Page 1


Índice 05. 07. 09. 10. 12. 13. 14. 17. 18. 20.

27. 29. 30. 33. 37.

INTRO SUSTENTABILIDAD ¿Qué es la sustentabilidad? Sustentabilidad y sostenibilidad Diferencias entre sustentabilidad y sostenibilidad Diseño sutentable Diseño gráfico sustentable Influencia del diseño A través del tiempo La evolución PROYECTOS SUSTENTABLES ¿Cómo emprenderlos? Hábitos en el lugar de trabajo Papel, proceso de fabricación Tipos de papel Ecoetiquetados


42. 43. 48. 19. 50. 54. 55. 56.

57. 59.

63.

Sistemas de impresión Sistemas de impresión ecologicós Tintas Componentes de las tintas Tipos de tintas Tintas ecológicas ¿Sabías qué?... Acabado ecológico INICIANDO EL CAMBIO Diseño necesario BIBLIOGRAFÍA


INTRO

“Somos todos uno y dependemos unos de otros para existir”. Todas nuestras acciones impactan en nosotros mismos, en otros, y en la Tierra que habitamos. Habitamos este planeta y necesitamos utilizar sus recursos naturales que nos ofrece. Sin embargo, esto tiene que efectuarse con un supremo respeto por la naturaleza. No podemos seguir creyendo en la gran mentira a voces del crecimiento infinito, de una obsolescencia programada necesaria, de unos recursos naturales infinitos se implanta en los países occidentales. Se necesitan ideas que inspiren a la acción más allá de la reflexión. Vivimos en una época en la que cada uno de nosotros podemos hacer algo para cambiar la economía y la sociedad, y orientarlas hacia un modelo más sostenible, humano y feliz. De hecho, el reto ya no es cambiar el mundo, es cambiarnos a nosotros mismos y ver si la suma de todos, logra el cambio global. Y los diseñadores tenemos mucho que ver en ese cambio. El mundo actual es un mundo de productos que van desde lo funcional a lo totémico. Cada vez menos productos tienen un diseño práctico. GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 5


Buscan un valor añadido que atribuye el marketing para vender la exclusividad o identidad de la marca por encima del valor útil. Las desigualdades aumentan en tiempos de crisis. Y también en el diseño. Si hay tres grandes clases sociales, hay tres grandes diseños: el excluyente, el identificativo y el necesario. La necesidad es descendente: Los consumidores, que caracterizan la lógica económica de hoy, engordan la clase de los excluidos y desprecian el diseño necesario. La crisis moral (algunos dicen que también financiera) acelera el proceso de degradación al tiempo que el asombroso desarrollo de la ciencia y la innovación no discurre paralelo al desarrollo social. Y de repente, a alguien se le ocurre decir que gracias a la innovación, la autoestima de una niña depende de si le brilla el pelo o no.

El diseño tiene una responsabilidad que debe asumir. Una función social que no puede obviar. La gran mayoría de productos responden al modelo de consumo capitalista, constante generador y abastecedor de “necesidades” de consumo. El principal fin de la producción de objetos es hacer crecer el capital de la industria y las marcas sobre todas las cosas, sin importar si se atenta contra el medio ambiente, si se explota a los trabajadores, si se desplaza a pequeños productores y a la economía local, y sin importar, incluso, la calidad de los mismos productos. No lo tienen en cuenta los productores pero tampoco, y en esto tenemos gran parte de la culpa, lo tenemos en cuenta los compradores. Cada uno de nosotros debe ganar su batalla y empezar a vivir una vida más coherente a sus ideales y su ética. Lo que hacemos cada día marca la diferencia. Por eso los diseñadores debemos comprometernos realmente con el cambio y lo vamos a lograr planteando proyectos verdaderamente sustentables, porque como planteó Evelin Möller en 1989 haciendo hincapié en que el diseño que reutiliza neumáticos de automóviles y cajas de las bolsitas de té no colabora de forma decisiva a una solución frente a la acumulación de basuras y a los problemas del medio ambiente, porque el cambio climático y la desmesurada explotación del planeta, no es una sensación, es una realidad, nuestras acciones tienen consecuencias, por esto mismo debemos actuar inmediatamente.

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 6


Sustentabilidad GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 7


Sustentabilidad y Sostenibilidad

Los términos “sostenible” y “sustentable” ingresaron al léxico popular junto con el desarrollo de los nuevos medios informativos electrónicos, que impulsaron la toma de conciencia sobre los crecientes problemas globales de superpoblación, escasez de agua, hambrunas y degradación ambiental. En el ámbito académico estos temas ya habían sido introducidos por el libro Los Límites del Crecimiento (Meadows y otros, 1972), publicado por el Club de Roma. A pesar de que no existe un acuerdo universal acerca del significado de “sustentabilidad” o “sostenibilidad”, sí se sabe, que una de las primeras definiciones de desarrollo sostenible surgió del Informe Brundtland de la Comisión Mundial de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo, originalmente llamado Nuestro Futuro Común (OurCommonFuture, 1987). En el Capítulo 1 del Informe, se define a esta forma de desarrollo como aquella que:

“permite atender las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades”. GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 10


Así, por primera vez, se vinculaban en el concepto de desarrollo las ideas de necesidad (referida a las personas en situación de pobreza) y limitación (aplicada a actividades productivas y al avance tecnológico basado en el consumo de recursos no renovables). Sin embargo, fue recién a partir de la Cumbre de la Tierra (Río de Janeiro, 1992) que la humanidad adoptó una perspectiva global ante la problemática planetaria y el concepto de “desarrollo sostenible” comenzó a ser definido de un modo más integral, tal como lo concebimos hoy en día. La Cumbre de Río significó también la primera participación del sector empresarial en una Conferencia de las Naciones Unidas: encabezados por el filántropo y ex industrial suizo Stephan Schmidheiny, los líderes de algunas de las compañías más importantes del mundo fundaron el WBCSD

(Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible) y presentaron en la Cumbre de Río el libro Cambiando el rumbo, donde se alude por primera vez a la eco-eficiencia (o eficiencia económica y ecológica) como un elemento esencial para el desarrollo exitoso de los negocios en un mundo cada vez más amenazado por la escasez de recursos. Hasta comienzos de los 90, la noción de “sostenibilidad” se aplicó fundamentalmente a la esfera ambiental. Luego con el transcurso de la década su uso se expandió hacia distintos espacios sociales, políticos y empresariales. Poco a poco, temas tales como la desigualdad en la distribución de la riqueza y la diversidad en términos de etnia, género, nutrición, salud, educación, acceso a la información y seguridad se incorporaron al debate. Gobiernos, grupos de empresarios y un número creciente de organizaciones de la sociedad civil impulsaron la realización de una serie de conferencias globales con la finalidad de crear un marco de gobernabilidad para enfrentar una nueva forma de desarrollo que tomara en cuenta las necesidades ambientales, económicas, sociales e institucionales de las generaciones presentes y futuras. La última conferencia de las Naciones Unidas fue la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (Johannesburgo, 2002), donde se discutieron las estrategias a implementar para promover los principios de la sostenibilidad y asegurar su adopción por parte del conjunto de las naciones y en todas las regiones del planeta.

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 11


Diferencias entre

sustentabilidad y sosteniblidad Existe una diferencia entre sustentable y sostenible. Ambos conceptos se utilizan para denominar y describir distintas situaciones. Sin embargo en algunos casos podemos usar ambos adjetivos para la misma cosa. La palabras sustentable suele emplearse para definir a algo que puede sostenerse por sí mismo, en cambio, el término sostenible, por otra parte, suele utilizarse para hablar de algo que puede mantenerse a sí mismo gracias a las condiciones económicas, sociales y ambientales.

