Issuu on Google+

UN CAFÉ TRISTE. DANIELA RINCONES.

JULIO JULIO EDITORIAL EDITORIAL

1


Daniela Rincones.

2

JULIO EDITORIAL

JULIO EDITORIAL

3


DANIELA RINCONES UN CAFÉ TRISTE

Este libro no podrá ser reproducido, ni total ni parcialmente, sin el previo permiso escrito del editor. Todos los derechos reservados. Primera edición en esta presentación: Mayo 2013 Titulo original: un café triste. Daniela Rincones,2013. Editorial JULIO, S.A.

4

JULIO EDITORIAL

JULIO EDITORIAL

5


A mis padres, familia y amigos, con amor y agradecimiento. A Maira Manosalva por su coloboraci贸n y consejos. A ti, que est谩s leyendo y quieres conocer esta historia.

6

JULIO EDITORIAL

JULIO EDITORIAL

7


“ El amor es muy tímido cuando es nuevo.” Lord Byron.

8

JULIO EDITORIAL

Una mañana de invierno más que llegaba, se despertó como de costumbre cuando el reloj marcó las nueve en punto, se dio un corto baño, el frio que llegaba hasta los huesos no permitía mayor cosa, saludó a Tadeo su incondicional labrador color café, que lo acompaña desde que llegó a su puerta extraviado y decidió adoptarlo después de una búsqueda incansable de su procedencia que no tuvo éxito. Tomó su taza de café caliente con una sola cucharada de azúcar como todos los días, junto a un pedazo de pan que restaba en su alacena, se dispuso a leer las noticias del nuevo día sin sorprenderse mucho, sabía que si el mundo se durmió mal no podía amanecer mejor. Al terminar su desayuno agarro sus llaves junto a su abrigo negro de amplias solapas y botones oscuros con su bufanda gris atada al cuello, caminó como lo hacía cada lunes hacia la biblioteca que se encontraba a dos cuadras de su casa, era lo que correspondía porque los lunes se llenaba de nuevas historias para leer y regresaba las anteriores. Callado como en todo momento caminó, asentando con su cabeza como un tipo de aceptación a Don Felipe el encargado de la biblioteca se dispuso a devolver el libro que traía a su respectivo puesto, era un viejo conocido del lugar,tenía la libertad de entrar como si de su casa se tratase y dejar o tomar el libro que quisiera, él que leía de todo quería conocer de lo mismo, de las grandes historias de amor, de los hombres que le han dado forma a las épocas pero que de igual manera han tenido un amor en cuerpo de mujer, tan fuerte y capaz de enloquecerlos. A él le había pasado lo mismo, pero hace mucho tiempo y lo perdió, no andaba por ahí tampoco buscando quien sería su nueva locura como lo llamaría, pero cuando menos lo esperaba ocurriría, esa mañana mientras decidía si llevar consigo algo como ¨Los grandes hombres también hablan de amor¨ o algún otro romántico texto que le mostrara esos cariños apasionados, la vio a ella, justo buscando en la misma sección. Una mujer de nos mas de un metro setenta, delgada, cabello castaño y fuertes ojos azules que también se impactó al verlo a él y es que encontrarse con metro noventa de estatura, piel blanca suave, cabello rubio despeinado y grandes ojos oscuros no la dejarían indiferente, fueron no más de tres minutos, pero para dos corazones que se emocionarían como ver su primer amor fue mucho más que eso, fue un tiempo para descifrarse, conocerse sin mediar palabra y a la vez no saber que pensar del otro, quererse sin querer y extrañarse sin saber, tres minutos que les sirvieron para sentir que algo especial surgía allí, que de

JULIO EDITORIAL

9


pronto ella sería la protagonista de sus posibles cartas de amor y él su apuesto caballero romántico, fue poco pero a la vez mucho, o mucho durante muy poco, una simple extendida de mano acompañada de un ¨mucho gusto, Martin¨ rompió el silencio que era más fuerte aun que el frio que hacia fuera, ella parecería que lo dudara, pero poco después extendió su mano, con voz nerviosa y dulce pronunció un simple ¨Lucia¨ a lo que él respondió bajando la cabeza, un común gesto suyo. Eso sería todo, mucho o tal vez poco, Martin tomó su libro y volvió a casa, tenía una nueva historia que escribir que quizá ya había encontrado su protagonista, que además el sabia volvería a ver, el próximo lunes, en la misma sección de su lugar favorito, ese lugar que sin querer le permitió conocer tal vez a su futura inspiradora. Asi pasaron varios dias, ella se colaba en sus pensamientos cada vez que podia mientras él escribía y a él no le disgustaba la idea. Dos semanas más tarde de nuevo coincidieron en la biblioteca y fue justo ese dia cuando Matias se decidió por invitarla a tomar algo a lo cual ella accediò: -

Quieres tomar algo este martes conmigo?

-

Bueno, está bien.

-

Te parece bien a las cuatro, en la cafeteria de al lado?

