Page 1

CÉSAR PIÑEDA CHACÓN, EL MASTER SCOUT ENTRE LINEAS

Coordinador del ensayo Armando Trasviña Taylor

1


Un recuerdo que pretende ser un homenaje sentido.

Â

2 Â


SCOUTS SOBREVIVIENTES: Ricardo Fiol Manríquez, Leonado Reyes Silva, Isidro Jordán Carlón, Alejandro Solís y Ramírez, Pepe Santa Ana Piñeda, Ángel César Mendoza Arámburo,   Raúl Fabián Aréchiga Espinoza,   Francisco Arámburo Salas, Ricardo García Soto, Álvaro González Sotelo, Alfredo González González, Norberto Flores Mendoza, Humberto César García, Hugo Islas Carpizo Antonio Beltrán, Luis Octavio Hernández León, Francisco Mercado Romero, Jaime Tuchmann Payén, Alfonso González Isáis, Raúl Gibert Romero, Silvestre Olivas Peraza, Ranulfo Davis Taylor, Enrique Navarro Ojeda, Rubén Scholnick, Miguel Garma Díaz, César Jorge Piñeda Geraldo, Hugo Adán Piñeda Geraldo, Víctor Enrique Piñeda Geraldo, Aldo Eduardo Piñeda Geraldo, Luis Manuel Piñeda Geraldo, Víctor M. Cota León, César Santa Ana Piñeda, Ramón Pedrín Trasviña, Carlos Ponce Beltrán, Oscar Martínez Núñez, Jesús Taylor Ojeda, Raúl Agruel Geraldo, Armando Trasviña Castro, Armando Trasviña Taylor.

Lupita Isáis Famanía, Marilú Estrada Ruibal, Yolanda López Almada, María Luisa Carrillo Castro, Celia García Verdugo,   Mina Tuchmann Payén,   Maruca Romero,   Norma   Santa Ana Piñeda,   Nena Tuchmann Payén,   Lucía Salas Sánchez,   Estela Beltrán Márquez, Ramona Briseño Rodriguera Magdalena Guzmán Alemán.                        

           

3


4


LA IMPORTANCIA DEL ESCULTISMO

Centrar en la diana, es la tensión e intención de este intento. Esto

no

recuerdo,

es nada

una

historia,

más,

sólo

eso.

es Es

un

delgado

y

entumido

un

esbozo,

un

familiar

comunicado de una historia severa, sensible y dichosa. La idea de compaginar la memoria de Hugo César Piñeda Chacón y del Club de Exploradores “Huaxoros”, nació de Lupita Isáis Famanía, hace ya mucho tiempo, para colgar de la pared del recuerdo

un

reconocimiento

puntual,

póstumo

y

tibio,

un

examen conciso de un hombre y su grupo que creó en 1943 y que representa una grata y risueña memoria y un apacible repaso que

ahora

intentamos

sus

ex-seguidores

ahora

ya

viejos.

Ocurrió este suceso en el sexto año, un grupo, de la escuela primaria “Ignacio Allende” donde era él maestro y después se explayó a toda La Paz de 10,401 habitantes que entonces tenía (censo de 1940) y actuamente tiene 215,178 habitantes (censo del 2010), veinte veces más. . “Era

entonces

gobernador

de

esta

media

península

el

general Francisco J. Múgica, que en el Congreso Constituyente

5


de Querétaro (1916-1917) fue el argumentador más lúcido de la significación de la tarea educativa en la nueva vida de la República, y el más encendido defensor del texto progresista del artículo tercero de la Carta Magna”. “Baja

California

Sur

tiene

el

honor

de

acreditar

al

ejemplar revolucionario, a más de la puesta en marcha de la campaña alfabetizadora, la creación de las escuelas Normal Urbana y de Música en La Paz, así como la construcción del teatro de Todos Santos, entre otras varias realizaciones con que en Sudcalifornia concretó su criterio de avanzada a favor de la educación y la cultura”, señala el profesor E. Moisés Coronado, historiador. La importancia del escultismo (de scout, explorador) se hizo sentir en el mundo a partir del siglo XX, en 1907, y en La Paz, 36 años después de haber sido fundado en Londres, Inglaterra. El concepto de una educación no formal, que los integrantes acogieran como forma de vida, fue una de las principales tareas y logros que alcanzó lord Robert Baden Powell, su creador en el mundo. Esta apreciación del “scoutismo” nos viene al pelo porque la agrupación de muchachos que se congregó entre la década de los 40 a los 60 en esta ciudad -veinte años o más- es la intención y respuesta a un dirigente y a su obra de gran trascendencia y valor.

6


Fue la generación que creció en esos años bisoños y que se acomodó en ese lar del mañana que fue entreabriéndose con las puertas abiertas por la letra y el párrafo que aprendieron del libro de aquellos años virtuosos. Casi

un

centenar

de

muchachos,

entre

niños,

púberes

y

jóvenes, quizá más, quizá menos, aprendieron el ABC de la vida y el fárrago del omega que es lo cuesta aprender y enfrentar con denuedo el obús del esfuerzo y el perdigón del arrojo a través de esta corriente novísima y casi abismal. De esta generación de mozuelos –o dos o tres dinastíassalió un buen explosivo, y explotó bien y sonoro, y con mágico estruendo notablemente sensible, aparecieron. Al paso de los años, cuando se hicieron adultos y enfrentaron atentos lo que se llama la vida, con calor y bravura, empezaron a ver lo

que

el

escultismo

formó,

o

ayudó

a

formar,

y

así

emergieron, entre otros, dos gobernadores entre ellos de este estado frondoso, funcionarios grandes o breves, luchadores sociales, periodistas, escritores, profesionistas, maestros, notarios,

y

hasta

–los

menos-

trabajadores

pujantes

y

de

ejemplo notorio que ojean el pasado y decoran el presente, no fueron –ni soñaron ser- retaguardia y apéndice. No es nada fácil hacer lo que hizo. Y

los

disfrutó,

inclusive,

egregios titanes.

7

a

este

grupo

notable

de


Scouts del primer grupo que se creó. De izq. a der.: Leonardo Reyes Silva, Ricardo Fiol Manríquez, Armando Trasviña Taylor, Humberto César García y Ángel César Mendoza Arámburo. Algo debió de haber ayudado en esta obra gigante que creó César Piñeda con su lija en la mano de corazón y cerebro, de emprendimiento y empuje mayúsculo y firme. Algo debió de haber contribuido porque no es casual ni esporádico la coincidencia de todos en su empuje motor y pujante. De que contribuyó, contribuyó.

8


II CÉSAR César tiene el epígrafe del dictador de bondades y del ardor de la cátedra, de la palabra y el verso, del pincel y la

prosa,

de

la

escena

y

actores,

de

la

investigación

memorable, del teatro donde sembró la raíz del limonero y ha conseguido victorias, laureles y éxitos, conquistas y saltos en el ardor del empeño. Ha obtenido satisfactores con la barba invisible y el pelo profuso. Se condensa en el término caesaries latinus de la lengua del Lacio y un buen radio de Europa como quien logra con garra y lo que se propone lo logra,

sale

bien

librado

y

con

creces

ocurre,

donde

el

pretérito cuenta y canta la vida y lo monta en el podio en su verbo cimero: energía a toda prueba y caballos de fuerza que suman y cuentan, que ejemplifican y lucen. El maestro Piñeda fue director de la orquesta y autor del concierto en donde el púber es nota; el mozo su ritmo; el joven,

el

canto,

y

el

adulto,

camino,

es

el

violín

del

conjunto y la viola que lleva la nota completa, interpreta y, de paso, vive el arpegio de una obra con tino. César descubre

es

y

tiene

horizontes

el

registro

del

y

extiende

kilómetros

9

gran

majestatic y

los

que hace


maleables, dóciles, dúctiles, logra trofeos, medallas y vivas por hechos visibles. Fue el número trece de los césares altos después de los doce que fueron seguido en la historia romana. Como Julio César,

César

Augusto,

Tiberio,

Calígula,

Claudio,

Nerón,

Galba, Otón, Vespasiano, Tito y Domiciano, condujo legiones de seres sagaces e ingentes intérpretes en el quehacer de la vida. Hugo César fue lumbre, ignición y fogata del escultismo paceño, el primero en hacerlo hace ya muchos años, y un largo camino que aún continúa y al que siempre volvió como master scout en muchos de los actos. Fue un dictador como fueron los 12 hombres romanos, pero dictador de la idea, de la creación positiva, de la educación cuesta arriba, de la historia, de la pintura y la declamación sustantiva, y sobre todo, de la forja y la hilera de la generación que se mueve y que, de alguna manera, no puede negarse de espolear y excitar la escalera no fácil de la pared de la vida, del otero y la loma en donde trepó la inducción de su influencia creativa. Fue emperador porque quiso y master scout porque guiaba, la dignidad lo seguía, era sultán y monarca de las bellas creaciones y formó y modeló a varios cientos de púberes en el

10


tórculo scout de su aula lujosa por donde pasaron toneles de pasta escultórica. Para concluir esta etapa de examen airoso fue un Julio César

romano

que

incursionó

y

penetró

en

la

Germania

y

Britania, y fue el primer navegante en el mar escultista y en la arena moldeable de esta playa naciente. Un homenaje coloso de sus alumnos del ayer y los de hoy que lo siguen en esta obra radiante a un señor meritorio de calidad estimable en aquel lapso incisivo que, desde tiempo debimos

haber

celebrado

y

no,

como

hoy,

hasta

ahora

lo

hacemos, pero es mejor que mañana y mejor que los nunca, porque el nunca es el tiempo que no ha comenzado. Y hoy empezamos. ¡Ave César imperator, los que te sienten eterno, vitalicio y latente, te recuerdan ahora!

11


III PIÑEDA Para los heraldistas comunes el apellido Piñeda no es aún estudiado y no lo mencionan, y pocos de él se preocupan, y sí de

los otros, los nombres parónimos. Puede

ser

colectivo

con

el

ser

de

conjunto

de

piñas

carnosas o toponímico puro como sitio de ellas, o algo así parecido. Apellido toponímico,

parónimo

es

el

procedente

de

Piñera

español

Asturias

y

de

y

es

la

también

provincia

cantábrica de Santander en el norte. Otro parónimo, sin tilde, es el Pineda castellano. Uno de los viejos registros del apellido Piñeda en la península ibérica en el siglo XVI, se encuentra en la villa de

Centenera,

la

breve,

provincia

de

Guadalajara,

en

la

comunidad autónoma de Castilla-La Mancha en donde aparece primero el apellido de hoy. Personajes con tal apellido es Alonso Álvarez de Piñeda (siglo XVI) quien al mando de una flotilla de goletas menores con

el

Oriente

propósito lejano

de

encontrar

(estaba

en

una

Jamaica)

12

ruta

directa

deseaba

hacia

encontrar

el los


tesoros de China y de las áreas asiáticas. Sólo tenía 25 años de edad. César Piñeda Chacón fue hijo de Filemón Cecilio Piñeda Contreras

considerado

uno

de

los

grandes

poetas

de

Baja

California Sur del siglo XIX y parte del XX y que nació en esta ciudad de La Paz el 22 de noviembre de 1868, hijo, a su vez,

de

Víctor

Piñeda

y

de

Refugio

Contreras

quienes

procrearon cuatro hijos: Julia, Carmen, José y Filemón. Víctor falleció

Piñeda el

20

(de de

la

marzo

Cruz), de

el

1899

padre a

la

de edad

don de

Filemón, 70

años,

originario de las islas filipinas, viudo, marino, hijo de Espíritu Piñeda (de Manila) y Candelaria de Piñeda. (Guía Familiar de la Baja California) Filemón fue el hijo menor y realizó sus estudios primarios en esta misma ciudad y enseñanza particular superior con un maestro especial a falta de escuelas. Casó con la señorita Victoria Chacón de cuyo matrimonio surgieron

los

siguientes

hijos:

hombres,

Raúl,

Roberto,

Fernando, César y León, y mujeres, Rosalba, Estela, Cecilia y Guillermina. Filemón fue Contador Público autodidacta y trabajó como tal en las tiendas “La Perla de La Paz” y “La Torre Eiffel”, las

más

grandes

hasta

entonces,

13

y

después,

en

la


administración pública de Agustín Arreola donde fue Tesorero General de Gobierno. Tiene 128 poemas en poder de la familia. Murió el 17 de mayo de 1922. La Biblioteca pública de la Unidad Cultural “Profr. Jesús Castro Agúndez” en la ciudad de La Paz, lleva su nombre. Todos los esfuerzos, energías y voluntades que puso el hijo de aquel, el profesor Piñeda Chacón, en cada uno de los pasos que marcaron su vida por sus varios caminos, parecen responder a ese anhelo que creó don Filemón, el autor, en aquella estrofa dedicada a México, el país: Patria de Hidalgo, tu futuro asoma, Sin abismos, sin cadenas, Si eres tan guerrera como Roma, Tienes que ser tan culta como Atenas.

14


IV CHACÓN Difieren los autores al señalar el origen del apellido Chacón,

pues

mientras

unos

dicen

que

es

gallego,

otros

piensan que es navarra, al norte de España. Avalando esta última versión, hay quienes afirman que el apellido Chacón tuvo dispares versiones, unas conocidas como Chécon, otras como Chicón, y otros, las de mayor incidencia, como Chacón, en España. Autores

como

Rades

de

Andrada

en

su

“Historia

de

las

Ordenes”, afirma que el linaje de los Chacón procede de la antigua casa de los Tascón, Thacaón o Tacaón. La familia Chacón es de antiguo linaje de la sociedad en que estuvo y tiene un lugar preferente dentro del ámbito social de esta ciudad capital. Durante

el

gobierno

del

general

de

división

don

Juan

Domínguez Cota, en 1933, salieron los órganos informativos “Orientación” y “El Carnaval”. El primero relacionado con la vida

pública

de

la

entonces

entidad

y

los

dirigió

don

Fernando Chacón Meza, quien después fue, durante muchos años, agente aduanal. El ancestro más antiguo de la familia Chacón, según La Guía Familiar Baja California, 1700-1900” de don Pablo L.

