Page 1

Reflexión Daniel López García (1120109).

“Triunfo” es una palabra muy bonita, pero difícil de alcanzar. Está al alcance de todos, entonces, ¿por qué muy pocos pueden conseguirlo? Muchas veces pensamos que los hombres con mucho dinero, o acomodados en una buena posición social son los que están más cercanos a él, pero pensar de esa manera es un error total. Incluso, es posible que ellos estén lo más alejados del triunfo de lo que podríamos imaginar. ¿Por qué? Porque el triunfo no es cuestión de dinero, ni de estatus. El triunfo es cuestión de actitud y esfuerzo constante. Una persona triunfadora, es aquella que primero, tiene un objetivo claro. Después, busca una ruta por la cual poder llegar a él. Una vez planeado todo, no se queda en las palabras, se va directamente a la acción y a poner en práctica lo planeado. Habrá dificultades, eso es algo muy probable, pero cuando se tiene un objetivo firme, y no se le quita la vista de encima, no importa si se cierra un medio, ya que se busca otro. Y si se cierra, se busca otro de nuevo. Cada que se cierre un medio, es sinónimo de buscar otro. La persona triunfadora no es aquella que nunca se cae, es aquella, que a pesar de las caídas, es capaz de levantarse y seguir hacia adelante esforzándose cada vez más por alcanzar su sueño. Hoy tú y yo podemos decidir si contar experiencias de hombres que alcanzaron el triunfo, o contar nuestras experiencias al alcanzarlo, con la ayuda de Dios.

Ag reflexión  
Advertisement