-

Muy apropiado.

-

Te veo mañana entonces.

-

Hasta mañana.

Con un ¨Hasta mañana¨ resonando en su cabeza, Matias salió de la biblioteca muy emocionado, aunque no lo reconocia era evidente que crecia una ilusion y que esta chica, Lucia tenia algo especial que a él le atraia mucho. Con la seguridad de que la veria en menos de una semana, que era el tiempo que usualmente debia aguardar para volver a encontrarse volvió a su trabajo de escritor mientras aceleraba con ansias el tiempo para su programada cita. Era martes, el sol estaba en su máxima expresión, hacia un

10

JULIO EDITORIAL

viento primaveral, algo que hace mucho no pasaba, el dia se confabulaba para que Matias sintiera mayor emoción y se llenara de ganas en pensar que con Lucia podria volver a creer. No se afanó mucho, sabia que la cita era por la tarde, asi que fue paciente, tomó una ducha mas prolongada de lo habitual, leyó el periódico rápidamente y se dispuso a bajar a Tadeo para que disfrutara del buen dia que hacia, juntos recorrieron el parque que estaba justo frente al edificio en que Matias residía, estuvieron cerca de dos horas alli, Tadeo correteaba a las palomas que hacia mucho tiempo no se pasaban por ahí dado el mal tiempo y su amo leía algo de ¨Romeo y Julieta¨. Regresaron a casa porque ya era hora de comer algo de almuerzo, asi lo hizo y se apuro a tomar una breve siesta. Eran las tres y treinta cuando Tadeo tropezo con la mesa de madera que se encontraba en la sala, la única que habia en todo el lugar, generando un estruendo tan fuerte que levantó a Matias de su profundo sueño, algo conveniente ya que solo faltaban treinta minutos para su encuentro con Lucia. Se apuro a peinarse, cepillarse los dientes, ponerse una camiseta, era azul, lo hacia lucir muy atractivo y resaltaba el tono de sus ojos, hacia buen tiempo asi que no necesitaba más nada, le dejó algo de agua y comida a Tadeo, tomo sus llaves, su billetera y se dispuso a ir a la cafeteria. Cuatro y cuarenta de la terde, dos Mocha, su favorito en ese lugar y la desesperación del por qué Lucia aún no llegaba, ¿ Se arrepentiria? ¿ Lo habria engañado diciendo que si iba a ir cuando en realidad no iba a ser asi?. Eso de volver a creer no era para él concluyó, cuando ya iba camino a la caja para cancelarle al señor Antonio, dueño del lugar, algo que aparecíó en la pantalla del televisor captó su atencion, un terrible accidente habia ocurrido a unos pocos metros de allí, una chica que venia en su bicicleta que era su habitual medio de transporte habia sido arrollada aparentemente por un camión que siguió su sendero y la dejó alli a su suerte, por lo que decian los paramédicos que recien acudian al lugar, llevaba cerca de treinta minutos tendida en la acera, nadie se habia percatado de su terrible fortuna pues no era una vía muy transcurrida y quienes hacian uso de ella iban a toda prisa, como quien la arrolló a su paso. Habia perdido mucha sangre, no respondia a los estimulos de quienes intentaban auxiliarla y desafortunadamente se confirmaba lo temido, habia fallecido, parece haber esperado la atencion tardia de quienes alli se asomaron tratando de brindarle algun auxilio para exalar su ultimo suspiro y aliento de vida, con un débil sonido que salió

JULIO EDITORIAL

11


por su boca inexplicablemente, no se podía entender siquiera que tuviera fuerzas para alzar los parpados, expresó un triste ¨Matias¨, que le confirmó a él lo que temía, era ella, era Lucia, si habia querido ir a encontrarse con él, pero una fuerza mayor se lo impidió. Tomando fuerzas, terminó de cancelar lo que habia consumido, se apuro a salir del lugar y caminó hacia su casa intentando despegarse, no quería pensar en ella, a fin de cuentas nada los unía, eso se repetía una y otra vez, pero lo cierto era que él ya la quería aunque no hubiesen intercambiado mucho, intentó leer en el afán de sacarsela de la cabeza, pero era en vano y asi se quedó intentando superar el shock que acababa de pasar, se aferró a que nada los unía y concluyó que para él no era creer, en el amor, en la musa, en creer, sin mas.

12

JULIO EDITORIAL

JULIO EDITORIAL

13


DANIELA RINCONES - UN CAFÉ TRISTE.

Nació el 28 de Octubre de 1995 en la ciudad de Valledupar en el Cesar. Cursó sus estudios de primaria y bachillerato en la Institución Educativa Colegio Santa Fe de su ciudad natal. Actualmente se encuentra llevando a cabo sus estudios superiores de Comunicación Social y Periodismo en la Universidad Autónoma del Caribe de la ciudad de Barranquilla, Atlántico.

UN CAFÉ TRISTE. 14

JULIO EDITORIAL

JULIO EDITORIAL

15


Un café triste.