Page 1


Contenido Parte 1:

Triunfo en las dificultades

5

Razones y recursos para vivir

19

Parte 2: Parte 3:

La mente de Cristo 32 Parte 4:

Prรกctica de la obediencia Parte 5:

La naturaleza de la realidad espiritual

46 60

Parte 6:

Conociendo a Cristo 73 Parte 7:

La paz que sobrepasa todo entendimiento Parte 8:

Celebrando en nuestras circunstancias

87 98


El Autor Charles Price es el pastor principal de la Iglesia de los Pueblo, The Peoples Church, en Toronto – Canadá, con una congregación de 5.000 personas. Por medio del ministerio de Radio y Televisión Living Truth - Vive la Verdad, el Dr. Price lleva sus solidas enseñanzas bíblicas a muchos países del mundo, con el objetivo de llegar incluso a donde los misioneros no pueden ir. Dr. Price fue el director de la escuela bíblica de Capernwray en Inglaterra y recibió su doctorado honorario por parte de Tyndale University College and Seminary en Toronto. El es el autor de varios libros de profunda formación cristiana entre los que se cuentan Cristo es Real, Cristo Vivo, Conéctate con el corazón de Dios y otros. Dr. Price es el continuador de la obra fundada por Oswald Smith en 1928 y seguida por su hijo Paul Smith. The Peoples Church es una de la más reconocida iglesia misionera de Canadá con más de 300 misiones permanentes alrededor del mundo y es también conocida por ser la iglesia cristiana más multicultural de toda Norteamérica.


Prologo Esta es una recopilación de las ocho enseñanzas prácticas para la vida que hacen parte de la serie: Gozo cuando la vida es dura. En esta serie el Dr. Price nos lleva a descubrir como el apóstol Pablo en medio de las más duras circunstancias de persecución, prisión, peligro de muerte y sufrimiento por causa del evangelio, nos demuestra cómo es realmente posible mantener una relación personal con Jesucristo y vivir una vida victoriosa en gozo y paz en todo tiempo. Comprenderemos que lo que sucede en nuestra vida diaria tiene un propósito en el plan de Dios. Los resultados de ese plan se darán en la medida en que nuestra obediencia y total dependencia en El, se lo permitan. El aceptar nuestras debilidades y permitir que Cristo gobierne nuestras vidas por medio del Espíritu Santo que habita en nosotros, nos lleva a experimentar la paz y seguridad que solo provienen de Dios. Esta serie fue compilada para facilitar los grupos de estudio, formación, crecimiento espiritual, formación de líderes y ministros por Carlos Milton López, coordinador general para Vive la Verdad. Agradecemos a todo nuestro profesional equipo de traductores, revisores y diseñadores gráficos; entre quienes queremos destacar a los traductores Carlos Burbano, Marco T. Vergara, Laura Cala y Jeannette Rodríguez. Así como, a Matilde Cubas como revisora de estilo y gramática española, los diseños y diagramación fueron realizados por David y Leonardo Muñoz. Living Truth – Vive la Verdad, es el ministerio de Radio y Televisión internacional de la iglesia The Peoples Church. Toronto, Ontario – Canadá Octubre 2010


1

TRIUNFO EN LAS DIFICULTADES Filipenses 4:4-7

4 Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense!5 Qué tu gentileza sea evidente a todos. El Señor está cerca.6 No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. Quiero analizar, el contenido de la carta de Pablo a los Filipenses. Esta es una carta corta, de tan solo cuatro capítulos, podrías leerla en 10 minutos o menos, la analizaremos porque el contenido de su mensaje, es muy importante para nosotros. Primero, hare algunos comentarios sobre el contexto en los que se escribió la carta. En la primera lectura, esta se presenta como una paradoja. Por una parte, es el libro más positivo del Nuevo Testamento, veinte veces, Pablo usa palabras como: Alégrense, Gozo y Sean felices. Por eso se le llama: “LA EPÍSTOLA DEL GOZO”. Hay un espíritu de confianza y de gozo, que recibimos a través de esta carta. Cuando la leemos, quizás nos decimos: Pablo estaba de muy buen humor, cuando escribió esta carta. Quizás había ido a otro de sus viajes misioneros y lo había terminando en una soleada isla del Mediterráneo como lo es Mallorca y él estaba recostado bajo una palmera, con la punta de su pie en el agua y Epafrodito, su amigo, a quien le dictaba la carta, se encontraba sentado en la palmera próxima y Pablo podría estar diciendo: Epafrodito diles: ¡Alégrense!


6

Y otra vez digo: ¡Alégrense! ¿No es una vida fantástica? El cielo esta azul. El mar esta cálido. ¡El paisaje es maravilloso! Tengo esta sensación maravillosa de que todo está a mi favor, podrías pensar que esta es la clase de contexto en el que Pablo escribe esta carta. Pero te equivocarías, porque hay otro propósito a través de esta carta; de una parte está el triunfo, de otra parte la dificultad. Pablo habla en esta carta sobre persecución y sufrimiento. En el capitulo uno, cuatro veces el se describe como estando en cadenas. Pablo en Filipos, preso en una ocasión muy corta. El fue encarcelado en Jerusalén, fue encarcelado en Cesárea por dos años, el permaneció dos años encarcelado en Roma. Posiblemente, paso algún tiempo encarcelado en Éfeso también, pero es casi seguro que se está dirigiendo desde Roma. Ahora, sí Pablo la está escribiendo desde Roma, ¿Por qué el está preso en Roma? Bueno, los últimos ochos capítulos del libro de los Hechos, nos dicen porque él estaba prisionero en Roma. Cuando Pablo regreso a Jerusalén, al final de su tercer viaje misionero, el fue recibido por los líderes de la iglesia quienes le informaron, Pablo, te tenemos algunas buenas noticias y estas son: muchos miles de judíos de esta ciudad se han convertido en creyentes de Jesucristo, desde que estuviste aquí. Estas son las buenas noticias. Pero, te tenemos algunas malas noticias también y esta son que muchos de ellos se han mantenido fieles a la ley de Moisés y han estado diciendo, Pablo, qué tu eres anti- Moisés y qué estás en contra de la ley de Dios. Bueno, por supuesto, que esto no era cierto, pero comprendemos porque este comentario estuvo circulando. Porque Pablo había asumido una firme posición sobre el hecho de que para ser un cristiano, no necesitas estar circuncidado y convertirte en un judío primero.


7

Esa fue una de las grandes controversias de la iglesia primitiva. Y Pablo se mantuvo firme en su posición. Si te conviertes en un cristiano solo necesitas a Cristo y punto. No Cristo mas otras cosas. Un día Pablo entraba en el templo de Jerusalén, como el tenia el derecho de hacerlo por ser judío, pero, el trajo a alguien más de su viaje misionero, a un amigo de Éfeso, quien era gentil y su nombre era Trófimo. Y cuando Pablo salía del templo, había una multitud lista para lincharlo. Los soldados romanos detuvieron a Pablo para protegerle la vida y dijeron: simplemente lo azotaremos para satisfacer a la multitud y lo dejaremos ir, y cuando ataron a Pablo para azotarlo, Pablo dijo: Soy ciudadano romano. Ustedes no tienen el derecho de azotarme. Entonces, ellos lo pusieron en prisión, porque era ciudadano romano. Luego, lo llevaron ante Félix y Félix le dijo: -Sí pagas un soborno, Pablo tú serás un hombre libre mañana- pero Pablo no pagaba sobornos y permaneció dos años en la prisión de Cesárea. Después de dos años, Félix fue llamado por Roma y sustituido por Festo. Cuando Festo llego, Pablo fue llevado ante él, porque él quería aclarar los casos pendientes que aún estaban allí. Y Pablo dijo: -Yo soy ciudadano romano, no tienes el derecho de detenerme así-. Yo apelo al Cesar-, que era el último tribunal de apelación y dijeron: -tienes ese derecho-. Entonces enviaron a Pablo a Roma, viajo en varias embarcaciones, algunas de los cuales se hundieron en el camino, paso el invierno como náufrago en Malta, cuando finalmente llego a Roma como era de esperarse, el Cesar no estaba interesado en su caso y el libro de los Hechos termina con Pablo cumpliendo dos años bajo arresto en Roma. Parte de este tiempo, como una medida de libertad bajo detención domiciliaria y en otras ocasiones, encadenado en una prisión romana. Y les digo esto, porque este es el contexto en el que Pablo está escribiendo esta carta.


8

Esta no fue escrita en la Torre de Marfil, Pablo no estaba sentado detrás de un escritorio fino, escribiendo sobre las cosas correctas. Este es un hombre escribiendo desde una prisión romana, privado de cinco años de libertad, dos años en Cesárea, dos años en Roma y la mayor parte del año tratando de llegar a Roma, en cifras redondas, cinco años, cinco años de la mejor parte de su vida y sin embargo, descubre la suficiencia absoluta de Cristo. ¡Y permanece motivado por esto! Tanto es así, que él dice: Alégrense, y de nuevo les digo, en caso de que crean que escribieron una palabra por error por segunda vez les diré: Alégrense. ¿Por qué? ¿Por qué esta es una cárcel muy buena? ¿Buena cama, buena comida, buena compañía, buena higiene? No, ¡por supuesto que no! Por qué he descubierto que lo que me está sucediéndome a mí; eso no es tan importante, diré algo mucho más importante que esto: Es que es lo que está sucediendo en mí. Esto es mucho más importante y quiero hablar sobre esto, porque me pregunto, si hoy necesitas conocer a Pablo en este contexto. Me pregunto, si te encuentras en una especie de prisión que no tiene rejas una prisión como la de Pablo, pero sin embargo existen cosas en tu vida que parece que te limitan y te han encadenado. Los esposos no siempre somos conscientes sobre la rutina de cada día. Como dice mi esposa, haces todas las cosas cada día acabas de preparar la comida y necesitas pasar por todo el proceso otra vez. Lavas la ropa y todo necesita ser lavado de nuevo. Posiblemente te sientes así, encadenado a la cocina. Quizás estas encadenado a tu escritorio. Tal vez, tu trabajo no es lo que desearías y quisieras escaparte de él y no puedes. No hay


9

alternativa para ti. Y no sales de tu cama cada mañana motivado. Es una rutina ir a trabajar todos los días y se ha convertido en una prisión para ti. Tal vez no tengas un trabajo del todo, quizás tu prisión, es la falta de sentido de cada día, en donde puedas encontrar el significado de hoy, no solo pasando el tiempo. Podrías estar en una prisión financiera, inhibido y limitado por causa de esto, o tu matrimonio se ha convertido en una prisión para ti. Quizás, estas en una cárcel de soledad y tu suspiras por compañía, o anhelas intimidad, anhelas el solo contacto con alguien y se ha convertido en una prisión para ti. Tal vez estas en la prisión de un cuerpo que no funciona de la manera en que se supone debería funcionar; incapaz de trabajar, como el de todos los demás lo hacen. Y se ha convertido en una prisión para ti. Tal vez te encuentras en la cárcel del resentimiento porque te han herido y herido gravemente en algún momento y el dolor te acompaña todos los días. Quizás estas en la cárcel de los sueños que no has realizado y los años van pasando y no te parece que den fruto o tal vez como Pablo, eres la victima de los rumores y estos rumores entre los cristianos en Jerusalén fueron la causa de su original arresto. Yo no sé cuál puede ser tu prisión. Porque este es el contexto en el que Pablo está escribiendo su carta. Y él estaba hablando a través de los barrotes de su prisión y él dice que hay recursos para la vida y no solo para la vida, sino además para el gozo, sin importar tu situación. Sí tu relación con Jesucristo funcionar en una prisión, funcionará en cualquier otro lugar. Y si tu relación con Jesucristo no funciona en una prisión, es probable que no tenga mucho valor, ni funcione en cualquier otro lugar.


10

Redescubrimos con Pablo, que es lo que le permitió en medio de toda esta situación desesperante que debe haber sido para él, humanamente hablando, la frustración de haber sido restringido, como él lo fue, para descubrir la fuente del gozo; para experimentar el triunfo en medio de las dificultades, no una vez superadas las dificultades, sino en medio de ellas. Que es diferente. En los dos primeros versos de Filipenses 1, Pablo se presenta a sí mismo. El menciona a Timoteo, quien estaba con él en el momento y a continuación a los santos como él los describe en Filipos, y en verso 3, dice: “Doy gracias a mi Dios cada vez que me acuerdo de ustedes. En todas mis oraciones por todos ustedes, siempre oro con alegría, porque han participado en el evangelio desde el primer día hasta ahora”. Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús. Estoy convencido, dice en el verso 6. Ahora, quiero hablar sobre esto. Si hablamos acerca del contexto de la carta, Primero, permítanme hablar de la seguridad en la carta, especialmente en este par de versos donde Pablo habla sobre la seguridad de mirar atrás, en lo que él describe, como el primer día en que recibieron el evangelio en Filipos. Luego, habla de su confianza en la expectativa de lo que Dios va a continuar haciendo en estas personas. Primero que todo, su confianza recordando lo pasado, en el verso 4 dice: siempre oro con alegría, porque han participado en el evangelio desde el primer día hasta ahora. Pablo dice: el primer día en que el evangelio vino a ustedes; fue profundamente fijado en mi memoria y en mi mente; y nosotros conocemos sobre ese primer día, porque podemos leerlo en Hechos capitulo 16. Pablo llego a Filipos, en su segundo viaje misionero; era su primera visita a Europa, la primera ciudad de Europa en la que el predico, allí encontró un grupo de mujeres, quienes se reunían junto al rio para orar, en el día de reposo.


11

Ellas eran probablemente mujeres judías; muchos judíos se han dispersado por todo el mundo Mediterráneo y por eso se encuentran sinagogas en todo el mundo Mediterráneo, en la mayoría de la ciudades a las que Pablo iba comenzaba predicando en las sinagogas judías. Pero claramente, no había sinagoga en Filipos. Para que una sinagoga se estableciera tenía que haber una base de 10 hombres. Si hubieran 9 hombres y un centenar de mujeres, no se podía iniciar aún una sinagoga y lo que es muy probable, es que todas estas mujeres fueran judías, que no podían formar una sinagoga, pero ellas se reunían en el rio para orar y Pablo se les unió y como se les unió, el comenzó a explicarles que Jesucristo era el cumplimiento de todo el Antiguo Testamento que la historia judía había anticipado y como el se los explico, se dice que Dios abrió el corazón de una mujer llamada Lidia, quien era la líder del grupo. Ella era de Tiatira, se encontraba en Filipos por negocios, ella era vendedora de púrpura y de artículos lujosos y costosos que la pudieron convertir en una mujer bastante próspera. Y era probablemente una mujer de negocios posiblemente, de clase alta en la comunidad y ella fue convertida. Ella tenía una casa grande e invito a Pablo y a sus compañeros a vivir en su casa, lo cual hicieron. Tiempo después, Pablo iba por la calle, una joven esclava comenzó a seguirlos, esta joven esclava estaba poseída por el demonio, ella comenzó a gritar detrás de ellos y Pablo primero la ignoró y luego se regresó y expulsó el demonio fuera esta joven. Esta joven era propiedad de algunos dueños de esclavos, quienes la usaban para adivinar la suerte, ella predecía el futuro por un demonio que se lo permitía. Después de que los demonios le fueron expulsados, ella no pudo volver a adivinar el futuro y sus propietarios se enfurecieron tanto que retuvieron a Pablo y a Silas. Los desnudaron, los golpearon y los azotaron y luego los llevaron a la cárcel, y los arrojaron a la celda interior, con sus pies puestos en el cepo.


12

Esta es la sección de alta seguridad en la prisión. A medianoche, se dice, que ellos oraban y cantaban himnos a Dios, cuando de repente, hubo un terremoto y las paredes de la prisión se cayeron y el carcelero asumió que los prisioneros habían escapado, entonces el tomó la espada y estaba a punto de suicidarse, porque sabía que si no se suicidaba, el moriría por esto, y que lo matarían lenta y tortuosamente, por lo que estaba a punto de suicidarse, cuando Pablo lo interrumpió diciendo: ¿Discúlpame?, no te mates a ti mismo, todos estamos aquí, estamos en nuestro tiempo de oración. Ven y únete a nosotros y el carcelero pregunto: ¿Qué debo hacer para ser salvo? Y Pablo, tan rápido como un rayo, le dijo: “Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo”. Pablo le explico el evangelio y él se convirtió a Jesucristo, su familia completa fue convertida y bautizada. Y aquí en esta iglesia de Filipos, en estos primeros días Pablo recuerda: alcanzaste a Lidia del nivel superior de la sociedad; junto con ella, has alcanzado al carcelero de Filipos, posiblemente enviado desde Roma con el fin de vigilar la cárcel, el podría ser odiado por la gente local, quienes estaban siendo oprimida por el Imperio Romano y además tienes algunos de los prisioneros, que estaban en la prisión y estaban todos juntos allí para formar esta primera iglesia y Pablo dice: Recuerdo esos días con gozo, porque no hay otra explicación para esto, otra que Dios hizo algo en medio de ustedes. Yo no creé esta iglesia en Filipos, Pablo dijo. Yo no los hice a ustedes cristianos, yo soy solamente el agente a través del cual Dios hizo su obra. Fue Dios quien llamo a Lidia y a la joven esclava y a los carceleros y a los presos dentro de una relación con el mismo. Cuando Pablo regreso de su viaje misionero en cuatro ocasiones el dio un reporte de la misión y en cada ocasión el dijo lo mismo. El reportó, todo lo que Dios había obrado entre los gentiles a través de él.


13

El no regresó y reportó: Esto es lo que yo he hecho para Dios. Yo no establecí esta iglesia. Yo no los hice a ustedes cristianos. Esto lo hizo Dios. Dios hablo a través de mis labios, eso es cierto. El obró a través de mis manos, eso es cierto. El se reveló asimismo a través de mi vida, eso es cierto. Pero, no me feliciten a mí, no me palmoteen en la espalda, no me llamen el fundador de la iglesia de Filipos, lo niego. Esto es obra de Jesucristo, quien es mi confianza. Y entonces él dice esto: Habiendo recordado con gozo, estoy convencido de esto: Verso 6:” el que comenzó la buena obra en ustedes la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”. El está confiadamente mirando hacia atrás, esto es algo que Dios hizo. El está igualmente confiado en el futuro de estos creyentes en Filipos. Estoy seguro, de que el que comenzó la buena obra en ustedes, la perfeccionará. El mensaje de Pablo no era el cristianismo. Su mensaje fue: ¡Cristo! Y esa es la diferencia.


14

Sí nos limitamos a aceptar el cristianismo, sí nosotros simplemente aceptamos un sistema doctrinal. Este nunca nos motivará. Pero, yo les di a Cristo, dice Pablo y Él es quien llevará la obra que comenzó hasta su final. Su mensaje no predicaba un estilo de vida o algún tipo de visión cristiana del mundo, su mensaje fue la predicación de una vida. La vida de Jesús, no un estilo de vida. Fue sobre la vida de Jesús para ser vivida en los hombres y las mujeres, los jóvenes, niños y niñas que le corresponden. El no predicaba sobre una religión, sino sobre una relación que va a ser fresca cada día. Porque, yo ya tengo la presencia de Jesús en mi que necesito cada día para disponerme a crecer, madurar y empezar a mostrar algo del carácter del Señor Jesucristo. Nunca subestimes la función de Jesucristo en la vida de un cristiano. No somos un club de fans, no somos simplemente sus seguidores. Por cierto, este no es el tema, pero los discípulos no fueron buenos seguidores después del día de Pentecostés. Ellos no lo siguieron más, ellos estaban en Cristo, que es diferente. Cuando ellos lo seguían, ellos caían una vez y otra vez, pero después de Pentecostés, ellos no trataron de caminar sobre sus pasos, ellos le permitían caminar en sus zapatos. Esto es diferente. ¡Es dinámico! ¡Es poderoso! Y Pablo siguió esta estrategia en Filipos. Esta es muy simple: Te dejo con Jesús.


15

Eso no significa, por supuesto, que no necesitamos reunirnos para expresar nuestra adoración, y estudiar de la palabra de Dios juntos, por supuesto que lo hacemos. Eso no significa, que no necesitamos sentarnos al lado de los que vienen a Cristo y consolidarlos enseñándoles a crecer en nuestro conocimiento y relación con Cristo. Pero los ingredientes esenciales en el crecimiento espiritual están en cada uno de nosotros, ante la presencia de Cristo, por el Espíritu Santo en ti. Entre mejor presentemos a la gente a un Cristo Vivo, más intenso será nuestro programa de formación siguiente, que en algunos casos se convertirá en un ejercicio de cambio de mentalidad. Cuando nosotros les presentamos a un Cristo Vivo, despertarán con apetito en sus corazones, como mas adelante en esta misma epístola Pablo dice: “pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad”. Y parte de la evidencia que tú has genuinamente nacido de nuevo del Espíritu de Dios, es, sí tienen un apetito que nunca tuviste antes, sí tienes un deseo que nunca tuviste antes por santidad, justicia y bondad y no solo la voluntad de hacerlo, pero además el poder. El dice que él obra en ti tanto el querer como el hacer, existe la presencia del Señor Jesucristo en nuestros corazones y vidas. Esta es la única evidencia de que ha sucedido algo real en nuestras vidas. Digo esto porque Pablo dijo a los cristianos allí: Examínense ustedes mismos para saber si están en la fe, pruébense a sí mismos.

¿Tu vida da evidencia del hecho, de que Jesucristo esta en tí? Porque esa es la base sobre la cual Pablo dice, yo estoy convencido que quien comenzó la buena obra en ti. Cuando los deje en Filipos, yo deje hombre y mujeres, niños y niñas de todos los estratos sociales en Filipos, de cada nivel de la escala social ¿Y qué tenían en común?


16

Jesús, viviendo en sus corazones y el está en ustedes para perfeccionar lo que él comenzó y es por eso que necesitamos poner nuestra confianza exclusivamente en Jesucristo. ¿Cómo te sostienes? Te puedo preguntar, ¿Cómo te sostienes? ¿Cómo te sostienes a ti mismo como cristiano? Esto es cada día diciendo: Señor Jesús, yo quiero agradecerte, tú no estás allá arriba en el cielo azul brillante, ni siquiera tengo que pedirte que estés conmigo hoy, esto es lo que oramos muchas veces, no es necesario pedirlo en todo tiempo. Yo puedo agradecerte, estás conmigo hoy. Yo puedo agradecerte, eres mi vida hoy. Tú eres el pan de vida, por eso tú alimentas mi alma hoy. Tu eres la luz por lo tanto tú me iluminas hoy. Tu eres el pastor por consiguiente tú me guías hoy. Tu eres la verdad por eso tú me instruyes hoy. Tu eres la vida por esto tú me llenas de tu poder hoy. Te agradezco Señor Jesús si es domingo en la mañana o lunes en la mañana o martes en la noche o jueves en la mañana. Gracias, tu estas en mi hoy. Gracias porque vivo dependiendo de ti y me sostienes. ¿Y cuando te encuentras tu mismo en una prisión? No te lo imaginarias y hay miles o millones de personas en todo el mundo, que


17

se encuentran en la cárcel del miedo, pero al interior de esa prisión viene Jesús. Como en el momento en que Pablo entró en la cárcel y le dijo a los Filipenses, ¡Alégrense! No, porque yo sea masoquista. No, porque estoy esforzándome mucho para poner una sonrisa agradable en esta terrible circunstancia. Sino, porque esta es la reacción cristiana que se supone debemos tener. Porque he descubierto a Jesucristo. El es suficiente. Como Pablo encontró que el es suficiente, incluso en la cárcel. Permíteme preguntarte para concluir: ¿Es así tu cristianismo? O tienes un Jesús sentimental y el domingo en la mañana, es bueno cantarlo de nuevo, quizás lograste descubrir una especie de salida y esperanza y el impulso te lanzará por algunos días, pero para el fín de semana, nos estamos arrastrando de nuevo, para levantarnos nuevamente el domingo en la mañana; o este es el Jesús que conoces, que vives y que has aceptado, que tú has invitado a venir a tu vida, es el único de quien tu dependes, de quien emana tu sustento cada día. Yo estoy confiado, dice Pablo. Porque sé, que quien comenzó la buena otra en ti no fui yo; Fue Jesús. Estoy seguro, que podrás sacarme de este panorama y tú aún continuarás, tú aún crecerás. Porque es Cristo quien es la fuente de esto y el te llevará hasta el final y esta es la gran seguridad que tú y yo podemos tener, siete días a la semana, descubres el gozo cuando lo sabes, descubres las luces apagadas y todo parece volverse oscuro, como pasa en la vida a todos nosotros en diferentes épocas, puedes decir gracias Señor Jesús, Tu estas aquí conmigo, Tú eres mi Fortaleza, Tu eres mi Gozo. Si no conoces a Cristo por ti mismo, necesitas conocerlo y experimentarlo, como Pablo lo hizo, desde la oscuridad de su prisión.