La diferencia entre ambos términos es una diferencia de matiz. De esta forma nos encontramos con que sostenible se refiere, únicamente, a un aspecto estructural del sistema. Es decir hace referencia a que el sistema o proceso es fijo, inalterable e inamovible. Algo que permanecerá estable a lo largo de mucho tiempo. Y por otra parte el término sustentable hace referencia a lo que alimenta al propio sistema. Es decir no es, solo, una característica del proceso o del sistema sino también de los elementos que permitan que este funcione. Nos referimos, por tanto, a las cuestiones que afectan a la alimentación o manutención del sistema que nos interesa. Por ejemplo en la actualidad es muy habitual escuchar hablar de una arquitectura sostenible y sustentable. Cuando decimos que una arquitectura es sustentable nos estamos refiriendo a que durará en el tiempo y que es estable. Sin embargo cuando utilizamos el adjetivo sostenible nos estamos refiriendo a los recursos naturales y energéticos necesarios para llevar a cabo esta arquitectura.

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 12


Diseño Sustentable

La revolución industrial de finales del siglo XIX, que dio vida a las máquinas y al nacimiento del diseño, ha traído también consigo la contaminación y el desgaste de nuestro planeta. Nuestra preocupación por el medio ambiente, el calentamiento global y el fin de algunos recursos básicos es cada vez mayor y por ello ha nacido una nueva corriente dentro de los profesionales del diseño: el diseño sustentable, antes conocido como eco-diseño o «green design». Podemos definirlo como la capacidad para diseñar objetos, edificios, ciudades… cuyos principios sean la sostenibilidad económica, social y medio ambiental. Comprende, pues, numerosos campos entre los que encontramos la arquitectura, el diseño ambiental o del entorno, el urbanismo, la ingeniería, el diseño gráfico, el diseño de interiores y el diseño de moda.

Su mayor propósito es el de producir lugares, productos y servicios de un modo en el que se reduzca la utilización de fuentes no renovables, y por lo tanto se minimice el impacto negativo de la actuación de los seres humanos en el ecosistema. GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 13


Diseño Gráfico Sustentable

Es el diseño sustentable aplicado a lo gráfico, este considera el impacto medioambiental de los productos relacionados con el diseño gráfico tales como el embalaje, etiquetas, publicidad gráfica, publicaciones, etc. Para desarrollar un diseño ecológico se debe tener en cuenta los elementos que se utilizan en el proceso de cada trabajo: diferentes soportes, sistemas de impresión, mano de obra, transporte, utilización del producto, y su eliminación. Ecodiseñar significa dar cuerpo a una idea creativa, al objeto de ahorrar, proteger y reciclar, a largo plazo, y pensar en un proceso de reciclaje adecuado para el producto en su primera etapa de desarrollo a fin de ahorrar costes medioambientales. Supone tener en cuenta la tarea de realización de una idea hasta su producción. En términos de costes, acceso a materiales, técnicas disponibles y éxito previsible; a esto el diseñador deberá añadir la dimensión ecológica del producto final en todo su círculo de vida; por eso tendrá que estar en permanente búsqueda de fuentes de información respecto a otras alternativas de producción y de materias que respeten el medio ambiente. Su segundo reto será el de influir sobre la empresa respecto a los tipos de materias y técnicas que hay que utilizar en el proceso productivo, venciendo sin dudar las inercias a los cambios. En tercer lugar, su papel GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 15


se transformará más que nunca en un papel de coordinador del proceso de producción de su empresa. En otras palabras, tendrá que realizar entre los agentes de producción una síntesis, esto es, un alto nivel de intercomunicación, intercambios de ideas e interpretación de las tareas, orientando todo esto hacia la ecoconceptualización. Su último reto va más dirigido al consumidor. Hace falta integrar al consumidor en esta nueva filosofía de producción que naturalmente implica una nueva forma de consumir. El diseñador, con este objetivo, puede diseñar y concebir nuevas formas de comunicar que inciten a un consumo ecológico. Además formar y educar al consumidor, integrando un nuevo comportamiento ante el consumo: ahorrar, comprar a largo plazo, reutilizar, respetar el medio ambiente, reciclar. Tiene a su alcance todos los medios creativos de su imaginación para mostrar a los consumidores el lado urgente de la aplicación ecologista y para seducirlos hacia una nueva forma de consumir.

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 16


Influencia del diseño

El diseñador ejerce, pues, dos tipos de influencia en lo que concierne al medio ambiente. Por un lado, influye internamente sobre los agentes que constituyen la empresa (ingenieros, productores, distribuidores) y, por otro, como instructor de las nuevas maneras de producir. La necesidad de ser más polivalente y dispuesto a conseguir los datos relevantes respecto a las alternativas materiales y los procesos de producción que permiten el reciclado, el ahorro y la protección del entorno es el reto actual: la formación de los diseñadores, la construcción de redes de información disponibles son claramente herramientas indispensables que necesitan tiempo e inversiones. Además, la comunicación e interrelación interna en la empresa que se debe producir entre todos los agentes de ésta, no sólo es labor del diseñador, aunque hayamos insistido en su papel; todos deben contribuir.

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 17


La evolución

Las posiciones de los diseñadores respecto al medio ambiente han ido apareciendo en cuatro oleadas, que comprenden desde la toma de conciencia hasta la sostenibilidad. Aunque la preocupación por el impacto causado por los seres humanos en el medio ambiente no es nueva, el interés de los diseñadores por esta cuestión es relativamente reciente. Fue a finales de los años 1960, cuando comenzaron a desarrollar estrategias medioambientales, con diferentes grados de compromiso–, en una relación nada fácil entre producción, consumo y ecología. Al respecto, se podría decir que las posiciones adoptadas han ido apareciendo en varias «oleadas» que han acabado por superponerse y, a veces, confundirse.

DE LA TOMA DE CONCIENCIA AL RECICLADO

Las primeras posturas (muy críticas) aparecieron en los años 1970 con Victor Papanek y su libro Design for the Real World, que sigue siendo un referente para quienes abogan por un diseño responsable, ético y comprometido social y medioambientalmente. La lectura del prefacio ya incitaba a la polémica: «Hoy, el diseño industrial ha colocado el asesinato en las bases de la producción en serie. Al diseñar automóviles criminalmente inseguros que matan o mutilan a casi un millón de personas de todo el mundo cada año, al crear nuevas especies completas de basura permanente que abarrotan el paisaje y al elegir materiales y procesos que contaminan el aire que respiramos, los diseñadores se han convertido en una raza peligrosa». Aunque bastante contestado en su momento, Papanek fue capaz de generar un debate necesario en GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 20


el seno de una profesión que era demasiado obediente con el sistema productivo pero, sobre todo, abrió una línea de pensamiento «verde» entre los diseñadores. Poco tiempo después, en 1974, se fundó en la Hochschule für Gestaltung (Escuela Superior de Diseño) de Offenbach el colectivo «Des-in», al frente del que se encontraba Jochen Gros que, como respuesta a los problemas medioambientales descritos en el informe The Limits to Growth, proponía diseñar desde el reciclaje. De esta manera, Des-in reutilizó neumáticos, planchas de impresión offset, cajas para embarcar té y mecanismos de relojería para crear muebles (entre ellos un conocido sofá), joyas, maletines y pantallas de lámpara. Aunque hoy en día esta manera de afrontar el problema medioambiental pueda parecernos algo ingenua porque, como dijo en 1989 Evelin Möller: «El diseño que reutiliza neumáticos de automóviles y cajas de las bolsitas de té no colabora de forma decisiva a una solución frente a la acumulación de basuras y a los problemas del medio ambiente», hay que señalar que abrió toda una vía con cierta continuidad. Así puede observarse, por ejemplo, en las propuestas del grupo holandés Droog Design con piezas como la «Rag Chai» de Tejo Remy (1991) o, más recientemente, los diseños de los austriacos Gabarage Upcycling Design –dentro de la filosofía del “upcycling”(como el término es de difícil traducción al castellano, se está usando la palabra suprareciclaje para denominarlo)- y la convocatoria del Recycling Designpreis, una competición anual que premia la utilización de la basura, las «cosas desechadas» y cualquier material residual. GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 21


