Issuu on Google+

Literatura r

e

v

– i

Música s

t

Entretenimiento

Todo

lo

demás

a

LETRAS R A R A S   D i r e c c i ó n   e d i t o r i a l ,   r e d a c c i ó n ,   mercadotecnia,   ventas,   diseño   y   t o d o   e s o :   E d i t o r i a l   S a d   Face   L.   Letras   R a r a s   e s   u n a   marca   registrada.   2 0 1 1 .   A ñ o   1 ,   número   5.   Fecha   de   circulación:   octubre   de   2011.   Revista   editada   y   p u b l i c a d a   p o r   Editorial  Sad  Face   y   Her   Majesty’s   Entertainment.   D o m i c i l i o   conocido,   código   p o s t a l   9 0 2 1 0 .   T o d o s   l o s   c o n t e n i d o s   originales   aquí   v e r M d o s   s o n   propiedad   de   sus   r e s p e c M v o s   autores   y   están   protegidos   por   INDAUTOR   todo   poderoso…   ¡Así   que   no   te   fusiles   n a d a   o   t e   haremos  pagar!  

LITERATURA   2  QWERTY   6  Biblio-­‐T-­‐K:  At  the  Mountains  of  Madness   7  El  Ser  del  Portal   9  Iván  B   14  Los  CuenMtos  Fumados  de…   MÚSICA   17  Radio  Ghost  Avenue   18  Editors   19  Guns  n’  Roses    Música  no  tan  Clásica   CINE   20  Carnage    Ghostbusters   21  Paranormal  AcMvity  3   ENTRETENIMIENTO   22  Astronomía  +  Caballeros  del  Zodiaco    10  hechos  de…   23  Origami  Time!  

Letras Raras

@LetrasRaras

+

tribeprod@gmail.com

Ejemplar digital gratuito.

1


- R E V I S T A Dr.

L E T R A S

R A R A S -

utor erg, a b m e t ón S Salom

Q W E R T Y

Algunas   preguntas   que   quizá   no   te   haces   muy   a   menudo:   ¿por   qué   las   letras   del   teclado   están   acomodadas   así?   ¿Quién   determinó   este   orden?   Bueno,   todo   empieza   con   un   señor   llamado   Christopher  Latham  Sholes,  un  editor  e  impresor  de  Milwaukee  a  quien  por  ahí  de  1860  le  entraron   aires  de  inventor  y  con  sus  cuates  Samuel  Soule  y  Carlos  Glidden  diseñó  una  máquina  de  escribir  más   o  menos  inspirada  en  un  piano.  

- 3 5 7 9 N O P Q R S T U V W X Y Z"   2 4 6 8 . A B C D E F G H I J K L M Con   esta   disposición,   que   entre   sus   caracteres   no   contemplaba   minúsculas   ni   los   números   1   y   0,   patentaron   su   invento   en   1867.   Las   dos   filas   de   teclas   de   este   ‘piano   literario’   incluso   estaban   fabricadas   de   marfil   y   ébano,   y   aunque   en   su   momento   fue   toda   una   innovación   éste   tenía   sus   detallitos:   en   primer   lugar,   si   se   presionaban   dos   teclas   al   mismo   Mempo   el   mecanismo   se   atascaba,   en   segundo,   uno   no   veía   lo   que   escribía;   el   campo   del   texto   estaba   dentro   del   aparato,   de   modo   que   uno   no   se   percataba   de   los   errores   hasta   que   era   demasiado   tarde   para   corregirlos.  

¡Intenta escribir tu nombre!

Pásale a la siguiente página

O C T U B R E     Antes   de   que   los   romanos   añadiesen  los  meses  de  julio  y  agosto  al   calendario,  octubre  era  el  octavo  mes  del   año;  de  ahí  su  nombre:  octo  =  octavo.  

Para los que inmediatamente piensan en cerveza al escuchar el nombre de ese mes, lamentamos informar que la mayor parte de Oktoberfest tiene lugar en septiembre. 2


Literatura

Música

Entretenimiento

Todo

lo

demás

1868

Sholes   sabía   que   su   invento   distaba   de   ser   perfecto,   así   que   en   lugar   de   irse   de   vacaciones   con   las   ganancias  decidió  inverMr  los  siguientes  cinco  años  perfeccionando  la  máquina  de  escribir.  En  dicho   periodo  se  asesoró  con  un  maestro  llamado  Amos  Densmore,  quien  le  ayudó  a  elaborar  una  nueva   disposición  de  cuatro  filas  cuya  única  intención  era  prevenir  los  molestos  atascos.  

Aunque tenía seis caracteres más y cumplió su propósito aún no me terminaba de convencer.

2 3 4 5 6 7 8 9 -"     A E I . ? Y U O ," B C D F G H J K L M" Z X W V T S R Q P N

En   1873,   tras   estudiarle   un   poquito   más   y   mover   algunas   figuras   de   lugar,   Sholes   y   Densmore   visitaron   a   Eliphalet   Remington   (el   mismo   de   los   rifles)   que   por   aquél   entonces   era   el  fabricante  número  uno  de  máquinas  de  coser  en  los  Estados   Unidos,  y  lograron  venderle  el  diseño  del  teclado  de  cuarenta   caracteres   para   las   primeras   máquinas   de   escribir   comerciales,   que  más  o  menos  les  quedó  así:  

Los clientes del siglo XIX quedaban apantallados cuando veían que se podía escribir TYPEWRITER utilizando solamente la fila superior del teclado

LEYENDA URBANA

( 1 8 1 9 -­‐ 1 8 9 0 )  

Más  parecido  al  teclado  que  conocemos,  ¿no?   Bueno,   con   todo,   a   los   mecánicos   de   Remington   les   causaban   ruido   los   signos   de   puntuación  entre  las  letras  y  tras  intercambiar   el   punto   con   la   R   concibieron   el   primer   teclado   QWERTY,   que   se   haría   mundialmente   famoso   con   el   lanzamiento   de   la   Remington   No.   1.   Aunque  solamente  escribía  en  mayúsculas  y  le   faltaban   algunos   números   y   signos   de   puntuación  (el  0  se  hacía  con  una  O  y  el  1  con   una   I)   probó   ser   sumamente   popular:   esta   disposición  de  letras  permiua  al  usuario  teclear   más   rápido   uMlizando   ambas   manos,   sin   mencionar   que   las   columnas   diagonales   ofrecían   una   ventaja   mecánica   y   ergonómica   tanto  a  técnicos  como  mecanógrafos  (checa  tu   compu,  si  te  fijas,  las  teclas  no  están  alineadas   verMcalmente).  

2 3 4 5 6 7 8 9 - ," Q W E . T Y I U O P" Z S D F G H J K L M" A X & C V B N ? ; R

3


- R E V I S T A

L E T R A S R A R A S Hice tanto dinero vendiendo máquinas de escribir que incluso pensé en dejar el negocio de las armas... ¡Ja! ¡Hasta creen!

