Issuu on Google+


Un antiguo conflicto sellado con sangre. Un amor amenazado por un odio ancestral. Una pasión arrebatadora que vencerá la maldición. Las antiguas tradiciones irlandesas parecen cobrar vida en el condado de Mayo. Branna O’Dwyer, descendiente de la Bruja Oscura, que perdió la vida para proteger a sus hijos, ha crecido rodeada de historias llenas de una magia embelesadora. Su vida transcurre entre las cuatro paredes de su negocio, bautizado con el nombre de la célebre hechicera y donde vende lociones, velas y jabones a los turistas; las charlas con su hermano y su prima; el vínculo especial que tiene con su perro, y los mitos del pasado que susurran los bosques del condado. Hubo un tiempo en el que creyó haber encontrado el amor, pero una antigua querella familiar convirtió su relación con Finbar Burke en imposible. Sin embargo, ni siquiera el tiempo ha logrado mitigar la pasión que sienten el uno por el otro. Antes de que puedan dejarse llevar por el amor, tendrán que vencer las sombras que han atormentado a sus familias durante siglos.


Nora Roberts

Legado mágico Trilogía de los O’Dwyer - 3 ePub r1.0 sleepwit hghost s 21.03.15


Título original: Blood Magick Nora Roberts, 2014 Traducción: Pilar de la Peña Minguell Editor digital: sleepwithghosts ePub base r1.2


A Kat, una de las luces mรกs intensas de mi vida


Qué lejanas parecen las estrellas, Y qué lejano nuestro primer beso, Y, ay, qué viejo es ya mi corazón. WILLIAM BUTLER YEATS

¡Sangre pide!, ya lo dice el refrán. La sangre por sangre clama. WILLIAM SHAKESPEARE


1

Verano, 1276

Era un luminoso día de finales de verano que Brannaugh aprovechaba para recoger hierbas, flores y hojas, con las que prepararía ungüentos, pociones y tisanas. Los vecinos y los viajeros acudían a ella en busca de esperanza y sanación. Acudían a ella, la Bruja Oscura, como antes habían acudido a su madre, con dolores en el cuerpo, en el corazón y en el espíritu, y le pagaban con monedas, servicios o trueques. Así habían forjado su vida en Clare, su hermano, su hermana y ella, muy lejos de su hogar en Mayo. Lejos de la cabaña del bosque en la que habían vivido, en la que había muerto su madre. Una vida más feliz de lo que había creído posible desde aquel terrible día en que su madre les había entregado casi hasta el último vestigio de su propio poder y los había obligado a ponerse a salvo para sacrificarse ella después. Brannaugh recordó el miedo y el dolor que había sentido cuando, haciendo lo que le pedían, se había llevado de casa a su hermano y a su hermana pequeños. Atrás habían dejado el amor, la infancia y toda la inocencia. Desde entonces habían transcurrido muchos años. Los primeros, como su madre les había ordenado, los habían pasado con su prima y el marido de esta. Con ellos se habían sentido a salvo, atendidos y queridos. Pero, inevitablemente, había llegado la hora de abandonar el nido, de enfrentarse a quienes eran, a lo que eran y siempre serían. Los tres brujos oscuros. Su deber, su propósito por encima de todo era destruir a Cabhan, el hechicero negro. Cabhan, el asesino de su padre, Daithi el valiente, y de su madre, Sorcha. Cabhan, que de algún modo había sobrevivido al hechizo que la moribunda Sorcha le había lanzado. Sin embargo, ese día de final del verano, los terrores del último invierno, la sangre y la muerte de la última primavera parecían muy lejanos. Allí, en el hogar que había construido, el aire olía al romero de su cesta, a las rosas plantadas por su marido al nacer su primogénito. Las nubes se inflaban, blancas como corderos, por el prado azul del cielo, y los bosques, los pocos campos que habían limpiado, eran verdes como esmeraldas. Su hijo, que aún no había cumplido los tres años, estaba sentado al sol, aporreando el pequeño tambor que su padre había construido para él. Al verle cantar, reír y tocar con tanta alegría e inocencia, sus ojos ardían de amor materno. Su hija, de apenas un año, dormía abrazada a su muñeca de trapo favorita, vigilada por Kathel, su fiel sabueso. Y otro hijo se movía sin parar y daba patadas en su vientre. Desde donde estaba, veía el claro, y la pequeña cabaña que Eamon, Teagan y ella habían construido hacía casi ocho años. Chiquillos, se dijo. Por aquel entonces no eran más que chiquillos que no podían disfrutar de su infancia. Sus hermanos aún seguían viviendo cerca de allí. Eamon el leal, fuerte y noble. Teagan, buena y justa. Brannaugh pensó en lo felices que ahora parecían, especialmente Teagan, a la que se veía muy


enamorada del hombre con el que se había casado en primavera. Todo estaba tranquilo pese al alboroto y las carcajadas de Brin. La cabaña, los árboles, las verdes colinas salpicadas de ovejas, los jardines, el luminoso cielo azul. Y todo eso tendría que terminar. Tendría que terminar en breve. Llegaba la hora, lo notaba de la misma manera que notaba las patadas del bebé en su vientre. Los días luminosos darían paso a la oscuridad. La paz terminaría en sangre y batalla. Acarició el amuleto con el símbolo de un sabueso. La protección que su madre había conjurado con magia negra. Pronto, pensó, muy pronto, volvería a necesitar esa protección. Se llevó una mano a los riñones, algo doloridos, y vio que Eoghan se acercaba a caballo. ¡Se sentía tan unida a él! Con los ojos verdes como las colinas y el pelo negro como ala de cuervo por encima de sus hombros, era realmente atractivo. Cabalgaba erguido, ágil, a lomos de la recia yegua parda, alzando la voz, como hacía siempre que entonaba una canción. Por los dioses que la hacía sonreír, hacía que su corazón se elevara como un pájaro alza el vuelo. Ella, que tan segura había estado de que ya no habría amor para su persona, ni más familia que los de su sangre, ni más vida que su propósito, se había enamorado perdidamente de Eoghan de Clare. Brin dio un brinco y empezó a correr todo lo rápido que sus piernecitas le permitían, sin parar de gritar. —¡Papi, papi, papi! Eoghan se inclinó y subió al pequeño a la silla. El viento le llevó a Brannaugh las risas del hombre y del niño, entremezcladas y los ojos volvieron a empañársele. En ese momento, habría dado todo su poder, hasta la última gota de ese poder recibido, por ahorrarles lo que estaba por venir. La pequeña, a la que había puesto el nombre de su madre, lloriqueó y Kathel, agitando sus viejos huesos, soltó un suave ladrido. —Ya la oigo. Brannaugh dejó la cesta, cogió en brazos a su hija, ahora despierta, y la colmó de besos mientras Eoghan se aproximaba a caballo. —Mira lo que me he encontrado por el camino. Un gitanillo perdido. —Bien, nos lo quedaremos. Si lo aseamos, quizá podamos venderlo en el mercado. —Puede que nos lo paguen bien. —Eoghan besó la coronilla de su pequeño, que reía divertido—. Abajo, muchacho. —¡Un paseo, papi! —suplicó Brin, volviendo la cabeza, con sus ojos grandes y oscuros—. ¡Por favor, un paseo! —Uno rápido, después quiero mi té. Guiñó un ojo a Brannaugh y se lanzó al galope, haciendo gritar al niño de emoción. Ella cogió la cesta y se echó a la pequeña Sorcha a la cadera. —Vamos, viejo amigo —le dijo a Kathel—. Es la hora de tu tónico. Se dirigió a la preciosa casita que Eoghan, con manos hábiles y fuertes, había construido. Dentro, avivó el fuego, acomodó a su hija y empezó a preparar el té. Mientras acariciaba a Kathel, lo empapó con el tónico que había conjurado para mantenerlo sano y aguzarle la vista. Su guía, su corazón, se dijo, podía prolongarle la vida unos años más. Y sabría cuándo habría llegado el momento de dejarlo marchar. Pero ese momento aún no había llegado. Sacó pastelitos de miel y un poco de mermelada, y tuvo el té listo para cuando Eoghan y Brin


volvieron, cogidos de la mano. —Vaya, qué maravilla. Le revolvió el pelo a Brin y se inclinó para besar a Brannaugh, entreteniéndose un poco, como hacía siempre. —Has vuelto pronto —empezó a decir cuando vio que su hijo intentaba coger un pastelito—. Lávate las manos primero —dijo, dirigiéndose ahora al pequeño—, luego siéntate como un caballero a tomar el té. —No las tengo sucias, mami. —Se las enseñó. Brannaugh enarcó las cejas al ver las manitas mugrientas. —Lavaos las manos. Los dos. —A las mujeres no se les lleva la contraria. Es una lección que ya aprenderás —le dijo Eoghan a Brin. Luego, dirigiéndose a su mujer, le explicó lo que había estado haciendo—. He terminado la cabaña de la viuda O’Brian. Su hijo, lo sabe Dios, es más inútil que un macho cabrío con tetas y ha preferido distraerse con sus cosas. Hemos avanzado más sin él. Habló de su trabajo mientras ayudaba a su hijo a secarse las manos y siguió hablando del trabajo venidero mientras alzaba a su hija por los aires y esta gritaba de felicidad. —Eres la alegría de esta casa —murmuró ella—. Eres su luz, su corazón. Él le dedicó una mirada silenciosa, antes de dejar a la pequeña donde estaba. —Siéntate y descansa un rato. Tómate el té. Eoghan esperó. Ella sabía que era el más paciente de los hombres. O el más testarudo, porque una cosa a menudo era sinónimo de la otra, al menos en un hombre como él. Así que, cuando acabó de hacer las tareas, la cena estuvo preparada y hubo acostado a los niños, él la cogió de la mano. —¿Quieres salir a dar un paseo conmigo, hermosa Brannaugh? Hace una noche espléndida. ¿Cuántas veces, se preguntó, le había dicho él aquellas palabras cuando la cortejaba, cuando ella intentaba desembarazarse de él? Esta vez se limitó a coger el chal, uno precioso que le había hecho Teagan, y se lo echó por los hombros. Miró a Kathel, tumbado junto al fuego. «Cuida de los niños por mí», le pidió, y dejó que Eoghan la sacara a la fría y húmeda noche. —Va a llover —anunció ella—. Antes de que amanezca. —Entonces tenemos suerte de poder disfrutar de esta noche, ¿no es así? —dijo mientras llevaba una mano al vientre de ella—. ¿Va todo bien? —Sí. Es un hombrecito muy inquieto, no para. Como su padre. —Nos va bien, Brannaugh. Podríamos permitirnos un poco de ayuda. Ella lo miró de soslayo. —¿Tienes alguna queja sobre el estado de la casa, de los niños o de la comida que pongo en la mesa? —No, ninguna, en absoluto. Es solo que he visto a mi madre trabajar hasta consumirse. — Mientras hablaba le frotó los riñones, como si supiera de la leve molestia que sentía ahí—. No quiero que te pase lo mismo, aghra. —Estoy bien, te lo prometo. —¿Por qué estás triste? —No lo estoy. —Mentía, lo sabía, y nunca antes le había mentido—. Bueno, quizá un poco. A


