Issuu on Google+

Para Xabier Ignacio Sáez Carreño


Todo comenzó un 30 de Septiembre del año 2012…


Yo caminaba nerviosa y apresurada sin saber con lo que me toparía en el camino; él por su parte iba sin mayor expectativa de lo que llegaría a suceder. Llegué a su casa y cierto grado de temor nos recorrió profundamente. Caminamos juntos hacía una plaza poco recurrida en ese momento, nos sentamos en una de las bancas del parque cuyo frente era un árbol… Platicamos largos ratos hasta que él me pidió pololeo; no cabe duda que mi déficit atencional me traicionaría en ese instante; pues claro, acepté.


Más tarde me enteré de que así había sido; era ya muy tarde para arrepentirse de aquella decisión? No lo creo… era un chico más… no lo conocía… ni mucho menos sabía nada de él, pero, decidí confiar; nunca antes lo había hecho, solía conocer bien a las personas antes de involucrarme sentimentalmente con ellas, algo me dijo que él justamente él marcaría la diferencia. Ya terminando nuestra periódica cita, caminábamos a su casa, me presentaría a sus padres; cosa que nunca había hecho mas que con mis amigas y amigos, pero claro nada era normal él me gustaba; lo consideré un poco apresurado, pues claro, sentía nervios como cualquier persona expuesta a una situación similar. Fue así como comenzamos a unir nuestras vidas yo con las cosas claras desde un principio, él sin saber que el final de ésta historia tendría lugar y fecha de vencimiento…


Son nueve meses desde aquel dĂ­a. Ha pasado bastante tiempo, pero yo sigo sintiendo lo mismo. Son los mejores nueve meses de mi vida y quiero decirte que estamos en una edad de experimentar cosas nuevas de probarlas, de hacer una locura tras otra, de cometer errores para luego aprender de ellos, de reĂ­r, llorar, sufrir, amar, como yo lo hago cada vez que te veo.


Amor no soy perfecta y nunca lo seré, sé que soy linda, quizás, en el fondo del sótano, con la luz apagada y la puerta cerrada… pero a parte de eso soy alguien que te ama como nunca jamás amó, quizás es porque eres mi primer amor y éste siempre le deja a uno más huella que ningún otro…


Antes de cualquier cosa solo prométeme que no olvidarás nuestras risas, nuestras bromas, nuestras largas conversaciones, nuestras lagrimas, nuestros recuerdos, nuestras experiencias y lo más importante… que no me olvidarás. Porque yo no lo haré y si lo intentara no podría porque a la mitad del proceso, vería uno de los recuerdos que tuvimos, todos esos recuerdos que harán que mientras más te quiera olvidar, más querré que te quedes en mí. Sé que pronto me tendré que ir y un día alguien entrará en tu vida y sabrás que es el momento de que yo deje de formar parte de ella. Y no me hablarás tanto, me contestarás después de un largo rato. Yo insistiré, y tú dirás que no te sucede nada, que todo está bien… Sé que no estaré siempre contigo pero si algún día te hace falta mi apoyo y te sientes mal y estés a punto de llorar, abre la ventana, cierra los ojos y respira, quizás eso no alivie los


problemas pero te dará un aire para continuar y seguir cumpliendo tus metas. Eras, eres y serás siempre el mejor.

Te amo Con mucho cariño Ericka ♡


30.06.2013