LA DÉCADA DEL DISEÑO VERDE

Los años 1980 fueron la década del denominado «Diseño verde» («Green Design»), una terminología que, como ha dicho Pauline Madge, hoy se encuentra prácticamente en desuso y ha sido sustituida por otras denominaciones como la de «ecodiseño», aunque no siempre se corresponda con lo que esta palabra significa realmente y, en muchos casos, sirva para camuflar prácticas que, tras la apariencia de preservar la naturaleza, ocultan la única intención de incrementar las ventas. Fue una segunda oleada en la que el vocablo «verde» se puso de moda en parte por la creciente popularidad de los partidos verdes pero, también, como consecuencia de una mayor sensibilización ecológica del público que, gracias a la prensa, supo del efecto invernadero, estuvo al corriente de la catástrofe de Chernobyl (1986), se enteró de las conclusiones del informe Our Common Future (Brundtland Report, 1987) y conoció las gravísimas consecuencias del vertido del petrolero Exxon Valdez en 1989, que contaminó 2.000 kilómetros de la costa de Alaska y causó extraordinarios daños en su fauna. Y, mientras se escribían numerosos artículos y GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 22


algunos libros sobre cómo ser más verde, surgía una nueva gama de «productos verdes», acompañados de sus correspondientes embalajes. El campo del diseño no fue ajeno, desde luego, a la tendencia. El término «diseño verde» («Green Design») empezó a ocupar un lugar en las publicaciones especializadas. Por su parte, el británico Design Council organizó la exposición «The Green Designer» (Design Center, 1986), con la colaboración del consultor medioambiental John Elkington, que defendía que no existía conflicto entre la práctica de un diseño verde y el éxito comercial. Como se indicó en un artículo de la época, publicado por John Bell en la revista New Scientist (septiembre, 1986), en la muestra se presentaban proyectos que demostraban «cómo algunas industrias habían combinado ciencia y diseño para ganar dinero, eliminando o previniendo la contaminación» y se mostraba claramente «cómo el diseño puede unir a la ciencia pura y al marketing para crear los nuevos productos que todos necesitamos.» El autor definía al «diseñador verde» como aquel que: «no rechaza la tecnología… sino que la moldea y remodela para asegurar que su actuación medioambiental no sólo sea aceptable sino que se convierta en una característica de venta por derecho propio.»

había hecho Papanek). Desde el punto de vista de Pauline Madge, ésta y otras exposiciones que la siguieron (por ejemplo, «More From Less» –Design Centre, Londres, noviembre 1990 – enero 1991–) podrían clasificarse dentro de las posturas «verde claro» –frente al «verde oscuro» de quienes se mostraban menos complacientes con el sistema– y pusieron de relieve las divisiones ideológicas que existían tanto en el movimiento verde en general como en el diseño en particular.

Estos comentarios sugieren que la nueva corriente se percibió de manera utilitaria y comercial, lo que encajaba con un enfoque apolítico y empresarial. Y es que «The Green Designer» quería demostrar que ser un diseñador verde no significaba posicionarse contra la industria (como GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 23


VERDE CLARO, VERDE OSCURO

Esos «verde claro» y «verde oscuro» coincidían con la visión de Arne Naess –fundador del movimiento de Ecología Profunda–, quien distinguía dos visiones ambientales: La superficial, caracterizada por ser un enfoque antropocéntrico y tecnocéntrico, orientado a la lucha contra la degradación de la naturaleza pero con el objetivo de lograr un bienestar basado en la buena salud y la riqueza de los habitantes de los países desarrollados. La profunda, que sería una perspectiva ecocéntrica que cuestiona los valores de la sociedad y quiere llegar a la raíz de los problemas medioambientales. La inclinación hacia una u otra visión, dio lugar a ciertas tensiones en el seno de la comunidad del diseño. Surgieron algunas (aunque pocas todavía) voces discordantes que proclamaban la necesidad de reducir el consumo y de cambiar los estilos de vida (lo que supone un choque con los intereses industriales y comerciales) y ponían en duda la autenticidad de los productos «verdes» y el lugar del diseño como cómplice de una táctica de ventas más. Exposiciones como «Green Design: Beyond the Bandwagon» (Design Museum, Londres, 1990) reflejaban el interés de ciertos sectores por crear diseños genuinamente verdes, conscientes de que la opción de adquirir productos menos dañinos o benignos ambientalmente provocaba un incremento del consumo. En palabras de James Robertson, escritas GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 24

en 1989: «... los esfuerzos para propiciar el consumo de bienes ambientalmente benignos resultarán simplemente en el fortalecimiento del crecimiento del consumismo». De esta manera, paulatinamente, los diseñadores más concienciados fueron trasladándose del «Green Design» hasta el «diseño ecológico» o «ecodiseño», un término que se usó por primera vez para nombrar a Ecodesign, la publicación de la Ecological Design Association, fundada en Inglaterra en 1989.


DEL ECODISEÑO AL DISEÑO SOSTENIBLE

Un año después, aproximadamente, el diseño se encontraba en su tercera oleada de ideas ambientales pues hacia 1990, el ecodiseño era una corriente seguida en muchos de los países europeos y en Australia, con la creación ese mismo año de la EcoDesign Foundation en Sydney. El número de conferencias, congresos y grupos de trabajo sobre el tema fue en incremento y se iniciaron investigaciones con un enfoque sistémico en las universidades. Así, aparecieron conceptos como el del ciclo de vida, el «cradle to grave» (de la cuna a la tumba), mientras se hablaba de ecología industrial. Es de destacar la labor realizada por la University of Technology de Delft (TU Delft), donde comenzaron a estudiarse los productos en su relación con la energía y los materiales. TU Delft impulsó la colaboración con empresas con el objetivo de introducir las metodologías del ecodiseño en la industria.

que implica adoptar un enfoque en el que se visualice el entorno como un conjunto de sistemas complejos interrelacionados en donde el hombre es parte del sistema, reconociendo un acercamiento a la idea de sustentabilidad».

Ahora bien, no han faltado tampoco las críticas al ecodiseño. Por ejemplo, Pauline Madge considera que es un enfoque en el que se esquematizan los modelos ecológicos –dejando de lado que la Naturaleza es un conjunto de sistemas dinámicos impredecibles y en constante evolución– y se los trata como absolutos. Se podría decir, pues, que es un tratamiento tecnocéntrico del medio, que no tiene en cuenta el equilibrio de los sistemas naturales. En los últimos tiempos, sin embargo, se han ido incorporando conceptos de la Ecología Profunda y, de acuerdo a Brenda García Parra: «el Diseño se enfrenta a un nuevo reto para revertir los impactos ambientales, ya GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 25


UNA POSICIÓN MÁS CRÍTICA

Y es que, en paralelo, llegó una cuarta oleada de ideas medioambientales al mundo del diseño, pues fue dando sus primeros un nuevo planteamiento: el diseño sostenible, que supone una perspectiva más crítica que el ecodiseño y una constante ampliación del área de intervención de los diseñadores en materia medioambiental. No obstante, en los 1990, la palabra sostenibilidad no era nueva. Formaba parte del vocabulario al menos desde los años 1970, coincidiendo con su empleo en el informe Los límites del crecimiento (The Limits to Growth, 1972) realizado por el MIT por encargo del Club de Roma y popularizada a partir de 1987 por aparecer en Nuestro futuro común (Our Common Future), también conocido como Informe Brundtland, en el que se establecía el concepto de desarrollo sostenible. Desde entonces, «sostenibilidad» es un término de moda que, sin embargo, en términos de diseño implica una reflexión profunda y sistémica sobre los efectos que las actividades humanas tienen en el medio ambiente. Supone una visión analítica, ética y responsable y un cuestionamiento de los modelos de la sociedad industrial. El Centre for Sustaina-

ble Design (Surrey) indica que el diseño sostenible pretende: «analizar y cambiar los sistemas en los que producimos, utilizamos y desechamos los productos». En ese sentido presenta diferencias respecto al ecodiseño. Para Phillip Goggin y Emma Dewberry, este último puede aplicarse a todos los productos mientras que: «El concepto de diseño sostenible, sin embargo, es mucho más complejo y mueve la interfaz del diseño hacia fuera, hacia las condiciones sociales, el desarrollo y la ética…» Esta forma de entender el diseño defiende que es preciso realizar cambios en el papel que actualmente desempeña la disciplina y que hay que transformar los patrones de consumo así como eliminar las desigualdades sociales para evitar que el diseño ecológico sea un lujo de los países ricos mientras las naciones del Tercer Mundo se inundan con los desechos. El ecodiseño se integraría, pues, en el diseño sostenible y sería un aspecto más dentro de una filosofía que implica nuevos cometidos y comportamientos éticos para el diseño.


