Issuu on Google+

El  APRA  y  el  populismo  peruano     A   lo   largo   de   siglo   XX,   en   la   política   de   Perú   influyeron   tres   grupos:   la   oligarquía,   los  militares,  y  la  izquierda.  Durante  la  mayor  parte  de  esta  época  los  militares   apoyaron   los   intereses   de   la   oligarquía.   Desde   los   años   30   hasta   los   60,   la   izquierda  estaba  representada  por  la  Alianza  Popular  Revolucionaria  Americana   (APRA),   un   partido   político   que   se   fundó   en   1930   por   Víctor   Raúl   Haya   de   la   Torre.     El   APRA   fue   una   alianza   de   trabajadores   e   intelectuales,   unidos   contra   la   oligarquía,   las   empresas   multinacionales   y   los   poderes   imperiales.   La   doctrina   ‘aprista’   promovía   la   creación   de   un   Estado   fuerte   como   árbitro   y   regulador   entre   el   capital   y   el   trabajo.   Propuso   un   programa   de   cambios   profundos   para   la   política   y   economía   de   América   Latina.   Reivindicó   la   unificación   del   continente   de   lengua   española,   al   que   se   llamó   ‘Indoamérica’.   Exigió   la   democratización   de   las   instituciones   políticas,   la   integración   de   la   población   indígena   en   la   sociedad   moderna,   las   reformas   agrarias   y   la   planificación   y   diversificación   de   la   economía.      

Víctor  Raúl  Haya  de  la  Torre  (Trujillo,  Perú  1895  –  Lima,  Perú  1979)   Haya   de   la   Torre   era   un   líder   carismático,   cuyas   ideas   de   justicia   social   tenían   enorme   apoyo   del   pueblo   llano  de  Perú.  Nació  en  1895,  en  Trujillo,   al   norte   del   país,   en   el   seno   de   una   familia  de  clase  media.  En  1917  empezó   a   estudiar   Derecho   en   la   Universidad   Mayor   de   San   Marcos   de   Lima.   Como   estudiante,   se   preocupaba   de   las   condiciones  de  los  trabajadores  y  de  los   indígenas.   Luchaba   por   una   jornada   laboral  de  8  horas,  y  pretendía  unir  a  los   estudiantes  y  los  trabajadores.  En  1919   fue   elegido   presidente   de   la   Federación   de   Estudiantes   de   Perú.   En   1923   fue   apresado  por  proponer  las  reformas.  Se   declaró  en  huelga  de  hambre,  por  lo  que   el  gobierno  lo  deportó  a  Panamá.  

Danny  Brunton    

 

1  


El  movimiento  estudiantil     Como   todos   los   movimientos   populares  de  America  Latina,  el   movimiento  estudiantil  de  Perú   estuvo   influido   por   la   Revolución  Mexicana  de  1910  y   por   las   reformas   universitarias   de   Argentina   de   1917.   Después   de   visitar   Cuba   en   1924,   Haya   de  la  Torre  viajó  a  México  para   dar   una   conferencia   estudiantil     y   allí   entregó   su   bandera   indoamericana   a   la   Federación   de  Estudiantes  de  México.  

El  manifiesto  ‘aprista’   En  1926,  presentó  su  manifiesto  aprista,  con  el  titulo  ‘¿Qué  es  el  APRA?’   Consistía  en  5  puntos:     1.   Acción  contra  el  imperialismo  'Yanqui'   2.   Por  la  unidad  política  de  la  América  Latina   3.   Por  la  nacionalización  de  tierras  e  industrias   4.   Por  la  internacionalización  del  Canal  de  Panamá   5.   Por  la  solidaridad  con  todos  los  pueblos  y  clases  oprimidas  del  mundo  

1930:  La  fundación  del  APRA   El   21   de   septiembre   de   1930   se   fundó   oficialmente   el   APRA,   que   sería   el   primer   partido   político   de   masas   en   la   historia   de   Perú.   Proponía   la   integración   de   los   pueblos   latinoamericanos   en   un   gran  Estado  confederado,  para  toda   América  Latina,  desde  el  Río  Bravo   hasta   el   Cabo   de   Hornos.   Aunque   este   movimiento   político   fue   inicialmente   proyectado   a   escala   continental,   solamente   consiguió   apoyo  popular  masivo  en  Perú.  Por   otra  parte,  recibió  fuerte  oposición   desde   su   nacimiento,   a   través   de   atentados,   boicoteos,   fraudes,   etc.,   lo   que   le   impidió   llegar   al   poder.   Difundió   sus   ideas   en   revistas   como   ‘Amauta’   y   el   diario   ‘La   Tribuna’.  

