Issuu on Google+


POR SI ACASO AMANECE CRÍTICAS

Mercedes Gigosos - laRepúblicaCultural.es Por si acaso amanece vamos a bailar. Por si acaso amanece vamos a tocar y a cantar. Así nos introduce José Barrios este espectáculo, el que trajo a la sala Pradillo y que hace el ecuador de La otra mirada del Flamenco. Por si acaso amanece que nos pille contentos, habiéndolo pasado bien, habiendo disfrutado de la música, flamenca o no, habiendo bailado lo que nos echen, bailado y cantado, habiendo estado allí y, además,… con el público. Este pareció ser el leitmotiv de la compañía de este bailaor cordobés. La impresión para quienes les observábamos desde nuestros asientos… ¡qué pena no poder entrar al escenario y participar de música y baile! Y, eso que todos, bailaores, músicos y cantaores dejaron patente que la fiesta iba por nosotros. José Barrios montó en esta ocasión un espectáculo completo, mitad baile, mitad música y voz. Le acompañaron los bailaores Manuela López y José Antonio Jurado, los cantaores Gema Caballero y Juan Debel, la voz de Susana Ruiz, la guitarra de Isaac Muñoz, los vientos de Diego Villegas y la percusión de José Mª Uriarte. Por si acaso amanece

Todos ellos compartieron objetivo, el de hacernos pasar una buena hora y media, mientras que también, ellos, se José Barrios. divertían. El espectáculo arranca con un zapateado y con Foto: cortesía de Teatro Pradillo. palos tan flamencos y profundos como el martinete, para ir adentrándose en la fiesta entre guajiras, jaleo y rumbas. No se olvida de la copla, ni del protagonismo instrumental de la guitarra flamenca o del cajón. Y por si acaso amanece, el saxo acompañando al baile o como representante por excelencia del jazz, éste también tiene su espacio. Y como por bailar que no quede,…. un minueto o una de nuestras más conocidas y discotequeras canciones de los ´80 bien pueden bailarse también a ritmo de flamenco. José Barrios muestra con esta puesta en escena la que ha sido su trayectoria artística. Nacido en Córdoba (1975), además de formarse como bailaor, su inquietud profesional le ha llevado a participar como coreógrafo en la creación de numerosos espectáculos. El Boston Flamenco Ballet o el Parque España en Japón son algunos de los espacios artísticos en los que ha colaborado con sus creaciones. Actualmente, forma parte de la Compañía de María Pagés en la que participa como bailarín, coordinador y ayudante de coreografía. Su acercamiento a composiciones más interpretativas e intimistas queda patente en proyectos como el que ha traído en esta ocasión al Festival La otra mirada del Flamenco. Ella, Manuela López, bailaora madrileña (1975) metida desde niña en el flamenco; a los 12 años debuta en público y a los 18 tras su paso por el Certamen Coreográfico Nacional que se celebraba en el Teatro Albéniz, entra de lleno en el mundo flamenco. Con la compañía del Camborio y Lucía Real, con Federico el espectáculo de Juan Andrés Maya, en Flamenco Mediterráneo de Joaquín Ruiz o con el Ballet Flamenco de "Paco Peña", Manuela va adquiriendo experiencia en espectáculos mientras continúa su formación y se curte en los tablaos madrileños. Su participación en la Cumbre Flamenca junto a artistas de la talla de Antonio Canales o Sara Baras muestra como la bailaora ha sabido hacerse su hueco. El martinete con el que abrió su participación en este espectáculo dejó constancia de su fuerza flamenca; el resto de la actuación, nos contagió con su soltura y saber llegar al público.


