Page 1

La drogadicción La drogadicción es una enfermedad que consiste en la dependencia de sustancias que afectan el sistema nervioso central y las funciones cerebrales, produciendo alteraciones en el comportamiento, la percepción, el juicio y las emociones. Los efectos de las drogas son diversos, dependiendo del tipo de droga y la cantidad o frecuencia con la que se consume. Pueden producir alucinaciones, intensificar o entorpecer los sentidos, provocar sensaciones de euforia o desesperación. Algunas drogas pueden incluso llevar a la locura o la muerte. La dependencia producida por las drogas puede ser de dos tipos: - Dependencia física: El organismo se vuelve necesitado de las drogas, tal es así que cuando se interrumpe el consumo sobrevienen fuertes trastornos fisiológicos, lo que se conoce como síndrome de abstinencia. - Dependencia psíquica: Es el estado de euforia que se siente cuando se consume droga, y que lleva a buscar nuevamente el consumo para evitar el malestar u obtener placer. El individuo siente una imperiosa necesidad de consumir droga, y experimenta un desplome emocional cuando no la consigue. Algunas drogas producen tolerancia, que lleva al drogadicto a consumir mayor cantidad de droga cada vez, puesto que el organismo se adapta al consumo y necesita una mayor cantidad de sustancia para conseguir el mismo efecto. La dependencia, psíquica o física, producida por las drogas puede llegar a ser muy fuerte, esclavizando la voluntad y desplazando otras necesidades básicas, como comer o dormir. La necesidad de droga es más fuerte. La persona pierde todo concepto de moralidad y hace cosas que, de no estar bajo el influjo de la droga, no haría, como mentir, robar, prostituirse e incluso matar. La droga se convierte en el centro de la vida del drogadicto, llegando a afectarla en todos los aspectos: en el trabajo, en las relaciones familiares e interpersonales, en los estudios, etc.

Un estudio comparativo del Observatorio de Drogas revela que jóvenes tienen fácil acceso a estas sustancias Las estadísticas de los estudios realizados en jóvenes de colegios en el Ecuador, revelan que desde 1998 el consumo de drogas ilícitas en el país ha aumentado en un 8,7%. En drogas como el cigarrillo, el estudio estimó que desde 1998 y 2005, es decir en siete años, un 16,4% de personas empezaron a fumar. En cuanto al alcohol, su consumo subió un 17,1%. En tanto, en drogas ilícitas las estadísticas también arrojaron un aumento. No obstante, en 2005 y hasta la fecha (2009) fueron aumentadas al estudio drogas como el crack, el opio, la morfina, drogas vegetales (ayahuasca, hongos, entre otros). "Conseguir drogas es fácil, se lo puede hacer en fiestas, en la calle, la venden los pusher (expendedores de droga), se la puede encontrar en cualquier lugar", dijo Silvia Carolla, directora del Observatorio de Drogas.


