Page 1


Por afuera alas -folleto de poesía-

Athena Rodríguez

2


Créditos: Las fotografías han sido tomadas de distintos usuarios de morguefile.com ©Athena Rodríguez. Proyecto independiente. Registro con SafeCreative: 1509265235268. Estado de México, Septiembre del 2015.

3


INTRODUCCIÓN Es curiosa, creo, la forma en que comienza a gestarse una publicación... Y es que he leído que muchas personas dedicadas a la escritura recomiendan no pensar tanto (casi nada o nada) en la publicación de un escrito, pero para mí resulta prácticamente imposible; la publicación (en el formato que sea), desde mi perspectiva, es casi un proceso inherente a la creación. O claro, al menos a la mía. De este modo, aprovecho para contarles que, después de haber pensado en presentar varios trabajos a diversos certámenes (y hacerlo con un par sin obtener resultados favorables), comencé a cansarme de buscar una publicación respaldada por un concurso o editorial, y a pesar de que no descarto querer esto, me he decidido por hacer lo que realmente me place justo ahora: compartir mis escritos en Internet y que aunque tengan una recepción moderada, por distintos medios -y si sucede esta vez, pues pasó con Conjugando-me-, la gente haga el favor de leer y de hacer llegar mensajes sobre qué les parece lo que escribo... Y

4


eso solo significa que: ¡sí! ¡Estoy llegando a alguien más! Una, tres, cinco personas... Yo qué sé... algunas de ellas amistades; y a saber que no es la cantidad lo que me viene importando, sino lo que siento al leer cómo se interpreta lo que ha salido de estos dedos “tecleadores”. Tecleadores, sí, mejor sin comillas, dado que no le tengo miedo al lenguaje. La poesía, de hecho, me parece la subversión del mismo. Así que ya está. Por afuera alas, ha surgido de mi deseo de compartir un pequeño álbum de poesía, que ha terminado siendo este folleto, a raíz de un verso de una canción del cantautor chileno Manuel García. Y pues eso: con esta selección, yo tiro un anzuelo que no acaba en gancho, filo y punta, pero sí en un amor punzante, más humano, que se indigna, que no es indemne o indolente, que constantemente es objeto de cuestionamiento y reconstrucción... Para terminar, apunto que la canción de donde nació Por afuera alas, se titula Pánico, del disco homónimo, y que para mí retrata esa Latinoamérica que duele, que me duele; este país, esta gente, esta yo; estxs todxs que en sangre tibia se mueren (nos morimos). Un canto a la ansiada libertad.

5


6


«El espacio de violines se volvió telas de araña» «En sangre tibia los cuervos tienen corazón por dentro y por afuera alas» Pánico, Manuel García

«Mi sombra dice que reírse es ver los llantos como mi llanto» La era está pariendo un corazón, Silvio Rodríguez

7


8


LA QUE ES MIL VECES MI CANCIÓN Esta noche que he configurado eterna encontré la que es mil veces mi canción... Y fue como volar. Si bien estamos hechos de muchas otras cosas, de cosa nada soy. Y esa canción, que lleva en su título lo explícito guarda desde hace mucho (no sé cuándo) un segundo significado, una segunda intención: la escucha que le doy... Esa canción se siente como deslizarse A través del poder de los cuatro vientos... Como mover la cadera con liviandad Como moverse derecha-izquierda Como volver, y volver, y volver. 9


10


PUEDO CON EL SILENCIO Tú, ¿qué es lo que sabes, que sobre las alas traes los colores del universo? Dímelo ahora, grítalo fuerte, que yo te escucho aunque esté ausente. Tú, ¿de qué diablos hablas, si no has superado la prueba en el frente? Porque debes saberlo: seguiremos en guerra, hasta que la humanidad

desista. Hasta que nosotros lo hagamos. No respondas a ninguna de mis preguntas. Puedo con el silencio. En su lugar te acepto un abrazo, que surja -y solo así lo consientodesde la raíz de tus alas. Abre tus alas, léeme los signos del cielo. Y luego, cuando las pliegues, acuérdate bien que cada vez yo me olvido de lo que eres. 11


VUELO EN SOLEDAD Se empiezan a desgajar todos mis sueĂąos, uno a uno, de pecho a pecho. Y los veo caer desde las alturas: con un ruido seco su impacto, con un impacto hueco su muerte. Me he hecho cenizas de nuevo al verte, mas he descubierto que en fĂŠnix queda mi suerte.