Lo  cierto  es  que  en  1878  míster  Remington  lanzó  al  mercado  la   versión   aumentada   y   mejorada   de   su   máquina   de   escribir,   la   cual   incorporaba   una   tecla   denominada   “shiw”   que   permiua   intercalar   entre   mayúsculas   y   minúsculas,   además   de   un   teclado  mucho  más  cercano  al  que  uMlizamos  actualmente:  

Así se denominan las filas del teclado ß Upper row ß Home row ß Bottom row

Con  el  paso  del  Mempo  esta  configuración  sufriría  sus  úlMmas  modificaciones,  añadiendo  al  reparto   de  caracteres  el  1  y  el  0  que  tanto  hemos  mencionado,  así  como  otros  signos  de  puntuación.  Ahora,   cabe  señalar  que  este  teclado  fue  diseñado  para  escribir  en  inglés,  (se  dice  que  el  70%  de  las  palabras   de  esta  lengua  pueden  teclearse  con  la  mano  izquierda),  no  obstante,  existen  variaciones  regionales   para  los  diversos  idiomas  que  emplean  el  alfabeto  romano,  como  AZERTY,  que  se  uMliza  en  Francia,  o   QWERTZ,   empleado   en   Alemania   y   países   circundantes.   La   versión   que   uMlizamos   en   castellano   es   muy   similar   a   la   anglosajona,   siendo   las   principales   variantes   la   inclusión   de   la   Ñ   y   nuestros   exclusivísimos  signos  de  admiración/exclamación  inverMdos.  Cabe  señalar  que  existen  dos  versiones   del   sistema   QWERTY   para   hispanoparlantes:   el   europeo   y   el   laMnoamericano.   Las   principales   diferencias   entre   éstos   radican   en   la   ubicación   de   la   @   (en   la   Q   en   América,   en   el   2   en   España),   la   inclusión/omisión  del  caracter  Ç  y  la  disposición  de  los  acentos.  Para  evitar  revolMjos,  recientemente   los   fabricantes   han   optado   por   dejar   la   configuración   europea   como   el   estándar   para   el   castellano,   siendo  esta  la  disposición  “oficial,”  por  así  decirlo:  

Imagen: Wikipedia 4


Literatura

Música

Entretenimiento

Todo

lo

demás

Ahora  es  un  buen  momento  para  echar  un  ojo  al  teclado  de  tu  computadora  en  caso  de  que  no  lo   hayas   hecho   aún.   ¿Qué   tanto   se   parece   al   que   acabas   de   ver?   Si   notas   algunas   inconsistencias,   es   perMnente   aclarar   que   no   todos   los   fabricantes   se   apegan   a   esta   configuración,   y   es   probable   que   incluso  te  toque  escribir  en  máquinas  que  cuando  pulsas  la  Ñ  en  la  pantalla  te  arroja  dos  puntos  o  un   acento.  Ahí  te  va  un  comercialote  (por  el  cual  debe  constar  no  recibo  un  centavo):  el  teclado  QWERTY   para   habla   hispana   más   preciso   en   el   mercado   es   el   de   una   Mac,   por   eso   8   de   cada   10   escritores   preferimos  la  manzanita  (aunque  hay  quien  afirma  que  los  modelos  periféricos  de  Logitech  son  aún   mejores,  no  lo  sé  de  cierto).  

¿Y qué? Yo sigo siendo más rico que Jobs. Ash, no empiece de ardido, don Bill, se parece a los que usan teclado Dvorak.

Oh,   sí,   casi   lo   olvidaba:   QWERTY   no   es   un   teclado   universal.   En   el   alto   mundo   de   la   mecanogra~a   Mene   muchos   detractores   que   lo   consideran   lento,   mal   diseñado   y   hasta  tartamudo   (es   decir,   que   los   errores  son  frecuentes  al  escribir  en  él).  Verás,  lo  ideal  es  teclear  con  la  vista  fija  en  la  pantalla  o  el   papel,  de  hecho,  si  te  fijas,  en  la  F  y  la  J  puedes  senMr  un  par  de  pestañas  que  sirven  para  guiar  tus   dedos  índices  a  la  home  row  (esto  en  inglés  se  llama  touch  typing).  Los  expertos  en  este  arte  afirman   que   el   Dvorak   Simplified   Keyboard   (DSK)   es   superior   al   QWERTY   en   cuesMones   de   velocidad,   comodidad   y   precisión,   toda   vez   que   ubica   las   vocales   en   la   home   row   y   las   consonantes   menos   usuales   en   la   bo•om   row,   que   es   la   más   ‘di~cil’   de   alcanzar.   También   dicen   que   es   mucho   menos   cansado   escribir   por   periodos   prolongados   en   él.   Por   ejemplo,   Barbara   Blackburn,   escritora   con   el   récord  Guiness  a  la  mecanógrafa  más  rápida  del  mundo,  alcanzaba  las  150  palabras  por  minuto  en  un   teclado  Dvorak…  ¿Qué  tan  verídica  es  la  supremacía  de  Dvorak  por  encima  de  QWERTY?  La  verdad  es   un  pleito  tan  anMguo  como  el  de  PC  contra  Mac,  que  será  mejor  dejar  para  otra  ocasión  porque  se  me   acaba  el  espacio.      Para  finalizar,  te  dejo  la   disposición   del   DSK   para   que   decidas   si   te   gustaría   escribir   en   él   o   no.   Nos   leemos   en   el   siguiente  ejemplar.   5


Literatura

Música

Entretenimiento

At the

Todo

lo

demás

BIBLIO-T-K Toca   el   turno   de   que   uno   de   los  

e s c r i t o r e s   c o n s e n M d o s   d e   e s t a   publicación   honre   nuestras   páginas:   Howard   Phillips   LovecraK.   Siendo   una   de  las  contadas  novelitas  que  escribiera  el  prodigio  de  Rhode  Island  en  su  corta,  corta  vida,  At   the   Mountains   of   Madness   (En   las   Montañas   de   la   Locura   para   los   menos   observadores)   relata  la  travesía  de  un  grupo  de  invesMgadores  de  la  Universidad  de  Miskatonic  a  través  del   conMnente   antárMco,   mismos   que   entre   otros   pormenores   se   topan   con   los   remanentes   de   una   civilización   pre-­‐humana   descrita   en   susurros   por   algunos   obscuros   autores,   así   como   con   uno  que  otro  horror  que  ha  sobrevivido  a  los  eones  para  embrujar  nuestros  días.     El  lector  lovecrawiano  (y  el  no-­‐lovecrawiano  también)  debe  entender  que  At  the  Mountains  of   Madness   no   es   sino   H.P.   Lovecraw   escribiendo   en   todo   su   esplendor;   absolutamente   todos   los   elementos   de   su   literatura   fantásMca   están   presentes   en   esta   narración:   los   AnMguos,   Kadath,  Leng,  Cthulhu,  el  Necronomicon,  el  árabe  loco…  Pero ��quizá  el  punto  más  fascinante   de   esta   obra   es   la   detalladísima   descripción   de   la   arquitectura   y   el   esMlo   de   vida   de   una   civilización   totalmente   ajena   a   la   humanidad.   Inclusive   podría   afirmarse   que   este   es   un   vasto   estudio  sociológico  de  los  Primigenios  tantas  veces  citados  en  los  mitos  de  Cthulhu.  La  vividez   con   que   el   buen   Howard   presenta   cada   rincón   de   este   mundo  congelado  es  poco  más  que  fenomenal,  proyectando   a  la  mente  del  lector  imágenes  cuya  niMdez  está  únicamente   limitada  por  la  imaginación  de  cada  cual.  Este  no  sólo  es  un   tesoro   de   la   literatura   de   ficción,   sino   un   hito   en   la   narraMva   de  horror  que  sería  pecado  omiMr  en  cualquier  biblioteca.     Considerado  frecuentemente  como  el  pináculo  de  la  obra  de   Lovecraw,   no   son   pocas   las   veces   que   se   ha   intentado   adaptar   At   the   Mountains   of   Madness   al   cine   (hasta   hoy   ningún   director   hollywoodense   se   ha   atrevido   a   llevar   a   Lovecraw   a   la   pantalla   grande).   El   úlMmo   en   apuntarse   (y   quizá   el   único   que   pudo   haber   hecho   un   buen   trabajo)   fue   Guillermo   del   Toro.   Es   una   lásMma   que   Universal   le   echara   atrás  el  proyecto.  

Esta  genial  caricatura  nos  la  fusilamos  de  acceleratingfuture.com,   de  la  autoría  de  un  tal  Michael    

Títulos de ayer y hoy que tienes que leer antes del fin del mundo

Mountains of Madness

6


Literatura

Música

Entretenimiento – Todo Un cuento de:

lo

demás

C.H.K.

