Issuu on Google+

Angel Vega Madrazo ALCALDE

EXCMO. AYUNTAMIENTO DE

LAREDO

Queridas Madres Trinitarias, Compañeros de Corporación, Familiares de Francisco González de Posada, Señor Cura Párroco, Hijos Adoptivos y Predilecto de Laredo, Autoridades Académicas, Civiles y Militares, Señoras y Señores. Es complicado intervenir tras el magnífico resumen que el doctor Baldomero Brígido ha hecho de los innumerables méritos del Profesor González de Posada. Los laredanos podríamos decir hoy aquello que expresaba Lope de Vega en uno de sus, para mí, más preciosos sonetos, que comenzaba así: “¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?” ¿Qué tiene Laredo, qué tenemos los laredanos que ha calado tan hondo en tu alma, Paco? Pues bien parece que estamos ante una nueva versión de la canción pejina “¡Ay Mamá!”. Quizás tú, Paco, como el protagonista de nuestra canción, tampoco sepas lo que te ha hecho Laredo. Sin embargo has caído profundamente enamorado de nuestra Villa. Y es precisamente por ese amor que sientes por Laredo por lo que te has hecho acreedor a este título de Hijo Adoptivo. Un amor que, como dice San Pablo en su carta a los Corintios, “es generoso sin límites”. Tú, Paco, has demostrado con hechos, que es como se deben demostrar las cosas, tu generosidad para con Laredo. No sólo cuando elegiste Laredo para ser la Sede Universitaria de los Cursos de Verano, sino que, donde quiera que te encuentres, me consta de tu generoso esfuerzo por mostrar las grandezas de nuestra tierra. Recuerdo aquella vez, en Lanzarote, cuando presentabas los Cursos de Verano de su Universidad en la capital, Arrecife, cómo tenías la sala llena de las mejores fotografías de Laredo; cómo el centro del hall estaba ocupado por una maqueta de nuestra Casa de Cultura; con qué cariño hablabas de Laredo y de sus gentes. En ese momento ya eras uno de nosotros. Eras uno de nuestros mejores embajadores. Y es por ese amor tantas veces demostrado y no solamente por tu impresionante currículum por lo que la Corporación, por unanimidad, te ha otorgado el título de Hijo Adoptivo. Cierto que, como hijo, nos sentimos orgullosos de tus méritos académicos y personales de los que el secretario del expediente, el doctor Baldomero Brígido ha hecho un magnífico y difícil resumen de lo que supone un libro de 122 páginas de méritos. Cierto que, a partir de este momento podemos presumir de contar entre nosotros con una personalidad en el mundo de la Ciencia y


Angel Vega Madrazo ALCALDE

EXCMO. AYUNTAMIENTO DE

LAREDO

del Humanismo. Pero lo que más ha pesado en nuestra decisión, siendo importante, no ha sido eso, sino tu amor, tu generosidad sin límites para con Laredo. A partir de este momento, Paco, eres un Laredano, nacido en Cádiz y con residencia a mitad de camino, en Madrid. Te has convertido en el nexo de unión entre la Capital de la Costa Esmeralda, bañada por el bravo Cantábrico y la Tacita de Plata de ese querido Sur de España a orillas del Atlántico. Precisamente, hace unos pocos días, hablando con la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, la comunicaba tu nombramiento. Ella se alegró infinito, porque era consciente del significado de este nombramiento. Sabía perfectamente que tu amor por Laredo no menoscababa el que sientes por tu tierra, Cádiz. ¡Si lo sabrá ella!, cántabra por los cuatro costados y alcaldesa de Cádiz, reelegida una y otra vez. Ningún gaditano pone en duda el amor de Teófila por Cádiz, nadie se atrevería a preguntarla “¿a quién quieres más, a Cantabria o a Cádiz?” Y es que el amor es una de las pocas cosas que, cuando se reparte no disminuye. Cuando alguien tiene un hijo y le llega el segundo, no quiere menos a uno por querer al otro. Simplemente reparte su amor y mantiene, si pudiera medirse, el mismo amor para el primero. Si lo tradujéramos a términos matemáticos, en los que eres un experto, diríamos que Infinito dividido por dos sigue siendo Infinito. Paco, a partir de este momento ya eres oficialmente lo que desde hace mucho tiempo venías ejerciendo, ya eres un Laredano. Bienvenido, pues a nuestra comunidad. Bienvenido a Laredo. Muchas gracias.


DISCURSO NOMBRAMIENTO HIJO PREDILECTO GONZÁLEZ DE POSADA