Page 1

    Laredo  Ángel Vega Madrazo, portavoz del Grupo Municipal Popular, a la vista de un segundo análisis de la relación de las 192 facturas de la empresa IMAGO, giradas al ayuntamiento de Laredo durante los años 2007/2008/2009/2010 y, más concretamente, las referidas a la presencia institucional del ayuntamiento de Laredo en el “Salón Internacional del Turismo en Cataluña 2010”, conocido genéricamente como “Feria de Barcelona 2010”.

EXPONE Mediante el presente escrito, quiere exponer presuntas irregularidades en el procedimiento administrativo de contratación que afectan a los diferentes contratos referidos a la promoción turística de Laredo mediante la presencia institucional del ayuntamiento de Laredo en la “Feria de Barcelona 2010” En el presente escrito constatamos la presunta infracción en el procedimiento de contratación pública, en base a la vulneración, mediante cuatro facturas, del art. 74.2 de la Ley 30/ 2007, de Contratos del Sector Público (en adelante LCSP), el cual establece “la prohibición de fraccionar un contrato con la finalidad de disminuir la cuantía del mismo y eludir así los requisitos de publicidad o los relativos al procedimiento de adjudicación que corresponda”. Manifestándose, de esta forma, un irregular comportamiento del ayuntamiento de Laredo en lo referente al procedimiento administrativo de contratación.

ANTECEDENTES: En base a la revisión de la relación nominal de las facturas aportadas al grupo municipal popular por los servicios de intervención municipal, referidas a la empresa IMAGO, se pudiera desprender que existe constancia suficiente de graves irregularidades en el procedimiento de contratación, relativo o concerniente a la presencia institucional del ayuntamiento de Laredo en la “Feria de Barcelona 2010”. En concreto, dichas presuntas irregularidades se constatan en cuatro facturas abonadas por el ayuntamiento de Laredo, en el año 2010, a dicha empresa, mediante el procedimiento denominado “contrato menor”, referidas indiscutiblemente a un mismo objeto de contrato: “la presencia institucional del ayuntamiento de Laredo en la “Feria de Barcelona 2010”. Dicha presencia institucional abarca, como todo el mundo sabe, a aspectos tan diferentes como son la redacción del propio proyecto del Stand, la instalación, el montaje, el diseño, la decoración y el sistema audio-visual. Sin olvidarnos, por supuesto, del mantenimiento, la conservación, la limpieza, las azafatas contratadas y el catering. Así como de los servicios complementarios, que giran en torno al Stand, auxiliando el objetivo común de la promoción y publicidad para tal evento, a través de los folletos, los carteles, diversos materiales promocionales de regalo; sin olvidarnos de las actuaciones artísticas o presentaciones complementarias para garantizar la máxima representación y promoción turística de Laredo. Sin olvidarnos del propio desmontaje del Stand Institucional del ayuntamiento de Laredo. 1 