José Antonio Jurado (Córdoba, 1982) hace un buen tándem con José Barrios; mientras que éste se muestra más interpretativo, José Jurado llega al público por su baile limpio y fresco. A la edad de 10 años entra en el Conservatorio Profesional de Córdoba "Luis del Río" y desde entonces ha continuado su formación al lado de grandes del flamenco. Profesionalmente destaca por su carrera como bailaor (actualmente forma parte de la Compañía de María Pages) y por su colaboración en el montaje de espectáculos como Bodas de Sangre de Antonio Gades, Leyenda con José Antonio o el rodaje de Iberia de Carlos Saura. Como dije al principio, Por si acaso amanece está dedicado no sólo al baile, sino también a la música y a la canción; y ello se nota tanto por su peso en el espectáculo como por la muestra de fusiones que permiten disfrutar de todos y cada uno de los músicos y cantaores. Entre los primeros, es indiscutible el protagonismo de Diego Villegas (Cádiz, 1987) que a los vientos interpreta no sólo con el saxo sino también con la flauta y la armónica. Este músico posee un currículum artístico acorde con el espectáculo: aunque principalmente trabaja acompañando a flamencos, colabora con grupos musicales de jazz, funky o pop, siendo el mestizaje un terreno en el que se mueve con desenvoltura. El guitarrista y compositor Isaac Muñoz se prodigó menos de lo que hubiera sido deseado, pues el reconocimiento de este músico ha ido creciendo a nivel nacional e internacional; con lo que ofreció, bastó para intuir su poder con la guitarra. Destacar, igualmente, al percusionista madrileño Chema Uriarte, que aunque en este caso sólo se acompañara del cajón, domina instrumentos de otras culturas musicales como el djembé, congas o la tinaja. Su colaboración en espectáculos de flamenco es ya larga habiendo trabajado con artistas como Antonio “El Pipa”, Belén Fernández y Rafael de Utrera, entre otros. Las voces en este caso no eran sólo flamencas; al cante, el aplomo y la melodiosa voz de Gema Caballero acompañada por la fuerza del joven Juan Debel, mientras que Susana Ruiz nos permitía disfrutar de una de las voces negras españolas, una voz de rythm & blues. José Barrios dice que “no podría haber realizado este trabajo si no hubiera nacido de mí mismo, si no lo disfrutara cada minuto, si no me ilusionara mostrar algo de mí, de mi vida, de mis emociones,…”. Y es eso, efectivamente, lo que se aprecia.

Baile: José Barrios, Manuela López y José Antonio Jurado Voces: Juan Débel, Gema Caballero y Susana Ruiz Guitarra: Isaac Muñoz Percusión: José Mª Uriarte Viento: Diego Villegas

Fechas pasadas Fecha: del Miércoles 18 de agosto de 2010 al Sábado 21 de agosto de 2010 Horario: a las 21:00h Lugar: Teatro Pradillo - c/ Pradillo, 12 (Madrid) Para más información: Teatro Pradillo


Jose Barrios and Company's new work "Por Si Acaso Amance (If It Should Dawn)" knocks your socks off. It received a well-deserved standing ovation Thursday at GALA Hispanic Theatre. The air was electrified. This is new flamenco, also known as fusion flamenco, which began in the 1970s as a movement to incorporate new elements. The style may not be new, but it is invigorating to see it done so exceptionally well. "Por Si" fuses flamenco, funk and jazz in an 89-minute, no-intermission shot of adrenaline. There are nine parts built on flamenco categories, with the whole loosely based on the idea of enjoying life. "Before day breaks, let us laugh, cry, and let loose our senses," Barrios writes in the program. Humor is very much part of the overall feel of the piece. Barrios is a cheeky guy with a wide grin, loud hand-clapping and a big personality. He is also a supreme technician whose mop of long, sweat-drenched hair sprays the front row when he does his showy, triple pirouettes. He instigates a flamenco version of musical chairs with dancer Raquel Villegas and singer David Vazquez, who he then goads into pretending to dance. Vazquez pulls off this bit of buffoonery with the same artistry it took Charlie Chaplin to pretend to be a simpleton. To stand out in a group this talented is hard. Yet Diego Villegas (flute, saxaphone, harmonica) and his melodic adventures were impossible to ignore, as was the intense musicality of singer Juan Debel, who sounds like a Gypsy and looks like Frank Sinatra. Jose Barrios and Company performs Saturday night as part of GALA Hispanic Theatre's sixth annual Flamenco Festival. - Pamela Squires


FLAMENCO ALGARABIA CRITICAS AIRE FLAMENCO El coreógrafo y bailaor José Barrios con su más reciente propuesta, Flamenco Algarabía, representará durante noviembre a España y a la Fundación Casa Patas en Olympia, Seattle, Miami, Washington DC y Boston, donde se pondrá broche final a la gira compartiendo escenario junto al trompetista de jazz Arturo Sandoval.