Proyectos Sustentables ¿Cómo emprenderlos?

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 27


Nuestra actitud sustentable en un proyecto comienza en el lugar trabajo, donde los proyectos se comienzan a gestar y esto implica nuestros hรกbitos en el lugar de trabajo.


Papel La fabricación del papel estándar utiliza grandes cantidades de energía, fibra vegetal virgen y produce polución. Por esto mismo la elección del papel en nuestro proyecto es crucial para la sostenibilidad del producto. Si elegimos un papel o soporte adecuado, también podemos contribuir a la conservación de la naturaleza.

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 30


Tipos de papel

PAPEL RECICLADO

El papel reciclado es aquel que se obtiene de otros papeles y fibras ya desechadas. Durante un complejo sistema de reciclado, el papel pierde calidad, ya que las fibras que lo componen, se rompen parcialmente en este proceso. No obstante, el papel puede reciclarse varias veces, hasta que deja de ser inservible. El papel ecológico será aquel cuya elaboración evite el impacto medioambiental, para lo que se consideran el uso y consumo de los recursos naturales y de la energía; la eliminación de los residuos, la producción de ruidos y olores durante la extracción de las materias primas, etc. Es decir, el papel ecológico no tiene por qué ser reciclado ya que también se tiene en cuenta que el modo de elaboración sea respetuoso con el entorno. Las diferencias entre el papel ecológico y reciclado son importantes. Aunque a priori puede parecer que se trata de un simple matiz, no es así. Muy al contrario, distinguir entre uno u otro básicamente significa tener claro que no es oro todo lo que reluce. Una frase popular que, en el caso de la ecología, se cumple demasiado a menudo. Para entender por qué lo reciclado no siempre es ecológico, y a la inversa, hemos de empezar por conocer el concepto del ciclo de vida de los productos, capital para estar informados y valorar el impacto que éstos tienen sobre el entorno o, por ejemplo, también sobre nuestra salud.

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 33


En función del ciclo de vida que tenga un producto (alimentos, cosméticos, accesorios y, en general, bienes de consumo) podremos saber hasta qué punto resulta más o menos tóxico para nuestro organismo y el ecosistema. En el caso del papel, el daño es para el medio ambiente, si bien ello implica de forma indirecta un perjuicio también para nuestro ecosistema y salud. ¿Pero, qué es el ciclo de vida, exactamente? Como tal entendemos el proceso por el que pasa un producto desde la materia prima hasta que se convierte en desecho y, en su caso, se recicla. Es decir, abarca todo el itinerario y su constatación implica detallar cada elemento, por ejemplo químicos añadidos, polución de aguas fluviales o huella de transporte, entre otros muchos.

EL CICLO DE VIDA NO ENGAÑA Una vez aclarado el concepto, tenemos la llave de la diferencia que buscábamos. Es así que, centrándonos en nuestro producto, el papel puede tener un ciclo de vida que implique un proceso de fabricación más o menos limpio. Su ciclo de vida marcará su nivel de polución y todo lo contrario, su grado de sostenibilidad. De este modo, por un lado podemos afirmar que el papel ecológico no siempre es reciclado y, al contrario, puede haber papel no reciclado que sea verde. Incluso más que un papel reciclado. De hecho, el impacto ambiental del ciclo de vida de un papel ecológico puede ser mucho menor que el de un papel reciclado. En la práctica, GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 34

recordemos que el reciclaje no es garantía de ecología. Eso sí, que lleve su correspondiente certificado verde significará que además de ser reciclado cumple con otros requisitos de sostenibilidad que le hacen merecedor del sello ambiental. Como en todo, por lo tanto, también aquí hay grados. Medir lo ecológico que pueda ser, y en qué medida, dependerá del resultado obtenido tras realizarse un concienzudo estudio de su ciclo de vida. A cada papel le corresponderá su propio balance. Aunque se fabriquen en un mismo lugar y sean idénticos, su sostenibilidad variará dependiendo de la huella de carbono de desplazamientos o, pongamos por caso, de que su reciclaje finalmente se materialice.


Lamentablemente, el consumidor no tiene acceso a la información necesaria para poder hacer una compra maestra en términos ambientales y, para qué engañarnos, el reciclaje se utiliza a menudo como un reclamo engañoso.

blanqueo de la pasta (cloro y derivados) y de la absorción de gases acídicos (óxidos de nitrógeno y azufre) de atmósferas contaminadas circundantes. Un proceso de fabricación de papel ácido es incompatible con la producción de papeles duraderos.

Lo mejor es elegir un papel certificado por algún organismo cuyo etiquetado nos informe de sí es ecológico, y lo clasifique según su grado de agresión al medio ambiente.

PAPEL (CARTÓN) MULTICAPA

PAPEL MISIONERO

Papel Kraft de producción argentina. Papel fabricado principalmente a partir de papel recuperado sin clasificar.

PAPEL LIBRE DE ÁCIDO

En principio, cualquier papel que no contenga ningún ácido libre. Durante su fabricación se toman precauciones especiales para eliminar cualquier ácido activo que pueda estar en la composición, con el fin de incrementar la permanencia del papel acabado. La acidez más común proviene del uso de aluminio para precipitar las resinas de colofonia usadas en el encolado, de los reactivos y productos residuales del

Producto obtenido por combinación en estado húmedo de varias capas o bandas de papel, formadas separadamente, de composiciones iguales o distintas, que se adhieren por compresión y sin la utilización de adhesivo alguno.

PAPEL FLUTING O CORRUGADO

Papel fabricado expresamente para su ondulación para darle propiedades de rigidez y amortiguación. Normalmente fabricado de pasta semiquímica de frondosas (proceso al sulfito neutro, NSSC), pasta de alto rendimiento de paja de cereales o papel recuperado, se usa en la fabricación de cartones ondulados.

PAPEL DE PIEDRA

Es una combinación de carbonato de calcio (80 %) con una pequeña cantidad de resinas no tóxicas (20%) para crear un sustrato sostenible fuerte. El carbonato de calcio proviene mayoritariamente de desperdicios de la industria de construcción, como el mármol, GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 35


la caliza y el yeso, que son molidos en un polvo muy fino. El polietileno proviene en parte de residuos postindustriales reciclados y actúa como un ligante para el carbonato de calcio. De la simbiosis de esos materiales resulta un producto que resiste fuertemente, tanto al agua como a las roturas. Es un proceso de fabricación ecológico y de los más modernos, durante el proceso de producción el consumo de energía representa aproximadamente el 50% de lo que se consume fabricando pasta de papel normal, no hace falta utilizar para nada el agua y no se emite ningún gas tóxico.

PAPEL CHINA O PAPEL SEDA

Los primeros papeles chinos fueron creados a partir de capullos y residuos de seda embebidos en agua, los cuales eran molidos y pulverizados, y que agregando agua quedaban reducidos a un barro que se extendía sobre una estera de ramas muy finas. El agua se filtraba a través de la estera y el barro al secarse daba origen a un pliego de papel pero de pobre calidad para la escritura. Por ello y dadas sus características de maleabilidad, fueron utilizados principalmente para envolver, hacer lamparillas o faroles y cometas (papalotes, barriletes, papaventos, etc.). Para darle mayor atractivo al delicado papel, se le añadió algunas veces color. La fabricación del papel estándar utiliza grandes cantidades de energía, fibra vegetal virgen y produce polución. Por esto mismo la elección del papel en nuestro proyecto es crucial para la sostenibilidad del producto.

