Page 1

SEPTIMO CONTINENTE

Un continente hecho de basura hecho por nosotros.

Debemos apuntar a un ambiente mas sustentable y menos contaminado.

Revista ecol贸gica Danilo castro callejas 11-2


SEPTIMO CONTINENTE Existen muchos ejemplos de cómo la soberbia y la indiferencia humanas convierten el planeta en algo parecido a una gran cloaca, pero uno de los más impresionantes, tristemente, es un remolino de millones de toneladas de plástico que se concentra en medio del Pacífico, a unos 1.000 kilómetros de Hawái. Conocido como el «gran parche de basura del Pacífico», la «gran isla de basura», la «gran sopa de plástico» o el «séptimo continente», este vertedero marítimo tiene unas dimensiones increíbles. Se calcula que ocupa de 1,7 millones a 3,4 millones de km cuadrados, más o menos el equivalente de tres a siete Españas, y pesa unos 3,5 millones de toneladas. Una catástrofe ecológica que, por desgracia, no deja de crecer. Ahora, una expedición científica francesa liderada por el explorador Patrick Deixonne se dirigirá a esta isla de residuos para examinar su composición y advertir al mundo de su dramática presencia. La isla de basura está compuesta por todo lo que se pueda imaginar: boyas, redes de pesca, cepillos de dientes, bombillas, tapas de botellas, objetos procedentes de alcantarillas... Pero destacan sobre todo pequeñísimas piezas de plástico, millones de ellas, algunas del tamaño de un grano de arroz. El efecto es muy parecido al que ejerce el mar sobre la arena de la playa, pero en su versión más espantosa. Extrapolando a partir de los resultados en el mar del Japón, los investigadores llegaron a la conclusión de que condiciones similares a estas podrían ocurrir en otras partes del océano, donde las corrientes predominantes fueran favorables a la creación de masas de agua estables. Indicaron específicamente el vórtice del Pacífico Norte. La existencia de la mancha de basura recibió una amplia atención del público y de la comunidad científica después de que fuera documentada en muchos artículos por Charles Moore, un capitán marítimo californiano e investigador oceánico. Moore volvió a casa del Vórtice del Pacífico Norte después de competir en la carrera marítima llamada Transpac, con una enorme cantidad de desechos flotantes. Moore alertó al oceanógrafo Curtis Ebbesmeyer de la existencia del fenómeno, que posteriormente llamó a la regiónEastern Garbage Patch (mancha de basura del este; EGP por sus siglas en inglés). Esta zona se cita


frecuentemente en los medios como un excepcional ejemplo de contaminación marina. Como otras áreas donde se concentran los desechos marinos en los océanos mundiales, la sopa de basura del este se ha formado gradualmente en los últimos tiempos como resultado de la polución marina agrupada por la acción de las corrientes. La mancha de basura oceánica ocupa una zona extensa y relativamente fija del océano Pacífico Norte, en el giro del Pacífico Norte (un área remota comúnmente llamada Horse Latitudes). El tamaño de la zona afectada se desconoce, aunque se estima que va desde los 700.000 km² hasta más de 15 millones de km² (del 0,41% al 8,1% del tamaño del océano Pacífico). El área puede contener cerca de 100 millones de toneladas de desechos. También se ha sugerido que la mancha podría estar constituida por dos zonas de basura vinculadas. Se ha estimado que el 80% de la basura proviene de zonas terrestres y el 20% de barcos del océano. Las corrientes portan desechos desde la costa oeste de Norteamérica hacia el vórtice en unos 5 años, y los desechos de las costa este de Asia en un año o menos. Un proyecto internacional liderado por Hideshige Takada, de la Universidad de Tokio, estudia granos de plástico de playas del mundo para prever futuras pistas acerca del origen de los plásticos oceánicos A pesar de la descripción hecha por Charles Moore, la mancha de basura del este no se caracteriza por ser una zona visible de desechos flotantes. El proceso de desintegración significa que las partículas de plástico más peligrosas son demasiado pequeñas como para ser vistas. Los investigadores estiman la densidad total de la polución de la basura del Pacífico tomando muestras. En un estudio del 2001, los investigadores (incluyendo a Moore) encontraron que en ciertas áreas del océano, las concentraciones de plástico se acercaban a 5,1 miligramos por metro cuadrado. En muchas áreas de la región afectada la concentración de plástico fue mayor a la concentración de zooplancton con un factor de siete. Muestras tomadas en el fondo de las columnas de agua revelaron niveles bajos de desechos plásticos (primariamente monofilamentos e hilos de pesca), confirmando las primeras impresiones que decían que la principal concentración de desechos estaba en la superficie del mar. IMPACTO EN LA VIDA MARINA Las partículas de plástico flotante se asemejan al zooplancton, por lo cual puede ser consumido accidentalmente por las medusas. Muchos desechos de larga duración terminan en los estómagos de las aves marinas y animales del mar, incluyendo tortugas del océano y albatros de patas negras, siendo estas partículas un riesgo para la vida marina. Aparte de los residuos contaminantes


