Issuu on Google+

Universidad Mayor Facultad de Medicina Escuela Terapia Ocupacional

Antillanca Daniela Cabrera Bรกrbara Fuentes Engie ร‘ancupil Camila Valverdi Daniela

Claudia Winther

1


Sexualidad y Terapia ocupacional Sexualidad y Terapia Ocupacional  Sexualidad en personas en situación de discapacidad física ...........4  Sexualidad en personas en situación de discapacidad visceral.......4  Sexualidad y adulto mayor .............................................................................5  Sexualidad en personas en situación de discapacidad mental........6  Sexualidad en personas en situación de discapacidad sensorial ....7  Propuesta campaña de salud .........................................................................8  Bibliografía .............................................................................................................9 

Anexo .................................................................................................................... 11

2


Sexualidad y Terapia Ocupacional

En la actualidad,

la sexualidad es un tema que ha ido tomando gran

relevancia en la sociedad, poco a poco se han abierto espacios para opinar, hablar y debatir sobre ella desde distintos puntos de vista, no obstante la sexualidad en muchos sectores de la población sigue siendo un tema tabú y muchas veces visto como algo morboso, aún más cuando se refiere a personas con algún tipo de situación de discapacidad o adultos mayores, siendo que presentan las mismas necesidades sexuales que cualquier persona. Una profesión que ha abordado la sexualidad, es la Terapia Ocupacional quien la clasifica como una ocupación que está dentro de las actividades de la vida diaria de una persona. Para ello debemos definir qué se entiende por sexualidad.

La sexualidad es un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y roles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vivencia y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales. La sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no obstante, no todas ellas se vivencian o se expresan siempre (OMS, 2006, p. 10). A lo largo del presente escrito se considerarán, al momento de orientar y educar a personas en el área de la sexualidad; el comportamiento sexual, reproducción, cambios fisiológicos y el derecho a la sexualidad. Para ello se expondrán diversas situaciones de discapacidad para ejemplificar con el fin de derribar mitos desde un punto de vista de terapia ocupacional.

3


Sexualidad en Personas en Situación de Discapacidad Física

Según datos obtenidos en el Censo (2004), se estima que la población chilena con discapacidad física o de movilidad, alcanza la cifra de 31,3% del total de discapacidades en Chile. Con frecuencia, las personas que poseen alguna discapacidad, tienden a tomar cierta actitud negativa, aislándose de la esfera amorosa o incluso rechazando su propia sexualidad, ya que temen al rechazo o a la negación por parte de quienes lo rodean. Por otra parte, el hecho de creer que no poseen un cuerpo completamente íntegro puede interferir en su conducta o función sexual, lo cual disminuye considerablemente su autoestima. Por lo mismo, tal vez algunas personas hayan perdido cierto grado de sensibilidad, pero a pesar de esto, sus dificultades son tan solucionables como en los demás casos. Lo mejor en estos casos, es educar a la persona y a su pareja en el conocimiento de ciertas técnicas en la que partes del cuerpo suplen y/o compensan esta pérdida sensitiva. Es recomendable además que exista buena comunicación en la pareja para así realizar un trabajo en conjunto para explorar y descubrir nuevas partes erógenas del cuerpo que les hagan sentir placer como pareja y como individuos.

Sexualidad en Personas en situación de Discapacidad Visceral La

discapacidad visceral se entiende como las deficiencias en las funciones y estructuras corporales que afecten a cualquier sistema corporal como también se consideran las asociadas a funciones o estructuras corporales deficientes y por ende las limitaciones y dificultades que presente el usuario en realizar alguna AVD y/o AIVD (2011). 4


De estas estas patologías se destacarán las tres más típicas analizando la forma en que repercuten con respecto a la sexualidad:

La diabetes Mellitus

Esta enfermedad al evolucionar durante los años puede repercutir en una erección insuficiente y eyaculación retrógrada hacia la vejiga debido a trastornos que consisten en lesiones de las arterias y los nervios, difícilmente reversibles presentándose como alternativa inyecciones en el cuerpo cavernoso del pene o medicamentos orales. (Larousse, 2000, pág. 432).

Con respecto a la hipertensión arterial

Esta patología trae como consecuencia en su desarrollo la disfunción eréctil, la que se puede contrastar con modificaciones en el acto sexuales, el ritmo e intensidad dependiendo de cada usuario.