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 36


Ecoetiquetados Las etiquetas ecológicas o ecoetiquetas son afirmaciones, manifestaciones o declaraciones relacionadas con el desempeño ambiental de un producto y que en ocasiones se representan mediante símbolos. El principal objetivo de estas herramientas es asegurar una comunicación ambiental veraz y fiable, evitando el greenwashing (es decir evitando sesgos o engaños en la información ambiental facilitada por las organizaciones). Se busca favorecer aquellos productos que producen un menor impacto sobre el medio ambiente, considerado con un enfoque de ciclo de vida. Existen diversos etiquetados desarrollados en diferentes países para distinguir si el papel que vamos a elegir es ecológico, reciclado, libre de cloro elemental (ECF) o totalmente libre de cloro (TCF), entre otros. Cada uno pose un icono que lo identifica, a continuación te mostramos los más utilizados en nuestro país. GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 37


RECICLADO

Símbolo de la normativa estadounidense que especifica el porcentaje de material reciclado que incluye un producto. Hay que tener cuidado con no confundir la denominación de reciclable (que se puede reciclar) con la de reciclado (que ha sido reciclado). Aunque se utilice papel 100% reciclado, esto no evita que haya que incluir cada cierto tiempo fibras vírgenes (ya que no se puede reciclar el mismo papel más de unas seis veces).

FSC

El Consejo de Administración Forestal (FSC), con base en la ciudad alemana de Bonn es una organización internacional independiente, no gubernamental y sin ánimo de lucro. El objetivo del FSC es promover, en los bosques de todo el mundo, una gestión forestal económicamente viable, socialmente beneficiosa y ambientalmente responsable. Para ello, en 1994 acordó los Principios y Criterios de buena gestión que deben respetarse en los bosques, un consenso de especial valor considerando los diferentes intereses de las organizaciones participantes en el Consejo. Todo producto forestal con el logotipo del FSC proporciona la garantía de que su origen es un bosque que cumple estos principios y criterios, reconocidos internacionalmente. El FSC emite tres tipos distintos de certificados relacionados con los distintos orígenes de los productos forestales, las etapas de producción y el posterior avance de los productos forestales a lo largo de la cadena de valor. GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 38


FSC 100%

Nos indica que el papel proviene de bosques cuyas prácticas de manejo cumplen los requisitos de los Principios y Criterios del FSC o el estándar nacional FSC.

FSC RECICLADO

En este caso, lo que se certifica es que el papel ha sido fabricado con 100% material reciclado. Pero, además, que la fibra reciclada procede del post-consumo, es decir que ha tenido un uso anterior (la fibra de pre-consumo procede de recortes de imprenta o de tiradas excesivas que no han llegado a ser consumidas). No impone criterios sobre químicos, ni sobre consumo.

FSC MIXTO

Aquí nos señala que el papel proviene de bosques que no están certificados FSC, pero si están verificados como fuentes incontrovertidas de productos forestales. La Madera Controlada FSC puede estar combinada con madera certificada FSC en productos etiquetados como FSC Mixto, es decir que proviene de fuentes responsables.

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 39


PEFC (PROGRAMME FOR THE ENDORSEMENT OF FOREST CERTIFICATION) Sello similar al FSC, pero impulsado por la propia industrial forestal y con criterios menos exigentes. Aquí también lo que se certifica es que se trata de papel de fibra virgen procedente de explotaciones gestionadas de forma correcta (no se utiliza para papel reciclado). Para la certificación forestal, las organizaciones ambientales recomiendan el sello FSC en lugar de este.

PAPEL ELABORADO A PARTIR DE LA CAÑA DE AZÚCAR

Este sello indica que el papel está elaborado a partir de la caña de azúcar, más específicamente de su bagazo. La fibra de caña de azúcar es un residuo agroindustrial y su uso en la fabricación del papel la posiciona como una fibra responsable con el medio ambiente.

ECF (ELEMENTAL CHLORINE FREE)

Este sello nos informa de que el papel ha sido blanqueado sin utilizar cloro elemental (líquido).

TCF (TOTALLY CHLORINE FREE)

Este logo indica que el papel ha seguido un proceso de fabricación totalmente libre de cloro. En ocasiones el sello incluye la denominación “papel ecológico”, lo que resulta engañoso, pues sólo tiene en consideración el uso o no de cloro. GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 40


PCF (PROCESSED Chlorine Free)

Resulta muy difícil que un papel reciclado tenga un sello TCF de “totalmente libre de cloro”, pues no se sabe lo que ha ocurrido en las otras “vidas” de esa fibra. Para estos productos reciclados se usa el distintivo PCF, que indica que no se ha usado cloro en el último ciclo de producción del papel.

ISO 14001

Este sello es Internacional. Las empresas certificadas poseen un sistema de gestión mediante el cual identifican sus principales impactos en el medio ambiente e intentan mejorarlos de manera continua.

LARGA DURACIÓN (LONG-LIFE)

Sello basado en la ISO 9706 que especifica que la vida de ese papel va a tener una duración determinada. Este distintivo aparece como respuesta a las críticas por la corta vida de los primeros papeles reciclados lanzados al mercado.

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 41


Otro factor que influye en la sustentabilidad de nuestro proyecto son los tipos de impresión que vamos a emplear.

Sistemas de impresión Existen varios sistemas de impresión: Estos sistemas de impresión se dividen en tres grandes grupos. Impresión Alta: Tipografía, Flexografía. La parte que imprime está alzada para realizar una impresión directa. Impresión Baja: Huecograbado. La parte a imprimir está por debajo, la tinta penetra en el hueco, una cuchilla retira el sobrante y se realiza la impresión. Impresión Plana: Offset. La parte a imprimir está al mismo nivel y se realiza a través de una plancha que a su vez transfiere la tinta al soporte mediante un caucho. Esta plancha en su emulsión recibe tinta y repele agua. El caucho termina de eliminar el agua de forma que al soporte sólo llega la tinta. Este sistema antiguamente era el denominado Lithografia.

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 42


Sistemas de impresión ecológicos En mayor o menor medida, todas las formas de impresión generan un impacto ambiental, sin embargo en la actualidad se están desarrollando nuevas tecnologías que prometen reducir dicho impacto. Al mismo tiempo, distintas investigaciones se han llevado a cabo con respecto a la huella ambiental que dejan las diferentes formas de impresión, y la importancia del reciclado de cartuchos de impresión para disminuir el impacto ecológico de esta actividad. En mayor o menor medida, todas las formas de impresión generan un impacto ambiental, sin embargo en la actualidad se están desarrollando nuevas tecnologías que prometen reducir dicho impacto. Al mismo

tiempo, distintas investigaciones se han llevado a cabo con respecto a la huella ambiental que dejan las diferentes formas de impresión, y la importancia del reciclado de cartuchos de impresión para disminuir el impacto ecológico de esta actividad.

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 43


IMPRESIÓN LÁSER E INYECCIÓN DE TINTA

En los estudios realizados por Lexmark, especializada en este segmento, se ha comparado el impacto ambiental de las impresoras láser y de inyección de tinta, además de medir la importancia de la disminución en el uso de papel para imprimir y del empleo de cartuchos reciclados en torno a la búsqueda de una industria gráfica cada vez más eficiente y sostenible. Los testeos hechos sobre la impresión láser permitieron concluir que el impacto ambiental se divide de la siguiente manera:


NUEVAS TECNOLOGÍAS

Más allá de las diferencias, ambos métodos de impresión generan aún un importante impacto ambiental, que puede reducirse mediante el reciclado de cartuchos o el ahorro de papel. Sin embargo, las dos tecnologías cuentan con un límite con relación a su factor de sustentabilidad ambiental. Es así que se están desarrollando nuevas tecnologías de impresión que podrían marcar un futuro más eficiente para la industria desde el punto de vista ecológico. Las posibilidades son múltiples, y suponen la eliminación del papel o la tinta tradicional durante el proceso de impresión. Existen proyectos tecnológicos orientados al uso de un papel que permita varias impresiones o para el reemplazo de la tinta por sustancias como el café, por ejemplo. Otra alternativa en desarrollo son las tintas látex con base acuosa, para la concreción de impresiones digitales ecológicas. Estas nuevas tecnologías todavía resultan inviables por un tema de factibilidad técnica o por sus elevados costos, pero prometen revolucionar a la industria en un futuro, atendiendo al mínimo impacto ambiental que supondrían en todas las fases del proceso de impresión.

