Page 1

El Concepto y la Técnica del Estilo de bonsái “azotado por el viento” Por Robert Steven

El estilo azotado por el viento no se puede representar simplemente con un árbol inclinado con todas las ramas que crecen en la misma dirección. Para que este estilo sea convincente, o bien la forma del árbol debe expresar la fuerza de un viento que sopla de manera continua, o bien debe sugerir que el viento está soplando en este mismo momento. En este último caso, se deberá conseguir una representación más tangible del viento, lograda mediante las técnicas apropiadas. En el silencio, está el movimiento; en el movimiento, el ritmo! El estilo “azotado por el viento” es uno de los estilos más impresionantes de bonsái, que requiere el máximo nivel de habilidad técnica, además de una sólida comprensión de la naturaleza. Es muy difícil lograr que un bonsái en estilo azotado por el viento

42 BONSÁI

sea convincente, sin antes haber llegado a dominar suficientemente la técnica de formación de los árboles. Los conocimientos básicos de este estilo, no son suficientes para expresar con éxito el impacto físico y el drama de un árbol barrido por el viento. Hay que saber expresar las condiciones específicas del medio ambiente, que han creado el movimiento del árbol, aún cuando dichas condiciones existan sólo en los ojos de la mente, mientras el artista está formando el árbol. Sólo cuando la disposición de las ramas, ramitas y follaje, representen de manera convincente la imagen del viento que sopla, (tanto si se trata de un viento suave, como de un huracán o un tornado), el bonsái será un verdadero árbol de estilo “barrido por el viento”.


Este bonsái expresa un árbol agitado por un viento suave. La característica que nos sugiere este efecto, son las puntas del follaje que se mueven hacia abajo, mientras que la mayoría de las ramas están todavía en su lugar.

Este bonsái representa un viento que sopla muy fuerte, casi un huracán. El viento es tan fuerte que ha doblado toda la estructura de las ramas, e incluso el tronco. El efecto descrito puede ser el de un viento continuo, como el viento que sopla desde el océano en una playa.

PASIÓN 43


Otro tipo de imagen puede representar la idea de que el viento sopla con regularidad, siempre en la misma dirección, pero que no necesariamente está soplando en este momento: en este caso, la forma implica los factores ambientales. Bajo esas condiciones, incluso un bonsái de estilo vertical formal, o de otros estilos, como de estilo cascada, puede expresar el paso del viento, con la estructura de sus ramas. Estos dos pinos crecen en condiciones muy diferentes, pero ambos están formados por el viento que sopla de forma continua. La forma más plana del vértice del pino de la derecha, se debe al peso de la nieve en invierno.

Este árbol está formado por un viento continuo: los golpes de viento han destruido las ramas de la parte izquierda. Después de reformarlo, la ramificación nueva y el follaje, se formaron acompañando el movimiento de la raíz, pero la configuración equilibrada de su follaje no nos expresa que el viento esté soplando ahora mismo. 44 BONSÁI


Se podría pensar que un bonsái de estilo inclinado podría representar también el efecto del viento continuo, pero este estilo no expresa verdaderamente la impresión de un viento que está soplando. En el estilo inclinado de bonsái, el árbol se inclina de acuerdo a las normas básicas de la naturaleza, mientras que en el estilo barrido por el viento, las formas del árbol parecen contrarias al equilibrio y a la fuerza de gravedad. Son formas que aparentemente van contra de la fisiología normal de las plantas. Estos dos conceptos de anti-equilibrio y de anti-gravedad, son importantes para que una composición pueda llegar a transmitirnos una fuerza extraordinaria.

Los árboles que viven en la naturaleza, pueden ser una buena inspiración para el estilo de bonsái barrido por el viento. El fuerte viento que sopla continuamente desde la misma dirección, ha obligado a los árboles a mimetizar este movimiento del aire, lo que nos sugiere de manera convincente, una idea del medio en el que viven.