“Donde sea que te encuentres di: “Para mí el vivir es Cristo”. Amen.


18

Triunfo en las Dificultades ¿Por qué Paulo habla de “Alegrarse” en el Señor? ¿Por qué crees que este libro se llama “La Epístola del Gozo? En tu vida personal ¿tienes una prisión que no te permite tener gozo? ¿Tienes en tu vida evidencia del hecho, de qué Jesucristo esta en ti? ¿Consideras a Cristo la fuente de tu vida y tu fortaleza?


2

Razones y Recursos para la Vida Filipenses 1:20-30

20 Mi ardiente anhelo y esperanza es que en nada seré avergonzado, sino que con toda libertad, ya sea que yo viva o muera, ahora como siempre, Cristo será exaltado en mi cuerpo.21 Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia.22 Ahora bien, si seguir viviendo en este mundo representa para mí un trabajo fructífero, ¿qué escogeré? ¡No lo sé!23 Me siento presionado por dos posibilidades: deseo partir y estar con Cristo, que es muchísimo mejor, 24 pero por el bien de ustedes es preferible que yo permanezca en este mundo.25 Convencido de esto, sé que permaneceré y continuaré con todos ustedes para contribuir a su jubiloso avance en la fe.26 Así, cuando yo vuelva, su satisfacción en Cristo Jesús abundará por causa mía.27 Pase lo que pase, compórtense de una manera digna del evangelio de Cristo. De este modo, ya sea que vaya a verlos o que, estando ausente, sólo tenga noticias de ustedes, sabré que siguen firmes en un mismo propósito, luchando unánimes por la fe del evangelio28 y sin temor alguno a sus adversarios, lo cual es para ellos señal de destrucción. Para ustedes, en cambio, es señal de salvación, y esto proviene de Dios.29 Porque a ustedes se les ha concedido no sólo creer en Cristo, sino también sufrir por él,30 pues sostienen la misma lucha que antes me vieron sostener, y que ahora saben que sigo sosteniendo. La carta a los Filipenses contiene el tema de la gratitud dirigido a través de ella en el capítulo 4, en particular, se habla de dar gracias en todas las circunstancias; en lugar de entrar en pánico y en crisis, presenta la situación a Dios con acción de gracias pero quiero ver un solo verso, primeramente, Y después, lo pondremos de nuevo en su contexto un poco también. Pero este verso, es el verso clave de este capítulo, es el verso 21. Donde dice: “Para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia” no solo es la clave de este capítulo, sugiero que esta declaración es probablemente, la clave de esta carta a los Filipenses. No solo esto, yo diría, que es la clave de todos los escritos de Pablo. Normalmente, si conoces a alguien que te dice: morir va a ser la mejor opción


20

para mí, Te preocuparías por el ¿No? La mayoría de nosotros, sin duda diríamos: vivir es la mejor opción Pero Pablo dice: “que morir es ganancia”. ¿Qué le hace decir esto? bueno, hay cuatro cosas en este verso que quiero mirar, cuatro cosas sencillas, les daré cuatro pequeños detalles, en primer lugar, la vida cristiana es personal, ya que Pablo dice: “Para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia”. Es para mí personal. Como ves, cada uno de nosotros comienza la vida cristiana solo. No te vuelves un cristiano por herencia de tus padres. No te vuelves un cristiano por frecuentar a otros cristianos pero como resultado, de alguna manera te vuelves, de la misma manera, que si frecuentas personas que tienen gripa. Probablemente contraerás la gripa. Pero no obtendrás la vida Cristiana de esta manera. No la adquieres por osmosis ser un cristiano implica una deliberada, voluntaria respuesta a Dios, en algún momento de tu vida. Esto es como casarse. No llegas a ser casado solo con frecuentar chicas. Alguien me dice, “¿eres casado? yo le digo, he estado frecuentando chicas durante mucho tiempo; sí, creo que probablemente, lo soy. Llegara un momento en que dices, acepto. Acepto y en ese momento algo sucede tu relación cambia; tu estado cambia. Llega un momento en tu vida cuando tienes que decirle a Dios: “acepto”. Sabemos lo que sucedió en la vida de Pablo fue previamente Saulo de Tarso y Saulo de Tarso es presentado en el libro de los Hechos La historia de su conversión es mencionada tres veces porque es un evento muy significativo. Él fue el archí enemigo de la iglesia de Jesucristo, decidido a hacer todo lo que él podía hacer para destruir lo que consideraba como un falso movimiento de los seguidores de Jesucristo. El iba en su camino a Damasco con autoridad para arrestar, para encarcelar, e incluso si era necesario para matar y martirizar a los cristianos en esa ciudad. En el camino a Damasco, de repente una luz brilló en el Cielo y Saulo de Tarso cayó al suelo, escuchó una voz que salía de la luz llamándolo por su nombre,


21

“Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? y Saulo respondió: ¿Quién eres Tu Señor? Sin tener una idea de quién era. Para su absoluta sorpresa y asombro, la respuesta fue: “Yo soy Jesús de Nazaret”. Saulo estaba convencido de que Jesús había sido un fraude. El nos lo dice más adelante en Filipenses 3, veremos este pasaje, en otro momento Pero él tenía la intención de destruir la iglesia, porque estaba totalmente entregado a la ley Mosaica. La ley que Dios había dado a Moisés y además de su compromiso para defender la ley y prevenir cualquier situación que amenazara con venir a la escena, el salió a destruir estos seguidores de Jesús. Saulo venía de Tarso, pero vivía en Jerusalén, donde estudió bajo Gamaliel y conocía la historia acerca de la crucifixión de Jesús. Escucho las historias sobre la tumba vacía, Pero él creía en un rumor popular que circulaba en ese tiempo, que era que los discípulos vinieron a la tercera mañana robaron el cuerpo y lo escondieron. En Mateo 28, nos dice que esta historia gano circulación porque los soldados romanos que estaban protegiendo la tumba fueron sobornados para decir que se quedaron dormidos y los discípulos robaron el cuerpo y esa historia aún continuaba hasta ese día. Mateo escribió, cuando narra esta historia. Pablo, Saulo de Tarso, probablemente creía esa historia, que era un fraude y para su absoluto asombro, la voz era la de Jesús. Y Pablo descubrió dos cosas ese día, que transformaron su vida. Y son dos cosas que cada uno de nosotros tuvo que descubrir. La primera que el descubrió fue: Jesucristo está vivo. Los cristianos no siguen las enseñanzas de un Jesús que existió. ¡El está vivo! No solo eso, la segunda cosa que el descubrió fue que Él podría transformar su vida. Saulo dijo, ¿Que quieres que yo haga? Él le dijo: ve y le dio una agenda para el resto de su vida que implicaba involucrarse en problemas, siendo un testigo de Cristo entre los gobernantes y entre los


22

gentiles, siendo perseguido debido a ello. Y todas esas cosas desarrolladas en los siguientes días en la vida de Pablo. Pero el punto es este que el doblo la rodilla: ¿Qué quieres que yo haga? Y Saulo de Tarso no fue nunca, nunca más el mismo, otra vez. Tiene que llegar un momento en tu vida y en la mía, si nunca fue antes, cuando digas “acepto”. Y haces esa rendición, porque Él está vivo y dispuesto a vivir su vida en ti, obrar y realizar sus propósitos a través de ti. Puedes haber estado en tu iglesia durante muchos años pero a menos que lleguemos e ese punto de decir: -Señor Jesús, por favor toma mi vida-, no eres un cristiano. Puedes ser religioso, pero no eres un cristiano. Es posible que hayas crecido en un hogar cristiano; puedes temer a Dios, pero, tiene que llegar un momento, como vino en la vida del apóstol Pablo, cuando la vida cristiana se convierte en personal y vienes como un pecador a Jesús y descubres que el ama a los pecadores. El se especializa en limpiarlos y transformarlos y convertirlos en nuevas personas. La vida Cristiana es personal. En Segundo lugar, la vida Cristiana es práctica, porque Pablo dice: “Para mí el vivir es Cristo”. Se trata de vivir. Todo el mundo quiere vivir. Ninguno de nosotros quiere solo existir y pasársela en una rutina aburrida y Pablo dice: “hay una razón fundamental en mi vida” Tener una razón significa que tienes un propósito que te saca de la cama en la mañana y hace la vida satisfactoria y útil cada día. No es raro encontrar personas que no tienen un propósito para vivir y que solo existen a veces hasta que no pueden soportarlo más. Otras veces, simplemente llenan su vacío con pasatiempos sin sentido. Pero Pablo dijo: “Yo tengo una razón para vivir: es Cristo”.


23

Permítanme leer el verso 20 de nuevo y explicar lo que él quiere decir con eso. Mi ardiente anhelo-dice- y esperanza es que en nada seré avergonzado, pero tendré el suficiente valor de modo que ahora como siempre Cristo será exaltado en mi cuerpo. Ya sea que yo viva o muera, bueno, eso es una razón para vivir. Este es mi anhelo, dice Pablo: Que Cristo será exaltado en mi cuerpo, ya sea por mi vida o por mi muerte. El motivo por el que digo que es la razón para vivir es porque la mayoría de nuestras conscientes razones para vivir dependen de nuestra permanencia con vida. Y él en momento en que mueres todo acerca de ti se ha ido tu razón se ha ido Pablo dice: tengo una razón que transciende la vida y trasciende la muerte y es que Cristo sea exaltado en mi cuerpo. Me encanta la forma en la que la versión Reina Valera lo dice: “para que Cristo sea magnificado en mi cuerpo”. Me gusta esa palabra Magnificado ¿Qué significa magnificar algo? Mi abuela solía tener un gran lente de aumento que ella usaba. Ella vivió con nosotros por varios años. Cuando éramos niños nosotros lo usábamos también, nos gustaba ir y sustraérselo y usarlo para todo tipo de cosas; es genial para encender fuego a partir del Sol. Pero el principal propósito de la lupa es hacer ver las cosas grandes o enfocarlas. Ahora, dice Pablo, mi anhelo es que sea por vida o por muerte, yo pueda magnificar a Dios. No lo haremos más grande de lo que él es, por supuesto, sino que simplemente lo enfocaremos en nuestras vidas. Pablo está diciendo mi razón para vivir es que yo exhiba un gran Jesús, que esos guardianes de la prisión que me encadenaron cada día vean en mi un gran Jesús; que Jesús viene a enfocarse en mi; que esos trabajadores de la prisión que me entregan la comida cada día pudieran ver un Jesús enfocado en mi; que esos que son mis compañeros de celda pudieran ver en mi un gran Jesús; que esos cristianos, compañeros cristianos quienes vienen a visitarme en mi celda de prisión aquí en Roma, que visitándome,


24

Cristo se enfocara en mí de una nueva manera, que mi alma exalte a Cristo y si muero, mi anhelo es este: que mi muerte, lleve un enfoque de Jesús.

¡Qué razón para vivir! ¿Eh? Y si ves, esta es la razón para cada cristiano. Nuestras vidas se convierten en una exhibición de Cristo; nuestras vidas se convierten en una revelación de Cristo. Francisco de Asís hace muchos siglos, cuando capacitaba a sus hombres en el sur de Italia y los enviaba a evangelizar, Francisco de Asís solía decirles esto: “Miren, donde sea que ustedes vayan, lo que sea que ustedes hagan, asegúrense de predican a Cristo y sí es necesario usen palabras”. ¿Comprenden lo que esto implica? Predicar a Cristo con la boca cerrada, por la forma en que vives, por la forma en que te comportas, por la manera de tratar a tus vecinos, por la manera de hablar con tus vecinos, por la manera en que diriges tu familia y lo haces con tu vida, lleva a Cristo enfocado. Y sí es necesario, usa palabras. Pero tus palabras serán simplemente una explicación de lo que es evidente en tu vida. Porque, Pablo dice: mi vida es para vivirla; la vida Cristiana es práctica; es para vivirla. Pero si necesitamos razones para vivir, necesitamos también recursos para vivir. Y la tercera cosa que él dice es: la vida Cristiana es posible. “Para mí el vivir es Cristo”. Si Cristo es mi razón, Cristo es además mi recurso para vivir. Ahora, es verdad que algunas personas requieren una razón para vivir pero hay muchos otros que tienen una razón para vivir pero descubren que no tienen los recursos que son igual a la razón, y ellos llegan a agotarse y a quemarse. Ya ves, estamos destinados a vivir en la fortaleza y el poder de Cristo resucitado, viviendo dentro de nosotros y si no lo hacemos, cualquiera que sean nuestras razones, el tiempo vendrá cuando nos quedaremos sin nuestros recursos.


25

Leí una entrevista hace un tiempo con Bill Wyman. Bill Wyman fue el guitarrista base en el grupo de rock los Rolling Stones. Ellos son quizás unos de los grupos de rock que más han permanecido, alrededor de unos 40 años y es una de las más exitosas bandas probablemente de siempre. Bill Wyman, quien dejo la banda hace un par de años, estaba siendo entrevistado del porqué dejó la banda y como era la vida con los Rolling Stones. El estuvo dando sus respuestas. El tenía 62 años de edad, esta es por supuesto una buena razón para dejar una banda de Rock, en todo caso. Pero dijo algo que anoté y lo mencionaré, el dijo: Llegar a la cima fue emocionante, pero cuando logramos estar allí, cuando llegamos, no había nada allí. Y si nos fijamos en el historial de Bill Wyman y sus colegas veras que aparece la descomposición de sus vidas personales hallaras matrimonios destruidos, la repetida destrucción de matrimonios; descubrirás el abusos de drogas, veras la adicción a las drogas; Incluso encontraras perversión sexual que gritan en voz fuerte y clara que no hay recursos suficientes. Y que estamos tratando de encender los motores de cosas que solo destruyen en lugar de potenciar porque nunca este tipo de motores impulsan la vida, solo destruyen la vida. Creemos que nos darán un nuevo impulso, un nuevo sentido de orientación, un nuevo sentido de poder. Pero terminaras vacío, y sin recursos. Ahora Pablo dice: “tengo una razón para vivir; Tengo los recursos para vivir y mi razón y mis recursos son los mismos: Ellos son CRISTO. Ahora, ¿Cómo fue Cristo los recursos para la vida de Pablo? ¿Cómo Cristo se MAGNIFICO en Pablo? Porque ese era su anhelo. Quiero sugerirte esto: que en la forma en que Cristo fue magnificado en Pablo fue el grado en el que Pablo hizo lo que él sabía que no podía hacer y la forma en que él era lo que él sabía que no era en sí mismo. Permítanme explicar que quiere decir con eso. Observa, la única explicación valida de Pablo haciendo lo que él hizo y siendo quien era es la presencia del Señor Jesucristo en su interior. Cómo ves, Pablo es muy honesto acerca de si mismo. Se llama a sí mismo el jefe de los pecadores; en otras palabras dice, sacas a Cristo de mi vida y yo estoy en la inmundicia, yo estoy en la letrina.


26

Como sabemos, el estaba en su maldad, atacando cruelmente a los cristianos. El se describió el mismo como el más insignificante de todos los apóstoles. Conocemos acerca de estos apóstoles, Pedro, Santiago, Juan, y el resto de los que caminaron con Jesús. Yo nunca lo hice, dice Pablo, pero quiero decir esto, cuando estamos hombro a hombro, yo soy el menos importante porque, yo conozco mi propio corazón y conozco mi propia vulnerabilidad, mi propia debilidad. Quería decirles esto, descubrimos a Cristo como nuestro recurso, cuando dejamos de tratar de ocultar nuestras debilidades y nuestras limitaciones y empezamos a ser honestos sobre estas. Sabemos qué quien nos saca de la debilidad y de la pobreza es Jesucristo magnificado. Por eso Pablo, en el verso 20, dice al respecto, “es mi esperanza de que de ningún modo seré avergonzado”. ¿Por qué él dice esto? Porque conocía la posibilidad que podía ser avergonzado, que no permanecería fiel. Esto me podría suceder, dice Pablo y menciona el mismo verso con respecto a la oración, que tendrás la valentía suficiente. ¿Por qué? Porque él conocía su propia debilidad: la falta de valentía. Todos los demás parecen más valientes que nosotros, Al menos todos nosotros somos conscientes de nuestra falta de valentía. Es por eso que en los escritos de Pablo en el Nuevo Testamento escribe - todos juntos, la debilidad es la fortaleza. En la vida cristiana, la debilidad es la fortaleza. Por eso es que Dios tiene un interés en nuestras debilidades porque se convierten en su obra, él obra sacando nuestras debilidades, por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, dice Pablo: “…Para que permanezca sobre mí el poder de Cristo.10 Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades.” -Y he aquí porque-, “porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”. Ahora bien, este a su vez- sí puedo ser honesto sobre este asunto- se convertiría en el tope del tipo de vida Cristiana que muchos de nosotros pensamos que se supone es estar viviendo a la altura. Pero solo exhibimos fortalezas; escondemos y enterramos nuestras debilidades. Solo exhibimos seguridad; escondemos y


27

enterramos nuestras dudas, solo mostramos valentía y escondemos nuestro terror y miedo. Pero Pablo muy al contrario, dice, “me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones, dificultades, porque cuando yo soy débil, entonces yo soy fuerte”. ¿Por qué? Porque cuando soy débil, es cuando permito a Jesucristo ser fortaleza en mi pero cuando yo soy autosuficiente de cualquier manera y en esa forma puedo limitar, impedir y obstaculizar lo que el haría. Una de las cosas que descubrimos acerca de la iglesia de Jesucristo, es eficacia se compone de personas vulnerables quienes no cubren sus debilidades cuando entran un domingo por la mañana, o por la noche, o cuando la iglesia se reúne; están dispuestos a ser débiles, dispuestos a ser honestos. Desarrollamos a veces una especie de cultura en la que queremos ocultar todo eso; en parte es por eso que nos vestimos, pienso, en caso de que el verdadero yo, quiera filtrarse y mostrarnos tal como somos, en todos los aspectos, tal como somos. Esto es exhibición de debilidades y Pablo otra vez en sus escritos exhibe sus propias debilidades. En un sentido de unidad nos deja en la pobreza espiritual; eso es la paradoja. Sin embargo, un sentimiento de debilidad y vulnerabilidad nos lleva a descubrir las increíbles riquezas espirituales. Y cuando permitimos que Cristo nos lleve mas allá de lo que no podemos hacer y le permitimos hacer lo que sabemos que no somos, en esa medida el es magnificado. Y así, “Para mí el vivir es Cristo”. Los recursos que Pablo exhibía eran los de sus debilidades. La gente veía la fortaleza de su debilidad. La gente veía las riquezas de su pobreza. La gente veía la estabilidad, porque Cristo era la explicación para esto. Si nos contentamos con lo que podemos hacer por nosotros mismos, entonces todo lo que hacemos es exaltarnos a nosotros mismos. Si nuestras vidas pueden ser explicadas en términos de nosotros, nuestras habilidades, nuestras capacidades, nuestros talentos, nuestro temperamento, nuestra personalidad, si esa es la explicación de la forma en que vivimos, entonces, cuando una persona te palmotea en la espalda y te agrada esa es la persona por sí misma. La explicación de la vida de Pablo no eran sus destrezas, tampoco sus habilidades. El tenía las habilidades, pero Dios


28

tuvo que romper eso. El quebrantamiento es más bíblico que la plenitud, es el camino a la plenitud. Este es el anhelo de Dios para tí y para mí. Y nuestras vidas, con todas sus debilidades, todas las batallas que tenemos y todo el pecado que resistimos cada día; no mires a tu alrededor y asumas que todo el mundo ha logrado también la victoria sobre cada pecado. No me mires a mí y pienses que yo nunca peco. Por supuesto, que ni siquiera lo piensas. No empieces a pensarlo. Pregúntale a mi esposa, pero necesitaras algo de tiempo para que ella te los diga todos ellos. Ella no conoce la mayoría de estos, porque yo los mantengo en silencio. Seamos honestos sobre esto- “Para mí el vivir es Cristo”-. Porque la actividad de Cristo es la de cambiar mis debilidades por sus fortalezas, mi suciedad por su limpieza, mi pobreza por su riqueza. Y la cuarta cosa es, la vida Cristiana es permanente. “Para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia”. Aquí hay un hombre entusiasmado con respecto a la muerte. No hay muchas de estas personas alrededor. Y si conoces personas que se entusiasmen acerca de la muerte, lógicamente, llegarías a estar muy preocupado por estas. Si conocieras a alguien que dijera, yo preferiría morir, llegarías a la conclusión de que están deprimidos, de que están desanimados que ellos se han convertido en suicidas, que ellos necesitan algún consejo. Pero este es exactamente el tipo de cosas que Pablo estaba diciendo. Permítanme leerles los versos 22 al 24, dice, “si voy a seguir viviendo en el cuerpo, esto significaría trabajo fructífero para mí. Sin embargo. ¿Qué debería elegir? ¡Yo no sé! Estoy dividido entre los dos: Yo deseo partir y estar con Cristo, que es mucho mejor; pero es necesario para ustedes que permanezca en el cuerpo. Convencido de esto, yo sé que me quedare, y continuare con todos ustedes para su progreso y gozo de la fe”. Ahora lo que está diciendo es esto: Estoy repartido entre dos cosas aquí. Yo deseo partir y estar con Cristo. Yo deseo morir, pero puede ser que mi permanencia en vida sea útil a otras personas.


29

El les dice a los Filipenses: No estoy seguro de que hacer. Me gustaría morir pero probablemente necesito esperar un poco más de tiempo porque ustedes me necesitan, dilema interesante para estar, ¿no? ya ves, Pablo no está siendo suicida en ese momento. El está diciendo que la vida es tan fantástica- porque, a pesar de todos los problemas y a pesar de todos los sufrimientos que estoy pasando tengo todos los recursos que necesito-, por su presencia en mi, y para llevar a cabo lo que él quiere que yo haga; pero hay algo que no puedo esperar. No puedo esperar estar con Cristo que es una realidad y es mucho mejor, dice. En segunda de Corintios 5 verso 8. Permítanme leerles la preferencia de Pablo por la muerte en esta declaración: “Estamos confiados, digo, y preferiríamos estar ausentes de este cuerpo y en casa con el Señor”. Sí, no estoy deprimido. Estoy confiado (seguro), pero en realidad preferiría “estar ausente de este cuerpo y en casa con el Señor”, dice Pablo. Ahora, la mayoría de nosotros pensamos en la muerte como una perdida y una cruz para los que se quedan atrás. Es una enorme perdida. Pero Pablo habla de la muerte como una ganancia. Ya ves, esto se convierte en la principal visión secular de la muerte. Donde termina todo. Pero para el cristiano, la muerte ha perdido su aguijón, existe mucha incertidumbre acerca de la vida, claramente, pero solo hay una certeza acerca de la muerte: cada uno de nosotros va a morir, a menos que por supuesto, el Señor Jesus regrese antes de ese día, la muerte es 100%. Para la vida es Cristo. Porque lo he tomado en mi vida. Yo he encontrado al Cristo viviente, El reina, el vive, no solamente en mí, porque puedes ser un cristiano y tener a Cristo en ti pero no tener sus recursos no vivir en su fortaleza tu todavía puedes vivir tu vida como antes por energía humana. Pero podrías decir, que vivir en Cristo porque él es mi fortaleza, mi vida, mi poder. Y cuando muera,- porque un día todos moriremos-.+


30

Ahora no estoy diciendo de ninguna manera que enfrentar la muerte es fácil para cualquiera de nosotros. El proceso de morir no es algo que esperamos. Nos queremos quedar. Como Pablo dijo, que lo que quiero hacer es quedarme con ustedes porque yo puedo ser un beneficio para ustedes. Y la mayoridad de nosotros no queremos dejar la gente que amamos. Nos queremos quedar con ellos. Y ninguno de nosotros se entusiasma con respecto al proceso de morir, cuando la realidad de la muerte nos enfrenta como lo hace, tenemos escasa confianza, pero morir es ganancia. La vida Cristiana es personal. Es para mí. Es práctica. Es vivir. Es a propósito de vivir. Es posible. Es Cristo. Mis recursos también mis razones. Y es permanente. Morir no es dejarlo todo atrás. Es ganar. ¿Conoces a Cristo de esta manera? ¿Eres cristiano? Pero estas muerto del miedo y de ser vulnerable, asustado de mostrar tus debilidades, ¿por qué en donde es que fundamentas tu identidad, de ser fuerte? Pero nunca le das espacio a Jesus para exhibir sus fuerzas en tus debilidades, sus riquezas en tu pobreza. No te vayas a casa sin hablarle, diciéndole: Señor Jesus yo te necesito para llenar mi vida. Si nunca te has convertido en un cristiano del todo:


31

Necesito que entres en mi vida, remuevas mi pecado, mi culpa y comiences el proceso en mí. Tú comenzaste el proceso en Pablo de Tarso. Hazme una nueva persona. Amen.