Danny  Brunton    

 

2  


El  golpe  de  Estado  de  1930   Como   todos   los   países   de   América   Latina,   Perú   tenía   una   élite   criolla,   rica   y   poderosa.   Sus   ingresos   dependían   de   la   exportación   de   materias   primas   como   el   algodón  y  metales  como  el  cobre.  Durante   la   década   de   los   años   20,   la   dictadura   militar   de   Augusto   Bernardino   Leguía,   había   seguido   políticas   económicas   de   modernización   y   a   la   vez   de   represión   de   la  mano  de  obra.  La  caída  del  mercado  en   1929   llevó   a   la   sublevación   social,   lo   que   acabó   en   el   golpe   de   estado   de   1930,   dirigido  por  el  General  Sánchez  Cerro.     Las  elecciones  de  1931   En   las   elecciones   de   1931   Sánchez   Cerro   y   Haya   de   la   Torre   se   postularon   como   candidatos   presidenciales.  Cuando  Haya  de  la  Torre  perdió   las  elecciones  el  APRA  reivindicó  que  el  proceso   electoral   había   sido   un   fraude.   No   obstante,   Sánchez   Cerro   asumió   el   poder.   Después   de   las   elecciones,   los   activistas   del   APRA   se   manifestaron  y  se  enfrentaron  al  ejercito,  el  cual   protegía   los   intereses   de   la   oligarquía.   El   gobierno   militar   de   Sánchez   Cerro   continuaba   con   la   represión   de   los   trabajadores   y   a   la   vez   empezó   la   persecución   de   los   apristas.   Desde   mayo   1932   hasta   abril   1933   Haya   de   la   Torre   estuvo   apresado   en   la   isla   El   Frontón,   bajo   amenaza  de  pena  de  muerte.  En  Trujillo,  en  julio   de   1932,   hubo   una   sangrienta   sublevación   aprista   en   la   que   murieron   60   soldados   y   más   de   mil   apristas   y   sus   partidarios.   Empezaría   así   una   vendetta   entre  los  militares  y  el  APRA.     1934-­45:  'La  gran  clandestinidad'   En   1933   un   aprista   asesinó   a   Sánchez   Cerro.   El   Congreso   eligió   a   otro   militar   como   presidente,   el   General   Oscar   Benavides.   Benavides   siguió   políticas   económicas  tradicionales  de  comercio  libre  y  a  la  vez  de  represión  de  los  apristas   y   de   las   clases   obreras.   En   1934   se   proclamó   ilegal   al   APRA   y   el   partido   fue   perseguido   y   estuvo   fuera   de   la   ley   durante   los   11   años   siguientes.   Empezó   'la   gran   clandestinidad'   durante   la   cual   las   cárceles   estuvieron   llenas   de   presos   apristas,   tratados   como   criminales   comunes.   Del   APRA   surgió   el   culto   a   mártires   y  Haya  de  la  Torre  se  convierte  en  el  símbolo  más  potente  del  partido  populista.     Existió   durante   esta   época   la   prensa   clandestina,   principalmente  La  Tribuna.   Danny  Brunton    

 

3  


1945-­48:  La  democracia   El  fin  de  la  segunda  guerra  mundial  llevó  una  influencia  democrática  a  Perú  y  a   su   vez,   las   políticas   del   APRA   se   volvieron   más   moderadas.   El   resultado   de   las   elecciones   de   1939   llevó   al   gobierno   a   un   partido   civil.   En   1944   se   legalizó   el   APRA.   Como   tenía   mas   libertad   de   acción,   el   APRA   respaldó   la   candidatura   de   José   Luis   Bustamante   y   Rivero   en   las   elecciones   de   1945.   El   nuevo   gobierno   formó   una   alianza   con   el   APRA.   Bustamante   y   su   Ministro   de   Economía   aprista,   continuaron   con   las   políticas   económicas   intervencionistas;   aumentando   los   sueldos   y   controlando   los   precios.   A   causa   de   una   planificación   inadecuada  y  de  la  ineficiencia,  estas  políticas   no  tuvieron  éxito.  La  exportación  disminuyó  y   la  inflación  subió.     El  golpe  de  Estado  de  1948   Después   del   surgimiento   de   problemas   laborales,   hubo   un   golpe   de   Estado   en   1948   bajo   el   liderazgo   del   General   Manuel   A.   Odría.   Una   vez   más   volvieron   a   surgir   políticas   económicas   del   comercio   libre   y   la   represión   de   la   izquierda.   En   el   contexto   de   la  guerra  de  Corea,  la  dictadura   de   Odría   se   benefició   de   la   subida   de   los   precios   de   las   materias   primas   y   del   aumento   de  la  producción  industrial.  Las   ventajas   económicas   no   se   distribuyeron   uniformemente   en   Perú.   La   nueva   clase   media   en   el   litoral   se   vio   beneficiada   mientras   que   en   la   sierra,   los   campesinos   vieron   bajar   su   estándar   de   vida.   Empezó   la   migración   del   campo   hacia   las   ciudades.  Entre  1940  y  1961,  la   población   de   Lima   se   multiplicó   por   tres,   de   500.000   hasta   1,6   millones   y   llegó   a   estar   rodeada   por  barriadas.       1949-­61:  Asilo  y  Exilio   En  1949,  bajo  amenaza  de  muerte,  Haya  de  la  Torre  solicitó  asilo  en  la  embajada   de  Colombia  en  Lima.  En  1954  se  le  permitió  salir  del  país.  Hasta  1961  Haya  de  la   Torre  viajó  por  América,  Europa  y  Asia.  

