Page 1

                 

Asociación de la Barra de Estados Unidos (Colegio de Abogados de EE.UU.): Iniciativa para el Estado de Derecho Agenda: “Técnicas de Juicio Oral” ®  Todos  los  derechos  reservados.   Autorización  para  su  reproducción  y  distribución  podría  otorgarse  previa  solicitud   escrita.                                                                                                                                              

Taller de  Instrucción:    “Técnicas  de  Juicio  Oral”   Asociación  de  la  Barra  de  EE.UU.   Iniciativa  para  el  Estado  de  Derecho    

Caso Hipotético  #1   Acusación  a  Diego  Escobedo  por  Transporte  de   Armas     Cargo:  Transporte  de  armas     Art.  31  de  la  Ley  sobre  armas,  municiones,  explosivos  y  accesorios   Elementos:   • Transportar   • Un  arma   • Sabiendo  que  es  arma  (para  fines  didácticos  de  este  caso  hipotético)     Acusado:  Diego  Escobedo              


INFORME DE  AGENTE  DE  POLICIA  EDUARDO  PEREZ     El  11  de  marzo  de  2009,  en  Ciudad  Capital,  a  las  3:10  a.m.:     Trabajo   en   la   policía   nacional   en   el   servicio   de   patrullaje   de   carreteras.   Realizo   mi   servicio  rutinariamente  entre  KM  70  y  100  en  la  Panamericana  Norte.         El  11  de  marzo,  a  las  3:10  a.m.,  estaba  en  mi  vehiculo  de  patrulla  alrededor  del  KM  80.         Al   lado   de   la   Autopista,   había   un   camión   grande.     Parecía   que   tenía   una   llanta   pinchada.    Vi  a  dos  señores  en  la  parte  posterior  del  camión,  tratando  de  cambiar  la   llanta.     Me  detuve,  y  me  les  acerqué.    Pregunté  si  necesitaban  ayuda,  y  me  dijeron  que  no.         Ví  que  su  gata  era  muy  pequeña,  y  se  les  complicaba  cambiar  la  llanta.    Dije  que  podría   llevarles   hasta   Ibarra,   a   unos   10   km,   para   que   consiguieran   una   gata   más   adecuada.     De  entrada,  me  dijeron  que  no.     A   través   de   las   cortinas   que   cubren   la   carga   en   el   camión,   vi   unas   30-­‐50   cajas       de   cartón.  Pregunté  para  donde  iban  con  el  cargamento.    Hablando  al  mismo  tiempo,  el   primer   señor   (luego   identificado   como   Diego   Escobedo)   me   dijo   que   a   Ibarra,   y   el   segundo   señor   (luego   identificado   como   Ricardo   Ramírez)   me   dijo,   que   él   no   sabía.     Luego   de   un   momento   de   silencio,   les   pregunté   qué   era   lo   que   llevaban.       Diego   Escobedo  me  dijo  que  no  sabía,  y  Ricardo  Ramírez  me  dijo  que  atún.     Pregunté   quién   manejaba,   y   Escobedo   dijo   que   él.     Pregunté   como   era   posible   que   no   sepa   el   contenido   de   la   carga,   si   él   manejaba,   y   no   dijo   nada.     Le   pregunté   si   podía   dejarme  ver  qué    tenía  atrás  del  carro,  y  dijo  “Supongo.”     Fuimos  hacia  atrás,  y  abrimos  las  cortinas.    Vi  que  los  cartones  venían  marcados  con  el   logo   de   ’Atun   Fino.’   Pregunté   dónde   se   iba   a   hacer   la   entrega.     Me   dijo   Ricardo   Ramírez   que   “En   el   centro   comercial.”     Le   pregunté   cuál,   y   dijo   que   no   sabía.     Le   pregunté  a  Diego  Escobedo  si  él  sabía,  y  dijo  que  no,  que  Ramírez  le  había  dicho  que  le   iba  a  avisar  de  la  dirección  de  la  entrega  cuando  llegaran  a  Ibarra.       Pregunté  si  tenían  copia  de  la  guía  de  carga.    Me  miraron  sin  decir  nada.       Sospechando  que  algo  no  encajaba,  les  pedí  permiso  para  revisar  la  carga.    Luego  de   una   pausa   de   unos   cinco   segundos,   los   dos   dijeron   que   sí,   en   voz   muy   baja.     Luego   les   dije   que   bajaran   un   par   de   cartones.     De   forma   muy   lenta   se   subieron   los   dos   y   volvieron   con   dos   cartones.     Cada   uno   se   bajo   del   camión   con   un   carton,   y   les   dije   que   los  abrieran.     Abrieron  los  cartones.   En  uno  de  los   cartones   ,  el  que  bajo  Diego  Escobedo,  vi  unas  10   pistolas   Beretta   9   mm.     Escobedo   susurró   algo   como   “¿Qué   es   esto?”       Ricardo  

