Page 1

Así se urbanizará el nuevo puerto

Actualidad

Actualidad

Cuando apenas faltan doce meses para que FCC-AscánPuntida hagan la simbólica entrega a Marina de Laredo de las obras de la nueva dársena pesquero-recreativa, una de las incertidumbres más recurrentes ha quedado resuelta. ¿Cómo irán rematados en superficie esos miles de metros cuadrados de terreno? Un complejo hotelero de lujo, un acuario y un parque de atracciones serán los ejes de la nueva explotación comercial.

El que todos coinciden en señalar como principal motor del empuje de Laredo en las próximas décadas ya ha definido sus líneas maestras. La fotografía que acompaña el reportaje es sólo una recreación de lo que se incluye en la memoria presentada por el equipo redactor contratado al efecto por la empresa concesionaria de la nueva infraestructura portuaria. El proyecto final puede que no guarde relación estética con lo aquí representado. Pero los volúmenes y superficies ocupadas, amén de los usos establecidos, son fieles al cien por cien a lo recogido en la redacción definitiva. Impacto brutal Llama la atención esa apuesta por edificios de más de doce alturas que, pese a ir en un tramo que no resta visión a ninguno de los inmuebles ya edi-

ficados, proyecta un inquietante panorama en cuanto al impacto en una zona tan sensible como nuestra primera línea de mar. Habrá que esperar que la previsible oposición ecologista no demore la ejecución de unas obras que serán polémicas, sin duda, por otros motivos detallados en la memoria. Y es que muchas de las promesas de los políticos aireadas años atrás aparecen barridas por el viento a la vista de lo que dicen los fríos datos. De entrada, y en un contexto de crisis agudizada como el actual, llama la atención la decepcionante cifra de creación de empleos directos. No más de medio centenar de nuevos puestos de trabajo surgirán de la nueva infraestructura. ¿Dónde quedan los 600 de los que hablaba Revilla?

Al parecer, la explicación, tan real como poco tranquilizadora, está en la multinacional del ocio Luxor. Empresa que correrá con el desarrollo y ejecución global del proyecto, para lo que reubicará aquí a 400 integrantes de su plantilla, la mayoría procedentes de Thailandia. Mano de obra barata y especializada que llegará dispuesta a vivir en un régimen espartano. Porque, lejos de quedarse a residir en nuestra villa durante los 18 meses de trabajos previstos, serán ubicados en un área de chalets de alquiler que se elevan como champiñones en el límite de Limpias y Ampuero, yendo por la carretera vieja. Nefasta noticia para el sector comercial y, sobre todo, hostelero de Laredo, que no se beneficiará de los suculentos ingresos en cuanto a menús

y alojamientos que una obra de estas dimensiones conlleva.

Hotel de cuatro estrellas Un hotel de 4 estrellas con casi 500 habitaciones será el eje sobre el que se cimentará una inversión que contempla la creación de un parque temático sobre el antiguo Egipto. La presencia imponente de la Atalaya se convierte, según los promotores del proyecto, en un activo inigualable en el que ubicar recreaciones a escala de las míticas Pirámides, dando al entorno un componente lúdico con atracciones que permitirán excitantes sobrevuelos sobre los acantilados del monte. Eso sí. Previamente habrán de consolidarse las laderas, para lo que se prevén distintas voladuras que provoquen el desplome

de terrenos arcillosos como los que sepultaron la antigua Escuela de Remo. Oceonario Sobre una plataforma suspendida en el agua se construirá un oceonario transparente, al estilo de los de San Sebastián o Barcelona, con la peculiaridad de que, en el caso de Laredo, estará dedicado a contemplar in situ las labores de pesca de la flota del Cantábrico. No en vano en dicho emplazamiento irá ubicada la Cofradía de Pescadores. Por un sistema de rotación, cada embarcación con base en Laredo alternará sus salidas a faenar con otras en las que harán simulacros de pesca con distintas artes, en unas aguas generosamente enriquecidas con especies actuales y otras ya desaparecidas. Esta es, sin duda alguna, la parte más defendible de un planeamiento, por lo demás, espantoso. La zona contará con dos parkings de gran capacidad –uno de los cuales ya está levantándose en el extremo de arranque del espigón norte- y no se permitirá su uso como aparcamiento disuasorio para la villa, ya que será de uso exclusivo para los visitantes del complejo. Además, se prevé construir en sus aledaños una batería de naves en

las que se reubicará la zona de ocio que actualmente está dispersa en la Puebla Vieja. Claro que, según planos, de quince locales habilitados, sólo tres serán de explotación ajena a la multinacional. Con lo que se antoja una negociación difícil para determinar quién tendrá derecho a instalarse allí. En todo caso, y a la espera de próximos avances sobre el detalle de las nuevas dotaciones urbanas en el futuro puerto deportivo, se agradece que se vaya resolviendo parte del enigma que viene rodeando a estas obras. Lo que sí nos atrevemos a pronosticar es que nadie en la calle va a permanecer indiferente ante lo que se nos viene encima. Un megalómano plan que amenaza con dejar en anécdota actuaciones urbanísticas como las que recientemente están siendo objeto de severas sentencias judiciales por saltarse todas las normativas urbanísticas en vigor. Huele a especulación. A ver qué dicen nuestros representantes políticos. Les vamos a mirar con lupa en los próximos meses.

Así se urbanizará el nuevo puerto  

Noticia sobre el aspecto final de las obras del nuevo puerto de Laredo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you