veces, cuando esperamos, las mujeres nos ponemos algo melancólicas, ya deberías saberlo. ¿No lloré desconsoladamente cuando, estando encinta de Brin, trajiste a casa la cunita que le habías hecho? Lloré como si fuera a acabarse el mundo. —De alegría. Esto no es de alegría. —Sí es de alegría. Hoy mismo, estaba ahí, contemplando a nuestros hijos, sintiendo en mis entrañas al que vendrá, pensando en ti, en la vida que tenemos. Qué maravilla, Eoghan. ¿Cuántas veces me negué a ser tuya cuando me lo pediste? —Una ya fue demasiado. Aunque rió, las lágrimas le oprimieron la garganta. —Pero tú volvías a pedírmelo, una y otra vez. Me cortejabas con canciones e historias, con flores silvestres. Aun así, te contestaba que no sería la esposa de ningún hombre. —De ninguno más que mía. —De ninguno más que tuya. Ella inspiró profundamente la noche, el aroma de los campos, del bosque, de las colinas. Inspiró lo que se había convertido en su hogar, sabiendo que lo dejaría por el hogar de su infancia, y por el destino. —Sabías lo que era, lo que soy. Y, pese a todo, me quisiste por mí misma, no por mi poder, sino por mí. Saber aquello significaba muchísimo para ella, y saberlo había abierto un corazón que ella pretendía mantener bien cerrado. —Y, cuando ya no pude evitar quererte, te lo conté todo, todo, y volví a rechazarte. Pero me lo pediste otra vez. ¿Recuerdas lo que me dijiste? —Te lo volveré a decir. —Se volvió hacia ella y le cogió las manos como lo había hecho hacía años—. Eres mía, y yo tuyo. Todo lo que eres aceptaré. Todo lo que soy te ofreceré. Estaré contigo, Brannaugh, Bruja Oscura de Mayo, en el incendio y en la inundación, en la alegría y en la pena, en la guerra y en la paz. Mírame al corazón, porque tú tienes ese poder. Mira en mi interior y conoce el amor. —Y lo hice. Y lo hago. Eoghan. —Se estrechó contra su cuerpo, acurrucándose en él—. ¡Qué alegría! Pero rompió a llorar. Él la acarició, la tranquilizó. Luego la apartó despacio para verle la cara a la pálida luz de la luna. —Debemos volver —anticipó él—. Volver a Mayo. —Pronto. Pronto. Lo siento… —No. —Posó sus labios en los de ella, enmudeciendo sus palabras—. Eso no me lo dirás a mí. ¿Acaso no has oído mis palabras? —¿Cómo iba a saberlo? Aun cuando las pronunciabas y notaba que me atrapaban el corazón, ¿cómo iba a saber que me sentiría así? Desearía con toda mi alma quedarme, quedarme y nada más. Estar aquí contigo, dejar todo lo demás atrás, lejos. Pero no puedo. No puedo ofrecernos eso. Eoghan, no puedo darles eso a nuestros hijos. —Nada los tocará. —Volvió a ponerle una mano en el vientre—. Nada ni nadie. Lo juro. —Debes jurarlo, para cuando llegue el momento en que tenga que abandonarlos y enfrentarme a Cabhan junto con mi hermano y mi hermana. —Y conmigo. —La asió por los hombros, el ardor y la ferocidad iluminaban su mirada—. A lo


que tú te enfrentes, me enfrento yo también. —Debes jurarlo. —Con ternura, deslizó las manos de él hasta su vientre, donde el bebé daba patadas—. Nuestros hijos, Eoghan, debes jurar protegerlos por encima de todo. El marido de Teagan y tú debéis protegerlos de Cabhan. Jamás podría hacer lo que debo hacer a menos que supiera que su padre y su tío los guardan y los protegen. Eoghan, júralo por nuestro amor. —Daría mi vida por ti. —Descansó su frente en la de ella, y Brannaugh notó su lucha, como hombre, marido y padre—. Te lo juro, daría mi vida por nuestros hijos. Juraré protegerlos. —Qué afortunada soy de tenerte. —Se llevó sus manos a los labios—. Qué afortunada. ¿No me pedirás que me quede? —Todo lo que eres —le recordó él—. Hiciste un juramento, y ese juramento es mío también. Estoy contigo, mo chroi. —Tú eres la luz de mi interior. —Con un suspiro, ella apoyó la cabeza en su hombro—. La luz que brilla en nuestros hijos. Haría cuanto estuviera en su mano por preservar esa luz, todo lo que provenía de ella, y por fin, por fin, derrotar a la oscuridad.

Esperó, disfrutando de cada día, aprovechándolos al máximo. Cuando sus hijos descansaban, cuando el que llevaba dentro insistía en que también ella descansara, se sentaba junto al fuego con el libro de hechizos de su madre. Estudiaba y añadía sus propios conjuros, sus propias palabras y pensamientos. Aquello lo heredarían sus hijos, también el que llevaba en sus entrañas, y tomarían el relevo de la Bruja Oscura si Eamon, Teagan y ella fracasaban en su propósito. Su madre les había jurado que ellos, o uno de los suyos, destruirían a Cabhan. Ella había visto, con sus propios ojos, a uno de su sangre de otro tiempo, había hablado con él. Y soñaba con otra, una mujer con su mismo nombre, que llevaba el amuleto que ella llevaba ahora, que era, como ella, una de tres. Los tres de Sorcha tendrían hijos, y estos a su vez tendrían su propia descendencia. De modo que el legado perduraría, y el propósito lo haría con él, hasta que se cumpliera. El verano fue extinguiéndose, pero no así las inquietudes que Brannaugh sentía por los de su sangre. Pero tenía hijos a los que atender, un hogar que no podía descuidar, animales a los que alimentar y de los que ocuparse, un huerto que cultivar, una cabra que ordeñar. Vecinos y viajeros a los que sanar y ayudar. Y magia, magia buena, muy buena, que preservar. Así que una vez que sus hijos se hubieron quedado dormidos —y, cielos, Brin se había resistido heroicamente a cerrar los ojos—, salió afuera a tomar el aire. En ese momento vio a su hermana, con su luminoso pelo trenzado a la espalda, acercarse por el camino con una cesta. —Has debido de presentir que te extrañaba, pues ansío conversar con alguien de más de dos años. —Traigo pan moreno, he cocido de sobra. También yo deseaba verte. —Tomaremos un poco ahora, tengo hambre a todas horas del día. Riendo, Brannaugh abrió los brazos a su hermana. Teagan era una belleza de cabello luminoso como el sol y ojos del color de los jacintos silvestres que tanto gustaban a su madre.


La estrechó entre sus brazos, luego la apartó de inmediato. —¡Estás encinta! —¿Y no podrías haberme dado la oportunidad de que te lo contara yo misma? —Espléndida, resplandeciente, Teagan la abrazó de nuevo—. Lo he sabido esta mañana. Al despertar, he sabido que había vida en mi interior. No se lo he dicho a Gealbhan todavía, porque primero quería contártelo a ti. Y estar segura, completamente segura. Ahora lo estoy. —Teagan. —A Brannaugh se le empañaron los ojos y besó a su hermana en las mejillas, recordando a la pequeña que había llorado aquella mañana aciaga hacía ya tanto tiempo—. Bendita seas, deirfiúr bheag. Pasa dentro. Te prepararé un té, algo que os siente bien a ti y a esa vida que llevas en tus entrañas. —Quiero contárselo a Gealbhan —dijo mientras entraba con Brannaugh y se quitaba el chal—. Junto al pequeño arroyo donde me besó por primera vez. Y luego decirle a Eamon que volverá a ser tío. Quiero celebrarlo esta noche con todos vosotros; quiero oír música y voces felices a mi alrededor. ¿Traeréis Eoghan y tú a los niños? —Lo haremos, por supuesto. Oirás música y voces felices. —Echo de menos a madre. Ay, soy boba, lo sé, pero quiero contárselo. Quiero contárselo a padre. Que llevo una vida en mis entrañas, una que proviene de ellos. ¿Sentiste tú eso mismo? —Sí, todas las veces. Cuando nació Brin y, luego, cuando lo hizo la pequeña Sorcha, la vi un instante, solo un instante. La sentí, y a padre también. Sentí su presencia cuando mis bebés desgranaron su primer llanto. Fue un instante gozoso, Teagan, y triste al mismo tiempo. Y luego… —Cuenta… Con sus ojos grises llenos de aquel gozo, de aquella pena, Brannaugh cruzó las manos sobre el bebé que llevaba en su vientre. —El amor es tan intenso, tan pleno. Cuando sostienes en tus manos esa vida que has llevado en tu seno el amor te embarga de una manera difícil de explicar. En ese instante descubres realmente lo que es el amor. Ahora sé lo que ella sentía por nosotros. Lo que padre y ella sentían por nosotros. Tú lo sabrás también. —¿Puede ser más que esto? —Teagan se llevó una mano al vientre—. Lo que siento ya es inmenso. —Puede ser, y lo será. Brannaugh contempló los árboles, el frondoso huerto, y se le empañaron los ojos. —Este hijo que llevas dentro, aunque fuerte y poderoso, no será el elegido. Tampoco el siguiente. Después vendrá una niña. Ella será la elegida de tus tres. Rubia como tú, de buen corazón y agilidad mental. La llamarás Ciara. Un día ella llevará el símbolo que nuestra madre hizo para ti. Sintiéndose de pronto mareada, Brannaugh se sentó. Teagan se acercó corriendo a ella. —Estoy bien, estoy perfectamente. La visión ha llegado a mí tan rápido que no estaba preparada. Últimamente ando un poco lenta. Le dio una palmadita en la mano a su hermana. —Nunca he mirado el futuro. Ni se me ha ocurrido —dijo Teagan. —¿Por qué se te iba a ocurrir? Tienes derecho a ser feliz sin más. Espero no haber estropeado tus ilusiones. —No lo has hecho. ¿Cómo ibas a estropear nada por decirme que voy a tener un hijo, luego otro y después una hija? No, quédate sentada donde estás. Yo terminaré de preparar el té.


Las dos miraron hacia la puerta cuando esta se abrió. —No cabe duda de que Eamon tiene buen olfato para el pan —dijo Teagan al ver entrar a su hermano con su pelo castaño alborotado, como de costumbre, alrededor de un rostro desgarradoramente hermoso. Sonriente, olisqueó el aire como un sabueso. —Tengo buen olfato, desde luego, pero no me ha hecho falta para venir hasta aquí. Hay luz suficiente en la casa como para encender la luna. Si pensabais lanzar un hechizo tan luminoso, podríais habérmelo dicho. —No hemos lanzado ningún hechizo, solo hablábamos. Hemos tenido una pequeña céili en la cabaña esta noche. Cuando me vaya, quédate tú haciendo compañía a Brannaugh para que me dé tiempo a contarle a Gealbhan que va a ser padre. —Como hay pan recién hecho… ¿Padre, has dicho? —Los enormes ojos azules de Eamon se iluminaron—. Qué buena noticia. —Cogió en volandas a Teagan, la meció en el aire, y repitió al ver que reía. La dejó en una silla, la besó y después sonrió a Brannaugh—. Te haría lo mismo a ti, pero me partiría la espalda, porque estás enorme como una montaña. —No pienses que vas a añadirle mi jamón a ese pan. —Una montaña hermosa. Una que ya me ha dado un precioso sobrino y una encantadora sobrina. —Con eso, como mucho, podrás probarlo. —Gealbhan se pondrá muy contento. —Con delicadeza, la misma con que trataba siempre a Teagan, le acarició la mejilla—. ¿Te encuentras bien? —Me encuentro maravillosamente bien. Tanto, que es probable que esta noche prepare un auténtico festín para celebrarlo. ¿Qué te parece la idea? —Me encanta. —Deberías encontrar a una mujer que te convenga —añadió Teagan—, porque serías un magnífico padre. —Me basta con que vosotras tengáis hijos que me permitan ser un tío feliz. —Ella tiene el pelo como el fuego, los ojos como el mar embravecido, y un destello de poder propio. —Brannaugh se recostó en el asiento, frotando con una mano el montículo de su vientre—. Las visiones me llegan como en oleadas últimamente. Algunas de él, creo, porque está impaciente. — Luego sonrió—. Me gusta ver a la mujer que te hará suyo, Eamon. No para un revolcón, sino para siempre. —No ando detrás de ninguna mujer en particular. Teagan le cogió la mano. —Tú crees, y siempre has creído, que no debes tener mujer, esposa, porque tienes hermanas a las que proteger. Estás equivocado, y siempre lo has estado. Somos tres, Eamon, y nosotras dos somos tan capaces como tú. Cuando ames, no podrás hacer nada por evitarlo. —No discutas con una mujer encinta, sobre todo si es bruja —dijo Brannaugh con ligereza—. Yo jamás busqué el amor, pero él me encontró. Teagan lo esperaba, y la encontró también. Por mucho que huyas de él, mo dearthair, te encontrará. »Cuando volvamos a casa… —Volvieron a empañársele los ojos—. Ay, maldición, se me llenan los ojos de lágrimas con solo respirar, por lo visto. Tendrás que acostumbrarte a esto, Teagan. Los estados de ánimo cambian cuando quieren. —Lo has sentido tú también. —Eamon posó una mano en la de Brannaugh y quedaron unidos los


