Page 217

E. Allan Poe

palabra. Lo compadecí desde lo más profundo de mi corazón. –Amigo mío, se está usted alarmando sin necesidad –dijo cordialmente Dupin–. Le aseguro que no tenemos intención de causarle el menor daño. Lejos de nosotros querer perjudicarlo: le doy mi palabra de caballero y de francés. Estoy perfectamente enterado de que es usted inocente de las atrocidades de la rue Morgue. Pero sería inútil negar que, en cierto modo, se halla implicado en ellas. Fundándose en lo que le he dicho, supondrá que poseo medios de información sobre este asunto, medios que le sería imposible imaginar. El caso se plantea de la siguiente manera: usted no ha cometido nada que no debiera haber cometido, nada que lo haga culpable. Ni siquiera se le puede acusar de robo, cosa que pudo llevar a cabo impunemente. No tiene nada que ocultar ni razón para hacerlo. Por otra parte, el honor más elemental lo obliga a confesar todo lo que sabe. Hay un hombre inocente en la cárcel, acusado de un crimen cuyo perpetrador puede usted denunciar. Mientras Dupin pronunciaba estas palabras, el marinero había recobrado en buena parte su compostura, aunque su aire decidido del comienzo habíase desvanecido por completo. –¡Dios venga en mi ayuda! –dijo, después de una pausa–. Sí, le diré todo lo que sé sobre este asunto, aunque no espero que crea ni la mitad de lo que voy a contarle... ¡Estaría loco si pensara que van a creerme! Y, sin embargo, soy inocente, y lo confesaré todo aunque me cueste la vida.

Histtorias de Edgar Allan Poe.indb 217

217

26/2/15 8:41

Profile for Daniel Torrente

Histtorias de edgar allan poe digital  

Drama, el cuervo, el barril de amotinado, poesía, la carta robada, Edgar Allan Poe,

Histtorias de edgar allan poe digital  

Drama, el cuervo, el barril de amotinado, poesía, la carta robada, Edgar Allan Poe,

Advertisement