E L

S E R

D E L

PORTAL Él… Más bien, eso está ahí afuera; me está buscando. Temo por mi vida, aunque sería más válido decir que temo por mi alma, por mi existencia misma. No logro comprender qué es o de qué oscuro abismo provino. No encuentro explicación alguna a su naturaleza. Si tan sólo no hubiese abierto ese libro… ¡Demonios! ¿Por qué lo hice? Fue un fatídico día cuando encontré el endiablado tomo en un estante de la librería del monasterio de ***. Debí presentir que algo malo sucedería, pues un aura helada me rodeó en cuanto lo tomé. Por un instante sentí presencias oscuras en esa habitación, e incluso cuando salí me pareció ver sombras acechando a mi alrededor. No sé por qué seguí adelante, por qué no solté ese infernal libro. Llegando a casa lo abrí y fui embargado por la misma gélida sensación. ¡Por Dios! Tuve miedo, pero mi curiosidad fue mayor. Ahí estaba un compendio de saberes ocultos, transcrito al parecer por los monjes franciscanos al antiguo castellano. Seguramente fue escrito en base a los conocimientos de los antiguos pobladores indígenas de la región. El monasterio de donde lo tomé es famoso por rumores que hablan de sus previos ocupantes, de quienes se dice rendían culto a dioses paganos en secreto, llevaban a cabo ritos oscuros y grababan imágenes de seres abismales en su entorno, al igual que hacían íconos de éstos. El libro página tras página describía las maneras de traerlos a este mundo, de obtener saber y poder de estas criaturas y tomar control sobre ellas. Esa noche y las siguientes a esa me persiguieron horrendos sueños del Hades; vislumbraba almas siendo devoradas por demonios alados y seres parecidos a los sátiros. Amorfos engendros de pesadilla torturaban las pobres ánimas que caían en ese apocalíptico paraje. Estos sueños cada vez eran más vívidos, siniestros y oscuros. Por aquel entonces me encontraba estudiando los escritos y rastreando descendientes de los indígenas de quienes se sustrajo este arcano saber, pues deseaba aprender su dialecto y la pronunciación de ciertas palabras clave inscritas en el libro. Cuanto más aprendía más era mi miedo, pero incluso mayor a éste era mi curiosidad por lo que era conocido como el Ritual de la Llama Oscura; el ceremonial que me otorgaría autoridad y poder sobre un sombrío espíritu cuyos conocimientos me darían control de las enfermedades, la muerte, el terror y la vida misma. Todo parecía prometedor: los ingredientes estaban listos; el ritual había sido practicado muchas veces. Sin embargo, aún dudaba en adentrarme por esta oscura ciencia, mas el veredicto estaba dado y no podía retroceder ya habiendo iniciado la empresa. El final llegó el 16 de julio, una noche despejada pero plagada de misterio. Se podía 7


- R E V I S T A

L E T R A S

R A R A S -

percibir el aroma del miedo flotando en el ambiente; un potente elixir para aquellos que van tras lo oculto. Los hechos tuvieron lugar en el antiguo monasterio. Revisé el libro por última vez, tracé los símbolos en el atrio exterior y comencé a conjurar las palabras: – Demonios y seres del abismo, venid a mi encuentro. Llenadme con vuestro antiguo saber y poder. ¡Otorgad a este mortal vuestro don! La noche se tornó turbulenta. Las montañas anunciaban Su aproximación con el resonar de tambores, al igual que el viento con un chirriante silbido de flautas. Los rayos de la luna iluminan el altar condenado a los seres infernales. El portal se abrió: llamas oscuras brotaron desde el abismo mientras que todo alrededor cambió a un entorno lúgubre y demacrado. Las sombras invadieron la Tierra; seres infernales apoyaban la embestida de su campeón a este mundo. El demonio conjurado había encontrado finalmente la forma de escapar a su exilio y regresar a este plano para causar un eterno caos, y fui yo quien rompió su sello. Aquel ser de imponente aspecto comparado con las burdas descripciones judeocristianas del maligno, con cuatro prominentes pares de alas, retorcidos cuernos cabríos, rostro de murciélago y cuerpo de bestia: una fiera maldita semejante a una pesadilla. Tuve miedo, mucho miedo, pero yo tenía el poder; era a mí a quien serviría. Allí estaba mi oportunidad de conocer secretos más allá de la imaginación, de alcanzar un entendimiento absoluto de las artes oscuras. ¡Todo! ¡Todo era mío! Pronuncié entonces el hechizo de subordinación para obtener su obediencia y a cambio… ¿Qué recibí a cambio? El demonio soltó un chillido demencial y, hambriento, comenzó a devorar a sus esbirros. Se alimentó de una sombra tras otra. Aterrado, me puse en pie y corrí como si el mundo se desmoronase a mis plantas. Después todo fue silencio.   En este momento veo el fuego en el horizonte. Gritos demenciales llegan a mis oídos. Se acercan, están tras mis pasos… Aquel ser me persigue. Tal vez no ha saciado su hambre y busca mi carne… O tal vez quiera el libro para llamar a su estirpe desde los propios abismos del infierno. Ahora aquí, en mi casa a las afueras de esta lúgubre ciudad, nadie sabrá lo que hice ni lo que sucedió a menos que encuentren este escrito, aunque de ser hallado nadie comprenderá nunca lo que ha sido de mí… Es muy tarde y estoy agotado, demasiado agotado. Cuando Él dé conmigo no seré más que un bocado que no opondrá resistencia. Tal vez pueda extinguir mi vida antes de que me alcance; estaré feliz de ello, ya que no deseo morir de esa manera tan espantosa. Si me preguntáis por el libro, éste se encuentra en…

FIN  

8


- R E V I S T A

L E T R A S

R A R A S -

M E T A F Í S I C A   P O R T Á T I L   JIMM A ENT S E R P

I V Á N

B

 Iván  entró  a  su  cuarto  esa  aburrida  tarde  de  julio;  miró  a  la  ventana  y  sólo  vio  nubes  y  más   nubes  agolpándose  hasta  el  horizonte.  No  hay  nada  que  hacer  hoy  —pensó,  y  se  miró  al  espejo  con   un  dejo  de  aburrimiento—.    Iván  B  entró  a  la  cámara  SEI004116  (las  siglas  SEI  significan  Simulación  Espacial  Interior)  que   emulaba  una  recámara  exactamente  igual  a  la  de  Iván  (nuestro  personaje  del  párrafo  anterior,  que   llamaremos,   en   adelante,   Iván   A).   Era   realmente   tedioso   tener   que   realizar   ese   ritual,   cronométricamente   coreografiado,   de   vez   en   cuando;   peor   aún   era   la   idea   que   aquellos   seres   ingenuos  de  universos  paralelos  no  sospechen  siquiera  de  su  existencia.  En  el  Universo  B  se  descubrió   desde  hace  Mempo  la  coexistencia  de  universos  paralelos,  además  de  que,  por  alguna  extraña  razón,   la  voluntad  se  aloja  en  universos  superiores,  como  lo  es  Universo  B  respecto  a  Universo  A  (y  muchos   otros).  

 EfecMvamente  la  hipótesis  de  los  muchos  mundos  o  universos   paralelos   era   verdadera,   sin   importar   lo   incómoda   y   poco   elegante   que   resultaba   para   Penrose   y   el   mismo   Iván   A.   La   solución   a   que   aparecieran   dos   fotones   en   vez   de   uno   después   del   espejo   fue,   a   fin   de   cuentas,   algo   muy   obvio:   el   “segundo   fotón”,   cuyo   ángulo   de   trayectoria  era  disMnto  del  de  la  trayectoria  original,  provenía  de  un   universo  paralelo  a  través  del  espejo.  Así,  los    fotones  no   sólo   Menen   velocidad   fija,   sino   también   ángulo   fijo.   Los   disMntos   ángulos   en   que   puede   viajar   la   luz   son,   en  

Yo como profesores de matemáticas en el desayuno.