El próximo 1 de noviembre la Fundación Casa Patas viajará a Olympia, en el estado norteamericano de Washington, para firmar un acuerdo en el que se proclama al Flamenco como parte fundamental de la cultura de España y que esta ciudad se compromete a divulgar con una semana anual dedicada a este arte. Con esta firma arranca la sexta edición de la gira de espectáculos que la Fundación organiza todos los años durante el mes de noviembre. El Gobernador de Olympia, Christine O. Gregoire y la Fundación Conservatorio Flamenco Casa Patas (Madrid) -con el apoyo del Cónsul Honorario de España en Washington, Luis Fernando Estebanfirmarán un acuerdo para divulgar el Flamenco en la costa oeste de Estados Unidos y potenciar la presencia de jóvenes valores de un arte reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.


Flamenco Algarabía es el título del espectáculo elegido para celebrar esta proclamación. Se trata de una creación dirigida e interpretada por el artista cordobés José Barrios que protagonizará el resto de la gira que, anualmente, presenta la Fundación Casa Patas en ciudades como Seattle, Olympia, Washington DC, Boston y, ahora también, Miami en un tour que se prolongará durante todo el mes de noviembre con trece espectáculos y diferentes clases magistrales. Barrios es uno de los artistas más polifacéticos y completos del abanico de profesionales que ofrece el Flamenco de hoy en día y repite experiencia por segundo año consecutivo gracias al éxito obtenido en esta misma gira durante el 2010, año en el que triunfó con su anterior espectáculo Por Si Acaso Amanece. Su versatilidad, la luz que desprende sobre el escenario y sus constantes ansias por indagar respetando y conociendo la tradición, lo convirtieron en un valor seguro para los teatros norteamericanos que han querido apostar de nuevo por él, por su capacidad para convencer al público más exigente y de sorprender a los neófitos en este arte, a quienes hace cómplices de sus propuestas sobre el escenario.


La premier de Flamenco Algarabía tuvo lugar el pasado Día de la Hispanidad en el Teatro Nacional de Guatemala ante un aforo de más de dos mil personas y con una atronadora ovación del público en pie. La bailaora Ana González y otros artistas internacionales participan en esta creación de flamenco con reminiscencias árabes que se fundirá con las notas de la trompeta del legendario músico de jazz Arturo Sandoval en el cierre de la gira que tendrá lugar en The Modern Theater de Boston.


NOV

20

THE CLAMOR, TUMULT & FUSION OF ‘FLAMENCO ALGARABÍA’

Jose Barrios and his company, from the legendary flamenco factory Casa Patas in Madrid, present their latest creation at GALA Theater to the clamor and ovations reserved for brilliant, daring works of art. The company, making its sixth annual visit to the nation’s capital, offers a charming mixture of Arab fusion, children’s songs, echoes of the Coppelia ballet and the mad tango of the Argentine ‘Plaza de Mayo’ mothers. Barrios exudes a brash charm and a joy that makes you want to take him with you after the show and find out what makes this lithe, handsome, elegant dancer so appealing and attractive. He has created and choreographed a highly theatrical and entertaining oeuvre with a delightful cast of singers, dancer and musicians. This year along with Juan Debel, the singer with the piercing voice and style reminiscent of new flamenco sensation Pitingo and David Duran, the guitarist who accompanied him last year, Barrios has added the stunning dancer Ana Gonzalez, the masterful composer and guitarist Isaac Munoz and Gema Caballero, a singer with such power and soul she brings tears to your eyes and makes your skin crawl with the angst and sadness of the wailing

dirges,

bulerías,

tangos

and

ballads

she

sings

on

stage.

