Page 1

®

Análisis de coyuntura mensual sobre México

Liébano Sáenz Samuel Aguilar Solís Luis Enrique Mercado Ernesto Hernández Norzagaray Carlos Ramírez Víctor Alejandro Espinoza Juan-Pablo Calderón Patiño Armando Román Zozaya José Ramón López Rubí C Marcos Marín Amezcua ISSN: ISSN: 1135-8130 1135-8130

Datamex No. 43. abril 2019


D43 ÍNDICE

Directora General FOM Lucía Sala

Director Académico IUIOG

001 Liébano Sáenz

La inclusión y la reconciliación

002 Samuel Aguilar Solís Un futuro incierto

003 Luis Enrique Mercado

Ni 4.0% ni 1.7%, cuando mucho 1.0%

004 Ernesto Hernández Norzagaray Los demonios de Marín y Nacif

005 Carlos Ramírez

La 22 de maestros y su lucha

006 Víctor Alejandro Espinoza Negocio redondo

007 Juan-Pablo Calderón Patiño Tenencia automotriz

008 Armando Román Zozaya

AMLO como Fox: ¿otra oportunidad pérdida?

009 José Ramón López Rubí C Otro tipo de corrupción

010 Marcos Marín Amezcua

Oposición defenestrada. Extravío de rutas.

Datamex No. 43 abril 2019

Javier Zamora

Director CESMUE José Francisco Parra

Coordinadora Institucional CESMUE Luisa Treviño Huerta

Consejo Editorial

José Varela Ortega, Jorge Olvera García, César Astudillo Reyes, Jannet Valero Vilchis, Javier Zamora, Luis Castro Obregón, Dmitri Fujii, Carlos Camacho Gaos, Arnulfo Valdivia Machuca, Santiago Portilla, Víctor Alejandro Espinoza Valle, José Retana, Iván Álvarez Olivas

Coordinación Editorial

Ivonne Grostieta, Ingrid Negrete, José Francisco Parra, María Magdalena Sánchez, Haydée Vázquez

CESMUE Centro de Estudios de México en la Unión Europea Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón Fortuny 53, 28010 Madrid, España. Tel +34 917004138 / 68, Fax +34 917003530. cesmue@fogm.es datamex@fogm.es

IUIOG MX Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset, Capítulo México Av. Chapultepec 480, Piso 1, Roma Norte, Ciudad de México, Tel +5255 72598611 y +5255 72598608. ortegaygassetmx@fogm.es


D43

L

PRESENTACIÓN

os articulistas de este número 43 de Datamex, analizan diversos problemas que vive México: la corrupción, la inseguridad y la economía.

El analista político Liébano Sáenz, en su artículo titulado “La inclusión y la reconciliación”, señala que el camino más firme para la subsistencia de la democracia es la reconciliación sobre todo después de un proceso electoral. El autor considera que la sociedad y los partidos políticos, no sólo el gobierno, deben hacer un esfuerzo mayor para dar espacio a la reconciliación. Por su parte, Samuel Aguilar Solís, señala que el presente en México es crítico y los años venideros poco optimistas. En su artículo “Un futuro incierto”, el analista recomienda aplicarnos a resolver los problemas actuales, mirar el futuro con responsabilidad y actuar en consecuencia sin continuar polarizando a la sociedad ni echando culpas a administraciones pasadas. Luis Enrique Mercado, en su artículo titulado "Ni 4.0% ni 1.7%”, comenta que la economía mexicana crecerá a lo mucho 1.0%, a diferencia del Presidente Andrés Manuel López Obrador que señala que la economía alcanzará el 4.0% en 2019; por su parte, el Fondo Monetario Internacional vaticina solo 1.7% y, finalmente, para el Banco de México dicho crecimiento será de 1.6%. Mercado señala no solo que la economía crecerá al 1.0%”, sino que se agravará la situación al aumentar el desempleo. Por otro lado, en el artículo “Los demonios de Marín y Nacif”, Ernesto Hernández Norzagaray, hace un recuento y nos pone al día en relación a la investigación que la periodista Lydia Cacho realizó para escribir el libro “Los demonios del Edén”, en el cual revala una serie de sucesos que vinculan a políticos y empresarios poblanos con supuestos actos de pederastia. Carlos Ramírez, el periodista y escritor, participa en esta nueva edición con el artículo titulado “La 22 de maestros y su lucha”, donde nos ofrece un detallado perfil de la

sección 22 de maestros de Oaxaca, con el objeto de entender mejor las conductas de esta organización frente a la nueva reforma educativa de la 4T. Por otra parte, Víctor Alejandro Espinoza, en “Negocio rendondo”, comenta la controversia que ha generado la instalación de una nueva planta cervecera, Constellation Brand, en dretimento de la población del Valle de Méxicali por el alto consumo de agua. La “Tenencia automotriz” es la contribucion de Juan Pablo Calderón, en él señala que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ha dejado entrever el regreso de la tenencia automotriz; para el autor, este debate sobre la medida debería ser aprovechada para hablar también de la renovacion de automóviles, es decir, un nuevo parque vehicular eficiente y seguro. En el artículo “AMLO como Fox: ¿otra oportunidad perdida?”, Armando Román Zozaya, señala que, hasta cierto punto, el triunfo electoral de AMLO es similar al del ex mandatario panista, ya que ambos candidatos prometieron cambiar las cosas. Asimismo, el analista considera que el ex presidente logró encauzar el hartazgo social contra el PRI, como también ocurrió con los votantes que elijieron a AMLO, electores que estaban cansados de la corrupción, de la inseguridad, de la falta de legalidad, entre otras cosas. José Ramón López Rubí, en su escrito titulado “Otro tipo de corrupción”, dice que la incompetencia tolerada o alentada en un puesto público es una forma de corrupción. El autor dice que corromper no solo se limita a robar millones del erario, sino que la incompetencia por igual debe combatirse con el cese del funcionario. Finalmente, en "Oposición defenestrada. Extravío de rutas", de Marcos Marín Amezcua, se señala que los opositores a AMLO no consiguen formular opciones reales que sean alternativas viables a las propuestas del nuevo gobierno; lo anterior nos evidencia la falta de debate público que impera en el país, señala el autor.

Datamex No. 43. abril 2019


La inclusión y la reconciliación Liébano Sáenz

Datamex No. 43 abril 2019

001 Liébano Sáenz


L

a reconciliación es un proceso, un resultado virtuoso pocas veces logrado y a su vez, el camino más firme para la subsistencia de la democracia. Una vez pasadas las elecciones, lo que une a una sociedad democráticamente madura, no son las diferencias sino los objetivos o estrategias comunes para hacer frente a los retos del país. La situación de México, por el entorno internacional que nos toca vivir, no había sido lo complicada que es ahora y justo por tales desafíos se requiere dar un curso más explícito y decidido hacia la reconciliación, que lejos de lo que pudiera pensarse, no es muestra debilidad sino ánimo para construir una fortaleza de conjunto, tan necesaria para una nación como la nuestra. Conciliar y reconciliar son verbos que para los demócratas se vuelven profesión de fe. Sin ellos, no hay vía posible para el acuerdo y sí en cambio para la imposición, que deviene siempre en amenaza autoritaria. Un

buen principio para reconciliar es aceptar que en nuestro sistema político los inaceptables no son los adversarios, los críticos o los inconformes con el rumbo de las cosas; los indeseables son esencialmente los criminales, los que han saqueado recursos públicos o han ensangrentado al país, y para ellos debe haber un único consenso: el de aplicarles todo el peso de la ley. La legalidad debe hacerse valer siempre, ninguna forma de excepción es válida, ni la del pasado, ni las del presente. Frente a la necesidad de reconciliar y unir al país, hay diversas ópticas. Hay quienes apuestan a la inclusión social como contrapeso de la inclusión política. De hecho, son conceptos muy distintos; la primera se refiere a la incorporación de los sectores más marginados y puede ser igual para los servicios sociales y financieros, la política, etc. El uso que se le da a la inclusión política más bien se refiere a la participación de la oposición formal en el proceso

decisorio de los temas que unen. Lo primero es obligado, lo segundo es una opción que opera virtuosamente a partir del asunto que esté de por medio. En este sentido, las dos se necesitan, y el primer piso de la inclusión y la reconciliación debe ser de carácter social; el segundo, político. Para que lo primero ocurra es necesario revisar el paradigma existente en materia económica y de ejercicio del poder. Se puede decir que es difícil que haya una auténtica y duradera reconciliación si ésta no es acompañada por la inclusión. Sin embargo, la inclusión no solo se asocia a un mayor bienestar social, también la incorporación de las personas al proceso productivo y construcción de ciudadanía. El mejor camino al bienestar y la dignidad de las personas es el trabajo; la forma más efectiva de participación es la del ciudadano que cumple obligaciones y ejerce derechos, no la de la masa.