Estos árboles en la cima de la colina podrían haber sido afectados por el viento, pero el sistema de raíces que crece solo hacia un lado, buscando el agua, también ha contribuido a formar sus troncos en posición inclinada. PASIÓN 45


La forma de este bonsái nos retrata un árbol que podría estar creciendo en condiciones difíciles, lo que fuerza al tronco a inclinarse y a su follaje a que vaya en busca de la luz del sol; pero ciertamente, no nos convence de que su forma sea debida a la fuerza del viento.

Diferentes composiciones de troncos, ramas, ramitas y follaje, pueden sugerir diferentes historias en nuestras obras. Para hacer un bonsái de estilo barrido por el viento, recomiendo el uso de variedades de hoja ancha, con muchas ramitas, de crecimiento más bien lento. Las coníferas no son generalmente muy adecuadas para formar bonsái barridos por el viento, excepto para crear el efecto de que el viento ha afectado a la forma, pero no para mostrar que el viento está soplando ahora. Tanto las técnicas de alambrado, como las de formar los árboles con la poda, son necesarias para este estilo. Cortando y dejando crecer, crearemos ramas y ramitas de forma dinámica, mientras que el alambrado se usa para corregir la dirección de las ramas principales, ramas secundarias y ramitas finas.

Podemos corregir la dirección de las ramas con el alambrado, pero la estructura de los árboles la formaremos siempre trabajando con las tijeras: pinzando y dejando crecer.

46 BONSÁI


Éstos son algunos puntos importantes para los bonsái barridos por el viento: 1. Cuanto más fuerte sople el viento, más ramas, y ramitas de la parte superior del árbol, crecerán hacia arriba, como en la forma del estilo escoba. Esta es la “llave de oro” de la llamada lucha contra el equilibrio y contra la gravedad, de los bonsáis barridos por el viento. Es el concepto básico para sugerir en un bonsái el movimiento silencioso.

3. No pueden haber ramas que crezcan en contra del viento, pero debe haber un giro drástico en estas ramas, creado preferentemente con la formación de las ramas por el pinzando repetido de los brotes con tijeras. Este giro debe reorientar las ramas en favor del viento, inclinándolas al mismo tiempo hacia arriba. Las puntas de cada rama deben crecer más altas que las de la rama anterior. De hecho, este es el punto clave para sugerir el efecto de un viento que sopla con fuerza. Esto se debe al carácter del viento, que tiende a tirar de los objetos hacia el cielo. Veamos unos ejemplos, se puede observar este efecto del viento, cuando una señora con un paraguas abierto es arrastrada por un fuerte viento.

2. Para representar un viento que sopla suavemente, las ramas se inclinarán hacia abajo, en este caso, las ramas no deben tener demasiado movimiento, ya que suponemos que el viento suave no tiene la fuerza suficiente para mover las ramas, a excepción de unas pocas ramas secundarias y ramitas finas. Tal forma de las ramas no existe de forma espontánea en la naturaleza, porque está en contra de la fisiología natural de las plantas. Esto nos sugiere que es una forma transitoria, debida al viento, y nos da la ilusión de movimiento. Parece que las ramas se inclinan, porqué el viento está soplando ahora mismo.

Su falda sube hacia arriba y el paraguas se vuelve del revés. Así que el viento no sopla en sentido horizontal, sino ligeramente hacia abajo: esto hace que rebote hacia arriba después de golpear el suelo. Esto también explica cómo un árbol puede ser arrancado de la tierra durante un huracán. 4. El follaje no debe ser demasiado denso, sino más bien claro, sobre todo en las puntas de las ramas (mantendremos las ramas delgadas y bastante largas). Esto se hace para que la construcción y el carácter de las ramitas se vea claramente y su movimiento sea evidente. 5. Para mejorar la imagen del conjunto, utilizaremos una maceta poco profunda y larga, para evocar mejor la imagen del medio ambiente en el que vive el árbol. Cuando se utilicen hierbas como elemento de adorno, debemos ser muy cuidadosos; gramíneas que no den impresión de movimiento son contraproducentes en un paisaje que intente representar, vientos fuertes y continuos.

