Issuu on Google+

TrotaMund s MARZO DE 2013, Nª 233

Recorriendo el

SUR DE CHILE • El despegue de Chiloé • Puerto Varas en tres formatos • El trekking por las próximas Torres del Paine

Historia de mochileros Una travesía sin rumbo a través de la carretera Austral.


El despegué de CHILOÉ La modernidad golpeó a la puerta de la isla grande. Pese a que muchos se resisten a los cambios y quieren preservar la identidad arquitectónica y costumbrista, el aeropuerto, el casino, los lujosos hoteles y el mall están transformando para siempre su imagen. POR CLAUDIO GAETE, DESDE CASTRO


E

l 6 de febrero, el cantante Joe Vasconcellos dio un recital al aire libre en Castro. Lo hizo frente a la emblemática iglesia de San Francisco, frente a la plaza. En un momento de su actuación se refirió a la polémica del mall y dijo que le parecía terrible que le hubieran hecho eso a la ciudad. Parte del público aplaudió y comenzó a gritar: "¡Demuelan el mall!, ¡demuelan el mall!". Al rato, un segundo grupo respondió: "¡Queremos mall!, ¡queremos mall!". El tema del mall Paseo Chiloé, que se inauguraría el primer semestre de este año, no es algo que en Castro desate las pasiones que provocó a lo largo de todo Chile. La disputa está más centrada entre distintas ONG, el Colegio de Arquitectos, dirigentes vecinales y los constructores, el grupo Pasmar. En la calle, la mayoría parece estar de acuerdo con la construcción del centro comercial y espera que cumpla la promesa que trae bajo el brazo: más trabajo y bajos precios. Pero el mall representa algo que es inevitable en la isla: la llegada de la modernidad y el progreso. Y de la mano, la afluencia cada vez mayor de turistas nacionales y extranjeros, que está obligando a los chilotes a salir de su insularismo y a enfrentar esta arremetida continental. Según cifras del Sernatur, en enero pasado, el alojamiento turístico de la isla tuvo un nivel de ocupación de más del 70 por ciento. La construcción de nuevos hoteles va en ascenso. El recién inaugurado Casino Enjoy cuenta con el primer hotel cinco estrellas de Chiloé y un centro de convenciones para 600 personas. Además, en la península de Rilán, frente a las costas de Castro, se han levantado tres hoteles boutique, en medio de los bosques centenarios y destinados principalmente a visitantes extranjeros. El más antiguo es El Parque Quilquilco, abierto en 2011, cuyo valor por habitación simple parte en 198 dólares. Luego está El Refugio, con sólo 12 habitaciones, y con una tarifa de 742 dólares por la single. Y finalmente el Centro de Ocio, dirigido a los ecoturistas, que es una casa barco digna de Travel Channel. Todos con vista al mar y construidos con madera nativa, vigas

La restrauración y mantención de las iglesias de Chiloé, patrimonio histórico de la isla, han quedado rezagados por los nuevos proyectos que ha tomado la municipalidad.

de cipreses, con alfombras chilotas y motivos locales. A eso se une la creciente llegada de cruceros. "Esta temporada esperamos que lleguen unos 14, lo cual equivale a más de 10 mil visitantes", afirma el alcalde de Castro, Nelson Águila (DC), elegido para su quinto periodo en las últimas municipales. Y el nuevo aeropuerto también ha aportado lo suyo. Desde que comenzó sus operaciones, en noviembre del año pasado, con cuatro vuelos a la semana, el aeródromo de Mocopulli ya está copado. A fines de enero era imposible encontrar un pasaje para febrero. Los chilotes están felices con esta nueva adquisición, especialmente porque el viaje entre Castro y Puerto Montt en bus demora fácilmente 4 horas y media, y su valor es de 6 mil pesos. El trayecto en avión toma 30 minutos y el valor del pasaje es de 11 mil pesos. La efervescencia turística se advierte en las calles. Los restaurantes se ven llenos, al igual que el Casino Enjoy, las ferias artesanales y las

visitas a los palafitos. El parque automotor se ha incrementado. Según la Dirección de Tránsito de Castro, el año pasado se registraron 10.245 permisos de circulación, con una tasa de crecimiento de 7,2 por ciento cada cinco años, según el INE. Esto, en una población de 50 mil habitantes. El arriendo de cabañas y casas va en alza y también las tarifas. Alejandra Leighton, antropóloga que vive hace más de 15 años en Castro, tiene una casa para arrendar durante el verano en las afueras de la ciudad. "Antes me comenzaban a llamar desde octubre para hacer reservas, pero el año pasado comenzaron en junio", advierte.

