLÓGICAS Y DEPARTAMENTOS, 1992-2001

Guayaramerin Cobija Riberalta

N S.A. de Yacuma

O

Trinidad

E S

La Paz San Matí as

Cochabamba

El Alto

Colquiri

Santa Cruz

Punata

Pailón

Oruro Llallagua

Aiquile

Roboré Vallegrande

Sucre

Siglo XX

Puerto Quijarro

Puerto Suárez

Challapata

Potosí

Camiri 1992

Uyuni Villamontes

Santa Bárbara

Tarija

Tupiza Villazón

S.J. de Pocitos

200,000 to 1,000,000 (4) 20,000 to 200,000 (16) 2,000 to 20,000 (103)

Bermejo

Fuente: Elaboración propia con información proporcionada por el INE, tabulados especiales del Censo Nacional

22

de Población y Vivienda, resultados finales, 1992 y 2001, La Paz, 2003.


Tamaño Ciudades 2001

Cobija

Guayaramerí n 500,000 to 1,116,059 (4) Riberalta

20,000 to 500,000 2,205 to 20,000

S.A. de Yacuma

(21) (75)

Region Ecológica (#municipios) Llanos

(84)

Valles

(93)

Altiplano

(149)

TRINIDAD

La Paz Cochabamba

San Matí as

Santa Cruz

Punata

El Alto Oruro

Llallagua

Sucre

Puerto Suarez

Potosí Camiri

N Tupiza

Tarija

O

E S

Villazón

S.J. de Pocitos Bermejo

Fuente: Elaboración propia con información proporcionada por el INE, tabulados especiales del Censo Nacional de Población y Vivienda, resultados finales, 1992 y 2001, La Paz, 2003.

23


población urbana departamental. Ahí se

El desarrollo económico nacional se

localiza la ciudad de Cochabamba. En

ha caracterizado por su baja aceleración,

consecuencia, Cochabamba cumple un

su disparidad regional y sectorial y su

doble papel: integra su entorno regional

insuficiencia productiva. El modelo de

y articula a las ciudades de La Paz y Santa

acumulación e inserción internacional de

Cruz, lo que le otorga una trascendencia

la economía boliviana se cimentaba en la

mayor en el sistema urbano nacional. Por

existencia de enclaves extractivos que

ello, Cochabamba es un espacio intermedio

definían una alta concentración de la

de integración, de articulación y encuentro

infraestructura y de los bienes de consumo

del conjunto nacional; y es, al mismo

colectivo a su alrededor (red de

tiempo, un espacio promedio en el que los

transportes, comunicaciones, centros de

contrastes del país se ponen de manifiesto.

formación profesional, saneamiento básico). Esto limitó considerablemente los

El año 2001, 1 millón y medio de

espacios de competitividad sistémica a

bolivianos vivía en 16 ciudades de tamaño

disposición de la actividad productiva en

intermedio. El crecimiento de estas ciudades

el país. El modelo de libre mercado,

ha sido vertiginoso, en sólo 25 años han

vigente actualmente, heredó del modelo

cuadruplicado el número de sus habitantes

anterior la baja aceleración y la disparidad

y han pasado a hospedar al 30% de los

regional y sectorial y la insuficiencia

habitantes urbanos de Bolivia. Cambios de

productiva, con la diferencia de una aguda

esta magnitud se produjeron en varias

concentración de muy pocas empresas

ciudades. Es interesante advertir que en 1976

altamente competitivas en el eje

del centenar de ciudades de Bolivia sólo 7

económico La Paz-Cochabamba-Santa

eran de tamaño intermedio.6 En 1992, 16

Cruz. Es de interés evaluar la evolución

ciudades tenían este rango. En estas ciudades

económica del país, ya que ello podrá

es donde se produjeron los incrementos más

contribuir a imaginar escenarios de

notables de la población a partir de 1976.

competitividad sistémica que permitan una inserción internacional acorde con las

En cambio, en los poblados pequeños,

exigencias del mercado internacional.

hacia el año 2001, se presentaron los extremos de la dispersión demográfica.

2.2.

Hacia 1992, sólo medio millón de personas

En la segunda mitad del siglo XX, el ritmo

residía en 104 localidades de bajo grado

de crecimiento del Producto Interno Bruto

de urbanización (2 mil a 20 mil residentes)

(PIB) se caracterizó por su inestabilidad. Este

y alrededor de 3 millones de personas

proceso irregular de crecimiento se explica

residían en las zonas rurales. Así, el perfil

por la forma que asumió la estructura

de crecimiento fue negativo en el altiplano

productiva. Hacia los años 50, el modelo de

y únicamente en la región de los llanos se

inserción internacional se sustentaba

advierte un relativo dinamismo porque

principalmente en la explotación de materias

presenta un ritmo de crecimiento positivo

primas minerales. La magnitud de esas tareas

y superior al promedio nacional.

provocó la expansión de las actividades

5

24

Evolución económica

Véase Plan Regional de Desarrollo de Cochabamba 1984 - 1987, Dirección de Planificación - CORDECO, Cochabamba.


agropecuarias, que satisfacían principalmente

hasta llegar a sólo el 24% en 2001. El

la demanda de alimentos de los centros

impacto de la reducción de la participación

mineros. Entre 1965 y 1976 se lograron niveles

del sector primario afectó a la seguridad

de crecimiento del PIB superiores al 5%, niveles

alimentaria y al abastecimiento de materias

que no han sido alcanzados en ningún otro

primas agropecuarias, ya que la producción

período histórico a partir de 1952. Entre 1980

agropecuaria es el rubro principal de la

y 1986, las tasas fueron negativas, pero a

canasta familiar. Una de las debilidades de

partir de 1987 se produjo una leve mejoría;

la producción nacional es un mercado de

sin embargo, sus valores fueron inferiores a

bienes sumamente reducido porque la

los registrados 30 años antes, con el agravante

mayor parte de la población rural se limita

de que se produjeron marcadas fluctuaciones,

al autoconsumo. En consecuencia, la serie

particularmente a partir de 1999 (Gráfico 1.1.)

irregular de las tasas de crecimiento del

.

PIB se caracteriza por períodos cortos de

El descenso más significativo se

crecimiento y otros de contracción, visibles

produjo en el sector primario de la

con toda fuerza durante el primer

economía. Hacia 1950, el peso en su

quinquenio de los 80 y en el segundo

participación en el PIB era del 47%,

quinquenio de los 90 (Grafico 1.1. y Cuadro

porcentaje que se debilitó sostenidamente

1.1ª de anexo estadístico).

Gráfico 1.1. EVOLUCIÓN DE LA TASA DE CRECIMIENTO DEL PIB, 1952 – 2001.

10.0

5.0

0.0 1952

1962

1972

1982

1992

2002

(5.0)

(10.0) Fuente: Elaboración propia con datos de: Morales, Juan Antonio (2002). Revolución boliviana y las reformas económicas, Cochabamba, Bolivia. Cuadro 1.1a Anexo estadístico.

6

El tamaño de estos centros fluctúa entre las 20 mil y las 200 mil personas.

25


Gráfico 1.2. BOLIVIA: SECTOR EXTERNO 1990 – 2001 (En millones de dólares americanos) 2500000

2000000

1500000

1000000

500000

0

1990 1991 1992

1993 1994

EXPORTACIONES (Miles de dólares)

1995 1996

1997

1998

1999

2000 2001

IMPORTACIONES ( Miles de dólares)

Fuente: INE, Anuario Estadístico 2001, La Paz, Bolivia.

El desempeño actual de la actividad

modificaciones en el perfil de la economía

industrial es el resultado de varios factores.

boliviana. La primera generación de reformas

Uno de ellos, quizás el de mayor

se dictó entre 1985 y 1993. La NPE tenía un

trascendencia, es su fuerte vinculación con

doble objetivo: estabilización y flexibilización

los complejos extractivos mineros. Es posible

macroeconómica. La estabilización fue de

que esta vinculación haya profundizado el

shock y combinó de manera muy restrictiva

rezago del desarrollo de la industria de

las políticas monetarias y fiscales con la

bienes de consumo, que tenían como

alineación del tipo de cambio oficial al

mercado principal a las empresas mineras

paralelo (dolarización de la economía). La

estatales y a reducidos segmentos

flexibilización se dio en función de la

poblacionales urbanos. La producción de

liberalización de los precios con el objetivo

bienes de capital encontró la solución a la

de reducir el déficit fiscal y la hiperinflación.

insuficiencia del desarrollo agrícola e industrial, y su escaso desarrollo se limitó a

Entre 1993 y 1997 se dictaron las

complementar la importación de bienes de

reformas de segunda generación. Se

capital para uso de la industria minera o a

transfirieron las empresas públicas al sector

ocupar los escasos espacios dejados por ésta.

privado, particularmente las de hidrocarburos, energía eléctrica y servicios básicos. El

26

La crisis del modelo de economía de

abandono del Estado de la actividad

Estado y de acumulación iniciado en 1952

productiva, a través de la venta de más de

culminó en un período que puso al país al

50% de las acciones de las empresas estatales

borde del abismo y que dio lugar a un nuevo

a socios extranjeros, cambió el núcleo central

modelo de libre mercado. Este modelo se

de la economía nacional, paso a manos del

inició en 1985 con el conjunto de medidas

dinero internacional, al que se adhirieron las

de la Nueva Política Económica (NPE) de

empresas nacionales como socios marginales

ajuste estructural que produjo profundas

y secundarios.


El ajuste estructural estableció una

barreras a la importación. Gracias a este

mayor apertura de la economía y rebajó

impulso, la industria emergente se asentó,

considerablemente la protección

principalmente, en las ciudades de La Paz,

arancelaria para la producción nacional.

Oruro, Cochabamba y Santa Cruz.

Des-de 1986, las importaciones bolivianas tienen un arancel generalizado de 10%,

También se desarrollaron acciones en

al cual se agrega la protección natural

el ámbito internacional. En 1969, Bolivia

que deriva de los altos costos de

ingresó al Pacto Andino con la esperanza

transporte, pero ello no es óbice para

del establecimiento de un mercado común

que una gran cantidad de productos que

entre los países de la subregión. Sin

podrían producirse en el país (y que de

embargo, esas políticas tuvieron éxito

hecho llegaron a producirse) sean

limitado debido a que el mercado interno

sustituidos por productos importados.

era muy pequeño y con escasas posibilidades de exportación. La situación

La información de la balanza comercial

de país mediterráneo de Bolivia contribuyó

revela que la brecha entre exportaciones e

a incrementar los costos de transporte, lo

importaciones deficitarias se amplía,

que repercutió negativamente en las

reflejando un escaso dinamismo del comercio

posibilidades de ofrecer sus productos a

exterior boliviano. Éste sigue concentrado

precios competitivos en el mercado

en la exportación de productos minerales

internacional. A pesar de los aspectos

(zinc,

negativos,

oro,

estaño

y

plata

en

ese

período

se

predominantemente) y gas natural; entre

desarrollaronalgunos

sectores

los productos no tradicionales, el rubro de

(agroindustria, textiles, ciertas líneas de

mayor importancia es la soya que concentra

industria metálica ligera, entre otros) y el

el 70% de las ventas al hacia el año 2000

sector industrial llegó a absorber un 16%

(Gráfico 1.2. y Cuadro 1.2a del Anexo

del empleo total. A partir de los años 70 y

estadístico).

con mayor fuerza en los 80 y 90 crecieron las importaciones (legales e ilegales)

Hay que recordar que la visión del

financiadas, fundamentalmente, con los

desarrollo económico asumida luego de la

ingresos de la exportación ilegal de

Revolución Nacional de 1952 se basó en el

derivados de la coca y favorecidas

patrón de acumulación minero-estatal.7

temporalmente por tipos de cambio oficial

Este patrón no sólo impulsó el desarrollo

poco realistas. La inundación del mercado

de la agricultura tropical sino también el

boliviano con productos de importación,

desarrollo de una industria orientada hacia

incluyendo alimentos y vestimenta que en

la sustitución de importaciones de bienes

gran parte se comercializan a través del

de consumo directo. Con el objeto de

sector informal, redujo las posibilidades de

proteger la incipiente industria local

expansión industrial.

8

se

elevaron los aranceles y se impusieron

Véase Grebe, Horst (1983). Excedente sin acumulación. Génesis de la crisis actual. Consecuente con las pautas de urbanización, la mayor parte de la incipiente industria existente antes de 1952 se encontraba en la ciudad de La Paz. En este período cobró importancia el asentamiento industrial en Cochabamba; se crearon Manaco y otras industrias de menor importan-cia.

7 8

27


Cuadro 1.1. BOLIVIA: PRODUCTO INTERNO BRUTO (PIB) E INVERSIÓN PÚBLICA POR DEPARTAMENTOS, 1992 – 2000. PIB EN MILES BS./CTES

Departamento

1992

POBLACIÓN

PRODUCTO INTERNO BRUTO PERCAPITA EN:

2000

31.12.2000

DISTRIBUCION EN PORCENTAJES PIB

MILES/

BS. CTES $US. CTES $US. CTES

IP

IED

1992

2000

1992

2000

1996

2000

Santa Cruz

5,380,057

12,943,170

1,986,834

6,514

1,052

2,090,981

27

29

27

16

32

49

La Paz

5,209,920

11,134,391

2,323,794

4,791

774

1,798,771

26

25

17

21

26

19

Cochabamba

3,685,978

8,510,874

1,434,700

5,932

958

1,374,939

19

19

21

16

28

7

Oruro

1,070,195

2,702,249

388,892

6,949

1,123

436,551

6

6

7

7

2

3

Chuquisaca

1,263,602

2,585,930

527,016

4,907

793

417,759

6

6

7

8

1

2

975,061

2,463,117

385,095

6,396

1,033

397,919

5

5

12

16

3

16 2

Tarija

1,186,246

2,299,736

705,457

3,260

527

371,524

6

5

5

8

4

Beni

Potosí

866,551

1,897,811

357,268

5,312

858

306,593

4

4

3

6

4

2

Pando

147,575

432,475

51,627

8,377

1,353

69,867

1

1

1

2

0

0

TOTAL

19,785,184

44,969,752

8,160,683

5,511

890

7,264,903

100

100

100

100

100

100

Fuente: INE, Anuario Estadístico 2001, La Paz, Bolivia. IP: Inversión pública; IED: Inversión Extranjera Directa.

El resultado de la fuerte concentración

advierten descensos considerables en el

del destino de los recursos internacionales,

tiempo. El único sector que tuvo una

nacionales y de la composición del PIB es

dinámica ascendente es el denominado

el desarrollo de las actividades

terciario, de transportes, almacenamiento

agroindustriales, de exportación de

y comunicaciones, 9 que casi duplicó su

productos

peso relativo en el período considerado

no

tradicionales,

de

hidrocarburos y de transformación y la

(Cuadro 1.1.).

sostenida tendencia del crecimiento de las actividades terciarias (principalmente de

El panorama laboral en el sector

servicios) y de otras dimensiones del

agropecuario es complicado. Su

desarrollo nacional (equipamientos e

contribución al PIB ha sido relativamente

infraestructura) en los departamentos de

constante, con un promedio de 15%, con

La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. En esos

un pico del 19% en 1985 y una caída al

departamentos reside cerca de tres cuartas

13,9% en 2000. Sin embargo, su

partes de los habitantes y una fracción

contribución al producto nacional no

similar de la Producción Interna Bruta

guarda correspondencia con el volumen de

Nacional; también es fuerte la concentración

sus ocupados, que representan el 39% de

en estos departamentos de la inversión

la PEA nacional.

extranjera directa (74%) y de las inversiones públicas (53%).

El comportamiento del sector agropecuario, desglosado en subramas de

28

Entre 1980 y 2000, el desempeño del

actividad, muestra que los productos

PIB en casi todos los sectores de la

agrícolas no industriales participan con la

estructura productiva fue irregular. En los

mayor parte del producto sectorial; se

sectores primario y secundario se

observa, sin embargo, una participación

9

UDAPE (2001). Evaluación de la Economía Boliviana, La Paz- Bolivia. Web http://www.udape.gov.bo/eva2000/default.htm,


Cuadro 1.2. BOLIVIA: SERIE HISTÓRICA DEL PRODUCTO INTERNO BRUTO POR AÑOS SELECCIONADOS Y SEGÚN ACTIVIDAD ECONÓMICA, 1980 – 2000. (En miles de Bolivianos y porcentajes) ACTIVIDAD ECONÓMICA

1980

1985

1990

1995

Agricultura, silvicultura, caza y pesca

16.90

0.19

0.15

0.15

0.13

Extracción de minas y canteras

12.30

0.10

0.10

0.06

0.07

Industrias manufactureras

12.90

0.16

0.17

0.17

0.13

Electricidad, gas y agua

1.00

0.01

0.02

0.03

0.03

Construcción y obras públicas

2.70

0.05

0.03

0.03

0.03

Comercio

8.90

0.09

0.09

0.08

0.07

Transporte, almacenamiento y comunicaciones

6.40

0.08

0.09

0.10

0.11

Establecimientos financieros, seguros, bienes

14.60

0.13

0.10

0.10

0.14

1.90

0.02

0.04

0.04

0.06

Servicios comunales, sociales, personales Restaurantes y hoteles

2000p

1.70

0.03

0.03

0.03

0.03

Servicios de las administraciones públicas

11.20

0.08

0.10

0.11

0.12

Porcentaje PIB a precios básicos

90.50

0.93

0.92

0.88

0.87

9.50

0.08

0.08

0.12

0.13

100.00

1.00

1.00

1.00

1.00

99,164

2,188,030

14,163,419

28,370,147

44,969,752

111,259

2,366,158

15,443,136

32,235,073

51,667,572

Derechos S/importaciones, y otros Imp. Ind. Porcentaje PIB a precios de mercado PIB a precios básicos, en miles de bolivianos PIB a precios de mercado

FUENTE: Elaboración propia sobre la base de información proporcionada por el INE - Departamento de Cuentas Nacionales, 1980 a 2000, La Paz-Bolivia.

decreciente. El cultivo de coca decreció

rural. Por esta razón, se deben resaltar los

notablemente

participación,

logros de los productos agrícolas

experimentó una baja del PIB agrícola en

industriales, que a pesar de situarse en

el período 1980-2000. Los productos

niveles bajos tienen una tendencia

agrícolas industriales, en cambio,

creciente, para fines de política de incentivo

alcanzaron una participación creciente del

al sector.

su

1% al 2%, que se explica tanto por la ampliación de la frontera agrícola como

En síntesis, la reducción del sector

por la adopción de paquetes tecnológicos

primario (agricultura y minería) y

destinados a elevar el volumen de

secundario en la participación del PIB se

producción y los niveles de rendimiento de

explica por la expansión sectorial del

los suelos (Cuadro 1.2.).

transporte y los servicios financieros. Esta situación revela de manera indirecta una

A todas luces, es inquietante el

débil estructura productiva. Este

estancamiento de este subsector que, por

comportamiento de la composición sectorial

un lado, produce y abastece de alimentos

del PIB no se distribuye de manera

al mercado interno y, por otro, se concentra

homogénea a lo largo y ancho del país,

mayormente en el altiplano y los valles

existen diferencia importantes, de ahí que

interandinos, regiones que se caracterizan

resulta ilustrativo observar su desempeño

por congregar altos índices de pobreza

en el ámbito departamental.

29


30


FotografĂ­a: UNICEF / Bolivia

31


Participaci贸n

econ贸mica de ni帽os,ni帽as y

adolescentes

3


La Población Económicamente Activa

Los diferenciales según área de

(PEA) incluye a las personas que en el

residencia, urbana y rural, son elocuentes.

tiempo de referencia usado en el censo (la

En las zonas urbanas, la población

semana previa al empadronamiento)

potencialmente activa era de alrededor de

estaban ocupadas en una actividad

4 millones de personas; de ellas, 2 millones

económica, a las que teniendo empleo no

declararon estar insertas en alguna actividad

trabajaron en ese período por estar

de producción de bienes y servicios, aunque

enfermas o de vacaciones, a las que se

declararon estar efectivamente ocupadas

encontraban sin empleo por haber sido

alrededor de 1.9 millones. Finalmente, un

despedidas (cesantes) y a las que buscaban

total de 110,394 se encontraban

trabajo por primera vez (aspirantes).

desocupadas.

Los

valores

son

significativamente más bajos en las áreas 3.1. Condición de actividad

rurales, donde sólo estaban en situación de desempleo un total de 26.172 personas.

En el año 2001, la población boliviana de 7 años y más de edad alcanzaba a 6.7

Del total de la PEA (3.165.047

millones de personas. La PEA ocupada era

personas), alrededor de 313.529 son niños,

de alrededor de 3 millones de bolivianos.

niñas y adolescentes, es decir, alrededor

Se hallaban sin empleo –ya sea por haberlo

de un 10%. La magnitud del trabajo

perdido o por estar buscándolo por primera

infantil, entre 7 y 17 años, en las zonas

vez sin encontrarlo aún– 136.566 personas

rurales es de alrededor del 12% de la

(Cuadro 2.1.).

PEA; en cambio, en las zonas urbanas sólo llega al 9%.

Cuadro 2.1. BOLIVIA: POBLACIÓN DE 7 Y MÁS AÑOS POR CONDICIÓN DE ACTIVIDAD, SEXO Y ÁREA DE RESIDENCIA URBANA - RURAL, 2001. CONDICIÓN DE

EDADES POBLACIÓN URBANA

EDADES POBLACIÓN RURAL

EDADES POBLACIÓN TOTAL

ACTIVIDAD/SEXO

7 - 13

7& +

7 – 13

14 –17

7 – 13

14 -17

7& +

1,358

5,190

110,394

1,087

2,495

26,172

2,445

7,685

136,566

Hombre

952

3,333

79,060

796

2,009

22,568

1,748

5,342

101,628

Mujer

406

1,857

31,334

291

486

3,604

697

2,343

34,938

Ocupado

53,938

108,552

1,856,866

59,215

81,694

1,171,615

113,153

190,246

3,028,481

Hombre

29,853

53,280

1,047,756

32,478

48,265

751,161

62,331

101,545

1,798,917

Hombre

29,853

53,280

1,047,756

32,478

48,265

751,161

62,331

101,545

1,798,917

Mujer

24,085

55,272

809,110

26,737

33,429

420,454

50,822

88,701

1,229,564

PEA

55,296

113,742

1,967,260

60,302

84,189

1,197,787

115,598

197,931

3,165,047

Hombre

30,805

56,613

1,126,816

33,274

50,274

773,729

64,079

106,887

1,900,545

Mujer

24,491

57,129

840,444

27,028

33,915

424,058

51,519

91,044

1,264,502

Total

878,929

479,311

4,282,656

591,820

249,619

2,461,980

1,470,749

728,930

6,744,636

Hombre

442,707

233,341

2,059,170

307,255

133,298

1,273,350

749,962

366,639

3,332,520

Mujer

436,222

245,970

2,223,486

284,565

116,321

1,188,630

720,787

362,291

3,412,116

TRAE

6.3

23.7

45.9

10.2

33.7

48.7

7.9

27.2

46.9

Hombre

7.0

24.3

54.7

10.8

37.7

60.8

8.5

29.2

57.0

Mujer

5.6

23.2

37.8

9.5

29.2

35.7

7.1

25.1

37.1

TDA

2.5

4.6

5.6

1.8

3.0

2.2

2.1

3.9

4.3

Hombre

3.1

5.9

7.0

2.4

4.0

2.9

2.7

5.0

5.3

Mujer

1.7

3.3

3.7

1.1

1.4

0.8

1.4

2.6

2.8

Desocupado

34

14 -17

7& +

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. PEA: Población Económicamente Activa; TRAE: Tasa Refinada de Actividad Económica = PEA/PET. TDA: Tasa de Desempleo Abierta = Desocupados/PEA.


Es ilustrativo observar que la mayor

decir, 5 mil, son niños, niñas y adolescentes.

presencia relativa y absoluta la tienen los

El año 2001 existían alrededor de 100 mil

adolescentes (entre 14 y 17 años), pero

cesantes, es decir, personas con experiencia

es más abultada la presencia de mujeres

laboral que fueron despedidas; de ellos,

adolescentes.

alrededor de 6.500 tenían edades comprendidas entre los 7 y 17 años. En

Una tercera parte de niños, niñas y

Bolivia, las bajas tasas históricas de

adolescente (de 7 a 17 años de edad) son

desempleo abierto se explican por las altas

trabajadores. El peso mayoritario lo tienen

tasas de subempleo o desempleo disfrazado

los niños y niñas de 7 a 13 años (22%), el

que, en los últimos años, se ha visibilizado

porcentaje restante está integrado por

de manera dramática. La tasa de desempleo

adolescentes (11%). Hay un diferencial de

abierta es del 2.5% para los niños y de 4.6%

2 puntos entre las zonas urbanas y las

para los adolescentes. Al observar los datos

rurales:

34% de los niños, niñas y

discriminados por sexo, se advierte que el

adolescentes están en las zonas rurales y

peso de las niñas que han sido despedidas

32% en las urbanas.

es mayor que la magnitud de los niños.

En las zonas urbanas se concentra el

Debido a la importancia numérica y,

mayor número de niños, niñas, adolescentes

sobre todo, al alto contenido social que

y adultos deseosos de encontrar alguna

involucra la presencia de niños, niñas y

actividad que les reporte ingresos; por ello,

adolescentes en el mercado de trabajo, a

en estas zonas existe un mayor peso de

continuación se busca una aproximación a

mujeres adolescentes.

la interpretación e incidencia de este fenómeno produce en el territorio

La magnitud de la PEA de 7 a 13 años

boliviano.

es mayor en las zonas rurales. En cambio, es ilustrativo advertir que los adolescentes tienen mayor predominancia en las zonas

3.1.1. Niños y niñas trabajadores de 7 a 13 años

urbanas. Esto revela que son las niñas y niños de las zonas rurales los que se insertan

El año 2001, en el territorio boliviano,

con mayor intensidad al mercado de trabajo

la población de 7 a 13 años de edad era de

desde edades muy tempranas.

alrededor de 1.5 millones. De esta cifra, un total de 115 mil niños y niñas declararon

El desempleo abierto mide la magnitud

en el censo que realizaban actividades de

de las personas que han sido despedidas de

producción de bienes o servicios; y

sus trabajos (cesantes) y de las que aspiran

alrededor de 2.500 declararon que se

a insertarse por primera vez en las

hallaban sin empleo, ya sea por haberlo

actividades de producción de bienes y

perdido o por estar buscándolo por primera

servicios (aspirantes). La magnitud es

vez sin encontrarla aún (Cuadro 2.2.).

notoriamente más alta en las zonas urbanas y particularmente fuerte entre los hombres.

A pesar de que la normativa establece

De los 31 mil aspirantes a insertarse al

que la edad mínima de inserción laboralson

mercado de trabajo, alrededor de 16%, es

los 14 años, existen, hasta donde los datos

35


del Censo 2001 permiten observar,

La participación de niños y niñas en el

alrededor de 115 mil, niños y niñas que

mercado de trabajo es elocuente. Los datos

desarrollan actividades de producción de

censales evidencian que en el territorio

bienes y servicios. Estos niños y niñas

boliviano existen alrededor de 116 mil niños

trabajan al margen de la ley y, por

y niñas trabajadores que representan

consiguiente, con alta vulnerabilidad. Están

alrededor de 8% del total de los niños y niñas

expuestos a abusos y vejámenes físicos y

comprendidos entre los 7 y los 13 años. El

psicológicos de diversa índole. Esta

peso relativo es superior en las zonas rurales,

situación debe ser considerada por

donde el 10% declara realizar alguna

campañas masivasde sensibilización para

actividad económica, a diferencia de 6% de

informar a la población sobre los derechos

las zonas urbanas.

de este sector. Es especialmente importante la

En el Cuadro 2.2, en las series de datos

implementación de acciones urgentes en

de niños y niñas trabajadores residentes en

relación con aquellos trabajos que atentan

zonas urbanas y rurales, se advierte que existe

contra su dignidad y conllevan altos riesgos

correlación positiva entre la edad de los niños

psíquicos e intelectuales, como el caso de

y niñas y la edad de ingreso a las actividades

las niñas y niños víctimas de explotación

de producción de bienes y servicios,

sexual comercial.

independientemente

del

área

de

Cuadro 2.2. BOLIVIA: POBLACIÓN DE 7 A 13 AÑOS POR CONDICIÓN DE ACTIVIDAD, SEXO Y ÁREA DE RESIDENCIA URBANA – RURAL, 2001. ÁREA/

36

Total 7 a 13 años (1)

EDAD

Total

Hombre

Mujer

TOTAL

Activos de 7 a 13 años (2)

Distribución Relativa (2/1)

Total

Hombre

Mujer

Total

Hombre

Mujer

índice de masculinidad

1,470,749

749,962

720,787

115,598

64,079

51,519

7.9

8.5

7.1

124.4

7

221,491

115,335

106,156

7,678

4,394

3,284

3.5

3.8

3.1

133.8

8

215,444

108,536

106,908

9,679

5,384

4,295

4.5

5

4

125.4

9

204,439

103,055

101,384

10,938

6,079

4,859

5.4

5.9

4.8

125.1

10

211,559

108,688

102,871

14,950

8,599

6,351

7.1

7.9

6.2

135.4

11

203,907

104,643

99,264

17,513

9,801

7,712

8.6

9.4

7.8

127.1

12

209,398

106,530

102,868

24,046

13,127

10,919

11.5

12.3

10.6

120.2

13

204,511

103,175

101,336

30,794

16,695

14,099

15.1

16.2

13.9

118.4

Urbana

878,929

442,707

436,222

55,296

30,805

24,491

6.3

7

5.6

125.8

7

129,263

66,543

62,720

2,355

1,329

1,026

1.8

2

1.6

129.5

8

125,486

62,834

62,652

3,513

2,004

1,509

2.8

3.2

2.4

132.8

9

121,596

60,974

60,622

4,664

2,611

2,053

3.8

4.3

3.4

127.2

10

123,745

62,936

60,809

6,819

3,943

2,876

5.5

6.3

4.7

137.1

11

124,610

63,198

61,412

9,126

5,193

3,933

7.3

8.2

6.4

132.0

12

126,472

63,149

63,323

12,394

6,895

5,499

9.8

10.9

8.7

125.4

13

127,757

63,073

64,684

16,425

8,830

7,595

12.9

14

11.7

116.3

Rural

591,820

307,255

284,565

60,302

33,274

27,028

10.2

10.8

9.5

123.1

7

92,228

48,792

43,436

5,323

3,065

2,258

5.8

6.3

5.2

135.7

8

89,958

45,702

44,256

6,166

3,380

2,786

6.9

7.4

6.3

121.3

9

82,843

42,081

40,762

6,274

3,468

2,806

7.6

8.2

6.9

123.6

10

87,814

45,752

42,062

8,131

4,656

3,475

9.3

10.2

8.3

134.0

11

79,297

41,445

37,852

8,387

4,608

3,779

10.6

11.1

10

121.9

12

82,926

43,381

39,545

11,652

6,232

5,420

14.1

14.4

13.7

115.0

13

76,754

40,102

36,652

14,369

7,865

6,504

18.7

19.6

17.7

120.9

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.


residencia. Es interesante, sin embargo,

presencia de un total de 729 mil

advertir que a la edad de 13 años cumplidos

adolescentes entre los 14 y los 17 años;

su representación relativa es la más alta,

más de una cuarta parte de ellos (27%),

en las zonas urbanas representa alrededor

es decir alrededor de 198 mil, realizan

del 13%. En cambio, los niños y niñas de

alguna actividad económica. Al observar

la misma edad en las zonas rurales

su comportamiento, se detecta una

representan aproximadamente una quinta

situación similar entre los niños y niñas.

parte del total de niños de esa edad.

Existe una asociación positiva entre la edad del adolescente y su incorporación

La participación en las actividades

al mercado de trabajo, de ahí que una

económicas, tanto en términos absolutos

tercera parte de los adolescentes de 17

como relativos, es mayor para los niños,

años declaró que se insertó en el mercado

independientemente del área de residencia

de trabajo.

(64 mil niños trabajadores versus 52 mil niñas). El índice de masculinidad, que mide

Las diferencias según área de

la cantidad de niños activos por cada niña

residencia son abrumadoras. Los

activa, tiene una tendencia decreciente, de

trabajadores adolescentes urbanos de 14

alrededor de 130 niños activos de 7 años

a 17 años alcanzan al 24%; en cambio, los

por 100 niñas activas de la misma edad

rurales representan el 34% y su

hasta llegar a la edad de 13 años, edad en

incorporación es ascendente con la edad:

la que existen alrededor de 115 niños

los hombres rurales de 17 años llegan a

activos por cada 100 niñas insertas en el

representar casi el 50%.

mercado de trabajo en las zonas urbanas y alrededor de 120 en las zonas rurales.

Entre los adolescentes trabajadores, los diferenciales por sexo en su

Es evidente que estos aspectos están

incorporación al mercado de trabajo de

asociados al ciclo vital y a los roles que la

bienes y servicios son elocuentes: En las

familia asigna a los niños y niñas, lo que

zonas urbanas, la presencia femenina es mayor

lleva a suponer que la división sexual del

que la masculina, tanto en términos absolutos

trabajo se hace evidente desde muy

como relativos

temprano. Este aspecto es objeto de un

varones). La mayor participación en el mercado

análisis detallado más adelante, en la

de trabajo de las mujeres adolescentes se

sección relativa a las tareas que desarrollan

asocia con los roles que la sociedad les

los niños y niñas en el mercado de trabajo.

asigna desde muy temprano y, asimismo,

(57 mil mujeres versus 56 mil

revela su mayor participación en la 3.1.2. Trabajadores adolescentes de 14 a 17 años

10

resolución de los problemas de tipo doméstico de su entorno familiar.

Los datos del Censo 2001 revelan la

En Bolivia, adolescente trabajador es el que realiza actividades de producción de bienes y/o servicios a cambio de un salario en dinero o en especie y genera ingreso económico. Esta definición se amplía a todos aquellos adolescente que realizan actividades orientadas a la satisfacción de necesidades básicas que permitan la subsistencia individual y familiar, aunque no perciban remuneración económica ni exista relación obrero patronal por tratarse de trabajo familiar o comunitario (Art. 124 del Código del Niño, Niña y Adolescente). El Artículo 126 de este mismo Código establece como edad mínima para trabajar los 14 años. 10

37


Cuadro 2.3 BOLIVIA: ADOLESCENTES DE 14 A 17 AÑOS POR CONDICIÓN DE ACTIVIDAD, SEXO Y ÁREA DE RESIDENCIA URBANA – RURAL, 2001. ÁREA/ EDAD

TOTAL 14 A 17 AÑOS (1)

ACTIVOS DE 14 A 17 AÑOS (2)

DISTRIBUCIÓN RELATIVA (2/1*100)

ÍNDICE DE

TOTAL HOMBRE MUJER

TOTAL

HOMBRE

MUJER

TOTAL

HOMBRE

MUJER

MASCULINIDAD

TOTAL

728,930

366,639

362,291

197,931

106,887

91,044

27.20

29.20

25.10

117.40

14

197,077

98,822

98,255

39,374

20,954

18,420

20.00

21.20

18.70

113.80

15

186,906

93,920

92,986

47,607

25,515

22,092

25.50

27.20

23.80

115.50

16

175,303

87,901

87,402

53,129

28,586

24,543

30.30

32.50

28.10

116.50

17

169,644

85,996

83,648

57,821

31,832

25,989

34.10

37.00

31.10

122.50

Urbana

479,311

233,341

245,970

113,742

56,613

57,129

23.70

24.30

23.20

99.10

14

125,710

61,442

64,268

21,578

10,971

10,607

17.20

17.90

16.50

103.40

15

121,545

59,235

62,310

26,638

13,248

13,390

21.90

22.40

21.50

98.90

16

115,847

55,896

59,951

30,529

14,879

15,650

26.40

26.60

26.10

95.10

17

116,209

56,768

59,441

34,997

17,515

17,482

30.10

30.90

29.40

100.20

Rural

249,619

133,298

116,321

84,189

50,274

33,915

33.70

37.70

29.20

148.20

14

71,367

37,380

33,987

17,796

9,983

7,813

24.90

26.70

23.00

127.80

15

65,361

34,685

30,676

20,969

12,267

8,702

32.10

35.40

28.40

141.00

16

59,456

32,005

27,451

22,600

13,707

8,893

38.00

42.80

32.40

154.10

17

53,435

29,228

24,207

22,824

14,317

8,507

42.70

49.00

35.10

168.30

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.

En las zonas rurales la predominancia

la ley y por ello se encuentran expuestos a

en la incorporación al mercado de trabajo

una serie de abusos y vejámenes. El artículo

es masculina. Existen alrededor de 50 mil

2 de las Disposiciones Transitorias del

adolescentes hombres y cerca de 34 mil

Código del Niño, Niña y Adolescente

adolescentes mujeres. Es posible que el

establece, sin embargo, que el Estado a

predominio masculino en las zonas rurales

través de sus instancias pertinentes debe

esté asociado a las múltiples tareas de tipo

protegerlos de la misma manera que

agrícola y pecuario (desde la preparación

protege a los trabajadores adolescentes.

del terreno hasta la recolección de los

El artículo 137 del capitulo III del Código

cultivos o el manejo de los animales). Sin

del Niño, Niña y Adolescente reglamenta

embargo, no se debe descartar que este

las garantías y derechos del trabajador

fenómeno esté asociado también a la

adolescente; estas garantías, en términos

mayor emigración femenina o a un efecto

generales, contemplan una jornada de

combinado.

trabajo digna, el goce de los beneficios sociales reconocidos por ley, el goce de

Los datos presentados demuestran que la

seguridad social, permiso para asistir a la

presencia de adolescentes en el mercado de

escuela sin que por ello se descuente su

trabajo es de alrededor de 198 mil (6% de la PEA

salario; sus derechos individuales de

total). Ya se ha indicado que el peso de niños y

libertad, respeto y dignidad; sus derechos

niñas insertos en las actividades económicas de

de organización sindical, la prohibición del

producción de bienes y servicios es del restante

trabajo nocturno y el derecho a contar con

4%.

condiciones adecuadas de vivienda y Los niños y niñas de 7 a 13 años, como

ya se ha indicado, trabajan al margen de

38

alimentación acordes con la dignidad de ser humano.


39 FotografĂ­a: UNICEF / Bolivia


La magnitud numérica de alrededor

3.2.1. Aproximación a partir de los

de 313 mil trabajadores de 7 a 17 años

sectores de actividad económica

obtenida de la información del Censo 2001 podría estar subestimando el tamaño

Los datos de los sectores de actividad

verdadero de la inserción de niños, niñas

económica

han

y adolescentes. Sin embargo, al no existir

detalladamente y se los ha reagrupado

otra información se utilizan estos datos

en los tres grandes sectores clásicos:

como una buena aproximación a las

primario, secundario y terciario (Cuadro

características del trabajo infantil en

2.4.). La distribución de la población de

Bolivia.

niños,

niñas

sido

y

revisados

adolescentes

económicamente activos en las diferentes Para intentar una explicación del

ramas de actividad económica revela la

fenómeno interesa conocer, en primer lugar,

existencia de una dicotomía entre áreas

qué tareas realizan estos trabajadores, dónde

urbanas y rurales. Mientras en las zonas

se localizan sus actividades y cuáles son sus

urbanas cerca de tres cuartas partes se

condiciones laborales. Para ello, es necesario

inserta en el sector terciario, en las zonas

cuantificar las ramas de actividad económica

rurales más de tres cuartas partes (77%)

en las que se insertan, qué puestos ocupan

declara trabajar en alguna actividad del

en ellas, la intensidad de su trabajo, el ingreso

sector primario. Es posible que este

que perciben y otros aspectos que

predominio se explique por la importante

contribuyan, en lo posible, a imaginar

presencia de niños y niñas en las labores

lineamientos de política para aminorar los

agrícolas y en actividades de explotación

riesgos a los que se hallan expuestos.

de minerales. El sector secundario tiene el segundo lugar de importancia en las

40

3.2. La estructura ocupacional

zonas urbanas y el tercero en las rurales.

La PEA es una aproximación al

El escaso desarrollo de las fuerzas

concepto de la fuerza de trabajo, y permite

productivas y la creciente heterogeneidad

un acercamiento a las características de la

de las unidades económicas en Bolivia han

inserción de la fuerza de trabajo en las

consolidado una estructura productiva

actividades económicas. En esta

eminentemente terciaria y, dentro de ella,

investigación interesa conocer la magnitud

cobran importancia las actividades ligadas

y los sectores económicos donde se estaría

a la intermediación y a los servicios

empleando a niños, niñas y adolescentes

personales. En las zonas urbanas, más del

como fuerza de trabajo. Se pretende

70% de los niños, niñas y adolescentes

evaluar las características y categorías de

realiza labores asociadas a la intermediación

ocupación para, luego, analizar la

y a la prestación de servicios (74% de niños

intensidad y productividad del trabajo

y niñas y 72% de adolescentes). En cambio,

donde existe presencia de niños, niñas y

en las zonas rurales existe un

adolescentes. Éste será el objeto de análisis

mayoritario de niños, niñas y adolescentes

de los próximos acápites.

en el sector primario de la economía.

peso


Cuadro 2.4. BOLIVIA: POBLACIÓN OCUPADA DE 7 A 17 AÑOS POR SECTORES DE ACTIVIDAD ECONÓMICA, SEGÚN ÁREA DE RESIDENCIA, EDAD Y SEXO, 2001. ACTIVIDAD/

NIÑOS Y NIÑAS (7 A 13 AÑOS)

ADOLESCENTES (14 A 17 AÑOS)

ÁREA

TOTAL

HOMBRES

MUJERES

TOTAL

HOMBRES

MUJERES

Total Casos

87,059

49,004

38,055

171,476

92,905

78,571

Primario Secundario

ÍNDICE MASCULINIDAD 7 - 13

14 - 17

7.60

9.90

4.70

5.90

9.50

2.40

276.00

394.00

18.30

24.30

10.60

22.20

35.70

8.90

299.00

396.00

Terciario

74.00

65.80

84.70

71.80

54.70

88.70

101.00

61.00

Urbano

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

130.00

99.00

Casos

45,251

25,601

19,650

99,750

49,558

50,192

80.60

84.10

76.10

75.70

82.00

66.20

141.00

189.00

5.20

5.20

5.10

11.80

10.40

14.00

128.00

113.00

14.30

10.70

18.80

12.50

7.70

19.80

73.00

59.00

Rural

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

127.00

153.00

Casos

41,808

23,403

18,405

71,726

43,347

28,379

Primario Secundario Terciario

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.

Independientemente de la edad y del

Se debe resaltar que esta situación es

área de residencia, se advierte que en la

similar en el ámbito de la población

inserción laboral de los niños, niñas y

económicamente activa nacional. Esto

adolescentes existe una marcada división

quiere decir que los niños, niñas y

sexual del trabajo. Los hombres se insertan

adolescentes se insertan en los mismos

con mayor predominancia en las labores

sectores del mercado de trabajo que

de tipo agropecuario y en actividades de

absorben a la PEA en general.

transformación; en cambio, las mujeres son significativamente mayoritarias en las actividades de tipo terciario.

Es evidente que la distribución de los niños, niñas y adolescentes trabajadores por sectores de actividad económica es un

Al observar cada una de las áreas de

reflejo parcial de la estructura productiva

residencia, queda claro que las distancias

que se ha constituido históricamente en

entre las actividades de hombres y mujeres

Bolivia. Representa, a la vez, un panorama

son mayores en las zonas urbanas. Es posible

de las funciones que cumple la mano de

que la expansión urbana del comercio y los

obra dentro del proceso social de

servicios, actividades donde existe una alta

producción.

proporción de mujeres, se explique porque se trata de empleos altamente intensivos

El proceso social de producción se

en mano de obra y de muy baja

concibe como un conjunto de actividades

productividad. No son sectores capaces de

que no sólo comprende la esfera

inducir ni de difundir progreso técnico y

estrictamente económica sino que incluye

menos de generar y multiplicar empleos

también los planos de carácter político y

de calidad, situación que torna vulnerable

social organizativo. De estas diversas

a la población femenina inserta en esas

fuentes derivan los medios para el sustento

actividades.

de la población y su reproducción.

41


Gráfico 2.1. NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES TRABAJADORES SEGÚN ACTIVIDAD ECONÓMICA Y ÁREA DE RESIDENCIA, 2001

Primario Secundario

80.00

Terciario 70.00 60.00 50.00 40.00 30.00 20.00 10.00 0.00 URBANA

RURAL

Fuente: Elaboración propia sobre la base de: INE. Tabulados especiales del Censo Nacional de Población y Vivienda, resultados finales, 2001, La Paz, 2003.

En el contexto urbano, donde

en estas actividades participa el 24% de

predominan las relaciones sociales de

niños y más de una tercera parte de los

producción precapitalistas, la inserción

varones adolescentes (36%). La división

de la población en el mercado de trabajo

sexual del trabajo es elocuente, las mujeres

no se rige necesariamente por criterios

participan en las actividades que significan

de eficiencia productiva ni por la lógica

una prolongación de su rol doméstico, de

de la acumulación capitalista. Por lo

ahí su presencia mayoritaria en actividades

mismo, el fuerte impacto ejercido por la

de servicios, particularmente en

economía doméstica se trasunta en un

servicios personales a los hogares. En

nutrido sector terciario, donde el 85% de

cambio, loshombres participan en

niñas y 89% de mujeres adolescentes

actividades de tipo industrial y de

trabaja. Su presencia es significativamente

construcción.

los

más extendida que la de los varones de los mismos grupos de edad.