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 45


A un nivel industrial la alternativa más ecológica del offset tradicional es,

OFFSET SIN AGUA / OFFSET SECO / DRY OFFSET / WATTERLESS

El offset como dijimos anteriormente es un sistema de impresión que usa placas de superficie plana. El área de la imagen a imprimir está al mismo nivel que el resto, es por eso que se le conoce como un sistema planográfico. Se basa en el principio de que el agua y el aceite no se mezclan. El método usa tinta con base de aceite y agua. La imagen en la placa recibe la tinta y el resto la repele y absorbe el agua. La imagen entintada es transferida a otro rodillo llamado mantilla, el cual a su vez lo transfiere al sustrato. Por eso se le considera un método indirecto. Las placas para offset por lo general son de metal (aluminio) pero también las hay de plástico. Hay varias calidades de placa que determinan el precio y el uso que se le da (de acuerdo a su resistencia y facilidad de reuso). El offset seco combina las técnicas de la litografía offset y la tipografía convencional. Aquí, la plancha que recibe la tinta tiene un poco de relieve (como en tipografía). Al girar, la plancha transmite la tinta a la mantilla, de donde pasa al medio que se va a imprimir. El adjetivo de “seco” proviene de que la plancha no se humedece, al contrario que en el caso de la litografía offset. GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 46

Este proceso fue desarrollado en los Estados Unidos para la impresión parcial de cheques y sellos postales y aunque esta tecnología existe desde hace cerca de 30 años, la implantación de esta en la industria gráfica ha sido decisiva desde hace más o menos 10 años hasta ahora, debido a varios factores, resaltando como más trascendentales la investigación en tintas, planchas y soportes para offset sin agua por parte de casi todos los proveedores de materiales para artes gráficas, teniendo ya casi todos de ellos sus propias gamas de tinta sin agua e incluso personificables para cada usuario. El margen de rendimiento óptimo para la tecnología de offset seco, se establece entre largas tiradas de impresiones que se pueden realizar bajo demanda con solo 24 horas de antelación; esta es la ma-


yor diferencia entre el offset convencional y el seco. Según Frank Romano del Rochester Institute of technology actualmente más de un tercio de todo el material que se imprime son tiradas cortas y una gran parte de estos trabajos tienen plazos de entrega de 24 horas, haciendo de este sistema el adecuado para trabajos bajo demanda de tiradas cortas y cortos plazos de entrega, tal como ocurre con packaging de la industria alimenticia como ser potes de dulces, mermeladas, cremas, yogures, etc.

sión y seguir manteniendo la calidad como al principio y en el offset seco una plancha empieza a dañarse a partir de los 20.000 impresos. Pero el offset sin agua tiene ventaja con respecto al medio ambiente ya que este se beneficia de la no eliminación de los productos químicos, ya que no se utiliza solución de mojado. El procedimiento, además, tiene otras ventajas en cuestiones de calidad de impresión como: • la brillante impresión de punto • más altas densidades de color • lineaturas de trama más finas • absoluta nitidez en los detalles • suaves degradados. Al prescindir del agua resulta también más fácil la elaboración de soportes de impresión poco absorbentes y láminas. Los papeles sensibles experimentan menos variaciones dimensionales.

Aun así, aunque el offset seco o watterless este cada día más avanzado y adaptado a las necesidades de mercado, sigue habiendo muchos más impresores que se decantan por el offset convencional, pues este supera en velocidades y duración de los materiales al offset seco, el ejemplo es que una plancha convencional puede alcanzar los 80.000 golpes de impreGUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 47


Tintas

Las tintas son fluidos compuestos por una combinación de pigmentos y aglutinantes (sustancias que ayudan a que los pigmentos se adhieran al papel) más el agente que se utiliza para retener y transportar el pigmento. Los aceites vegetales (por ejemplo semilla de algodón, linaza o soja), el petróleo y el agua se puede utilizar como distintos vehículos con diferentes tipos de tinta.” Existen diferentes tipos de tintas (convencionales, curado por radiación), que poseen propiedades y aplicaciones diferenciadas. Generalmente, el uso de un tipo u otro de tinta, y las características finales de su composición, están en función de factores como el tipo de substrato a imprimir, el acabado deseado y el proceso de impresión empleado (offset, flexografía o huecograbado, entre otros) y el tipo de secado. Los diferentes sistemas químicos que se emplean en la formulación de tintas pueden dividirse en dos grandes grupos: convencional y curado por radiación (tintas de secado U.V.).

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 48


Tipos de tintas SEGÚN EL TIPO DE SECADO:

SEGÚN EL SISTEMA DE IMPRESIÓN

Tintas en base agua (sistema flexográfico) que secan por oxidación al contacto con el aire. Para acelerar este secado se emplean secadores de aire caliente.

Tintas flexográficas y de huecograbado. Las tintas flexográficas y de huecograbado emplean una mayor variedad de resinas dada la multitud de substratos sobre los que se imprimen.

Tintas en base solventes (sistema flexográfico) que secan por evaporación de los disolventes en contacto con el aire. También se emplean secadores de aire caliente. Tintas grasas convencionales (tipografía, offset). Para acelerar el secado de estas tintas se emplean secadores de Infrarrojos (I.R.). Tintas de secado por ultravioleta, empleado en la actualidad en muchos sistema de impresión como la Tipografía, la Flexografía, el Offset, la impresión de etiquetas autoadhesivas etc. En este caso no se denomina secado sino polimerización o curado de las tintas y se genera mediante la radiación de unos rayos ultravioleta que despiden unos emisores (lámparas) U.V. y que están a una longitud de ondas determinadas. GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 50

Tintas offset. Las tintas offset, por el diseño de las máquinas con las que se procesan, requieren viscosidades altas, lo que implica una cantidad de disolvente orgánico en su composición inferior a una de huecograbado o flexográfica. Las bases de estas tintas son resinas disueltas en aceites vegetales o minerales que poseen dobles enlaces, los cuales tienen capacidad de oxidarse para producir un polímero seco y duro.


Tintas ecológicas

Los avances para reducir los efectos del calentamiento global no conocen límites. Y una de las últimas tendencias en cuanto a conservación se refiere, está íntimamente ligada al uso de tintas ecológicas. Estas, están elaboradas en base a materias primas renovables y de origen orgánico. Y cuentan con la cantidad mínima posible de compuestos orgánicos volátiles (COV). En este sentido, muchas tintas pueden considerarse ecológicas como lo son:

LAS TINTAS VEGETALES

Estas tienden a liberar menos COV que en las elaboradas a base de petróleo y a la hora de reciclar el proceso de destintado es más sencillo. Los COV (compuestos orgánicos volátiles) son gases que emanan de los disolventes, tintas y limpiadores que se utilizan en el proceso de impresión. En estas tintas no se emplean los aceites minerales que constituyen hasta un 15% de las tintas offset convencionales. Destacados fabricantes presentan ahora series de tintas ecológicas compuestas de materias primas vegetales regenerativas. Estas tintas universales se mantienen frescas en el tintero, ofrecen una buena absorción y presentan un tiro tan escaso que pueden emplearse también con los papeles sensibles al repelado. El empleo de cartuchos de tinta resulta cómodo y limpio. Se vacían a presión neumática, se cambian en cuestión de segundos y pueden almacenarse semillenos. Las tintas no se secan y la eliminación de residuos se reduce a un mínimo. GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 51


Se dice que la soja es la tinta ecológica por excelencia. Esta comenzó a producirse en los años 70 en la News Paper Association of America, debido al aumento en el costo del petróleo. Se dice que es más fácil de reciclar, y el acabado de los colores es más brillos. Además tiene una fuente renovable, al utilizar el aceite en vez del petróleo, y también producen muy pocos compuestos orgánicos volátiles.

TINTAS ECOSOLVENTES

Sin embargo los grupos de defensa medioambiental recomiendan utilizar tintas vegetales que no contengan soja, debido a que el cultivo de plantas de soja es la mayor causa individual de la deforestación de selvas como el Amazonas.

TINTAS SOLVENTES

LAS TINTAS ACUOSAS

Las tintas acuosas como su nombre indica, tienen agua como base. Estas tintas pintan el tejido, no hacen el efecto plástico y se ven más suaves que las plastisoles. Secan al aire aunque después puede aplicárseles calor para que se adhieran perfectamente a la tela. Son mejores para el medio ambiente porque no emiten COV, y son muy fáciles de limpiar. Como aspecto negativo es que son difíciles de conseguir. Están diseñadas para realizar impresiones en películas de polipropileno usadas en una amplia variedad de aplicaciones, como envolturas para helados. Están formuladas para utilizarse en una amplia gama de velocidades de impresión. También son muy utilizadas en serigrafía.

