Page 1


ISATIS DANIELA Pringles - Proyecto Quiñihual

Diseño e ilustración de cubierta e interior: Isatis Daniela Primera edición: Diciembre 2013 @ De las ilustraciones Isatis Daniela, 2013 Córdoba 744 - 2°C, Buenos Aires ISBN: 978-967-628-014-3 Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del Copyright, bajo la sanción establecida en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo público. Impreso en la Argentina Esta edición de 3.000 ejemplares se terminó de imprimir en diciembre del 2013 en Gráfica XXX S.A


v oz d e u n p u ebl o q u e s e n i e ga a m or i r


La invención de las estaciones

Manifiesto estación pr ingles

Estética instantánea

El premio literario “indio rico”

Jornadas poesía y memoria

Formas de vida

Prueba de soledad en el paisaje


Q u i 帽 i h u a l

El nombre es el de un cacique muerto a manos del Coronel Rauch en 1826. Significa arroyo de las piedras. Ese nombre se le ha dado a un arroyo y a una estaci贸n de F FCC Rosario

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual

Puerto Belgrano.

7


8

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


por Daniel Link


Proyecto editorial - Estación Pringles/Espacio Quiñihual

u

M m

n

ñ

o

p

q

r

s

t

Denominación: Su nombre proviene del arroyo homónimo, que surcaba las tierras donde funcionaba la estación ferroviaria.

v

w

x

y

z

Población: 10 habitantes.

a

b

c

d

e

f

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

g

h

i

j

k

l

Situación geográfica: 37 grados 49 ‘ Latitud Sur -61 38’ Longitud Oeste. Se encuentra a 7 km de la RP No 76, al SE del Partido.

10


z y x w v u t s r q p n

ñ

o

11

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

Luego del cierre de los servicios ferroviarios se produjo un significativo despoblamiento del lugar. Sólo funciona en la actualidad un antiguo almacén.

b

c

d

e

f

g

h

i

j

k

l

m

La localidad de Quiñihual contaba en la década del 40 con varias viviendas, la Escuela No 21, Destacmento Policial, comercios de diversos rubros y herrerías.

a

M

Distancias: 57 km. a Coronel Suárez. Luego de ser inaugurada la estación ferroviaria, se asentaron en sus inmediaciones algunos habitantes que basaban su economía en tareas rurales.


Estación Pringles - Espacio Quiñihual

Espacio Quiñihual: “Hace poco más de un año, Arturo Carrera estaba trabajando en Las cuatro estaciones, su libro reciente. En el curso de esa investigación sobre estaciones de ferrocarril, Carrera y quienes lo acompañaban en aquellos meses llegaron hasta Quiñihual, un lugar habitado por los fantasmas de infancia del poeta, que le dijeron al oído sus secretos anhelos y contagiaron la misma fiebre a una “comunidad de centinelas”, una pandemia que (la poesía no es sino esa fuerza de combustión y transformación de la energía en materia y la materia en energía) y, de inmediato, volvió real lo imaginario: había que crear una sociedad, (llamada, por supuesto, estación pringles) para recuperar esa parte de nosotros que habíamos dejado que se nos escapara como arena en el viento.

12


“Ah, pero ustedes quieren fundar un pueblo”. “Sí. Y, de paso, devolverle al pueblo la memoria poética que le pertenece”.

Gracias a la fuerza de un deseo colectivo, lo que en principio era apenas el rumor de un poema en marcha se transformó en el tren de la historia: las antiguas estaciones de ferrocarril desmanteladas volverán a existir por (y para) el arte y por (y para) el pueblo. Una forma de descentramiento pero, sobre todo, una forma de hacer política.

Buenos Aires, 2007

13

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

-

Los primeros funcionarios a quienes se interesó en el proyecto exclamaron:


14

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


...hab铆a que crear una sociedad (llamada, por supuesto, estaci贸n

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual

pringles)...,

15


L a c i u d a d e s l u gar d e c o n t e n t y d e m a g n e t , d e c o n t e n c i 贸 n y d e a t r a c c i 贸 n


m a g n e t


Estación Pringles - Espacio Quiñihual

Entrevista a ARTURO CARRERA

A VECES , LOS SUEÑOS Y LOS DESEOS NO QUEDAN SÓLO ATRAPADOS EN LA ESCRITURA. EN EL CASO DE ARTURO CARRERA, INVOLUCRADO EN CUERPO Y ALMA EN EL RESCATE DE LA CULTURA DE UN PUEBLO DE LA PAMPA HÚMEDA, LAS UTOPÍAS SON POSIBLES. por Claudio Martyniuk.

20


Señas particulares

NACIONALIDAD: argentino

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

ACTIVIDAD: poeta. “Las cuatro estaciones” (Mansalva, 2008) es su ultimo libro . Su infancia y adolescencia transcurrieron en Coronel Pringles. A través de la Asociación Estación Pringles y del Espacio Quiñihual despliega proyectos culturales. “Utopías realizables”, las llama.

21


“L a po es í a es ar te de es peran za; res taurar un a es tac ión de t ren, también”

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

lgunos pueblos chicos conservan el gesto antiguo, una luminosidad tenue, un ritmo marcado por el contraste insistente de la pausa. Antes el silencio y la geograf ía eran cortadas por el tren. Pero las estaciones vacías se convirtieron en monumentos nostálgicos. Aunque no siempre, no en todos los pueblos, ya que algunas han encontrado nuevas formas de respirar, con poéticas y políticas que desde la nada residual prefiguran otros modos posibles de existir. La recuperación, el aliento vital, tienen procedencias a veces extrañas, que rozan lo imposible y toman por asalto las ruinas. EL POETA ARTURO CARRER A ES PROTAGONISTA DE LA HISTORI A DE UNA ESTACIÓN QUE ATR AVESÓ SU INFANCI A -QUIÑIHUAL, EN LA ZONA AGRÍCOLOGANADER A DE LA PROVINCI A DE BUENOS AIRES-, SE HIZO POESÍ A Y AHOR A DEVIENE ESPACIO CULTUR AL, CENTRO DE TR ADUCCIÓN, LUGAR DE HOSPITALIDAD.

22


“Hacia los 30, Quiñihual contaba con varias viviendas, una escuela, destacamento policial, comercios y dos herrerías. Después del cierre del ferrocarril, se despobló”

“El tren y las estaciones, para nuestras infancias, fueron lo maravilloso mismo, una especie de linterna mágica lentísima sobre la ajena velocidad de caminos y viajes”

El ferrocarril ha sido un emblema de la civilización. En medio de ramales clausurados o que apenas son transitados, quedan estaciones, como Coronel Pringles o Quiñihual. Estos espacios, ¿qué guardan, qué conservan, qué alimentan?

periodista

¿Por ejemplo? La comprensión de esa idea nueva también se la debo a Chiquita Gramajo -musa o Gradiva para mí- quien desplazándose por entre las ruinas de la estación Quiñihual dijo: “aquí hay que hacer un centro de traductores”. Y eso fue como buscar en la herrumbre, una vez más, el ferrocarril, su movimiento; e insistir como la poesía misma, contra la memoria de lo “ignoto”. Fue como nutrir allí, en Quiñihual, el aoristo de los momentos e “ilusión poética”, el deseo simple de ser. Aoristo, un tiempo verbal del griego, significa “sin horizonte”.

