Issuu on Google+

Uno de los recursos más usados por Gabriel García Márquez en la obra de “Cien  años de soledad”, es la hipérbole o la exageración, y para analizar algunas partes  del libro es necesario conocer ciertas definiciones de hipérbole. Una definición lo  toma como una “exageración muy grande e intencional, que consiste en aumentar  con el fin de obtener un enunciado más expresivo, como al decir ´te llame un  millón de veces’ o ´te doy mil besos´”; otra definición lo tomo como “una visión  desproporcionada de una realidad, amplificándola o disminuyéndola,  concretándose en el uso de términos enfáticos y expresiones exageradas”. Partiendo de estas definiciones podemos pensar que la hipérbole es un recurso  que utiliza nuestro escritor como una herramienta literaria que nos ayuda a que el  narrar sea mucho más fácil. El autor en este texto mezclo la hipérbole con la  fantasía, algún tiempo atrás en una entrevista, Gabriel García Márquez reflexiono  sobre la hiperbolización, y dijo que  lo mágico puede transformarse en lo real con  la misma facilidad que lo real en lo mágico (…) no hay lugar que sea más real, o  mágico, que otro, porque todo puede intercambiarse y todo es parte de la misma  realidad total”. Pasando a señalar algunas hipérboles dentro del texto tenemos, primero, la  demostración que hizo Melquiades con los imanes, “fue de casa en casa  arrastrando dos lingotes metálicos, y todo el mundo se espantó al ver que los  calderos, las pailas, las tenazas y los anafes se caían de su sitio, y las maderas  crujían por la desesperación de los clavos y los tornillos tratando de  desenclavarse, y aun los objetos perdidos desde hacía mucho tiempo aparecían  por donde más se les había buscado y se arrastraban en desbandada turbulenta  detrás de los fierros mágicos de Melquiades “. Otra hiperbolización a señalar es “la  mulata adolescente, con sus téticas de perra, estaba desnuda en la cama, antes  de Aureliano, esa noche setenta y tres hombres había pasado por el cuarto. De  tanto ser usado, y amasado en sudores y suspiros, el aire de la habitación  empezaba a convertirse en lodo”. Así transcurriendo la lectura del libro, podemos  ir encontrando que efectivamente Gabriel García Márquez uso mucho la hipérbole  en este texto.  Así pues tomamos como final el hecho de que el escritor uso la hiperbolización no  solo para que tuviera un enunciado más expresivo, si no que lo mezclo de una  manera increíble con la fantasía, logrando superar el realismo que hasta entonces  dominaba en la literatura de Latinoamérica.


Texto Argumentativo 3