12


Las cenizas que soy yo, se remueven desde el fondo. Y sobre la mesa, en que me he deshecho, aparece entonces un polluelo calvo. Siempre que vuelvo al mundo tengo ese aspecto tan feo, tan infecto y primario; después, cuando me lleno de plumas tú te me acercas, crees que lo mío es tuyo y que has de poseerme. Craso error. Craso horror. Que como el fénix yo canto 13


reluzco y -a la luz del sol cuando el ocasovuelo en soledad.

14


Nos han desplumado. Y, desnudos, vamos con la piel ardiendo. Nos miramos entre nosotros pero no logramos vernos… ¿Qué es lo que nos han hecho?, preguntamos hacia el cielo. ¿Qué es lo que nos hemos dejado hacer?

15


16


EN LA HECATOMBE No tengo prisa. Voy a besarte suavemente si tú así lo quieres. ¿Tú tienes prisa? ¿O tendrás acaso todo el tiempo del mundo? Porque yo no la llevo. Yo traigo al mundo. Y el mundo me trae, puesto sobre su espalda pero sin llevarme a cuestas. No hay cuesta. No hay dificultad en el avance o en el sublime ascenso hacia lo oscuro. Hemos venido aquí, a consumir victorias ¿No te parece?

Porque a mí me consta que lo que vamos cosechando Son frías, pequeñas derrotas. Porque en la derrota Me veo desnuda Me veo aciaga Y me gusta Y me gusto Y me amo; me encuentro el gusto En la hecatombe... Y cuando tiemblan mis tierras Aquí dentro resuenan todas tus plegarias, que se pliegan y que restallan, cual bengalas entre mis huesos. 17


18


POR AFUERA ALAS Por afuera, alas... ¿Y por dentro? Sangre escandalosa La ebullición de las oceánides. Pléyades ardientes, del resquemor que hoy es mi canto. Canto, sí, con la garganta al viento, con las manos extendidas en el vano intento de abandonar esto que siento sobre la carretera que lleva hasta el cielo.

19


Rimo sin estar al tanto del dibujo que comienza, que se desarrolla En el puente que es nuestro beso. ¿Es que todavía puede escribirse sobre un beso? Sí, el nuestro. Es el beso, aquel que nos incluye y no solo a nosotros Es el beso Un torrencial de nubes Un vendaval lleno de truenos. Por afuera Alas... ¿Y por dentro? Estoy yo. 20


21


SER RÍO Me lancé a un peñasco con la mochila a espaldas y la mochila llena de piedras. Me lancé, con una cosa en la mente: NADA... Y una mochila llena de piedras, ya lo he dicho. Y dos horas atrás (cuando lo he decidido) guardé cada piedra con un pensamiento distinto: distintas piedras (tamaños, consistencias y formas) Como distintos Los pensamientos reunidos. Me vi en cada piedra y supe que Juntos Podríamos empezar a ser río. 22


23


LA LÍNEA DEL CASTIGO Pudo haber sido Empezar bien... Tomarnos de la mano como algo que solo vino Y luego, juntos introducirnos a la ficción.

las cicatrices que se han hecho en nombre del amor... Para que al acostarnos sobrevoláramos la habitación, porque volando alto En el espacio íntimo Es que la libertad ya no sigue la línea del castigo.

Abrazarnos, como si se tratara de un paso firme Desde los apéndices que nos ayudan a volar. Besarnos, como si confluyeran nuestras aguas: nuestros caudales amañados... Para correr sin trabas, para escalar las olas, para cubrir de huellas dactilares

Me informan, en este instante, lo del “hubiera”. Es una pena. Yo elijo no creer en los fríos bálsamos de una escisión positivista, que solo viene a complacer a quien no se halla a quien no encuentra una tregua en sí mismo.