23

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

Estos últimos años, en mi recorrido por las cuatro estaciones que signaron mi infancia (Lartigau, Quiñihual, Pringles y Krabbe), todas en ruinas (abandonadas, saqueadas, vacías), experimenté, acaso tarde, lo que me pone en alerta contra la poesía como “trabajo artístico”. Contra la poesía como la leí en ciertos contemporáneos. Contra la poesía alejada de la vida. Como si la comprensión, para mí, al evaluar el sentido de un lugar donde hubo un “atisbo de civilización” -vos hablás de emblema de la civilización y las estaciones lo eran- llegara desde ese vacío. Es lo que el poeta Giorgos Seferis vivió en Asiné, el lugar de cuyo rey se habla una sola vez en la Ilíada, y donde Seferis concluyó que aquel páramo, después de la civilización, como aquel otro que había visto en Seleucia, no era para él sino una “invigorating emptiness”, el vigor que da el vacío, y la posibilidad que éste abre para el que busca una verdad nueva. En mi caso, esa verdad es la poesía de la acción.

arturo


pura

energ í a

cor pu sc ul ar

en

s u s pen sión...

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

En la zona agrícologanadera de la provincia de buenos aires-, se hizo poesía y ahora deviene espacio cultural, centro de traducción, lugar de hospitalidad.

24


La poesía, como yo no la entiendo pero es, en esta distracción discontinua de los días, es un arte de esperanza, o para utilizar el título de un poema de Yves Bonnefoy, es la tarea de la esperanza. De las utopías. Las utopías están sobre todo como el polvo vestigial sobre las cosas, sellando imperceptiblemente su apariencia. Fourier y sus mundos utópicos parecían disolverse y desaparecer al cerrar sus libros; pero fue el efecto de esa disolución lo que creó luego la magnífica cita de Italo Calvino cuando escribe: “La utopía que yo busco hoy no es más sólida que gaseosa: es una utopía pulverizada, corpuscular, en suspensión.” Las utopías actuales quizá sean eso: pura energía corpuscular en suspensión. ¿Cómo es esta utopía suya? Nuestra asociación Estación Pringles, que presido con Juan José Cambre, fue planteada como una utopía corpuscular, una utopía realizable en la pampa húmeda. El abanico de proyectos que impulsa incluye actividades con escuelas rurales, otra utopía que está en marcha. ¿Por qué habría que ir a Pringles, si no es Delfos? Esa es la conclusión de mi poema: “Vengan a Pringles; ya sé, no es Delfos.” Claro, no es Delfos pero al escribir ese poema, Casa del fauno, pensé en la idea del xenófilo (el que ama al extranjero) opuesto al xenófobo (el que odia a los extranjeros). Para los griegos la palabra ‘xenos’ quiere decir a la vez extranjero e invitado, amigo que se recibe por hospitalidad en la casa de uno. En eso pensé para nuestro lugar, en Pringles, como un anhelo. Que lleguen invitados, que lleguen extranjeros. La diferencia con Pringles está en la ausencia de templos para un oráculo, como fue el caso de Delfos. Siempre me gustaron esas palabras de Eurípides cuando dice que para los griegos es costumbre recibir a los “arruinados por el mar” y entregarles regalos de hospitalidad, incluso ropas. Me contó el poeta Arnaldo Calveyra (en Pringles) que visitando Delfos de muy joven quiso pasar la noche al lado del templo, y así lo hizo. Al despertar, alguien había dejado a sus pies una bandejita con leche, pan y queso de cabra. ¿Una posta poética puede ser popular? Es interesante tu pregunta porque a veces suele confundir-

25

se nuestra apuesta con una invasión, con una “colonización”. Entender todo el proyecto como una estetización de lo popular es un error o una tergiversación maliciosa. Desde el comienzo buscamos todo lo contrario. Una acción poética que no descontara la vida. Acaso porque la cultura y lo popular como entendieron también Eliot o Pasolini o Giacometti no son sino la manera de volver a centrar nuestra conciencia en los gestos mínimos de la vida humana. ¿El compromiso con Pringles es un modo de hacer justicia con el pasado? No se trataría de eso. La escritura, según creo, trabaja con el aoristo. El aoristo era el tiempo verbal que le asignaba un valor instantáneo al ahora, como una especie de carpe diem, cosecha el momento. ¡Carpe el día, piensa vagamente en el venidero! Pero aquí se trata de momentos: ¡Carpe el momento! El aoristo convierte todo en momentos, es decir, considera la acción como un momento: mira una acción entera como algo que sencillamente ha sucedido para siempre, como la infancia para Pavese. Ahora, en la acción, este verano, trabajamos en el aoristo de las tareas de restauración de la estación Quiñihual. ¿El aoristo puede apartarse de la acción verbal? A mi juicio, sí. La tarea misma de la infancia revisitada continuamente es eso. El aoristo está allí donde no hay horizonte, pero alguien habla. Donde bastaría dibujar el invisible horizonte en diferentes mapas, como lo hacía Joyce según su hermano Stephen. Los trenes, las estaciones, ¿qué pueden decir de esa infancia que desapareció? El tren, para todos, las estaciones, para nuestras infancias, si puedo decirlo así, fueron lo maravilloso mismo, una especie de linterna mágica lentísima sobre la ajena velocidad de los caminos y los viajes. Me acuerdo de mi primer viaje en tren, con mi padre, a Bahía Blanca. Había visto su partida tantas veces desde la terraza de mi casa, con el humo de la locomotora del tren que lo llevaba a Lartigau, entre el azul de las sierras, al atardecer y me entristecía. Pero ahora estaba yo en la boca de esa giganta de hierro que escupía vapor. Estaba en ese ruido, en esa despedida sospechosa y feliz, en esa inquietud de la llegada, en la campana y silbato de cada estación. En fin, hasta el coche mateo y su caballo que tomamos al llegar a Bahía Blanca son la infancia y el ferrocarril.

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

¿Pero todavía puede haberlo?


