Issuu on Google+

Germรกn Arrubla


GERMÁN ARRUBLA LA Galería - Arte Contemporáneo www.la-galeria.com.co Diseño e impresión Octubre, 2013 DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN Daniela Sánchez Textos Guillermo Santos Marco Antonio Mejía María Belén Saiz de Ibarra Fabrice Placet Ricardo Arcos-Palma Christian Padilla Clara Mónica Zapata Jaramillo Germán Arrubla Imágenes Germán Arrubla


GERMÁN ARRUBLA


Germán Arrubla es un artista antioqueño cuya búsqueda estética cual da cuenta de sus vivencias y su relación con el mundo, el azar, el riesgo y el contacto con el otro y con lo otro. En su práctica artística, es común el uso de objetos encontrados tanto del ámbito religioso, profano, político y de la cultura popular. En el uso de estos significantes es común encontrar relaciones desprejuiciadas al mezclar cosas que nada tienen que ver la una con la otra o con situaciones, personas o mezclas irreconciliables. Su filosofía es la anti-cuadrícula, las líneas azarosas, nada recto, sólo curvas, el caos y la trasgresión ingenuamente venenosa.


SACRUM CONVIVIUM

(2013) LA Galería - Arte Contemporáneo Curaduría: Ricardo Arcos-Palma


Sagrario (2013) Ensamble: objeto encontrado y escarabajos muertos


Sagrario (2013) Ensamble: objeto encontrado y escarabajos muertos


The Last Supper (2013) LA Galería - Arte Contemporáneo


The Last Supper (2013) LA Galería - Arte Contemporáneo


SACRUM CONVIVIUM En un paraje del texto de Kafka, Gregory es sorprendido por la empleada del servicio quien le grita no te me acerques escarabajo…del mismo modo un día en que Gregory intenta reunirse con su familia en el comedor su padre le lanza manzanas y una se le clava en su lomo, a partir de ese momento empieza una desmejora profunda… -Yo perforo varios libros de la metamorfosis con el símbolo la nueva manzana- Apple de Mac- también retomando un poco la manzana de la discordia en la mitología griega, como la manzana prohibida del paraíso terrenal y entablo un juego con estos ingredientes, aprovechando las conexiones subjetivas que me sugieren los acontecimientos. De igual forma retomo el sentido de divinidad que los egipcios han profesado por el escarabajo y en especial en la cristiandad antigua en el valle del Cota, donde por un sincretismo religioso entre los cristianos y los egipcios llamaban a esto Bonus Scarabaeus- el buen escarabajo.

Por su sentido sagrado en contraste con su condición coprófaga, he conservado los que de forma natural iban muriendo y los colocaba en cofres-sarcófagos para protegerlos y preservarlos, es la serie que llamo sagrarios, donde la iglesia guarda el cáliz o el santísimo. En estos ensambles también he empleado video-objetos y perforado libros escogidos que crean un discurso critico sin mas pretensión que la inter-relación de ideas muy personales.

La agonía (2013) Obra en proceso


La agonĂ­a (2013) Obra en proceso


DIET-ETICA


DIET-ÉTICA

Durante un tiempo cultive escarabajos coprófagos en una finca. Inicialmente les construí un estercolaría como en una especie de vivero, allí les coloque las heces de perros, vacas, caballos y heces humanas. Ellos empezaron a llegar por cantidades, yo aproveché y cerré con mayas finas para que no escaparan. Por un tiempo les daba su dieta normal y por ciertos periódicos de tiempo los dejaba aguantar hambre para mas tarde reemplazarles las heces por papel periódico de los diarios, celulosa humedecida. Ellos por el ayuno se veían forzados a devorar las noticias-celulosa. De estas acciones hice registro en video y fotografías. También experimenté escribiendo textos con ellos mediante la manipulación de su temperatura, del frio al calor. Fríos se hacían los muertos y por medio de un secador de pelo los calentaban y se despertaban de inmediato.

DIET-ÉTICA (2012) Fotografía - Video Escarabajos comendo periódico


DIET-ÉTICA (2012) Fotografía Escarabajos comendo periódico


ÍNTIMO SACRO


ÍNTIMO SACRO Ricardo Arcos-Palma La intimidad es espacio y olor, humor y heces en una conjugación que sigue a las leyes de un destino sin calculo. Mostrar lo oculto, esculcar los anaqueles, se ha vuelto común para una sociedad ávida de observar, disfrutar y escandalizarse con lo que han hecho los demás. Nunca como ahora las historias individuales habían hecho parte de nuestros mundo cotidiano. La experiencia urbana concentrada en una vida de la calle, ha evolucionado en la indagación por lo domestico y los sucesivos ambientes que refieren la vida privada. Así viva encerrado en su alcoba o se interne en su s vísceras, el artista autoproclama el cuerpo como sujeto y objeto del arte, confiriéndole la condición de recinto sagrado.

cuerpo expresión máxima de lo intimo. Se empeña en explorar el entorno físico del cuerpo como paisaje, elogio de la belleza, entronizando y desvirtuando patrones comerciales; el cuerpo, depositario de inscripciones, cirugías, tatuajes, cicatrices y piercings, hasta la exploración de sus entrañas en viajes microfilmados por sus fluidos y excreciones. El arte, al tiempo que se ocupa de la acumulación de materiales de desecho, ya no solo producidos por la sociedad de consumo: basura, chatarra, grasa, desperdicios; también se ocupa de los residuos producidos por la asepsia corporal; compresas, apósitos, unas cabello, sangre, orina, y excrementos.

Una de las particularidades del arte contemporáneo es ocuparse del mundo propio de cada individuo y en este aspecto potencia la conciencia individual, la singularidad hasta su propia esquizofrenia e inspecciona en lo domestico, lo intimo - expresión máxima de lo domestico- el

Nada mas intimo y placentero que el ritual sagrado de un buen baño: su ambiente - dispuesto a la purga de olores y deshechos corporales-, hurgar los orificios, evacuar sus heces, orina, mocos, cera, semen, cebos y lagañas.


