Issuu on Google+

REVISTA JOVENES DE HOY ¡¡¡UNIDOS HACEMOS MÁS!!


EXTASIS:

E

l éxtasis es una droga psicológica de origen sintético con propiedades ESTIMULANTES y empatógenas de sabor amargo. El éxtasis se particulariza por sus efectos empatógenos, relativos a una sensación subjetiva de apertura emocional e identificación

afectiva con el otro.

ORIGEN DEL EXTASIS: En 1912 la compañía Merck aisló accidentalmente la MDMA (3,4-metilendioximetanfeta.mina), al no encontrarle una aplicación médica concreta, los laboratorios abandonaron su investigación. Entre 1953 y 1954 el ejército estadounidense retomó las investigaciones. Aunque los primeros datos biológicos sobre las mismas se publicaron hasta 1973, no fue sino hasta la década de los 80, cuando personajes como el químico estadounidense Alexander Shulguin, la trajera de nuevo a la luz pública. Según sus propias palabras: “Rescaté esta sustancia por sugerencia de un amigo. La probé y escribí mucho sobre ella en las revistas médicas. Descubrí que tenía notables beneficios terapéuticos. En su momento representó la aparición de una nueva familia de agentes que permiten al individuo expresar contenidos afectivos reprimidos por las barreras culturales. “ EL MDMA alcanzó gran popularidad entre la cultura under ground californiana y entre la clientela de los clubes nocturnos. Los vendedores, en una acción de marketing, la rebautizaron con el nombre de éxtasis. En 1985, el gobierno estadounidense declaró esta sustancia ilegal a pesar de que numerosos científicos argumentamos sobre sus propiedades para hacer aflorar pensamientos y recuerdos reprimidos.

FORMAS DE ADULTERACIÓN: En España, según informes recientes del instituto nacional toxicología (INT), la cantidad del principio activo presente en las muestras incautadas (pastillas o cápsulas de aproximadamente 300 mg) oscila entre 90 y 166 mg. Regularmente se adultera con benzodiacepinas como piracetam; también con buprenorfina, dextropropoxifeno, resina de marihuana, metilfenidaro, fenmetrazina, cafeína. Asimismo, es común que se hagan pasar por éxtasis otras sustancias similares como el caso de la MDEA y MBDB, anfetaminas, compuestos bastantes diferentes como el DOB o sustancias prácticamente inactivas como la PMA o la PMMA.


FORMAS DE INGESTIÓN: El modo más común de ingerirla es por vía oral. Cuando se presenta en forma de píldoras, su absorción es más rápida y completa si ésta se coloca debajo de la lengua; en el caso de las cápsulas, regularmente se disuelven en jugos o aguas de frutas. Un modo alternativo de tomarla es a través de la aspiración, en cuyo caso produce un efecto más inmediato aunque su duración se reduce. Los efectos comienzan a notarse entre los 20 y los 60 minutos posteriores a la ingestión, su acción máxima se presenta entre una y dos horas después; tras lo cual disminuye progresivamente hasta desaparecer entre las cuatro y las seis horas. Al llegar al cerebro, la MDMA provoca la liberación de dopamina y noradrenalina. Estimula el sistema nervioso central provocando alteraciones en la esfera emocional.

USOS TERAPÉUTICOS: Al estar clasificada como un antactógeno (generador de contacto intersubjetivo a niveles profundos), varios psicólogos y psiquiatras la incluyeron en sus terapias reportando excelentes resultados hasta antes de su prohibición. Ann Shulgin, investigadora de sustancias psicoactivas, asegura que es una herramienta extraordinaria para descubrir recuerdos reprimidos. El Dr. Grinsppoon, profesor de psiquiatría en Harvard, dice que ayuda a la gente a ponerse en relación con sentimientos habitualmente no disponibles. El Dr. Ingrici, profesor de Cambridge que usó la droga con más de 500 pacientes, la considera muy útil para curar miedos. El psiquiatra G. Greer, definió la terapia con esta droga como un modo de explorar sentimientos son alterar percepciones, sugiriendo que incrementa la propia estima y facilita una comunicación más directa entre personas reunidas por algún vínculo, por lo que uno de sus mejores campos de acción está en el de pareja que se quieren conocer a sí mismas para desarrollar su personalidad. Por último, un grupo de psicólogos californianos publicó un manifiesto donde se afirma que tiene el increíble poder de lograr que las personas confíen unas en otras.