001 Liébano Sáenz

Datamex No. 43. abril 2019


La reconciliación política no requiere inclusión, más que todo se funda en un compromiso de coexistencia entre empoderados y opositores. En este sentido el respeto al otro es fundamental, como lo es el cumplimiento de la ley. Es positivo que el presidente López Obrador reitere su respeto a disentir; no es tanto cuando califica negativamente a quien disiente, como lo ha hecho innecesariamente al construir en el imaginario público personajes o grupos que representan amenazas a su proyecto. Basta con decir que no está de acuerdo, y en todo caso, que las distintas posturas estuvieron expuestas a consideración democrática y que la mayoría se pronunció por la posición del presidente.

poder para la eternidad, tarde que temprano viene la renovación, incluso en entornos no democráticos, y quienes un día son convocados, al otro serán los convocantes. Una de las desviaciones de la reconciliación política es cuando ésta se ve subvertida por la complicidad entre ganadores y perdedores a costa de los principios de ética pública y en ocasiones, hasta de la legalidad. O cuando quien gana no lo hace en función de un proyecto trascendental, sino con el simple propósito de estar en el poder. También cuando el que pierde es propenso a la corrupción o no tiene sentido de su compromiso con el

La inclusión social y la reconciliación política son útiles, además de necesarias. El país es de todos y cada cual tiene su lugar y espacio. La reconciliación política es el proceso propio de la democracia. Quien más debe participar en lograrlo es el ganador. Además, no hay proyecto alguno que llegue al

Datamex No. 43 abril 2019

001 Liébano Sáenz

proyecto que enarbola. El pragmatismo puede envilecer el acuerdo y la función propia del pluralismo. La sociedad y los partidos políticos, no sólo el gobierno, deben hacer un esfuerzo mayor para dar espacio a la reconciliación. Los problemas y los anhelos de los mexicanos lo recomiendan y de alguna forma, lo obligan. Creo que con frecuencia perdemos mucha energía y tiempo en discusiones estériles, cuyo resultado es profundizar el encono y los desencuentros. Tenemos que hacer a un lado la disputa política y encontrar entre todos aquello que nos une en vez de seguir explotando lo que nos divide.

Liébano Saénz Ortíz Abogado, administrador y analista político. Ha ocupado diversos cargos públicos. Desde hace más de una década publica columnas especializadas de coyuntura política del país en Grupo Editorial MILENIO. Twitter: @liebano Facebook: Liébano_Sáenz *Texto publicado en Milenio.com, 27 de abril 2019


Un futuro incierto Samuel Aguilar Soís

H

ay un refrán popular que reza que “todo pasado fue mejor” y cuanto más crítico es el presente e incierto el futuro más se refuerza este dicho. Será por ello que el actual Presidente en sus últimos años de campaña se mantuvo firme en sus convicciones y se aferró a esa estrategia de nostalgia por el pasado, sabedor de que los datos de crecimiento económico eran mediocres acompañados de desempleo, pobreza y desigualdad; y que la creciente violencia e inseguridad que se iban afianzando en nuestro país harían que los adultos añoraran el México de progreso económico, empleos, progresividad social, respeto a los valores en la sociedad, etcétera y que en la última generación, los jóvenes, solamente han conocido la crisis económica el desempleo, pobreza, desigualdad social y mucha mucha violencia e inseguridad.

Datamex No. 43 abril 2019

002 Samuel Aguilar Solís


Pero esa nostalgia por el modelo de desarrollo estabilizador, también conocido como “el milagro mexicano“, se puede explicar por un contexto internacional y no solo por la política económica y las políticas públicas aplicadas en ese periodo del México de los años 40 a los 70s., ambos (México y el mundos) mucho han cambiado. Pero también las condiciones materiales de la producción, el comercio y el avance tecnológico con la automatización han llevado a cambios profundos no solo de la planta productiva sino también del mundo laboral y del trabajo y ya ni qué decir del impacto que el internet y de manera particular las redes sociales ejercen en nuestra sociedad para su comportamiento.

Así es que volver al pasado, no solo sería un error sino un retroceso y una misión imposible dado el grado de interconexión de las cadenas productivas para la elaboración de un producto o la prestación de un servicio en este mundo global. Pero además, hay que señalar que el avance tecnológico si ha traído también un progreso global y amplió por un buen tiempo la llamada clase media aunque después de la crisis del 2008 y las políticas de ajuste según el último informe de la OCDE está “evaporándose“ hacia una mayor precarización haciendo más amplia la brecha de la desigualdad social en el mundo.

002 Samuel Aguilar Solís

Datamex No. 43. abril 2019


Los deseos del presidente por ese México de ayer y por un crecimiento económico del PIB del cuatro por ciento expresado en la campaña y ratificado como Presidente ha quedado muy por abajo de las expectativas reales, pero él se niega a ver la realidad de que la economía global también está desacelerándose lo mismo que la de nuestro principal socio comercial, que además el Tratado de Libre Comercio principal instrumento de nuestra economía internacional no se ha firmado y lo más importante que las señales de política económica de su gobierno y sus acciones en la ruta de consolidar un Estado de derecho no dan la confianza suficiente al inversor local y extranjero, así que la conclusión es de que este año si seguimos en la misma lógica y la misma tozudez acaso estaremos creciendo a un punto porcentual, muy por abajo obvio de su famoso cuarto por ciento del Presidente pero también del y de por sí mediocre dos por ciento de los últimos años.

mándole por supuesto la ya evidente ruptura en el bloque en el poder) y que los problemas en el mediano y largo plazo, se agudicen porque si se quieren mantener los programas sociales comprometidos por el Presidente sin unas finanzas públicas sólidas lo más probable es que estemos empeñando un futuro con déficit fiscal y por otro lado, seguimos atrapados en una vorágine espantosa de violencia pues el primer trimestre de este año fue el más violento de los últimos 20 años. Así pues el presente es crítico y el futuro incierto, pero eso no justifica mirar al pasado, mejor aplicarnos a resolver los problemas actuales y a mirar el futuro con responsabilidad y actuar en consecuencia sin continuar polarizando a la sociedad ni echando culpas, porque la responsabilidad es de quien ahora ya ejerce el poder y seguir metiéndole más “fierros a la lumbre” puede generar aún más problemas de los que ya de por sí tenemos .

Con todo ello se antoja que la decepción del elector estará ya manifestándose en estas elecciones locales (su-

Samuel Aguilar Solís Licenciado en Economía. Ha sido Diputado Local en la LIX Legislatura de Durango, Senador de la República en las LVI y LVII Legislaturas y Diputado Federal en la LVIII y LX Legislaturas. Destaca su labor como profesor de Economía y Maestro Investigador. Es colaborador editorial en periódicos de circulación local y articulista de El Financiero. Twitter: @aguilarsoliss *Texto publicado en El Financiero, 15 de abril 2019

Datamex No. 43 abril 2019

002 Samuel Aguilar Solís


003 Samuel Aguilar SolĂ­s


Ni 4.0% ni 1.7%, cuando mucho, 1.0%

4.5 AMLO

Luis Enrique Mercado

L

os datos en los primeros tres meses del año ya indican que la economía mexicana no crecerá al 4 por ciento que ha pronosticado el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ni al 1.7 por ciento que dice el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el 1.6 por ciento que pronosticó el Banco de México. Si las cosas no empeoran ya, es seguro que cuando mucho el crecimiento será de 1 por ciento. Lo anterior significa que caerá la creación de empleos y, por lo mismo, crecerá el desempleo, dismi-

1.7 FMI 1.6 BANXICO

Proyeccion de crecimiento de la economia 2019 Datamex No. 43 abril 2019

003 Luis Enrique Mercado


nuirán las oportunidades para quienes más las necesitan y, en definitiva, a fin de año, los mexicanos seremos más pobres que antes. Los indicadores oportunos de la actividad económica dicen que en febrero el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) creció 0.3 por ciento, lo que indica un avance anualizado de 1.1 por ciento. Las exportaciones que hasta finales del año pasado eran el sector más dinámico, con crecimientos ligeramente arriba del 5 por ciento, ya no traen buenas noticias. En los primeros tres meses del año apenas crecieron 2.3 por ciento. La generación de empleos pierde impulso. En febrero, los empleos inscritos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) apenas crecieron 2.8 por ciento respecto al mismo mes del año pasado, el peor resultado desde noviembre del 2017 cuando crecieron 2.7 por ciento. Los jilgueros oficiales dicen que el problema es que la economía de Estados Unidos se desacelera y eso afecta a México. El único problema es que no pueden explicar que aquí hay desaceleración y allá crecieron 2.2 por ciento en el cuarto trimestre del año pasado y 3.2 por ciento en los primeros tres meses del 2019. Y esos mismos jilgueros no aceptan que la economía se marchita porque no hay una sola política económica orientada a estimular el crecimiento económico. La Secretaría de Hacienda, cuyo titular es Carlos Urzúa, tiene el freno puesto tratando de acomodar los gastos

