Page 188

Cómo administrar un museo: Manual práctico Seguridad de los museos y preparación para las catástrofes

Al establecer o al actualizar la política de seguridad del museo, la dirección probablemente va a incluir la adopción y la aplicación de soluciones y medidas concretas de mejora, a saber: – modificaciones de la organización del museo; – instalación de un nuevo equipamiento técnico; – puesta en práctica de procedimientos apropiados y definición precisa de las tareas que incumben a cada división, pero también a cada empleado en el seno de la división. Siempre hay que asegurarse de que las medidas individuales no se neutralicen unas a otras, es decir, que no anulen sus efectos mutuamente. Los museos pueden optar por numerosas soluciones que no difieren mucho unas de otras, pero siempre hay que tener en cuenta las especificidades, a saber la ubicación de los edificios, la disposición interna, la naturaleza de las colecciones, etc. Para garantizar una buena protección, tanto humana como material, es necesario ir de las medidas simples (y no muy costosas) a las más complejas, acercándose gradualmente a las condiciones de seguridad óptima definidas en la política de seguridad (protección contra qué peligro y de qué magnitud). He aquí un ejemplo que muestra cómo el sistema de seguridad del museo se puede concebir como una cadena de subsistemas con vínculos funcionales y lógicos recíprocos, de los más simples a los más complejos: 1. Barreras mecánicas Fundamentalmente son las paredes, puertas, cerraduras, puertas cortafuego, barrotes, cercas, cristal de seguridad, vitrinas, cajas fuertes, cámaras acorazadas, etc. Todos esos elementos constituyen el nivel de protección elemental de las colecciones; los demás sistemas solo son complementarios. Las puertas macizas, las cerraduras apropiadas y su uso prudente son los elementos más importantes de la seguridad de un museo. 2. Organización de los guardias (llamados también vigilantes, celadores o agentes de seguridad según los países y los museos) La dirección debe establecer las normas de conducta para esta categoría de personal. El número de guardias o vigilantes

182

Foto: Dana Einhornová

depende del número, de la dimensión y del tipo de edificios y salas de exposición, del número de visitantes y del valor de las colecciones.

Cómo administrar un museo icom  
Cómo administrar un museo icom  
Advertisement