PASIÓN 47


Los bocetos y simulaciones siguientes, nos mostrarán las diferentes impresiones que pueden comunicar la ramificación y el follaje de nuestros bonsáis. Al modificar estas estructuras, podemos sugerir visualmente, los diferentes tipos de efectos del viento.

Este es un estilo inclinado normal, sin ningún viento que sopla. El equilibrio físico de esta estructura, puede estar formado perfectamente por un árbol que crece en condiciones normales.

Este es un bonsái en estilo “barrido por el viento” suave. El viento suave no es lo suficientemente fuerte como para mover las ramas, sólo unas pocas ramas secundarias se ven afectadas, y las ramitas se siguen moviendo ligeramente hacia abajo, con un ligero efecto de estar creciendo contra el equilibrio.

48 BONSÁI


Este es un viento fuerte con todas las ramas secundarias y ramitas en movimiento al alza, de forma contraria a la del equilibrio natural de un árbol que crece sin la acción del viento. El punto clave que refuerza esta imagen, son las ramas que crecen hacia el lado opuesto al viento, y que se retuercen drásticamente, por la acción del viento que sopla con fuerza.

Este es un árbol en estilo inclinado, barrido por el viento. Se ha formado por factores ambientales, como resultado del viento continuo, pero el viento no sopla en este momento. Podemos verlo mirando la estructura de las ramas, que nos muestran un equilibrio que no sería normal sin la acción del viento. Este árbol crece aparentemente en contra de la fisiología normal de la plantas, pero las ramas finas y el follaje muestran un equilibrio natural. PASIÓN 49


A continuación les presentamos algunas creaciones que ilustran diferentes matices temáticos: Esto no es un bonsái de estilo barrido por el viento. Aunque todas las ramas crecen hacia un lado, no es por efecto de la fuerza del viento. La característica física del árbol, parece causada por un accidente que podría haber destruido todas las ramas del lado izquierdo, después la estructura de la ramificación se ha adaptado para obtener un nuevo equilibrio.

El efecto del viento que está soplando ahora, no existe en esta creación, pero el árbol se ha formado en esta forma por efecto del viento, que sopla de manera continua en esta colina.

50 BONSÁI


El estilo de bonsái “Barrido por el viento” no es tan sólo un estilo de forma inclinada, se puede crear un bonsái en estilo cascada o en otros estilos, sin suponer que su forma está formada por la fuerza del viento.

Estos árboles no crecen inclinados por la fuerza del viento, sino por la erosión de esta montaña, que inclina la tierra. PASIÓN 51


El mantenimiento de un bonsái de estilo barrido por el viento no es fácil. Tenemos que trabajar constantemente, ya que las nuevas ramas y hojas crecerán tendiendo a reencontrar su equilibrio natural. Además, con el paso del tiempo, las ramas largas y delgadas se engordarán. Así que la mejor manera de cuidar de un bonsái de este estilo, es reducir constantemente la ramificación, para obtener nuevas ramitas, que sean de nuevo delgadas. También es práctico defoliar periódicamente. “El sol de la mañana está brillando en los hombros. El viento de otoño sopla a través del cabello. El susurro del viento no tiene colores. Sin embargo, el ritmo está allí ...”

Este artículo forma parte del primer libro de Robert Steven: “Vision of My Soul”. Este libro estudia los principios básicos del diseño de los bonsái. No es un libro de “cómo hacerlo”, sino un libro sobre “por qué “, basado en la explicación del concepto artístico que se esconde detrás de las reglas de los libros de texto “. Hay otros estilos que también se explican en este libro, como estilo literati, plantación en grupo, penjing de agua y de roca, etc. Las personas interesadas, pueden encontrar este libro en la librería de Jardin PRESS.

52 BONSÁI


Bonsai azotado por el viento  
Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you