en ayudas sociales sin que ello provoque que las finanzas públicas se colapsen. La Secretaría de Economía, que dirige Graciela Márquez, navega con un perfil bajísimo. El sector energético está colapsado. El Primer Mandatario otorga contratos sin licitación y cancela licitaciones ganadas; trabaja en obras públicas, como el aeropuerto de Santa Lucía y el Tren Maya, sin proyecto de ningún tipo. Como dicen ahora, encuentran lagos que no existen, como en Texcoco, y no ven cerros que sí existen, como en Santa Lucía. El gobierno, empezando por el Presidente de la República, no quiere entender que el crecimiento económico inicia con la confianza de los inversionistas, con políticas públicas concretas que estimulen la inversión y con un clima social y político que fortalezca las expectativas en el futuro del país. Mientras eso no haya, no hay crecimiento y la economía se marchita. Como ahora sucede. Luis Enrique Mercado Sánchez Periodista especializado en economía y finanzas. Fue fundador de El Economista, diario que dirigió 20 años. En la actualidad es presidente y director general de los diarios Imagen y El Centinela del Pueblo. Colaborador en el programa de los martes de Eduardo Ruiz-Healy en Grupo Radio Fórmula. Twitter: @jerezano52 Facebook: Luisenriquemercado. *Texto publicado en Milenio.com, 29 de abril 2019

003 Luis Enrique Mercado

Datamex No. 43. abril 2019


LOS DEMONIOS DE MARIN Y NACIF Ernesto Hernรกndez Norzagaray

007 Ernesto Hernรกndez Norzagaray Datamex No. 43 abril 2019

004 Ernesto Hernรกndez Norzagaray


L

legó el día. Lydia Cacho luego de 13 años en búsqueda de justicia por haber sido detenida, torturada física y psicológicamente en el trayecto de los 1,500 kilómetros que separan Cancún de Puebla por fin una magistrada federal ha liberado una orden de arresto en contra del exgobernador poblano Mario Marín y Kamel Nacif, el llamado Rey de la Mezclilla, como autores intelectuales. Ambos al no ser localizados en sus domicilios “normativamente” se les considera prófugos de la justicia, como lo afirmó el titular de la FGR-Puebla. Recordemos que la autora del libro “Los demonios del Edén”, reveló en ese texto que 19 empresarios y políticos realizaban periódicamente fiestas a donde eran llevados menores de edad que eran explotados sexualmente. Esta denuncia disgustó sobremanera a Kamel Nacif, quien en Puebla entabló una demanda por difamación y calumnias en contra de Lydia Cacho. Hasta ahí todo seguía su curso normal como asiste a toda persona que se dice agraviada por una publicación, sin embargo, el debido proceso se tuerce cuando se supo por una llamada de agradecimiento que Kamel Nacif hizo al entonces gobernador Mario Marín, porque su gobierno había aprehendido a “esa

vieja cabrona” y a los agentes poblanos que le habían dado un “coscorrón” lo que demostraba que “en Puebla si se aplica la ley”. ¿Qué le debía Mario Marín a Kamel Nacif para qué a diez meses de haber asumido el cargo de gobernador haya intercedido ante el Poder Judicial y fueran enviado cinco agentes poblanos hasta el distante Cancún con una orden de arresto? ¿Acaso, le debía algún favor prestado durante la campaña electoral de 2005 que le permitió alcanzar el triunfo? ¿Sería qué el mismo era parte de la red de pederastas y participaba de los aquelarres con menores? O peor todavía, ¿debía un favor electoral y además gozaba de esos aquelarres de pederastia?. No sabemos las razones de ese vínculo entre ambos, pero no hay que pecar de ingenuos, la relación entre estos personajes y ese trato, ese maldito trato de piquete de ombligo, que está detrás de la expresión “mi gober precioso”, deja entrever cualquier complicidad imaginable. En la política tradicional mexicana el favor se paga, con otro favor, con otra complicidad, pero eso lo habrán de determinar si se lleva una investigación a fondo cuán-

004 Ernesto Hernández Norzagaray

Datamex No. 43. abril 2019


do este sujeto y sus compinches sean detenidos para ser puestos ante un juez y rindan cuentas sobre lo ocurrido la noche del 16 de diciembre de 2005. En tanto una primera lectura de legos permite respirar una bocanada de aire fresco en el ambiente de la justicia y eso es una buena noticia, en materia de violación de derechos humanos. Incluso. El presidente López Obrador, cuándo supo de las ordenes de aprehensión, manifestó que le dio gusto y que él no fue consultado para la toma de la decisión “cómo se hacía antes” y eso habla, diría, bien porque estamos viviendo nuevos tiempos en materia de impartición de justicia. Lydia Cacho en una conferencia de prensa reciente sostuvo que esta larga lucha por la justicia que tuvo más eco mediático, que judicial no es por valentía ni heroísmo, “sino por mis colegas que han ido desapareciendo por hacer su trabajo adecuadamente” por haber denunciado este y otros tipos de abusos del poder”. Y no fue fácil el litigio en las distintas instancias, en México nunca recibió una sentencia favorable, todavía en 2015 Olga Sánchez Cordero, la actual Secretaria de Gobernación, siendo ministra de la Corte concluyó que la

Datamex No. 43 abril 2019

004 Ernesto Hernández Norzagaray

periodista: “Si había sido víctima de violaciones pero que estas no habían sido graves”. Sin embargo, la periodista no conforme con los fallos en contra siguió adelante con su demanda de justicia de la mano con la organización Artículo 19 que llevó su caso ante el Alto Comisionado de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos (ACNUDH) y, a principios de noviembre del año pasado, este organismo supranacional emitió la primera sentencia de este tipo en contra del Estado mexicano. Así, demandó la reparación del daño en forma integral y como muestra de buena voluntad el nuevo gobierno le dio una disculpa pública a la periodista y escritora, pero todavía está obligado a procesar, juzgar y castigar a los responsables de los ataques contra Cacho. La magistrada María Elena Suárez, titular del Primer Tribunal Unitario del estado de Quintana Roo, emitió el pasado 11 de marzo la orden de captura en contra de Mario Marín y Kamel Nacif, entre otros, sin embargo, la sentencia al parecer adolece de una debilidad procesal.


Quien dicta la orden de captura es un tribunal federal y este por su ámbito de acción no tiene competencias en los delitos del fuero común. Si jurídicamente es así la situación los acusados tendrían la posibilidad de ampararse y evitar ir así a la cárcel a purgar una condena. O sea, en esta lógica jurídica, debió ser un juez del ámbito local quien girara la orden de aprehensión para que se siguiera como lo que es, un delito del fuero común.

sionada de Naciones Unidas de derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, y quien se fue consternada por el estado en que encontró la vigencia de los derechos humanos en nuestro país.

No es casual que haya quienes califican las ordenes de aprehensión como una “farsa” por la falta de competencias de la fiscalía ya que los delitos son del orden común y por ello el riesgo de que la impartición de justicia termine como muchos otros casos en un fiasco para la justicia mexicana.

Un gremio que en los últimos años ha sufrido como nunca ataques incluido el asesinato de sus miembros en distintos estados y es que con esa eventual falla se juega una carta valiosa para el respeto de la libre expresión.

Lydia Cacho dedicó esta lucha por la justicia a sus colegas que ha visto desaparecer en estos catorce años y si lleva esta dedicatoria tan especial, no puede, ni debe terminar, en una farsa cómo respuesta a una sentencia que ha emitido la ACNUDH. De ser así dejaría en una mala posición a un país que recientemente recibió en visita a la Alta Comi-

En definitiva, llevar a un buen término va a depender mucho de su desenlace, para saber si realmente existe un cambio de fondo en la impartición de justicia y en especial para el gremio de periodistas.

Hay que estar pendiente al final del día.