15


Martínez, es don Carmen Chacón, originario de Arizpe, Sonora, que nació en 1845 y murió en esta ciudad de La Paz a la edad de 48 años, en 1893, casado con Sacramento Meza, y ambos abuelos de César Piñeda Chacón.

16


V EL MAESTRO El maestro es quien es y debe su vida al hacer, no se propone al deber, ni al querer, ni al pensar, se da sólo el planear, como el aire que pasa o la ola que mece, nunca será productor de tareas fuera de él, él es como es y da vueltas sin fin como torno fugaz, siempre es así. Así fue César, creador, y Piñeda, faldón, y por añadidura, Chacón, y por si fuera

poco,

además,

maestro,

poliédrico,

y

de

mixtos

perfiles. Piñeda se escribe con P, pero con P de poeta, y Chacón con CH, pero con CH de chispazo que uniforma y dispersa su vida florida y de inquietudes poblada. César, el heterogéneo, el diverso, es de reflejos patrióticos y arco iris volátil, se manifiesta en el tiempo y en el timbre del siempre. Debe

ser,

y

lo

es,

innegable

hacedor,

que,

además

de

bordar la manta porosa de diversos alumnos que ribeteó su conciencia, sus almas infantes se irguieron robustas. Los padres hicieron, sin duda, lo suyo, desde la niñez apurada en cada trozo de niño e hicieron y crearon lo que debieron hacer con la acción al cuadrado en su ropaje natal y hubo quien, como deben pensar, hizo bien su trabajo y recreó sus aristas con el mejor acabado. Lubricó sus armellas hasta dejarlas sin ruido con esa lija menuda de la zapa escultista tan fina y

17


profunda. Fue un tenaz operario y maestro artesano que en su círculo scout modeló las paredes, el fondo y la forma de esa pieza

de

barro

de

materia

maleable

que

ha

soportado

los

vientos, no siempre serenos, ni tibios, ni gratos, más bien borrascosos. Hay en ese sumario no sólo el total, el cociente y la resta, la multiplicación que potencia los hechos que fueron, la operación calculada que no ve ni se mide, ni se toca ni pesa, la del alma que aporta lo que suple y corrige y que siempre destella en el alma que vive, que respira y convive con muy grata presencia y casi siempre sin precio. Hubo

un

quehacer

en

su

entraña,

y

de

bulto

gigante,

palpable y visible en su hacer cotidiano, no hay duda de ello, es notable y palmario por demás perceptible, es eso que sale de su ser que se expande, volante y piloto.

18


VI EL MASTER SCOUT La agrupación escultista del profesor y maestro, que no es lo

mismo,

en

la

pequeña

ciudad

que

fue

su

partida,

una

auténtica aldea, tuvo una breve existencia de 20 años, o más, desde los años 40 hasta empezar los 60, y un poco más, si se quiere. Cuando felices

cantábamos en

aquellas

a

coro

y

patrullas

marchábamos que

juntos,

entonces

todos

formábamos

(Leones, Búhos, Jaguares, Quetzales... etc.) formadas por 6 u 8 elementos, no bien entonados, canturreábamos juntos aquella canción canadiense y francesa que festejaba el momento de arrancarle las plumas a la alondra silvestre que es emblema de aquellas, sin entender ni la jota del sentido del verso, pegábamos todos bulliciosa alegría en visita o excusión que realizábamos juntos a lugares distintos desde el sur hasta el norte de aquel largo paraje, nuestro ex-Territorio que fue casi una isla:

Alouette, gentille alouette, Alouette, je te plumerai. Je te plumerai le bec, Je te plumerai le bec, Et le bec, et le bec, Alouette, Alouette ! Ah!, ah!, ah!, ah!

19


(Traducción) Alondrita, graciosa alondrita Alondrita, te desplumaré. Te desplumaré el pico Te desplumaré el pico Y el pico, y el pico ¡Alondrita, alondrita! ¡Ah!, ¡ah!, ¡ah!, ¡ah! O bien, el canto escultista que era fiel tradición de todos los grupos de scout concordato que la norma regía de aquel Baden Powell, el fundador de esa norma de infantes y jóvenes a principios del XX que en Londres se creó, y se desparramó

por

el

mundo

en

muy

breve

transcurso.

Lo

cantábamos todos como un grito de guerra y era cántico diario que entonábamos juntos como seres bisoños y

que fue el

Himno Scout –traducido- a la lengua que hablábamos:

Siempre listos, estaremos, Siempre listos, siempre, sí, De frente marcharemos Con denuedo a la lid. Recordábamos aquello de: El scout sonríe y canta en las dificultades... siempre evocábamos y lo afirmábamos. Y con esta canción avanzábamos porque era riel de la vida por donde todos trotábamos con fe y dinamismo, según nuestro jefe

de

las

islas

inglesas

a 20

las

que

todo

el

grupo

nos


sometíamos

juntos

como

el

alto

tlatoani

en

ese

grupo

escultista.

El nudo de la pañoleta. Este era un acto corriente de la cáfila scout en la cual nos sumíamos como barro en el tórculo que gira y que gira y crea manualidades de artesanías novísimas. Pues bien, hacer el nudo en el paño que se lleva en el cuello como parte del traje que uniforme llamábamos, sujetada por aros al grano de Adán, en las puntas de ella que colgaban al pecho se podía ver uno o muchos los nudos que muestras los favores o acciones que el scout realizaba, era un servicio que hacía o se multiplicaba por varios. La obligación era hacerlo, por lo menos, uno al día. Y se mostraba orgullosa la lazada al final del pañuelo enchufado al cogote de alguno.

Las fogatas. La fogata no es un rimero de varas, no, no sólo es eso, o carburante u ocote para crepitar el montículo de flamas y leñas

como

círculo

lanza

grande

de

que

luz

que

agrupaba

lengüetea chavasca

y y

crepita. todos

en

Es

un

torno,

sonreían, cantaban, bromeaban, reían, se desternillaban de

21


risa o meditaban silentes, esa es la fogata, un redondel que atraía. El master scout, o sea el que dirige, por la noche reunía alrededor de la brasa y esgrimía cuestiones, bromas y risas, orientaba,

daba

instrucciones

y

emplazaba

al

conjunto,

convocaba al esfuerzo, postulaba el servicio y rezaba, al final. Esa es la fogata que a todos unía, comentaba, pedía, y al final, canturreaba.

El saludo El saludo, que no es acto cualquiera, es de porte marcial, es otro rasgo que pinta al grupo que tiene, al principio o final, la organización militar como mílite que fue Robert Baden Powell en la tropa británica. Un saludo cortés que se da con respeto y, al mismo tiempo, con gran humildad, con dos dedos unidos sobre el plan de la frente, (índice y medio) si es lobato, y si es scout, tres. Este saludo es un código scout y el apretón de manos, con la mano izquierda, es otro puntual. Para hacer el saludo, como

scout,

por

ejemplo,

se

extienden

los

dedos

índice,

cordial y anular, mientras que el dedo pulgar se apoya en la uña extrema. Los tres dedos en alto recuerdan los cantos del mundo escultismo: Fe, País y Responsabilidad, o también, las

22


virtudes que son tres: Lealtad, Pureza y Abnegación; y el dedo meñique, protegido por el pulgar, nos recuerda que el fuerte protege al débil, siempre. En como:

el

DRAE

se

define

al

concepto

escultista

“Movimiento de (la) juventud que pretende la educación

integral del individuo por medio de la autoformación y el contacto con la naturaleza.” La definición es aún incompleta. El escultismo (que viene de scouting en el inglés de las islas) es un movimiento mundial que fue fundado en 1907 por el barón Baden Powell. Los miembros de esta asociación son los llamados “escultistas”. Este

movimiento

existe

a

nivel

internacional

y

hay

asociaciones de scouts en más de 150 países de todo el mundo. No

hay

distinción

de

sexos,

religión,

raza

o

niveles

sociales. Cualquiera puede ser scout. El escultismo es un movimiento dirigido sobre todo a los jóvenes, que son los que viven en forma dinámica y quienes más reciben de él. Se puede ser scout desde los 5 años de edad hasta el final de la vida, no hay máxima edad para ello. El

fin

desarrollo

principal integral

del de

escultismo los

niños,

es

contribuir

púberes

y

al

jóvenes

ayudándoles a realizar plenamente sus posibilidades enteras, físicas, sociales, emocionales, intelectuales y espirituales

23


como

personas

y

ciudadanos

responsables

y

como

miembros

activos de una comunidad en que viven y partícipes en ella. Algunos

de

sus

grandes

principios

más

importantes

para

ello son la auto superación, el cuidado de la naturaleza, el compañerismo

y

el

compromiso

mutuo. A

pesar

de

estar

difundido entre tantos países del mundo, el escultismo tiene una

serie

de

características

y

símbolos

básicos

que

son

comunes al grupo, cosas que unen a todos sean de dónde lo fueren. Lo integran: •

La Flor de Lis. El símbolo scout mundial.

El

lema:

“Be

Preparaed”

(Traducido

al

español

como

“Siempre Listos” o “Siempre Alerta”) •

La Promesa Scout es un compromiso con uno mismo y con los demás.

(“Yo prometo, por mi honor, hacer cuanto de mi

dependa para cumplir mis deberes con Dios y con la Patria; ayudar

al

prójimo

en

cualquier

circunstancia

y

cumplir

fielmente la Ley Scout”) Los lobatos sólo saludan con el índice y el cordial (del corazón) extendidos, representando las orejas del lobo. Los

scout

lo

hacen

con

los

marciales.

24

tres

dedos

unidos

y

muy


Existen grados en la organización escultista que son: el dirigente del grupo que se llama Master Scout; el explorador que se llama Scout y el principiante que se llama Lobato. Estos

tres

grados

integran

la

Patrulla

Scout

y

las

Patrullas, a su vez, forman la Tropa. A cada Patrulla se da el

nombre

de

un

animal,

por

ejemplo:

Leones,

Castores,

Tigres. Hay también agrupaciones de muchachas que se llaman Girl Scout. Y las niñas que se inician también tienen un nombre. Se inscribían como miembros del club entre los 6 y los 8 años de edad y tienen el grado de Haditas Scouts, y portan uniforme con significado especial desde las medias hasta la pañoleta. Los scouts de este Club de La Paz, B.C.S., asistieron y participaron en el Jamboree realizado en Idaho, EUA en 1967 (encuentro mundial de Boy Scouts), gracias a los trámites y conducción del mismo profesor Piñeda. A

pesar

de

tanto

precepto,

patrones

y

normas

que

conforman al grupo, las imprudencias, a veces, ocurren, y los accidentes, suceden, pero la mayor parte que existe y que queda en la mente del niño, son los buenos recuerdos.

25


EL CAMIÓN TRANSPORTE DEL CLUB El vehículo que empleábamos para las excursiones, visitas y traslados a cualquier sitio que fuere, era un transporte de tropas

semejante

al

tipo

Zil-157

Esc

1/72

en

el

cual

viajábamos a todos los rumbos del norte y del sur del aquel Territorio lejano. Era un auto de guerra de la reciente pugna mundial que todavía nos conmovía. El camión era así, más o menos, como este dibujo, pero sólo de 4 llantas nomás:

Era un camión de redilas que en la parte posterior tenía, donde solíamos viajar, unos 15 excursionistas, una bancada de madera, a ambos lados, y de color casco soldado. Todos íbamos sentados, muy obedientes, muy apretados, pero algunos, no.

26


EL CONDUCTOR DEL CAMIÓN El

conductor

del

camión

del

Club

de

Huaxoros

que

comisionó el gobernador en esa época, general Olachea, con el vehículo,

incluso,

fue

Simón

Romero

Geraldo

que,

con

tal

carácter, trabajaba en la administración del gobierno local. Anteriormente pertenecía

a

la

era

un

jugador

selección

mayor

de de

beisbol La

conocido

Paz

y

que

jugaba

la

posición de receptor y era, además, de eficiente y un buen bateador, entusiasmaba a las gradas del viejo estadio “Arturo C. Nahl”, cuna de grandes beisbolistas paceños. Fue casado con una de las señoritas Barraza integrantes del dueto de cantantes de las “Hermanas Barraza” y procreó con ella varios hijos. Fue

un

gran

participación

de

apoyo Simón,

para

el

pues

no

clan

de

solamente

Exploradores se

dedicaba

la a

operar el “comando”, sino a ser amigo y compinche del grupo que ahí se iniciaba.

27


HABLAN LOS SCOUTS... Pero, expresen

dejemos

que

los

personalmente

lo

propios suyo

en

scouts,

hoy

esta

etapa

bondadosamente creadora.

RICARDO GARCÍA SOTO

Su físico y su grupo.

28

supérstites, tan

rica

y


Foto tomada por Ricardo Gracia Soto en El Rosario o Boca del Rosario en una de las excursiones con algunos de los scouts del Club de Exploradores Huaxoros, en 1949 o 1950. De Izquierda a Derecha. 1.- Desconocido. 2.- Rodarte Meza, sobrino de la Profa. Jovita Meza. 3.- Islas Carpizo. 4.- Miguel Garma Diaz 5.Luis Islas Carpizo. 6.- Franco Canseco Piñeda. 7.- Víctor M. Liceaga Ruibal 8.- Ismael (Mayo) de la Torre Romero. 9.Enrique Moreno Uruchurtu. 10.- Desconocido. 11.- Ceja 12.Prof. César Piñeda Chacón. 13.- Víctor M. Cota Leon. 14.Carrasco. 15.- Desconocido. 16.- César Santana Piñeda. 17.Ángel César Mendoza Arámburo. 18.- Borroso Desconocido. 19.Boby Jerez. 20.- Luis Octavio Hernández León.

Son

de

mis

mejores

recuerdos.