del agua del mar, estos residuos flotantes traen otro tipo de contaminantes tales como bifenilos policlorados (PCB), DDT(1,1,1-Tricloro-2,2-bis(4-clorofenil)etano) e hidrocarburo aromático policíclico (HAP o PAH) trayendo con esto efectos tóxicos cuando son consumidos por error, en algunos casos provocando problemas hormonales en los animales. Las medusas se comen las toxinas que contienen los plásticos, y a su vez, los peces grandes se comen a las medusas. Muchos se pescarán y serán alimento para los seres humanos, resultando así en una ingestión humana de dichas toxinas. 4 El plástico marino también facilita la propagación de especies invasivas que se adhieren a la superficie de este plástico flotante y se desplazan a grandes distancias, colonizando nuevos ecosistemas. Investigadores han demostrado que estos residuos plásticos afectan por lo menos a 267 especies alrededor del mundo, y vive la gran mayoría en la gran mancha de basura del Pacífico norte. Impactos derivados de la isla de plástico. El principal inconveniente de la mancha del Pacífico no es su antiestética presencia, sino el impacto que genera sobre el medio natural marino, verdadera “víctima” de la mala gestión de nuestrosresiduos. Los plásticos, al ser fotodegradables, se descomponen por la luz solar en polímeros más pequeños, hasta el punto de formar toxinas. Éstas son partículas tan pequeñas que pueden llegar a alcanzar el tamaño del plancton y ser ingeridas por peces, siendo ésta una vía de entrada de los residuos de basura en la cadena alimentaria. Del mismo modo, miles de aves y mamíferos marinos mueren cada año por la ingesta de estas partículas o bien atrapados entre los plásticos. Otro problema es la propagación de especies invasivas que se adhieren a la superficie de los plásticos y se desplazan grandes distancias, colonizando nuevos ecosistemas. ¿Es posible limpiarlo? Si bien el término “isla de basura” provoca la idea de algo homogéneo, no es así, y esta naturaleza desigual dificulta su tratamiento. En realidad, si fuese algo macizo habría una solución muy sencilla: llegar hasta la zona de acumulación, limpiar y tratar los residuos. El tamaño milimétrico de los fragmentos de plásticos no permite su limpieza sin tener un impacto negativo sobre organismos microscópicos oceánicos. Esto, sumado a que el daño se efectúa en aguas internacionales y ningún país se hace responsable del vertido, complica que se lleven a cabo tareas de limpieza con fondos públicos. Se sabe que el plástico no es fácilmente biodegradable, por lo que podría persistir siglos en el agua. Aunque se están llevando a cabo investigaciones con distintas bacterias capaces de usar este material como alimento y, así, degradarlo. Algo similar a lo que se hizo con el vertido del Prestige. La realidad es que toda esta basura creada por humanos no pertenece a los océanos ni a las corrientes de agua y, por lo tanto, no genera más que problemas al ecosistema. Si bien ya se ha comentado la dificultad de reparar este impacto, es importante conocer su existencia para prevenir que


vuelva a suceder y concienciar al ser humano del efecto dañino que sus actividades pueden tener sobre el medio ambiente. Aparte de los mencionados, ¿crees que hay más riesgos asociados a esta problemática? y ¿qué crees que debemos hacer para evitar que vuelva a ocurrir? RESEÑA DEL ESTUDIANTE Necesitamos cada vez mas espacio para arrojar basuras o cabe hacerse la pregunta de que estamos produciendo demasiada basura tanta que no podemos contener si bien el hombre debe fijar una vida en su ser y su tiempo no puede dejar de lado el sujeto y el objeto con el que vive durante ese estar y ese transcurrir ese se llama el medio ambiente un ambiente. El medio ambiente no debe ser inherente al tiempo ni al transcurrir ni a las naciones ni a los credos es algo que necesitamos para sobrevivir y postergar la vida y dejar en alto el nombre de la generación como una generación que tubo tiempos difíciles y logro superarlos. Ateniéndome a lo anterior creo que estamos perdiendo una de las batallas mas grandes de la evolución la batalla de la supervivencia y postergación de las especies ante toda adversidad provocada por mano propia o ajena.los dinosaurios no vieron venir ese asteroide cual es nuestra escusa para dejar pasar de largo el desastre que nos aguarda en un futuro cercano para nuestra especie. La producción de materiales cada vez es más y la predicción de Karl Marx de casi siglo y medio se ratifica sin escatimar ni una solo frase “la valorización del mundo de las cosas hace posible la deshumanización. En los últimos cincuenta años hemos transformado nuestros terrenos mucho mas que de lo que lo han hecho las generaciones que nos precedieron ni los dinosaurios ni los españoles conquistadores han alcanzado un céntimo de maldad indiscriminada e inconsciente contra el medio ambiente –por así llamarlo- como lo ha causado la revolución industrial, el neoliberalismo y el capitalismo. Basta de política pero sigamos con la crítica que humaniza independiente de la nacionalidad que tengamos o el culto religioso que seamos concluyo que el medio ambiente es lo único inherente a toda práctica humana y nos afecta. No sobra decir que el anterior trabajo ha sido realizado con fines educativos e intereses netamente académicos la información estadística y científica se extrajo de la siguiente página. http://twenergy.com/residuos/el-septimo-continente-la-isla-de-plasticos-delpacifico-881

Eco  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you