Como ya se dijo, la participación de niños, niñas y adolescentes en las zonas

42

A diferencia del abultado peso de mujeres

rurales es absolutamente predominante en

en el sector terciario, las actividades de

el sector primario de la economía. Sin

transformación industrial y de la construcción,

embargo, es paradójico observar que el

catalogadas como rubros del sector secundario,

mayor número de los niños y niñas

son

masculinas.

trabajadores de 7 a 13 años está concentrado

Independientemente del tramo de edad,

en el laboreo agrícola (81%), mientras que

eminentemente


en estas mismas actividades sólo está el

niños, niñas y adolescentes en el mercado de

70% de los adolescentes. Respecto a la

trabajo. Para ello se divide cada sector en el

división de roles entre los sexos, si bien en

máximo de subcategorías posibles. En algunos

términos cuantitativos es mayor la presencia

casos se ha trabajado la variable “rama de

de varones, los diferenciales no son tan

actividad económica” con 8 dígitos, que es el

marcados como los que se observan en las

máximo de desagregación posible. El criterio

zonas urbanas.

que define esta desagregación es la búsqueda

Después de mostrar estas evidencias de

de significación estadística, de ahí que forman

carácter general, interesa conocer con mayor

parte de esta tipología las categorías que tienen

detalle y desagregación la inserción de los

el mayor número de casos (Cuadro 2.5.).

Gráfico 2.2. NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES TRABAJADORES SEGÚN SEXO, ACTIVIDAD ECONÓMICA Y ÁREA DE RESIDENCIA, 2001. URBANA

Mujer 14 -17 Hombre 14 -17 Niñas 7 - 13 Niños 7 - 13 0

Primario

10000

20000

30000

Secundario

40000

50000

Terciario

RURAL

Mujer 14 -17 Hombre 14 -17 Niñas 7 - 13 Niños 7 - 13 0

Primario

10000

20000

Secundario

30000

40000

Terciario

Fuente: Elaboración propia sobre la base de: INE. Tabulados especiales del Censo Nacional de Población y Vivienda, resultados finales, 2001, La Paz, 2003.

43


Es importante resaltar que existen

con el comercio al por menor (41 mil

alrededor de 44 mil niños, niñas y

trabajadores), servicios personales (29 mil) y

adolescentes trabajadores que no

trabajadores en restaurantes (16 mil). Estos

declararon el sector económico donde

3 subsectores dan cuenta del 81% de la mano

realizan sus actividades. Se trata de una

de obra incorporada en el sector terciario

limitación de los datos del Censo de gran

urbano. En las zonas rurales, su representación

trascendencia. Por ello, sólo se han utilizado

es baja (16 mil trabajadores); sin embargo,

los casos con información, es decir, los casos

existen diferencias de órdenes de magnitud:

válidos (Cuadro 2.5.).

la mayor parte de estos niños y niñas (78%) trabaja en los servicios sociales, personales y

El desempeño de la actividad económica según área de residencia tiene

comercio por menor (alrededor de 12 mil trabajadores).

grandes diferencias. En las zonas rurales, del 77% de niños, niñas y adolescentes

Los niños, niñas y adolescentes

declaran trabajar en el sector primario (88

empleados en el sector secundario

mil casos), 99% se dedica a la actividad

ascienden a 41 mil. De éstos, alrededor de

agrícola (87 mil casos); el restante 1% lo

30 mil están en las zonas urbanas y 11 mil

hace en la minería (750 casos). En las zonas

en las rurales. Resalta que más del 70% de

urbanas, el sector primario ocupa el tercer

los casos está inserto en la industria

lugar de importancia: sólo el 6% de los

manufacturera, independientemente del

niños, niñas y adolescentes declara realizar

área de residencia. En segundo lugar se

alguna actividad de producción o

encuentran los trabajadores de la

explotación agropecuaria o minera (9 mil

construcción,

casos); 95% declara que realiza actividades

predominantemente urbana, cerca de 8

agrícolas y 5% trabaja en la minería (525

mil de los 11 mil trabajadores de esta rama

casos).

viven en las zonas urbanas.

una

actividad

Es alarmante encontrar la presencia de niños y niñas en las actividades de

En el empleo total, el predominio de

exploración y explotación de minerales.

los servicios expresa la secular oposición

Estas actividades están catalogadas en el

entre el lento y precario desenvolvimiento

Código del Niño, Niña y Adolescente como

de las fuerzas productivas y el crecimiento

trabajos prohibidos, por ello serán objeto

demográfico estimulado por los inmigrantes

de un análisis exhaustivo más adelante.

en busca de mejores condiciones de empleo. Este incremento de la población, bajo

44

Como ya se ha adelantado, en las zonas

condiciones de pobreza generalizada, ha sido

urbanas el primer lugar en la absorción de

asociado a una demanda plurisocial de

mano de obra de niños, niñas y adolescente

aumento de los niveles de consumo colectivo

lo ocupa el sector terciario: cerca de 3 de

a la vez que se han mantenido las

cada 4 económicamente activos (106 mil

características de un consumo privado más

casos) versus algo más del 15 mil (14%) en

que austero y se ha revertido esencialmente

las zonas rurales. Entre los trabajadores

sobre los bienes no industriales de menor

urbanos, destacan las actividades relacionadas

costo.


Cuadro 2.5. BOLIVIA: POBLACIÓN OCUPADA DE 7 A 17 AÑOS POR SECTORES DE ACTIVIDAD ECONÓMICA, SEGÚN ÁREA DE RESIDENCIA, 2001. GRANDES RAMAS DE

VALORES ABSOLUTOS

VALORES RELATIVOS

ACTIVIDAD ECONÓMICA

URBANA

RURAL

TOTAL

RURAL

TOTAL

Agricultura, caza, pesca

8,844.00

87,251.00

96,095.00

94.40

99.10

98.70

525.00

750.00

1,275.00

5.60

0.90

1.30

Primario

9,369.00

88,001.00

97,370.00

6.40

77.10

37.50

Industria

22,777.00

7,449.00

30,226.00

74.80

70.20

73.60

7,692

3,166

10,858

25.20

29.80

26.40

Secundario

30,469.00

10,615.00

41,084.00

20.90

9.30

15.80

Comercio minorista y reparaciones

41,298.00

3,617.00

44,915.00

39.00

23.20

37.00

Servicios personales

28,927.00

4,383.00

33,310.00

27.30

28.10

27.40

Hoteles, pensiones y restaurantes

15,625.00

1,695.00

17,320.00

14.80

10.90

14.30

Extracción minas y canteras

Construcción

Servicios comunales y sociales

URBANA

9,165

4,124

13,289

8.70

26.50

10.90

Trasportes y comunicaciones

5,643.00

733.00

6,376.00

5.30

4.70

5.30

Establecimientos financieros y empresariales

2,606.00

769.00

3,375.00

2.50

4.90

2.80

Comercio por mayor

2,595.00

261.00

2,856.00

2.50

1.70

2.40

105,859.00

15,582.00

121,441.00

72.70

13.60

46.70

145,697

114,198

259,895

100.00

100.00

100.00

Terciario Casos válidos Sin especificar Total casos

16,793

26,711

43,504

10.30

19.00

14.30

162,490

140,909

303,399

89.70

81.00

85.70

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.

el

encontrar con el mayor nivel de

contenidosocial específico del proceso de

desagregación posible algunas pistas que

urbanización es el que ha permitido una

contribuyan en la caracterización del

retroalimentación continua de la

trabajo infantil y adolescente.

Parece

indudable

que

terciarización, pues los servicios no sólo

La gran magnitud de categorías

constituyen la principal fuente de trabajo,

analíticas de la variable “rama de actividad”

sino también la esencia del proceso de

en las que se advierte la presencia de niños

reproducción de la creciente población

y niñas y adolescentes ha obligado a dividir

urbana.

la presentación de los hallazgos en los

Las disparidades de la estructura

sectores clásicos: primario, secundario y

productiva según área de residencia son

terciario. Los resultados han sido

elocuentes y revelan la existencia de una

correlacionados, hasta donde la

Bolivia urbana altamente terciarizada y

información permite hacerlo, con las

otra Bolivia rural predominantemente

normativas vigentes, con el ánimo de

agrícola y minera (Gráficos 2.1. y 2.2. y

detectar cuáles son las peores formas de

Cuadro 2.5.).

inserción de los niños, niñas y adolescentes y su presencia en los denominados “trabajos

Por lo expuesto, es de gran interés

que son prohibidos”. Éstos, sin embargo,

detectar los lugares donde se concentran

no deberían ser considerados como trabajo

los niños y niñas trabajadores en el ámbito

sino como delito. Por esta razón aparecen

geográfico (Cuadro 2.6.) y establecer cuáles

algunos casos de muy baja representación

son las tareas específicas que desarrollan.

numérica, pero de alto contenido social

Para este cometido, se ha realizado una

debido a los riesgos que representan para

tarea minuciosa y de gran detalle para

los niños y niñas insertos en ellos.

45


3.2.1.1. El sector primario

características de su agricultura moderna de tipo capitalista y vinculada a la

La importancia histórica del sector

exportación la convierten en una actividad

primario de la economía se explica, en

en muchos casos peligrosa para los niños,

buena medida, porque durante la

niñas y adolescentes por el uso excesivo de

primera mitad del siglo XX Bolivia era

plaguicidas y químicos.

un país eminentemente rural. No sólo la mayor parte de la población residía en

A diferencia de lo que ocurre en

el campo (alrededor de dos terceras

Santa Cruz, en el altiplano y los valles los

partes en 1950) sino también las prin-

sistemas de producción agrícola se

cipales

económicas

enmarcan en patrones tecnológicos

(agricultura, ganadería e incluso mi-

tradicionales, determinados por la escasa

nería) eran esencialmente rurales.

disponibilidad de equipamiento e

actividades

infraestructura y la permanencia de Hacia el año 2001, en las zonas

medios de trabajo atrasados. En Bolivia,

rurales existía una gran cantidad de

los pequeños agricultores campesinos son

trabajadores de edades comprendidas

los encargados de garantizar la oferta interna

entre los 7 y los 17 años, concentrados

de alimentos (papa, yuca, maíz, arroz, cacao,

en actividades agrícolas (87.251) y, en

quinua, maní, plátanos, cítricos, café, té, carnes

segunda posición, en actividades mineras

de res, cordero, aves y pescado) y la mayor

(750). En las zonas urbanas, la inserción

parte de estos productos proviene del área

de niños, niñas y adolescentes en

rural.

actividades primarias era 10 veces menor que la prevaleciente en las zonas rurales.

En las zonas rurales es habitual la

En total, se detectaron alrededor de 9.379

utilización de mano de obra de niños y niñas

niños, niñas y adolescentes trabajadores,

en labores que implican duras faenas y en

de los cuales 8.844 declararon realizar

algunos casos mucho riesgo por la proliferación

alguna tarea en el laboreo agrícola y 525

del uso de abonos químicos para contrarrestar

en la minería.

las inclemencias y cambios climáticos.

Niños, niñas y adolescentes

En el área rural, más de 88 mil niños,

trabajadores del sector agropecuario

niñas y adolescentes trabajan en las cosechas de papa, verduras, café, trigo,

46

En lo que respecta a los trabajadores

soya, algodón, tabaco, arroz y banano y se

agrícolas, resalta la representación (75%)

ocupan de otros trabajos duros como

de pobladores residentes en espacios rurales,

fumigar, deshierbar, ordeñar el ganado,

particularmente en los departamentos del

cortar leña, acarrear agua, cuidar y asear

eje (Cochabamba, La Paz y Santa Cruz) y

a los animales y cortar con machete. Es

Potosí. En cambio, el 87% de los trabajadores

ilustrativo que en los departamentos del

agrícolas urbanos está concentrado en Santa

altiplano existe mayor incorporación de

Cruz, Cochabamba y La Paz, en ese orden

mano de obra femenina, es posible que

de importancia. Aunque la representación

este predominio se explique por un efecto

numérica de Santa Cruz es menor, las

combinado de emigración masculina y del


Cuadro 2.6. BOLIVIA: MAGNITUD DE LOS TRABAJADORES DEL SECTOR PRIMARIO DE 7 A 17 AÑOS POR SECTORES DE ACTIVIDAD ECONÓMICA, SEGÚN DEPARTAMENTO DE RESIDENCIA Y SEXO, 2001. RAMA DE ACTIVIDAD/ DEPARTAMENTO DE RESIDENCIA

DISTRIBUCIÓN DE TRABAJADORES EN VALORES ABSOLUTOS URBANO

HOMBRE

MUJER

RURAL

HOMBRE

PRIMARIO

9,369

7,255

2,114

88,001

55,213

MUJER 32,788

AGRICULTURA, CAZA, PESCA

8,844

6,785

2,059

87,251

54,539

32,712

Cochabamba

2,224

1,490

734

20,215

12,531

7,684

La Paz

1,279

766

513

19,102

9,195

9,907

Santa Cruz

3,233

2,843

390

13,588

11,717

1,871

Potosí

259

179

80

13,492

6,402

7,090

Chuquisaca

326

263

63

7,359

5,303

2,056

Tarija

543

438

105

5,555

4,236

1,319

Beni

740

649

91

3,868

3,088

780

Oruro

210

135

75

3,317

1,439

1,878

Pando

30

22

8

755

628

127

EXTRACCION MINAS Y CANTERAS

525

470

55

750

674

76

Altiplano

405

369

36

569

508

61

La Paz

128

103

25

324

275

49

Potosí

204

196

8

185

176

9

Oruro

73

70

3

60

57

3

Valles

25

20

5

109

98

11

Llanos

95

81

14

72

68

4

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.

incremento de mano de obra femenina en

desarrolla en la región del oriente de

las labores que antes eran desarrolladas

Bolivia, particularmente en Santa Cruz.

por los varones.

La información proporcionada por Van Damme sobre el uso de plaguicidas hacia

Muchas de las actividades detalladas

el año 1995 es muy ilustrativa (Cuadro 2.8.).

en el cuadro 2.7. afectan al desarrollo

Permite demostrar que en las actividades

integral de los niños, niñas y adolescentes.

de agroindustria, horticultura, producción

En el laboreo agrícola, además, las

de tubérculos, cultivos de cereales y

actividades son de riesgo debido al

estimulantes se usan plaguicidas con

incremento del uso de plaguicidas,

altísimo riesgo para los niños, niñas y

insecticidas y pesticidas, como el DTT. El

adolescentes que desarrollan dichas labores

uso de este tipo de químicos está prohibido

(Cuadro 2.7.).

por su alta toxicidad, sin embargo se los utiliza con relativa frecuencia en la

Según el Código del Niño, Niña y

producción hortícola, de tubérculos y de

Adolescente (artículos 133 al 135), se trata

cultivos industriales como la soya en Santa

de trabajos prohibidos. Esta situación

Cruz y de banano para exportación en

debería obligar a la implementación de

Cochabamba. Los riesgos de daño para la

acciones de prevención del uso

salud son preocupantes. Se ha detectado

indiscriminado de fertilizantes, debido al

que existe alrededor de 2.540 niños y niñas

alto riego que tienen para el desarrollo

que trabajan en la zafra, actividad que se

p s i c o m o t o r d e l o s t r a b a j a d o r e s . 47


Cuadro 2.7. BOLIVIA: MAGNITUD DE LOS TRABAJADORES DEL SECTOR PRIMARIO DE 7 A 17 AÑOS POR SECTORES DE ACTIVIDAD ECONÓMICA, SEGÚN ÁREA DE RESIDENCIA Y SEXO, 2001. RAMA DE ACTIVIDAD

POBLACIÓN URBANA

POBLACIÓN RURAL

TOTAL NACIONAL

TOTAL

HOMBRE

MUJER

RURAL

HOMBRE

MUJER

1. AGRICULTURA GANADERÍA CAZA

8,546

6,527

2,019

86,413

53,828

32,585

Cría de ganado y animales

2,050

1,418

632

29,536

10,599

18,937

31,586

Cultivos y producción agrícola

1,252

1,033

219

11,999

9,401

2,598

13,251 11,258

94,959

Cosecha de papa

503

353

150

10,755

8,269

2,486

Cultivo de cereales

504

422

82

6,665

5,691

974

7,169

Cosecha de verduras y frutas

478

364

114

5,362

4,066

1,296

5,840

Actividad agrícola y cría de ovejas

310

229

81

5,119

3,230

1,889

5,429

Cultivos de verduras, flores y frutas

662

492

170

2,722

2,103

619

3,384

Actividad agrícola de arroz

279

265

14

3,069

2,713

356

3,348

Cultivo de hortalizas, legumbres y flores

627

471

156

1,970

1,365

605

2,597

Actividad agrícola de caña de azúcar

307

281

26

2,228

1,947

281

2,535

Carpida de coca

101

49

52

1,788

894

894

1,889

Cría de aves, producción de huevos

504

374

130

1,183

700

483

1,687

Caficultor

38

14

24

988

529

459

1,026

Cosecha de trigo

14

10

4

861

732

129

875

492

459

33

82

73

9

574

Arreglo de jardines a domicilio

56

47

9

511

408

103

567

Agricultura, ganadería, caza y servicios

Cosecha de soya

133

109

24

425

337

88

558

Producción de leche cruda

178

101

77

285

153

132

463

Cultivo de cebada

19

14

5

402

273

129

421

Cosecha de maní

21

10

11

286

233

53

307

Cosecha de quinua

18

12

6

177

112

65

195

Silvicultura, extracción de madera

184

172

12

506

462

44

690

Pesca, explotación, criaderos de peces

114

86

28

332

249

83

446

26

19

7

19

15

4

45

348

320

28

546

492

54

894

Extracción de petróleo crudo y gas Extracción del mineral de hierro y otros Empresa aurífera

54

42

12

264

233

31

318

Explotación de estaño, plata, cobre y zinc

91

86

5

105

95

10

196

Extracción de minerales metálicos

203

192

11

177

164

13

380

Extracción de piedra, arena y arcilla

151

131

20

185

167

18

336

9,369

7,255

2,114

88,001

55,213

32,788

97,370

PRIMARIO

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo Nacional de Población y Vivienda, resultados finales, 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye personas que residen habitualmente en el exterior.

El estudio realizado por Van Damme refuerza algo ya establecido: el uso de

actividades de agricultura de tipo capitalista.

químicos es una nueva práctica de la

48

agricultura tradicional que ha ido creciendo

Para fines de política, es importante

en importancia y extensión, particularmente

presentar estos datos desagregados en su

en las regiones de los valles y el

dimensión espacial, debido a que la

altiplano;aunque esta práctica se combina

heterogeneidad y diversidad ecológica del

con las formas tradicionales de nutrición

país

de la tierra como el uso del abono natural.

fertilizantes químicos en la agricultura.

En la región de los llanos, el uso de

Muchos de los cultivos agroindustriales

fertilizantes químicos es una práctica

están localizados en la región de los llanos,

relativamente generalizada por las

y las prácticas de cultivos tradicionales tiene

impide generalizar el uso de


Cuadro 2.8. BOLIVIA: USO DE PLAGUICIDAS SEGÚN TIPO DE CULTIVO Y SUPERFICIE CULTIVADA, 1995. CULTIVOS

SIN PLAGUICIDA

CON PLAGUICIDA

SUPERFICIE

(PORCENTAJES)

(PORCENTAJES)

TOTAL CULTIVADO (HA)

TOTAL

72.40

27.60

1,309,388

Cereales

84.40

15.60

565,469

Estimulantes

85.90

14.10

33,225

Frutales

93.10

6.90

70,191

Hortalizas

76.00

24.00

75,801

Industriales

45.30

54.70

365,768

Tubérculos

76.90

23.10

183,856

Otros

83.00

17.00

16,078

Fuente: Van Damme, Paul (2002). Disponibilidad, uso y calidad de los recursos hídricos en Bolivia, Cuadro 25 (Rocha, 1999, en base a AGRODATA, 1995), p. 50.

mayor presencia en las regiones rurales de

inadecuado de suelos y recursos hídricos.

los valles y el altiplano.

En este contexto, la participación de niños, niñas y adolescentes responde a una

En las actividades primarias existe

estrategia de subsistencia familiar, con

división sexual en el trabajo. Las niñas

muy bajos rendimientos agrícolas y

trabajan en la cría y cuidado de animales;

pecuarios, situación que se agrava por los

en cambio, los niños se ocupan del cultivo

ingresos reducidos, lo que explica en parte

y cosecha de productos en general.

la abultada presencia de hogares en

Este perfil es más claro en las regiones

condiciones de extrema pobreza.

rurales del altiplano y los valles. En la región del altiplano, la A lo anterior se suma la dura presión

producción agropecuaria se desarrolla a

sobre el escaso suelo apto para las prácticas

través de un sistema integrado que incluye

agrícolas

consiguiente

quinua, papa, haba, cebada y cría de

generalización del minifundio, los largos

animales (llamas, ovejas, ganado vacuno,

años de sequía en la región del occidente

porcino y aves de corral). La mayoría de los

y parte de los valles y el manejo

productos agrícolas se consumen en la

con

la

Cuadro 2.9. BOLIVIA: PRINCIPALES CULTIVOS SEGÚN USO DE ABONO Y SUPERFICIE CULTIVADA, 1995 (en porcentajes) CULTIVOS

ABONO

ABONO

ABONO

QUÍMICO

QUÍMICO Y/O

ORGÁNICO

SIN ABONO

ORGÁNICO Cereales Estimulantes

5.90

2.40

SUPERFICIE TOTAL CULTIVADA (HA)

13.80

77.90

565,469

58.70

0.20

0.50

40.60

33,225

Frutales

0.60

2.00

2.60

94.80

70,416

Hortalizas

9.40

11.10

30.50

49.00

75,801

Industriales

7.90

0.00

0.20

91.90

365,768

Tubérculos

5.00

20.40

45.20

29.40

183,906

Otros

5.80

6.40

18.60

69.20

16,406

Total

7.60

4.70

14.50

73.20

1,310,991

Fuente: Van Damme, Paul (2002). Disponibilidad, uso y calidad de los recursos hídricos en Bolivia, Cuadro 26 (Rocha, 1999, en base a AGRODATA, 1995), p. 51.

49


propiedad mientras que la mayor parte de

los Andes cultivan en el altiplano papa y

los productos pecuarios son vendidos. La

quinua, mantienen una manada bovina o

papa es el producto de la tierra que se

camélida, mientras que algunos niños

destina en mayor proporción a la venta,

estudian en la ciudad y otros miembros de

en parcela o ferias regionales. Extensas

la familia comercian entre ciudades o

áreas de pasto nativo alimentan al ganado

intentan valorizar las materias primas

vacuno y lanar, llamas y alpacas. Estas

locales (sal, cal, cerámica, productos,

secciones incluyen pastizales no cultivados,

subproductos y productos transformados

tierras en descanso entre ciclos de cultivos

de la producción agrícola: papa y

y productos de una segunda cosecha. La

ganadería). Igualmente, algunos emigran

producción animal en el altiplano se adapta

temporalmente a las zonas cafetaleras, a

a la condición agroclimática y al tamaño

las de soya o a las grandes fincas azucareras

de las concesiones de la tierra.

de las agroindustrias de Santa Cruz. andinas

En los últimos 20 años se ha avanzado

desarrollaron, desde tiempos muy

muy poco en materia de desarrollo rural.

remotos, estrategias comunitarias e

La población vinculada a la actividad

individuales de seguridad alimentaria

agropecuaria tradicional sigue siendo la

dada la gran incertidumbre en la que se

que muestra menores índices de

desarrollan las labores de tipo

mejoramiento del nivel de vida; en el

agropecuario. Estas estrategias se basan

campo la pobreza alcanza los más

en el intercambio y en el acceso a los

preocupantes índices de prevalencia. Dada

diferentes pisos ecológicos: la costa del

la importancia de la población rural como

Pacífico, los valles, el altiplano y las zonas

fuente de mano de obra para otros sectores

tropicales. Estas poblaciones nunca

de la economía, como principal proveedor

apostaron sólo a la producción agrícola,

de insumos para la actividad industrial y

a pesar de que ésta estaba sumamente

como sector demandante de productos

desarrollada y adaptada al ecosistema,

manufacturados, resulta indispensable

sino a la complementariedad con otras

ejecutar prioritariamente tareas que

actividades en el tiempo y el espacio.

ataquen la problemática estructural del

Las

poblaciones

sector para revertir su situación involutiva. Este sistema, profundamente trastornado por los impactos de la Colonia,

En el contexto andino, la mayor parte

la Independencia y las reformas agrarias,

de la superficie disponible está constituida

está

evolución

por tierras de pastoreo muy pobres y, por

manteniendo, sin embargo, el mismo

lo tanto, las tierras de cultivo escasean con

concepto de uso y valorización de todos

la consiguiente minifundización de la

los recursos de espacios complementarios,

propiedad de la tierra en las zonas

que incluyen también, hoy en día, al espacio

tradicionales.

en

permanente

urbano. Así, las familias de campesinos de

50


Cuadro 2.10. BOLIVIA, REGIONES ECOLÓGICAS, MAGNITUD Y DISTRIBUCIÓN RELATIVA DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES TRABAJADORES EN ACTIVIDADES PRIMARIAS, SEGÚN ÁREA DE RESIDENCIA Y SEXO, 2001. NÚMERO DE CASOS DE LA POBLACIÓN REGIÓN ECOLÓGICA

URBANA

PORCENTAJE DE POBLACIÓN

RURAL

NACIONAL

URBANA

RURAL

RAMA DE ACTIVIDAD

TOTAL HOMBRE MUJER

TOTAL

HOMBRE MUJER

CASOS

Altiplano

2,153

1,449

36,480

17,544

18,936

38,633

caza, pesca

1,748

1,080

668

35,911

17,036

18,875

37,659

81.20

74.50

94.90

98.40

97.10

99.70

Cultivos en general

1,008

625

383

16,766

10,721

6,045

17,774

57.70

57.90

57.30

46.70

62.90

32.00

Cría de animales

595

358

237

16,734

5,056

11,678

17,329

34.00

33.10

35.50

46.60

29.70

61.90

Cultivo, cría y otros

145

97

48

2,411

1,259

1,152

2,556

8.30

9.00

7.20

6.70

7.40

6.10

704

TOTAL HOMBRE MUJER TOTAL HOMBRE MUJER 23.00

20.00

33.30

41.50

31.80

57.80

Agricultura, ganadería,

Extracción de minerales y piedra Valles

405

369

36

569

508

61

974

18.80

25.50

5.10

1.60

2.90

0.30

3,118

2,211

907

33,238

22,168

11,070

36,356

33.30

30.50

42.90

37.80

40.10

33.80

Agricultura, ganadería, caza, pesca

3,093

2,191

902

33,129

22,070

11,059

36,222

99.20

99.10

99.40

99.70

99.60

99.90

Cultivos en general

1,581

1,196

385

20,994

17,536

3,458

22,575

51.10

54.60

42.70

63.40

79.50

31.30

Cría de animales

1,115

665

450

9,827

2,924

6,903

10,942

36.00

30.40

49.90

29.70

13.20

62.40

378

314

64

2,213

1,524

689

2,591

12.20

14.30

7.10

6.70

6.90

6.20

Cultivo, cría y otros Extracción de minerales y piedra Llanos

25

20

5

109

98

11

134

0.80

0.90

0.60

0.30

0.40

0.10

4,098

3,595

503

18,283

15,501

2,782

22,381

43.70

49.60

23.80

20.80

28.10

8.50

Agricultura, ganadería, caza, pesca

4,003

3,514

489

18,211

15,433

2,778

22,214

97.70

97.70

97.20

99.60

99.60

99.90

Cultivos en general

2,290

2,016

274

12,023

10,479

1,544

14,313

57.20

57.40

56.00

66.00

67.90

55.60

Cría de animales

1,056

893

163

4,510

3,505

1,005

5,566

26.40

25.40

33.30

24.80

22.70

36.20

657

605

52

1,678

1,449

229

2,335

16.40

17.20

10.60

9.20

9.40

8.20

81

14

72

68

4

167

2.30

2.30

2.80

0.40

0.40

0.10

7,255 2,114

88,001

55,213

32,788

97,370

Cultivo, cría y otros Extracción de minerales y piedra

95

PRIMARIO

9,369

100.00 100.00

100.00 100.00

100.00 100.00

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.

Esta situación, junto a otros factores

rurales y las ciudades de La Paz,

como un débil acceso a la tecnología y al

Cochabamba y Santa Cruz. En este proceso,

financiamiento, la ausencia de canales

los pobladores llevaron consigo la dinámica

adecuados de comercialización y a la débil

económica de sus estrategias de

red

al

sobrevivencia, lo que condujo al

mantenimiento de los niveles de pobreza

establecimiento de una importante relación

del campesinado.

entre el desarrollo micro-empresarial y el

vial

vecinal,

contribuye

mundo rural, que tiene su base de El impacto de la prolongada sequía,

sustentación en estos centros urbanos.

que abarcó más de una década, y las restricciones establecidas por el ajuste de

El desarrollo de estrategias de vida de

la economía de 1985 actuaron como

la población rural determina que sus roles

factores estructurales de expulsión

productivos dejen de ser exclusivamente

poblacional, generando flujos migratorios

agrícolas y que se orienten a un conjunto

de ida y retorno, en un proceso de tránsito

de actividades complementarias que dan

entre la comunidad, las pequeñas ciudades

como resultado un "aprendizaje

51


intersectorial" en la artesanía, los servicios

La presencia de hombres es

personales, la minería 11 , el comercio y otras

predominante en actividades relacionadas

actividades, en un proceso de ensayo y error.

a los cultivos; en cambio, entre las mujeres

Este aprendizaje en muchos casos fue

resaltan las labores de cría y cuidado de

exitoso y generó la base de una pirámide

ovejas, ganado vacuno y aves (Cuadro 2.10.).

económica de pequeñas unidades de producción y un proceso de especialización

La agricultura en los valles se basa en

gradual. Así, lo rural no se limita a lo

un manejo de suelos mediante sistemas de

agrícola y desarrolla cadenas de relaciones

explotación extensivos y secano, con laboreo

económicas y una malla de transacciones

de animales de tiro para la producción de

intersectoriales que se ha convertido en un

tubérculos y cereales. En este sistema

mecanismo de la vida económica rural. En

productivo prevalece un cierto carácter

este mecanismo, las ciudades secundarias

comunitario de acciones de solidaridad y

juegan un papel cada día más importante

cooperación en la explotación de la tierra.

como sustento de la actividad agrícola. Se puede detectar al menos dos El segundo absorbedor de niños, niñas

factores en el sistema productivo rural. Un

y adolescentes en las labores agropecuarias

factor basado en la organización del trabajo

es la región de los valles (Cuadro 2.10.). Es

de la unidad doméstica familiar, donde

interesante observar que, a diferencia del

tienen importante figuración los roles y

altiplano, en los valles predomina la

funciones que deben desempeñar los niños,

inserción de niños y niñas en actividades

niñas y adolescentes, así como la

de tipo agrícola (63%) y en menor medida

disponibilidad de recursos tradicionales, el

en actividades pecuarias (29%). La

acceso a nuevos recursos, la capacidad y

realización

tareas

habilidad para afrontar las dificultades que

simultáneamente sólo acoge a un 7% de

exige su reproducción social y las

los trabajadores. Es posible que la tradición

dificultades que provienen de los cambios

histórica y los roles asignados desde

culturales y las condiciones socioeconómicas

tiempos remotos al granero del Alto Perú

derivadas de su aislamiento respecto de los

sean los factores que expliquen, en gran

centros de poder y

de

ambas

decisión política.

parte, este hecho. Otro factor son las redes de Las principales actividades del laboreo

intercambio formales e informales que

agrícola en las que se insertan niños y niñas

facilitan el desenvolvimiento de una

son los cultivos, entre otros, de papa,

economía doméstica y comunitaria con la

cereales, verduras, hortalizas y frutas. Es

economía de mercado mediante sistemas

interesante advertir que la división sexual

alternativos de ferias ligadas a las fiestas y

del trabajo detectada en las zonas del

de relaciones de reciprocidad y parentesco.

altiplano se reproduce en los valles. 11

La actividad económica de la minería movilizaba a 25 centros mineros de COMIBOL, 25 empresas mineras medianas y 2.000 minas chicas. A partir de 1983 este nivel de operaciones se redujo drásticamente, quedando en actividad 3 minas de COMIBOL, 3 empresas de la minería mediana y 1 de la minería chica en extinción. La minería, que en la década de los años 70 generaba 70.000 empleos directos y 4 veces más empleos indirectos, despidió entre 1984 y 1994 a 27.000 trabajadores. Ver: Programa de las Naciones Unidas para el DesarrolloSecretaría Nacional de Minería. Proyecto de Asistencia Preparatoria al Programa de Desarrollo de Áreas Deprimidas del Occidente Boliviano. La Paz, diciembre de 1996.

52


Estos factores determinan las basesque

ejerce, asimismo, la solidaridad y la

permiten desarrollar complejos procesos

reciprocidad, que comprende la

de diversificación y diferenciación

participación y colaboración mutua de

campesina, que implican la utilización de

varias familias, esta práctica es

diversos espacios complementarios de

particularmente fuerte en la región del

explotación agrícola, que requieren, a su

occidente de Bolivia y en los lugares donde

vez, del concurso de todos los miembros

existe una gran magnitud de inmigrantes.

del hogar y que obligan a una dinámica movilidad espacial y temporal (organización

En la ejecución de estas faenas se

del ciclo estacional y disponibilidad de tierra

asigna mayor responsabilidad a

en diferentes lugares a fin de permitir el

determinados miembros de la familia,

manejo de cultivos según las capacidades

particularmente a los niños, niñas y

de uso de los suelos correspondientes).

adolescentes. Como ya se dijo, se produce la transmisión de conocimientos de diversas

En este contexto, el rol del

técnicas, que van desde las modalidades

intermediario es fundamental, no

de preparación de suelos y fertilización,

solamente en el ámbito del mercado sino

hasta los métodos de la selección de semilla

por sus habilidades de articulación entre

y la utilización de las diferentes variedades.

el mundo tradicional agrícola y el moderno

Es frecuente observar que las niñas trabajan

en un amplio rango sociocultural de

en la selección de semilla, labor en la que

funciones. Estas funciones abarcan la

las mujeres campesinas tienen mayor

continuidad de la explotación agropecuaria

participación y cumplen un papel decisivo.

y su transformación mediante la aplicación

Las mujeres participan activamente en la

de nuevos insumos en una relación que,

época de siembra, también ayudan en los

finalmente, dinamiza la producción y

trabajos de carpida y cosecha; es decir, su

facilita su distribución en los espacios de

trabajo en el ciclo agrícola es variado pero

los mercados internos y externos. La

intenso. La producción agrícola es temporal,

intermediación comercial se construye sobre

lo que dificulta los procesos productivos

bases

continuos

fuertemente personalizadas.

en

el

ciclo

agrícola,

condicionando un alto proceso emigratorio Las actividades de la producción

de la población como la única alternativa

agrícola se caracterizan por el trabajo

de superación de sus problemas de trabajo

organizado de las familias campesinas que,

y de subsistencia familiar.

en su conjunto, son responsables de la preparación del suelo, siembra, cuidado de

En las comunidades campesinas

los cultivos, cosecha, almacenaje, utilización

tradicionales, cuando se cosecha en terrenos

e incluso comercialización de los excedentes

de uso comunal, el trabajo es compartido

que, según los años, se obtienen. El trabajo

por todos los miembros de la familia, pero

es intenso y requiere de la participación

la selección y la administración de los

corporativa de todos los miembros de la

productos cosechados está a cargo de las

familia, padres e hijos, en un proceso

mujeres. Estas labores incluyen la

continuo de capacitación para el trabajo y

diferenciación de los productos destinados

transferencia de prácticas y tradiciones. Se

a satisfacer las necesidades alimenticias de

53


la familia, los excedentes para venta o

donde

la

actividad

agrícola

es

trueque y, especialmente, la selección de

predominante, ocupa el tercer lugar en la

semilla para la siguiente campaña. Este

absorción de niños y niñas. Se debe resaltar

último proceso incluye también la

que la presencia de mujeres es más reducida

propagación de las variedades nativas y de

que la observada en las regiones de valles

las nuevas que serán introducidas en el

y altiplano. Las mujeres que trabajan en

predio agrícola.

las zonas rurales de los llanos representan el 8%. En cambio, las zonas urbanas ocupan

En la región de los valles, el aumento

en primer lugar en la absorción de mano

de población y la división excesiva de tierras

de obra infantil y adolescente (44%).

han conducido al abandono de las prácticas tradicionales de manejo del suelo basadas

Es posible que la explicación de este

en el descanso periódico de las parcelas. El

hecho se encuentre en el desarrollo de una

manejo inadecuado acentúa los procesos

agricultura comercial de tipo capitalista

de degradación y contaminación de suelos.

para la exportación de los cultivos de caña

La contaminación es producida por la

de azúcar, algodón, soya, café y otros. Los

aparición de virus, bacterias y gusanos que

pequeños, medianos y grandes agricultores

producen enfermedades fitosanitarias y

y los ganaderos requieren mano de obra

daños a los cultivos; son duros golpes que

para los procesos productivos. En éstos, los

los campesinos deben enfrentar y, cuando

niños, niñas y adolescentes desempeñan

es posible, resolver, dadas las características

tareas variadas, según las características y

de la producción de subsistencia.

los cuidados que exige la recolección de algodón, caña de azúcar, soya, palmito y

La agricultura de subsistencia y los

castaña, entre otros. También cobra

altos niveles de pobreza del campesinado

importancia el arreglo de jardines a

profundizados después de la reforma

domicilio, la cría de animales y la extracción

agraria de 1953 actúan como factores

de madera.

estructurales de expulsión poblacional. Esta situación se acrecentó por el proceso de

En la región de los llanos, la frontera

colonización de las tierras agrícolas

agrícola ha avanzado a consecuencia del

tropicales y por los procesos de

desbosque, la extracción selectiva de

urbanización. Al cerrarse las fuentes de

madera, la habilitación de extensas áreas

empleo no agrícolas, como consecuencia

de bosque para ganadería, la erosión

del ajuste estructural, de la crisis de la

hídrica, la degradación de suelos y la

minería y de la mayor apertura a la

pérdida de fertilidad. En Beni y Pando,

importación, es posible que en el futuro se

muchos pobladores sobreviven de la

asista a una aceleración de la pulverización

recolección y caza, pero la presencia de

parcelaria y al surgimiento de un número

empresas madereras ha repercutido

creciente de microfundios debido al carácter

negativamente en su hábitat. La región

de subsistencia de la economía campesina.

amazónica boliviana, en su faceta productora, es generadora de empleo en

54

A diferencia de lo ya expuesto, en la

tres rubros básicos: a) extracción de recursos,

región rural de los llanos, el sector primario,

como la castaña y goma y la tala de recursos


madereros; b) haciendas y chacos, donde

una actividad eminentemente masculina:

se contrata a peones y capataces para las

el 90% son niños y adolescentes varones,

labores agrícolas y ganaderas; y c) la minería

independientemente de la región

de oro y otros minerales y piedras preciosas.

ecológica.

Actualmente, los productos de mayor interés comercial son las semillas de

En Bolivia, la actividad minera es de

almendro, el palmito de asaí y las maderas

antigua data. En 1985, como consecuencia

de cedro, mara y roble.

de la aplicación de las políticas de ajuste económico, la mayoría de los centros y

mineros dependientes de COMIBOL se

adolescentes del sector minero

cerraron. Sin embargo, algunos

Tr a b a j a d o r e s

infantiles

trabajadores mineros “relocalizados” Según datos del Censo 2001, existen

conformaron cooperativas para continuar

alrededor de 1.250 niños, niñas y

trabajando en la actividad extractiva. Estas

adolescentes insertos en la explotación de

unidades productivas recibieron en alquiler

minerales; alrededor de 318 trabajan para

del Estado, por intermedio de COMIBOL,

alguna empresa aurífera, alrededor de 380

los yacimientos mineros paralizados.

trabajan en la extracción de minerales metálicos no ferrosos, casi 200 en

Las cooperativas, a pesar de constituir

actividades relacionadas con la explotación

una minería de subsistencia, absorben

del estaño y alrededor de 340 en la

alrededor de 50.000 trabajadores en el

extracción de piedra, arcilla y arena.

occidente; lo que significa que brindan medios de vida para aproximadamente

principales rasgos del sector

250.000 personas. Trabajan sin ninguna

minero son dos: se concentra en la región

mecanización, en forma rudimentaria o

del altiplano y absorbe predominantemente

artesanal por el sistema Pirquin. 1 2

Los

el trabajo de niños y adolescentes. Se trata de una actividad peligrosa para éstos,

En cuanto a los modos de producción,

debido a que en muchos casos deben

las cooperativas mineras poseen

manipular productos químicos, como el

características sui géneris. En algunos casos,

mercurio en las empresas auríferas y el

cuentan con trabajadores asociados

xantato para la separación de las impurezas

legítimamente en una cooperativa, lo cual

del mineral; en el caso del xantato, sólo la

les permite unificar esfuerzos para lograr

inhalación produce debilidad inmediata.

mayores niveles de producción y

En muchos casos, los niños y adolescentes

productividad. En la mayoría de los casos,

trabajan largas jornadas, sin ningún control

sin embargo, los cooperativistas actúan de

de tiempo, utilizando estos químicos.

manera individual, contando solamente con el acceso a los yacimientos estatales

La mayor proporción de niños, niñas

sin ningún apoyo ni infraestructura. El

y adolescentes que trabajan en la minería

trabajo que realizan es manual, no cuenta

(77%) está en el altiplano. En los llanosestá

con herramientas de planificación de la

el 13% y en los valles el 10%. Se trata de

producción, ni condiciones sanitarias, ni

Véase el Informe sobre la reactivación y reconversión del occidente de Bolivia, PNUD, Secretaria de Minería, 1995. La Paz – Bolivia. 12

55


control por parte del Estado, etc. En algunos

La Constitución Política del Estado

casos existen cooperativas administradas

incorpora aspectos específicos relativos a

por empresarios (bajo la apariencia de

la normativa de trabajos prohibidos. El

líderes cooperativistas) que trabajan

Capítulo II de los Trabajos Prohibidos a

rehuyendo las obligaciones que impone la

Menores, artículo 136, dice: “Se prohíbe

Ley General del Trabajo: no pagan salarios

el desempeño de trabajos peligrosos, insa-

ni beneficios legales, no invierten en

lubres y de peligro moral por parte de

seguridad industrial ni en mejoras de

menores de 18 (dieciocho) años de edad”;

salubridad.

a este tema también se refiere el artículo 137 (Trabajos peligrosos e insalubres). La

Tanto el sector minero cooperativizado

prohibición está ratificada por el Código

como el de los mineros chicos se han

del Niño, Niña y Adolescente (artículos 133

adaptado a la crisis a través de una

y 134). El punto 2 del artículo 134 dice que

producción intensiva de los yacimientos,

tienen la condición de trabajos insalubres

es decir, de la explotación acelerada de los

los realizados en canteras, subterráneos,

yacimientos más ricos (de mayor ley) con

bocaminas y en lugares que representen

el propósito de compensar la pérdida de

riesgos para niños, niñas y adolescentes.

ingresos por los bajos precios. La falta de

En el punto 5 se especifican las actividades

herramientas y de equipo de trabajo

donde existe “fumigado con herbicidas,

sumada a las largas jornadas de trabajo

insecticidas, en general, actividades que

hacen que las condiciones de este grupo

crean riesgo para la vida, salud e integridad

de trabajadores continúen deteriorándose

física”. El análisis de los datos del último

día a día hasta llegar a niveles

Censo establece que se han transgredido

infrahumanos. Por todo esto, alarma la

las normas tanto de la Constitución Política

presencia de niños, niñas y adolescentes

del Estado como del Código del Niño, Niña

en la minería chica y cooperativizada.

y Adolescente.

Desde un punto de vista estrictamente

En consecuencia, en Bolivia hay niños,

técnico, la situación es más crítica porque

niñas y adolescentes que se encuentran

las operaciones básicas de los procesos de

realizando “trabajos prohibidos y de alto

producción minera, como la exploración,

riesgo”: labores difíciles en ambientes

preparación, desarrollo, extracción de

hostiles para su salud: ingreso a socavones,

brozas, acortan la vida y destruyen los

trabajo en los ingenios moliendo el mineral,

yacimientos. Las unidades productivas no

concentración del mineral, alimentación

tienen, al parecer, otra alternativa que

de mineral en las canaletas, separación del

depredar los yacimientos para generar

estaño de la pirita, manipulación de

ingresos en la modalidad de simple reparto,

xantato. Además, el trabajo infantil en las

sin posibilidades de generar un excedente

minas trae consigo problemas de inducción

de renta para el yacimiento, excepto elpago

al consumo de tabaco y alcohol, así como

de canon de arrendamiento del 1% a los

de mascado de la hoja de coca. En la minería

concesionarios.12

artesanal y cooperativizada, las condiciones

Citado en el Informe sobre la reactivación y reconversión del occidente de Bolivia, PNUD, Secretaria de Minería, 1995. La Paz – Bolivia, con datos de la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL). 12

56


de trabajo de los mineros son pésimas: falta

Representa el 74% del total de los

ventilación en los parajes donde abundan

trabajadores urbanos y el 14% de los niños

los gases tóxicos y el uso indiscriminado de

y niñas rurales respecto al total de niños y

productos químicos no sólo genera riesgos

niñas trabajadores. Existe predominancia del

para los trabajadores sino también produce

sector de comercio por menor (45 mil

una fuerte contaminación de los ríos o la

trabajadores), seguido de servicios personales,

destrucción de bosques y montañas. Tanto

restaurantes, hoteles, servicios sociales y el

la minería chica como la grande utilizan

transporte, que representan el 95%.

mercurio y otros productos químicos altamente contaminantes con gran peligro

Dada la importancia en la inserción de

para los mineros y para la población que

niños, niñas y adolescentes en el sector

vive en la zona circundante.

terciario, se presenta la información con mayor desagregación, para detectar las

Se ha demostrado que existe un alto

peores formas de trabajo y los trabajos

porcentaje de población infantil y

prohibidos (Cuadro 2.11.). Para este

adolescente en el sector primario, con

cometido, en la clasificación de las

predominio en la zona rural. Esta presencia

actividades económicas, en algunos casos

se asocia a condiciones de violencia, abuso,

fue necesario llegar al máximo de

discriminación, largas horas de trabajo,

desagregación de 8 dígitos de la variable

salarios bajos y falta de seguridad social.