tres—. Volvemos a casa, pronto. —Con la siguiente luna. Debemos partir con la siguiente luna llena. —Confiaba en que esperara —masculló Teagan—. Confiaba en que esperara hasta que hubieras dado a luz, aunque el corazón y la cabeza me decían que no esperaría. —Daré a luz a este niño en Mayo. Esta criatura nacerá en casa. Aunque esta también es nuestra casa. Pero no para ti —le dijo a Eamon—. Tú has esperado, has aguardado, te has quedado, pero tu corazón, tu mente, tu espíritu siempre han estado allí. —Nos dijeron que volveríamos a casa. Así que esperé. Los tres, los que nos sucedieron, también esperan. —Acarició la piedra azul que llevaba colgada del cuello—. Volveremos a verlos. —Sueño con ellos —señaló Brannaugh—. Con la que lleva mi nombre, y con los otros también. Lucharon y fracasaron. —Volverán a luchar —dijo Teagan. —Le causaron dolor. —Una luz fiera iluminó los ojos de Eamon—. Perdió sangre, como cuando aquella mujer llamada Meara, la que vino con Connor, uno de los tres, le atacó con la espada. —Perdió sangre —convino Brannaugh—. Y sanó. Se ha recuperado. Obtiene su poder de la oscuridad. No veo de dónde, ni cómo, solo lo siento. Tampoco veo si cambiaremos lo que está por venir, si lograremos acabar con él, pero los veo a ellos, y sé que, si nosotros no podemos, ellos volverán a luchar. —Así que regresaremos a casa y hallaremos el modo de que los que vienen detrás de nosotros no luchen solos. Pensó en sus hijos, que dormían arriba. A salvo, inocentes todavía. Y en los hijos de los hijos de sus hijos, en otro tiempo, en Mayo. Ni a salvo, se dijo, ni inocentes. —Hallaremos el modo. Regresaremos a casa. Pero esta noche celebraremos un banquete. Habrá música. Y los tres agradeceremos la luz a los que nos precedieron. La vida —dijo, posando una mano en el vientre de su hermana y la otra en el suyo. —Y mañana —añadió Eamon, levantándose—, nos dispondremos a acabar con lo que arrebató la vida a nuestros padres. —Si te quedas con Brannaugh, iré a hablar con Gealbhan ahora. —Dale la alegría hoy mismo. —Brannaugh se alzó con su hermana—. Para los demás, se acerca aprisa el mañana. Disfruta hoy de la alegría, porque queda poco tiempo. —Eso haré. —Besó a su hermana y a su hermano—. Que Eoghan traiga su arpa. —Me aseguraré de que lo haga. Llenaremos el bosque de música y la propagaremos por las colinas. Cuando Teagan se fue, Brannaugh volvió a sentarse y Eamon le acercó el té. —Bebe. Estás pálida. —Algo cansada. Eoghan lo sabe. He hablado con él y está listo para partir, para dejar todo lo que ha construido aquí. Jamás pensé que sería duro volver. Ni que me sentiría dividida. —Los hermanos de Gealbhan se encargarán de estas tierras, por ti y por Teagan. —Sí, es una tranquilidad. No para ti, estas tierras nunca han sido para ti. —Volvieron a ella el gozo y la pena mezclados en uno—. Te quedarás en Mayo, pase lo que pase. No veo lo que haremos Eoghan y yo, ni los niños. Pero Teagan volverá, eso lo veo con claridad. Ahora este es su sitio. —Lo es —coincidió él—. Aunque sea una bruja oscura de Mayo, su hogar y su corazón están en Clare.


—¿Cómo será, Eamon, no estar juntos como toda la vida? Los ojos de él, del azul intenso de los de su padre, la miraron fijamente. —La distancia física no significa nada. Siempre estamos juntos. —Estoy llorosa y sensible, y eso es algo que no me gusta. Espero que este estado de ánimo no dure mucho o podría llegar a maldecirme. —También eras dada a los cambios de humor y a los exabruptos hacia el final del embarazo de Sorcha. Creo que prefiero el llanto. —Yo no, te lo aseguro. —Se bebió el té, sabiendo que la relajaría—. Mejoraré un poco el tónico que les doy a Kathel y a Alastar, para el viaje. Roibeard aún no lo necesita. Es fuerte. —Ahora está de caza —dijo él, refiriéndose a su halcón—. Cada vez se aleja más, hacia el norte todos los días. Sabe, como nosotros, que pronto viajaremos. —Avisaremos de nuestra llegada. Nos acogerán en el castillo de Ashford. Los hijos de Sorcha y Daithi, los brujos oscuros, serán bien recibidos. —Yo me encargaré de eso. —Se recostó en el asiento con su té y sonrió a su hermana—. Conque el pelo de fuego, ¿eh? Como pretendía, ella rió. —Te prometo que perderás la cabeza por ella cuando os conozcáis. —No lo creo, querida mía. Yo no.


2

Para los niños la idea de un largo viaje, de trasladarse a un sitio nuevo en el que les esperaba un castillo, era toda una aventura. Brin estaba deseando partir. Mientras empaquetaba lo que iban a necesitar, Brannaugh pensó de nuevo en aquella lejana mañana en que, obediente, se apresuró a guardar todo aquello que su madre le decía. Con urgencia, de forma definitiva. Y recordó la última vez que la vio, asomada a la puerta de la cabaña del bosque, ardiendo con el poco poder que le quedaba. Ahora empaquetaba sus cosas para volver; ese era su deber, un destino que siempre había aceptado. Que había ansiado incluso hasta el momento en que había nacido su primogénito, hasta que había sentido un amor desbordante por aquella criatura que en esos instantes correteaba por ahí, excitado por la emoción. Pero aún tenía una tarea pendiente allí. Reunió todo lo que necesitaba: el cuenco, la vela, el libro, las hierbas y las piedras y, al mirar a su pequeño, sintió orgullo y remordimiento al mismo tiempo. —Ha llegado el momento —le indicó a Eoghan. Comprendiendo lo que le decía, su esposo la besó en la frente. —Me llevaré a Sorcha arriba. Ya es hora de acostarla. Ella asintió con la cabeza, se volvió hacia Brin y lo llamó. —No estoy cansado. ¿Por qué no nos vamos ya y dormimos bajo las estrellas? —Saldremos por la mañana, pero antes hay algo que debemos hacer, tú y yo. Se sentó y le tendió los brazos abiertos. —Ven aquí conmigo. Mi niño —masculló, cuando el pequeño trepó a su regazo—. Mi corazón. Tú sabes quién soy. —Mami —dijo él y se acurrucó en ella. —Eso es, pero sabes, porque nunca te lo he ocultado, que también soy la Bruja Oscura, guardiana de la magia, hija de Sorcha y Daithi. Ese es mi linaje y también el tuyo. ¿Ves la vela? —La has hecho tú. Mami hace velas y pasteles y papi monta a caballo. —¿Ah, sí? ¿Eso hacemos? —Rió al oír la respuesta, y decidió que lo dejaría vivir con esa ilusión algún tiempo más—. Bueno, es cierto que la vela la he hecho yo. Fíjate en la mecha, Brin, mira la luz. Observa la luz y la llama, esa llama diminuta, y el calor, que será luz. Tú llevas esa luz dentro de ti, esa llama en tu interior. Mira bien la mecha, Brin. Repitió aquellas palabras en un susurro y sintió que la energía del pequeño comenzaba a expandirse, que su mente conectaba con la de ella. —La luz es poder y el poder es luz. En ti, de ti, a través de ti. Tu sangre, mi sangre, nuestra sangre, tu luz, mi luz, nuestra luz. Siente lo que vive en ti, lo que aguarda en ti. Contempla la mecha, espera tu luz, tu poder. Libéralo. Deja que se alce, despacio, suave y limpiamente. Hazte con él, porque te pertenece. Alarga el brazo, tócalo, elévalo. Trae la luz. La mecha chisporroteó, se apagó, volvió a chisporrotear y luego ardió con fuerza. Brannaugh le besó la coronilla a su hijo. Conseguido, se dijo. Había dado el primer paso. Su


pequeño ya no volvería a ser un niño. Gozo y pesar, por siempre entrelazados. —Bien hecho. Él se volvió a mirarla y le sonrió. —¿Puedo hacerlo otra vez? —Sí —contestó ella antes de volver a besarlo—. Pero ahora préstame atención, mucha atención, porque hay más cosas que tienes que aprender, más cosas que tienes que saber. Y lo primero que debes saber, tener presente y prometer es que jamás harás daño a nadie con aquello que tú eres, con aquello que tú tienes. Es tu don, Brin. No debes usarlo para hacer daño. Júramelo, júratelo y júralo por todos los que nos han precedido y por los que vendrán después. Alzó la daga ceremonial y se pinchó la mano. —Un juramento de sangre hacemos. De madre a hijo, de hijo a madre, entre brujos. Con mirada solemne, el pequeño le tendió la mano y pestañeó un poco al sentir el leve dolor del pinchazo. —Y a nadie hará daño —sentenció cuando ella le cogió la mano y mezcló su sangre con la del niño. —Y a nadie hará daño —repitió ella. Luego lo estrechó entre sus brazos, le besó la herida y la sanó—. Ya puedes encender otra vela. Después, lanzaremos hechizos juntos. Hechizos de protección. Para ti, para tu hermana y para tu padre. —¿Y para ti, mami? Ella se tocó el colgante. —Yo ya tengo lo que necesito.

En medio de la bruma matinal, Brannaugh subió al carromato, con su pequeña hecha un fardo al costado. Miró al niño, entusiasmado en la silla de montar delante de su padre. Miró a su hermana, hermosa y tranquila a lomos de Alastar; a su hermano, con la espada de su abuelo pegada a la cadera, alto y erguido sobre un caballo al que él llamaba Mithra. Y a Gealbhan, firme y a la espera en una bonita yegua que Alastar había parido hacía tres años. Chascó al viejo caballo de labranza de Gealbhan y partieron de allí. Brin apenas pudo contener un grito de emoción. Brannaugh volvió la vista atrás una sola vez, para contemplar la casa que había llegado a amar, y se preguntó si algún día la volverían a ver. Después, miró al frente. Al igual que ocurría con los arpistas, una sanadora era bienvenida en todas partes. Aunque el bebé que le pesaba en el vientre parecía estar constantemente inquieto, ella y su familia encontraron refugio y hospitalidad a lo largo del tortuoso camino. Allá donde iban, Eoghan tocaba música; ella, Teagan o Eamon proporcionaban ungüentos y pociones a los enfermos o a los heridos y Gealbhan ofrecía sus espaldas fuertes y sus manos callosas. En una ocasión, en que la noche clara invitaba a ello, durmieron bajo las estrellas para complacer a Brin, y Brannaugh se sintió tranquila al saber que el sabueso, el halcón y el caballo protegían lo que era suyo. No encontraron dificultades por el camino, aunque eso no le sorprendió porque sabía que había corrido la voz: los tres brujos oscuros viajaban por Clare en dirección a Galway.


—También Cabhan se enterará —señaló Eamon cuando pararon un rato para que descansaran los caballos y los niños corrieran a sus anchas. Mientras Gealbhan y Eoghan daban de beber a los animales, Brannaugh se sentó junto a sus hermanos. Eamon aprovechó para lanzar la caña al agua. —Somos más fuertes que antes —le recordó Teagan—. Huimos al sur siendo niños. Ahora volvemos al norte siendo adultos. —A Eamon le preocupa lo que tú y yo llevamos ahora en nuestras entrañas —aclaró Brannaugh, acariciándose el vientre. —No dudo de vuestro poder ni de vuestra voluntad —quiso puntualizar Eamon. —Pero, aun así, te preocupas. —Me pregunto si tenía que ser ahora —reconoció Eamon—. Al igual que vosotras, yo siento que ha de ser así, pero sería más fácil si las dos pudierais dar a luz antes de que nos enfrentemos a lo que sea que debamos enfrentarnos. —Lo que tenga que ser será; pero lo cierto es que me alegro de que interrumpamos el viaje para pasar uno o dos días con nuestros primos. Además, por todos los dioses, estoy deseando salir de ese carromato. —Yo sueño con uno de esos pastelitos de miel de Ailish, porque nadie sabe hacerlos tan ricos como ella. —Nuestro hermano solo sueña con llenarse la barriga —dijo Teagan. —Un hombre debe comer. ¡Ja! —Tiró de la caña y del pez que había picado el anzuelo y se retorcía atrapado en él—. Y eso es lo que vamos a hacer ahora. —Vas a necesitar más de uno —señaló Brannaugh, y todos se acordaron de aquella ocasión en que de pequeños habían pasado el día junto al río cercano a su casa y su madre había dicho esas mismas palabras. Tras el descanso, abandonaron las escarpadas tierras vírgenes de Clare, empujados por los fuertes vientos y las súbitas lluvias torrenciales. Rodaron por las verdes colinas de Galway y dejaron atrás campos llenos de ovejas así como pequeñas casas de cuyas chimeneas brotaban nubes de humo. Roibeard seguía volando bajo, entre capas de nubes que transformaban el cielo en un océano de suave gris. Los niños dormían en el carromato, acurrucados entre los bultos, mientras Kathel, siempre alerta, estaba sentado junto a Brannaugh. —Hay más casas de las que recordaba —comentó Teagan mientras se acercaba a su hermana a lomos del incansable Alastar. —Los años pasan. —Es buena esta tierra… Me parece estar leyéndole el pensamiento a Gealbhan. —¿Te instalarías aquí? ¿Te atrae este lugar? —Sí. Pero también me atrae nuestra cabaña en los bosques de Clare. Cuanto más nos acercamos a nuestra casa, más ansío llegar a ella. Tuvimos que abandonarla mucho tiempo, pero ahora… ¿Tú la sientes, Brannaugh? ¿Sientes la llamada del hogar? —Sí. —¿Tienes miedo? —Sí. Tengo miedo de lo que está por venir, pero más aún de fracasar. —No lo haremos. —Ante la firme mirada de Brannaugh, Teagan negó con la cabeza—. No, no