(Penrose)

 Una  vez  que  Iván  A  no  supo  qué  hacer  en  su  habitación,  pues   olvidó  para  qué  había  ido,  dejó  de  observar  su  reflejo,  se  dirigió  a  la   puerta   y   salió   al   vesubulo.   Estuvo   un   rato   en   la   sala   leyendo   un   libro   que  le  dejó  varias  ideas  revoloteando  en  su  interior:  La  Mente  Nueva   del   Emperador,   escrito   hacía   ya   más   de   veinte   años   por   un   tal   Roger   Penrose,  ~sico  matemáMco  inglés  que  ahora  era  Sir.  ¿Se  imaginaría   Penrose   cuando   escribió   ese   libro   que   en   1994   lo   nombrarían   caballero   y   su   fama   sería   aún   mayor?   Así   como   quizás   él   no   imaginaba   ese   ni   otros   sucesos   futuros,   algunos   bastante   interesantes,   Iván   A   tampoco   imaginaba   que   en   el   año   2025   idearían,  al  fin,  una  interpretación  adecuada  a  las  observaciones  de   la  mecánica  cuánMca.  

9


Literatura

Música

Entretenimiento

Todo

lo

demás

realidad,  “préstamos”  de  otros  universos;  fotones  que  han  “entrado”  o  sido  proyectados  desde  otros   universos     a   través   de   espejos   y   mecanismos   similares.   Los   espejos   en   el   universo   de   Iván   A   (y   en   todos  los  universos)  no  eran  más  que  ventanas  a  universos  paralelos.     Era   el   año   56323   en   Universo   B;   contando   desde   el   momento   en   que   los   habitantes   de   Tierra   B   la   dejaron   para   formar   una   civilización   completamente   espacial.   A   veces   Iván   B   se   preguntaba   cómo   sería   un   planeta,   cómo   eran   las   estructuras   biológicas:   árboles   y   animales   que   eran  mitos  en  esta  civilización  de  Universo  B;  aunque  se  enseñaran  en  la   clase  de  prehistoria,  mediante  cámaras  SEI  adaptadas,  tenerlos  frente  a   uno   debía   ser   diferente.   Algo   tendría   en   común   con   ese   ridículo   personaje,  llamado  Iván  A,  a  quien  había  que  “visitar”  nuevamente  esta   tarde.   Iván   B   imaginó   a   Iván   A   como   una   persona   reflexiva,   pero   ineludiblemente   condenada   al   desconocimiento  de  su  universo-­‐época.  En  el  mismo  Universo  B  había  controversia  sobre  universos   de   grado   superior,   que,   en   caso   de   exisMr,   determinarían   los   eventos   experimentados   en   Universo   B.   Entonces,  hipotéMcamente,  era  posible  un  Universo  C  donde  radicaría  la  verdadera  voluntad  y  fuera   transmiMda   a   Universo   B,   donde   personajes   como   Iván   B   tendrían   la   ilusión   de   que   su   voluntad   es   original.    Iván  A,  de  hecho,  como  todos  los  personajes  de  Universo  A,  Mene  la  ineludible  sensación  de   que   su   voluntad   es   la   única.   En   su   universo,   de   manera   semiinconsciente,   semiinocente,   se   han   asumido   posturas   para   explicar   la   aparente   existencia   de   pluralidad   de   voluntades   o   conciencias   y   no   caer   en   el   solipsismo   total.   En   la   época   de   Iván   A,   por   ahí   del   año   2011,   todas   esas   opiniones   se   Mldaban   de   dogmáMcas   por   cienuficos,   y   sobrevivían   sólo   en   el   “incierto”   terreno   de   las   religiones,   donde  tales  unidades  voluntariosas    eran  llamadas  “almas”.  Si  supieran  que  en  los  Universos  nivel  B   dichas   hipótesis   se   hayan   ahora   confirmadas;   mas   sólo   hay   un   número   específico   de   almas   cuya   voluntad  es  regida  desde  esos  universos  (como  lo  hace  Iván  B  sobre  Iván  A).  Es  comprensible,  pues,  el   desagrado   que   sienten   en   general   los   cienuficos   de   Universo   B   ante   la   idea   de   niveles   de   universo   infinitos;   los   humanos   B   aún   guardan   (¿inconscientemente?)   una   forma   primiMva   de   antropocentrismo,  de  universocentrismo.    Al  llegar  a  la  cámara  SEI,  que  ahora  era  la   Solip SEI004255,   Iván   B   recorrió,   guiado   por   un   filos sismo e ófica s técnico,  el  túnel  de  exclusión  lumínica:  un  pasillo   que d la postur h a a y ic de   paredes   negras   que   serpenteaba   para   que   prop una conc e que só lo ia, y ningún  fotón  intruso  llegara  de  un  universo  nivel   ienci l o a , d u l e a n m A.   Al   fin,   entró   al   vesubulo   iluminado   de   la   equi ensueño ás es com cámara  SEI,  donde  el  técnico  lo  dejó  no  sin  antes   valen de és o recordarle   algunas   indicaciones.   Iván   B   se   sinMó   afirm te, más o ta. Es (Véa men molesto   de   ser   tratado   como   inepto   pues   hacía   se el ar: yo s o cuen o y Dios s, a muchos   años   que   venía   preparándose   para   sus   t o Ju en Le . a n el tras S Rara visitas   a   la   cámara   SEI.   Era   humillante   que   se   s ago olipsista sto.) tratara   así   a   los   ciudadanos   de   Civilización   B.   La   única   instrucción   era:   haz   lo   que   quieras.   Evidentemente   éste   es   un   punto   de   ocio   en   el   que   se   topan   los   universos   nivel   A.   Debe   haber   universos   nivel   B,   donde   la   voluntad   sea   uMlizada   de   manera   adecuada,   donde   se   hagan   cosas,   se   resuelvan   problemas.   Llegar,     10


- R E V I S T A

L E T R A S

R A R A S -

hospedarse   desde   hace   semanas   en   la   cuidad   limítrofe   a   la   muralla   del   complejo   SEI,   pasársela   perdiendo  el  Mempo  para  esperar  el  día,  el  momento.  Era  degradante.  Pero  Iván  B  olvidó  sus  quejas  y   hasta  estuvo  agradecido  (¿agradecido?)  de  no  tener  que  pasar  horas,  y  hasta  días,  ya  que  había  veces   en   que   los   sujetos   del   lado   A   dejaban   entornada   la   puerta   y   el   espejo   quedaba   a   la   vista   por   la   rendija.     —Momento   —pensó   Iván   B—,   ¿estoy   confiriendo   voluntad   a   los   sujetos   del   lado   A?   ¡Qué   disparates!    Seguramente,  si  dejan  entornada  la  puerta  y  por  la  abertura  se  ve  el  espejo  es  que  los  sujetos   B   deben   pasar   más   Mempo   según   las   infalibles   leyes   de   nuestro   universo,   perfectamente   cronometrado   por   los   cienuficos   (esos   que   nadie-­‐ha-­‐visto-­‐jamás)   de   civilización  B.     Finalmente   escuchó   los   pistones   de   apertura   y   una   leve   niebla   escapó   del   interior   de   la   cámara   SEI.   Iván   B   entró   a   Mentas;   la   niebla   era   espesa   y   no   permiua  visibilidad  alguna.  Escuchó  un  bip  que  indicaba  que  la  escoMlla  de  la   cámara  SEI  se  había  cerrado  y  pronto  la  niebla  comenzó  a  disiparse.  Apareció   un  espejo  giratorio,  un  sofá  cama  negro;  libros  regados  por  todas  partes.    —Una  habitación  bastante  desordenada  —pensó  Iván  B—.    Frente  a  él  había  un  aparato  cuadrado,  pronto  encontró  un  disposiMvo   portable   con   botones   e   intuyó   que   el   rojo   haría   algo   importante.   Al   presionarlo   un   ruido   arcaico   indicó   que   ese   aparato   cuadrado,   con   una   pantalla  en  la  parte  anterior,  comenzaba  a  funcionar.  Vio  para  qué  servían  los   demás   botones   y   encontró   los   que   cambiaban   las   escenas   móviles   bidimensionales  que  iban  apareciendo.  No  vio  nada  que  no  hubiera  visto  en   las   simulaciones   históricas   del   colegio,   y,   al   no   haber   algo   interesante,   apagó   el   disposiMvo.   En   el   reflejo  del  espejo  vio  que  la  pasta  de  uno  de  los  libros  —esas  tabletas  prehistóricas  de  información—   engalanaba  un  utulo  singular:  Rayuela.     —¿Qué   es   una   rayuela?   —se   preguntó—,   ¿qué   es   una   rayuela?   —e   imaginó   mil   formas   posibles.      Sin  embargo,  quedó  frente  al  espejo,  que  no  difería  en  nada  a  un  espejo  común.  Vio  que  la  luz   que  se  colaba  por  entre  las  persianas  de  la  ventana  lateral  se  tornaba,  poco  a  poco,  de  un  violeta  más   oscuro.     —Ahora   comprendo   las   largas   horas   de   entrenamiento   —se   dijo—.   Nada   en   este   mundo   arMficial  me  hubiera  preparado  para  la  primera  visión  de  un  ocaso  en  Tierra  A.       Recordó   aquellos   tediosos   años   de   la   secundaria   donde   era   introducido   a   cámaras   SEI   obsoletas,   pedagógicamente   adaptadas.   El   espejo,   que   no   debía   ser   normal,   lo   distrajo   de   nuevo   y   volvió  a  concentrarse  en  su  reflejo:  en  Iván  A.  Como  en  broma  dijo  a  la  imagen:  “pobre  Iván  A,  crees   que   existes   pero   ni   siquiera   Menes   voluntad,   —y,   después   de   una   larga   pausa,   prosiguió—   eres   tan   ingenuo,   vengo   de   un   mundo   donde   ocurren   cosas   que   jamás   entenderías.”   Entonces,   acercó   su   mano:  quiso  tocar  a  Iván  A.  Se  olvidó  de  una  verdad  básica;  evidente  en  Universo  B  desde  hace   11