Laredo Por lo que fraccionar todas o algunas partes integrantes del objeto del contrato supondría atentar contra lo establecido en la propia ley de contratación pública, vulnerando el art. 74.2 de la LCSP, donde se prohíbe expresamente el fraccionamiento de los contratos con un mismo objeto, que, como decimos, no es otro que la promoción turística de Laredo mediante la presencia institucional del ayuntamiento de Laredo en la Feria de Barcelona. Las cuatro facturas objeto de un mismo contrato, en las que ahora nos centramos, se engloban, sin duda alguna, en esa participación institucional del ayuntamiento de Laredo en el evento ferial de Barcelona 2010; superando los dieciocho mil euros, sin IVA, algo que determina la imposibilidad de aplicar el procedimiento recogido para los contratos menores, pero que, sin embargo, ha realizado el ayuntamiento de Laredo. Al haberse fraccionado en cuatro facturas el único objeto de contrato, como es la promoción turística de Laredo a través de la presencia institucional del ayuntamiento de Laredo en dicha Feria de Barcelona, se conculca la legalidad del procedimiento administrativo de contratación, infringiendo el art. 74.2 de la LCSP, que prohíbe terminantemente fraccionar un mismo contrato. Legalmente no se puede fraccionar un contrato con la finalidad de disminuir la cuantía del mismo y eludir, así, los requisitos y principios de libertad de acceso a las licitaciones, publicidad, transparencia de los procedimientos y no discriminación e igualdad de trato entre los candidatos a la adjudicación del contrato.Sin embargo, existe constancia de que en el año 2010, para la promoción turística de Laredo a través de la presencia institucional del ayuntamiento de Laredo en la Feria de Barcelona, se pagó a IMAGO la cantidad de veintiséis mil quinientos cincuenta euros (26.550 € sin IVA) mediante cuatro facturas. DESCRIPCION DE LAS FACTURAS. La primera factura es de fecha 03/05/2010, en concepto de “STAND SITC (50 M2.) BARCELONA DEL 15 AL 18 ABRIL 2010”, con código IM10000105 y núm. 20100001235, ascendiendo a la cantidad de diecisiete mil ochocientos cincuenta euros (17.850 €) sin IVA. La segunda, de fecha 25/06/2010, en concepto de “contratación de Felipe Mejías para Arte con Arena en Feria de Barcelona”, con código MI10000152 y núm. 20100001637, ascendiendo a la cantidad de dos mil quinientos cincuenta euros (2.950€) sin IVA. La tercera, de fecha 25/06/2010, en concepto de “contratación azafatas, servicios catering, sonido y audiovisuales para stand de Feria de Barcelona del 15 al 18 de abril”, con código IM10000153 y núm. 20100001638, asciende a la cantidad de cuatro mil trescientos euros (4.300€) sin IVA. Y la cuarta, de fecha 30/06/2010, en concepto “FOLLETOS CATALAN”, con código IM10000160 y núm. 20100002420, ascendiendo a la cantidad de mil cuatrocientos cincuenta euros (1.450 €) sin IVA. Sumando, entre las cuatro, la cantidad veintiséis mil quinientos cincuenta euros (26.550 €) sin IVA, superando ampliamente la cantidad máxima establecida para los contratos menores.   2 


Laredo CONSIDERACIONES LEGALES: El art. 74.2 de la LCSP prohibe fraccionar un contrato con la finalidad de disminuir la cuantía del mismo y eludir, así, los requisitos y principios de libertad de acceso a las licitaciones, publicidad, transparencia de los procedimientos y no discriminación e igualdad de trato entre los candidatos a la adjudicación del contrato. El uso de la contratación menor y su apariencia de legalidad constituye el cauce habitual que se emplea para incumplir los correspondientes preceptos legales sobre publicidad y sobre procedimiento de adjudicación. La existencia de un precepto como el art. 74.2 de la LCSP es necesaria para garantizar los principios de publicidad y concurrencia. En ocasiones los ayuntamientos pueden pretender eludir esos principios, pero este proceder puede dar lugar a la invalidez de sus actos. La Administración debe ser rigurosa en la aplicación y en el respeto a estos principios. Mediante la constatación de la relación de las numerosas facturas de la empresa IMAGO se comprueba cómo el ayuntamiento de Laredo ha recurrido a IMAGO como proveedor o contratista de múltiples servicios especialmente durante los tres últimos años. Desde la compra de llaveros o trapos de cocina, hasta caramelos, bolígrafos, banderines, placas, material ecológico, material casa de cultura, camisetas, lonas, posavasos, cajas de cartón, disparos pirotécnicos, campañas, el servicio, mantenimiento y desarrollo de la página web, o la promoción turística del ayuntamiento de Laredo a través de organización y despliegue de la presencia institucional del ayuntamiento de Laredo en determinados eventos, como es la Feria de Barcelona, mediante Stand, folletos publicitarios, actuaciones artísticas, azatas, catering o regalos diversos. En esta segunda inspección de la relación de facturas facilitadas al grupo popular, constatamos que en el año 2010 la suma de prestaciones para el “Salón Internacional del Turismo en Cataluña 2010” realizadas por este mismo proveedor o contratista, mediante las cuatro facturas anteriormente detalladas, han traspasado la modalidad de la contratación menor, al superar ampliamente los 18.000 euros que se establece como límite para elegir este tipo de contrato y alcanzar la cifra de veintiséis mil quinientos cincuenta euros (26.550 €), sin incluir el IVA. Pudiendo ser incluso una cantidad superior en base a cuatro facturas más que, al no habérsenos dado copia, no podemos cotejar. Motivo por el cual las pedimos en el SOLITICO de este escrito. El art. 95 LCSP señala que en los contratos menores definidos en el art. 122.3 LCSP, la tramitación del expediente sólo exigirá la aprobación del gasto y la incorporación al mismo de la factura correspondiente, que deberá reunir los requisitos a que se refiere el art. 72 del Real Decreto 1098/2001 de 12 de octubre por el que se aprueba el Reglamento General de la Ley de Contratos. Según este precepto, la factura podrá hacer las veces de documento contractual. Motivo por el que el grupo popular ha solicitado reiteradas veces (cuatro hasta la fecha) la entrega de copia de todas las facturas emitidas por IMAGO durante los últimos años, sin que hasta el momento presente haya sido atendida su petición.