“ U NA ESP ECI E DE L I N T E RNA M Á GI C A L E N T Í S I M A S O B R E L A AJ E NA V E L OCIDAD DE L OS

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

CAMINOS Y LOS VI AJ ES“

26


-Qué se hace en Quiñihual? El nombre Quiñihual proviene del arroyo que surca las tierras donde está la estación y donde dicen que vivió y murió el cacique Quiñihual, un indio fuerte y tozudo que no quiso abandonar su lugar ante el embate cristiano. Hacia los años 30, Quiñihual contaba con varias viviendas, una escuela, destacamento policial, comercios de diversos rubros y dos herrerías. Después del cierre del ferrocarril se produjo un despoblamiento del lugar. En la actualidad sólo funciona un antiguo almacén atendido por Pedro Meier. Nuestra “utopía realizable”, porque ya se está realizando, es crear un centro descentrado: ni Buenos Aires ni Bahía Blanca sino Quiñihual, prueba de soledad en el paisaje. El Espacio Quiñihual, como se llama, se propone fomentar la producción literaria y artística y el intercambio creativo con la comunidad. También estimular la producción de los jóvenes escritores de la provincia de Buenos Aires (lo que está ya sucediendo con nuestro Premio literario Indio Rico) y generar (con la estación y sus viviendas) un lugar físico para recibir visitantes nacionales y extranjeros mediante un programa de residencias.

Creo que tanto ellos como asimismo Daniel Link, Sebastián Freire, Edgardo Cozarinsky, Diana Aisenberg, Prior, María Moreno, Alan Pauls, Sergio Chejfec, Mario Bellatin, Kuitca entre los “amigos famosos” que nos ayudan con su presencia, comprendieron que no sólo a los “insignes artistas” roza este proyecto, sino que sus diferentes ramales (valga la metáfora ferroviaria) han producido ya muchísimo interés y participación en la región y en el exterior. Este compromiso que vincula y hace de manera muy local, ¿es un culto a la amistad?, ¿es una forma mínima y posible de política? Todo eso junto. Si esto fuera más que un sueño escrito, cabría recordar esas palabras de Barthes de que todo adjetivo lleva, como una hormiga, su carga de ideología. Y esto es un baile en piso de tierra para el hormiguero de los adjetivos: ¡Qué maravilla inmigrante! ¡Qué utopía descamisada! ¡Cuánta felicidad irrefutable!

27

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

Aira, Piglia, usted ..., ¿por qué la escritura argentina más exquisita se compromete en esta “fijación efímera” del proyecto que promueven?


28

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


29

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


Estación Pringles es una arquitectura de flujos que articula ideas e instituciones, imaginarios y prácticas, modos de vida o sueños, formas de intercambio y otros procesos deseantes que redunden en una reorientación de las artes.

ESTACIÓN PRINGLES


32

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


33

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

“La utopía que yo busco hoy no es más sólida que gaseosa: es una utopía pulverizada, corpuscular, en suspensión.”


PRINGL utopía pulviscular celebrada en la novela y la poesía por César Aira y Arturo Carrera, y que ahora se materializa en la forma de una posta poética, un lugar de paso y de intervenciones múltiples, una plataforma o una escena donde prácticas estéticas dispersas en un espacio lateral puedan agregarse, articularse, hacerse visibles. Charles Fourier y sus mundos utópicos parecían disolverse y desaparecer al cerrar sus libros; pero fue el efecto de esa disolución lo que creó luego la magnífica cita de Italo Calvino cuando escribe: “La utopía que yo busco hoy no es más sólida que gaseosa: es una utopía pulverizada, corpuscular, en suspensión.” es una sociedad flexible y móvil destinada a relevar situaciones culturales mínimas, provenientes de viejas prácticas sociales y artísticas —kermeses, lectura de poemas, justa de payadores, muestras de poemas ilustrados, concursos de manchas, intercambios corales, bandas municipales de música, murgas, teatros vocacionales u otras intervenciones— para realizar “ficciones o imágenes” que propicien formas nuevas de socialización: lo que se ha dado en llamar recientemente ecologías culturales.

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

materializa una voluntad de utopía, el sueño de una poética que flote sobre el mundo y que funde sus propias ciudades invisibles ( las que inventó el mismo Calvino en su libro Las ciudades invisibles), aéreas aunque muy materiales, como los simulacros de Lucrecio, suspendidas en el borde de gala del sentido. Ciudades pulvisculares que dependen de la fuerza con que se las ha construido, del ímpetu, que no creemos que sea otro que el de la poesía. centro de utopías realizables en la pampa húmeda, potencia de una realidad posible que piensa la ciudad como una fijación efímera, como un territorio musical y al mismo tiempo como un lugar de realidad política compleja. Un núcleo intenso del proyecto Estación Pringles puede asimilarse a lo que Reinaldo Laddaga llama hoy “estéticas emergentes”, es decir, reside en abrir canales de comunicación entre expertos y no expertos y producir “objetos fronterizos” mediante iniciativas de diferente índole.

34


Estación Pringles es una arquitectura de flujos que articula ideas e instituciones, imaginarios y prácticas, modos de vida o sueños, formas de intercambio y otros procesos deseantes que redunden en una reorientación de las artes.

UN NÚCLEO INTENSO DEL PROYECTO ESTACIÓN PRINGLES PUEDE ASIMILARSE A LO QUE

Estación Pringles incita a la actividad artístico-poética, con la incorporación de nuevos vectores histórico-documentales, escriturales y fílmicos para reorganizar múltiples trabajos en el área social inmediata mediante propuestas literarias, pictóricas, teatrales, musicales, fílmicas, etc. Con los datos locales y los aportes de los artistas e inventores que pasen por la estación (en la realidad o por la web) se crearán redes nuevas que ciñan modos de socialización e intervención al intercambio de recursos y necesidades, y al reposicionamiento de los saberes y valores de los mismos.

REINALDO LADDAGA LLAMA HOY “ESTÉTICAS EMERGENTES”, ES DECIR, RESIDE EN ABRIR CANALES DE COMUNICACIÓN ENTRE EXPERTOS Y NO EXPERTOS Y PRODUCIR “OBJETOS FRONTERIZOS” MEDIANTE INICIATIVAS DE DIFERENTE ÍNDOLE.

35

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

Estación Pringles funciona como una estación más de la red global y su sitio invita a las distintas personas físicas y culturales a sumarse a un proyecto rizomático, la elaboración de un circuito donde lo infinitamente local y lo ínfimamente global se enlacen, cambien sus lugares y sus formas. Donde los valores estéticos y éticos de pequeñas comunidades rurales de la pampa, como es el caso de Coronel Pringles, se articulen con los de artistas globales.


36

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


s i t u a c i o n e s c u l t ural e s m í ni ma s , pr o v e ni e n t e s d e v i e j a s prá c t i c a s s o c i al e s y ar t í s t i c a s .

37

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

E s u n a s o c i e d a d f l ex i bl e y mó v i l d e s t i n a d a a r el e var


38

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


Estación pringles funciona como una estación más de la red global y su sitio invita a las distintas personas físicas y culturales a sumarse a un proyecto rizomático, la elaboración de un circuito donde lo infinitamente local y lo ínfimamente global se enlacen, cambien

comunidades rurales de la pampa, como es el caso de coronel pringles, se articulen con los de artistas globales.