Literatura

Música

Entretenimiento

Todo

lo

demás

milenios:  Un  fotón  Mene  velocidad  y  ángulo  constantes.  En  cuanto  tocó  el  espejo  cambió  levemente   su  ángulo  de  refracción  (en  más  de  un  grado  Planck)  y  la  niebla  cubrió  estruendosamente  la  cámara   SEI.  Alcanzó  a  ver  una  esquina  de  la  pasta  negra  del  reflejo  del  libro  Rayuela  antes  de  que  todo  se   desvaneciera.     Iván   B   se   preocupó   un   poco;   seguramente   indujo   el   final   de   la   simulación   antes   de   Mempo,   pero   el   técnico   le   dijo   que   no   había   problema,   que   todo   estaba   perfectamente   cronometrado   e   incluso   el   incidente   de   tocar   el   espejo   estaba   previsto:   no   habría   ninguna   extraña   alteración   al   espacioMempo   en   Así como la longitud universo  B  por  un  incidente  tan  mínimo.  Iván  B  no  pudo  evitar   de Planck designa la senMrse  ultrajado  en  el  fondo  y,  de  camino  al  hotel  donde  se   mínima distancia que hospedaba,   no   pudo   escapar   al   recuerdo   de   esa   úlMma   puede “entender” la imagen:   la   esquina   de   una   pasta   negra...   “¿Qué   es   una   rayuela?”   física, se me ocurrió

una unidad ficticia para este cuento, que designa la mínima cantidad angular en que algo se puede curvar o puede girar. Esto, en parte, existe en las ideas de “gravitón” de Penrose. Max Planck

  De   regreso   en   su   ciudad   natal,   Iván   B   invesMgó   en   todas   las   bibliotecas,   en   todas   las   enciclopedias   (había   información   que,   como   en   nuestra   experiencia,   debía   transmiMrse  de  manera  presencial).     —Privación   de   la   información,   otra   de   las   argucias   de   Civilización   B   —pensó   Iván   B—   para   controlar   a   sus   ciudadanos.    

  Jamás   encontró   referencia   a   una   palabra   como   rayuela.   En   ese   universo,   el   concepto   así   denominado   jamás   había   exisMdo.   El   úlMmo   día   de   búsqueda,   faMgado,   Iván   B   regresó  a  su  casa  sin  dejar  de  pensar   en   Iván   A.   ¿Tiene   caso   siquiera   Yo apoyé la teoría imaginar   a   otro   Iván?   ¿Qué   hizo   después   de   que   nuestros   universos   de la relatividad se   desconectaron?   Evidentemente   cuando nadie pelaba no  lo  volveré  a  ver  pues,  en  mi  vida,   a Einstein. no   tengo   otra   visita   programada   al   Complejo  SEI,  lo  cual  en  parte  es  un   alivio   tremendo.   Sin   embargo   he   escuchado  que  algunos  reciben  citatorios  inesperados,  lo  cual   no  es  descabellado  dado  el  hermeMsmo  que  guardan  las  altas   esferas   de   Civilización   B.   También   hay   otra   leyenda   que   dice   que  los  que  se  pierden  en  realidad  son  secuestrados  y  llevados   a   Civilización   B   prima,   para   prácMcamente   fusionar   sus   vidas   con  sus  paralelos  del  nivel  A.      —Tal  vez  algún  día  me  pierda  e  Iván  A  y  yo  seamos  el   mismo,  o  esclavo  el  uno  del  otro;  no  sé.     JJLJ  à  

12

1858 - 1947


- R E V I S T A

L E T R A S

R A R A S -

  —Pobre   Iván   A   —y   al   pensar   eso,   se   acordó   que   jamás   sabría   lo   que   es   una   rayuela...   su   error   más  grande  fue  tocar  el  espejo  antes  de  hojear  el  libro.       Iván   B   no   volvió   a   ser   pleno   pues   siempre   se   quedó   con   la   sensación   de   algo   faltante:   el   irresoluble   enigma   de   rayuela;   el   jamás   llegar   al   cielo…   (¿Al   cielo?..   —¡Vivimos   en   una   ciudad   espacial!)       Esa   tarde,   Iván   B   regresó   muy   nostálgico   a   su   casa.   No   podía   quitarse   de   la   cabeza   las   úlMmas   palabras   que   dijo   a   Iván   A.   Si   pudiera   verlo   otra   vez   le   diría   algo   “úMl”:   el   principio   del   ángulo   del   fotón  o  algo  así…  puede  que  en  el  universo  de  Iván  A  aún  no  se  sepa.  Entró  al  baño,  se  miró  al  espejo   y   se   quedó   perplejo.   Un   eco   de   esas   palabras,   que   no   se   podía   quitar   de   la   cabeza,   resonó   tanto   que   fue  casi  real:  ...eres  tan  ingenuo,  vengo  de  un  mundo  donde  ocurren  cosas  que  jamás  entenderías.    

::: FiN ::: J:I:M:M

El  Nempo      se  escurre  entre  los  dedos   como  cabellos  largos  y  mojados   como  río  que  me  lleva  en  su  corriente    a  veces  tranquilo    a  veces  furioso    siempre  constante  e  inmisericorde     Me  pregunto…    ¿Cómo  sería  si  sucediera  lo  que  dices?    Si  en  algún  momento  el  Nempo  se  detuviera    y  nosotros,  ingenuos,  sin  darnos  cuenta     seguramente  se  detendría  mientras  miro  tus  ojos,   cuando  toco  tus  manos,   tu  cercanía  se  plasmaría  como  retrato.   Y  escondidos  bajo  fresca  sombra,   como  capullos  resguardados        para  nunca  ser  rosa        para  que  el  viejo  llamado  Tiempo      se  compadezca;          para  jamás  marchitarnos.  

Estos versos son parte de mi poemario Palabras Son Sólo Palabras.

13

Si s e d e tu v i e r a e l t i e m po


Literatura

Música

Entretenimiento

Todo

lo

demás Los  Cuentitos  Fumados de…  

Daniel Jennings

En las calles de París.