Laredo No debemos olvidar que el contenido mínimo del cualquier contrato es el previsto en el art. 26 LCSP, por lo que es conveniente que el documento contractual del contrato menor contenga las siguientes menciones: - La identificación de las partes. - La acreditación de la capacidad de los firmantes para suscribir el contrato. - Definición del objeto del contrato (art. 74 LCSP). - Referencia a la legislación aplicable al contrato. - La enumeración de los documentos que integran el contrato. - El precio, que ha de ser ha de ser cierto (art. 75.1 LCSP). En el importe establecido para calificar un contrato como menor, no se entiende incluido el impuesto sobre el Valor Añadido (art. 76.1 LCSP). No es posible, tampoco, la revisión de precios (art.77.2 LCSP). En las cuatro facturas referidas en ANTECEDENTES, se constata que las diferentes prestaciones a las que se refieren son claramente prestaciones con un único objeto: la promoción turística de Laredo a través de la presencia institucional del ayuntamiento de Laredo en la Feria de Barcelona 2010, constituyendo, en realidad, dichas facturas, fraccionamientos de un contrato o del objeto del mismo, en base a la misma identidad del fin de dichas prestaciones, o la simultaneidad o la proximidad entre ellas. No cabe alegar que se trata de diferentes objetos de contrato, ya que cada uno de ellos está supeditado y vinculado claramente a un único objeto: “la promoción turística de Laredo” mediante la presencia institucional del ayuntamiento de Laredo en dicho evento. El art. 74 de la LCSP parece configurar, como supuesto de hecho de la existencia de fraccionamiento de un contrato, o de su objeto, la finalidad de disminuir la cuantía del mismo y eludir así los requisitos de publicidad o los relativos al procedimiento de adjudicación que corresponda. Siendo así, parecería razonable presumir la finalidad defraudadora del órgano municipal pejino responsable de esa contratación. Al objeto de determinar si existe o no fraccionamiento de un contrato, podría entenderse que el contrato “existe” desde el momento en que el órgano de contratación determina los elementos esenciales del mismo (objeto, precio, etc.). Expresando su voluntad de instruir el oportuno expediente, mediante un acuerdo de iniciación, la redacción de unos pliegos, etc. En todo caso, un contrato menor no existe ni tiene posibilidad de existir hasta que no se produce ese consentimiento mutuo de obligarse, ese acuerdo de voluntades al que se refiere el artículo 1.254 del Código Civil. Cada uno de esos acuerdos de voluntades se materializa en un contrato diferente. El único documento que prueba o debe probar según la Ley la relación contractual en la contratación menor es la factura. Cada factura es un contrato distinto, no fracciones de un mismo contrato. Observando esas cuatro facturas podemos llegar a la conclusión de que la contratación utiliza diferentes conceptos o aspectos con la voluntad premeditada de eludir las normas de   4 