2


Ramirez solo   miraba   al   suelo,   sin   decir   nada.     Al   abrir   el   otro   carton,   el   que   bajo   Ramirez,  observe  que  ese  carton  contenia  latas  de  atun.     Entonces  detuve  a  los  dos  sospechosos,  esposándolos,    y  les  informé  que  se  les  iba  a   procesar  por  transporte  de  armas.    En  ese  momento,  Diego  Escobedo  le  dijo  a  Ricardo   Ramírez  “Ricky,  ¿Qué  pasa?”     Empecé  a  comunicarme  por  radio  para  hacer  mi  reporte  sobre  la  situación  y  pedir  otra   patrulla.    Me  informaron  que  tres  días  atrás  se  había  producido  un  robo  de  armas  del   Club  de  Tiro  en  Ciudad  Capital.       A  unos  10  minutos  llegó  la  segunda  patrulla,  para  custodiar  el  camión  hasta  que   llegara  una  grúa.    Junto  con  los  colegas  de  la  segunda  patrulla  registramos  los  demas     cartones  y  determinamos  que  de  los  30  cartones  10  tenian  armas,  pistolas  Beretta  de   calibre  9mm,  y  20  tenian  latas  de  ‘Atun  Fino.’  Luego  transporté  a  los  dos  sospechosos   a  la  estación  de  Policía,  y  les  leí  sus  derechos.    Durante  el  transporte  observe  que   Diego  Escobedo  estaba  hablando  con  Ricardo  Ramirez  en  voz  muy  baja  sobre  el   contenido  de  los  cartones  pero  no  llegue  a  escuchar  bien  o  entender  la  conversación.     En  general  parecía  que  Escobedo  estaba  hablando  y  que  Ramirez  mantenia  silencio.     Firma