¡Disponernos a su limpieza! Papel higiénico, champú, agua y jabón; toalla, anti hongos, talco, desodorante, supositorios, colonia. Purgar la epidermis refiere L Medford. Este ritual como otros de la vida cotidiana podía pasar desapercibido para un ciudadano común, no para German Arrubla quien dispuso todas sus facultades y sentidos en la concientización del acto intimo- sacro, al inducirnos en una realidad a la que antes no estábamos acostumbrados y que por mojigatería o falsa moral reprimimos inconscientemente como consecuencia del temor a descubrir la intimidad oculta. En este sentido sus obras estimulan particularmente : el tacto, al proponer objetos propios del universo particular hospitalario - mingitorios- cuyo uso se reserva a lo esencial… mear, redimensionados en tamaño y asepsia; en Escucha, el oído al rememorar la brisa del mar en una serie de vulvas - caracol; en Nautilos, el ojo, ya que atreves s de objetos monoculares nos confronta con los orificios corporales; Ámbar, el olfato, estimulado mas por la costumbre de oler que por su misma condición pestilente, al atrapar

materia fecal en resina transparente y acrílico, garantizando su permanencia en el tiempo contra su carácter efímero; y en Supositorios, la palabra nos coloca frente al texto de un poema Borgiano, cuya caligrafía se funda en la distribución de los medicamentos. La intimidad es la idea, en suma, de que en el océano colectivo se preserva un resto a la mirada de los otros, una parcela de la que el sujeto posee la única llave y confiere al que la empuña una decisiva ración de poder. Y no de un poder cualquiera, indiferenciado o general, sino un poder sin replica. En esta particular exhibición, el poder que se confiere al arte posibilita penetrar lo intimo para hacerlo publico. Dispongamos pues, nuestros sentidos, después de su limpieza. A la apreciación de una, otra realidad subyacente.


DIET-ÉTICA (2012) Fotografía Escarabajos comendo periódico


DIET-ÉTICA (2012) Fotografía Escarabajos comendo periódico


MANDALAS


Mandalas (2004-2013) De la serie: Mantras Cajas de luz 52 cms x 52 cms


ARCHIVOS PARALELOS


ARCHIVOS PARALELOS (Acción en la morgue) Guillermo Santos La relación entre muerte y fotografía ocupa un importante papel en la consolidación del pensamiento fotográfico. Parte de esa relación se construye sobre la base de una experiencia de embalsamamiento temporal que el espectador ve en la fotografía, la distancia que se instaura frente a aquello que ha sido fotografiado, y la impresión de persistencia que la imagen nos ofrece. Sobre estas sutilezas del proceso de percepción de la foto, German Arrubla ha venido construyendo una propuesta artística en los últimos anos. Arrubla suele jugar en la relación entre cuerpo e imagen, partiendo de colecciones de fotografías antiguas que el mismo ha venido recopilando durante anos, especialmente retratos, en los que se expresa con especial eficacia esa distancia histórica y física entre el cuerpo representado y el espectador, como lo ha hecho en ocasiones pasadas, el artista realiza instalaciones a partir de esas imágenes, creando una dinámica de acercamiento y distanciamiento que utiliza elementos ópticos y especiales.

En esta ocasión, Arrubla adiciona elementos que sugieren la muerte anónima y espacio de la morgue, catalizando una reflexión especialmente potente en contextos sociales violentos como el nuestro. Al tratar la foto como cuerpo, y devolverle al espectador la imagen mediante una puesta en escena que amplia lo que ella misma contiene, Arrubla vuelve a sacar provecho de las paradojas temporales que están presentes en el seno mismo de lo fotográfico.

Paralelos (2011) Registro fotográfico de acción en la morgue


Autopsia de la memoria (2011) Fotograf铆a de acci贸n en la morgue


Archivos Ricardo Arcos-Palma Para revista Art Nexus.# 128 La muestra archivos de German Arrubla es una reflexión plástica sobre lo que significa “ el cuidado de si mismo”, expresión que se encuentra en estrecha relación con la idea de cuidar de la memoria, que en este sentido, haría parte fundamental de nuestra mismidad. Cuidar la memoria para el artista es realmente importante frente a la desaparición inevitable de nuestra corporeidad: la muerte. Para sobrevivir a la muerte hay que recordar, propiciar y cuidar del recuerdo. Este parece ser lo esencial de Archivos paralelos, Para el artista, el texto Cámara Lucida de Rolando Bretes es una revelación, pues lo fundamental de esta obra es absolutamente fotográfico, así en su mayoría esta obra sea objetual.

Archivos (2011) Fotografías análogas archivadas en bolsas para cadaver


Para dar forma a esta exposición el artista se apoya conceptualmente en el concepto Griego de Epimeleia, utilizado por el filosofo Michel Foucault, quien insistía en “el cuidado de si mismo “, en lugar de la antigua premisa de “ conócete a ti mismo”. La muestra esta compuesta por varios fragmentos que tienen relación con la ausencia del cuerpo. En lugar de los cuerpos como recuerdos contundentes de nuestro paso por este mundo, vemos por ejemplo, una serie de fotografías ( postalinas) que nos recuerdan La Bella Epoque, donde hermosas mujeres muestran con coquetería sus elegantes prendas y atuendos propios de la moda de esos anos de esplendor. Estas imágenes nos recuerda Arrubla, son un dialogo con el pasado y un intento por mantener viva la memoria. Esas fotos están dispuestas una a una dentro de cajas negras, empiladas una sobre la otra a manera de muro, donde unos cristales – lupas nos hacen ver detalles de las expresiones de las modelos o de sus prendas. Imágenes coleccionadas preciosamente por un individuo que dejo de buscarlas - nos cuenta Arrubla-, cuando su hermana

desapareció y luego la encontró en las neveras de una morgue. Poco importa la relación existente entre el deseo de coleccionar estas postalitas y la hermana del personaje. Lo que importa aquí es la relación entre la muerte y la fotografía; como dice el artista “ la fotografía es la conexión con el otro y con el ahora”. Esa relación temporal y personal logra darle a este fragmento un carácter enigmático. Otra de los fragmentos de la exposición es la Bitácora de los muertos; un libro de registro de defunción encontrado en la morgue del hospital San Juan de Dios, cerrado desde hace anos por falta de presupuesto. Este libro deja una serie de nombres, fechas, y otros datos de personas que no conocemos. Sin embargo, pese a eso, esta Bitácora logra conmovernos al ver como la muerte se contabiliza y archiva. Ese registro de la muerte parece ser la única posibilidad para esos ausentes de permanecer en la memoria.


