Page 1

Los rebeldes asesinan a centenares de civiles en Sudán del Sur El ataque se produjo la semana pasada en la ciudad de Bentiu

Los rebeldes sursudaneses asesinaron a cientos de civiles cuando entraron en la ciudad de Bentiu, capital del estado septentrional de Unidad, en Sudán del Sur, los pasados días 15 y 16 de abril, según ha denunciado este lunes la misión de Naciones Unidas en el país, UNMISS. En un comunicado, la UNMISS explicó que entre las víctimas mortales hay sursudaneses y extranjeros y que los insurgentes perpetraron la matanza basándose en criterios étnicos y de nacionalidad. Al menos 200 personas murieron y 400 resultaron heridas solo en la mezquita de Kali-Ballee, donde habían buscado refugio numerosos civiles. Los rebeldes separaron en esta mezquita a los civiles por nacionalidad y etnia, una medida similar a la adoptada en una iglesia católica y en el complejo vacío del Programa Mundial de Alimentos. En estas sedes de Bentiu también acabaron con la vida de un número indeterminado de civiles que se habían refugiado en ellas. Al capturar esta ciudad petrolera, los insurgentes --el Ejército Popular de Liberación de Sudán en la Oposición-- tuvieron como blanco a distintas tribus sursudanesas y ciudadanos procedentes de la región sudanesa de Darfur. El conflicto que estalló en Sudán del Sur en diciembre pasado adquirió pronto un tinte étnico debido a que el presidente, Salva Kir, pertenece a la tribu Dinka, y el ex-vicepresidente y líder rebelde,Riak Machar, a la Nuer. Sin embargo, los rebeldes también atacaron en Bentiu a civiles Nuer, entre ellos mujeres y niños, que se negaron a participar en las celebraciones por la victoria insurgente. La UNMISS ha explicado que ha ayudado a cientos de civiles a huir de Bentiu y que miles fueron escoltados hasta la base del organismo internacional en la zona, donde están refugiadas actualmente 12.000 personas. En su nota, la misión de la ONU denunció también los llamamientos hechos por algunos líderes rebeldes en la radio local para instigar a la violencia y pidió que se investiguen los crímenes cometidos. Las sedes de la UNMISS han sido también blanco de ataques. El pasado jueves, decenas de personas murieron o resultaron heridas al asaltar una turba el campamento de la ONU en la ciudad de Bor, capital del estado de Jonglei, en el que se refugiaban civiles Nuer. El conflicto, en el que han muerto miles de personas, ha puesto al borde de la guerra civil al joven país, independizado de Sudán en el 2011, después de que en diciembre pasado el presidente acusara a Machar de intentar dar un golpe de Estado.


Un grupo islamista secuestra a unas 100 escolares en Nigeria Los atacantes llegaron en camiones y motos a una localidad del interior

Unas 100 escolares han sido secuestradas en la localidad de Chibok, en el estado de Borno, al noreste de Nigeria, por un grupo islamista conocido como Boko Haram. Según fuentes locales, la acción se produjo el pasado lunes por la tarde, y desmiente las primeras informaciones según las que el número de secuestradas podría ser de 200. El grupo islamista Boko Haram opera en el país desde el año 2009 y ha causado millares de muertos. Según un testigo presencial, los atacantes llegaron en camiones y motos y se dirigieron directamente a la escuela para perpetrar el secuestro. Fuerzas gubernamentales salieron en persecución de los islamistas, pero solo consiguieron localizar un camión abandonado. Este secuestro masivo de menores de edad se produjo horas después del atentado con bomba que este lunes mató al menos a 71 personas en una de las principales estaciones de autobuses de Abuya, la capital del país. Las explosiones, que también hirieron a 124 personas y desataron el pánico entre los numerosos viajeros que abarrotaban el lugar, fueron vinculadas a Boko Haram por el presidente de Nigeria,Goodluck Jonathan, si bien los integristas no se han atribuido aún el acto terrorista. Este mismo grupo causó el pasado domingo al menos 98 muertos en ataques a tres localidades también del estado de Borno.


Guinea Conakry confirma 61 muertes por ébola Entre enero y abril, el país ha registrado 109 casos de contagio, según datos del Gobierno tras las pruebas de laboratorio

El Gobierno de Guinea Conakry ha confirmado este sábado, tras realizar las pruebas de laboratorio correspondientes, que 61 personas han muerto hasta el momento como consecuencia delbrote del virus del Ébola en el país, donde se han registrado 109 casos de contagio. "Se estableció una nueva confirmación basada en los casos probados en el laboratorio", ha explicado el portavoz del Ejecutivo guineano, Damantang Albert Camara, en un comunicado difundido por la agencia Guinée News. El Comité Nacional de Crisis Sanitaria, formado por un equipo de científicos nacionales e internacionales, ha revisado todos los casos sospechosos del virus del Ébola en Guinea y ha determinado que desde enero a abril de este año ha habido 109 casos de contagio y 61 fallecimientos. El comunicado detalla que 15 de las muertes se han producido en Conakry, 34 en Guéckédou, 10 en Macenta, uno en Dabola y otro en Kissidougou. Desafío sin precedentes La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de que el actual brote de Ébola registrado en África Occidental es eldesafío más grande al que se ha enfrentado en toda su historia delucha


sanitaria sin fronteras. Según cifras proporcionadas por la OMS, hasta el pasado día 8 de abril se habían detectado 157 casos en Guinea Conakry --donde surgió el brote el pasado 22 de marzo-- y de ellos 101 enfermos han muerto y 67 pudieron ser confirmados por pruebas de laboratorio. En la vecina Liberia se han registrado 21 casos, entre ellos 10 muertes, y de éstas cinco fueron confirmadas en laboratorio, de acuerdo con la OMS, si bien las autoridades liberianas hablan de once fallecimientos. En Sierra Leona, dos pacientes de los que se sospechaba dieron negativo en las pruebas médicas. Los expertos ya han advertido de que el virus podría llegar a Europa. El virus del Ébola, que surgió por primera vez en 1976 en Zaire (actual República Democrática del Congo) y Sudán, se transmite por contacto directo con la sangre y los fluidos y tejidos corporales de las personas o animales infectados. No existe vacuna ni tratamientos efectivos.

Subdesarollo  

Trabajo

Advertisement