Era

el

sub-guía

de

la

patrulla de los “Jaguares”. Mis compañeros eran Pedro Ortega, Miguel Garma, Guillermo Ruffo, etc. Tuve varios años, hasta que me fui a estudiar a Guadalajara en 1952. Tengo algunas fotos de entonces. Creo que fue una etapa muy interesante para nuestra formación personal. Ojalá se multiplicara este tipo de asociaciones para nuestra actual niñez y juventud. El

“Master

Scout”,

que

podría

traducirse

como

“comandante”, era el ameritado maestro César Piñeda Chacón, sudcaliforniano de origen filipino, de familias que arribaron a B.C.S. en el siglo XIX. Sus padres fueron Filemón Cecilio Piñeda y Victoria Chacón. Nieto de Víctor Piñeda y Refugio Contreras, de Carmen Chacón y Sacramento Meza.

El maestro

Piñeda era un amante de las artes. Escritor, poeta, pintor, declamador

etc.

Aún

siendo

29

joven

fundó

el

“Club

de


Exploradores gobernador

Huaxoros” Gral.

con

Agustín

todo Olachea

el

apoyo Avilés.

del Nos

entonces enseñó

disciplina, civismo, el amor y respeto por la naturaleza y por nuestros semejantes, el amor a los libros y a la lectura y nos hizo conocer y amar a nuestra Sudcalifornia que también amó entrañablemente. Todos los niños y adolescentes que tuvimos la suerte de pertenecer a ese club, tenemos una gran deuda con alguien que nos adoptó como si fuera nuestro hermano mayor. Esperemos que alguna

vez

se

puedan

clonar

este

tipo

de

personajes

que

enriquecen nuestra sociedad.

RANCISCO ARÁMBURO SALAS Francisco, Paco, Arámburo, sólo envió varias fotos y con ellas el trabajo se enriquece, se llena de páginas bellas.

Francisco Arámburo Salas, ayer

30


Los tres primos en el picacho de San José: Luis Salas Sánchez, Ángel César Mendoza Arámburo y Francisco Arámburo Salas.

Otro grupo.

31


Arroyuelo en el valle de la Sierra de la Laguna. Tomando agua, a la izquierda, Enrique Aréchiga, Pepe Santa Ana y Rubén Scholnick, y parados, al lado derecho, Álvaro González Sotelo y Ángel César Mendoza Arámburo, y sentados, alguien no identificado, y Rodolfo “El Pato” Rodríguez.

Otro grupo con Samuel Tuchmann primero.

32


El primero, con gorra, es Ramón Pedrín Trasviña y con la pala, Víctor M. Cota León. Con lentes, César Piñeda Chacón.

Dos grupos más, explorando.

33


Enrique Aréchiga, Samuel Tuchmann y Luis Salas Sánchez. Parados: Ángel César Mendoza Arámburo, Álvaro González Sotelo, Rubén Scholnick y, atrás, Rodolfo “El Pato” Rodríguez.

Otro par en la sierra.

34


Foto escalando hacia el picacho de la Sierra. Ángel César Mendoza, Samuel Tuchmann, el “Pato” Rodríguez, Enrique Aréchiga, Pepe Santa Ana, Álvaro González Sotelo y Luis Salas Sánchez

.

Mirando el cantil.

35


Otro grupo hurgando el arroyo.

De espaldas, de izq. a der: Rodolfo Rodríguez, Samuel Tuchmann, Luis Salas, Paco Arámburo y, de espaldas, Rubén Scholnick.

Excursión a la Sierra de la Laguna viendo a lo lejos.

36


ÁNGEL CÉSAR MENDOZA ARÁMBURO

César Piñeda Chacón a quien muy justamente le debemos un homenaje que, desgraciadamente, no le hicimos en vida, es ahora, considero, muy justo, necesario y obligado, hacérselos en compañía de todos los que fuimos sus alumnos, tanto como profesor en la escuela secundaria donde lo tuvimos, como en el club scout que él dirigió durante tantos años, más de 20. En esa época fue cuando decidí que iba a ser abogado, pensé, recuerdo perfectamente, cuando me auto-analicé y me propuse serlo. Lejos de mi tierra y de mi familia tuve que estudiar, porque no teníamos más que una escuela secundaria en ese entonces. Tenía que trasladarme a México y buscar la carrera dentro de la UNAM y posteriormente poder regresar a mi suelo nativo a colaborar con el desenvolvimiento y el desarrollo del

entonces

Territorio,

anhelo 37

que,

por

cierto,

cumplí


cabalmente.

Ángel César Mendoza Arámburo, Álvaro González Sotelo, Rodolfo, el “Pato”, Rodríguez y Francisco Mercado Romero visitando al profesor Piñeda en su casa el 25 de abril del año 2002.

Quiero recordar, inicialmente, esa época de mi vida que fue valiosa, manifestándoles, sin llegar a equivocarme, que inicié entonces amistades con los que, considero, fueron los mejores amigos de toda la vida. Esta formación y el haber tenido la oportunidad de hacer grandes amigos, se lo debo al Club de Exploradores “Huaxoros”. Muchos de mis mejores amigos ya han fallecido y perdura la memoria de ellos dentro de mi ser y de mi corazón, muchos viven ahí. En esos tiempos en que fui boy scout inicié esta amistad perdurable. Una de las cosas que le debo el haber pertenecido al

38


Club de Exploradores “Huaxoros”, es conocer geográficamente mi Territorio en aquel entonces. Recuerdo perfectamente que al conocer Los Cabos, tanto San José como Cabo San Lucas, no eran

más

que

unas

pequeñas

villas

de

pescadores.

Nuestra

ciudad de La Paz tendría aproximadamente 20 mil habitantes y conocimos también los Llanos de Hiray que es el antecedente de lo que es hoy el Valle de Santo Domingo. Conocimos también los oasis de San José y San Miguel de Comondú, La Purísima y San

Isidro

que,

por

cierto,

eran

lugares

autónomos

económicamente y en ellos giraba un movimiento generador de nuevos caminos que les hacía tener un movimiento importante que, desgraciadamente, ya no los tienen. También conocimos la población de Santa Rosalía en todo su esplendor y apogeo, llegando hasta San Ignacio que era el pueblo más al norte que había en el Territorio. No contábamos entonces con lo que era el Pacífico norte ni tampoco Guerrero Negro. En fin, fue, vuelvo a repetir, una época que siempre conservaré dentro de mis mejores recuerdos. Y a los amigos que tengo actualmente recuerdo

el

haber

compartido

con

su

amistad

desde

entonces, con Paco Mercado, Álvaro González Sotelo,

ese Román

Pozo, Rodolfo Mena y muchos más, se me van sus nombres, y para

ellos,

todos

ellos,

un

eterno

homenaje

de

mi

parte

porque compartimos inolvidables momentos siempre relacionados con el escultismo.

39


Finalmente, refulge la personalidad de nuestro gran formador y dirigente master scout que todos conocemos y reconocemos, admiramos y llevamos en lo más profundo de nuestra gratitud: el profesor César Piñeda Chacón.

Foto de Ángel César Mendoza Arámburo, tomada por Ricardo García Soto en la excusión efectuada a El Rosarito, B. C. S., frente al Golfo de California, en el año de 1949 ó 1950 después de cazar un par de liebres.

ANÉCDOTAS. Una de tantas anécdotas que recordó el ex-gobernador del estado con su risa entrecubierta por el velo el recuerdo, fue cuando,

en

una

excursión

realizada

por

las

brechas

de

aquellos pueblos del norte, y ya casi a punto de llegar a Santa Rosalía, yendo Armando Trasviña con Simón Romero, el conductor del comando, comenzó a observar sobre la loma que estaba ahí cerca, a eso de las siete u ocho de la noche, unas luces que parpadeaban muy tenuemente por donde el sentido común indicaba que era la Isla San Marcos, la yesera enfrente

40


de Cachanía. Inquieto

Armando

le

pregunta

a

Simón,

que

tenía

por

costumbre tomarle el pelo a cualquiera, lo siguiente: -Oyes, Simón, ¿qué luces son aquellas que brillan allá sobre el cerro? -¿Esas?,

preguntó

Simón,

alargando

el

dedo

mostrándolo

adelante. -Sí, esas, respondió Armando. -Son luces de Guaymas, Sonora, que está ahí enfrente

en

la costa –dijo Simón con la certeza y la austeridad de su rostro ceñudo. Y Armando –sacando la cabeza hacia atrás del vehículo en dirección a la caja donde iban sentados los demás, a cual más ladino, les grita: -¡Ey, muchachos, miren –les dice muy serio, señalando con el dedo las luces y con la noticia quemándole: -¡Allá está Guaymas, Sonora! Y la respuesta fue de inmediato una sonora carcajada que todavía se percibe, ¡verán, mírenla!, por la ingenuidad con que dijo. OTRA ANÉCDOTA Raúl Gibert, en una de tantas excursiones por el norte o sur del ex Territorio, se vació en su cabeza un jarro de miel

41


de

abeja

y

quedó

cual

poste

embarrado

o

cual

colmena

enmielada, dorada toda, probando, además, con la punta del índice lo que escurría de su rostro. En eso, una víbora atraída por el dulzor del almíbar que se

detiene

queriendo

frente

lamer

ese

a

él

como

enbarre,

queriendo abre

su

atacarlo

enorme

o

como

bocaza

para

degustar el pegote, y Raúl, rápido como lince, avienta el bastón puntiagudo que tenía para defenderse de los terrestres o aves, o de cualquier cosa del campo, y lo clava en el centro del paladar del ofidio y cae fulminado como bulto de piedra, desecho. Desde ese momento dejó de ser mentecato en la patrulla en que estaba el amigo Raúl, bonachón, el hazmerreir de la tropa que de ingenuo, palurdo, nadie bajaba, y quedó sólo con uno, no diez, que ya era ganancia, más bien inocente.

42


VÍCTOR MANUEL LICEAGA RUIBAL

Hablando de los tiempos juveniles, o adolescentes o niños, tuvimos dentro del grupo “Huaxoros” una etapa de oro y un personaje

importante,

relevantísimo,

que

destacó

por

su

ingenio y emprendimiento total. Fue el profesor César Piñeda Chacón,

escritor,

educador,

investigador,

y

un

montón

de

quehaceres que poseía y vivía por la calle Independencia en donde teníamos nuestro Club. Todos vivimos con el profesor Piñeda un mundo nuevo y creativo y experimentamos acciones que llegaron a transformar nuestra

vida

y

futuro

con

el

perfil

de

un

mañana

que

vislumbrábamos todos. Tú acabas de decir, Armando, que salimos 2 gobernadores de ese

grupo,

y

los

dos,

de

una

manera

u

otra,

estábamos

imbuidos del espíritu del maestro Piñeda y del ánimo scout. Era un hacer sin fijarse en personas o credos y su afán se movía en torno a las cosas y grupos afines a fin de crear un mejor futuro entre ellos. Él repetía siempre:

43


El scout sonríe ante las dificultades... Creo que en nosotros, los boys scouts de aquel momento, fue determinante la personalidad de Piñeda que nos llevó de la mano por los caminos de lucha, de superación y de empeños en nuestro actuar de los días. Creo que ha sido importante este grupo y para los que con él convivimos. La

figura

de

Piñeda

fue

relevante

y

especialmente

inductora, como fue el accionar del gobernante de entonces, el general Agustín Olachea Avilés, quien colaboró y fue gran avalancha para el maestro Piñeda y para todos nosotros que nos permitió conocer la entidad. Gracias por las enseñanzas de nuestro maestro, dirigente y apóstol para los scouts que nacíamos en esos años lumínicos. Pienso período, donde

que los

tantas

maestro

ese

imperecederos patrullas

Piñeda,

conductos

de

grupo,

del

que

“Huaxoros”,

creamos

y

investigábamos

acceso

para

formaste o

boys

compartimos y

mejores

parte

en

scouts, la

idea

perseguíamos grados

ese

en

una

en del

nuevos vida

inexperta. Esto fue determinante en la marcha constante de nuestras aspiraciones futuras que diariamente perseguíamos a través de pisadas y brincos no siempre gimnásticos. ¡Loor al profesor Piñeda!

44


FRANCISCO MERCADO ROMERO ANÉCDOTAS I

En la gira por el norte del estado, ayer Territorio, al pasar por San José de Comondú, una familia, muy amablemente, nos

brindó

el

desayuno

a

toda

la

cuadrilla

de

muchachos

scouts y era nada menos que machaca, frijolitos, queso y por supuesto, tortillas de harina, ¡olorosísimas! El chofer que nos llevaba era Simón Romero

(tío mío,

primo hermano de mi madre) y en el desayuno con todos y en la primera

tanda

de

tortillas,

mi

tío

no

alcanzó

a

probar

ninguna y en la segunda tanda tampoco, la velocidad con que cada quien devoraba, era única y diestra. Cuando llegó la tercera que formó gran torreta, mi tío se puso listo y atrapó todo el grupo y escupió por el medio y por cada lote de cinco, de tres o de cuatro, las puso luego a su lado y empezó a desayunar muy orondo y taimado. Nadie osó gustarlas ni apoderarse de una.

45


II

En otro viaje de ruta, cuando llegamos a Loreto, se organizó la salida a San Javier, en la sierra. Al regresar, todos sudados y cansados y yertos, lo que queríamos hacer, de inmediato, era bañarnos y perfumarnos el cuerpo, y como no llevaba perfume me di cuenta que Paco Arámburo llevaba un estuche con varios y a escondidas le tomé un pomo que me unté por

el

cuerpo,

bien

distribuido,

y

cuál

seria

la

máxima

sorpresa que el contenido del frasco, ¡era shampoo para baño!

En un altillo del monte, oteando el horizonte, un

grupo

no

identificado

de

scouts

se

ve

señalaban algo que los atrae.

Excursión

a

llamábamos

Todos

Santos

Comando).

A

en la

el

camión

(que

izquierda,

con

lentes, Norma Santa Ana Piñeda, Lucía Salas, Yolanda

López,

Amador,

César

García,

Ángel

Milly Santa César

Santa Ana,

Ana, Humberto

Mendoza,

Arámburo y alguien no identificado.

