Issuu on Google+

El congresista más votado por los electores. Todo un “recordman”. Hasta se dio el lujo de arrochar la presidencia del futuro congreso: “Para que la población no diga ahora van a querer tener control del Poder Legislativo prefiero dar un paso al costado”, dijo. Por: D. Rischmoller

L

as cosas que suceden en un país de locos como el nuestro al momento de elegir a nuestros representantes. Donde la meritocracia es un franco saludo a la bandera y la representatividad de la figura pesa más que cualquier pensamiento político. El hombre sobre la propuesta y la idea que el hombre produce en las personas frente a la productividad palpable. Para los que no entendieron ni jota de lo mencionado arriba, tratemos con un ejemplo. Y en este caso, el caso más representativo de esta - tal vez nociva tendencia a la hora de elegir a nuestros líderes la representa el benjamín de la estirpe Fujimori: Kenji Gerardo, que, aparentemente, sin mayor experiencia política alcanzó una cifra record de electores. Empecemos entonces por la pregun-

ta de rigor: ¿qué demonios ha hecho Kenji para merecer la más alta votación en el marco del futuro congreso de la República? Es decir, y en buen peruano, ¿a quién le ha ganado? Experiencia política Primero: 17 de abril del 2011. “Soy agrónomo de profesión y tengo la experiencia de haber visitado todos los rincones del país con mi padre. He conocido la problemática de la población no solo de Lima, sino a nivel nacional”. Kenji sonreía mientras se codeaba con la gente del asentamiento humano “Defensores de la Familia” en San Juan de Miraflores. Había llevado una cocina industrial como obsequio. Una suerte de flashback de lo que su padre acostumbraba hacer durante su oncenio en el poder: regalar cosas. Aquel día soleado, marcaba el inicio de la carrera proselitista de Kenji Gerardo y dichas declaraciones fueron las pri-

meras que brindó. Una suerte de necesidad por legitimar su posición frente a la opinión pública. Según Kenji, el “ya había respirado mas (sic) polvo de los cerros y asentamientos humanos que cualquier político tradicional”, es decir, que durante todos estos años de aparente silencio político, su trabajo con los más pobres habría sido incansable. El buen Kenji Gerardo en más de una ocasión ha señalado la necesidad de “escuchar a la gente” (dícese consejo de papá), acercarse a los que menos tienen, todo desde las sombras.

“ya había respirado mas polvo de los cerros y asentamientos humanos que cualquier político tradicional”, Sin embargo, dichas aseveraciones, al tener un carácter “off the record” se


prestan fácilmente a la especulación. Porque, es decir ¿Nos dirá la verdad Kenji Gerardo? (la cual es una pregunta más que válida). Hagamos entonces una pequeña verificación. “Googleemos” lo siguiente: “Kenji visitó asentamiento humano” y a continuación ordenemos la información cronológicamente en la barra lateral de la página web. Delimitemos la búsqueda desde el año 2007 a la actualidad y revisemos los resultados…nada. Lamentablemente la ambigüedad de la premisa no nos permite lanzar una acusación formal al respecto, por lo que entonces debemos darle el beneficio de la duda.

¿Quién se traga el cuento de que con el nada despreciable sueldo de Presidente del Perú, es posible pagarle los estudios, ¡a tus cuatro hijos! en los Estados Unidos? Segundo: Según su página personal, Fujimori fue parte del Operativo Chavín de Huantar en la que “tuvo alguna participación activa”... ¡a los 16 años! Es decir, ¿de que manera un joven de tan corta edad – sin desmerecer las capacidades de los adolescentes – pudo tener alguna gravitación relevante en una de las operaciones de asalto más exitosa de todos los tiempo? En especial si consideramos el hecho de que en aquel entonces, Kenji aparentemente tendría otro tipo de intereses. Nos referimos a aquel perturbador vídeo protagonizado por Kenji Gerardo. En dicha cinta, era posible apreciar al en aquel entonces hijo del presidente, feliz de la vida jugando con un helicóptero de las Fuerzas Armadas del Perú y blandiendo un fusil solo para jugar a gusto a la guerrita con sus amigos (y de paso hacerle un par de masajes indecorosos a su can) Sigamos una secuencia lógica, eso sí, abierta a la libre interpretación y a la gran posibilidad de que este su servidor esté en un error. ¿Usted considera que un jovenzuelo que aparentemente aprovecha su posición de hijo del presidente, para tomar prestado un helicóptero de las Fuerza Aérea, simplemente para pasar el rato con los amigos, estuviese parcialmente comprometido con la crisis de los rehenes y hasta aquella labor social de la que tanto habla en sus acercamientos

con la prensa? Sin embargo, y como quedó claramente señalado, una vez más, la aseveración guarda cierta ambigüedad, por ello es preferible brindarle (así es, una vez más) el beneficio de la duda. Tercero: Básicamente, su hasta ahora única labor oficial conocida (muy a parte de su labor como hijo de su padre, se entiende) dentro del partido Fuerza 2011 habría sido el de Secretario de Juventudes, encargado de recorrer el Perú con la finalidad de recolectar un millón de firmas para la inscripción del aquel entonces nuevo partido fujimorista. Según su página web, dichos objetivos fueron “logrados con creces”. No es necesario ser un genio para asu-

mir que para realizar una labor de ese tipo, lo que una persona más necesita es tiempo (y recordemos que la recolección de firmas estuvo en sus manos). Curiosamente la información que presenta el JNE al respecto llama la atención, en especial por la carga laboral de Kenji Gerardo. Según esta información de carácter oficial, aparte de prestar servicios particulares de asesorías no especificadas, Fujimori no es otra cosa que el gerente general de la empresa MAK FORCE SAC, y director de las empresas LOGISTICA INTEGRAL MARITIMA ANDINA S.A. y LIMANDINA S.A. Aparte, es ejecutivo de ventas de la empresa de SERVICIOS DE SEGURIDAD INTEGRAL SAC. Cuarto: La universidad de Kenji Gerardo. Para nadie es un secreto que el futuro congresista curso sus estudios profesionales en los Estados Unidos, en la Universidad de Kansas, para ser más exactos. Su hoja de vida señala que alcanzó el grado de bachiller en agronomía (igual que su padre, cosa curiosa) el año 2004. Ahora, sin pretender ahondar mucho en el asunto. ¿Quién se traga el cuento de que con el nada despreciable sueldo de Presidente del Perú, es posible pagarle los estudios, ¡a tus cuatro hijos! en los Estados Unidos? Porque a las mensualidades le tienes que sumar los gastos de vida. Según todos los Fujimori, fue gracias a la venta de unos terrenos por los que obtuvieron cerca de 1 millón de dólares. ¿Qué tan cierto es? Cada cual puede sacar sus propias conclusiones.

Yo amo a mi perro La secuencia indecorosa del adolescente Kenji que al parecer muchos han olvidado. Mejor echémosle la culpa a la edad y digamos que fue una chiquillada.

Kenji lo sabía. Al final resultó siendo lo que todos esperábamos. “Lo tomo como la reivindicación del gobierno de mi padre, como la reivindicación de las obras y de los logros de Alberto Fujimori”, al enterarse de su virtual elección al Congreso de la República. Después no vengan a decir que el padre es el padre y el hijo es el hijo. ¿Qué nos garantiza que no se vuelvan a cometer los mismos delitos del fujimorismo si no existe un marcado distanciamiento para con la fuente del mal? Al final, no podemos pedirle más a Kenji Gerardo. A fin de cuentas, Alberto es su padre.


kenji