Issuu on Google+

1


2


3


4


A Paloma mi gran pasi贸n, mi sirena, mi dulce s煤cubo.

5


6


LA MÍSTICA

7


Sucedió a principios de los ochenta cuando emergió de unas hojas de periódico y algunas páginas desmembradas de El Víbora, que hacían la pretenciosa función de aislar la humedad del frío suelo de una pequeña habitación madrileña, y un, ya delgado y santiguado, colchón de 105 de goma espuma. Miguel Angel Toledo y W. Foc crean el Movimiento Místico, al que se unirán Juan Carlos Fresnadillo, Eduardo García Rojas, Rafael Gonzalo -Tille- y Max Extrella, con apariciones siempre estelares de Javier Esteban, los diseños textiles y autoperformance de Mario Cáceres y sus gemelas, junto con la sed vital de Kiko Golderos. Prolífica etapa con cortometrajes en vídeo y cine, encontrando a monstruos como Will More y Eva Liberten; dibujos, pinturas y frescos, poemas y relatos, performaces vivenciales. Este Movimiento se va a nutrir de los surrealistas, especialmente de Marcel Duchamp, de la creación espontánea y tentativa de lo emergente, de lo que va emanando de una zona difusa y preconceptual, corporal y centro vivencial , en un intento de simbolizar libremente el hecho experiencial, como única verdad y fuente cercana de conocimiento, de conexión con la energía creadora, no mediatizada conceptualmente, sin ataduras lógicas ni formales. Es en la zona limítrofe o border line de Gendlin, en el acto de disonancia cognitiva de Festinger, entre lo consciente y lo inconsciente, en esa membrana ligera de piel de sapo, en la fascia rugiente, donde emerge el hecho místico.

8


Desde lo contradictorio y moralmente inapropiado, en la desnuda confrontación existencial aparece el espacio místico creador. Es el punto de fuga, la mancha roja, el arrebato de Iván Zulueta, zona de fusión donde el tiempo se diluye como magma etéreo en un acto autopropulsado de tentativas sucesivas de asir la energía creadora emergente. Donde la verdad reside. Y la mentira. Es la unión con el todo, y con la nada. No hay moral, ni dogmas ni leyes, ni arquetipos. Una huida de paradigmas paralizantes que constriñen el crecimiento, dejando libre el fluir sin censor, en una mística resonancia con la zona central del individuo desde donde la experiencia se expresa. El Editor

9


10


“La noche, ella, no se mueve ni permanece es hora de sacar las tijeras corta y disfruta de su cuerpo lame y escucha como jadea, se mueve, desaparece.� Juan Carlos Fresnadillo

11


12


“Estoy entera, tengo a Cristo en el ano. Soy la niña burbuja. Triste y erecta.” Max Extrella Lacoja

13


14


15


16


17


El inventor de palabras. O ese Foc.

por RaRo.

Uno no suele arriesgarse a pedir un prólogo (o epílogo) a alguien si no sabe (casi) sobre seguro que va a hablar bien de su libro. Nadie es tan inconsciente. Ni loco. Y los poetas no andan sobrados de autoestima, aunque lo disimulen. Aún así, Foc se ha arriesgado a pedírmelo a mí misma. Alguien que nunca había escrito uno y que para colmo no confía en que un prólogo ofrezca nada nuevo a un libro. Pero. Yo no he venido a hablar mal de “El culo albino”. He venido a hablar de Foc. Porque después de leer su libro puedo decir que me ha gustado. Y que le conozco un poco más. Y que he visto cosas que nunca imaginaríais... Lo descubrí en “Golma”, su primer poemario. En él ya avisaba, con sus palabras inventadas, que había creado a su personaje, para soltar esos versos concisos, sentimientos como recién nacidos en él, al borde de la rabia y sobre todo, apasionados, amorosos en el término más vital de esta palabra. Grrrr La voluntad perdida en la unión gomosa. Tanto. La necesidad perdura. Serotonina. La ausencia cruel. Tocarte. 18