“rama de actividad económica”.

La información que sirve de base para

Se advierte que las niñas y adolescentes

esta investigación ha permitido demostrar

mujeres juegan un papel fundamental en

la presencia de niños, niñas y adolescentes

las actividades relacionadas al comercio

en trabajos considerados peligrosos y en

minorista (56% en las zonas urbanas y 63%

condiciones de explotación. Éste es el caso

en las rurales). Sin embargo, es preocupante

de los niños, niñas y adolescentes que

que alrededor de 2 de cada 3 trabajadoras

trabajan en las explotaciones mineras y en

realicen sus labores en las ferias, mercados

los cultivos agrícolas donde se utilizan

o ambulando en las calles, tanto en las

plaguicidas, fungicidas y abonos químicos.

zonas rurales como en las urbanas,

El uso indiscriminado de plaguicidas genera

desprotegidas y con riesgos de diversa

serios riesgos tanto para los productores

índole. 13% declara vender en alguna

como para los consumidores. En el caso de

tienda de barrio, posiblemente en su casa,

los productores, la exposición a plaguicidas

y el resto de las categorías tienen menor

puede provocar daños permanentes en el

figuración.

sistema nervioso periférico. También existen riesgos para la salud de la población

Se ha demostrado que hay una

que consumeproductos agrícolas saturados

magnitud importante de niños, niñas y

de sustancias químicas.

adolescentes que trabajan en las calles. Su vulnerabilidad es mayor debido a que están

3 . 2 . 1 . 2 . E l s e c t o r t e rc i a r i o

desprotegidos

ante

eventuales

El sector terciario es la actividad urbana

transgresiones de sus compradores y/o de

de mayor importancia en la inserción de

otros inescrupulosos que se aprovechan de

niños, niñas y adolescentes al mundo laboral.

su soledad para realizar una serie de abusos.

57


Cuadro 2.11. BOLIVIA: MAGNITUD DE LA INSERCIÓN DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTE EN ACTIVIDADES DEL COMERCIO POR MENOR Y REPARACIÓN, SEGÚN ÁREA DE RESIDENCIA Y SEXO, 2001. TERCIARIO

URBANO HOMBRE MUJER RURAL HOMBRE MUJER TOTAL PORCENTAJE

Casos

32,507

14,305

18,202

2,998

1,127

1,871

35,505

100.00

Comercio por menor en mercados de comestibles

7,366

2,650

4,716

1,050

357

693

8,416

37.00

Comercio por menor de telas en feria

5,275

2,298

2,977

193

67

126

5,468

7.00

Comercio de víveres en tienda de barrio

4,100

1,736

2,364

404

126

278

4,504

15.00 13.00

Venta por menor en puestos de venta y mercados

2,160

900

1,260

431

188

243

2,591

Comercio por menor de bolsas de nylon ambulando

2,151

1,224

927

119

57

62

2,270

3.00

Venta por menor en establecimientos no especializados

2,030

828

1,202

113

37

76

2,143

4.00

Comercio por menor, excepto el comercio de vehículos

1,562

705

857

224

74

150

1,786

8.00

Venta por menor de carne, frutas legumbres y hortalizas

1,154

597

557

135

67

68

1,289

4.00

Venta por menor de productos textiles de vestir

984

285

699

32

5

27

1,016

1.00

Venta por menor de materiales de construcción

896

658

238

40

35

5

936

0.00

Venta por menor de bebidas y tabaco en almacén

749

354

395

43

16

27

792

1.00

Venta por menor de productos de confitería y pastas

506

226

280

33

12

21

539

1.00

Comercio de electrodomésticos en tienda

446

276

170

13

6

7

459

0.00

Comercio por menor de zapatos en tienda

433

179

254

16

6

10

449

1.00

Venta por menor de dulces, chocolates y golosinas

345

167

178

27

10

17

372

1.00

Comercio por menor de periódicos

332

262

70

7

5

2

339

0.00

Comercio por menor de artículos de papelería

323

156

167

6

2

4

329

0.00

Venta por menor bebidas alcohólicas en tienda

262

153

109

20

4

16

282

1.00

Comercio por menor de cosméticos en tienda

231

75

156

6

3

3

237

0.00

Comercio por menor de medicinas naturales en tienda

180

71

109

2

1

1

182

0.00

Venta por menor de juguetes y artículos de cotillón

172

63

109

2

0

2

174

0.00

Comercio de muebles por menor en tienda

162

101

61

8

7

1

170

0.00

Venta por menor de productos agropecuarios

146

50

96

32

16

16

178

1.00

Venta por menor de otros productos en almacenes

138

85

53

11

6

5

149

0.00

Venta por menor de artículos de joyería y fantasías

137

55

82

3

2

1

140

0.00

Venta por menor de maquinaria de oficina

70

46

24

1

0

1

71

0.00

Comercio por menor de adornos de cerámica en tienda

62

29

33

4

3

1

66

0.00

Venta por menor de combustibles sólidos y líquidos

59

38

21

20

14

6

79

0.00

Comercio por menor de ropa usada en tienda

50

18

32

0

0

0

50

0.00

Sex Shop

26

20

6

3

1

2

29

0.00

Casos: venta de autos y reparación

8,791

8,360

431

619

589

30

9,410

100.00

Mantenimiento y reparación de vehículos automotores

3,506

3,451

55

304

295

9

3,810

30.00

Lavado de automóviles

1,090

1,033

57

65

64

1

1,155

3.00

Chapeado y pintado de automóviles

1,016

996

20

66

64

2

1,082

7.00

472

440

32

18

18

0

490

0.00

Mantenimiento, venta y reparación de vehículos Ncp Gomería de llantas

443

432

11

38

37

1

481

3.00

Arreglo de calzados

430

393

37

16

15

1

446

3.00

Reparación de artículos eléctricos de uso domestico

337

321

16

22

22

0

359

0.00

Casa de repuestos

311

238

73

8

5

3

319

10.00 10.00

Reparación de bicicletas

228

215

13

25

22

3

253

Arreglo de motores de automóviles en general

216

211

5

18

18

0

234

0.00

Arreglo de desperfectos eléctricos de autos

206

203

3

14

13

1

220

3.00

Comercio por menor de aceites para vehículos

186

150

36

6

6

0

192

0.00

Arreglo de motos

159

159

0

0

0

0

159

0.00

Comercio por menor de combustible para autos

141

73

68

18

9

9

159

30.00 0.00

Reparación de efectos personales y enseres domésticos Comercio minorista y reparaciones

50

45

5

1

1

0

51

41,298

22,665

18,633

3,617

1,716

1,901

44,915

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.

58


En cambio, en la venta por menor de

se ha adoptado un proyecto de Ley

enseres y en la venta de artículos para la

Complementaria al Código Penal contra la

reparación de automóviles, la figuración

Organización Criminal, Tráfico y Prostitución

masculina es mayor: 95% de varones y sólo

Infantil que penaliza el comercio sexual y el

5% de mujeres. La mayor parte de los

tráfico de niños, niñas y adolescentes.

niños y adolescentes hombres son capturados por los talleres de venta,

Por otra

parte, dentro de la

de

denominación de trabajos prohibidos está

automotores y realizan sus actividades en

la participación de niños, niñas y

condiciones insalubres, debido al manipuleo

adolescentes en la venta de bebidas

de aceites y grasas. También se advierte

alcohólicas. Hay alrededor de 1.000 niños

una menor proporción de niños y

y niñas que realizan estas actividades. En

adolescentes en trabajos de compostura de

este ámbito, el Código del Niño, Niña y

calzados y reparación de enseres

Adolescente establece sanciones y da

electrodomésticos.

atribuciones a las Defensorías para

reparación

y

mantenimiento

intervenir cuando se encuentran en Otra actividad masculina es la venta

conflicto los derechos de niños, niñas y

de periódicos, muebles y materiales de

adolescentes con los padres o responsables

construcción. En estas actividades el peso

para hacer prevalecer su interés superior,

de los varones es elocuente, revelando una

pudiendo remitir el caso, si fuera necesario,

vez más un proceso de división sexual del

a la jurisdicción penal (artículo 196). En

trabajo en las diversas actividades en la que

estos casos, no procede mediación ni

se insertan los niños, niñas y adolescentes.

conciliación (artículo 212). Son urgentes las acciones de supervisión y monitoreo de este

Una de las constataciones más

tipo de actividades debido al daño psíquico

dramáticas del análisis de la información

y de la salud mental a los que deben hacer

censal es la presencia de niños y niñas

frente estos niños y niñas.

en actividades ilícitas (Cuadros 2.11. y 2.12.): lenocinios, casa de citas, moteles,

Siguiendo en el plano de las aproximaciones

entre otras. Es decir, son niños, niñas y

sucesivas, se detecta que la segunda

adolescentes explotados sexualmente.

actividad de mayor importancia del sector

Esta situación debería ser penalizada.

terciario, tanto en magnitud como en intensidad, es el trabajo del hogar. Esta

La explotación sexual de niños,

actividad absorbe a 33 mil trabajadores,

niñas y adolescentes es un tema

de los cuales 32 mil son mujeres. Es ilustrativo

vinculado a la prostitución infantil. En

que exista una fuerte concentración de

este campo, se debe resaltar que el país

trabajadoras del hogar en los departamentos

ha avanzado en las normativas: se ha

de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz (Cuadro

ratificado el Protocolo Facultativo sobre

2.13.), lo que permite suponer que la

Tráfico, Venta y Prostitución Infantil

inmigración de niñas, adolescentes y mujeres

(2001) y forma parte de este Protocolo la

a estos departamentos, por este tipo de

Convención de Derechos del Niño. También

inserción laboral, es alto.

59


En la mayor parte de los casos se trata

los casos más favorables, acceso a la

de empleos que suponen duras faenas a

educación).

Habitualmente, estas

cambio de las cuales, normalmente, se

ocupaciones adoptan una condición

retribuye en especie (vestuario, comida y, en

semiservil, en el sentido de que quienes las

Cuadro 2.12. BOLIVIA: MAGNITUD DE LA INSERCIÓN DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN ACTIVIDADES SERVICIOS PERSONALES, ATENCIÓN DE RESTAURANTES, SERVICIOS SOCIALES, ESTABLECIMIENTOS FINANCIEROS Y TRANSPORTES, SEGÚN ÁREA DE RESIDENCIA Y SEXO, 2001. %

RURAL

MUJER

%

ATENDER HOGAR PARTICULAR

RAMA

URBANO 28,927

HOMBRE MUJER 1,364

27,563

27.00

4,383

HOMBRE 406

3,977

28.00

TOTAL 33,310

HOTELES, PENSIONES Y RESTAURANTES

15,625

5,625

10,000

15.00

1,695

336

1,359

11.00

17,320

Servicios de expendio de comidas

7,750

2,380

5,370

50.00

1,130

161

969

67.00

8,880

Elaboración de bebidas refrescantes

2,455

1,000

1,455

16.00

203

77

126

12.00

2,658

Atención de platos en restaurante o pensión

2,218

958

1,260

14.00

168

43

125

10.00

2,386

Elaboración de alimentos de consumo inmediato

1,147

436

711

7.00

45

15

30

3.00

1,192

Elaboración y venta de alimentos en el mercado

820

275

545

5.00

25

6

19

1.00

845

Servicio de comedores escolares

401

120

281

3.00

36

9

27

2.00

437

Servicios de hotelería, hospedaje y otros

336

208

128

2.00

33

12

21

2.00

369

Atención de bebidas alcohólicas en bar o chichería

287

121

166

2.00

39

9

30

2.00

326

Servicios de expendio de bebidas

189

114

75

1.00

16

4

12

1.00

205

22

13

9

0.00

0

0

0

0.00

22

Servicio de motel SERVICIOS SOCIALES, COMUNALES Y PERSONALES

9,165

6,223

2,942

9.00

4,124

2,438

1,686

26.00

13,289

ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

1,026

917

109

11.00

666

656

10

16.00

1,692

ENSEÑANZA

1,359

673

686

15.00

2,630

1,406

1,224

64.00

3,989

829

280

549

9.00

161

33

128

4.00

990

SERVICIOS SOCIALES Y DE SALUD OTROS SERVICIOS COMUNALES, SOCIALES Y PERSONALES

5,951

4,353

1,598

65.00

667

343

324

16.00

6,618

Lustrado de zapatos

1,033

1,013

20

17.00

30

29

1

4.00

1,063

Cargador

779

726

53

13.00

110

89

21

16.00

889

Lavado a mano de prendas de vestir

591

112

479

10.00

239

17

222

36.00

830

Actividades de parques de diversión

542

422

120

9.00

52

44

8

8.00

594

Juegos de diversión electrónicos

427

227

200

7.00

20

12

8

3.00

447

Cuidado de autos

412

377

35

7.00

13

11

2

2.00

425

Servicios de cine, radio, televisión y otros servicios

398

264

134

7.00

20

14

6

3.00

418

Servicios de peluquería y tratamientos de belleza

375

171

204

6.00

21

13

8

3.00

396

Actividades relacionadas con el espectáculo

352

304

48

6.00

37

31

6

6.00

389 350

Servicios de salones de baile, discotecas y similares

332

259

73

6.00

18

15

3

3.00

Aseo urbano

251

185

66

4.00

41

27

14

6.00

292

Servicios de organizaciones religiosas

212

120

92

4.00

56

33

23

8.00

268

Otros servicios

206

157

49

3.00

7

7

0

1.00

213

Casa de citas

41

16

25

1.00

3

1

2

0.00

44

TRANSPORTES Y COMUNICACIONES

5,643

5,254

389

5.00

733

673

60

5.00

6,376

Transporte terrestre de pasajeros

4,392

4,178

214

78.00

409

393

16

56.00

4,801

Servicio de transporte automotor de carga

418

400

18

7.00

124

121

3

17.00

542

Transporte de carga

487

420

67

9.00

128

117

11

17.00

615

Servicios de transmisión de datos y mensajes

115

77

38

2.00

58

35

23

8.00

173

Cafés Internet

108

76

32

2.00

1

0

1

0.00

109

Servicios de correo, distinto de actividades de correo

123

103

20

2.00

13

7

6

2.00

136

ESTABLECIMIENTOS FINANCIEROS Y EMPR.

2,606

1,489

1,117

2.00

769

415

354

5.00

3,375

COMERCIO POR MAYOR

2,595

1,598

997

2.00

261

184

77

2.00

2,856

105,859

44,218

61,641

61.00

15,582

6,168

9,414

77.00

121,441

TERCIARIO

60

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.


desempeñan deben residir en los hogares

cargadores y en los denominados

de las personas a quienes atienden

servicios de diversión y esparcimiento,

(básicamente, los estratos de asalariados

donde es posible que se oculten trabajos

no manuales, profesionales, directivos y

prohibidos. Sin embargo, esto último, dadas

gerentes).

las características de recolección de los datos, es imposible de advertir.

Las actividades en hoteles, pensiones y restaurantes se concentran en tareas

Una menor proporción de niños, niñas

relacionadas con las labores de limpieza y,

y adolescentes realiza actividades en

en algunos casos, de ayuda al maestro

algunas instituciones de desarrollo regional

cocinero. El trabajo es fijo, con un horario

y local, estas últimas con mayor

impuesto por el patrón, que en muchos

representatividad por la implementación

casos sobrepasa las diez horas diarias e

de las leyes de Participación Popular y

incluye los días domingos. En el caso de las

Descentralización Municipal.

mujeres, este tipo de actividad se constituye en una prolongación de los roles domésticos

Hacia el año 2001, es interesante

realizados cotidianamente en el seno de

advertir que en la actividad de docencia,

su familia.

en los servicios sociales y comunales, es marcada la presencia de mujeres. Pero su

El transporte es otra actividad de

labor directa en los ámbitos de consumo

importancia en la captación de mano de

colectivo es también de significación

obra infantil y adolescente. La mayor parte

(educación en todos sus niveles, servicios

de estos trabajadores están concentrados

médicos y sanitarios, seguridad social). Entre

en los departamentos del eje (La Paz,

los niños, niñas y adolescentes, un tercio

Cochabamba y Santa Cruz). Se trata de una

declara trabajar en 3 de estos rubros, vale

actividad que no sólo se orienta a satisfacer

decir, administración pública, servicios de

las necesidades de desplazamiento de las

educación y servicios de salud; los otros 2

personas (en y entre las ciudades) sino,

tercios, en servicios de esparcimiento,

principalmente, a la recolección de

servicios comunales y una considerable

productos de origen agropecuario que

proporción en servicios de cuidado de autos

tienen en las ciudades su principal centro

y otras ocupaciones de mayor precariedad.

de acopio. Como conjunto, la categoría de distribución absorbe a un cuarto de la

Una reducida fracción de niños, niñas y

fuerza de trabajo, tanto en las áreas

adolescentes (3.375) declara trabajar en

urbanas como en las zonas rurales.

servicios ligados a la producción. Se trata de establecimientos financieros y de apoyo a las

Los servicios sociales y comunales

empresas. Este tipo de actividades está

absorben alrededor de 13 mil trabajadores.

constituido básicamente por los

Se trata de un grupo extremadamente

establecimientos financieros (bancos, casas

heterogéneo. Se advierte la inserción en

de cambio, oficinas de contabilidad, seguros)

actividades de muy baja calificación, tal es

que desempeñan un papel de soporte

el caso de alrededor de 6 mil niños y niñas

fundamental de los mecanismos de

que declaran trabajar como lustrabotas,

valorización del capital.

61


Cuadro 2.13. BOLIVIA: MAGNITUD DE LA INSERCIÓN DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN ACTIVIDADES TERCIARIAS POR DEPARTAMENTO, SEGÚN ÁREA DE RESIDENCIA Y SEXO, 2001. Terciario

URBANO

Comercio minorista

41,298

Santa Cruz

HOMBRE

MUJER

RURAL

22,665

18,633

3,617

HOMBRE 1,716

TOTAL

1,901

44,915

15,513

9,028

6,485

792

407

385

16,305

La Paz

9,298

4,230

5,068

693

274

419

9,991

Cochabamba

6,529

3,558

2,971

1,033

458

575

7,562

Tarija

2,723

1,580

1,143

193

106

87

2,916

Chuquisaca

1,914

1,219

695

220

128

92

2,134

Beni

1,897

1,257

640

106

54

52

2,003

Potosí

1,750

950

800

394

197

197

2,144

Oruro y Pando

1,674

843

831

186

92

94

1,860

Servicio doméstico

28,927

1,364

27,563

4,383

406

3,977

33,310

Santa Cruz

10,520

547

9,973

1,270

152

1,118

11,790

La Paz

5,727

239

5,488

537

48

489

6,264

Cochabamba

5,126

239

4,887

906

83

823

6,032

Chuquisaca

2,559

78

2,481

548

32

516

3,107

Tarija

2,018

71

1,947

316

31

285

2,334

Beni

1,341

138

1,203

267

39

228

1,608

990

26

964

414

10

404

1,404

Potosí Oruro y Pando Hotel, pensión y restaurantes

646

26

620

125

11

114

771

15,625

5,625

10,000

1,695

336

1,359

17,320

Santa Cruz

5,795

2,285

3,510

376

88

288

6,171

La Paz

3,679

1,270

2,409

355

85

270

4,034

Cochabamba

2,492

791

1,701

384

57

327

2,876

Beni

928

477

451

91

28

63

1,019

Tarija

763

200

563

123

14

109

886

Chuquisaca

671

174

497

145

22

123

816

Potosí

619

192

427

153

27

126

772

Oruro y Pando

678

236

442

68

15

53

746

9,874

6,458

3,416

4,791

2,775

2,016

14,665

Servicios sociales Santa Cruz

3,559

2,383

1,176

576

371

205

4,135

La Paz

1,797

1,137

660

1,313

822

491

3,110

Cochabamba

1,533

950

583

958

530

428

2,491

Beni

904

693

211

134

69

65

1,038

Tarija

679

374

305

482

276

206

1,161

Chuquisaca

483

314

169

510

258

252

993

Potosí

480

340

140

582

310

272

1,062

Oruro y Pando

439

267

172

236

139

97

675

Transportes

5,643

5,254

389

733

673

60

6,376

La Paz

2,772

2,642

130

185

178

7

2,957

Santa Cruz

1,042

949

93

150

136

14

1,192

Cochabamba

493

427

66

134

123

11

627

Beni

382

350

32

81

61

20

463

Potosí

380

351

29

62

60

2

442

Otros departamentos

574

535

39

121

115

6

695

Servicios financieros

4,492

2,852

1,640

363

262

101

4,855

Santa Cruz

1,763

1,116

647

100

80

20

1,863

La Paz

1,046

630

416

50

31

19

1,096

Cochabamba

783

483

300

82

56

26

865

Otros departamentos

900

623

277

131

95

36

1,031

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.

62

MUJER


El perfil de sus ocupados refleja la

diferencias porcentuales entre los sexos.

presencia de grupos humanos con altos

En lo que concierne al sector

niveles educativos, aspecto que explica la

secundario, es preciso tener en cuenta que,

reducida presencia de niños, niñas y

además de las actividades propiamente

adolescentes en estas actividades.

manufactureras que absorben a 23 mil niños, niñas y adolescentes en las áreas

En síntesis, las actividades de

urbanas y 7 mil en las rurales, forma partede

comercio y servicios callejeros nocturnos

esta gran rama el sector de la construcción

exponen a los niños a un mayor grado

(que, por su tecnología rudimentaria, es

de maltrato, robo y abuso sexual (en

intensiva en mano de obra); también se

particular a las mujeres). En general, las

incluye en esta clasificación a las actividades

actividades callejeras nocturnas entrañan

de infraestructura física que absorben a 11

alto riesgo de distorsión moral, porque

mil niños, niñas y adolescentes (8 mil

exponen a los niños, niñas y adolescentes

urbanos y 3 mil rurales). Sin embargo, tres

en mayor grado a la delincuencia, al

cuartas parte de los trabajadores de este

alcohol y a la droga. Dentro de este grupo

sector se concentran en actividades de

de servicios callejeros podemos mencionar

transformación de bienes y sólo una cuarta

a los niños lustrabotas, cuidadores de

parte del empleo se distribuye en el sector

coches, barrenderos y recogedores de

de construcción.

basura. Estos sectores, a pesar de ser los más expuestos a la opinión pública, son

En Bolivia, el sector industrial se

los más incomprendidos por la sociedad.

caracteriza, desde su constitución, por su

La población, en muchos casos, agrade

debilidad. Esta característica cobra nitidez

verbalmente a los niños y niñas que

al evidenciar que la mayor producción de

intentan ofrecer sus mercancías o

este sector son los bienes destinados al

servicios.

consumo inmediato. En este tipo de actividades es posible advertir la presencia

3.2.1.3. El sector secundario

de niños, niñas y adolescentes. Las actividades de transformación se

Las actividades productivas de bienes

caracterizan por la predominancia de

materiales absorben alrededor de 41 mil

técnicas productivas manuales y, en general,

trabajadores de 7 a 17 años. Su peso es

por la primacía de los pequeños

mayoritario en las zonas urbanas (alrededor

establecimientos sobre los grandes. En estos

de 30 mil), en las zonas rurales alcanzan a

establecimientos pequeños la utilización

un poco más de 10 mil. En términos

de niños, niñas y adolescentes se asocia a

relativos, representan el 21% de la PEA

que son actividades de tipo familiar. Es

infantil y adolescente urbana y sólo el 9%

evidente que la estructura actual de la

de la PEA rural. Se debe resaltar que dichos

manufactura es resultado del tardío

valores son sólo similares a la media

procesode industrialización del país y de

nacional en las zonas urbanas; la diferencia

las políticas proteccionistas y de sustitución

con los datos nacionales se produce en las

de importaciones que acompañaron a este

zonas rurales que a nivel nacional absorbe

proceso. La producción manufacturera se

el 11% de la PEA rural. Tampoco se detectan

mantuvo desde los años 40 hasta mediados

63


de los 80 con políticas de protección y

obtener información actualizada sobre las

preferencia.

pequeñas unidades de producción, a continuación se presenta únicamente el

No existe información actualizada

desempeño de la mediana y gran empresa

sobre el desempeño de la microempresa,

entre 1988 y 1998. En 1988, existían 434

únicamente el Censo Nacional de

establecimientos con más de 15

Establecimientos Económicos del año 199413

trabajadores, de los cuales dos terceras

permite establece una cifra de alrededor

partes eran de tamaño mediano (15 a 49

de 10.000 establecimientos de menos de

trabajadores) y sólo una tercera parte

15 trabajadores, los que en ese momento

contaba con más de 50 ocupados. En 1998,

absorbían al 30% de los ocupados del

se advierte que los establecimientos de

sector. Debido a las dificultades para

tamaño grande son los que más han

Cuadro 2.14. BOLIVIA: MAGNITUD DE LA INSERCIÓN DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN ACTIVIDADES DE TRANSFORMACIÓN Y CONSTRUCCIÓN, SEGÚN ÁREA DE RESIDENCIA Y SEXO, 2001. SECUNDARIO

URBANO HOMBRE MUJER RURAL HOMBRE MUJER URBANO HOMBRE MUJER RURAL HOMBRE MUJER

Producción de alimentos y bebidas

8,561

5,438

3,123

1,157

668

489

38.00

34.00

49.00

16.00

26.00

10.00

Fabricación de muebles

5,019

4,391

628

856

548

308

22.00

27.00

10.00

12.00

21.00

6.00

de vestir

2,849

1,706

1,143

431

117

314

13.00

11.00

18.00

6.00

5.00

7.00

Fabricación de metal

1,604

1,531

73

104

98

6

7.00

9.00

1.00

1.00

4.00

0.00

no metálicos

1,344

1,155

189

990

894

96

6.00

7.00

3.00

13.00

34.00

2.00

Fabricación de textiles

1,011

328

683

3,695

171

3,524

4.00

2.00

11.00

50.00

7.00

74.00

884

700

184

53

41

12

4.00

4.00

3.00

1.00

2.00

0.00

grabación

626

484

142

26

21

5

3.00

3.00

2.00

0.00

1.00

0.00

Químicos, caucho, plástico

419

269

150

33

17

16

2.00

2.00

2.00

0.00

1.00

0.00

244

208

36

24

17

7

1.00

1.00

1.00

0.00

1.00

0.00

22,561

16,210

6,351

7,369

2,592

4,777

74.00

67.80

96.90

69.40

45.40

97.30

97

88

9

25

25

0

0.30

0.40

0.10

0.20

0.40

0.00

119

105

14

55

47

8

0.40

0.40

0.20

0.50

0.80

0.20

CONSTRUCCIÓN

7,692

7,514

178

3,166

3,039

127

25.20

31.40

2.70

29.80

53.30

2.60

Construcción de casas

3,581

3,513

68

1,327

1,280

47

47.00

47.00

38.00

42.00

42.00

37.00

Compañía constructora

Fabricación de prendas

Fabricación de productos

Curtido de cuero; fabricación de maletas Impresión, edición,

Fabricación de maquinaria y equipo INDUSTRIA MANUFACTURERA ENERGÍA AGUA

2,785

2,718

67

1,153

1,118

35

36.00

36.00

38.00

36.00

37.00

28.00

Pintura y decoración

405

393

12

49

46

3

5.00

5.00

7.00

2.00

2.00

2.00

Instalaciones y electrónicos

178

174

4

28

27

1

2.00

2.00

2.00

1.00

1.00

1.00

Arreglo de cañerías de agua

112

110

2

6

6

0

1.00

1.00

1.00

0.00

0.00

0.00

25

603

562

41

8.00

8.00

14.00

19.00

18.00

32.00

6,552 10,615

5,703

4,912

100.00

100.00

100.00

100.00

Otras actividades de construcción

631

606

Total general

30,469

23,917

100.00 100.00

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.

13

64

De acuerdo a la Encuesta Industrial Manufacturera del INE, para 1994, el 83% de las unidades económicas industriales es micro (de 1 a 4 empleados), absorbe al 30% de los ocupados. En cambio, la industria de tamaño grande, que cuenta con más de 50 empleados, en términos numéricos representa el 1.75% de los establecimientos y absorbe al 44% de los ocupados, aporta con el 79.5% del Valor Bruto de la Producción, el 83.5% del Valor Agregado y el 76.6% del Consumo Intermedio.


crecido, de un total de 560 unidades

necesidades básicas y que admiten

económicas algo más del 40% está

procesos laborales simples y complejos.

constituido por la gran empresa. Es

Es en este contexto que la población de

ilustrativo observar que en términos de la

7 a 17 años desarrolla sus actividades con

contribución al valor agregado bruto

tecnologías poco sofisticadas y con

sectorial, son estas grandes unidades de

mercancías orientadas al mercado

producción las que concentran el 90%,

interior.

visiblemente superior a la reducida contribución de las pequeñas y medianas unidades de producción.

Las unidades productivas de pequeña escala son las que contribuyen a la

En relación con la concentración de

generación de puestos de trabajo; por

la actividad productiva en algunos rubros,

ello, no es extraño que utilicen mano de

se advierte que el 90% de los niños, niñas

obra de niños, niñas y adolescentes, sobre

y adolescentes urbanos y el 98% de los

todo en las actividades de tipo artesanal.

rurales se concentran en 6 rubros:

Los establecimientos industriales pequeños

alimentos y bebidas, muebles, vestido,

absorben la PEA del sector secundario.

minerales metálicos, no metálicos y textiles.

Las labores que se desarrollan en estas

Como se observa en el Cuadro 2.14, en

unidades de producción se orientan a la

términos del personal ocupado en el área

elaboración de las materias primas para

industrial, la rama más importante es la

obtener productos de consumo directo

de alimentos, bebidas y tabaco, que en

en las zonas urbanas. No obstante, la

términos porcentuales ocupa al 38% de

artesanía juega un papel marginal dentro

los niños, niñas y adolescentes urbanos y

la estructura productiva urbana

al 16% de los rurales. La segunda rama en

prevaleciente, ya que algunos de sus

importancia es la que agrupa a los

rubros tradicionales han sufrido los

fabricantes de muebles, que acoge al

mortíferos efectos de la competencia del

22.2% de los niños, niñas y adolescentes

mercado internacional que, por vía legal

urbanos y al 12% de los rurales.

o "subterránea", ha incorporado

Posteriormente se encuentra la categoría

productos de la misma índole a precios

de textiles en las zonas rurales que absorbe

más reducidos a los mercados locales y

al 50% de los trabajadores infantiles y

regionales.

adolescentes insertos en este sector. Luego está la producción de prendas de vestir e

En cambio, el predominio de niños,

industria del cuero que dan empleo al 13%

niñas y adolescentes en la producción de

del personal del área urbana y al 6% de

textiles en las zonas rurales se apoya en la

la PEA rural industrial.

existencia de una abundante ganadería lanar (ovinos y auquénidos). En este tipo

La producción de alimentos y

de actividades, las niñas tejen, hilan y

bebidas ocupa el primer lugar en las

realizan labores asociadas a la producción

zonas urbanas y la producción de textiles

de sayales. También se advierte la

se sitúa en el primer puesto en las zonas

presencia de niños, niñas y adolescentes

rurales. Se trata de actividades de

en las actividades que utilizan la cerámica

producción de bienes de consumo

como materia prima y en la agroindustria

inmediato, ligadas a la satisfacción de

ligada a la fruticultura.

65


En las zonas urbanas, de los 8.561

establecimientos de soldadura, tornería y

niños, niñas y adolescentes que trabajan

fabricación de portones de metal, donde

en la elaboración de alimentos y bebidas

las exigencias de calificación de la mano

más del 60% (5.229) se concentra en

de obra son reducidas. Tanto las actividades

establecimientos de producción de pan y

de producción de pan como las que se

2 de cada 3 son varones. Esta abultada

realizan manipulando metales violan la

presencia

en

normativa, pues se trata de faenas en las

establecimientos de producción de pan es

cuales los niños, niñas y adolescentes

una constatación de su inserción laboral

trabajan, en el primer caso, en horario

en situaciones de riesgo y en trabajos que

nocturno y, en el segundo, con el riesgo de

no deberían permitirse. La producción de

la manipulación de químicos y otros

pan, normalmente, se realiza durante la

elementos nocivos que atentan contra la

noche o entre las 3 y 4 de la madrugada.

salud. En los artículos 125 y 126 del Código

En este mismo rubro, se calcula que hay

del Niño, Niña y Adolescente se establece

1.507 niños que trabajan en la producción

que están prohibidos los trabajos peligrosos

de helados. Ambas rubros representan el

que ponen en riesgo su vida, salud e

80% del subsector de producción de

integridad física o mental.

de

niños

y

niñas

alimentos y bebidas. El patrón de distribución espacial En la rama de metalmecánica, los

ratifica la alta concentración de

niños, niñas y adolescentes trabajan en

trabajadores en el corredor económico de

Cuadro 2.15. BOLIVIA: INSERCIÓN DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTE EN ACTIVIDADES DE TRANSFORMACIÓN Y DE CONSTRUCCIÓN POR DEPARTAMENTO, SEGÚN ÁREA DE RESIDENCIA Y SEXO, 2001. SECUNDARIO

URBANO HOMBRE MUJER RURAL HOMBRE MUJER URBANO HOMBRE MUJER RURAL HOMBRE MUJER

INDUSTRIA, ELECTR. Y AGUA

22,777

16,403

6,374

7,449

2,664

4,785

74.75

68.58

97.28

70.17

46.71

Santa Cruz

6,647

4,852

1,795

937

665

272

29.18

29.58

28.16

12.58

24.96

5.68

La Paz

5,817

3,942

1,875

854

320

534

25.54

24.03

29.42

11.46

12.01

11.16

Cochabamba

3,999

2,993

1,006

1,419

511

908

17.56

18.25

15.78

19.05

19.18

18.98

736

579

157

2,057

348

1,709

3.23

3.53

2.46

27.61

13.06

35.72

Beni

2,499

1,691

808

202

117

85

10.97

10.31

12.68

2.71

4.39

1.78

Chuquisaca

1,299

985

314

1,318

341

977

5.70

6.00

4.93

17.69

12.80

20.42

Potosí

Tarija

907

703

204

334

176

158

3.98

4.29

3.20

4.48

6.61

3.30

Oruro

757

575

182

206

86

120

3.32

3.51

2.86

2.77

3.23

2.51

Pando

116

83

33

122

100

22

0.51

0.51

0.52

1.64

3.75

0.46

CONSTRUCCIÓN

7,692

7,514

178

3,166

3,039

127

25.25

31.42

2.72

29.83

53.29

2.59

Santa Cruz

2,272

2,232

40

466

451

15

29.54

29.70

22.47

14.72

14.84

11.81

Cochabamba

1,360

1,335

25

728

703

25

17.68

17.77

14.04

22.99

23.13

19.69

La Paz

1,047

978

69

335

313

22

13.61

13.02

38.76

10.58

10.30

17.32

Chuquisaca

691

682

9

578

563

15

8.98

9.08

5.06

18.26

18.53

11.81

Potosí

513

503

10

567

548

19

6.67

6.69

5.62

17.91

18.03

14.96

Tarija

763

753

10

277

258

19

9.92

10.02

5.62

8.75

8.49

14.96

Beni

613

607

6

93

92

1

7.97

8.08

3.37

2.94

3.03

0.79

Oruro

329

322

7

96

87

9

4.28

4.29

3.93

3.03

2.86

7.09

Pando

104

102

2

26

24

2

1.35

1.36

1.12

0.82

0.79

1.57

30,469

23,917

6,552 10,615

5,703

4,912

100.00

100.00

100.00 100.00

100.00

100.00

Gran Total

66

97.41

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.


La Paz, Cochabamba y Santa Cruz (72% de

de niños, niñas y adolescentes en el

los trabajadores del sector industrial y 61%

trabajo nocturno en panaderías. En una

del sector de la construcción). La

situación similar están los niños, niñas y

manufactura tiene como rasgo destacado

adolescentes insertos en la producción

una fuerte concentración espacial y

de textiles, actividad que hace un uso

productiva; por ello, al observar el

intensivo de la mano de obra en largas

desempeño de las actividades de

jornadas de trabajo.

producción industrial, se advierte que los departamentos de La Paz, Cochabamba y

En visitas realizadas a los barrios pobres

Santa Cruz concentran el 78% del PIB

de Cochabamba14 se ha detectado que en

industrial nacional y el 75% de los

las labores de producción de textiles y

establecimientos industriales.

confección

de

ropa

se

utiliza

predominantemente mano de obra femenina También es elocuente la división

(niñas y adultas) con una peculiar forma de

sexual del trabajo. Las magnitudes de

contratación: los empleadores las contratan

fuerza de trabajo femenina en estas

por trabajos a pedido, lo que significa un

actividades son significativamente más

gran esfuerzo físico debido a que muchas de

reducidas que las de los varones y se

estas trabajadoras deben utilizar las horas

concentran, independientemente del área

de sueño para cumplir con sus obligaciones

de residencia, en actividades de

y/o tener mayor cantidad de trabajo.

transformación en el corredor económico nacional (Cuadros 2.14. y 2.15.). En cambio,

Las

actividades

del

sector

alrededor de una tercera parte de los

manufacturero en las que participan niños

varones realiza alguna actividad en la

son: metalmecánica, carpintería, zapatería,

construcción.

Existen diferencias de

costura y otras de tipo artesanal. En la

magnitud, pero la inserción en los sectores

carpintería, metalmecánica y otros talleres

industrial y de la construcción en Santa

artesanales, los niños trabajan como

Cruz y La Paz es predominante.

ayudantes bajo el rótulo de “aprendices”.

Cochabamba ocupa el segundo lugar en la absorción de mano de obra infantil y

Otro sector de alto riesgo es la actividad

adolescente en el sector de la construcción.

de la construcción, que carece de las medidas necesarias de seguridad. Es, posiblemente,

Se ha demostrado la presencia de una

la actividad en la que se produce la mayor

magnitud considerable de niños, niñas y

cantidad de accidentes de trabajo a

adolescentes que realizan trabajos

consecuencia de caídas de escaleras y

prohibidos. Por ello, es prioritario

andamios o del uso de maquinaria y equipos

implementar acciones que sensibilicen a los

defectuosos. Estos accidentes, sin embargo,

empleadores sobre los riesgos de su

pueden ser evitados o prevenidos a través

incorporación laboral. En particular, es

del uso de mecanismos de protección y de

preocupante que se permita la presencia

la capacitación en el manejo seguro de

Véase, IFFI, encuesta por muestreo levantada en la Comuna Sudeste a mujeres trabajadoras durante los meses de mayo y junio del año 2003. 14

67


maquinaria y equipos. Los riesgos son

La tendencia creciente señalada se

mayores para los niños y adolescentes que

advierte con nitidez al comparar las series

se incorporan como ayudantes, encargándose

de datos de los ocupados por condición

de preparar el cemento, recoger y mover

de asalariado o no asalariado entre 1976

maderas, fierros, ladrillos y todos los

y 2000. En los datos se observa

materiales requeridos para la construcción.

claramente una reducción de la

En esta actividad, por lo general, los niños y

proporción de los trabajadores

adolescentes se insertan por referencia

asalariados, que baja de casi el 40% en

familiar o de amistades y dependen de la

1976 al 32% en 2000 (Cuadro 2.16.).

calidad de los contratos que logre el maestro albañil que es el jefe de obra.

En las zonas urbanas, las categorías ocupacionales más importantes son las de

3.2.2. Aproximación a partir de la categoría ocupacional

trabajadores por cuenta propia, empleados y obreros que comprenden el 41%, 33% y 11%, respectivamente. El resto de las

La categoría ocupacional permite

categorías se halla absoluta y relativamente

establecer las principales características de

bastante lejos de las anteriores (familiares

los trabajadores diferenciados según el tipo

sin remuneración, patrones). Se debe

de relación que establecen con los medios

resaltar que entre los trabajadores por

de producción, lo que, a su vez, determina

cuenta propia y familiares sin remuneración

las modalidades de inserción de la fuerza

el peso mayoritario lo tienen las mujeres,

de trabajo en el aparato productivo y las

versus el absoluto predominio masculino

formas de obtención de ingresos.

entre los obreros.

3.2.2.1 Categoría ocupacional de la PEA total

El peso del trabajo no asalariado en las zonas rurales es alto (91%), tal como se observa en la información del Cuadro 2.17.

Entre los trabajadores bolivianos, la

Se trata de trabajadores por cuenta propia

tendencia a la inserción laboral en

y de trabajadores familiares sin

actividades no asalariadas es creciente. Esta

remuneración, que constituyen la mayoría

situación se hizo visible con toda su fuerza

absoluta. Esta concentración en los datos

en el año 2000, momento en el que la

revela la gran precariedad y desprotección

población trabajadora no asalariada era

en la que se desenvuelve el empleo rural,

mayoritaria: 68% de los ocupados.

con la agravante de que en la única categoría donde las mujeres son mayoría

Cuadro 2.16. BOLIVIA: CONDICIÓN DE ASALARIAMIENTO DE LA PEA, 1992-2000. CONDICIÓN DE ASALARIAMIENTO

1976

1992

2000

Asalariados

39.00

40.00

32.00

No asalariados

61.00

60.00

68.00

Fuente: INE, Censo Nacional de Población y Vivienda, 1976 y 1992. MECOVI 2000.

68


es la de familiares no remunerados. Esto

hombres); en cambio, los que se ubican en

refleja que las características de la división

las categorías ocupacionales de trabajador

del trabajo en el campo son más rezagadas

familiar no remunerado representan el

que las de las zonas urbanas.

27%, porcentaje en que resalta el peso de

3.2.2.2 . La situación de los niños, niñas y adolescentes

las niñas. Como ya se adelantó, en las zonas rurales predomina el trabajo no asalariado

Diferenciando a grandes rasgos la

(88% de los niños y niñas de 7 a 13 años)

población infantil y adolescente entre

y, dentro de esta categoría, resaltan los

asalariada y no asalariada, se observa que

trabajadores por cuenta propia (alrededor

los trabajadores urbanos no asalariados

del 58%), y el restante 30% corresponde

alcanzan al 54% de los ocupados de 7 a 13

a la categoría de familiares sin

años; en cambio, los adolescentes

remuneración,

asalariados representan alrededor del 63% Es ilustrativo observar que entre los niños,

Las tendencias de expansión de la

niñas y adolescentes trabajadores rurales

presencia de niños y niñas en las formas de

el trabajo no asalariado es predominante:

trabajo no asalariado en el mercado laboral

representa el 80%.

son resultado del reordenamiento de la

En las zonas urbanas, la proporción

economía e implican la existencia de

de niños y niñas obreros y empleados

ocupaciones sujetas a condiciones

asalariados es del orden del 30%. Los niños

inadecuadas para el desenvolvimiento

y niñas que trabajan por cuenta propia

humano y del desarrollo de estrategias de

representan el 36% (son mayormente

sobrevivencia familiar.

Cuadro 2.17. DISTRIBUCIÓN DE LA PEA POR ÁREA, ASALARIAMIENTO Y CATEGORÍA OCUPACIONAL, SEGÚN SEXO, 2000. CATEGORÍA OCUPACIONAL

HOMBRE

TOTAL

HOMBRE

MUJER

TOTAL

Urbano

1,167,692

923,483

2,091,175

100.00

100.00

100.00

Asalariados

653,374

379,156

1,032,530

55.95

41.06

49.38

Obrero(a)

201,987

27,480

229,467

17.30

2.98

10.97

Empleado

431,037.00

261,650.00

692,687.00

36.91

28.33

33.12

18,054.00

3,512.00

21,566.00

1.55

0.38

1.03

2,296

86,514

88,810

0.20

9.37

4.25

No asalariados

514,318

544,327

1,058,645

44.05

58.94

50.62

Trabajador por cuenta propia

417,305

430,043

847,348

35.74

46.57

40.52

29,728

11,053

40,781

2.55

1.20

1.95

7,726

562

8,288

0.66

0.06

0.40

Patrón con remuneración Empleada(o) del hogar

Patrón sin remuneración Cooperativista Trabajador familiar sin remuneración

MUJER

59,559

102,669

162,228

5.10

11.12

7.76

Rural

864,490

681,383

1,545,873

100.00

100.00

100.00

Asalariados

103,104

37,028

140,132

11.93

5.43

9.06

Obrero(a)

58,511

7,290

65,801

6.77

1.07

4.26

Empleado

42,524

24,649

67,173

4.92

3.62

4.35

1,586

0

1,586

0.18

0.00

0.10

483

5,089

5,572

0.06

0.75

0.36

No Asalariados

761,386

644,355

1,405,741

88.07

94.57

90.94

Trabajador por cuenta propia

512,515

156,231

668,746

59.29

22.93

43.26

Patrón sin remuneración

5,345

1,525

6,870

0.62

0.22

0.44

Cooperativista

3,947

0

3,947

0.46

0.00

0.26

239,579

486,599

726,178

27.71

71.41

46.98

Patrón con remuneración Empleada(o) del hogar

Trabajador familiar sin remuneración

Fuente: INE, MECOVI 2000.

