Page 1


L as

av entu

Sergio ras d e

en la isla

mรกgica


Sergio jugaba con su hermana Sofía en el salón. Corrían de un lado para el otro. Estaban jugando al pilla-pilla. Sus padres Carolina y Vicente los llamaron para que se prepararan para ir al parque. Allí habian quedado con sus tios Ionut y Ainara y también con su primo Iker. Eran inseparables y les encantaba jugar juntos. Cuando llegaron al parque Iker fue corriendo hacia ellos. -He marcado un gol y mi equipo ha ganado. -Les dijo mientras conto como habia ido el partido. Después de escuchar la historia de Iker, Sergio propuso jugar al escondite uno de sus juegos favoritos.


Como nadie quería empezar a contar. Se ofreció él mismo. Pero en mitad de su cuenta. Sofía le interrumpió alarmada. -Sergio. El primo Iker se ha caído. Agarrándolo del brazo, lo llevó hasta un hoyo que había en el parque. -Se intentaba esconder aquí y se ha caído. -Le explicó Sergio empezó a asomarse pero no vio nada. -Rápido. Avisa a papa y mama. -¿Y tu que vas a hacer?.-Le preguntó Sofía -Voy a bajar para ayudarle. -Le contestó Sergio -Bajare contigo. -Dijo su hermana -!No¡, es muy peligroso. Sergio se aventuró en el hoyo cayendo dentro de él como le había pasado a su primo Iker.


La caída era casi eterna. Pero terminó chocando contra un suelo blando. Se levantó rápidamente y aunque todo aquello le parecía raro. Su preocupación estaba en encontrar a su primo. -Iker, Iker. - Empezó a gritar en todas las direcciones. Pero a nadie veía cerca. Pronto se hizo de noche en aquel extraño lugar. Pero Sergio no se iba a detener hasta encontrar a su primo.


De pronto escuchó como lo llamaban. Era una voz familiar. Miró a su alrededor y no había nadie. Lo volvieron a llamar. y entonces se dio cuenta que aquella voz no venía de su alrededor sino del cielo. Era su Tete Jose. que con forma de estrella lo llamaba desde el cielo. -Tete Jose- Dijo Sergio. -Si, soy yo Sergio. Tienes que escucharme. No eres el único que ha bajado por ese hoyo. A parte de Iker, tu hermana Sofía también está aquí. -Le contó la estrella. -Le dije que buscara ayuda. -Y a ayudaros a vosotros ha bajado. Escuchame Sergio. Estamos en una isla y para salir de aquí hay que accionar una palanca que hay en el interior de una gran torre.


-Pero antes tengo que encontrar a mi hermana y a Iker. -Le dijo Sergio. -Yo me encargaré de ayudarlos Sergio. Tu ve hacia la torre. Pero cuidado porque en esta isla viven tres gigantes terroríficos. Los hermanos Tipi, Tapo y Tapón. Son muy peligrosos y espero que ninguno de vosotros se encuentre con ellos. -Le advirtió -Llevaré cuidado, gracias tete José. -Se despidió el niño. Sergio vio la torre a lo lejos. Y hacia allí tomó camino. Con la mala suerte de encontrarse con uno de los gigantes terroríficos. -Soy Tapo y estas son mis tierras. ¿Quién se atreve a pasear tan alegremente por ellas sin mi permiso? - Preguntó el gigante Tapo.


Sergio estaba asustado, sabía que se encontraba en peligro y tenía que inventar algo rápido para salir de esta. -He venido aquí para enfrentarme a ti. Me han dicho que soy el mejor niño jugando al escondite. Mejor que los gigantes de esta isla. -Le explicó Sergio. El gigante le siguió el juego cayendo en su trampa. -Eso que dices es una tontería. Yo soy mejor que tu jugando a cualquier cosa. -Dijo Tapo. -Entonces demuéstralo. - Le retó Sergio. -Claro. -Empezaré a contar y tú te tienes que esconder. -Le dijo Sergio.


Sergio empezó a contar y el gigante Tapo salió corriendo a buscar un escondite. Cuando Sergio notó que el gigante estaba lejos. Continuó con su camino hacia la torre. Se había librado del gigante con aquél engaño.