Y lo que no se dice, transpira, casi tanto como si lo dijera. En “Golma” la contención se mantiene. En este segundo libro “El culo albino”, Foc se desnuda, a tumba abierta, habla de sus pasiones y desviaciones. De sus debilidades y desasosiegos, de su amor, así, de frente. Sin contención. Sin poner barricadas. Ha decidido ya no guardarse nada. Explotarlo. Explosionar. Se ha hecho poeta. Sin complejos. Tan sólo un nombre monosilábico le protege, ese Foc al que cada vez se parece más. Tanto, que mucho me temo que le acabe prevaleciendo sobre el hombre que le habita… o tal vez se invente algún otro giro… o quién sabe qué…

19


20


He chapoteado como un cerdo alegre entre las escuetas elucubra-

ciones de W. Foc. Comparto, veo, con él la pasión por los culos, esa maravilla gratuita y cercana. También creo que debo compartir con él un pasado de perturbado mental y digo esto porque me da la sensación de entenderle. Opino que expresiones contenidas en esta obra poética tales como "culo al dente", deberían ser incluidas de inmediato en algún tipo de manual para el perfecto caballero. Aún a riesgo de ser tachado de pajillero, hoy les voy a confesar que yo me he empalmao. Oh sí. F.Lefer Pesca y Blues

21


22


03.17 am Saboreando la inercia del todo. Y cierras la boca. Y la abres como un pรกjaro atroz. Infeliz por esta enorme felicidad que jamรกs perdurarรก por siempre. Amargo paladar. Dulce sabor a nosotros. Gomosos.

23


24


Al

poeta

Me cago tranquilo Y me meo dulce En el puto bosque En el arroyo de mierda Y en la hojarasca que arrastra.

25


A l punto No es que te disculpe o no. Es que siento el pálpito de vivirnos. No puedo estar. Esto me mata. Tarzán se la casca menos ¿Jane?

26


ANÍBAL Te aferras a las sábanas ordeñándolas. Gritando poseída. Suplicando tomar todo. Rompiendo los poros. Exudando lujuria. Entonces raspo mi garganta desbordando oscuras contracciones. Sintiendo el barro húmedo. Y acre. Dando. Los labios hartos. Después observo como se van los tropiezos que se van por el desagüe se van.

27


A utorretrato En la ola de la virginidad caduca de Sandokan. Te llamo. Y te maldigo. Y pereces de indulgente cinismo amarillo limón. Te crees lo que eres. Y te sabes recoger lo que escuece. Para saborearte reinando. El espacio yermo del desánimo. Pareces imbécil. Inválido cabrón.

28


29


BIONIC

MAN

El latino sonríe. Falso me siento. EXTRAÑO – ¿qué idioma hablo? ¿hablo? V.O. Coreografías ajenas. Existencias efímeras de algodones fríos. Azucarados de sol a sol. Tómame guarra. Sóplame la polla. Y te daré por detrás. Dame tu negra polla. Señorita Escarlata. Señorita Escarlata.

30


B onsai

kitten

Asesino. No te da pena. No. No ves la ternura en sus oscuros ojos. No. No encuentras refugio en su vertebrada dorsal. No. No te erizas con su pรกlida voz. No. Eres un mierda. No.

31


32


C arnaje Las olas, rompiendo incipientes. Las algas, alumbrando saliva. Ronroneo. Salado el paladar. La lengua que roza el cielo. Lodo. Pradera de anĂŠmonas, disciplinadas. Llodio. Rompe. Rasga. Lame la raja. Huele a verano. El vello.

33


C ome Sé que te gusta. Siempre ha sido así. No lo niegues. No me digas que ahora no. Así.

34


C rudo En la búsqueda interna para luego exportarlo a Japón pon. Un York, Un york. Razón, Jose. Roma se calla. ¿Es que estamos locos? La escucha, la atención cariñosa a este todo yo que me dice. Come, come. Fill me all. Ya. Cago en. Tantas posturas rígidas auto impuestas en este devenir colectivo donde ¿crecemos? Ciegos mostrando lo que queremos ver que el otro vea. Deseosos de confirmar sus expectativas. Terror a la disonancia. Memos. Santa disonancia.

