Page 1

MzR


Esta obra estรก sujeta a la licencia Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de Creative Commons. Para ver una copia de esta licencia, visite: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/.


Lux et Umbra Daniel MzR


Primera ediciรณn Marzo 2018


Espero que juntar en un mismo lugar todo lo que hice este mes me haga sentir un poco menos vacĂ­o.


Beldad


BELDADES Busco tras beldades una excusa que regale sentido a luz y letras. Que me mienta con gran alevosía para quitarme el título poeta. Encuentro en el recuerdo la desdicha e invoco a inspiraciones extranjeras. Frecuente, me visitan sus sonrisas aunque ansie alguna musa nueva. Momento en que creo conseguirlo claras nubes iluminan el tintero y la sombra entera desvanece en poco tiempo nuevo intento. Sin explicación y sin razón espero atento a las galernas que tapizan el desierto azul en donde se forma su ataúd.


Infierno


El impulso El impulso desvanecido, naturaleza que invasores intentan ocultar. La realeza de lo antiartificial en un fulgor semihĂ­brido. Hacen que suspiros den a luz respiros de inevitable deceso.


ParaĂ­so


Todo vuelve a comenzar Todo vuelve a comenzar. Las nubes y las hojas se confunden en un mismo caos que entrega paz, pero que de noche me destruye. Las inmortales circunferencias con que ves vuelven a iluminar lo que yo veo, cuando llegas y me ignoras como el diablo ignora el paraíso. A veces te pareces a Narciso, pero más bien eres una orquídea que navega por mares grises huyendo de todos los inviernos. Puede que tu esencia tenga frío o que el fuego de la tierra te congele, pero nunca pierdes tus colores tal mariposa que jamás deja de volar.


Ama Finge que estás bien y enamórate de alguien triste. Muéstrale a diario tu amor y acompáñale cada que llore. Regálale montañas de arte y hazle coleccionar sonrisas. No pelees sus batallas, pero préstale tus armas o ayúdale a afilar las suyas. Haz de esa persona el amor de tu vida… Quizás salga bien y en realidad lo sea. O puede que las cosas no resulten; en ese caso, al menos lo intentaste.


Cristales


Disparo de cañón Duele más una ilusión rota que recibir un disparo de cañón. En el primer caso, lágrimas grises entran en la herida y hacen que arda como si puro bebieras el alcohol. Con el disparo mueres y todo acabó.


Sรณtano


Acuarelas Dios pinta el cielo con acuarelas cuando sentimos que todo es gris. Y hay quien elige volverse sombra sin saber lo mucho que puede iluminar.


Acuarelas


Puente


Necesidad Aprendí que si algo te llena a la vez que te da un poco de miedo, es porque es lo tuyo. En un comienzo asusta lo nuevo, la innegable posibilidad del fracaso o de no llegar a la meta. Pero… ¿qué más da? En realidad no importan los demás si soy feliz haciendo arte. Voy a crearlo y compartirlo porque es lo que complementa a mi tan solitaria alma. Y si a la gente le gusta, ¡fenomenal!


Farola


Recuerdos secretos Hay recuerdos que se reflejan en un cristal que tambiĂŠn es portal. Algunos de ellos atormentan, otros pocos vida dan. Hay secretos que viven y no los quieres aceptar, ellos exigen ser contados para sentirse en libertad. Hay recuerdos que son secretos y los tenemos que guardar, porque si cometemos el impulso de contarlos puede que todo se empiece a derrumbar.


Caos No le temas al caos, no es su culpa tener esa forma. Solo manifiesta su libertad. Perdónalo si te lastima y lánzate a él… ¿Quién sabe? Quizás encuentres algo bueno.


Splash


Hoja rebelde I ¿Serás la hoja rebelde? Aquella que se resiste a bailarle al viento. Eminente antónimo de inerte; vida de la cual me puedo enamorar.

GRAN ÁRBOL


II Quiero que seas mi rayo de sol entre todas estas nubes. Quererte sin proclamarte diosa. Quiero saber mĂĄs de ti, pero sin demonios que molesten. Quererte sin atarte. Quiero naturaleza y mĂşsica contigo, hoja rebelde, musa de marzo.


Complicidad


Complicidad Complicidad violenta y tierna. Tu reflejo en el cristal motiva como tu sombra al caminar. Vida nueva invocas sin evocar atrås. Tus sonrisas cortan con el filo de avanzar. Y al final‌ Tu reflejo en el cristal me cuida y tu recuerdo me da paz.


Dulce cielo


Dulce alma Me sentí como un niño al que le quitaron su dulce favorito. Lo peor fue el momento; apenas había logrado quitar el envoltorio, apenas había probado el sabor por vez primera... cuando llegó otro niño y consumió el dulce por completo. Me había gustado el sabor a miel; que lástima. Pero ya qué. Me toca probar el sabor de otro dulce, o bien, esperar a que el caramelo hierva.