3


INFORME DE  INVESTIGADOR  ALEJANDRO  CARRILLO     [Tengo   18   años   de   experiencia   con   la   Policía   Nacional.     Trabajé   en   servicio   de   patrullaje   por   10   años   y   desde   hace   8   he   trabajado   en   la   División   de   Delitos   Misceláneos,  donde  he  investigado  unos  3000  casos]     El   11   de   marzo,   a   las   9:17   a.m.,   me   asignaron   para   investigar   un   caso   de   posible   transporte  de  armas.    Recibí  el  informe  del  Agente  Eduardo  Pérez,  y  me  enteré  de  que   dos  sospechosos  estaban  detenidos.     Salí   a   inspeccionar   los   cartones.     Conté   un   total   de   100   pistolas.     Las   reconocí   como   pistolas   Beretta   de   calibre   9   mm   por   mi   formación   en   armas   y   mi   experiencia   profesional.    Anoté  los  números  de  identificación.         Llamé  al  Club  de  Tiro  en  Ciudad  Capital  y  hablé  con  la  Sra.  María  Prado,  encargada  de   la  bodega  de  las  instalaciones.    Me  confirmó  que  hace  tres  dias  habian  desaparecido   100   pistolas   Beretta   9   mm   de   la   bodega.     La   pedí   que   ella   investigara   si   las   armas   encontradas   en   el   camión   coincidían   con   las   que   habían   sido   robadas   del   Club   de   Tiro.     Le  envié  por  correo  electrónico  los  números  de  identificación.             Mandé  a  traer  a  los  dos  sospechosos  a  salas  distintas  para  interrogarlos.         Empecé   mis   interrogaciones   con   Diego   Escobedo.     Me   le   presenté,   y   pregunté   si   quería  agua  o  si  tenía  que  ir  al  baño.    Me  dijo  que  no.     Le   dije   que   tenía   entendido   que     la   noche   anterior   estaba   manejando   un   vehículo   que   tenia   atrás   armas.     Me   dijo   que   no   sabía   nada   de   eso.     Le   pregunté   de   quién   era   el   camión,   y   dijo   que   era   de   Ricardo   Ramirez.     Le   pregunté   si   la   Dirección   de   Tránsito   podría  confirmar  eso.    Luego  de  una  pausa,  me  dijo  que  no,  que  el  vehículo  era  de  él,   pero  no  sabía  nada  de  lo  que  llevaba  atrás  en  el  camión.     Me   dijo   que   es   transportista,   que   usa   su   camión   para   transportar   bienes   dentro   del   país  y  eso  cuando  hay  trabajo.    Me  dijo  que  en  esta  ocasión,  su  amigo  Ricky  Ramirez  lo   había  contratado  para  transportar  algunos  bienes,  sin  decir  qué  bienes,  a  Ibarra.  Ricky   Ramirez   había   dicho   que   tenían   que   ir   de   noche,   porque   tenían   que   entregar   la   mercadería  a  las  4  a.m.       Pregunté  cuánto  le  iba  a  pagar  Ramirez  por  esto,  y  dijo  que  no  habían  hablado  de  eso.   Le  dije  que  me  parecía  raro  transportar  algo  en  medio  de  la  noche,  sin  saber  qué  era,  y   sin  saber  cuánto  iba  a  recibir.    Dijo  que  él  no  sabía  nada.     Le   pregunté   cómo   había   logrado   cargar   el   camión   sin   ver   que   eran   armas.     Dijo   que   el   habia  empesado  a  cargar  los  cartones  al  camion  con  la  ayuda  de  Ricky  Ramirez,  pero   que  Ramirez  le  había  dicho  que  no  se  preocupara,  que  él  se  encargaba  de  subir  el  resto   de  las  cosas  mientras  Diego  Escobedo  revisaba  y  alistaba  el  camion  para  el  recorrido.     Diego  Escobedo  indico  que  Ricky  Ramirez  y  un  amigo  de  Ramirez  cargaron  el  resto  de   los   cartones   mientras   Diego   Escobedo   fue   a   comprar   unos   jugos   y   aguas   para   el   viaje.    