39

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

sus lugares y sus formas. Donde los valores estéticos y éticos de pequeñas


e s t é t i c a s

e m e r g e n t e s


42

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


i n s tan tรกnea por Graciela Montaldo


Estación Pringles incita a la actividad artístico-poética, con la incorporación de nuevos vectores histórico-documentales, escriturales y fílmicos para reorganizar múltiples trabajos en el área social inmediata mediante propuestas literarias, pictóricas, teatrales, musicales, fílmicas, etc. Con los datos locales y los aportes de los artistas e inventores que pasen por la estación (en la realidad o por la web) se crearán redes nuevas que ciñan modos de socialización e intervención al intercambio de recursos y necesidades, y al

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

reposicionamiento de los saberes y valores de los mismos.

44


c on

artistas globales.

45

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual

ar t ic ul ar


proyecto

obra

EN EL OCTAVO MINUTO DE LOS QUINIENTOS SETENTA DE NOTICIAS DE LA ANTIGÜEDAD IDEOLÓGICA. MARX-EINSENSTEIN – EL CAPITAL (2008), DE ALEXANDER KLUGE, SE LEE Y ESCUCHA: “EL VIEJO CINE FILMABA UN ARGUMENTO DESDE MUCHOS PUNTOS DE VISTA. EL NUEVO CINE EDITA UN SOLO

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

PUNTO DE VISTA A PARTIR DE VARIOS ARGUMENTOS”. En el contexto de la película, sabemos que la oposición que allí se establece no busca solo problematizar la relación entre tiempos sino entre procedimientos; el cine esquizo del presente juntaría argumentos, es decir, materiales, escombros, diferencias. Sin embargo, el procedimiento también es tiempo. Y parece haber habido un tiempo en que, en el mundo de las artes, la temporalidad tenía un lugar central, en que proyecto y obra eran instancias o momentos diferentes. Era un tiempo en el que el futuro también se pensaba en términos de proyecto; era el tiempo que permitió que las vanguardias introdujeran una voluntad de negatividad y una radical pulsión hacia lo nuevo. ¿Qué pasa cuando ese tiempo absoluto que fue, para la modernidad, el futuro se transforma en absoluto presente? ¿Qué sucede cuando los proyectos (de obras) devienen en mal de archivo?

46


La distancia entre proyecto y obra fue, a veces, fatídica para algunos artistas, que vieron declaraciones, propuestas, manifiestos llenos de vigor e ideas sofisticadas, reducidos a polvo en sus obras; vieron cómo disponían de ideas pero no siempre de los instrumentos para llevarlas a cabo. En otros casos —sabemos— sucedió lo contrario: sin grandiosos impulsos iniciales, el trabajo estético derivó en una obra que inauguró ella misma, a modo de manifiesto, una idea. Sin embargo, la lógica causal que establece estos vínculos, positivos o negativos, ha perdido su potencia debilitando también el carácter puramente intelectual o puramente genial del arte. Cualquier reflexión política sobre la estética descubre hasta qué punto los énfasis de las diferentes épocas varían por razones que, siendo contingentes, tienen también

47

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

Bastaría con interrogar los usos que hoy se hacen de la primera persona, la soberanía que tiene el “presente” como tema, la voluntad de afincarse en lo efímero, para responder. En cierto sentido, parece que la idea de futuro, en lo que se refiere a las artes, no fue abolida pero cambió de lugar: quedó detrás de nosotros solapándose con el pasado; se desplazó hacia “atrás” por el peso del eterno presente de las artes. Pero esas “artes” no solo han cambiado su relación con el tiempo sino, especialmente, consigo mismas. De allí que la relación proyecto-obra se haya transformado hasta el punto de no tratarse de una cuestión temporal ni de dos instancias de un mismo proceso sino de dos formas de trabajo, dos tipos de intervenciones estéticas casi autónomas una de la otra.


Los proyectos y las obras se juegan hoy, en gran parte, en las instituciones; desde allí se comprimen las relaciones con el tiempo y se genera un espacio diferente para lo estético.

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

condiciones de producción precisas. Las instituciones (culturales) siempre jugaron un rol muy claro a la hora de controlar la producción estética y fueron una mediación central entre los proyectos y las obras. Sin embargo, las instituciones permanecían en el fondo oscuro del escenario, en el foso, donde solían ser eclipsadas por el primer plano luminoso de la obra, del autor/a. Hoy se han vuelto decisivas y sus reglas juegan a favor y en contra de lo que se produce. Es por eso que movernos en las inmediaciones de las ideas de “obra y autor” no deja ver el conjunto de problemas que enfrenta, por ejemplo, la literatura contemporánea, sometida a un régimen institucional bastante estricto (aunque laxo si lo comparamos con el que experimentan las artes visuales o la música). Los proyectos y las obras se juegan hoy, en gran parte, en las instituciones; desde allí se comprimen las relaciones con el tiempo y se genera un espacio diferente para lo estético. Desde la imposición para crear en The Five Obstructions (2003), de Lars von Trier, hasta la forma en que Julio Arrieta planea una película de ciencia ficción en la villa 21 en Estrellas (2007), de Federico León y Marcos Martínez, o desde El Aleph engordado (2009), de Pablo Katchadjian, hasta Un prólogo a los libros de mi padre (2011), de Reinaldo Laddaga, aquello que la vanguardia ya había establecido —la idea de proyecto mantiene una relación tensa con la idea de obra— ha dejado de ser una relación y una secuencia para convertirse en una superposición. No hay nada que comparar entre una y otra, nada que verificar, pues ambas se han fundido en una sola entidad, se llame mockumentary, literatura del yo o cualquier otro nombre que haya que crear para establecer la novedad de la fusión, de los “muchos argumentos” dentro de un punto de vista. Buena parte de las obras contemporáneas impone concentrarse en esa fusión que elimina toda distancia y que nos instala en el presente donde los tiempos existen, pero subordinados al procedimiento de superposición. Allí los formatos, las interfaces, se sobreponen a los sentidos e incluso a sus historias. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Quisque consectetur nec tellus in fringilla. Nam vulputate fermentum venenatis. Fusce hendrerit augue arcu, elementum congue dolor tincidunt sit amet. Vestibulum congue elementum dignissim. Nunc commodo purus ornare sapien feugiat, vel tincidunt ante hendrerit. Donec

48


“El nuevo cine edita un solo punto de vista a partir de varios argumentos”.

vehicula bibendum odio vestibulum interdum. Vestibulum vel massa pellentesque lacus tincidunt mattis. Fusce placerat arcu ut sapien adipiscing, nec semper mauris Nullam sollicitudin turpis eget massa hendrerit commodo. Nam eu varius ipsum, et vestibulum massa. Suspendisse fringilla ligula in purus dapibus, dignissim molestie dolor accumsan. Maecenas velit justo, malesuada eu nisl quis, fringilla scelerisque risus. Nullam congue sagittis porttitor. Pellentesque pharetra metus a mollis viverra. Aliquam volutpat purus ante, in sagittis ante pharetra vel. Donec id viverra mauris, quis vehicula felis. Sed porttitor arcu vulputate suscipit fermentum. Nunc sit amet lacinia nisi, quis imperdiet est. Nullam eleifend orci dui, quis commodo odio molestie nec. Pellentesque ut odio diam. Donec id neque mattis, rutrum metus at, rutrum nunc. Nullam adipiscing quam quis turpis luctus ornare. Donec placerat adipiscing blandit. Quisque vitae lectus id dolor iaculis posuere. Integer justo metus, porta vitae nisl in, dictum egestas ante.

Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Donec commodo vitae nunc sed scelerisque. Maecenas sodales imperdiet nibh, vel tempus elit elementum sit amet. Cras at mi at leo scelerisque tincidunt. Quisque quis consectetur felis. Maecenas eu urna iaculis, pharetra turpis id, placerat metus. Etiam varius ornare enim, et faucibus mauris malesuada at. Praesent quis nibh lectus. Nullam aliquam risus lacus, ut tristique lorem fermentum venenatis. Aenean a est in purus aliquet aliquet. Etiam ac lectus quis nunc lobortis lacinia. Nullam

49

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

Sed bibendum justo et libero luctus auctor. Sed fringilla dictum metus, imperdiet facilisis diam vehicula sit amet. Curabitur pretium aliquam orci. Curabitur varius dapibus nunc. Curabitur at adipiscing ipsum, at malesuada ante. Aenean sollicitudin odio in lacus tristique posuere. Nulla facilisi. Suspendisse et metus justo. Quisque vulputate justo a sem mollis tempus. Donec varius nisl elit, non tempus odio varius at. Fusce malesuada turpis orci, ut interdum tellus lacinia non. Vivamus pellentesque, libero ut molestie ultrices, turpis nibh auctor purus, vitae molestie mi nulla sagittis nibh. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Etiam in porttitor lectus. Ut placerat, neque facilisis suscipit porttitor, diam nunc pharetra velit, eget tempus massa ipsum mattis elit.


Estación Pringles - Espacio Quiñihual

Al riesgo de la sobre-institucionalización se puede oponer la contraofensiva de la ultra-estetización. Una institución que se afirma como tal pero toma estrategias “estéticas” como premisas de trabajo es Estación Pringles, una especie de vector molesto que usa la estructura institucional no para producir mercancía y reglar más la producción artística sino para estimular una progresiva colonización estética de todo lo que toca. Creada por artistas —“Estación Pringles es una asociación civil sin fines de lucro cuya sede se encuentra en Pringles, provincia de Buenos Aires. Presiden Estación Pringles Arturo Carrera (presidente), Juan José Cambre (vicepresidente)”—, produce intervenciones culturales fuera de los circuitos más transitados, cambiando, en primer lugar, de territorio (la ciudad de Buenos Aires no es el centro de sus iniciativas). Una de las definiciones de la institución dice: “Estación Pringles: centro de utopías realizables en la pampa húmeda, potencia de una realidad posible que piensa la ciudad como una fijación efímera, como un territorio musical y al mismo tiempo como un lugar de realidad política compleja. Estación Pringles: utopía reticular celebrada en la novela y la poesía por César Aira y ArturoCarrera, y que ahora se materializa en la forma de una posta poética, un lugar de paso y de intervenciones múltiples, una plataforma o una escena donde prácticas estéticas dispersas en un espacio lateral puedan agregarse, articularse, hacerse visibles” (todas las citas son de: www.estacionpringles.org.ar/home.html). Esta mezcla de jerga teórica con tradición nacional nos sitúa en un territorio irónico donde los sentidos se discuten y reasignan; un territorio donde lo estético no es separable del medio en que se produce. Estación Pringles es una institución cultural que formalmente se asemeja a muchas otras y que trabaja para promover, hacer visibles, prácticas dispersas; impone, en el sentido de “interviene”, temas y géneros, por ejemplo a través de sus concursos literarios “Indio Rico”, una residencia literaria en Quiñihual (una pequeña localidad en la provincia de Buenos Aires, cercana a Pringles, que se despobló cuando cerraron la estación de ferrocarril) y otras actividades “menores” (“Estación Pringles es una sociedad flexible y móvil destinada a relevar situaciones culturales mínimas, provenientes de viejas prácticas sociales y artísticas —kermeses, lectura de poemas, justa de payadores, muestras de poemas ilustrados, concursos de manchas, intercambios corales, bandas municipales de música, murgas, teatros vocacionales u otras intervenciones— para realizar “ficciones o imágenes” que propicien formas nuevas de socialización: lo que se ha dado en llamar recien-

52


ecologías culturales Todo esto es un conjunto de relaciones donde los proyectos y las obras ceden su lugar a una interacción; lo que “se produce” es la comunidad. La “obra” se diluye en la práctica.

temente ecologías culturales.”). También es posible que la institución se diluya en la obra. Momentáneamente, el presente absoluto parece haberle ganado la batalla al futuro y, por supuesto, al pasado. Aunque la literatura, el arte en general, prefiera hoy congelarse en instantáneas, a la manera de una nueva vanguardia, algunas formas contemporáneas optan por ser, a la vez, obras y proyectos, generar en los medios de producción un plus, a través de la politización de sus funciones. Probablemente estemos lejos de una colonización estética del mundo, pero vale la pena vivir bajo su amenaza. Curabitur in nulla ante. Ut interdum urna quis leo vestibulum, quis tempor lectus commodo. Nam placerat hendrerit risus. Ut in tincidunt sapien. Morbi congue ipsum interdum elit lacinia, ut pretium magna semper. Aenean a dolor id justo ultricies posuere. Ut cursus justo purus, quis cursus urna consequat ac. Nulla facilisis ante aliquam, auctor urna consectetur, adipiscing tellus. Aenean lacus nisl, congue at velit ut, condimentum euismod lacus. Donec vulputate magna lectus, vel mollis nisi rhoncus eget. Integer molestie magna vel dolor ultricies posuere. Nam ac auctor ligula, id fermentum felis.

Vestibulum rhoncus feugiat tincidunt. Morbi ut interdum elit. Nulla venenatis, eros at suscipit aliquam, est augue tincidunt est, consectetur ornare enim diam ut sapien. Pellentesque ullamcorper mauris eu velit venenatis, nec lacinia metus tristique. Maecenas pharetra pharetra mauris ac elementum. Donec dignissim aliquet massa, non vestibulum magna ornare ac. Proin congue vehicula velit non placerat.

53

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

Quisque cursus ac enim eget fermentum. Etiam lacinia egestas consectetur. Pellentesque ut hendrerit est, ac scelerisque augue. Quisque eu urna in libero semper facilisis id sed arcu. Nullam sagittis quam vitae nunc pretium faucibus. Donec condimentum, lacus non congue accumsan, magna mi pretium ante, quis elementum velit urna eget risus. Suspendisse elementum interdum adipiscing. Donec sit amet sollicitudin sem. Duis sodales lobortis mauris vitae pulvinar.