Esa opinión es apoyada por Franklin Espinoza, jefe de Intevención de la Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen) en Pichincha, quien manifestó que aunque la Policía realice operativos, ellos nada pueden hacer sin el apoyo real de los padres y de la comunidad. Añadió que las drogas se consumen dependiendo a los estratos sociales. Como ejemplo puso el consumo de marihuana y cemento de contacto en las clases baja y media baja, por la capacidad adquisitiva de estos colectivos. Y el consumo en clases media y media alta de cocaína, heroína, éxtasis y otras. Sin embargo, este criterio no fue compartido por Carolla, la cual explicó que eso es relativo. "En el estudio que realizamos, la realidad fue distinta, descubrimos que a jóvenes, de sexo femenino y de colegios particulares les gustaba el cemento de contacto, entonces no podemos generalizar", dijo.. Consumo en cifras Entre las drogas más ofrecidas en el país están el alcohol y el cigarrillo, con el 20,6%; marihuana, 18,7%; cocaína, con el 6,4%; y, éxtasis, 2,6%, según datos del Consejo Nacional de Sustancias Estuperfacientes y Psicotrópicas (Consep). Según este estudio del Consep, las drogas que se consumen a edad más temprana son los inhalantes, a los 14 años, aproximadamente; las consumidas a edades mayores son los tranquilizantes y estimulantes, su consumo puede empezar a alrededor de los 25 años. La marihuana es la droga ilegal más requerida en el Ecuador y se la consume desde alrededor de los 18 años. En cuanto al alcohol, el estudio reveló que el 12,7% de jóvenes de 14 años probaron o bebieron alguna vez alcohol y que el 60,7% probó una bebida alcohólica entre los 15 a 19 años. No obstante y aunque también es una droga legal, las estadísticas en cuanto al cigarrillo arrojan datos diferentes, puesto que un 14,9% de los ecuatorianos han probado cigarrillo alguna vez en su vida, de esto la edad promedio en la que se consume son los 18 años de edad, según datos de estudios del Consep. Asimismo, Carolla afirmó que hay una "nueva moda", la del éxtasis. Sin embargo, "a este estuperfaciente acceden jóvenes de mejor capacidad adquisitiva", mencionó la experta. Añadió que los jóvenes han aumentado su capacidad adquisitiva, puesto que a raíz de la migración "los muchachos tienen más dinero para gastar", indicó. Expertos opinan Espinoza recalcó que para prevenir estos casos de consumo de droga, los padres deben


comunicarse con sus hijos y saber "leer" a tiempo las señales que muestran, como son: ojos rojos, comportamiento agresivo, entre otros síntomas que pueden mostrar los adolescentes consumidores de drogas. "Muchas veces los padres nos hacemos los ciegos ante esta realidad, pero debemos frenarla con la comunicación, estando más cerca de nuestros hijos, porque confundimos este comportamiento con la famosa edad difícil", manifestó. Para Carolla, la edad no es una de las causas específicas, pero recalcó que puede ser un motivo, porque el niño o la niña está en una etapa de transición en la que existe curiosidad. (VYJ) Drogas, un problema regional Un estudio regional realizado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudd) en 2008, en seis países de Sudamérica, situó a la Argentina, Chile y Uruguay como los más grandes países consumidores de droga en la región. En dicho análisis se estudió a la Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, Perú y Uruguay, lo cual determinó que en todos estos países la droga ilícita preferida es la marihuana. "Alrededor de 2,1 millones de 13 millones de personas han consumido marihuana en la región", conforme el documento de la Onudd. Esta droga es la que más afecta a la Argentina, Chile y Uruguay, en donde el consumo se acerca al 7%, mientras que en Bolivia es del 4,3% y en el Perú y Ecuador el consumo regular es menor. En cuanto al consumo de cocaína, la cifra promedio de los países es de 1,4%. Es así que 600 mil personas de la región confesaron haber consumido esta sustancia alguna vez. Además, en el estudio de este alcaloide se analizaron también sus derivados, como es la pasta base. Dicho informe determinó que los hombres son más vulnerables a las drogas que las mujeres, puesto que según el estudio son mayores consumidores de pasta base, marihuana, alcohol, cigarrillo y cocaína en la región. El alcohol y el cigarrillo son las drogas de mayor consumo en la región y son políticas de prevención regional.

En farmacología, una droga es toda materia prima de origen biológico que directa o indirectamente sirve para la elaboración de medicamentos, y se llama principio activo a la sustancia responsable de la actividad farmacológica de la droga. La droga puede ser todo vegetal o animal entero, órgano o parte del mismo, o producto obtenido de ellos por diversos métodos que poseen una composición química o sustancias químicas que proporcionan una acción farmacológica útil en terapéutica. Este término suele usarse indistintamente para designar a ésta y a los términos correspondientes en farmacia a principio activo, fármaco y medicamento, ya sea por


extensión del concepto o debido a la traducción literal del término inglés drug, el cual no hace distinciones entre los tres conceptos.