En la sala podíamos también observar cuatro bolsas negras mortuorias del tamaño de un cuerpo humano: una de ellas contenía una postalita similar a la que veíamos en la primera obra aquí descrita; la bolsa entreabierta deja ver el rostro de una modelo, como si se tratase de un cadáver al cual venimos a decirle el ultimo adiós. Otra bolsa contenía una serie de cartas que el artista conserva cuidadosamente, pertenecientes a personas cercanas a el y que ya no existen; la idea de la correspondencia y de ese dialogo con la memoria es aquí fundamental. La tercera bolsa esta llena de pañuelos recién comprados, como insistiendo de que es inevitable nuestra partida de este mundo y que hay que “prepararse para llorar”, dice Arrubla; la ultima bolsa, que parece contener un cuerpo, realmente esta vacía. ya no hay cuerpo ni tampoco rastro alguno de nuestro corporeidad, ni siquiera un objeto que hable de esos cuerpos. Este es el fragmento que anuda todo el discurso de la obra de Arrubla: recordar para permanecer, parece insistir una y otra vez. Con esta obra el circulo se cierra: cuando ya no somos cuerpo, ¿ que es lo que queda? Nada. Solo el recuerdo, las imágenes, loas cosas, los objetos que nos hablan de ese paso

por este mundo. Archivos es una obra que insiste en esas gavetas donde conservamos lo mas preciado de nuestros recuerdos, que nos hablan de esos personajes que ya no están pero que paradójicamente renacen cuando los invocamos cada vez que vemos sus imágenes, leemos sus cartas o simplemente volvemos a nombrarlos, justo en el momento donde ya nadie los nombra. Mirada al pasado, colección de cartas, fotografías, recuperación de cuadernillos de registros fúnebres, bolsas mortuorias… todo un dispositivo que nos habla de la muerte y de la persistencia en poder permanecer en la memoria de la piedra, como diría Vicente Huidobro en su “ Alazor”. Archivos de German Arrubla es un dispositivo plástico que guarda y organiza lo mas preciado que el tiempo parece no poder anular.


SER SIN TIEMPO


SER SIN TIEMPO María Belén Saiz de Ibarra En este proyecto “ Ser sin Tiempo” German Arrubla trabaja una serie de fotografías encontradas, algunas datadas en el periodo modernista conocido como Duco, entre los anos veinte y treintas, entre las “guerras mundiales “ de principios del siglo pasado, también hay algunas piezas de 1850, particularmente un caleotipo original de un niña muerte, una suplicante de mármol de 1899 y un descendimiento. Las piezas van en unas urnas transparentes con lentes (fresnel lent) que median entre el espectador y las obras. La intervención de las fotografías que registran retratos de grupo e individuales, de niños, adolecentes, mujeres jóvenes, adultos, ancianos, se limita a señalar nuestra mirada. Interpone entre nosotros y la imagen fotográfica una lupa o lente de aumento. Aparece entonces en la imagen la presencia de la mirada. Detrás del lente que solo abarca una porción de la foto, aparece como a atreves de un ojo vivo, un detalle, una alteración sobredimensionada de nuestra mirada.

Mirada que necesariamente interviene toda realidad. Que para ser mas exactos la constituye ; esa realidad, que habitamos esta construida desde nuestra percepción retiniana; formas, colores, conceptos, tactos, olores, fragmentos oníricos, recuerdos de un vestido, de un gesto, una sensación del silencio de la siesta en el hogar materno…. De la luz previa a la fotografía tomada que luego se hizo eterna. Sin embargo pareciera que hay algo mas que nuestro yo y nuestra entidad en el mundo. Claramente algo profundamente incomodo persiste en estas intervenciones fotográficas. Y es aquello que existe mas allá de ‘la realidad’, de este mundo domesticado en nuestra retina, conocido y abarcado. ¿El otro ¿ o tal vez ¿ un inframundo?. Este mundo particular, ese inframundo que nos señala German Arrubla esta habitado por una entidad extraña. Otro fantasmal,


De la serie Ser sin tiempo (2006) Lupa Fresnel sobre imagen fotogrรกfica anรกloga


difuso, pero radical. La inquietante certeza de que otros sistemas de signos, de verdades, existen por fuera de nuestra compleja pero segura realidad inventada por nosotros mismos. German nos empuja sutilmente a llegar a pensar incluso que podríamos ser un invento de “ los otros” ¿Somos parte de una historia de la que no conocemos la estructura y sus lógicas? ¿Tal vez el reverso de un sueno que sucede en un pliegue del tiempo?. El trabajo de German Arrubla no es una referencia ligera a la memoria. Es mas bien una profunda reflexión sobre los procesos de constitución del yo y la subjetivación, que operan cotidianamente en la producción de nuestra identidad y por supuesto de nuestra memoria colectiva y nuestra cultura. Así, ya claramente hemos llegado a visualizar dos aspectos de este proceso de subjetivación, que tanto ha ocupado en su quehacer al sicoanálisis desde el inicio del siglo XX y a la filosofía desde el hombre antiguo: El yo y su trayecto de la retina al ojo, la imagen producida desde esa ‘episteme’ – hábitat- que se proyecta reflejada en esa lupa distorsionante; y además el otro fantasma, el que también existe fuera de mi mirada y del lente, el otro que habita al otro lado, quizá no un mero reflejo

de un espéculo. Mas bien una existencia extraña, insondable, inasible, el inframundo. Lo desconocido, lo inaccesible. German logra con esta serie de imágenes una feliz metáfora visual del especulo, de la retina, de la naturaleza esópica del conocimiento, de lo fantasmal, de lo extraño y lo incomodo. Somos el rebote de una imagen de nosotros mismos previamente registrad por la cámara, y también somos la imagen distorsionada por una lupa que nos enfrenta con una exótica otredad; fuera de nuestra realidad. Estas metáforas vivas que nos trae esta serie de fotografías intervenidas han venido siendo ingredientes fundamentales de las teorías contemporáneas de los procesos de subjetivación e identidad. Referencia obligada para todos aquellos interesados en comprender la naturaleza de la identidad colectiva e individual como proceso; es decir la memoria de nuestra cultura.


De la serie Ser sin tiempo (2006) Lupa fresnel sobre imagen fotogrรกfica anรกloga


De la serie Ser sin tiempo (2006) Lupa fresnel sobre imagen fotogrรกfica anรกloga


De la serie Ser sin tiempo (2006) Lupa fresnel sobre imagen fotogrรกfica anรกloga


Una exposición de documentos visuales según la estética de German Arrubla Marco Antonio Mejía. Filósofo - Universidad Pontificia Bolivariana, Medellín El tiempo, ese tigre, ese rio que nos devora según una recapitulación de Borges en alusión a los Ciclos del Eterno Retorno visionados por Heráclito- el mítico pensador de la metáfora aquella sobre el agua que fluye y nunca es la misma-. El tiempo esa respuesta que no se tiene cuando se pregunta por el y que antes fue pensado como un absoluto, como una intuición pura, como una dimensión para poder ser, como una ilusión o como un monstruo de Goya que devora a los hijos que engendra. El tiempo, esa piedra lanzada desde el pasado hacia el futuro y que siempre cae en el presente, certera figuración de una cita que el poeta sueco Lasse Sodemmbenrg antepone a uno de sus poemas. El tiempo, ese concepto que tanto obsesiona, parece visible, de algún modo, allí donde presuntamente se detiene: en la memoria, en el recuerdo- sentimientos que vuelven inmortal cualquier muerte- en la figuración de la obra de arte, en la representación de cualquier estética, pero ante todo en la fotografía, en esa compilación de imágenes que las fotos testimonian como ese algo que atrapa el tiempo y vence la penumbra del final.