Razones y Recursos para la Vida ¿De qué forma puedes transformar tu vida en una auténtica vida cristiana? ¿Por qué la vida cristiana es personal? ¿Tienes las razones para vivir que Jesus, te provee? ¿Tienes los recursos para vivir que Jesús, te provee? ¿Cómo podrías ser una nueva persona usando los recursos y las razones que Jesús, te provee?


3

La Mente de Cristo Filipenses 2:6:11

Su razón para escribirlo es esta: El dijo: “Yo creo que ustedes filipenses necesitan saber cómo viví y yo les diré como vivir”. Y así lo dice en el verso 5: “Su actitud debe ser la misma que la de Jesucristo”. “Así es como ustedes necesitan vivir su vida sí buscan agradar a Dios, y no solo agradar a Dios pero encontrar el tipo de satisfacción para la cual ustedes están previstos como seres humanos, para disfrutar y vivenciar”. Entonces, ¿cuál es la mente de Cristo o la actitud de Cristo de la que Él nos habla aquí? Porque sí entendemos esto, “sí entendemos como Jesús vivió”. Dice Pablo: “Entonces ustedes entenderán como nosotros estamos diseñados para vivir, con la misma actitud y la misma mente. Yo quiero contemplar solo dos puntos: Estos fueron verdades de Jesús, ¿pero cómo se convierten en tu verdad? Primero que todo habiendo descrito en el verso 6 que: “El era por naturaleza Dios”. Y que por su puesto es muy importante que entendamos a Cristo en términos


33

de su deidad primero que todo. Vamos a analizar una de las más grandes declaraciones en la escritura acerca de la persona de Jesucristo. 6 quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. 7 Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. 8 Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz! 9 Por eso Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre, 10 para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. El era por naturaleza Dios igual con el Padre. Jesucristo existía previamente a su nacimiento en Belén. Cuando Juan comienza su evangelio, el afirma esto diciendo en su introducción: “En el principio era el Verbo, el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios. El estaba en el principio con Dios. Todas las cosas por medio de Él fueron hechas, y sin Él nada de lo que ha sido hecho fue hecho”. Y lo que Juan dice aquí es que cuando el principio comenzó, Jesucristo ya estaba en existencia al tiempo con su Padre. De hecho, el no solo estaba allí cuando todo comenzó, sino que El comenzó el principio. Y a través de él todas las cosas fueron hechas. Ya sea bajo el cielo o en el aire. En el libro de Colosenses capítulo 1 verso 16, Pablo lo describe diciendo: él la


34

tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades: “Todo ha sido creado por medio de Él y para Él”. Él es anterior a todas las cosas, que por medio de el forman un todo coherente. No solo él es quien da origen al universo, el es el pegamento dice Pablo, lo que mantiene todo junto. Y sí nosotros negamos reconocer la deidad de Cristo, si nosotros socábamos el trabajo creador de Cristo hemos quitado todo lo demás acerca de él. Este es el punto de inicio en la declaración de Pablo acá. Que habiendo dicho esto, habiendo afirmado su deidad, el después habla de su humanidad en el verso 7, y es aquí donde el comienza hablar acerca de como tú y yo estamos diseñados para vivir. Nosotros no somos divinos, no somos Dios, por supuesto. Pero nosotros somos creados y previstos para vivir como Jesús vivió, como hombre, cuando Dios se vistió a sí mismo en humanidad y se volvió un hombre real. Hay dos cosas que yo quisiera compartir, primeramente- él dice en el verso 7- “El mismo se redujo a nada”, lo que sea que eso signifique, hablaremos de esto en un momento, y en segundo lugar: “se humillo así mismo y se hizo obediente hasta la muerte”. En otras palabras, las dos cosas que fueron verdad en Jesús fueron que el dependía de su Padre, y él se redujo a nada, como veremos en un momento. Y como nada, vivió en dependencia de su Padre y se hizo obediente a su Padre. El se humillo así mismo y se hizo obediente hasta la muerte, aun a la muerte en la cruz. Cuando Jesús dijo como parte de su misión: “Yo he venido a buscar y salvar al que estaba perdido”. Yo no sé si tu alguna vez has pensado en esto, pero el ser descrito como estar perdido es algo maravilloso porque lo perdido es algo que es buscado. No es maravilloso estar perdido, por supuesto, pero es maravilloso ser encontrado.


35

Pero es una maravillosa descripción por el valor dado a cada uno de nosotros y cada una de las personas en la calle. Entonces no es en términos de su dignidad o su valor que Él se describe así mismo al considerarse nada pero más bien esta hablando en términos de su habilidad; lo cual es el vivir como hombre real, el reconoció su absoluta y total dependencia en su Padre. Porque en sí mismo, por sí mismo y de sí mismo como hombre Él no era capaz de nada. Permítanme leer algunos versos en Juan 5 verso 19. Permítanme leer lo que Jesús dice aquí, no tenemos tiempo suficiente para explorar esto, quizá en otro momento, vamos solo a leerlos por encima hasta cierto punto. Pero en Juan capítulo 5 verso 19, Jesús les dio esta respuesta: “Ciertamente les aseguro” y escuchen esto: “Que el hijo no puede hacer nada por su propia cuenta”. No me feliciten por convertir el agua en vino, yo no puedo hacer nada por mí mismo, no me feliciten por caminar sobre el agua pues yo no puedo hacer nada por mí mismo. Miremos en Juan capítulo 5 verso 30 en caso de que ustedes piensen que solo es algo esporádico. En Juan capítulo 5 verso 30 Jesús dice: “Yo no puedo hacer nada por mí propia cuenta”. Ahora permítanme ir a Juan capítulo 8 verso 28 y Jesús dice ahí: “Cuando hayan levantado al hijo del hombre sabrán ustedes que soy quien digo ser”. Ahora la traducción de la nueva versión internacional adhiere algunas de estas palabras: “quien soy quien digo ser”. Literalmente, el original en griego dice: “Cuando hayan levantado el hijo del hombre sabrán ustedes que yo soy”.


36

Y muchos de ustedes saben que “yo soy” es el nombre que Dios se dio a sí mismo, cuando el hablo a Moisés en la zarza ardiente en el antiguo Testamento y que la palabra inglesa Jehová viene de esta aseveración. Y significa yo soy o El es. Ahora Jesús dijo: “Cuando se haya levando el hijo del hombre ustedes sabrán que yo soy”. Esta es su afirmación como deidad, pero miren lo que él dice después: “y que yo no hago nada por mí mismo”. Esta es su humanidad. Y lo que él está diciendo aquí es, “de todos los milagros que yo puedo realizar y de todas las palabras que pueden venir de mis labios, yo no hago nada por mí mismo”. Ahora, esta no es mi opinión o la opinión de alguien, esto es lo que Jesús dijo acerca de sí mismo. Bien, en Juan capítulo 14 verso 10, el nos dice, permítanme leerles este verso, Juan capítulo 14, verso 10 donde él dice: “¿acaso no crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí?”. Esto es que yo estoy en unión con mi Padre. “las palabras que yo les comunico, no las hablo como cosa mía, sino que es el Padre, que está en mí, el que realiza sus obras”. El dice aquí: “No son mis palabras, no son mis obras, es el Padre que está en mí quien hace su obra, no yo. Como hombre en la tierra, un ser humano real, he aprendido que al vivir en dependencia de mi Padre, es mi Padre en mí quien hace la obra a través de mí”. Y como dijo Jesús en el capítulo 14 y capítulo 15 en Juan. El dice exactamente la misma cosa acerca de sus discípulos y su relación con El. Porque en Juan capítulo 14, el dijo: “Yo estoy en el Padre y el Padre está en mí esa es mi relación con el Padre”. En Juan 15, el dijo: “permanezcan en mí y yo permaneceré en ustedes y darán mucho fruto”.


37

Esto es: “cosas pasaran en sus vidas como resultado, pero apartados de mi nada podrán hacer, exactamente lo mismo que Jesús dijo poder hacer aparte de su Padre. Esto es tremendamente animador, porque donde nos encontramos es todo lo que Dios espera de nosotros, dejados nuestros propios recursos naturales y esfuerzos naturales que son nada. Pero lo maravillosos es que al vivir dependiendo de Dios, como el Señor Jesucristo vivió en dependencia de su Padre y el Padre hizo la obra en él, el Padre hace la obra en nosotros, por eso es que puedes relajarte cuando sirves a Dios, y buscas vivir la vida que él quiere que vivas, porque estamos aprendiendo a descansar en sus fuerzas, sus habilidades y en sus posibilidades. Ahora nos dice Pablo: “yo quiero que tengas esta mente la cual está en Jesucristo”. Y la primera parte de esta mente es que aunque él era por naturaleza Dios, el hizo en sí mismo lo que tenemos que aprender a ser. El se hizo a sí mismo nada, en términos de autosuficiencia y auto dependencia. Ahora por supuesto, tenemos habilidades; tenemos dones, tenemos diferentes talentos, pero puedes ejercitar estos en esfuerzos humanos y hasta donde concierne a Dios, nada lograran. Cuando los ejercitamos en la dependencia de Dios diciendo: -Señor no es lo que yo hago en esta situación, es lo que tú haces a través de mí, gracias yo confió en ti-. Tendríamos que mirar en como Jesucristo realizo sus milagros, podríamos decir así fue como los realizó, cuando presente delante de 5000 personas, sin tener comida, solo cinco piezas de pan y dos peces, Jesús oro y se dice que lo que oro fue ,que dio gracias, en otras palabras, el dijo:“Padre gracias, esta situación es más grande que cualquiera de nosotros aquí en este lado de la montaña hoy, no tenemos comida suficiente, gracias, esto no es un gran problema para tí, tu eres totalmente suficiente”. Y él comenzó a partir el pan. Y ustedes saben porque yo digo que era algo importante, porque después ustedes pueden leer esto en Juan capítulo 6, ellos regresaron al lugar donde Jesús hizo el


38

milagro de alimentar a los cinco mil y no dice que ellos regresaron donde el hizo el milagro de los cinco mil. Lo que dice es que ellos regresaron a donde Jesús dio gracias. Porque esa es la clave. Recuerdas cuando en la tumba de Lázaro con el cuerpo muerto, desde hace cuatro días, ya en proceso de descomposición; Jesús miro al cielo y dijo: “Padre, yo te agradezco, Padre tu eres totalmente suficiente”. Se puede ver esto, hasta en la ultima cena, cuando el partió el pan y dijo: “Este es mi cuerpo, esta es mi sangre”. ¿Y sabes que hizo? dice que el dio gracias. ¿No es esto increíble? mi cuerpo, mi sangre. Gracias Padre, aunque esto me lleve a morir en veinticuatro horas, por así decirlo, esta es tu obra; yo acepto el sacrificio como substituto por los hombres y las mujeres, los niños y las niñas que no pueden traer ningún sacrificio por sí mismos, para que sea suficiente. Y después Padre tú me levantaras de los muertos: Gracias. Miren el lenguaje de la fe, que no es por favor; ese es el lenguaje de un méndigo. El lenguaje de la fe es GRACIAS. Por eso da gracias en toda circunstancias, por que cuando damos gracias reconocemos nuestra dependencia en Dios. Esto es lo que significa dar gracias. Sí yo abro la puerta para tí, tú dices gracias; sí tu pasas por ella lo que tu estas diciendo es, hiciste algo por mí, gracias. Sí me pasas algo y yo digo gracias, yo estoy reconociendo mí dependencia en la situación.


39

Ahora el punto de Pablo acá, es que el está diciendo: “Yo quiero que tengan la mente de Cristo”. Porque esta es la manera que debemos vivir y esto involucra primero que todo, la dependencia en tu Padre. Pero no era una dependencia donde uno se sienta a esperar y dice: “Bueno, yo solo dependo de Dios me cruzo de brazos y no hago nada”. Porque él sigue adelante para decir en el verso 7 de Filipenses 2: “se hizo a asimismo nada tomando la naturaleza de un sirviente”. Esta no es una palabra pasiva, ser un siervo, esta es una palabra activa y al manifestarse como hombre, se humillo a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte y ¡muerte de cruz!. Obediencia no es una palabra pasiva, es una palabra activa. Ahora, el está diciendo que la dependencia de Jesús en su padre lo conlleva a su obediencia con su Padre y esta es la segunda de estas dos actitudes de las que el habla en estos versos, que han de estar en nosotros. Estas estuvieron en Cristo: Su dependencia en su Padre y su obediencia en su Padre. Ven, sí Jesús como hombre admitió no tener habilidad por sí mismo: “yo no hago nada por mí mismo”. El también como hombre profeso no tener un plan por sí mismo. El único plan que el tenia era el plan que su Padre escribió para Él. Porque en Juan capítulo 6 verso 38 dice: “Porque he bajado del cielo no para hacer mi voluntad sino la del que me envió”, no vine del cielo a ningún tipo de cruzada personal, vine del cielo a cumplir la voluntad de mi Padre. Y a través de la vida de Jesús esto fue un criterio constante en todo lo que Él hizo y en todo lo que Él dijo:


40

¿Cuál es la voluntad de mi Padre? Como dice Pablo, recuerda el contexto: “Tengan la mente de Cristo en ustedes la cual está en Cristo Jesús”. No solo dependencia en su Padre sino obediencia a su Padre lo cual es incuestionable. Nos dice en romanos capítulo 14 verso 9: “Por esto mismo murió Cristo y volvió a vivir, para ser Señor tanto los que están muertos como de los que aún viven”. ¿Por qué Cristo muere y resucita de nuevo? Para poder ser Señor. Esto es que el pueda ocupar un lugar en tu vida y en mi vida, que sea supremo como maestro y como rey. Ahora por supuesto, nosotros nos interesaremos en cierta medida en nuestra obediencia, porque nosotros reconocemos que Dios conoce las cosas mejor que nosotros, pero esto sí nuestra obediencia se extiende como la obediencia del Señor Jesús: “El se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!”. Pablo está diciendo aquí, esta no es una obediencia solo cuando la voluntad de Dios es amable y buena para con nosotros, pero existen ocasiones cuando Dios puede envolvernos en sacrificio de alguna manera y en el Señor Jesucristo llego hasta el punto de morir. ¿Qué significa para el señor Jesús permanecer en obediencia aún hasta morir? Solo imagina conmigo unas pocas palabras de una conversación que pudo haber tomado lugar en el cielo antes que todo comenzara. Y discúlpenme por humanizar a Dios en esta conversación, pero esto podrá ayudarnos a tener un mejor entendimiento de esta enseñanza. El Padre miro el paso del tiempo y supo la rebelión de la raza humana y supo sobre la alienación del pueblo de Dios que tendría lugar, el dijo a su hijo: -hijo necesito que te vuelvas un hombre para traer la reconciliación de los seres humanos conmigo. ¿Estás dispuesto a ir a la tierra como ser humano?


41

Imaginen al hijo diciendo: Si, estoy dispuesto a ir pero ¿cómo haría esto? ¿Me apareceré así un día? ¿Saldré de repente de detrás del muro? No hijo, yo quiero que nazcas de nuevo como un bebe ¿Como un bebe? Pero un bebe es muy indefenso. Correcto, yo quiero que te conviertas en un bebe indefenso. Bueno, pero entonces me darás unos padres decentes Si te daré padres decentes allí, pero serán muy pobres. ¿Pobres? ¿Pero no sería más apropiado para mí nacer en un palacio real o al menos en una mansión de ricos donde reciba mejores cuidados? No hijo, no solo serán pobres sino además nacerás en un establo. ¿En un establo? Pero ahí es donde viven las ovejas las vacas y los caballos. Lo sé. Espero esto sea en un periodo donde existan suficientes medicinas y antibióticos. Pues no hijo, vas a nacer antes que todo eso. Pero dijiste que mis padres serán buenas personas. Pues sí lo serán, y tendrás hermanos y hermanas, pero tengo que decirte que cuando seas un adolecente, tu padre morirá, y entonces serán una familia de madre soltera y tú serás el mayor y todas las responsabilidades caerán sobre tí. Pero predicare, ¿cierto? ¿No es esa la idea? Bueno si, tú vas a predicar hijo. Pero no hasta que tengas treinta años. ¿Qué hago hasta que tenga los treinta?


42

Bueno, yo quiero que estés en un hogar en Nazaret, y quiero que trabajes como carpintero y quiero que... ¿Un carpintero?, ¿quieres decir con martillos y clavos y cinceles y madera? Si, así es. ¿Pero puedo ir a cualquier habitación donde no hay nadie y ¡plop! hacer un mueble milagrosamente? No hijo, lo harás de la manera difícil, nada de atajos. ¿Cuándo empezaré a predicar? Bueno a la edad de treinta años, vendrá un día cuando el espíritu en forma de paloma, descenderá sobre ti, eso te hará distinto y entonces tu empezaras a predicar y no solo eso sino que tu empezaras a realizar milagros, yo te capacitare para realizar milagros increíbles. ¿Le gustará a la gente? A muchos de ellos si les gustará, tú serás el mejor amigo que nunca han tenido, pero a otros no. ¿Qué quieres decir con que otros no? Otros se enfadaran por esta causa. ¿Y qué harán entonces? Bueno después de tres años, eso será todo, solo tres años de ministerio, ellos te arrestarán, ellos te ridiculizarán y te mandarán a juicio. Después ellos pondrán una pesada cruz en tus hombres y te harán caminar con esta, y llegaras en un momento a extenuarte completamente, y colapsaras bajo el peso y la extenuación del proceso. Y alguien más la cargara por el resto del camino


43

, y después ellos recostarán la cruz y te acostarán sobre la cruz y pondrán clavos en tus manos y en tus pies, después ellos levantarán la cruz la colocarán sobre en un hueco de muchos pies de profundo, y cuando la cruz de madera golpee el suelo, el impacto dejara muchas de las articulaciones de tu cuerpo dislocadas y te colgarán ahí por seis horas, la crucifixión es la manera más cruel de castigo jamás diseñada por los seres humanos, y después de estas seis horas cada nervio de tu cuerpo gritará, y a este mismo punto, hijo, los cielos cerrará sus puertas y tu exclamarás, Dios mío ¿por qué me has abandonado? Y el cielo se tornará negro y tú morirás. ¿Aún estas dispuesto a ir? Y Pablo escribe: “él se hizo obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” nunca dudo ni por un instante, la voluntad con la que Jesús fue a la cruz. Pero el no fue danzando a la cruz. Y Pablo dice: deja que esta mente este en tí, que es Cristo Jesús. Les estoy hablando de Jesús, dice Pablo. De manera que tu mente entienda la mente, la actitud, la disposición que es necesaria para caracterizarte a tí como cristiano sí tú vas a ser efectivo y dar fruto. Puedo preguntarte, ¿es esta tu vida cristiana? puedes conformarte con un nivel tan superficial que nunca podrá satisfacerte. Sí ves, al cerrar el resto de esta declaración, habiendo hablado de lo que Jesús hizo: El se hizo a sí mismo nada. El se humillo a sí mismo, el se hizo obediente hasta la muerte, hasta la muerte en la cruz. Y luego dice, de esta manera y desde ahora en adelante, todo es acerca de lo que Dios hizo. “Por eso Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre: 10 para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.” Sí ves, una vez, tú y yo hayamos resuelto el problema de la dependencia en Dios y mí obediencia a Dios, Dios se encarga de todo lo demás.


44

Después es que él obra. Él lo exaltó y tu ves la obediencia, así sea tan costosa como lo fue para Jesús, siempre cede a la satisfacción. Dice de Jesús en Isaías 53, hablando proféticamente de su muerte en la cruz. Hablando de Jesús, “el vio las tribulaciones de su alma, la agonía de su alma”. Todas la pruebas por las que el pasó; “el vio la tribulación de su alma y fue satisfecho ¿No es esto increíble? Lo que le trajo satisfacción mas allá de la cruz y que toda la agonía en la cruz fue, cuando el miro hacia abajo, a través del tiempo, y vio personas sentadas aquí esta mañana, en este edificio, cientos de hombres, mujeres y gente joven, a través de toda la tierra, aquellos que se han reconciliado con Dios, partiendo del hecho de la muerte de Jesucristo, la muerte sustituta y El es satisfecho. Cueste lo que cueste estés bien con Dios, sea como sea vive en obediencia con Dios. Y el dirigirá tus caminos, y el te mostrará que cuando hayas reconciliado el problema de la dependencia en el, -donde tú pongas tu dependencia-esa es la parte más importante para cualquiera de nosotros: Donde tú pongas esa dependencia. Nuestra dependencia en él y nuestra obediencia en el. Cuando tú hayas resuelto estos dos problemas en un sentido muy real no hay más problemas que encarar, porque el resto de la historia es, que por consiguiente Dios hizo, Dios hizo, Dios Hizo, Dios hizo. Cuando tú y yo hayamos resuelto este problema en nuestras vidas: entonces, no dependeré más de mis propios recursos. Yo dependo del espíritu de Jesucristo que vive en mí, que trabaja en mí, por medio de mí y vivo en obediencia a él. Yo tomo el plan de Él. Una vez has definido esto, todos los otros asuntos se vuelven Dios hizo, Dios hizo, Dios obra en tu vida. Amen


45

La Mente de Cristo ¿Qué descubriste acerca de la mente de Cristo, en este capítulo? ¿Por qué piensas que Jesús dice: “Es el Padre qué está en mi quien obra, y no yo”? ¿Cómo se manifiesta el lenguaje de la fe en tu vida? ¿Tienes la mente de Cristo, en tu vida Cristiana? ¿Es tu vida personal y familiar en dependencia y obediencia a Dios?


4

Práctica de la obediencia Filipenses 2:12-13

Antes de mirar el texto en sí mismo permítanme resaltar que existen ciertas palabras dentro del vocabulario del cristiano que a la mayoría de nosotros nos gustan tales como: amor, gozo, paz, congregarse, compasión, júbilo, perdón, estas son buenas palabras. Salvación, contentamiento, riquezas, todas estas son buenas palabras también. Estas nos dan ánimo, nos hacen sentir bien y estas son ingredientes importantes en el evangelio y ellas probablemente explican por qué la mayoría de nosotros somos cristianos. Todas estas palabras se encuentran en el libro de los Filipenses, la mayoría de estas en el capítulo 2, sin embargo, existen otras palabras en este capítulo que son igualmente importantes y vitales para la vida cristiana, las cuales no nos son muy atractivas. Palabras como obediencia, palabras como temor, temblor. Estas no son el tipo de palabras que nos dan un cálido sentir. Para algunos de nosotros estas son el tipo de palabras que tiene una connotación negativa y puede haber todo tipo de razones en su historia que le dan este tipo de respuesta a estas palabras. Pero, estas en realidad son palabras que son vitales para nuestro entendimiento del evangelio. Basare lo que voy a decir en esta mañana en los versos 12 y 13, que ya nos fueron leídos y los leeré de nuevo:

“Así que, mis queridos hermanos, como han obedecido siempre…” “Por tanto amados míos, dice Pablo, como siempre han obedecido...” esta es la primera palabra. “No sólo en mi presencia sino mucho más ahora en mi ausencia, lleven a cabo su salvación con temor y temblor”. ¿Por qué?


47

Porque Dios es quién produce en ustedes tanto el querer, como el hacer para que se cumpla su buena voluntad”. Ahora la clave a toda esta sección es la declaración de Pablo: “Como han obedecido siempre, ahora continúen obedeciendo, lleven a cabo su salvación con temor y temblor”. Quiero hablar de tres cosas acerca de este pasaje. Primero quiero hablar acerca del llamado a la obediencia, esto es muy interesante porque dice: “ocupándote de tu salvación”. Sea lo que signifique. Después, en segundo lugar, hablaremos de la condición de la obediencia ¿Cómo ocuparse de esa salvación? con temor y temblor. Esta es la condición de obediencia, en tercer lugar la consecuencia de nuestra obediencia por cuanto el dijo: el buen propósito de Dios, es cumplido y completado. Entonces hablaremos de estos uno por uno, primero del llamado a la obediencia. Pablo dice: “Lo que quiero que hagas...” y la sección anterior de este pasaje está hablando acerca de como Cristo aún por naturaleza de Dios, se hizo a si mismo nada, como quien dice: tomó sobre sí mismo la forma de sirviente y se hizo obediente hasta la muerte. Esto habla acerca de la obediencia de Cristo y la dependencia de Cristo en su Padre y en este contexto decía: por lo tanto. Y cuando tú encuentras la palabra, por lo tanto, en la biblia es siempre bueno preguntarse a sí mismo: ¿qué significa por lo tanto? Porque ese: por lo tanto, está allí por una buena razón, esto se conecta a lo que se ha dicho anteriormente. Yo les he hablado acerca de Cristo, yo les he hablado acerca de tener esta mente en ustedes la cual está en Cristo, yo les he hablado a ustedes acerca de su humillación, su dependencia en su Padre, su obediencia a su Padre, por lo tanto porque esto es verdad en Cristo, tú necesitas continuarlo en este espíritu de obediencia para ocuparte de tu salvación.