35


36


D iciembre / 0 9 No he podido profanar el santuario del enfermo. Ni tocar el rosario. Ni leer las oraciones de las Nieves. Ayer me escribió Y que también me quería Y que no era un error Y que no era una confusión Y me quedé húmedo y frío Y yo que después de tanto Silencio Y después Hablé Con mi sirena Y nos reímos, todos. Y vi sus rizos en mi pecho en mi sonrisa honda en mi vientre bullendo.

37


Paloma. Aullando la verdadera esencia del estar. Proclamando vida. Chillando pellizcos blancos. Domingo transitado. Malacitano. Ayeres vencidos. Presentes renovados. Mujeres malditas con corazones benditos. Mujeres bendecidas con corazones condenados. Amo tu bulito. Duro. Tu nacarada columna. El sabor de tu pubis. Tu piel. Tus pezones de dos euros. Te siento. SĂ­, te veo. Te siento.

38


D ildo Âżpor quĂŠ lado prefieres hoy? mi amor.

39


40


E l amor Y cierra la puerta sin hacer ruido. Golpea en el vientre el arañazo del hijastro iluminante. Definir. Sentir, conceptualizar la emoción que no cesa. …dopamina? …serotonina? …endorfinas, tal vez? ¿Mecanismo? ¿Artefacto? ¿Estado dinámico por proceso adaptativo y/o evolutivo? Sexo. Compartir.com Convivir.es Dependencia. Tóxico feroz. Devastador ímpetu. Punto de inflexión. Cooperación.uk Cálida sábana. ¿Para qué la realidad pretendida? Me sé en ti. Te sé en mí. Huelo. El sabor del deseo. El pálpito de la carne. La amarga mirada de la entrega. De la eterna pugna de la ya vencida voluntad. Y me lames los pies. Y te doy mi todo. …mi tiempo. Mi vivir. 41


Y no te pido nada. Porque ya me lo vas dando. Desde mucho antes. Sin propósito. Sin finalidad. Sin dirección. Como un todo. Amorfo y caótico. Que hiela y abrasa el vientre. Y apenas puedes hablar. Apenas. Ladrar, tal vez gruñir? Tomate. Para Germán de W.Foc

42


E l proceso A B AB (BA) AB1 AB2 A B12 AC (CA) B12

43


E l tornillo infeliz El ventilador gira bajo el techo abovedado. La glicinia amniótica trepa sin freno. Gatos aullantes y famélicos imploran amenazantes algo para tragar. Ayer otra puñalada-sin piedad. Con la fría y dubitativa muñeca de terciopelo enamorada. Y más palabras enredadas. En la glicinia carnívora.

44


El dolor. El amor y la pasión. La felicidad pendenciera. Arde el polvorín-mecha rápida. Llanto desconsolado. De unas disculpas aún no aceptadas asimiladas deglutidas. Me muero por tus rizos. Por el sabor de tu culo. Y el olor de tu meloso musgo mañanero. Dame tus labios. Rubiasca.

45


EL VÉRTIGO (A Sanpedro, volador) Me gusta ser tu boyera y que tú mi maricón. Arrojarme a este placer adulto tan lleno tan preñado de caricias y humedades olvidadas. Tal vez desconocidas. Hallarme en tus senos y en lapiel de tu culo.

46


En el frescor de tu boca. En tu acogedora lengua. Descubro en mĂ­ otras sensaciones en los valles de siempre. Nos sumergimos en este lodo de amor. Y emergemos. Y chapoteamos. Y nos chupamos. Hambrientos. De nuevo.

47


E smegma He notado el calor De la mano que acaricia Y las uñas que rascan mi piel. La amargura verde del espárrago pinchón que te atrapa. Te sumerge. Erguida te retuerces y desesperas. Y te inunda. Y te embriaga. Y llenos nos besamos. Y nos confundimos. Llamándonos.

48


49


F arofa Esperamos la incompetencia el silencio y la comunicada incomunicación del haber. El sitio. La soledad impertérrita del humus. Engullir Marina d’Or. Sabes?!!! Te adoro. Rubia. He cambiado la piel la camisa.

50


51


H alloween El amor nos llega como una bofetada tremenda. Profunda y sonora. Desbordada de incertidumbre. De amenaza incierta. Como un lĂĄtigo preĂąado de varices verdes. Un boomerang metĂĄlico de pasados reconstruidos. Y de futuros encontrados. El amor nos trae. El amor nos enfrenta a ese espejo oscuro. A este destruir meloso.