tengo la visión, solo la certidumbre. Una certidumbre que se hace mayor a medida que nos acercamos a casa. No fracasaremos, porque la luz siempre vencerá a la oscuridad, aunque cueste mil años. —Hablas como ella —murmuró Brannaugh—. Como nuestra madre. —Ella está en todos nosotros, así que no fracasaremos. ¡Oh, mira, Brannaugh! ¡Mira ese árbol de ahí, el de las ramas retorcidas! Eamon le contaba a nuestra prima Mabh que este árbol cobraba vida cada luna llena para asustarla. Esto significa que estamos cerca de la granja de Ailish. Casi hemos llegado. —Vamos, adelante. Con el rostro iluminado como si volviera a ser una niña, Teagan echó la cabeza hacia atrás y rió. —Allá voy. Cabalgó hasta su marido, volvió a reír y luego inició el galope. Kathel, junto a Brannaugh, gimió y se estremeció. —Ve pues —lo instó ella con una palmada en el lomo. El sabueso saltó del carromato y corrió tras el caballo mientras el halcón los sobrevolaba. Era como si volvieran a su casa, porque habían vivido en aquella granja cinco años. Brannaugh la encontró en tan buen estado como siempre, con recientes construcciones anexas y un nuevo prado por el que trotaban los potrillos. Vio que un chiquillo de pelo brillante se abrazaba a Kathel y, cuando le sonrió, supo que era Lughaidh, el hijo pequeño de su prima. La propia Ailish se acercó corriendo al carromato. Había engordado algo y algunas canas adornaban ahora su pelo rubio, pero sus ojos seguían tan vivos y jóvenes como siempre. —¡Brannaugh! ¡Vaya, mirad a nuestra Brannaugh! Seamus, ven a ayudar a tu prima a bajar del carro. —Puedo hacerlo yo sola. —Brannaugh bajó por sí misma y abrazó a su prima—. ¡Cómo me alegro de volver a verte! —¡Y yo! Ay, estás preciosa, como siempre. Te pareces tanto a tu madre. Y aquí está nuestro Eamon, ¡qué guapo! Mis primos, los tres, habéis vuelto tal y como prometisteis. He mandado a los gemelos a buscar a Bardan al campo, y Seamus, ve corriendo a decirle a Mabh que sus primos están aquí. Con los ojos llorosos, volvió a abrazar a Brannaugh. —Mabh y su marido tienen su propia casa, al otro lado del camino. Está a punto de dar a luz a su primer hijo. ¡Voy a ser abuela! Cielos, no paro de cotorrear. Es Eoghan, ¿verdad? Y este debe de ser Gealbhan, el marido de Teagan. Bienvenidos, bienvenidos todos. Pero ¿dónde están vuestros hijos? —Dormidos en el carromato. Nada le habría gustado más a Ailish que reunirlos a todos e inflarlos a esos pastelitos de miel que Eamon recordaba con tanto cariño. En ese momento, Conall, que no era más que un bebé la última vez que Brannaugh lo había visto, sacó a sus hijos del carromato para enseñarles una nueva camada de perritos. —No les pasará nada, te lo prometo —dijo Ailish mientras servía el té—. Conall, al que ayudaste a traer al mundo, es un buen chico. Que los hombres se encarguen de los caballos y demás, y mientras vosotras descansáis un poco. —Alabado sea Dios. —Brannaugh sorbió el té y dejó que la infusión y el fuego la calentaran, la


tranquilizaran—. Estoy sentada en una silla que no se mueve. —Come algo. Llevas otro dentro que también necesita comer. —Estoy muerta de hambre todo el día y parte de la noche. Teagan no tiene tanta hambre… aún. Pero la tendrá. —Oh, ¿estás encinta? —La alegría se reflejó en el rostro de Ailish, que dejó de preocuparse por el té y se llevó las manos al corazón—. Mi tierna y dulce Teagan va a ser madre. ¡Cómo han pasado los años! Si no eras más que una niña. —Luego le preguntó a Brannaugh—: ¿Os quedaréis aquí un tiempo? Aún falta mucho para llegar a Mayo, y tú estás ya a punto. —Te lo agradecemos, pero solo nos quedaremos uno o dos días. El bebé nacerá en Mayo. Ha de ser así. —¿Ha de ser así? —Ailish le cogió la mano a Brannaugh y luego a Teagan—. ¿Ha de ser así? Habéis construido vuestra vida en Clare. Sois mujeres, madres. ¿Acaso debéis volver a la oscuridad que os aguarda? —Somos mujeres, madres y algo más. No podemos dar la espalda a eso. Pero no temas, prima. No lo pienses. Disponemos del día de hoy para tomar el té y pastelitos con la familia. —Volveremos. —Al ver que la miraban, Teagan se llevó una mano al corazón—. Lo siento con fuerza. Volveremos. Créelo. Cree en nosotros. La fe nos hace más fuertes. —Si eso es cierto, podéis contar con la mía. Esa noche hubo música y toda la familia celebró el encuentro. A pesar de que habían pasado un día y una noche muy agradables, Brannaugh estaba inquieta. Eoghan dormía en la cama que Ailish les había preparado, pero ella estaba sentada junto al fuego, incapaz de conciliar el sueño. En ese momento entró Ailish, en camisón y con un chal grueso. —Necesitas esa tisana que tú me preparabas cuando estaba cerca del final y el bebé me pesaba tanto que no podía dormir. —La busco en el fuego y en el humo —masculló Brannaugh—. No puedo evitar mirar, la echo mucho de menos. Sobre todo ahora que estamos tan cerca de casa. Echo de menos a mi padre y me duele no tenerlo a mi lado, pero lo de mi madre es como una pena incesante. —Lo sé. —Ailish se sentó a su lado—. ¿Viene a ti? —En sueños. Solo durante unos instantes. Ansío oír su voz, que me diga que lo estoy haciendo bien. Que estoy haciendo lo que ella esperaba que yo hiciese. —Ay, mi amor, lo estás haciendo. Lo estás haciendo. ¿Recuerdas el día en que nos dejasteis? —Sí. Te dolió mucho nuestra partida. —Las despedidas siempre duelen, pero debía ser así, lo he sabido después. Antes de iros, me hablaste de Lughaidh, el bebé que esperaba. Me dijiste que sería el último, porque ni yo ni el bebé soportaríamos otro parto. Y me diste una poción, para todas las lunas, hasta que el frasco se acabara. Para que ya no tuviera más hijos. Eso me dolió. —Lo sé. —Y lo entendía aún mejor ahora que ella también tenía hijos—. Eres la mejor de las madres, y fuiste como una madre para mí. —Sin ti no habría vivido para ver crecer a mis hijos, para ver a mi hija engendrar a su propia criatura. Para conocer, como me dijiste, a Lughaidh, tan alegre y tan dulce, con una voz, tal y como presagiaste, como la de un ángel. Asintiendo, Ailish estudió también el fuego, como si viera de nuevo aquel día en el humo y las llamas.


—Nos protegiste a mí y a los míos, me concediste los días que de otro modo no habría podido disfrutar. Tú eres tal y como ella habría querido que fueses. Aunque me duele que te vayas, que te enfrentes a Cabhan, sé que debes hacerlo. Nunca dudes de que ella está orgullosa de ti. Nunca lo dudes, Brannaugh. —Me confortas, Ailish. —Tendré fe, como me ha pedido Teagan. Todas las noches, encenderé una vela. La encenderé con la escasa magia que poseo para que brille por ti, por Teagan y por Eamon. —Sé que temes el poder. —También es mi sangre. Eres tan mía como lo fuiste de ella. Esto lo haré todos los días al anochecer, y en esa pequeña luz pondré toda mi fe. Ten presente que arderá por ti y por los tuyos. Tenlo presente y mantente a salvo. —Volveremos. Te lo aseguro. Volveremos, y podrás abrazar al bebé que ahora llevo en mi vientre.

Prosiguieron el viaje, con un cachorrito moteado que les regalaron a los niños con mucha ceremonia y bajo promesa de una visita más larga cuando regresaran. El aire se hizo más frío y el viento más fuerte. En más de una ocasión, oyó la voz de Cabhan, ladina y seductora, arrastrada por ese viento. «Te aguardo». Vio a Teagan mirar hacia las colinas y a Eamon frotar con los dedos su colgante, y supo que también ellos la habían oído. De pronto el halcón viró y salió disparado. Alastar se esforzó por seguirlo y Kathel saltó del carromato y salió trotando por una bifurcación del camino. —No es por ahí. —Eoghan detuvo su caballo junto al carromato—. Si queremos llegar a Ashford mañana, no tenemos que desviarnos. —No, ese no es el camino que nos llevará a Ashford, pero es el que debemos seguir. Confía en los guías, Eoghan. Hay algo que debemos hacer primero. Lo presiento. Eamon se acercó por el otro lado. —Estamos muy cerca de casa, casi puedo olerla. Pero nos llaman. —Sí, nos llaman. De modo que responderemos. —Alargó la mano para acariciar el brazo a su esposo—. Debemos hacerlo. —Entonces lo haremos. Brannaugh, que no conocía el camino, conectó mentalmente con su sabueso y vio el sendero, las curvas y las colinas. Y sintió que Cabhan se acercaba, esa oscuridad, voraz y ansiosa por llevarse lo que ella era, y más. El sol difuso comenzó a ocultarse por el oeste, pero siguieron cabalgando. Le dolía la espalda de tantas horas en el carromato, y empezó a sentir sed, pero siguieron cabalgando. Vio su sombra en la creciente oscuridad, alzándose entre los campos. Podía percibir que se trataba de un lugar de culto. Y un lugar de poder. Detuvo el carromato e inspiró el aire. No puede manifestarse. Es demasiado fuerte para él.


—Hay algo aquí —masculló Eamon. —Algo brillante —añadió Teagan—. Fuerte y brillante. Y viejo. —Anterior a nosotros. —Agradecida por la ayuda, Brannaugh dejó que su marido la bajara del carromato—. Anterior a nuestra madre. Anterior a cualquier tiempo que conozcamos. —Una iglesia. —Gealbhan bajó a Teagan del caballo—. Pero no hay nadie aquí. —Están aquí. —Agotada, Teagan se apoyó en él—. Los que vinieron antes que nosotros, los que santificaron esta tierra. No lo dejarán pasar. Este es un lugar santo. —Esta noche, esto es nuestro. —Brannaugh se adelantó y alzó las manos—. Dioses de la luz, diosas luminosas, apelamos a vuestra protección esta noche. Por el poder que nos habéis concedido, por el propósito que nos mueve, suplicamos vuestra bendición. Una noche entre vuestros muros antes de lo que el destino nos tenga preparado, un respiro, un descanso. Somos los tres hijos de Sorcha. Los brujos oscuros acuden a vosotros. Hágase vuestra voluntad. Una luz intensa como el sol atravesó las ventanas y las puertas, que se abrieron como movidas por la brisa. Y de allí brotó calor. —Aquí somos bienvenidos. —Sonriendo, cogió en brazos a su hija y toda la fatiga del largo viaje se disipó—. Somos bienvenidos. Brannaugh acostó a los niños en unos camastros que improvisó en el suelo de la iglesia. Y agradeció que los dos estuvieran demasiado cansados para lloriquear o protestar, porque su energía ya empezaba a menguar. —¿Los oyes? —susurró Eamon. —Hasta yo los oigo. —Eoghan echó un vistazo a la iglesia, a las paredes de piedra y a los bancos de madera—. Cantan. —Sí. —Gealbhan cogió en brazos al cachorrito para tranquilizarlo—. Suave, hermoso. Como cantarían los ángeles o los dioses. Este es un lugar santo. —Ofrece más que un refugio para pasar la noche. —Brannaugh se levantó, con una mano en los riñones—. Ofrece la bendición y la luz. Nos han llamado los que vinieron antes que nosotros, a este lugar, en esta noche. Reverente, Teagan acarició ligeramente el altar. —Construida por el favor de un rey. Una promesa cumplida. Erigida cerca del camino de un peregrino. Es la abadía de Ballintubber. Ella alzó las manos, sonriendo. —Eso lo veo. —Se volvió a su marido—. Sí, este es un lugar sagrado, y buscaremos la bendición de los que nos han llamado. —Como el rey, debemos cumplir una promesa —dijo Brannaugh—. Eoghan, mi amor, ¿querrías traerme el libro de mi madre? —Sí, voy, pero tú siéntate. Siéntate, Brannaugh. Estás muy pálida. —Estoy cansada, eso es cierto, pero te prometo que esto debe hacerse, y será mejor que lo hagamos entre todos. Teagan… —Sé lo que necesitamos. Voy a… —Siéntate —insistió su hermano—. Yo iré a por lo que haga falta y vosotras dos descansaréis un rato. Gealbhan, por todos los dioses, si es necesario, siéntate encima de ellas. Gealbhan no tuvo más que acariciarle la mejilla a su esposa y coger de la mano a Brannaugh para tenerlas controladas.


