Issuu on Google+

Heraldo de Aragón l Lunes 18 de octubre de 2010

CULTURA Y OCIO l 51

Historia l Una sentencia de finales del siglo XVII demuestra que el término referido al cordero joven de entre 90 y 100 días ya existía en esas fechas. El ladrón Bernardo Lafarga fue condenado a 5 años de destierro por robar uno

Un ladrón de ternasco... de 1672

La editorial Planeta, a juicio por el plagio de Cela BARCELONA. El Juzgado de

E

n un proceso abierto contra un tal Bernardo Lafarga en 1672, el imputado fue sentenciado a cinco años de destierro de Aragón por robarle a un ganadero unas cucharas de madera, unos cuchillos, una bota con vino ¡y un ternasco! Hasta hace poco, el documento más antiguo en el que salía este término era de 1802. La sentencia de finales del siglo XVII, que se guarda en el archivo histórico de Casa de Ganaderos, retrasa el posible origen de la palabra 130 años. El hallazgo del escrito ha sido obra de Armando Serrano, director de la fundación Casa de Ganaderos, e Isidro Sierra, catedrático de la Universidad de Zaragoza. Serrano avisa de lo grave de la pena impuesta a Bernardo Lafarga. “Este señor tuvo que dejar su trabajo y rehacer su vida, aunque las penas por destierro nunca se cumplían del todo, con irse a Ejea valía. Eso sí, se ve que el tipo era un ‘piezas’, porque descubrieron que había robado a más ganaderos”. La palabra ‘ternasco’ sale en otros dos documentos del archivo de Casa de Ganaderos, institución nacida en 1218 que se mantiene actualmente como cooperativa. En uno de ellos, fechado en 1831, Casa de Ganaderos protestó contra el Ayuntamiento por el requisamiento a un ganadero de ‘un ternasco muerto preparado para su consumo’ ya que, en aquella época, el Consistorio tenía el control de todo lo que entraba en la ciudad. En el otro escrito, datado en 1837, Casa de Ganaderos exigía al Ayuntamiento la eliminación del impuesto de dos reales que se le cobraba a los granjeros por cada ternasco que entraba a la ciudad. “Es muy probable que esto fuese consecuencia del conflicto que se originó por lo del cordero confiscado en 1831”, añade Serrano.

prefería desecharlo. “Por ley no podían negarse a ejercer el cargo, según los estatutos solo la muerte les eximía”, señala Serrano. En el siglo XV uno de ellos quiso perpetuarse en el puesto, pero la Corona le obligó a dejarlo o sería apresado, según reflejaron las actas de la institución gremial. “No se andaban con chiquitas”, añade Serrano. La digitalización de los archivos de Casa de Ganaderos comenzó hace más de cinco años y la cooperativa tiene previsto seguir con ello hasta que lleguen a los documentos fechados en 1900. “De aquí a un año tenemos previsto terminar todo el archivo, que tiene casi 5.000 documentos”. Sus historias han servido para tres tesis doctorales y varias tesinas.

Instrucción número 2 de Barcelona ha dictado la apertura de juicio oral contra el presidente de Planeta, José Manuel Lara Bosch, en relación con el presunto plagio de una obra de la escritora gallega María del Carmen Formoso por parte del fallecido escritor Camilo José Cela en ‘La Cruz de San Andrés’, premio Planeta de 1994. En el auto, la jueza Eugenia Canal decreta la apertura de juicio por presuntos delitos “contra la propiedad intelectual, estafa y/o apropiación indebida” e impone a Lara y Planeta una fianza de 533.333 euros. La apertura de juicio oral, contra la que no cabe recurso, tiene lugar después de que en noviembre de 2009 la Audiencia de Barcelona desestimara el recurso que presentó la editorial Planeta contra el auto por el que el Juzgado de Instrucción número 2 acordó concluir la instrucción y continuar con la causa penal abierta contra Lara. La Audiencia consideró entonces que en la causa constan “datos indiciarios para sostener la imputación” contra el presidente del Grupo Planeta por un presunto delito contra la propiedad intelectual en la obra de Cela mencionada. En opinión del tribunal, se desprendían indicios de que ‘La Cruz de San Andrés’ podía suponer un “plagio parcial” de la obra ‘Carmen, Carmela, Carmiña’, de María del Carmen Formoso, por las ‘coincidencias’ que presentaban ambas obras. Según la Audiencia, la responsabilidad del editor se centraría en haber facilitado presuntamente una copia de la obra inédita de la querellante presentada a la editorial para concurrir al Premio Planeta.

DAVID MORALES

COLPISA

Sentencia en la que se culpa del robo de un ternasco (palabra en azul en la imagen) a Lafarga. CASA DE GANADEROS

El sector ovino tuvo en la Edad Media una importancia máxima en Aragón y los ganaderos fueron un verdadero ‘lobby’ económico. A cambio de su apoyo a la Corona, consiguieron privilegios como estar exentos de pagar los impuestos de ‘castillaje’ (pasar cerca de los castillos de la Corona) y ‘pontazgo’ (cruzar el puente de Piedra’). El gremio llegó incluso a tener un poder que pocas instituciones han tenido: su propia jurisdicción. Un Justicia de ganaderos Casa de Ganaderos conservó hasta 1712 jurisdicción criminal (en la que se juzgaban delitos de sangre) y hasta 1828 jurisdicción civil. Este tribunal trataba cualquier conflicto en el que hubiese de por medio un ganadero, “desde proble-

ESTHER CASAS

Las esferas de Orensanz, en el Auditorio El artista oscense Ángel Orensanz, afincado en Nueva York, ha visitado Zaragoza durante las fiestas del Pilar para instalar en la sala Hipóstila del Auditorio una de sus creaciones, formada por dos grandes esferas de plástico transparente sobre las cuales ha dibujado formas en varios colores. Orensanz acaba de inaugurar además en la embajada española en Tokio una exposición titulada ‘Veinte años en Japón’. Heraldo

mas con campesinos, porque un rebaño se había comido los pastos de unas tierras, hasta peleas nocturnas entre un ganadero y cualquier otra persona”, explica Serrano. La elección del Justicia de Casa de Ganaderos era cada cuatro años. Para ello se celebraba un referéndum en el que se metía el nombre de cada cofrade en un saco, proceso llamado ‘insaculación’ en los documentos históricos. A continuación, un niño sacaba tres de los nombres apuntados y los ganaderos votaban a quién preferían para el cargo. Este segundo paso recibía el nombre de ‘fabeación’ y se hacía de una manera muy particular: el votante introducía una haba blanca en el saco del candidato que quería que saliese elegido y una haba negra si


Un ladrón de ternasco de 1672