54

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


Gra c i el a Mo n t al d o

doctora en Letras por la Universidad de Buenos Aires y docente en el Departamento de Español y Portugués de la Universidad de Columbia (Nueva York). Publicó, entre otros libros, La sensibilidad amenazada.

Fin de Siglo y Modernismo (1994) Ficciones culturales y fábulas de identidad en América Latina (1999) Zonas ciegas (2010).

55

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

La autora nació en La Plata en 1959. Es


56

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


57

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


P r i mera s A c t i v id ades


60

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


El premio literario

“Indio Rico”


“Indio rico” es el nombre de una pequeña localidad rural que hace una referencia mitológica a un tesoro indígena enterrado en el lugar.


El premio literario “indio rico”

Su objetivo es activar la producción literaria actual dando lugar a nuevas voces y

es también uno de los proyectos

tendencias y facilitar la publicación a los

iniciales de estación pringles

autores más jóvenes. El premio consiste en la publicación de la obra distinguida por un jurado de excelencia. “Indio Rico” es el nombre de una pequeña localidad rural que hace una referencia mitológica a un tesoro indígena enterrado en el lugar. Duis ut ligula non nisl aliquam venenatis. Donec volutpat sodales felis ut imperdiet. Morbi sed justo varius, porttitor nulla eget, condimentum enim. Aliquam quis nunc mauris. Nam ullamcorper felis lobortis congue consequat. Mauris in massa nec ipsum feugiat interdum. Nunc pretium pharetra odio. Class aptent taciti sociosqu ad litora torquent per conubia nostra, per inceptos himenaeos. Integer a fringilla mauris. Fusce sit amet justo odio. Morbi quis lorem a nibh blandit vestibulum. Morbi porttitor nisi et orci convallis sollicitudin. In at aliquet tellus. Nulla sollicitudin, nibh ac rhoncus fringilla, mauris mi ultrices mi, at interdum

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

justo nibh sit amet orci.

64


· Edic ión 2 0 07 (g én ero: n ou velle). Obra premiada: Berazachussets de Leandro Avalos Blacha. Jurado: César Aira, Daniel Link, Alan Pauls. Libro publicado en Editorial Entropía. Contó con el auspicio del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires.

· Edic ión 2 0 0 8 (g én ero: au tobio g raf í a). Obra premiada: En la pausa, de Diego Fernando Meret. Jurado: Edgardo Cozarinsky, María Moreno, Ricardo Piglia. Libro publicado en Ediciones Mansalva. Contó con el auspicio de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires y fue declarado de “Interés educativo”.

Edic ión 2 0 0 9 (g én ero: epinic io s). Obra premiada: Equilibrio en las tablas de Jonás Gómez. Jurado: Rodolfo Fogwill, Leónidas Lamborghini, Silvio Mattoni. Libro publicado en Ediciones Mansalva. Contó con el auspicio de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Centro Cultural de España en Buenos Aires (AECID / CCEBA).

· Edic ión 2 010 (g én ero: di ar io de v i aj e im ag in ar io). Obra premiada: El cangrejero de Javier fernández Paupy. Jurado: Sergio Bizzio, Sergio Chejfec, Daniel Guebel. Libro publicado en ediciones Mansalva. Contó con el auspicio Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Centro Cultural de España en Buenos Aires (AECID/CCEBA).

Jurado: Diana Bellessi, Arturo Carrera, Francisco Garamona. Concurso a realizarse en 2013 con el auspicio de Fundación PROA y CCEBA.

65

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

· Edic ión 2 013: (g én ero: p o es í a)


66

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


Edi c i 贸n 2 0 07


BE R A Z ACH U S SET S de Leandro Avalos Blacha.

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual

路G 茅 n ero: n o u v el l e

68


Monstruos reconocibles en el conurbano

Berazachussetts, novela de Leandro Ávalos Blacha —ganadora del concurso Indio Rico 2007 con un jurado integrado por Cesar Aira, Daniel Link y Alan Pauls—despliega un muestrario de freaks que hace saltar la linealidad narrativa en una vertiginosa proliferación de historias paralelas. El inicio plantea un enigma: ¿Quién es esa obesa punk semidesnuda que un grupo de cuatro docentes jubiladas encuentra tirada en medio del bosque? Pronto descubrirán que se trata de Trash, una zombi caníbal, que este grupo de maestras viudas incorporarán a su cofradía. “Los tuppers nunca están de más” le dice Trash a una de ellas mientras introduce en estos recipientes los trozos de los miembros amputados a su reciente víctima. Así nace la afinidad entre estos personajes tan disímiles que conformarán un grupo marcado por la curiosidad de las maestras hacia esta mujer extraña. “El comienzo de la novela lo dio un personaje de la película El regreso de los muertos vivos, (Dan O’Bannon, 1985) […] Siempre me gustó ese personaje. En mi novela, me interesó retomarlo para imaginarlo en otra etapa de su «vida». Más precisamente, plantarlo en un tiempo y en un punto geográfico cercano o reconocible, aunque siempre distorsionado, y que su propia presencia contribuyera a esa distorsión”[1].

Los personajes y escenarios de la novela se presentan con fuertes contradicciones en tensión; y este procedimiento se despliega desde el título, Berazachussetts —ciudad escenario de la narración—, donde primer y tercer mundo se funden en un nombre que contiene lo antagónico (todas las referencias geográficas están construidas de esta forma: Burzacapulco, Tolosaka, Longchamps Élysée, Boedimburgo, Rin del Plata, Ezpeletámesis…). Lo mismo sucede al nivel de los personajes principales: Trash, una zombi, entidad que contiene el antagonismo extremo de estar muerta y a la vez viva; y la pareja Francisco Saavedra-Dora, antagónica desde su condición económica —ex intendente rico y poderoso con maestra jubilada—, antagonismo que se extiende luego a las remodelaciones que hace Dora a la mansión Saavedra convirtiéndola en engendro kitsch con piletas Pelopincho donde nadan peces exóticos, luces de colores y hamacas de mimbre entre columnas elegantes, palanganas de cemento para remojar los pies en agua salada debajo de cada silla lujosa… Luego, es esta acumulación de tensión la que hace verosímil el desgarro que ejecuta Trash sobre los cuerpos, el canibalismo social que ejecutan los poderosos sobre los pobres de Berazachussetts y la masiva revuelta de toques apocalípticos que estalla en esta tierra devastada. Tironeados por las fuerzas antagónicas que contienen, personajes y escenarios se deforman, se distorsionan, convirtiéndose en monstruos reconocibles en el contexto de un conurbano bonaerense extrañado, en las vísperas del estallido social del 2001 (la moneda circulante es el patachussett, nombre en el que resuena la cuasimoneda bonaerense —el patacón— que circuló durante la agonía del modelo de convertibilidad). De esta forma, Berazachussetts puede leerse como metáfora potente de una realidad social deformada por la tensión extrema, crítica de lo peor del conurbano —cacicazgos políticos, indigencia, brecha obscena entre ricos y pobres— en el marco del desastre social configurado durante los 90.