46

Adelita César

Francisco


Al frente, Samuel Tuchmann y Francisco Mercado Romero. Atrás, Enrique Navarro, alguien más, profesor César Piñeda, y a su derecha, Francisco Arámburo.

Meneando la cazuela, no se ve el rostro de Toño Beltrán, con Francisco Mercado, Álvaro

González

identificados,

Sotelo

en

una

y

otros

excursión

no

a

El

Carrizal en el sur del Territorio.

Aquí

fue,

donde,

entre

otros

scouts,

Paco

Mercado

y

Álvaro González, extrajeron un enorme carapacho que era de un gliptondonte arcaico y gallardo.

“Este

animal,

con

los

armadillos, América.

relacionado actuales

era El

nativo

de

gliptodonte

medía cerca de 3 metros y pesaba

cerca

toneladas,

47

de

1.4 siendo


equivalente en forma y tamaño a un Volskwagen pequeño. Era herbívoro y, por su constitución, se supone que no fue muy ágil. Su defensa contra los depredadores se basaba en su caparazón rígido”. (Animales prehistóricos, Internet)

Excursión a una playa en el norte del hoy estado, Román

por

Pozo,

González

el

Pacífico.

Ángel

Sotelo,

De

César Raúl

izq.

a

Mendoza, Gibert,

der.

Álvaro Ranulfo

Davis, Marcelo Rubio Ruiz, y el de la cruz, Francisco Mercado.

Otra excursión a la playa del Pacífico.

Excursión

a

esperando

la

Ensenada comida.

de De

Muertos

izq.

a

y

der.:

Roberto Yuen (el del sombrero), González Sotelo, Ángel César Mendoza, y otros. Foto tomada por Francisco Mercado.

48


Francisco Mercado Romero, Norma Santa Ana, Francisco Arámburo, Yolanda López y Ángel César Mendoza en el Hotel Los Arcos.

Francisco Santa Borbón

Ana y

Arámburo.

49

Mercado Piñeda, Ángel

Romero, (X), César

Norma Lupita Mendoza


Norma Santa Ana Piñeda

Francisco

“Paco”

Santa Ana Piñeda.

50

Arámburo

Salas

y

Norma


Francisco Mercado Romero, Francisco Arámburo Salas y Ángel César Mendoza Arámburo en el hotel Los Arcos.

51


HUMBERTO CÉSAR GARCÍA

Cuando terminó su carrera de arte dramático, empezada,

o en

dejó México,

a

medias,

D.

F.

con

bien otros

estudiantes paceños que iban a lo mismo, se

entrevistó

con

el

gobernador

del

Territorio entonces y le pidió trabajo para

subsistir

en

esos

días

no

tan

fáciles de vivir sin la cuchara de los, cuando menos, arroz con frijoles. -¿Y

qué

estudiaste?,

preguntó

el

gobernador

para

ubicarlo y adecuar su trabajo. -Yo estudié teatro, le dijo al mandatario de la entidad, muy orgulloso, esperando la colocación similar a sus estudios de escena y telones abiertos. -¿Que, qué?, ¿qué estudiaste que?, ¿cómo?, ¿y dónde te pongo?, ¿para que sirve ese carrera de teatro, cosecha algo o cultivas? -Pues, para hacer teatro con los jóvenes, señor, y con todos, los adultos, niños y viejos. -Pero, pero... refutó el dignatario... ¿qué no es una carrera de putos? -¿What...?

52


ALEJANDRO SOLÍS Y RAMÍREZ

En un lugar tan pequeño es muy difícil hallar a una persona que sea líder de un grupo tan disímbolo y vasto como son los pequeños: niños, adolescentes y jóvenes. Pero, de aquí salió ese guía que fue el profesor César Piñeda Chacón quien

con

esos

generación

de

mozuelos

formó

la

primera

extracción escultista.

El

recuerdo,

a

inicio fines

de

fue, 1941

según

(quizá

en

octubre o noviembre) de ese año lejano. El sitio fue un parquecito donde había ciertos juegos para niños situado frente a lo que es hoy el centro de las “Las Varitas” por la calle Independencia que, según

tengo

entendido,

ese

terreno

pertenecía a la familia Piñeda Chacón. En una acera y al final del terreno había un cuarto pequeño donde el profesor Piñeda iniciaba las reuniones primeras y propició el desarrollo de ese grupo que dio a conocer lo que eran sus pasos. No éramos muchos, quizá unos 10 ó 12. Pasaron dos meses y en diciembre de ese año, deseó que fuéramos todos a una excursión a la Sierra de la Laguna y para ese propósito

53


solicitó al gobierno de entonces un camión del ejército y se lo proporcionaron luego. El camión era de marca REO y era especial para el servicio de transporte de la tropa ya que era todo blindado y atrás de la cabina tenía una lamina semicircular

con

una

ranura

en

medio

para

apostar

la

ametralladora. El chofer era una persona dispuesta que era un conductor de experiencia que conocía bastante bien el terreno de la media península entera. Fuimos y venimos a la sierra y a muchos lugares. Con respecto a la fecha de inicio, habría que buscar entre todos la fecha concreta de los que recuerden tal acontecimiento cimero. Ya casi al final de su vida, el profesor César Piñeda fue objeto de un homenaje y reconocimiento por el mérito de conjuntar a tantos jóvenes a través de esos años primeros. Esa

reunión

se

celebró

para

agradecer

sus

venturosas

enseñanzas y frutos. La reunión fue en los campos de la UABCS con todos los ex–alumnos sobrevivientes. Esto fue (creo) alrededor de los años 1991-92 y pasaron lista de presentes a todos los que a él concurrieron. Espero que mi memoria se luzca.

54


LUIS MANUEL PIÑEDA GERALDO

Mi padre, el profesor Piñeda, contrajo matrimonio con

la

señorita

Consuelo

Geraldo

con

quien

procreó

una

familia integrada por seis hijos, cinco hombres y una mujer, de mayor a menor: César Jorge (Licenciado en Sociología), Hugo

Adán

Economía),

(Odontólogo), Victoria

Víctor

(Secretaría

Enrique

(Licenciado

Ejecutiva),

Aldo

en

Eduardo

(Licenciado en Antropología, maestría y doctorado) y Luis Manuel (Licenciado en Administración y Ciencias Políticas con postgrado en Recursos Humanos). Nació en La Paz, B.C.S. el 28 de noviembre de 1912 y fue bautizado cuatro años después, en 1916, en el mismo mes de noviembre y en el mismo lugar como lo demuestra el documento eclesiástico de bautismo. Falleció 87 años más tarde en el 2003. El profesor Piñeda solía siempre vestir su uniforme con el

grado

de

Master

Scout

que

portaba

en

excusiones

y

ceremonias alusivas del grupo. Cuando salía a excursiones con scouts y lobatos estaba dispuesto a realizar peripecias temibles que los muchachos osaban con arrojo y agallas como bañarse en abrevadero, entre otros. El camión de transporte que nos llevaba ligero, lo llamaban comando.

55


Cuando cumplió 77 años lo celebró entre familia, como siempre, con la circunstancia de que, en esta fecha, decidió posar para la foto, por única vez, sin sus lentes. Cada aniversario que cumplía, como el octavo séptimo, el último de su vida, lo festejó asimismo en compañía de sus hijos y de la familia completa. Un altar de muertos fue realizado por los alumnos y profesores

del

Colegio

“Anáhuac”

pocos años después de su óbito.

56

en

memoria

del

profesor


ARMANDO TRASVIÑA CASTRO

Llegué a los “Huaxoros” a una edad muy temprana. Creo que empecé a los 6 años, o antes, pero conservo imágenes indelebles de esa época venturosa. En 1963 ó 64 me uní a los

scout

como

el

más

pequeño

de

la

patrulla de los lobatos imberbes. El Prof. César

Piñeda

reuníamos

era

todos

el los

jefe

de

sábados

grupo en

su

y

al

principio

casa

de

la

nos

calle

Independencia. El cuarto donde jugábamos mi primo Aldo Piñeda y muchos más, antes de que iniciara la reunión de la tropa, tenían ventanas hacia la Escuela Primaria “18 de Marzo” en donde asistíamos durante la semana. Desde allí podíamos ver su patio interior –desierto los sábado- y planear correrías entre los cerros de sillas apiladas bajo el foro del patio y proscenio. Después invadíamos el patio de la casa paterna, frente a la enramada y corredor, y la casa se llenaba de gritos de los mas pequeños corriendo mientras la tropa se organizaba

alrededor.

Eran

tardes

de

juego,

diversión

y

recreo infantil, controlado por las reglas del escultismo y, en gran medida, por la inventiva del Prof. Piñeda. De allí mi mente revuela a la reunión donde juré ser Lobato frente a una

57


fogata inmensa y toda la tropa de Scouts -creo que en el estero llamado Enfermería- y aún se me hace un nudo en la garganta. Esta fue una época breve, sólo pertenecí a esa tropa un par de años nomás, pero marcó mi vida para siempre. Del Prof. Piñeda aprendí a trabajar en equipo y el gusto por leer el “Libro de la Selva” y conservo una extraña obsesión por aprender nudos complicados. Hasta ahí mis recuerdos.

58


ARMANDO TRASVIÑA TAYLOR Anécdotas

Cierta viajando

ocasión,

en

el

camión

de

transporte de los llamados “Huaxoros”, suceso

ocurrió

que

a

este

continuación

les relato: En el camión de redilas de nuestro útil comando, que, por cierto, eran bajas, en la parte trasera que esta caja tenía y donde todos viajábamos, unos 15 púberes, una larga bancada a ambos lados mostraba. El maestro

Piñeda

que

conocía

bien

a

ese

grupo

de

chicos

pequeños que no pasábamos más de doce años, o trece, les advirtió a tiempo al intentar acomodarnos atrás, en la caja: •

¡Tengan hacia

mucho

el

cuidado,

frente,

es

muchachos, peligroso,

no

vayan

todos

a

pararse

sentados,

por

favor, ¿de acuerdo? Y se montó a la derecha del conductor que nos guiaba, Simón

Romero,

como

siempre,

en

donde

solía

explorar

la

angosta y curva rodada con el promontorio de arena en el medio donde dan cabida a los cuatro neumáticos negros.

59


Al seguir el trayecto y a los pocos kilómetros de avanzar por la brecha hasta el pueblo ignaciano donde –según dicenla pereza cundía, me puse en pie frente al grupo junto a la comba cabina que singularizaba el vehículo y quedé con la vista fija, de frente, recibiendo el golpe del viento que aplanaba

mi

escasa

y

rala

melena,

mientras

el

camión

cabriolaba por la senda sinuosa, polvorienta y meneada. Pasé así los minutos entrecerrando los ojos para evitar que el venteo me restirara la risa, cuando, de pronto, un alambre tendido hacia el poste de concreto fundido, bien tenso del lado, pegó sobre el rostro que iba garboso y me lanzó por los aires

como

a

5

metros

de

ellos

y

todos,

los

demás

observantes, me vieron caer en la abultada arenisca a la mitad de la brecha. Todos, en un sólo bramido, advirtieron el grave y fatal accidente que dejaba atrás percutido, postrado y tundido, metros atrás, en el medio abultado a un rebelde “Huaxoro” mientras el camión se frenaba. Rápidamente salía de él,

excitado,

el

profesor

que

era

el

guía

responsable

y

juicioso. Al escuchar el rotundo y total alarido, los frenos chirriaron y paró los de hule, en tanto el master, turbado, y por demás angustiado, adivinó el contratiempo, y con los ojos de pánico, dejó de pronto la puerta y se dirigió al abatido que se incorporaba calmoso, sacudiéndose los shorts de la arena menuda. Con los ojos revueltos y multitud de preguntas,

60


al ver la sonrisa del aquel saporreado, lo acribilló a mil preguntas, amenazas y apremios con el temor en voz alta que del espanto salía. El

cable

tendido

del

poste

a

la

orilla

de

la

rústica

brecha, topó las narices y el canal de los ojos y lo expulsó hasta la pila del colchón arenoso a cinco metros atrás por los aires que había. Si el cable se hubiera encajado en el cuello del intrépido scout, el relato del hecho hubiera sido de esquela o una crónica fría de un periódico diario y voceo por las calles. Pero,

esta

ocurrencia

que

marcó

la

torpeza

en

grado

subido, no fue, como podría, el postrer de la fila, no, hubo otros y muchos, y aquí está la segunda que siguió a la del cable. II En una excursión que tuvimos a la misión encumbrada de san Francisco Javier, por la sierra, más arriba de Loreto, donde hay pinturas rupestres y algún rancho dejado de la mano de Alto,

por

vericuetos

sin

vera

para

ascender

a

la

villa,

nunca, nunca, debió haberme espetado el master scout con el mote de “enclenque” o “canijo”, que significa esmirriado, enteco o enjuto o consumido de a tiro, porque era un reto eminente

y

riesgoso.

Pero,

me

lo

merecía.