Laredo publicidad, concurrencia y procedimiento. Es fácil comprobar cómo las prestaciones de los servicios plasmados en esas facturas revisten semejantes características, pues todos se refieren y tienen como denominador común: “la promoción turística de Laredo” mediante la presencia institucional del ayuntamiento de Laredo en la Feria de Barcelona. Poner en duda que ese es el mismo objeto del contrato de todas y cada una de las cuatro facturas es ir en contra de la razón y el entendimiento. Desgajar el gasto que conlleva el pago de esas facturas del fin promocional del municipio de Laredo, es, además de insostenible, imposible. La finalidad de eludir las normas de publicidad o procedimiento es el elemento constitutivo del fraccionamiento a que se refiere el art. 74 de la LCSP y que comprobamos en las cuatro facturas emitidas por IMAGO, referidas a la Feria de Barcelona 2010. Los contratos menores, en la Ley de Contratos del Sector Público, siguen definiéndose exclusivamente en razón a su importe. En efecto, y de conformidad con lo dispuesto en el párrafo segundo, apartado 3, del art. 122 de dicho cuerpo legal: “Se consideran contratos menores los contratos de importe inferior a 50.000 euros, cuando se trate de contratos de obras, o a 18.000 euros, cuando se trate de otros contratos”. Por todo lo anteriormente expuesto, es cierto que el párrafo primero del referido apartado prescribe que: “Los contratos menores podrán adjudicarse directamente a cualquier empresario con capacidad de obrar y que cuente con la habilitación profesional necesaria para realizar la prestación, cumpliendo con las normas establecidas en el artículo 95”. De la misma forma en el art. 95, en su apartado 1, dispone que: “En los contratos menores definidos en el artículo 122.3, la tramitación del expediente sólo exigirá la aprobación del gasto y la incorporación al mismo de la factura correspondiente, que deberá reunir los requisitos que las normas de desarrollo de esta Ley establezcan”. Por lo que, no existe ninguna pega en que desde el ayuntamiento se designe al contratista o empresario que se considere oportuno y que reúna dichos requisitos, bien sea la empresa IMAGO o cualquier otra, siempre que realmente se refiera a un contrato menor y cumpla con los requisitos legales para configurarse mediante este tipo de contrato. El art. 122.3 de la LCSP dispone que: "Los contratos menores podrán adjudicarse directamente a cualquier empresario con capacidad de obrar y que cuente con la habilitación profesional necesaria para realizar la prestación, cumpliendo con las normas establecidas en el artículo 95". En este sentido el artículo 61 de la LCSP al regular la acreditación de la capacidad de obrar expresamente señala: “1. La capacidad de obrar de los empresarios que fueren personas jurídicas se acreditará mediante la escritura o documento de constitución, los estatutos o el acto fundacional, en los que consten las normas por las que se regula su actividad, debidamente inscritos, en su caso, en el Registro público que corresponda, según el tipo de persona jurídica de que se trate (…).”


Laredo Pero nunca podemos olvidar el precepto que establece que, ”el singular régimen de los contratos menores termina de completarse en la Ley a través de los artículos 23.3 (no podrán tener una duración superior a un año ni ser objeto de prórroga), 77.2 (la revisión de precios no tendrá lugar en los contratos menores) y, finalmente, en el art. 140.2, en cuanto a su formalización. La efectiva concurrencia de esos elementos definidores del contrato menor, no solo permite a los gestores de la administración municipal pejina una importante simplificación y agilización de la contratación pública, sino que, además, y esto es lo realmente trascendental en la contratación menor, posibilita al órgano de contratación excepcionar los principios de libertad de acceso a las licitaciones, publicidad y transparencia, consagrados en el artículo 1 de la Ley.

Si ello es así, debe comprenderse que la tramitación del contrato menor exige cumplida acreditación de su objeto e importe; requisitos éstos que, si bien son exigibles de cualquier tipo de contrato, en éste son absolutamente relevantes por su carácter definitorio y por constituir factores que condicionan su propia existencia, validez y operatividad, en tanto que se erigen en presupuesto normativo para acudir al régimen jurídico excepcional que le es propio. En este caso concreto, a pesar de los diferentes conceptos establecidos en las cuatro facturas mencionadas en el apartado ANTECEDENTES, su objeto es claro y unívoco: la promoción turística de Laredo mediante la presencia institucional del ayuntamiento de Laredo en la Feria de Barcelona. El fraccionamiento del objeto del contrato supone la infracción de normas de “ius cogens”, que condiciona la validez de los contratos menores a que éstos no excedan de las cuantías establecidas en el art. 122.3 de la LCSP. Y es que la utilización del contrato menor sólo es susceptible de una interpretación estricta, vinculada a su correcta calificación y a la exacta apreciación del presupuesto normativo expresamente contemplado y, por tanto, indisponible para el órgano de contratación, con independencia de la intencionalidad que pueda guiar sus actos. Por último, si estos cuatro contratos menores suponen un fraccionamiento irregular de sus objetos, supondría la nulidad de pleno derecho a que se verían abocados. EL PP de Laredo considera que lo correcto en este caso, para la promoción turística de Laredo en dicha feria, debiera haberse canalizado a través de un procedimiento de contratación, mediante decreto de la alcaldía, como han realizado otros muchos ayuntamientos a lo largo y ancho de nuestro estado.


