Issuu on Google+

El minimalismo en las bellas artes salió como reacción al movimiento pop art y cierto neo surrealismo que se manifestaba carente de contenido, ricamente expresivo. Si seguimos esta sencilla base evolutiva en las bellas artes podemos decir que el estilo minimalista en publicidad fue la evolución de una publicidad asfixiante y caótica y con una estética recargada llena de estereotipos. Las principales características del minimalismo publicitario podemos decir que son: Monocromía / Construcción de marca y no de producto / Crítico con el consumismo impulsivo / Predilección por el blanco y negro / Uso de símbolos e iconos de la vida cotidiana / Arte conceptual / Insights muy potentes / Grandes formatos


publicitario

El blanco y la falta de claves visuales en las nuevas piezas de comunicación publicitaria pueden parecer una perdida muy importante en comunicación a los consumidores. Paradójicamente unos anuncios que comunican casi nada van llenos de un mensaje que el propio consumidor aprecia. Cada consumidor llega a descifrar a su manera el mensaje publicitario vacío de claves visuales que nos lleven a una única interpretación. El vacío minimalista en comunicación permite a la publicidad liberarse de la carga comercial negativa y le lleva a sus espectadores a poder pensar libremente sobre las marcas y productos de esta publicidad. Algo que los consumidores agradecen al no sentirse manipulados en una sociedad de consumo donde se reciben tantos impactos publicitarios. Es una de los posibles respuestas a porque el minimalismo en publicidad funciona. El primer visionario que llegó a ver esto fue William Bernbach y sus anuncios para Volkswagen USA.

El minimalismo es algunas veces la mejor manera de crear el máximo impacto en vertientes publicitarias como las acciones de marketing directo y de guerrilla. En algunos casos sigue siendo buena opción porque las acciones minimalistas despiertan intriga en los consumidores. La sencillez es la vuelta de tuerca otra vez en acciones que los consumidores esperan más ruidosas en su entorno. Como ejemplo unas tarjetas minimalistas pero especiales y unas acciones de marketing de guerrilla de elementos tan cotidianos como pueden ser el grafitti o el smog producido por los coches por lo sorprendente como se usa para llamar la atención del consumidor.

publicitario

¿Por qué funciona? El estudio How nothing became something: white space, rhetoric, history, and meaning publicado en el Journal of Consumer Research en 2006 afirma que el uso del espacio en blanco, es de hecho, un elemento muy influeyente en la percepción de marca por parte del consumidor. Afecta en todos los aspectos de la percepción viendo que anuncios limpios de elementos visuales provocaban una percepción de valores de alta calidad, prestigio, confianza y liderazgo.


Plegable Minimalismo