Un eslogan para Chiloé Entre el 12 y 17 de febrero se celebró el Festival Costumbrista en Castro, que incluye actividades en todos los pueblos cercanos con mingas, la muestra del corral de pesca (la tradicional forma de pescar), degustación de milcaos, corderos al palo y curantos en hoyo. También hay


Los chilotes, decepcionados con los planes de desarrollo que se llevan a cabo en sus tierras, han optado por concentrarse en potenciar lo que para ellos es esencial: la pesca y construcción de palafitos.

actividades en toda la isla. Entre ellas, un festival gastronómico donde se faenan 40 chanchos que se preparan de diversas maneras. Lo mismo ocurre con el cordero, en Achao, y el Festival de la Papa, donde se puede observar las múltiples variedades que se cultivan en la isla. En Ancud se encuentra la Laguna Coluco, un santuario de la naturaleza con cisnes de cuello negro. Luego están los humedales de Chepu, donde está el conocido bosque de árboles que quedaron sepultados luego del terremoto de 1960. Hace un año, The New York Times recomendó los 45 lugares para visitar en 2012 e incluyó a Chiloé en el puesto 37. "En las costas del sur de Chile, cuando la tierra comienza a verse como si hubiera sido golpeada por un martillo, está la isla de Chiloé, conocida por sus palafitos, por sus iglesias, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, sus reservas naturales, su inusual vida salvaje y su cruda belleza natural", describía el diario. El artículo advertía que había que apurarse en visitar la isla, porque el gobierno de Piñera "tiene planes de compartirla con el resto del mundo". Se refería a un plan de construcción de carreteras, un aeropuerto y turbinas eólicas para producir energía, lo cual, según el diario, "podría significar perder muchas de sus aves migratorias, pingüinos y las ballenas azules en peligro de extinción". El jueves 7 de febrero, el director

nacional (S) de Turismo, Daniel Pardo, se reunió en Castro con empresarios turísticos locales y dirigentes gremiales para discutir las potencialidades turísticas de la isla. Julio Candia, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Castro, estuvo presente. "Nos dijo que se está trabajando en una plataforma comunicacional, que incluye un eslogan que identifique a la isla para proyectarla a nivel internacional".

“Yo les digo: ¿Y usted, ha cambiado su restaurante? ¿Ha visto cómo están los baños? ¿Las luces? Ahí se dan cuenta de que no han hecho ninguna inversión” Pero uno de los grandes problemas que enfrenta la isla es la calidad del servicio. En los restaurantes, en general, la atención es lenta y desprolija. Tras recorrer varios locales, "Sábado" pudo percatarse de que no hay premura por llegar con los platos. Si se pide una rectificación, como cocer un poco más la carne, puede demorar más de media hora. De hecho, si una persona llega a un local, en vez de un cordial saludo recibe un tosco: "Estamos con demora de 40 minutos por lo menos". Es prácticamente imposible arrendar un auto. Uno, porque hay

pocos lugares donde hacerlo y dos, porque al consultar, la persona que atiende pone una dificultad tras otra para concretar la operación.. La apertura del Casino Enjoy reclutó a muchos jóvenes con estudios de turismo en el Liceo Politécnico de Castro. Se les dio un entrenamiento de seis meses, pero los resultados han sido dispares, según constató la crítica gastronómica de "Sábado", Begoña Uranga, en una vista al lugar. El alcalde dice que suele ir a restaurantes y que siempre les pide a los dueños que mejoren el servicio. "Cuando entro al baño, es para salir con la nariz tapada. Ahí le digo al dueño: 'Mira, en Europa los baños públicos son como de un hotel cinco estrellas. Tienes que cuidar al turista, porque está acostumbrado a otro nivel'. Pero eso cuesta meterlo". Muchos dueños de restaurantes se han quejado de que, desde que abrió Enjoy, les han bajado las ventas. "Pero yo les digo -afirma Julio Candia-: ¿Y usted, ha cambiado su restaurante? ¿Ha visto cómo están los baños? Ahí se dan cuenta de que no han hecho ninguna inversión".

La promesa de la modernidad Entre los más férreos opositores al mall se encuentra el Colegio de Arquitectos de Chiloé. El director para Castro es Jorge Espinoza. Afirma que pertenece a una generación que eligió vivir en la isla, lo cual implica un clima, horarios y un estilo de vida. "En los últimos años, partiendo por las salmoneras, ha parecido que el mundo empresarial oportunista y económico ha descubierto Chiloé y empezó una depredación. Los salmones son una muestra y el mall es un ícono de esa situación", sostiene. Junto a él, en esta batalla, hay varias ONG. Una de ellas es Mas acá del canal, que monitorea una serie de indicadores de calidad de vida en la isla, 80 para ser exactos, que son medidos cada cierto tiempo. El director de este programa, Francisco Urrutia, abogado, reside en la isla hace 23 años. "Chiloé siempre se reinventa, siempre se come la modernidad y la da vuelta", asegura. "La gente está dividida por el tema del mall y eso hay que saber leerlo, porque hubo una consulta en abril que fue manipulada.


