Issuu on Google+

Reflection

Paco de 8 años, entró en su casa, después de clase, pisoteando fuerte. Su padre, que se dirigía al  fondo, al verlo entrar, lo llamó para una hablar. Paco lo acompañó desconfiado. Antes que su padre hablara algo, Paco dijo irritado: ­ Padre, estoy con muchísima rabia. Joaquín no podría haberme hecho lo que hizo. Su padre, un  hombre sencillo pero sabio, escuchaba a su hijo mientras ese seguía con su reclamo. ­ Joaquín me humilló delante de mis amigos. ¡Me gustaría que le pasase algo malo! El padre escuchó todo callado mientras caminaba buscando una bolsa de carbón. Llevó la bolsa  hasta el fondo y le dijo a Paco: ­ Hijo, quiero hacerte una propuesta. Imaginemos que aquella camisa blanca que está en el tendal  es tu amigo Joaquín y que cada trozo de carbón es un pensamiento malo que tu le envías. Quiero  que tires todo ese carbón en la camisa, hasta el último trozo y dentro un rato vuelvo para ver  como quedó. Al niño le pareció un divertido juego, la camisa estaba colgada lejos y pocos trozos acertaban al  blanco. El padre que miraba todo, le preguntó: ­ Hijo, ¿cómo estás ahora? ­ Estoy cansado, pero feliz porque acerté muchos trozos de carbón en la camisa. El padre miró a su hijo, que no entendía la razón de aquél juego, y dijo: ­ Ven, quiero que veas una cosa. El hijo fue hasta el cuarto y se miró en un gran espejo. ¡Que susto! Paco solo conseguía ver sus  dientes y ojos. Su padre, entonces, le dijo: ­ Viste que la camisa casi no se ensució…. pero fíjate en ti mismo. Las cosas malas que  deseamos a los otros son como lo que te pasó a ti. Aunque consigamos perturbar la vida de alguien con nuestros pensamientos, los residuos de esos  se quedan siempre en nosotros mismos.  Vía Renuevo de Plenitud


10 Aspectos a considerar para superar un Conflicto 1. Mantente fresco cuando otros estén furiosos y pierdan la cabeza. Tienes el control sobre tus  emociones, no lo pierdas. No se trata de no demostrar tu molestia, sino de hacerlo  mesuradamente, sin después arrepentirte de una acción cometida en un momento de descontrol. 2. Recuerda que cada discusión tiene al menos tres puntos de vista: el tuyo, el del otro y los de  terceros, los cuales probablemente están más cerca de la objetividad. Siendo más versátil y  viendo las cosas desde la perspectiva de los demás enriquecerás tu propio punto de vista. 3. Espera a calmarte antes de hablar. Ten en cuenta que la relación es más importante que la  discusión. Dar más relevancia a las personas que a las opiniones. 4. Trata a toda persona con la cual tengas contacto como si fuera un pariente rico, de quien  esperas ser incluido en su testamento. Nunca te arrepientas de tratar muy bien a la gente. Es el  mejor negocio en todos los sentidos. 5. Busca el lado positivo y agradable, aun de las situaciones más complicadas y dolorosas. Es  una disciplina que te ayudará a pasar más fácilmente los momentos difíciles y a convertir los  problemas en oportunidades. 6. Establece el hábito de hacer preguntas y, sobre todo, de escuchar las respuestas. Pregunta  antes de reaccionar. Algunas veces disparamos y después preguntamos. También preguntamos,  pero escuchamos para contestar, y no para entender. 7. No hagas o digas nada que pueda herir o hacerle daño a otra persona. Aférrate al proverbio  que dice que todo lo que uno haga, se devolverá. La gente no recuerda tanto lo que tú dices o  haces, sino la intención con la que lo haces. 8. Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el  propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño. 9. Ten presente que si toleras a los demás, ellos también serán pacientes contigo en los aspectos  no muy gratos de tu personalidad. 10. Reconoce tus errores y acepta tus responsabilidades. No olvides que un conflicto bien  manejado fortalece la relación, y te ayuda a aprender de las diferencias. El pensamiento positivo  es una disciplina que, ejercitada con constancia, te dará el poder de cambiar tu entorno y, por  consiguiente, tu vida.


Reflection!!!