4


Al regresar  de  las  compras,  Diego  Escobedo  manifesto  que  la  carga  estaba  ya  dentro   del   camion   y   que   aparentemente   Ricky   Ramirez   y   su   amigo   habian   subido   todas   los   cartones   durante   el   tiempo   que   Diego   Escobedo   se   fue   de   compras.   A   la   hora   de   partir,   Diego   Escobedo   indico   que   Ricky   Ramirez   sólo   le   había   dicho   que   manejara   hasta  Ibarra  y  una  vez  allí  le  diría  adonde  dirigirse.     Le   dije   que   me   parecía   que   un   camionero   debería   saber   siempre   lo   que   lleva   en   su   vehiculo.    No  dijo  nada.    Le  dije  que  su  historia  parecía  mentira,  y  luego  dijo  “Chuta,   esta  vez  sí  creo  que  metí  la  pata.”     Luego  interrogué  a  Ricardo  Ramírez  a  quien  Diego  Escobedo  se  refiere  como  ‘Ricky’   Ramirez.    Me  le  presenté,  y  pregunté  si  el  quería  agua  o  si  tenía  que  ir  al  baño.    Me  dijo   que  no.     Le  dije  que  tenía  entendido  que  la  noche  anterior  estaba  manejando  un  vehiculo  que   tenia  atrás  armas.     El   dijo   que   no,   que   sólo   iba   de   acompañante   de   su   amigo   por   un   espíritu   de   compañerismo   y   que   además   su   esposa   lo   había   echado   de   casa.     Dijo   que   no   sabía   nada   de   las   armas.     Le   dije   que   yo   tenía   entendido   que   él   había   sido   quien   había   cargado  el  camión.    Me  dijo  que  no,  que  Diego  Escobedo  era  un  mentiroso  y  que  los   dos  habian  cargado  el  camión.  Luego  de  una  pausa,  me  dijo  que  de  hecho,  él  sí  había   sabido  que  había  armas  atrás  porque  al  comentar  que  unos  de  los  cartones  le  parecian   muy  pesados  Diego  Escobedo  le  había  dicho  que  transportaba  unas  armas,  y  que  las   iba  a  entregar  a  “unos  tipos”  para  venderlas  en  la  frontera.     Le  pregunté  si  Diego  Escobedo  le  había  dicho  quiénes  eran  los  “tipos”  y  dijo  que  no.     Le   pregunté   por   qué   no   le   había   dicho   al   agente   que   sabía   que   en   el   camión   se   llevaban  armas.    Dijo  que  no  quería  meter  a  su  amigo  en  problemas  y  que  no  sabia  si   iban  a  descubrir  las  armas.     Le   dije   que   me   parecía   que   los   dos   ya   estaban   en   problemas,   que   los   dos   estaban   transportando  armas.      El  dijo  que  no,  que  él  no  había  hecho  nada,  y  que  quería  salir  de   esto  de  alguna  forma,  y  que  nos  diría  lo  que  quisiéramos  escuchar.     Le   dije   que   yo   estaba   escuchando   pero   no   aportó   más   información   y   manifestó   que   quería  hablar  con  su  abogado,  así  que  cesé  mi  interrogación.     Salí  a  tomar  una  foto  de  las  armas  en  nuestra  bodega.     Luego   me   llamó   la   Sra.   María   Prado,   y   me   confirmó   que   efectivamente   las   armas   incautadas  eran  de  las  que  habían  sido  robadas  del  Club  de  Tiro.         Busqué  los  antecedentes  penales  de  los  dos,  y  vi  que  Escobedo  tiene  antecedentes  por   hurto.     Firma

5


Documento Oficial  de  la  Dirección  Nacional  de  Tránsito     La  camioneta  con  chasís  Nro.  46593759601846397,  con  placa  KLV  693,  está  registrado   al  nombre  de  Diego  Escobedo,  desde  su  compra  de  segundo  mano,  el  28  de  octubre   de  2005.           Sello  

6


Registro de  Antecedentes  Penales,  Oficial     Diego  Escobedo  fue  condenado  el  8  de  agosto  de  2005  por  hurto  simple.     Sello  

7


FOTO DE  DE  UNA  DE  LAS  ARMAS  QUE  FUERON  ENCONTRADAS  EN  EL  CAMIÓN.    

               

8


Acuerdo Entre  la  Fiscalía  General  y  Ricardo  Ramírez     El  23  de  abril  de  2009.     La   Fiscalía   General   y   el   acusado   Ricardo   Ramírez   celebran,   en   el   presente   caso   ,   el   acuerdo  contenido  en  los    términos  siguientes.       El  acusado  enfrenta  una  acusación  por  poseer  y  transportar  armas  sin  permiso  legal,   penado   con   prisión   de   tres   años   conforme   con   el   Art.   31   de   la   Ley   de   Fabricación,   Importación  y  Exportación,  Comercialización  y  Tenencia  de  Armas,  en  concordancia  el   Art.   19   de   dicha   ley.   El   acusado   aceptará   una   acusación   de   complicidad,   con   una   pena   menor  ,  con  1  año  de  libertad  condicional,    a  cambio  de  rendir  testimonio  verídico  en   juicio   contra   el   acusado   Diego   Escobedo.     Se   acuerda   que   si   el   testimonio   a   que   se   compromete   el   acusado   Ricardo   Ramírez   difiere   de   manera   significativa   de   su   declaración  previa  a  la  Fiscalía,  este  acuerdo  quedará  automáticamente  sin  efecto  y  se   procesará  al  acusado  por  la  acusación  original.     La  declaración  previa,  rendida  este  mismo  día,  incluye  lo  siguiente:     • El   11   de   marzo   de   2009,   el   acusado   Diego   Escobedo   le   pidió   a  Ricardo   Ramírez   que  le  acompañara  en  un  viaje  a  Ibarra,  para  entregar  un  cargamento.   • En   el   camino,   Diego   Escobedo   le   dijo   que   la   carga   eran   armas     que   las   iba   a   entregar  a  algunas  personas  en  Ibarra.   • Diego  Escobedo  dijo  que  él  iba  a  recibir  US  $1000  a  cambio  de  la  entrega.   • Diego   Escobedo   dijo   que   las   armas   habían   sido   de   las   robadas   en   el   Club   de   Tiro  de  Ciudad  Capital  y  que  sus  contactos  se  las  habían  entregado  para  que  las   llevara.   • Cuando   el   agente   de   Policía   se   había   acercado,   Diego   Escobedo   le   ordenó   que   se  callara  y  que  el  manejaría  la  situación.         Firma      