La

palabra

me

instaba a demostrar lo contrario y habría de hacerlo así,

61


aunque significara imponer el desorden mayúsculo, pero yo me sentía calumniado de a tiro, me movía a realizar el trayecto primero, antes que nadie, y me propuse efectuarlo, de manera que aquello no debía de olvidarse e imponer una marca ni siquiera pisaran, es decir, el enclenque debía de imponer todo un récord, llegar antes y bien, era el gran desafío aunque causara estridencia, ¡qué importa! Demostrar que el enclenque era un lince o gacela, era urgente y preciso, la injuria es un fuete y la mofa una vara que exigía como prueba una acción ofendida, un pronto reparo. Pero, enclenque sonaba a bochorno, justificaba lo que era sentir el asombro y el trance

de

algo

funesto

que

sobre

los

hombros

caía

y

se

despeñaba hecho trizas. Yo sabía, o más bien intuía, que algo en ello me iba, que desbarataba el precepto que la regla rasgaba y desquiciaba de todo el orden debido, y era como invitar a la cubierta el mareo, al desequilibrio y la hija. -¿Me dijo enclenque?, repuse, ora verás lo que hace un enclenque. Quizá el maestro Piñeda dijo tal adjetivo para acarrear el respeto e imponer la obediencia, como fuera, para que el grupo imitara y no repitiera. Y rebasé la patrulla, y a paso de ruta, seguí hasta el poblado y me trepé al campanario de la torre del templo y

62


festiné, como necio, el hacerlo primero y llegar victorioso antes que nadie, la pañoleta blandía en signo de triunfo y mostraba un récord estúpido y necio, de enclenque y de flaco, pero de espíritu sólido. Cuando llegó, de nuevo, el retorno del viaje, volví a tomar la vanguardia y adelantar el sendero por rutas deformes que, según yo, derrotaba, y ganaba tiempo al tiempo en su cara. Me extravié, por supuesto, y el sol me quemaba y el sudor me curtía hasta llegar a tirarme con agobio en arbustos y falto de algo, de alimento y de agua, me postré en la vereda y descansé como pude. No amainó mi propósito y seguí el recorrido, sabiendo, inclusive, que era equívoco y loco. Debía de llegar a la meta con vida y arrestos, con todas las fuerzas

que

ya

no

tenía,

y

logré

reponerme

después

de

intentonas y por nuevos atajos recuperé mis agallas no bien hospedadas. Corregí los desvíos y llegué con fatiga hasta el fin de la meta, con notable ventaja con el resto del grupo que caminaba con tiento, como deben ser las pisadas que todo scout las procura. Lo festejé y presumía, lo alardeé, pero una endeblez y una acidia rotulaba mi éxito, me vencía de todo. Pero fui, terco y tozudo, el primero de todos, y el enclenque, vencía. Más que estúpido.

63


Lo que habrá sufrido el maestro con postura tan hosca del indócil pre-púber, levantisco e impuro, que todo invertía, desarreglaba y tundía.

III

En una excusión que efectuamos al paraje costero por la costa del golfo, El Rosarito, llamado, por el camino a Las Cruces o al rancho de El Coyote, frente a la isla Cerralvo, encontré un acantilado donde, desde las rocas de arriba lisas y llanas como atalaya poética, escuchaba y veía el reventar del estruendo que ocasionaban las olas en ese altar de la costa, de estrépito hueco y de hondo pujido de los ruidos costeros que hurgaban las piedras y amontonaban murmullos. Ante ese grito de olas, de rocas y espuma, nació la idea de hacer un poema no hecho que no tenía ni idea del contenido y fachada, sólo quizá la lectura de algún libro de versos que adornaba la sala del teatro “Ibó”, nada más. Contaba 14 años y

ante

tal

espectáculo

surgieron

los

versos

que

ahora

recuerdo y la eventualidad los retiene, y dicen así con todos sus ripios: GOTAS DE MAR Hiere la espuma del tenaz oleaje Al cantil socavado con estruendo Y ese polvo de mar forma celaje

64


De gotitas de amor que van cayendo. Son gotas de cristal que al mar revuelto Retornan tristes por su ideal perdido, Son gotas de cristal que al mar han vuelto, Son lágrimas que caen en el olvido. Primer poema escrito en El Rosarito, B. C. S. a los 14 años de edad en una excursión que tuvimos con el Club de Exploradores “Huaxoros” a ese lugar y publicado en el boletín No. 1 del Ateneo Bajacaliforniano Prometeo en 1948.

En esa misma excusión y en ese mismo paraje, peligroso, por cierto, y difícil, de sobra, frente al mar, y con un bulto de rocas donde estallaba el oleaje, ocurrió algo que aún conmociona y sacude, a pesar de los años formados por tallas. Había espacio en el mar entre el paso de rocas donde el oleaje estallaba, y un buen amigo y yo, Toño Beltrán, decidimos,

al

fin,

traspasarlo,

nadar

entre

ellas,

las

piedras y lajas, y sin pensarlo dos veces, nos introducimos al

agua

bravía

y

tronante

bajando

la

falda

de

la

roca

vidriosa y elevada cual cerro de grado y concurso. Y al estar allá abajo, sentimos la fuerza del agua que entraba en el zanjón de las piedras, algo así como el pubis que dejaban los muslos

redondos

y

pétreos

al

aire

templado,

se

movía

y

agitaba y, Toño, nuestro amigo, de 13 años, apenas, y de muy baja estatura, siempre lo ha sido, se le agotaban las fuerzas entre el gran pedrerío con forma de bolas resbaladizas y

65


húmedas, lo zarandeaba, no podía salir y braceaba con todas sus penas, cuando escuché: -¡Ayuda, ayuda¡, ¡me hundo, Armando, pierdo las fuerzas! Y cómo, ¡no sé cómo!, me acerqué a su organismo, lo así de los brazos, y con el ímpetu arriba que los dos reuníamos a penas y apenas, logramos vencer la corriente de las olas furiosas

y

alcanzamos

las

piedras

por

donde

los

dos

nos

cogimos, trepamos paredes de la lisa muralla, junto al mar, que chocaba y rugía delirante y frenético y loco. Al sentirnos seguros en lo alto del muro desde donde observábamos, nos juramos, por nuestra vida, no decir ni pío a la almohada de esta eventual peripecia que pudo ser de ambulancia. Y no fue la P de postrera ni la F de fin, hubo otras, muchas otras de lerdos polluelos. A cual más bravo de todos. Pero, en fin, hasta hoy lo comento. En este plácido entorno, y no tan plácido a veces, de los 12 y los 15 de una vida confiada, organizamos cinco patrullas

con

nombres

sonoros

de

parque

zoológico

y

de

animales lucientes. Se formó –no fue sencillo- toda una gran dinastía que marchaba marcial y lo hacía diligente a lugares distintos del Territorio nativo de visita o estudio, de saber y cultura o acercamiento curioso y promociones sociales y eventos artísticos.

66


Así fuimos, entre otros lugares, a estos que enlisto: 1 – A El Rosarito. 2 – A Las Palmas (hoy Fidepaz) 3 – A Chametla. 4 – A Enfermería, 5 – Al Palmar de Abaroa. 6 – A Ensenada de Muertos. (Bahía de los Sueños) 7

Al

arroyo

extrajimos

los

de

El

restos

Carrizal de

un

(donde

gliptodonte

molares) 8 – A Todos Santos. 9 – A San Bartolo. 10 – A San José del Cabo y Cabo San Lucas. 11 – A San José de Comondú. 12 – A San Miguel de Comondú. 13 – A San Isidro. 14 – A La Purísima. 15 – A Loreto. 16 – A San Javier. 17 – A Santa Rosalía. 18 – A la isla San Marcos. 19 – A San Ignacio.

67

localizamos y

y

varios


20 – A la Sierra de la Laguna y al picacho mayor.

Por la amistad y cercanía de la familia Piñeda con el gobernador de ese tiempo, general Agustín Olachea Avilés,

(1945-1958),

se

contó

con

el

respaldo

de

la

administración treceañera que fue para el Club y para el master scout César Piñeda, un gran apoyo y firmeza. Se realizaban, incluso, reuniones sociales o tardeadas de baile,

en

residencia

el

patio

privada

llamado del

“Las

entonces

Bugambilias” mandante,

de

la

frente

al

kiosko de la explanada del malecón en La Paz en la esquina que forman las calles Álvaro Obregón y la 16 de septiembre. Ayer fue restaurante y hoy es el Museo de la ballena que existe ahí. Así corría nuestra vida en ese entonces de lujo.

68


VII EL POETA La Biblioteca de la Unidad Cultural “Profr. Jesús Castro Agúndez”

lleva

el

nombre

del

poeta

paceño

Filemón

C.

(Cecilio) Piñeda, padre de César y hermanos. Por su amor a los

libros,

nunca

fue

mejor

nominada

por

encargado

de

esa

agenda

de

libros. José

María

López

Coronel,

la

edición

del

Boletín Oficial del gobierno del Territorio, publicó a partir del

30

de

abril

de

1928

la

revista

mensual

“El

Mes

Literario”, donde tuvieron cabida leyendas locales, ensayos de él mismo y poemas altivos de Filemón C. Piñeda

Por

consecuencia, poeta hace poeta, el maestro Piñeda escribió poesía que declamó y publicó en periódicos locales. Como ponerse a pintar, escribía y publicaba, tanto verso cual prosa, e investigaciones históricas que realizaba en los muros rupestres de San Francisco de la Sierra donde, no sólo indagó las pinturas, sino otros vestigios de culturas remotas en la zona serrana de San Ignacio, a un lado y arriba. Queda en el casto recuerdo un verso extraviado como imagen de estrofa, quizás, hoy sin pisadas: En el espejo biselado del estero...

69


VIII EL DECLAMADOR Acostumbraba a declamar los poemas de su padre y de otros sobre todo el poema “Cálida Fórnax”, (Horno caliente), entre otros,

versión

hoy

descartada

del

nombre

original

de

la

península atribuido a Hernán Cortés casi a mediados del siglo XVI (1536). El

maestro

poemas

en

Piñeda,

al

reuniones

mismo

tiempo

diversas,

que

declamaba

recitales

o

sus

ceremonias

patrióticas, promovía la recitación entre los alumnos, así como hacía concursos literarios y de arte dramático entre aquellos que congregó en su misión escultista en el cuerpo de exploradores “Huaxoros” afiliado al movimiento británico en donde

está

su

obra

cimera

de

carácter

creativo

con

una

generación de sudcalifornianos hasta entonces oscura. Sus más celebrados poemas que él interpretaba eran, además de Cálida Fórnax, de su padre, los siguientes: El Seminarista de los Ojos Negros, La Chacha Micaila, Mamá, soy Paquito, Las Abandonadas y Yo soy Garrick, entre otros. El

maestro

generación notable

de

Piñeda, Alán

memoria

con

como

declamador

Gorosave, cuyo

otro

nombre

pertenece

declamador convocan

a

a

mulegino un

la de

certamen

poético que anualmente lo evoca en su tierra nativa, Mulegé, en Baja California Sur.

70


El

alguno

de

tantos

certámenes

que

el

maestro

Piñeda

convocaba en su círculo scout y bisoño, recuerdo dos, al menos, en donde resulté ganador en un concurso poético: el Día de las Madres que obtuve como premio un libro que quedó acomodado en algún anaquel de la casa y hoy aroma disperso como un jazmín aromático que floreó hace muchos decenios. Y unos años después, ya en la edad quinceañera, obtuve la Flor

Natural

en

Primavera

que

entre

séquito

un

fue

un

concurso

entregado de

mozas

literario frente

que

miembros todas del Club rozagante. He aquí la foto:

71

a

fueron

con

motivo

Palacio

de

testigos

de

la

Gobierno de

ello,


La reina de la Primavera era, en ese entonces, la Nena Tuchmann,

y

en

el

fondo,

a

la

derecha,

Concepción Castro Carrillo, después de Trasviña.

72

se

encuentra


IX LA AGRUPACIÓN FEMENINA LAS GIRLS SCOUT

El grupo femenino del Club de Exploradores “Huaxoos” integrado por más de 20 muchachas que se llamaban Girl Scout en el grupo, era comandado por la profesora Estella Piñeda de Santa Ana (hermana de César) y no efectuaba excursiones, pero era un par importante del grupo de varones en la organización escultista

en

la

organización

de

festivales

artísticos,

recreativos y culturales. Con ellas se organizaban funciones que se presentaban en La Paz y en algunos otros lugares fuera de la sede, como Todos Santos, por ejemplo, siempre con apoyo de lado. Sonaba en aquellas veladas la zarzuela “Las Leandras” (1931) que es la que más funciones ha tenido en el mundo. Pichi, es el chulo que castiga, Del Portillo a la Arganzuela, Porque no hay una chicuela Que no quiera ser amiga De un seguro servidor. Y en esas memorables presentaciones que se paseaban por otros llamada

sitios

del

“Bonita”

otrora (1942)

Territorio, de

Luis

73

cantaba

Alcaraz

y

la

canción

José

Antonio


Zorrilla, música y letra respectivamente de ambos,

que dice

así:

Bonita, como aquellos juguetes que yo tuve en los días infantiles de ayer. Bonita como el beso robado, como el llanto llorado por un hondo placer. Y tantos actos que están incluidos en los programas de mano que siguen. Las danzas que presentábamos eran coreografías de la misma profesora Piñeda o del bailarín profesional Rael de San Barrón, que en otras ocasiones auxiliaba. Los programas de algunos de estos eventos fueron cedidos gentilmente por Lupita Isáis Famania que se organizaban en la época a partir de los años 40. En

la

siguiente

foto

están

reunidas

algunas

de

las

muchas doncellas con el profesor Piñeda en las afueras del Teatro

“Ibó”,

pequeña

sala,

donde

se

presentaban

eventos que han caído en los surcos del tiempo.

74

algunos


Atrás, de pie, Silvestre Olivas Peraza, Norberto Flores Mendoza, Félix Alberto Ortega Romero y alguien no identificado. Sentados: +++, +++, el profesor Piñeda Chacón, Marilú Estrada Ruibal, +++ y Margarita Rodríguez, a la entrada de la Sala “Ibó”. Otra foto donde se ven más mozuelas de ese grupo lozano.

75


Mina Tuchmann, Maruca Romero, Lupita Isáis, Marilú Estrada Ruibal, +++, +++, Ramona Briseño Rodriguera, Elvia Montaño, Angélica Osuna, Ma. de Jesús Flores, la Nena Gastélum y Concepción Castro Carrillo, a la entrada de la Sala “Ibo”, junto a la Imprenta del Gobierno a la derecha. LOS PROGRAMAS ARTÍSTICOS Estos programas se conservan en el álbum familiar de Lupita

Isáis

Quintanilla)

Famanía y

los

(Sra.

publicamos

cortesía de ella.