Danny  Brunton    

 

4  


1956:  El  pacto  de  ‘convivencia’   En   las   elecciones   de   1956   el   APRA   respaldó   al   conservador   Manuel   Prado   y   Ugarteche  a  cambio  de  reconocimiento  legal.  Mucho  de  los  partidarios  del  APRA   estuvieron  desilusionados  por  este  pacto  de  ‘convivencia’,  negociado  por  el  APRA   con   Prado   y   Ugarteche.   Cuando   fue   elegido   Prado,   un   gran   número   de   apristas   empezó   apoyar   al   partido   ‘Acción   Popular’,   fundado   por   Fernando   Belaúnde   Terry  el  mismo  año.     Las  elecciones  de  1962   En  1962  Haya  de  la  Torre  fue  candidato  a  la  presidencia  por  primera  vez  después   de   más   de   30   años.   Después   del   resultado   de   las   elecciones,   en   las   que   ningún   partido   obtuvo   mayoría   absoluta,   una   junta   militar   anuló   las   elecciones   y   derrocó   al   gobierno   civil.   Cuando   se   convocaron   nuevas   elecciones   en   1963,   salió   elegido   Fernando   Belaúnde   Terry   como   líder   del   partido   Acción   Popular.   El   gobierno   de   Belaúnde   marcó   el   comienzo  de  un  período  de  reforma.       El  golpe  de  Estado  de  1968   Belaúnde   trató   de   calmar   el   creciente   malestar   en   las   sierras   a   través   de   la   reforma   agraria   moderada.   En   lugar   de   desmantelar   el   sistema   de   latifundio   tradicional,  el  objetivo  básico  de  la  reforma  agraria  fue  facilitar  el  libre  acceso  a   nuevas  tierras  y  oportunidades  de  producción.  Las  reformas  agrarias  moderadas   fracasaron   en   el   intento   por   tranquilizar   el   descontento   campesino,   y   en   1968   se   depuso   Belaúnde   Terry   a   través   de   un   golpe   de   Estado   bajo   el   liderazgo   del   General  Velasco  Alvarado.     El  APRA  y  el  poder   Las  elecciones  de  1931  fueron  las  primeras  que  perdió  el  APRA  y  pasaron  más  de   30  años  hasta  que  Haya  de  la  Torre  se  pudo  postular  de  nuevo  a  la  presidencia.   En   las   elecciones   de   1962,   Haya   de   la   Torre   obtuvo   la   mayoría   de   los   votos,   pero   las   elecciones   fueron   anuladas.   Hasta   1985   el   APRA   no   logró   ganar   de   nuevo   unas   elecciones,   principalmente   debido   a   la   intervención   de   los   militares.   El   populismo   nunca   llegó   al   poder   en   el   Perú.   El   APRA   consiguió   el   poder   solo   cuando  perdió  su  apariencia  populista.       1979:  La  Muerte  de  Víctor  Raúl  Haya  de  la  Torre   Haya   de   la   Torre   falleció   el   2   de   agosto   de   1979.   Nunca   llegó   a   ser   presidente.   Su   cuerpo   fue   conducido   hasta   su   Trujillo   natal.   En   su   tumba   fue   escrito  el  epitafio:  'Aquí  yace  la  luz'.  

Danny  Brunton    

 

5  


El apra y el populismo peruano