EFECTOS DEL EXTASIS: FÍSICOS: energía, alta sensibilidad y reducción de la ansiedad al contacto físico, mayor tolerancia a la fatiga, taquicardia, arritmia e hipertensión, pérdida de apetito, sequedad de boca, sudoración, deshidratación, hipertermia, sobre estimulación (aumento del estado de alerta, insomnio). En altas dosis produce náuseas, vómitos, temblores, hiperactividad motora, escalofríos y deshidratación severa; puede experimentarse problemas cardiacos o una insuficiencia renal aguda, que podría provocar la muerte.


PSICOLÓGICOS: Ansiedad, irritabilidad, sensación de euforia, estado de placer, sensación de empatía con los demás, locuacidad, omnipotencia. Dosis elevadas pueden producir ansiedad, pánico, confusión, insomnio, sicosis y fuertes alucinaciones visuales o auditivas. Cuando estas sensaciones decaen, sobreviene agotamiento, fatiga, inquietud y depresión, estados que pueden durar varios días. Dado el alto número de personas que se supone ha empleado éxtasis en las últimas décadas, esta droga puede provocar abuso y dependencia.

PELIGROS PARA LA SALUD Altas dosis pueden causar agitación, convulsiones, deshidratación, vómito y alucinaciones. El éxtasis afecta la producción interna del neurotransmisor serotonina, uno de los mecanismo s a través de los cuales se regula la temperatura corporal, por la cual, cuando los efectos del éxtasis son combinados con una actividad física como el baile, el usuario puede experimentar un descontrol de la temperatura corporal y sufrir lo que se conoce con el nombre de “golpe de calor” y deshidratarse. Para poder combatir la deshidratación y rehidratar el cuerpo, las personas necesitan regular la cantidad de líquidos que consume. Sin embargo, se estima que el éxtasis también tiene la capacidad de distorsionar la habilidad del cerebro para saber cuando una persona ha tomado suficiente líquido. Es por esto que el consumo excesivo de agua puede causar también una distorsión en la estructura celular con posterios muerte de células en algunos casos. Muchos órganos vitales como el hígado, corazón, pulmones y cerebro son especialmente susceptibles a esta distorsión de la estructura celular. Por estas razones los usuarios de éxtasis en fiestas Rave y Dance deben consumir agua regularmente para reponer los fluidos perdidos a través de la transformación (aproximadamente medio litro por hora y no más). El éxtasis puede en algunos casos llegar a producir un “efecto resaca” al otro día de haberlos consumido. Algunos síntomas pueden incluir: -

Dolores musculares.

-

Pérdida de apetito.

-

Insomnio.


-

Pérdida de concentración.

-

Depresión.

El éxtasis no genera dependencia física. Sin embargo, esto no excluye que su consumo se pueda tornar problemáticos para la vida de quienes lo toman en forma habitual y sistemática.

<<

POPPER, LA DROGA DEL PLACER en los antros se expende ilegalmente el popper, una droga que altera los sentidos y produce placer momentáneo. Lo in es inhalar la sustancia antes de una relación sexual

para dilatar los vasos sanguíneos y tener mayor placer>> "Es una sustancia que se ocupa para limpiar las cabezas de las videos o para objetos de piel. Ahora es muy común encontrarlo en sex shops ya que produce una sensación placentera y de mucha euforia pero que sólo es momentánea. El abuso en el consumo de esta sustancia resulta peligroso. Primero puedes empezar con dolores de cabeza que te llevarán a pérdida del conocimiento, para después tener irritación e incluso desarrollar llagas en todo el sistema respiratorio, hasta puede producir anemia, ritmo cardiaco reducido, presión alta así como paros cardiacos y respiratorios, en fin todo lo que te puedas imaginar, ya que esta sustancia ataca directamente el sistema inmunológico que nos protege del exterior". El médico egresado de la Universidad Veracruzana considera que el consumo de esta droga se debe a que reduce los sentimientos de tristeza y depresión, dándole al individuo un súbito golpe de euforia. "Los vapores de esta sustancia hacen que los músculos alrededor de los vasos sanguíneos se relajen haciendo que el ritmo cardiaco se acelere. La sangre llega al cerebro produciendo una sensación de euforia incontrolable, que es conocida entre los consumidores como el Rush. Esta sustancia es utilizada para encuentros sexuales ya que relaja los músculos del ano y la vagina haciendo más fácil el acto sexual entre dos o más personas", señala. Los poppers forman parte de las sustancias que se consumen en discotecas desde los años 1970. En algunos países del mundo, la venta de los alquilnitritos es controlada o se considera ilegal. El popper tiene una larga historia de uso debido a la ráfaga de sensaciones agradables y mareo que produce la inhalación de sus vapores. Aunque existe al menos un estudio que señala que el popper es menos perjudicial para la salud y la