48

Ahora, ¿qué significa ocuparte de tu salvación? En el libro a los Efesios, por ejemplo, en un verso que muchos de ustedes saben, el dice: “es por gracia que han sido salvos a través de la fe”, esto no es de ustedes mismos, es un regalo de Dios. Esto no es por obras para que nadie presuma. No hay base para que ninguno de ustedes pueda decir a otro, ¿sabes qué? me he vuelto cristiano, ¿no crees qué es algo muy bueno para mí?... No. No les dice: “No tiene nada que ver con lo que tú hagas por Dios. Tiene exclusivamente que ver con lo que Dios hace por ti”. Esta es la base de la salvación. Entonces Pablo no está contradiciendo, estoy diciendo: ustedes mejor ocúpense de esto, hombres ustedes filipenses van a morirse un día, ustedes mejor asegúrense ahora y entonces para que se ocupen de esto y aseguren su salvación. No. Lo que Pablo dice acá no tiene nada que ver con convertirse en cristiano. Tiene en todo, que ver con ser el cristiano que se ha convertido. Miren, aquí el se los dice: “porque es Dios quien trabaja en ustedes”. Esto les explica que ya ustedes son cristianos, Dios ya se encuentra trabajando en ustedes. Pero Dios al estar trabajando en ustedes necesita ocuparse de la consecuencia de Dios trabajando en ustedes, y esto propicia dos preguntas: Primera pregunta: ¿Qué trabaja Dios en mi?, primero que todo, y sí entendiste esto: ¿Qué tengo que ocuparme en este llamado a la obediencia que él nos está dando? ¿Qué trabaja Dios en nosotros? Bien, el verso lo dice, verso 13 dice: “pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer, para que se cumpla su buena voluntad”. Dios trabaja el querer. Esto es Dios crea dentro de ti un apetito, un deseo, una disposición por lo que es bueno. No solo él les da el deseo porque sí esto fuese todo lo que el da, esto nos frustraría, el trabaja en nosotros tanto el querer como el hacer, el da el dinamismo, el poder de completarlo.


49

Ahora, si dejan que Dios trabaje en ustedes, lo primero que Dios va a hacer en ustedes, una de las primeras evidencias de que somos verdaderos cristianos, es que el cambia nuestros deseos. El primero, en palabras de Jesús: nos hace hambriento y sedientos de justicia. Como pueden darse cuenta ser justos es extraño a nuestra naturaleza. La rectitud o la justicia de la cual hablaremos la próxima semana. En el Capitulo 3 habla bastante acerca de la rectitud. Rectitud no es algún tipo de autosuficiencia o actitud de superioridad moral. Rectitud es nuestra posición o nuestra habilidad de vivir, que es derivada de Dios en nosotros. El nos da en primera instancia, un nuevo deseo de hambre y sed de Justicia. Sí ven, lo maravilloso de la vida cristiana es que nosotros no vivimos como fuimos llamados a vivir, porque Dios tiene una gran vara y dijo: tú debes hacer esto ¡pop! o debes hacer lo otro. Ahora sí así es tu sentir en la relación con Dios, algo fundamental tiene que pasar porque lo maravilloso es cuando Dios empieza a trabajar en tu vida , y de repente cosas por las cuales tu no tenias ningún interés de repente empiezas a sentir deseo o hambre por eso. Sabías que Agustino dijo algo en el siglo V y no podría ser dicho mejor que como Agustino lo dijo. El dijo: “Sí tu amas a Dios, tu puedes vivir como tu deseas” y lo que quiso decir fue que, si tu amas a Dios con todo tu corazón, alma y todas tus fuerzas las cosas que tu quieres serán las cosas que Dios también quiere, es una gran manera de vivir. Tú puedes vivir como tú deseas, pero si tú amas las cosas que Dios ama entonces tú odias las cosas que Dios odia. Y tu tendrás compasión por las cosas que Dios tiene compasión y tu trataras con firmeza las cosas que Dios desecha. Cuando Dios trabaja en nosotros, el trabaja en nosotros para crear su propio carácter y esto es básicamente lo que más cuesta. Pablo donde fuese llamaba a


50

esto el fruto del Espíritu, no el fruto de la disciplina, cristiana sino: -el fruto del Espíritu. Esto es algo súper natural: amor, gozo, paz, paciencia, generosidad, benevolencia, fe, amabilidad, dominio propio estas cualidades examínalas cuidadosamente, todas tiene que ver con nuestra relación con los otros. Aun el gozo tiene que ver con nuestras relaciones. Tú compartes con alguien que es miserable y tú verás qué gran diferencia hace esto al relacionarse. Todo lo que Dios hace en ustedes y en mí no está diseñado para que ustedes en sus esquinitas y yo podamos ser santos. Aunque, podríamos vivir vidas que se relacionen mejor y sean más santas. Por eso es que el tema de relaciones será visto a través de este capítulo. En realidad, Al principio en el verso 3, decía: “No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos”. Ahora Pablo dice acá: “En lugar de vivir egoístamente”, la cual es la manera natural en que una persona separada de Cristo se ve siempre tentada a vivir. Pero nosotros hemos sido tentados a vivir de esa manera también, por supuesto, pero: en la medida que se da vía al Espíritu de Dios en lugar de vivir egoístamente, no harás cosas a causa de tu egoísmo, ambición y vanidad, pero considerando a otros en lugar de a ti mismo. Cuidando de los intereses de los demás. Y luego en el verso 14, dice: “Háganlo todo sin queja ni contienda,- y en el verso 15- para que sean intachables y puros, hijos de Dios sin culpa en medio de una generación torcida y depravada”. Y en ella ustedes brillen como estrellas en el firmamento”. Y él dice que no habrá quejas. ¿No creen qué esto revolucionaria algo de nuestras vidas? No hay discusión, que en una generación corrupta, hay pureza, plenitud, bondad y amor. Tu sabes que Jesús dijo ¿de qué habrá una evidencia de que tu eres un cristiano? Juan 13:35 dice: “De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros”.


51

Francis Shaffer ha dicho que Jesucristo dio al mundo el derecho a juzgar y de validar a cualquiera que dice ser un cristiano, no por su doctrina, sino por su amor. Tú puedes poner los puntos sobre las “íes” en su doctrina y puedes tachar tus “tés” y esto no significa nada del todo para Dios a menos de que la consecuencia sea que lo que fluye de tu corazón es amor. Dios trabaja en nosotros para cumplir sus propósitos, para poner los deseos correctos en nosotros, y la evidencia real del trabajo de Dios en nuestra vidas no está en nuestra habilidad de precisar las escrituras sino la habilidad de nosotros como esposos de amar a nuestras esposas apropiadamente, como padres amar a nuestros hijos bien, y como hijos amar nuestros padres, amar a nuestros vecinos y aunque no lo creas, Jesús dijo: “ama a tus enemigos” Esta es la marca de Dios trabajando en ustedes. Bien, y si esta es nuestra primera pregunta: ¿Qué trabaja Dios en nosotros? la segunda pregunta es: ¿Qué trabajamos? Porque tu trabajas lo que Dios trabaja en su interior. Sí lo que Dios trabaja en nosotros es el resultado de la promesas que él hace para con nosotros, entonces lo que nosotros trabajamos son los resultados de los mandatos que él nos dice. Pero lo interesante de esto es: “Las promesas de Dios son también los mandatos de Dios”. Estos dos son lo mismo, por ejemplo amor es una promesa y el fruto del Espíritu es amor. Esta es una promesa, este es el fruto del Espíritu. Tú permites al Espíritu llenar tu vida y tú comenzaras a amar. Pero al mismo tiempo Jesús dijo: “un nuevo mandamiento les doy, ama a tu prójimo como a ti mismo.” este es un mandato. Bueno, las bases sobre lo cual yo recibo las promesas de Dios es que yo obedezco los mandatos de Dios, y cuando yo obedezco los mandatos de Dios, yo descubro que él trabaja en mi no solo el querer sino el hacer. El dinamismo él lo completa. Entonces: ¿Cómo amar a tu prójimo? ¿Sentado en tu casa orando por tu prójimo? No, sal y has algo bueno por tu prójimo. ¿Cómo


52

vas amar a tu enemigo? Has algo deliberado para tratar de cruzar ese puente, ponte en contacto y envíale algo o lo que sea que tú puedes hacer para romper esas barreras y tu descubrirás que al comenzar a actuar en obediencia, Dios obra. En realidad, la mejor definición de amor yo creo que esta en estos versos. En el verso 3, el cual esta antes en el mismo capítulo: “No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos”. Ahora yo prefiero la nueva versión americana que al respecto dice: “En humildad considera a otros más importantes que a ti mismo”. Considerar a otros mejor puede tener una implicación de juzgamiento:- él o ella son mejor que lo que yo soy. Lo cual puede ser o no ser de ayuda pero esto es más importante, en cualquier situación dada, esta persona es, más importante para mí que lo que yo soy, sea que me agrade o que no me agrade esos es irrelevante. Sea que esta sea una persona anónima en la vitrina de la salida del supermercado y yo este comprando frijoles o algo, esto no importa, solo se generoso, ella es más importante que lo que tú eres. Este es un mandato pero también es una promesa, queriendo decir que cuando actuamos en obediencia, los recursos están disponibles. Dios trabaja en ti el querer, como el hacer, para capacitarte, y tu comienzas a amar. Este es el mandato a la obediencia. El mandato a la obediencia es trabajar lo que Dios trabaja en nosotros. Y lo que Dios trabaja en nosotros es la habilidad para sentir empatía y yo estoy viendo más y más claramente que la vida cristiana está siendo comprobada en su validez mas no en el, si puedo llamarla así, la relación vertical con Dios, sino en la relación horizontal, y esto es el trabajo de relacionarse. Por eso es que Juan en su epístola dice: “cualquiera que diga yo amo a Dios pero odia a su hermano es un mentiroso”. Lenguaje bastante fuerte, ¿cierto? En otras palabras: no le crean se está burlando de sí mismo, como puede el amar a Dios ¿cuando no puede verle? y ¿cómo no puede amar su hermano a quien puede ver?”


53

Tu y yo necesitamos practicar la presencia de Dios en nuestras vidas y a medida que lo hacemos y contamos con su presencia cada día, el trabajar en esto será notorio en cómo nos relacionamos con las personas. Pero el mandato a la obediencia entonces trabaja para tu propia salvación, porque Dios trabaja en ti el quiere darte el apetito correcto, el deseo correcto los cuales se van a relacionar en su aplicación. Pero la condición de obediencia, muy rápidamente es: “Ocúpense en su salvación con temor y temblor”. El dice aquí en el verso 12. Ahora no nos gusta utilizar esta palabras temor y temblor, porque ellas cargan una connotación negativa. Por supuesto ellas pueden tener una connotación negativa, pero en realidad en el nuevo y el antiguo testamento el temor a Dios es un ingrediente vital, pleno y saludable del vivir cristiano. En el libro de los proverbios dice: “El temor a Dios es el principio de la sabiduría”. Tu no comienzas a ser sabio en realidad sí el temor a Dios no es el fundamento de su vida. “El temor a Dios es el principio del conocimiento”. Esto dice en el libro de los proverbios. Dice: “Temer a Dios es huir del mal”. “El temor a Dios alarga la vida”. “Aquel que teme al Señor tiene una fortaleza segura y para sus hijos tendrá refugió”. Este es un verso maravilloso, un verso importante en los proverbios. Aquellos de nosotros que somos padres, necesitamos temer a Dios para dar a nuestros hijos seguridad. “El temor a Dios es una fuente de vida”. “El temor a Dios nos lleva a vivir”. “El hombre sabio teme al Señor”. Estas son todas acotaciones de los proverbios: “Bendito es el hombre que siempre teme al Señor”.


54

Ahora, el libro de los Proverbios no es un conjunto de disculpas y dichos: “ahora tengo temor hay algo negativo en esto de caminar con Dios, y esto es un poquito de temor”. El está diciendo: esta es una de las cosas más positivas en su vida. El libro de Eclesiastés, resume esto: “temed a Dios y guardad sus mandamientos porque esta es toda la ocupación del hombre”. ¿Quiere resumir cual es la ocupación del hombre? Es simple, dice el escritor de Eclesiastés: temer a Dios como les fue dicho. Obedecer sus mandamientos. Bastante directo. ¿Cierto? ¿Cuál es el problema con muchos de nosotros? Yo les diré cual es el problema. No tenemos temor a Dios. Yo les diré porque no tenemos temor a Dios, porque frecuentemente nuestro entendimiento de Dios ha sido tan domesticado, que hemos suavizado tanto a Dios, lo hemos tomado tanto del pelo, que él solo es un gran amigo en el cielo. Y cualquier idea de la ira de Dios es extraña a nosotros. Pero él lo hace. Dice en el libro de los Salmos, que Dios está enfadado todos los días. La noción de la ira de Dios es tan real en las escrituras como lo es el del amor. Lo maravilloso es por supuesto, que nosotros podemos entrar en su amor y podemos vivir dentro de esta relación de amor, sin embargo el temor a Dios es una característica que denota nuestras vidas. Pero, ¿Qué es temer a Dios? ¿Es acobardarnos en temor? El mejor comentario de la biblia es la biblia misma. Es a su vez la más barata y la más confiable. Y es bueno siempre preguntarse, ¿qué más dice la biblia acerca de esto? Hay una ley que se menciona y que algunas personas hablan al respecto. Saber cuando algo ocurre en la biblia, encuentras dentro de esto una clara definición de lo que es. Esto no siempre funciona pero es una buena regla.


55

La primera vez que el temor a Dios aparece en la biblia es en el Génesis capitulo 22, permítanme contarles la historia: Abraham había venido de Ur de Caldea hoy Irak, Dios le había guiado de ahí a Canaán, cuando llegaron a Canaán, Dios le dijo: “mira las estrellas en el cielo, te daré tantos descendientes como estrellas en el firmamento porque tu esposa dará a luz un hijo, y de este hijo vendrá una nación, y esa nación bendecirá al mundo”. Abraham tenía 75 años y su esposa 65, no tenían hijos entonces era imposible, porque ella había pasado la menopausia, y en todo caso se dice que ella era estéril, pero él creyó en Dios: “Dios tu lo dijiste; te creo”. Y por 25 años nada paso, después de 25 años Sara su esposa dio a luz a un hijo, le llamaron Isaac, y Abraham debió haber estado muy feliz, cualquiera que se hace padre sabe la felicidad de convertirse en papá. Pero cuando uno está de 100 años y ha estado esperando por todo este tiempo, debe ser ¡fantástico! Probablemente, casi le causa un paro cardiaco, pero este bebé nació. “No solo hay un pequeño niño que ahora puedo llamar mío después de todos estos años, pero este es el chico a través de quien Dios dijo, voy a traer una nación a través de este niño y el mundo será bendecido a través de él, este niño va a ser uno de los más significativos en la historia de la raza humana”. Que orgullo que Abraham tendría en su hijo. Lo que procede en Génesis 22 dice en sus primeros versos... se los leeré porque de repente algo es introducido y cambia todo. Génesis 22: Y a aconteció que después de estas cosas, Dios probó a Abraham, y le dijo: ¡Abraham! Y él respondió: heme aquí. Y Dios dijo: ‘toma ahora a tu hijo, tú único, a quien amas, a Isaac, y ve a la tierra de Moría, y ofrécelo allí en holocausto, sobre uno de los montes que yo te diré`. . “Abraham, toma tu hijo....”ah, y pareciera que Dios le echa sal a la herida cuando dice: “Tu único hijo, el cual tu amas, yo sé Abraham que todo el amor de tu corazón esta canalizado en este niño. Toma este hijo, y ve a la región de Moría y ofrécelo como un sacrificio a mí. Da tu hijo en muerte” Apropósito, en días de Abraham este era un evento bárbaro. No era usual para las personas sacrificar los hijos a sus dioses.


56

Dios prueba a Abraham. Abraham no sabe que esta es una prueba, nosotros lo sabemos porque lo dice: “Dios lo prueba”. Y Abraham sale temprano en la mañana siguiente, y por tres días caminaron en dirección al monte Moría estos debieron haber sido tres días muy largos para Abraham, yo me pregunto que hablo a Isaac durante este viaje. Me pregunto cuándo Isaac dijo: “Papá, ¿Cuando volveremos a casa? ¿Qué habría el dicho? Me pregunto cuando él dijo: “Papa, ¿Qué vamos a ser para mi cumpleaños el otro año? Me pregunto sí Abraham dijo: “No habrá cumpleaños hijo”. Ellos llegaron a los pies del monte Moría, dejaron a los sirvientes que los acompañaban y caminaron hacia arriba de la montaña. Hijo, vamos a construir un altar, trae algunas piedras busquemos algo de madera y pongamos la madera en el altar. E Isaac en su confiable relación con su padre le ayudo a construir el altar. Isaac hizo una pregunta: ¿Donde está el cordero? Y Abraham dijo: Dios provea el cordero. Y la confianza de Isaac en Abraham le permitió, tomar algo de cuerda y atarlo al altar. Tomar el cuchillo en su mano, levantarlo y decir: “.esto es lo que Dios me dijo que hiciera”, su cuchillo estaba en el aire y yo me imagino a Abraham no mirando a su hijo, sus ojos seguramente con lagrimas y en absoluta obediencia, el estaba listo a lanzar el cuchillo cuando de repente Dios intervino en el verso 12, de Génesis 22: Y el ángel dijo: “no extiendas tu mano contra el muchacho, ni le hagas nada; porque ahora sé que temes a Dios, ya que no me has rehusado tu hijo, tu único”. “Ahora sé que le temes a Dios” ¿Por qué? Porque Abraham, había adoptado una actitud de incuestionable obediencia, sin considerar las consecuencias. Ahora sí tú conoces la historia de Abraham tu sabrás que Abraham se había equivocado antes, así que estaba preocupado por las consecuencias de su obediencia. Entonces el corrigió su obediencia e hizo lo que pensó era lo mejor. Tuvo otro hijo llamado Ismael. Y tú conoces la historia. Dios le estaba probando. El dice: “Abraham tengo que ponerte de nuevo en tu lugar”. “Ahora, sé que temes a Dios. ¿Por qué? Porque tu no cuestionas mis instrucciones”. Ven, el temor a Dios incluye el rehusarme a realizar cualquier derecho mío sobre la voluntad de Dios y los mandatos de Dios. Algunos de nosotros obedeceremos las buenas cosas que Dios quiere que hagamos porque son buenas, porque me convienen.


57

Es maravilloso, que Dios quiere mostrarme algo que va a ser bueno para mí. Pero el temor a Dios es esa actitud hacia Dios que dice: “Dios cuando me lleves por el camino que yo no conozco y me lleves a un destino que no quiero ir, cuando me traigas a mi vida eventos que no planee, que no quise, que no son bienvenidos. Es en esa situación cuando yo digo con humildad:”Hágase tu voluntad”. Dios puede hacer cualquier cosa con un hombre o una mujer así, pero él no puede hacer nada con alguien que dice: Hare las cosas buenas, Dios, en la medida que me des cosas buenas para hacer, yo no voy a hacer tu voluntad en mis finanzas porque yo conozco una manera muy inteligente de hacer trampa, no quiero traer tu voluntad a las relaciones con mi esposa porque puedo encontrar una mejor ahora y quiero salir de esta. No quiero hacer tu voluntad en mi vida sexual, porque Dios tu no entiendes, pero yo vivo en los días cuando todos los tabús se han ido y la presión y la oportunidad están disponibles. En el Siglo XXI vivimos diferentes. Dios espero tu entiendas no voy a traer tu voluntad a mi vida en mis negocios y mis trabajos. “El temor a Dios es el principio del conocimiento, el temor a Dios provee una fortaleza segura para tus hijos, el hombre sabio teme a Dios”. Ocúpate de tu salvación, ¿Por qué? Porque Dios trabaja en ti. Tú trabajas lo que él trabaja en tu interior. Lo que para Dios son promesas en ti se hacen mandatos. Y tú los hace con temor y temblor, no corrigiendo, no imponiendo y no comprometiendo. Y finalmente y muy importante las consecuencias de la obediencia, porque él lo dice en el verso 13, muy rápidamente: “pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad”. El resultado final es el cometido, y es el buen propósito de Dios. ¿Qué es el buen propósito de Dios? ¿Es qué tú y yo encontremos satisfacción en obediencia a su voluntad? Es cierto, pero es algo más que eso. ¿Es qué tú y yo seamos exitosos? Podría ser verdad, pero es algo más que eso. El nos dice en el verso 15:


58

“Para que sean intachables y puros, hijos de Dios sin culpa en medio de una generación torcida y depravada. En ella ustedes brillan como estrellas en el firmamento”, El dice: el buen propósito de Dios es que tú brilles como una estrella en el firmamento, y esto es que en la oscuridad, en el cielo obscuro de la noche seas como una estrella que brilla, que ilumina. Vemos que vivimos en un mundo obscuro, el lo describe en el verso como un mundo torcido y depravado. Este es el mundo en el que vivimos, y el propósito de Dios es, que en un mundo que sabemos es torcido y depravado y sabemos que es obscuro, haya destellos de luz que brillen en la obscuridad a través de esta ciudad, en hogares, en calles, en apartamentos, en oficinas, en fábricas, en colegios, en casas de retiro. A través de esta ciudad hay luces encendiéndose, aquí y allá y a través de la provincia de Ontario donde hombre y mujeres cristianas, niñas y niños, hacen negocios con Dios. Luces están siendo encendidas. “Tú eres la luz de este mundo “, Dijo Jesús, y aquí a través de esta nación de Canadá naciones están siendo encendidas. Amen


59

Practica de la Obediencia ¿Qué entiendes por obediencia a Dios? ¿Eres obediente a Dios en tu vida cristiana? ¿Reflejas esta obediencia a Dios en tu diario quehacer? ¿Serias capaz de sacrificar algunas cosas en tu vida para ser obediente a Dios? ¿Consideras que eres luz para este mundo?