69


En cualquiera de las dos posibilidades

asalariados (28% de hombres y 17% de

es notable la contribución que realizan los

mujeres); y, finalmente, los trabajadores

niños, niñas y adolescentes a la unidad

familiares no remunerados (17%).

familiar como estructura básica de la Las categorías ocupacionales más

organización económica.

importantes son las de trabajadores por Hay marcadas diferencia entre los

cuenta propia, empleados - obreros y

adolescentes. En las zonas urbanas,

familiares sin remuneración, el resto de las

predominan las formas asalariadas de

categorías es absoluta y relativamente

inserción laboral y en ellas las mujeres

insignificante. Entre los trabajadores por

tienen una relativa mayor presencia (66%

cuenta propia se destacan los vendedores,

de mujeres versus 60% de varones). En

operarios y artesanos. Por su parte, entre

segundo lugar se ubica la categoría de

los empleados se destacan los trabajadores

trabajadores por cuenta propia y con

en servicios personales. Debe subrayarse

menorfiguración los trabajadores familiares

especialmente la importancia del grupo de

sin remuneración.

vendedores por cuneta propia dedicados al comercio en pequeña escala.

Entre los trabajadores adolescentes rurales predominan las formas de trabajo por

Los trabajadores masculinos están

cuenta propia (64% de mujeres y 53% de

concentrados en las categorías de obreros,

hombres); en segundo lugar están los

empleados y trabajadores por cuenta

Cuadro 2.18. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES POR CATEGORÍA OCUPACIONAL Y ÁREA DE RESIDENCIA, SEGÚN SEXO, 2001. CATEGORÍA/ ÁREA

ADOLESCENTE DE 14-17 AÑOS

TRABAJADORES 7-17 AÑOS

HOMBRE

MUJER

TOTAL

HOMBRE

MUJER

TOTAL

HOMBRE

113,153

62,331

50,822

190,246

101,545

88,701

303,399

163,876

139,523

Obrero empleado

21,035

12,186

8,849

79,479

40,966

38,513

100,514

53,152

47,362

Trabajador por cuenta propia

39,363

22,028

17,335

61,807

33,937

27,870

101,170

55,965

45,205

Patrón empleador

607

393

214

1,835

1,220

615

2,442

1,613

829

Cooperativista

168

108

60

312

216

96

480

324

156

TOTAL

MUJER

Trabajador familiar sin remuneración

24,152

13,130

11,022

24,282

13,371

10,911

48,434

26,501

21,933

Sin especificar

27,828

14,486

13,342

22,531

11,835

10,696

50,359

26,321

24,038

URBANO

53,938

29,853

24,085

108,552

53,280

55,272

162,490

83,133

79,357

Obrero empleado

16,269

9,043

7,226

63,301

29,381

33,920

79,570

38,424

41,146

Trabajador por cuenta propia

16,217

9,566

6,651

22,996

12,323

10,673

39,213

21,889

17,324

371

234

137

1,212

749

463

1,583

983

600

65

42

23

130

78

52

195

120

75

12,415

6,562

5,853

12,288

6,415

5,873

24,703

12,977

11,726

Patrón empleador Cooperativista Trabajador familiar sin remuneración Sin especificar RURAL Obrero empleado

8,601

4,406

4,195

8,625

4,334

4,291

17,226

8,740

8,486

59,215

32,478

26,737

81,694

48,265

33,429

140,909

80,743

60,166

4,766

3,143

1,623

16,178

11,585

4,593

20,944

14,728

6,216

23,146

12,462

10,684

38,811

21,614

17,197

61,957

34,076

27,881

Patrón empleador

236

159

77

623

471

152

859

630

229

Cooperativista

103

66

37

182

138

44

285

204

81

Trabajador familiar sin remuneración

11,737

6,568

5,169

11,994

6,956

5,038

23,731

13,524

10,207

Sin especificar

19,227

10,080

9,147

13,906

7,501

6,405

33,133

17,581

15,552

Trabajador por cuenta propia

70

MENOR DE 7 A 13 AÑOS TOTAL

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003.


Gráfico 2.3. BOLIVIA: NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES TRABAJADORES SEGÚN SEXO, ACTIVIDAD ECONÓMICA Y ÁREA DE RESIDENCIA, 2001.

URBANA 70.0 60.0 50.0 40.0 30.0 20.0 10.0 0.0 HOMBRE 7 - 13

Obrero empleado

MUJER 7 - 13

HOMBRE 14 - 17

Trabajador cuenta propia

MUJER 14 - 17

Trab. familiar sin remuneración

RURAL 70.0 60.0 50.0 40.0 30.0 20.0 10.0 0.0 HOMBRE 7 - 13

Obrero empleado

MUJER 7 - 13

HOMBRE 14 - 17

Trabajador cuenta propia

MUJER 14 - 17

Trab. familiar sin remuneración

Fuente: INE. Tabulados del Censo Nacional de Población y Vivienda, resultados finales, 2001, La Paz, 2003.

71


del levantamiento de datos.

propia. La fuerza de trabajo femenina, por suparte, se concentra, como ya se señaló, en las categorías de trabajadores por cuenta

Hasta donde los datos permiten observar,

propia, obreras, empleadas, y familiares sin

la proporción correspondiente al empleo no

remuneración.

asalariado crece sostenidamente, aunque los niveles que asume el empleo asalariado urbano

Los datos censales de 1976 a 2001 permiten

también son elocuentes. En cambio, en las

constatar que la inserción de niños y niñas de

zonas rurales, predomina el trabajo no

7 a 13 años en el mercado de trabajo se produce

asalariado.

en actividades no asalariadas (Cuadro 2.19). En las zonas urbanas, el empleo no

En cambio, los adolescentes, hasta donde los son

asalariado es predominante entre los varones;

predominantemente absorvidos por actividades

en cambio, las mujeres tienen mayor figuración

asalariadas.

entre los trabajos asalariados debido a su gran

datos

permiten

o b s e r v a r,

presencia en el trabajo de servicios personales, Entre 1976 y 2001, el perfil del empleo

que está sujeto a una contracción porcentual.

asalariado entre los niños, niñas y adolescentes

En la base de todo esto se encuentra un

es, en términos absolutos, ascendente en las

importante proceso de reordenamiento de las

zonas urbanas, idependientemente de la edad

relaciones laborales realizado en los últimos

de los trabajadores. En cambio la participación

años y que trasluce una creciente

de los niños, niñas y adolescentes en las zonas

independización de la fuerza de trabajo de las

rurales es extremadamente irregular, situación

relaciones de subordinación laboral al interior

que podría explicarse por problemas derivados

del proceso de producción.

Cuadro 2.19. BOLIVIA: EVOLUCIÓN DEL TRABAJO ASALARIADO POR ÁREA DE RESIDENCIA SEGÚN SEXO, 1976 – 2001. ÁREA/AÑO ASALARIAMIENTO

POBLACIÓN DE 7 A 13 AÑOS TOTAL

HOMBRE

POBLACIÓN DE 14 A 17 AÑOS

TOTAL CASOS 7 A 17 AÑOS

MUJER

TOTAL

HOMBRE

MUJER

TOTAL

HOMBRE

MUJER

URBANO Asalariados 1976

6,406

2,435

3,971

34,178

18,016

16,162

10,935

5,729

5,206

1992

8,353

4,084

4,269

43,777

20,143

23,634

52,130

24,227

27,903

2001

16,269

9,043

7,226

63,301

29,381

33,920

79,570

38,424

41,146 13,160

No asalariados 1976

1,077

707

370

6,489

3,698

2,791

33,339

20,179

1992

3,976

2,467

1,509

9,945

5,837

4,108

13,921

8,304

5,617

2001

29,068

16,404

12,664

36,626

19,565

17,061

65,694

35,969

29,725

1976

4,529

3,294

1,235

18,881

15,664

3,217

53,059

33,680

19,379

1992

3,514

2,409

1,105

12,792

9,697

3,095

16,306

12,106

4,200

2001

4,766

3,143

1,623

16,178

11,585

4,593

20,944

14,728

6,216

1976

32,262

19,472

12,790

52,835

38,031

14,804

59,324

41,729

17,595

1992

48,057

24,597

23,460

63,906

35,202

28,704

111,963

59,799

52,164

2001

35,222

19,255

15,967

51,610

29,179

22,431

86,832

48,434

38,398

RURAL Asalariados

No asalariados

72

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.


FotografĂ­a: UNICEF / Bolivia

73


3.2.3. Aproximación a partir de la ocupación

agrícolas, artesanos (PPI), servicios a los hogares, comerciantes y, en menor medida como es lógico esperar dada la edad de los

Dada la gran multiplicidad de ocupaciones en las que se inserta la población

trabajadores, en empleos de alta jerarquía, como oficinistas y directivos.

trabajadora, en este acápite se utiliza la estructura socio-ocupacional como un

En los espacios rurales, los diferenciales

conjunto reducido de categorías analíticas

por género son menos visibles, ya que el

homogéneas que tienden a resumir en

grupo mayoritario se concentra en el

esencia esa diversidad de condiciones y

laboreo agrícola, segmento que concentra

relaciones, expresadas en los 7 grupos socio-

indistintamente a trabajadores varones y

ocupacionales que son motivo de análisis en

mujeres. Las actividades relacionadas con

el Cuadro 2.20. Estos grupos han sido

el comercio y los servicios muestran bajas

cuidadosamente construidos y analizados en

tasas de absorción de mano de obra y la

función de criterios teóricos a través del cruce

participación del resto de los grupos es

simultáneo de las preguntas de ocupación

insignificante.

principal y categoría ocupacional (para mayores detalles véase el Anexo metodológico).

En cambio, en las zonas urbanas, las actividades ligadas al comercio por menor,

La forma en que los grupos sociales se

los servicios personales, los obreros de la

disponen en la estructura productiva, la

industria, de la construcción y la artesanía

relación que guardan con los medios de

(trabajadores por cuenta propia) ocupan

producción, el papel que desempeñan en la

los cuatro primeros lugares de importancia

organización del trabajo y la carga de

en la absorción de mano de obra infantil

contenidos axiológicos que han internalizado

y adolescente. En esta tipología se advierte

y de los cuales son portadores materiales son

aún la presencia de relaciones semi-capita-

dimensiones claves de una estructura social.

listas (en general, laboran en pequeños

Las tres primeras permiten reconocer estratos

talleres artesanales donde coexisten la

socio-ocupacionales que, merced a su desigual

producción y venta del producto).

capacidad de apropiación de los beneficios

74

derivados de la producción, se asocian con

Entre los trabajadores por cuenta

distintas condiciones materiales de vida. Esta

propia es notable la diferenciación de los

situación se refleja, con cierto grado de

sexos. Nótese que las mujeres se dedican a

fidelidad, en el Cuadro 2.20. que contiene la

las labores del comercio, en cambio los

distribución relativa de los trabajadores según

varones a la artesanía. Podría considerarse

estratos socio-ocupacionales según área de

que la actividad de este estrato es la

residencia (urbana-rural) debido a que los

expresión más nítida del acomodo de los

perfiles laborales en esas áreas son diferentes.

sectores populares a la estructura urbana.

El perfil socio-ocupacional rural es

Los asalariados manuales son los

heterogéneo. Los niños, niñas y

obreros de la industria, de la construcción,

adolescentes se concentran en actividades

de energía y otros. Éstos participan

de tipo independiente: trabajadores

productivamente en el proceso social de


Cuadro 2.20. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN DE LA PEA INFANTIL Y ADOLESCENTE POR ÁREA DE RESIDENCIA Y GRUPOS SOCIO-OCUPACIONALES, SEGÚN SEXO, 2000. SEXO /

NIÑOS Y NIÑAS DE 7 A 13 AÑOS ADOLESCENTES DE 14-17 AÑOS TRABAJADORES DE 7 – 17 AÑOS

EDAD

TOTAL

HOMBRE

MUJER

TOTAL

HOMBRE

MUJER

TOTAL

HOMBRE

TOTAL

67,828

37,859

29,969

133,951

70,405

63,546

201,779

108,264

93,515

Trabajadores agrícolas

28,124

16,278

11,846

41,766

25,858

15,908

69,890

42,136

27,754

Servicios a hogares

MUJER

7,088

1,427

5,661

27,822

2,171

25,651

34,910

3,598

31,312

15,745

7,383

8,362

17,861

6,512

11,349

33,606

13,895

19,711

5,016

4,379

637

21,213

18,821

2,392

26,229

23,200

3,029

Pequeños productores independientes 9,373

6,597

2,776

16,507

10,617

5,890

25,880

17,214

8,666

Trabajadores no manuales

1,279

408

5,455

3,841

1,614

7,142

5,120

2,022

TPCP semimanuales (comerciantes) Asalariados manuales

Directivos y profesionales

1,687 795

516

279

3,327

2,585

742

4,122

3,101

1,021

URBANO

36,140

20,499

15,641

79,377

39,058

40,319

115,517

59,557

55,960

TPCP semimanuales (comerciantes)

14,432

6,833

7,599

16,209

6,076

10,133

30,641

12,909

17,732

Servicios a hogares

5,638

1,186

4,452

24,607

1,887

22,720

30,245

3,073

27,172

Asalariados manuales

2,688

4,430

3,858

572

18,005

15,889

2,116

22,435

19,747

Pequeños productores independientes 7,660

5,691

1,969

10,740

8,127

2,613

18,400

13,818

4,582

Trabajadores no manuales

1,254

1,021

233

4,842

3,441

1,401

6,096

4,462

1,634

Trabajadores agrícolas

2,273

1,622

651

2,947

2,154

793

5,220

3,776

1,444

453

288

165

2,027

1,484

543

2,480

1,772

708

RURAL

31,688

17,360

14,328

54,574

31,347

23,227

86,262

48,707

37,555

Trabajadores agrícolas

26,310

Directivos y profesionales

25,851

14,656

11,195

38,819

23,704

15,115

64,670

38,360

Pequeños productores independientes 1,713

906

807

5,767

2,490

3,277

7,480

3,396

4,084

Servicios a hogares

1,450

241

1,209

3,215

284

2,931

4,665

525

4,140

586

521

65

3,208

2,932

276

3,794

3,453

341

1,313

550

763

1,652

436

1,216

2,965

986

1,979

Asalariados manuales TPCP semimanuales (comerciantes) Directivos y profesionales

342

228

114

1,300

1,101

199

1,642

1,329

313

Trabajadores no manuales

433

258

175

613

400

213

1,046

658

388

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.

producción y ayudan a valorizar el capital

semana, que incluye una carga laboral de

por medio de su trabajo, a cambio de lo cual

lunes a viernes. Los adolescentes tienen

reciben una retribución salarial.

un descanso obligatorio de 2 días por semana (sábado y domingo), los mismos

3.3. Las características del empleo:

que no pueden ser compensados con

la intensidad y productividad del

remuneración económica; esto significa

trabajo

que no debe existir ningún menor que trabaje más de 40 horas a la semana.

3.3.1. La jornada laboral La información de la encuesta MECOVI En el artículo 142 del Código del Niño,

2000 revela con claridad que en los espacios

Niña y Adolescente y en la Ley General del

rurales más de dos terceras partes de los

Trabajo se establece que “la jornada máxima

niños, niñas y adolescentes trabajan en

de trabajo será de 8 (ocho) horas diarias,

jornadas de 40 o menos horas por semana.

con intervalos de descanso y horario especial

En cambio, en las zonas urbanas se

para su asistencia a la escuela y estudios”.

intensifica su jornada laboral a más de las

Esto equivale a una jornada de 40 horas

40 horas por semana.

75


Una tercera parte de los niños, niñas

servicios personales y comercio por menor.

y adolescentes tienen jornadas de trabajo

Alrededor del 25% de los comerciantes

muy largas, entre los que destacan los

minoristas también deben realizar jornadas

obreros. Estos trabajadores, tanto en los

de trabajo extremadamente largas,

espacios urbanos como rurales, invierten

particularmente los días de feria.

más de 49 horas a la semana, lo que quiere decir que superan de lejos las

Los niños, niñas y adolescentes que

normativas vigentes. El segundo lugar

trabajan en la industria, la construcción y los

en la falta de cumplimiento de las

servicios se insertan en trabajos muy inestables

normativas lo ocupa el trabajo de las

son predominantemente de sexo masculino,

empleadas del hogar; pese a la existencia

se inician aproximadamente a los 10 años de

de una normativa específica, las niñas y

edad y ocupan jornadas superiores a las 10

adolescentes ocupadas en el trabajo en

horas diarias. El papel que desempeñan las

el hogar son explotadas y abusadas

economías familiares en los procesos de

laboralmente, sus jornadas son

reproducción de la fuerza de trabajo y el

extremadamente largas.

capital se presenta como un conjunto de formas sociales complementarias a la

En consecuencia, hasta donde los

reproducción del trabajador asalariado, o

datos permiten demostrar, se evidencia

como formas mercantiles simples pero

que los niños y niñas y adolescentes

subordinadas a la forma capitalista de

urbanos que trabajan más de las 48 horas

producción predominante.

a la semana se encuentran entre los trabajadores asalariados manuales. Los

Las características de las actividades de

varones trabajan como obreros de la

esta población son muy variadas; sin

construcción y trabajadores del transporte;

embargo, tienen algunos rasgos comunes.

y las mujeres, en hoteles, pensiones,

Los principales son:

Cuadro 2.21. BOLIVIA: ESTRATOS SOCIO OCUPACIONALES A LOS QUE PERTENECE LA POBLACIÓN INFANTIL Y ADOLESCENTE POR ÁREA DE RESIDENCIA, SEGÚN HORAS DE TRABAJO SEMANAL, 2000 (porcentajes). ESTRATOS

HORAS DE TRABAJO SEMANAL DE MUJERES

41-48

49 Y MAS

TOTAL

40 HORAS O MENOS

41-48

Directivos y oficinistas

33.90

0.00

9.80

43.80

47.70

8.50

0.00

Comerciantes

25.70

2.30

13.70

41.70

41.80

3.90

12.60

58.30

Agricultores

56.30

6.40

13.40

76.20

22.70

1.20

0.00

23.80

Artesanos

46.80

15.60

2.90

65.40

30.80

0.00

3.90

34.60

Obreros

19.80

7.30

66.90

94.00

0.00

2.30

3.70

6.00

3.80

0.00

2.70

6.50

16.70

19.30

57.40

93.50

Urbano

26.10

5.00

20.60

51.70

27.60

5.40

15.40

48.30

Directivos y oficinistas

55.50

0.00

0.00

55.50

0.00

0.00

44.50

44.50

4.20

0.00

9.40

13.60

65.40

9.80

11.20

86.40

Agricultores

38.20

8.50

9.60

56.20

29.70

6.60

7.50

43.80

Artesanos

25.00

6.40

15.80

47.20

45.50

7.30

0.00

52.80

Obreros

10.90

17.90

66.10

94.90

0.00

5.10

0.00

5.10

Servicio doméstico

23.80

0.00

0.00

23.80

49.30

0.00

26.90

76.20

Rural

36.60

8.20

10.20

55.00

30.70

6.50

7.80

45.00

Servicio doméstico

Comerciantes

76

HORAS DE TRABAJO SEMANAL DE HOMBRES 40 HORAS O MENOS

Fuente: INE. Tabulados especiales MECOVI 2000. La Paz, 2003.

49 Y MAS TOTAL 56.20


•Se desarrollan como relaciones de

capacitado en los campos de la seguridad

trabajo de subsistencia debido a que no

e higiene ocupacional atentan contra la

persiguen el lucro y a que, en la esfera del

seguridad laboral del trabajador.

mercado, deben competir con la producción legalmente establecida; por

3.3.2. Antigüedad del trabajo

esta razón sus precios de venta se encuentran por debajo de sus costos fijos;

La inestabilidad laboral ha crecido en los últimos años. Esto se refleja tanto en el empleo

•No tienen una jornada de trabajo definida;

total como en el empleo de niños, niñas y adolescentes. Los problemas existentes, cuyo

•Carecen de seguridad social;

origen es de índole estructural, se han

•Están sujetas a inestabilidades

profundizado. Esto ha puesto en evidencia

laborales por distintos motivos;

que el costo del ajuste estructural fue cargado

• No requieren gran calificación.

a las espaldas de los sectores más pobres: niños, niñas, adolescentes y jefes de hogar

Los amplios sectores de trabajadores por cuenta propia ayudan, muchas veces,

que viven en las zonas urbana marginales y en las zonas rurales.

a la solución de conflictos sociales y facilitan el proceso de intermediación de algunas

El escaso desarrollo de las fuerzas

empresas. Esto sucede cuando las empresas

productivas, la austeridad en el consumo,

capitalistas se apropian de la producción

la alta incidencia de la pobreza, la

de las unidades artesanales a costo muy

inestabilidad laboral, las restricciones de

bajo.

ingresos, las limitaciones de las condiciones materiales de vida y las pautas peculiares

La temática de la jornada laboral

de división del trabajo (técnica, social,

debería estar asociada con registros de

sexual y espacial) son los factores que

seguridad industrial. Lamentablemente,

permiten entender el contenido social del

ésta es una de las falencias más importantes

fenómeno de inequidad e inestabilidad en

de las empresas bolivianas; en muy pocos

la que viven los trabajadores.

establecimientos existe un departamento de seguridad industrial, la mayor parte de

Más de la mitad de los niños, niñas y

las unidades de producción basa la

adolescentes tienen menos de 5 años de

seguridad industrial a una precaria e

antigüedad laboral, lo que ratifican el

incipiente protección a sus trabajadores.

deterioro generalizado del empleo. Los as-

Es posible que los riesgos laborales

pectos más importantes que explican este

aumenten en relación directa con el

fenómeno son: la inestabilidad laboral, los

incremento de las jornadas de trabajo. El

ingresos bajos y fluctuantes, la ausencia

uso de maquinaria antigua, las duras

de beneficios sociales y alta inestabilidad

condiciones geográficas y climáticas de

social y política.15

algunas áreas, o la falta de personal La situación descrita no sólo es privativa de la economía boliviana. Similar aseveración proporciona la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) cuando indica que los niveles de pobreza crecieron significativamente en todos los países de América Latina. El índice subió del 43.3% al 45.9% entre 1988 y 1990. Para mayores detalles véase El perfil de la pobreza en América Latina a comienzos de los años 90, CEPAL, 1991. 15

77


Los únicos grupos que han logrado

el 30% de los niños, niñas y adolescentes

mayor estabilidad son los que

tenía un trabajo relativamente

autogeneran su trabajo, es decir,

permanente, con más de 5 años de

comerciantes y trabajadores agrícolas. Esto

antigüedad. Este valor oculta las

revela con mayor fuerza el problema que

discrepancias urbano-rurales, pues en las

enfrenta la población: la falta de seguridad

zonas urbanas sólo 9% declara tener esa

del empleo.

antigüedad. Esta situación se explica por el peso que tienen los trabajos informales,

La inestabilidad, la restricción de in-

que implican, en muchos casos, puestos

gresos monetarios y la participación

frágiles, de baja calidad y con ingresos

laboral de los diversos integrantes de la

comparativamente cada vez menores con

familia se enmarcan en estrategias de vida

relación a los puestos de la economía formal.

que involucran dos efectos deteriorantes 3.4. Las remuneraciones y la

de las condiciones de vida de la población y, en especial, de las mujeres y los niños

distribución del ingreso

y niñas. Por una parte, el hogar tiende a dispersarse en múltiples tareas provocando

3.4.1. Remuneración en función

que la reproducción cotidiana se realice

del tamaño de los establecimientos

fuera de la vivienda o en condiciones en las que se combina con la actividad

En primer lugar, es necesario

productiva. Por otra, en los últimos años,

contextualizar la situación del país en una

muchos niños y niñas, desde muy

temática de importancia explicativa del

pequeños, ejercen algún trabajo que

deterioro del empleo. Como se observa

bordea la mendicidad.

en el Cuadro 2.23., la relación entre el

Nótese que hacia el año 2000, sólo

tamaño del establecimiento y el aporte

Cuadro 2.22. BOLIVIA: ESTRATOS SOCIO OCUPACIONALES A LOS QUE PERTENECE LA POBLACIÓN INFANTIL Y ADOLESCENTE POR ÁREA DE RESIDENCIA, SEGÚN ANTIGÜEDAD LABORAL EN AÑOS, 2000. ESTRATOS SOCIO OCUPACIONALES Directivos y oficinistas

1-4

5 Y MAS

ANTIGÜEDAD LABORAL MUJERES

TOTAL

< 1 AÑO

1-4

5 Y MAS

TOTAL

1,320

444

0

1,764

2,267

0

0

2,267

12,246

7,336

6,658

26,240

22,101

10,926

3,587

36,614

Agricultores

3,399

1,602

550

5,551

106

65

1,566

1,737

Artesanos

7,608

5,625

372

13,605

4,651

1,685

873

7,209

14,904

11,222

0

26,126

1,038

628

0

1,666

Comerciantes

Obreros Servicio doméstico Urbano

1,427

0

0

1,427

18,494

1,742

129

20,365

40,904

26,229

7,580

74,713

48,657

15,046

6,155

69,858

Directivos y oficinistas

650

0

0

650

0

521

0

521

Comerciantes

503

128

285

916

3,779

1,435

606

5,820

Agricultores

16,449

66,443

60,617

143,509

15,018

42,209

54,535

111,762

Artesanos

1,254

1,480

62

2,796

612

2,331

190

3,133

Obreros

2,301

726

150

3,177

170

0

0

170

938

0

0

938

1,972

1,035

0

3,007

22,095

68,777

61,114

151,986

21,551

47,531

55,331

124,413

Servicio doméstico Rural

78

ANTIGÜEDAD LABORAL HOMBRES < 1 AÑO

Fuente: INE. Tabulados especiales MECOVI 2000. La Paz, 2003.


al PIB revela que en Bolivia existe debilidad

Entre los niños, niñas y adolescentes

de la estructura productiva. La micro

se advierte que el 84% de los trabajadores

empresa (con menos de 10 trabajadores),

urbanos y el 76% de los rurales realizan

pese a tener una gran importancia en la

sus actividades en establecimientos de

generación de empleos, aporta sólo el 25%

tamaño pequeño, en establecimientos

al PIB. En cambio, la gran empresa (con

micro empresariales y, en la mayor parte

más de 50 trabajadores) sólo absorbe al

de los casos, en unidades productivas de

8,7% del empleo total pero aporta con el

tipo familiar. Otro dato importante

65% al PIB. Esta información revela la fuerte

de la MECOVI 2000 es que la mayor parte

heterogeneidad histórica estructural de las

de los niños ingresan al trabajo como

unidades de producción de bienes y

asalariados, en cambio las mujeres lo hacen

servicios en el país.

como no asalariadas.

Es indiscutible la existencia de una

La constatación de una mayor

predominante absorción de mano de obra

inserción de niños y niñas en actividades

en los sectores de la pequeña actividad

no asalariadas revela peligros muy grandes:

micoempresarial. El 72% de los trabajadores

son actividades que carecen de relación

urbanos y el 96% de los rurales desarrollan

contractual. Se evidencian problemas de

actividades de pequeña escala y de muy

inseguridad laboral en diversos planos. Un

baja productividad, “su incipiente

impacto directo son los bajos ingresos

desarrollo limita su capacidad de

ubicados en niveles inferiores a los del

aprovechar economías de escala en los

sector formal, lo que produce una brecha

procesos de transferencia tecnológica, de

que aumenta la desigualdad en la

amortiguamiento del riesgo y de difusión

distribución del ingreso. Por otra parte, al

de información empresaria”.16 Existe un

concentrarse el empleo en actividades de

predominio cuantitativo de la pequeña

bajo

unidad productiva en las zonas rurales

productividad media y, en consecuencia,

(96%); en cambio, los establecimientos de

se afecta los esfuerzos por aumentar la

tamaño mediano y grande son

competitividad.

rendimiento

se

reduce

la

fundamentalmente urbanos (28%).

Cuadro 2.23. BOLIVIA: TAMAÑO DE LOS ESTABLECIMIENTOS DISTRIBUIDOS POR EL APORTE AL PIB Y MAGNITUD DEL EMPLEO, 1999. TAMAÑO

APORTE AL PIB (MILL./BS.)

MAGNITUD DEL EMPLEO TOTAL

PORCENTAJE

12,404

25.40

1,411,970

1,571,533

2,983,503

83.10

10 – 19

1,330

2.70

147,277

23,014

170,291

4.70

20 – 49

1,630

3.30

108,674

14,302

122,976

3.40

50 & +

31,759

64.90

277,436

35,014

312,450

8.70

1,945,357

1,643,863

3,589,220

100.00

1- 9

PORCENTAJE

Ajuste

1,781

3.60

Total

48,904

100.00

URBANO

RURAL

0.00

Fuente: Gray, George (2002). El futuro de la participación ciudadana en Bolivia. Visiones del Futuro, FES – ILDIS, La Paz, Bolivia. Tabla 5, p. 2002. 16

Gray, George (2002). El futuro de la participación ciudadana en Bolivia. Visiones del Futuro, FES – ILDIS, La Paz, Bolivia, p. 202 y siguientes.

79


Una de las mayores debilidades del

La seguridad y la salud en el trabajo

sector informal es la ausencia de protección

son componentes centrales de la calidad

del ingreso y de mecanismos de seguridad

de vida de los trabajadores, por ello

para los trabajadores. Esta situación es aun

esimportante realizar un esfuerzo adicional

más grave porque es en el sector informal

para mejorar estas condiciones para los

donde está la mayor inserción de la fuerza

trabajadores y sus familiares.

de trabajo femenina. Las mujeres son 3.4.2. Diferenciales de ingresos

absolutamente mayoritarias entre las trabajadoras por cuenta propia y entre las

según edad y sexo

familiares sin remuneración. El análisis de los ingresos laborales Esta situación es el resultado del

medios a partir de la segmentación del

reordenamiento de la economía e implica

mercado de trabajo revela dos hechos muy

la existencia de ocupaciones sujetas a

peculiares. Por una parte, a pesar de la

condiciones inadecuadas para el

concentración de los ocupados en el sector

desenvolvimiento humano, como el

informal y el sector doméstico, sus niveles

desarrollo de estrategias de sobrevivencia

de ingresos son los más bajos, a lo que se

familiar. Por otra parte, es notable la

suma que tienen bajos niveles

contribución que realizan los niños, niñas

educativos y que una cantidad alta de los

y adolescentes a la unidad familiar como

miembros del hogar está inserta en la

estructura básica de la organización

actividad económica. Por otra parte, a pesar

económica

mecanismo

de que los ingresos de los trabajadores del

compensatorio a los bajos niveles de

sector formal son mayores sus niveles están

ingreso familiar.

por debajo del salario mínimo nacional.

y

como

Cuadro 2.24. BOLIVIA: TAMAÑO DE LOS ESTABLECIMIENTOS DISTRIBUIDOS POR ÁREA DE RESIDENCIA Y SEGÚN SEXO Y CONDICIONES DE ASALARIAMIENTO, 2000. TAMAÑO

ASALARIADO

NO ASALARIADO

HOMBRE

ASALARIADO

32,335

20,829

53,164

5,539

40,356

5 a 9 personas

8,980

5,463

14,443

2,578

4,442

7,020

10 y más

6,123

467

6,590

1,533

0

1,533

1 a 4 personas

Urbano

MUJER 45,895

47,438

26,759

74,197

9,650

44,798

54,448

1 a 4 personas

3,564

100,679

104,243

900

93,139

94,039

5 a 9 personas

1,389

44,947

46,336

256

29,087

29,343

10 y más

1,257

150

1,407

603

0

603

Rural

6,210

145,776

151,986

1,759

122,226

123,985 178,433

Total casos

53,648

172,535

226,183

11,409

167,024

1 a 4 personas

68.20

77.80

71.70

57.40

90.10

84.30

5 a 9 personas

18.90

20.40

19.50

26.70

9.90

12.90

10 y más

12.90

1.70

8.90

15.90

0.00

2.80

Urbano

88.40

15.50

32.80

84.60

26.80

30.50

1 a 4 personas

57.40

69.10

68.60

51.20

76.20

75.80

5 a 9 personas

22.40

30.80

30.50

14.60

23.80

23.70

10 y más

20.20

0.10

0.90

34.30

0.00

0.50

Rural

11.60

84.50

67.20

15.40

73.20

69.50

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

Total porcentajes

80

NO ASALARIADO

Fuente: INE. Tabulados especiales MECOVI 2000. La Paz, 2003.


La segregación laboral por género

ingresos que reciben por los mismos

abarca desde los factores determinantes

trabajos.

de la participación laboral de las mujeresen el mercado de trabajo de

El ingreso de los niños, niñas y

bienes y servicios hasta la forma en la que

adolescentes al mercado laboral es la

se desenvuelven en él. Hay una

respuesta más dramática de las familias

concentración horizontal en un número

alas condicionantes de las crisis económicas

reducido de sectores y ocupaciones y, a

del país, la desintegración familiar y las

nivel vertical, una presencia reducida en

dificultades en el acceso a la educación

puestos de dirección y mando.

formal. Las tareas de tipo doméstico

Numéricamente, las mujeres son mayoría

acogen a las niñas, especialmente en las

en las categorías que perciben menor

zonas urbanas; en cambio, los trabajos de

remuneración: empleadas domésticas,

tipo informal acogen al grueso de los niños

trabajadoras por cuenta propia y

en las zonas rurales. Nótese que el 71%

familiares no remunerados. Los hombres,

de los niños trabajadores se encuentra en

en cambio, se insertan principalmente en

las zonas rurales, es decir que provienen

el sector informal como asalariados y

del sector campesino, y el 29% se

empleadores de establecimientos

encuentra en las zonas marginales de las

pequeños y trabajadores por cuenta

principales ciudades del país. En las zonas

propia. Una de las diferencias más

rurales, la incorporación de niños y niñas

notables entre hombres y mujeres con

a las actividades agrícolas forma parte de

relación a su inserción laboral, observada

la lógica de la vida campesina, de ahí que

al controlar la categoría de asalariados,

su inserción a esas actividades sea parte

se manifiesta en la disparidad de los

de la condicionante familiar (Cuadro 2.25.).

Cuadro 2.25. BOLIVIA: PERFIL DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES TRABAJADORES POR SECTOR DE ACTIVIDAD ECONÓMICA SEGÚN EDAD, AÑOS DE INSTRUCCIÓN, INGRESOS Y JORNADA LABORAL, INGRESO FAMILIAR, NÚMERO DE MIEMBROS DEL HOGAR ACTIVOS Y TAMAÑO DE LA FAMILIA, 2000. DESCRIPCIÓN

Domé

stico - Niñas – Urbano

Formal

EDAD EN

AÑOS

INGRESO

HORAS

INGRESO

PERSONAS

AÑOS

EDUCACIÓN

LABORAL

TRABAJADAS

FAMILIAR

DEL HOGAR

TAMAÑO DEL

BS/MES

POR SEMANA

BS./MES

QUE TRABAJAN

HOGAR

13

5

419

68

1,197

3

6

13

6

373

38

2,859

5

9

Hombre

13

7

284

30

3,267

5

8

Mujer

14

6

595

63

2,776

6

11

Urbano

13

6

336

36

3,185

5

9

Hombre – Rural

14

3

596

50

897

4

7

Informal

12

4

17

26

902

4

6

Hombre

12

5

100

30

1,970

4

6

Mujer

12

5

40

26

2,039

4

6

Urbano

12

5

71

28

2,004

4

6

Hombre

12

4

5

25

620

4

7

Mujer

12

4

2

25

644

4

7

Rural

12

4

4

25

631

4

7

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

81


El número de activos en el hogar y las

estrategias de vida que involucran dos

familias numerosas son factores que

efectos deteriorantes de las condiciones de

explican por qué la familia se ve obligada

vida de la población y, en especial, de las

a dispersarse en diferentes actividades,

mujeres y los niños y niñas. Por una parte,

provocando a mediano plazo la

el hogar tiende a dispersarse en múltiples

descomposición del núcleo familiar. Es

tareas provocando que la reproducción

frecuente observar que las niñas se ubican

cotidiana se realice fuera de la vivienda o

en la categoría de trabajadoras familiares

en condiciones en las que se combina con

no remuneradas, ya sea en la venta de

la actividad productiva. Por otra, en los

servicios, especialmente comida, o de

últimos años, muchos niños y niñas, desde

productos industrializados que se comercian

muy pequeños, ejercen algún trabajo que

en la calle, su casa o a domicilio. Por estas

bordea la mendicidad.

actividades, normalmente, no reciben remuneración monetaria; el trabajo

3.4.3. La vulnerabilidad en el trabajo

adquiere la forma de “ayuda” a la madre

Drewe y Hulsbergen 17 definen la

o a algún pariente a cambio de ropa y/o

vulnerabilidad “como un fenómeno social

alimentación. Se sabe que el ingreso al

multidimensional y dinámico que da

mercado laboral se da a partir de los 6 años,

cuenta de los riesgos, inseguridades e

pero la mayoría ingresa ente los 10 y los

indefensión provocados por factores

12 años.

externos derivados de la implantación de nuevas modalidades de desarrollo que

Existe una marcada división entre los

introducen cambios que afectan a las

sectores de la economía moderno y

familias y sus miembros”. No es un

tradicional. Los niños y niñas que trabajan

fenómeno privativo de los sectores pobres

en el sector informal son por lo menos

sino de todos los estratos de la

un año menores que los que trabajan en

población.18 En los años 90, las políticas

el sector formal. Su perfil de recursos

de ajuste impactaron tanto a las familias

humanos es empobrecido, sus niveles

pobres como a las clases medias. La

educativos son significativamente más

vulnerabilidad está directamente asociada

bajos y están sometidos a una alta

a la cantidad y calidad de los recursos

inestabilidad laboral.

que controlan los individuos y las familias en el momento del cambio, así como con

82

Son evidentes las restricciones del in-

la posibilidad de utilizarlos en las nuevas

greso monetario, lo que provoca la salida

circunstancias económicas, sociales,

de los diversos integrantes de la familia al

políticas y culturales que va definiendo

mercado laboral en busca de incrementar

este proceso. Se trata de recursos, según

sus bajos niveles de ingreso. Se trata de

Rubén Kaztman,

unidades familiares que se enmarcan en

permite el aprovechamiento de las

19

"cuya movilización

17 Drewe, Paul y E. D. Hulsbergen (1983). Vulnerable Groups and Deprivation in Cities. A secondary analysis of individual data for the Netherlands. Delft University and Technology. Paper presented at the 23rd R.S.A. European Meeting, August 31, 1983, in Poitiers (France). 18 Pizarro, Roberto (2001). La vulnerabilidad social y sus desafíos: una mirada desde América Latina, CEPAL - Serie estudios estadísticos y prospectivos Nº 6, División de Estadística y Proyecciones Económicas, Santiago de Chile, febrero de 2001, p. 39. 19 Kaztman, Rubén (coord.) (1999). Activos y estructuras de oportunidades: estudios sobre las raíces de la vulnerabilidad social en Uruguay . (LC/MVD/R.180), Montevideo, Oficina de la CEPAL en Montevideo.


estructuras de oportunidades existentes

mercado laboral que genera mayor

en un momento, ya sea para elevar el

inseguridad e indefensión en los

nivel de bienestar o para mantenerlo ante

trabajadores.

situaciones que lo amenazan". Los trabajadores sin salario son muy En Bolivia, la vulnerabilidad está

vulnerables, están indefensos y

fuertemente ligada las graves dificultades

sometidos

al

capricho

de

sus

que enfrenta la población para obtener un

empleadores debido a que no tienen

trabajo estable, seguro, bien remunerado

contrato o sólo tienen contratos

y para descifrar los códigos de la

temporales. Esto parece advertir la

modernidad. El trabajo es, sin duda, el más

Secretaria del Desarrollo Social cuando

importante de los recursos de los sectores

dice: “Diferentes grupos y sectores de la

populares y de las clases medias urbanas

sociedad están sometidos a carencias y

duramente golpeadas por las reformas

procesos dinámicos de inhabilitación que

estructurales que han impactado en el

los colocan en situaciones que atentan

deterioro del empleo.

contra la capacidad de resolver los problemas que plantea la subsistencia y

Según datos de la Mecovi 2002, el

el logro social de una calidad de vida

12% de los niños, niñas y adolescentes

satisfactoria. En lo fundamental, éstas

no tiene contrato laboral y más de la

dependen de la existencia y de la

quinta parte no recibe un salario mensual

posibilidad de acceder a fuentes y

seguro. La inseguridad a la que estos

derechos básicos de bienestar, trabajo

trabajadores se hallan expuestos es muy

remunerado y estable, conocimientos y

alta. Es evidente que la apertura del

habilidades, tiempo libre, seguridad y

mercado y las exigencias altamente

provisión de servicios sociales,

competitivas del mercado laboral han

patrimonio económico, ciudadanía

acentuado la heterogeneidad productiva,

política, integración e identidad ética y

a lo que se suma la flexibilización del

cultural”.20

Cuadro 2.26. BOLIVIA: POBLACIÓN VULNERABLE DE 7 Y MÁS AÑOS DE EDAD QUE NO TIENE CONTRATO NI SALARIO, 2002. VALORES ABSOLUTOS GRUPOS DE EDAD

HOMBRE

MUJER

PORCENTAJES

TOTAL

HOMBRE

MUJER

TOTAL

Sin contrato de trabajo 7 a 13

29

11

40

2.70

3.30

2.90

14 a 17

98

28

126

9.30

8.50

9.10

18 a 64

904

285

1,189

85.70

86.10

85.80

24

7

31

2.30

2.10

2.20

1,055

331

1,386

100.00

100.00

100.00

7 a 13

513

434

947

12.10

10.90

11.50

14 a 17

420

336

756

9.90

8.40

9.20

18 a 64

2,976

2,960

5,936

69.90

74.10

72.00

65 y más Total Sin salario

65 y más Total

346

264

610

8.10

6.60

7.40

4,255

3,994

8,249

100.00

100.00

100.00

Fuente: INE. Tabulados especiales MECOVI 2002 La Paz, 2003. 20 “La vulnerabilidad social. Marco teórico: Antecedentes históricos del concepto dimensiones de análisis, de focalización y de intervención”, Secretaría de Desarrollo Social. Subsecretaría de Proyectos Sociales (SIEMPRO), mimeo, octubre 1996 (Cit. Coraggio, 1998, p. 7).

83


3.5. Características educativas

3.5.1. Condición de alfabetismo

asociadas a los niños que trabajan Desde la Reforma Agraria se puede A pesar de la implementación de la

advertir un incremento en el acceso de la

Reforma Educativa, el grado de instrucción

población al sistema de educación formal.

regular que reciben los niños, niñas y

Esta mejoría se advierte en la reducción de

adolescentes no es sinónimo de un proceso

las tasas de analfabetismo tanto en las

de aprendizaje homogéneo. En términos

zonas urbanas como en las rurales. Las

generales, se aprecia que la enseñanza es

brechas entre la población de alfabetos y

diferencial, según el área de residencia y

de analfabetos se han reducido

según se trate de establecimientos públicos

significativamente entre 1976 y 2001.

o privados. Pese a los grandes esfuerzos por mejorar los sistemas públicos de

En 1976, los niveles de analfabetismo

enseñanza, éstos siguen enfrentando varias

eran extremadamente altos y la brecha

restricciones: maestros con bajos salarios,

entre las zonas urbanas y rurales era casi

aulas inapropiadas, carencia de medios

incontestable. La reducción de estas brechas

técnicos y, sobre todo, educandos

es un logro del país. Sin embargo, es posible

subalimentados que no encuentran

que los resultados sean tan altos y

motivaciones y estímulos reales en el seno

homogéneos debido a que este análisis se

de sus hogares. Estas circunstancias forman

ha restringido a la población de 7 a 17

parte de los mecanismos reproductores de

años. Se supone que esta población está

la desigualdad social.

aún en edad escolar y que los adelantos en materia de masificación de la educación

84

Entre la multiplicidad de problemas

no tienen rezagos, por lo menos en

existentes en los sistemas tradicionales de

decodificar los mensajes del mundo

enseñanza se puede advertir que en las

moderno. Es importante resaltar que las

áreas rurales se imponen los patrones de

brechas en 1976 eran claramente

educación impartidos en las ciudades y que

discriminadoras, los diferenciales de saber

se utilizan sistemas de enseñanza poco

leer y escribir según grupos socio-

adecuados a la realidad rural. Este hecho,

ocupacionales eran impresionantes,

sumado al carácter y la forma de transmitir

revelando que los trabajadores asalariados

los conocimientos en idioma castellano,

y los campesinos se hallaban al margen de

cuando la población es hablante de idiomas

la aspiración de saber leer y escribir.

nativos como el quechua o aymara sin una

Si bien hacia 1992 se logró reducir

previa o paralela enseñanza del castellano

las brechas, recién para el año 2001 se

como segunda lengua, explica la reducida

puede decir que se ha logrado un acceso a

participación de la población rural en los

las oportunidades de leer y escribir en todos

sistemas de instrucción formal. Problemas

los grupos sociales. Aunque persisten

de idiosincrasia determinan que se avance

diferencias, éstas son muy pequeñas, hasta

lentamente en este terreno.

donde los datos permiten observar.