sociedad que la mayoría de las demás drogas recreativas, existen datos que demuestran que puede causar serios efectos adversos. El consumo continuado puede causar daños neurológicos. Hay algunos indicios que indican que el consumo de popper puede alterar temporalmente la visión. Si se traga o aspira accidentalmente el líquido, en lugar de inhalar los vapores, se pueden ocasionar graves daños.

EFECTOS: Inicialmente fue usado como vasodilatador inhalado para aliviar la angina de pecho, los efectos se producen muy rápido, y su duración es muy breve. La inhalación de nitritos relaja los músculos lisos. Los músculos que rodean los vasos sanguíneos son lisos y al relajarse provocan la dilatación de estos vasos, bajando la presión arterial y aumentando el ritmo cardiaco, esto produce una sensación de calor y de euforia, que dura generalmente un par de minutos. No está claro si tiene un efecto directo sobre el cerebro. También son músculos de fibra lisa el esfínter del ano y la vagina, por lo que se emplea durante el acto sexual para facilitar la penetración. Además incrementa la excitación y las sensaciones producidas durante la relación sexual. Aunque hay testimonios de que tanto los hombres como las mujeres pueden experimentar placer por el consumo de popper, la sensación producida no es del mismo nivel ni es placentera para todo el mundo. Además el uso de popper entre los hombres puede causar dificultades para la erección, sobre todo a altas dosis.

RIESGOS PARA LA SALUD: El Manual Merck de diagnóstico y terapia menciona que hay pocas pruebas de peligros significativos asociados a la inhalación de alquilnitritos. Un estudio y clasificación de drogas según los daños que causen realizado por consejeros del gobierno británico y basado en pruebas científicas de los daños causados tanto en el individuo como en la sociedad sitúa al popper entre las menos dañinas tanto para el individuo como para la sociedad en comparación con las demás drogas recreativas. Una investigación de la Comisión de Seguridad para los Productos de Consumo estadounidense respecto a las normas de empaquetado de 1983 afirmó que «no hay datos disponibles que indiquen un riesgo de daño personal o enfermedad por el abuso de inhaladores en espacios cerrados. Los efectos secundarios más corrientes son los dolores de cabeza y los mareos, que son síntomas de la metahemoglobinemia. También puede causar dificultades temporales de erección. Además existe el riesgo de quemadura si se derrama sobre la piel. Más raramente, se asocian al consumo prolongado de popper síntomas de asfixia, arritmias, depresión cardiovascular, toxicidad hepatorenal, disfunción neurológica, irritación de las mucosas y los pulmones y dermatitis facial. El uso crónico puede provocar daños neurológicos.


