Issuu on Google+

REVISTA REVISTADE DEHISTORIA HISTORIADE DELA LA ARQUITECTURA ARQUITECTURA

2014 2014


Instituto Universitario Politécnico “Santiago – Mariño Extensión – Barinas Escuela de Arquitectura

REVISTA DE HISTORIA DE LA ARQUITECTURA III

Alumnos: Deily Rodríguez C.I 12.025.447 Virginia Contreras C.I. 15.598.406 Wilfredo Castro C.I 14.031.531 Prof.: Maigualida Mendoza


BIOGRAFIAS DE ARQUITECTOS ALEJANDRO CHATAING. Importante arquitecto venezolano, conocido como el "gran constructor del régimen de Cipriano Castro", gran cantidad de obras arquitectónicas que realizó, contribuyeron a darle una nueva cara a Caracas. Expresaban tendencias como el neorrenacimiento, neorrománico, morisco y el neobarroco. Asimismo, al lado de la tradicional mampostería venezolana, empleó el concreto en algunas fundaciones, así como viguetas de perfiles de hierro en los entrepisos, sistemas constructivos característicos del período de transición entre el siglo XIX y el XX.


INFLUENCIA DE SUS DISEÑOS EN LA ARQUITECTURA Y SUS CREACIONES EMBLEMATICAS ALEJANDRO CHATAING. Inició recibiendo el primer premio en el concurso para las fachadas del mercado municipal de San Jacinto Caracas (1894). En 1895 colaboró junto a su maestro Juan Hurtado Manrique, en el diseño del Arco de la Federación en las pendientes de El Calvario. En 1904, reformó el Panteón Nacional y construyó la residencia presidencial de Cipriano Castro en el Paraíso, llamada Villa Zoila. Un año después modificó la estructura y la fachada de la Academia Militar de La Planicie, con un proyecto que imitaba una fortaleza de "estilo militar florentino". Entre 1904 y 1905 construyó el teatro Nacional, En 1905 diseñó la Casa de Baños en El Valle y modificó la Escuela de Artes y oficios. En 1906, proyectó la construcción de un lazareto (lugar donde se trataban a los enfermos de Lepra) para la isla de La Providencia (a la entrada del lago de Maracaibo) y de un Arco de la Restauración que no se será realizado. En 1907, completó el palacio de la Gobernación con el cuartel de policía anexo y construyó el edificio del Ministerio de Hacienda en la esquina de Carmelitas. Otras obras arquitectónicas elaboradas por Chataing fueron la Biblioteca Nacional (o Museo Bolivariano) en la plaza Bolívar (1910), el Archivo General de la Nación (1912), el Nuevo Circo (1919) en colaboración con Luis Muñoz Tébar, el Arco de Carabobo inaugurado por Juan Vicente Gómez en 1921. También con Luis Muñoz Tébar, terminó en Caracas la iglesia de Corazón de Jesús, el templo de San Agustín del Sur y la iglesia de las siervas del Santísimo Sacramento. Además de la construcción de edificios religiosos, proyectó el diseño de los cine teatros Ayacucho, Capítol, Princesa (hoy cine Rialto frente a la plaza Bolívar; el First National City Bank (esquina de Sociedad) y el Banco de Venezuela en la avenida Universidad. Construyó la residencia Las Acacias de la familia Boulton (hoy sede del Comando de la Guardia Nacional) y concibió el diseño del hotel Miramar en Macuto, proyecto que le hizo merecedor en 1928 de un reconocimiento.


TEATRO NACIONAL DE CARACAS La obra fue encargada al arquitecto venezolano Alejandro Chataing, además de la participación del pintor Antonio Herrera Toro y del escultor catalán Miguel Ángel Cabré. Poco antes de cumplirse el año de que se iniciase la construcción de esta obra el 11 de junio de 1905 abre sus puertas el Teatro Nacional con la presentación de la zarzuela «El Relámpago». Se han realizado obras de recuperación del teatro en 1949, 1967, 1992 y 2005.

ARQUITECTURA Posee una forma de herradura en armazón de hierro, con una arquitectura predominantemente «francesa». En la fachada principal del teatro hay dos grandes columnas que sobre ellas reposan dos esculturas que simbolizan la comedia y la tragedia. Esta edificación posee una sala principal que abarca quince metros de diámetro con tres niveles, que albergan 797 butacas. En el techo del teatro hay cuatro cuadros que representan la danza, la música, la comedia y la tragedia separados por la elocuencia, la historia y la poesía


LA BIBLIOTECA NACIONAL DE VENEZUELA Nace en 1810, concebida por los primeros patriotas como una necesidad urgente. Juan Germán Roscio, prócer de la independencia, pensador ilustrado, la nombra en una hoja impresa en 1811, titulada "Pensamiento sobre una Biblioteca Pública en Caracas", destinada a servir a todos los ciudadanos, sin distinción de clases ni condición. Este proyecto, empero, debió aplazarse: la Guerra de Independencia determinó otras urgentes y lógicas prioridades. Disuelta la Gran Colombia, es elegido presidente de Venezuela en 1830, el General José Antonio Páez. Durante su gobierno en 1833 se establece el Decreto Ejecutivo por medio del cual comienza la existencia de la Biblioteca Nacional de Venezuela, que sería financiada con contribuciones del Estado y donaciones privadas.