Contenido [ocultar]   

         

1 Etimología 2 Farmacodependencia 3 Clasificación o 3.1 Según los efectos producidos en el sistema nervioso central [2] o 3.2 Según su nivel de adicción o 3.3 Drogas duras y blandas o 3.4 Drogas legales e ilegales 4 Historia 5 Tolerancia 6 Síndrome de abstinencia 7 La juventud y la drogadicción 8 Debate acerca de la legalización/ilegalización 9 Drogas inteligentes (Smart Drugs) 10 Véase también 11 Referencias 12 Bibliografía 13 Enlaces externos

Etimología Según la Real Academia Española, droga proviene del árabe andalusí ḥaṭrúka (literalmente, "charlatanería").[1]

Farmacodependencia La drogadicción o farmacodependencia o consumo excesivo o drogodependencia es un padecimiento que consiste en la dependencia de sustancias químicas que afectan el sistema nervioso central y las funciones cerebrales, que producen alteraciones en el comportamiento, en la percepción, en el juicio y en las emociones. Los efectos de las drogas son diversos, dependen del tipo de droga y de la cantidad o de la frecuencia con la que se consume. Pueden producir alucinaciones, intensificar o entorpecer los sentidos o provocar sensaciones de euforia o de desesperación. El consumidor necesita consumir cierta sustancia para alcanzar ciertas sensaciones placenteras o bien para eliminar sensaciones desagradables derivadas de la privación de la sustancia (el llamado síndrome de abstinencia). La dependencia producida por las drogas puede ser de dos tipos: 

Dependencia física: El organismo se vuelve necesitado de las drogas, tal es así que cuando se interrumpe el consumo sobrevienen fuertes trastornos


fisiológicos, lo que se conoce como Síndrome de abstinencia. Por ejemplo, algunos medicamentos para la presión sanguínea. Dependencia psíquica: Es el estado de euforia que se siente cuando se consume droga, y que lleva a buscar nuevamente el consumo para evitar el malestar u obtener placer. El individuo siente una imperiosa necesidad de consumir droga, y experimenta un desplome emocional cuando no la consigue. Por ejemplo, la abstinencia de la cocaína no trae síntomas como vómitos ni escalofríos; en cambio se caracteriza principalmente por la depresión.

Clasificación Las drogas han sido clasificadas según múltiples sistemas de categorización, predominando, en la actualidad, las clasificaciones en función de sus efectos farmacológicos. Entre los diferentes tipos de clasificación empleados a lo largo del tiempo, destacan los siguientes: 

Clasificación de las drogas según sus efectos sobre el sistema nerviosos central

Según los efectos producidos en el sistema nervioso central La clasificación de las drogas según los efectos que producen a nivel del sistema nervioso central constituye el sistema de clasificación más aceptado en la actualidad (frente a la distinción entre drogas duras y blandas o legales e ilegales). Según éste las distintas sustancias podrían clasificarse en una o varias (drogas mixtas) de las siguientes categorías: 

Depresores del sistema nervioso central o Psicolépticos: inhiben el funcionamiento del sistema nervioso central, enlenteciendo la actividad nerviosa y el ritmo de las funciones corporales. Entre los efectos que producen se encuentran relajación, sedación, somnolencia, sueño, analgesia e incluso coma. Ejemplos de estas sustancias los constituirían el alcohol, los diversos tipos de opiáceos (heroína, morfina, metadona, etc.), ciertos psicofármacos (como por ejemplo las benzodiacepinas o los barbitúricos), etc.

Estimulantes o Psicoanalépticos: producen una activación general del sistema nervioso central, dando lugar a un incremento de las funciones corporales. Se establece una distinción entre estimulantes mayores (tales como la cocaína o las anfetaminas) y menores (como la nicotina o las xantinas: cafeína, teína, teobromina).

Alucinógenos o Psicodislépticos: también conocidos como perturbadores.[cita requerida] Producen un estado de conciencia alterado, deforman la percepción y evocan imágenes sensoriales sin entrada sensorial. Ejemplos de estas sustancias los constituirían el LSD o las drogas de síntesis (que por los efectos que producen serían más bien consideradas como sustancias mixtas estimulantes-alucinógenas).

