Issuu on Google+

Me atrapó tu recuerdo, en esta silenciosa noche, donde tu imagen aparece, donde me dedico a contar la estrellas del cielo.

Me atrapó el pensarte, el buscarte en un mar de letras: buscando te encontré: recordando que en mí estás tú: luz de mis metas.

Me atrapó tu imagen: estás tan callada y constelada de mil razones para vivir, mil razones para sonreír y sentir, que mi vida la conformas tú: la confirmación diaria y puntual de lo vital del amar, el amar que tú me entregas: y el amor que yo le entrego a los demás.

Me atrapaste, en esta silenciosa noche. No me sueltes, deja que tomado de tu mano,


yo, repita sin cesar tu nombre: Diana… ¡Diana! No me sueltes: el sol aún no salío, mas yo ya veo la mañana.


Me atrapó