ARQUITECTURA En un edificio de 80 mil metros cuadrados, alberga cerca de tres millones de volúmenes de libros. Adicionalmente, la colección incluye otro tanto de ejemplares hemerográficos, documentales y audiovisuales bien conservados. La Biblioteca cuenta con cinco incunables, de los cuales, el ejemplar más antiguo está fechado en 1471.


JUAN HURTADO MANRIQUE Destacado arquitecto venezolano, quien estuvo involucrado en importantes proyectos arquitectónicos desarrollados en Caracas entre mediados y fines del siglo XIX Fueron sus padres Nepomuceno Hurtado y Soledad Manrique. Después de culminar sus estudios en la Universidad Central de Venezuela, se dedica a realizar canalizaciones hidráulicas y a instalar ingenios de azúcar. Asimismo, participa en algunos combates de la Guerra Federal (1859-1863) obteniendo el grado de general


INFLUENCIA DE SUS DISEÑOS EN LA ARQUITECTURA Y SUS CREACIONES EMBLEMATICAS JUAN HURTADO MANRIQUE Entre 1873 y 1875 proyecta y construye la nueva fachada norte de la Universidad y, a continuación el edificio del Museo Nacional, ambas partes en estilo neogótico, creando un importante conjunto urbanístico en el centro de Caracas, que complementa el bulevar delimitado, en el lado opuesto, por el Palacio Legislativo. En 1883, el Museo será ampliado como sede de la exposición del centenario del nacimiento del Libertador; para ello, Hurtado Manrique había proyectado un palacio de exposición en la parte norte de la ciudad, sin lograr construirlo. En 1876 hace modificaciones al Palacio de Gobierno (Casa Amarilla) y diseña el Templo Masónico. También por esta época inicia el proyecto del templo de Santa Ana y Santa Teresa, llamado también San Felipe Neri, por estar ubicado parcialmente en el lugar que ocupaba aquel oratorio colonial. Esta es la más grande y mejor diseñada de las iglesias venezolanas del siglo XIX, distinguiéndose por sus 2 fachadas neoclásicas y la volumetría acentuada con numerosas cúpulas; interrumpida su construcción por unos años, Santa Teresa se inaugura definitivamente en 1881. Entre 1880 y 1883, dirige la construcción de algunos puentes de mampostería sobre las quebradas de Catuche y Caroata, proyectados por él y por otros ingenieros. En 1883, diseña la Santa Capilla, obra neogótica, con la estructura del techo ejecutada en madera. Entre 1884 y 1885 la capilla de El Calvario, así como la de Nuestra Señora de Lourdes, reconstruida luego en forma distinta. Durante varios años, estuvo a cargo del proyecto y de los trabajos del mercado de San Jacinto, construido en el lugar del antiguo convento del mismo nombre (hoy plaza El Venezolano).


LA SANTA CAPILLA Es una basílica menor ubicada en pleno centro caraqueño, a pocos metros de la plaza Bolívar. Su construcción fue encomendad al arquitecto Juan Hurtado Manrique por el entonces presidente de Venezuela, Antonio Guzmán Blanco en el año de 1883, ha atravesado varios terremotos e incendios que han obligado a que haya sido reconstruida y restaurada en reiteradas oportunidades.

ARQUITECTURA Esta iglesia representa una construcción estilo gótico, réplica de “Saint Chapelle”, bellísima capilla parisina. En el interior vale destacar la estética de su gran altar, sus vitrales, sus lámparas de bronce y en una de sus paredes se encuentra la pintura “La multiplicación de los panes” (que actualmente se encuentra en restauración), obra del gran pintor venezolano Arturo Michelena. Si se ven con cuidado sus pisos, se pueden apreciar los nombres de personajes que fueron enterrados bajos su cimientos. En el año de 1979 fue declarada monumento histórico nacional, la zona que la rodea esta actualmente en recuperación.


LA CASA AMARILLA DE CARACAS Es una imponente estructura neoclásica que data del siglo XIX y se encuentra frente a la Plaza Bolívar de Caracas y la Catedral, en la esquina principal del casco histórico de la ciudad. Declarada monumento histórico nacional de Venezuela, fue originalmente sede de la Real Cárcel de Caracas y del Ayuntamiento, pero tras ser reformada es utilizada como palacio de gobierno y residencia oficial de los Presidentes, entre ellos Francisco Linares Alcántara y Cipriano Castro. Desde 1912 es la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores.