52


El amor nos empuja. A esta parálisis activa. A este estar sin ser. A este ser sin estar. A este latido perenne. A esta arritmia cotorra. La sorpresa del amor. De la hipótesis del dolor. De la confirmación de lo evitado. De lo temido. De lo buscado. De lo imposible. Del gozoso placer del roce. De la cercanía. Del nosotros y de nuestro temeroso ahora. No hay previsión. No. Sí aceptación. Plena e incondicional. Un poco sucio.

53


H ola El desgarro y el abrazo de Rodalquilar. 30 6,25 Y los ojos desorbitados Del perro aullador. Tu terso culo. Al dente. Te amo.

54


55


J ar La desilusi贸n retuerce el modelo. La bestia se desespera y emerge. Veo sus ojos. Ambivalentes. Anfibios. Pacificadores.

56


J ota Pedazo. De baifo. Trozo de. Acero. Duro. Firme. Se cae. Y. TambiĂŠn.

57


58


L a esponja borracha Un mundo de significantes sin significado. De objetos innominados. De inconexas relaciones imposibles. Inútiles. De frías esencias. De presencias inertes. No hay clima. No hay aire. Sólo vacío. El símbolo se ahueca. La densidad se limón. Se fragmenta. Se diluye. Se va. Para siempre. Sin el yo. ¿Qué queda?

59


LA MULA ...Y me dicen que Caín. El valor de lo ajeno. De la representación animada. De la farsa totémica del rígido acontecer. Busco en ti la aprobación la inclusión el comprobante de mí. Y en todos. Y veo amoldando mi yo ya amoldado. En significantes propios. Ya tan sólo respiro por poros implantados. Y me miro. y me miro. Y busco en ti. En todos. En la senda del logro de aquel éxito de este fracaso. Mamón. 60


L a ola ochenta y ocho Me zarandea esta dependencia Tan honda de ti. Que no cesa. Esta voluptuosa carencia De tu piel. Y tu latir. Esta m贸rbida angustia. Este alien devorador. Tanto deseo. Tanto calostro enrojecido. Tanta pasi贸n que emana a borbotones continuos. Crecidas desatadas por acariciar tu dulce bulito. Por sorberte. Por oler toda tu. Mi amante. Mi sirena azul.

61


L adrido Mellado de tanto apretar apresar el color. Como un avaro asentador de arracimados preceptos avinagrados. Guau.

62


L os que saben lo que hay que hacer Hay. Lo saben. Lo que hacer. Todo.

63


64


M am 贸 n Indolente. Con tus zapatitos blancos De primera comuni贸n. ATROZ Tumbao. Tumbao.

65


M andarina En la inmensidad del parto masculino Te vuelco. Te aĂąoro como un elefante paciente. Tiemblo ante la inmunidad perenne que me oxida. Me limpia y me renace. Esta soledad querida y odiada. Esta ausencia que se corta y que se mastica. Y que apenas se digiere y se atraganta. TĂłmame. Todo. MĂĄmame. Mi amor.

66


M oink Se retuerce el rabillo. Espantando las moscas. Las orejas de punta. Tatuadas. Taladradas. Con tan cรกlida mirada. Interrogante. Implorando sufrimiento. Chilla. El pelo corto, de nariz chata. Chilla, chilla. Cerda.

67


68


Po La ansiedad correosa. Sacando. Devorando. Dime algo.

69


P ulsi ó n Y nos recorríamos la piel como perros dulces. Deleitados. Andándonos. Besándonos en todas nuestras esquinas. Respirándonos. Llorando la terrible felicidad de amarnos de sentir el deseo en nuestro aliento.

70


71


RAS He rasgado la cortina Con el filo de la ventana. He rasgado el fondo del calzoncillo Con la yema de mi dedo. He rasgado mi vida Con la certeza del desamor. He rasgado mi aliento Con la g茅lida llama Del abecedario nip贸n. He rasgado tus bragas Con la pasi贸n sonora Del chirimoyo maduro. Escupiendo las pepitas. Negras Duras Frescas

72


R azones Ojalรก tuviera respuestas para todo. Ojalรก tuviera respuestas para algo.