Ocurrió antes de que el euro se apoderase de las calles de Francia. Me encontraba de vacaciones en París, fotografiando como buen turista cuanto jardín, edificio o monumento se cruzaba en mi camino –inevitable manía de los extranjeros al visitar este rincón de Europa. Recién había descendido de la Torre Eiffel, con mi confiable Nikon colgando del cuello y una bolsita llena de tarjetas postales, imanes para la heladera e incluso un par de reproducciones en miniatura de la dame de fer en la mano; ustedes saben, las baratijas que uno lleva consigo como para cerciorarse de que, efectivamente, estuvo allí. Vagaba por las calles aledañas al Champ de Mars cuando cruzó a mi mirada un solitario hombre que ocupaba una banca junto a un poste del alumbrado. Las posibilidades de haberle visto allí, entre las miles de personas que se daban cita a la sombra del gran falo de París, eran remotísimas; no obstante, había algo tan singular en su estampa que atrajo mi fascinación con magnético influjo. No fue el Windsor de la corbata entre los ángulos de su camisa ni el fino saco de pana, sino la obscura barba que cubría su mentón y sus pómulos por debajo de unos ojos cuya curva recordaba la luna menguante. Llevaba el cabello echado para un costado, entre sus labios pendía un cigarrillo sin encender y sus dedos jugueteaban con las teclas de un teléfono móvil. Dejé caer la quijada al caer en cuenta de quién se trataba; había visto ese rostro en la contraportada de varios libros. “No–puede–ser,” me dije a mí mismo, a sabiendas de que tal encuentro sólo era posible en las líneas de esos cuentos que tengo afición por escribir; pero la realidad es que le tenía allí, a sólo unos pasos de distancia, bajo el cielo parisino que tantos poetas han ensalzado. Sin pensarlo más me aproximé a él, lo suficiente para que mis sucios tenis entrasen en su campo visual, más allá de la pantalla del aparato que tan absorto le tenía. Al mirarle a esa distancia no me quedó duda alguna de su identidad y me atreví a dirigirme a él: – Disculpe, señor – enuncié. Él levantó la mirada y clavó sus ojos en mí; su gesto frío como el invierno montañés. Tras titubear un poco proseguí – Usted es Julio Cortázar, ¿no es cierto? – ¿Puedo ayudarle en algo? – preguntó bruscamente, devolviendo su atención al móvil. Quise descubrir qué tanto observaba en la pantalla, pero se percató de mi intromisión y aferró el dispositivo entre las palmas de sus manos – ¿Y bien? – Bueno, verá… Perdóneme si esto es demasiado impulsivo, pero… ¿No había muerto usted en el 84? Entonces, como quien ha escuchado la misma cuestión hasta el hartazgo, cerró los ojos y con un suspiro dejó caer la

14


- R E V I S T A

L E T R A S

R A R A S -

cabeza entre sus hombros. Guardó el teléfono celular en el bolsillo del saco y se puso de pie. Era más alto de lo que supuse en un principio. Produjo una cajetilla de fósforos y encendió su cigarrillo, la flama apenas rozando el tabaco. Tras exhalar la primera bocanada de humo posó sus ojos de vuelta sobre mí y, ladeando la cabeza, ordenó: – Sígame. Sus lustrados zapatos me guiaron entonces en dirección opuesta a la Torre Eiffel, como si deseasen escapar a su férrea presencia adentrándose entre rues, avenues y boulevards de nombres apenas pronunciables por el hispanoparlante; las mismas calles, avenidas y bulevares que él mencionara en más de una de sus obras. Me cuesta trabajo precisar cuántas cuadras recorrimos, lo único que sé es que mientras avanzábamos por las transitadas arterias de París, él delante mío y yo detrás suyo como un par de pingüinos, Cortázar no dijo una palabra: se limitó a calar el tabaco y dejar caer las cenizas sobre la acera. No me atreví a romper su silencio, después de todo, me encontraba caminando entre los distraídos peatones de la ville-lumière a espaldas de un hombre que, según todo registro histórico, debía estar descansando en el Cimitière de Montparnasse bajo los poemas y claveles de sus lectores. Cuando la cúspide de acero se hubo perdido tras las azoteas de los edificios mi guía se detuvo y desechó la colilla de su cigarro. Encendió uno nuevo y, sin aviso ni invitación, se introdujo por la puerta abatible de un establecimiento cuyo dintel rezaba en estilizadas letras mayúsculas: LIBRAIRIE. – Bonjour – saludó con impecable acento bajo las campanillas que le recibían. – Ah… Monsieur, vous ne pouvez pas passer avec le cigarrette – le respondió la chica tras la caja registradora. Cortázar, sin detenerse, levantó su mano izquierda y con ello puso punto final al discurso de la muchacha, quien le miró por encima de sus gafas, sacudiendo la cabeza como diciéndole “váyase al demonio pues.” Apenado, seguí al escritor en su recorrido por los estantes. Me condujo entre muebles dedicados a la lingüística, la filosofía y la historia hasta que se plantó frente a un exhibidor y, con las manos en los bolsillos y el humeante cigarro en los labios, señaló con la mirada una de sus repisas. En ésta descansaban acomodados sin orden particular medio centenar de libros con el nombre de Julio Cortázar inscrito en sus irregulares lomos; copias de Bestiario, Rayuela, Octaedro, La Vuelta al Día en Ochenta

Contrario a la creencia popular, el nombre de París nada tiene que ver con Paris, el joven príncipe troyano que raptó a Helena y se chingó a Aquiles en La Iliada. Sus orígenes se remontan a un pueblo celta-galo que habitó la región por ahí del siglo III antes de nuestra era conocido como ‘los parisios.’ Previo a la ocupación romana la ciudad se llamaba Lutecia y no fue hasta el siglo IV d.C. que el emperador Juliano el Apóstata la rebautizó como París. El primer monarca en asentar la capital de sus dominios allí fue Clodoveo I, rey de los francos, en el siglo VI.

15


Literatura

Música

Entretenimiento

Todo

lo

demás

Mundos y demás historias de cronopios y fantasmas que abarcaban las casi cinco décadas de carrera del hombre que, cual canterburiano espectro, se encontraba de pie al lado mío. Ediciones en castellano, francés, inglés e incluso en alemán; paperbacks con portadas minimalistas como poemas de un solo verso y hardcovers forrados de cuero, grabados con góticas letras doradas. Pensé en coger uno de esos volúmenes y dárselo a firmar para después pagarlo en la registradora –acaso dedicando una sonrisa a la chica de las gafas– y llevarlo a casa como un trofeo. Pero no pude hacer nada de esto: me limité a observar al fabuloso che con gesto confundido mientras, despreocupado, expulsaba el humo de sus pulmones. – ¿Y a usted quién le dijo que yo estaba muerto? – preguntó haciendo caer las cenizas del cigarro sobre el parqué. Permanecí en silencio cual deslenguado felino al no encontrar una respuesta. El tabaco se consumió entre los dedos de Cortázar, que sin enunciar una palabra más se llevó las manos de vuelta a los bolsillos, cruzó frente a mí y abandonó el establecimiento, ignorando la mirada de reproche que la chica de la registradora le dedicaba. Salí de la librería detrás suyo, no sin antes disculparme por el incidente del cigarrillo con un “excuse-moi” mal pronunciado. Deseaba alcanzarlo y preguntarle a dónde se dirigía. ¿Acaso a comprar un nuevo paquete de Gauloises en el Carrefour? El nombre del gato ¿O debía volver a su apartamento para alimentar a Teodoro de Cortázar es un W. Adorno? Tales cuestiones jamás encontrarían respuesta: homenaje a su alta silueta se escabulló entre los anónimos transeúntes y Theodor en cuestión de segundos había desaparecido en el ajetreo vespertino como una metáfora en una novela. Nadie en París Wiesengrund volvería a ver a Julio Cortázar fuera de las páginas de un Adorno, un libro.

filósofo y sociólogo alemán cuyos escritos son tanto o más confusos que los de Hegel.

FIN Y la neta eso está muy cabrón.

¡Ay, güey! ¡Es herr Hegel!

