Page 1

Mapa crítico de Letras Para quien no lo haya observado todavía, queremos dejar sentado que la carrera de Letras tiene un Plan de Estudios totalmente libre para que los y las estudiantes que la quieran transitar puedan elegir libremente cuál es el camino que van a elegir, qué materias le conviene cursar, con qué objetivos, etc. Toda la responsabilidad, si en nuestra carrera no nos va bien, es nuestra. El problema es que al ser estudiantes recién llegado/as es difícil que tengamos las herramientas y la información necesarias para decidir concientemente y en la perspectiva de nuestros objetivos como estudiantes graduado/as, cómo vamos a recorrer nuestra formación. Por eso mismo escribimos hoy un esbozo de mapa crítico de la carrera para que puedas leerlo y dar los primeros pasos con un poco más de información. Recomendamos también la lectura del cuadernillo del Taller de planes de estudios de Letras, en el cual nos basamos al escribir este material.

Entendemos que un Plan de Estudios no es meramente una currícula que indica el orden y la cantidad de materias que debe cursar un estudiante para obtener un título, sino que también es el resultado de un proceso histórico y político. Así, el plan de estudios debe ser visto como un producto, como el aspecto más visible de un trasfondo de luchas, negociaciones e intereses encontrados.

(Fragmento del editorial del cuadernillo perteneciente al Taller de planes de estudios de Letras)

Uno de los elementos principales a tener en cuenta en el análisis de nuestro Plan de Estudios, entendido desde esta definición, es la libertad de cátedra. Lejos de permitir distintas perspectivas sobre una materia se ha convertido en un reaseguro de la arbitrariedad de los profesores titulares. La libertad de cátedra es más bien un título de propiedad de UN profesor sobre una materia de la carrera permitiéndole disponer sobre los contenidos que se incluirán y sobre la manera de dictarlos. Entonces, en lugar de garantizar multiplicidad de visiones propias de una universidad pública la libertad de cátedra se ha convertido en la máscarada de las decisiones individuales y por tanto privadas sobre los programas. Particularmente si tenemos en cuenta la falta de cátedras paralelas en la carrera y cómo se discute la apertura de las mismas, priorizando y profundizando la lógica recién descrita. Dicho esto, algunas consideraciones sobre el plan en sí mismo. Las únicas correlatividades que existen en la carrera son las de Teoría y Análisis Literario, Gramática y Lingüística con respecto al resto de las materias. A saber: sin haber cursado la primera, no se puede aprobar ninguna literatura. A su vez, aprobar gramática es imprescindible para rendir Lingüística y la cursada de esta última para la de cualquier materia de dicha orientación. Luego de este tramo, el o la estudiante elige solo/a y a ojos cerrados cómo seguir, ya que estas materias mal denominadas frecuentemente como introductorias no se caracterizan por brindar las herramientas básicas o los contenidos mínimos necesarios para el resto de la carrera. Por el contrario, son materias con una carga horaria y bibliográfica muy pesada. Teoría y Análisis


Literario de la cátedra de Panesi, por ejemplo, fue descripta por el propio profesor como una materia que entenderíamos recién hacia el final de nuestros estudios. Siendo las primeras materias de la carrera, el hecho de no brindar las herramientas necesarias para elegir a conciencia el recorrido más conveniente a cursar, o la falta de una estructuración básica de la carrera, provocan consecuencias como la gran disparidad en la formación de los y las estudiantes de un mismo curso, la imposibilidad de conformar lazos entre lo/as estudiantes, la discontinuidad entre materias, etc. Entendemos que la solución no pasa tanto por la incorporación de correlatividades, porque de este modo lo que obtendríamos sería la rigidización de nuestro plan. Sino que tenemos que crear herramientas colectivas de reflexión sobre nuestro plan. Por otro lado, tenemos el problema de la “salida laboral” que tiene nuestra carrera. Según nuestro Plan de Estudios, nuestra formación nos habilita para ejercer la docencia, a investigar y a trabajar como redactores o correctores literarios. Sin embargo, no existen materias específicas en las que se nos provea de las metodologías y herramientas necesarias para desempeñarnos en estas tareas. Así es que lo/as estudiantes aprendemos esto como por ósmosis. La formación que tenemos en este sentido es la que viene de nuestra observación a lo/as docentes y la lectura de materiales de los que deberíamos aprender cómo se escribe una crítica o una investigación. Y esto no hace otra cosa que fomentar la reproducción acrítica de los contenidos y las prácticas. Más aún, es sabido por todo/as que la licenciatura, así como está armada, muchas veces no es más que un colchón sobre el que se puede empezar a trabajar en serio a partir de un posgrado (que por supuesto es pago). Con lo cual creemos que el Plan de Estudios así como está es nefasto y tenemos que cambiarlo. A continuación hacemos un breve punteo de algunas de las materias que podés cursar durante los dos primeros cuatrimestres, para que puedas poner un poco más los pies sobre el suelo de la facultad, y empieces a dar los primeros pasos en tu carrera.