69

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

Además de las maestras y Trash, este catálogo de personajes extravagantes incluye a Periquita, una lisiada cruel y extorsionadora; Francisco Saavedra, ex intendente de Berazachussetts, que despliega en su provecho su inmenso poder corrupto; Arevalo —hijo de Saavedra— que con su grupo de “hijos de”, desde la impunidad total, se divierte torturando con exigencias a pobres e indigentes; Noé Galíndez, un constante vaticinador del diluvio universal, que rejunta en su casilla todo tipo de bichos; y Fita, una vieja chismosa, que planea la revolución junto a un grupo al que se sumarán los cadáveres revividos del cementerio del Desaguadero: “chicos muertos por el paco, en tiroteos, por ajustes de cuentas, en intentos de robo, chicas con abortos mal practicados”.


70

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


Edi c i 贸n 2 0 0 8


E N L A PAU S A de Diego Fernando Meret.

G é n ero: a u tobi o g ra f í a

En Buenos Aires, a los 15 días del mes de noviembre de 2008, los Jurados del Premio Indio Rico que firman el presente dictamen se reúnen para emitir fallo de acuerdo con las Bases del Premio elaboradas por Estación Pringles para la edición 2008 en el género objeto de la convocatoria: autobiografía, reservado a menores de 35 años. Luego de haber leído con atención los originales recibidos oportunamente, los jurados deciden declarar finalistas a las siguientes obras, presentadas con los seudónimos que se aclaran entre paréntesis: En la pausa (Bananito) Una idea genial (Ana Jolochín) El reino (Teodora) Discutidas las obras de referencia, el Jurado decide por unanimidad otorgar el Primer Premio a la autobiografía

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

En la pausa (Bananito) de la que destaca “la puesta en cuestión de la supuesta transparencia del género autobiográfico —ya exhaustivamente explorado por la crítica literaria— a través de un relato apasionante en donde contar la vida cuenta menos que el registro del método y los procedimientos. En la pausa se demora en los escenarios de escritura —la fábrica, la pensión por horas—, los instrumentos —la tiza, el lápiz—, el soporte —cuaderno, puerta del baño— , la producción —veinte páginas diarias escritas, sesenta leídas—, la biblioteca —todos los libros que pudieron conseguirse luego del primero— el Martín Fierro, único libro de la casa natal. Pero el énfasis reflexivo no le resta la alegría fundante y la soltura única de los mejores novelas de iniciación. En la pausa propone que la autobiografía sólo puede ser la de la lectura y de la escritura como vocación irrenunciable, un relato posible de cómo experiencia y memoria sólo pueden dar lugar a certezas provisorias pero que, al fin y al cabo, permiten salir de la pausa y hacer de la literatura una prórroga siempre renovable”. Una vez abiertos los sobres y verficados los datos, se declara ganador del primer premio a Diego Fernando Meret por En la pausa. Se otorgan menciones especiales y recomendación de publicación a Inés Acevedo en primer término por Una idea genial y a Felipe José Benegas Lynch en segundo término por El reino. El ganador del certamen Diego Fernando Meret fue notificado en el acto de la decisión del Jurado.

72


73

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

transparencia del género autobiográfico


74

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


la voz de las mujeres


76

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


Jornadas preparatorias al certamen de declamadoras: tuvieron lugar en C. Pringles, en octubre de 2007, y constituyeron la primera edición de un encuentro regional de declamadoras que está previsto continuar

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

en el Espacio Quiñihual.

77


78

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


“Talleres interactivos”, a cargo de Daniel Link, Jorge Monteleone, Maria Celia Vázquez y Teresa Arijón.

Participaron estudiantes de la carrera de letras de las Universidades nacionales del Sur, Buenos Aires y Mar del Plata, de la escuela media, y docentes de todos los niveles de enseñanza. Se procuró estimular la relación entre texto poético y la memoria; las implicancias sobre los profesores más jóvenes y la enseñanza actual de la poesía, y reflexionar sobre cómo los estudian tes (niños y adolescentes) podrían recibir esta modalidad de lectura. Revisitando asimismo la noción de declamación y de disciplinamiento de la voz en épocas pasadas, y cómo se implementó en la enseñanza de la literatura de fines del siglo XIX y comienzos del Siglo XX.

Encuentro regional de Declamadoras: tuvo lugar el 7 y 8 de noviembre en Pringles. Contó con el auspicio del Centro Cultural de España en Buenos Aires (CCEBA), la Cátedra de Literatura del Siglo XX de la Universidad de Buenos Aires, el Departamento de Humanidades de la Universidad Nacional del Sur y el Instituto cultural de C. Pringles.

79

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

“Poesía y memoria”


80

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


“Poesía y memoria” pone en un espacio central la voz de las mujeres, vuelve a poner de relieve la importancia que tuvieron en la propagación

teatral Vivi Tellas, realizaron un recorrido por distintos puntos de la ciudad donde recitaron poemas. Durante el paseo se propició la conversación entre el público acompañante, exaltando los diferentes lugares de una memoria colectiva. Antepuesta a la consabida práctica de los payadores de las fiestas de la tradición y a las procesiones de gauchos y caballos, la caravana de mujeres que declaman viene a rescatar la trascendencia de una transmisión de la poesía oral realizada desde antaño por mujeres.

de la poesía, y el acento en la memoria, en la práctica de la memoria para el aprendizaje de la poesía en la infancia como archivo espiritual.

81

Estas actividades contaron con el auspicio del Centro Cultural de España en Buenos Aires (CCEBA) y la Jefatura de Gabinete de la Pcia. de Buenos Aires. Han sido declaradas de Interés legislativo” por la Honorable Cámara de Diputados de la Pcia. de Buenos Aires.

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

“Caravana de las declamadoras”: mujeres y niñas de la región dijeron sus poemas en las calles de Pringles. Con puesta en escena de la directora


D e c l a m a r n o e s g r i t a r.

No, en todo caso es hablar con afecto y vehemencia.

Aún queda mucho por obtener en el terreno de la declamación. Cada nuevo poema exige una revisión de los recursos sensibles y, por qué no, técnicos disponibles para abordarlos. Toda la poesía se pueda declamar, porque la declamación, en todos los tiempos ha sido útil para darle vida, relieve, brillo u opacidad a los versos de innumerables poetas. Algunos consagrados, otros desconocidos, la declamación ha revelado detalles rítmicos, puntos en que la poesía se vuelve prosa y prosa donde la poesía trasforma, por medio de acentos y detalles específicos, las voces de quienes las dijeron y de los que las escribieron: “dicen”, música al fin, como dice el poeta grillo: música porque sí, música vana...