76

Guadalupe

Isáis

ahora

primera

por

Vda.

de

vez

por


ATENTA INVITACION El Gabineta Scout del Club de Exploradores “Huaxoros” de esta ciudad, se honra en invitar a Ud. (s) a la 3ª. Asamblea Solemne que se verificará en su propio edeficio el día 24 del presente a las 17.30 dedicado con todo respeto a nuestra Bandera Nacional, bajo la siguiente orden del día: 1.- Apertura solemne por el presidente scout, joven Armando Trasviña Taylor. 2.- Presentacion de invitados de honor y madrinas Scout. 3.- Solemne inauguración del Monumento a la Bandera del Club por el C. Gobernador del Territorio Gral de Div. Agustin Olachea Avilés. 4.- “Promesa Scout” Juramento tomado ante la Enseña Patria por el Master Scout, Profr. César Piñeda Chacón. 5.- Condecoraciones a la Lealtad a los Scouts Rafael Castro Vásquez, y Francisco Arámburo, así como Estrellas del Servicio a los Scouts que lo ameriten.- En Exaltación patriótica la joven Scout Gloria Ruiz Castro declamará un bello poema. 6.- Himno Scout No. 3.

77


7.- Entrega de premios a los vencedores en el Concurso Privado de Literatura como exaltación cívica. 8.- Ejecución al piano por el Scout Francisco Arámburo. 9.- Actuación especial de la joven Scout Lupita Isáis F. 10.- Entrega de premios a la Patrulla triunfadora en el concurso de equipos y uniformes por las Madrinas Scouts. Sra. Ana Borbón de Olachea y Sritas. Laura Cornejo E. y Ma. Teresa Ruffo Azcona. 11.-Asuntos Generales y Tribuna Libre. 12.- Himno Nacional. La Paz, B. C. a 23 de Febrero de 1949. COMITÉ CULTURAL

EL PRESIDENTE SCOUT

EL MASTER SCOUT

===================== Armando Trasviña (Firma al calce)

=================== César Piñeda Chacón (Firma al calce)

78


El Club de Exploradores se complace en invitar a Ud. (s) a la celebración del 5to aniversario verificándose en el salón de actos de su propio edificio el domingo 28 a las 17 horas. La Paz, B. C. a 23 de nov. De 1948. La Comisión.

RECEPCION Yolanda Estrada Nena Gastélum Silvestre Villa Peraza Francisco Arámburo S. OBSEQUIO Yolanda Estrada R. Nena Gastélum Margarita Rodríguez

79


Ma. Luisa Navarro Yolanda López A.

BASTONERO El Master Scout Profr. César Piñeda Chacón PROGRAMA I.- “Lealtad y Constancia” Disertación alusiva del Master Scout, Profr. César Piñeda Chacón. II.- “Para Elisa”, ejecución al piano de la joven Scout, Nena Gastélum. III.- Lectura de una composición de Angélica Osuna. IV.- “Vieja Luna”, canción por el joven Humberto Salgado. V.- “Tea for Two”, ejecución al piano del joven Scout, Norberto Flores M. VI.- “Peregrina”, canción por la joven Scout Lupita Isáis. Acompaña al piano el joven Scout Enrique Navarro O. VII.- Participación del joven Scout Félix Alberto Ortega, Presidente del Club, ofreciendo una canción. VIII.- Cambio de Mesa Directiva con ceremonia especial al estilo Scout así como entrega de diplomas y condecoraciones por el C. Gobernador del Territorio, Gral. de Div. Agustín Olachea Avilés. IX.-

Himno Scout No. 3 “Siempre Listos”

80


(Vuelve a comprobarse con este documento-invitación que, si en 1948 se celebraba el quinto aniversario de la organización escultista, es de 1943 su origen.)

CLUB DE EXPLORADORES “HUAXOROS” AGRUPACIÓN JUVENIL LA PAZ, BAJA CALIFORNIA AÑO V

FUNCIÓN V

FUNCIÓN POPULAR PRESENTADA POR LOS MUCHACHOS Y MUCHACHAS DEL CLUB DE EXPLORADORES “HUAXOROS”

81


quienes lo ofrecen a beneficio del CUERPO DE POLICÍA, como colaboración al PRI., y Junta de Acción Cívica. JUEVES 27 DE MAYO A LAS 8.30 EN EL TEATRO “JUAREZ”

PROGRAMA PRIMERA PARTE 1.- Solemne presentación de “Elvia I”, Reina de los Juegos Florales de la Juventud Scout. 2.- Prólogo de Fiesta. Presidencia Scout. Joven José Alberto Ortega Romero. 3.- Obertura por la orquesta.

82


4.- “Voces de Primavera” la Corte de Honor.

Johan Strauss. Vals ejecutado por

5.- Solemne entrega de diplomas otorgado por el Club al mejor poema a la madre. 6.- Presentación de composiciones musicales piano por el autor joven Norberto Flores M.

ejecutadas

al

“Elvia” dedicada a su Graciosa Majestad. “Desagrado”, música del mismo autor y letra del joven Scout Armando Trasviña quien la cantará esta noche. 7.- Canciones vernáculas por la joven Scout, Ma. Guadalupe Isáis. 8.- “Himno Scout”. SEGUNDA PARTE Y FIN DE FIESTA I.- Pieza de música por la orquesta. II.- Serie Poética. Discurso oficial. Profr. César Piñeda Chacón. a).- “Amor de la Selva”

José Santos Chocano.

b).- “Del Amor al Dolor” Luis Rosado Vega. c).- “Soñé que era Muñeca”

Luis G. Bayardi.

III.- “Danza Húngara” Bramhs. Bailable por la joven Scout Yolanda López. IV.- Canciones populares. Hermanitas Jordán. V.-“La Macarena”, bailable por la joven Scout Amelia Ortega Romero. VI.- “La Paloma” Federico Chopin. Ejecución al piano de Enrique Navarro O. VII.- “La Bamba”, conjunto folklórico de parejas Scouts.

83


VIII.- Himno Scout No. 3 “Siempre Listos”, cantado por la tropa escultista.

CUADRO ARTISTICO DEL CLUB DE EXPLORADORES “HUAXOROS” ========================================================== PRESENTACION XIV AÑO VIII ==========================================================

84


Se complace en ofrecer a ustedes a su XIV presentación artística con un PREMIER DE GALA en el Teatro Juárez el jueves 23 a las 8.30 horas ofreciéndole un programa artísticamente (confeccionado) para todas las posibilidades DESEANDOLES UN FELIZ Y PROSPERO AÑO NUEVO. (Esta presentación pudo ser efectuada en dic. de 1951 por el AÑO VIII que señala el inicio del club de exploradores “Huaxoros” en 1943.)

EN ESCENA LA DIVERTIDISIMA COMEDIA EN UN ACTO DE MARIANO BARRANCO TITULADA DELIRIOS DE GRANDEZA CON EL REPARTO SIGUIENTE: Ruperta Marquesa Adela Lola Lucas Mariano Pérez Suárez Castro

Ma. Luisa Navarro Celia García Adelita Amador Natalia Pozo Ángel César Mendoza Rubén García J. Trinidad Cota Armando Trasviña Enrique Navarro 85


Martínez López Toribio Norberto Carmelo

Francisco Mercado Ranulfo Davis J. Jesús Arámbula Norberto Flores Humberto Salgado

Un Caballero que no habla LA ACCIÓN EN LA PAZ ÉPOCA ACTUAL VARIEDADES 1.- Conjuntos artísticos I.- “Alabanza a Cuauthémoc” En escena 12 personajes: Sacerdotes, Indios y Danzantes.

Cuauthémoc,

Guerreros,

II.- “Lindo Michoacán” En escena 15 personajes. Guarecitas, Pescadores de Pátzcuaro y gente del

pueblo.

III.- Escena de Buenos Aires. Pallado, Rubén García, cantando los tangos “Nostalgia” y “Mocosita”, pareja Alicia Lara y Jaime Tuchmann, bailando el tango “Cumparsitas” “Motivo Sentimental”, poema. Profr. César Piñeda Chacón. IV.- “En un Mercado Persa” obra clásica ejecutada al piano por el Profr. Pedro Peláez y con una descripción anímica del tema. En escena. PRINCESA Norma Santa Ana. CALIFA Ranulfo Davis. MERCADERES Beduinos, prestidigitadores, encantadores de serpientes, samaritanos. V.-RITMOS DE BRASIL “Cumana” Samba.- Ma. Luisa Carrillo. “Tico, Tico”, Conjunto Bailable. “Brasil”, Trío Remembranzas.

86


NÚMEROS ESPECIALES I.- La Violetera. Couplet. Lupita Isáis. II.- Danza del Fuego. De Falla. Concierto de piano Cooperación del joven pianista Norberto Flores, Estudiante de la Universidad nacional. III.- Reaparición del Trio “Remembranzas”, Humberto Salgado, Armando Trasviña, Rubén García, cantando.

87


MONA LISA RÍO COLORADO. IV.- EN LAS PLAYAS DEL HAWAII Baile hawaiano y un conjunto V.- BATIRI Mambo Baile moderno María Luisa Carrillo y Jaime Tuchmann. Como Uds. ven, un programa completo y alegre. NO FALLEN ESTA NOCHE AL TEATRO JUÁREZ DECORACIONES Y VESTUARIO NUEVO PREFERENCIA LUNETA GALERIA

4.00 2.00 1.00

88


PROGRAMA: I.-Prólogo teatral. a).- Presentación del cuadro por el Sr. Luis Salas S. b).- Conjunto coral entonando el Himno Scout No. 3. Autor Profr. Pedro Peláez M. II.- Jocoso sainete cómico “El Sexo Débil” (Original de Antonio Ramos M., en dos cuadros, bajo el siguiente reparto: Nati Patro Lorenzo Cayetano

Yolanda López Margarita Rocha Armando Trasviña T. Luis Rocha 89


VARIEDAD III.- ESTAMPAS MADRILEÑAS. a).- “Madrid” Shotis. Yolanda López, Margarita Rocha, Raquel Castro, Carmen Gastélum, Maruca Romero, Estela Beltrán, Estela Serrano, Armando Trasviña, Salvador Aragón, Ranulfo Davis, Francisco Arámburo y Luis Rocha. b).- “Luna Lunera” Canción Española por Armando Trasviña y Rubén García. c).- Jota Aragonesa ejecutada por la joven Scout Norma Santa Ana. IV.- FANTASIA TEHUANA “Noche de Estrellas” trio “Las Perlitas” Lupita Isáis, Lupita Gibert, Ma. Luisa Navarro, Yolanda López, Adelita Amador, Angélica Osuna, Yolanda Vives, Estela Beltrán. b).- “La Burrita” Caracterización Folklórica, por un grupo de Lobatos Scouts. c).- Actuación especial de Lupita Isáis, cantando bellas canciones. b).-Presentación Artístico.

del

Conjunto

Musical

del

Cuadro

V.- CUADRO ORIENTAL a).-“Danza Turca”, arreglo de la Sra. Stella P. de Santa Ana. Danzan: Gloria Ruiz, Angelita Aragón B, Lucía Salas, Norma Santa Ana, Ma. Luisa Navarro, Socorro Hidalgo, Concepción Castro y Lupita Isáis. VI.- CUADRO FINAL. – Himno Scout paceño, entonado por los jóvenes Scouts, música del profesor Luis Siglo Figueroa y letra del Profr. César Piñeda Chacón.

90


ADMISIÓN: -

Luneta General $ 2.00 Galería 1.00 Medias Pagas.

91


X EL PINTOR El profesor Piñeda pintaba. Era común observar colocar su atril en canillas, o bien en la parte exterior de la sala “Ibó”, o bien dentro de ella. Cuando lo hacía afuera, generalmente estaba creando un perfil de ese parque, cuya parte de atrás era un muro elevado donde se ve la primaria “18 de marzo”, la pendiente empedrada que se

dirige

al

malecón

y

un

oasis

de

palmas

donde

hoy

permanecen los autobuses urbanos o bien un pedazo de aquel malecón bienhadado donde podía observar el espejo biselado del estero, como dijo en un verso feliz. Más de una vez observamos colocar ese lienzo sobre un marco

cuadrilongo,

recreaba

el

motivo

y

con

del

el

lápiz,

paño

con

primero,

un

sin

fin

bosquejaba de

o

colores,

siempre con óleos, le daba tono y figura y encendía la manta estirada como piel con pomada. De su pincel y paleta brotaban temas diversos que la naturaleza ofrecía o inspiraciones patrióticas o legendarias escenas,

pero

él

era

finalmente,

un

pintor

naturista

y

campero y agreste, es decir, lo que la naturaleza mostraba a ojos vista, y muchas veces didáctico, muchas.

92


En 1972 obtuvo el primer lugar en el concurso de diseño del escudo del municipio de La Paz que es el que actualmente conserva y es el siguiente:

“El águila estilizada -dice la descripción- representa a la Patria que muestra a la nación mexicana y al mundo la historia y el potencial económico del municipio de La Paz. La

espada

y

la

cruz

motivan

el

conocimiento

de

la

conquista y la evangelización de esta zona. El marco dorado que oprime entre garras el águila y marco, simbolizan la riqueza de las minas cerreras de este municipio, cuyas reservas están en posesión del Estado para el futuro de México. La

franja

azul

simbolizan

la

zona

abundancia

excesiva

de

costera de

crustáceos, moluscos y En

la

mitad

la

del

orilla del

las

con

los

municipio

variadas

peces

paceño

especies

de

allí

con

la

peces,

mariscos. plano

interior

se

muestran

dos

rectángulos: en el de la izquierda, en el año de 1535, fecha del descubrimiento del Territorio y de la ciudad de La Paz, y

93


en

el

de

la

derecha,

en

el

año

de

1697,

se

inició

la

evangelización de la California. La carabela de la conquista se

perdió

registros,

tras

los

está

tiempos.

un

sol

En

apagado

el

centro,

que

uniendo

simboliza

el

estos pasado

histórico y harto. En la mitad inferior se expresa patente el presente que, en el año de 1972, marca la era municipal. La rueda dentada simboliza

el

sol

del

progreso

que

ilumina

feérico

la

municipalidad de La Paz. Expresa su lema “Paz y Progreso”, mostrándonos las voces de origen latinas Coellum, aqua et tellusque valde dona, expresando con ello todo el potencial de su área con su cielo, su agua y la tierra buena y profusa. Finalmente, cuatro

perlas

los

rayos

visibles

que

potentes

iluminan

simbolizan

las

el

Esta

cabezas

de

de las

delegaciones de hoy: San Antonio, San José, Santiago y Todos Santos”. Se dice, por otro lado, que ganó el concurso del escudo del estado, pero en una carta firmada al profesor Eligio Moisés

Coronado,

cronista

municipal,

dice

el

maestro

lo

siguiente: “Existe el antecedente de que en el año de 1962 se convocó escudo

a

un

oficial

concurso del

Territorial

Territorio,

94

para

elaborar

habiéndose

el

elegido

nuevo

el

que


presenté

yo,

(abajo

expuesto)

pero

no

se

determino

absolutamente nada”. Lo cierto es que, el Congreso del estado con fecha 10 de noviembre de 1975, creó la Ley sobre las Características y el Uso del Escudo del estado de Baja California Sur y determinó el que observan, casi igual al otro:

Los cuadros de obras que hizo fueron... ¿cuántos?... muchos...

