Issuu on Google+

C.T. S MAGAZINE

INTEGRANTES : DANIEL VALOR CI. 2319378 IRENE HERNADES CI 20.739.538 MANUEL CARABALLO CI.21.513.639


El conocimiento científico El conocimiento científico es una encuesta crítica a la realidad refiriéndose en el estudio del método científico que, fundamentalmente, trata de percibir y explicar desde lo esencial hasta lo más complejo, el porqué de las cosas y su devenir. Para la Real Academia Española, conocer es tener noción, por el ejercicio de las facultades, de la naturaleza, cualidades y relaciones de las cosas. Conocimiento es la acción y efecto de conocer; el sentido de cada una de las aptitudes que tiene el individuo de percibir, por medio de sus sentidos corporales, las impresiones de los objetos externos, conocimiento es todo aquello capaz de ser adquirido por una persona en el subconsciente. ELCONOCIMIENTO VULGAR Platón fue el primer pensador que distinguió claramente entre conocimiento vulgar (doxa) y conocimiento científico (epísteme). El primero está engendrado en la opinión. Todos los hombres lo poseen en mayor o menor grado y surge de su propia experiencia. Es superficial, subjetivo, acrítico, sensitivo y no sistemático. Es superficial en cuanto se conforma con lo aparente, con la primera impresión, se expresa en frases tales como: “porque lo oí”, “porque me lo dijeron”, porque todo el mundo está de acuerdo en decirlo”. Es subjetivo, puesto que hace referencia a que el mismo sujeto se conforma con la certeza que le da su propia conciencia, sin preocuparse si su conocimiento está adecuado al objeto.


LACIENCIA COMO GENERADOR DE CONOCIMIENTOS Ciencia y Tecnología (SICyT) trabaja en el impulso del desarrollo de tecnología que permita el aprovechamiento del bagazo de ingenios en bioetanol, y da continuidad al proyecto de producción y aprovechamiento con tecnología de la planta Jatropha curcas. La titular de la dependencia, Brenda Valderrama Blanco, indicó que este proyecto forma parte de la labor que se lleva a cabo en la concatenación de la investigación y el desarrollo tecnológico, con el desarrollo sustentable, como ha ocurrido –por ejemplo– en el caso de la planta Jatropha curcas, de la que se puede obtener biocombustible, incluso la bioturbosina. "Diseñamos un esquema en el que identificamos varios aspectos estratégicos para el gobierno del estado y uno de ellos es el campo, asociado con la sustentabilidad y el desarrollo de biocombustibles", explicó al comentar que en coordinación con la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, conjuntaron a los investigadores que tienen trabajos relacionados con esta planta y se encontró una gran riqueza de conocimiento en diversas instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Centro de Desarrollo de Productos Bióticos del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el Instituto de Investigaciones Eléctricas (IIE), entre otras. Con ello se logró realizar un compendio de información y proponer de forma robusta e interesante, el que se pudiera sembrar este árbol y aprovechar el aceite del fruto que se procesa para obtener biodiesel y bioturbosina en el estado.

La secretaría se avocó a encontrar clientes, de ahí que se firmó el acuerdo con Aeropuertos y Servicios Auxiliares, que se comprometió a que en dos años consumirá lo que se produzca en Morelos. Su requerimiento en este sentido es de 750 mil litros diarios, lo que representa el cinco por ciento y parte de esa cantidad podrá ser aportada por Morelos. En este caso, Valderrama Blanco indicó que ya hay una lista de personas interesadas en sembrar Jatrophano sólo en Morelos, sino en toda la cuenca del Balsas. También comentó que con estos datos se espera que en dos años se cuente con la superficie suficiente para plantar como meta un millón de plantas y que en dos años se tenga el nivel de crecimiento requerido.


