Page 7

Emilio se encontraba enamorado de Gloria desde el día que habían tambien jugado carnaval.

CAPITULO VI EL SEGUNDO VIAJE DE ALFREDO BALDEON Alfredo empezó a enamorar a Leonor, ella sentía una gran atracción hacia Alfredo, todo en él le inspiraba y al paso de unos días Leonor encontró en él el amor. Esta fue una época llena de fiesta, tragos y varias mujeres con las cuales compartieron muchas aventuras. Aquí Alfonso conoce a Rosa Ester y Alfredo salía con Rosa Elena. Manyoma era un famoso maton de la quinta y vivía con Rosa Leña, este sale de la cárcel; entonces Alfonso y el Pirata se van de puñetazos contra él. Manyoma y los suyos huyeron, y por mucho tiempo en la quinta se habló de la gran pelea y las tres Rosas habían premiado a los vencedores. El viaje de Alfredo Baldeón fue hacia tierras extranjeras en este caso a Lima, el padre había aprobado este viaje ya que no iba a ir solo si no acompañado de su tio Miguel, además que había visto a Alfredo demasiado enamorado y le parecía conveniente que se alejara.

CAPITULO VII INTERMEDIO DE AMOR Y DE RECURDOS INFANTILES Violeta se le había robado los ojos a Alfonso por su gran cuerpo; la familia se había pasado a vivir en el piso alto de la casa de Alfonso. Una noche Violeta ofrecio a Alfonso que tocase el piano, toco varias piezas de moda. Violeta y el piano lo habían estremecido hasta lo último de su ser. Había aprendido música con el profesor Albert a quien conoció en el colegio Rocafuerte y cuya hija Pepina con quien trabo gran amistad. Albert en una ocasión escribió uno de los ritmos que Alfonso escuchaba en sí y que solo silbando podía expresarlo.

CAPITULO VIII LOS BARRIOS SILENCIOSOS. En Guayaquil, en todos los barrios se sentía un ambiente pesado, ya que la mayoría de los habitantes se sentían oprimidos por el gobierno, ya que el trabajo era escaso y sobreexplotado y más que nada la paga del jornal era muy baja.

Darwincampos09@gmail.com

Las cruces sobre el agua  
Las cruces sobre el agua  
Advertisement