¿dónde

están

ahora?,

¿en

la

familia?,

¿con

los

hijos?, ¿con sus amigos?, ¿o están en el cofre cerrado del bodegón

del

olvido

recibiendo

el

polvo

del

tiempo

y

desgastándose todos?, algún día, todos ellos, esperamos, con

95


espíritu serio, o con el ánimo de mostrar su cara pintura y colocarla en su sitio, podrá hacerse una muestra, no de un maestro pintor, ni de un pintor y maestro, sino de alguien que fue, o pudo ser, un edificio del arte, y quedó como simple creador de invenciones. Algún día.

96


XI EL INVESTIGADOR HISTÓRICO

Fue un investigador histórico de las pinturas rupestres de la zona de San Ignacio, al norte del estado, y de la zona específica de El Carrizal, hacia el sur, en donde excavó los vestigios de un gliptodonte y molares. César

Piñeda

mostró

y

dejó

constancia

expedita

de

sus

indagaciones y búsquedas por estas lugares inhóspitos. Con material audiovisual, fotos, voces y música, llegó a presentar, no una, sino en muchas ocasiones, sus recorridos serranos, no sólo de lienzos rocosos, sino de otros vestigios de

la

pinta

silvestre,

empatando

con

ello

lo

que

otros

hicieron, antes y ahora, como los Gardner, los Diguet, los Jordán,

los

antecesores

Harry

Crosby,

ilustres

los,

que

Hambleton,

aportaron

tantos

sus

otros,

luces

en

antropólogo,

ex-

investigaciones cimeras. Dice

Aldo

Piñeda,

hijo

del

maestro,

director del Museo Regional de Antropología fundado en marzo de 1981: “... estoy orgulloso de ser el hijo de César Piñeda, quien

luchó

por

años

para

lograr

uno

de

sus

grandes

propósitos: el darle a los sudcalifornianos el actual Museo Regional de La Paz de Antropología.

97


En efecto, fue director del Museo (1981) durante varios añales,

después

de

su

directora

y

fundadora

Campillo nombrada por el INAH de México, D. F.

98

Fanny

Flora


XII EL TEATRÓFILO Por las décadas de los 40 y casi 50 inició su proyecto de creaciones

teatreras

desde

la

confección

de

telones,

escenografías completas, vestuario para obras, y otros útiles más para el Teatro “Juárez” de ayer era el único.

Lo que fue la cancha de basquet de la escuela “Morelos”, secundaria única, (Belisario Domínguez, entre 5 de Mayo e Independencia) tenía teatro al aire libre donde actuó, entre otros, llamada

la “El

cantante Ruiseñor

mexicana

Ángela

Mexicano”,

antes

Peralta de

(1845-1883)

presentarse

en

Mazatlán, Sin. en donde murió a consecuencia de la fiebre amarilla que al estado asolaba.

99


Piñeda

Chacón,

en

compañía

del

actor

Humberto

César

García, iniciaron pasos teatrales con la fundación de la Sala, muy pequeña aún, “Ibó”, en los patios del Club de Exploradores

“Huaxoros”,

por

la

calle

Independencia,

frente a “Las Varitas”, centro nocturno. Hoy esa zona está cubierta

por

inmuebles,

toda.

“Ibó”

significa

“sol”

en

lengua guaycura, tribu que habitaba el puño sur de la península. Era un pequeño espacio de no más de 50 lugares que se colocaban frente a un escenario de dimensiones estrechas, con telón de boca, en donde creaba funciones de las obras que

montada

o

que

presentaban

otros

del

mismo

equipo

escultista, cuya palabra “Huaxoros” con que se denominaba a ese grupo, quiere decir “amigo”, en la misma lengua guaycura. En

la

Sala

“Ibó”,

así

bautizada,

presentaron

obras,

entre otros actores, Ignacio del Río, historiador después, (QEPD), con el monólogo de “La Bandera Negra”, o Humberto

100


César García que dirigió, actuó e inauguró el local con la obra “Sumergidos” que llegó a tener 25 representaciones seguidas en cuyo espacio brillaron actores y actrices como Juan Cota Trasviña, Alberto Lizardi, Fernando Scopinichi, José Hernández, Basilisa Cosío, etc. En ese mismo lugar, en la esquina oeste, también se hacían reuniones, juntas o ensayos, y escuchaban atentos, tres o cuatro mozuelos que ahí se emplazaban, frente a un viejo receptor de onda corta que el profesor Piñeda tenía. Aquellos tales programas de la XEW, o de otras, oían las declamaciones de Manuel Bernal o las dramatizaciones del “Monge

Loco”

escuchábamos iban, otros)

que con

pero

que

de

aquel

los

púberes

acentos

cortados

impresionaban grupo

de

de

(a

antes que

uno)

imberbes

seguíamos

y

momentos

se

atemorizaba

(a

por y

que

subrepticiamente

escuchaba, por la noche, con trece años o catorce, y que turbaban, estremecían y azoraban a todos. En ese medio juglar del todo naciente, ensayaba, por lo menos,

una

vez

por

semana,

el

trío

“Remembranzas”

integrado por Rubén García Verdugo, Humberto César García, Armando Trasviña Taylor y Antonio Piñuelas, suplente, por los años cuarenta o cincuenta.

101


Ensayaban en la esquina Este de ese parque minúsculo donde se hallaba la Sala “Ibo” y la casa habitación del propio Piñeda. Con manifestaciones artística como danza, poesía, canto, declamación,

dibujo

o

pintura,

entre

otras,

se

creaba

un

mundo ilusorio en la prima quincena de los años primeros que en ese ambiente crecían.

102


XIII EL PROMOTOR El profesor Piñeda fue un promotor cien por cien y sus luces profusas continuamente instituía cuando no una, muchas otras. Concepciones diversas especialmente inauguraba en su cauda de alumnos en el medio scout que fundó. Cada actividad que erigía interactuaba con ellos como algo obligado porque sabiéndolo hacer y haciéndolo bien, era ley para todos, de sus leales y afines en la generación que surgía con un grado de acción que ejemplificaba y movía. En

declamación

que

ejercía

con

sentimientos

subidos

y

amplios enfoques, con sensibilidad manifiesta y expresiones conjuntas a la palabra o sentido, la expresaba para dar a su toque

didáctico

el

hacer

de

un

oficio

de

quehacer

aprehensible y de corte estimable. Lo mismo en la brecha muy poco ensanchada del breñal y la peña de la inspección y rescate de los restos históricos o prehistóricos

varios,

vestigios

asientos

de

como que

las

pinturas

estaban

rupestres

ocultos

como

o

los

hoscos

testigos, llegó a recrear sus estudios que con avidez exponía e interés denotaba en lugares rupestres y en las paredes y bóvedas de recónditos sitios de la sierra escarpada. Cuando se creó la Ley del Servicio Militar Nacional en 1945,

los

jóvenes

conscriptos 103

se

encargaron

de

hacer

la


impresión

del

periódico

llamado

“El

Voluntario”,

bajo

la

égida de Rogelio Olachea y del mismo profesor Piñeda y la asesoría del capitán Palemón Morales León, comandante de la guardia civil aquí al ocurrir la Segunda Guerra Mundial de 1939 a 1945. Fue

miembro

activo

del

Club

de

Leones

de

La

Paz

y

participó en mil tareas de servicio público y social con destacada pasión en cada una de ellas. Como pintor y poeta, declamador y teatrófilo, explorador y maestro imantó sus añales, los regó de sudores que no fueron escasos, y la inquietud de su vida que fundió y que irradió, constituyó su deseo de servir y cumplir, de bien servir y ayudar a su círculo altruista. Ser

maestro

y

ser

promotor,

es

decir,

iniciar

algo

y

hacerlo bien, lo que la grey exigía o la pasión demandaba, fue educar, activar, fomentar, impulsar, apoyar, provocar, inducir, todo lo que es y será para conseguir un después. Si no es promotora la actividad que lo viste, entonces, ¿qué es?, ¿pudo ser lo que fue?, ¿lo que hizo y logró?, si no fue

ejemplo

y

patrón,

entonces,

¿que

fue?,

lo

que

fue

delineó, buscó y procuró, si no fue lo quien hizo, entonces, ¿quién fue? La promoción que deseó con su hacer y formar y con la acción que emprendió, la sociedad lo ganó.

104


El profesor Piñeda eso fue, todo lo que fue lo intentó, ser en su vida fue su ser, sus días creadores y sus noches cautivas, todo eso fue sin igual: promotor, sí señor, todo eso fue, una idea y una acción que en su vida creció. Fue un creador, y con eso selló, del escultismo y acción, todo su ser.

105


XIV EL PROTOTIPO Fue maestro, y de muchos, en primaria y secundaria de La Paz y otros sitios como Michoacán que fue de inicio. Son muchos los rasgos que pintan y muestran, delinean y forman al maestro Piñeda para considerarlo prototipo (persona que destaca por ciertas cualidades y es tomada como modelo) y no se agotan con ello los voltios que tiene para iluminar ese faro

con

la

intensidad

de

su

luz

que

alumbra

y

enseña:

paradigma es ejemplo, lo que tiene que ser imitado y calcado. Es, como el ábaco chino, de interés colectivo por tantas virtudes que aporta, por su estudio y creación, por su obra prolífica, por su diversidad, ha sido retrato y es digno de copias. Se antoja decir. El Museo Comunitario de la Ballena situado en la calle de Ramírez, entre Altamirano y Héroes de la Independencia, lleva su nombre. Fundado por Víctor Ramos Pocoroba, contiguo al Centro Cultural “Prof. Jesús Castro Agúndez”, se llamó así por ser el primero en reunir piezas cetáceas en la Sala “Ibo” que fundó, acondicionó y utilizó. Dice así el creador del Museo:

106


“El Museo Comunitario de la Ballena “Profr. César Piñeda Chacón” desde su nacimiento, como lo define el escritor José Castro, “Bardo”, en el periódico “El Forjador” del 24 de abril de 1996: “Dejó en nosotros un matiz “unificador” de los esfuerzos de los hombres y mujeres de Baja California Sur por vitalizar cada día más la esfera cultural local, esto es, el Museo de la Ballena que es “Comunitario”, lo que revela uno de

sus

hecho

perfiles por

un

colaboración

fundamentales

grupo con

de

como

civiles

instituciones

“unificador”:

Ha

independientes, gubernamentales

sido

pero

en

de

la

y

iniciativa privada; de alguna manera los esfuerzos de todos los sectores se ven concentrados en este museo. La vida es cíclica, quizás, por ello cuarenta y seis años

antes

el

Profr.

Cesar

Piñeda

Chacón

con

el

mismo

pensamiento, fundaba el Museo Territorial de Antropología e Historia en La Paz, Baja California Sur. Era el iniciador de las colecciones históricas para los calisureños. Por ello, en el mes de noviembre de 1996, al fundador del primer Museo Comunitario del territorio peninsular, se le visitó para entregarle una carta en donde se proponía su nombre para el Museo Comunitario de la Ballena, siendo el 16 de

diciembre

de

1996,

en

una

emotiva

ceremonia

descubrió la placa de bronce con esta leyenda:

107

que

se


“Museo Comunitario de la Ballena Profr. César Piñeda Chacón”. A

tan

importante

evento

y

en

donde

la

placa

a

descubrirse permaneció bajo el lienzo del Tiahuantisuyo, por excelencia el emblema, amparo y unión inquebrantable de los pueblos Incas de la América milenaria, asistieron: El

Profr.

Aníbal

Angulo

Cosio,

Director

del

Instituto

Sudcaliforniano de Cultura y representante del Lic. Guillermo Mercado Romero, gobernador del Estado de Baja California Sur; Lic. Roberto Fort Amador; Profra. Elsa De La Paz Esquivel Amador; Profr. Gilberto Ibarra; M.E.C. Luis Herrera Gil; Lic. Victor

Piñeda

Geraldo;

Mtro. Roberto Carrillo; antropólogo físico Aldo Piñeda

Geraldo;

Walter

Gil;

Irma

y

Profra.

Maria Cristy Vera; Reyna Salgado;

Profr.

Mario

Santiago González, Director de la revista Compás; scouts de la región; integrantes del Club de Leones, así como amigos del Profr. César Piñeda Chacón”. Obtuvo, además, para el Museo, un esqueleto de ballena que se encontraba en la parte posterior del ex–Palacio de Gobierno y actualemente se encuentra en el lugar que creó.

108


Víctor   Ramos,     profesor   César   Piñeda   Chacón   y   Aníbal   Angulo,   director   dInstituto   Sudcaliforniano  de  Cultura.          