Era una encuesta y se transformó en referéndum que daba pauta al Gobierno para actuar". La consulta a la que hace alusión se realizó el 16 de abril del año pasado, después de que se desencadenó el escándalo del mall con la foto junto a la Iglesia de San Francisco en las redes sociales. La pregunta en cuestión fue: ¿Está de acuerdo con la construcción del mall en Castro en las condiciones que se está llevando a cabo (ubicación, arquitectura, tamaño). Más de cinco mil personas participaron, cerca del 10 por ciento de la población de Castro. De ellas, el 94,4% dijo que sí. "Hay algunos dirigentes sociales y ciudadanos de Castro a quienes no les interesa el valor arquitectónico urbanístico", afirma Urrutia. Jorge Espinoza: "Todo eso se podría haber desarrollado en un edificio chilote, que respetara la cultura arquitectónica. Ese es el punto. No estoy en contra de la función y de lo que alberga ese edificio; el tema parte en su forma y en su ubicación". Carmen Antiñanco Pairo se presenta así: "Soy una mujer chilota, nacida en Castro, de ascendencia huilliche. Mis padres vinieron desde Quellón hace más de 50 años". Es presidenta de la Junta de Vecinos de la población Camilo Henríquez, una de las más grandes de la ciudad y está dando la lucha contra el mall desde el referente Ciudadanos por Castro. "Decían que iba a traer más trabajo y que iba a haber precios más bajos, que eso es progreso. Si nosotros estamos haciendo críticas no es que estemos en contra del progreso, pero desde que partió ese mall, ahí a mí no me gustó renunca", reclama. Además le molesta la ubicación; podría haberse construido en otro lugar, dice, "sin haber provocado un daño visual y arquitectónico. Se nos descuadró el casco histórico de la ciudad". La verdad es que si el observador se ubica frente a la iglesia, no alcanza a ver el mall, distante sólo a dos cuadras y media. La razón es que está en una calle, Serrano, que es una pendiente muy inclinada y es necesario dirigirse a la intersección de esa calle con San Martín para poder observar la construcción. Distinto es si se observa desde el mar, donde

se ve más prominente, o desde el mirador Millantuy, en la parte alta de la ciudad, donde se ve casi al mismo nivel que la iglesia.. En la obra, un grupo de trabajadores está en plena faena, pese a que existe una orden del 16 de marzo del año pasado de la Dirección de Obras de la Municipalidad que exige la paralización de obras. Como ello no ha ocurrido, la entidad ha cursado 14 infracciones. En la calle algunos hombres tratan infructuosamente de conseguir trabajo en la construcción. Lorenzo Miranda, gerente de asuntos legales del grupo Pasmar, explica que en el tema de la ubicación hay dos experiencias fallidas en regiones de malls construidos fuera de la ciudad, los de Rancagua y Temuco, que murieron al poco tiempo. "En una jornada de reflexión que se hizo con el Colegio de Arquitectos, Marcial Echeñique, uno de los urbanistas más connotados de Chile, dijo que los centros comerciales deben estar en el centro de las ciudades, porque si lo pones fuera perjudicas el centro, se muere", afirma. Pero la calle donde se ubica es pequeña, está en curva y se teme un gran impacto vial.

"Castro es una ciudad antigua y la Ruta 5 pasa por el centro de la ciudad. Ese elemento afecta la vialidad de la ciudad completa, con o sin mall -responde Miranda-. Por eso se ha pensado en agregar un acercamiento peatonal, que salga a la calle San Martín, para desincentivar el uso del vehículo". Tras la polémica que desató el proyecto, hubo cambios en su fachada (que ahora será de madera), se limitó la altura y se desechó la idea de construir una torre. Respecto de la orden de paralización, Miranda afirma que se está trabajando sólo en aquellos aspectos que no requieren un permiso municipal: fachada, pintura, instalación de aire acondicionado, redes de telefonía e internet. "Lo que se prohíbe son nuevas fundaciones, aumentar la cantidad de metros cuadrados edificados, como la construcción de los cines". La modernidad golpeó la puerta de la isla y pese a la molestia de muchos, parece que viene para quedarse. Los chilotes quieren ser ellos los que decidan cómo vivir. O como lo dice Julio Candia: "Yo soy chilote y no es posible que alguien de Santiago venga a decirnos cómo tenemos que llevar nuestra vida".

Muchos de los paisajes característicos de la isla ya no se pueden disfrutar debido a las modernas construcciones.



Revista Trotamundos