Aviso Si te sientes a oscuras tienes que seguir caminando. Hazlo con ganas de reĂ­r, si lo haces con miedo llegas al infierno.


Sigue las luces


Umbra Hay una sombra que te impide caminar. Te susurra mensajes que te encierran en una jaula negra de tristeza. Te cansaste de ser pĂĄjaro e intentas volar y escapar de prisiĂłn. Pero tu carcelera te vuelve a atrapar; es esa silenciosa silueta que te sigue. Es tu propia sombra. Eres tĂş.


Escape


Rama joven


Planes Tantos planes sin realizar, tantos lugares donde quise besarte. Y la vida se fue. El tiempo pasĂł como un tren imparable cruzando la ciudad. TĂş te subiste y yo me quedĂŠ. Estafermo entre tanta vida. Entre sonrisas y abrazos ajenos; muerto, sin dejar de respirar, pero muerto al fin y al cabo.


Cabezas


Mis letras Mis letras no son de aplausos ni galardones. No se venden en librerías o ferias, ni generan algo tangible. Mis letras salen del alma y a veces ni llegan a los ojos. No son una rutina pública para un café a las 7:00 a.m. A veces sacan sonrisas individuales, a veces producen un «qué bonito». Mis letras son una necesidad. Son mi manera de escapar de mí mismo y viajar a mi paz. Me desintoxican, me limpian, me salvan. Me mantienen aquí.


Lux et umbra Ominoso existir: Lux et umbra. Mi vida se acabó el día en que nací y me perdiste el día en que nos conocimos. «Que pena que no seas la infinitud».


Bosque de sombras


Extremos Siempre he sido de extremos. Luz y sombra, nada neutro; y quizás eso me desgasta. Necesito más color. Rojo sangre para el alma, un poco de azul para el suspiro, verde pantano para hoy y un toque de morado espacial. No sé, quizás escribir siempre a tinta negro abismo me impida saborear las luces tenues o las sombras degradadas. ¡Y quizás me hagan falta!


Colores


Ă ngel sin alas


Jaula ¿Cuánto tiempo seguiré atado por mis propias cuerdas? Pedazos de nylon mezclados con tus cabellos. La jaula de tus alas de ángel en el mar de tus ojos infinitos. Nostalgia falsa que se siente real. Dolor verdadero que parece cuento sin final feliz. Volver a invocarte en una noche que tanto prometía. La peor recaída es esta, ya que sin tener que consumirte… me vuelvo a emborrachar enamorar.


Flores amarillas


Tienes el alma bonita Tienes el alma bonita. Me gustaría compararla con alguna flor, pero es que no se parece a ninguna. Tiene un nombre propio que no comparte con nadie más y aunque no la conozco bien, puedo intuir que no se deja engañar fácilmente. Tienes el alma bonita. La admiro por su naturaleza. Se permite sentir aunque duela y aunque no lo parezca eso es una gran destreza. Admiro esa certeza. Tienes el alma bonita. Es de esas que se convierten en musas. Agradezco que exista y sea libre. Probablemente ya le hayan escrito versos y estos no sean los mejores que le hayan escrito, ¡pero es que tienes el alma bonita!


No pido mucho No pido mucho, soy de pequeños detalles. Ir a la casita de la abuela a engordar, más café con los amigos y menos celular. Un suspiro profundo y un abrazo que dure. Después del fracaso gritar un «¡Sí pude!». Que perduren siempre las ganas de jugar. Y como dice el Residente: «las ganas de conocer lo que hay después del mar».


Momento


Figuras En común y oscura noche las desinteresadas musas gritan: «No es que desprecie tu existir, es que tu existir es desprecio». Las miro mientras mi mente maldice. Las miro mientras el miedo me mata. Las miro mientras la muerte menciona: «Caos y sombra y fuego y ramas, noche y monstruos y final fatal. En aire, fuego, agua, tierra; tu dulce alma es ahora sal».


Y me llora la nostalgia, la melancolía y la depresión. Y mientras tanto... Las indiferentes musas se reían como ríen las hienas cuando hace calor. Las nubes sentían pena por mí. Las gotas dormían tranquilas. Las primeras, bellas, vivían; las segundas, horribles, morían. Un Monet adornaba el pasillo junto a las flores coloridas de un jarrón. Y al final la última musa posaba y en su selva el brillo del fuego estelar. Por fin había amanecido.


danmzr

Daniel_MzR

Lux et Umbra  

Revista Digital de poesía y fotografía. Marzo 2018

Lux et Umbra  

Revista Digital de poesía y fotografía. Marzo 2018

Advertisement