Ernesto Hernández Norzagaray Doctor por la Universidad Autónoma de Sinaloa. Miembro de la Asociación Mexicana de Ciencias Políticas. Colaborador en www.sinembargo.mx, Noreste, Ríodoce, Aldea 21 y 15 Diario. Facebook: ernesto.norzagaray *Texto publicado en Sinembargo.mx, 29 de abril 2019

004 Ernesto Hernández Norzagaray

Datamex No. 43. abril 2019


La 22 de maestros y su lucha Carlos Ramírez

Datamex No. 43 abril 2019

005 Carlos Ramírez

P

ara entender lo que está en disputa en la nueva ley de Reforma Educativa y la Sección 22 de maestros de Oaxaca presento un perfil sobre la sección 22 de maestros, su lucha por el poder y su enfoque educativo: La Sección 22- sindicato-movimiento Detrás de las tácticas y estrategias de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación --que agrupa a unas cinco secciones de las cincuenta y nueve del SNTE-se localiza el objetivo de obtener el poder del Estado y del gobierno. Del texto “Breve historia de la CNTE”, de Ramón Couoh Cutz, se extrae una parte de los objetivos de poder que explicarían sus comportamientos actuales:


PRINCIPIOS DE LA CNTE 1.- “No se niega ninguna forma de lucha y organización y sus posibles combinaciones, siempre que no obstruya la educación de las bases, no rebaje su nivel político, su conciencia y su combatividad.” 2.- “No se plantea la destrucción del Sindicato, sino la recuperación de su contenido revolucionario que la burguesía y sus agentes le han destruido.” 3.- “Busca destruir al charrismo.” 4.- “Elige democráticamente a sus dirigentes. Su dirección es colectiva, rechaza la afiliación forzosa y obligatoria a cualquier partido, construye órganos permanentes de vigilancia y fiscalización.” 5.- “Se rige por el principio del Centralismo Democrático.” 6.- “Combina la movilización con la negociación de los pliegos petitorios.” 7.- “Es una escuela preparatoria para la lucha general contra la burguesía y su Estado en su objetivo de destrucción del sistema capitalista.” 8.- “Eleva la conciencia de clase y educa políticamente. No concilia ni trata de armonizar sus intereses con los del enemigo. No mediatiza ni divide la organización y la lucha.” 9.- “Lucha constante y consecuentemente por el mejoramiento de las condiciones de vida y la defensa de sus intereses y derechos de clase.” 10.- “Lucha contra el charrismo sin hacer alianza y compo-

nendas con él, identifica a la burguesía y su Estado como el enemigo principal. Reconoce a la clase obrera y al campesino como la principal fuerza social para el cambio estructural de la sociedad.” 11.- “Comprende el estrecho vínculo entre la lucha económica y la política (…)” 12.- “Practica la crítica y la autocrítica (…)”. 13.- “Las bases tienen el poder de decisión, impulsa la formación de cuadros políticos.” 14.- “Tiene conciencia de la necesidad de la construcción de la organización que encabece la lucha general de la clase trabajadora.” 15.- “Conserva la unidad entre los miembros de nuestra organización y promueve con las demás organizaciones la unidad, para lograr la integración en los hechos de un sindicalismo de clase.” 16.- “Pondera la importancia de la estructura estatutaria (…)” 17.- “Respeto absoluto a los acuerdos emanados de las asambleas como foros nacionales de la CNTE.” 18.- “Practica la libre elección y revocabilidad en las diferentes instancias de dirección de la CNTE.” 19.- “Reivindica el principio universal de la lucha de clases.” 20.- “La CNTE es solidaria con la lucha de otros pueblos y reivindica el principio del internacionalismo proletario, puntualizando que en la actualidad existen tres fuerzas motrices

005 Carlos Ramírez

Datamex No. 43. abril 2019


que pugnan por el cambio en el mundo: la clase obrera en los países industrializados, la lucha de liberación de las naciones oprimidas y los países que continúan reivindicando el socialismo como una sociedad justa y democrática.”

3.- “La CNTE, reconoce la lucha de todos los Frentes del mundo por lograr una sociedad más justa, por lo que debe establecer vínculos estrechos con sindicatos y organizaciones de otros países.”

21.- “Retoma la lucha ideológica como elemento importante para el avance del movimiento bajo el principio de unidad-lucha ideológica–unidad.”

4.- “La CNTE, debe realizar acciones nacionales coordinadas, demandas conjuntas y negociaciones unitarias.”

22.- “Ningún contingente tiene la facultad de revocar un acuerdo de asamblea nacional y aun cuando no se coincida, se deben acatar los acuerdos mayoritarios, ya que de que no hacerlo, se agudiza el problema de la unidad.” ESTRATEGIA DE LA CNTE 1.- “Democratizar al SNTE (…)” 2.- “Democratizar la Enseñanza. Para lograrla, la CNTE debe apoyar cotidianamente en un gran Plan Nacional, que incluya una serie de actividades donde los principales actores sean los maestros, los padres de familia y los alumnos (…)” 3.- “Democratizar el País. Para lograrlo, la CNTE debe participar en la más amplia convergencia con los demás sectores de trabajadores del país y en la lucha cotidiana contra los estragos de la explotación.”

6.- “La CNTE, utilizará las formas de lucha posibles, siempre y cuando éstas sean resultado de las consultas de base.” 7.- “La CNTE, por su mismo carácter de movimiento de masas que lucha por conquistar el SNTE, y ante los embates del gobierno y los charros con diferentes medios, que van desde la cooptación hasta el asesinato de militantes del movimiento democrático, ha aplicado por esa misma circunstancia diferentes tácticas que corresponden necesariamente a la correlación de fuerzas en las secciones a nivel nacional.” 8.- “Por eso debe quedar claro que no puede existir una táctica única (…)”

Carlos Ramírez

TÁCTICA DE LA CNTE 1.- “La CNTE, debe establecer mecanismos que garanticen la plena solidaridad entre los trabajadores de la educación y demás trabajadores (…)” 2.- “La CNTE, debe impulsar la formación de Frentes Regionales y Estatales, con miras a formar un gran Frente Nacional, para enfrentar la política antipopular del Estado.”

Datamex No. 43 abril 2019

5.- “La CNTE, debe mantener por sobre todas las cosas la unidad en la acción y la táctica de Movilización-Negociación-Movilización.”

005 Carlos Ramírez

Periodista, escritor, analista y autor desde 1990 de la columna Indicador Político. Maestro en Ciencias Políticas por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). Director del Diario Indicador Político y del sitio web noticiastransicion.mx. Twitter: @carlosramirezh


La corrupción está en su apogeo y el talento es raro; así que la corrupción es el arma de la mediocridad. Honoré de Balzac.

E

l presidente Peña Nieto y su paralelo periodístico Ángel Verdugo deseaban que la cantidad de corruptos y los tipos de corrupción fueran pocos. No por estar contra sus efectos sociales negativos sino para decirnos “exageraban y lo habíamos dicho”. Era un sueño. Los corruptos no son pocos –no en México- y sus tipos y sus daños tampoco. Un tipo más de corrupto: el incompetente a sueldo del Estado. O el inútil con pago de gobierno. Algo en lo que el obradorismo ofrece continuidad –con y sin títulos de por medio...

Si aceptas un cargo público para el que no tienes ninguna calificación ni aptitud (no títulos “universitarios”, que no son el sinónimo del mérito y que casi cualquiera tiene, del prófugo de la justicia Mario Marín al plagiario Peña Nieto y el gran corrupto Javier Duarte), sí estás incurriendo en corrupción, se haya escrito lo que sea en la ley: como no hay méritos porque no hay capacidades y como no hay beneficios públicos que así no puedes producir, el uso del cargo es malbaratar dinero y desbaratar otros recursos públicos. Ocuparlo desde la incompetencia -que no es equivocarse alguna vez, sin mala fe- no es sino hacer que el cargo público sólo rinda beneficios privados, los tuyos. Cada vez que algo público sólo da o sirve a esos beneficios lo que se ha creado es corrupción. En este ejemplo, el cargo ha sido controlado por la incompetencia sistemática,

La incompetencia tolerada o alentada en un puesto público es la privatización informal del puesto y, por tanto, corrupción. Cada acto corrupto es de algún modo privatizar lo que es público y no debe ser privado. Corromper(se) no se limita a robar millones del erario con planes de ladrón. La intención delincuencial no es indispensable para ser corrupto.

008 José Ramón López Rubí

Datamex No. 43. abril 2019


Negocio redondo Víctor Alejandro Espinoza

A la memoria de José Fierro Durante la reciente visita del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador a Baja California prometió formar una mesa con especialistas para evaluar los impactos de la instalación y puesta en operación de la planta cervecera Constellation Brands en el Valle de Mexicali. Nunca un proyecto de tan cuantiosa inversión había implicado una polarización social como la que se ha vivido durante los últmos años. Para los empresarios y el gobierno del Estado, la operación de la cervecera es positiva desde donde se le analice: derrama económica, creación de empleos, compra de insumos para la operación. Para quienes se oponen, los beneficios económicos no se comparan con los daños ambientales e hídricos. Las movilizaciones ciudadanas en contra han sido las mayores en la historia de la entidad.

Datamex No. 43 abril 2019

006 Víctor Alejandro Espinoza Valle

La firma que avala a la cervecera tiene su asiento en New York y se llama Economic Incentives Group. El proyecto ha sido denominado “Gateway” e incluiría además de producción de cerveza, alimentos. En el Valle de Mexicali produciría para el mercado exterior, es decir, solo para exportación las marcas Corona Extra, Corona Light, Modelo Especial, Modelo Negra y Pacífico. La inversión proyectada es de 2 mil millones de dólares y se habla de la creación de 4 mil empleos indirectos en la construcción y mil directos en la operación. El pequeño detalle es que para la producción de cerveza se requieren de al menos 20 millones cúbicos de agua cada año, durante los próximos 50 años. Una cantidad de líquido vital tan importante que amenazaría el consumo de todo el estado pues aún los municipios costeros reciben el agua del mismo acuífero.