Raramente el uso de popper puede causar metahemoglobinemia y hemolisis, especialmente en individuos predispuestos a tal condición o por sobredosis. Si alguna persona tiene afectación de su sistema nervioso autónomo evidenciado por síncopes frecuentes o hipotensión ortostática, puede ocasionar colapso cardiovascular. Una sobredosis por ingestión (más que por inhalación) puede terminar en cianosis, inconsciencia. El azul de metileno es el tratamiento para la metahemoglobinemia asociada al consumo de popper. La aspiración accidental de nitritos de amilo o butilo pueden conducir al desarrollo de una neumonía lipoide. El popper interactúa con otros vasodilatadores, como los usados para la hipertensión arterial (tales como la nifedipina, amlodipina, felodipina, nicadipina) o para la disfunción eréctil (como el sildenafil). El uso combinado del popper y el sildenafil puede causar efectos adversos y aumentar el riesgo de sufrir un ataque al corazón. El popper también puede incrementar la presión intraocular, por lo que está completamente contraindicado para las personas que padezcan glaucoma. Se ha descrito un solo caso de pérdida de visión asociado al nitrito de amilo cuando se usaba para la angina de pecho. Hay indicios que indican que incluso el uso ocasional de popper puede afectar a la visión. En octubre de 2010 el oftalmólogo Michel Paques, del Hospital Quinze-Vingts de París, describió en una carta publicada en el New England Joumal of Medicine cuatro casos en los que el uso recreativo del popper provocó cambios temporales de la visión. La relevancia de estos casos aislados es incierta. El Poppers es una droga que entre los jóvenes no es vista como tal, para muchos, no alcanza a tener el estatus de una sustancia psicoactiva. “Se podría decir que es una droga común. Las personas que uno menos piensa son quienes la consumen porque supuestamente es una droga suave” cuenta Jorge* un joven que frecuenta rumbas y fiestas donde es común la distribución del Poppers. También conocida como la droga de los cinco segundos, el Poppers es una sustancia psicoactiva de tipo inhalante, altamente volátil; es un relajante muscular, que aumenta el ritmo cardiaco y por ende la temperatura corporal. Provoca en quien la consume estados de euforia en pocos segundos. “Esta droga es un vasodilatador que envía más sangre al cerebro, se acciona en un lapso de tiempo corto, entre 20 segundos y 120” explica César Cárdenas, un Facilitador Terapéutico reeducado de la Fundación La Luz en Medellín. La sustancia se creó como una medicina para tratar problemas cardiacos. En la década de los 70, la droga comenzó a ser utilizada por la comunidad homosexual. César Cárdenas cuenta que “inició dentro la población gay por efectos sexuales, porque aumenta la sensibilidad en los órganos genitales”. A mediados de los 90 entró con fuerza en las discotecas y espacios de rumba sobre todo al ritmo de la electrónica donde es común encontrarla de forma ilegal en cualquier discoteca del mundo.


En la actualidad, el Poppers se consume como una droga única, años atrás esta droga “se utilizaba como complemento de otras como LSD, Éxtasis, anfetaminas… hoy en día esta sustancia se utiliza sola”

LOS EFECTOS Las personas que lo inhalan pueden experimentar estados de euforia cortos, que no superan los dos minutos cuando se consume en pequeñas proporciones. En dosis altas puede producir desinhibición exagerada y pérdida del conocimiento Dentro de los efectos secundarios la presión sanguínea baja, el ritmo cardiaco aumenta, se presenta un enrojecimiento del rostro y las manos, se altera la respiración y para muchos son comunes los estornudos y la tos. Pueden presentarse hemorragias nasales y vómito. Después del consumo, se experimentan fuertes dolores de cabeza, taquicardia y vómito. Estos efectos pueden confundirse con los que se producen después de una borrachera y por lo tanto es difícil detectar sus consumidores. Las consecuencias del consumo a largo plazo pueden llegar a ser daños irreversibles en los sistemas circulatorio, nervioso y órganos como riñones e hígado. A diferencia de otras drogas, el Poppers no es altamente adictivo “si se deja de consumir una semana se puede perder la necesidad y la costumbre física a este elemento” explica César Cárdenas. Sin embargo, esta sustancia también genera estados de tolerancia y por lo tanto es necesario aumentar la cantidad de la dosis o el espacio de tiempo del consumo para llegar a producir los mismos efectos.

HEROÍNA

E

s una droga altamente adictiva e ilegal en la mayoría de los países del mundo. Pertenece a los opiáceos, de los cuales es el más abusado y el de acción más rápida y se clasifica, al igual que éstos, dentro de las sustancias depresoras del sistema nervioso central. Es una

de las drogas que se encuentra más frecuentemente implicadas en los casos de drogodependencia debido a su altísimo grado de adicción. En 1883, Heinrich Dreser (químico), aisló un opiáceo nuevo gracias a la acetilación del clorhidrato de morfina, obteniendo diacetilmorfina, que es el nombre científico de la heroína. Resulta interesante que en principio se pensó en la heroína como un sustituto de la


morfina, la cual producía gran adicción, y por ese motivo se eligió su nombre. En poco tiempo se demostró que la adicción generada por utilizar este compuesto era mucho más intensa en comparación con la morfina. Algunos opiáceos son naturales (morfina, opio y codeína) y otros son sintéticos, es decir, elaborados en el laboratorio a partir de la amapola (demerol, metadona, etc.). La heroína es un opiáceo semi-sintético: es producida a partir de la morfina a través de un proceso químico y es aproximadamente 3 veces más fuerte que ésta. La heroína puede presentarse en forma de polvo blanco o como una pasta o goma marrón (dependiendo de la precedencia y del proceso de elaboración que haya tenido).