—¿Qué hay que hacer? —le preguntó a Teagan. —Una ofrenda. Una súplica. Un encuentro. No puede venir aquí. Cabhan no puede venir, ni ver lo que pasa aquí. Aquí no tiene poder. Y aquí podemos reunir a los nuestros. —¿Qué necesitas? —Eres el mejor. —Lo besó en la mejilla—. Si ayudas a Eamon, te prometo que Brannaugh y yo nos quedaremos aquí descansando. Cuando se hubo ido, Teagan se volvió rápidamente hacia Brannaugh. —¿Tienes dolores? —le preguntó. —No son dolores de parto. Ya aprenderás que el bebé a veces te da un anticipo de lo que está por venir. Pasará. Pero el descanso se agradece. Lo que vamos a hacer aquí requiere todas nuestras fuerzas. Tras pasar una hora descansando se prepararon para lo que iban a hacer. —Debemos trazar el círculo —le dijo a Eoghan— y hacer la ofrenda. No temas por mí. —¿Me pedirías que no respirara? —Es tu amor, tu fe, y el amor y la fe de Gealbhan lo que necesitamos. —Pues ya lo tienes. Trazaron el círculo y el caldero flotó sobre el fuego que habían encendido. De las manos de Teagan fluyó agua al caldero. Brannaugh añadió hierbas y Eamon pulverizó unas piedras en él. —Esto es de la casa que construimos. —Y esto de la que buscamos. —Teagan abrió una bolsa y echó las piedras preciosas que contenía —. Pequeñas cosas, una flor seca, un canto rodado, una corteza de árbol. —Más que oro y plata atesorados te ofrecemos. Aquí, un mechón de pelo de mi primogénito. —Una pluma de mi guía. —Eamon la añadió al caldero hirviendo. —Este amuleto que me hizo mi madre. —Ay, Teagan —murmuró Brannaugh. —Ella lo querría así. —Teagan lo añadió a la ofrenda. —Aquí te presentamos lo que más queremos, y a ello una lágrima de bruja añadimos. Con sangre esta poción sellamos y la nobleza de nuestros corazones así demostramos. Pinchándose con un cuchillo sagrado, cada uno de ellos ofreció su sangre, y el caldero burbujeante hirvió y humeó. —Padre, madre, sangre de nuestra sangre y huesos de nuestros huesos, nosotros, huérfanos, fe siempre os hemos demostrado. De vuestro poder, en este lugar santo, en esta hora santa, la fuerza y el derecho concedednos. Con vuestro don fracasar no podemos y sobre Cabhan prevaleceremos. Imbuid de él ahora a estos tres brujos. Hágase nuestra voluntad. Se había levantado viento entre aquellas paredes, la luz de las velas se había hecho intensa, pero con las últimas palabras que los tres pronunciaron, el viento formó un remolino y la luz titiló. Las voces que hasta ese momento habían murmurado de pronto resonaron. Brannaugh cogió de las manos a sus hermanos, y se hincó de rodillas. La luz, las voces y el viento la atravesaron. Y el poder. Luego se hizo el silencio. Se puso en pie de nuevo, y Teagan y Eamon se volvieron. —Estabas encendida —dijo Eoghan admirado—. Como las mismas velas. —Somos los tres de Sorcha. —La voz de Teagan se alzó y resonó en el silencio sepulcral—. Pero


hay muchos más. Muchos antes que nosotros, muchos que después vendrán. —Su luz es nuestra; la nuestra es suya. —Eamon alzó los brazos, también sus hermanas—. Somos los tres de Sorcha y uno somos. Bañada de luz, privada de la fatiga, Brannaugh sonrió. —Somos los tres de Sorcha. Sobre la oscuridad nuestra luz arrojamos y de sus sombras la sacamos. Y prevaleceremos. —Por nuestra sangre —dijeron al unísono—, prevaleceremos.

Por la mañana, con la suave luz del día, partieron de nuevo. Recorrieron el camino de verdes colinas, de cauces cuyo azul resplandecía bajo el sol amable. Cabalgaron hacia los espléndidos muros grises de Ashford, donde las puertas estaban abiertas, el puente descolgado, y donde el sol brillaba intenso sobre el agua, sobre la tierra que los había visto nacer. Y así llegaron a casa los hijos de Sorcha.


3

Invierno, 2013

Cuando una gris e incesante lluvia torrencial la despertó, Branna O’Dwyer se acurrucó deseando volver a dormirse. Siempre le había parecido que amanecía muy temprano. Pero, muy a su pesar, el sueño se había esfumado y había dado paso a un paulatino y firme anhelo de café. Malhumorada, como lo estaba a menudo por las mañanas, se levantó, se puso unos calcetines gruesos y se enfundó un jersey encima de la camiseta con la que había dormido. Por costumbre y por un innato sentido del orden, atizó la chimenea del dormitorio para que las lenguas de fuego alegraran la estancia y, mientras su perro, Kathel, seguía tendido en la alfombra, hizo la cama y dispuso sobre ella el montón de almohadones que tanto le gustaban. En el baño, se cepilló la larga melena morena y luego se la recogió en un moño. Tenía trabajo, y mucho, después del café. Se miró ceñuda en el espejo y consideró la posibilidad de crear una ilusión, pues su rostro sin duda revelaba su falta de descanso, pero enseguida desechó la idea. En su lugar, volvió al dormitorio y acarició a Kathel hasta que este empezó a menear la cola. —Tú también estabas inquieto, ¿verdad? Te he oído hablar en sueños. ¿Has oído las voces, mi chico? Bajaron juntos, con sigilo, porque la casa estaba llena de gente, algo que empezaba a ser habitual últimamente. Su hermano y Meara compartían la cama de él, y su prima Iona compartía la suya con Boyle. Todos eran amigos y familia. Los quería y los necesitaba. Pero, por Dios, no le habría ido mal un poco de soledad. —Se quedan por mí —le dijo a Kathel mientras bajaban las escaleras de la preciosa casa de campo—. Como si yo no pudiera cuidarme sola. ¿Acaso no he puesto protección suficiente en aquello que es mío, y de ellos, para mantener a raya a una docena de Cabhans? Esa situación tenía que terminar, resolvió al tiempo que se encaminaba decidida a su fantástica cafetera. Un hombre del tamaño de Boyle McGrath difícilmente podía estar cómodo en la pequeña cama de Iona. Tenía que sacarlos de su casa. De todas formas, no había habido indicios, ni rastro, de Cabhan desde la noche de Samhain. —Casi lo teníamos. Maldita sea, estuvimos a punto de rematarlo. El hechizo, la poción, los dos tan fuertes, se dijo mientras ponía en marcha la cafetera. ¿No habían trabajado en ellos lo suficiente o el suficiente tiempo? Y el poder, por todos los dioses, el poder había surgido como una inundación esa noche junto a la vieja cabaña de Sorcha. Lo habían herido, habían derramado su sangre, lo habían hecho huir aullando, lobo y hombre. Aun así… No habían acabado con él. Se les había escapado, y sin duda estaría recuperándose, recomponiéndose. No habían acabado con él, y a veces se preguntaba si algún día lo harían. Abrió la puerta y Kathel salió corriendo. Lloviera o no, el perro necesitaba su carrera matutina. Ella permaneció en el umbral de la puerta, sintiendo el frío aire de diciembre, mientras miraba hacia


el bosque. Sabía que esperaba mejor ocasión. No tenía claro si sería en esa o en otra época, pero estaba segura de que volvería, y debían estar preparados. Aunque no aparecería esa mañana. Cerró la puerta al frío, atizó el fuego de la cocina y añadió combustible para que el aroma de la turba los relajara. Se sirvió el café y saboreó el primer sorbo al mismo tiempo que degustaba aquel breve instante de paz y soledad. Y, con su propia magia, el café le despejó la cabeza y le tranquilizó el ánimo. «Prevaleceremos». Las voces, recordó entonces. Tantas voces alzándose, resonando. Luz, poder, propósito. En sueños, lo había sentido todo. Y aquella voz sola, tan clara, tan decidida. «Prevaleceremos». —Rezaremos para que estés en lo cierto. Se volvió. Allí estaba la mujer, con una mano protectora sobre el montículo de su vientre, un chal grueso atado alrededor de un vestido largo azul marino. Era casi como verse reflejada en un espejo, pensó Branna. El pelo, los ojos, la forma de la cara. —Tú eres Brannaugh, la hija de Sorcha. Te conozco de mis sueños. —Sí, y yo a ti, Branna del clan O’Dwyer, te conozco de mis sueños. Eres de mi sangre. —Lo sé. Soy una de los tres. Branna acarició el amuleto con el icono del sabueso del que nunca se separaba, igual que hacía su homóloga. —Tu hermano vino a nosotros, con su esposa, una noche en Clare. —Connor y Meara. Ella es como una hermana para mí. —Branna se llevó la mano al corazón—. Aquí. Ya me entiendes. —Ella salvó a mi hermano del mal, derramó sangre por él. Para mí también es como una hermana. —Con una expresión de admiración en el rostro, la hija de Sorcha echó un vistazo a la cocina—. ¿Qué es este lugar? —Mi hogar. Y el tuyo, porque aquí eres muy bienvenida. ¿Quieres sentarte? Te prepararé un té. Este café que estoy tomando no es bueno para el bebé. —Tiene un aroma delicioso. Pero tan solo siéntate conmigo, prima. Siéntate un instante. Este es un lugar admirable. Branna echó un vistazo por la cocina, ordenada, bonita, como ella misma la había diseñado. Y admirable sin duda, supuso, para una mujer del siglo XIII. —El progreso —dijo, mientras se sentaba a la mesa de la cocina con su prima—. Nos ahorra horas de trabajo. ¿Te encuentras bien? —Sí, muy bien. Pronto nacerá mi hijo. Mi tercer hijo. —Alargó el brazo, Branna le cogió la mano. Calor y luz, una fusión de poder verdaderamente intenso, genuino. —Lo llamarás Ruarc, porque será un triunfador. Una sonrisa iluminó el rostro de su prima. —Así lo haré. —En la noche de Samhain, combatimos a Cabhan, los tres y tres más que están con nosotros.