006 VĂ­ctor Alejandro Espinoza Valle

Datamex No. 43. abril 2019


El fundamento legal para la instalación de Constellation Brands fue la aprobación de la Ley de Asociaciones Público Privadas por parte del Congreso local el 22 de agosto de 2014. En ella se garantizó la posibilidad de llevar a cabo proyectos de desarrollo de infraestructura de manera compartida entre particulares y gobierno. Los requerimientos básicos exigidos por la firma al gobierno del estado son de llamar la atención. El especialista de El Colef, Alfonso A. Cortez Lara, los resume así: “Un polígono de terreno con topografía regular y potencial de uso del suelo requerido (industrial); infraestructura necesaria (energía eléctrica, carreteras, vías de ferrocarril, cercanía con puertos aéreos, etc.); disponibilidad de servicios y mano de obra de buena calidad; distancia adecuada a los centros de consumo y mercado de materias primas y disponiblidad de agua “por los próximos 50 años, de un suministro de al menos 20 millones de metros cúblicos anuales”. La respuesta gubernamnetal fue concederlo todo. Por fortuna, el CONACYT solicitó la opinion técnica del especialista de El Colef que ha sido muy útil para zanjar los argumentos interesados de quienes defienden la instalación de la cervecera y que serán de gran utilidad para la comision que ha decidido crear el presidente de la República. En el amplio documento titulado “Opinión técnica sobre la MIA (Manifestación de Impacto Ambiental) y otros documentos oficiales del Proyecto de Construcción y Operación de la Planta Cervecera Constellation Brands en Mexicali, Baja California”, Cortez Lara sostiene: “La falta de exigencia de la SPA (Secretaría de Protección al Ambiente) que no observa que en materia de aguas subterráneas que se analizan a través de tres simulaciones en la Manifestación de Impac-

Datamex No. 43 abril 2019

006 Víctor Alejandro Espinoza Valle

to Ambiental, existe un declarado impacto en el abatimiento del acuífero regional y consecuente concentración salina en la zona de donde se pretende extraer agua para la planta cervecera”. En resumidas cuentas el análisis técnico concluye que la operación y el volumen de agua requerido por la cervecera Constellation Brands abatirá el acuífero y generará salinidad en el Valle de Mexicali. El impacto ambiental negativo es innegable. El gobierno de la República tendrá la última palabra a pesar de las presiones que ejercerá la cervecera y los empresarios beneficiados, así como el gobierno del estado. Una obra como la aquí referida que daña el ecosistema no se puede justificar bajo el argumento que generará empleo. Mil empleos permanentes no puede ser la moneda de cambio para dejar sin agua a los bajacalifornianos. Eso se llama hipotecar el futuro.

Víctor Alejandro Espinoza Valle Doctor en Sociología Política. Director del Departamento de Estudios de Administración Pública de El Colegio de la Frontera Norteme Investigador Nacional por el Sistema Nacional de Investigadores. Articulista semanal del Diario Frontera y la Crónica de Baja California, Diario Monitor Económico de Baja California, Ágora de Baja California, Zona Franca de Guanajuato, 15 Diario de Monterrey; entre otros. Twitter: @victorespinoza_ *Texto publicado en Zona Franca, 03 de abril 2019


Tenencia automotriz Juan Pablo Calderón Patiño

L

a SHCP ha barajado el regreso de la tenencia automotriz. La tenencia no se ha ido del todo y está presente en cobro con subsidios en siete entidades, Guanajuato recientemente la reinstaló. Dos leyes marco la regularon, la de 1962 y después la que la suplió en 1981, para ser abrogada el primer día de 2012 por el decreto publicado el 21 de diciembre de 2007. La tenencia que se originó como un impuesto de carácter federal con participaciones estatales, hoy regresó al debate público como tanteando el terreno para el 2020, por más que el Presidente de la República diga que no volverá. ¿Por qué el nuevo gobierno pretende regresar al pago de la tenencia? Porque

007 Juan Pablo Calderón Patiño

Datamex No. 43. abril 2019


AMLO descubrió el mayor reto del Estado mexicano, que es la crisis fiscal donde "la frazada no alcanza para todos". Es difícil creer que en más de 12 años buscando el poder en cada rincón del país, López Obrador no haya realizado un diagnóstico real de la crisis fiscal de México, el país con menos recaudación de la OCDE. ¿Cómo tener respuestas al reto si a más de 100 días de gestión están descubriendo el tamaño del boquete? Ya desde tiempo atrás se cuestionaba el enfoque de la tenencia en una ecuación que estaba al revés: pagan más los vehículos eficientes en energía y respetuosos del medio ambiente y pagan menos los vehículos viejos, contaminantes y que por su antigüedad son un riesgo a la seguridad vial. Lo que fue para los gobernadores una "caja chica" topa con dos grandes desafíos: el transporte público y la transición energética. Se debe recordar que el tema toca al federalismo fiscal y que el IEPS que se implantó al combustible aplicable desde el 2008, llegó a generar más recursos que la propia tenencia. El mecanismo compensatorio al combustible caminó junto a la tenencia hasta el 2011. Los gobernadores, felices. Diversos países han adoptado con justicia el principio de "paga más el que utiliza más el coche", que es correlativo al principio de "paga más quien contamina más". El presidente AMLO cometería una regresión lamentable si privilegia el viejo molde de la tenencia, suculento plato que el ex presidente Felipe Calderón "desapareció" del mapa federal, pero que en realidad transfirió como potestad de los gobernadores. ¿Estaría dispuesto AMLO a cambiar la tenencia por un gravamen automotriz no recaudatorio para dirigirse a la mejora del transporte público y a la investigación en energías renovables respetuosas del me-

Datamex No. 43 abril 2019

007 Juan Pablo Calderón Patiño

dio ambiente? Un cambio de paradigma en ese sentido colocaría a México del lado del futuro. México está en las grandes ligas del sector automotriz global como cuarto exportador y sexto productor de vehículos, pero su mercado doméstico está en un 14o. lugar. El debate de la tenencia debe lograr espacios para una política pública y privada de renovación vehicular. No se pretende que haya más vehículos, sino un parque vehicular eficiente y seguro, fortaleciendo los empleos del sector frente a los vaivenes del exterior. El tamaño del país, la orografía y lo problemático de las arterias urbanas restringen la movilidad ciclista. No es un sueño romántico sino el peso de la realidad que mandata que tenemos dos vías de movilidad de la mano del aprovechamiento de nuevas formas de energía renovables: desarrollo de un transporte público eficiente y una nueva responsabilidad fiscal en la que participemos con equidad todos los mexicanos. En la movilidad se debe transitar por nuevos mecanismos de responsabilidad, no con ecos rezagados del ayer.

Juan Pablo Calderón Patiño Internacionalista por la Universidad Iberoamericana. Enlace legislativo en la Asociaón Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA). Colaborador invitado del periódico Reforma. Twitter @balajucapitan *Texto publicado en el periódico Reforma, 29 de abril 2019


AMLO como Fox: ¿otra oportunidad perdida? Armando Román Zozaya

L

ópez Obrador ganó la elección presidencial de 2018 abrumadoramente: goza de total legitimidad para gobernar. Incluso a pesar de que el gobierno de Peña Nieto intervino en el proceso electoral con el fin de destruir al candidato de Acción Nacional, Ricardo Anaya, nadie puede dudar de la victoria del actual presidente: los mexicanos le dieron sus votos porque así lo quisieron. En cierta medida, el triunfo de Andrés Manuel López Obrador es similar al de Vicente Fox en el año 2000: justo como ocurrió el año pasado, hace 19 años, un candidato que prometió de verdad cambiar las cosas, y logró encauzar a su favor el hartazgo social contra el PRI, convenció a millones de personas de ayudarle a sacar a dicho partido de la presidencia. Los mexicanos que votaron por Fox, como los que sufragaron por López Obrador, estaban cansados de la corrupción, de los gobiernos de “compadrazgo”, del capitalismo de “amigos”, de la falta de legalidad, de la ausencia de justicia, de la inseguridad, del pobre rendimiento de la economía, entre otras cosas. El gobierno foxista fue una total decepción. En parte, esto se debió a que las expectativas que generó eran, si no