(1770  -­‐  1831)   16


- R E V I S T A

L E T R A S

Ghost   Avenue   es   una   emisora   de   radio   por  

Internet   hospedada   en   la   popular   plataforma   de   transmisión   Radionomy.   Casi   haciendo   honor   a   su   nombre,  es  un  proyecto  sumamente  elusivo  que  no   revela   datos   sobre   su   historia,   su   base   de   operaciones  (que  se  presume  es  Brasil  o  Portugal)   ni  sobre  las  personas  involucradas  en  él.  Lo  que  es   innegable   es   el   exquisito   gusto   con   que   sus   programadores  arman  las  playlists  que  día  y  noche   tocan  lo  mejor  del  dark  wave,  rock  industrial,  new   age,   post-­‐punk   e   incluso   algunas   melodías   alternaMvas  vesMdas  de  terciopelo  negro.  Como  tal,   puedes   escuchar   rolas   de   Bauhaus,   Joy   Division,   The   Cure,   Siouxie   and   the   Banshees,   Mephisto   Waltz,   Dead   Can   Dance,   She   Wants   Revenge   y   otros  amigos  musicales  de  la  noche.  En  crisMano:  es   una   emisora   idónea   para   darketos   y   afines.   Te   recomendamos  sobre  todo  las  Dark  Nights,  que  se   transmiten   diariamente   desde   las   10   de   la   noche   hasta  que  el  sol  asome  más  allá  del  horizonte.  

Asswipe. Fart-knocker.

R A R A S -

G H O S T ESCÚCHALA EN myspace.com/radioghostavenue ghost-avenue.playtheradio.com iTunes Radio

¡OMFG, miren q u i e n e s regresaron! Tal como lo anunciara Mike Judge en la ComicCon pasada, Beavis & Butt-head regresan a la televisión luego de una década encerrados en el cajón de su estudio. La nueva temporada, consistente en 24 episodios, se estrenará en Estados Unidos a finales de este mes por MTV (ese canal que alguna vez pasara música). Con suficiente suerte podremos verlos por cable antes de navidad (crucen los dedos y pídanle a Santa Claus que así sea). 17


Literatura

Música

Entretenimiento

Todo

lo

demás

Tom  Smith,  Chris  Urbanowicz,  Russel  

Leetch  y  Ed  Lay  se  conocieron  en  2002   cuando  estudiaban  tecnología  de  la   música  en  la  Universidad  de   Straffordshire.  Al  darse  cuenta  que  los   estudios  no  eran  lo  suyo  formaron   una  banda  llamada  Pilot.  Les  fue  bien  en  sus  primeros  gigs,  no  obstante,  no  tomaron   en  cuenta  que  ya  había  exisMdo  una  banda  con  ese  nombre  en  Escocia,  de  modo  que   pasaron  los  siguientes  años  cambiando  de  idenMdad  hasta  que  en  2004  firmaron  con   Kitchenware  Records  y  lanzaron  su  primer  álbum  como  Editors.  Desde  entonces  se  han   consolidado  como  uno  de  los  actos  de  rock  más  sobresalientes  en  la  escena   independiente  de  Europa,  sumando  a  la  fecha  tres   discos  en  su  haber,  dos  muy  buenos  y  otro…  pues   ROLAS más  o  menos.  Su  debut  The  Back  Room  (2005)  los   INDISPENSABLES lanzó  al  estrellato  casi  instantáneamente,  sobre   todo  por  las  muchas  reseñas  que  les  comparaban   con  la  agrupación  neoyorquina  Interpol,  llegando  a   MUNICH ser  denominados  “the  BriTsh  Interpol”  en  sus   tempranas  giras.  El  segundo  lanzamiento  de  su   BLOOD carrera,  An  End  Has  a  Start  (2007),  siguió  muy  de   cerca  los  pasos  de  su  antecesor,  pero  el  tercero,  In   This  Light  and  In  This  Evening  (2009),  marcó  un   BRICKS AND MORTAR cambio  de  rumbo  que  no  fue  muy  bien  acogido  por   algunos  fans  pero  les  abrió  los  brazos  de  un  público   FALL más  adepto  a  la  música  de  sinteMzador.    Por  si  te  llama  la  atención,  estos  chavos  se   presentarán  por  vez  primera  en  México  el  día  14  de   PAPILLON este  mes  en  El  Plaza  Condesa  y  un  día  después  en  el   FesMval  Corona  Capital,  al  lado  de  Moby,  PorMshead   y  los  Strokes…  Cáele,  vale  la  pena.   BONES

THE BOXER ALL SPARKS ESCAPE THE NEST 18


- R E V I S T A

L E T R A S

R A R A S -

CLÁSICA

MÚSICA

 Los  aut én Mc os   c on oc ed or es  saben  que  Guns  n’  Ros su  fin  entre  1996  y  199 es  llegó  a   7,   c ua nd o   S las h   y   D uff  McKagan  dejaron   banda.  Actualm la   en te   l o   ú ni co   q ue   q ueda  de  una  de  las  agr más  emblemáMcas   upaciones   d el   r oc k   d e   l os   8 0/ 90  es  el  nombre  y  un  Axl   berrinchudo   q Rose   ue   s e   p as ó   c as i   q uince  años  escribiend o  el  míMco   Chinese  Democ ra cy   a l   l ad o   d e   u na  plétora  de  músicos  inv todo,  al  final  ni  le  que itados  (con   dó   t an   b ue no ).   B ie n   pues,  este  remanente Guns  n’  Roses  s  de   e   p re se nt ar á   e n   e l   P ala cio  de  los  Deportes  de   Ciudad  de  México   la   e l   1 8   y   1 9   d e   e st e   m es .  Si  piensas  asisMr  tom siguientes  precaucione a  las   s:  a bs te nt e   d e   p ro nu nc iar  el  nombre  de  Slash,   no  vistas  player as   d on de   a pa re zc a   Slash  y  evita  a  toda  cos parecerte ta     a   S las h;   A xl   p od ría  sacarte  del  evento  o   co cancelar  el   nc ie rto   c om o   y a   h a   hecho  en  otras  fechas   de  esta  gira.  

Nacida   en   Virginia   en   1980,   Ann   Marie   Calhoun   (Simpson   cuando   era  

no tan

soltera)   se   crió   en   un   seno   familiar   lleno   de   música:   su   padre   era   un   hillbilly  de  esos  que  tocan  el  banjo  y  su  madre  una  pianista  clásica.  A  los   tres  años  comenzó  a  tocar  el  violín,  a  los  cuatro  ejecutaba  melodías  que   escuchaba   en   la   televisión   y   a   los   catorce   ya   había   ganado   un   chingo   de   concursos   de   bluegrass,   género   al   cual   dedicó   los   primeros   años   de   su   carrera.  Durante  su  adolescencia  coqueteó  con  la  música  clásica  (estudió   en   el   Kennedy   Center),   pero   ulMmadamente   decidió   que   lo   suyo   eran   la   improvisación,  el  blues  y  el  rock.  A   la  fecha  Ann  Marie  ha  comparMdo   el   escenario   con   nombres   tales   como   Jethro   Tull,   Mick   Jagger,   Incubus,   Foo   Fighters,   Ringo   Starr,     Joss   Stone,   Bon   Jovi   y,   aunque   usted   no   lo   crea,   con   Steve   Vai   (su   rendición   de   “For   the   Love   of   God”   no   Mene   madre).   Aunque   sus   apariciones   al   lado   de   una   orquesta   son   poco   frecuentes,   cabe   señalar   que   en   2009   colaboró   con   Hans   Zimmer   para   el   OST   de   Sherlock   Holmes,   y   figurará   como   solista   en   la   secuela   de   esta   cinta.   Date   una   vuelta   por   YouTube  y  checa  su  música;  no  te  arrepenMrás.  

s en el e r d a m omper r teae a d p s a á s i m r e Ad na son u r ía. e g n o l e t o i y b n n violí iada e c n e c i l s ,e traseros

¡Sí me caso!