EFECTOS DE LA HEROÍNA Los efectos a corto plazo del abuso de heroína aparecen poco después de la primera dosis y desaparecen en unas cuantas horas. Después de una inyección de la droga, el usuario dice sentir un brote de euforia (“Rush”) acompañado de un cálido sonrojo de la piel, boca seca y extremidades pesadas. Después de esta euferia inicial, el usuario está “volando” (“on the nod”), estado en el que se alterna la vigulia con el adormecimiento y se turban las facultades mentales debido a la depresión del sistema nervioso central. La heroína provoca los siguientes efectos: sedación, euforia, analgesia, depresión respiratoria (causa principal de la muerte por sobredosis en usuario de esta sustancia), supresión fulminante de la tos (la publicidad de Bayer en los años 20 destaca este hecho), miosis, náuseas y vómito, efectos gastrointestinales, cardiovasculares, renales, urinario.

PELIGROS PARA LA SALUD: La herounomanía puede traer graves consecuencias para la salud, entre ellas sobredosis mortal, aborto espontáneo, colapso de las venas y enfermedades infecciosas, incluso VIH/SIDA y hepatitis. Los efectos de la heroína a largo plazo aparecen después que la droga se ha estado usando repetidamente por algún periodo de tiempo. El usuario crónico puede sufrir colapso de las venas infección del endocardio y de las válvulas del corazón, abscesos, celulitis y enfermedades del hígado. Puede haber complicaciones pulmonares, incluso varios tipos de neumonía, como resultado del mal estado de salud del toxicomaco, así como por los efectos depresivos de la heroína sobre la respiración. Además de los efectos de la misma froga, la heroína que se vende en la calle puede tener aditivos que no se disuelven con facilidad y obstruyen los vasos sanguíneos que van a los


pulmones, el hígado, los riñones o el cerebro. Esto puede causar infección o hasta muerte de pequeños grupos de células en estos órganos vitales. La red de alerte sobre abuso de Drogas (DAWN) de la administración de servicios de abuso de sustancias y de salud mental recopila datos sobre muerte y episodios relacionados con drogas en las salas de urgencia de los hospitales de 21 zonas metropolitanas. Según los informes de 1995, entre las drogas vinculadas con mayor frecuencia a la muerte, la heroína quedó en segundo lugar. De 19990 a 1995 el número de episodios relacionados con la heroína se duplicó, u entre 1994 y 1995, aumentó 19 por ciento.

TOLERANCIA, TOXICOMANÍA Y ABSTINENCIA El uso regular de la heroína produce tolerancia a la droga, lo que significa que el toxicómano debe usar mayor cantidad para obtener la misma intensidad o efecto. Este uso de mayores dosis Lleva, con el tiempo, a la dependencia física, en la que el cuerpo, al haberse adaptado a la presencia de la droga puede sufrir síntomas de abstinencia si se reduce su uso.

La abstinencia, que el toxicómano regular puede ocurrir tan pronto como varias horas después de la última administración de heroína, provoca deseo de usar la droga, agitación, dolores en los músculos y en los huesos, insomnio, diarrea y vómito, escalofríos con piel de gallina (“cold turkey”), movimientos en forma de patadas (“kicking the habit”) y otros síntomas. Entre éstos, los principales alcanzan su punto máximo de 48 horas a 72 horas después de la última dosis y se calma después de una semana más o menos. La abstinencia repentina en los usuarios que dependen mucho de la droga y están en mal estado de salud resulta mortal a veces, aunque se cree que la supresión de heroína es mucho menos peligrosa que la de ALCOHOL y barbituratos.

“” las drogas solo son perdición… busquemos un mundo mejor”” ¡¡¡Di no a las drogas y si a la vida!!!

DANIELA GAITÁN


drogas de hoy día