Laredo Ponemos el ejemplo de de la licitación realizada por el ayuntamiento de Castellón de la Plana, en la sección de la página web denominada “perfil del contratante” para el servicio de diseño, construcción, montaje y desmontaje de un stand turístico promocional de la ciudad de Castellón para asistencia a Ferias de Turismo http://www.castellonturismo.com/imagenes/perfil_del_contratante/Anuncio_adjudicacio n_definitiva_stand_link2.pdf

O el anuncio de la Sociedad Regional de Turismo de Cantabria, S.A. de ADJUDICACIÓN DEFINITIVA del contrato del Stand de Cantabria en las Ferias de Turismo a celebrar los años 2010 y 2011 http://www.srtcantabria.es/PDFs/Adjudicaciones/ADJUDICACIONDEFINITIVA. pdf Ejemplos que debieran haber cundido en nuestro ayuntamiento, dada la necesidad de Laredo de promocionarse en diferentes ferias. Y lo debiera haber realizado de acuerdo con lo previsto por los artículos 69, 82 y 83 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común y 165 y siguientes del Reglamento de organización, funcionamiento y régimen jurídico de las entidades locales, aprobado por Real Decreto 2568/1986, de 28 de noviembre, en relación con los artículos 9, 66, 122.3 y 266 y siguientes de la Ley 30/2007, de Contratos del Sector Público y las atribuciones que le otorga el artículo 21.1 a) de la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las bases del régimen local. Como tampoco hubiera estado de más requerir a los Servicios Técnicos del Ayuntamiento de Laredo para que, procedieran a informar sobre la habilitación profesional de las posibles empresas que se hubieran propuesto para la adjudicación de la referida adjudicación de la promoción turística de Laredo, mediante la presencia institucional, en esta como en otras ferias donde se fuera a constituir un Stand. Evacuados tales trámites, el órgano competente, debiera haber procedido a la ulterior adjudicación del contrato, sin olvidarse del informe de INTERVENCION en relación con dicho expediente administrativo para la adjudicación mediante la figura del contrato pertinente. De esta forma el propio interventor debiera haber podido certificar o no, que la cuantía del objeto del contrato era inferior o superior a esos 18.000 euros marcados por la ley 30/2007 de LCSP. Todo ello sin perjuicio de que la competencia para contratar, de conformidad con lo previsto en la Disposición adicional 2ª.1 de la LCSP, corresponde a los Alcaldes o Presidentes de las Entidades Locales. Por tanto, el último responsable es el Alcalde (Disposición Adicional 2ª.1 de la LCSP), a pesar de las declaraciones de voluntad o de auto-responsabilidad que puedan realizar otros concejales saliendo en auxilio y eximiéndole.


Laredo Actitud que ya comprobamos a través de las manifestaciones públicas realizadas a los medios de comunicación por el concejal Sr. D. Pedro Diego, en respuesta al escrito donde el grupo popular también había detectado y comunicado al alcalde las presuntas irregularidades en la contratación municipal de la página web municipal. El Sr. Diego confesó, en aquella ocasión, que él se hacía “responsable de todo lo relacionado con la contratación de estos servicios”, pero como vemos, la ley establece que quien tiene la competencia para contratar es el propio alcalde. Ya expusimos en nuestro anterior escrito, referido a la web municipal, que existen muchísimos ejemplos de infracciones en el procedimiento administrativo de contratación, que llevan aparejada la consiguiente penalización. Existen muchísimas condenas por fraccionar contratos que tenían un mismo objeto, con la única finalidad de convertirlos en contratos menores. La fiscalía, cuando se ponen en conocimiento de las autoridades judiciales estos procedimientos, tiene obligación de investigar la presunta contratación irregular, basada en el fraccionamiento de las facturas para poder evitar así los controles a los que deben someterse los contratos de mayor importe. Es conocido el procedimiento de fraccionar el importe en cantidades inferiores al máximo que se establece para los contratos menores y así evitar el concurso público "con la presunta finalidad de favorecer a una empresa". Por ello, la fiscalía viene definiendo el fraccionamiento como "fraudulento”. Se sabe que de esa forma, y tras lograr el fraccionamiento, los concejales tratan de eludir los requisitos de publicidad e imparcialidad en la contratación.