Aunque lo herimos, lo quemamos y le hicimos sangrar, no acabamos con él. Os vi allí. A tu hermano con una espada, a tu hermana con una vara y a ti con un arco. No estabas encinta. —En mi tiempo, aún quedan quince días para Samhain. ¿Acudimos en vuestra ayuda? —Así es, en la cabaña de Sorcha, a la que lo atrajimos, y en tu tiempo, cuando nos desplazamos a él para intentar atraparlo. Casi lo conseguimos, pero no fue suficiente. Podría enseñarte el hechizo, el veneno que usamos, lo tengo anotado en mi libro, el de Sorcha. Quizá… Brannaugh alzó una mano para detenerla, se llevó la otra al costado. —Mi hijo está al llegar. Y me reclama. Pero, escucha, hay un lugar, un lugar santo. Una abadía. Se encuentra en un campo, a un día de camino hacia el sur. —Ballintubber. Iona se casa con Boyle allí la próxima primavera. Es un lugar santo, un lugar poderoso. —No podrá ir allí, ni ver lo que allí sucede. Además, los que nos engendraron velan por él. Nos regalaron, a los tres de Sorcha, su luz, su esperanza y su fortaleza. La próxima vez que os enfrentéis a Cabhan, estaremos con vosotros. Encontraremos un modo. Prevaleceremos. Si no sois vosotros tres, vendrán otros tres. Ten fe, Branna de los O’Dwyer. Encuentra el modo. —No puedo hacer más. —El amor. —Le agarró con fuerza la mano a Branna—. He descubierto que el amor es otra guía. Confía en tus guías. Ay, qué impaciente. Mi hijo nacerá hoy. Alégrate, porque él será otra luz intensa en la oscuridad. Ten fe —volvió a decir, y se desvaneció. Branna se levantó y, con el pensamiento, encendió una vela por la nueva luz, por la nueva vida. Luego, suspirando, aceptó resignada que su soledad había terminado. Así que preparó el desayuno. Tenía una historia que contar y nadie querría oírla con el estómago vacío. Ten fe, se repitió. Su fe le decía que era parte de su cometido en esta vida cocinar casi a diario para un regimiento. Se juró que, cuando hubieran enviado a Cabhan al infierno, se tomaría unas vacaciones en algún lugar cálido y soleado, un sitio donde no tuviera que tocar una olla ni una sartén en muchos días. Empezó a batir la mezcla para tortitas, una receta que era la primera vez que preparaba, cuando entró Meara. Su amiga pensaba pasarse el día trabajando en los establos e iba vestida para la ocasión: pantalones gruesos, un jersey de abrigo y botas recias. Se había trenzado el pelo castaño y sus oscuros ojos gitanos miraron a Branna con cautela. —Prometí que me encargaría yo del desayuno esta mañana. —Me he despertado temprano, no he pasado buena noche. Y ya he tenido compañía esta mañana. —¿Quién ha venido? —Ya se ha ido. Diles a los otros que bajen y os lo cuento a todos a la vez. —Vaciló un instante—. Que Connor o Boyle llamen a Fin a ver si puede venir también. —Es por Cabhan. ¿Ha vuelto? —Tiene intención de hacerlo, sin duda, pero aún no. —Voy a buscar a los otros. Están levantados, así que no tardarán. Mientras asentía con la cabeza, Branna empezó a freír el beicon en la sartén. Su hermano Connor fue el primero en llegar, y olisqueó el aire como lo habría hecho Kathel. —Haz algo útil —le dijo—. Pon la mesa. —Enseguida. Meara me ha dicho que has tenido visita, pero que no ha sido Cabhan.


—¿Tú crees que estaría haciendo tortitas si hubiera tenido un encuentro con Cabhan? —No —contestó Connor mientras cogía unos platos del armario—. Aún está oculto en las sombras. Es más fuerte de lo que era, pero no se ha recuperado del todo. Yo apenas lo siento ya, pero eso es lo que dice Fin. Y Finbar Burke lo sabría, se dijo Branna, porque era de la misma sangre que Cabhan, tal y como demostraba el hecho de que también él llevara la marca de la maldición de Sorcha. —Está de camino —añadió Connor. Branna asintió sin añadir nada más. Interrumpiendo lo que estaba haciendo, Connor se dirigió a la puerta y dejó entrar a Kathel. —Madre mía, estás empapado. —Sécalo —le pidió Branna. Luego suspiró al ver que Connor se limitaba a pasarle las manos por el pelo mojado—. Hay toallas en el lavadero. La sonrisa de Connor iluminó su hermoso rostro al tiempo que sus ojos color verde musgo titilaban. —Así se seca más rápido y no hace falta ensuciar una toalla. En ese momento entraron Iona y Boyle, cogidos de la mano. Vaya par de tortolitos, se dijo Branna. Si un año antes alguien le hubiera insinuado que aquel matón taciturno, a menudo brusco, podría parecerle un tortolito, se habría echado a reír. Pero allí estaba él, grande, de espaldas anchas, con el pelo alborotado y sus ojos pardos algo soñadores, al lado de su jovial prima americana. —Meara baja enseguida —anunció Iona—. La ha llamado su hermana. —¿Va todo bien? —preguntó Connor—. ¿Su madre? —No pasa nada… Es solo para concretar algunas cosas de las Navidades. Sin que nadie se lo pidiera, sacó la vajilla para terminar lo que Connor había empezado, y Boyle puso a calentar el agua para el té. Así fue como la cocina de Branna se llenó de voces, de movimiento y —podía reconocerlo ahora que había tomado café— del calor de la familia. Y, después, de emoción cuando entró corriendo Meara, se agarró a Connor y lo instó a bailar. —Tengo que empaquetar el resto de las cosas de mi madre. —Dio unos pasos de baile y luego volvió a agarrar a Connor para besarlo apasionadamente—. Se instala definitivamente en casa de mi hermana Maureen. ¡Bendito sea el niño Jesús del pesebre! Pese a que Connor rió, de pronto Meara se tapó la cara con las manos. —Ay, Dios, soy una mala hija, una persona horrible. Me pongo a bailar porque mi madre se ha ido a vivir con mi hermana a Galway y ya no tendré que lidiar con ella a diario. —No eres ninguna de las dos cosas —la corrigió Connor—. Simplemente te sientes feliz de que tu madre esté contenta. —Pues claro que sí, pero… —¿Y por qué no ibas a estarlo? En casa de tu hermana se encontrará a gusto y podrá malcriar a sus nietos. Y es normal que te alegre saber que ya no va a llamarte dos veces al día porque no sabe apagar una luz. —O porque se le ha quemado otra pierna de cordero —añadió Boyle. —Es la puñetera verdad, ¿no? —Así que Meara se marcó otro bailecito—. Yo me alegro mucho por ella, sí. Y muchísimo por mí. Cuando llegó Fin, Meara se abalanzó sobre él, y le dio un momento a Branna para que se adaptara


(o ajustara), como hacía siempre que él entraba por la puerta. —Acabas de perder una inquilina, Finbar. Mi madre se ha instalado definitivamente en casa de mi hermana. —Lo besó con tanta fuerza que le hizo reír—. Esto es para agradecerte, y no me digas que no hace falta, los años de alquiler barato y el que conservaras la casita por si ella quería volver a Cong. —Era una buena inquilina. Tenía la casa limpia como una patena. —La casa está genial con las mejoras que hemos hecho. —Como Iona se había encargado de poner la mesa, Connor se sirvió el primer café—. Confío en que Fin consiga otro inquilino cuanto antes. —Ya me ocuparé yo de eso. Pero fue a Branna a quien miró, fijamente. Luego, sin mediar palabra, se apropió del café de Connor. Ella mantuvo las manos ocupadas y deseó haber creado el glamour. En el rostro de Fin, ese rostro perfectamente esculpido de grandes ojos verdes, no había ni rastro de una mala noche. Contempló su pelo negro azabache empapado por la lluvia y su delgado y bien proporcionado cuerpo mientras él se quitaba la cazadora de piel negra y la colgaba de la percha. Todo en él — hombre y brujo— parecía perfecto. Lo había amado toda la vida, lo entendía, lo aceptaba, siempre lo había hecho. Pero la primera y única vez que se habían entregado el uno al otro, cuando aún eran jóvenes e inocentes, a él le había aparecido la marca. La marca de Cabhan. Una bruja oscura de Mayo jamás podría estar con alguien de la estirpe de Cabhan. Podía trabajar con él, de hecho así lo había hecho, y seguiría haciéndolo, porque había demostrado en más de una ocasión que deseaba el fin de Cabhan tanto como ella, pero nunca podría haber nada más. ¿La ayudaba a sobrellevarlo el saber que a él le dolía tanto como a ella? Quizá un poco, lo reconocía. Solo un poco. Apartó del fogón la bandeja repleta de tortitas recién sacadas de la sartén y añadió la última. —Bueno, sentaos y comed. Es la receta de tu Nana, Iona. A ver si he sido capaz de hacerle justicia. Cuando levantaba la bandeja, Fin se la arrebató. Y, al hacerlo, sus ojos se encontraron con los de ella. —Vienen acompañadas de una historia, me han dicho. —Así es, sí. —Cogió un plato lleno de beicon y salchichas y lo llevó a la mesa. Después se sentó —. No hace ni una hora he estado aquí sentada conversando con Brannaugh, la hija de Sorcha. —¿Ha venido aquí? —Connor, que se estaba pasando a su plato una pila de tortitas de una tacada, se detuvo a medio camino—. ¿A nuestra cocina? —En efecto. Yo he pasado la noche muy inquieta; oía voces en sueños y una de esas voces era la suya. No recuerdo bien dónde estábamos, porque todo era vago y difuso, como suele ser en los sueños. —Cogió una tortita—. Luego, por la mañana, he bajado aquí a prepararme mi primera taza de café y al volverme la he visto. Es sorprendente lo mucho que nos parecemos físicamente, aunque ella está embarazadísima. Su hijo nacerá hoy, o quizá no, porque en su tiempo aún faltaba una quincena para la noche de Samhain. —Desplazamientos temporales —murmuró Iona. —Eso es. Habían ido a la abadía de Ballintubber de camino a aquí. Allí es adonde me llevó el


sueño. —Ballintubber. —Iona se volvió a Boyle—. Yo los sentí allí, ¿recuerdas? Cuando me llevaste a verlo, los sentí, sabía que habían ido allí. Es un lugar muy poderoso. —Lo es, sí —coincidió Branna—. Pero yo he estado allí más de una vez, igual que Connor. Y jamás los he sentido. —No has estado desde que llegó Iona —señaló Fin—. No has vuelto a ir allí desde que los tres estáis en Mayo. —Cierto. —Buen argumento, tuvo que reconocer—. Pero lo haré, lo haremos. El día de tu boda, Iona, si no antes. Me ha dicho que los otros, los que nos precedieron, guardan el lugar, de modo que a Cabhan le está prohibido el paso. No puede entrar, ni ver lo que hay allí. Es un verdadero santuario, por si alguna vez necesitamos uno. Ellos, los que nos precedieron, conceden luz y fortaleza a los tres. Y esperanza, que creo que es lo que ella más necesitaba. —Y tú —repuso Iona—, todos nosotros. La esperanza de que no nos haga daño a nosotros tampoco. —Yo soy más de acción que de esperanza, pero a ella le proporcionó lo que necesitaba. Eso he podido verlo. Me ha dicho, en el sueño y en persona, que prevaleceremos. Que tuviera fe en eso, y en que estarán con nosotros cuando nos enfrentemos a Cabhan. Que encontremos el modo. Que sepamos que, si no somos nosotros quienes acabamos con él, vendrán otros tres. Que prevaleceremos. —Aunque cueste mil años —añadió Connor—. Bueno, pues entonces yo soy partidario de la esperanza y de la acción. Pero ni de coña pienso esperar mil años para ver el fin de Cabhan. —Entonces, encontremos el modo de hacerlo aquí y ahora —dijo Fin con resolución antes de cambiar de tema—: Tomé tortitas una vez cuando fui a Montana, en el Oeste americano. Las llaman de otro modo… —Hojuelas, seguro —sugirió Iona. —Eso es. Estaban deliciosas. Aunque estas están mejor. —Has deambulado mucho por ahí —dijo Branna. —Sí. Pero no pienso volver a hacerlo hasta que resolvamos esto. Igual que a Connor, no me vale esperar mil años. Hay que encontrar el modo de acabar con él. Como si fuera fácil, se dijo Branna, y se esforzó por disimular su enojo. —Me ha dicho que estarán con nosotros la próxima vez que nos enfrentemos a él, aunque ya estuvieron en la noche de Samhain y, aun así, logró escapar. —Pero apenas fueron unas sombras —recordó Connor—. Quizá fue por el hechizo onírico que lanzamos. ¿Qué podríamos hacer para que estuvieran en carne y hueso? Para que estuviéramos todos. Los tres primeros y nosotros tres. Y los tres más que están con nosotros. —El problema es el tiempo. —Fin se recostó en el asiento con el café en la mano—. Los desplazamientos. Nosotros estuvimos allí, en la noche de Samhain, pero, por lo que dice Branna, ellos no. No eran más que sombras y no podían participar. Debemos conseguir que coincidan las épocas. La suya o la nuestra, pero que sea la misma. Es interesante, un rompecabezas por resolver. —Pero ¿qué época y cuándo? —quiso saber Branna—. Yo he conocido dos, y las dos deberían haber funcionado. El solsticio y después la noche de Samhain. La época debería haber estado en el lado de la luz. Los hechizos que lanzamos, el veneno que preparamos, todo hecho para encajar con esa época y ese lugar concretos. —Y en ambas ocasiones lo herimos —le recordó Boyle—. Las dos veces perdió sangre y huyó.