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 52

Para explicar que es una tinta eco-solvente hay que explicar en primer lugar que es un tinta solvente, ya que, de este tipo de tinta, van a surgir las tintas eco-solventes. La tinta que es solvente es el tipo de tinta específica, que resulta más barata de lo normal ya que se suele usar en impresiones específicas, como son las impresiones de inyección de tinta especial. El concepto solvente, se usa para describir el tipo de tinta no elemental que no se elabora con agua o con similares al agua. El uso que se le puede dar a este tipo de tinta específica es generalmente para imprimir una guía de instrumentos que van a ser utilizados sobre el exterior. Esto se debe a que este tipo de impresiones tienen la ventaja de poder pegarse a superficies sin relieve o


con relieve. Este tipo de tinta posee otras ventajas, como puede ser que; no pierde el color original; es resistente al agua, convirtiéndose en una tinta ideal para las paredes o muros que son propensas al agua; la última ventaja que se puede decir es que, esta tinta, resiste a cualquier tipo de golpe o de rasguño. Por norma general, las tintas que son solventes tienen casi siempre un fuerte olor. Los tipos específicos de solvente que se emplean en la formación de este tipo de tintas son generalmente más agresivos que los empleados en las ecosolventes. Esto hace que puedan utilizarse para imprimir sobre una paleta más amplia de superficies entre las que se destacas algunos de los vinilos que no están laminados y que son más menos caros. También, este tipo de tinta permite obtener unos resultados de impresión de alta calidad.

TINTAS ECOSOLVENTES

La gran aparición de las tintas que se consideran como ecosolventes ha sido lógicamente posterior a las tintas que son solventes y surgen debido a su mayor beneficio para la naturaleza respecto sus hermanas. Por esto, casi todas las impresoras que son de tinta que se crean nuevas desde algunos años atrás, suelen imprimir con tinta de base ecosolvente. Por otro lado, las impresoras que son más antiguas y que, por lógica, surgieron con las base de la tinta solvente no pueden usar tinta ecosolvente debido a las cabezales, ya que no siempre están formados para las tintas solventes empleadas, posteriormente, en las tintas que son ecosolventes, lo que podría provocar malformaciones en la calidad de impresión y también podría llegar a estropear la impresora.

Por lo tanto y para concluir, se podría decir que la tinta ecosolvente usada para imprimir archivos digitales, es una especia de líquido que usa pigmentos y colorantes, para, en consecuencia, pintar diversas superficies, con el objetivo final de elaborar un determinado número de imágenes.

TINTAS UV

Una clase de tintas, con mayor importancia cada día, son las denominadas genéricamente de curado por radiación U.V. En estas tintas se emplean resinas líquidas reactivas, de bajo peso molecular, capaces de experimentar una foto-reacción por absorción de luz U.V. No requieren la presencia de disolventes para alcanzar la viscosidad precisa en los diversos sistemas de impresión y, además, representa una ventaja respecto a su impacto medioambiental, seguridad de almacenamiento y migración potencial después de

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 53


impresas. Por consiguiente, se trata de productos líquidos, 100% no-volátiles, que se irradian inmediatamente después de aplicadas con energía ultravioleta (U.V.) o bombardeo electrónico (E.B.) para formar, de manera instantánea, un film de tinta sólida.

TINTAS LÁTEX

Es posible que el nombre de la tinta lleve a confusión ya que realmente no contiene látex natural. En realidad, está compuesta por partículas de polímeros sintéticos y partículas de pigmento, suspendidas en una solución de base agua. Ninguno de estos componentes presenta contaminantes por lo que se considera que la tinta látex es respetuosa con el medio ambiente: no son inflamables, nos son combustibles, no contienen compuestos orgánicos volátiles ni producen emisiones perjudiciales para la capa de ozono.

¿Cómo funciona? La temperatura en la impresión de tinta látex es un factor importante; es necesaria para evaporar ciertas sustancias de la tinta y para fijar el pigmento al soporte. Puede aplicarse en gran variedad de soportes, independientemente de cuál sea el material y textura en donde se va a imprimir. Esto se debe a que posee una gran capacidad de adhesión, durabilidad y flexibilidad, lo que permite aplicaciones en soportes tanto de interior como de exterior. Además, debido a que es una tinta que no desprende olores, es apta para GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 54

superficies en interiores como aquellas destinadas a la decoración de oficinas, recintos de atención sanitaria, escuelas infantiles, restaurantes, etc. La tinta látex se considera como un tinte limpio y ecológico, ya que no es inflamable, no es combustible, no desprende olores, no contiene compuestos orgánicos volátiles y lo mejor es que no produce emisiones que puedan afectar a la capa de ozono. Para complementar el factor “verde”, los equipos de impresión látex tienen la certificación Energy Star, lo que confirma que el consumo energético está dentro del rango sugerido. Además, cuando las máquinas no están en uso, automáticamente activan el modo espera. De esta forma, el impacto negativo sobre el entorno ecológico disminuye con el uso de tintas látex.


Acabado Ecológico BARNIZ AL AGUA

Los barnices al agua constituyen la primera respuesta ecológica al problema del barnizado. Con una calidad perfecta y la posibilidad de reciclar el papel. Con ellos se consiguen efectos oro, mate o metálicos. Desde el punto de vista organoléptico no presentan objeciones y tienen numerosas propiedades favorables para la producción. Las cuales son: resistencia a la abrasión, muy deslizables, elásticos, adheribles, termosellables, se secan con rapidez y no amarillean. Además de estos barnices se investigan también otros sistemas de barnices al agua con objeto de asegurar un brillo sin peros. Actualmente se están desarrollando barnices exentos de amoniaco y aminas que influirán aún menos en el medio ambiente y en el aire de las imprentas. Estos barnices resultan adecuados, sobre todo, para los productos sensibles: envases de productos alimentarios y dulces así como etiquetas. GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 56

En estos productos se utilizan también barnices ecológicos oro y plata de base acuosa. Otra ventaja de los barnices al agua oro y plata radica en la gran brillantez del efecto metálico. Los barnices oro exentos de metales pesados llevan una base de pigmentos de aluminio o madreperla y alcanzan la calidad óptica del oro de huecograbado. Otros productos innovadores en el sector de los barnices oro contienen partículas de latón y permiten obtener también la máxima brillantez. En cuanto a la eliminación de residuos hay que decir que todos los restos de barniz y las aguas sucias tienen que ser declarados como residuos de categoría especial de acuerdo con la reglamentación vigente.


Iniciando el cambio


Diseño necesario

Debemos comprender que nuestras acciones tienen consecuencia, y es este punto que nos concierne a todos, en especial a los diseñadores, donde nuestra prioridad tiene que consistir en ser profesionales con criterio, donde podamos aconsejar a nuestro cliente en el proceso de desarrollo de proyectos que sean útiles y tengan un fin necesario, dejando de lado todo lo superfluo.

DISEÑO NECESARIO

El mundo actual es un mundo de productos que van desde lo funcional a lo totémico. Cada vez menos productos tienen un diseño práctico. Buscan un valor añadido que atribuye el marketing para vender la exclusividad o identidad de la marca por encima del valor útil. Las desigualdades aumentan en tiempos de crisis. Y también en el diseño. Si hay tres grandes clases sociales, hay tres grandes diseños: el excluyente, el identificativo y el necesario. La necesidad es descendente: Los consumidores, que caracterizan la lógica económica de hoy, engordan la clase de los excluidos y desprecian el diseño necesario.

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 59


El diseño tiene una responsabilidad que debe asumir. Una función social que no puede obviar. La gran mayoría de productos responden al modelo de consumo capitalista, constante generador y abastecedor de “necesidades” de consumo. El principal fin de la producción de objetos es hacer crecer el capital de la industria y las marcas sobre todas las cosas, sin importar si se atenta contra el medio ambiente, si se explota a los trabajadores, si se desplaza a pequeños productores y a la economía local, y sin importar, incluso, la calidad de los mismos productos. No lo tienen en cuenta los productores pero tampoco, y en esto tenemos gran parte de la culpa, los compradores. Lo que hacemos cada día marca la diferencia.