Recordó que hay condiciones, como el que su siembra no sustituya cultivos de alimentos, aunque pueden cercar su predio con esta planta. Además, se plantea el compromiso de que en esos campos de Jatropha curcas se les dará asesoría para lograr un crecimiento adecuado o incluso óptimo con el apoyo de expertos, con lo cual, destacó, se vincula de nueva cuenta a la ciencia y tecnología con los productores. Este año se enfocarán los esfuerzos a este proyecto en cuanto a biocombustible, pero la secretaría reveló que ya se trabaja en otro proyecto más. Se trata de la explotación de bioetanol a partir no sólo de caña de azúcar, sino de residuos agroindustriales como el bagazo. El bagazo de caña de azúcar es fácil de procesar y de forma similar se convocará a los investigadores que tienen trabajo avanzado en este rubro de desarrollo tecnológico, para generar un compendio de información y desarrollar un plan o ruta que permita obtener el bioetanol, cuyo principal uso es como oxigenante de gasolinas. Se puede utilizar hasta el cinco o 10 por ciento sin problemas para el motor y en ese sentido, puede ser fácil su introducción en el mercado.


la tecnología como impulsor del desarrollo social

Los éxitos de la ciencia, en su alianza con la tecnología son indudables. Nos han proporcionado una gran capacidad para explicar, controlar y transformar el mundo. La importancia de la ciencia y la tecnología aumenta en la medida en la que el mundo se adentra en lo que se ha dado en llamar "la sociedad del conocimiento", es decir, sociedades en las cuales la importancia del conocimiento crece constantemente por su incorporación a los procesos productivos y de servicios, por su relevancia en el ejercicio de la participación popular en los procesos de gobierno y también para la buena conducción de la vida personal y familiar. La enorme capacidad cognoscitiva de la humanidad debe ejercer una influencia cada vez mayor en la vida de las sociedades y las personas. Por eso es que la reflexión sobre la ciencia es un tema al cual el pensamiento moderno, sobre todo el de la segunda mitad de este siglo, ha dedicado especial atención. Este ensayo se dirige a personas que estudian las ciencias (naturales, sociales, técnicas u otras) o se interesan por ellas para presentarles una cierta imagen de la ciencia tal y como ella emerge del debate contemporáneo. Enseñar y aprender la ciencia requiere una cierta "vigilancia epistemológica" que impida que nuestros actos epistémicos sean conducidos por enfoques que simplifiquen y tergiversen la naturaleza real de la praxis científica. La tesis que anima mi exposición es ésta: no sólo necesitamos saber de ciencia sino sobre la ciencia. Según creo, la relevancia de este planteamiento es extensiva a las personas que se dedican principalmente a la actividad tecnológica. La ciencia y la moderna tecnología son inseparables; en consecuencia han llegado a ser actividades casi indistinguibles. Es difícil saber a que se dedican las personas que trabajan en un laboratorio de investigación-desarrollo de una gran industria: ¿hacen ciencia o hacen tecnología? Quizás simplemente hagan "tecnociencia", actividad donde los viejos límites son desdibujados. En todo caso cualquier discusión sobre la ciencia es relevante para la tecnología y viceversa. A fin de cuentas se trata del conocimiento y su


Desarrollo tecnológico y científico venezolano Ciencia O Tecnología Uno de los problemas centrales, frecuentemente soslayado en el debate, es el obvio desideratum que deben enfrentar los países que han llegado tarde al siglo XX. Por dos o tres décadas nos inscribimos, como otras naciones latinoamericanas, en un modelo "lineal" que postulaba que para lograr el desarrollo de capacidades tecnológicas era menester alcanzar primero un cierto grado de dominio sobre la ciencia. Una "masa crítica" de investigadores básicos sería el motor fundamental que nos llevaría a la generación de tecnologías propias que a su vez impulsarían un desarrollo económico autónomo y sostenido. La importancia del papel que deben desempeñar la ciencia y la tecnología es cada vez mayor. La evolución de las sociedades modernas requiere, de manera fundamental, la incorporación de los resultados obtenidos por la investigación científico-tecnológica. Es posible observar, en este sentido, como dentro del pensamiento económico contemporáneo hay una señalada tendencia que asimila el crecimiento a un proceso de constante transformación de las tecnologías disponibles y usadas en la actividad productiva. Igualmente, la importancia que las teorías tradicionales concedían a la acumulación del capital ha ido cediendo su lugar, poco a poco, al énfasis puesto en el cambio tecnológico. Diversos estudios llevados a efecto en distintos países industrializados permiten concluir que la influencia causal de la acumulación de capital y del aumento de la fuerza de trabajo en el crecimiento económico de esas naciones, no ha sido tan determinante como la influencia de las transformaciones experimentales a nivel de la productividad debido a la continua incorporación de innovaciones tecnológicas.