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

Dijo una declamadora: “Pude encontrar las sonoridades más extrañas... Bueno, la declamación es el medio del que nos valemos los intérpretes de poesía, y la voz, nuestro instrumento. Aunque existan miles de palabras escritas hay que expresarlas oralmente y ponerlas en el oído a veces dormido del que escucha”. Las declamadoras son las mujeres como las pequeñas parcas de nuestra infancia, las niñas, las viejas, las mujeres del poeta Rósewicz: las mujeres buda, las mujeres malas, las que propagan, las que perduran, las que le hablan a la sopa, a las plantas, a los higos, a las bestias, al fuego: las que gritan lo que sienten, las que todo lo transforman en lujo, en puntilla, en espuma, en tempura de las sensaciones… Creo que hay un retorno de la oralidad más vieja, más ignota, pero más útil, en la poesía del “corazón”. Recitar era una entonación intermedia entre la declamación y el canto. Pero la declamación es la más dramática de las entonaciones para asegurar las partes de un poema y hacerlas más visibles a la imaginación y más audibles a los sentidos.

82


Recitar prosa o verso con entonación y ademanes convincentes.

La declamación alcanzó un momento culminante durante el período de la poesía modernista en toda Latinoamérica y en España. Tuvo una diva central que la impuso y la puso de moda y hasta creó escuelas de declamación en todo el continente latinoamericano: Berta Singerman —amiga de los poetas más importantes de su época: Lorca, Neruda, Mistral, Storni, Ibarbourou, etc. De todos modos, la propuesta del proyecto de Estación Pringles en el que la directora Vivi Tellas puso en escena una Caravana de Declamadoras que dijeron sus poemas en las calles de Pringles, puso el acento en la memoria para el aprendizaje de la poesía (sobre todo en la infancia), y también vuelve a poner de relieve la importancia que tuvieron las mujeres en la propagación de la poesía de una época.

Digámoslo con otros ensayistas y poetas geniales como Derrida, Eliot, Bonnefoy: rápidamente, en dos o tres palabras, para no olvidarse. La declamación incluye un teatrito dentro del poema: para no olvidarse. La economía de la memoria de poesía guarda las monedas en una viejísima alcancía. Para no olvidarse. Por corazón: los franceses y los ingleses dicen par coeur, by heart, y nosotros de memoria. Dicen que en árabe se dice: un solo trayecto con varias vías. En esa metáfora —no hace falta remarcarlo— ya hay una estación y mil vías.

83

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

De ahí esta elección de sólo declamadoras (niñas de toda edad).


Derrida nos dice: lo poético sería aquello que deseás aprender, pero de otro, gracias al otro, por medio del dictado —digo yo— de la memoria, aquí y allá, allá (en la infancia) y aquí ahora (en la otra infancia). ¿Qué quiere decir retener de memoria una forma absolutamente única? ¿Un afecto que no se desprende? En el deseo de esta “no-separación absoluta” respirás el origen de lo poético. Se trata de eso. Aprender de memoria otra vez. Una vez más. Para encontrar en el poema las palabras que hubiéramos querido recordar si escribiéramos poesía. Y también: las que hubiéramos querido olvidar un instante para recibir en otro, mucho más lejano tal vez, el pinchazo del corazón erizado de la vida. Sant aborion prem sequae quae laborro cullo et aut facearum quisit modipsandae maximet fugit lacea dolupta pelicil mo exernatat ad utet fuga. Itam, unt ma as porae consed utenditat litatatem doluptus num nis dolesed ut officiliquat ullecaepero cusciam esequodiam que nonet, sint, solessum cus dictur, nostibustius mos et lanturi rest qui temporumquia sitatus quate exped quodit, sitas estruptatur sectionse samenduciis ma doluptaepero quas alibus aut verem illorita non cusa ium ent evelest, im nobis ex et magnat aliquam, quiae a verovidipsa sin pra vendisciis eatem resto modion nam, officid ebitae veliquiati ut ommo volum fuga. Quid ut aspidel luptas ipsa consed militaepudit eos simi, officiis am rerepellaut iur, qui dusdae volupicto eatibus dolectia cum endipsuntium quaescienis estotati repe voluptaspiet iur aut molores es alique volo dicim eum nobiti dolorporum, consers pellectur accum isit quod quos dolut esectur eriorae. Imporitibea ducimol endaes volest odit, quis de is aut hario voluptatatur sus prae a dis eaque con nonseque sum, nectus dolorem faceaquis dolenetus enis idit peditatibus, non ped maximi, core peliqui consequi debis as Fugitin res minvenem vendit, aces dolorunt, aute nit fugiate quae escientur sam quia parunt volorec torepud aeprore voles et molum consequam aliciet fuga. Hil iduciae pro optaecu llique con cum qui voluptuste porro omnis por aut aut ut a sitatur epudant que nos experum volorpo reptas sum est, conecae. Et quam con rem aut et restrum iunt faccus, nimus idelita temquaest haribus que conecatibus ea plictotat. Doluptis experferis dolupta quatum volecat volore, quatendignim alic toris dio eumquidunt alibus dit quo quas entinvendis sitat.

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

Ad estrum apiento etur aut am adi toreped ictotatur, odipsa sinvell uptur, simi, ommolor eicturit accatem pedignatis modipsum nobis aut lam, consedi apelessi temque pa non nonseque plaut vendese ditatectem quodignatur modis alitios accus repuditi beatet ut lab ium, ad mollatus exceaquat earuntincil estotas autem aut omnistia con eos maiorum eruntibus, odiatur a volupta quatur? Labor seque et prae nulpa dolupture cus. Harciur acepudae nobit aciatquatio. Runtinciatur as niam quo maio bearibus, sam alignihitis nobiscil ma volumquodiat que iumqui debis doluptatatem fuga. Onem excerum, sande veliquis aliciis cipsanditi testion serunt, as et ut libus, ni del earchiciene nonet et dit et quianim invelene ventibus si con repudit ipit, ni aut aliquam quaepre dolendus nonsed ullor sequo modit, consedior alibustrum hillore vero volum aceaqua spelign atiusa nost, occus, verunt. Culland aectasp erferit atiandam ut alit atempor ataque pelent faccuptatusa consequ atquis in porro quatur suntior ad evendante voloruntus di ut quatquiam.

84


Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual

La memor ia, el coraz贸n en la poes铆a, en los poemas.

85


Estación Pringles - Espacio Quiñihual

De corazón, Palabras leídas en el Cierre a las Jornadas Preparatorias rumbo al 1º Certamen Regional de Declamadoras de Poesía.

86


SESIONES QUIÑIHUAL

Estación Pringles - Espacio Quiñihual

Enciende un fósforo sobre dudas inflamables y me reta. Otra vez me está retando la Virgen Foco. Me desprende de sus brazos e ilumina el camino de tierra donde armo ramilletes de cardos secos. Detrás de las cercas del corrral, me vigila la Virgen Foco. Como una lechuza entre banderas rpojas se esfumará cuando suene la alarma. Ella musita una plegaria en su pecho, pero desaparece sobre la ruta

87


88

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


89

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual


90

Estaci贸n Pringles - Espacio Qui帽ihual

Proyecto editorial - Espacio quiñihual  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you