5

La realidad espiritual Filipenses 3:1-11

1Por lo demás, hermanos míos, alégrense en el Señor. Para mí no es molestia volver a escribirles lo mismo, y a ustedes les da seguridad. 2 Cuídense de esos perros, cuídense de esos que hacen el mal, cuídense de esos que mutilan el cuerpo. 3 Porque la circuncisión somos nosotros, los que por medio del Espíritu de Dios adoramos, nos enorgullecemos en Cristo Jesús y no ponemos nuestra confianza en esfuerzos humanos. 4 Yo mismo tengo motivos para tal confianza. Si cualquier otro cree tener motivos para confiar en esfuerzos humanos, yo más: 5 circuncidado al octavo día, del pueblo de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de pura cepa; en cuanto a la interpretación de la ley, fariseo; 6 en cuanto al celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que la ley exige, intachable. 7 Sin embargo, todo aquello que para mí era ganancia, ahora lo considero pérdida por causa de Cristo. 8 Es más, todo lo considero pérdida por razón del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por él lo he perdido todo, y lo tengo por estiércol, a fin de ganar a Cristo 9 y encontrarme unido a él. No quiero mi propia justicia que procede de la ley, sino


61

la que se obtiene mediante la fe en Cristo, la justicia que procede de Dios, basada en la fe. 10 Lo he perdido todo a fin de conocer a Cristo, experimentar el poder que se manifestó en su resurrección, participar en sus sufrimientos y llegar a ser semejante a él en su muerte. 11 Así espero alcanzar la resurrección de entre los muertos. Quiero hablar de esto en esta mañana puesto que es acerca de lo que Pablo escribe en esta sección del Capítulo 3 de Filipenses que vamos a ver. Y lo voy a denominar, “La Naturaleza de La Realidad Espiritual; Realismo Espiritual”, porque es muy fácil quedar atrapado haciendo las actividades externas correctas y aun saber que hay muy poco sentido interno de realidad acerca de lo que hacemos. Pablo va a compartir en estos tres versos parte de su propia experiencia donde el guardaba todas las reglas; él seguía todas las rutinas y rituales que se le requerían, y aun, al final de todo esto, el lo describe, en su propio lenguaje, como “desecho, basura” Aun cuando su manera de vivir habría impresionado a los vecinos puesto que hasta donde podían ver todo parecía estar bien para Pablo pero él decía que no: “tengo todo mal.” Y quiero hablar acerca de esto porque es muy fácil para nosotros caer en la misma situación. Como ves, la religiosidad frecuentemente ha sido el enemigo de la realidad espiritual puesto que podemos conservar la forma; podemos obedecer reglas; podemos cumplir todos los requisitos y normas y aun tener corazones estériles y quebrados. Y puede ser que algunos de ustedes en este momento estén pensando, “sé exactamente de lo que está hablando”. Pero me agrada que te encuentres hoy aquí; puesto que eso es lo que Pablo trata en este pasaje. Y es un mensaje muy positivo porque el comienza en el verso 1 con, ¡“Por lo demás, hermanos míos, alégrense en el Señor!” Voy a decir algo de lo que Pablo indica aquí- y lo veremos en un momento- y va a revelar algunas de las cosas en las que puedes haber encontrado tu seguridad o en las que has puesto tu dependencia pero yo lo voy a remplazar con algo mucho, mucho mejor. Si ves a un perro tratando de comerse un hueso, y te acercas, el perro va a pelear contigo. Si ves un perro comiendo un hueso, y te acercas y pones un pedazo de


62

carne en el piso, ¿qué hará el perro? El dejará el hueso y tomará la carne Ahora Pablo dice, “yo voy a darte un pedazo de carne con el propósito de que te deshagas de estos huesos”, la religiosidad de la que a menudo nos apegamos pero que sabemos que deja en nuestros corazones un sensación de vacío y esterilidad. Y la clave de este pasaje esta en el verso 9 donde Pablo dice, “A fin de ganar a Cristo y encontrarme unido a él. No quiero mi propia justicia que procede de la ley……” Esta no es una Justicia basada en lo que yo haga o haya hecho. “….sino la que se obtiene mediante la fe en Cristo, la justicia que procede de Dios, basada en la fe.” Y la palabra “Justicia”, a propósito, no significa una clase de justicia piadosa basada en orgullo propio. La palabra justicia simplemente significa: “Rectitud”. Quiere decir ser correcto para luego hacer lo correcto. Tú no estarías aquí esta mañana si no quisieras ser correcto y hacer lo correcto. Estamos aquí porque estamos buscando esta clase de realidad espiritual para nuestras vidas. Y aun muchas veces encontramos que suena iluso, y terminamos con la clase de cosas que Pablo dice, -para ser completamente honesto, “es basura.” En el fondo de nuestros corazones sentimos lo mismo acerca de la calidad de nuestra relación con Dios. Ahora lo que quiero hacer es hablar acerca de dos puntos que se tocan en estos versos. Primero, quiero hablar acerca de la religiosidad remplazando la realidad espiritual: La Religiosidad remplazando La Realidad. Y en segundo lugar, quiero hablar de La Realidad remplazando la religiosidad. Tenemos que entender en primer lugar que el problema es esta religiosidad, como yo la denomino, que Pablo describe en los primeros seis versos. Ahora él dice en el verso 2, “Cuídense de esos perros, cuídense de esos que hacen el mal, cuídense de esos que mutilan el cuerpo” Bien, y Pablo continúa diciendo, estas personas ponen su confianza en lo carnal y él continua hablando de la circuncisión, como algo que el mismo


63

había experimentado. A lo que él se refiere es a personas quienes continuaban insistiendo- y era un gran problema en la iglesia primitiva – que para convertirse en cristiano, debían circuncidarse. Y Dios había ordenado eso en Génesis 17 como una señal del pacto que había hecho con Abraham. El dijo, “este es el pacto que establezco contigo” en Génesis 17:10 Y éste es el pacto que establezco contigo y con tu descendencia, y que todos deberán cumplir: Todos los varones entre ustedes deberán ser circuncidados. Circuncidarán la carne de su prepucio, y ésa será la señal del pacto entre nosotros. Todos los varones de cada generación deberán ser circuncidados a los ocho días de nacidos,” Y Dios dijo a Abraham, “Esta será la señal del pacto”. Y se extendió hasta Jesús [quien], cuando era un bebe de ocho días de nacido, experimentó este proceso. Y todo niño Judío varón también. Pero como el libro de romanos nos dice, cuando Pablo habla acerca de esto y de Abraham allí, dice que Abraham recibió la señal de la circuncisión. Simplemente era un señal de algo. Bien, por supuesto que las señales y los símbolos son importantes pero más importantes que el símbolo es la esencia hacia la cual este apunta. Una señal, por definición, apunta hacia algo más. Ahora, el símbolo era el acto de la circuncisión pero la esencia hacia la cual apuntaba era que ellos eran un pueblo apartado para Dios para cumplir su propósito en este mundo en dependencia de los recursos de Dios. A eso era a lo que se refería la señal. Sin embargo, la señal, el símbolo, no eran tan importantes como la esencia a la que apuntaban; eran simplemente indicadores de esto, y es por lo que encuentras que el tema recurrente de los profetas en el Antiguo Testamento es, “tienes la señal correcta pero no sabes nada de la esencia hacia la cual la señal apunta.” Y así es como encontramos profetas hablando acerca de circuncidar los oídos, acerca de que la gente circuncidara sus oídos, sus labios, sus corazones. En otras palabras lo que decían era “hazte un corte alrededor de tus oídos para que puedas escuchar el mensaje de Dios, corta alrededor de tus labios para puedas predicar el mensaje de Dios, corta alrededor de tu corazón para que puedas obedecer el mensaje de Dios porque aunque tenían la señal, el símbolo, habían perdido la esencia hacia la que apuntaba.


64

Ahora bien, la tragedia es esta: Cuando pierdes la sustancia a la que apunta el símbolo, tratas de retener el símbolo y finalmente el símbolo remplaza la sustancia. Así lo que es importante deja de serlo, yo soy del pueblo de Dios, con todas sus implicaciones, lo importante se convierte en, ¿ya circuncidaste a tu pequeño hijo? ¿Ya tienes el símbolo, la señal? y cuando el símbolo remplaza la esencia, el símbolo en sí mismo se convierte en muerte. En esta mañana vamos a participar en la Cena del Señor: el servicio de comunión. Hay símbolos: el pan y el vino. Cuando tomamos el pan - en realidad no es pan- yo no sé si nos alcanza para comprar pan, pero aquí tenemos galletas. Y puedes estar seguro que esto no será vino. Será algo alternativo. ¿Pero a quien le preocupa? Porque estos son solo símbolos. El símbolo es importante sólo en la medida en que expresa la esencia. ¿Cuál es la esencia? Jesús dijo: este es mi cuerpo. Este pan representa mi cuerpo el cual es entregado por vosotros, haced esto en memoria mía. El pan es un símbolo pero la esencia soy Yo. Tomen esta copa. Es la nueva Alianza, la sangre del nuevo pacto. Beban esto en memoria mía. Simplemente es un vaso de vino, pero la esencia verdadera hacia la cual señala, como su sustituto, soy yo, entregándome con el fin de reconciliarte con un Dios Santo. Bien, quiero que nunca olviden esto, aunque de vez en cuando pueda parecer aburrido, tomen regularmente este pan, este vino, para tener presente el primer fundamento todo el tiempo. Esta es la razón para hacerlo. Pero el problema con el Antiguo Pacto al que Pablo se refiere es que podemos tener todos los símbolos correctos pero descubrir al final que habiendo guardado toda ley y habiendo superado todo obstáculo, estamos en bancarrota desprovistos de la realidad de Dios. Permítanme leer lo que Pablo dijo de sí mismo. El enumera siete cosas en su propia vida, y dice: “Si alguno piensa que tiene qué confiar en la carne, yo más, déjenme decirles acerca de lo que podría presumir porque estas cosas impresionarían a los vecinos en lo que se refiere a mi religiosidad y a mi disciplina religiosa. El dice allí, en medio del verso 4:


65

“Si cualquier otro cree tener motivos para confiar en esfuerzos humanos…” Esto es, en sí mismos, para ser autosuficientes. … yo tengo más. Aquí están las siete razones. La primera: Yo fui circuncidado al octavo día. Yo no soy un nuevo convertido al Judaísmo, yo nací -judío. Y al octavo día, recibí la marca de la circuncisión. Yo soy de la gente de Israel. En otras palabras, mis padres no se hicieron judíos tampoco; ellos también nacieron Israelitas. No solamente eso, en tercer lugar yo soy de la tribu de Benjamín.”. Benjamín fue el único hijo de Jacob que nació en la tierra prometida y por consiguiente la tribu de Benjamín gozaba particularmente de alto prestigio. Saúl el primer rey de Israel fue de esta tribu. Y Pablo dice, “no soy simplemente un viejo plebeyo judío. Yo soy un Benjaminita. Yo tengo mis credenciales. Yo soy hebreo de hebreos”. Es decir que aunque había vivido en Tarso y Seleucia, toda su cultura y sus costumbres eran hebreas. Fue educado en el marco del maestro judío más famoso de la época, un hombre llamado Gamaliel, quien era experto en el idioma hebreo, experto en las escrituras hebreas. Y dice, Yo soy un hebreo de los hebreos en otras palabras, -soy un verdadero judío de sangre azul. Mis credenciales están totalmente intactas. Pero les diré algo más, -dijo- sí soy israelita de nacimiento, yo no elegí eso. Sí soy un hebreo por la educación, no elegí eso. Te diré lo que yo elegí. La quinta cosa,dice-, en lo que respecta a la ley, yo soy fariseo. Elegí ser Fariseo. Los fariseos eran estrictos, eran los fundamentalistas de sus días. Ellos eran reconocidos por su disciplina, por su celo, para guardar las leyes. La palabra fariseo significa separatista. Ellos fueron separados de la plebe. Eran diferentes, eran muy cuidadosos con los alimentos que consumían, con la ropa que llevaban puesta, cuidadoso de la compañía que ellos mantenían. Estaban tan comprometidos con esto que no fue suficiente asegurarse que no violaran las leyes, construyeron muros alrededor de las leyes para asegurarse de que nadie pudiera alcanzar ni estar cerca de la verdadera ley. Y la sexta cosa es, en cuanto al celo, Yo fui un perseguidor de la iglesia. Como ves, Yo era totalmente lógico acerca de lo que creía. Si el judaísmo era lo correcto, todo aquello que lo amenazara estaba en un error. Hubo un nuevo movimiento en la escena llamado cristianos, seguidores de Jesús de Nazaret. Si ellos están


66

amenazando el judaísmo, yo haré todo lo posible para detener este nuevo movimiento, por celo de la ley. El –dijo-, yo perseguí la iglesia, no porque yo fuera anti-cristiano, sino porque yo era pro-judaísmo. Y esto era una amenaza. En cuanto a la rectitud legalista-, dice-, de repente yo fui perfecto. Es una afirmación fantástica. En cuanto a guardar la ley, perfecto. Podrías haberme observado cualquier día de la semana y hubieras encontrado que yo guardaba la ley. Fui el modelo a imitar para los niños que crecieron en mi vecindario, sus padres dirían, vive como Saulo de Tarso, ¿Quieres? Porque él en realidad es un buen hombre. Ahora,- dice-, estas son razones por las que podría poner la confianza en la carne. Estas son razones por las cuales mis vecinos quedaban impresionados Con mi vida. Todas estas son las razones por las que yo podría darme una palmadita en la espalda. Pero luego el verso 7, dice: “[Pero] todo aquello que para mí era ganancia, ahora lo considero pérdida por causa de Cristo”. Aun más, todo lo considero pérdida por razón del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor por él lo he perdido todo, y lo tengo por basura, a fin de ganar a Cristo y encontrarme unido a él Note la palabra que el repite allí: pérdida, pérdida. Esto es pérdida. Esto no es de ningún valor para mí. De hecho, menciona que, “es basura “. Y a propósito la nueva versión internacional va más allá de lo cortés cuando utiliza esa palabra. La verdadera palabra es más fuerte, y no la usaré en esta mañana porque no les gustaría escucharla Pero, él –dice-, “todo esto que he alcanzado, en mi corazón sé que es basura”. Y sabes algo, algunas veces te das cuenta que, uno de los días más difíciles en tu vida cristiana es cuando descubres que la manera cómo has estado viviendo tu vida cristiana es basura. Yo no descubrí esto sino hasta varios años después de convertirme en cristiano, esforzándome para hacer lo mejor para Dios y cuestionándome por qué no funcionaba. En un momento hablaremos de esto, porque si eso es la religiosidad reemplazando la realidad, ese es el hueso que quiero que el perro suelte. Aquí está el bistec.


67

Realidad que reemplaza la religiosidad. ¿Cuál es la naturaleza de la realidad espiritual? Permítanme leer los versos 8 y 9, donde habiendo dicho que todo lo consideraba como basura, dice “……que pueda ser encontrado en Cristo, no teniendo una justicia propia….” En los versos anteriores Pablo había catalogado toda la justicia como propia. Pero no tenía nada que ver con esta justicia propia sino con aquella que es por la fe en Cristo, la Justicia que viene de Dios es por fe. Recuerda que hace un momento mencione que la justicia es la habilidad de ser correcto inicialmente, para luego hacer lo correcto. La Justicia de Dios, no es algo que recibes simplemente un día. Es también algo que está obrando a diario algo en nuestras vidas. Y Pablo dice que esta justicia no se deriva de lo que yo haga para Dios porque por mucho que yo haga quizás impresione a los vecinos con todo esto… (eso es lo que el Libro de Isaías; dice “todas mis justicia son estos harapos mugrientos”, es decir la basura) ….eso es todo lo que yo puedo producir, pero más allá hay una justicia derivada de lo que Dios hace por mi y en mi. “Esta es a través de la fe en Cristo” y Pablo usa esta palaba otra vez. Esta viene de Dios y es por fe y no es una justicia producida. Es una justicia recibida, que es totalmente diferente. Y la base de mi experiencia con esto, Pablo -dice-, es fe. Ahora, ¿qué es fe? Permítanme decirles que es fe. Fe es una disposición de confianza en un objeto que le permite a ese objeto actuar en mi beneficio. Permítanme darles una ilustración. Acabo de pensar en esto. Espero que funcione. Yo tengo aquí una silla. Si yo pongo mi fe en esta silla, lo que eso significa es que adoptaré una actitud de confianza en esta silla que permite a esta silla hacer algo por mí. ¿Estás mirando? yo me siento en la silla, ahora yo me estoy sentando, con una actitud de fe en la silla. No es mi fe la que me sostiene aquí; es la silla en la que he puesto mi fe. Yo me siento en la silla con una actitud de fe pero fe como actitud hacia un objeto que permite que ese objeto haga algo por mí. Es la silla haciendo algo. Yo no hago nada por la silla. La silla hace algo por mí. Ahora, si quito la silla y trato de sentarme en mi fe, ¿Qué sucederá? Descubriré que mi fe no tiene ningún sentido a menos que sea puesta en un objeto con el propósito de permitir al objeto hacer algo por mí. Escucha, fe no tiene nada que


68

ver con lo que hagas por el objeto. Tiene todo que ver con lo que tú permites que el objeto haga por ti. Si pones la fe en un carro; lo que haces es permitir que el carro te lleve de un lugar a otro. . Tú no haces nada por el carro. Tu puedes incluso dormir en el asiendo de atrás; el carro te llevará a tu destino. Esto es lo que el carro hace para ti. Si pones tu fe en un avión puedes volar por el aire. Tú no haces nada por el avión. Lo que haces es permitir que el avión vuele por ti. Si pones tu fe en Jesucristo, descubres que no tiene nada que ver con lo que tú haces para Jesucristo. Es más bien lo que permites que Jesucristo haga para ti. Y Pablo dice, “En todos estos años he tratado de hacer lo mejor para Dios, yo creía que todo dependía de lo que yo hacía para Dios. Y estaba totalmente comprometido con esto. Pablo escribió acerca de esto a los Gálatas. En el Capítulo 3 de Gálatas, Pablo les dice Yo quiero hacerles una pregunta. ¿Ustedes recibieron al espíritu mediante el cumpliendo de la ley? Esto es guardando las reglas, o ¿por creer? Eso es, por fe. Tú recibes el espíritu guardando las reglas, o ¿recibes el espíritu por la fe? Bien, la respuesta es por fe. Ellos sabían esto. Pablo justo, cuatro versos antes, les había hablado acerca de esto. Pero luego les dice, y aun ustedes son tan insensatos, puesto que después de empezar con el Espíritu, ahora están tratando de alcanzar su objetivo por esfuerzo humano ¿Tu recibes el Espíritu por obras o por fe? Es por fe. Así es como llega uno a ser creyente. Pablo dice: ustedes saben eso, cristianos en Galicia pero son insensatos. Pablo usa un lenguaje muy fuerte, ¿cierto? De vez en cuando ustedes insensatos, habiendo recibido el Espíritu por fe, están ahora viviendo por sus esfuerzos humanos. Entonces, la única explicación para esa clase de vida cristiana que viven es simplemente ustedes mismos, sus fuerzas, sus fortalezas, sus capacidades, su disciplina. Bien, eso los hace religiosos, pero lo maravilloso es que la única explicación legitima de la vida cristiana, es la obra de Dios en la vida de cualquier hombre, mujer, niño o niña.


69

Yo me convertí en cristiano un sábado por la noche cuando tenía doce años de edad, después de ver un video, en la población de Hereford en el oeste de Inglaterra. Y esa noche, supe que no era cristiano y dije, Señor por favor toma mi vida; no sé si algo sucedió o no pero al día siguiente fui a la iglesia a donde había estado asistiendo toda mi vida en la aldea donde vivía, y esa mañana de domingo, por primera vez, el servicio estaba interesante. Regresé al servicio del domingo en la noche. Y, por primera vez en un largo tiempo lo que el predicador decía tenía sentido. Yo pensé-¡increíble estas personas cambiaron de la noche a la mañana! Pero entendí, que en realidad lo que había sucedido era que algo había sucedido en mí. Antes era monótono y aburrido. Ahora era interesante y tenia vida, y Dios puso en mi corazón lo que el pone en los corazones de todos- hambre y sed de justicia-. Yo no tenía un buen registro de justicia en mi propia vida así que muchas veces intente cambiar mi manera de vivir, y me di cuenta que no podía hacerlo. Acostumbrábamos a tener reuniones de jóvenes para cristianos en nuestra área. Nos reuníamos, y los predicadores venían y predicaban el mismo tipo de mensaje cada semana. Ellos decían cosas como, -algunos de ustedes aquí hoy, aunque son cristianos, no tienen mucho que mostrar. Y yo - pensaba, -hum, ese soy yo. Nadie te da una palmadita en la espalda y te dice, ¿por qué ahora eres diferente? y yo –pensaba-, nadie nunca me ha dicho eso. Porque no eres diferente, decía el predicador. Esa es la razón. Si. Todavía cometes los mismos pecados del pasado. Correcto. Y algunos nuevos. Sí, eso también es cierto. Y tu vida esta desordenada. Él predicador me estaba describiendo. Yo decía- Si mi vida esta desordenada.


70

¿Esta noche quieres ser diferente? Y yo sinceramente quería ser diferente. Esta noche les voy a pedir que dediquen su vida a Cristo. Así que yo decidí dedicar mi Vida a Cristo. Yo -decía-, Dios, lo siento yo te he fallado pero te prometo esta noche, que voy a vivir para ti de ahora en adelante. Y esto no duraba más de 24 horas, y nuevamente caía a donde había iniciado. Y luego iba a la siguiente reunión y el predicador decía- hay algunos de ustedes esta noche, y aunque han sido cristianos por algún tiempo, no tienen mucho que mostrar-. Yo pensaba, “Oh, ese soy yo otra vez” Esta noche les voy a pedir que sean diferentes. Y yo sinceramente quería ser diferente. Esta noche les pediré que dediquen sus vidas nuevamente a Cristo. Así que yo dedicaba mi vida a Cristo de nuevo. “Dios, lo siento, fallé la vez pasada pero esta vez no voy a fallar, es en serio” .Y si había sido una buena reunión el sábado por la noche, duraría 36 horas hasta el lunes por la mañana. Y luego volvía al punto donde había iniciado. Y luego iba a la siguiente reunión, y dedicaba mi vida y re-dedicaba mi vida y la re-dedicaba y re-dedicaba mi re-dedicación. Una noche hice una consagración puesto que sonaba como algo más profundo. No estaba seguro lo que era pero lo intenté. Y nada cambio, hasta muchos años después de convertirme en cristiano y de haberlo intentado de corazón, pero sintiendo un profundo sentimiento de frustración, hice un descubrimiento que cambio mí vida: la Biblia no me dice que dedique mi vida a Dios. Pero si me dice que debo morir a mi mismo porque el único que puede vivir la vida Cristiana es Cristo mismo. Y él no está por allá arriba en alguna parte, como un ejemplo


71

para ser copiado, sino que por medio de su Espíritu Santo, el está aquí, en mí, haciendo de mi cuerpo su morada. Yo no recibí nada ese día que no hubiera recibido el día que me convertí en cristiano porque el día que me convertí en cristiano, Dios mismo se dio a mí. Es todo lo que necesitas. Comencé a notar que no era lo que yo hiciera por Dios; sino que era lo que yo le permitiera a Dios hacer por mí. Como ves, si nuestro cristianismo puede ser explicado solamente en términos de nuestras habilidades, nuestras capacidades, nuestra disciplina, nuestros intereses, no requiere nada sobrenatural. Cuando la explicación se convierte en -Dios está trabajando en esa vida-, tu vida, mi vida, eso sí es real. Por eso Jesús dijo, “hagan brillar su luz delante de todos los hombres para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y… ¿Qué? ¿Recuerdan como termina este verso? ¿Que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y le den una palmada en la espalda? No. ¿Que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y hagan un video acerca de sus buenas obras como un ejemplo para otras personas? No ¿Que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo. ¿Por qué? ¿Qué tiene que ver con El? Tiene todo que ver con el porqué cuando dice que vean las buenas obras de ustedes, y Jesús dijo, “No hay ninguno bueno sino Dios” Lo que es bueno viene de Dios, cuando ellos vean las buenas obras de ustedes, ellos reconocerán que el origen de esas obras no está en ti, sino en Dios. Yo no sé como Dios te haya hablado hoy. Es solo privilegio de Dios, la manera que él habla a tu corazón. Pero si dices, esto es un espejo para mí, y veo en esa primera parte de Filipenses 3 la esterilidad de mi propia vida – basura como Pablo la describe – aun cuando seas cristiano; necesitas descubrir a Cristo, no solo como aquel que simplemente murió en la cruz sino como aquel que está vivo hoy, para vivir su vida en ti. Y mientras vivas por fe en él, Cristo obra en tu vida. Amen


72

La Realidad Espiritual ¿Es la realidad espiritual algo que tú puedes experimentar? ¿Piensas que la realidad espiritual y religiosidad es lo mismo? ¿Es la fe importante para un cristiano? ¿Tienes la fe necesaria? Justicia, ¿Por qué es importante como cristianos?


6

Conociendo a Cristo Filipenses 3: 7-13

Quiero hablar acerca de estos versos hoy. Hay cuatro cosas acerca de Cristo que Pablo menciona aquí. Son cuatro cosas que necesariamente deben convertirse en realidad en nuestras vidas, sí queremos que nuestra vida Cristiana llegue a ser algo más que simplemente una más, no estoy seguro cual es su nombre pero sé que hay un Dios en alguna parte y que lleguemos a una profunda e intima relación y así conocerlo a Él, amarlo a Él, y encontrar seguridad en Él. Cuatro cosas primero que todo, Pablo dice: “Quiero conocerlo a Él personalmente”. Es acerca de esto de lo primero que quiero hablar. Yo deseo conocerlo a Él. Dice Pablo. Esta es la clave para todo lo demás. Antes en el verso 8 él dice: Yo considero todo una pérdida en comparación con la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús mi Señor. No hay nada que tenga mayor valor que esto- dice-, o en comparación con esto: “Conocer a Cristo, mi Señor”. En primera instancia, la vida Cristiana no es solo una experiencia. Hay muchas experiencias involucradas. Tampoco son sentimientos. Aunque muy a menudo hay sentimientos involucrados. Pero la vida cristiana es en primera instancia una relación. En Juan capítulo 17, Verso 3, cuando él estaba orando a su Padre. Jesús definió la vida eterna así: y esta es la vida eterna: Qué te conozcan a ti, el único Dios verdadero y a Jesucristo, a quien tú has enviado. Ahora, ¿Cómo conocemos a Cristo? ¿Cómo conocemos a Dios?


74

Quiero sugerir tres maneras en que puedes conocerlo. En primer lugar, puedes conocerlo intelectualmente. Puedes conocer a un ser humano de esta manera, puedes conocerlo intelectualmente. Es decir, puedes saber todo acerca de una persona sin ningún tipo de encuentro real y personal con esa persona. Por ejemplo, Yo sé mucho acerca de la Reina Isabel de Inglaterra. Te puedo mencionar un gran número de hechos acerca de ella. Ella nació en 1926, tuve que buscarlo en la enciclopedia británica, yo sabía que era algo por ahí cerca. Está casada con un señor llamado Felipe. Tienen cuatro hijos y seis nietos. Ella vive en una casa grande en el centro de Londres. Y tiene, lo que los canadienses llaman una casa de campo o cabaña en Windsor, Escocia, también en Balmoral y en Norfolk. ¿No llaman ustedes en Canadá a las casas de campo, cabañas? Bien, ella tiene unas casas de campo en esos alrededores. Probablemente, un poco más grande que las de ustedes. Yo sé cómo es ella físicamente, porque su fotografía aparece por todas partes; su perfil aparece en todas las monedas en Canadá y en los billetes de veinte dólares. Y su fotografía se encuentra en todas las oficinas de correos y en lugares de ese estilo. Yo sé muchas cosas acerca de lo que hay que saber de la Reina Isabel. Pero, sí te reunieras con ella un día y le dijeras: Disculpe, Charles Price le envía sus saludos, ella diría, ¿quién es esa persona? Porque aunque yo tengo un conocimiento acerca de ella, no hay una relación. Ella no sabe que yo existo. Ella no se lamentó el día que salí de Inglaterra. Ella nunca supo que yo me fui, nosotros nunca se lo dijimos. Pero sabes, tú puedes conocer a Cristo solo a ese nivel. Puedes recitar el credo de memoria, que menciona los detalles históricos de Él. Y puedes creer en Él. Puedes creer que nació en Belén. Puedes creer que él vivió una vida perfecta.