OTRAS CONSIDERACIONES De la relación de las 192 facturas que aparecen desglosadas en el listado que se ha facilitado al grupo popular de Laredo, se ha comprobado que, casi en su totalidad, se realizó mediante los denominados “contratos menores” y que, por tanto, no necesitan concurso público, al ser cantidades inferiores a 18.000 euros. Lo cual no deja de llamar poderosamente la atención. Ese tipo de contratos son lo que la gente define como los contratos que “se dan a dedo”. Por ello, el grupo popular, a través del presente escrito, quiere manifestar su queja porque no se ha facilitado desde el ayuntamiento la copia de todas las facturas de IMAGO, a pesar de que las propias facturas hacen la función de contrato en los expedientes de contratación con la empresa implicada y que el grupo popular las ha pedido, por escrito y a través del registro general, cuatro veces. En la relación económica y contractual entre el ayuntamiento de Laredo y esta empresa, reflejada en esas 192 facturas, sólo dos contratos han seguido un camino contractual diferente al contrato menor: los contratos relacionados con la celebración del Desembarco de Carlos V. Destacando que de esos dos contratos, referidos a la organización del Desembarco de Carlos V, uno está siendo juzgado en los tribunales de lo contencioso administrativo, debido a 8 


Laredo sus irregularidades, y el otro está también bajo sospecha, debido al extraño procedimiento utilizado para su adjudicación. Baste recordar que por ser preceptivo, se invitó a tres empresas, de las cuales, dos no manifestaron tener ningún interés en participar y sólo IMAGO, a quien se adjudico, mostró verdadero interés en celebración.Las empresas invitadas, más bien, parecería que hubieran servido para cubrir un expediente de relleno. Sin embargo, otra empresa pejina, que había organizado durante varios años este mismo evento, siendo alcalde el Sr. Fernánez Revolvo, ni siquiera fue invitada a la licitación. La cual, después de haber propuesto sus servicios y su presupuesto, ni siquiera fue tenida en cuenta, al alegarse que estaba fuera de plazo. Otro dato llamativo e interesante, derivado de los expedientes, es que la concejalía más lucrativa, con mucha diferencia, para IMAGO, ha sido la concejalía de turismo y festejos, dirigida por el Sr. Liz. Siendo precisamente el Sr. Liz, con motivo del pleno extraordinario celebrado el 27 de mayo de 2009, quien tuvo que responder acerca del criterio al que respondía la asistencia a determinadas ferias, como la de Barcelona, y la ausencia de otras, refiriéndose a FITUR. El Sr. Liz respondió de forma muy general, afirmando que “el Equipo de Gobierno consideraba que la decisión de acudir o no a una feria debe bascular en una cuestión de prioridades, dado que los recursos económicos son limitados y hay que seleccionar muy bien aquellas ferias donde el nombre de nuestra villa, la marca Laredo, tenga mayor posibilidad de destacar y diferenciarse”. Esa fue su justificación para acudir con Stand propio a la feria de Barcelona. A pesar de que el nombre y la marca de Laredo, sin duda, tienen mayor posibilidad de destacar y diferenciarse en la FERIA INTERNACION DE TURISMO (FITUR), que se celebra todos los años en Madrid. Si comparamos ambas ferias comprobaremos que en la pasada edición de FITUR 2010, hubo 10.966 empresas expositoras, frente a las 1.100 de Barcelona 2010; 166 países, en la de FITUR, frente a los 60 de Barcelona; 124.644 profesionales participantes en la de FITUR, frente a los 4.000 de Barcelona; y 7.352 periodistas se reunieron en FITUR frente a menos de la décima parte de Barcelona. El 20 de abril de 2010, días después de la celebración de dicha Feria de Barcelona, en un conocido diario, con amplia difusión, pudimos leer un comentario que además de lo ilustrativo y esclarecedor, fue muy atinado: “Me llevan los demonios cada vez que leo que Laredo acude por libre a un nuevo sarao turístico. Máxime cuando existe la opción de integrarse en la comitiva de Cantabria Infinita. Nada tendría que objetar si tal desembarco en plan vedette saliese gratis. Pero va a ser que no. Y que entre Fitur, el Salón Internacional de Barcelona y demás embajadas que se suceden a lo largo del año, el área de Turismo y Festejos se funde un pastón que sólo cunde en el bolsillo de los adjudicatarios del stand de turno. Bonita forma de jugar al monopoly con el dinero de todos.” También queremos destacar que en la comisión municipal de turismo y festejos celebrada el día 14 de mayo de 2010, pocos días después de la celebración de la Feria de Barcelona, el Sr. Liz, ante la pregunta que le realizaron en torno a balance de la Feria de