FotografĂ­a: Patricio Crooker / UNICEF / Bolivia

85


Ya se ha indicado que, en los últimos 15

preocupante que se encuentren rezagos

años, se ha incrementado significativamente

entre las mujeres de 7 a 17 años con niveles

la cobertura educacional en el área rural de

altos de analfabetismo. El departamento con

los valles y el altiplano; sin embargo, es

más dificultades es Oruro, seguido de Potosí,

Cuadro 2.27. BOLIVIA: CONDICIÓN DE ALFABETISMO DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES POR ESTRATOS SOCIALES, AÑOS DE LOS CENSOS, SEGÚN EDAD CUMPLIDA, 1976 – 2001. AÑO/ESTRATOS SOCIO

ALFABETO

ANALFABETO

7 – 13

ALFABETO

19,818

24,308

44,126

91,428

ANALFABETO

14-17

TAA 7-13

TAA 14-17

112,097

44.90

81.60

OCUPACIONALES 1976

20,669

Directivos, empleados de oficina y profesores

29

7

36

335

3

338

80.60

99.10

Trabajador por cuenta propia

120

22

142

1,018

114

1,132

84.50

89.90

Servicios personales

639

586

1,225

3,288

804

4,092

52.20

80.40

Asalariados manuales

934

1,040

1,974

7,735

2,003

9,738

47.30

79.40

Trabajadores agrícolas

12,286

21,017

33,303

42,442

13,845

56,287

36.90

75.40

Rural

14,008

22,672

36,680

54,818

16,769

71,587

38.20

76.60 99.10

Directivos, empleados de oficina y profesores

182

12

194

1,638

15

1,653

93.80

Asalariados manuales

1,422

155

1,577

15,388

539

15,927

90.20

96.60

490

85

575

2,729

170

2,899

85.20

94.10

3,465

1,214

4,679

15,302

2,869

18,171

74.10

84.20

251

170

421

1,553

307

1,860

59.60

83.50

5,810

1,636

7,446

36,610

3,900

40,510

78.00

90.40

53,273

16,049

69,322

131,153

15,132

146,285

76.80

89.70 95.50

Trabajador por cuenta propia Servicios personales Trabajadores agrícolas Urbano 1992 Directivos, empleados de oficina y profesores

49

8

57

470

22

492

86.00

Trabajador por cuenta propia

287

46

333

1,312

68

1,380

86.20

95.10

Asalariados manuales

951

297

1,248

5,760

626

6,386

76.20

90.20 85.60

Servicios personales

568

143

711

1,906

320

2,226

79.90

Trabajadores agrícolas

39,308

14,455

53,763

64,782

11,228

76,010

73.10

85.20

RURAL

41,163

14,949

56,112

74,230

12,264

86,494

73.40

85.80

Directivos, empleados de oficina y profesores

803

31

834

3,169

37

3,206

96.30

98.80

Asalariados manuales

3,694

211

3,905

20,149

454

20,603

94.60

97.80

Trabajador por cuenta propia

2,269

116

2,385

7,998

207

8,205

95.10

97.50

728

136

864

2,549

187

2,736

84.30

93.20

Trabajadores agrícolas Servicios personales

4,616

606

5,222

23,058

1,983

25,041

88.40

92.10

URBANO

12,110

1,100

13,210

56,923

2,868

59,791

91.70

95.20

2001

82,076

4,301

86,377

166,916

5,344

172,260

95.00

96.90

Directivos, empleados de oficina y profesores

1,537

44

1,581

1,655

13

1,668

97.20

99.20

Trabajador por cuenta propia

1,864

73

1,937

3,036

98

3,134

96.20

96.90

Trabajadores agrícolas

30,072

3,207

33,279

50,570

2,700

53,270

90.40

94.90

Asalariados manuales

2,506

151

2,657

9,669

528

10,197

94.30

94.80

Servicios personales

1,345

104

1,449

3,056

175

3,231

92.80

94.60

37,324

3,579

40,903

67,986

3,514

71,500

91.30

95.10

RURAL Directivos, empleados de oficina y profesores

3,165

25

3,190

8,736

32

8,768

99.20

99.60

Asalariados manuales

12,753

164

12,917

30,357

258

30,615

98.70

99.20

Trabajador por cuenta propia

20,186

218

20,404

31,046

294

31,340

98.90

99.10

Trabajadores agrícolas

3,205

107

3,312

5,213

138

5,351

96.80

97.40

Servicios personales

5,443

208

5,651

23,578

1,108

24,686

96.30

95.50

44,752

722

45,474

98,930

1,830

100,760

98.40

98.20

URBANO

86

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo Nacional de Población y Vivienda, resultados finales, 1976, 1992 y 2001, La Paz, 2003. TAA: Tasa de Alfabetismo.


Cochabamba ocupa el tercer lugar y después

3.5.2. Asistencia escolar

está La Paz, donde más del 65% de los que

Se advierte una mejoría significativa

están en condición analfabeta son mujeres.

en el ingreso y permanencia en los sistemas de educación formal en los niños y niñas

Ya hemos indicado que, con relación

de 7 a 13 años. En 1976 sólo el 11% asistía

al grado de alfabetización, las brechas

a la escuela; en cambio, en 2001, el 71%

de inequidad de género sobrepasan los

declara que el momento del censo asistía

40 puntos porcentuales en el altiplano y

a algún centro educativo. En valores

25 en los valles; las mujeres en los llanos

absolutos, se pasó de alrededor de 4.900

estarían en mejor situación que los

niños y niñas que asistían a la escuela en

varones, aunque en términos absolutos

1976 a 61 mil en 2001.

son muy pocos casos. Las brechas de alfabetismo existentes entre hombres y

También se advierte un incremento

mujeres reflejan con nitidez el proceso

en la magnitud de adolescentes

sistemático de exclusión de una cantidad

trabajadores, de alrededor de 9 mil en 1976

muy grande de mujeres de los logros y

a 75 mil en 2001. Es interesante notar que

de las oportunidades del acceso a los

si bien en 1976 la cantidad de adolescentes

centros educativos. Esto revela la

que no asistía a la escuela era mayor, la

presencia estructural de inequidad de

reducción no fue tan fuerte como la de los

género, la que debería ser resuelta a la

niños y niñas menores de 14 años; por esta

brevedad posible. Hay que decir, sin

razón, su tasa de asistencia escolar es menor.

embargo, que el nivel de alfabetismo no La tasa de asistencia escolar ha

desentraña por sí solo el tema de la

mejorado notoriamente entre 1976 y 2001.

calidad de la educación.

Cuadro 2.28. BOLIVIA: NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES ALFABETOS POR DEPARTAMENTO Y REGIÓN ECOLÓGICA, SEGÚN SEXO, 2001. DEPARTAMENTOS

HOMBRE

MUJER

26,824

27,472

Oruro

4,238

4,108

8,346

41

133

174

8,520

Potosí

10,554

9,864

20,418

485

1,415

1,900

22,318

Altiplano

41,616

41,444

83,060

977

2,405

3,382

86,442

Cochabamba

26,732

21,584

48,316

699

1,491

2,190

50,506

Chuquisaca

10,086

7,806

17,892

409

625

1,034

18,926 16,161

La Paz

ALFABETO 54,296

HOMBRE

MUJER

ANALFABETO

TOTAL

451

857

1,308

55,604

Tarija

9,130

6,436

15,566

353

242

595

Valles

45,948

35,826

81,774

1,461

2,358

3,819

85,593

Santa Cruz

39,417

28,387

67,804

695

593

1,288

69,092

Beni

9,689

5,165

14,854

460

276

736

15,590

Pando

1,169

502

1,671

137

46

183

1,854

Llanos

50,275

34,054

84,329

1,292

915

2,207

86,536

Total

137,839

111,324

249,163

3,730

5,678

9,408

258,571

Altiplano

50.1

49.9

96.1

28.9

71.1

3.9

100.0

Valles

56.2

43.8

95.5

38.3

61.7

4.5

100.0

Llanos

59.6

40.4

97.4

58.5

41.5

2.6

100.0

Total

55.3

44.7

96.4

39.6

60.4

3.6

100.0

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.

87


Sin embargo, las diferencias entre niños,

correspondientes a los niños y niñas, aunque

niñas y adolescentes siguen siendo muy

los niveles más preocupantes de abandono

importantes. De ahí se deduce que los

escolar se producen en las zonas rurales.

rezagos en la asistencia escolar se estarían

En las zonas urbanas, el nivel más alto de

produciendo entre los adolescentes.

abandono se produce en las mujeres,

Independientemente de su condición

muchas de las cuales son trabajadores de

económica, tienen tasas inferiores que las

los hogares.

Cuadro 2.29. BOLIVIA: POBLACIÓN INFANTIL Y ADOLESCENTE POR PERTENENCIA A GRUPOS SOCIO-OCUPACIONALES Y ÁREA DE RESIDENCIA, SEGÚN ASISTENCIA ESCOLAR, 1976 – 2001. ESTRATOS SOCIO-OCUPACIONALES

ASISTE

1976

4,970

Directivos, empleados de oficina y profesores Trabajadores por cuenta propia

39,156

7-13 44,126

ASISTE 9,134

NO ASISTE 102,963

14-17 112,097

65

129

194

516

1,137

1,653

187

388

575

418

2,481

2,899

Trabajadores agrícolas

54

367

421

127

1,733

1,860

Asalariados manuales

499

1,078

1,577

3,182

12,745

15,927

Servicios personales

1,217

3,462

4,679

2,245

15,926

18,171

Urbano

2,022

5,424

7,446

6,488

34,022

40,510

Directivos, empleados de oficina y profesores Trabajadores por cuenta propia Trabajadores agrícolas

9

27

36

25

313

338

18

124

142

51

1,081

1,132

2,638

30,665

33,303

2,116

54,171

56,287

Asalariados manuales

145

1,829

1,974

369

9,369

9,738

Servicios personales

138

1,087

1,225

85

4,007

4,092

Rural

2,948

33,732

36,680

2,646

68,941

71,587

1992

145,700

40,061

28,946

69,007

111,745

33,955

Directivos, empleados de oficina y profesores

316

505

821

1,551

1,643

3,194

Trabajadores por cuenta propia

735

1,639

2,374

4,482

3,709

8,191

Trabajadores agrícolas Asalariados manuales

441

423

864

2,071

657

2,728

1,311

2,585

3,896

11,301

9,287

20,588

Servicios personales

2,692

2,524

5,216

17,231

7,738

24,969

URBANO

5,495

7,676

13,171

36,636

23,034

59,670

Directivos, empleados de oficina y profesores Trabajadores por cuenta propia Trabajadores agrícolas

35

21

56

391

98

489

201

131

332

1,183

197

1,380 75,585

32,915

20,593

53,508

66,106

9,479

Asalariados manuales

948

289

1,237

5,517

838

6,355

Servicios personales

467

236

703

1,912

309

2,221

RURAL

34,566

21,270

55,836

75,109

10,921

86,030

2001

61,440

24,887

86,327

75,117

97,002

172,119

Directivos, empleados de oficina y profesores Trabajadores por cuenta propia

2,680

508

3,188

5,322

3,444

8,766

18,125

2,279

20,404

21,235

10,097

31,332

Trabajadores agrícolas

2,625

687

3,312

2,629

2,720

5,349

Asalariados manuales

10,892

2,022

12,914

18,561

12,043

30,604

Servicios personales URBANO

3,835

1,815

5,650

9,709

14,960

24,669

38,157

7,311

45,468

57,456

43,264

100,720

Directivos, empleados de oficina y profesores

1,468

110

1,578

642

1,026

1,668

Trabajadores por cuenta propia

1,418

517

1,935

1,192

1,937

3,129

Trabajadores agrícolas

18,172

15,072

33,244

12,540

40,649

53,189

Asalariados manuales

1,384

1,271

2,655

2,521

7,664

10,185

Servicios personales Rural

88

NO ASISTE

841

606

1,447

766

2,462

3,228

23,283

17,576

40,859

17,661

53,738

71,399

Fuente: INE. Tabulados especiales de los Censos Nacionales de Población y Vivienda, resultados finales, 1976, 1992 y 2001, La Paz, Bolivia. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.


En las zonas rurales existen problemas

sea una aspiración no alcanzada por las

de diversa índole. La alta deserción y el

grandes mayorías de campesinos, en

abandono se explican por las grandes

particular por la población femenina.

distancias que deben recorrer los adolescentes para llegar a sus centros

Los niveles de asistencia escolar son

educativos, debido a que los pocos

mayores para los varones. En cambio, la

establecimientos que existen funcionan de

inasistencia escolar es mayoritaria entre las

manera irregular y solamente hasta ciertos

mujeres adolescentes del altiplano que se

niveles, o porque directamente éstos no

encuentran en situación de rezago y

existen en el área. El idioma que habla el

marginación. En el altiplano se advierten

maestro, frecuentemente el castellano, es

las más altas tasas de inasistencia y

otro motivo de exclusión y/o deserción, ya

abandono escolar.

que existen diferencias culturales entre éste y los estudiantes. También se presentan

La precariedad e inestabilidad del

problemas de incompatibilidad entre el

empleo se explican por las exigencias del

calendario escolar y el ciclo agrícola: la

mercado

de

trabajo

que,

inserción y permanencia escolar se ven

dramáticamente, reflejan la obsolescencia

dificultadas por la activa participación de

de habilidades y calificaciones laborales de

los niños y adolescentes en las tareas

los trabajadores, ya sean manuales o

agrícolas, especialmente en períodos de

intelectuales. Por esta razón, cobran

siembra y cosecha.

vigencia las propuestas para generar sistemas de formación profesional más

Los estudios del ETARE señalan otras

acordes con las demandas de la realidad

explicaciones para los bajos niveles de

actual. En el calendario escolar de las zonas

escolaridad y asistencia de las mujeres, como,

urbanas y rurales se debe buscar

por ejemplo, los riesgos de violación de las

mecanismos para que los niños y niñas no

niñas, el hecho de que las niñas se ocupan

abandonen sus fuentes de instrucción, sino

de los hermanos menores, la percepción

que éstas se adecuen a las demandas

común entre los padres de que las mujeres

cotidianas de sus aspiraciones y

no necesitan de educación formal y un

motivaciones.

sistema educativo que, hasta el momento, ha discriminado a las mujeres con relación,

Los mayores problemas de abandono

por ejemplo, a los contenidos de los textos.

escolar se producen entre las mujeres residentes en el altiplano, seguidas por las

Por otra parte, las precarias

mujeres adolescentes de los valles y, a una

condiciones de vida y de trabajo de la

distancia mayor, por las adolescentes de

población rural –como las labores

los llanos, que tienen mejor representación

domésticas que implican recolección de

en cuanto a su permanencia en la escuela.

leña, agua y todos los insumos necesarios para su reproducción cotidiana– son un

La variable asistencia según género

obstáculo para el ingreso y permanencia

también demuestra que son las mujeres

en los sistemas formales de instrucción. Por

las que tienen mayores limitaciones en

esta razón, los factores vinculados a la

el acceso y permanencia a los centros

estructura agraria hacen que la educación

educativos.

89


Como se advierte en el Cuadro 2.30.,

incrementarse la categoría de abandono

las mujeres que logran acceder al sistema

escolar) se intensifican las responsabilidades

educativo abandonan sus estudios en una

laborales en el seno de la unidad de

alta proporción. Existen 63 mil niños y

producción familiar y/o las actividades de

adolescentes que no asisten a la escuela,

diversa índole fuera de la casa. Los varones

16 mil en el altiplano, 25 mil en los valles

empiezan a trabajar más continuamente

y 22 en los llanos; las mujeres suman

en el laboreo agrícola, en el transporte

alrededor de 56 mil: 22 mil en el altiplano,

público, en las actividades de recolección

20 mil en los valles y 14 mil en los llanos.

de frutos o en tareas afines; las mujeres,

To d o s

las

por su parte, empiezan a tener más

oportunidades de ingreso y permanencia

obligaciones domésticas para el

a los sistemas de educación formal, lo

mantenimiento de la familia.

están

excluidos

de

que repercute negativamente en las posibilidades reales de modificar otras

La mujer, como pilar básico de la

dimensiones de su vida cotidiana.

familia, sigue siendo un fuerte factor de

.

socialización en los ámbitos rural y

En las áreas rurales, la inasistencia

urbano, aunque la educación tiene una

escolar femenina se explica por la activa

importancia creciente no sólo como

participación de las niñas y adolescentes

elemento

en las labores domésticas y en las tareas

esencialmente, de diferenciación. En la

agrícolas, especialmente en períodos de

educación, la relación tiende a ser más

siembra y cosecha. También generan

secularizada y menos personal, ya que la

elevados niveles de deserción escolar las

incidencia del abandono y la no inserción

grandes distancias que deben recorrer para

escolar entre los niños y niñas

llegar a sus centros educativos. A partir de

trabajadores es apreciable en el altiplano.

de

formación

sino,

los 12 años (que es cuando empieza a

Cuadro 2.30. BOLIVIA: ASISTENCIA ESCOLAR DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES POR DEPARTAMENTO Y REGIÓN ECOLÓGICA DE RESIDENCIA, SEGÚN SEXO, 2001. MUJER

PUBLICA

HOMBRE

MUJER

LA PAZ

DEPARTAMENTO HOMBRE MUJER NO ASISTE ASISTE HOMBRE 9,141

12,711

21,852

33,692

16,547

14,124

30,671

1,555

1,466

3,021

ORURO

1,566

2,060

3,626

4,878

2,623

2,075

4,698

86

94

180

8,504

POTOSÍ

5,679

7,040

12,719

9,576

5,239

4,126

9,365

113

98

211

22,295

ALTIPLANO

16,386

21,811

38,197

48,146

24,409

20,325

44,734

1,754

1,658

3,412

86,343

COCHABAMBA

12,985

12,245

25,230

25,212

13,552

10,010

23,562

861

789

1,650

50,442

55,544

CHUQUISACA

5,926

4,782

10,708

8,207

4,420

3,514

7,934

144

129

273

18,915

TARIJA

5,631

3,619

9,250

6,903

3,723

2,941

6,664

121

118

239

16,153

VALLES

24,542

20,646

45,188

40,322

21,695

16,465

38,160

1,126

1,036

2,162

85,510

SANTA CRUZ

16,988

12,095

29,083

39,964

20,729

15,045

35,774

2,370

1,820

4,190

69,047

3,893

1,845

5,738

9,846

5,984

3,404

9,388

267

191

458

15,584

BENI PANDO

90

PRIVADA TOTAL

684

246

930

924

605

284

889

17

18

35

1,854

LLANOS

21,565

14,186

35,751

50,734

27,318

18,733

46,051

2,654

2,029

4,683

86,485

TOTAL

62,493

56,643

119,136

139,202

73,422

55,523

128,945

5,534

4,723

10,257

258,338

ALTIPLANO

42.9

57.1

44.2

55.8

54.6

45.4

92.9

51.4

48.6

7.1

100.0

VALLES

54.3

45.7

52.8

47.2

56.9

43.1

94.6

52.1

47.9

5.4

100.0

LLANOS

60.3

39.7

41.3

58.7

59.3

40.7

90.8

56.7

43.3

9.2

100.0

TOTAL % FILA

52.5

47.5

46.1

53.9

56.9

43.1

92.6

54.0

46.0

7.4

100.0

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001. La Paz. 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.


3.5.3. Niveles de instrucción

podrían generar un clima de esperanza, el problema radica en la calidad de la

alcanzados

educación y en su conexión con el mundo Como variable indicativa del perfil

del trabajo.

educativo alcanzado por la población, se consideró pertinente introducir el número

La competitividad sostenible está

de años de estudio formales aprobados de

basada en el capital humano capacitado

la población de 7 a 17 años. Cabe destacar,

para hacer frente a las necesidades y a los

primeramente, que el acceso a la educación

códigos del mundo moderno, con

formal aparece discriminado por las

flexibilidad para incorporar y difundir

condiciones económicas y sociales. Estas

progreso técnico en el sistema productivo

condiciones permiten a ciertos grupos

de bienes y servicios. La formación de

alcanzar un determinado nivel de escolaridad,

recursos humanos es considerada como la

mientras que se los niega

a otros.

condición indispensable para elevar la

En lo que respecta al logro educativo,

competitividad y alcanzar la equidad.21

se debe recordar que la calidad y la pertinencia de la enseñanza varían mucho en correspondencia con la desigual distribución de los recursos y servicios a los que tiene acceso la población. Por ello, la variable educación no desentraña por sí sola las profundas complejidades que ella misma oculta en función al tipo, área y estrato social a los que pertenecen los individuos. 3.5.3.1. Situación a nivel nacional: el desafío del sector educación con vistas a la competitividad En Bolivia existen profundas diferencias en materia de logro educativo. La población en edad escolar, de 6 a 24 años, asciende a alrededor de 6.1 millones de personas. En las ciudades más grandes, se advierte un incremento en la cobertura educacional que se traduce en el aumento en el acceso al sistema de educación formal: todos los valores son superiores a la media nacional. Si bien los indicadores relativos al incremento de la cobertura educativa 21

A medida que aumentan los años de estudio, la razón es favorable, llega a su nivel máximo entre los que culminaron la enseñanza media y superior: 125 y 112 hombres con niveles medio y superior, por cada 100 mujeres, respectivamente. La mayor inequidad por género se produce en las zonas rurales, la brecha es alta en todos los tramos de instrucción. Es evidente que la educación por sí sola no basta para superar la falta de equidad, mejorar la distribución del ingreso y generar una movilidad social que permita que los hijos superen las oportunidades de bienestar material y de status social alcanzados por sus padres. Es imperioso que se produzca un proceso de transformación económica que busque aprovechar los logros educativos creando y ofreciendo puestos de trabajo de mayor productividad. Para ello, hay que elevar los actuales coeficientes de inversión, de la captación y difusión del progreso técnico.

CEPAL (1991), Educación y Conocimiento: eje de la transformación productiva con equidad, p.32.

91


Por lo mismo, si bien las políticas de

y valoricen los niveles de técnicos medios

reforma educativa que buscan reducir la

y superiores creando carreras cortas y de

repetición, la deserción y mejorar la calidad

formación técnica para aumentar tanto la

de la educación tienen gran importancia,

equidad como la eficiencia del gasto de la

no son suficientes por sí solas para superar

educación post secundaria. La experiencia

la falta de equidad. Hay que considerar los

exitosa del sistema educativo holandés

factores extraescolares en el rendimiento

podría ser un modelo que coadyuve a la

educativo y compensar las diferencias

generación de programas entre entidades

ligadas al hogar de origen de los alumnos

estatales y privadas para facilitar cursos de

como única manera de evitar que el sistema

capacitación en los lugares de trabajo y

educativo funcione como mecanismo de

pasantías para aprendices e internados de

reproducción de diferencias.

práctica y para generar respuestas del mercado para renovar continuamente el

Se requieren cambios profundos en los sistemas de educación superior. Sería

diseño, los contenidos y la efectividad de los programas post secundaria.

deseable que las instancias de formación profesional flexibilicen la oferta de ingreso

La competitividad sistémica no se limita

y permanencia en sus centros educativos.

al ámbito empresarial. Por el contrario,

Muchos estudiantes requieren beneficiarse

está íntimamente conectada con la calidad

de préstamos o becas, los que podrían

y accesibilidad del sistema educativo; con

ofrecerse a los mejores alumnos, según su

el grado de desarrollo y difusión de la

grupo socioeconómico, dando prioridad a

infraestructura, su accesibilidad y capacidad

los estudiantes pobres y a los de clase media

de generar o de impedir la generación de

que asisten a universidades estatales o

economías externas; con el perfil y dinámica

privadas. En Bolivia, es importante que se

del sector financiero y la facilidad de acceso

modifique el sesgo de status de algunas

a los recursos; con la calidad del aparato

carreras universitarias y que se fomenten

institucional expresado en la confiabilidad

Cuadro 2.31. BOLIVIA: NIVEL DE INSTRUCCIÓN SEGÚN SEXO Y TAMAÑO DE LOS MUNICIPIOS, 2001. MUNICIPIOS

MENOS DE 9 AÑOS

ENTRE 9 A 12 AÑOS

13 Y MÁS AÑOS

DE EDUCACIÓN

DE INSTRUCCIÓN

DE EDUCACIÓN

HOMBRE

MUJER TOTAL

HOMBRE

TOTAL

VALORES

MUJER

TOTAL

HOMBRE

MUJER

TOTAL

%

ABSOLUTOS 2,485,310

> 250000

28.52

34.83

31.68

50.54

55.81

52.88

59.80

61.60

60.65

40.73

20000-250000

19.56

20.46

20.01

22.59

24.70

23.53

26.27

27.85

27.01

21.80

1,330,187

2000-20000

29.58

25.77

27.68

17.38

13.77

15.78

9.46

7.66

8.61

22.23

1,356,350

22.34

18.94

20.64

9.49

5.72

7.81

4.47

2.89

3.72

15.24

930,130

100.00

100.00

(100)

100.00

100.00

(125)

100.00

100.00

1895547 1,895,245 3,790,792

837,615

672,528 1,510,143

422,337

378,705

801,042

52.72

47.28

100.00

Menos de 2000 Total (IM) Casos % Fila

50.00

50.00

100.00

55.47

44.53

100.00

(112) 100.00 6,101,977

Fuente: Elaboración propia utilizando datos del INE, tabulados especiales del Censo Nacional de Población y Vivienda, resultados finales, 2001, La Paz, 2003. (IM) (Índice de masculinidad = Número hombres/número mujeres * 100). Nota. No incluye personas que residen habitualmente en el exterior.

92


y credibilidad del sistema judicial; y con la

instrucción. Una tercera parte de los

capacidad de las instituciones públicas para

adolescentes se ubica claramente entre los

"facilitar" el desarrollo de la actividad

que tienen entre 6 y 8 años de instrucción.

productiva. Por ello, la inversión en el

En las zonas urbanas, el 36% de los

capital humano es la mejor opción

adolescentes tienen entre 9 y 12 años de

estratégica de largo plazo que puede

instrucción.

adoptar el país para revertir las tendencias

De lo expuesto se deduce que

precarias de la estructura productiva.

alrededor del 63% de los adolescentes urbanos se encuentra con un atraso de 2 a

La información presentada revela la

7 años entre su edad cronológica y el grado

presencia de profundos diferenciales en el

escolar en el que se encuentran. Este retraso

mercado de trabajo urbano, en las

es más dramático en los espacios rurales,

posibilidades de la competitividad sistémica

donde afecta a cerca del 88%.

y en el incremento de la precariedad e inseguridad laboral; estos aspectos

Los bajos niveles de escolaridad

repercuten en la organización y uso del

guardan relación con las características

territorio urbano. Los desequilibrios

del sistema productivo donde se insertan

económico regionales se han convertido

los niños, niñas y adolescentes desde

en factores de expulsión demográfica y las

temprana edad. Esto reviste especial

ciudades más grandes han recibido masivas

importancia en las modalidades no

corrientes migratorias que rebasan sus

capita-listas de organización, donde las

normas y planes de crecimiento urbano. La

exigencias de calificación para el ingreso

normatividad ha sido reemplazada por un

al trabajo son casi nulas. Así, por ejemplo,

crecimiento caótico, espontáneo, al margen

entre los trabajadores agrícolas, donde

de la planificación y, por lo tanto, con alta

la presencia de niños, niñas y adolescentes

diferenciación y segregación interna.

es muy pronunciada, la probabilidad de encontrar individuos con altos niveles

3.5.3.2. Los niños, niñas y adolescentes

de escolaridad es bastante reducida, lo mismo que entre las empleadas domésticas, las vendedoras de los

La distribución entre ciclos refleja que los niños y niñas tienen un desempeño

mercados y las trabajadoras de la pequeña producción independiente.

excelente y que, en cambio, hay problemas entre los adolescentes: una cuarta parte de ellos tiene atraso en las zonas urbanas

3.6. Características de los hogares con niños trabajadores

y alrededor del 56% en los espacios rurales. Una manera sencilla de caracterizar los Existe alta concentración de niños y

hogares es tipificarlos por las características

niñas en el grupo de 1 a 5 años de

del jefe del hogar. Sin embargo, este

instrucción formal alcanzados y de edades

procedimiento operativamente simple no

inferiores a los 14 años. Lo que sorprende

siempre proporciona una idea adecuada del

es que también existe una fracción de

hogar, especialmente en un país tan diverso

adolescentes con menos de 5 años de

y heterogéneo como Bolivia.

93


Cuadro 2.32. BOLIVIA: EVOLUCIÓN DEL NIVEL DE INSTRUCCIÓN FORMAL ALCANZADO POR LOS TRABAJADORES DE 7 A 17 AÑOS SEGÚN ÁREA DE RESIDENCIA Y DIFERENTES MOMENTOS CENSALES, 1976-2001. 1976

URBANO

RURAL

1992

URBANO

RURAL

2001

URBANO

1 a 5 años

AÑOS EDUCACIÓN

17,912

4,899

13,013

4,534

8,802

39,069

4,865

30,086

30,852

RURAL

6 a 8 años

1,249

645

604

1,101

3,156

3,143

1,772

13,997

5,824

9 a 12 años

19

9

10

14

42

26

1

24

7

13 y + años

0

0

0

1

0

6

0

0

0

7-13

19,180

5,553

13,627

5,650

12,000

42,244

6,638

44,107

36,683

1 a 5 años

62,375

19,382

42,993

15,371

22,246

54,704

11,465

25,398

37,929

6 a 8 años

21,777

12,458

9,319

9,926

22,135

17,309

9,960

37,524

22,192

9 a 12 años

4,762

3,603

1,159

3,331

11,424

2,750

5,423

36,003

7,842

13 y + años

8

5

3

4

29

18

17

178

44

88,922

35,448

53,474

28,632

55,834

74,781

26,865

99,103

68,007

1 a 5 años

93.40

88.20

95.50

80.20

73.40

92.50

73.30

68.20

84.10

6 a 8 años

6.50

11.60

4.40

19.50

26.30

7.40

26.70

31.70

15.90

9 a 12 años

0.10

0.20

0.10

0.20

0.40

0.10

0.00

0.10

0.00

13 y + años

0.00

0.00

0.00

0.00

0.00

0.00

0.00

0.00

0.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

14-17

7-13 1 a 5 años

70.10

54.70

80.40

53.70

39.80

73.20

42.70

25.60

55.80

6 a 8 años

24.50

35.10

17.40

34.70

39.60

23.10

37.10

37.90

32.60

9 a 12 años

5.40

10.20

2.20

11.60

20.50

3.70

20.20

36.30

11.50

13 y + años

0.00

0.00

0.00

0.00

0.10

0.00

0.10

0.20

0.10

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

14-17

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo Nacional de Población y Vivienda, resultados finales, 1976, 1992 y 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye personas que residen habitualmente en el exterior.

En Bolivia, por tradición, los miembros

en alrededor de 3 de cada 4 hogares el jefe

del núcleo doméstico suelen atribuir la

o activo mayor era varón, en tanto que

jefatura del hogar al varón de mayor edad,

sólo en el 28% de los hogares el miembro

aun cuando no recaiga en él la principal

activo mayor era mujer. En las zonas rurales,

responsabilidad del mantenimiento de la

la presencia de jefas mujeres en las zonas

familia; sólo en ausencia de éste, ya sea por

rurales era menor (19%).

divorcio o por muerte, se reconoce a la madre como jefa del hogar. Es ilustrativo observar

Independientemente del área de

lo que acontece en este terreno en los casos

residencia, la jefatura del hogar recae sobre

de hogares donde se ha demostrado la

las mujeres únicamente cuando éstas no

existencia de niños, niñas y adolescentes

tienen cónyuge: más de 90% en las zonas

insertos en el mercado de trabajo de bienes

urbanas y 75% en las rurales. Son jefas

y servicios.

mujeres cuando los hogares son nucleares incompletos, sólo en estos casos se visibiliza

3.6.1. Características

que el hogar está sostenido por mujeres.

sociodemográficas, número de

El predominio masculino es particularmente

miembros y composición de los hogares

evidente entre los hogares nucleares completos; en estos casos, la presencia de mujeres jefas de hogar es de apenas del

94

3.6.1.1. El sexo del jefe del hogar

1% en las zonas urbanas y no existen casos

Hacia el año 2000, en las zonas urbanas,

de esta tipología en las zonas rurales.


También es interesante destacar que

distribución por edades está comprendida

en los hogares extendidos el peso de jefes

entre los 30 y 49 años y, en segundo lugar,

mujeres es bastante mayor que en el total.

la proporción de 50 y más años. Este

Esto sugiere que, en ausencia de la pareja,

comportamiento guarda relación con otras

las mujeres tienden a retornar al hogar

investigaciones en las cuales la evidencia

paterno o a incorporar otros miembros

empírica muestra que la proporción de

adultos al núcleo doméstico.

hogares nucleares disminuye con la edad de los cónyuges, ya que a medida que ésta avanza se produce la salida de los hijos o

3.6.1.2. La estructura por edad de

la incorporación de otros miembros (yernos,

los jefes del hogar

nueras, nietos, etc.) al seno familiar, modificándose así la composición del núcleo

El 57% de los hogares tiene jefes en

doméstico.

edades comprendidas entre los 30 y 49 años, pero cerca de tres cuartas partes de los hogares nucleares incompletos están

En concordancia con lo anterior, se

sostenidos por personas cuya edad fluctúa

evidencia un mayor peso de hogares

entre los 30 y los 49 años; siguen en

extendidos entre los grupos de mayor edad.

importancia los hogares con jefes mayores

Esto muestra que a mayor edad del jefe

de los 50 años, donde cobran importancia

mayor es la tendencia a la complejización

las personas que viven en hogares

del hogar, presumiblemente como

extendidos. La edad de los jefes según sexo

estrategia de vida familiar.

también revela diferenciales imperantes: los jefes hombres son mayoría en el tramo de 30 a 49 años, en cambio las mujeres son

3.6.1.3. Tamaño del hogar, cantidad

mayoritarias entre los mayores de 50 años,

de miembros que trabajan y edad

lo que ratifica la presencia de jefas en

promedio del hogar

situación de abandono, divorcio o viudez. Entre los hogares nucleares completos,

El perfil del hogar de los niños, niñas

donde el 99% son jefes varones, la

y adolescentes trabajadores es de familias

Cuadro 2.33. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN DE LOS HOGARES CON NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES TRABAJADORES POR SU COMPOSICIÓN SEGÚN SEXO DEL JEFE, 2000. TIPO DE HOGAR

HOMBRE

MUJER

Nuclear completo

99.0

1.0

100.0

9.1

90.9

100.0

Nuclear incompleto

TOTAL

Extenso

64.5

35.5

100.0

Urbano

71.7

28.3

100.0

100.0

0.0

100.0

25.0

75.0

100.0

Nuclear completo Nuclear incompleto Extenso

83.1

16.9

100.0

Rural

87.5

12.5

100.0

Total

81.4

18.6

100.0

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

95


muy numerosas y con un número

y niñas, pues la edad promedio de los

significativo de sus miembros (cerca de

componentes del hogar es baja. La única

la mitad) que realizan alguna labor de

diferencia interesante es que, en

producción de bienes y/o servicios.

promedio, las mujeres son de mayor edad

La juventud de la edad media de

que los varones.

sus miembros revela la presencia de niños

Cuadro 2.34. BOLIVIA: ESTRUCTURA DE LOS HOGARES SEGÚN SEXO Y GRUPOS DE EDAD DEL JEFE, 2000. GRUPOS DE EDAD

NUCLEAR COMPLETO

NUCLEAR INCOMPLETO

EXTENSO

HOMBRE

MUJER

< 30

6.2

2.9

19.5

9.9

9.1

9.8

30-49

66.9

71.0

30.8

58.1

50.5

56.7

50 y más Total

26.9

26.1

49.7

32.0

40.4

33.6

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI-2000, La Paz, Bolivia.

96

TOTAL


FotografĂ­a: UNICEF / Bolivia

97


Cuadro 2.35. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN DE LOS HOGARES CON NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES TRABAJADORES POR TAMAÑO DE LA FAMILIA, CANTIDAD DE MIEMBROS QUE TRABAJA Y LA EDAD PROMEDIO DE SUS COMPONENTES, 2000. REGIÓN/

PERSONAS QUE TRABAJAN

EDAD PROMEDIO HOGAR

URBANO

RURAL

URBANO

RURAL

URBANO

RURAL

Altiplano

6.2

6.3

2.9

3.4

22

22

Valles

6.9

6.4

3.5

3.2

20

21

Llanos

5.6

6.8

3.1

3.3

23

20

Hombre

6.3

6.4

3.2

3.3

21

21

Altiplano

6.5

6.2

2.9

3.4

23

23

Valles

6.4

6.3

3.4

3.1

25

23

Llanos

5.7

6.8

2.9

3.2

24

23

Mujer

6.2

6.3

3.1

3.3

24

23

SEXO

TAMAÑO DEL HOGAR

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

Las características del hogar del niño,

padres de los niños, niñas y adolescentes

niña y adolescente trabajador son el número

trabajadores es muy empobrecido. Esto

de activos, el tamaño numeroso, incompleto

repercute negativamente en las condiciones

y con jefatura femenina en casos de ausencia

generales de la familia, debido a que las

del marido, bajos ingresos familiares y precarias

posibilidades de ingresar en un mercado de

condiciones de vida. Estos factores explican

alta competitividad requieren de un capital

que la familia se vea obligada a dispersarse

humano capacitado para hacer frente a las

en diferentes actividades, provocando, a

necesidades y a los códigos del mundo

mediano plazo, la descomposición del núcleo

moderno, con flexibilidad para incorporar y

familiar. Este complejo de factores refleja de

difundir progreso técnico en el sistema

manera elocuente el alto riesgo en el que se

productivo de bienes y servicios.

desarrolla la vida de los niños, niñas y adolescentes trabajadores.

El perfil educativo de los progenitores de los niños, niñas y adolescentes trabajadores es

3.6.2. Situación educativa de los padres

preocupante por los rezagos que se advierten en su formación y capacitación. El rezago es más fuerte en las zonas rurales. Allí perviven

El logro en materia educativa de los

altas tasas de analfabetismo, particularmente

Cuadro 2.36. BOLIVIA: HOGARES CON NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES TRABAJADORES POR CONDICIÓN DE ALFABETISMO Y ÁREA DE RESIDENCIA DEL HOGAR, SEGÚN SEXO DEL JEFE DEL HOGAR Y CARACTERÍSTICAS DE LA ESPOSA (MADRE), 2000. ÁREA/CONDICIÓN ALFABETISMO

98

HOMBRE

MUJER

JEFE HOGAR

Urbano

39.3

67.7

43.9

ESPOSA (MUJER) 45.7

Rural

60.7

32.3

56.1

54.3

Alfabeto

77.9

65.7

75.6

55.6

Urbano

14.6

41.2

21.5

17.1

Rural

85.4

58.8

78.5

82.9

Analfabeto

22.1

34.3

24.4

44.4

Total

100.0

100.0

100.0

100.0

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.


fuertes entre las jefas del hogar y las madres

educación formal también reproducen un

de la población infantil y adolescente.

patrón de inequidad.

Se consideró pertinente introducir el

En Bolivia existe una situación de

número de años de estudio formales

exclusión e injusticia social hacia las mujeres,

aprobados por los jefes de hogar como

ya que a medida que aumentan los años de

variable auxiliar para la interpretación de las

estudio la relación porcentual es favorable

diferencias de los riesgos de exclusión social,

para los varones, llegando a su nivel máximo

adoptándose el supuesto de que el nivel de

entre los que culminaron la enseñanza media

Cuadro 2.37. BOLIVIA: HOGARES CON NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES TRABAJADORES POR NIVEL DE INSTRUCCIÓN Y ÁREA DE RESIDENCIA, SEGÚN SEXO DEL JEFE DEL HOGAR, 2000. ÁREA/EDUCACIÓN Urbano Rural

HOMBRE

MUJER

2.8

14.1

TOTAL 4.9

15.7

19.2

16.4

Sin instrucción

18.5

33.3

21.2

Urbano

10.4

23.2

12.8

Rural

37.9

15.2

33.6

Básico

48.3

38.4

46.4

Urbano

6.7

11.1

7.5

Rural

8.3

3.0

7.3

Intermedio

15.0

14.1

14.8

Urbano

13.3

14.1

10.1

Rural

4.2

4.0

4.1

13 y +

18.2

14.1

17.5

Total

100.0

100.0

100.0

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

instrucción podría determinar ciertas actitudes

y superior (18% de hombres con niveles

en el acceso al mercado de trabajo y, por

medio y superior versus 14% de mujeres).

consiguiente, a las mejoras del nivel de vida del hogar. El 21% de los jefes del hogar no

La diferencia de la educación en el

llegó a cursar ninguno de los niveles de

promedio de jefes de hogar urbanos es de

educación; el porcentaje más alto con relación

alrededor de 3 años menos para la población

a este promedio es el de los jefes de hogar

femenina, con una menor diferenciación entre

residentes en las zonas rurales (16%) y, en

los residentes en zonas rurales, donde los

particular, de las jefas de hogar residentes en

niveles educativos son muy bajos en promedio.

las zonas urbanas. Es ilustrativo observar el nivel medio Los jefes del hogar hombres que han

de años de instrucción formal alcanzado

cursado estudios universitarios son alrededor

por los jefes de hogar de los niños y niñas

del 17%. El drama es mayor cuando se

trabajadores. Nótese que los jefes no logran

restringe el análisis a las jefas mujeres, ya que

finalizar la enseñanza intermedia, con la

ellas son la mayoría (72%) en los niveles más

única excepción los hogares unipersonales

bajos de instrucción: entre no tener educación

donde están representados los niños, niñas

y culminar el nivel básico. Esto demuestra que

y adolescentes trabajadores. Esta situación

las oportunidades de acceso a los sistemas de

es particularmente fuerte entre los varones

99


Cuadro 2.38. BOLIVIA: HOGARES CON NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES TRABAJADORES POR COMPOSICIÓN DE LA FAMILIA Y SEXO DEL JEFE DEL HOGAR SEGÚN ÁREA DE RESIDENCIA DEL HOGAR Y NUMERO DE AÑOS PROMEDIO DE INSTRUCCIÓN, 2000. TIPO FAMILIA/SEXO

NÚMERO PROMEDIO DE AÑOS DE EDUCACIÓN

JEFE DE HOGAR

URBANO

RURAL

Unipersonal

9.3

8.0

Nuclear completo

7.9

3.5

Nuclear incompleto

7.3

3.0

Extenso

7.5

2.9

7.9

3.4

10.0

s/d

Hombre Unipersonal Nuclear completo

3.0

s/d

Nuclear incompleto

5.0

2.4

Extenso

4.5

2.7

Mujer

4.7

2.7

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia

jefes del hogar; entre las mujeres jefas la

no son, en la práctica, las de la inserción de la

situación es más dramática, pues no logran

fuerza de trabajo en Bolivia; por lo tanto, no

finalizar la enseñanza primaria. Las

pueden ser el patrón que diferencie a la

oportunidades de una educación de calidad

Población Económicamente Activa de la

y orientada al mundo del trabajo son sólo

Población no Económicamente Activa.

accesibles para un grupo reducido de jefes de hogar con hijos que trabajan. Por esta

Como es sabido, los cambios a lo largo

razón, los indicadores utilizados revelan que

del tiempo implican adaptaciones y reajustes

se trata de un grupo social muy empobrecido.

de las actividades, de modo tal que los sectores

Estas constataciones se consideran en el

prevalecientes operan como agentes de

acápite siguiente donde se intenta

articulación. Ahora bien, en el contexto de la

caracterizar las condiciones de trabajo y los

sociedad boliviana donde, por ejemplo, las

ingresos que obtienen los progenitores.

relaciones sociales de producción precapitalistas tienen un peso notable, la inserción de la

3.6.3. Características del empleo de

población en el mercado de trabajo no se rige necesariamente por criterios de eficiencia

los padres

productiva ni por la lógica de la acumulación Población

capitalista y, por lo mismo, el fuerte impacto

Económicamente Activa (PEA) que es

ejercido por la economía doméstica se trasunta

usualmente utilizado en los censos y/o encuestas

en un nutrido sector terciario.

El

concepto

de

la

se deriva de una economía de mercado de tipo capitalista avanzado. En este tipo de economía,

En términos generales, los jefes de

las características de mercado permiten el

hogares se han incrementado de 1.4 millones

trabajo asalariado generalizado, estabilidad

en 1992 a casi 1.8 millones en 2001. Lo más

laboral con jornadas de trabajo definidas y

relevante es, sin embargo, que entre 1992 y

estables y una legislación laboral que

2001 los hogares con jefas mujeres se han

reglamenta los criterios básicos sobre los cuales

incrementado de 353 mil a 543 mil.

se desarrolla la actividad. Estas características

100


FotografĂ­a: UNICEF / Bolivia

101


Cuadro 2.39. BOLIVIA: HOGARES DISTRIBUIDOS POR SEXO Y CONDICIÓN DE ACTIVIDAD DEL JEFE DEL HOGAR, 1992-2001. CONDICIÓN ACTIVIDAD/ SEXO JEFE DEL HOGAR

1992

PORCENTAJE

1,086,645

75.49

1,183,856

68.57

998,627

69.37

972,462

56.33

Inactivo

88,018

6.11

211,394

12.24

Mujeres

352,857

24.51

542,662

31.43

Activa

200,070

13.90

268,471

15.55

Inactiva

152,787

10.61

274,191

15.88

1,439,502

100.00

1,726,518

100.00

Hombres Activo

Nacional

2001

PORCENTAJE

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo Nacional de Población y Vivienda, resultados finales, 1992 y 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye personas que residen habitualmente en el exterior.