75

Que él fue bautizado a la edad de 30 años. Que él comenzó su ministerio. Que el anduvo haciendo el bien. Que el curaba a los enfermos. Que el levanto a los muertos. Que el sanó leprosos. Qué el predicó el mensaje que transformó personas y que les cambio sus vidas. Y puedes saber que después de tres años lo arrestaron y lo crucificaron y lo enterraron, y pusieron una piedra en la tumba. Al tercer día, el fue resucitado de entre los muertos y cuarenta días después, el ascendió a su Padre. Puedes creer todo eso. Pero aun así no tendrías una relación con él. Puedes conocer a alguien intelectualmente. Esa es la primera parte del conocimiento. En segundo lugar, puedes conocer a alguien esporádicamente, y con eso no significa que lo conoces. Puedes tener cierto grado de relación con alguien, pero no es permanente. Te vez con esta persona de vez en cuando, en pocas ocasiones conversan. Pero conoces muy poco acerca de esta persona, esta es la clase de relación que puedes tener con tu odontólogo, entre menos te reúnas con él mejor. Probablemente eso esperas. Y aunque es posible que lo conozcas, sí lo ves en la calle quizás lo reconocerías. Y cuando te sientas en su silla, por supuesto el siempre hace preguntas que requieren respuestas que no puedes contestar. Excepto por respuestas como- humm- (entre dientes). Lo cual no ayuda. Pero tú no lo llamas en la mañana de navidad para desearle: Feliz Navidad. Porque no tienes esa clase de relación con él. Cuando vas a visitarlo, él tiene que revisar tus registros para saber quién eres y que fue lo el que te hizo la última vez. ¿Cuál es el problema de esta persona? Oh…sí, es cierto. Y cuando tú entras, el finge que sabía todo desde el principio. Pero realmente, no te conoce. Tú puedes tener esa clase de relación con Cristo.


76

Puedes decir- sí, hubo un día en mi vida cuando yo llegue a conocer a Cristo, yo lo puedo recordar. Es posible que recuerdes muy claramente el día en que fuiste convertido, pero sabes que a lo largo del camino por alguna razón tu relación se ha convertido en una relación intermitente, discontinuada, muy distante. No se enciende el fuego más, tú puedes conocer a Cristo de esa manera. O, en tercer lugar, puedes conocer a alguien de manera íntima. Esta es una relación donde nada está oculto, donde todo está abierto y todo es conocido. Este tipo de relación tiene que ver con cada decisión importante de tu vida. Conozco a mi esposa y a mis hijos de esta forma. Estoy diariamente en comunicación con ellos, y sin ellos hay una sensación de estar vacio. Y cuando yo me voy, espero con ilusión regresar al hogar otra vez. Porque no es solo algún conocimiento intelectual de ellos, mi corazón está involucrado en esta relación y yo los amo. Esta es una relación íntima y detallada. Tú puedes también tener esta clase de relación con Cristo. Y este es el tipo de relación acerca de la cual Pablo está hablando. Cuando él dice: quiero conocer a Cristo, no es simplemente, yo quiero saber más teología para que me ayude a entender más hechos acerca de Él. Pablo probablemente es uno de los más grandes teólogos que haya existido. En verdad, el resto de nosotros recibimos información de Pablo. El no estaba diciendo: yo necesito más doctrina, más teología. El quería decir, yo quiero conocer a Jesucristo más profundamente porque este es el tipo de relación que nunca llega a su fin o culminación. Como con mi esposa, nunca habrá un día cuando yo diga: por fin, ya conozco todo lo que hay que saber sobre Hillary. ¡Uf! Nada más por descubrir. No, cada semana hay nuevas cosas. Algunas, cosas grandiosas, sobre todo buenas, aunque no siempre. Y lo mismo descubre ella acerca de mí. Y así es con Cristo. Quizás lo conozcas. Es posible que lo puedas conocer bien, pero siempre habrá más por conocer. Esto es parte de la aventura de ser cristiano. Pero una de las cosas más importantes en tu vida cristiana es el desarrollo de esta relación y llegar a conocerlo mejor.


77

Muchos de nosotros, como cristianos, tratamos de llevar una relación ocasional, un encuentro semanal que inicia el domingo por la mañana, pero, ¿con qué frecuencia abrimos este libro y pasamos tiempo diciéndole a Dios, “por favor revélame a Jesús otra vez a través de este Libro”? Sí tienes hambre, el es el pan de vida. Tienes que encontrar a Cristo. El es el único que te va a satisfacer. Sí estas en tinieblas, necesitas iluminación. El es la luz del mundo. El, sólo él puede traerla a ti. Sí tú estás confundido hacia dónde vas. El es el buen pastor. El es con quien necesitas estar en contacto. Sí necesitas liberación. El es la vida. El es a quien tú necesitas conocer. Y sabes, las relaciones no crecen al menos que haya tiempo. Deliberadamente tienes que estar dedicado a profundizar esa relación. Una de las cosas que dice la biblia acerca de Dios es que el tiene dos oídos y labios. El escucha y el habla. Uno de los privilegios que tenemos tu y yo es pasar tiempo hablando para que El pueda escuchar y escuchando para que El pueda hablarnos. Nuestro conocimiento de Él y nuestra experiencia con Él crecen. Todas las relaciones crecen en la medida en que la comunicación es buena. Mi esposa y yo pasamos la otra noche con el grupo matrimonios jóvenes de esta iglesia, hablando acerca de la comunicación. La razón por la que hablamos de esto es porque tenemos que aprender a comunicarnos mejor. Decir algo a otra persona, significa que te ayudas a ti mismo. Necesitamos aprender a comunicarnos y a escuchar mejor a Dios, y nuestra relación con el crecerá. Puedes Imaginar, esta ilustración, una pareja contrayendo matrimonio y al final o hacia el final de la recepción de la boda, el novio se acerca a la novia y le dice-me encantó la comida; por favor, dale las gracias a tus padres por esto que hicieron por nosotros. Yo hubiera querido agradecerles personalmente, pero yo había acordado con un amigo mío ir a jugar golf esta tarde. Yo suponía que a esta hora ya habríamos terminado, pero las fotografías tardaron mucho más de lo que esperaba. Debo irme. ¿Les das las gracias por favor? y después del juego de golf, iremos a cenar, así que te veré por la noche. ¿Está bien? adiós. Y él se va.


78

¿Puedes imaginarlo? necesitas gran imaginación para esto. El regresa a casa tarde en la noche, se prepara una taza de café, y a la mitad de la taza de café, de repente dice: ¡Oh! verdad, hoy me casé. Lo había olvidado. ¿Dónde estará ella? Oh allí está ¡hola! Me había olvidado de tí. No estoy acostumbrado a tenerte en casa. Mira, yo estoy muy cansado. Estoy agotado. Hoy fue un largo día. Me voy a dormir. en la mañana.

¡Hasta mañana! nos veremos

Imagina esto, el se levanta la mañana siguiente, se prepara otra taza de café, a la mitad de su taza de café: Oh acabo de recordar: ¡tengo esposa! Oh allí estas. No me di cuenta que estuvieras allí, como antes no estabas. ¿Dormiste bien? Bien, mira, hoy voy a estar fuera de casa, voy a estar ocupado todo el día, de hecho, no regresare sino hasta mañana, porque tendré que hacer algunos negocios. Tengo que estar fuera, pero nos veremos después. Solo imagina esa clase de relación, sí te encuentras con este hombre o con su esposa tres meses después, y les dice, hola, ¿Están disfrutando el matrimonio? No te sorprendería que te dijeran: hola, el matrimonio es deprimente no está funcionando. Por supuesto que no está funcionando. Pero ¿sabes algo? Así es como exactamente muchos Cristianos tratan a Dios. Nos levantamos en la mañana; le damos un rápido, buenos días Dios, por favor cuídame hoy, bendíceme; dame todo lo que necesito. Amén. Antes de ir a dormir en la noche, le damos un rápido, por favor, y gracias. Gracias por cuidarme hoy; por favor, dame un sueño en paz esta noche. Quítame las pesadillas. Bendice a todos los misioneros y salva a todas las personas. Amén. Toma cerca de 30 segundos al día. Y si alguien te llegara a preguntar, como estas disfrutando tu relación con Jesucristo. La pregunta de por sí podría ponerte en aprietos. ¿Disfrutar mi relación con Cristo? ¿A qué te refieres? Como ves, esta no es una experiencia. Existen experiencias en la vida cristiana. Hay experiencias en el matrimonio, hay sentimientos en el matrimonio. Pero la base es una relación.


79

Y como mi esposa a menudo me dice, háblame. Yo me pregunto sí en el cielo ese no es el grito del corazón de Dios: por favor háblame, háblame. Pablo dice: quiero conocer a Cristo. Quiero conocerlo personalmente. Yo ya soy un cristiano, pero lo quiero conocer. En segundo lugar: quiero conocerlo a Él y el poder de su resurrección. En segundo lugar: quiero conocerlo a Él poderosamente. Qué crees que Pablo quiere decir cuando dice: quiero conocer el poder de su resurrección. Bueno, ¿Qué fue lo que sucedió cuando Jesús fue resucitado? ¿Cuál es el poder de la resurrección? En primera de Corintios, capítulo 15, que con frecuencia lo denominamos el capítulo de la resurrección, porque es el capítulo dedicado al significado de la Resurrección de Cristo. Pablo dice allí, en Primera de Corintios 15:26, permítanme leerlo. Hablando de la resurrección de Cristo: el último enemigo que será destruido es la muerte. Ese es el último enemigo. Porque él ha puesto todo bajo sus pies. (Bajo los pies de Cristo). En este contexto, dice que el último enemigo que será destruido es la muerte. Pero cuando Dios resucito a Jesucristo de entre los muertos, el puso al último enemigo debajo de sus pies. Ahora piensa en esto, sí por medio de su resurrección de entre los muertos, Dios todo lo sometió bajo los pies de Jesús, poner al último enemigo bajo los pies de Jesús, quiere decir: que todo lo demás fue puesto bajo los pies de Jesús. Y por lo tanto: conocer el poder de su resurrección, significa lo siguiente: quiero conocer el poder donde todo lo que amenaza estar sobre mi cabeza, hoy esté bajo mis pies [los pies de Jesucristo]. Sí conoces a Cristo, comenzamos a conocer el poder de su resurrección. Lo que amenaza estar sobre mi cabeza, podemos estar seguros de esto: que está bajo los pies de Jesús. Y mi seguridad y fortaleza vienen de la vida de la resurrección de Jesús. Es en el en quien yo miro.


80

Quiero conocer el poder de su resurrección, no es que salgas del problema, pero es en el problema donde puedes experimentar su fortaleza y su victoria. Lo que nos conduce a la siguiente parte. Quiero conocerlo a Él y el poder de su resurrección. Escuchen esto, probablemente suene como una pequeña sorpresa. El poder de su resurrección y la comunión de participar en su sufrimiento nos hace semejantes a Él en su muerte. La tercera cosa que quiero saber, dice Pablo: quiero conocer su propósito, quiero conocerlo personalmente. Quiero conocer su poder, pero quiero conocer su propósito, ¿para qué? Para que yo pueda compartir la comunión de participar de sus padecimientos. ¿Qué quiere decir con esto? el pensamiento popular es que queremos revertir esto. Queremos que Jesús comparta nuestros sufrimientos y en una forma maravillosa, El lo hace. Pero de eso no es de lo que nos está hablando Pablo aquí. Nosotros queremos compartir sus sufrimientos. Ahora bien, por supuesto esto no tiene nada que ver con que estemos haciendo una contribución a su obra expiatoria del pecado, o sea a los sufrimientos que el padeció por nosotros en la cruz. No estamos añadiendo nada a esto, por supuesto. Pero en cambio, al conocer el poder de su resurrección, la vida se convierte no en que yo esté exento del sufrimiento, sino que ahora estoy totalmente equipado para el sufrimiento. El sufrimiento comprende gran parte de la vida. Sí no estás padeciendo sufrimiento en este momento, disfrútalo, mientras dure. Hace parte de la vida. Pablo dice en una parte de la misma carta a los Filipenses 1:29: porque a ustedes se les ha concedido no solo creer en Cristo, sino también sufrir por El.


81

Esto te ha sido concedido, por supuesto esto no quiere decir que Dios sea indiferente a nuestros sufrimientos. El nunca es indiferente a nuestros sufrimientos, lo que quiere decir, es que el nos equipa para nuestros sufrimientos. Por medio de su resurrección a la vida, la cual mora en nosotros. Cristo coloca bajo sus pies aquello que amenazaba estar sobre nuestras cabezas. Así que ahora podemos entrar en el sufrimiento, con confianza en Él, para llevar a cabo sus propósitos. Ese es el porqué en romanos capítulo 5, Pablo dice otra cosa sorprendente acerca del sufrimiento: nosotros gozamos en nuestros sufrimientos, porque nosotros sabemos lo que el sufrimiento produce, y en relación a las cosas que produce. Con frecuencia escuchamos a la gente hablar acerca de cómo sobrellevar sus sufrimientos, de cómo lidiar con sus sufrimientos, de cómo superar sus sufrimientos. ¿Con cuanta frecuencia escuchas a la gente hablar acerca de cómo regocijarse en sus sufrimientos? Y es acerca de esto de lo que Pablo habla en romanos capítulo 5. Porque el sufrimiento produce en las personas toda clase de cualidades que de otra manera probablemente nunca las hubieran llegado a conocer. Tengo un amigo a quien admiro profundamente, quien padece la enfermedad del legionario, o distrofia muscular, lo que hace esta enfermedad es que todos los músculos de su cuerpo gradualmente se incapacitan hasta que finalmente él será incapaz de tragar y finalmente incapaz de respirar .Y él está atravesando el proceso durante el cual su cuerpo es cada vez menos y menos capaz de hacer muchas actividades necesarias. Yo le envío un correo electrónico de vez en cuando. Y mantenemos comunicación, a veces lo llamo por teléfono. Un día el me envió una carta. Y él me decía esto: no he conocido a Cristo como mi sanador; pero he conocido a Cristo como aquel que me sostiene. Hay momentos maravillosos en que Cristo es nuestro sanador y nos regocijamos en estas ocasiones. Pero lo que podemos saber en cada ocasión es que Cristo es nuestro sustento. Y a este amigo mío, fui a verlo hace unos meses, a principios del año.


82

El vive en los Estado Unidos, y sucedió que yo estaba en un lugar donde me era posible tomar un día para ir a visitarlo. Le conozco desde hace algunos años. Aunque él es incapaz de hacer muchas cosas, hay una realidad y un gozo. La mejor palabra que puedo usar es realidad. Me regresé pensando: Dios está en esa casa. Y Pablo dice: quiero conocer a Cristo. Quiero conocer el poder de su resurrección. No es que ahora yo tengo un registro de dificultades en la vida; sino que yo puedo compartir sus sufrimientos, hasta hacerme semejante a Él en su muerte. Queremos saber lo que esto significa, llegar a ser como Él en su muerte. En el capítulo anterior nos lo dice en filipenses 2, Versos del 5 al 8, donde en verdad sientes lo mismo que Cristo. Y dice de Cristo: El se humilló asimismo haciéndose obediente hasta la muerte. Siendo como Él en su muerte, quiere decir ser humilde y obediente. Nosotros hablamos acerca de eso hace un par de semanas. La actitud del Señor Jesús en el jardín de Getsemaní, orando sobre su muerte: “Padre, si esto es posible, esta copa puede ser retirada de mi, sin embargo que no sea mi voluntad sino Tu voluntad”. Sí yo tuviera que escribir el guión de mi vida, padre yo excluiría esto. Y estoy seguro, que hay muchas cosas en tu vida que tu excluirías si hubieras escrito el guión de tu vida. Sin embargo, no se haga mi voluntad sino la tuya. Y Pablo dice: yo quiero ser como Él en su muerte. Quiero ese espíritu de humildad y ese espíritu de sumisión, que me permita ir a través de la más terrible y horrenda de las circunstancias con Cristo como mi sustento. Y entonces el cuarto aspecto que el menciona es: llegar a ser como Cristo en su muerte y de esta manera alcanzar la resurrección de la muerte.


83

Quiero conocer a Cristo de manera permanente, este es el cuarto aspecto. Y así, de alguna manera, alcanzar la resurrección de la muerte. Cuando por primera vez lees eso, suena un poco incierto, ¿No? De alguna manera alcanzar la resurrección. Aunque acerca de esto hubo alguna ambigüedad y cierta incertidumbre. Pero cuando Pablo escribió esto no fue una expresión de duda. Lo sabemos porque en el capítulo 1, de la misma carta dice: yo deseo ser parte y estar con Cristo, lo cual es mucho mejor. No hay ambigüedad acerca de eso. El estaba seguro de eso. No es una expresión de duda. Yo te sugiero que esta es una expresión de humildad. No merezco esto. Pablo menciona en este mismo capítulo relacionado anteriormente, todas las cosas que constituían su propia justicia. De las cuales todas las cuento como pérdida y como basura, lo dice en los versos anteriores. No merezco nada de esto, pero, son cosas maravillosas, las que conozco de Él. Conozco el poder de su resurrección y comparto sus sufrimientos. Lo creas o no, alcanzaré la resurrección de la muerte. Esta es la certidumbre de todo cristiano. Como ves, en esta vida no conocemos a Cristo totalmente. conocimiento de Cristo.

Hay límites en nuestro

Pablo lo reconoció en primera de Corintios capítulo 13, en el verso 12, cuando él dice que: “Ahora vemos de una manera indirecta y velada, como en un espejo pero entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de manera imperfecta, pero entonces conoceré tal y como soy conocido”. “Ahora soy plenamente conocido por Dios, eso es verdad. No conozco totalmente a Dios.” “Ahora veo de una manera indirecta y velada, como en un espejo” en el contexto de este pasaje. Solo lo conozco en parte, pero vendrá un día en que voy a conocerlo a fondo. Y eso es por lo qué la vida cristiana nunca es estática.


84

Por eso la vida cristiana nunca se detiene, nunca llegas a un punto. No importa cuánto tiempo hayas sido cristiano. Quizás hayas sido cristiano por 40, 50, 60 años; nunca llegarás al punto donde dices: esto es todo. Pablo continúa diciendo en el verso 12: “no es que lo haya conseguido todo, o que ya sea perfecto. Por supuesto que no. Sin embargo, sigo adelante esperando alcanzar aquello para lo cual Cristo Jesús me alcanzo a mí”. Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya, más bien una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante. Sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús. Me encantan estos versos. Cuando Pablo dice: me olvido de lo que hay atrás ¿qué ha quedado atrás? bueno, él lo ha descrito antes: su pasado, su historia, su pecado, su fracaso. Ves lo maravilloso que es cuando venimos a Cristo en verdadero arrepentimiento, cuando confesamos nuestros pecados. Cristo no recuerda más nuestro pecado. El los pone detrás de su espalda. Él los arroja a las profundidades del mar. Pero el problema es que nosotros sí los recordamos y eso nos paraliza. Es como una bola y una cadena. Yo sé que es lo que me gusta, yo sé cuáles son mis debilidades. Yo sé cuáles son mis pecados, yo sé que clase de cosas hice la semana pasada cuando nadie me estaba viendo. Pablo dice, “lo maravilloso es que, puedo olvidar esto porque lo he llevado a su cruz”. Uno de los ministerios más eficaces del diablo es que él es el acusador de los hermanos, lo sabemos por el libro de Apocalipsis. Uno de los ministerios más eficaces sí se me permites llamarlo así, en tu vida y la mía, es acusarnos y condenarnos y paralizarnos. Pablo dice: “yo conozco mi pasado”. En otros lugares él se describe asimismo como el principal de los pecadores. “Pero me olvido de todo eso, porque Cristo lo ha olvidado”. El no lo recuerda más. Me limpia y así la búsqueda de mi vida es que siga avanzando para conocerlo mejor.


85

Y como él dice en el verso 15: “Así que, ¡escuchen los perfectos! Todos debemos tener este modo de pensar. Y sí en algo piensan de forma diferente, Dios les hará ver esto, porque esta es la madurez espiritual” La madurez espiritual no es saber cuánto sabes. La madurez espiritual es saber lo mucho que aun no sabes. Y continuar la búsqueda hacia esto. Ver solamente lo único que es importante, conocer a Cristo, dice Pablo que la madurez espiritual: es dejar las cosas que quedan atrás que de otra manera me paralizarían, dejar atrás las cosas que me descalifican y presionan. Ver que la única cosa que es importante es conocer a Cristo, a quien conozco personalmente. Yo conozco su gran poder, el poder de su resurrección. Yo conozco su propósito. Ahora estoy bien equipado para asumir todo lo que la vida me envié, en su fuerza y poder, para conocerlo de manera permanente porque voy a alcanzar la resurrección de la muerte y entonces lo conoceré completamente. Y quiero invitarte, sí nunca has conocido a Cristo, o si lo conoces solo de forma intelectual y estas aquí porque es domingo y eso es lo que haces los domingos, pero fácilmente te olvidas de él por el resto de la semana hasta la otra semana. Lo conoces solo intelectualmente o solamente de forma intermitente. Necesitas conocer a Cristo de manera intima. Y quizá, sea necesario empezar por arrepentirse y decirle: señor Jesús, yo he permitido que se construyan grandes obstáculos entre nosotros. Tu estas en algún lugar que no veo por estos obstáculos. Quiero deshacerme de ellos. Al hacer esta confesión, el te limpiará. Puedes olvidarte de lo que ha quedado atrás, y empezar a construir esa relación. Haz un compromiso de pasar tiempo con él, hablando con él y escuchándolo a él. Este libro, (la biblia) es la suprema revelación de Cristo. Dios nos habla de muchas maneras. Vivimos en una época donde no hay tiempo para el silencio, no hay tiempo para estar a solas en silencio.


86

Tienes que tomar tu propio tiempo a solas, es necesario: estar a solas, en silencio, para hablarle, para escucharle. Y al hacerlo, tu amor por Cristo crecerá y tu conocimiento de Él se incrementara y tu entusiasmo por Él se extenderá. Y esa es la vida cristiana: “conocerlo a Él”. Amen

Conociendo a Cristo ¿Conocer a Cristo es una experiencia intelectual? ¿Por qué? ¿Cómo podrías conocer a Cristo verdaderamente? ¿Tienes comunicación intima con Cristo que te ayude a sobrepasar los obstáculos? ¿Desea realmente conocer a Cristo? ¿Has experimentado el poder de su resurrección?