73


R équiem a F alces Ya te nos has ido. Jodío. Como un puto rey mago. Y nos has dejado mucho más de lo que siquiera te escribimos. Más arriba que los altos funcionarios del baloncesto alado. Jodío. Con tu vanguardia amable. Como siempre sin apenas hacer ruido. Jodío. Jodíos verdes.

74


Con tu calle sin parcela. Con un enorme solar en nuestras tripas. “¡Qué punto tiene el perro!” Entre los libros Y las estilográficas Y las bellas agendas. Captor de auras. De perfumes ópticos. De reprimidos estornudos. De conmovedoras brisas. Mo esponja. Te espero a las tres. Manolo. Maestro.

75


R obarte Secuestrarte. Amordazarte. Violarte. Azotarte. Deglutirte. Cagarte. Deglutirte. Deglutirte.

76


77


S á bado En una mañana clara. De luz cálida. Tersos los cuerpos. Mi Paloma se estira.

78


S ans ó n Es fácil desliar el nudo. Difícil truncar el hábito. Vaciar el rito. Tómame por esposa. No jodas. Perra. Te toca.

79


S nif El desnudo de un pie. Sólo un pie. Con su planta. Su talón. Y tal vez sus dedos. Sí. La lengua entre los dedos. Sí. Y los labios en el empeine. También.

80


S nof ? Lo mejor de las depresiones es tenerlas. Y gozar de sus gargantas. Sus húmedas y graníticas paredes. Plagadas de insectos asomando la cabeza. Atravesando los capullos. Mirándote. Con esa risa sorda. Ancestral. Peluda. Vomita. Repaso al azar y tropiezo. Y te llamo. Me llamas? Puto. Sandokán es desvirgado por fin.

81


Sálama. Atraparte, morderte. Golerte. Pelos en las axilas fuel? Comerte el ano. Quererte. Separado. Apartado. Auto. Mutilado. Iluminado. Avanzante. Tropezante. Pezón. Ikeando. Pa mí. Y pa mi perro Choco. Pa lo que venga viviendo. Pa vivir. El tarado dixit.

82


83


Te Solimah Elo Elo Elo. Ta cuerdas ?

84


T oc

toc

Esta incontenible necesidad de volcarnos. De vomitarnos. De desnudarnos de nosotros. De exhibirnos. De mendigar la puta atenci贸n. De los otros. Las otras. Qu茅 ricas.

85


T olete El cola cao templado. En la noche menguante. Y tu olor en la glicinia. Y tu espalda al entrar. Te devoro.

86


87


V acĂ­o Y te has ido llorando. Suplicando el perdĂłn. Pero ni siquiera me has tocado. Ni un solo roce. Ni un solo pelo ha acariciado mi sediento cuerpo de la humedad de esas lĂĄgrimas de hondo hondo pesar.

88


V ale En el amor, el dolor es proporcional a la belleza de la historia vivida. Vete a cagar. Again.

89


Âż V entidos ? El aliento verde del alien que araĂąa. Corro por desobedecerme asĂ­. Otra vez. Otra vez. Otra. Recorro lo ya andado para volver a donde ya estaba para volver a recorrer lo ya andado. Pienso compuesto. Alimento completo. Dos veces dos. Ven ti cuatro. Bexos. En tos los rincones. Arf.

90


V isi ó n (Max a Tille saliendo del centro comercial) Ayer vi al buey mudo -¿y qué te dijo? Nada

91


92


… y la carne se hizo verbo . Ah. Así. Me llenas. Me sobro. Muerde. No temas. No te alarmes de mi oscura alma. Ves como me retuerzo. Ves mis hinchadas venas. Tiéntalas. Así. Ah.

93


94


95


96


Textos: W. Foc Edición y fotografías: José Miguel Carreño Vázquez Diseño gráfico y maquetación: davidmarco.net ISBN ? Este libro comenzó a reptar en San José, Parque Natural Cabo de Gata (Almería) , el día de S. Silverio, en el solsticio de verano de 2.012. 97


98


version 8, definitiva