19


Literatura

Música

Entretenimiento

Todo

lo

demás

Llega   a   la   pantalla   grande   una   de   las   puestas   en   escena   más   exitosas   del   momento:   God  of  Carnage.  De  la  pluma  de  Yasmina  Reza,  relata  el  encuentro  que  sosMenen  dos   parejas   luego   de   que   sus   hijos   Menen   una   pelea   en   la   escuela,   encuentro   en   el   que   asomaran  las  más  viscerales  facetas  de  cada  uno.  La  adaptación  de  esta  obra  corre  a   cargo  de  Roman  Polanski  y  cuenta  con  un  reparto  interesantón  conformado  por  Jodie   Foster,   Kate   Winslet,   John   C.   Reily   y   el   genial   Christoph   Waltz.   Aunque   aún   no   hay   fecha  de  estreno  en  México,  llega  a  las  salas  norteamericanas  este  diciembre.  

Les cuento: aunque Carnage está planteada en Nueva York, tuve que rodarla en París porque estoy vetado de Estados Unidos. ( por pedófilo, según)

? l l a c a n n o g Who you DOS  BUENAS  NOTICIAS  PARA  LOS  FANS  DE  LOS  CAZAFANTASMAS   Desempolva  tu  overol  y  ponle  baterías  a  al  proton  pack  

porque   los   cazafantasmas   están   de   regreso:   el   Ecto-­‐1   circulará   por   las   calles   de   Nueva   York   una   vez   más,   puesto   que   la   producción   de   la   tercer   entrega   de   esta   franquicia   arranca   en   la   primavera   de   2012   “con   o   sin   Bill  Murray  en  el  reparto,”  según  reveló  Dan  Aykroyd  en   agosto   pasado.   Por   otro   lado,   el   Facebook   oficial   ha   adelantado   que   una   versión   remasterizada   de   Ghostbusters  será  exhibida  en  cines  de  aquí  y  allá  antes   que  termine  2011;  una  gran  oportunidad  para  quienes   únicamente   conocimos   esta   genial   cinta   en   las   retransmisiones  del  5.  

¡Eso vienen diciendo desde el 91!

20


Literatura

Música

PA R A N O R M A L

3

Entretenimiento

Todo

lo

demás

A C T I V I T Y

En   2007,   armado   con   una   cámara   de   video   casera,   cuatro  

W S E N

Dante  Alighieri   (1265-­‐1321)  

Recientemente el director Julian Schnabel expresó su interés en rodar la adaptación cinematográfica de la novela In the Hand of Dante, del escritor Nick Tosches. Ésta oscila entre un episodio de la vida de Dante Alighieri en su intento por concluir la Divina Comedia y la vida misma de Tosches, quien es contactado por un agente del mercado negro que dice poseer un manuscrito auténtico del máximo opus del poeta florentino. ¿Y saben quien está apuntadísimo para encarnar a Dante en esta peli? Johnny Depp.

actores  y  quince  mil  dólares  el  director  israelí  Oren  Peli  rodó   un  filme  Mtulado  Paranormal  AcTvity  que,  para  sorpresa  de   tantos,  logró  la  gran  hazaña  del  Blair  Witch  Project:  aterrar  a   la   audiencia   con   supuesto   material   recuperado   de   un   documental  que  terminó  en  tragedia.  Con  una  cinta  barata   pero   efecMva,   Peli   llamó   la   atención   de   Miramax   y   Paramount,   quienes   en   2009   accedieron   a   distribuirla   a   lo   largo  de  Estados  Unidos  con  magníficos  resultados  críMcos  y   comerciales.  Poco  duró  el  embrujo  cuando  tan  sólo  un  año   después   se   estrenó   Paranormal   AcTvity   2,   que   aunque   recaudó   muchos   dólares   no   fue   bien   acogida   ni   por   la   prensa  ni  por  los  cinéfilos.  Ahora  la  franquicia  se  hunde  un   poco   más   con   la   tercer   entrega   de   esta   saga,   que   narra   el   primer   encuentro   de   KaMe   y   KrisM   con   el   demonio   que   las   acecha.   Con   alrededor   de   tres   meses   de   producción,   esta   precuela   promete   poco,   aunque   podría   dar   una   que   otra   sorpresa.  En  cines  a  finales  de  octubre.  

21


- R E V I S T A

L E T R A S

10 hechos de:!

+3 Uno  de  los  personajes  más  populares  de  la  saga   de  Saint  Seiya  es  Milo,  el  caballero  dorado  del   Escorpión.  Quizá  recuerdes  que  su  ataque   principal  es  la  famosa  ‘aguja  escarlata,’  con  la   cual  le  pone  una  chinga  a  Hyoga  de  Cisne.  Como   se  explica  en  el  anime,  cada  uno  de  estos  golpes   representa  una  de  las  quince  estrellas  de  la   constelación  del  Escorpión,  siendo  el  úlMmo,   llamado  Antares,  el  que  pone  fin  a  la  vida  del   oponente.  Antares  es  el  nombre  que  dieron  los   griegos  a  alpha  scorpii,  la  estrella  más  brillante   de  la  constelación,  ubicada  justo  en  el  aguijón.   Se  trata  de  una  súper  gigante  roja  cuyo  radio   Mene  casi  800  veces  el  tamaño  del  de  nuestro   sol.  Esto  significa  que  si  colocásemos  a  Antares   en  nuestro  sistema  solar  ésta  se  ‘comería,’  por   así  decirlo,  a  Marte  y  todos  los  planetas  que  le   anteceden.  Irónico,  considerando  que  en  griego   Antares  significa  “opuesto  a  Ares”  (o  Marte).   Con todo, de Antares nadie se murió.

R A R A S -

CHUCK NORRIS 1. Chuck Norris puede dividir entre cero. 2. Antes de ir a dormir, el Coco revisa que Chuck Norris no esté en su armario. 3. Chuck Norris sí puede comer sólo una. 4. Las lágrimas de Chuck Norris curan el cáncer; lástima, Chuck Norris nunca ha llorado. 5. Un policía detuvo a Chuck Norris… Chuck lo dejó ir con una advertencia. 6. Chuck Norris murió hace veinte años pero la muerte no se ha atrevido a decírselo. 7. Una vez Chuck Norris visitó Marte; no dejó ni rastro de vida. 8. Cuando atardece es porque el sol está huyendo de Chuck Norris. 9. Chuck Norris hace llorar a las cebollas. 10. Chuck Norris puede sentarse en la esquina de una habitación redonda.

mado a r i f n o c a h e Stallone r e a de Th t l s e e v u l c e Sy s uienes para la Q . s i 2 r 1 r 0 o 2 N Chuck enarse en r t s e a hagan i a c i , t s o e n l b a a t d s Expen pico de e é cabeza, o l a l n a n d e n e o i t r i n t no e arse un g e p manos. e u d h s r e o r v e a s f el ado como s a c a r f n pues ha

22


- R E V I S T A

L E T R A S

Cartas. Prehistóricas, ¿no es cierto? Bueno, imagina por un momento que las computadoras se rebelan contra la humanidad como en Terminator y necesitas enviar un mensaje urgente a John Connor… Un sobre podría ser útil, ¿no lo crees? Aquí te enseño cómo hacer uno. Te invito a que utilices una hoja de esta revista.

R A R A S -

I M A G I R O TIME! i Shingu Por: Fumiak

dobla  una  tercera  parte   de  la  mitad  inferior,  luego   sigue  el  diagrama  

marca  perpendicularmente  

¡Listo! Puedes utilizar este sobre para enviar mensajes amistosos, amenazas de muerte y hasta una carta de amor al chavo o la chava que te gusta, aunque no te hagas ilusiones: seguramente te mandará al cuerno. 23


r

e

v

i

s

t

a

LETRAS

®  

R A R A S Todos los derechos reservados Editorial Sad Face Her Majesty’s Entertainment Octubre 2011

SAD

F A C E!

E D I T O R I A L

H

e r

M

a j e s t y ’ s -­‐    E    n    t    e    r    t    a    i    n    m    e    t    -­‐  


Revista Letras Raras, octubre 2011