Issuu on Google+


Creencias sobre el alma  La celeste morada solo se consideraba como la

recompensa de algunos grandes bienhechores de la humanidad.

hombres

y

 La primera opinión de esas antiguas generaciones fue

que el ser humano vivía en la tumba; que el alma no se separaba del cuerpo, y que permanecía fija en esa parte del suelo donde los huesos estaban enterrados .


Culto a los muertos.  En su pensamiento, cada muerto era un dios .  Los griegos daban espontáneamente a los muertos el

nombre de dioses subterráneos.

 Se consideraban a los muertos como seres divinos que

gozaban de una existencia bienaventurada. Pero existía una condición para su felicidad : era necesario que las ofrendas se les tributasen regularmente por los vivos.


El fuego sagrado.  La casa de un griego encerraba un altar: en este altar

tenia que haber siempre un poco ceniza y carbones encendidos . Era obligación sagrada para el jefe de la casa conservar el fuego día y noche.

 El fuego tenia algo de divido; se le adoraba, se le

rendía un culto verdadero. Se le ofrendaban: flores, frutas, incienso, vino.


La religión doméstica  La religión no residía en los templos, sino en la casa;

cada cual tenia sus dioses; cada dios sólo protegía a una familia y solo era un dios en una casa.

 La religión solo podía propagarse de generación en

generación. El padre, dándole la vida al hijo, le daba al mismo tiempo su creencia, su culto, el derecho de alimentar el hogar, de ofrecer la comida fúnebre, de pronunciar las formulas de la oración.


Tomado de:  La Ciudad Antigua: Fustel de

Coulanges (París 1830 - Massy 1889)

Durante su juventud fue profesor de Historia en diferentes centros hasta que ganó una cátedra en la Facultad de Letras de Estrasburgo y poco después en la Sorbona. A su currículum profesional hay que añadir su pertenencia a la Academia de las Ciencias Morales y Políticas. Destacó como uno de los autores más prestigiosos en Historia Antigua y Medieval


Creencias en Grecia Antigua.