En cuanto al EPOC (Enfermedad Obstructiva Crónica)

Como consecuencia, disminución por el deseo sexual principalmente por los signos y síntomas de esta en que solo se recomienda planificar la actividad sexual en un momento óptimo y recordar que el aumento de la Frecuencia Cardíaca y la respiración son normales dentro del acto sexual.(Plazas, 1995).

Sexualidad en Adulto Mayor En Chile, una persona se considera Adulto Mayor, cuando ésta alcanza los 60 años y más, los que se encuentran inmersos en muchos mitos y prejuicios, y uno de ellos es que son seres “asexuados” y que esto es debido netamente a su edad. Si bien, la afirmación anterior es incorrecta, ya que, por ejemplo las disfunciones sexuales se pueden presentar a lo largo de las etapas de la vida. Cabe mencionar respecto de este mito que existen cambios reales en la sexualidad de los adultos mayores asociados al Envejecimiento (proceso que comienza en la vida intrauterina). Estos cambios son “enlentecimiento en la respuesta sexual. Lo que es más notorio en el hombre. Además, el hombre puede presentar menor fluido preeyaculatorio y menor fuerza de la eyaculación asociada a la 5


disminución de la libido” (Sexualidad en el Adulto Mayor, pág. 1). Generados principalmente por el deterioro fisiológico de órganos sexuales, a la vez por Andropausia (disminución considerable de la Hormona Testosterona) o por enfermedades como la Diabetes, Hipertensión y obesidad. Por otro lado, no se puede dejar fuera de este mito a la mujer, ya que, según un estudio que fue publicado en el año 2009 en la

Revista Médica de Chile que concluye que las mujeres tienen una alta prevalencia de disfunción sexual. Si bien un 67% de las mujeres climatéricas son sexualmente activas, (…) un 65% de las de entre 55 y 59 años, tienen disfunción sexual (La satisfacción sexual se asocia a una buena calidad de vida de la vejez)

Al igual que en los hombres, la mujeres presentan disminución en la generación de estrógenos (menopausia), lo que puede ser un factor incidente al igual que la edad, presencia de enfermedades o el contexto cultural de la persona. Es por esto y más que la intervención por parte de Terapia Ocupacional en la actividad sexual de personas mayores se centra principalmente en Educación, la que consiste en la “disposición del espacio y el logro de privacidad, así como la adopción de posturas cómodas en relación a las limitaciones de su enfermedad para obtener satisfacción sexual” (Corregidor, 2010, pág. 37). Como también de hacer consciente, que si bien en la adultez mayor se aprecian cambios fisiológicos que afectan aspectos de la actividad sexual, es importante destacar que existen otros factores que influyen en las disfunciones sexuales y que bajo un correcto diagnóstico por medio de un especialista, se puede acceder a tratamientos que mejoren la calidad sexual en la pareja. Y por último, considerar la sexualidad como algo natural dentro de la vida de una persona sin importar la edad o afecciones que presenta, sino que vivir y disfrutar de la sexualidad.

6


Sexualidad en personas en situación de discapacidad mental La discapacidad mental afecta a nivel cognitivo, emocional, intelectual, y en los comportamientos de los seres humanos. Esta discapacidad ha estado marcada por los prejuicios y estereotipos, que han determinado la visión hacia estos y la manera en que se han ido insertando a la sociedad. La sexualidad en la discapacidad mental puede ser tratada a través de la educación sexual, marcando lo que es público y lo que es privado en el propio cuerpo, las emociones y el cuerpo, los límites y las relaciones, la distancia social; a través de planes de seguridad; a través de red de apoyos como puede ser la familia o la institución donde asista o viva.  Discapacidad mental leve: Tienen la capacidad para aprender educación sexual, pueden llegar a determinar su orientación sexual, pueden elegir sobre su vida reproductiva.  Discapacidad mental moderada: Existe mayor vulnerabilidad, algunos no son capaces de elegir sobre su vida reproductiva, reconoce en su cuerpo las zonas que le dan placer y también en su compañero, controlan sus deseos sexuales.  Discapacidad mental severa y profunda: se puede lograr que identifiquen algunas partes de su cuerpo, no controlan sus deseos sexuales y existe mayor vulnerabilidad.