008 Armando Román Zozaya

Datamex No. 43. abril 2019


irrealizables, extremadamente difíciles de concretar. Por ejemplo, Fox prometió crecimiento del PIB anual al 7%, encarcelar a los “peces gordos” y terminar de consolidar la democracia mexicana. Sin embargo, la realidad se impuso: la economía no funciona con base en buenos deseos sino en un marco legal sólido, confianza de parte de los inversionistas, trabajadores bien capacitados, etcétera. Construir y preservar todo eso toma tiempo, dedicación y esfuerzo; es una tarea que no se puede concretar rápido. Lo mismo vale para lo de los “peces gordos”: es difícil encarcelar a un político corrupto, incluso cuando a todas luces lo es, si no hay pruebas, si el aparato de impartición y procuración de justicia no funcionan y si, además, su encarcelamiento podría romper equilibrios esenciales para la estabilidad. Es igualmente complicado el “consolidar” una democracia pues, en esencia, esto significa construir un auténtico Estado de derecho en el que se garanticen, por un lado, elecciones periódicas, limpias y efectivas y, por el otro, derechos individuales: una tarea que puede tomar décadas y es sumamente compleja. Dicho lo anterior, la razón fundamental del desencanto con Fox y su gobierno fue sobre todo producto, tal vez, de que los mexicanos no votaron por él con la razón sino con el corazón: Fox encarnaba una ilusión, un anhelo, una esperanza. Para muchos mexicanos, el país cambiaría, casi milagrosamente, tan sólo con que el PRI ya no ocupara la presidencia. Por definición, esto era imposible: sí era necesario que se fuera el PRI, pero eso no bastaba para que el país fuera otro. Había inercias, “acuerdos”, leyes y pro-

Datamex No. 43 abril 2019

008 Armando Román Zozaya

cedimientos que cambiar. Había también que modificar la mentalidad de los actores políticos, de los servidores públicos y de la ciudadanía. En pocas palabras, lo que había que hacer en el año 2000 era reformar el país a fondo: pasar de un régimen en el que la ley valía poco a uno en el que el Estado de derecho fuera real, en el que la legalidad, la institucionalidad, se convirtiese en el pilar fundamental del país. Y es que solamente de esa manera sería posible comenzar a combatir a fondo el que es, y tal vez siempre ha sido, el problema fundamental de México, la falla a partir de la cual se generan muchísimas otras complicaciones: la impunidad. Si bien es verdad que hubo actores que se opusieron a Fox y a su gobierno, y que no estaban dispuestos a realmente trabajar a favor de las reformas que se requerían (por ejemplo, los gobernadores, el PRD y el PRI), e incluso considerando que mucha gente no era partidaria de Fox, la realidad es que Vicente Fox y su administración, y de la mano de ellos todos los mexicanos, desperdiciaron la oportunidad de comenzar un cambio real, sustantivo, con base en la legitimidad ganada en las urnas y sacando provecho de la esperanza y motivación de los ciudadanos resultantes de que, por primera y única vez, el PRI había perdido la presidencia por primera ocasión (el PRI podría tal vez volver al poder y de nuevo perderlo, pero, sólo en una ocasión lo perdería por primera vez: la emoción que esto generaba fue histórica, sin embargo, Fox y quienes lo rodeaban no supieron apreciar lo que ocurría; tiraron


a la basura todos los votos ganados, toda su legitimidad, y todo ese júbilo). Al día de hoy, México está de nuevo ante una oportunidad, un momento, único. Hay, otra vez, mucha ilusión por la derrota del PRI, así como por la llegada al poder de un político y un grupo que, supuestamente, son de izquierda (en nuestra opinión, AMLO es un conservador ultranacionalista de derecha, pero, para muchas otras personas es un individuo de izquierda). No queremos decir que el país entero esté con López Obrador (tampoco lo estuvo con Fox) pero, para sus seguidores, Obrador es una auténtica esperanza, algo así como un redentor que purificará al país y a los mexicanos. Aunado a lo anterior, AMLO tiene lo que Fox nunca tuvo: control de la Cámara de Diputados, control de gubernaturas clave, un importante número de senadores y control de suficientes legislaturas locales como para poder modificar la Constitución. López Obrador y su gobierno están, pues, en una posición privilegiada: básicamente, tienen en sus manos la posibilidad de transformar al país (o, al menos, comenzar a transformar al país) a fondo. Una transformación es, de hecho, lo que el presidente, sus aliados, sus seguidores, su partido y su administración están buscando hacer, según todos ellos. Sin embargo, todo indica que, como ocurrió con Fox, de nuevo México dejará ir una oportunidad de oro que le permitiría comenzar a ser un país de leyes, un país serio, un país en

donde los derechos valgan, en donde las instituciones estén por encima de los individuos, en el que la impunidad deje de ser la norma. Fox pecó de omisión: no hizo suficiente, no supo aprovechar la gran legitimidad de la que gozaba. Al no actuar, el foxismo dañó a México. López Obrador, por su parte, está pecando de acción: sí está implementando una transformación, sin embargo, se trata de un cambio para mal, de un retroceso, de una metamorfosis que le hará igualmente daño al país. Es más, las acciones de López Obrador pueden terminar siendo altamente perjudiciales para México. En vez de usar su poder, popularidad y legitimidad para impulsar cambios de fondo que fortalezcan las capacidades institucionales del país, orientados a dar plena vida y forma a los derechos de las personas, es decir, cambios que son urgentes en el terreno fiscal, de la procuración e impartición de justicia, de la seguridad pública, del federalismo, de las relaciones internacionales, de la educación, de las telecomunicaciones, de la infraestructura, de la libertad de prensa, etcétera, López Obrador está utilizando todo su capital político para revivir prácticas, ideas, “reglas” y políticas asociadas a lo peor de la época del PRI. El país que recibió López Obrador tiene problemas graves. Se trata, obviamente, de un México muy alejado del ideal. Pero es mejor (o menos malo) que el México de los años del PRI pues, a pesar de todo lo que se hizo mal o

008 Armando Román Zozaya

Datamex No. 43. abril 2019


se dejó de hacer durante las administraciones Fox, Calderón y Peña, el México que atestiguó la victoria a López Obrador es uno en el que, al contrario de lo que ocurría con el priismo, las elecciones son genuinas, la división de poderes no es nada más ornamental, los diversos organismos autónomos del Estado (creados en los últimos lustros) sirven como contrapeso al poder, la prensa goza de cierta autonomía frente al gobierno y hay organizaciones no gubernamentales útiles y necesarias. Para lograr lo anterior se requirieron años, batallas políticas, presión social y hasta sangre: no son logros menores; es un error minimizarlos. No obstante, es justamente en estas áreas en donde la transformación de López Obrador va a hacer un enorme daño: AMLO es un presidente típico del PRI (aunque ese no sea su actual partido) y, como tal, acapara la atención, el poder y las decisiones. El resultado es que la división de poderes está en riesgo: México está regresando a las épocas en las que el actor en torno al cual el país giraba es el presidente. López Obrador no es favorable a los organismos autónomos del Estado. Por años ha dicho que el Instituto Nacional Electoral no sirve realmente. Lo mismo ha comentado respecto al Instituto Nacional de Acceso a la Información. Si logra debilitar al INE, lo que va a seguir es que regresaremos a los tiempos en los que las elecciones no eran confiables y siempre las ganaba el PRI (ahora las ganará Morena sí o sí). Y si anula al INAI, la sociedad perderá una de las pocas fuentes de acceso a información que puede ser utilizada para luchar contra la corrupción y contra los abusos del poder: entre más opacidad haya, más posibilidades habrá de que el gobierno haga lo que le plazca, in-

Datamex No. 43 abril 2019

008 Armando Román Zozaya

cluso si aplasta el marco legal. Esto es justamente lo que ocurría con el PRI. AMLO no cree en las organizaciones de la sociedad civil. De hecho, se ha cansado de criticarlas. En su mundo ideal, estas organizaciones simplemente no deberían existir. El riesgo es que, entre más débiles sean las ONGs, menos contrapesos hay para la autoridad y menos información hay a disposición de la sociedad. Todo esto nutre el poder presidencial y debilita la rendición de cuentas. Esto es volver al priismo clásico. Algo similar ocurre cuando la prensa se ve atacada, mermada y acorralada. Justamente eso es lo que hace López Obrador con quienes se atreven a criticarlo en los medios de comunicación. Por ejemplo, el presidente Obrador le ha declarado la guerra al periódico Reforma. Asimismo, ha dejado claro que, si los periodistas “se pasan de la raya”, “el pueblo” los hará pagar por sus “excesos”. Esto es amedrentar, amenazar a la prensa, justamente lo que menos necesita el país en este terreno. Es claro que AMLO busca una prensa dócil, una prensa como la existente en la época del priismo. Por si todo eso no fuera suficiente, dado que AMLO es un parroquial, un ultranacionalista educado en el anacrónico nacionalismo revolucionario del PRI, un individuo que posee un entendimiento sumamente limitado y superficial de lo que es la soberanía y de cuál es el papel del gobierno en la economía, así como el de los inversionistas nacionales y extranjeros, las empresas nacionales y las extranjeras, etcétera, está tomando decisiones económicas que serán totalmente contraproducentes. Por ejemplo,