Laredo Barcelona afirmó que “fue un éxito de participación”, sin cuantificar ni acreditar de manera alguna dicho “éxito”. Igualmente afirmó que “percibió mucho interés por el stand”, sin embargo no lo acreditó de ninguna manera concreta ni cuantificable, más allá de sus propias afirmaciones. También afirmó que como consecuencia de la presencia del ayuntamiento de Laredo en dicha Feria iban a visitarnos unos periodistas de los cuales no concretó ni sus medios ni sus acreditaciones periodísticas. Hoy nos preguntamos ¿de qué medios hablaba? ¿dónde han publicado artículos relacionados con Laredo? El Sr. Liz afirmó igualmente que “hacía unos días habían venido periodistas especializados en el asunto”. Sin embargo, todavía estamos esperando las pruebas fehacientes de su buen hacer profesional, enmarcado en la publicación de los supuestos medios a los que representaban, ya que desde el PP no se tiene ninguna constancia. Ni siquiera de un solo artículo publicado en tan cacareados medios periodísticos, artículos que de existir, nos gustaría que nos dieran conocimiento y traslado.

Por lo anteriormente expuesto, SOLICITO 1º) Se dé traslado del contenido íntegro del presente escrito a los servicios técnicos de intervención, para que, a la vista de las facturas y contratos referidos a la Feria de Barcelona, y considerando los antecedentes y disposiciones legales mencionadas en el presente escrito, se determine e informe si se ha infringido la ley 30/2007 de Contratos del sector público, al aplicar ilegítimamente el procedimiento de contrato menor a dichas facturas. 2º) En el supuesto de que del informe de intervención se derive que se que se ha infringido el procedimiento administrativo de contratación, se adopten las medidas legales oportunas.

3º)

La entrega de la “COPIA DE LAS FACTURAS EMITIDAS POR IMAGO al ayuntamiento de Laredo durante los años 2007/2008/2009/2010 para poder ser examinadas en el despacho o sala reservada al grupo municipal popular.

4º)

Ser informado del objeto del contrato con la entrega de copia de las siguientes

facturas: 1ª.- De fecha 30/06/2010, cuyo concepto es “BOLSA DE LUJO AYUNTAMIENTO DE LAREDO”, con código IM10000158 y núm. 20100002419, que asciende a la cantidad de 1993,41 euros sin IVA. 2ª.- De fecha 30/06/2010, cuyo concepto es “CARTELES PROMOCIONALES”, con código IM10000159 y núm. 20100002421, que asciende a la cantidad de 848 euros sin IVA. 3ª.- De fecha 30/06/2010, cuyo concepto es “FOLLETO ES TIEMPO DE LAREDO”, con código IM10000161 y núm. 20100002418, que asciende a la cantidad de 3568,62 euros sin IVA.

10 


Laredo 4ª.- De fecha 30/06/2010, cuyo concepto es “PANEL DE CARTON PLUMA PARA RUEDA PRENSA, CARTELES A3 PLAN AVANZA CIUDADES”, con código IM10000172 y núm. 20100001665, que asciende a la cantidad de 1246,89 euros sin IVA. Dado que de la sola relación de dichas facturas no se deduce su objeto, aunque tenemos fundado convencimiento de que está relacionado con la promoción turística de Laredo mediante la presencia institucional del ayuntamiento de Laredo en la Feria de Barcelona 2010.

Angel Vega Madrazo

ILMO. SR. ALCALDE – PRESIDENTE DEL EXCMO. AYUNTAMIENTO DE LAREDO

11 

DENUNCIA FERIA BARCELONA 2010  

Escrito presentado por el PP en el Ayuntamiento de Laredo por el que solicita informe del interventor en torno a presuntas irregularidades e...

Advertisement