Issuu on Google+

denk mal! Anna Eger


denk mal! Anna Eger

kuratiert von Daniel San MartĂ­n


Los gritos mudos Daniel San Martín

Las prácticas artísticas son “maneras de hacer” que intervienen en la distribución general de las maneras de hacer y en sus relaciones con las maneras de ser y las formas de visibilidad. Jacques Rancière Desde el 13 de agosto de 1961 hasta el 9 de noviembre de 1989, Alemania estaba abatida, sometida a una repartición política que ocultaba, a partir de un encasillamiento sin precedentes de la ideología de dos estados contrarios, la realidad de millones de personas anónimas, ajenas a esa división que les condenaba, es decir, una violenta división de lo sensible, como dirá el filosofo francés, una muestra de quién puede tomar parte en los común en función de lo que hace, del tiempo y del espacio en los que se ejerce dicha actividad. De esa forma, tener tal o cual “ocupación” define las competencias o incompetencias con respecto a lo común. Esto define el hecho de ser o no visible en un espacio común, estar dotado de una palabra común. El acto de salvaguardar una sección del muro, promovida por el artista Bodo Sperling, y transformarla en la que será la mayor galería de arte al aire libre – Die East Side Gallery – convertía al muro, un símbolo del sacrificio, de la degradación y el horror, en una metáfora de la superación, la libertad y la unión. Un recuerdo, que a día de hoy, teme ser deshonrado, al pretenderse eliminar unos 22 metros del muro, por la construcción de una torre de viviendas de lujo y un puente que cruya el rio Spree. La población anónima no se calla y grita muda por su historia, artistas anónimos luchan por nuestra cultura y millones de miradas anónimas contemplan como su historia es borrada lentamente. Anne Eger (1988) estudiante de Kommunikationsdesign en la Berliner Technischen Hochschule, fotógrafa freelance, elabora una serie fotográfica donde refuerza la imagen más desconocida de aquellas personas que luchan por su sus valores, resucitando la esperanza de una sociedad que se siente desprotegida y completamente abandonada. Lejos de ser una serie documental al uso, la fuerza de estas imágenes se halla en ceder el protagonismo a los distintos anónimos que cobran vida, insertándonos de lleno en sus pasiones, en sus ambiciones y en sus preocupaciones. Una colección de fotografía que se nutre directamente de la edad dorada del fotoperiodismo, entre los años 1930 y 1950, con nombres como: Robert Capa, Alfred Einsenstaedt, Erich Salomon, Margaret Bourke-White, W. Eugene Smith o Henri Cartier-Bresson. La historia del Muro de Berlín no muere, sigue escribiéndose. El mundo jamás olvidará el dolor indescriptible sufrido por una separación ideológica y moral. La cámara sigue siendo la mejor herramienta para construir entre todos la historia invisible de las personas que luchan por mantener la dignidad ante el memorial de toda una nueva era. Más que nunca el arte debe reforzar al pueblo, convertirse en megáfono, y amplificar la voces de los que están enmudecidos, enseñar rostros de aquellos que no nos quieren enseñar, vislumbrar una realidad que pretenden alterar.


Anne Eger wurde 1989 in Ost-Berlin geboren. 2008 machte sie das Abitur und begann im Anschluss an der Berliner Technischen Kunsthochschule zu studieren. Seit 2011 arbeitet Anne Eger als freie Fotografin, u.a. .f端r das Proud Magazine


Fotoserie denk mal!



Denk mal!