24


25


MUERTE, SOY VIDA Te espero Con las venas abiertas desde el centro. Aquí ya no hay suspiros Como la luna que se expande sin necesidad de... Y todavía hay luz porque yo la fabrico. Tíldala de artificial

pero no me reiré de eso. Me reiré de mi disposición a quererte A hacerte un espacio en mi reino mullido. Te pediré una carreta muy grande Para transportar mis remiendos Y una vez que cumplas tu parte te daré una licencia que diga “libre” Para desgarrar lo que aún quede muerto. Muerte, soy vida Es solo por ti, por quien espero.

26


27


DESDE TU/EL ABISMO Y es que a mí solo tienes que decírmelo Para que yo pueda escucharlo Y aunque no puedo asegurarte cuál será mi respuesta, te adelanto, no hallarás mi burla o absoluto rechazo Porque eso nada más lo tengo Para los que no sienten Para los que no viven Para los que no quieren.

Da dos pasos hacia mí Retrocede dos en tu contra Porque en esos movimientos Las alas surgirán y se batirán solas, como han crecido con un resplandor todo vistoso con un candor que se hace menos mientras te muestro los despojos de mí. Me he desnudado ante ti No espero lo mismo tan solo recibir sonrisas Desde tu abismo.

28


Somos un cĂşmulo De fiambres De aguardiente que no se esfuerza por ser vino... Y huir Y huir Como si detuviĂŠramos El tiempo.

29


AVE DEL MAR Voy componiendo besos amargos Asomada en los tragaluces pues es ahí donde se reunen Las sombras que se esconden tras nuestras voces y conviven entre la marea de los días y el plancton que no me es posible avistar en el aire. Hemos llegado al punto de arrasar con la vida luminosa del mar

solo para alimentarnos Para saciar esta maldita hambre que no se apaga... Y traer a todos los seres del agua a esta ríspida nube de concreto Que de concreto es y que intenta ser una enorme nube. Y yo ya no puedo mirar hacia a l l á sin sentir a las olas, que las olas Se vuelven en mi contra que las aletas, acá afuera, siguen moviéndose Con el propósito claro del vuelo.

30


31


NADA QUÉ HACERLE

Y creerme.

¿Y si te abandoné en una nube, y luego me encontraste ausente? Sé lo que te habría dicho día y noche noche y día para complacerte, pero no me ha dado la gana de llenarte de caricias inertes que solo provocan, otro poco, que se me despegue el alma...

Creo en mí Y en todos los besos dados en los pasos dados, amores en ciernes, pero no creo en las promesas -yo misma no las pido-... Y por eso no te las haré llegar, para lograr mecerte entre mis brazos Con la tranquilidad que da la noche junto al mar.

Porque estoy desesperada D e s a h u c i a d a, si así lo quieres ver, mas todavía puedo mirarme a la cara

Creo en ti Creo en nosotros, a veces. Y no hay nada más qué hacerle.

32


33


34


Mi cuaderno me pide día, mes y año Y yo no sé dónde me encuentro... Ni siquiera si lo quiero saber. Nos quieren distintas personas Queremos a personas distintas Y distintas personas nos quieren de vuelta Nos quieren de vuelta, Porque ya les han dicho que no hay regreso Y si algunas de esas personas coinciden, más adelante, en nuestras hojas de vida Será una gran suerte Y también la mayor de las mentiras. La verdad incómoda. También me pide, a horas necias que gire, que cambie La página.

35


Facebook Página | Athena Rodríguez Twitter @fantasia_real Blog http://athena-rodriguez.blogspot.mx/ Tumblr Athenazada Instagram @Fictionary-books Ask http://ask.fm/AthenaRod ¡Gracias por leer! 36

Por afuera alas  

«Un canto a la ansiada libertad». Con esta selección, yo tiro un anzuelo que no acaba en gancho, filo y punta, pero sí en un amor punzante,...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you