7

La paz que sobrepasa todo entendimiento Filipenses 4:1-9

Si hubieras conocido a alguien que te hubiera dicho: -he aprendido el secreto de estar contento en cualquier situación y en toda situación. ¿Me pregunto qué responderías? Bueno, quizá no te conozco lo suficiente para saber si responderías pero pensaría que algunos de ustedes estarían muy cautelosos al momento de tratar a alguien que haya hecho esta clase de declaración, presumiblemente un poco cínicas, tal vez. Y si creíste lo que decía, sin duda concluirías que la vida fue muy fácil y cómoda para esta persona y que con certeza nunca ha tenido la clase de presiones con la que tenemos que vivir tú y yo. Probablemente pensarías, -bien, si has aprendido a estar contento en todo, ciertamente no has experimentado mis desilusiones.- Si has aprendido a estar contento en todo, ciertamente no enfrentas la clase de tentaciones que yo sufro todo el tiempo. Si has aprendido a estar contento, probablemente no tengas la clase de temores que yo tengo, probablemente no tienes un trabajo como el mío, ciertamente no estás casado con mi esposa, podrías pensar, y definitivamente no tienes a mis hijos, ni tienes mis vecinos. Sin embargo, eso es exactamente lo que escribió Pablo en el capítulo 4 de Filipenses. De hecho Pablo lo dijo dos veces. En el verso 11 y en el verso 12, Pablo dijo:-he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación, y entonces él dice: he aprendido el secreto de estar contento en cualquier situación y en cada situación, si bien saciado o hambriento, si viviendo en plenitud o en necesidad. En otras palabras; mis circunstancias son irrelevantes a este aprendizaje de estar contento que he descubierto. Bien, tú mismo piensas: -si Pablo está diciendo esto, él debe haber estado en un ambiente muy bueno para ser capaz de escribir de esta manera. Tal vez pasaba vacaciones cuando escribió esto. Suena como si estuviera en muy buen estado. Pero como ya lo sabes, si estuviste aquí en las semanas anteriores, cuando Pablo escribió esto lo hizo desde una prisión romana, donde permanecía encadenado, y donde había


88

perdido los mejores cinco años de su vida, humanamente hablando: dos años en prisión en Cesárea, dos años en prisión en Roma, casi un año yendo de Cesárea a Roma, en números redondos, unos cinco años. Sin embargo el descubrió algo. El dice, “Yo he aprendido el secreto de estar contento.” Pero eso no es todo. El dice en el Verso 4, “alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡alégrense! en el Señor siempre; “No solo he aprendido a estar contento,” dice Pablo, he aprendido a alegrarme y les digo Filipenses cristianos regocíjense. Y en caso de que crean que he escrito la palabra incorrecta por error, lo diré dos veces, regocíjense. Ahora suena irracional regocijarse, solo porque alguien te lo dice, ¿cierto? quiero decir, si estás teniendo un mal día, y las cosas van mal, lo último que deseas es que alguien venga y te diga, -oye, regocíjate. Sonríe. Bueno, en realidad, Pablo no dice estad siempre alegres. Lo que él dice, y es muy importante reconocerlo, es “alégrense siempre en el Señor”. No olviden esa frase porque esta es la clave acerca de lo que Pablo escribe aquí en este capítulo: estad alegres en el Señor. Eso te regocija en algo que es totalmente diferente a simplemente cualquier actividad humana, de hecho este es el tema de estos primeros versos. Si has leído en el verso 1, él dice:

“Por lo tanto, queridos hermanos míos, a quienes amo y extraño mucho, ustedes que son mi alegría y mi corona, manténganse así firmes en el Señor.” Ahora Pablo le dice esto a los Filipenses, “Les estoy diciendo que se mantengan firmes, pero que se mantengan firmes en el Señor. Hay cosas, situaciones y acontecimientos, que pueden debilitarlos. Pero les estoy diciendo, manténganse firmes en el Señor. Esto está en el verso 1. En el verso 2, Pablo dice a dos mujeres llamadas Evodia y Sintique. El les dice, -ruego a Evodia y también a Sintique que se pongan de acuerdo en el Señor. Ahora Pablo dice en lugar de que ustedes dos estén peleando y estén una y, otra de espaldas todo el tiempo,-no sabemos el por qué estaban peleando, pero ellas realmente estaban peleando, era ciertamente vergonzoso para la iglesia de Filipo. Incluso Pablo escucho acerca de esto, estando prisionero en Roma. Entonces él dice, “ustedes dos mujeres, que cuentan con recursos que la gente normal en la calle no tiene, pónganse de acuerdo en el Señor”. Cualquiera cosa que eso signifique.


89

Luego en el verso 4, “alégrense en el Señor”. Más adelante en el verso 7, dice:”la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardara vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” otra vez, la misma idea, en el Señor. Ahora esto no es solo una frase de cajón piadosa que Pablo estaba usando para que sonara espiritual. Esta es verdaderamente, la clave que les está dando para vivir dentro de sus circunstancias y aprender a estar contentos en cualquier circunstancia Veras, si Pablo hubiera escrito, ahora ustedes hermanos deben estar seguros de que están firmes; ellos quizás le habrían dicho a Pablo, -pero Pablo, nosotros hemos estado tratando de mantenernos firmes, y no podemos. Somos sacudidos todo el tiempo, por todos esos vendavales que vienen a través de nuestras vidas. Nosotros no podemos estar firmes, estar firmes, Pablo. Si Pablo hubiera escrito y hubiera dicho a estas dos mujeres, -asegúrense de estar de acuerdo una con la otra. Ellas probablemente hubieran dicho, nosotras lo hemos intentado, lo hemos estado intentando por seis meses. Solo que ella no quiere cooperar; ellas dirían entre sí. ¿Eso hubiera sido irreal?, ¿No es verdad? si solo él dice, -anda, levanta tu cara, regocíjate en el Señor siempre-, eso sería irreal. Pero él no dice que en esa o en cualquier otra de estas situaciones. Lo que él dice es, en situaciones donde estas siendo fuertemente sacudido y te resulta difícil ponerte de pie, lo que él te dice es que permanezcas firme en el Señor. Cuando las personas han tenido problemas el uno con el otro, él les dice, reconciliaos en el señor. Cuando las circunstancias y los problemas están de frente a ti, Pablo dice-, yo te digo, regocíjate en el señor. Y Pablo quien estaba escribiendo desde una prisión romana, sabe exactamente de lo qué estaba hablando. En el verso 10, Pablo dice: “me regocijo enormemente en el Señor que por fin haya renovado su preocupación por mí.” Pero dice: “yo me regocijo en el Señor. Esta no es una teoría, doctrina, o alguna frase piadosa de cajón que suena agradable decirla entre cristianos cada domingo, pero en verdad el lunes es totalmente irrelevante ya que es completamente irreal. El está diciendo, -hay recursos que tú tienes, los cuales fuera de Cristo tu no tendrías. Tú lo puedes ver, cuando Pablo empieza este capítulo, lo hace así, por consiguiente hermanos… y relata lo que ha pasado antes. Al final del Capítulo 3, en el verso 19, Pablo habla acerca de ciertas personas quienes presumiblemente son cristianos, el habla de los que aparentemente están en la iglesia, pero que viven dando la espalda a Cristo continua diciendo, “su mente está en cosas terrenales.”


90

Eso es, viven vidas cristianas solamente mediante recursos humanos. Y son derrotados una y otra vez y otra vez, pero yo les estoy diciendo:-el dice-, cual es “la forma como debes vivir, la forma como te mantienes firme, la forma correcta como te debes llevar con los demás, la forma como te debes regocijar es en el Señor” Ahora en la práctica, ¿qué significa esto? ¿Qué significa alegrarse en el Señor? ¿qué significa realmente en el Señor? Prácticamente y siendo realistas todo parece estar bien en la mañana del domingo, pero ¿qué tal mañana?, ¿qué tal el miércoles?, ¿qué tal la noche del jueves? o, ¿qué sucede cuando la presión aparece? Pablo habla en primer lugar acerca de cómo sobrevivir en tu propio mundo interior en el señor. Y luego ya veremos la semana próxima cómo sobrevivir externamente en el Señor. Como realmente puedes hacer frente a las circunstancias difíciles en las que te encuentras. En primer lugar, Pablo habla acerca de sobrevivir internamente en el Señor. Permítanme leer los versos 6 y 7 en los cuales se encuentra la clave para esto: en los versos 6 y 7: Pablo dice, “No se inquieten por nada” permítanme, hacer aquí una pausa; esto también suena poco realista. ¿Cierto? Una vez más, si alguien se detiene y te dice: oye no te inquietes por nada, tú quizás le dirías a esa persona, tú vives en un mundo diferente al mío. Es decir, ¿qué pasa si tienes cuentas que no puedes pagar? Y alguien te dice: no estés ansioso por nada. ¿Qué sucede si vas visitar al doctor para un examen de rutina y descubres que tienes una enfermedad? Y alguien te dice no te inquietes por nada. ¿Qué pasa si mañana llegas a tu trabajo y el gerente te llama y te dice : me temo que en estos tiempo de crisis económica, que estamos viviendo, muchos empleos se han cancelado. Lo siento, pero su puesto de trabajo es uno de ellos. Y quedas sin trabajo. Y tienes que pagar la hipoteca de tu casa y tienes hijos bajo tu responsabilidad. “No estés ansioso por nada” ¿Qué pasa si tu estas sentado aquí esta mañana, y tu matrimonio se está desmoronando, y alguien te dice: “no te inquietes por nada” tú dices: ¿cómo no voy a estar inquieto? ¿Es Pablo realista cuando dice estas cosas? Bueno, continuemos leyendo “No estés ansioso por nada, pero…..” Tal vez ya lo dije y lo seguiré diciendo: que la palabra “pero” es una de las palabras más importantes de en la biblia. Yo tengo un sistema para resaltar palabras claves en la biblia y tengo un color para la palabra “pero”, porque la palabra “pero” es una bisagra sobre la cual la puerta se balancea y todo cambia con ella. “No se inquieten por nada”, pero en toda ocasión… Pablo dice:- eso es, en todo aquello que pueda causarte ansiedad. Con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle


91

gracias y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. Pablo dice:- en lugar de estar ansioso, dice, pero en todas las cosas que normalmente te ponen ansioso, “con oración y ruego, entregar la situación a Dios.” Eso es más que orar, porque algunos de nosotros hablamos a Dios acerca de situaciones, pero en realidad no se las entregamos a Dios. Le hemos hablado a Dios acerca de estas cosas, pero las tomamos de nuevo y continuamos sin que nada haya cambiado. Pero si presentas las cosas a Dios con acción de gracias, agradeciéndole a él ¿por qué? ¿agradeciéndole a el por los problemas? no. Agradeciéndole a el por el mismo. Agradeciéndole a el por su presencia en el problema, por su suficiencia, por su sabiduría, por su poder en esta situación. Hace un tiempo hubo una moda en la que instaban a la gente a que le agradecieran a Dios por todo, aun por las cosas malas, aun por las cosas pecaminosas. Pero eso no es lo que las escrituras enseñan. Cuando Pablo hablaba acerca de esto en uno de Tesalonicenses 5 verso 18, el dice, dar gracias EN todas las circunstancias. Eso es muy diferente de dar gracias POR todas las circunstancias Esto es, en cada situación, tú das gracias, gracias ¿por qué? Tú le agradeces a El por su presencia, por el mismo: -señor Jesús, esta situación me llena de temor; esta situación me amenaza, quiero agradecerte a ti que nada te atemoriza, a ti que nada te amenaza, qué nada es grande para ti. Pablo dice, en lugar de ansiedad, cuando le entregas la situación a Dios con acción de gracias, “la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardara tu corazón y tu mente en Cristo Jesús” Y nuevamente la frase, “en Cristo Jesús”, es en el Señor. Esta es la paz que no depende de recursos humanos que tú puedas explicar y que los vecinos puedan experimentar de la misma manera. Esta paz que sobrepasa entendimiento, que solo tiene explicación divina, y que está basada en recursos sobrenaturales. Cuando Pablo habla de esta paz en el Señor, es sobre la base de reconocer realidades de la vida que son presentadas a Dios con acción de gracias, “Padre, esto es más grande que yo; con recursos humanos no puedo lidiar con esa situación. Pero quiero agradecerte Señor, que estás vivo. Y que estas dentro de mí. Gracias por tu suficiencia. Gracias porque cualquier cosa que me suceda a mí en esta situación, me ayudará para bien.” Eso es lo que Pablo dice antes en el capítulo 1 de Filipenses. Lo que me ha sucedido,- él dice, me ayudará para bien. Eso lo decía estando en prisión en Filipo. Voy a confiar en ti en esto. Y en lugar de ansiedad,- él dice, “hay una paz, una paz


92

que sobrepasa todo entendimiento. No es racional, no la puedes explicar. Pero es una paz que viene de saber que hay alguien más grande que yo quien es mi seguridad y mi fortaleza. Y he aprendido no solamente a regocijarme en El, sino a experimentar la paz de Dios.” Tú ves, tendemos a pensar de la paz por definición, como la ausencia de conflicto. Cuando los países envían cuerpos de paz a diferentes partes del mundo, lo que hacen es que envían gente para mantener a las partes oponentes en paz para evitar que el conflicto regrese. Así es como tradicionalmente tendemos a definir paz: como la ausencia de conflicto. Y esa no es la clase de paz de la que está hablando Pablo aquí. El habla de una paz en medio del conflicto. Esa fue su propia experiencia, en medio de conflicto y dolor, esa fue su experiencia allí en la prisión en Roma Como ves, la clase de paz que sobrepasa todo entendimiento no es la tranquila paz que se experimenta de vacaciones, en un lago en el campo. Eso no desafía el entendimiento. Las personas toman sus vacaciones en esos lugares para llenarse de paz. Ellos entienden eso perfectamente La paz que sobrepasa todo entendimiento es otra, es en medio de confusión en medio de problemas y traumas. No sé qué clase de vida estés viviendo en estos momentos. Pero puedo estar seguro de esto: cualquier clase de problema en el que te encuentres, todos tenemos cosas en nuestras vidas que quisiéramos que fueran diferentes, cosas en nuestras vidas que preferiríamos que no estuvieran allí. Quizás personas que nos atormentan la vida, como el caso de Evodia y Síntique. Quizás te identifiques con esto. Quizás te identifiques con las personas a quienes Pablo dice, “permanezcan firmes”; porque sabe que tú no has permanecido firme. Tú has sido movido de aquí para allá por toda clase de vientos. Quizás porque tu disposición básica no ha sido la mejor, y conoces muy poco de lo que significa regocijarse en el Señor. Pablo dice,- les estoy hablando de algo que no es natural. Es sobrenatural en su origen. Básicamente todo lo de la vida Cristiana es sobrenatural, de otra manera seria simplemente un ejerció de “Hágalo usted mismo”. Tu vida es en Dios. Por esa razón es que antes, en Efesios, Capitulo 6 que es la carta anterior a esta en sus biblias, Pablo está escribiendo también desde prisión en Filipo, de hecho, en la misma ocasión, el dice en Efesios 6, en el verso 10, “por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor “ “Es posible fortalecerse,” -dice el no con recursos humanos, porque muchos de nosotros hemos vivido con recursos humanos, y conocemos sus limitaciones. Quizás tengamos un sentimiento de bancarrota en nuestras vidas debido a esto.


93

Ahora, Pablo dice, -presenten la situación a Dios. No la tomen ustedes solos. Preséntensela a Dios, de esta manera,- padre, yo te entrego esto; quiero agradecerte porque eres suficiente, por tu presencia y realidad en esto y en lugar de ansiedad, habrá paz, Pablo dice, paz que sobrepasa todo entendimiento; paz que guarda nuestros corazones y nuestras mentes en Cristo Jesús. Y, como ves, no son simplemente teorías de Pablo, porque él les dice en el verso 9, “lo que han aprendido, lo que han recibido o lo que han visto en mi, pónganlo en práctica y el Dios de paz estará con ustedes.” Ahora él dice, “ustedes me conocen, ustedes cristianos de Filipo, lo que han aprendido de mí, lo que han visto en mi, vivan de esa manera y el Dios de paz que han visto en mi estará también con ustedes.” Bien y ¿que habían visto los Filipenses en Pablo? Bien, sabemos mucho de lo que ellos habían visto en Pablo, porque si ves en hechos Capitulo 16 cuando ves el registro de la primera visita de Pablo a Filipo, quizá su única visita. Y cuando él llegó a Filipo, era la primera vez que él iba a Europa. Filipo es en Grecia, y no había creyentes cristianos allí porque el evangelio nunca antes había llegado a Filipo. Pero Pablo encontró un grupo de mujeres, probablemente mujeres Judías, que se reunían en el rio a orar. El se unió a ellas y les presento el evangelio de Cristo. Dios abrió los corazones de algunas de ellas, y ellas recibieron a Cristo y fueron nacidas de nuevo del Espíritu de Dios. Se formo una nueva iglesia. Un día, Pablo caminaba por las calles de Filipo, y vio a una mujer joven que estaba poseída por un demonio, un espíritu del mal. Ella acostumbraba a predecirles el futuro a las personas; era una adivina, con poder dado por el espíritu maligno para hacer eso. Ella era esclava de dos hombres que la usaban para ganar dinero al cobrar para que ella adivinara el futuro de las personas. Y, cuando seguía a Pablo y a sus acompañantes por la calle, comenzó a burlarse de ellos y a llamarlos. Pablo dio media vuelta y ordenó al espíritu que la dejara libre; y el espíritu la dejo libre, ella ya no podía adivinar el futuro. Era una habilidad demoníaca que ella tenía. Sus dueños se pusieron tan enfadados que, hicieron tomaran a Pablo y a Silas, quien estaba con él y los arrastraran hasta el lugar de Mercado. Una multitud se reunió; y ellos fueron acusados de causar problemas allí y de causar desorden en el lugar. Comenzaron a golpearlos y a azotarlos. Luego fueron puestos en prisión donde fueron nuevamente azotados, los desnudaron y luego los azotaron, y fueron asegurados en una celda interna – es decir en la sección de alta seguridad de las prisiones – con sus pies firmemente sujetados por cadenas así que no había para donde moverse. En esta clase de ambiente, Pablo tenía todas las razones para experimentar pánico y temor.


94

En realidad, tenía mucho dolor físico por las laceraciones producidas por los latigazos que le dieron por todo su cuerpo desnudo. Y Silas, también. ¿Pero qué dice? Dice que a media noche ellos estaban orando y cantando himnos y alabanzas a Dios. Lo puedes leer en Hechos 16, verso 25. Esto era a la media noche del mismo día en que habían sido azotados con látigo y habían sido puestos en prisión. Y como si fuera poco en este punto, mientras se encontraban cantando y alabando a Dios – en lugar de pánico había alabanza – de repente ocurrió un violento terremoto que sacudió la prisión en sus estructuras. El techo se desplomó y las paredes cayeron. Recuerda, que ellos se encontraban asegurados con cadenas que no les permitían moverse. Probablemente pedazos del techo y de las paredes que estaban cayendo, los estaban golpeando. Y el carcelero vino corriendo a su prisión, y pensó que en medio de la confusión los prisioneros probablemente habían escapado hacia algún lugar en busca de libertad. Y tomó su espada para suicidarse, porque de otra manera el castigo que habría de recibir por perder un prisionero habría sido tan severo que de todas maneras lo ejecutarían. Y probablemente lo harían de la manera más dolorosa posible. Así que, para morir con el menor dolor posible, el tomo su espada para suicidarse, cuando Pablo dice, “Oye, no lo hagas, todavía estamos aquí. Estábamos teniendo aquí una reunión de alabanza. ¡Ven únete a nosotros!” El hombre entró corriendo y dijo, ¿qué debo hacer para ser salvo? Y Pablo rápidamente dijo,- no, se dé que hablas. ¿Te refieres a ser salvo de las autoridades Romanas? Bueno, sin importar a lo que te refieras la respuesta es esta: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo.” Pablo condujo al carcelero a Cristo. El dijo,- aplica esto a tu familia también. El carcelero fue a su casa, trajo a toda su familia y ellos también fueron salvos. Todos fueron bautizados, se unieron a la iglesia. Y Pablo dice, “lo que han visto en mi, lo que han aprendido de mi, háganlo también, porque entonces experimentaran al Dios de paz, lo que vieron en mi, estará en ustedes también; yo he estado en toda clase de conflictos, toda clase de problemas, toda clase de traumas; ustedes lo vieron en Filipo cuando estuve allá con ustedes.” Este no es un privilegio que pertenece solo a un apóstol; no es un privilegio que le pertenece a ciertas personas. El dice,- “este es el Dios que vive en ustedes. Este es la paz que ustedes pueden experimentar.” El problema con muchos de nosotros es que nunca queremos dejar ir las cosas – debemos traer las cosas a Dios y dejárselas a Él,- y decir, “señor, yo voy a vivir en esta situación. Voy a vivir en estas circunstancias, pero lo voy a hacer sabiendo que tú eres quien está en control para cumplir tus propósitos con esto. Y así es como he aprendido a estar contento, cualquiera que sea mi situación.”


95

“He aprendido a estar saciado”, el dice. “como también a padecer hambre; he estado en toda clase de situaciones, he tenido vestido, y he estado desnudo. Pero he aprendido esto: no importa lo que me este pasando a mí. Lo que en realidad importa es lo que está pasando en mi” Tú no puedes controlar lo que te está pasando a ti, pero si puedes controlar lo que está pasando dentro ti “Lo que he aprendido,” dice Pablo, “es llevar a Jesucristo a cada situación; así que no les estoy diciendo que “permanezcan firmes” mediante disciplina humana. El no les está diciendo: ustedes mujeres que están en conflicto, simplemente hablen y arreglen las cosas. Lo que él les está diciendo es que lo hagan, “EN EL SEÑOR; permanezcan firmes, en el Señor. EN EL SEÑOR aprender a regocijarte. EN EL SEÑOR, tu experimentas esta paz que sobrepasa todo entendimiento.” Permíteme preguntarte en esta mañana. ¿Conoces esta paz en tu propia vida? Puede ser que muchos de ustedes en esta mañana aquí, muy probablemente digan; bien, yo estoy aquí esta mañana porque en realidad quiero encontrar a Dios. Yo quiero conocer a Dios, pero aun no lo conozco. Hoy puedes conocerlo. Semana tras semana, muchas personas conocen a Cristo aquí en este lugar. Y puede que muchos de ustedes esta semana digan: esto es totalmente diferente a lo que yo he experimentado en mi vida. Pero esto puede cambiar hoy en esta mañana. Dices, “Señor Jesucristo, yo reconozco que tu estas fuera de mi vida, hay una barrera entre los dos; es la barrera de mi pecado. Y te agradezco que hayas perdonado mi pecado en la cruz. Tú moriste por mí pero fuiste resucitado y por tu Espíritu Santo has venido a vivir en mí y por tu Espíritu Santo implantaste en mi todo los recursos que necesito, para vivir en medio de cualquier conflicto o dificultades que la vida me pueda presentar. No esperes que tus problemas desaparezcan por enterrar la cabeza en la arena, lo que debes hacer es poner tu mente en la verdad. Pon tu mente en lo que es verdad. Y a propósito la forma como piensas es algo a lo que se le da importancia en el Nuevo Testamento. Sean transformados mediante la renovación de su mente. Es decir piensen en lo que es Verdad. La mente es la entrada de la experiencia espiritual. Es decir pensamos y entendemos todo de la manera correcta. Experimentamos la realidad. Una vez vi un eslogan en una Iglesia. Un eslogan muy bueno que decía, “no eres lo que piensas, pero eres el producto de lo que piensas”. Tú eres el producto de tu pensamiento. Sabes eso es cierto en relación con la comida. Eres lo que comes. Por eso cada vez que compras algo, miras en la etiqueta del producto los contenidos de carbohidratos, grasas, de proteínas, etc. – los contenidos nutricionales, y los leemos, usualmente leemos los


96

contenidos de grasa. Porque somos lo que comemos. Todo lo que ves de mi, originalmente lo comí. Así es como funciona, mi cuerpo no siempre ha sido así, yo no nací así. Una cosa que yo sé de mi que ustedes no saben es que cada parte de mi sabe bien. Yo sé eso porque todo lo que he comido ha sido de buen sabor y ahora es parte de mí. Tú eres producto de lo que comes. Algunos han comido demasiado. Pero aun mucho más significativo es que somos lo que pensamos. Así como un hombre piensa en su corazón, nos dice el libro de proverbios -así es- ahora, Pablo dice: sí quieres experimentar esto, no es simplemente que de alguna manera al final del servicio vayas y ores con alguien y ya quede todo resuelto. Tienes que cambiar tu mente, así cada día dirás. Señor Jesús en cada parte de mi vida hoy, quiero que reines en mí. Quiero que llenes cada parte de mi vida hoy. Esto no quiere decir que la vida sea fácil. Esto simplemente quiere decir que ahora cuentas con recursos que antes no tenías. Y riñas como las de Evodia y Síntique pueden ser resueltas en el Señor. La debilidad de la que Pablo habla y que lo llevaba a decir, “permaneced firmes”, es en el Señor. La tristeza que lo llevaba a decir “Regocíjense” es en el Señor. La paz que remplaza la ansiedad y el pánico es en el Señor. Y puedes ser cristiano, pero aun vivir con tu mente en las cosas terrenales. Necesitas arrepentirte de eso. Arrepentimiento en realidad quiere decir cambio de mente. El significado literal de la palabra arrepentimiento - arrepen – del griego que significa cambiar y –miento- del latín que significa mente, es decir: cambio de mente. Y es un cambio de mente permanente cada día, que me revela lo que es cierto y es que a Cristo no lo aterrorizan las cosas que a mí me aterrorizan. Puede que haya un tigre en el armario, pero si papá está conmigo, ¡no me importa que haya dos tigres! Porque cualquier cosa que pretenda alcanzarme a mí, lo tiene que alcanzar a el primero; y el puede con todo. Y el Señor es mi seguridad; preséntaselo al Señor con acción de gracias. ¿Conoces ese tipo de Paz? Si no la conoces, nos encantaría ayudarte a encontrar esa paz. Amen


97

La Paz que sobrepasa todo entendimiento ¿Cómo cristianos, como entenderíamos cuando Pablo dice: Alégrense? ¿Cómo podemos experimentar esta paz, que sobrepasa todo entendimiento? ¿Darías gracias en todas las circunstancias? ¿Podrías mantenerte firme y sentir esa paz en cada momento de tu vida? ¿Cómo demostrarías esa paz cristiana en tu comunidad?