Sexualidad en personas en Situación de Discapacidad Sensorial “El sexo es una función natural; tan natural como respirar, tan universal como comer” Master y Johnson - El vínculo del placer

Las

personas que se encuentran en situación de discapacidad sensorial, son aquellas que poseen problemas mayoritariamente a la visión y audición. 7


En personas ciegas, el desarrollo en la sexualidad, si bien no es del toda experimentada, ya que no se es posible ver el cuerpo de la otra persona, sus rasgos faciales, o partes que generen placer, con lo que se dificulta el aprendizaje sobre aspectos de sexualidad y prohibición al tocamiento (reconocimiento de órganos sexuales), se ve dificultado así también la percepción de la desnudez y la y la integración de la imagen corporal de la otra persona, por lo que se genera una ansiedad en el desempeño sexual, buscando así nuevas técnicas para poder llevar una sexualidad efectiva y saludable . Es entonces en este contexto donde toma gran importancia el tacto, y la comunicación, donde la personalidad, voz y aroma son fuentes importantes de atracción. En personas sordas no se menciona mucho el tema de que poseen problemas en su sexualidad, pero sí se pone gran énfasis en que no reciben la suficiente información acerca de la sexualidad en su tiempo, por lo que al enfrentarse a algún acto sexual se ven un tanto inseguros e indecisos de seguir en tal acto. Téllez (2005) menciona que el sentir de una persona sorda respecto a la vivencia de su sexualidad, se inclina mucho hacia la culpa, conductas como el auto-estimularse, utilizar material sexualmente explícito, o tocar temas sexuales aunque sea a escondidas, les crea un sentimiento de incomodidad que hace que escondan esas conductas e incluso que las nieguen, culpando a otros o evitando hablar de ello. Es por esto que naces prejuicios y estereotipos acerca de la sexualidad en personas sordas, como por ejemplo:   

Que son personas asexuales Que deben hacer su vida y emparejarse con personas en su misma condición Que si padecen esta discapacidad se debe plenamente a su condición de discapacitante

8


Propuesta Campaña de Salud En este esquema, logramos distinguir tres aspectos que serían esenciales para lograr una inclusión íntegra y verdaderamente significativa de las personas en situación de discapacidad con relación a su sexualidad. Dos aspectos son fomentar medios de información y educar en distintas áreas sociales, para así contribuir a que se derriben prejuicios y estereotipos que están arraigados en la sociedad y para que así también las familias y las mismas personas con la situación de discapacidad estén empoderados de sus derechos y responsabilidades en relación a la sexualidad, para que la puedan vivir de forma plena y con seguridad y con respeto en sí mismos y en los otros. El tercer aspecto es clarificar el rol del T.O en esta área, para así tener claro cuáles son los métodos de intervención, educación, los aportes, y las formas en que se puede acompañar tanto a la familia o institución donde esté la persona en situación de discapacidad, como también a esta misma. Creemos que se deben abrir las puertas hacia un mayor conocimiento de esta área, que es muy relevante para el ser humano, ya que conlleva emociones, sentimientos, expresión, libertad, privacidad y muchas otras cosas que pueden tener significado para la persona. Nadie debe por qué privar a otros del derecho a vivir su sexualidad y de vivirlas como ellos quieran, solo por pensar distinto o no estar realmente informado del tema. Para concluir, debemos tomar en cuenta que para conseguir nuestro objetivo en base a los aspectos ya nombrados, nos gustaría abrir el tema a la sociedad por medio de información a través de slogan, flayers, diarios, noticias, blogs, sitios webs, como también entregar los conocimientos y educación necesaria en universidades, centros de salud, empresas, etc. Todo esto teniendo claro nuestro rol como terapeuta y siempre interviniendo desde el respeto, la tolerancia, la libertad y el amor. La manera más factible que creemos como grupo es de dar a conocer este tema como primera instancia es el diseño de un blog:

http://terapiaocupacionalysexualidad.blogspot.com/, donde se podrá encontrar información sobre distintos tipos de discapacidad y como cada una de estas vive y enfrenta su sexualidad en términos generales. También encontraremos información sobre la participación del Terapeuta Ocupacional en esta área y distintos materiales de apoyo que complementen el tema tratado. 9


Sexualidad & Terapia Ocupacional