Page 1

Republica Bolivariana de Venezuela Instituto Universitario Politécnico “Santiago Mariño” Extensión Mérida

Análisis característico de la leucemia que afecta a niños de 3 a 5 años

Integrantes: Bustos Raschell C.I 27581926 Marcano Edinso C.I 22652084 Mendoza Freddy C.I 26274128 Parra Keila C.I 27232808 Peña Dayana C.I 25793530 Torrealba Juan C.I 24617670

Mérida, 04 de febrero del 2016


Capitulo I

Formulación del problema

¿Cuáles son las características de la leucemia en niños de 3 a 5 años?

Objetivo General

Determinar las características de la leucemia que afecta a niños de 3 a 5 años

Objetivos específicos

Explicar en que consiste la leucemia Describir los síntomas mas frecuentes Identificar los factores de riesgo Indicar las consecuencias de la enfermedad en el organismo Evaluar los tipos de tratamientos pertinentes de la enfermedad

Justificación

La presente investigación sobre análisis característicos de la leucemia que afectan a los niños de 3 a 5 años de edad se realiza con el fin de llegar a conocimientos más profundos sobre dicha enfermedad que con el tiempo se vuelve más común en los niños o personas de corta edad. Hemos visto que en los últimos tiempos ah aumentado la taza de mortalidad debido a esta lamentable enfermedad nos motiva conocer con mas profundidad este tema, queremos llegar mas a fondo y aprender con exactitud la causas de la leucemia y porque es tan característico en niños de temprana edad. Para nosotros hallar la causa de este problema nos ayudaría a comprender mas esta enfermedad. Hay cosas muy interesantes detrás de este, nos llama la atención con inquietud ya que son niños las víctimas de esta terrible enfermedad llamada leucemia.


Capitulo II

La leucemia (cáncer de la sangre) es una enfermedad del sistema hematopoyético o productor de las células sanguíneas, en que se multiplica un determinado tipo de glóbulos blancos (leucocitos) de forma descontrolada. Parcial o totalmente, los glóbulos blancos inmaduros de la médula ósea inundan el torrente sanguíneo y se establecen en los diferentes órganos del llamado sistema linfático. El sistema linfático es parte del sistema inmunológico, y forma parte de los llamados órganos linfoides en donde se incluyen, por ejemplo, los ganglios linfáticos, el bazo y las amígdalas.

Las células de sangre enfermas no son funcionales. Las células de la leucemia proliferan en la médula ósea e interfieren en la producción de las células madre que se ocupan de la formación de todas las sanguíneas normales (glóbulos rojos, blancos y plaquetas).

El cáncer de la sangre, según su evolución, se divide en leucemias agudas y crónicas: La leucemia aguda se caracteriza por el rápido desarrollo de la enfermedad. La leucemia crónica tiene un curso insidioso. El paciente tarda meses o años en presentar síntomas graves.

Otra clasificación se basa en el grado de madurez (células maduras e inmaduras) y la descendencia de los leucocitos multiplicados excesivamente:

Leucemia mieloide: los leucocitos degenerados proceden del tejido de la médula ósea, del que se desarrollan diversas células sanguíneas, incluyendo los llamados granulocitos.

Leucemia linfocítica: las células de leucemia surgen por la degeneración maligna de otra familia de células, los llamados linfocitos.

Por esto y más se propuso realizar la monografía sobre el tema en cuestión, además que es un tema de gran relevancia en estos momentos, ya que con el tiempo es cada vez más grande la taza de niños que padecen de esta enfermedad, no solo en el país, sino también en todas partes del mundo, la propuesta a realizar seria, contribuir con todas esas personas que están


padeciendo este tipo de enfermedad (niños y adultos), ayudar a combatir con la leucemia, empezando por conocer más sobre el tema, con una serie de interrogantes necesarias para esto; ¿Cuáles son las causas de la enfermedad? ¿Qué síntomas se pueden llegar a presentar? ¿Cuál sería el pronóstico de dicha enfermedad? ¿Existe un tratamiento para esta enfermedad? Así como estas muchas más pero por esta muy bien para empezar.

Síntomas

Cada caso es particular pero, normalmente, la leucemia (cáncer de la sangre) suele cursar con los siguientes síntomas:

Cansancio Decaimiento Fiebre Sudores nocturnos Pérdida de peso Pérdida de apetito Propensión a infecciones

La leucemia se origina en la médula porque es allí donde se genera la producción de células sanguíneas normales (glóbulos rojos, blancos y plaquetas). La enfermedad disminuye el número

de

estas

células

vitales.

Esta

situación

provoca anemia,

fatiga,

palidez, mareos y dificultad para respirar debido a la falta de glóbulos rojos (eritrocitos). La susceptibilidad a las infecciones, especialmente con bacterias y hongos, se debe a la falta de actividad de las células sanguíneas blancas (leucocitos). Debido a la falta de plaquetas (trombocitos), la coagulación de la sangre se reduce y hay una mayor tendencia a las hemorragias en los pacientes con leucemia. Los signos frecuentes son hemorragias nasales, puntos sangrantes en la piel y hematomas después de lesiones inofensivas.