Hacia la búsqueda de ese tiempo recobrado apunta la exposición de German Arrubla, en la cual da continuidad a sus obsesiones estéticas: lo que habita en el como una memoria que persiste o lo que quiere habitar para incluirlo en el imaginario de un paraje mental en el que confluyen las múltiples formas de una idea estética que ha intentado plasmar a lo largo de toda su trabajo artístico. La inclusión de una reconocida fotografía del reportero grafico Jaguar- imagen dolorosa de un cementerio destruido por un terremoto- revela análogamente el propósito que motiva el montaje: los muertos, sacudidos por la tierra han salido de las tumbas, saltan del olvido para reclamar el recuerdo, la memoria de quienes les amaron. El impacto trágico de la fotografía de Jaguar, la atenúa el conjunto de cuadros que la cubren: una serie de tradicionales retratos de


estudio: rostros de mujeres que evocan tiempos idílicos, poses enmarcadas en forzadas alusiones a las épocas clásicas, la belleza que perdura en los retratos. En este contexto introductorio, una lupa, que sostiene una solida y hermosa escultura, destaca el rostro de una mujer anciana para revelarnos otra de las motivaciones de la obra: la nieta mando a hacer el cuadro para que perviviera en el tiempo y el tiempo ha traído mas de un siglo después - este retrato para inducir a los contenidos de los documentos visuales que conforman la exposición ser sin tiempo. El tiempo y el artificio une lo uno y lo otro para conducirnos a esta reflexión sobre aquellos seres, de quienes sabemos de su existencia por los retratos que los testimonian. Entre los nichos, en las formas circulares, en las cuadraturas, entre las blancas estructuras que enmarcan y enclavan las fotografías, emerge la presencia de los seres que vuelven para protagonizar el dialogo, en el cual intermedia German con su puesta en escena y los espectadores quienes ayudados por los efectos ópticos, se internan en una mirada obligada que enfrenta el cara a cara, el ojo que te escolta, el rostro que ya no esta pero que vuelve en

ese instante en cual le vemos. Retratos de familia, ceremonias, perfiles, momentos que ayer fueron y quedaron después entre los anaqueles, los sótanos los sótanos y los áticos, hasta recuperar, por el arte de las casualidades, un lugar un lugar en el mundo que los convierte ahora en un objeto de observación y que posan ante alguien que, como ellos, algún día no quedara de el mas que las cosas de las cuales fue dueño, y las imágenes fotográficas que dieron cuenta de su existencia. Por eso el juego óptico que en la exposición refleja también nuestras mirada y la ilusión de nuestro rostros. Ser sin tiempo, tiene ante todo una actitud: convocar la presencia de quienes congelados en las fotografías testimonian su ser, o al menos un instante de su ser, el instante en que han sido retratados su realidad pasad frente al espectador presente - pero eso no es todo, los retratos que integran la exposición, sometidos, sometidos


a una dirección, a un enfoque posibilitado por las lupas, dimensionan el mas allá de ese instante y la mirada que el espectador descubre suscita otras indagaciones: descubre en los rastros, en el ojo, en los detalles, una señal, una evocación personal, un recuerdo ajeno… el conjunto devuelve existencias, pero estas- con excepción del retrato de la abuela de Jeanne Antheltte, o la fotografía de Haiguer, o la escultura en alabastro procedente de Piere- Lachaiseno están contextualizadas o son identificables, su condición de anónimas descubre el sentido de la instalación: el Encuentro puede parecer extraño pero hay sin duda una imposición de las cosas sobre el hombre. Como en la idea poética del ciego de Borges, las cosas ignoran que nos hemos ido y sin embargo son el testimonio de quienes tuvieron relación con ellas. German Arrubla, reconoce que esas fotografías, los retratos, las esculturas, llegaron a el, no tanto por una vocación coleccionista sino por la realidad de un encuentro, la respuesta a un llamado que después convertiría en obra. El encuentro con esas cosas, los hechos que rodearon su adquisición, las anécdotas que explican o justifican su lugar, todo esta

impregnado de un curioso azar, pareciera que confabularan para poder reunirse y recobrar un significado de su ser a través de la instalación que les pone frente al espectador. Finalmente, y con intencionada sutileza, un réquiem se escurre como homenaje: una escultura blanca en alabastro, una mujer protegida y cubierta por un manto, una obra que se nombra como Alma- y una imagen del Descendimiento sagrado que anuncia desde el cuerpo inerte del Cristo la pronta resurrección, la Parusia, el milagro de la divinidad que recupera la vida desde el vencimiento de la muerte le dan epilogo a esta incursión por el tiempo y a las existencias incitada por el montaje de Arrubla, en el que a fin de cuentas se convierte en el hallazgo de una franca mirada que golpea la nuestra, al punto tal que nos devuelve una visión y corre el velo con el cual cubrimos buena parte de nuestra existencia : el Olvido. Quizás por ello, y en una lectura entre líneas, las tres obras que en la exposición


cuentan con datos identificables la foto de Jaiguer, el retrato de la abuela, la escultura en alabastro, tienen un componente común, son mujeres ancianas, es decir rostros, vidas curtidas por el tiempo, existencias experimentadas en lo que toda vida da y que confluyen en una reunión que justifica el Encuentro: nuestro encuentro con lo que el futuro no seremos; el encuentro de los otros con esa presencia que desde el pasado les ha rescatado hasta el presente desde el cual nos miran y les miramos; y el encuentro nuestro y el de los otros, los retratados, con el artista, quien nos ha participado con Ser sin tiempo, del asombro ante las huellas de las cosas en su ser y de la responsabilidad estética para cumplir con esa misión de recobrar en el tiempo perdido la deuda que a la memoria le debemos.