La sociedad venezolana se desenvuelve ligada en determinado grado a la evolución de la ciencia y la tecnología, esto es, requiere de la incorporación de los resultados obtenidos por la investigación científicotecnológica a fin de poder marchar dentro del tipo de desarrollo que tiene trazado. Nuestro problema de estudio es determinar cuál es el papel que juegan la ciencia y la tecnología nacionales en relación con otras actividades socio-económicas y a la sociedad global. Para llegar a ciertas conclusiones se parte de la idea de que la ciencia y la tecnología nacionales tienen una posición, una función y una significación, derivadas de la situación global del país. Es decir, se piensa que el tipo de relaciones que se establecen entre la actividad científica y otras actividades sociales impiden o limitan el desarrollo de la ciencia y su incorporación en la sociedad.


Investigaciones anteriores sobre el tema Un primer intento de descripción de la problemática científica y tecnológica nacional es el informe que la Comisión Preparatoria del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas realizara en 1963, y que tenía como finalidad: "Obtener una visión objetiva de la situación de la investigación científica y tecnológica en el país, tanto en cuanto se refiere a los organismos que la llevan a cabo, sus propósitos, su orientación, sus recursos y sus realizaciones, como en lo relativo al personal que a ella dedica su tiempo, su calificación profesional, dedicación, remuneración y campo concreto de estudio". En realidad, dicha encuesta tenía un propósito fundamentalmente censal, transgredido en parte, por un cierto tratamiento analítico de la información recogida. Fue de gran utilidad para la Comisión Preparatoria del CONICIT por cuanto suministró una información veraz que sirvió de base a sus apreciaciones y a algunos planes y estrategias de trabajo. Por primera vez se tenía un conocimiento más o menos preciso sobre la situación de la investigación en Venezuela. Es a comienzos de 1967 cuando cobra vigor el proyecto de una investigación sociológica de la ciencia. Bajo contrato del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), la Sociólogo Olga L. de Gasparini inició un estudio sobre la investigación científica y las condiciones de su desarrollo en el país.

Con ese propósito, estudió las características de las organizaciones y procesos relativos a la institucionalización de la investigación científica en Venezuela, la condición de los investigadores y la imagen que de la ciencia y de los científicos tienen algunos grupos influyentes del país. Sus conclusiones revelan que la estructura de la sociedad venezolana, ha decidido que incide tanto en la investigación científica y tecnológica que se hace, como en la que no se realiza; en sus posibilidades y limitaciones; en la aplicación o no de sus resultados, etc... Esta afirmación general se comprende mejor al referirse a ciertos procesos concretos que afectan el desarrollo de la investigación científica y tecnológica del país. El diagnóstico preliminar de la Investigación Científica y Tecnológica, elaborado por el Departamento de Sociología y Estadísticas, constituye el antecedente más inmediato que ha contribuido a la formulación de la problemática y de la hipótesis de esta investigación.


El primer plan nacional de ciencia y tecnología Un factor importante a considerar dentro de la concepción de una política científico-tecnológica, es el de los grupos de personas o instituciones que intervienen en la misma, por cuanto de la presión o poder de decisión de estos grupos depende, en muchos casos, la orientación que tenga esa política en un momento dado.