La exploración física implica la palpación de los ganglios linfáticos, el bazo e hígado que en caso de leucemia pueden aumentar de tamaño. Si se desarrolla una meningitis en el curso


del cáncer

de

la

sangre se

producen síntomas neurológicos

tales

como dolor

de

cabeza o parálisis.

En la leucemia aguda, los síntomas se desarrollan rápidamente. Una leucemia crónica, sin embargo, evoluciona oculta sin signos típicos y a menudo no se descubre durante mucho tiempo.

Factores de Riesgo

No hay una única causa conocida para todos los distintos tipos de leucemia que existen. Las causas conocidas, que no son factores intrínsecos de la persona, representan relativamente pocos casos. Cada leucemia distinta puede tener varias causas diferentes.

La leucemia, al igual que otros tipos de neoplasias, es el resultado de mutaciones del ADN. Ciertas mutaciones producen la activación de oncogenes o la desactivación de los genes supresores de tumores, y con ello alteran la regulación de la muerte celular, la diferenciación o la mitosis. Estas mutaciones ocurren espontáneamente o como resultado de la exposición a la radiación o a sustancias cancerígenas, además de la probable influencia de factores genéticos.

Entre los adultos, podemos diferenciar entre los factores biológicos (virus como el virus linfotrópico T humano) y los artificiales (radiación ionizante, benceno, agentes alquilantes y quimioterapia para otras enfermedades). El consumo de tabaco se asocia con un pequeño aumento en el riesgo de desarrollar leucemia mieloide aguda en adultos. El uso y la exposición a algunos productos petroquímicos y tintes para el cabello se han relacionado con el desarrollo de algunas formas de leucemia. También se han descrito casos de transmisión materno-fetal.

Algunas formas de leucemia están vinculadas a infecciones víricas. Experimentos en ratones y otros mamíferos han demostrado la relación entre los retrovirus y la leucemia y también han sido identificados retrovirus humanos. El primer retrovirus humano identificado fue el virus linfotrópico T humano o HTLV-1, el cual causa la leucemia de células T.


Algunas personas tienen una predisposición genética hacia el desarrollo de leucemias. Esta predisposición se demuestra por los antecedentes familiares y los estudios en gemelos. Los afectados pueden tener un solo gen o genes múltiples en común. En algunos casos, las familias tienden a desarrollar el mismo tipo de leucemia que los demás miembros; en otras familias, las personas afectadas pueden desarrollar formas diferentes de leucemia o neoplasias relacionados con la sangre.

La radiación no ionizante como causa de la leucemia ha sido estudiada durante varias décadas. Los expertos del grupo de trabajo de la Agencia Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer realizaron una revisión detallada de todos los datos estadísticos acerca de frecuencias extremadamente bajas de energía electromagnética, que se produce de forma natural y en asociación con la generación, transmisión y uso de la energía eléctrica. Llegaron a la conclusión de que hay muy pocas pruebas de que altos niveles de campos magnéticos de ELF (frecuencia extremadamente baja) pero que no sean eléctricos podrían causar leucemia infantil. La exposición a campos magnéticos de ELF significativa podría dar lugar a un doble riesgo excesivo para la leucemia de los niños expuestos a estos altos niveles de campos magnéticos.

Sin embargo, el informe también dice que las deficiencias metodológicas y sesgos en estos estudios probablemente hayan hecho que el riesgo sea exagerado. No se ha demostrado evidencia de una relación con la leucemia u otro tipo de tumor maligno en los adultos. Dado que la exposición a tales niveles de ELF es relativamente poco común, la Organización Mundial de la Salud concluye que la exposición de ELF, que cada año representa solo entre 100 y 2400 casos en todo el mundo, lo que representa 0,20 a 4,95 % de la incidencia total para ese año.

Consecuencias de la enfermedad en el organismo

Existen varias consecuencias a medida que el niño/a va creciendo, gracias a esta enfermedad, tales como:

Segundos cánceres: los niños que han sido tratados con leucemia tienen un mayor riesgo de padecer otros cánceres posteriormente. Uno de los posibles efectos


secundarios más graves de la terapia para la leucemia linfocítica aguda (ALL) es un pequeño aumento en el riesgo de padecer leucemia mieloide aguda (AML) posteriormente. Esto ocurre en aproximadamente un 5% de los pacientes después de recibir los medicamentos quimioterapéuticos llamados epipodofilotoxinas (etopósido, tenipósido) o agentes alquilantes (ciclofosfamida, clorambucilo). Por supuesto, el riesgo de padecer estos segundos cánceres se debe sopesar con el beneficio obvio de tratar una enfermedad potencialmente mortal como la leucemia.