Fue, en efecto, director general del Museo de Antropología regional de esta ciudad, ubicado en Altamirano y 5 de Mayo, que se ganó por sus trancos afines y en donde quedaron, finalmente, los restos que encontró en sus giras huaxoras continuas. Lleva, además, su nombre el colegio pre-escolar que se localiza en Camino a El Triunfo y Antonio Wilson, municipio de La Paz, y está incorporado al gobierno del estado y a la Secretaría de Educación Pública local. Además,

una

sección

del

Museo

de

la

Casa

de

Cultura

“Néstor Agúndez Martínez” de Todos Santos, B. C. S. lleva el nombre del “Profr. César Piñeda Chacón”.

109


HABLA EL PROFESOR PIÑEDA

En la edición número 28 del semanario “El Independiente” que dirige el periodista Jesús Chávez

Jiménez,

publicó

una

entrevista

celebrada el 14 de noviembre de 1997, seis años antes de su fallecimiento y dice así:

P ¿Qué espera de la vida, maestro? R “Espero mucho de la vida. Más que la muerte. Y te digo que espero en la vida luchar a favor de la cultura de este estado, hasta después de la muerte. Parece

ser,

acostumbrado

Jesús, y

que

educado

me para

he ser

amigo de la vida y de la muerte. Y lo aseguro porque las dos van de la mano de mi. Y parecen que se van peleando el don de decir, hasta aquí. Espero mucho de la vida, porque si es por mi, quiero

vivir

plenamente

mi

vejez.

110

Porque

te

aclaro,

que


mientras que haya capacidad mental, el hombre puede discurrir lo que quiera. Y por ello yo espero mucho de la vida, porque la

vida

va

haciéndonos

levantar.

Y

nadie

puede negar los avances que tiene el mundo en ciencias y técnicas. Y estas debemos de aprovechar para vivir bien, en armonía con todos. P Maestro, lo digo con toda sinceridad, usted

es

uno

de

los

maestros

mas

prestigiados de este estado. Por eso me atrevo a preguntarle:

¿Cree usted que el maestro en estos tiempos ha perdido esa vocación de enseñar?

R Lo ha perdido mucho con el avance de la civilización. Y más en estas décadas y considero que entre más avance esta globalización iremos perdiendo esa mística que dices tú de enseñar. Esta ha sido mi preocupación constante, superarme para ayudar a los demás a superarse. P Hablemos de sus orígenes, maestro, ¿cómo empezó esta apasionante carrera de servicio que usted la porta con mucho orgullo?

111


R Yo me inicié en el magisterio en 1935 y me jubilé en 1969 y lo hice por enfermedad. Y después cuando me alivié, regrese a la carga. Y nunca he dejado las lides educativas. Estoy

conectado

educativos

del

con

todos

estado.

Y

los

niveles

siento

como

entrañables amigos a todos los maestros.

P ¿A quién considera su mejor maestro? ¿A quién recuerda con mas cariño de todos sus maestros? Bueno,

yo

considero

no

solamente

maestro

al

que

tiene

título y ejerce. Hay gente que es más que un maestro. Alguien que te da un consejo, alguien que te orienta. Y de ellos he tenido muchos en mi vida. Pero, digamos que a nivel regional, yo

recuerdo

con

mucho

respeto

y

mucha

veneración,

a

don

Domingo Carballo Félix que fue mi maestro. Y lo fue tanto en primaria como en secundaria. Y recuerdo y reconozco también con mucha veneración al maestro Manuel Torre Iglesias. Y te digo en este caso, que creemos que estamos en deuda con él. No porque no sea sudcaliforniano no le debemos de reconocer y valorar que él entregó su vida a nosotros y a la península. P Por esa grandeza con que me dice, ¿cree usted que Torre Iglesias

debe

estar

en

a

Rotonda

Ilustres?

112

de

los

Sudcalifornianos


R No creo, y no porque no lo desee, sino porque sabes tú que para llegar a eso se tiene que pasar por un minucioso tamiz. No tan fácilmente se puede llegar a ser ilustre. Pero yo, como profano, digo que si merece ese lugar. Y uno de los grandes méritos es que fue maestro de muchos y de muchas generaciones. P

Seguimos

con

los

maestros

que

más

recuerde, díganos ¿quién más recuerda? R

Bueno,

maestra

de

te

diré

primeras

que

con

letras,

mucho Farina

cariño Cota.

recuerdo Ella

a

era

mi una

verdadera maestra. Y de ahí, tantas y tantas maestras. Entre ellos está mi gran maestro, Pablo L. Martínez, que fue mi maestro en tercer año. El maestro Jesús Castro Agúndez que fue mi maestro en quinto año. Y la maestra Conchita Casillas Seguame que fue mi maestra en kínder. Y fíjate que no me da tristeza, ni me siento mal cuando recuerdo

a

estos

maestros,

ni

porque

me

vaya

quedado

rezagado. Dios me tiene aquí. Y aquí estaré.

P ¿Qué significado tiene para usted la historia? R La historia debe de tener un sentido analítico. Es la sucesión

de

hechos

reales

con

los

cuales

el

hombre

va

describiendo su personalidad. Es una sucesión de hechos que

113


nos dignifica, por eso debemos de tener la obligación y la paciencia de analizar los hechos, del hombre en todos los entornos. P Hablemos de su padre, ¿qué recuerdos se guardan en su corazón y en su mente? R Lo que yo recuerdo de él, lo que está impactado en mi inconsciente y consciente de la personalidad de don Filemón, es que cuando estoy viviendo una vida de autodidacta, yo no tengo

título,

yo

ejercí

veintitantos

años

y

ante

mi

jubilación, soy autodidacta por la guía de mi padre, quien me fue educando hasta tener una cultura universal. Le agradezco a mi padre sus enseñanzas. Y así como me educó a mi lo hizo con mucha gente y todavía puede haber por ahí, gente que pueda dar este testimonio al igual que hoy son fuente viva de lo que digo. Mi padre fue un gran educador. De él heredé esta facilidad de formarse a si mismo. Ser un autodidacta completo. Y abrevé esta sabiduría de mi padre hasta el nivel de primaria porque después se nos fue. No conversé mucho con él por razones obvias, era un niño, pero al paso del tiempo mi madre, que era una gran narradora, me describía todo lo de mi padre. P Ahora dígame, ¿qué opinión tiene de sus hijos? R De mis hijos puedo decir que la mayor satisfacción es que hice de ellos hombres y mujeres de bien. Esa es mi mayor

114


satisfacción en la vida. Mi mujer y yo que me dio seis hijos, Y

desde

el

inicio

de

mi

familia

nos

trazamos

una

meta,

tres

hijos

dijimos: hay que forjar a los hijos sin egoísmo. Aquí

en

esta

casa,

fue

testigo

cuando

mis

salieron a estudiar a la universidad. Le dije a mi esposa, despídete de ellos, porque desde este momento salen a volar. Ya no son tus hijos. Ellos nos van a recordar. Y si son nobles y buenos, van a volver. Despídete de ellos. Y te lo digo, es una cuestión natural. Ellos se van y se dedicarán a estudiar. Se ocuparán de los asuntos de sociedad, se ocuparán de ellos mismos. Se ocuparán de la que será su esposa. Y después se entregarán a sus hijos,

pero

también

entiende

que

cuando

los

hijos

son

agradecidos como los nuestros, volverán. Mis hijos son leales y entregados a la familia. P- Y de sus alumnos, ¿qué me puede decir? R

Mencionar

el

nombre

de

uno

de

mis

alumnos,

sería

lastimar la memoria de los demás. Y correría el riesgo que de los que no mencione, a lo mejor son más dignos de mencionar. Y si me escucharan, ¡qué hermoso sería que me escucharan decir que para mi no hay muchacho malo en el mundo! Escúchalo bien, Jesús, los mayores somos los culpables de la perdición de los niños y de los jóvenes.

115


Poco hemos hecho los adultos para atender la contaminación de los menores. Y me extiendo a esta humanidad que está perdiendo los valores. P- De su estado, hábleme, por favor. R De mi estado te puedo decir...pero antes de decirte... retrocedamos

a

lo

de

hace

rato

cuando

admitimos

que

la

historia debe ser analítica. Yo nací en 1912 en la algidez de la revolución mexicana. Y de los doce nos pasaríamos a los veinte y treinta. Este período que es la post-revolución, el país se envolvió en tantos problemas internacionales. Haciendo un balance a través de los siglos, en 1535 llega aquí Hernán Cortés. Fue el que clavó el ancla y dijo que adquiriría esta tierra para los reyes de España.

Y esta

fecha la reconocemos de manera oficial, como la conquista tal y como nos han enseñado en las aulas. Y de este período nos pasamos a 1910 cuando llega la emancipación. Y todo este tiempo lo podemos definir como el tiempo del olvido. Nuestro estado fue por muchos siglos una tierra olvidada, menospreciada por el centro. Con todo esto que te digo, desde la conquista hasta la independencia, se debe de destacar el valor de hombres como Hidalgo que logra desprendernos de la corona

española.

Pero,

después

pasa

la

gesta

de

la

independencia y nos llega en 1910. Cien años de espera otra

116


vez para Baja California Sur. Estaba nuestra tierra en el secular olvido. Cuando era 1920 yo tenía ocho años. Y desde esos años empecé

a

estado.

observar Hambre,

los

grandes

carencias,

problemas

olvido,

económicos

incomunicación.

de Y

mi

este

triste panorama nos alcanzó por varias décadas hasta hoy. No podemos decir que hay hambre porque nuestra gente es estoica, sabe reponerse a la miseria. Pero también hay que reconocer

que

en

estos

tiempos

nuestras

comunidades,

los

pueblos y ciudades empiezan a transformarse, en especial, La Paz. Pero lamentablemente que en este progreso nos llegan todos los males. P Le preguntamos sobre las pinturas rupestres de las que ha sido un investigador acucioso. Y esto nos dice: R

Son

los

grandes

tesoros

de

la

humanidad

que,

por

fortuna, están aquí en nuestra entidad. Me siento satisfecho de haberlas estudiado y difundido bastante. Pero me queda la frustración de no haber aclarado tantas interrogantes que estas encierran. Me duele no haber estudiado suficiente para desenmarañar estos misterios. P Vamos hablando de la sudcalifornidad, por favor. R

Es

muy

difícil

definirla.

Es

una

pregunta

muy

interesante y me gustaría estudiar para definirla. Pero te adelanto

que

es

el

carácter

que

117

los

sudcalifornianos

van


tomando a través de los días. Y de la capacidad de conocerse a si mismo. Y con ellos forjar su personalidad y su carácter. La sudcalifornidad es la serie de características de los que aquí vivimos. Y hay una cosa en particular que yo he venido observando, que el estado más mestizado de todo el país, es BCS, porque aquí tenemos todas las razas: chinos, japoneses, indonesios, norteamericanos, italianos, ingleses, bueno, de todas las razas y colores. Y comprueba esto que te digo por los apellidos, buscando encontrarás

esos

extranjerismos.

Y

concluyo

que

la

sudcalifornidad es la mezcla de caracteres que se han hecho en una comunidad como la nuestra. Pero, lamento que esto se esté acabando. El advenimiento de toda esta gente, con ese expansionismo avasallador, nos está borrando, está acabando con la sudcalifornidad. Y es porque quienes llegan pretenden imponer condiciones y culturas que no son las nuestras. Y acepto que estos efectos de la transculturación, la llegada de la gente, son lo que integran esta sudcalifornidad, pero que también se pierde. Esto, paradógicamente hablando. Es un fenómeno que sucede en todos los estados, en especial, en los fronterizos. Y te menciono un ejemplo que no es nuestra tierra. Es Ensenada, es la que más ha sufrido esta trasformación. Y te lo digo porque esta comunidad se ha fortalecido por la gente del sur, no por

118


la

del

norte.

Pero

también

ha

perdido

ese

sabor

sudcaiforniano que antes la distinguía. P ¿Es usted feliz, maestro? R Soy feliz, he luchado y aprendido a no llegar a viejo amargado,

porque

creo

que

es

preferible

morir

antes

de

empezar a sufrir la amargura de la vida. P Háblenos del grupo “Huaxoros” que fundó. R Es un aspecto digno de contar. Yo me inicié como maestro en el estado de Michoacán en 1935, me fui luego a México a estudiar por mi cuenta y estudié hasta la secundaria, tuve que dejar los estudios por necesidad. Y bendita la hora en que me enrole en el magisterio rural y me fui a ejercer en Michoacán. Pero me tocó una época muy difícil que fue la revolución cristera. Cuando se recrudecen los problemas del gobierno y del clero, empezó lo difícil. Y fue Michoacán uno de los estados mas golpeados y sangrados. Y

fue

en

ese

momento

histórico,

en

ese

fragor

de

la

educación rural en que forjé mi carácter, me hice hombre y me hice

maestro.

Y

con

esa

experiencia

en

ese

estado,

nos

capacitamos bien. Y con ese apego y arraigo a la tierra, te forja el carácter. Y por ello, cuando llegué aquí, vi ese retraso y ese aislamiento del que ya te hablé. Y vi como estaba la niñez desprotegida. Y por ello empecé a adoptar programas entre ellos, el de la autosuficiencia,

119


entre otros para que supieran autogobernarse, auto-educarse. Y

fue

cuando

organicé

en

mi

grupo

de

sexto

año

los

exploradores, una tropa de ocho patrullas. Y se inició un trabajo que hizo época y que duró 25 años. Es un capítulo aparte

en

mi

vida

como

maestro.

Sí,

creo

que

tuvo

una

trascendencia enorme. P- Y llega al final de la charla. Y la pregunta obligada que el maestro Piñeda convirtió en su testamento. ¿Algo que añadir, maestro? R- Una advertencia especial para el que me lea, me escuche o me recuerde: aquí está César Piñeda, vivo, y con los deseos de querer hacer más, aunque ya no pueda. Pero aquí está César Piñeda, educado para la templanza contra la muerte.” 1912-2003

120


XV EPÍLOGO

¿El profesor César Piñeda debe estar en la Rotonda de los Sudcalifornianos Ilustres?, preguntan muchos.

121

César piñeda chacón  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you