Venezuela y sus realidades económicas

La economía venezolana tiene frente un "paradigma" diferente a aquel del cual derivó los objetivos y reglas de comportamiento a lo largo de los últimos treinta años. Obviamente, la industria nacional debe acoplarse al cambio de fines y reglas. La industria sobreprotegida por la ayuda pública, la de mercado cerrado, la ineficiente, debe darle paso a la industria que se vale por sí misma, que puede producir para un mercado abierto, que puede exportar. Esto es lo que en los círculos oficiales se llama reconversión, suerte de "perestroica", que apunta hacia la transformación, desde sus bases, de la estructura industrial venezolana y que envuelve, desde luego, cambios esenciales en la concepción y conducción tanto del gobierno, como de la empresa. La competitividad es la desideratum tanto de la nueva industria nacional como de la Administración Pública. Pero estamos hablando de la verdadera competitividad, no la que se esconde tras falsas ventajas, mano de obra barata y moneda blanca, sino de aquella soportada por la creación de ventajas competitivas fundamentadas en la capacidad innovadora. Hasta ahora, la preocupación del país por el desarrollo de su capacidad de innovación ha estado, por decir lo menos, en un segundo plano. Si es cierto que esto debe cambiar, vale la pena hacer algunas consideraciones teóricas que nos permiten establecer que significa disponer de capacidad para innovar y cual es el papel de la empresa y cual el del sector público en el desarrollo de tal capacidad.


ADQUISICIÓN DE TECNOLOGÍA POR PARTE DEL GOBIERNO Aprueban adquisición de satélite chino para Venezuela Caracas, 26 oct (PL) La Asamblea Nacional de Venezuela aprobó un contrato comercial para la adquisición de un Sistema Satelital chino que abre la posibilidad del lanzamiento del Venesat 1, primer satélite del país, en un período de tres años. La decisión, publicada hoy por la Gaceta Oficial, se refiere a un convenio comercial firmado entre el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Venezuela y la sociedad mercantil China Great Wall Industry Corporation. El Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció con anterioridad que el país se dispone a poder en órbita el satélite de fabricación china en 2008, para garantizar la soberanía de sus comunicaciones y apoyar programas sociales y económicos. El acuerdo forma parte de una creciente cooperación con China que permitirá también a partir del próximo enero iniciar la producción de computadoras en el país, inicialmente 80 mil durante el primer año y 100 mil el segundo. A partir del tercer año se espera llevar la producción a unas 150 mil. Con ese fin fue creada Venezolana de Industria Tecnológica (VIP) una asociación con la firma china Lang Chao International Limited. China también está participando en la prospección y explotación de petróleo venezolano, entre otros proyectos de cooperación económica.


ADQUISICIÓN DE TECNOLOGÍA POR PARTE DEL GOBIERNO Para el año 2005 se estima que en el mundo exista cerca de 2.400 millones de abonados a sistemas de comunicación celular. Esto significa que hoy existen menos de 10% de los usuarios que demandarán este tipo de servicios en el mediano plazo. A par de esta tendencia, la convergencia de tecnologías de la información y las comunicaciones han dado paso a un gran números de nuevas aplicaciones que distan de las sencillas modalidades de telefonía inalámbrica que brindaran los dispositivos analógicos basados en estándares AMPS. En una segunda generación digital, hoy los teléfonos celulares constituyen pequeñas unidades de información capaces de reconocer comandos de datos en aplicaciones de agenda, directorio telefónico, calculadora, entre otras. En un intento por visualizar el futuro, en 1985, la Unión Internacional de Telecomunicaciones planteó la necesidad de un estándar común para hacer posible que cualquier lugar del mundo obtuviera la posibilidad de comunicarse de manera móvil y con un mismo número: el sistema IMT-2000 (Telecomunicaciones Móviles Internacionales) es un grupo de especificaciones realizadas por la ITU con miras a unificar los estándares de comunicaciones móviles de 3ra generación. Contiene los requerimientos mínimos para su evaluación. Este fue el cimiento de lo que se puede denominar como 3G. Sin embargo, lo que UIT quizás no previó es que razones de mercado, regulación y tecnología, harían un poco compleja la definición de este parámetro común por las comunicaciones inalámbricas globales. Es más, para mediados de los ochenta nadie podría prever que esta necesidad mundial de conexión se vería aderezada por la amplia difusión de Internet y la transferencia de datos por medio del protocolo IP, que hace posible la transmisión en línea de voz, vídeo y audio. Los mercados quieren explorar aún más estas capacidades y hacerlas llegar a dispositivos móviles como a un teléfono celular.


Tecnologia ciencia y sociedad