ARQUITECTURA La Casa Amarilla posee una planta regular, de forma cuadrada, con dos pisos, organizada alrededor de un patio central; dicho patio se encuentra rodeado en ambos niveles por corredores, definidos por columnas de orden jónico que soportan una serie de arcadas. Posee diversos salones protocolares entre los cuales destaca el Salón Bolívar, que ocupa todo el frente del segundo piso. El acceso se produce a través de un amplio zaguán.


La casa Farnsworth (1945-1951) Levantada para la doctora Farnsworth en Chicago y Diseñada por el Arquitecto Mies Van Der Rohe en 1.946. Una caja transparente de cristal y acero cuyo concepto responde a la idea de un Mirador y permite que desde el interior se tenga plena conciencia del paisaje. Elevada cinco pies del suelo y con una distribución fluida, la casa parece flotar sobre el jardín, transmitiendo la sensación de ser liviana y pura, al igual que las escaleras, que son pequeños rectángulos que comunican el interior con el exterior. El tejado y el suelo se unen por ocho columnas de acero. La vivienda se sitúa en medio de un terreno de 24 hectáreas cerca de un río amplio y caudaloso que inunda con facilidad la parcela, motivo por el cual se concibió separada del suelo. La parte posterior tiene vistas al bosque, mientras que la fachada principal se abre a un pequeña pradera, lo que ofrece una distancia adecuada para admirar sus magníficas proporciones.


Una cocina, un dormitorio, un salón, un comedor y un estudio se disponen ampliamente alrededor de un núcleo de madera en el que se esconden los baños. La superficie del espacio interior es de 140 metros cuadrados, a los que debemos añadir el porche y la terraza de acceso. Ésta se encuentra a una altura intermedia entre el terreno y la plataforma principal, a la que se accede a través de una serie de escalones lineales.

Como se puede observar, no existen muros exteriores, sino que el perímetro está realizado íntegramente en vidrio y sólo unas cortinas separan el exterior del interior. Además, se ha prescindido de las particiones interiores, tan sólo el pequeño núcleo de madera que aloja la caldera, los baños, la cocina y la chimenea. Si a esto le añadimos que los pilares están en el exterior de la vivienda, el resultado es que nada fracciona el espacio. La casa forma parte del bosque y éste, parte de la vivienda. La fluidez espacial llevada al extremo.


Sin divisiones en el interior, la distribución interior acoge todos los requisitos funcionales, instalaciones, baños y cocina sin interrumpir el perímetro acristalado. Este núcleo se sitúa en el extremo opuesto al porche, próximo al cerramiento norte y en relación al montante del cerramiento intermedio de los pilares de la fachada. De este modo, se ordena el espacio de estar, orientado hacia el sol y el río. El área del dormitorio, en el extremo más alejado del acceso, la cocina al norte.

Distribución de los espacios

Núcleo de Madera central (Baños y cocina)


Reseña de Frank Lloyd Wright School Of Arquitectura

Tras abandonar su carrera de ingeniería en Wisconsin al fallecer su padre, Wright se traslada a Chicago, donde es contratado por la oficina de los arquitectos Adler y Sullivan para trabajar como delineante jefe con Sullivan permaneciendo 6 años hasta que en 1893 abandona por un altercado que tuvo con él, abriendo su propio estudio de arquitectura. Durante estos años diseñó la Casa Winslow, en River Forest,Illinois, la primera de la famosa serie de viviendas de pradera. Se trata de casas unifamiliares, fuertemente integradas en su entorno. Las cubiertas sobresalen considerablemente de las fachadas y las ventanas forman una secuencia continua horizontal. El núcleo central de las viviendas lo constituye una gran chimenea, alrededor de la cual se disponen las estancias. Otras casas diseñadas en este estilo fueron, por ejemplo, la de Willitts, en Highland Park,Illinois, y la D. Martín, en Búfalo, Nueva York