Problemas cardíacos y pulmonares: Ciertos medicamentos de quimioterapia o radioterapia administrada al pecho a veces puede causar problemas del corazón o de los pulmones más tarde en la vida. Los riesgos de enfermedad cardiaca y ataque al cerebro son mayores entre los niños tratados para ALL. Por lo tanto resulta muy importante el seguimiento minucioso. Además, los sobrevivientes de ALL son más propensos a desarrollar sobrepeso y presentar hipertensión arterial, lo que puede contribuir a estos problemas.

Problemas de aprendizaje: el tratamiento que incluye radioterapia al cerebro o algunos tipos de quimioterapia pueden afectar la capacidad de aprendizaje en algunos niños. Debido a esto, los médicos tratan de limitar los tratamientos que podrían afectar al cerebro (incluyendo radiación) tanto como sea posible.

Crecimiento y desarrollo: Algunos tratamientos del cáncer pueden afectar el crecimiento del niño, y es posible que como adultos su estatura sea un poco menor. Esto es especialmente verdad después de los trasplantes de células madre. Si es necesario, el problema se puede abordar tratando a los sobrevivientes con hormona del crecimiento.

Asuntos relacionados con la fertilidad: el tratamiento del cáncer también podría afectar el desarrollo sexual y la capacidad para tener hijos en el futuro. Hable con el equipo de profesionales que atiende el cáncer de su hijo sobre los riesgos de infertilidad que pueden surgir con el tratamiento. También pregunte si existen opciones para preservar la fertilidad, tal como bancos de esperma.


Problemas con los huesos: el uso de prednisona, dexametasona, u otros esteroides puede causar daño a los huesos u osteoporosis (fragilidad de los huesos).

Además de los efectos secundarios físicos, algunos sobrevivientes de leucemia infantil podrían presentar problemas emocionales y sicológicos. También podrían presentar problemas con su desempeño normal y las tareas de la escuela. Frecuentemente esto se puede atender con apoyo y estímulo. De ser necesario, los médicos y otros miembros del equipo de atención a la salud pueden recomendar algunos programas especiales de apoyo y servicios para ayudar a los niños después del tratamiento contra un cáncer.

Posible Solución

Hasta el momento no se conoce ninguna medida que pueda solucionar la leucemia (cáncer de la sangre). Además, no hay posibilidad de detección temprana. Sin embargo, con el fin de minimizar el riesgo de cáncer, se debe tener cuidado con los contaminantes químicos, en particular, el benceno y sustancias que contienen benceno. Es recomendable llevar una buena calidad de vida, cuidando la alimentación, haciendo ejercicio y evitando el tabaco y el alcohol. La radiación ionizante (por ejemplo, los rayos X) es un factor de riesgo.

Ante síntomas prolongados como debilidad, malestar, fatiga y fiebre, siempre se debe consultar a un médico para que aclare las posibles causas. Incluso si la probabilidad de una leucemia es baja en comparación con otras enfermedades, cuanto antes se detecta una enfermedad, mayor es la probabilidad de solución.

Tratamiento necesario para la enfermedad

El tipo de tratamiento siempre varía según el tipo de leucemia y no suele ser el mismo para todos los enfermos. Puede incluir: medicamentos o quimioterapia por vía intravenosa u oral, quimioterapia por vía intratecal (medicamentos introducidos en la médula espinal con una aguja, en el área denominada espacio subaracnoide), radioterapia, trasplante de médula ósea o


de sangre de cordón umbilical, terapia biológica, medicamentos para prevenir y tratar náuseas y otros efectos secundarios del tratamiento, trasfusiones sanguíneas (de glóbulos rojos o plaquetas) y antibióticos para prevenir y tratar infecciones.


Capitulo III Conclusiones

En la leucemia existe una serie de factores los cuales se pueden ver afectados por dicha enfermedad. A continuación se presentan las principales conclusiones de la investigación que constituyen una visión global en torno a los principales hallazgos y resultados.

En primer lugar se logro describir los síntomas más frecuentes de la leucemia, siendo la disminución de los glóbulos rojos, blancos y plaquetas la causante de síntomas como, fatiga, palidez, hemorragias, fiebre, entre otros.

Por otra parte, se puede indicar que las consecuencias de la enfermedad en el organismo se pueden desarrollar a través del tiempo y ser diagnosticas como segundos canceres, problemas cardiacos y pulmonares, problemas de aprendizaje, crecimiento y desarrollo, asuntos relacionados con la fertilidad y problemas con los huesos.

Según la investigación para poder evaluar los tipos de tratamientos pertinentes de la enfermedad se debe conocer en primera estancia que tipo de leucemia tiene el afectado las cuales pueden ser agudas o crónicas, luego de esto existen diversos tratamientos como lo son medicamentos, quimioterapias o radioterapias.


Capitulo IV

Referencias Bibliográficas

Brandwein J. (2011). Tratamiento de la leucemia. www.tratamientos.com James D. (2011). Consecuencias de la leucemia. www.wikipedia.com Arguelles J. (2009). Fundamentos de Hematología. www.elrincondelvago.com Florez J. (2005). Farmacología humana. www.farmacologiahumana.com

Profile for Dayana Peña

Monografia pdf  

Monografia pdf  

Advertisement