De la serie Ser sin tiempo (2006) Lupa fresnel sobre imagen fotográfica análoga


De la serie Ser sin tiempo (2006) Lupa sobre caleotipo de ni単a muerta - 1855


De la serie Ser sin tiempo (2006) Lupa sobre retrato al 贸leo - 1875


SER SIN TIEMPO Guillermo Santos

El dispositivo fotográfico, supone una experiencia particular del tiempo que ha modificado la manera en que el hombre contemporáneo, establece una relación con aquello que percibía como continuidad. Uno de los grandes componentes de la mitología fotográfica, consiste en entender este tipo de imagen esencialmente como un problema del instante, del momento aislado, de un fragmento temporal. Y este proceso, es justamente un patrón clave que el hombre actual usa para relacionarse con el tiempo. Si en la antigüedad los individuos se regían por los ciclos naturales día- noche, las fases lunares o estaciones, en la actualidad vivimos en la inmediatez demarcada por el reloj, que parte del día de acuerdo a la agenda. La fotografía ha hecho que ese segmento se convierta además en un hecho visual real y ha creado unos códigos ópticos específicos del momento fotografiado.

Desde el extremo fraccionamiento que se expresa en invenciones como el foto-fines, el diapositiva fotográfico evoluciono hasta restituir una ilusión de la continuidad temporal en el cine. Ahora ese dispositivo fotográfico, ampliado en el video y en la animación, permite navegar el tiempo casi a voluntad, expandiéndolo, contrayéndolo, modificándolo y repitiéndolo en una experiencia subjetiva que recuerda lo que la física del siglo xx descubrió: que el tiempo es también una variable relativa. La fotografía nos ha llevado de la mano en esos descubrimientos. En el caso de la representación de la figura humana, nuestra conciencia se inmersa en esos “fragmentos de tiempo” visuales que la fotografía colecciona para nosotros. La transformación


De la serie Ser sin tiempo (2006) Lupa sobre imagen fotogrรกfica anรกloga


física del cuerpo se nos ha hecho especialmente evidente en la fotografía, y la relación con los muertos atreves de su imagen se ha modificado a tal grado, que la pretensión de inmortalidad que esta logro conquistar, es ya un lugar común en nuestra cultura visual. En este universo de problemas esenciales nos sitúa German Arrubla( Colombia), quien ha coleccionado por 20 anos retratos de seres desconocidos, siguiendo un proceso intuitivo personal. Tanto por su textura como por los códigos del retrato usados, las imágenes de las que parte el artista nos remiten a la ausencia de estos seres, a su carácter perecedero y a su pertenencia a otro tiempo. Se propone al espectador una dinámica de acercamiento y distanciamiento frente a estos retratos. Con juego de óptica, el artista nos permite una exploración profunda de estas

imágenes, enfatizando atreves de una lupa, el entramado de las líneas del rostro de esos seres. En otros trabajos, Arrubla juega con superficies veladas sobrepuestas a la imagen, dejándola apenas sugeridas. De esta manera nos remite a otra forma de distancia que recalca la ausencia y el abismo del tiempo. El resultado no deja de ser paradójico: sentimos la fuerza del pasado a la vez que nos sumergimos en un extraño presente, todo ello frente a un otro, aparentemente lejano y anónimo, pero en una proximidad apabullante. Ese proceso de auscultación y distanciamiento, exagera la potencia de la fragmentación temporal fotográfica y produce Ser sin tiempo.


De la serie Ser sin tiempo (2006) Lupa fresnel sobre imagen fotogrรกfica anรกloga


LA MUERTE ES EL GRAN TABú DE NUESTRAS CIVILIZACIONES (En ser sin tiempo) Fabrice Placet Licenciado en Antropología y Política Bordeaux, Complutence, Madrid En otro tiempo ella era parte integral de la existencia: hoy en día, dudamos en nombrarla. Morir es “humano”. Ya dejamos de morir de muerte natural, morimos ahora, de una serie de fallas y estas anatolias conllevan al resultado fatal, pero la sistematización de las explicaciones medicas auguran algún día poder vencerla. Ya la hemos identificado, le damos un nombre que se convierte de esta manera en un factor explicativo: Así, por ejemplo, ya no morimos naturalmente sino que fallecemos como resultado de una larga enfermedad. El uso de la terminología medica demuestra que la conocemos y que ella, la muerte, se encuentra en la puerta de nuestra existencia. La sociedad actual se convence poco a poco de la vulnerabilidad de la muerte.

German nos propone un camino inverso, un análisis completamente diferente. EL SE APROPIA DE LA MUERTE. En efecto, reunir fotos de hombres y niños muertos rozan la indecencia y sin embargo en este punto macabro, mórbido, el logra, en contra de nuestro voluntad, mostrarnos como seres llenos de vida. Toda su humanidad se encuentra en su desaparición; toda nuestra humanidad los toca visualmente para revivirlos mejor. La muerte ya no es un obstáculo, tampoco una enemiga, sino un hecho ordinario que el ojo del artista re- humaniza. El da un rostro a la muerte, mas bien, diría yo, rostros. Todas estas fotos invitan a un recorrido entre secuencias de vida. Estos seres, que


desaparecieron hace mucho tiempo, surgen en primer lugar, fijos, estáticos y luego se transforman rápidamente en algo palpable, tangible, Las fotos de estos difuntos, entre las manos del artista, POSEEN UNA SOLIDARIDAD TRANSTEMPORAL. La muerte deja de ser una fatalidad. Por casualidad, uno descubre un niño, una familia, un patriarca. La circulación en la galería se asemeja a una dinámica entre ellos y nosotros:

Extrañamente, algunos fotos están cubiertas de un tul blanco como las que se utilizaba antiguamente en las casas sin electricidad y por lo tanto sin sistema de refrigeración para proteger los alimentos. Las fotos de los desaparecidos reciben la misma atención y atreves de este gesto y de esta técnica milenaria, GERMAN DOMESTICA LA MUERTE.

“El movimiento es principio de vida, nuestro recorrido visual los regresa a la existencia: “la sabia resurge, el invierno se acaba …….un calor se apodera, podríamos decir que la gran familia se une otra vez mas. Juegos de lupas nos lleva a percibir detalles que solo se pueden descubrir al acercarse a los retratos. Uno se agacha, se inclina….El artista nos obliga a acercarnos a ellos, de esta forma, hace posible el encuentro que rápidamente se convierte en complicidad, Recordare por mucho tiempo, los ojos de esta mujer, la alegría de esta pareja, que seguramente acababan de contraer nupcias, de los sueños imposibles de estos adolecentes hay mucha malicia en el encuentro propuesto por German.