Teoría y Análisis Literario *Cátedra Panesi Esta cátedra goza de un gran prestigio que deviene de los largos divagues intelectuales de Panesi, y los chistes sólo entendibles para el selecto y refinado público de la UBA, (aunque sólo los dos que se sentaron adelante hayan cazado algo de todo lo que dijo). Tiene la ventaja de tener un final bastante más ameno que la cursada, lamentablemente en contraposición con el resto de la carrera. Se dicta el primer cuatrimestre *Cátedra Rodríguez Pérsico Una alternativa a esta última es la cátedra A y B de Teoría y Análisis Literario (Rodríguez Pérsico). El programa de la materia abarca un panorama más amplio, y las clases están más orientadas a que el/la estudiante comprenda los contenidos. Al mismo tiempo, las comisiones intentan hacer un trabajo más práctico con los estudiantes, por ejemplo, con el análisis de poesía. Otro punto interesante es que en el programa se incluye la temática de género. Se dicta el segundo cuatrimestre.


Gramática *Cátedra Kuegel, ex Ciapuscio: Se limita a explicar el análisis estructural de la lengua, en un programa que recorre progresivamente los temas fonología y fonética, morfología, sintáxis y semántica. Sus clases prácticamente no salen del análisis estructural, dejando de lado los demás enfoques en el estudio de la gramática. Los parciales son presenciales, y el final se divide en una parte escrita y otra oral (o sólo oral si aprobaste la parte de análisis durante la cursada). Un punto negativo a remarcar es que en el final toman los temas que tenés flojos en los parciales, a partir de guardar una especie de registro en el que anotan los puntos débiles de cada estudiante de la cátedra. *Cátedra B (Giammatteo): La cátedra también pasa por el análisis estructural (sintáctico, morfológico, fonológico), pero les da mayor lugar a otras teorías, como la gramática funcional que postula un enfoque social del lenguaje. *Cátedra Borzi Es algo reciente, su ventaja es que tiene efectivamente otra forma de abordar el análisis gramátical y las nociones lingüísticas, se plantea desde una perspectiva cognitivista.

Lingüística *Cátedra Menendez: El programa empieza con Saussure y recorre las teorías lingüísticas, pasando por la gramática generativa de Chomsky, hasta la gramática funcional, que trabaja el lenguaje en su contexto social. La forma de evaluación consta de dos parciales presenciales y un final oral. Es la cátedra “histórica”, aunque ahora es la “B” porque luego de años, Ciapuscio ganó el concurso *Cátedra Ciapuscio: Tiene el mismo enfoque estructural(ista)/generativista que la gramática de la que solía ser titular. Esto tiene como consecuencia que se vean menos desarrolladas las principales corrientes teóricas.

Literatura Argentina I *Cátedra Iglesia: El programa se desarrolla a partir de la idea de frontera y sus configuraciones y representaciones dentro de la literatura del siglo XIX. El componente bibliográfico es bastante pesado, con varios autores para leer y mucho material crítico; lxs docentes tienen una gran recorrido académico. Es realmente una cátedra muy interesante, aunque los autores que propone no sean a simple vista demasiado atractivos, y representen la literatura oficial de la época.


La evaluación consiste en dos parciales y un final oral.

Literatura Italiana *Cátedra Badin: Su programa hace un pobre recorrido por la lírica italiana de la Edad Media. Sólo se profundiza un poco a la hora de ver a Dante, pero hasta cierto punto, ya que la profesora no quiere tocar los problemas que se plantean en el material crítico, alegando que los estudiantes deben hacer su propio análisis. Esto parecería ser una flor de educación liberadora dentro de la Universidad. Sin embargo, además de sus interpelaciones violentas al estilo secundario, Badin ya ha dejado en claro que “los estudiantes no saben nada” (textual) y que debemos escucharla a ella, aún cuando la cátedra tampoco proponga un eje de análisis más que repetir cuáles son las características de la lírica provenzal en Dante. Por último, recomendamos cursar sólo dos de las materias fundamentales en el primer cuatrimestre de la carrera por la gran carga horaria y bibliográfica y por el esfuerzo que suponen, aunque esto es sólo una recomendación. Esperamos que este material sirva como un insumo más en el tránsito de la carrera para poder conocer tu propia formación y transformarla críticamente. Te invitamos a construir con nosotros/as este mapa crítico. Escríbinos con tu reseña de las materias a cxa.filo@gmail.com

Mapa crítico de Letras - El Cielo por Asalto  

reflexiones sobre el plan de estudios de Letras de la UBA.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you