But the curious, piquant ingredient of the show is Wafil Gibril, the Sudanese lute and accordion player who grace’s the stage with such subtlety and smoothness he’s barely noticeable until he is. One piece, ‘I laugh as I Cry’ is a popular Arab song which perfectly outlines the Arab influences on flamenco and southern Spain in particular. Dressed in Arab garb, glasses and an angelic smile he reminded this reviewer of the character Omar Shareef

in

the

movie

‘Jewel

of

the

Nile’.

Barrios creates a variation on the standard flamenco show by adding touches of theatricality and surprise. ‘My Sister’s Toy’ is a takeoff of the Coppelia ballet where Ana Gonzales is dragged on to the stage and stands immobile as some sort of doll who comes to life. The effect is quaint and the choreography intriguing. ‘Trapatiesta’ includes various hopscotch steps and a variation on rope skipping that highlights the playfulness


Andjoysofchildhood. But the soaring, inspiring moment in the show was elicited by Gema Caballero when she sang the tango dedicated to the mothers of the Plaza de Mayo, those women who congregated in front of the ‘Casa Rosada’ in Buenos Aires to protest the disappearance and death of their sons during the dictatorship and Malvinas war. One can only wonder what would happen here if mothers who lost their children in wars were to stand out in front of the White House to protest the disappearance of their children. Gema belts out a condemnation of violence and Barrios dances a moving tango which follows where he ends with the refrain ‘love is for those who are mad’. All in all this is a remarkable show with something for everyone who loves this type of spectacle. The Casa Patas tour 2011 ends in Boston in two weeks. If you were unable to see it here, get a ride, buy a ticket and head for Beantown, the thrill and the beauty of this show is worth it.


Fuego Flamenco VII: Flamenco Algarabía at Gala Hispanic Theatre By Amanda Gunther - November 20, 2011

Gala Hispanic Theatre’s showcase of Fuego Flamenco VII: Flamenco Algarabía, as a part of their Seventh International Flamenco Festival, is the only place where you will see hopscotch, fedoras, and free-flying confetti glitter infused into the passionate dance that is flamenco. The dancing is astonishing, the music sublime; a visual smorgasbord to feast the eyes upon whilst allowing the ears to absorb the beat. A unique fusion of flamenco and tango is danced across the stage, incorporating joy and sorrow, childish impulses and fierce passion; a delectable showcase with something for everyone.

José Barrios and Ana González. Courtesy of Gala Hispanic Theatre.

The show starts in darkness with a singular figure on stage. Bright white light strips held in his hands and then attached to his feet illuminate the stage as they blink on and off to the rhythm of his movements. After this haunting avant garde opening the music of guitarists Isaac Muñoz and David Durán accompanied by percussionist Wafil S. Gabril floats melodiously through the house. The sound alone creates the feeling of an open air market somewhere in Spain where mariachis play and people dance for passion and fun. Then enter dancers José Barrios and Ana González. Clad only in simple black garments these two dancers bring a fiery life to the stage using only their bodies. They are deeply concentrated on one another as the rhythm drives their dance; almost as if their bodies are possessed by the beat. The mind usually associates bright colors and flowing skirts with the art of flamenco but their absence is hardly noticed because of the ferocious intensity that Barrios and González bring to the stage with their dance. Their bodies are practically aflame; exploding in a frenzy of movement as they move around the stage, mimicking one another and close to one another without touching. The songs are resplendent, sung by Gema Caballero and Juan Debel; with soul-searing emotion seeping through their voices as they project upbeat love ballads and tear-jerking songs of heartache to the audience. Combined with the guitars and Wafil S. Gabril’s accordion and lute the music reaches emotionally moving climaxes that rouse the audience into standing ovations. Unique moments of eye-catching wonder occur throughout the piece. José Barrios drags Ana González onto the stage during one of the dance numbers as if she is a lifeless doll. He guides her movements and pushes her to dance. González mimics Barrios for a few moments and then falls to her limp doll-like state once more, involving Barrios to start again once more; a childish moment of discovery through dance. Barrios wears a brilliant smile throughout the entire performance, showing the audience he loves what he does. And González is an equal match in her passion, executing complex dance moves in a long red flowing skirt; spinning about with fervor and grace blended into one exotic beam of movement.


