Issuu on Google+

Capital intelectual: Importancia y alcance en las organizaciones

Edici贸n N*1-2014

Imaginaci贸n vanguardista


L I K E . C O M


Editorial: Editora: VIPglobal. Compañía editora: fundada el 1 de marzo de 2014 Destinada a dar información clara y precisa. Edificio Los Girasoles, Venezuela- Barquisimeto.

Contenido Editorial………………………………………………………………………01 Capital intelectual………………………………………………………02 EL Intelecto………………………………………………………………...03

Capital organizacional…………………………………………………04 Los Clientes………………………………………………………..……….05 Conclusiones……………………………………………………………….06


En el mundo de los negocios escuchamos la palabra capital intelectual como un termino que muchas empresas aspiran lograr, y mejor aún, hay empresas que demuestran con resultados concretos que son empresas netamente intelectuales, algunas se han colgado la etiqueta casi por estar a la moda, pero la verdadera esencia del capital intelectual nos dice que no es suceso, sino mas bien es un proceso que proviene de la sumatoria del capital humano es decir personas, mas el capital estructural como lo es una organización y el capital de mercado que viene siendo el contexto. Los componentes de la sumatoria anterior es algo así como el hilo que une los tres capitales . Para llevar a su empresa a el verdadero objetivo debe constar de cuatro procesos lo cuales son: Apertura hacia nuevos conocimientos, los conocimientos materializados en acciones, las acciones deben mejorar el rendimiento de la compañía y por ultimo la mejora en el rendimiento incrementa el valor de la compañía. Cuando vea estos hechos, o perciba que en su ámbito organizacional se están manifestando algunos de los procesos anteriores significará que su empresa se está acercando al objetivo de llegar a ser una empresa con verdadero capital intelectual.


¿Capital intelectual? Hace referencia a la combinación de activos inmateriales que permiten funcionar a la empresa. Ante la realidad de los actuales escenarios comerciales, económicos es difícil que la gerencia le preste la atención requerida a todo lo que concierne con el capital humano de la organización bajo su cargo. Específicamente a ese inmenso capital intelectual que se tiene, para saberlo aprovechar, motivar, y gerenciar. La información y los conocimientos se están convirtiendo en los principales elementos del activo de las empresas, y en las organizaciones del presente, se caracterizan por emplear el Capital Intelectual, el material intelectual, conocimiento, información, propiedad intelectual, experiencia, para que puedan utilizarse y crear valor a las organizaciones. La fuerza cerebral colectiva de la organización, es donde se recogen aquellos activos intangibles de la empresa, no reflejados en los estados contables y financieros, pero que contribuyen a la creación de valor organizativo como su mayor ventaja competitiva, este periodo suele ser dinámico y cambiante en los negocios.


El dominio del desarrollo del Capital Intelectual y administración de conocimientos involucra tres subdominios en estrecha interrelación los cuales son: las nuevas tecnologías, la organización y administración empresarial y la creatividad e inteligencia humana. El capital intelectual mide el conocimiento organizativo de la organización y es mediante la Gestión de Conocimiento, es decir, mediante el conjunto de procesos y sistemas que permiten que el Capital Intelectual de una organización aumente de forma significativa, mediante la gestión de sus capacidades de resolución de problemas de forma eficiente en el menor espacio de tiempo posible, que se generan ventajas competitivas sostenibles en el tiempo. Por los cual a través de la Gestión del Conocimiento , adquirimos, generamos, almacenamos, compartimos y utilizamos conocimiento, información, ideas y experiencias para mejorar la calidad en el cumplimiento y desarrollo de la misión de la organización que logramos administrar y gestionar el conocimiento bien intangible, revalorizarlo y convertirlo en fuente de riqueza para la organización.


Es necesario recordar que las empresas están formadas por personas y son ellas, con su formación, experiencia, creatividad y espíritu, la esencia de las organizaciones. Volver a lo básico observar los valores que nos movilizan, revisar cada día la misión y no olvidar la visión que nos permite soñar el futuro Muchas empresas prefieren no capacitar al personal, pues luego se puede ir de la empresa, utilizar sus conocimientos en beneficio de otra institución y hasta podría ser contratado por empresas competidoras Las personas generan capital para la empresa a través de su competencia, su actitud y su capacidad para innovar. Las competencias, incluyen las habilidades y la educación, en tanto la actitud se refiere a las conductas.


Las personas generan capital a través de su competencia, su actitud y su capacidad para innovar. Las competencias, incluyen las habilidades y la educación, en tanto la actitud se refiere a las conductas. Pero es finalmente la capacidad de innovar, la que puede generar más valor para una compañía. Todo esto constituye lo que llamamos el Capital Humano. Por lo tanto el Capital Intelectual es el valor que nace de la diferencia entre el valor de mercado de una empresa y el valor de sus activos. Ese valor oculto, intangible y difícil de identificar, está compuesto principalmente por el Capital Humano y algo más, que es el Capital Estructural y este se genera a partir de las relaciones, rutinas y procedimientos sistemáticos, que permiten que la compañía realice sus labores diarias.

Y es normalmente de la Compañía, a diferencia del capital humano, que pertenece a la persona. Y es así como las empresas que capacitan deben preocuparse de transformar el Capital Humano en Estructural y así enriquecer el Capital Intelectual de la compañía, compartiendo los conocimientos en la organización, estructurando el aprendizaje, creando monitores que se encarguen de enseñar al interior de la empresa, rotando al personal y generando políticas de retención de personal, entre otras acciones.


Capital organizacional

. .


Los flujo de ingreso de todo organización o empresa no viene de las funciones, ni de la maquinaria, ni de la tecnología, ni tampoco viene de las unidades de negocio, ni de el dinero que invirtieron los accionistas, ni si quiera del talento humano viene única y excesivamente de los clientes. Si los flujos del negocio son los que mantienen la viabilidad de el mismo y el éxito, entonces hay mejor inversión que las que hagan los clientes. Muchas iniciativas de marketing impactan a periodos posteriores como es en el caso de las relaciones publicas y la publicidad e imagen. Las inversiones de capital pudieran modificarse si los gastos de marketing se aplicaran como inversiones que hacen en clientes, por lo tanto es una forma excelente de que el marketing justifique su inversión.

Los clientes


Estamos abiertos a nuevos conocimientos, el conocimiento individual es capitalizado por el capital estructural y se pone en acción, donde estas acciones incrementan la productividad y el rendimiento de una área en particular o la empresa en su conjunto. Por lo tanto ha llegado el momento de evaluar en que medida incrementan el valor del capital intelectual de la compañía. Esta es la situación en donde muchas empresas están enfocando sus estrategias, ya que es lo que esperan los accionistas, mayor valor de sus activos. No nos engañemos, el fin de las empresas es hacer dinero, si cumplen una función social es porque eso le trae mas dinero indirectamente, por lo tanto el principal medio para generar mas dinero en esta nueva economía es incrementando el valor del capital intelectual. "No se puede gestionar lo que no se evalúa". Históricamente las empresas están preparadas para medir el valor de la compañía en base a los tangibles, así que medir los intangibles como el conocimiento es una tarea que esta tomando empuje.


Neurona revista 2