8

Celebrando en medio de nuestras Circunstancias Filipenses 4:10-13

Quiero revisar estos versos porque creo que representan lo que desesperadamente necesitados saber en un nuestra sociedad actual. Sí le preguntas a alguien, ¿cómo estás? a menudo te dan la respuesta: -bueno, dadas las circunstancias, yo estoy bien. Y tú lo sabes bien, bajo las circunstancias. Ellos están cansados. Tal vez están un poco desanimados, tienen la sensación de estar sobrecargados, y simplemente están viviendo bajo el peso de sus circunstancias. Alguien más llega, quizás alguien un poco más espiritual y dice: oye, tú no debes vivir bajo tus circunstancias; debes vivir por encima de tus circunstancias. Lo cual suena muy bien, pero ¿Cómo vamos a vivir por encima de las circunstancias, si forman parte de nuestras vidas? Quiero sugerir una mejor alternativa, de la cual Pablo habla en estos versos aquí en Filipenses 4. No acerca de vivir bajo las circunstancias, ni de vivir por encima de ellas, puesto que no debemos vivir bajo las circunstancias y en realidad tampoco podemos vivir por encima de ellas. Lo mejor que podemos hacer es aprender a celebrar en nuestras circunstancias. Este va a ser nuestro tema de hoy. Permítanme leer la última parte de Filipenses capitulo 4, versos 11 y 12.Desde la mitad del 11.

…“ he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.


99

Permítanme recordarles, una vez más, que cuando Pablo escribió estas cartas, no lo hizo desde algún lugar de la torre de Marfil. El escribió esta carta desde una prisión casi con certeza en Roma. Habiendo sido privado de algunos de los mejores años de su vida, en números redondos, un total de cinco años: dos años en Cesárea, dos años en Roma, y casi un año trasladándose de Cesárea a Roma. Y a pesar de esto, a pesar del infortunio, de la frustración, el era un hombre de un poco más de 50 años de edad, que quizás pensaba que se encontraba en la cima de su vida, y estaba pasando sus mejores años encerrado tras las rejas de una prisión, encadenado a sus circunstancias. Pero él dice: yo he aprendido algo- no viviré bajo mis circunstancias, puesto que me deprimirían y me desanimarían; tampoco puedo vivir sobre ellas, pero lo que haré es aprender el secreto. Él lo describe como el secreto de estar gozoso en todas las circunstancias. Por eso es que Pablo puede escribir al principio de este capítulo, hablándole a los Filipenses: “alégrense”, y vuelvo a decirlo: “alégrense”, en caso de que piensen que suena como si fuera la palabra equivocada y que en cambio debería haber dicho reaccionen, pero se los diré otra vez: “alégrense” ¿por qué? porque he aprendido a vivir, con un sentido de gozo y de propósito, no importa cuáles sean mis circunstancias. Y la semana pasada hablamos acerca de cómo funciona esto en nuestro mundo interior, como sobrevivir desde nuestro interior. Pablo habló en los versos anteriores acerca de la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento cuando presentamos cada situación a Dios con acción de gracias. En esta mañana quiero hablar acerca como sobrevivir externamente. Esto es, no en el mundo interior de nuestros propios corazones, sino como verdaderamente hacer frente a las circunstancias que son duras y son difíciles. Porque acerca de eso es de lo que Pablo escribe. Es importante prestar atención a lo que él dice: “Yo he aprendido a estar gozoso, cualquiera que sean las circunstancias”. Esto no es el resultado de cierta personalidad optimista que Pablo pudo haber tenido, y que tal vez tu no la tengas, ni yo. Sino por el contrario, él dice es algo que he aprendido, y si Pablo lo aprendió, es algo que tú y yo somos capaces de aprender: Aprender como estar gozosos. Y Pablo dice en el verso 12 que el contexto en que lo ha aprendido es este: “Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia; ambas cosas he experimentado. He aprendido, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, he experimentado ambas cosas. Pero cualquiera que sean mis circunstancias, he aprendido el secreto para estar contento”. Hablemos un poco acerca de las circunstancias de Pablo en la prisión en la que se encontraba en Roma. Tú sabes que toda la vida de Pablo estuvo caracterizada por penas y dificultades.


100

En segunda de Corintios 11, Pablo escribió a la Iglesia de Corinto. Había ocurrido una infiltración de lo que Pablo describe como falsos apóstoles, quienes clamaban una autoridad que no tenían. Y Pablo está escribiendo acerca de esto. Ellos le habían dicho a Pablo que él no era un verdadero apóstol, entonces el defendió su apostolado y en la forma en que lo hace es elocuente. Permítanme leer la segunda de Corintios Capítulo 11 verso 23. Pablo dice, ¿son ministros de Cristo? refiriéndose a los falsos apóstoles. (Como un convencido hablo.) Yo más y aquí está la evidencia: en trabajos, más abundante que ellos, yo he estado en prisión más frecuentemente que ellos, en azotes, he sido flagelado más severamente que ellos y he estado expuesto a la muerte una y otra vez. De manera notable, Pablo dice, la evidencia de que yo soy un hombre de Dios, elegido y comisionado por Dios, es que he trabajado duro, he pasado más tiempo en prisión que ellos, he sido azotado más severamente que ellos y he estado expuesto a la muerte una y otra vez”. Vivimos en una época con muchas más comodidades, porque contamos con elementos que hacen la vida relativamente más fácil. Y cuando esta clase de cosas suceden en nuestras vidas. Tendemos a asumir: yo debo estar fuera de la voluntad de Dios. Pablo dice, “esto es evidencia de que yo estoy en la voluntad de Dios”. Luego procede a dar algunos detalles específicos en el siguiente verso. De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno para quienes no son muy buenos con la aritmética, son 39 latigazos. Cinco veces he recibido esto. De los judíos, cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. Tres veces he sido azotado con vara, eso quiere decir que fue golpeado con largas varas, y una vez apedreado. Pablo dice- una vez que fui apedreado, tres veces naufragué, lo que no incluye son las mencionadas en el libro de Hechos, las cuales ocurrieron después de esto. Sabemos que la mayoría de las veces que Pablo estuvo en un viaje misionero su barco se hundió en varias ocasiones. ¿Por qué Dios no lo mantuvo a flote? tú pensarías que Dios debería haberlo cuidado un poco mejor. ¿Cierto? En una ocasión que su barco se hundió, pasó una noche y un día en mar abierto, probablemente solo aferrado a un pedazo de madera, flotando en el mar y siendo sacudido constantemente. He estado en peligro en ríos, en peligro de ladrones, en peligro de gentiles, en peligro de los de mi nación, en peligro en la ciudad; en peligro en el campo, en peligro en el mar, en peligro entre falsos hermanos. ¡Creo que en realidad estaba en peligro! Todo un catálogo completo de situaciones peligrosas en las que Pablo se encontró. Yo, he laborado y trabajado fuertemente sin muchas veces haber ido a dormir; he padecido


101

hambre y sed, (a menudo no he tenido que comer); y he estado desnudo y con frio. Pablo dice:- han habido ocasiones en que he estado completamente agotado y exhausto, y no he ido a dormir; han habido ocasiones que no ha habido comida en mi mesa. Y a propósito, Pablo es el hombre que escribió, “mi Dios suplirá todas mis necesidades”. ¡Apuesto a que puedes vivir sin comida por unos pocos días!, Pablo lo hizo. Ahora surge la pregunta, ¿por qué Dios no lo cuido un poco mejor? Puesto que generalmente tendemos a asumir que si vas a servir a Dios, a dar tu vida a Dios, todo va a funcionar bien y sin problemas. Las escrituras nunca dicen eso; nunca ha sido así. Ciertamente en la vida del apóstol Pablo esto nunca fue así. Tampoco fue así en la vida de Jesus. Esto no es lo que dicen las escrituras durante toda la historia. Pablo dice: -y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, es la preocupación por todas las iglesias. En otras palabras: yo llevo la carga de mi ministerio, y no es algo que hago por casualidad. Me enfrento a esta preocupación todo el tiempo. Él dice: ¿quién está enfermo, y yo no estoy enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno?, ¿Piensas que porque soy un apóstol, Dios mantiene al diablo lejos de mí? ¿Qué no lo tengo a mi espalda? les digo- que esto no es verdad. Yo afronto el pecado, interiormente tengo luchas. Y antes cuando Pablo escribió a los Corintios, habló de quemarse en relación con la tentación sexual, no sabemos si él está comparando las dos, pero él dice: “yo soy tentado y yo lucho contra la tentación, lucho contra el pecado”. No sé en qué tipo de circunstancias te encuentres en esta mañana. Estas circunstancias pueden o bien alejarte de Dios o pueden acercarte a Dios. La manera en que las circunstancias te alejan de Dios es cuando comienzas a volverte amargado y enojado. Esa es una respuesta instintiva. “Pero he tenido que aprender algo”, dice Pablo. “Yo tuve que aprenderlo”. Tú y yo también tenemos que aprenderlo. Las circunstancias de Pablo no solo fueron difíciles en términos de su persecución, sino también en relación con la dificultad de la vida en esos días. Pablo como apóstol no tenía ninguna de las ventajas que nosotros damos por sentadas en la actualidad. Nosotros enviamos misioneros a diferentes partes del mundo, pero ellos no van a enfrentar la clase de limitaciones a las que Pablo se tuvo que enfrentar. Como puedes ver, Pablo nunca tuvo un sistema de amplificación de sonido cuando predicó. Sí Pablo viniese hoy aquí, el se reiría del hecho de que yo necesito usar un micrófono para hablarles.


102

Las únicas personas que escucharon a Pablo hablar, fueron aquellos que estuvieron lo suficientemente cerca para escuchar su voz. El no tenía un ministerio de audio. Si tú no lo pudiste escuchar la primera vez, puedes comprar el CD y escucharlo de nuevo. El no tenía un programa de radio, Pablo no tenía una biblioteca de video. Cuando Pablo iba a sus viajes misioneros, él no enviaba con anticipación un equipo, para entrenar a los cristianos del lugar y reservar el coliseo local. Y luego cuando todo estuviera listo, Pablo vendría volando con George Beverly Bernabé para hacer las reuniones evangelisticas por dos o tres semanas, y luego dejar un equipo de seguimiento que continuaría apoyando a los nuevos convertidos, mientras Pablo iba a la siguiente ciudad. Pablo solo fue a tres viajes misioneros en su vida. Frecuentemente llegaba como un completo desconocido. El comenzaba desde el puro principio y en la mayoría de los lugares en que estuvo, la única razón para que saliera de allí fue porque lo sacaron, bien porque lo pusieron en prisión o porque lo alejaron del área. Pablo disfrutó la hospitalidad de las prisiones a lo largo de todo el mundo mediterráneo. Cuando él fue a Éfeso, donde estuvo durante tres años, que fue el lugar donde permaneció más tiempo, por dos de estos años, él nos dice que predicó todos los días en el salón de Tirano. Esto es, Pablo realizó una cruzada de evangelización cada día durante dos años. Cuando él escribió sobre esto a los Corintios, El dijo: “Y mientras yo estuve allí, yo me asegure de no depender de ninguno de ustedes en términos financieros. Yo trabajé duro haciendo tiendas”. Pablo fue entrenado, no como un fabricante de tiendas; él fue formado como un fariseo. El era un intelectual, pero aprendió a trabajar con sus manos y a fabricar y a vender tiendas de campaña, por lo cual él no dependía de nadie más para suplir sus necesidades. Esto es trabajar duro. Como lo es, aun en los días en que es fácil, relativamente hablando. Pero uno de los problemas es este: que entre más cómodos nos encontremos, más perdemos nuestra capacidad de estar gozosos. Probablemente, nunca ha habido tanta infelicidad en la vida de las personas normales como ahora, esa avaricia por tener más, ese apetito por algo mayor y mejor y más rápido y más lejano y más alto, que hay en nuestro mundo de hoy. Como ves, hemos aprendido a poner nuestra dependencia en la tecnología en lugar de Dios, poner nuestra dependencia en los conocimientos en lugar de Dios, poner nuestra dependencia en recursos físicos en lugar de Dios. De hecho, hemos aprendido a vivir en dependencia de casi todo, excepto de Dios.


103

Una de las cosas que Pablo aprendió fue a depender de Dios, ya que fue despojado de todo, excepto de Dios. Es por eso que Dios, una y otra vez, toma a sus más selectos servidores y les hace la vida difícil a ellos, para despojarlos de todos los demás objetos de su dependencia. Por eso es que llegan a ser el tipo de hombres en que Pablo se convirtió, y hay muchos otros, que en circunstancias similares en las escrituras, tuvieron que pasar a través de las mismas cosas. Y sin embargo, Pablo dice: “he aprendido el secreto”, el secreto que menciona en el verso 12. “Yo he aprendido el secreto de estar gozoso”, ¿Cuál es ese secreto? qué es lo que la mayoría de la gente olvida y Pablo dice: “yo he aprendido que es un secreto, pero se convierte en un secreto a voces”. Y dice en verso 13: “todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Esto es a través de Cristo, quien me da fortaleza. Ahora no tomes ese verso fuera de su contexto. Cuando Pablo dice: “yo puedo hacer todas las cosas a través de Cristo quien me fortalece”, él no está diciendo que el puedo hacer cualquier cosa, como ponerse en un cuadrilátero a pelear con Tyson y vencerlo. Por supuesto que él no está diciendo eso. Todos tenemos diferentes habilidades. Tenemos diferentes fortalezas y diferentes debilidades. Eso lo sabemos. El contexto en el cuál Pablo lo dice es: “que yo puedo vivir en cualquier circunstancia”, ese es el contexto. Que si estoy bien alimentado o con hambre, viviendo en abundancia o en escasez; yo puedo vivir en cualquier circunstancia. Cuando el cielo esta azul y todas las cosas están bien, y el sol esta brillando, puedo disfrutarlo con la conciencia tranquila., pero cuando las nubes se han formado y la lluvia está cayendo y todas las cosas están mal, yo todavía puedo vivir porque Cristo es mi fortaleza. Listo para cualquier Cosa. Muchos de ustedes recuerdan al Dr. Allan Redpath-, quien ya falleció pero que solía predicar aquí de vez en cuando años atrás- Allan Redpath solía predicar sobre lo que denomino: LPCC “Listo Para Cualquier Cosa” tomado de este verso. Pero eso no quiere decir, que yo esté listo para hacer cosas para las que no tengo capacidad o no he sido entrenado para hacer. Esto quiere decir que yo puedo vivir, que yo estoy listo para cualquier circunstancia. Estoy listo, sí mi salud comienza a fallar, yo estoy listo para todas las consecuencias que vienen con la edad y todas las limitaciones que esto pone en mí. Estoy listo para cuando todo está bien. Yo estoy listo para cuando pierda mi trabajo. Yo estoy listo cuando sea promovido en el trabajo. Yo estoy listo para todo. ¿Por qué? Porque mi punto de referencia ya no son mis circunstancias, sino es Cristo.


104

Como dije la semana pasada, lo que nos sucede a nosotros no es tan importante como lo que sucede dentro de nosotros.

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Por eso es que Pablo podía decir en Corintios

do, capítulo 4, versos 8 y 9: “Que estamos atribulados en todo, pero no angustiados; en apuros, pero no desesperados; perseguidos, pero no desamparados; derribados, pero no destruidos”. Pablo dice: “lo cierto es que yo estoy atribulado, eso es cierto. Yo estoy en apuros, eso es cierto. Yo estoy perseguido, eso es cierto. Yo estoy derribado, eso es cierto. Pero nunca destruido, nunca desesperado, nunca abandonado, nunca destruido”. Como J.B Phillips parafrasea del Nuevo Testamento, lo dice así: -estoy caído pero no derrotado. El continúa explicando, porque a dondequiera que vayamos, llevamos siempre en el cuerpo la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos; pues nosotros, que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. Por eso lo que parece presionarme y derribarme- según Pablo-, da, la oportunidad para que la vida de Jesús pueda ser manifiesta en mí. Esa es la fuente de mí satisfacción y de mí habilidad para sobrevivir. Cuando Pablo regresaba a Jerusalén, antes de ser detenido allí, y luego encarcelado en Cesárea y después llevado a Roma, al comienzo de este periodo de cinco años en prisión, en el camino de regreso a Jerusalén, llegó a Cesárea, que es una ciudad costera, a tan solo 50 millas de Jerusalén. Y dice que:- un profeta llamado Agabo, que había venido desde Judea, lo dice en Hechos 21:11, -quien viniendo a vernos, tomo el cinto de Pablo, y atándose los pies y las manos, dijo:-esto dice el Espíritu Santo,- así atarán los judíos en Jerusalén al varón de quién es este cinto, y le entregarán en manos de los gentiles”. Con este vivo y claro mensaje, representado al tomar el cinturón de Pablo, atando sus manos y sus pies, el profeta dijo: “esto va a sucederle al propietario de este cinturón. En otras palabras, Pablo, el Espíritu Santo te está diciendo que cuando vayas a Jerusalén, vas a ir a prisión y a cautiverio”. Lucas, quien escribe esto en el Libro de Hechos, dice: “Cuando oímos esto, nosotros y el pueblo le rogamos a Pablo de no ir a Jerusalén: “Pablo, Dios te ha dado una salida a lo que estas viniendo. No vayas a Jerusalén”. Pablo respondió: “¿qué hacéis llorando y quebrantándome el corazón?, pues yo estoy dispuesto no solo a ser atado, sino también a morir en Jerusalén por el nombre del Señor Jesús”. Y como él no estaba disuadido, nos dimos por vencidos y dijimos: “el Señor hará su voluntad”. En voz baja tal vez dijeron, parece que se hará es la voluntad de Pablo”.


105

Pero Pablo decía: “no, no. El Señor me lo ha advertido y me ha dado la opción; por esa razón el Espíritu Santo envió ese mensaje”. “Pablo, sí realmente no puedes con esto, hay otro camino que puedes tomar”, Pablo dijo: “no, en absoluto, estoy listo. LPCC; yo estoy Listo Para Cualquier Cosa. Estoy dispuesto a ser atado, estoy listo incluso a morir, porque sé que lo que a mí me suceda, nunca, nunca será más grande que la presencia de Jesucristo en mí quién es mi suficiencia y mi fortaleza. Porque pase lo que pase, estoy listo. El no dijo eso a causa de estoicismo, sino debido al adecuado conocimiento de la suficiencia de Cristo en su interior. “Y nada que de lo que me hagan, es más grande que Cristo frente, que es mi fortaleza”, Pablo dijo. Mi esposa y yo conocimos a un hombre de Dios, muy piadoso quien ahora tiene 92 años de edad. Es alguien quien ha sido de gran inspiración y apoyo para nuestras vidas, él ruega por nosotros cada día, él ora por esta iglesia todos los días, desde el momento en que llegamos aquí. Es un hombre muy piadoso. Y él tiene una frase de cinco palabras: “Para esto tengo a Jesús”. El con frecuencia, lo dice. Es un predicador maravilloso, un predicador muy simple, pero un predicador maravilloso. El dice que imprimió unos pequeños separadores de página de terciopelo amarillo y que escribió sobre ellos la frase, “para esto tengo a Jesús” y que los envió a algunos amigos. Hace ya varios años, él sufrió un derrame cerebral, tuvo dos derrames cerebrales en un corto periodo. El estaba en el hospital y llamamos a su esposa para preguntar cómo estaba él. Un día, llame a su esposa, y ella respondió el teléfono y dijo- justo hoy él salió del hospital; él está aquí en la habitación. Ella dijo -si él se levanta y camina por la habitación, es como un barco sin timón, no se sabe a dónde va a terminar. Tiene dificultades al hablar, pero le voy a pasar el teléfono; él quiere escuchar tu voz, aunque si te habla, probablemente no le vas a entender lo que te este diciendo. Ella le pasó el teléfono, y le dije, -siento mucho saber que estás pasando por un momento tan difícil. Y él trató de hablar, con balbuceos inentendibles, pero yo sabía exactamente lo que él estaba diciendo. El dijo: “para esto tengo a Jesús”. He disfrutado a Jesús en los buenos tiempos; de hecho esto es lo que me dijo luego, cuando estábamos visitándolo en su casa. He disfrutado la presencia de Jesús en los buenos tiempos cuando tenía toda la salud y la fuerza que El me daba, y también estoy disfrutando la presencia de Jesús en este mal momento. Para esto tengo a Jesús. Un poco después de este incidente, yo estuve hablando en una conferencia en Inglaterra conocida como “Spring Harvest” (cosecha de primavera) que se realiza cada año en Semana Santa. En esta conferencia se reúnen alrededor de 60.000 a 70.000 personas en dos sedes


106

diferentes durante cinco días. Yo estuve predicando en los servicios de la noche, que eran realizados en una tienda gigantesca, en donde acomodaban a miles de personas. Y yo compartí con ellos esta historia de “Para esto tengo a Jesús”. Tiempo después, al regresar a casa, una o dos semanas después, recibí una carta de una mujer diciéndome: tú no me conoces, pero yo asistí a la conferencia cosecha de primavera, la noche que tú hablaste acerca de “Para esto tengo a Jesús”. Intenté acercarme para hablarte pero fue imposible, había muchas personas, así que tuve que pedir tu dirección de correo en la oficina de cosecha de primavera, y quiero contarte mi historia. Ella escribió- esto sucedió hace dos años, mi esposo murió en un accidente automovilístico, es lo peor que le ha podido suceder a nuestra familia. Nosotros teníamos dos niños. El día anterior a su muerte, una amiga mía me había escrito, y en la carta incluyó un separador de pagina que decía: “para esto tengo a Jesús”, cuando lo abrí, y lo mire, dije: que hermoso, qué bonito, es encantador. Y lo guardé y me olvide de esto. La mañana siguiente, ella continúa escribiendo: a media mañana, un oficial de policía vino hasta mi puerta y me pidió que lo acompañara al hospital. Mi esposo había tenido un accidente de tránsito. Cuando llegamos, él ya había muerto. Así que fuimos a la escuela donde estudiaban los niños, los recogimos y los trajimos a casa. Ella dijo- fue el día más difícil de nuestras vidas. Cuando regresamos a casa, allí estaba en la mesa el separador de página que decía, “para esto tengo a Jesús”. Ella después me dijo en una carta- no puedo describir lo que eso ha significado para mí y mi familia. Ha significado muchísimo. Ella escribió, en su tumba escribimos: “Para esto tenemos a Jesús”. Permíteme preguntarte ahora: ¿es este el Jesús que tú tienes? sabes, podemos tener un Jesús que sea como un patrón para nuestra teología, pero que se encuentra distante y remoto; puedes tener un Jesús simplemente cómo tu instructor, o tu profesor, pero igualmente esta distante, o puedes tener un Jesús que esté presente en el corazón de todas las cosas que suceden en tu vida. El es tu Vida. Para terminar, quisiera preguntarte, ¿conoces a Jesús de esta manera? o quizá ni siquiera lo conoces, pero Dios te ha estado hablando por medio de su Espíritu Santo. Y el Espíritu Santo te está moviendo a conocer a Jesús, no como un personaje histórico, sino como alguien que está vivo hoy y es adecuado y suficiente para todas tus necesidades. Quizás hay algunos de ustedes esta mañana que han vivido una vida cristiana, eres cristiano. Quizás te convertiste en cristiano hace ya mucho tiempo, pero has perdido la convicción de que Cristo está contigo. Y no puedes decir, en las circunstancias en que estás viviendo, “para esto yo tengo a Jesús”, porque quizás lo dejaste a Él, en el pasado a lo largo del camino.


107

Necesitas recobrarlo y decir, señor Jesús, una vez más quiero tenerte como el punto central de mi vida. Esa noche en la conferencia de cosecha de primavera, Michael Graham Kendrick, quien es compositor, se encontraba liderando la alabanza, y esa misma noche escribió una canción. Y la tituló, “Para esto tengo a Jesús”.

Para el gozo y para el luto, para buenos y malos tiempos, para este momento y mañana, para lo que queda atrás, para los temores a mí alrededor, para mis fallidos planes, para mis sueños del futuro. Para la verdad de lo que soy, Para esto tengo a Jesús. Para las lágrimas en secreto, para los tiempos de aflicción, para el momento de euforia, o para momento de confusión, para todas las desilusiones, o para los viejos recuerdos, para mis oraciones y anhelos, que aparecen sin respuesta. Para eso tengo a Jesús. Para la debilidad de mi cuerpo, para las cargas de cada día, para las noches o las dudas, para la preocupación, para cuando el sueño se ha ido, en necesidad de afirmación, para empezar de nuevo, para esa resistencia duradera, para la fortaleza de luchar y ganar. Para esto tengo a Jesús Para esto tengo a Jesús. Amen


108

Celebrando en medio de nuestras circunstancias ¿Quién es la fuente de nuestra fortaleza? ¿Serias capaz de poner tus problemas por encima de tus circunstancias? ¿En tus situaciones de escasez ha sido Cristo tu fortaleza? ¿Aprendiste en este capítulo como sobrevivir externamente y estar gozoso? ¿Dependes más de la tecnología que de Dios?


Gozo cuando la vida es dura.  

This book explains how to enjoy when you have bad moments.

Gozo cuando la vida es dura.  

This book explains how to enjoy when you have bad moments.

Advertisement