con el fin de demostrarle a la clase empresarial “quién manda”, canceló la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Sólo el tiempo dirá qué tan dañina será esta decisión para todo el país, pero, de que lo será no hay ninguna duda. Asimismo, el presidente decidió que México necesita un Tren Maya y, lo peor, una refinería nueva, la cual costará una fortuna y será financiada por el erario (¿de verdad no es más eficiente, barato y práctico importar gasolina? ¿De verdad nadie en el gobierno aprecia el enorme costo de oportunidad que conlleva el construir la refinería?). Obrador decidió igualmente que no son necesarias las zonas económicas exclusivas, que no es importante promocionar al país con relación al turismo ni con relación a la inversión extranjera que México pudiese atraer. Las consecuencias de todo esto serán graves. Pero lo peor de todo no es lo ya comentado. Lo peor es lo que López Obrador está haciendo en el terreno de la seguridad pública. En vez de trabajar con los estados para construir policías locales sólidas, sistemas de impartición y procuración de justicia modernos y funcionales, y desarrollar una cultura de la legalidad, AMLO decidió, en total contraste con lo que prometió durante su campaña, utilizar a las fuerzas armadas (constituidas en una Guardia Nacional) para combatir a la delincuencia. Esto es justamente lo que hicieron Calderón y Peña; lo único que lograron fue muchísima violencia y muy poca seguridad. Eso es justamente lo que va a cosechar López Obrador.

dad y además, a diferencia de Fox, cuenta con factores clave a su favor. Fox no puso en marcha un proceso de institucionalización, de construcción de legalidad, de fortalecimiento del Estado, que llevase a México hacia un mejor destino. López Obrador no sólo no está construyendo institucionalidad ni robusteciendo al Estado sino que está socavando los pocos, pero no insignificantes, avances que el país ha concretado en años recientes. Vicente Fox comenzó su mandato como una esperanza para muchos, como un potencial reformador. López Obrador es igualmente una esperanza para un buen número de mexicanos y, en los hechos, está ya reformando al país. Sin embargo, la transformación que encabeza no llevará a México a buen puerto sino todo lo contrario. Fox fue una oportunidad perdida. Si Amlo sigue como va, no sólo será una oportunidad más que los mexicanos pierden sino que, lamentablemente, el país terminará perdido.

Fox tuvo una oportunidad irrepetible en sus manos. López Obrador está igualmente ante una gran oportuni-

008 Armando Román Zozaya

Datamex No. 43. abril 2019


Otro tipo de corrupción José Ramón López Rubí C.

La corrupción está en su apogeo y el talento es raro; así que la corrupción es el arma de la mediocridad.

en lo que el obradorismo ofrece continuidad –con y sin títulos de por medio...

Honoré de Balzac.

La incompetencia tolerada o alentada en un puesto público es la privatización informal del puesto y, por tanto, corrupción. Cada acto corrupto es de algún modo privatizar lo que es público y no debe ser privado. Corromper(se) no se limita a robar millones del erario con planes de ladrón. La intención delincuencial no es indispensable para ser corrupto.

E

l presidente Peña Nieto y su paralelo periodístico Ángel Verdugo deseaban que la cantidad de corruptos y los tipos de corrupción fueran pocos. No por estar contra sus efectos sociales negativos sino para decirnos “exageraban y lo habíamos dicho”. Era un sueño. Los corruptos no son pocos –no en México- y sus tipos y sus daños tampoco. Un tipo más de corrupto: el incompetente a sueldo del Estado. O el inútil con pago de gobierno. Algo

Datamex No. 43 abril 2019

009 José Ramón López Rubí

Si aceptas un cargo público para el que no tienes ninguna calificación ni aptitud (no títulos “universitarios”, que no


son el sinónimo del mérito y que casi cualquiera tiene, del prófugo de la justicia Mario Marín al plagiario Peña Nieto y el gran corrupto Javier Duarte), sí estás incurriendo en corrupción, se haya escrito lo que sea en la ley: como no hay méritos porque no hay capacidades y como no hay beneficios públicos que así no puedes producir, el uso del cargo es malbaratar dinero y desbaratar otros recursos públicos. Ocuparlo desde la incompetencia -que no es equivocarse alguna vez, sin mala fe- no es sino hacer que el cargo público sólo rinda beneficios privados, los tuyos. Cada vez que algo público sólo da o sirve a esos beneficios lo que se ha creado es corrupción. En este ejemplo, el cargo ha sido controlado por la incompetencia sistemática, ha sido informalmente privatizado, y tú como usufructuario ilegítimo eres otro tipo de corrupto.

Aun cuando no formes parte activa de una red de políticos dedicados a corromper. Tu sueldo, pagado y cobrado a pesar de la nulidad por incompetencia, es equivalente a corrupción. Es, en menor de los casos, el pequeño patrimonialismo. La corrupción por incompetencia no debe castigarse en principio con la cárcel pero sí debe castigarse: con la intolerancia, el señalamiento, la crítica y el despido. Y hay que empezar por reconocer su existencia. Una existencia real, problemática y perniciosa, e independiente de graduaciones supuestamente universitarias. No debemos premiar a “esos espíritus pequeños que -en palabras de Balzacfluctúan entre la ofensiva nulidad y la altiva estupidez”. ¿O no todos éramos meritocráticos donde se debe ser? José Ramón López Rubí Politólogo, consultor y analista. Editor en el Centro de investigación y Docencia Económicas (CIDE). Fundó y dirigió la revista académica “Estudios de Política y Sociedad”.

009 José Ramón López Rubí

Datamex No. 43. abril 2019


Oposición defenestrada. Extravío de rutas Marcos Marín Amezcua

L

a etapa política que inicio el 1 de diciembre de 2018 configura un escenario donde los electores formal y finalmente optaron por entregarle la jefatura de la nación a un partido en oposición al PRI que se consolidó como la fuerza mayoritaria, de signo izquierda, detentando el congreso federal y la presidencia de la República. Eso ha desencadenado dos fenómenos: a) un ataque sistemático a los electores en genérico y en específico a los que votaron por Morena entre el 76 % que rechazó al PRI, llamándoles por menos, tontos, y b) una campaña donde se equipara a López Obrador con un dictador ya sin apellidos ante el fracaso de la estrategia de equipararlo a Chávez y a México con Venezuela o Cuba –aunque por 20 años los opositores a López en general, han sido ajenos a ambos países de los que ahora son expertos, tal parece– mientras se sostiene sin cordura ni mucha inteligencia, que en consecuencia, como son la misma persona, Chávez y López Obrador, el segundo doblegará al Estado y a la población a su capricho. Otra muy peregrina idea opositora es que López Obrador es Trump. Se puede observar la alucinante equiparación a un mismo tiempo con Chávez y con Trump. El riesgo que se dibuja desde el discurso opositor sirve no solo a la campaña de odio hacia el nuevo gobierno, enarbolada desde medios masivos de comunicación que indicen

Datamex No. 43 abril 2019

010 Marcos Marín


en amplios sectores, azuzándolos con propaganda barata, y que ya están privados de prebendas gubernamentales, sino que además desde la incapacidad propia como opositores no consiguen formular opciones reales alternativas a lo que afirman que no toleran de Morena o López Obrador. La oposición en su conjunto no consigue esbozar alternativas. Entre oposición y gobierno federal en medio se abre un peligroso vacío ajeno a cánones democráticos, más por la acción opositora que por el gobierno. En ese vacío se cuela una fúrica y vociferante oposición de inquietante signo violento. 1.- La quimera de ser Venezuela, sin serlo. A los opositores a López Obrador les ha gustado un discursillo que no solo no cuela, sino que es a todas luces disparatado en 2019: somos y seremos Venezuela. Ya el hecho de no saber qué tiempo verbal es el adecuado, nos revela su extravío discursivo, pero avoquémonos a lo importante: no somos Venezuela y hay muchos factores que sencillamente, demeritan la posibilidad de serlo. Para furia de los opositores a López Obrador, desde luego. Aun así, haciendo un merecido esfuerzo, hay un factor que sí puede acercarnos, acercarnos quede claro, a un modelo venezolano: tener solo a la oposición pulverizada frente al partido gobernante. Pulverizada por sus propias acciones e innaciones. Desacreditada por sí misma ante sus desastrosos resultados entregados cuando gobernó, lo que favorecería que los ciudadanos comulguen más con el partido gobernante, Morena, que desde luego utilizará todas las herramientas a su alcance para sostenerse el tiempo que sea posible. Pero de no producirse un relevo entre partidos, será más por responsabilidad de una oposición colapsada, incapacitada para granjearse apoyos y ofrecer un modelo lo suficientemente atractivo, mejor, superado y diferenciado al de López Obrador, que puede erosionarse y colapsarse porque no llene las expectativas como opo-