Cuadro 2.40. BOLIVIA: HOGARES CON PRESENCIA DE UN NIÑO, NIÑA O ADOLESCENTE ACTIVO, DISTRIBUIDOS POR SEXO Y CONDICIÓN DE ACTIVIDAD DEL JEFE DEL HOGAR, 2001. SEXO -COND.

TOTAL

JEFES CON

MIEMBROS

DE ACTIVIDAD

JEFES

niño-niña

EN EL

niña

PEA

HOGAR

(7-13)

(JEFES DE

PEA

NRO. niño-

OCUPADOS ADOLESCENTES OCUPADO PEA PEA (7-13)

(14-17)

(14-17)

7-13 14-17

HOGAR) Ocupados

916,709

509,874

2,930,029

1,114,301

730,054

57,536

336,067

95,164

7.90 28.30

55,753

31,174

178,557

60,993

44,525

1,693

20,217

3,163

3.80 15.60

PEA

972,462

541,048

3,108,586

1,175,294

774,579

59,229

356,284

98,327

7.60 27.60

INACTIVOS

211,394

98,716

522,181

85,898

122,617

4,837

67,506

9,459

3.90 14.00

Jefe hombre

1,000,000

639,764

3,630,767

1,261,192

897,196

64,066

423,790

107,786

7.10 25.40

260,596

148,018

682,524

291,702

183,783

20,845

98,739

31,649

11.30 32.10

Desocupados

Ocupados Desocupados

7,875

4,269

18,870

7,238

5,385

272

2,571

423

5.10 16.50

PEA

268,471

152,287

701,394

298,940

189,168

21,117

101,310

32,072

11.20 31.70

INACTIVOS

274,191

143,339

679,478

108,572

185,722

8,580

90,940

15,692

4.60 17.30

Jefa mujer

542,662

295,626

1,380,872

407,512

374,890

29,697

192,250

47,764

7.90 24.80

2,000,000

935,390

5,011,639

1,668,704

1,000,000

93,763

616,040

155,550

7.40 25.20

Total

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.

El número de hogares con jefas mujeres

insertos en alguna actividad de producción

se ha incrementado de alrededor de 200 mil

de bienes y servicios. Observando los datos,

en 1992 a cerca de 270 mil en 2001. En

se advierte que en alrededor del 56% de los

cambio, entre los hombres la cifra es

hogares bolivianos existe algún niño, niña

descendente.

y/o adolescente trabajador; éstos representan alrededor de 14% de la PEA cuando el feje

En el ámbito nacional, la magnitud de jefes de hogar inactivos habría crecido en

es varón y una quinta parte de la PEA total en hogares con jefas mujeres.

casi 10 puntos porcentuales; el peso mayor

102

lo tienen los hogares con jefe varón. Hacia

Las diferencias por sexo del jefe son

2001, alrededor de 3 de cada 4 hogares tenían

elocuentes. Cuando la mujer asume la jefatura

al jefe de hogar activo, de esta proporción

del hogar, lo que ocurre en el 22% de los

la mayoría eran hombres. Para fines de este

casos en presencia de niños y niñas activos,

estudio, interesa conocer la magnitud de

la incidencia del ingreso laboral de los niños,

hogares con niños, niñas y adolescentes

niñas y adolescentes es mayor, lo que podría


Cuadro 2.41. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN RELATIVA DE LOS JEFES DE HOGAR ECONÓMICAMENTE ACTIVOS, POR RAMAS DE ACTIVIDAD, ÁREA DE RESIDENCIA, SEGÚN SEXO DEL JEFE Y CARACTERÍSTICAS DE LA ESPOSA, 2000. SECTORES/ÁREA

JEFE O JEFA DEL HOGAR HOMBRE

ESPOSA (MUJER)

MUJER

TOTAL

Primario

17.3

2.0

13.2

14.0

Secundario

38.8

13.7

32.1

12.9

Terciario

43.9

84.3

54.7

73.1

Urbano

33.1

56.7

37.3

31.4

Primario

91.1

76.9

89.4

88.7

Secundario

5.0

2.6

4.7

5.4

Terciario

3.9

20.5

5.9

5.9

Rural

66.9

43.3

62.7

68.6

Total

100.0

100.0

100.0

100.0

Primario

66.7

34.4

61.0

65.2

Secundario

16.2

8.9

14.9

7.8

Terciario

17.1

56.7

24.1

27.0

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

revelar problemas de reproducción cotidiana

Un poco más de una tercera parte de

en este tipo de hogares. Es posible que una

los jefes urbanos se inserta en las actividades

de las formas más frecuentes cómo las familias

industriales; en cambio la presencia de

más pobres responden al deterioro de su

mujeres jefes del hogar en el sector

presupuesto sea el incremento del número

secundario es muy baja, sólo el 14%. Donde

de sus miembros, en especial de niños, niñas

las mujeres cobran notoria representación

y adolescentes, que participan activamente

es en el sector terciario porque

en el mercado laboral; de esta manera buscan

actividades incluyen al comercio minorista y

compensar la caída de los ingresos laborales

a los servicios personales que absorbe al

individuales con el aporte proveniente del

84% de las jefas mujeres y al 73% de las

trabajo de otros miembros del hogar.

esposas (Cuadro 2.41.).

estas

3.6.3.1. Aproximación a partir de

El perfil laboral de los ocupados es

los sectores de actividad económica

deprimente. Dos terceras partes tienen bajos

La distribución de los jefes del hogar

niveles de instrucción (educación básica) y

activos según grandes ramas de actividad

amplias jornadas de trabajo (alrededor de 50

ratifica los hallazgos ya presentados. El sector

horas

terciario absorbe al 55% de los jefes de hogar

fruto del trabajo desarrollado los pone en

urbanos, donde la representación de las

situación de pobreza (inferior a 2 dólares por

mujeres jefas del hogar llega a 85%. En

persona/día). Paradójicamente, entre los jefes

cambio, en las zonas rurales, absorbe al 90%

varones urbanos, los que trabajan en el sector

de los jefes de hogar. Es interesante advertir

terciario tienen en promedio 10 años de

que un 20% de las mujeres trabajan en el

instrucción formal, 5 más que las mujeres que

sector terciario; su predominio refleja los

trabajan en el mismo subsector y se encuentran

rasgos estructurales de la economía boliviana,

en mejores condiciones laborales, pero deben

así como aspectos de carácter coyuntural

trabajar en promedio 60 horas a la semana,

marcados por las reformas neoliberales

es decir, 10 horas día, de lunes a sábado.

aplicadas a partir de 1985.

semana). El ingreso obtenido como

103


El perfil de los jefes rurales es mucho

agrícolas, yendo con sus camiones al campo

más dramático: más del 90% está inserto en

y volviendo a las ferias de las ciudades. En

actividades de tipo agropecuario y de

otros casos, se trata de redes familiares que

producción de verduras frescas, hortalizas y

comprenden una rama urbana y otra rural,

granos. Se trata de hogares en situación de

definiendo un patrón global de sobrevivencia

Cuadro 2.42. BOLIVIA: JEFES DE HOGAR ECONÓMICAMENTE ACTIVOS POR RAMAS DE ACTIVIDAD, ÁREA DE RESIDENCIA, SEGÚN SEXO, NIVELES PROMEDIO DE INSTRUCCIÓN, INGRESOS MENSUALES E INGRESO PER CÁPITA DIARIO, JORNADA DE TRABAJO Y EDAD CUMPLIDA, 2000. SECTORES DE ACTIVIDAD/ÁREA

AÑOS DE

INGRESO LABORAL

JORNADA LABORAL

EDAD

EDUCACIÓN

BOLIVIANOS/MES

HORAS /SEMANA

EN AÑOS

HOMBRE

MUJER

HOMBRE

MUJER

HOMBRE

MUJER

HOMBRE

INGRESO PER CÁPITA DIARIO EN DÓLARES

MUJER

HOMBRE

MUJER 0.4

Primario

5

0

980

175

47

51

45

49

1.9

Secundario

7

4

1010

415

50

53

41

47

2.4

1.3

Terciario

10

5

2015

703

60

51

43

44

4.4

1.9

Urbano

8

5

1425

637

53

52

43

45

3.2

1.8

Primario

3

2

326

185

47

46

45

45

0.5

0.6

Secundario

4

0

665

48

38

48

46

55

0.9

0.1

Terciario

7

6

793

393

40

35

38

39

1.0

1.4

Rural

3

3

360

224

46

44

45

44

0.5

0.7

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

pobreza crítica, pues no llegan ni a 1 dólar

cuyos efectos sociodemográficos son de la

por persona/día. Son hogares con rezagos

mayor importancia. Así, hay familias

importantes en materia educativa, sus

extendidas que combinan las actividades

miembros no terminan la primaria, son de

productivas en distintos ámbitos ecológicos

edades adultas, particularmente las jefas del

(zona altiplánica, valles y área tropical de los

sector secundario.

llanos) con el comercio en las ciudades.

Ya se ha indicado que una de las

3.6.3.2. Estratos socio-ocupacionales:

peculiaridades del sector secundario es su

aproximación a partir de la ocupación

debilidad y que el destino de su producción

principal, categoría ocupacional de la

está orientado al consumo inmediato. Se

jornada e ingresos laborales

trata de microempresas familiares, algunas

104

de las cuales han logrado niveles elevados

Con el objetivo de revelar las

de acumulación, como ocurre con los

características de los jefes del hogar de

intermediarios que se apropian de los

familias con niños y niñas trabajadores, se

excedentes derivados de la transferencia de

construyó la estratificación socio-ocupacional

bienes agrícolas y de origen industrial. Pero,

a través del cruce simultáneo de las preguntas

tal vez la característica más distintiva de este

de ocupación principal y categoría

proceso es que supone complejas

ocupacional.22 Se trata de un conjunto de

interrelaciones urbano-rurales. En algunos

categorías analíticas que tienden a resumir

casos, ex campesinos comercializan el

la esencia de una multiplicidad de condiciones

producto de los pequeños propietarios

y relaciones que se expresan entre los hogares

22

Los criterios teóricos utilizados en la construcción de este nomenclador figuran en el Anexo metodológico.


que pertenecen a cada estrato. Se estima que

hecho, esas condiciones de vida de los

la pertenencia a alguno de los tipos

pequeños encuentran su explicación en la

identificados constituye un "predictor" de

unidad básica de reproducción social, el hogar

riesgos, no obstante que tal efecto puede

familiar. Es éste el que determina, según su

ejercerse por diversas vías, una de las cuales,

inserción en el ámbito del trabajo, las

la educación, es motivo de consideración

características de la nutrición, el estado

especial. Es decir, se concibe al proceso de

sanitario, el vestuario, las modalidades de

determinación social como un conjunto que

recreación y las formas de acceso al consumo

pasa a través de distintas "variables

ampliado, como es el caso de los servicios

intermedias".

educativos y de salud.

El proceso mercantil y la producción

Los datos de la estructura socio-

simple dominan la escena laboral, cuya

ocupacional de los jefes de hogares de niños

estructura productiva se distingue por el

y niñas trabajadores ponen en evidencia la

notable peso del sector terciario donde el

alta incidencia del sector terciario y la

Estado y los servicios domésticos tienen una

diferenciación intrafamiliar que se expresa

importante figuración. En rigor, el modo en

en empleos de diversa índole desempeñados

el que el individuo y el grupo familiar se

por los jefes del hogar. A continuación se

insertan en el mundo del trabajo se proyecta

precisa el significado de los significantes

en el modo en el que se inscriben en el terreno

utilizados para denominar a cada estrato y

del consumo, condición que no sólo atañe

para establecer sus especificidades y

a la cuantía y calidad de los bienes y valores

diferencias.

de uso que, como retribución a su esfuerzo físico e intelectual, tienen a su disposición,

a) Entre los directivos y profesionales se

sino que incide también en el ambiente

encuentran los gerentes, administradores de

fisiológico y psíquico en el que se

nivel superior, especialistas con capacitación

desenvuelven. Pero, además, la pertenencia

universitaria y profesores universitarios. En

a una u otra categoría socio-ocupacional

alrededor del 14% de los hogares activos

afecta la naturaleza de las relaciones

desempeñan las posiciones de mayor

intrafamiliares, así como las interacciones con

jerarquía: 15% de jefes y 9,8% de jefas. Se

los demás conjuntos discernibles dentro de

trata de un grupo social relativamente

la totalidad social. Por ende, la participación

heterogéneo, cuyo común denominador es

laboral, con todas las especificaciones

la percepción de un ingreso relativamente

señaladas, opera como agente determinante

alto y estable; tienen los mayores logros

de los ritmos, la estructuración y los

educativos, son de edades adultas y tienen

comportamientos de los núcleos familiares

jornadas de trabajo largas. En algunos casos,

al imponer la definición objetiva de sus

son quienes tienen la propiedad o el control

patrones de vida (y de muerte). En el caso

de los medios de producción y ejercen

de la población dependiente, como la de

relaciones de explotación de tipo capitalista;

infantes y niños y niñas, las condiciones

en otros, se observa el cumplimiento de tareas

materiales de vida, que se sitúan en el espacio

de gestión superior de los medios de consumo

del consumo, no son ajenas a las que

colectivo. Como conjunto, este grupo social

distinguen a sus progenitores o a los

tiene una incidencia, directa o relativamente

responsables directos de su subsistencia. De

indirecta, en las pautas de reproducción

105


ampliada del sistema económico, político,

puesta en ejecución. Por lo tanto, son los

social y cultural prevaleciente. Los propietarios

actores de prácticas sociales que contribuyen,

de los medios de producción disfrutan de los

de manera activa, a asegurar y "viabilizar"

amplios excedentes que acumulan y que les

la reproducción (ideológica, jurídica, política

permiten el acceso a formas de consumo

y administrativa) del sistema social y

suficientes y aún suntuarias, dando por resul-

económico vigente. La mayoría de los

tado óptimas condiciones de vida, así como

integrantes de este estrato son empleados

una alimentación acorde con los

que, a cambio de su trabajo, perciben un

requerimientos calóricos indispensables para

salario monetario. En el caso del sector

preservar la salud física e intelectual de los

público, mayoritariamente representado

componentes de sus hogares. También

por este grupo social, las funciones que

pertenecen a este grupo los empleados de

cumplen están claramente pautadas,

oficina con diferentes grados de capacitación,

"rutinizadas", en el marco de criterios y

profesionales de rango medio (enfermeras,

relaciones laborales de corte burocrático.

parteras, personal paramédico, maestros y profesores de primera y segunda enseñanza, supervisores y contadores, trabajadores

b) Más de la mitad de los jefes del

bancarios), funcionarios de seguridad y de las

hogar activos son trabajadores por cuenta

fuerzas armadas. No se trata de propietarios

propia, están representados por los sectores

de los medios de producción en la empresa

de artesanía tradicional, comerciantes por

privada, ni de agentes supervisores de gestión

menor y agricultores. El papel que juegan

en la administración del Estado; sin embargo,

en el proceso de producción está basado en

a pesar de no poseer la calificación de los

relaciones familiares de producción, de

mandos altos, sus acciones y omisiones inciden

autoayuda y colaboración mutua. Se trata

directamente en la toma de decisiones de los

de un grupo no asalariado. El segmento

que son los responsables inmediatos de su

Cuadro 2.43. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN RELATIVA DE LOS HOGARES, CLASIFICADOS POR LA PERTENENCIA AL NOMENCLADOR DE ESTRATIFICACIÓN SOCIAL, ÁREA DE RESIDENCIA SEGÚN SEXO DEL JEFE, 2000. ESTRATO SOCIO OCUPACIONALES/ÁREA

JEFE O JEFA DEL HOGAR HOMBRE

MUJER

Directivos y oficinistas

15.1

9.8

13.7

13.0

Comerciantes

16.5

43.1

23.7

57.6

Agricultores

11.5

2.0

8.9

10.9

Artesanos

28.8

17.6

25.8

10.9

Obreros

26.6

0.0

19.5

1.1

1.4

27.5

8.4

6.5 31.2

Servicio doméstico Urbano

33.1

56.7

37.3

Directivos y oficinistas

2.8

2.6

2.8

0.5

Comerciantes

0.7

12.8

2.2

4.9

Agricultores

89.7

76.9

88.1

87.7

Artesanos

3.9

2.6

3.8

6.4

Obreros

2.8

2.6

2.8

0.0

Servicio doméstico

0.0

2.6

0.3

0.5

Rural

66.9

43.3

62.7

68.8

Total

100.0

100.0

100.0

100.0

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

106

ESPOSA(MUJER)

TOTAL


Cuadro 2.44. BOLIVIA: JEFES DE HOGAR POR NOMENCLADOR DE ESTRATIFICACIÓN SOCIAL Y ÁREA DE RESIDENCIA, SEGÚN SEXO DEL JEFE DEL HOGAR Y NIVELES PROMEDIO DEL NIVEL DE INSTRUCCIÓN, INGRESOS MENSUALES E INGRESO PER CÁPITA DIARIO, JORNADA DE TRABAJO Y EDAD, 2000. ESTRATOS Directivos y oficinistas Comerciantes

AÑOS EDUCACIÓN

INGRESO BS. MES

JORNADA HRS. SEMANA

INGRESO PC/DÍA USD*

HOMBRE

MUJER

HOMBRE

HOMBRE

HOMBRE

13

12

2,979

981

59

44

6.0

2.4

46

37

9

4

1,472

852

65

51

5.0

2.3

42

48

MUJER

MUJER

MUJER

EDAD EN AÑOS HOMBRE MUJER

Agricultores

4

0

526

175

45

51

1.3

1.4

44

49

Artesanos

8

4

1,590

496

50

43

2.4

1.2

43

46

11

.

843

.

52

.

2.2

.

40

.

6

4

675

359

41

64

2.7

0.3

30

41 45

Obreros Trabajo doméstico Urbano

8

5

1,425

637

53

52

3.2

1.2

43

12

13

964

465

42

45

1.2

0.9

39

23

Comerciantes

5

5

1,436

441

56

37

2.0

1.6

36

42

Agricultores

3

2

312

185

47

46

0.4

0.6

45

45

Artesanos

4

5

592

125

39

21

1.0

2.1

49

40

Obreros

5

0

724

48

39

48

0.8

0.1

39

55

Rural

3

3

360

224

46

44

0.5

0.7

45

44

Directivos y oficinistas

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

artesanal contempla en su seno la presencia de relaciones semicapitalistas (en general, laboran en pequeños talleres artesanales donde coexisten la producción y venta del producto). Se trata de actividades eminentemente femeninas, dos terceras partes de las jefas del hogar y casi 80% de las esposas en las zonas urbanas forman parte de este estrato. Puede considerarse que la actividad de este estrato es la expresión más nítida del acomodo de los sectores populares a la estructura urbana. Un proceso parecido al del artesanado se da en el comercio por menor, ejercido por vendedores ambulantes o propietarios de pequeños establecimientos que distribuyen frutas, verduras, bebidas, cigarrillos y otros bienes de consumo inmediato, en muchos casos en su

establecimientos semi-empresariales. El segundo valor relativo (20%) reflejado en el Cuadro 2.43. no significa situaciones de empleo homogéneo. Las cifras esconden la compleja heterogeneidad de las actividades de transformación de materias primas, respecto de las formas de organización de la producción con un importante peso de los establecimientos de carácter informal y de trabajadores por cuenta propia y asalariados de establecimientos en los que se terminan de consumar las relaciones de producción capitalistas. Pese a las exitosas reivindicaciones sindicales, no tienen una jornada de trabajo definida. Su situación es particularmente dura desde la flexibilización laboral que los ha convertido en un grupo extremadamente vulnerable.

propia residencia o en la vía pública. d) Una fracción importante de jefas del c) El estrato de los asalariados manuales, formado por los obreros de la industria, de la construcción, de energía y otros pequeños productores independientes, no se constituye en expresión del predominio de ocupados en actividades capitalistas "modernas", más bien es fuerte la presencia de asalariados en

hogar residentes en zonas urbanas (28%) declara trabajar en el sector de servicios personales, trabajadores afectados por cierta irregularidad e inestabilidad laboral producto de la forma de contratación y de la retribución al trabajo prestado. Existen diferentes formas de retribución al trabajo realizado en este

107


sector, una de ellas es la retribución en especie

económico. Estos datos revelan la gran

(tal vez ésta sea la más corriente); su principal

precariedad en la que se desenvuelve el

modalidad es el pago en comida, vestido o,

empleo rural. La concentración de las

en algunos casos, el usufructo que se deriva

actividades de los campesinos en el laboreo

del cuidado de terrenos baldíos, como una

agrícola refleja una débil presencia del Estado

forma de aparente ayuda. Se trata de mujeres

en el área rural, a pesar de la Ley de

con muy bajos niveles de instrucción, en

Descentralización Administrativa en aplicación

promedio declaran tener 4 años de instrucción

desde 1994. Es evidente que la precariedad

formal, es decir, que no han terminado la

en la que se desenvuelve la base productiva

educación primaria. Reciben muy bajos niveles

agraria es la que determina los niveles

de ingreso por el trabajo desarrollado, lo que

insostenibles de su desempeño, explicados

hace que se ubiquen en situación crítica de

por “el desigual acceso a tierras de calidad”,

pobreza. Sus familiares no cuentan ni con 0,5

la degradación y su inadecuado uso y manejo,

de dólar diario, de ahí que su acceso al

la baja productividad de los factores de

consumo mínimo vital, en muchos casos, está

producción asociada al notorio rezago

limitado por la falta de medios económicos

tecnológico, el perfil de sus recursos humanos

para hacerlo. Existen algunos rasgos comunes

con altas tasas de analfabetismo y a las

a esta población: no gozan de los beneficios

grandes falencias de las acciones y los

sociales que, por derecho, le corresponden a

mecanismos de apoyo al sector rural. A lo

todo trabajador; se trata de un estrato

anterior se suma la inseguridad jurídica de

deprimido en términos de calidad de vida,

la tenencia de la tierra, la carencia de

especialmente por las irregularidades

infraestructura adecuada, especialmente vial

inherentes a sus estilos de contratación; con

y de riego, así como la ausencia de servicios

bastante frecuencia, tal como ocurre con el

de capacitación, asistencia técnica y crédito.

estrato de los trabajadores por cuenta propia,

La postergación de la solución de estos

las actividades de servicio doméstico

problemas crónicos no hace sino agravar la

involucran diversas formas de trabajo familiar,

situación de pobreza en la que viven la gran

en los que toda o una parte importante de

mayoría de los campesinos. 23

la familia cumple una función específica (el padre limpia y encera o cuida lotes; la mujer

La mayoría de la población rural, sobre

asea, lava y cocina y los niños cuidan de sus

todo en áreas alejadas, desarrolla y

hermanos más pequeños).

mantiene diversos mecanismos para garantizar el acceso a los alimentos,

e) Finalmente, están los trabajadores

vestuario, bienes simbólicos e incluso fuerza

agrícolas, que son mayoritarios en las zonas

laboral. La diversificación espacial y

rurales, donde cerca del 90% de los jefes se

temporal de sus actividades y la dispersión

inserta en actividades de agricultura de

de sus recursos pueden ser comprendidas

subsistencia. Su perfil es muy deprimido, con

como estrategias de minimización del

muy bajos niveles de instrucción. En este

riesgo. En muchas comunidades andinas

estrato se reproducen grandes diferencias de

perviven diversas instituciones que regulan

ingresos con los grupos de mayor poder

el intercambio recíproco y la redistribución

23

108

Para mayores detalles véase: Organización Internacional del Trabajo (OIT) (1999) Bolivia: Políticas y Programas de Empleo y Protección Social. Equipo Técnico Multidisciplinario para los Países Andinos, Propuestas de la OIT, Lima -Perú.


de bienes a través de las cuales se asumen

La lógica andina de territorialidad

en forma colectiva los riesgos familiares o

discontinua –que implica una producción

personales, garantizando mínimos niveles

diversificada mediante la utilización de

de seguridad humana aún en condiciones

diferentes pisos ecológicos– no debe ser

de extrema pobreza.

confundida con la diversificación geográfica acompañada de la ocupacional, aunque

Por ejemplo, el ayni entre familias

muchos campesinos la practican en forma

conlleva la cooperación que debe ser

muy similar. Mientras la primera busca

retribuida, es decir, contempla un sentido

aprovechar las variaciones microclimáticas de

estricto de reciprocidad, por lo tanto, implica

las zonas montañosas, la segunda se extiende

dos momentos: la contribución inicial (el ayni)

por territorios geográficos, económicos y

y la devolución del favor (ayni junt'ana). La

culturales mucho más amplios y lleva a los

mink'a permite la sustitución de obligaciones

miembros de la unidad familiar a trabajar en

para realizar determinada tarea, sobre todo

diversas ocupaciones y lugares. En todo caso,

en labores agrícolas, cuidado de ganado y

ambas formas tienen a la familia extensa

otras como el hilado y los tejidos de lana para

como centro de una red de relaciones

la mujer. El t'inka que es el ofrecimiento e

personales que actúan no solamente como

invitación de chicha o en algunos casos

un sistema de distribución y acceso de

comida como signo de solidaridad y

recursos, sino también como una auténtica

compromiso. También existe el khuyay, una

red de salvataje frente a los riesgos y las

forma de ayuda a través de la cual la

amenazas a la seguridad humana.

comunidad socorre a la familia que ha sufrido una desgracia, un accidente, incendio, etc. u

En el departamento de Cochabamba es

ofrece cierta protección a los huérfanos y a

todavía de suma importancia el trueque como

los ancianos dejando parte de las cosechas

forma de intercambio comercial y como forma

para que éstos la recojan y consuman. Otro

de complementariedad alimenticia, de

tipo de mecanismo de cooperación es el

vestuario, de bienes culturales, etc. De hecho,

trabajo en compañía que puede tomar

existen zonas extensas en Ayopaya, Bolívar,

diferentes formas, como la tradicional, en la

Tapacarí y Arque en las que el trueque es la

que dos personas o familias comparten varios

forma más importante de intercambio,

factores en proporciones mutuamente

reforzada como práctica después de cada

acordadas y posteriormente se distribuyen la

ciclo inflacionario. En esos momentos, es

cosecha por mitades o de otra forma

posible encontrar prácticas de trueque en

previamente establecida.

todas las provincias, incluso en la provincia Cercado donde se encuentran ferias en

Existen también formas comunales de

algunos barrios, como Sebastián Pagador.

cooperación que se realizan por lo general en torno a objetivos puntuales. En ellas

Incluso la creación de empleos suele

participan todas las familias que forman parte

estar basada en las redes familiares y

plena de la comunidad o sindicato para

personales. Con esto, no solamente se destaca

limpiar canales de riego, abrir o mantener

la importancia de la relación personal en el

caminos, construir escuelas, capillas,

reclutamiento laboral sino también la

cementerios, postas sanitarias y otras obras

importancia del crédito familiar en la

de interés común.

formación de las pequeñas unidades de

109


producción y comercio en las ciudades. Si se

de este tipo de actividades económicas son

observan, por ejemplo, las fuentes de crédito

la inestabilidad del empleo la falta de un

disponibles en el departamento, se encuentra

salario seguro y las reducidas posibilidades

que gran parte de ellas se basa en relaciones

de exigir contratos de trabajo. En este sector

ya sea de parentesco o de amistad. Aún entre

existe déficit de mecanismos de seguros,

los empresarios privados el crédito es,

normas jurídicas, reglamentación y monitoreo

generalmente, otorgado a "conocidos", es

en las condiciones de trabajo.

decir, a personas que pertenecen a un mismo ámbito social.

La expansión de la informalidad tiene varias connotaciones. Se trata de empleos

Después de la somera caracterización de

que corresponden a actividades de reducida

las categorías centrales de análisis que

productividad e ingresos bajos. El perfil de

corresponden a los estratos identificados, en

sus trabajadores presenta un bajo logro

la siguiente sección se pretende relacionar

educativo, tamaños de familias grandes y un

esas categorías con el nivel de ingresos y los

mayor número de miembros del hogar

logros en materia educativa. La perspectiva

insertos en la actividad de producción de

adoptada se mueve en dos planos: por un

bienes y servicios.

lado, se espera que los estratos, como variable expresiva de la desigualdad social, permitan

Al ser actividades que carecen de

discriminar entre niveles significativamente

relación contractual, se evidencian

distintos de ingresos y educación y, por el

problemas de inseguridad laboral en

otro, se estima que los estratos, como

diversos planos. Los bajos ingresos, ubicados

dimensiones sociales, coadyuven a la

en niveles inferiores a los del sector formal,

explicación de los diferenciales de la calidad

producen una brecha que aumenta la

de vida, de privación, ciclo de vida y

desigualdad en la distribución del ingreso.

vulnerabilidad de las familias.

Por otra parte, al concentrarse el empleo en actividades de baja productividad, se reduce la productividad media y, en

3.6.3.3. Segmentación del mercado de trabajo formal e informal

consecuencia, se afectan los esfuerzos para

y

aumentar la competitividad.

antigüedad laboral hogares con

Como ya se indicó, las mayores

trabajadores niños y niñas cuenta con jefes

debilidades del sector informal son la ausencia

de hogar que trabajan en el sector informal

de protección del ingreso y de mecanismos

de la economía. Las principales características

de seguro; sin embargo, en muchos casos es

Cerca del 90% de los

Cuadro 2.45. BOLIVIA: JEFES DE HOGAR, POR ESTRUCTURA DEL EMPLEO URBANO-RURAL Y FORMA DE ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO, 2000. SEGMENTACIÓN

SEXO JEFE HOGAR

ÁREA

HOMBRE

MUJER

MUJER

Domestico

110

ESPOSA

AÑOS EDUCACIÓN

INGRESO BS/MES JORNADA HS/SEMANA

EDAD EN AÑOS

HOMBRE

HOMBRE MUJER

HOMBRE MUJER

MUJER

HOMBRE

MUJER

0.00

3.00

0.00

.

6

.

542

.

64

.

Formal

11.00

6.00

4.00

9

12

1889

981

56

34

41

39 37

Informal

22.00

48.00

26.00

8

4

1219

619

53

42

43

46 41

Urbano

33.00

57.00

31.00

8

7

1554

714

54

47

42

Formal

2.00

1.00

0.00

6

6

802

465

37

45

37

23

Informal

65.00

42.00

69.00

3

3

345

218

46

44

45

45

Rural

67.00

43.00

69.00

5

4

573

341

42

44

41

34

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.


la única opción que encuentra el 86% de

laboral, debido a que atenta contra el

jefes y casi el 94% de jefas.

principio básico del derecho ciudadano. El artículo 23 de la Declaración Universal de los

La inserción de la fuerza de trabajo

Derechos Humanos dice “que toda persona

femenina en las formas de trabajo informal

debe tener derecho al trabajo, a libre elección

es mayor, por esta razón las mujeres son

y en condiciones satisfactorias de salario que

absolutamente mayoritarias entre las

aseguren la subsistencia familiar e incluso

trabajadoras por cuenta propia y las familiares

protección contra el trabajo inseguro y

sin remuneración. Esta situación es el

temporal”.

resultado del reordenamiento de la economía e implica la existencia de ocupaciones sujetas

Hay una dicotomía entre las zonas

a condiciones inadecuadas para el

rurales donde la antigüedad en el trabajo se

desenvolvimiento humano, como el desarrollo

explica porque se trata de trabajos informales;

de estrategias de sobrevivencia familiar. Es

en cambio, en las zonas urbanas es un

notable la contribución de la mujer a la

indicador dramático de vulnerabilidad. Casi

unidad familiar como estructura básica de la

la mitad de los jefes no tiene más de 5 años

organización económica y también como un

de trabajo. Se trata de la población adulta

mecanismo compensatorio a los bajos niveles

para la cual las posibilidades de pensar en un

de ingreso familiar.

futuro más tranquilo es difícil.

Antigüedad del trabajo

Hacia el 2000, sólo el 51% de los jefes de hogar urbanos disfrutaba de trabajos con

En la década de los 90, se produjo un

5 y más años de antigüedad. Esta situación

deterioro marcado en la estabilidad laboral en

se explica por el peso que tienen los trabajos

la mayor parte de las familias bolivianas. Esto

informales que implican, en muchos casos,

puso al descubierto que los recursos generados

puestos frágiles, de baja calidad y con ingresos

por la aparente estabilidad económica no

comparativamente cada vez mayores con

fueron capaces de garantizar el acceso a los

relación a los puestos de trabajo de la

mínimos derechos a la mayor parte de los

economía formal.

ciudadanos bolivianos. En los últimos años, ha crecido la inestabilidad social y se han

La inseguridad a la que estos

profundizado los problemas cuyo origen es de

trabajadores se hallan expuestos es muy alta.

índole estructural. Con ello, se ha puesto en

Es evidente que la apertura del mercado y

evidencia que el costo del ajuste estructural

las exigencias del mercado laboral altamente

fue cargado a las espaldas de los sectores más

competitivas

pobres, que ahora viven en las zonas urbana

heterogeneidad productiva. A ello se suma

marginales y en las zonas rurales.

la flexibilización del mercado laboral que

El empleo productivo no es sólo cuestión de ingresos sino también de dignidad, es

han

acentuado

la

genera mayor inseguridad e indefensión de los trabajadores.

decir, se trata de que los seres humanos tengan posibilidad de un puesto seguro en

La autogeneración de empleos

la sociedad. Para lograr esto, se debe, en

informales, la inestabilidad laboral y la

primer término, buscar mecanismos que

precarización generalizada del empleo han

reduzcan la incertidumbre y la inestabilidad

cobrado fuerza.

111


Cuadro 2.46. BOLIVIA: JEFES DE HOGAR, POR ANTIGÜEDAD LABORAL Y ÁREA DE RESIDENCIA, SEGÚN SEXO 2000. Antigüedad

Jefe o jefa del hogar

Esposa o conviviente

Hombre

Mujer

total

< 1 año

30.2

21.6

27.9

20.7

1–4

20.1

23.5

21.1

35.9

5 y más

49.6

54.9

51.1

43.5

Urbano

33.1

56.7

37.3

31.2

< 1 año

4.6

17.9

6.3

3.9

1–4

6.4

0.0

5.6

6.4

89.0

82.1

88.1

89.7

5 y más Rural

66.9

43.3

62.7

68.8

Total

100.0

100.0

100.0

100.0

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

el

existen importantes diferenciales de ingreso,

debilitamiento de las organizaciones

particularmente entre los trabajadores

sindicales y la disminución de sus capacidades

asalariados (obreros y empleados). Los dos

de negociación. Estos aspectos revelan el

aspectos generan la dispersión salarial general

drama en el que se hallan los trabajadores.

y, sobre todo, entre los trabajadores del sector

Los trabajos temporales han ido cobrando

formal e informal.

A

esta

situación

se

suma

mayor importancia, particularmente entre los trabajadores del sector informal urbano

Con relación a la discriminación salarial

que ingresan a este tipo de actividades como

por género, se advierte que las mujeres se

mecanismos compensatorios a las políticas

concentran en categorías de menor

de flexibilización. Esto ha provocado una alta

productividad e ingreso, de ahí que sus

condición de vulnerabilidad en el trabajo

24

ingresos sean inferiores a los de los

y el incremento del desempleo abierto.

hombres. Esto es más elocuente a medida que el nivel educacional aumenta, pero las

3.6.3.4. Las remuneraciones y la distribución del ingreso

diferencias no desaparecen. La segregación laboral por género va desde los factores determinantes de la participación laboral

El análisis de los ingresos laborales

de las mujeres en el mercado de trabajo de

medios a partir de la segmentación del

bienes y servicios hasta la forma en la que

mercado de trabajo revela dos hechos muy

en éste se desenvuelven: existe una

peculiares. Por una parte, la concentración

concentración horizontal en un número

de los ocupados en el sector informal y en el

reducido de sectores y ocupaciones y, a nivel

sector doméstico, con bajos niveles educativos

vertical, una presencia reducida en puestos

y con los niveles más bajos de ingresos. Por

de dirección y mando.

otra parte, la presencia relativamente homogénea con relación a los logros

Numéricamente, las mujeres son mayoría

educativos entre los trabajadores del sector

en las categorías de empleadas domésticas,

moderno de la economía, pero donde aún

trabajadoras por cuenta propia y familiares

24

112

Pizarro, Roberto (2001). La vulnerabilidad social y sus desafíos: una mirada desde América Latina, CEPAL. Serie: Estudios estadísticos y prospectivos Nº 6, División de Estadística y Proyecciones Económicas, Santiago de Chile, febrero de 2001, p. 14.


Gráfico 2.4. BOLIVIA: GRADO DE CONCENTRACIÓN DE LOS INGRESOS LABORALES POR TRABAJO, SEGÚN ÁREA DE RESIDENCIA URBANA Y RURAL, 2000 (CURVA DE LORENZ). 100 90

70 60 50 40 30

% Acumulado Ingresos

80

20 10 0 10

20

30

40

50

60

70

80

90

100

% Acumulado Hogares

Urbana

Rural

Nacional

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

no remuneradas; se trata de las categorías

de los recursos productivos, vale decir, los

que perciben menor remuneración. Los

recursos humanos (la gente) y los recursos

hombres, en cambio, se insertan en el sector

físicos y financieros, y que depende del precio

informal principalmente como asalariados y

que se paga en el mercado por el uso de esos

empleadores de establecimientos pequeños

recursos. Se reconoce el carácter limitado que

y trabajadores por cuenta propia. Una de las

podrían tener las políticas públicas orientadas

diferencias más notables entre hombres y

a alterar notoriamente la dotación de capital

mujeres en relación con su inserción laboral

productivo en el corto plazo. Las acciones que

se manifiesta en la disparidad de los ingresos

se han desarrollado desde la esfera del Estado

que reciben por los mismos trabajos, esto es

han

lo que se observa al controlar la categoría

modificaciones de los llamados “salarios

de asalariados.

mínimos” como alternativa para acortar las

sido

fundamentalmente

las

brechas distributivas. Se deberían sentar las Es indiscutible que el flujo de ingresos

bases de un sistema productivo virtuoso que

está en relación directa con la dotación inicial

abra las posibilidades de cambio en el largo

113


plazo; esta iniciativa debería, a su vez, estar

adicionalmente esta última aseveración. En

asociada a sostenidos aumentos de

efecto, la curva rural se aproxima a la urbana

productividad, aspecto que podría redundar

en los extremos de la curva de distribución;

positivamente en la generación de productos,

en

ingresos y mayor equidad social.

distanciamiento de la diagonal principal,

ambas

curvas

se

advierte

un

incluso la curva rural se ubica en algunos En el ámbito latinoamericano, Bolivia

tramos por encima de la distribución nacional,

ocupa el segundo lugar en los índices de

situación que revela la presencia de una

desigualdad en la distribución de los ingresos

marcada heterogeneidad en la distribución

después del Brasil, que es el país que ocupa

de los ingresos.

el primer puesto en el contexto mundial.

25

La desigual distribución de los ingresos en

En el análisis de la desigualdad en la

Bolivia se muestra en el Gráfico 2.4., donde

distribución de los ingresos existen diferencias

se advierte con nitidez que tanto en las zonas

considerables en función de las variables que

rurales como en las urbanas los niveles de

se utilizan para su observación. Por ello y con

desigualdad son muy altos.

el objetivo de ilustrar la situación descrita en el párrafo anterior es interesante observar

El año 2000, el índice de concentración

que independientemente de las oscilaciones

de ingresos por persona de GINI en el ámbito

observadas, el 30% de la población ocupada

nacional fue estimado en 0.61 con oscilaciones

accede sólo a un máximo del 4% del total de

en torno al 0.52 en las zonas urbanas y en el

ingresos laborales, el 50% llega a obtener

orden del 0.64 en las áreas rurales. Esta

sólo el 12% de la masa de ingresos y el 20%

información revela que en tanto en las zonas

más rico obtiene más del 60% de la renta

urbanas y rurales bolivianas se habría

(Cuadro 2.47.). Son dramáticas las diferencias

producido una profunda concentración de

de ingresos entre el quintil más pobre y el

ingresos en los deciles más altos.

quintil más rico.

La forma de la distribución de los ingresos laborales individuales, usualmente

Es evidente que las enormes desigualdades

conocida como la curva de Lorenz, sustenta

de todo tipo entre las zonas urbanas y rurales

Cuadro 2.47. BOLIVIA: RANGOS DE DISTRIBUCIÓN DE LOS INGRESOS LABORALES POR TRABAJO, 2000. INGRESO PRINCIPAL 30%

PROMEDIO

SUMATORIA

DESVIACIÓN

PORCENTAJE DE

DE INGRESOS

ESTÁNDAR

INGRESO ACUMULADO

0.1 - 283

122.85

103,694,039

80.37

20% 283 - 550

416.07

233,981,535

78.52

8.26

30% 550 - 928

848.16

719,788,453

197.22

25.41 26.04

15% 928 – 2967

1,834.43

737,521,465

445.37

5% 2968 – 38700

6,396.49

1,037,388,563

4,865.90

36.63

TOTAL

1,004.64

2,832,374,055

1,866.81

100.00

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

114

3.66

25

Véase: Panorama Social de América Latina 2001- 2002, CEPAL, 2002.


Cuadro 2.48. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN POR QUINTILES DE LOS INGRESOS DE LOS TRABAJADORES SEGÚN ÁREA DE RESIDENCIA E ÍNDICE DE DESIGUALDAD DE GINI, 2000. Quintiles

Media

Sumatoria

% ingreso

73.6

172450.5

3.2%

33.3

20%

169.6

401018.5

7.3%

27.1

20%

282.8

657570.3

12.0%

39.8

20%

452.6

1060318.6

19.4%

66.6

1349.8

3170625.2

58.0%

1188.3

704.3

20% BAJO

20% ALTO

Desviación stándar

Urbano GINI

465.9

0.52

5461982.9

100.0%

7.1

12907.9

1.1%

7.0

22.8

41521.8

3.5%

6.5

20%

55.5

100878.0

8.5%

12.9

20%

118.4

214844.9

18.1%

27.0

20% ALTO

448.9

816582.0

68.8%

706.2

356.0

20% BAJO 20%

Rural GINI

130.5

0.64

1186734.6

100.0%

20% BAJO

15.9

65838.7

1.0%

10.5

20%

72.8

303648.6

4.6%

21.4

20%

161.7

672020.3

10.1%

30.7

20%

312.2

1301585.6

19.6%

59.5

1033.8

4305624.3

64.8%

1057.5

100.0%

602.0

20% ALTO Total GINI

319.4

0.61

6648717.5

Fuente: Elaboración propia. MECOVI 2000, INE.

en Bolivia son de larga data. La persistencia a

Nótese que hacia el año 2000, el 20%

este patrón de desigualdad en lugar de

más pobre de los hogares urbanos accedió al

reducirse se amplía y profundiza. Esto es

3,16% de los ingresos; en cambio, el 20% más

intolerable para la plena implementación de

rico llegó a obtener el 58% de la masa de

los derechos económicos y sociales de la

ingresos. En el área rural, el promedio de los

población, de ahí la urgente necesidad de

ingresos es inferior en todos los grupos que

acciones que permitan reducir la desigualdad

la media urbana. Al observar la forma en la

económica medida a través de los ingresos.

que se distribuyen los ingresos se advierte que en el quintil más pobre de los hogares

Es indiscutible que los problemas son

se concentra el 1,1% de los ingresos, en

aun más severos en las zonas rurales, donde

cambio en el quintil más rico se concentra el

la desigual distribución de los ingresos y los

69% (Cuadro 2.48.).

altos índices de pobreza revelan que los derechos económicos, sociales y culturales de

El ingreso acumulado del quintil más

la población son violados o, simplemente,

rico de las zonas urbanas es 18 veces superior

ignorados.

al del quintil más pobre, cuyo ingreso promedio es superior al 100% del ingreso

La protección económica de los grupos

de los trabajadores rurales. La distancia entre

vulnerables es un requisito previo esencial

los valores promedios de ingresos urbanos

para el ejercicio de los derechos económicos.

y rurales del primer quintil es de 10 veces

115


Cuadro 2.49. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN QUINTÍLICA DE LOS INGRESOS DE LOS TRABAJADORES SEGÚN NOMENCLADOR DE ESTRATIFICACIÓN SOCIAL, 2000. GRUPOS SOCIOOCUPACIONALES

DISTRIBUCIÓN QUINTÍLICA DE LOS INGRESOS

INGRESO PROMEDIO

20% BAJO

20%

20%

20%

20% ALTO

TOTAL

BOLIVIANOS/MES

Directivos y profesionales

0.50

2.40

8.50

9.70

78.90

100.00

4,245.14

Trabajadores no manuales

1.40

7.60

20.70

33.60

36.60

100.00

1,394.92

Comerciantes

14.20

24.60

21.00

20.40

19.90

100.00

868.15

Trabajadores agrícolas

55.20

22.80

11.10

6.60

4.30

100.00

373.82

Pequeños productores independientes

12.90

23.20

22.90

22.10

18.90

100.00

853.36

1.90

14.00

29.40

36.00

18.60

100.00

981.67 608.60

Asalariados manuales Trabajadores de los hogares Ingreso medio (Bs./mes)

7.10

34.80

33.50

19.10

5.50

100.00

73.60

283.95

559.72

955.57

3,138.91

1,008.81

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

más de ingreso en las zonas urbanas que en las rurales. En las zonas rurales, el quintil

3.6.4. Características de la vivienda y acceso a los servicios básicos

más rico es 64 veces superior al más pobre (Cuadro 2.48.). Las distancias entre los estratos socio-

3.6.4.1. Características generales de las viviendas

ocupacionales revelan con nitidez la desigual distribución de los ingresos en Bolivia. Entre

En los siguientes acápites se analizan las

los directivos y profesionales más del 90% se

características del hábitat físico inmediato.

concentra entre el cuarto y quinto quintil de

La vivienda, la infraestructura que le sirve y

ingresos; el perfil de los grupos de oficinistas

el medio local en el que está inserta la

es similar al de los directivos aunque hay

población constituyen componentes básicos

también representación en el tercer quintil.

de la calidad de vida de las familias de los niños, niñas y adolescentes trabajadores.