Wright creó un nuevo concepto respecto a los espacios interiores de los edificios, que aplicó en sus casas de pradera, pero también en sus demás obras. Wright rechaza el criterio existente hasta entonces de los espacios interiores como estancias cerradas y aisladas de las demás, y diseña espacios en los que cada habitación o sala se abre a las demás, con lo que consigue una gran transparencia visual, una profusión de luz y una sensación de amplitud y abertura. Para diferenciar unas zonas de otras, recurre a divisiones de material ligero o a techos de altura diferente, evitando los cerramientos sólidos innecesarios. Con todo ello, Wright estableció por primera vez la diferencia entre "espacios definidos" y "espacios cerrados". Wright además estudió con gran atención la arquitectura maya y aplicó un estilo reminiscente maya a muchas de sus viviendas, conocido como Revival Maya. Wright además estudió con gran atención la arquitectura maya y aplicó un estilo reminiscente maya a muchas de sus viviendas, conocido como Revival Maya. Otro proyecto innovador en cuanto al método de construcción fue la casa Barnsdall, en Los Ángeles, que se realizó mediante bloques de cemento prefabricados, diseñados por Wright. Este método de construcción lo aplicó después también en otras de sus obras, tales como la casa Millar, para el diseño creó un bloque con figuras étnicas, mismo que usó como unidad de medida, el bloque fue fabricado con arena del lugar pretendiendo "integrar" la casa a su entorno; la casa Ennis- Brown construida con lo que el llamaba "bloques de tela" y que es el mayor de los construidos en Los Ángeles.


periodo en el que no tuvo muchos encargos, Wright aprovechó para escribir un libro sobre planificación urbanística, que publicó en 1932, año en el cual comenzó sus Tertulias y la escuela en Tahalí in por la cual han pasado grandes arquitectos y artistas del siglo XX como: John Lautner, E. Fay Jones y Paolo Soleri. Años más tarde creó otro en Arizona y éstos son los lugares donde hoy se manejan sus fundaciones. Fijó definitivamente su estudio y residencia en la finca que construyó a tal efecto en pleno desierto de Phoenix, Arizona, llamada Tahalí in West (1938-59), en la que logró la integración absoluta del edificio en el paisaje, y donde se expone el modelo de una ciudad distribuida horizontalmente sobre el territorio y cuyos habitantes disponen de automóviles para desplazarse por ella.


Criterios de Implantación para el Diseño del Pabellón de Alemania de mies V.D Rohe

El Pabellón de Barcelona, diseñado por Mies van der. Rohe, fue el edificio de representación de Alemania en la Exposición internacional de Barcelona celebrada en el año 1929. Concebido como espacio representativo para albergar la recepción oficial presidida por el rey Alfonso XIII y a las autoridades alemanas, el edificio pretendía simbolizar el carácter progresista y democrático de la nueva República de Weimar y su recuperación tras la Primera Guerra Mundial. Este edificio constituye uno de los hitos en la historia de la arquitectura moderna, al ser una obra donde se plasman con particular rotundidad y libertad las ideas del entonces naciente Movimiento Moderno, y está considerado por muchos autores como una de las cuatro piezas canónicas de la arquitectura del movimiento moderno junto con el edificio de la Bauhaus de Gropius, la villa Saboya de Le Corbusier y la Casa de la cascada de Wright. El pabellón fue desmantelado tras la exposición en 1930, y reconstruido posteriormente en la década de los 80 en su ubicación original, en el actual barrio de Montjuic, donde permanece abierto al público.


Pocos edificios han tenido tanta influencia en la arquitectura moderna como el pequeño Pabellón Alemán para la Exposición de Barcelona en 1929, diseñado por el maestro Ludwig Mies Van Der Rohe. Este trabajo fue no solamente un punto de quiebre en la obra del propio Mies si no en la arquitectura moderna en general. El pabellón fue desmontado en 1930 pero reconstruido fielmente al original entre 1983-86 por un equipo conformado por Ignasi de Solà-Morales, Cristian Cirici y Fernando Ramos. Como todos los estudiantes de arquitectura del mundo yo había estudiado este edificio en la facultad. Sin embargo al verlo en directo me pareció un tanto extraño, ya que todas las fotos que había visto de él eran en blanco y negro.


La radical composición del pabellón intentó representar la vanguardia de la República Alemana de Weimar (191933) y su recuperación tras la Primera Guerra Mundial. No era un pabellón para albergar a grandes multitudes, si no más bien, por sus modestas dimensiones y elegantes materiales, concebido para la recibir distinguidos visitantes, como el rey Alfonso XIII. La obra también sirvió para difundir nuevas corrientes artísticas como el neoplasticismo. El Pabellón Alemán se ubica en el extremo oeste de la Plaza de Carles Buigas, un espacio transversal al gran eje monumental del Montjuic que vincula visualmente en ambos extremos a la Plaza España y el Palau Nacional. En la intersección de ambas direcciones se ubica el espectáculo de la Fuente Mágica (originalmente se había asignado al Pabellón Alemán una ubicación más próxima a la fuente, pero Mies la rechazó por ser demasiado ruidosa, escogiendo un emplazamiento más sosegado). La obra se encuentra flanqueada por uno de los palacios feriales diseñados por el maestro modernista Puig i Cadafalch.


Revista historia de la arquitectura iii