sición. Y ese estadio no se consigue oponiéndose sin más como lo está haciendo. Se consigue siendo alternativa, pero tendría que ofrecer algo distinto a lo que ya fue gobernando y a López Obrador. Menudo reto. Y la responsabilidad de que llegara a suceder tal colapso opositor o se muestre un sistema de partidos erosionado o incapacitado de ser verdadero contrapeso, será de sí misma. Hoy por hoy la oposición carece de liderazgos y de ello no es culpable nadie más que ella misma, por ejemplo. Ello la coloca hoy en la doble tesitura de obligarse y saberse responsable de proponer o no, un modelo articulado y coherente, beneficioso al pueblo de México, en tanto formulara caminos de acciones que la coloquen en la posibilidad de formar gobiernos futuros. No es de recibo sostener como lo hacen los opositores a López Obrador, que formular modelo alternativo no le corresponde de momento. Desde luego que sí le corresponde, porque se trabaja para el futuro, para ser opción. O suponemos que eso se busca. Demeritando o no a Morena, los opositores tendrían que trabajar para demostrar que pueden ser una mejor propuesta. Para que eso suceda se necesita liderazgo e inteligencia. Hoy la oposición en México carece de ambas cosas. Lo demás llega por añadidura y desde luego, no están construyendo futuro. Hay un extravío absoluto de su parte. 2. La defenestración de la decisión ciudadana. Si algo caracteriza el discurso opositor es la denostación a grado de defenestrar a los ciudadanos dispuestos como estuvieron, a elegir entre las opciones que el espectro político les ofrece, y desde luego habiéndolo hecho como un acto soberano, a elegir por alguna de aquellas opciones, así fuera la contraria a muchos otros intereses que, casualmente, no necesariamente coinciden siempre con los de esas mayorías que se pronunciaron el 1 de julio.

010 Marcos Marín

Datamex No. 43. abril 2019


Así, el ciudadano mexicano ha sido siempre vapuleado, ninguneado en la etapa moderna de nuestra incipiente democracia. Se le acusa según convenga, algunas veces de desinformado, de votar por el miedo o con el miedo, o de ignorar lo que más le conviene hacer y desde luego, que ha sido coptado según por quien decida y según quien lo afirme, desde luego; generalmente se le ataca desde la opción no favorecida con el voto mayoritario. Ya el priista De la Madrid Cordero ha llegado al extremo de haberse pronunciado diciendo que las consultas ciudadanas “salen sobrando”. Es que al PRI la democracia siempre le ha salido sobrando. Esa es la realidad histórica.

3. La oposición incapacitada para formular propuestas sustanciosas.

En ese proceso, los opositores, según quien lo sea y según en que época se trate, acusan al ciudadano de haber equivocado su voto. Lo normal. Sin embargo, en 2018 y a raíz del triunfo de la izquierda que conforma el gobierno nacional actual por primera vez en la historia mexicana, los medidos masivos de comunicación que fueron especialmente puntillosos y opositores al López Obrador candidato, no cejan tanto en defenestrar al ciudadano que negó su voto a los partidos mas afines a sus intereses corporativos, así como que mantiene la oposición al presidente López Obrador. No hay uno solo que se le recuerde opositor al candidato López y que hoy sea favorable en algo al actual presidente de México.

No es cosa menor la tarea que no está realizando la oposición. Y ese es el real dilema de los ciudadanos: que pueden no estar conformes con aquellos grupos y partidos que no lo están con el gobierno López Obrador, pues carecen de verdaderas propuestas alternativas. Los opositores hoy no han asumido las cosas: que el cambio de partido era la respuesta a su inoperancia cuando gobernaron –PRI, PAN– ni tampoco han conseguido asimilar que carecen del poder de formar gobierno en estas circunstancias prevalecientes y eso que no es la primera vez que les sucede el estar imposibilitados para ello convertidos en oposición por voluntad popular. Ya se ha señalado en la entrega anterior que el relevo de 2018 solo se trata de un trasvase de élites y eso significa muchos intereses de por medio, los que no siguen y los que llegarán. Este choque de élites no anticipa nada nuevo. Y eso no puede significar que la solución era la continuidad. La solución es romper con el secuestro de una élite enquistada en los intereses de sí misma y no de México.

Un ciudadano que exige y quiere ser mayor de edad se topa con un sistema de partidos que lo copta y con medios de comunicación afines a los opositores que lo bombardean a mañana, tarde y noche con los peores augurios de lo que sucederá a este país por el simple hecho de que no gobierne un afín, sino que gobierna López Obrador. Una campaña a mansalva solo puede suponer crispación y odio siempre y cuando el gobierno nacional no de mejores resultados. De dar tales resultados positivos, prevalecerá de momento y para lo que dure, la aceptación con la que cuenta.

Datamex No. 43 abril 2019

010 Marcos Marín

En este complejo proceso de crispación es que se crean dos bandos, opositores y medios, contra simpatizantes a López Obrador y el gobierno en sí. Lo importante es que la oposición sabe golpetear, pero no proponer ni mucho menos ser alternativa. Y no es que tenga en puerta formar gobierno, pero sí debería estar construyendo un escenario, informando de una propuesta construida con ideas precisas, objetivos claros e, inclusive, señalando lo que supone o nos asegura no secundar del gobierno de turno.

En este trance no se observan partidos opositores reconstruidos después de la debacle de 2018. No, pues responden a esos intereses de grupo, afectados por el relevo de 2018. Ni se renuevan ni se reconstruyen. Destaca la no renovación de cuadros y de posturas. Ello redunda en la inca-


pacidad de postular una sola idea que jale a la Nación. Una sola que dibuje un escenario mejor a lo que combate o desagrada si ambas cosas fueran sinónimo de López Obrador, que en ese silencio opositor tiene su mayor fuerza.

Ello es importante apuntarlo porque en México parece que sigue habiendo una distancia entre las realidades locales y la nacional, políticamente hablando.

Con ese panorama tampoco se ha conseguido que los partidos opositores se definan como responsables actores opositores. Nada distinto de lo que fue Morena como opositores, solo que la diferencia estriba en su actual poca representatividad en las urnas y aún antes en las calles. Y eso no solo les inquieta a los opositores, sino que no abonan en nada por revertirlo, pese a que en el discurso digan que les importa ser una oposición fuerte y vigorosa que no lo es por sí misma, porque no está por la labor.

Así, centrándonos en un proyecto de país, despertará fundadas dudas cualquier proyecto opositor que hoy desconocemos, pues no está abonando a una oposición más responsable, más construida, más comprometida. Ello supone, además, abrir espacios contrarios a un talante democrático de tolerancia y diálogo. Eso es peligroso en una sociedad polarizada, más con las no soluciones y los entorpecimientos propios que se suman a las incapacidades e inoperancias que ya son manifiestas en el actual gobierno.

¿Qué busca la oposición? No está claro. Lo mismo convocan marchas nacionales que igual reúnen dos ciudadanos; que igual lanzan noticias falsas que cunden antes de ser aclaradas, para generar la crispación contra López Obrador y si todo falla como sucede, lanzan almohadillas (hastags) con frases huecas más que lapidarias, como el #amlorenuncia y otras convocatorias igual de sordas y sórdidas.

Conclusión: No es sencillo plantear un panorama diferente al expuesto, máxime a inicios de sexenio, pero si es reclamante una postura opositora que se defina por ser entorpecedora de las acciones para enfrentar realidades que reclaman decisiones y no apoyan, sin ofrecer alternativas reales. Tales no llegan y no prometen llegar.

Son actitudes que ayudan poco a la democracia y avalan muy poco el proceder de las oposiciones. ¿Soluciones? No se vislumbran. Las elecciones en 5 estados el primer domingo de junio de 2019, no auguran un escenario sencillo para nadie, pero no parece que respondan al panorama que enfrentamos en 2018. Si Morena ganara será más por las estrategias que aplique en cada provincia en juego frente a la realidad local de la que se provenga y con la que se llega a estas elecciones. Si pierden, por las mismas. Pero los electores no parece que estén casando las acciones buenas o malas del gobierno nacional con las realidades locales, pues cada provincia tiene sus antecedentes y su propia lectura, como siempre ha sucedido.

Marcos Marín Amezcua

Licenciado en Derecho. Maestro en Estudios de México y Estados Unidos por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Conferencista y docente universitario. Columnista de El Imparcial de Madrid. Twitter: @marcosmarindice

010 Marcos Marín

Datamex No. 43. abril 2019


Datamex No. 43 abril 2019


Datamex No. 43. abril 2019


DATAMEX 43 Abril 2019  

Ya está disponible el número 43 de la Revista DATAMEX, en ella encontrarás artículos sobre la coyuntura política, social y económica de Méxi...

DATAMEX 43 Abril 2019  

Ya está disponible el número 43 de la Revista DATAMEX, en ella encontrarás artículos sobre la coyuntura política, social y económica de Méxi...

Advertisement