Poco a poco, el la vuelve táctil, ese velo blanco protector, también es un atuendo para el encuentro, un vestido de ceremonia, espectador del encuentro entre el hombre y la muerte… Estas fotos se convierten en secuencias de emociones, ellos están vivos y nosotros solo, sabemos que ellos están muertos. El sello de la muerte fue puesto finalmente por una mirada, la muerte nos pertenece. Ya es de nosotros aceptarla, ella esta en nuestro interior y solo existe por nosotros.


DES-ILUSIONES


DES-ILUSIONES Christian Padilla Usar la ilusión óptica como un arma creativa seria indicar que su artífice es un mago y sus obras trucos que afectan nuestros sentidos. Entonces German Arrubla ha logrado esa condición de mago y tendríamos que indicar que existe en el una habilidad que lo caracteriza y que tiene que ver con una comunicación que trasciende el tiempo: logra preservar la vida en lugares que casi parecen accesibles a nosotros pero se desvanecen al encontrarlos. El mago juega con nuestros sentidos engañándolos, nos lleva a lugares que existen pero que no están, donde la mirada y el tacto se dividen y se confunden. Al igual que los magos se valen de numerosos artefactos ingeniosos, Arrubla introduce sus objetos ópticos que entran en contacto con el espectador para crear la ilusión dl espacio, pero el encuentro se torna en desilusión: el truco nos lleva alujares habitados por la angustia y el dolor, nos encaminan al lado opuesto del umbral de la vida, donde la conciencia de la muerte y el miedo a pasar por el tiempo sin propósito hieren nuestro orgullo. Se nos manifiesta la pregunta sobre la angustiante intrascendencia del ser: ¿ Somos solo eslabones o pequeñas islas entre océanos de tiempo ¿ Artefactos ópticos y objetos encontrados en precarias condiciones son ellos el medio por el cual el mago nos manifiesta el poder de congelar un espacio y un momento, y en ese lugar habita un afecto anónimo que

corresponde a quien construyo su vida allí junto a esos objetos, pero que por circunstancias hostiles tuvo que dejarlo todo Arrubla hace visible ese sentimiento, porque no quiere dejar un recuerdo sin testigos. El dialogo que Arrubla entabla con los objetos esta relacionado con su faceta de coleccionista, pero el artista ha comenzado a alejarse de los cañones normales, por que lo que había empezado por objetos ordinarios, tarjetas, fotografías y santos, paso a monumentos funerarios y mausoleos. Ahora esos encuentros y búsquedas por objetos cargados de sentido comenzaron a enfocarse en espacios, en casas, en ranchos, pero mas que nada, en VESTIGIO DE LUGARES. El conflicto armado llego a Antioquia y repentinamente a los sitios que Arrubla comenzó a documentar empezaron a perder vida, a desaparecer en medio del monte. Algunos de esos lugares se convirtieron en refugio de distintos bandos armados, y las casa que alguna vez albergaron familias campesinas en construcciones humildes empezaron a sufrir de la ausencia de esas manos que cuidaban de ellas.


Des-ilusiones (2008) Im谩genes auto - estereosc贸picas


Al documentar estos espacios, Arrubla no solo ha registrado su existencia sino que ha empezado a evidenciar que un espacio agoniza y que la naturaleza se toma su tiempo para curarse de la presencia humana. El carácter autodestructivo del hombre también tiene algo que ver, pues las casas se convirtieron en refugio, en puntos de entrenamiento en trincheras. Ellas mismas son registro de un suceso y el mago nos ha permitido que esos lugares estén presentes frente a nosotros aun cuando siguen siendo inaccesibles. Arrubla los ha rescatado del olvido y los presenta como prueba de la existencia de alguien que en ese espacio construyo una vida y tuvo que renunciar a ella para salvarse. Acercarse a la obra de Arrubla es hacerse consciente de ese miedo a no existir en el tiempo, de morir sin dejar un legado o una huella de nuestra existencia. Ese es el único sinsabor que queda después de conocer su obra, pero esa es precisamente su intensión, es ahí surge esa desilusión que el señala : la desilusión que esta presente en el vivir cotidiano que se construye constantemente y que finalmente muere convertido en una ruina, un vestigio que implora ser redescubierto. Y en esa función el mago nos la presenta.

Dolientes (2008) De la serie “Des-ilusiones” Curas sobre escultura en fibra de vidrio


Sin título (2008) De la serie “Des-ilusiones” Acción en casa abandonadas


Sin título (2008) De la serie “Des-ilusiones” Acción en casa abandonadas


Sin título (2008) De la serie “Des-ilusiones” Acción en casa abandonadas


Sin título (2008) De la serie “Des-ilusiones” Acción en casa abandonadas


Diarios de casa (2006 - 2007) Panorรกmica 360grados


CAMALEÓNICO Christian Padilla Investigador e historiador de arte Cada encuentro con la obra de German Arrubla deja una huella porque hace participe al que la observa. No hay en su producción un instante en que no haya sido pensada para entrar en contacto directo con el espectador. Tan es así que en el reciente libro publicado sobre su obra (Desilusiones, 2008) le entrego al lector unos diapositivas anaglíficos para permitir que este se aproximara a sus fotografías en tercera dimensión, y si el lector es juicio encontraría un “video” en el borde inferior del libro dejando pasar velozmente las paginas de atrás hacia adelante. El artista le exige al espectador que explore la obra, lo instiga a que haga parte de ella . En muchos de esos casos la interacción surge a partir de herramientas que intervienen en la forma en que debe observarse la obra, siempre con intención de que la percepción y la experiencia complementen un evento, un momento que es el punto culminante de la obra de Arrubla, el del encuentro entre esas fuerzas que se mueven en direcciones contrarias : una que busca comunicar y otra movida por la necesidad de comprender . En esta oportunidad las herramientas y las exigencias para usarlas son claras: mimetizarse.

De la serie Epimeleia (2007) Cajas de acrílico, lupas fresnel, casas de pesebre encontradas en casas abandonadas


Lejos de considerar los aspectos socio-políticos que puedan surgir de una exposición donde los espectadores usan ropas de un contexto bélico para acercarse a imágenes de fuerte connotación religiosas, es importante antes aludir a la importancia que tiene el hecho de convertir al espectador en parte de la obra, lo cual rebela el papel que Arrubla le ha conferido. Mimetizarse es un acto propio de camaleones, una cualidad defensiva que en la mayoría de los casos alude a la homocromía, pasar desapercibido asimilando el color de un entorno . Exigirle al observador que interactúe es de alguna forma negar la existencia de un arte unidireccional, convencional, su obra comunica en función de la vivencia sensorial y por esto deja amplias lecturas que en ningún momento espera corregir para imponer su única e incontrovertible verdad . Aunque si bien esta participación no es nueva ( nos recuerda en términos próximos a los ópticos venezolanos o al Manzo ni de las esculturas vivas)en honor a Arrubla es importante destacar que en esa reflexión que le antecede reside el fundamento de su producción, convertir al observador en objeto de su arte, en parte de su producción.