Evidentemente, una de las categorías

Resulta claro que en una economía regida

más afectadas por la aguda desigualdad en

por criterios capitalistas, la vivienda, bien de

la distribución de los ingresos laborales es la

uso esencial, deviene en mercancía que se

de los trabajadores agrícolas: sólo el 4,3%

transa en un mercado donde se especula con

logra ubicarse en el quintil superior. También

la escasez de stocks y suelos. Una parte

se hallan en situación preocupante los

sustancial de la población, incapacitada social

trabajadores por cuenta propia (comerciantes

y econó-micamente para articular una

y pequeños productores independientes) y

demanda solvente, queda al margen de este

los trabajadores de los hogares, quienes se

mercado.

concentran sistemáticamente en los dos

116

primeros quintiles. En cambio, los ingresos

La vivienda es una condición básica de

laborales de los patrones y empleados se

reproducción de la fuerza de trabajo. El ideal

ubican en los quintiles superiores. En lo que

de un mínimo de vivienda resulta inalcanzable

respecta a los asalariados (obreros), la

para la población de menores recursos, debido

tendencia es a concentrarse fuertemente en

a sus exiguos ingresos en comparación con los

los quintiles intermedios, lo que refleja una

costos que significa edificar una vivienda

tendencia contractiva de su ingreso promedio.

adecuada. En Cochabamba, los costos no sólo


son altos por el valor de los materiales, sino

habitaciones sueltas dentro de una vivienda

por el carácter mercantil de la tierra urbana

mayor o viven en viviendas improvisadas, en

y la especulación por parte de loteadores

locales de comercio y otros lugares.

inescrupulosos. El 71% de las viviendas se concentra en En realidad, todos aspiran a "casa propia

los departamentos de La Paz, Santa Cruz y

y económica con techo de dos aguas y jardín

Cochabamba. Allí también se produce la

adelante", pero ante la imposibilidad de

mayor concentración de hogares residentes

convertirse en demandantes solventes de las

en

viviendas que se ofertan en el mercado se ven

departamentos (5%) y habitaciones sueltas

empujados a "resolver" esta necesidad auto

(15%). El restante 29% de hogares vive en 6

construyendo alojamientos que no llegan a

departamentos, en los que predomina la

reunir las condiciones mínimas de habitabilidad.

residencia de los hogares en casa

Estos alojamientos aparentemente baratos

independiente (88%) y 10% en habitaciones

resultan costosos por su ubicación, ya que los

sueltas.

casas independientes (80%),

lugares en los que se los construye no tienen La

la infraestructura ni el equipamiento de los

denominación

de

"casas

servicios sociales de educación y salud. Esto

independientes" requiere cuidado, ya que

obliga a sus habitantes a prolongados e

en ella se mezclan los datos de casas con los

incómodos viajes, cuyo costo debe incluirse en

de pahuichis y chozas; también están las

el precio que significa vivir en esos barrios,

viviendas de interés social, ejecutadas a través

altamente dependientes del capricho de los

de planes estatales, así como las viviendas

transportistas y de la precaria transitabilidad

autoconstruidas sin ninguna normatividad.

de sus vías de acceso.

Su común denominador es que se trata de viviendas construidas modestamente.

La información del Censo Nacional de 2001 establece 2.3 millones de hogares en

Un 5% de los hogares reside en

Bolivia, de los cuales 1.9 millones habitan en

departamentos. Se observa que esta

casas independientes, 86 mil en departa-

modalidad de vivienda es privativa de las

mentos y alrededor de 315 mil ocupan

áreas urbanas de La Paz, Cochabamba y Santa

Cuadro 2.50. BOLIVIA: HOGARES DISTRIBUIDOS SEGÚN TIPO DE VIVIENDA Y DEPARTAMENTO DE RESIDENCIA, 2001. DEPARTAMENTO CASA, CHOZA

DEPARTAMENTO HABITACIÓN SUELTA

VIVIENDA IMPROVISADA LOCAL NO VIVIENDA

TOTAL

La Paz

559,735

50,267

103,685

1,652

3,012

718,351

Santa Cruz

368,240

11,988

83,851

2,216

2,274

468,569

Cochabamba

354,829

13,159

44,137

1,365

1,606

415,096

Potosí

197,813

2,599

17,870

254

675

219,211

Chuquisaca

120,471

2,746

16,102

286

384

139,989

Oruro

110,315

3,008

13,876

109

394

127,702

Tarija

80,317

2,269

14,218

531

446

97,781

Beni

64,257

365

4,465

552

301

69,940

Pando

10,888

45

618

146

117

11,814

1,866,865

86,446

298,822

7,111

9,209

2,268,453

Total

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.

117


Cuadro 2.51. HOGARES DISTRIBUIDOS SEGÚN RÉGIMEN DE TENENCIA DE LA VIVIENDA Y ÁREA DE RESIDENCIA, 2000 PROPIEDAD DE LA VIVIENDA

ALTIPLANO

VALLES

LLANOS

URBANO

RURAL

TOTAL

URBANO

RURAL

TOTAL

URBANO

RURAL

Alquilada

24.2

3.4

9.9

24.6

0.8

9.2

11.4

3.6

TOTAL 8.0

Propia pagada

56.1

90.4

79.7

62.3

93.7

82.7

67.1

80.0

72.8

Propia en pago

0.0

0.0

0.0

1.4

0.0

0.5

0.0

0.0

0.0

Contrato anticrético

7.6

0.0

2.4

5.8

0.0

2.0

8.6

1.8

5.6

Cedida por servicios

3.0

2.1

2.4

1.4

3.9

3.1

0.0

9.1

4.0

Cedida por parientes

9.1

4.1

5.7

4.3

1.6

2.6

12.9

5.5

9.6

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

Total

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

Cruz, es decir, de los grupos de mayor poder

contrato en anticrético predomina en las

económico dentro de estos espacios. En la

zonas urbanas, pero con mayor fuerza en los

tercera tipología se agrupan las categorías de

llanos. Esta predominancia se explica porque

habitaciones sueltas y viviendas improvisadas,

para acceder a este tipo de vivienda se

que se constituyen en una estrategia de

requiere de capital y algunos hogares, gracias

residencia que alberga a 315 mil hogares

a su nivel económico, pueden disponer de

bolivianos. Dentro de esta tipología, tienen

ese capital.

mayor importancia las habitaciones sueltas en casa de vecindad.

Hasta donde los datos permiten observar, la modalidad de vivienda prestada

3.6.4.2. Características del régimen de tenencia de las viviendas

por servicios es una práctica más generalizada en los espacios urbanos del altiplano y de los llanos. Responde en

Hasta donde los datos permiten observar,

muchos casos a contraprestaciones de

la propiedad de la vivienda no es un elemento

servicios personales a los dueños de las

discriminador entre los distintos sectores sociales,

viviendas que asumen distintas formas, desde

debido a que espacialmente se distribuye en

el empleo doméstico, el préstamo de fuerza

todo el país y a que la mera propiedad de la

de trabajo en faenas duras como la

vivienda no está asociada con la calidad ni es un

construcción o la jardinería, o préstamos de

indicador de bienestar. Alrededor de 80% de los

capital. También es posible que primen en

hogares en el altiplano, 83% en los valles y un

algunos casos los lazos familiares a través

poco más de 72% en los llanos habita en vivienda

de los cuales se obtiene estos espacios en

propia (55%). Alrededor de 10% de los hogares

préstamo temporal.

alquila su vivienda, 2% de los hogares del altiplano y valles, 6% en los llanos tiene viviendas en anti-crético y 14% en los llanos, sólo alrededor

En el análisis siguiente no se toma en

de 7% en los valles y altiplano utiliza una vivienda

cuenta el problema de la propiedad; se enfatiza

prestada o cedida por servicios.

solamente que para que la necesidad habitacional básica pueda considerarse sa-

118

Las viviendas en alquiler abundan más

tisfecha la tenencia de la vivienda debe ser

en las zonas urbanas. Para las familias que

estable y segura y su costo no debe exceder un

viven en este tipo de vivienda, el pago de

porcentaje razonable de los ingresos. Fuera de

alquiler constituye una deficiencia más que

estas consideraciones, el análisis se limita a las

se suma a las que ya tienen. La modalidad de

condiciones físicas de habitabilidad.


Las necesidades habitacionales básicas

para las distintas edades y sexos de los hijos

tienen dos grupos fundamentales de

y que garanticen la intimidad de los padres.

componentes. Por una parte, los que se relacionan con la vivienda misma, entendida

En cuanto a la privacidad individual, el

como ámbito privado de residencia que debe

requisito más común es el dormitorio

disponer de espacios apropiados para dormir,

conyugal separado, ya que la priva-cidad

para la preparación e ingestión de los

individual de otros miembros del grupo es

alimentos sin riesgos de contaminación y de

más difícil de establecer. Normas muy

accidentes domésticos, recintos adecuados

exigentes podrían estipular la separación de

para la higiene personal, la eliminación de

los dormitorios de los hijos (sobre todo los

desechos y deyecciones humanas. Por otra

de distinto sexo) a partir de la adolescencia

parte, debe existir la infraestructura social o

y la dotación de dormitorios independientes

pública que la rodea y que permite el acceso

a los miembros del grupo que no sean

a servicios esenciales, básicamente agua

parientes directos, pero normalmente las

potable, alcantarillado sanitario y electricidad.

encuestas no permiten estudiar en detalle

En rigor, estas últimas no sólo conciernen a

la forma en que los miembros del grupo se

la disponibilidad de determinados artefactos,

acomodan para dormir. Un indicador

sino a la forma en que se los percibe y utiliza

bastante frecuente es, simplemente, el

como medios para satisfacer necesidades

número de personas por dormitorio,

básicas. A continuación se desarrolla cada

entendiendo por dormitorio toda

uno de los componentes básicos de las

"habitación utilizada para dormir". Se

necesidades habitacionales.

supone que hay hacinamiento si existen más de 2,67 personas por dormitorio. Esta

3.6.4.3.

Características

hacinamiento

en

las

del

determinación estadística del hacinamiento

viviendas

es resultado del cálculo basado en el número de personas existente en el hogar respecto

La vivienda es la envolvente física que acondiciona los espacios para la vida del

a la cantidad de cuartos empleados exclusivamente

como

dormitorio.

grupo familiar. Uno de los innumerables problemas que comprometen a la infancia

Del Cuadro 2.52. se desprende con

es la superpoblación en las viviendas. Esta

bastante nitidez que, en materia de

situación puede repercutir en muchos

hacinamiento, las áreas se ordenan

aspectos de la vida de la población, como

formando un patrón bipolarizado. Las áreas

ocurre con la promiscuidad cuando no se

urbanas con más de la mitad de los hogares

dispone de ambientes adecuados para dormir

en condiciones "aceptables" de ocupación,

Cuadro 2.52. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN RELATIVA DE LOS HOGARES POR CONDICIÓN DE HACINAMIENTO, SEGÚN REGIÓN ECOLÓGICA Y ÁREA DE RESIDENCIA, 2000. HACINAMIENTO

ALTIPLANO

VALLES

LLANOS

URBANO

RURAL

TOTAL

URBANO

RURAL

TOTAL

URBANO

RURAL

Aceptable

54.50

43.20

46.70

63.80

47.20

53.10

75.70

38.20

59.20

Hacinado

45.50

56.80

53.30

36.20

52.80

46.90

24.30

61.80

40.80

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

Total

TOTAL

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

119


las áreas rurales de los valles y altiplano

que soportan las inclemencias del tiempo

con más de la mitad y los llanos casi con

y que protegen a los habitantes de posibles

dos tercios de sus hogares sometidos a altos

fuentes de inseguridad provenientes del

riesgos de promiscuidad. Sin duda, la

exterior.

disponibilidad de datos sobre la superficie edificada y la calidad de los materiales de

Con respecto a los techos, éstos pueden

construcción empleados (materia, esta

ser considerados como parte de la

última, que en un censo es extremadamente

construcción estructural básica o como un

difícil de evaluar con precisión) arrojaría

aspecto reemplazable o mejorable. Aquí se

más luces acerca de la efectiva presión sobre

los trata de esta última forma, asumiendo

la vivienda.

que toda vivienda con paredes de materiales buenos o aceptables sería "salvada" aunque

El hecho de que un hogar cuente con

haya que cambiarle el techo y los pisos,

un solo cuarto representa una situación de

mientras que las paredes de materiales poco

riesgo para la salud de los niños y puede ser

nobles exigirían recomenzar "desde los

catalogada como de extrema gravedad. Esta

cimientos". Esta convención (si el techo

situación implica que todas las actividades

forma parte de la "estructura básica" o si

hogareñas se desarrollan en ese único

debe ser incluido entre los aspectos que

ambiente. No obstante, el indicador de

son objeto de "mejoras") no afecta más

hacinamiento alude inequívocamente a las

que formalmente el cómputo, porque en

malas condiciones de existencia de la mayor

definitiva un techo de materiales

parte de la población de Cochabamba.

inaceptables tendría que ser reemplazado

Entonces, se vuelve a confirmar la hipótesis

y para ello poco importa que se lo

sobre la existencia de modalidades de

contemple dentro de la construcción básica

segregación social en el espacio urbano.

o de los aspectos complementarios o que una vivienda con esos techos forme parte

3.6.4.4. Características de la calidad

de las "viviendas inaceptables" o de las

de la construcción de las viviendas

"viviendas básicamente aceptables que necesitan ser mejoradas".

La calidad constructiva de la vivienda es un indicador de necesidades básicas. Los

Los materiales "inaceptables" son

materiales utilizados en la construcción de

inadecuados para proveer el abrigo y la

la vivienda reflejan su fortaleza física que

protección

determina,

su

adversidades naturales (frío, calor, viento,

habitabilidad, sus condiciones sanitarias y

lluvia), contra los ataques externos (ladrones

la satisfacción directa de las necesidades

o asaltantes) o contra las amenazas

de abrigo y protección.

sanitarias (insectos infecciosos que se alojan

en

buena

parte,

necesarios

contra

las

en algunos materiales, como el transmisor

120

La estructura básica de la vivienda está

del mal de Chagas). Ejemplos típicos son

representada, sobre todo, por las paredes

las paredes no revestidas de cartón,

y, en particular, por las paredes exteriores

hojalata, paja, barro o adobe.


Los materiales "aceptables" pueden ser

Paredes: Se consideran materiales

tolerados como una solución mínima al

nobles al ladrillo y la piedra; intermedios, a

problema habitacional porque suministran

los bloques de cemento y al adobe revestido;

abrigo o protección, pero podrían ser de

pobres, al adobe sin revestir, los tabiques de

mejor calidad en distintos aspectos: durabili-

barro y otros materiales similares.

dad, regulación térmica, incluso el aspecto estético. Ejemplos típicos son ciertas

Pisos: Son materiales nobles la madera

construcciones de madera, bloques de

y los mosaicos o baldosas; intermedios, el

fibrocemento y adobes revestidos.

ladrillo y el cemento; y pobres, los pisos de tierra y otros materiales similares.

Los materiales "buenos" son aquellos que además de resultar aceptables tienen

Techos: Se consideran materiales nobles

otras cualidades que los hacen más

a las tejas de cerámica, las losas de hormigón

apreciados para ofrecer abrigo o

y las tejas de cemento o fibrocemento;

protección. Típicamente pueden figurar

intermedios, la calamina y las tejas de barro;

aquí las paredes de ladrillo o de piedra

pobres, la paja, la caña, la palma y otros

cortada, unidas con argamasa y revestidas

similares.

de revoque, o las de madera de troncos calafateados. Aparte de estos indicadores

Sobre la base de lo anterior, se ha

gruesos, un examen más fino indagaría

construido un indicador sintético de la calidad

sobre la solidez de los cimientos, el grosor

constructiva de las viviendas con el siguiente

de los muros, la altura o luz existente entre

procedimiento:

el suelo y el techo y otros aspectos similares. 1) Viviendas de buena calidad, cuando Las viviendas fueron clasificadas en

las paredes, el techo y el piso están

cuatro categorías de acuerdo a la calidad de

construidos únicamente con materiales

los materiales empleados en su construcción:

nobles.

viviendas de buena calidad, de calidad aceptable, de calidad deficiente e inaceptable.

2) Viviendas aceptables, cuando por lo

Para el análisis se tomaron en

menos un material es de calidad intermedia,

consideración los indicadores referidos al

pero ninguno de calidad pobre.

material predominante en paredes, pisos y 3) Viviendas deficientes, cuando uno o

techos. Estos materiales, según su calidad, fueron clasificados en nobles, intermedios y

más materiales son pobres.

pobres.

Cuadro 2.53. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN DE LOS HOGARES POR LA CALIDAD CONSTRUCTIVA DE LA VIVIENDA, SEGÚN REGIONES Y ÁREAS DE RESIDENCIA, 2000. CALIDAD CONSTRUCTIVA

ALTIPLANO

VALLES

URBANO

RURAL

6.1

0.0

1.9

Aceptable

81.8

15.1

Deficiente

10.6

17.8

Buena

Inaceptable Total

TOTAL

URBANO

LLANOS

RURAL

TOTAL

URBANO

RURAL

TOTAL

10.1

0.0

3.6

25.7

0.0

14.4

35.8

73.9

21.3

39.8

38.6

18.2

29.6

15.6

8.7

22.8

17.9

18.6

18.2

18.4

1.5

67.1

46.7

7.2

55.9

38.8

17.1

63.6

37.6

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

121


De acuerdo a estos criterios, hacia el año 2000, en las zonas rurales no se registran

3.6.4.5. Disponibilidad de servicio higiénico exclusivo

construcciones en la tipología de buena calidad.

Otro indicador de calidad de vida es la

En cambio, en las zonas urbanas, una fuerte

disponibilidad de servicio higiénico de uso

disparidad entre las regiones se torna

privado del hogar. Sería muy interesante

preocupante: el mayor rezago se presenta en

conocer si está dentro o fuera de la vivienda

el altiplano, donde sólo el 6% de los hogares

y si tiene inodoro con descarga, ya que así

urbanos vive en viviendas de buena calidad,

se podría construir un mejor indicador. Pero

10% en los valles y en mejor situación se

como estas preguntas no se han formulado

encuentran las viviendas de los llanos urbanos

en la MECOVI 2000, se utiliza únicamente el

con el 26%.

uso privado de servicio higiénico.

En las zonas urbanas de los valles y

Nuevamente se evidencian las

altiplano son mayoritarios los hogares

desigualdades entre áreas rurales y urbanas.

residentes en viviendas de calidad aceptable;

Las áreas urbanas son las únicas en las que

en cambio, en lo llanos las viviendas se

el servicio higiénico tiene una representación

distribuyen entre buenas y aceptables. Por

importante (más de la mitad de hogares con

consiguiente, se trata de hogares que habitan

uso privado). En las zonas rurales del

viviendas relativamente bien construidas.

altiplano y los valles el porcentaje es superior al 50%. Resalta el bajo peso que tienen los

En viviendas aceptablemente edificadas

hogares rurales de la zona de los llanos,

habitan los hogares de las zonas rurales del

donde el 30% de los hogares no dispone de

altiplano (15%), valles (21%) y llanos (18%);

este equipamiento esencial y lo comparte

en consecuencia, cerca a 80% de los hogares

con otro 5%.

vive en espacios precariamente edificados. El 74% de las viviendas rurales del Las diferencias son fuertes entre

altiplano y el 56% de los valles carecen de

regiones y áreas del país, lo que pone en

servicios sanitarios. La disponibilidad del

evidencia que los hogares donde habitan

servicio higiénico de uso privado representa

los niños y niñas trabajadores son muy

una aproximación adicional a las condiciones

precarios y sus viviendas son de calidad

de saneamiento existentes en el ámbito

deficiente.

inmediato en el que se desenvuelve la vida

Cuadro 2.54. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN RELATIVA DE LOS HOGARES SEGÚN DISPONIBILIDAD DE SERVICIO HIGIÉNICO EXCLUSIVO, 2000. SERVICIO HIGIÉNICO

ALTIPLANO

VALLES

RURAL

TOTAL

URBANO

RURAL

TOTAL

Uso privado

50.0

22.6

31.1

56.5

41.7

46.9

65.7

63.6

64.8

Uso común

19.7

3.4

8.5

26.1

2.4

10.7

28.6

5.5

18.4

No tiene Total

URBANO

RURAL

TOTAL

30.3

74.0

60.4

17.4

55.9

42.3

5.7

30.9

16.8

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

122

LLANOS

URBANO


Cuadro 2.55. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN DE LOS HOGARES SEGÚN DISPONIBILIDAD DE CUARTO DE COCINA, 2000. CUARTO PARA COCINAR

ALTIPLANO

VALLES

URBANO

RURAL

TOTAL

Sí cocina

81.80

89.70

87.30

No cocina

18.20

10.30

100.00

100.00

Total

URBANO

LLANOS

RURAL

TOTAL

URBANO

RURAL

72.50

70.90

71.40

72.90

78.20

TOTAL 75.20

12.70

27.50

29.10

28.60

27.10

21.80

24.80

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

100.00

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

de las personas debido a sus implicancias

cocina, los valles y llanos son las áreas que

sanitarias. La situación "adecuada" consiste

se encuentran en las peores condiciones de

en un cuarto específicamente destinado a

habitabilidad. Si bien es cierto que este

este fin, situado en el interior de la vivienda

requisito no suele considerarse tan im-

y dotado de al menos un inodoro con

portante como los materiales de las paredes,

descarga de agua y una ducha. Sin duda,

la existencia de un cuarto de baño o el grado

esta carencia tiene un efecto sobre los riesgos

de hacinamiento son otros indicadores de

de enfermedad y muerte de los habitantes

problemas de habitabilidad.

del hogar. 3.6.4.7. Disponibilidad de servicios 3.6.4.6. Disponibilidad de cuarto para cocinar

básicos Siguiendo con la línea de aproximaciones

La disponibilidad de un cuarto especial

sucesivas a las condiciones materiales de vida,

para cocinar los alimentos es otro requisito

interpretadas como un campo de

que suele exigirse en una norma habitacional

intermediaciones entre los factores estructurales

mínima. Las encuestas que sirven de base para

de índole socioeconómico y de tipo jurídico y

esta indagación incluyen una pregunta sobre

político (papel del Estado), se han seleccionado

la existencia de un cuarto para cocinar en la

indicadores estrechamente interrelacionados

vivienda.

que proceden del ámbito de la vivienda. Se ha decidido emplear un indicador relativo a

Algo más de un cuarto de los moradores

los servicios básicos de la vivienda: disponibilidad

de las zonas urbanas y rurales de valles y llanos

de agua potable por cañería en el interior de

cocinan en el exterior de la vivienda, quizá al

la vivienda, disponibilidad de red de

aire libre, o usan para cocinar cuartos que tienen

alcantarillado público y acceso a la red de

otro uso. Estos hogares no disponen de una

electricidad. Los dos primeros son de tipo

habitación destinada exclusivamente a cocinar

sanitario y el último se refiere a la provisión

y la misma se encuentra ubicada fuera de la

de energía, que en Bolivia no es un elemento

vivienda (Cuadro 2.55.).

discriminador ya que la mayoría de la población dispone de este servicio.

Es interesante que la disponibilidad de cuarto especialmente destinado para cocinar sea mayoritaria en el altiplano; 13% de los

3.6.4.7.1. Disponibilidad de agua potable

hogares carecen de cocinas independientes y

El agua es el insumo básico para la

situadas al interior de las viviendas. En

preparación de alimentos, la higiene personal,

consecuencia, en lo que respecta al uso de la

la limpieza del vestuario y el aseo. El hecho

123


de no contar con tan esencial elemento se

la instalación interna de agua en cocinas y

convierte en agente causal asociado a los

baños obliga a salir al exterior para aprovi-

altos niveles de morbi-mortalidad infantil.

sionarse de agua, impide la limpieza de los

Como una de las necesidades básicas

baños después del uso, impide tener inodoro

elementales, el agua potable no puede ser

o ducha y, en general, conspira contra la

juzgada simplemente como un problema de

condición sanitaria del hogar, por lo tanto

carencia que exige una solución de orden

esta carencia es considerada como un agente

técnico, sino también de orden social por su

de exclusión social.

relación estrecha con la salud, la vivienda, la educación, el bienestar y la calidad de vida

En esta investigación se ha considerado

de una población. “El agua es un derecho

que una buena medida de la disponibilidad

humano fundamental y un bien público a

del servicio es contar con agua potable por

proteger en todos los niveles de gobierno;

cañería al interior de la vivienda. Se utiliza la

por tanto, no debe ser mercantilizada,

información de MECOVI -2000 con el objetivo

privatizada o comercializada con propósitos

de advertir las tendencias de cambio y los

de lucro. Estos derechos deben ser

puntos de conflicto.

garantizados por todos los niveles de gobierno. En particular, un acuerdo

Alrededor del 40% de los hogares

internacional debe asegurar que estos

urbanos tiene buena disponibilidad de agua

principios no admitan controversia”. 26

potable. En términos relativos, es abrumadora la baja cobertura rural del servicio de agua

La instalación de agua potable por

potable, una reducida parte de los hogares

cañería dentro de la vivienda es un

cuenta con “buena calidad” del servicio hacia

indicador importante de las condiciones de

el 2000. Los diferenciales por zonas ecológicas

vida de la población, no sólo por la como-

y área de residencia son dramáticos y

didad en el acceso al agua, sino por sus

responden al sesgo de la atención preferente

implicancias sanitarias: la falta de agua por

del Estado a los espacios "más consolidados"

cañería implica normalmente dificultades

de los estratos de ingresos altos, los que gozan

para contar con agua potable, o grandes

de condiciones ostensiblemente superiores

dificultades para obtenerla en lugares

de acceso a todos los componentes de la

distantes (grifos públicos, por ejemplo), o

infraestructura y equipamiento urbano.

la necesidad en algunos casos de comprar el agua a camiones aguateros. La falta de

En efecto, dos terceras partes de los

Cuadro 2.56. BOLIVIA: HOGARES SEGÚN DISPONIBILIDAD DE AGUA POTABLE POR CAÑERÍA, 2000. AGUA POTABLE

ALTIPLANO URBANO

RURAL

VALLES TOTAL

URBANO

RURAL

LLANOS TOTAL

URBANO

RURAL

TOTAL

Potable por cañería dentro vivienda

39.4

0.7

12.7

37.7

3.1

15.3

44.3

7.3

28.0

No buena disponibilidad

60.6

99.3

87.3

62.3

96.9

84.7

55.7

92.7

72.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

Total

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia. Segundo punto de la Declaración de Cochabamba realizada el 8 de diciembre de 2000: Seminario sobre presión mundial contra la transferencia del suministro de agua al sector privado, Cochabamba, Bolivia. http://www.canadians.org/blueplanet/cochabamba-e.html 26

124


residentes de las zonas urbanas del altiplano

Utilizando la información de la MECOVI

y valles no cuenta con abastecimiento de agua

2000, se estima que las tarifas más bajas se

potable por cañería en el interior de las

localizan en la región del altiplano, seguidas

viviendas; las zonas de los llanos tiene una

de los valles. Hasta donde los datos permiten

provisión algo mayor al 40%.

observar, los hogares de Chuquisaca y Santa Cruz son los que mayores erogaciones

La insatisfacción se sitúa en los espacios

realizan por concepto del pago del agua,

urbanos de los valles y en las áreas rurales

alrededor de 61 bolivianos por mes.

donde el 62% y más del 95% de los hogares carece de agua potable en el interior de las

En la zona de los valles, Cochabamba

viviendas. Esta situación los obliga a pagar

revela una dramática inequidad en el acceso,

por el consumo de agua de dudosa calidad,

goce y uso del servicio de agua potable.

como el de carros aguateros y/o otros sistemas

Nótese que cuando el jefe del hogar es mujer,

privados de dotación de servicios de agua

el monto destinado al agua potable es 3

potable.

veces más que en los hogares con jefe varón.

Estas severas carencias son un testimonio

En similar situación se encuentran Oruro

claro de las deficiencias cualitativas del

y Potosí aunque en menor magnitud.

ambiente residencial y constituyen, como

Naturalmente, es más severo el riesgo de

parece obvio, un serio problema de índole

enfermedad cuando el ambiente no está

sanitario que, de un modo u otro, incide sobre

provisto de medios para la adecuada

la calidad de vida. Así, el acceso al agua

eliminación de aguas servidas y excretas,

potable es una evidencia más del carácter

generándose un efecto combinado de alto

inequitativo y de la aguda desigualdad social

potencial degradatorio para la existencia

prevaleciente en Bolivia y se constituye,

humana, particularmente, en el caso de

además, en un componente de exclusión social

organismos tan indefensos como los niños

de gran implicancia en la vida y muerte de la

de corta edad.

población.

Cuadro 2.57. BOLIVIA: GASTO PROMEDIO AL MES POR CONCEPTO DE AGUA POTABLE POR DEPARTAMENTO, SEGÚN SEXO DEL JEFE, 2000 DEPARTAMENTO

¿CUÁNTO GASTAN EN AGUA POTABLE AL MES (Bs. / mes)? HOMBRE

MUJER

TOTAL

17.37

6.06

15.66

Oruro

1.5

7.5

3.5

Potosí

3.85

5.27

4.05

10.82

5.94

10.05

7.22

21.83

9.73

61.71

46.75

56.27

La Paz

Altiplano Cochabamba Chuquisaca Tarija

13.5

13.5

13.5

Valles

16.28

24.94

18.2

Santa cruz

61.19

36.24

54.6

Beni

29.75

19.6

25.85

Llanos

55.84

31.86

48.94

Total

23.63

21.56

23.19

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

125


Como respuesta a los bajos niveles de

Los canales de desagote deben ser

consumo, la población recurre a mecanismos

subterráneos y entubados convenientemente

de abastecimiento alternativos: carros

y estar conectados a una infraestructura

cisternas, pozos y pequeños sistemas

urbana externa de cloacas y desagües pluviales,

independientes de dudosa calidad; estos

aunque también es aceptable un sistema de

últimos, en la mayor parte de los casos,

pozos individuales con cámara séptica.

construidos como resultado de los movimientos sociales de los grupos más empobrecidos.

Los desniveles son importantes porque previenen las inundaciones y facilitan el drenaje gravitatorio. En zonas bajas y

Los niveles de tasa sanitaria son

anegadizas, las casas deben estar en un nivel

alarmantes. Es urgente generar un programa

más elevado a fin de minimizar el riesgo de

de saneamiento básico para las zonas rurales

anegamiento. La mera existencia de una red

y los espacios urbano-marginales de todos los

de cloacas externa no implica que las viviendas

departamentos del país. La carencia de estos

puedan aprovecharla; hace falta la instalación

servicios tiene consecuencias irreversibles en

interna. La disponibilidad de conexión

la salud y la vida de la población,

domiciliaria de alcantarillado público satisface

particularmente la de los niños que enferman

a algo más del 60% de los hogares urbanos

o mueren por factores asociados a problemas

del altiplano y valles y sólo al 21% de los

hídricos. Es necesario implementar programas

hogares urbanos de los llanos; en cambio, en

estratégicos de alivio en las zonas donde los

las zonas rurales, los hogares se encuentran

niveles de insatisfacción son alarmantes. Una

desprovistos de alcantarillado regular en casi

lucha frontal para eliminar los problemas de

todas las viviendas.

la población sólo puede hacerse a partir de trabajos colectivos e interinstitucionales que

La autogeneración de sistemas de

ataquen la pobreza y el deterioro generalizado

eliminación de excretas mediante pozos

de sus condiciones de vida.

sépticos o sistemas independientes de alcantarillado es una práctica generalizada

3.6.4.7.2. Disponibilidad de alcantarillado público

en las zonas urbana marginales y en las zonas rurales. Sin embargo, estas instalaciones, desprovistas de las debidas especificaciones

Una vivienda adecuada debe tener un

técnicas y de los materiales apropiados, se

sistema de alcantarillas y desniveles internos

han convertido en factores contaminantes

para posibilitar el desagote de los baños y

de las aguas subterráneas (pozos),

cocinas y el drenaje de la precipitación pluvial.

inutilizando canales de riego y riachuelos y

Cuadro 2.58. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN RELATIVA DE LOS HOGARES SEGÚN DISPONIBILIDAD DE ALCANTARILLADO PÚBLICO CON CONEXIÓN DENTRO LA VIVIENDA, 2000. ALCAN-TA-RILLADO

ALTIPLANO URBANO

VALLES TOTAL

URBANO

RURAL

LLANOS TOTAL

URBANO

RURAL

TOTAL

Alcantarillado

64

1

21

62

2

23

21

0

12

No

36

99

79

38

98

77

79

100

88

100

100

100

100

100

100

100

100

100

Total

126

RURAL

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.


Cuadro 2.59. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN RELATIVA DE LOS HOGARES SEGÚN DISPONIBILIDAD DE ENERGÍA ELÉCTRICA, 2000. ELECTRICIDAD

ALTIPLANO URBANO

VALLES

LLANOS

RURAL

TOTAL

URBANO

RURAL

TOTAL

URBANO

RURAL

TOTAL

Sí dispone

94

19

43

91

16

42

84

20

56

No dispone

6

81

58

9

84

58

16

80

44

100

100

100

100

100

100

100

100

100

Total

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

formando nuevas "serpientes negras" cuyos

servicio de energía eléctrica. Las discrepancias

costos sociales son elevados, como lo

prevalecientes revelan la presencia de procesos

evidencian las altas tasas de morbilidad y

de desigualdad social acentuada, con

mortalidad infantil y, por tanto, de las precarias

manifestaciones concretas de segregación y

condiciones de vida y trabajo de los

"marginalidad" física.

pobladores. El acceso a los servicios básicos es fundamental para las condiciones de vida y salud de la población. El mayor déficit se

3.6.5. Situación de la familia del niño, niña y adolescente trabajador

encuentran en las zonas rurales y las áreas urbano-marginales.

3.6.5.1. Inscripción del nacimiento de padres, niños, niñas y adolescentes en el

3.6.4.7.3.

Disponibilidad

de

Registro Civil

electricidad La disponibilidad de energía eléctrica es

En Bolivia, el registro de hechos vitales es

otra condición importante del

de antigua data; sin embargo, se encuentra

equipamiento interno de los servicios básicos

rezagado. Es loable que el Censo 2001 se haya

de la vivienda. Nuevamente, no basta que la

esforzado para contar con este tipo de

red eléctrica llegue hasta la casa, hace falta

información, ya que el registro civil tiene una

que ésta esté conectada para hacer uso del

función jurídica de reconocimiento social en

fluido eléctrico.

la medida que propicia la formación jurídica de la familia, la protección de la infancia y

La energía eléctrica proveniente de la red

todos los derechos inherentes a la persona,

pública no es un servicio discriminador en el

como seguridad social, laboral, participación

caso de los hogares urbanos del país, alrededor

electoral y derechos humanos.

de 90% dispone de este servicio. El problema se localiza en las zonas rurales, donde más de 80% de los hogares carece de él.

La inscripción de todo ciudadano en el registro civil otorga derechos y asigna obligaciones en diversos planos de la vida

Es probable que existan viviendas

cotidiana. Entre los hogares con niños y niñas

precarias que no están oficialmente

trabajadores se advierte que tanto jefes varones

conectadas a la red, pero la utilizan

como niños, niñas y adolescentes de 14 a 17

ilegalmente mediante conexiones clandestinas

años están inscritos en más de 90% de los casos.

que, muchas veces, no son declaradas en las

La situación es distinta entre las esposas de los

encuestas. En Bolivia existe un proceso

jefes, pues sólo 80% cuenta con dicha

ampliamente difundido de la provisión del

inscripción.

127


Cuadro 2.60. BOLIVIA: HOGARES CON NIÑOS Y NIÑAS ACTIVOS POR POSICIÓN EN LA FAMILIA Y EDAD, SEGÚN CONDICIÓN DE ACTIVIDAD Y SEXO, 2001. HOMBRES

PEA

PENA

MUJERES

PEA

PENA

Jefes con niños y niñas PEA

SEXO / CONDICIÓN DE ACTIVIDAD

639,764

541,048

98,716

295,626

152,287

143,339

935,390

Jefe de hogar con registro civil

610,272

517,434

92,838

276,795

143,962

132,833

887,067

13,691

518,842

Esposa con registro civil

491,228

431,136

60,092

27,614

13,923

Niños (7-13)

897,196

774,579

122,617

374,890

189,168

Niños Ocupados (7-13)

TOTAL

185,722 1,272,086

64,066

59,229

4,837

29,697

21,117

Niños (7-13) con registro civil

817,437

710,497

106,940

337,446

173,193

8,580

93,763

Adolescentes (14-17)

423,790

356,284

67,506

192,250

101,310

90,940

Adolescentes ocupados (14-17)

107,786

98,327

9,459

47,764

32,072

15,692

155,550

Adolescentes (14-17) con registro civil

381,196

326,935

54,261

168,443

92,043

76,400

549,639

Trabajadores de 7-17

249,313

164,253 1,154,883 616,040

171,852

157,556

14,296

77,461

53,189

24,272

Porcentaje de jefes de hogar con registro civil

95

96

94

94

95

93

95

Porcentaje de esposa con registro civil

80

83

65

10

10

10

58

Porcentaje de niños con registro civil de 7-13 años

91

92

87

90

92

88

91

Porcentaje de adolescentes con registro civil (14-17)

90

92

80

88

91

84

89

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. PEA: Población Económicamente Activa; PENA: Población no Económicamente Activa. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.

La gran dificultad para el ejercicio pleno

En los espacios rurales existe la misma

de los derechos está presente entre las

tendencia a la formación de tipos más

esposas, lo que repercute negativamente en

complejos de familias; sin embargo, aún

el contexto del hogar. Si la persona no está

priman los fuertes y ancestrales lazos de

registrada en el registro civil no puede

solidaridad y reciprocidad que aglutinan a

participar en las elecciones municipales ni

los hogares.

nacionales, salir del país ni contar con contrato de trabajo, entre otras restricciones.

Entre los hogares de los niños, niñas y adolescentes trabajadores hay hogares

3.6.5.2. Tamaño, estado civil y

nucleares incompletos; es decir, falta el padre

composición de los hogares de los niños,

o la madre, lo que sugiere problemas de

niñas y adolescentes trabajadores

disolución de las familias por abandono o divorcio de los cónyuges.

Entre los niños, niñas y adolescentes trabajadores predominan los hogares

En muchos casos, las dificultades que

nucleares; sin embargo, es posible encontrar

conlleva la organización de la vida cotidiana

algunas particularidades al discriminarlos

cuando no existe la posibilidad de repartir

según el área de residencia. En los espacios

las responsabilidades entre los miembros del

urbanos predomina el tipo de familia clásica,

hogar inducen al cónyuge que ha quedado

aunque surgen

también formas más

a cargo de los hijos a integrarse al hogar de

complejas de organización familiar: los

sus familiares o, en su caso, a incorporar a

hogares tienden a extenderse. Esto se explica,

otros parientes adultos al núcleo doméstico

posiblemente, por los profundos riesgos que

y a formar hogares extendidos.

sufre la familia como consecuencia del modelo

128

de ajuste estructural vigente en el país: la

En general, se nota tendencia a la

crisis afecta a las familias y las obliga a formas

formación de hogares numerosos; el tamaño

más complejas de organización.

promedio de los hogares del niño, niña y


Cuadro 2.61. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN DE LOS HOGARES DEL NIÑO, NIÑA Y ADOLESCENTE TRABAJADOR SEGÚN ÁREA DE RESIDENCIA POR COMPOSICIÓN Y TAMAÑO PROMEDIO DE LOS HOGARES, 2000. TIPO DE FAMILIA

SEXO DEL JEFE DE HOGAR HOMBRE

MUJER

Unipersonal

ESPOSA O CONVIVIENTE MUJER

MIEMBROS DEL HOGAR (SIN EMPLEADA NI PARIENTES DE LA EMP.)

1.0

0.0

0.0

1.0

22.0

1.0

24.0

5.6

Nuclear incompleto

1.0

30.0

0.0

4.0

Extenso

9.0

27.0

8.0

5.9

Compuesto

0.0

0.0

0.0

9.0

No familiar

1.0

0.0

0.0

2.0

34.0

59.0

33.0

5.3

0.0

1.0

0.0

1.0

48.0

0.0

53.0

5.7

2.0

27.0

0.0

3.9

15.0

12.0

13.0

5.9

Nuclear completo

Urbano Unipersonal Nuclear completo Nuclear incompleto Extenso Compuesto

1.0

1.0

1.0

5.0

Rural

66.0

41.0

67.0

5.5

Total

100.0

100.0

100.0

5.4

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

adolescente trabajador de 5,4 miembros por

cambio, en las zonas urbanas hay mayor

hogar, superior a la media nacional de 4,3

tendencia a la conformación de hogares de

miembros por hogar (INE, MECOVI 2000, La

tamaño mediano, 4 a 5 personas, y de menor

Paz, 2003). Las diferencias en función de la

tamaño, 1 a 3 personas, a pesar de que los

composición de los hogares por área de

hogares compuestos por 6 o más personas

residencia son evidentes, los hogares

tienen todavía un peso importante entre los

extendidos y compuestos son los más

hogares con jefe varón.

numerosos como es lógico esperar, aunque cuando falta el marido el tamaño promedio del hogar es menor.

La relación directa entre el estado civil del jefe del hogar y el grado de complejidad de la composición del hogar es evidente. Si

En las zonas rurales existe predominio

bien los hogares nucleares completos están

de hogares de tamaño grande, más de una

formados por parejas casadas, es elocuente

tercera parte de los hogares con jefe varón

que la complejidad de las formas que asumen

tiene más de 6 miembros por hogar. En

las familias se explican por el estado civil.

Cuadro 2.62. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN DE LOS HOGARES DEL NIÑO, NIÑA Y ADOLESCENTE, SEGÚN TAMAÑO DEL HOGAR Y SEXO DEL JEFE DEL HOGAR, 2000 TAMAÑO DEL HOGAR

JEFE O JEFA DEL HOGAR HOMBRE

MUJER

1a3

6.2.0

14.1.0

4a6

11.5.0

28.3.0

6-+

16.1.0

16.2.0

Urbano

33.9.0

58.6.0

1a3

10.4.0

20.2.0

4a6

21.2.0

15.2.0

6-+

34.6.0

6.1.0

Rural

66.1.0

41.4.0

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

129


Cuadro 2.63. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN DE LOS HOGARES DEL NIÑO, NIÑA Y ADOLESCENTE TRABAJADOR POR SU COMPOSICIÓN SEGÚN EL ESTADO CIVIL DEL JEFE DEL HOGAR, 2000. COMPOSICIÓN DEL HOGAR/

CASADO(A)

ÁREA DE RESIDENCIA Unipersonal

CONVIVIENTE O

VIUDO(A)

CONCUBINO(A)

DIVORCIADO

SOLTERO(A)

TOTAL

/SEPARADO

0.0

0.0

0.0

0.0

100.0

100.0

79.2

20.8

0.0

0.0

0.0

100.0

9.1

6.1

33.3

42.4

9.1

100.0

Extenso y compuesto

40.0

14.3

22.9

7.1

15.7

100.0

Urbano

52.2

15.6

13.2

9.3

9.8

100.0 100.0

Nuclear completo Nuclear incompleto

Unipersonal

0.0

0.0

0.0

0.0

100.0

Nuclear completo

79.4

20.6

0.0

0.0

0.0

100.0

Nuclear incompleto

30.6

0.0

41.7

22.2

5.6

100.0

Extenso y compuesto

58.8

16.3

11.3

5.0

8.8

100.0

Rural

68.5

17.1

7.3

3.7

3.4

100.0

Total

62.2

16.5

9.6

5.8

5.8

100.0

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

Nótese que la mayor proporción de los hogares

El Cuadro 2.64. muestra la presencia de

incompletos llega a esa situación por divorcio

perfiles de diferenciación según grupos sociales.

o viudez (Cuadro 2.63.).

Por una parte, es marcado el peso del castellano

Ya se ha observado que los hogares

entre los grupos de mayor poder económico,

nucleares completos tienen, en promedio,

seguidos de los trabajadores de cuello blanco

menor número de integrantes que los hogares

versus los otros grupos de familias que

extensos o compuestos.

superviven bajo el bilingüismo castellano y alguna lengua autóctona. Hacia el año 2000,

3.6.5.3. Idioma y autoidentificación

más de 70% de los hogares residentes en las

de pertenencia a algún pueblo originario

zonas urbanas y 36% en las rurales saben

o indígena de los jefes de los hogares de

castellano pero no lo adoptan cotidianamente

los niños, niñas y adolescentes

para la comunicación en su hogar, lo utilizan

trabajadores

solamente para fines de interacción en las relaciones económicas, vale decir, como medio

El idioma o lengua hablada

27

es otro

de comunicación en las actividades de trabajo.

indicador de vulnerabilidad y de exclusión

130

social, ya que impide disfrutar de las ventajas

El mensaje más profundo lo ofrece el

comparativas que se ofrecen a los de habla

perfil del idioma hablado por los trabajadores

castellana: ingresar de manera masiva y

del sector informal. Su simple observación

permanente a los sistemas de educación,

da

posibilidades de acceso al mercado de trabajo,

pluriculturalismo en las áreas marginales

oportunidades de recibir y entender los

urbanas y en las zonas rurales. En las zonas

códigos de la información producida en

urbanas, los obreros son castellano parlantes;

diversos medios; en síntesis, descifrar los

en cambio, en las zonas rurales sólo 44% de

códigos del mundo moderno.

ellos habla el idioma castellano.