Llegó hasta la torre sin más complicaciones. Empujó la gran puerta y frente a él. Vio las escaleras más grandes que había visto en su vida. Empezó a subirlas con prisa. Saltando de dos en dos los escalones para ir más rápido y de esta forma, en poco minutos había llegado a la parte superior. Una gran habitación vacía. Con un gran pilar en el centro. Da igual donde mirara, no había nada allí. Solo una palanca en el pilar. Lo que estaba buscando. Estando allí escuchó pasos. Alguien había empezado a subir las escaleras. Se apresuró a accionar la palanca que le permitirá poder huir de la isla.


No quitaba la mirada de la puerta, para ver quien subía las escaleras. Era Sofía la que apareció. Una gran sorpresa. Se acercó corriendo a abrazarla. -¿Estas bien? - Le preguntó -Si, estoy bien ¿y tu?. - Le preguntó su hermana. -Si, ¿Has visto a Iker?. -No, pero tienes que estar cerca, bajemos a buscarlo. Si has accionado la palanca has abierto un puerta para volver a casa. Hay que darse prisa antes de que se cierre. Empezaron a bajar las escaleras deprisa. Sofía continuaba explicándole. -Hay que salir nadando de esta isla. La puerta esta en mitad del mar, así que nos va a tocar nadar.


Lo niños llegaron al final de la torre, Cuando salieron por la puerta vieron como se acercaba su primo Iker. Tras el abrazo de felicidad por haberse encontrado. Le contaron a Iker que había que salir de allí. Cuando iban a salir corriendo. Apareció el Gigante Tipi. -!Me has engañado! - Gritaba Tipi furioso -Correr hacia el mar. De este me encargo yo - Dijo Sergio a sus primos. -Vas a arrepentirte de haberme engañado. -Dijo Tipi que agarró a Sergio con la mano y empezó a apretarlo. Sorprendiendo a todos. Un perro salió de la nada salto mordiendo el brazo del gigante. Sergio lo reconoció. Era Rinti. Gracias a su mordisco el gigante lo soltó. Rinti no había venido solo. Lua también estaba allí junto a Athor, Chita, Lola y Mia. Por detras venian corriendo Simba , Flaqui, Nevar y Lobo.


Desde el cielo Sergio escucho de nuevo la voz del Tete José. -Corre Sergio, ellos se encargarán, no les va a pasar nada. Las palabras del tete José tranquilizaron a Sergio, Confiaba en que él protegería a los perros, y comenzó a correr hasta donde estaban sus primos que lo esperaban en la orilla -Vamos chicos al agua - Les gritaba Sergio desde lejos. Los tres niños se echaron al mar. Nadando con la energía que les quedaba.


Los niños nadaban con fuerza y rapidez. Los tres estaban deseando llegar pronto a cada. Cada vez estaban más lejos de la isla. Esta se perdía a sus espaldas. -Debe de ser por ahí - Dijo su hermana. Mirando a la dirección que señalaba vio una puerta de energia. Estaban muy cerca de volver a casa. Así que en un último esfuerzo empezaron a nadar más rápido.


Aparecieron de golpe en el parque. justo al lado del hoyo. Sergio se levantó a toda prisa -Nuestros padres tienen que estar preocupados - Dijo responsable Sergio. Y se movió buscando a sus padres. Cuando los vio fue corriendo hacia ellos. Sergio abrazó a su madre. -Vámonos a casa, estoy cansado. - Le dijo Sergio Sofía le decía lo mismo a su padre Vicente, al igual que Iker a sus padres. -Pero si acabamos de llegar. - Dijo la tía Ainara. Los tres niños se sorprendieron al darse cuenta de que no había pasado el tiempo. Ante la insistencia de los niños para volver a casa. Carolina se rindió al final. -Buenos pues volvamos todos a casa si tan cansados estáis. - Dijo.


Sergio estaba muy contento por cómo había terminado todo. Su hermana y su primo se encontraban a salvo. Habían vuelto a su mundo y estaban de nuevo con sus padres. Sergio miro al cielo. Buscando la estrella de tete José. Y aunque era de dia y ahora no podía ver ninguna de las estrellas. Sabía que él estaba allí. Así que mirando hacia ellas. Le dio las gracias.


Ilustraciones - Araire Texto - Sr. Crispy www.delascapas.blogspot.com


Las aventuras de Sergio en la isla mágica  

Ejemplo de Cuento personalizado. Editorial Delascapas

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you