Entonces Arrubla siempre ha confiado en convertir al publico en camaleones dispuestos a acercarse a su presa siempre y cuando quieran apropiarse de ella, siempre ha exigido que el publico se mimetice en el entorno, en la mayoría de los casos apartar de unas formas concretas de acercarse a este .En esta ocasión son tanto el comportamiento como la homocromía las exigencias para seguir el juego que Arrubla plantea. El publico-camaleón debe hacer de la obra su medio de apropiárselo sumergido en el color que se le ha conferido, aludiendo a la supervivencia que el hábitat le exige a nuestra camaleónica especie humana.

De la serie Epimeleia (2007) Cajas de acrílico, lupas fresnel, casas de pesebre encontradas en casas abandonadas


De la serie Epimeleia (2007) Cajas de acrĂ­lico, lupas fresnel, casas de pesebre encontradas en casas abandonadas


De la serie Epimeleia (2007) Cajas de acrĂ­lico, lupas fresnel, casas de pesebre encontradas en casas abandonadas


De la serie Epimeleia (2007) Cajas de acrĂ­lico, lupas fresnel, casas de pesebre encontradas en casas abandonadas


De la serie Epimeleia (2007) Cajas de acrĂ­lico, lupas fresnel, casas de pesebre encontradas en casas abandonadas


De la serie Epimeleia (2007) Cajas de acrĂ­lico, lupas fresnel, casas de pesebre encontradas en casas abandonadas De la serie Epimeleia (2007) Cajas de acrĂ­lico, lupas fresnel, objetos encontradas en casas abandonadas


De la serie Epimeleia (2007) Cajas de acrĂ­lico, lupas fresnel, objetos encontradas en casas abandonadas


LA OBRA DE GERMAN ARRUBLA Clara Mónica Zapata Jaramillo. Decana, Facultad de Artes, Universidad de Antioquia. La propuesta artística de German Arrubla se identifica con los lenguajes cotidianos, no solamente por la presencia en muchas de sus intervenciones y formas de verbalización de sus obras, de objetos y espacios de la vida; que adquieren el carácter formal a través de la re contextualización que se da en cada uno de los objetos y entornos que hacen y pasan por su mano creativa, los cuales están siempre en diálogo con la obra de arte, sin perder su identidad, y es en ese mundo de diálogos del día a día en el cual se desarrollan sus proyectos artísticos. El proyecto Con el Corazón en las Manos, conecta no solamente la mirada de un asunto cotidiano cargado de simbologías, lo cual es ya un referente en la obra de German, sino una forma de expresión artística apoyada en escenas que podría decirse es una constante en sus proyectos, ya que basa sus formas y relaciones objetivas entre los públicos y los elementos que forman parte de su entorno, tanto del presente como de conectores históricos donde los

De la serie Estereoscopios (2008) Estereoscopio


referentes trascienden en muchas de sus formas lo patrimonial, entendido este no solo como el objeto declarado sino también lo que los seres humanos calificamos en este rango por ser fuente de valores muchas veces abstractos o mejor íntimos, pero de gran valoración en lo personal. Este proyecto artístico llama la atención por su fuerte contenido, resultado de la utilización de elementos ideológicos que contienen una fuerte carga simbólica, planteando de forma consecuente una reflexión entre el arte y lo social sin caer en el fetiche, planteando un dialogo con conceptos contemporáneos como lo es el imaginario, la memoria, lo patrimonial objetual, clasificado como mueble e inmueble, y lo intangible que hoy adquiere un alto valor. El contexto histórico que recoge el pasado y el presente, el conflicto social, la las guerras, como manifestación no positiva, pero que hoy hacen parte de la cotidianidad de nuestras sociedades, las formas defensivas que el hombre a construido en la memoria, pero también en la acción, invitando incluso desde esta postura a una re simbolización del concepto mismo del patrimonio, y proponiendo trascender desde una mirada estética, la búsqueda de un acercamiento a lo político como responsabilidad colectiva y por ende publica, ya que todos estamos involucrados de una forma u otra en este complejo proyecto social.

De la serie Estereoscopios (2008) Estereoscopio


Diarios de casa (2007) Diario encontrado en casa abandonada


MIMETIZARTE


MIMETIZARTE Ricardo Arcos-Palma “De la uniformidad se pasa a la invisibilidad (…) La desaparición de las características de los cuerpos en la uniformidad de la vestimenta civil o militar es paralela a la desaparición de los cuerpos en la un direccionalidad de la velocidad de la vellosidad” Paul Virgilio. Estética de la desaparición. La obra de German Arrubla, desborda el plano de la plástica. Sin temor al equivoco, me atreveré a decir que su obra se inscribe dentro de la noción del espectáculo. Es una obra a la que asistimos listos a dejarnos absorber por su espectacularidad a la manera de Matthew Barney. Es conocido por todos que German Arrubla vive entre esos dos mundos: el del espectáculo y el de su obra plástica. Pero en tal disociación no existe : el mundo del espectáculo es el de la plástica y viceversa; de ahí se desprende mi afirmación temeraria : su obra artística es espectacular. En esta ocasión, el museo de la Universidad Nacional de Colombia, acoge su obra Mimetizarte : o el arte de la invisibilidad. Su obra ingreso al museo de una manera nada convencional : no lego en guacales, ni tampoco se elaboro in situ como generalmente incursionan las obras al museo; por el contrario su obra llego el viernes 15 de mayo a manera de procesión atravesando la portería la portería principal