¿Y la última? Debería haber sido mortal. —Su poder es muy oscuro, de la misma manera que el nuestro posee luz —dijo Iona—. Y la fuente de esa oscuridad lo sana. Más lentamente esta vez. Le está costando más. —Si pudiéramos encontrar su guarida —expuso Connor compungido—. Si pudiéramos ir a buscarlo cuando aún está débil. —Yo no lo encuentro. Ni siquiera los dos juntos hemos podido —le recordó Fin—. Él, o lo que lo alimenta, tiene suficiente fuerza para ocultarse. Habrá que esperar hasta que vuelva a salir arrastrándose y alguno de nosotros lo sienta. —Confiaba en que podría ser para Yule, pero para eso no falta nada. —Branna negó con la cabeza —. En realidad eran más las ganas de hacerlo que la seguridad de que fuese el momento. No lo he visto escrito en las estrellas. Al menos de momento. —A mí me parece que ya tenemos una idea del trabajo que hay que hacer. —Boyle alzó un hombro—. Encontrar el día y la hora. Y hallar el modo de incluir a los tres primeros en ese momento, si esa es una posibilidad real. —Yo creo que lo es. —Fin miró a Branna. —Lo estudiaremos, trabajaremos en ello. —Yo tengo tiempo esta mañana —comentó él. —Yo debo ir a la tienda a reponer existencias. Apenas me queda nada para las fiestas —repuso Branna. —Yo puedo ayudar mañana, que tengo el día libre —se ofreció Iona. —Lo haré yo. —Yo también tengo que ir de compras —añadió Iona—. Mis primeras Navidades en Irlanda. Y viene Nana. Estoy deseando verla y enseñarle la casa, bueno lo que hay de ella. —Se apoyó en Boyle —. Nos estamos haciendo una casa en el bosque. —Ha vuelto a cambiar de opinión sobre los azulejos del baño grande —dijo Boyle a los presentes en general. —Es que cuesta decidirse. Nunca me había hecho una casa antes. —Miró a Branna—. Ayúdame. —Ya te he dicho que me encantaría echarte una mano. Hazme un hueco mañana; a última hora del día podemos pasar un rato mirando muestras de azulejos y pinturas mientras nos tomamos una copa de vino. —Cuando Connor y yo nos sentamos en el prado y empezamos a hablar de cómo nos gustaría que fuera nuestra casa, me duermo de inmediato. —Meara untó un bocado de tortita en sirope—. No soy capaz de centrarme en el diseño de una casa, y mucho menos de decidir el color de las paredes. —Bueno, apúntate a ese vino y decidimos los de la tuya también. A propósito de casas —comentó Branna viendo la ocasión de sacar a la luz sus pensamientos de primera hora de la mañana—, todos vosotros tenéis una, la de Boyle, la de Meara, no hace falta que os instaléis aquí todas las noches. —Estamos mejor juntos —insistió Connor. —¿No será porque dormir en casa de Meara significaría desayunar gachas de avena casi todos los días? Connor sonrió. —Podría influir. —Mis gachas de avena son deliciosas. —Meara le dio un codazo. —Desde luego, cariño, pero ¿has probado estas tortitas?


—Reconozco que ni siquiera mis famosas gachas de avena sirven de excusa. Necesitas un poco de espacio —le dijo Meara a Branna. —No me vendría mal, de vez en cuando. —Buscaremos una solución a eso también. —Parece que tenemos bastante trabajo pendiente. —Boyle se levantó—. Yo creo que habría que empezar por recoger la cocina de Branna y ponernos a trabajar en lo que nos da de comer. —¿Cuándo volverás de la tienda? —le preguntó Fin a Branna. Confiaba en que el cambio de tema lo hubiera distraído, pero debía haber supuesto que no. Más aún, debía reconocer que evitar trabajar con él era imposible. Y menos si era por el bien común. —Estaré de vuelta hacia las dos. —Entonces estaré aquí a esa hora. —Se levantó, cogió su plato y lo llevó al fregadero.

Había que ganarse la vida y lo cierto era que Branna disfrutaba con lo que hacía. En cuanto su casa estuvo vacía y tranquila, subió a vestirse y redujo el fuego de la chimenea sin llegar a apagarlo del todo. En el taller, pasó la siguiente hora envolviendo los delicados jabones que había hecho el día anterior y decorando con cintas y flores secas los frascos de lociones que ya había rellenado. Guardó las velas perfumadas de arándanos en las bonitas cajas de regalo que había comprado para los días festivos. Después de comprobar la lista que la encargada le había dado, añadió ungüentos y varias cremas, anotó lo que debía reponer y empezó a llevarse cajas al coche. Había pensado dejar a Kathel en casa, pero el animal tenía otros planes y se metió de un salto en el coche. —Te apetece dar un paseo, ¿eh? Muy bien, estupendo. —Tras una última comprobación, se sentó al volante y enfiló el camino corto al pueblo de Cong. La lluvia y el frío desalentaban a los turistas a visitar la zona en diciembre. Prueba de ello es que halló vacías las calles empinadas y desiertas las ruinas de la abadía. Como si fuera un lugar de otro tiempo, se dijo con una sonrisa. Le encantaba aquel lugar, desierto cuando llovía y atestado de gente los días soleados. Aunque a veces vendía sus productos directamente en el taller, sobre todo a aquellos que acudían a ella en busca de un amuleto o un encantamiento, su sentido práctico la había llevado a instalar la tienda en el pueblo, donde los turistas y los lugareños podían entrar fácilmente a echar un vistazo y pagarle unos euros por algo que hacía ella misma. Aparcó en una bonita callejuela, delante de La Bruja Oscura, la tienda que ocupaba la esquina del edificio encalado. Kathel saltó del coche detrás de ella y, pese a la lluvia, esperó pacientemente a que descargara la primera caja de existencias. Branna abrió de un codazo la puerta con un alegre sonar de campanillas y pasó a una estancia de agradables aromas y preciosas luces que ella misma había confeccionado. Todos aquellos hermosos frasquitos, cuencos y cajas de las estanterías, junto con las velas titilando y aquel maravilloso aroma, creaban un ambiente especial. Tonalidades pastel que tranquilizaban y relajaban, colores fuertes que energizaban, pedazos de cristal dispuestos de cierto modo para conseguir poder.


Y, por supuesto, también estaba presente el encanto de las fiestas con el arbolito, el muérdago, algunos adornos que había comprado a una mujer de Dublín, las varitas enjoyadas y los colgantes de piedras que había pedido por catálogo porque la gente esperaba encontrar esas cosas en una tienda llamada La Bruja Oscura. Y allí estaba Eileen, con su cuerpecito de duende subido en una banqueta, limpiando una estantería alta. Eileen se volvió y las gafas de gruesa pasta verde se deslizaron por su naricilla de garbanzo. —Vaya, si es la señora en persona; cuánto me alegro de verte, Branna. Espero que vengas con más velas de esas de arándanos, porque acabo de vender la última hace apenas quince minutos. —Traigo dos docenas más, como me pediste. Yo habría dicho que eran demasiadas, pero, si las hemos vendido todas no tengo más remedio que darte la razón. —Por eso me hiciste encargada —dijo mientras bajaba de la banqueta. Llevaba el cabello castaño claro recogido y vestía siempre con elegancia, ese día con botas altas bajo un vestido de color verde pino. Apenas medía metro y medio, pero había dado a luz y criado a cinco hijos bien fornidos. —¿Hay más en el coche, entonces? Iré a por ellas. —No, ni hablar, no hace falta que nos empapemos las dos. —Branna dejó la primera caja en el impoluto mostrador—. Puedes ir desempaquetando mientras Kathel, que se ha empeñado en venir, te hace compañía. —Sabe dónde guardo chuches especiales para perros guapos y buenos. Kathel, que meneaba la cola mientras Eileen hablaba, se quedó sentado educadamente, casi sonriéndole. Branna volvió a salir a la calle, mientras oía reír a Eileen. Después de hacer tres viajes, acabó empapada. Se pasó las manos rápidamente de arriba abajo y se secó de la misma manera que Connor había secado al perro esa mañana. Algo que habría hecho delante de pocas personas fuera de su propio círculo. Eileen ni pestañeó y siguió desempaquetando las existencias. Branna había elegido a Eileen para que llevara su tienda y se encargara de los empleados a tiempo parcial por muchas razones prácticas, pero sobre todo por los leves indicios de poder que percibía en aquella mujer y por su plena aceptación de todo lo que Branna era. —Han venido cuatro efusivos turistas de las Midlands a ver la exposición de «El hombre tranquilo» y a comer en el pub. Han pasado por aquí y, entre todos, se han dejado trescientos sesenta euros antes de irse. Y la principal de esas razones prácticas, recordó Branna en ese momento, era el don de Eileen para ofrecer a cada cliente el producto adecuado. —Eso está muy bien para una mañana lluviosa. —¿Tomarás un té, entonces, Branna? —No, pero gracias. —En su lugar, Branna se remangó y ayudó a la encargada a desempaquetar y a colocar la mercancía—. ¿Cómo va todo? Como esperaba, Eileen la distrajo de sus preocupaciones poniéndola al día de los cotilleos del pueblo, de las novedades de sus hijos, de su marido, de sus nueras (dos, y otra en junio), de sus nietos y del mundo entero. Durante la hora en que estuvo trabajando, entraron algunos clientes dispersos, y ninguno de ellos


se fue con las manos vacías. Aquello era bueno para el espíritu y también para el bolsillo. Había levantado un bonito negocio allí, pensó Branna. Lleno de color, de luz, de aromas, y todo perfectamente ordenado como le exigía su carácter organizado, y expuesto de la forma más artística que su concepto de la estética podía dictarle. Agradeció de nuevo a los dioses la presencia de Eileen y del resto de personal que trabajaba para ella. Mientras ellos se encargaban de los clientes ella tenía tiempo para crear en su taller. —Eres un tesoro para mí, Eileen. Esta se sonrojó de satisfacción. —Oh, vaya, qué cumplido tan bonito. —Es cierto. —Le dio un beso en una de sus mejillas con hoyuelos—. ¡Qué suerte tenemos las dos de hacer todos los días lo que más nos gusta, y que encima se nos da bien! Si tuviera que estar detrás del mostrador como hice durante los primeros meses después de abrir, me habría vuelto loca. Así que tú eres mi tesoro. —Bueno, tú eres el mío, porque tener una jefa que me deja campar a mis anchas es una maravilla. —Pues te dejo para que las dos podamos hacer lo que más nos gusta y hacerlo bien. Cuando se marchó acompañada de Kathel, Branna se sintió revitalizada. Las visitas a su tienda solían levantarle el ánimo, y la de ese día no había sido una excepción. Condujo en medio de la lluvia por carreteras que le resultaban muy familiares y luego permaneció sentada un rato delante de su casa. A pesar de la rutina diaria, se dijo, había sido una buena mañana. Había hablado con su prima, una de los primeros tres, sentada a la mesa de su cocina. Pensar en ella le recordó que debería reflexionar acerca de la esperanza y la fe necesarias. Había llevado buen género a su tienda, había pasado más de una hora con una amiga y había visto cómo la gente se llevaba las cosas que ella había hecho con sus propias manos. Irían a parar a sus casas, musitó, o a las de otros, como regalos o recuerdos. Cosas buenas y útiles, y bonitas además, porque para ella la belleza era tan valiosa como la utilidad. Y mientras pensaba esto, con un movimiento de la mano, hizo centellear el árbol que tenía ante la ventana principal de su casa y las luces que adornaban el escaparate de su tienda. —¿Y por qué no añadir un poco de belleza y de luz a un día gris? —le preguntó a Kathel—. Y ahora, mi chico, tenemos trabajo que hacer. Fue directa al taller y avivó el fuego mientras Kathel se tumbaba en el suelo delante de él. Le había dicho a Fin que estaría de vuelta hacia las dos a sabiendas de que tenía previsto volver al mediodía. Era algo más tarde de lo que había calculado, pero aún disponía de casi dos horas de tranquilidad y soledad antes de tener que lidiar con él. Se puso un delantal blanco y decidió que lo que más le apetecía en ese momento era preparar unas galletas de jengibre. Después, mientras se enfriaban y su aroma impregnaba el aire, reunió lo que necesitaba para hacer los juegos de velas de la nueva lista que Eileen le había entregado. Ese trabajo la relajaba. No iba a negar que le añadía un toque de magia, pero siempre con un buen fin. En realidad se trataba de una combinación de arte y ciencia. En el fogón, derritió el ácido y la cera, añadió los aceites perfumados y el colorante que ella misma fabricaba. Entonces el aroma a manzana y a canela se mezcló con el perfume del jengibre. Con un pegote de cera, fijó las mechas en el interior de los frasquitos de cristal de bordes estriados y las mantuvo derechas con ayuda de una varilla de bambú. El vertido requería paciencia y, de vez en