Cuando estoy trabajando en un problema nunca pienso en la belleza. Sólo pienso en cómo solucionar el problema. Pero cuando he terminado, si la solución no es bella, sé que es incorrecta. - R. Buckminster Fuller


LA BELLEZA DE LO FUNCIONAL

“Lo que funciona se vuelve hermoso” decía Rafael Marquina, diseñador industrial. Rafael era de una escuela de pensamiento del diseño en el que si este no responde a una necesidad, no es diseño, es una frivolidad. Nunca le preocuparon las cuestiones estéticas. En el caso de sus famosas vinagreras, que no gotearan, que se pudiera ver el color del líquido que contenían, la cantidad que quedaba, etcétera.

RAFAEL MARQUINA, CON SU ACEITERA ANTIGOTEO

Rafael creía que lo que funcionaba, se convierte en hermoso. Estaba convencido de que la mente llega a considerar hermoso lo que responde a un planteamiento lógico. Sin embargo, abandonó el diseño porque consideraba que no podía ponerse en contra de la sociedad de consumo. Perdió la batalla. El mercado necesitaba cambiar de modelos para fomentar el consumo. Como diseñador, él no aceptó hacer productos por el simple hecho de surtir al mercado, no le parecía deontológico. Para él, cualquier producto debe obedecer al intento, exitoso o no, de mejorar otro anterior. En momentos crisis tendemos a esperar que desde las instituciones políticas o desde las grandes empresas se adopten medidas que produzcan un cambio positivo en nuestra sociedad, sin ser conscientes de que, cada vez más, el poder de cambiar las cosas sólo está en nuestras manos. Quizás tengamos poco margen de maniobra, pero es una responsabilidad explorar al máximo ese margen. GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 61


REPENSAR EL DISEÑO Y REDEFINIR LA INNOVACIÓN

Una de las conclusiones de los estudios realizados por los expertos en innovación y desarrollo social es que no existe una receta perfecta. Cada comunidad tiene sus particularidades y lo que le ha funcionado en una persona en su comunidad no tiene por qué funcionar en otra. No hay fórmulas cerradas y si fuese una fórmula cerrada no sería innovación. “Innovación no es Evolución. Innovación es romper paradigmas, no avanzar en lo que ya se está haciendo”. Lotfi EL-Ghandouri. Y aunque el contexto se presente desalentador, ya que el diseñador está sujeto a una industria que obedece a un sistema económico que maneja una lógica centrada en la mercancía y el consumidor, donde el dinero es el eje central y determinante. No hay que bajar los brazos porque Sólo una ciudadanía consciente y comprometida será capaz de hacer frente y resolver los problemas a que nos enfrentamos como sociedad. Las personas somos el centro de la innovación. La evolución humana está marcada por la innovación. Es el oxígeno de nuestra sociedad. El control del fuego, la agricultura o la democracia son ejemplos de grandes innovaciones que han marcado nuestra historia.

GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 62

Debemos cambiar el curso de nuestros actos con el fin de sostener la vida en este planeta, y hacer de nuestra profesión una actividad respetuosa del medio ambiente.


Bibliografía GUÍA BÁSICA DE DISEÑO GRÁFICO SUSTENTABLE • 63


Maestro Hsing Yun. (2003). Protegiendo el medio ambiente. Buenos Aires: Asociación Budista Christian Chávez López. (2012). Diseño Gráfico Sustentable: Estrategias para el uso de materiales y procesos en el diseño. Tesis de Posgrado en Artes y Diseño, UNAM. México. Recuperado de https://issuu.com/chrysa.dg/docs/disenograficosustentable_christianchavezlopez Juan Camilo Quesada Galvis y Pascual Bravo (s.f.). Cartilla de Diseño Gráfico Sostenible. Institución Universitaria Pascual Bravo (IUPB), Facultad de Producción y Diseño Gráfico Sostenible. Medellín, Colombia. Recuperado de https://issuu.com/camiloquesada/docs/cartilla_dise__o_sostenible Ainhoa Martin. (2009). Diseño Gráfico Sustentable. Recuperado de https://foroalfa.org/articulos/diseno-grafico-sustentable Diseñosocial.org. (5 de junio de 2015). Diseño coherente, consciente, responsable… necesario. Recuperado de http://disenosocial.org/diseno-coherente-consciente-responsable-necesario/ Belen. (s.f.). ¿Cuál es la Diferencia entre Sustentable y Sostenible? Recuperado de http://educar.doncomos.com/diferencia-sustentable-sostenible Luz Guerrero. (28 de noviembre de 2015). ¿Qué significa sustentabilidad? Recuperado de http://vidaverde.about.com/od/Vida-Verde101/g/Que-Significa-Sustentabilidad.htm Editor. (28 de junio de 2016). Proceso de impresión offset seco. Recuperado de http://www. conocimientosweb.net/dcmt/ficha6684.html


Glosario Gráfico. (s.f.) Recuperado de http://www.glosariografico.com/offset_seco Alberto Righi. (s.f.). Offset Seco “Dry Offset”. Recuperado de http://wp.albertorighi.com. ar/?page_id=3335 Paulina Santibáñez. (s.f.). Cómo tener una oficina sustentable. Recuperado de https://www. entrepreneur.com/article/268183 José Angel Garde Belza. Dpto. Tecnologías del Envase de ainia. (s.f.). Guía de envase y embalaje. Recuperado de http://www.guiaenvase.com/bases/guiaenvase.nsf/V02wn/tintas Gregorio del Amo. (4 de noviembre de 2013). Las tintas de impresión. Recuperado de http:// www.interempresas.net/Graficas/Articulos/115479-Las-tintas-de-impresion.html Tintas Ecológicas. Recuperado de http://www.elcomercio.com/tendencias/imprentas-tintasecologicas-medioambiente-conservacion-industriagrafica.html. Apuntes de Juan Jándula. (s.f.). Proceso de fabricación del papel. Recuperado de https:// laprestampa.wordpress.com/2014/10/14/fabricacion-del-papel/ EcoHuellasTV. (14 de diciembre de 2013). Ciclos de Vida. Papel. Recuperado de https://www. youtube.com/watch?v=lP7C84jNt-c Rectec. (s.f.). Tipos de impresión e impacto ambiental. Recuperado de http://www.rec-tec. com.ar/huella-ambiental-tipos-de-impresion/


Jonnathan Saldarriaga. (22 de noviembre de 2013). Fabricación de papel de caña de azúcar. Recuperado de https://prezi.com/l7tyjs9dh8jz/fabricacion-de-papel-de-cana-de-azucar/ Clemente Álvarez. (7 de abril de 2011). El lío de sellos ambientales para una simple hoja de papel. Recuperado de http://blogs.elpais.com/eco-lab/2011/04/el-lio-de-sellos-ambientales-para-una-simple-hoja-de-papel.html Terra, ecología práctica. (2 de febrero de 2012). ¿Qué es el FSC? El consejo de administración Forestal. Recuperado de http://www.terra.org/categorias/ecologia-practica-consejos-ecologicos/que-es-el-fsc-el-consejo-de-administracion-forestal Raquel Pelta. (Octubre de 2011). De verde a sostenible. Recuperado de http://www.monografica.org/01/Art%C3%ADculo/1236 Raquel Pelta. (Diciembre de 2011). Victor Papanek: algunas ideas sobre ecología desde el diseño. Recuperado de http://www.monografica.org/01/Art%C3%ADculo/2387


Debora Jimena Díaz

proyecto final de diseño lic. en diseño de comunicación visual • uccuyo • 2017 Impreso a 2 tintas en papel compuesto de residuos orgánicos (bagazo de caña de azúcar) y papel reciclado.


Guía básica de Diseño Gráfico Sustentable  

Trabajo de tesis para Lic. en Diseño de Comunicación Visual. Universidad Católica de Cuyo. San Luis, Argentina. 2017

Guía básica de Diseño Gráfico Sustentable  

Trabajo de tesis para Lic. en Diseño de Comunicación Visual. Universidad Católica de Cuyo. San Luis, Argentina. 2017

Advertisement