27

luces

del

alto

bilingüismo

Según Xavier Albó, en Bolivia hay tres grandes grupos lingüísticos: aymara, quechuas y guaraníes, al interior de los cuales existen varios subgrupos étnicos con características culturales diferentes, para esta clasificación el autor toma criterios de lengua, territorio y autoidentidad.

y


FotografĂ­a: UNICEF / Bolivia

131


Cuadro 2.6.4. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN DE LOS HOGARES DEL NIÑO, NIÑA Y ADOLESCENTE TRABAJADOR POR ÁREA DE RESIDENCIA Y SEXO SEGÚN IDIOMA DEL JEFE DEL HOGAR, 2000. ESTRATO SOCIO

1º IDIOMA SABE HABLAR

OCUPACIONAL /ÁREA DE RESIDENCIA

1º IDIOMA SABE HABLAR

JEFE DEL HOGAR HOMBRE

JEFE DEL HOGAR MUJER

QUECHUA AYMARA CASTELLANO GUARANí OTRO NATIVO TOTAL

QUECHUA AYMARÁ CASTELLANO EXTRANJERO TOTAL

Directivos y Oficinistas

3.8

0.0

76.9

0.0

0.0

80.8

3.8

0.0

15.4

0.0

19.2

Comerciantes

0.0

8.9

40.0

0.0

2.2

51.1

6.7

11.1

31.1

0.0

48.9

Agricultores

29.4

5.9

52.9

0.0

5.9

94.1

5.9

0.0

0.0

0.0

5.9

Artesanos

14.3

8.2

59.2

0.0

0.0

81.6

8.2

4.1

6.1

0.0

18.4

Obreros

13.5

13.5

73.0

0.0

0.0

100.0

0.0

0.0

0.0

0.0

0.0

0.0

0.0

12.5

0.0

0.0

12.5

12.5

6.3

68.8

0.0

87.5 26.8

Trabajo doméstico Urbano Directivos y oficinistas Comerciantes Agricultores Artesanos Obreros Trabajo doméstico Rural

9.5

7.4

55.3

0.0

1.1

73.2

5.8

4.2

16.8

0.0

22.2

0.0

33.3

0.0

33.3

88.9

0.0

11.1

0.0

0.0

11.1

0.0

0.0

28.6

0.0

0.0

28.6

42.9

0.0

14.3

14.3

71.4

40.9

14.9

31.7

1.1

1.1

89.7

5.3

2.5

2.5

0.0

10.3

8.3

16.7

58.3

0.0

8.3

91.7

8.3

0.0

0.0

0.0

8.3

33.3

11.1

44.4

0.0

0.0

88.9

11.1

0.0

0.0

0.0

11.1

0.0

0.0

0.0

0.0

0.0

0.0

0.0

0.0

100.0

0.0

100.0

37.9

14.1

32.9

0.9

2.2

88.1

6.3

2.5

2.8

0.3

11.9

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

Más de la mitad de los trabajadores

y/o una serie de fenómenos relativos a la

informales práctica un idioma nativo

urgente necesidad de cohesión social y

(aymara,

y,

reducción de brechas de diversa índole en el

presumiblemente, también el castellano

país. Un mensaje elocuente de esta

(Cuadro 2.64.).

información es que las personas que hablan

quechua

o

guaraní)

castellano y alguna lengua extranjera no se El principal obstáculo para la integración real y sistémica del desarrollo humano es el

sienten auto identificadas con ningún grupo étnico ni originario del país.

idioma. El idioma no es solamente un problema de diversidad cultural e integración de los grupos étnicos, sino también de

La información permite establecer que

profunda diferenciación en diversos planos.

la mujer es más bilingüe que el hombre.

Por esta razón, el idioma es un factor de

Ella es la encargada de guardar y transmitir

discriminación entre grupos sociales, géneros,

la tradición y de la reproducción de los

agricultores, artesanos y, en especial, mujeres

lazos sociales; como pilar básico de la

que utilizan una lengua nativa como primer

familia, sigue siendo un fuerte factor de

idioma, con mayor intensidad en las zonas

socialización. Las mujeres, por las

rurales.

características de la estructura productiva, están incorporadas a actividades ligadas al

132

El Censo 2001 incluyó una pregunta

comercio, labores agrícolas y por cuenta

relativa a la valoración de la pertenencia a

propia. Un obstáculo evidente para la

algún grupo originario o indígena. Esta

realización efectiva de su trabajo es hablar

pregunta estaba dirigida sólo a la población

sólo un idioma nativo; por ello utilizan un

de 15 y más años de edad. Por ello, el cruce

idioma para el trabajo (normalmente el

simultáneo con la lengua hablada ilustra los

castellano) y otro para el hogar

problemas que encierra la falta de adscripción

(tradicionalmente el aymara o el quechua).


Cuadro 2.65. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN RELATIVA DE LA POBLACIÓN DE 15 AÑOS Y MÁS POR SEXO Y AUTO IDENTIFICACIÓN, SEGÚN IDIOMA QUE HABLA, 2001. SEXO Y AUTO IDENTIFICACIÓN

IDIOMA O LENGUAS QUE HABLA QUECHUA

AYMARA

CASTELLANO

GUARANÍ

EXTRANJERO

Quechua

75.4

7.6

27.5

5.8

13.8

OTRO NATIVO

Aymara

7.3

81.3

25.2

3.2

10.8

5.0

Guaraní

0.1

0.1

1.7

69.7

1.4

0.8 11.7

6.9

Chiquitano

0.1

0.0

2.6

1.2

3.0

Mojeño

0.0

0.0

1.0

0.3

0.9

8.0

Otro nativo

0.3

0.3

1.7

1.2

1.8

41.7

Ninguno HOMBRES

16.7

10.7

40.3

18.6

68.4

25.8

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0 6.5

Quechua

78.1

6.2

25.9

2.0

11.8

Aymara

4.6

82.7

23.8

1.2

8.5

4.6

Guaraní

0.1

0.1

1.6

79.5

1.0

0.8 11.8

Chiquitano

0.1

0.0

2.4

0.7

2.1

Mojeño

0.0

0.0

0.9

0.1

0.6

7.3

Otro nativo

0.2

0.2

1.4

0.7

1.4

42.5

Ninguno MUJERES

17.0

10.8

44.0

15.7

74.6

26.5

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.

3.6.5.4. Atención de los partos

dramática en las áreas rurales, donde sólo una cuarta parte de las mujeres es atendida

Por los riesgos de muerte y/o de

por un profesional médico.

problemas colaterales producidos por el alumbramiento, es importante conocer

Las coberturas de atención de personal

detalles sobre quién atendió a las mujeres

médico en los espacios urbanos de valles y

en su último parto. Los datos permiten

llanos son altas: sólo alrededor del 20% de

apreciar problemas de cobertura de

los partos no reciben atención profesional.

atención de personal profesional en los

La falta de atención médica profesional en

partos. Esta situación se torna más

el altiplano urbano es del 60% y en sus

Cuadro 2.66. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN DE LAS MUJERES DE 13 Y MÁS AÑOS DE EDAD POR ÁREA Y REGIÓN ECOLÓGICA DE RESIDENCIA, SEGÚN QUIÉN LA ATENDIÓ EN EL PARTO, 2000. ÁREA DE RESIDENCIA/ REGIÓN ECOLÓGICA

QUIÉN ATENDIÓ EL PARTO MÉDICO

ENFERMERA /

RESPONSABLE O

PARTERA O

UN FAMILIAR

AUX. DE ENFERMERÍA PROMOTOR DE SALUD COMADRONA

OTRA PERSONA TOTAL

Urbano

9.0

14.5

0.0

14.0

9.0

50.0

11.0

Rural

9.0

14.5

100.0

14.0

49.0

0.0

27.0 38.0

Altiplano

18.0

29.0

100.0

29.0

57.0

50.0

Urbano

24.0

0.0

0.0

0.0

0.0

0.0

9.5

Rural

18.0

43.0

0.0

43.0

31.0

50.0

28.5

Valles

42.0

43.0

0.0

43.0

31.0

50.0

38.0

Urbano

24.0

14.5

0.0

0.0

3.0

0.0

12.0

Rural

15.0

14.5

0.0

29.0

9.0

0.0

13.0

Llanos

39.0

29.0

0.0

29.0

12.0

0.0

25.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

100.0

Total

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

133


espacios rurales del 87%. En las áreas rurales

problemas de salud específicos de las niñas,

de los valles cerca de 3 de cada 4 mujeres no

de las adolescentes, de las mujeres adultas y

es atendida por personal especializado.

las mujeres adultas mayores. De ahí surge la necesidad de construir indicadores que

Por lo indicado, es imperioso consolidar

permitan evaluar el avance en el acceso a los

políticas de salud que consideren a la mujer

servicios de salud a través de una perspectiva

en su integridad e individualidad, es decir,

de género.

programas integrales de salud y capacitación sobre salud reproductiva. También son necesarios la reorientación de las políticas

3.6.5.5. Personas con alguna discapacidad

de salud y un proceso de desconcentración de los servicios de salud, no sólo en las

La población con alguna discapacidad

ciudades capitales sino en distintos espacios

es un grupo vulnerable a la violación de sus

urbanos y rurales.

derechos humanos. Según los datos del Censo 2001, la región que con mayor

Hasta donde los datos permiten observar,

cantidad de personas con alguna

alrededor de 44 mil mujeres en edad fértil

discapacidad es el altiplano (34 mil personas)

fallecieron durante el año 2000 y una cantidad

y, dentro del altiplano, La Paz tiene un

próxima a las 2.000 mujeres perdieron la vida

notorio predominio (23.404 personas). En

el momento del parto. La información del

segundo lugar se halla Potosí, donde la

Censo 2001 corrobora los problemas que

sordomudez parece ser el mayor problema,

existen en el altiplano: más del 50% de las

ya que afecta a cerca de 3.500 personas.

muertes de mujeres en edad fértil se produjo en esta zona, el 35,5% en La Paz

Los

Los valles ocupan el segundo lugar con

problemas de salud de las mujeres varían de

alrededor de 20 mil personas con alguna

acuerdo al ciclo de vida, condiciones de vida

discapacidad, la sordomudez es la de mayor

y sectores sociales a los que pertenecen. Desde

incidencia. El departamento donde se concentran

esta perspectiva, se pueden distinguir

con mayor fuerza los datos es Cochabamba.

Cuadro 2.67. BOLIVIA: MUJERES DE 15 O MÁS AÑOS DE EDAD FALLECIDAS DURANTE EL AÑO 2000 POR DEPARTAMENTO Y REGIÓN ECOLÓGICA, 2001. DEPARTAMENTO

DURANTE

MOMENTO

MENOS 2 MESES

OTRAS

MUJERES

PORCENTAJE

EL EMBARAZO

DEL PARTO

DE EMBARAZO

CAUSAS

FALLECIDAS

TOTAL

La Paz

308

616

544

13,886

15,354

35.5

Potosí

128

255

266

3,572

4,221

9.8

Oruro

66

88

94

2,469

2,717

6.3

REGIÓN

Altiplano

502

959

904

19,927

22,292

51.5

Cochabamba

176

350

396

7,039

7,961

18.4

Chuquisaca

37

84

60

1,769

1,950

4.5

Tarija

24

42

32

1,412

1,510

3.5

Valles

237

476

488

10,220

11,421

26.4

Santa Cruz

179

185

275

7,327

7,966

18.4

48

52

40

1,307

1,447

3.3

Pando

5

5

8

135

153

0.4

Llanos

232

242

323

8,769

9,566

22.1

Total

971

1,677

1,715

38,916

43,279

100.0

Beni

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.

134


Cuadro 2.68. BOLIVIA: MAGNITUD DE PERSONAS RESIDENTES EN DEPARTAMENTOS Y REGIÓN ECOLÓGICA SEGÚN ALGUNA DISCAPACIDAD SENSORIAL Y/O FÍSICA, 2001. DEPARTAMENTO/ REGIÓN

DISCAPACIDAD SENSORIAL CEGUERA

DISCAPACIDAD FÍSICA

TOTAL 23,404

SORDO MUDAS

La Paz

8,389

8,414

6,601

Potosí

2,051

3,467

1,869

7,387

Oruro

1,282

1,043

821

3,146

Altiplano

11,722

12,924

9,291

33,937

Cochabamba

2,755

4,201

3,721

10,677

Chuquisaca

1,058

3,043

1,290

5,391

692

1,509

883

3,084

Valles

4,505

8,753

5,894

19,152

Santa Cruz

2,672

4,407

4,265

11,344

708

1,004

898

2,610

Pando

80

151

97

328

Llanos

3,460

5,562

5,260

14,282

19,687

27,239

20,445

67,371

Tarija

Beni

Total

Fuente: INE. Tabulados especiales del Censo de Población y Vivienda 2001, La Paz, 2003. Nota. No incluye a personas que residen habitualmente en el exterior.

Finalmente, el tercer lugar está ocupado

manera de evidenciar esta situación es observar

por los llanos. En esta región el departamento

sus niveles de ingreso y el esfuerzo que hacen

de Santa Cruz tiene la mayor concentración:

para conseguir el sustento cotidiano. Es una

11 mil versus 14 mil personas que declararon

cadena de pobreza, pues los padres también

alguna discapacidad el año 2001.

ingresaron al mercado de trabajo a edades muy tempranas.

A pesar de las limitaciones del análisis, por la carencia de antecedentes colaterales

Se trata de hogares que se encuentran en

de la discapacidad sobre la salud, nutrición y

situación de alto riesgo e inseguridad en

aspectos biosociales, se puede concluir que

diversos planos de su vida. Destacan las falencias

deben implementarse acciones de apoyo a la

en la calidad constructiva de sus viviendas y en

población con alguna discapacidad en los

el disfrute de los servicios más esenciales, los

departamentos del eje: La Paz, Cochabamba

bajos niveles de escolaridad y los ingresos por

y Santa Cruz, debido a que allí se ha detectado

persona. Una buena parte de estos hogares

la presencia de grupos expuestos a riesgo de

utilizan el idioma quechua o aymara en su vida

discriminación.

cotidiana. Como están insertos en actividades del comercio minorista están sujetos a la

3.6.5.6. Diferenciales de ingresos

temporalidad y la alta inestabilidad por carecer

entre los miembros activos del hogar

de contrato laboral. A todo esto se suma el

según edad y sexo.

deterioro de la organización familiar, puesto que se trata de hogares destruidos por el

Todos los indicadores utilizados revelan

divorcio o la viudez. La pertenencia a un hogar

que los hogares que tienen a niños, niñas y

de alto riesgo aumenta las probabilidades de

adolescentes insertos en el mercado de trabajo

inseguridad en la vida cotidiana para hacer

constituyen un grupo de alto riesgo. Una

frente a las múltiples necesidades; por eso, la

135


Cuadro 2.69. BOLIVIA, DISTRIBUCIÓN DE LOS HOGARES POR RELACIÓN DE PARENTESCO, CONDICIÓN DE POBREZA, ÁREA DE RESIDENCIA, SEGÚN INDICADORES DE INGRESO Y CARGA DE TRABAJO, EDUCACIÓN, EDAD ACTUAL Y EDAD EN LA QUE INICIO SU ACTIVIDAD ECONÓMICA, 2000. RELACIÓN O PARENTESCO

INGRESO

INGRESO

PERSONAS

BS/ MES

FAMILIAR

DEL HOGAR

TAMAÑO

INGRESO

DEL HOGAR POR PERSONA

QUE TRABAJAN

AÑOS DE

EDAD

EDAD DE

ESTUDIO

ACTUAL

INICIO DEL

EN AÑOS

TRABAJO

Jefe o jefa del hogar

670

1,145

3

5

/DIA EN USD 1.4

5

44

16

Esposa(o) o conviviente

286

1,216

3

6

1.2

4

41

19

Hijo(a) o entenado(a)

125

1,124

4

6

1.0

6

17

13

Yerno o nuera

349

2,199

5

8

1.5

7

28

Nieto o nieta

202

952

3

5

1.0

6

14

14

Hermano(a) o cuñado(a)

137

951

3

5

1.1

5

24

12

Padres o suegros

136

1,054

4

7

0.9

1

65

Otro pariente

318

1,931

4

6

2.2

7

23

Otro no pariente

281

1,887

4

5

1.8

6

25

Total

342

1,160

3

6

1.2

5

31

Urbano

972

3,191

3

5

3.8

9

31

16

Rural

398

1,284

3

4

2.0

8

30

16

No pobre

917

3,008

3

5

3.6

9

31

16

Urbano

379

1364

3

6

1.2

6

30

14

Rural

135

471

3

6

0.5

4

31

15

Pobre

193

683

3

6

0.6

4

31

14

Urbano

673

2268

3

6

2.4

8

30

15

Rural

144

496

3

6

0.5

4

31

15

Total

342

1160

3

6

1.2

5

31

15

15

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

pobreza tiende a reproducirse generando

el 75%, se encontraba por debajo de la

Todo esto indica la

línea de pobreza (Cuadro 2.69.).

mayor exclusión.

28

urgencia de generar políticas que reduzcan el tiempo de sufrimiento de los pobres.

Esto significa que los ingresos familiares mensuales por persona de un

Hasta cierto punto es posible afirmar

vasto número de hogares bolivianos eran

que el riesgo y privación se asocian con

inferiores a 1 dólar per cápita diario. Los

empleos “informales” y, en general, con

miembros de esos hogares, niños o adultos,

ciertas formas de subutilización de la fuerza

incluso destinando la totalidad de los

laboral. Ello se evidencia, particularmente,

ingresos familiares a la alimentación, no

en la elevada presencia de ocupaciones

podían cubrir sus requerimientos

autogeneradas, vinculadas al sector terciario

nutricionales de manera adecuada. Aún

de la economía, que constituyen actividades

cuando algunos de esos hogares hubiesen

de “refugio” para la fuerza de trabajo que

falseado la información de sus ingresos o

no encuentra otras alternativas ocupacionales.

tuvieran ingresos distintos a los del trabajo, es evidente que la proporción de hogares

Hacia el 2000, del total de los hogares, 28

136

pobres es significativa.

Escobar, Patricia y Ledo, Carmen (1988) . Condiciones de vida y niveles de pobreza en Cochabamba, Serie de documentos 8, Proyecto Migración, Urba-nización y Empleo en Cochabamba (BOL/87/P03), FNUAP-OIT-PREALCUMSS-CEP, Cochabamba - Bolivia. Véase también Kliksberg, Bernardo y Sulbrandt, José (1999). América Latina: Una Región en Riesgo Pobreza, Inequidad e Institucionalidad Social, Documento de Trabajo 13. http://www.iigov.org/pnud/princip/991015.htm. p 3.


Cuadro 2.70. BOLIVIA: DISTRIBUCIÓN RELATIVA DE LOS HOGARES EN CONDICIÓN DE POBREZA POR ÁREA DE RESIDENCIA, SEGÚN REGIÓN ECOLÓGICA, 2000. POBREZA

VALLES

LLANOS

HOMBRE

ALTIPLANO

VALLES

LLANOS

MUJER

No pobre

17

14

30

19

7

27

27

21

Pobre

12

16

21

15

36

32

47

37

Urbano

29

29

51

34

43

59

73

59

No pobre Pobre

ALTIPLANO

1

3

2

2

4

5

3

4

70

68

47

65

54

37

23

37

Rural

71

71

50

66

57

42

27

41

No pobre

18

16

32

20

11

32

30

25

Pobre

82

84

69

80

89

68

70

75

Total

100

100

100

100

100

100

100

100

Fuente: INE. Elaboración propia. MECOVI 2000, La Paz, Bolivia.

Los niveles más alarmantes de pobreza

economías y su cultura. Existe la necesidad

entre los hogares con hijos trabajadores se

imperiosa de generar consensos, de

localizan en las zonas rurales y en las áreas

sensibilizar a los sectores más acomodados

urbanas marginales de las ciudades. En el

en aras de la construcción de sociedad

país se ha generado una cultura de la

sostenible y sin violencia y con profundo

desigualdad vinculada a una concepción

respeto por la diversidad cultural. Se requiere

neoliberal que refleja la crisis del principio

construir una dinámica de participación

de ciudadanía referida al derecho a tener

creativa. La sociedad necesita estar

derechos (a la participación política, a la

acompañada por procesos de equidad y

educación, a la salud y al trabajo). Los

libertad sociocultural, es decir, por el

ciudadanos, especialmente en los espacios

reconocimiento institucionalizado al derecho

rurales y en los barrios periféricos, están

a existir decentemente y a ser diferente.

29

perdiendo el control sobre sus vidas, sus

29

Calderón, Fernando (1999). Sociedad y Globalización, Cuaderno de Futuro 1, Programa de las Naciones Unidas Para el Desarrollo (PNUD), La Paz – Bolivia, p. .17.

137


138


CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES El deterioro del empleo y la persistencia

l a s l e s i o n e s y, e n p a r t i c u l a r, l a s

de ingresos bajos y fluctuantes obligó a las

enfermedades ocupacionales. Los

familias a buscar una variada gama de

inspectores de seguridad y salud también

estrategias de vida para cubrir los siempre

necesitan recibir capacitación, tanto en las

crecientes requerimientos del presupuesto

funciones de prevención y vigilancia, como

familiar y el simultáneo menoscabo de sus

para promover decididamente cambios

ingresos reales. Esto explica la creciente

positivos en el ámbito del trabajo. Para

salida de niños, niñas y adolescentes al

ello, se requiere una reforma profunda de

mercado de trabajo, sin otro objetivo que

educación para el trabajo, a través de

complementar los deprimidos ingresos

cursos de capacitación y entrenamiento,

familiares. Una de las manifestaciones más

de manera tal que se genere una mano de

palpables de este fenómeno es la alta

obra capaz de hacer frente a las necesidades

incidencia del trabajo infantil y adolescente

del mundo moderno, a los desequilibrios

en el mercado de trabajo.

económicos y a las crisis del capital. Este tipo de acciones permitiría que se

Hay división sexual del trabajo entre

abandonen los procesos de exclusión social

niños y niñas. Los niños se insertan en talleres

y discriminatoria que caracteriza la

artesanales y actividades de la construcción

estructura productiva existente en Bolivia.

y la mayor proporción de las niñas se inserta en el servicio doméstico. La presencia de

La composición sociodemográfica de

niños de ambos sexos es de gran importancia

la población ocupada, desde una

en las actividades mercantiles. Los niños,

perspectiva global, se sintetiza en: a) una

desde pequeños, son socializados en el

mayor presencia de ocupados en las edades

mundo del trabajo y se los adapta a la

tempranas; b) una mayor participación de

diferenciación productiva ya mencionada.

la mujer en la ocupación total; c) un elevado

Por lo demás, en las ferias y el comercio

incremento de trabajadores inmigrantes

callejero es común observar la participación

en las zonas urbanas; y d) en relación con

de niños y niñas, a veces en calidad de

los cambios anteriores, una mayor

"asalariados". En muchos talleres

proporción de ocupados con menores

artesanales, los niños y sus familias viven

niveles de calificación formal. La escasa

junto al lugar de trabajo. Si bien es innegable

especialización y división del trabajo facilita

que a partir de los años 50 se ha producido

estas modalidades de inserción en las que

un aumento del grado de escolarización,

la "experiencia previa" no es un requisito

ello no impide que los niños trabajen.

indispensable, aunque ello implica remuneraciones más bajas. Por lo tanto,

Las empresas pequeñas y familiares

las menores "barreras" para el ingreso de

deben ser centros de atención de

personal menos calificado, por el lado de

capacitación en prevención. Es necesario

la demanda, y la necesidad de trabajar aun

que se otorgue capacitación a los

con remuneraciones exiguas, por el lado

profesionales de salud para que reconozcan

de la oferta, explicarían la mayor

139


propensión de los establecimientos

ocupación en los otros sectores, a personas

semiempresariales a ocupar trabajadores

cuyo concurso en la complementación del

comprendidos en las edades más

ingreso familiar se torna indispensable y,

tempranas.

finalmente, a personas que voluntariamente optan por el trabajo independiente.

La mayor presencia de mujeres entre

Este conjunto de procesos desemboca

los ocupados es una de las modificaciones

en una heterogeneidad creciente del

más sustantivas, por la forma acelerada en

mercado laboral, que se manifiesta en la

que se produce y por su mayor concentración

existencia de diferenciales de remuneración

en los sectores familiar, semiempresarial y

y otras condiciones laborales para miembros

en el servicio doméstico. El efecto de estos

de la oferta laboral con características

comportamientos es la mayor precarización

similares en términos personales, de

del empleo femenino, expresada en la

conocimientos, experiencia laboral y otros

presencia creciente de mujeres en

atributos, dependiendo del sector del

ocupaciones no asalariadas y en los empleos

mercado de trabajo en el que se ocupan.

de menor jerarquía y valoración social en el ámbito del trabajo asalariado. Estos

Los vínculos y redes que tienen las

resultados son, a su vez, una consecuencia

personas y familias son determinantes para

del excesivo aumento de la oferta de mano

las mayores o menores posibilidades de

de obra, atribuible a la reducción de los

acceder a oportunidades de trabajo,

ingresos familiares y a la opción por el

información y posiciones de poder. Esto es

empleo de trabajadores varones por ser

lo que sucede con las redes de comerciantes

funcional a los propósitos de reducción de

minoristas en mercados abiertos y también

los costos laborales. Por otro lado, las

entre los trabajadores de la construcción.

disparidades de remuneraciones entre sexos

El modelo de desarrollo vigente ha afectado

ya no pueden justificarse por un menor nivel

a las formas tradicionales de organización,

de calificación de la PEA femenina. Estas

participación social y representación política

desigualdades se deben, más bien, a que,

a través de los sindicatos, partidos políticos

por una parte, se considera el trabajo de la

o movimientos sociales tradicionales. La

mujer fuera del hogar como un

apertura al mundo, la privatización de la

complemento al trabajo del hombre y, por

vida económica, la disminución del papel

otra, a que el ámbito propiamente femenino

del Estado como instancia de protección

es el trabajo del hogar no remunerado.

de la vida social y el debilitamiento de las organizaciones sindicales han tendido a

La segmentación del mercado laboral

desintegrar parte de los núcleos sociales.

se profundiza a partir de las brechas

140

generadas entre el sector moderno de la

La exclusión social se puede representar

economía y el reclutamiento o la inserción

como la acumulación en el tiempo y el

de nuevos ocupados en formas de trabajo

espacio de riesgos específicos que dificultan

informales. A partir de estas lógicas, el sector

o impiden la realización de ciertos derechos

familiar se constituye en un bolsón que ocupa

(civiles, económicos, sociales, culturales y

a la fracción de la oferta laboral

políticos) y la integración del grupo social

crecientemente excluida del acceso a una

afectado con su medio o con la sociedad.


En consecuencia, es un indicador de

urbanas para dar respuesta a estos

resultados de un proceso en el tiempo; de

problemas han generado una conducta de

ahí la importancia del análisis de su evolución

desesperanza en la sociedad civil.

y de la acumulación de factores de riesgo en circunstancias históricas particulares. Lo

Se ha comprobado la existencia de

anterior lleva necesariamente a la

condiciones de consumo colectivo

consideración de la dimensión espacial o

deficientes; por ello, es posible identificar

territorial, ya que la exclusión de ciertos

"focos" del problema que merecen atención

grupos se hace posible y se manifiesta en

prioritaria. Si bien los movimientos sociales

tiempos y espacios determinados. Al

urbanos organizados han podido solucionar

respecto, el ámbito territorial no sólo se

por sí mismos algunas de sus demandas, lo

refiere a que la exclusión ocurre en un

que no pueden resolver por sí solos es la

espacio determinado, sino también a que

dotación de infraestructura, situación que

existen fenómenos espaciales que se

gravita determinadamente en la calidad de

constituyen en factores de riesgo y en

su hábitat y en los bajos niveles sanitarios.

generadores de exclusión. El reparto espacial

Los problemas de infraestructura debieran

de la población en riesgo de exclusión

formar parte del concepto "mínimo

responde a la interacción de múltiples

prioritario" debido a los encadenamientos

factores que han sido dilucidados en esta

horizontales y verticales con las condiciones

investigación, en definitiva, en Bolivia, se

de vida de la población.

articulan en un territorio altamente segregado.

Se ha demostrado que los problemas de calidad de construcción de las viviendas

La desigualdad prevaleciente es el

están estrechamente asociados con la

resultado de la exclusión social generada

carencia de servicios básicos. Cuando las

por una gama de problemas de acceso y

viviendas están construidas con materiales

disfrute de oportunidades de los mercados

"inaceptables" carecen de los elementos

de bienes y servicios. Por ello, los pobres

sanitarios y de electricidad. Por lo tanto,

están escasamente integrados en el

la tarea de las instituciones de Bolivia debe

intercambio de mercado pero, sobre todo,

ser un plan de desarrollo integral focalizado

responden a las amenazas de un sistema

en los más necesitados.

sociopolítico externo que ha profundizado el deterioro estructural. Los desaciertos de

Los derechos económicos y sociales,

los programas de ajuste estructural han

consagrados en la Declaración Universal de

sido cargados en las espaldas de los sectores

los Derechos Humanos y plenamente

más deprimidos, aunque también se ha

reconocidos en varios instrumentos

producido un fenómeno de abatimiento

internacionales son cotidianamente

de las clases medias urbanas. El impacto de

ultrajados. La población ve que sus derechos

la desocupación, la privatización de los

a la alimentación, la vivienda, la salud, el

servicios públicos de los que antes gozaba

trabajo y la educación son obstaculizados.

buena parte de la población, la creciente

La dificultad de visualizar los derechos

marginalidad económica, social, política y

económicos y sociales se explica,

cultural y la incapacidad de las políticas

posiblemente, por la larga historia de lucha

141


por la reivindicación de los derechos civiles

la infancia y adolescencia que paga los

y políticos, donde la figura del Estado y de

errores y desaciertos de la política

los ciudadanos era clara e innegable. En la

económica vigente en el país. Es necesario

actualidad, la incorporación de los derechos

penalizar a los infractores responsables

económicos y sociales torna más difusos los

del abuso en el que se encuentran los niños

enlaces y las normativas para su

y niñas y a los empleadores inescrupulosos

regulación. Sin embargo, existen acciones

que, gracias a la flexibilización laboral,

que podrían ser implementadas de manera

infringen normativas y someten a regímenes

ágil y eficaz, como mecanismos que ayuden

de esclavitud a sus víctimas.

a reducir y/o eliminar todas las formas de discriminación y de marginación y,

El círculo perverso “niños, niñas y

particularmente, medidas que coadyuven a

adolescentes en trabajos informales, con

generar la igualdad entre hombres y mujeres

educación incompleta y bajos ingresos

en todos los ámbitos. Un tema urgente es

laborales” interactúa con otros círculos

la igualdad de oportunidades en materia

perversos como “falta de accesos a bienes

de ingresos para hombres y mujeres por

básicos como agua potable, instalaciones

trabajo igual. Finalmente, en asuntos

sanitarias, electricidad, mala salud,

económicos, el no cumplimiento de los

dificultades laborales” y la imposibilidad

derechos económicos y sociales afecta a

posterior de encontrar trabajo para

grupos de personas cuyos derechos son

reinsertarse. La situación en su conjunto

violados.30

está produciendo un acentuado proceso de exclusión social.

El tratamiento de la pobreza en una perspectiva más amplia de vulnerabilidad

El concepto de vulnerabilidad social

social permite identificar e impulsar

se refiere a poner especial atención a

iniciativas de política pública que apunten

aquellos grupos que están más expuestos

a potenciar los recursos y a reforzar y

a privaciones: los niños, niñas y adolescentes

complementar las estrategias de las

hombres y mujeres, las jefas del hogar, los

propias familias para posicionarse de

ancianos y los bilingües (indígenas). Existe

mejor manera ante las circunstancias que

la necesidad de promover una creciente

enfrentan. En un marco general, se debe

equidad de género, tanto en el ámbito

luchar por políticas orientadas a la

social como intrafamiliar, y de ofrecer a

protección básica, a la promoción de la

toda la población acceso efectivo a todos

igualdad de oportunidades para todos

los servicios colectivos, infraestructura y

los ciudadanos y a brindar protección a

equipamiento de buena calidad.

30

142

Equipo NIZKOR (1997). El Ejercicio de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Informe final sobre la cuestión de la impunidad de los autores de violaciones de los derechos humanos (derechos económicos, sociales y culturales), preparado por El Hadji Guissé, Relator Especial, de conformidad con la resolución 1996/24 de la Subcomisión.


FotografĂ­a: UNICEF / Bolivia

143


144


BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA - Antelo, Eduardo (2000). Políticas de Estabilización y Reformas Estructurales en Bolivia a partir de 1985, CEPAL, Serie Reformas Económicas 62, Santiago – Chile. - Borja, Jordi y Muxi, Zaida (2001). El Gobierno del Territorio y la Urbanización, Debate Nº 3: El Papel de los Gobiernos Locales en las Políticas Socioeconómicas. Red URBARED, Buenos Aires – Argentina. - Calderón, Fernando (1999). Sociedad y Globalización, Cuaderno de Futuro 1, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), La Paz – Bolivia. CEPAL (2000). Reformas Estructurales, Inversiones y Empleo: El Caso Boliviano, Notas # 9, Santiago - Chile. - Defensa de Niños y Niñas Internacional (2002). Trabajo Infantil, Protagonistas, Revista para la defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, # 18. Cochabamba, Bolivia. - Equipo NIZKOR (1997). El Ejercicio de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Informe final sobre la cuestión de la impunidad de los autores de violaciones de los derechos humanos (derechos económicos, sociales y culturales), preparado por El Hadji Guissé, Relator Especial, de conformidad con la resolución 1996/24 de la Subcomisión. Gray, George (2002). El Futuro de la Participación Ciudadana, en Bolivia Visiones del Futuro, FES – ILDIS, La Paz, Bolivia - Gover, Barja Daza, Ph.D. (1999). Las Reformas Estructurales Bolivianas y su Impacto sobre las Inversiones, Serie de Reformas Económicas # 42, noviembre de 1999, trabajo preparado en el marco del Proyecto "Crecimiento, Empleo y Equidad: América Latina en los años noventa" (HOL/97/6034). - Instituto Nacional de Estadística (2003). Censos Nacionales de Población y Vivienda, 1976, 1992 y 2001, resultados finales, La Paz, 2003. - Instituto Nacional de Estadística (2003). Encuesta Mejoramiento de las Condiciones de Vida, 2000 a 2002, La Paz, 2003. - Ledo, Carmen (2002). Urbanisation and Poverty in the Cities of the National Economic Corridor in Bolivia. Case Study: Cochabamba, ISBN 90-407-2306-0. Delft University Press Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Ginebra, Suiza. © Copyright 1996 – 2000, Declaración sobre el derecho al desarrollo, Adoptada por la Asamblea General en su resolución 41/128, de 4 de diciembre de 1986. Organización Internacional del Trabajo (OIT) (1999). Bolivia: Políticas y Programas de Empleo y Protección Social. Equipo Técnico Multidisciplinario para los Países Andinos, Propuestas de la OIT, Lima, Perú. - Oficina Internacional del Trabajo (OIT) (1995). Trabajo Infantil en los Países Andinos: Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, Oficina Regional para América Latina y el Caribe, Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil IPEC. Sistema Regional de Información Sobre Trabajo Infantil – SIRTI.

145


- Pabón, Silvia y Kruse Tom (2002). La Industria Manufacturera Boliviana en los Noventa, Nº 25, CEDLA, La Paz, Bolivia. - Prats i Cátala, Joan (2000). Las ciudades Latinoamericanas en el Umbral de una Nueva Época, La Dimensión Local de la Gobernabilidad Democrática y el Desarrollo Humano, Ponencia presentada al V Congreso de la Unión Iberoamericana de Municipalistas “Municipio y Globalización”, Granada Baeza, España. - Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo - Secretaría Nacional de Minería (1996). Proyecto de Asistencia Preparatoria al Programa de Desarrollo de Áreas Deprimidas del Occidente Boliviano, La Paz, diciembre de 1996. - UDAPE (2001). Evaluación de la Economía Boliviana, La Paz, Bolivia. Web http://www.udape.gov.bo/eva2000/default.htm - UNICEF (s.f.). Plan de Erradicación Progresiva del Trabajo Infantil 2000 2010, Comisión Interinstitucional para la Erradicación del Trabajo Infantil, La Paz, Bolivia. - UNICEF (2001). Eliminar el Trabajo Infantil. Afirmando los derechos de los niños, Nueva York, USA. - Viceministerio de Asuntos de Género, UNDCP, UNICEF (2002). Código del Niño, Niña y Adolescente y su reglamento, Convención sobre los Derechos del Niño, Ed. Prisa Ltda., La Paz – Bolivia. - Yánez, César (2001). Revista Instituciones y Desarrollo Nº 8 y 9. Institut Internacional de Governabilitat de Catalunya, Corsega 255, 5º 1ª 08036 Barcelona, Espanya. Disponible en: h t t p : / / w w w. i i g o v. o r g / i i g o v / p n u d / b i b l i o t e / r e v i s t a / r e v i s t a 8 _ 9 / d o c s / r e v is8_09.htm

146


147


ANEXOS ANEXOS

148


ANEXOS ANEXO METODOLÓGICO Acerca de la estratificación socio ocupacional 1. Nota previa Uno de los criterios que guió la construcción de los estratos es su mayor homogeneidad social interna, de tal modo de no incurrir en el error de incluir grupos que sólo fuesen agregados estadísticos. Para delimitar los estratos socio ocupacionales y sus subdivisiones verticales y horizontales internas se utilizaron las variables: condición de actividad, grupo de ocupación y categoría ocupacional. Variables básicas y re-codificación a) Condición de actividad: La Población Económicamente Activa (PEA) incluye como activas a las personas que en el tiempo de referencia (la semana previa al censo o encuesta) estaban ocupadas y a las que teniendo empleo no trabajaron en dicho período. Han sido excluidas las personas que buscaban trabajo por primera vez. Se considera, en consecuencia, a la PEA como una aproximación al concepto de la fuerza de trabajo. b) Grupo ocupacional: La ocupación se refiere a la profesión, oficio o tipo de trabajo en el cual se desempeñó la persona durante la semana anterior a la fecha del censo, o en su último empleo si estaba desocupada durante ese lapso. Se considera a esta variable como una dimensión central de una definición objetiva de los estratos socio ocupacionales, aunque se desconoce el papel que juegan otros factores (el nivel de ingresos, participación, poder económico, político, etc.), cuya información no fue posible obtener. Se estima que la ocupación permite una descripción de la naturaleza del trabajo realizado por los agentes productivos. Se realizó una recodificación de sus valores tomando en consideración la posición jerárquica, la "profesionalidad" y el carácter manual o no del trabajo. c) Categoría ocupacional: Esta variable permite diferenciar dos grupos polares, el de los empleadores y el de los asalariados, que se distinguen básicamente por el origen de sus rentas, salario, utilidades, etc. Se refiere a la posición laboral de la persona en el desempeño de su ocupación principal. Sirve como indicador de la relación entre los agentes, aunque no permite distinción entre los asalariados con respecto a la forma de su salario. La variable grupo ocupacional fue re-codificada, de modo que refleje las características de la estructura productiva y permita reconocer un número reducido de tipos. Así, tras una detallada inspección de los datos disponibles, se definieron 6 tipos ocupacionales. Esto se hizo con referencia a los subgrupos desagregados, dos dígitos de la clasificación, cuando su especificación funcional resultaba suficientemente descriptiva, y a cuatro cuando se presentaban problemas de asignación. La variable categoría de ocupación está referida a la posición laboral de la persona en el desempeño de su actividad principal. También se re-codificó esta variable con el objeto de tener grupos homologables.

149


2 . Derivación de los estratos El tratamiento de la categoría de ocupación en forma simultánea con la de grupo de ocupación permite captar con mayor precisión las formas de inserción de los individuos en los procesos productivos. Proporciona, entonces, los criterios fundamentales de la diferenciación entre los estratos socio ocupacionales. Sin embargo, la encuesta no suministra las características específicas de las unidades económicas (productividad, división del trabajo, capital y tipo de propiedad) que permitirían establecer delimitaciones entre los estratos más nitidas. En general, la clasificación de ocupación tiende a corresponder con la rama de actividad, por lo que, en cierto sentido, lleva implícito un criterio de especialización de la fuerza de trabajo (que se aproxima a la noción de la división técnica del trabajo). Los estratos definidos mediante el cruce simultáneo de las variables, grupo de ocupación y categoría de ocupación permiten discriminar entre las posiciones que los individuos ocupan dentro de la estructura productiva. No obstante, tal identificación no es lo suficientemente precisa como para hacerla equivalente a categorías sociológicas de mayor riqueza teórica, como clase social. Por ende, la estratificación aquí delineada obedece esencialmente a consideraciones de orden analítico que se presume que reflejan, en parte, la realidad socioeconómica del país.

150


ANEXO ESTADÍSTICO CUADRO 1.1ª EVOLUCIÓN DE LA TASA DE CRECIMIENTO DEL PIB, 1952 – 2001 Año

TASA PORCENTAJE

1952

3.02

PRODUCTO INTERNO BRURO (PIB) (1970)

1953

(9.47)

6,880,000

1954

2.08

7,023,000

1955

5.30

7,395,000

1956

(5.92)

6,957,000

1957

(3.32)

6,726,000

1958

2.39

6,887,000

1959

(0.33)

6,864,000

1960

4.30

7,159,000

1961

2.10

7,309,000

1962

5.58

7,717,000

1963

6.43

8,213,000

1964

4.81

8,608,000

1965

6.90

9,202,000

1966

7.01

9,847,000

1967

6.33

10,470,000

1968

7.18

11,222,000

1969

4.77

11,757,000

1970

5.21

12,370,000

1971

4.90

12,976,000

1972

5.80

13,729,000

1973

6.68

14,646,000

1974

5.15

15,400,000

1975

6.60

16,417,000

1976

6.10

17,418,000

1977

4.21

18,151,000

1978

3.36

18,761,000

1979

1.83

19,104,000

1980

(0.60)

18,990,000

7,600,000

1981

0.39

19,064,000

1982

(2.81)

18,528,000

1983

(6.55)

17,314,000

1984

(0.89)

17,160,000

1985

(2.91)

16,660,000

1986

(1.71)

16,375,000

1987

2.30

16,752,000

1988

3.00

17,255,000

1989

3.79

17,908,987

1990

4.64

18,739,209

1991

5.27

19,726,114

1992

1.65

20,050,904

1993

4.27

20,906,937

1994

4.67

21,882,719

1995

4.68

22,906,453

1996

4.36

23,905,482

1997

4.95

25,089,809

1998

5.03

26,351,665

1999

0.43

26,464,156

2000

2.37

27,090,267

2001

1.23

27,422,170

Fuente: Morales, Juan Antonio (2002). Revolución Boliviana y las Reformas Económicas, Cochabamba, Bolivia.

151


Cuadro 1.2ª BOLIVIA, SECTOR EXTERNO, 1990 – 2001 (en millones de dólares americanos) SECTOR EXTERNO Exportaciones

1990

1991

1992

922,747

850,625

741,121

1993

1994

785,840 1,089,812

1995

1996

1,137,610 1,214,515

1997

1998

1999

2000

2001

1,253,855 1,108,147 1,042,245 1,246,276 1,224,477

Tradicionales

634,446

597,075

512,252

485,154 544,676

663,159

619,317

606,605

531,837

472,126 603,667

642,116

Minerales

407,729

356,276

378,687

382,367 437,912

510,536

477,972

499,619

435,153

397,001 424,890

340,214

Hidrocarburos (gas natural)

226,717

240,799

133,565

102,787 106,765

152,623

141,345

106,986

96,684

75,125 178,777

301,902

No tradicionales

288,301

253,551

228,870

300,686 545,136

474,451

595,197

647,250

576,310

570,119 642,609

582,362

Importaciones

702,697

993,749 1,130,497 1,176,945 1,196,346

Bienes de consumo

151,117

210,199

204,957

224,145 282,455

1,433,589 1,656,615 282,376

339,592

1,925,734 2,450,892 2,098,113 2,020,311 1,707,755 389,030

506,065

412,546 470,848

400,200

Materias primas

288,145

389,052

455,785

478,147 512,131

604,024

615,556

737,612

892,286

742,725 931,615

890,512

Bienes de capital

253,579

365,907

438,488

455,601 387,527

534,958

659,254

754,871 1,006,937

918,807 606,589

398,333

16,276

24,790

18,679

17,441

19,316

173,362

260,209

301,473

273,876 224,128

313,828

368,899

474,044

63,940

80,909

118,336

168,467 144,942

203,689

271,039

264,560

9,379

28,521

30,707

14,186

12,221

42,212

44,222

45,604

(143,123) (389,375) (391,105) (106,534)

(295,978)

(442,100)

Bienes de capital agricultura

13,258

18,458

16,267

15,882

17,226

12,912

14,841

528,159

540,060 414,430

352,403

462,897

361,521 179,247

31,090

Bienes de capital industria Equipo de transporte Diversos SBC

220,050

18,809

Fuente: INE, Anuario Estadístico 2001, La Paz, Bolivia.

152

24,035

11,258

18,709

(671,879) (1,342,745) (1,055,868) (774,035) (483,277)


TRABAJO INFANTIL EN BOLIVIA  

doc TRABAJO INFANTIL EN BOLIVIA

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you