9


Declaración de  la  Sra.  María  Prado     Trabajo  en  el  Club  de  Tiro  de  Ciudad  Capital  y  estoy  a  cargo  del  inventario  de  armas.     El  11  de  marzo  de  2009,  recibí  una  llamada  del  Investigador  Alejandro  Carrillo,  quien   me   informó   que   la   Policía   había   encontrado   un   cargamento   de   armas   que   eran   transportadas  sin  guía  de  carga,  y  que  sospechaban  que  eran  de  las  que  habían  sido   robadas  del  Club  de  Tiro.         Fui  a  la  estación  de  Policía  y  cotejé  los  números  de  serie    y  características  de  las  armas   y  comprobé  que  coincidía  con  las  armas  robadas,  según  el  inventario  que  llevé.     El  valor  comercial  de  las  armas  sería  de  unos  (US  $90,000).           Firma

10


DECLARACION DEL  SR.  DIEGO  ESCOBEDO  [SOLO  A  SU  ABOGADO  DEFENSOR]   [Camionero,  64  años]     No  soy  culpable  de  lo  que  me  acusan.     Si,  he  hecho  cosas  en  el  pasado.      Una  vez  robé  un  celular,  pero  me  declaré  culpable,   me  dejaron  en  libertad  y  ya  terminé  con  esto.    Soy  realmente  una  persona  honesta.     Ricky  Ramirez  me  está  traicionando.    No  entiendo  que  pasa.    El  antes  me  había  dado   trabajos   de   entrega,   y   nunca   habíamos   tenido   problemas.   Tanto   confiaba   en   él   que   cuando   me   dijo   que   se   encargaría   de   tener   toda   la   carga   lista   en   el   camión   para   partir,   yo  no  tuve  ningún  inconveniente  ni  sospeché  nada.         Íbamos  bien,  y  estaba  por  preguntarle  a  Ricky  Ramirez  qué  íbamos  a  hacer  en  Ibarra,   cuando   se   me   pinchó   una   llanta.     Nos   paramos,   y   me   puse   a   cambiar   la   llanta,   pero   la   gata  no  servía.    Luego,  mala  suerte,  viene  el  Policía,  y  empieza  a  hacer  preguntas,  y   aquí  estoy.     Sé   que   mentí   cuando   dije   que   el   vehiculo   no   era   mío.     Solo   estaba   nervioso,   y   no   quería  tener  problemas.               Sé   también   que   dije   que   había   metido   la   pata,   pero   a   lo   que   me   refería   era   a   haber   confiado  en  ese  maldito  Ricky  Ramirez.      Debí    haber  sabido  que  él  me  mentía.    Varias   veces   durante   el   viaje   le   pregunté   para   donde   íbamos,   y   siempre   me   decía   que   no   me   preocupara,  que  él  me  diría  cuando  llegáramos.         Cuando  el  policía  nos  aprehendió,  no  entendí  nada.    Por  eso  es  que  dije  “Que  es  esto?”     y  tambien  por  eso  le  pregunté  a  Ricky  Ramirez  qué  pasaba.                    

11

caso_201  

Taller
  de
  Instrucción:
  
  “Técnicas
  de
  Juicio
  Oral”
   Asociación
  de
  la
  Barra&...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you