Ejemplos de Clasificación de algunas Sustancias según sus Efectos sobre el Sistema


Nervioso Central Sustancias Estimulantes del Sustancias Depresoras del SNC SNC Alcohol Cocaína Opiáceos (Heroína, Morfina, Anfetaminas etc.) Benzodiacepinas Nicotina Barbitúricos Xantinas (Cafeína, Teína, etc.) Cannabis y derivados Inhalantes

Alucinógenos LSD Psilocibina Peyote Drogas de síntesis

Según su nivel de adicción[2] Nº Droga Potencial de adicción 1 Nicotina 100/100 2 Metanfetamina fumada 98.53/100 3 Crack 97.66/100 4 Metanfetamina inyectada 94.09/100 5 Valium (Diazepam) 85.68/100 6 Metacualona 83.38/100 7 Secobarbital 82.11/100 8 Alcohol 81.85/100 9 Heroína 81.80/100 10 Anfetamina vía Oral (Crank) 81.09/100 11 Cocaína 73.13/100 12 Cafeína 72.01/100 13 PCP (Fenciclidina) 55.69/100 14 Marihuana 21.16/100 15 Éxtasis 20.14/100 16 Setas alucinógenas 17.13/100 17 LSD 16.72/100 18 Mescalina 16.72/100 De esta lista al menos tres son de venta legal en las tiendas y son de uso corriente en la sociedad occidental: la nicotina del tabaco, el café y el alcohol. También se puede conseguir con receta: el Valium, donde curiosamente su alto poder de adicción contrasta con los estudios de quienes creen que es un placebo[cita requerida]. La consideración legal de éstas es sin duda muy diferente de las del resto de la lista.

Drogas duras y blandas


El cannabis afecta casi todos los sistemas corporales. En él se combinan muchas de las propiedades del alcohol, los tranquilizantes, los opiáceos y los alucinógenos.[3] La diferencia entre una droga dura y una droga blanda es que aquella causa adicción y/o una dependencia física y psíquica, mientras que una droga blanda solamente causa una sola adicción y/o dependencia, la cual puede ser a nivel psíquico solo o físico solo. En su origen esta distinción pretendió servir para distinguir las drogas altamente adictivas que comportan serios daños a la salud (duras), de las poco adictivas, que no presentan un riesgo grave para quien las consume (blandas). [cita requerida] A pesar de ello esta distinción es aún empleada tanto en el discurso oficial como en el habla informal:[cita requerida]  

Drogas duras: la cocaína, los opioides (morfina, heroína, etc.), el alcohol, o las anfetaminas son comúnmente descritas como drogas duras. Drogas blandas: el término es aplicado generalmente a los derivados del cannabis (marihuana, hachís, etc.), a la cafeína, etc. Por lo general el término se aplica a sustancias cuyo consumo no conlleva patrones de comportamiento social desadaptativos.

La distinción entre drogas duras y blandas es importante en la política de drogas de los Países Bajos, entre otros estados, donde ciertas drogas blandas gozan de la tolerancia oficial, aunque casi siempre están sujetas a restricciones en cuanto a su comercio, producción y consumo.

Drogas legales e ilegales Consiste en la clasificación de las sustancias en función de las restricciones legales establecidas en cada estado particular respecto al consumo, producción y venta de las diferentes sustancias. Así, en la mayor parte de los países occidentales las drogas se clasifican según la normativa legal, del siguiente modo: 

Drogas legales: alcohol, tabaco, psicofármacos, estimulantes menores y otras sustancias (heroína, metadona, etc.) bajo prescripción médica.


Drogas ilegales: son todas las que no forman parte del apartado anterior y a las que se accede a través del mercado negro (se incluiría aquí, por ejemplo, la metadona obtenida subrepticiamente aunque inicialmente haya sido dispensada a partir de vías legales): Derivados del cannabis, heroína, cocaína, etc.


drogas  

muy conmovedor

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you