Mimetizarte Quedarse para vestir santos (2009) Registro de acción con santos de madera antiguos a los que se les ha cambiado sus trajes habituales por uniformes militares


de la Ciudad Universitaria situada en la calle 26, es decir de una manera per formativa, luego de haber descendido de un camión: un Ejercito de Santos impecablemente vestidos de camuflado, era llevado por otros personajes igualmente vestidos de prendas militares. Los Santos esculpidos en su mayoría en madera, son los mismos que en ceremonias religiosas se sacan en procesión aun en algunos lugares donde la creencia religiosa esta aun latente. Este ejercito sagrado esta lleno de solemnidad. Pasa las puertas de la universidad ante la mirada atónita de los estudiantes y vigilantes que no entienden que esta sucediendo. La ciudad Blanca y su Museo están siendo tomados por una extraña compañía. Cuando se acercan y podemos ver mejor sus rostros, vemos como esa compañía podría ser la misma compañía de Jesús, lista para un combate. En efecto esos santos, parecen todos encarnar una imagen critica: varios de ellos tienen el rostro enjuto y poblado de una espesa barba. Los personajes en religiosa procesión se instalaron en le penumbra de la sala principal del Museo de Arte donde ahora usted podrá verlos a partir del jueves 21 de mayo día de la inauguración de la exposición. ¿ pero será que usted en verdad podrá verlos? Ellos están vestidos para pasar desapercibidos en un lugar que se asemeja a sus prendas. Pero para poderlos ver en su invisibilidad hay que estar vestidos

como ellos. A la entrad de la sala, encontramos un vestir con esas prendas las cuales usted podrá las cuales usted podrá ponerse para estar junto a esos extraños uniformados; Mimetizarte, es una invitación a visibilizarse para no ser un blanco. En efecto, esta es la idea primera del camuflaje: evitar ser blanco del enemigo en una guerra. Esta obra en verdad no tiene precedente en nuestro país: quizá guardando las proporciones, se acerca ala obra de José Alejandro Restrepo conceptualmente hablando y, formalmente hay un referente lejano en el “ Divino Nino” pintado de camuflado de Beatriz Gonzales o, a los Ángeles recubiertos en panela y armados de tremendas espadas de la “ Dulce Compañía” de Álvaro García Ordenes. Sin embargo la obra de German Arrubla abre otra perspectiva. Poner en paralelo las prendas militares y las representaciones de los Santos es una osadía que nos hace pensar inmediatamente en nuestros contexto político- social. Para nadie es un secreto que la guerrilla, en particular el ELN, ha asumido una postura prácticamente religiosa en su combate contra el E estado. Y el Ejercito Nacional, apoyado en la Fe


en la Iglesia Católica se ha convertido en el soldado de Dios y de la Patria. De otra parte, los paramilitares también se han apoyado en una fe siega en un Dios vengador. Hasta los que son ateos como las FARC, creen ciegamente en su propia fe. Pero esta religiosidad de los combatientes, no solamente la vemos en nuestro contexto : basta echar un vistazo al cercano Oriente par ver como los palestinos ( islamistas y cristianos) se enfrentan hasta el sacrificio a manera de kamikaze contra los judíos ortodoxos que defienden su pedazo de tierra prometida o Tierra Santa; no hay que olvidar que la palabra kamikaze de origen japonés significa “ viento divino” o la “ ira de Dios”. La obra de Arrubla nos cuestiona entonces, sobre el papel que nosotros desempeñamos en esta guerra de hace mas de medio siglo matizada por un claro componente religioso. El espectador al entrar a interactuar con ese Ejercito de Santos, deja de ser un simple espectador y paz a ser un personaje activo dentro de ese juego mimético. El espectador o mas bien deberíamos decir activador, se camufla con esos personajes al usar las mismas prendas que ellos portan. Incursionan en ese grupo de “combatientes” engrosando sus filas. Luego dejo las prendas en el vestir de la entrada y pasa a ser uno mas de la masa. En este ir y venir, en este juego de visibilidades e invisibilidades esta la esencia del trabajo de Arrubla en efecto el mimetizarse es un verdadero acto de invisibilidad.


Germán Arrubla Bogotá, Colombia 1960

Estudios 1986 - 1990 Maestro en artes pláticas, Universidad de Antioquia 1981 - 1984 Artes visuales, Universidad Nacional de Colombia sede Medellín

Exposiciones individuales 2011 Archivos paralelos, participación individual en Fotográfica Bogotá, Biblioteca Nacional de Colombia Archivos, instalación en el espacio Art Nexus, Bogotá - Colombia 2010 Mimetizarte, performer e instalación en el Museo de la universidad Nacional de Colombia 2009 Ser sin tiempo, participación e individual en fotográfica Bogotá, El Taller, Bogotá - Colombia 2008 Desilusiones, ilusiones ópticas en 3D, El Taller Bogotá - Colombia 2006 Ser sin Tiempo, Mapa Teatro, Bogotá - Colombia Por Naturaleza, Gora Gallery, Montreal - Canadá 2005 ASEPTICO, Museo Art Deco, Bogotá - Colombia 2004 Con el corazón en la mano, acción en Body art Gallery, Medellín - Colombia 2003 Desnudos colectivos art terapia, Body art Gallery, Medellín - Colombia 2000 División Territorial, intervención Biblioteca y vacío central del edificio inteligente, EPM Medellín - Colombia 1999 La Casa que me habita, Caldas – Antioquia, proyecto para la RSB, Londres 1994 Memoria al Fuego, Arte 19, Bogotá – Colombia 1993 Metal – Madera, Arte 19, Bogotá – Colombia 1992 El fin justifica los medios, Biblioteca de la Universidad de Antioquia, Medellín 1990 Ensambles, Biblioteca Pública Piloto, Medellín - Colombia 1988 Móviles, intervención urbana, Medellín - Colombia


Exposiciones colectivas 2013 Liquid Borders, Bari - Italia Cuerpos en Disolvencias, Fundación Gilberto Alzate Avendaño, Bogotá Bienal de arte de Panamá, Panamá 2012 Invitado a la XVII Bienal de Arte de San Juan de la Sierra, Bolivia Participación en la Bienal de video arte ( POLITÍCAS DE LA IMAGEN), Universidad de Rennes, Francia 2010 Corpus Erótico, Universidad Nacional de Colombia 2000 Seleccionado para la Bienal del Océano ( SCULPTURE BY THE SEE), Bonday Beach Sídney, Australia Transmigracion, Christy Wile Internacional, Nueva York - EEUU 1996 Salón Nacional de Artistas, Bogotá - Colombia 1993 Salón Nacional de Artistas, Bogotá – Colombia

Experiencia docente 1992 – 1995 Docente ocasional de Artística, Colegio José María Bernal, Caldas – Antioquia 1999 – 2002 Docente de cátedra – Escultura, Pregrado de Artes Plásticas, Universidad de Antioquia

Colecciones Museo de Antioquia, Medellín Museo de Arte Moderno de Bogotá Museo Universitario de la Universidad de Antioquia, Medellín Museo Art Deco, Bogotá Colección Celia Birbragen, Bogotá


Cll. 77 No.12 - 03 L.101 Bogotรก Colombia (+57 1) 467 3348 info@la-galeria.com.co


Germán Arrubla - 2013