It is a true delight and stunning cultural experience not to be missed. Be sure to catch the Gala Hispanic Theatre’s Fuego Flamenco VII: Flamenco Algarabíabefore it disappears. Running Time: 90 minutes.

Fuego Flamenco VII: Flamenco Algarabía plays through today, Sunday November 20, 2011. Flamenco en familia (the second in the showcase) plays Saturday November 26, 2011, and Flamenco Men (the third in the showcase) runs December 2-4, 2011, at Gala Hispanic Theatre at Tivoli – 3333 14th Street, NW, in Columbia Heights, in Washington DC. For tickets call (202) 234-7174, or purchase them online.


VINO AMARGO CRITICA “Vino Amargo”. Debla Producciones. FRINGE MADRID – CONDE DUQUE

Teatro “Vino Amargo” Debla Producciones Vino Amargo no es un espectáculo al uso, tiene muchos ingredientes sugerentes que podrían dar un acabado inconexo y sin embargo, da como resultado un vino de buena cosecha. Teresa Vallejo y José Barrios han ideado un viaje homenaje a la copla a través de breves declaraciones de los grandes de ese arte, estas pinceladas sobre cómo vivieron en otra época la dificultad de ser artista, va vertebrando el espectáculo, dando paso a pequeñas piezas clásicas y no tanto, sobre la copla y el flamenco…el baile, el cante, el toque y la palabra materializan un pequeño universo de sensaciones inquietantes. Al principio nos reciben con una atmósfera cerrada en lo que podría haber sido un café cantante de otro tiempo… Este lugar, se abre para mostrarnos la luz y el disparate de aquellos tiempos de juego y seducción. Al final se cierra ese espacio de memoria para traernos de nuevo a la realidad…Y el paladar se cubre de un velo agridulce. Luis García


Evocación y nostalgia del café cantante 'Vino amargo' es un espectáculo sentimental y de añoranza, evocador y con formato económico ROGER SALAS Madrid 31 JUL 2012 - 09:05 CET

Es Vino amargo esencialmente un espectáculo sentimental y de añoranza, evocador, desde un formato muy económico y con la idea de, a pesar de manejarse con materiales vernáculos y tradicionales, darle una textura más actual. La teatralidad con que está enfocado el ritmo y el espacio posiciona a los artistas en un constante aforamiento y en la tarea de desgranar fragmentos muy emocionales, coplas, algunas tan tópicas, pero con tino en aquello del gusto. Es un equilibrio difícil. Hay momentos deliciosos tanto en la voz recitativa de Teresa Vallejo, que domina el género y lo recrea con donosura, como en el cante de Paco del Pozo, esmerado en la media voz y el requiebro, dando ternura y acento tanto a la copla conocida como a un cante más evolucionado. José Barrios bailó primero una farruca compuesta por Muñoz, fue su obertura, siempre vertical y preciso, con la hondura propia de quien conoce ese baile desde siempre. Diego Villegas se mostró versátil, desde el saxofón a la armónica desgarrada, aportando una atmósfera tabernaria muy en la cuerda del guión (y se dice aquello de “del matón al cobarde sólo media la resaca”), donde entre chato y chato, se enjugan penas. La obra es íntima y tiene un momento de hilaridad, cuando se alude a la feria sevillana, bajan los farolillos y se hace chanza de los finolis y las marquesas venidas a menos. Tiene su gracia, aunque se rompe aquel primer empeño de mostrar la parte más decadente y umbrosa del café cantante, lo que fue después tablao (o en algunos casos a la vez).

VINO AMARGO Coreografía y baile: José Barrios. Con: Teresa Vallejo: Isaac Muñoz (guitarra); Paco del Pozo (cante); Diego Villegas (flauta y saxofón). Teatro del Cuartel de Conde Duque. Hasta el 31 de julio.



Dosier comun español