cuando, paraba para colocar otra varilla en la cera de manzana roja con el fin de evitar que se hicieran bolsas de aire. De esa manera fue vertiendo y pinchando la cera hasta llenar todos los frasquitos, que luego apartó para que se enfriaran. Preparó un segundo lote de velas blancas y puras perfumadas de vainilla y un tercero, porque tres era un buen número, de velas verdes como el bosque perfumadas de pino. Muy navideñas, se dijo; las fiestas ya estaban encima, así que serían necesarios por lo menos media docena de juegos. Las próximas que hiciera posiblemente las llevaría en primavera. Satisfecha con el trabajo, miró el reloj y vio que eran casi las dos y media. No le importaba que Fin se estuviera retrasando porque así había podido terminar lo que había estado haciendo. Claro que no pensaba esperar a que él llegara para ponerse manos a la obra con la siguiente tarea. Se quitó el delantal, lo colgó, se preparó un té y cogió dos galletas del frasco. Luego se sentó, abrió el libro de Sorcha, el suyo, su cuaderno y su portátil. En la quietud de su soledad, comenzó a estudiar todo lo que habían hecho hasta entonces y el modo de hacerlo mejor. Finalmente llegó él, con treinta minutos de retraso y completamente empapado. Sin apenas mirarlo, le dijo con firmeza: —No me ensucies el suelo. Fin masculló algo que ella ignoró y se secó rápidamente. —No tiene sentido que te enfades porque llegue más tarde de lo que había dicho. Uno de los caballos se ha puesto enfermo y han tenido que atenderlo. A menudo olvidaba que él también trabajaba. —¿Grave? —Bastante, pero se recuperará. Es Maggie, una tos repentina. Posiblemente se le habría quitado con la medicina, pero… bueno, no he querido arriesgarme. —Lo entiendo. —Lo conocía. Sabía que sentía debilidad por los animales, por cualquier cosa o persona que necesitara cuidados—. No habrías podido. Había sido grave, lo vio de pronto en sus ojos fatigados. —Siéntate. Te prepararé un té. —Gracias. También me vendrían muy bien un par de galletas de esas que huelo. ¿De jengibre? —Siéntate —volvió a decirle, y fue a subir el fuego de la tetera. Pero él empezó a moverse por la cocina, inquieto. —Has estado trabajando, por lo que veo. Velas nuevas que aún no han cuajado. —Tengo una tienda que abastecer. No puedo pasarme el día entero dedicada al condenado Cabhan. —Te lo puedes pasar ofendiéndote por cosas que te digo sin la menor intención de ofenderte. Y, ahora que lo dices, yo mismo me llevaré unas velas. —Las que acabo de hacer son para estuches de regalo. —Entonces me llevaré dos de esas, porque tengo regalos que hacer y… —Se acercó despacio a las estanterías—. Me gustan estas que tienes aquí en frasquitos de espejo. Brillarán a la luz. —Cogió una y la olió—. Arándanos. Huele a Navidad, así que perfecto, ¿no? Me llevaré una docena. —No tengo una docena de esas a mano. Solo esas tres que ves ahí. —¿Me puedes hacer algunas más? Mientras preparaba el té, lo miró de soslayo. —Podría. Pero tendrás que esperar a mañana.


—Ningún problema. Y estas candelas, las blancas alargadas y la roja más pequeña también. —¿Has venido a trabajar o a comprar? —Es estupendo poder hacer las dos cosas en el mismo sitio y al mismo tiempo. Cogió todo lo que quería y lo colocó en la encimera para llevárselo luego. Después de sentarse, cogió el té y la miró directamente a los ojos. El corazón seguramente le dio un brinco, solo uno, pero ella lo ignoró. —Está al otro lado del río, como ya sabíamos. Se oculta en la oscuridad, en la espesura. Una cueva, creo, pero cuándo y dónde, no lo sé con certeza. —Lo has buscado. Joder, Fin… —A través del humo —dijo con frialdad—. No tiene sentido andar dando vueltas por ahí un día como hoy. He mirado a través del humo, y como todo humo, se nublaba y enturbiaba. Pero sí te puedo decir que ya no está tan débil como antes, ni siquiera como hace unos días. Y hay algo con él, Branna. Algo… más. —¿Qué? —Algo con lo que ha conseguido ser lo que es, tener lo que tiene. Es más oscuro aún, más profundo aún, y creo… no sé —masculló, frotándose la zona del hombro donde tenía grabada la marca—, creo que lo maneja, que se utilizan el uno al otro. Su debilidad me ha permitido ver todo eso. Más de lo que había visto antes. Lo del otro es solo una sensación. Pero sé con certeza que se está recuperando y que no tardará mucho en volver. —Entonces estaremos preparados. ¿Qué se nos ha escapado, Fin? Esa es la pregunta. Y hallaremos la respuesta. Fin le dio un mordisco a la galleta y sonrió por primera vez desde que había llegado. —Voy a necesitar un par de galletas más mientras echamos un vistazo a esos puñeteros libros otra vez. —Hay más en el frasco si quieres. A ver —dijo, dando un toquecito a su libro—, la poción primero.


4

Le dolía mirarla, tan cercana y a la vez tan distante. Verle la cara, oír su voz, oler su perfume, solo el suyo, entre todos los que inundaban el taller, le proporcionaba más sustento que todas las galletas de jengibre que pudiera comer. Había intentado por todos los medios hacer desaparecer su amor por Branna. Se recordaba que había sido ella la que le había dado la espalda, la que lo había rechazado. Había estado con otras mujeres, procurando llenar con sus cuerpos, sus voces y su belleza el vacío que ella le había dejado. Había abandonado su propio hogar, a menudo durante meses, solo por apartarse de ella. Había viajado, deambulado por lugares cercanos y lejanos, extraños y conocidos. Había hecho fortuna, una buena y sólida fortuna, con esfuerzo, con tiempo, con ingenio y determinación. Se había construido una casa estupenda y se había ocupado de que sus padres tuvieran todo lo que necesitasen, aunque ellos se habían mudado a Nueva York para estar cerca de la hermana de su madre. O, como él pensaba a menudo, para estar lejos de cualquier conversación o pensamiento sobre magia o maldiciones. Eso no podía reprochárselo. Nadie podía decir que había desperdiciado su vida o sus aptitudes, mágicas u ordinarias. Pero nada de lo que había hecho había minado un ápice ese amor. Había pensado en servirse de una poción, un hechizo, pero sabía que la magia de amor, para crearlo o destruirlo, traía consecuencias no solo para la persona que lo deseaba o deseaba su desaparición. No podía utilizar su don para aliviar su corazón, y no lo haría. A menudo se preguntaba si el hecho de saber que también ella lo amaba, que también sufría, le aliviaba o le atormentaba aún más. Reconocía que algunos días eso lo reconfortaba y otros, en cambio, le removía las entrañas. Pero, por el momento, ninguno de los dos tenía elección. Debían estar juntos, trabajar juntos, aunar fuerzas con el propósito único de destruir a Cabhan, de derrotarlo, de acabar con él. Así que mientras compartían unas cuantas tazas de té —finalmente aderezado con un poco de whisky—, estuvieron trabajando juntos en su precioso taller. Entre disensiones y acuerdos, estuvieron revisando los libros, redactando, una y otra vez, un nuevo hechizo con el que ninguno de los dos parecía satisfecho y repasando cada paso de las dos batallas anteriores. Ninguno de ellos concibió nada nuevo ni encontró otra respuesta. Branna era la bruja más astuta que conocía y sin duda poseía un estricto sentido de la de ética. Y era hermosa, además. Su belleza no se podía atribuir solo a su rostro y a su cuerpo, a ese espléndido pelo y a esos cálidos ojos grises. Lo que ella era, su poder y su presencia, se sumaba a su belleza, igual que su inagotable devoción por su trabajo artesanal, por su don, por su familia. Estaba condenado a amarla. Así que después de trabajar con ella, le pagó las velas, sin descuentos, se dijo divertido, porque bien sabían los dioses que Branna O’Dwyer era una bruja práctica, y volvió a casa en coche en medio de la lluvia torrencial. Primero fue a ver a Maggie y constató, con satisfacción, que había mejorado. Le dio a la dulce


yegua media manzana y le dedicó algo de tiempo y atención. Luego dedicó otro rato a visitar al resto de los caballos. Se sentía orgulloso de lo que había construido, de lo que Boyle y él habían levantado allí y en los establos de alquiler. Orgulloso, también, de la escuela de cetrería que habían abierto cerca de allí. Connor la llevaba de maravilla, pensó Fin. De no ser por Cabhan, mañana mismo podría irse a la India o a África, a América o a Estambul, con la tranquilidad de que Boyle y Connor cuidarían de todo lo que habían construido juntos. Y eso era precisamente lo que pensaba hacer en cuanto hubieran acabado con Cabhan. Elegiría un lugar en el mapa y se iría. Se largaría, a conocer sitios nuevos. Cualquier cosa menos quedarse allí más tiempo, porque era allí donde se encontraba todo lo que amaba. Le dio un caramelo a Bugs, el perrillo de los establos, y luego, movido por un impulso, lo cogió en brazos y se lo llevó a la casa. Supuso que se harían compañía el uno al otro. Disfrutaba de su quietud y de su soledad tanto como Branna de la suya, o casi. Pero las noches de diciembre eran condenadamente largas y el frío y la oscuridad, implacables. Ya no podía presentarse en el piso de Boyle, situado sobre el garaje, como había hecho tantas veces en el pasado. Además imaginaba que Boyle y su Iona terminarían en casa de Branna por mucho que ella se opusiera. Ellos la protegerían como él no podía hacerlo. Solo eso le despertaba una ira y una frustración que tuvo que contener. Metió al perro en casa, con un movimiento de la mano encendió el fuego y con otro las luces del árbol que había colocado delante de la ventana principal. El perro empezó a dar brincos, visiblemente feliz de estar dentro; Fin sonrió y se tranquilizó un poco. Sí, se harían compañía el uno al otro. Se dirigió despacio a la cocina, cuya luz se reflejaba en todas las superficies brillantes, y cogió una cerveza. Le dolía pensar que ella solo había estado en su casa una vez, y acompañada de Connor. Pero podía verla allí. Siempre la había visto allí. Su orgullo no le impedía reconocer que había construido aquel lugar pensando en ella, pensando en los sueños que un día habían tejido juntos. Colocó las velas finas en candelabros de plata y dispuso por el comedor algunas de las de espejo. Sí, encendían bien. Aunque probablemente ella jamás vería su trabajo iluminar aquella casa. Pensó en preparar algo de comida, pero lo descartó porque odiaba cocinar. Se prepararía algo más tarde, decidió, no le apetecía mucho hacer una excursión al pub con aquella lluvia torrencial. Podía bajar al sótano, entretenerse parte de la noche viendo deportes en su enorme televisor, o matar el tiempo con una o dos partidas de algún juego. Podía tomarse otra cerveza tendido delante de la chimenea con algún libro que no fuera solo de magia y hechizos. —Puedo hacer lo que me venga en gana —le dijo a Bugs—. Y solo yo tengo la culpa de que no me apetezca hacer nada, ¿verdad? Quizá sea por la lluvia y la oscuridad. Lo que me gustaría es estar en una cálida playa, bajo un sol ardiente y en compañía de una mujer complaciente. Se acuclilló y le frotó la tripa a Bugs, que parecía encantado con la caricia. —¡Ojalá todos pudiéramos ser felices tan fácilmente como un perrillo de cuadra! Bueno, basta ya. Estoy harto de mí mismo. Subiremos a trabajar, porque cuanto antes terminemos con esto, antes descubriré si esa playa cálida es la solución o no. El perro lo siguió, dócilmente, cuando salió de la cocina y subió a la segunda planta por la amplia escalera. Pensó en darse una ducha caliente, quizá un baño de vapor también, pero al final se metió


directamente en su estudio. Allí encendió también el fuego, las llamas titilaron en una chimenea de turmalina verde oscuro mientras el animal exploraba la estancia. Había diseñado él mismo cada centímetro de aquel cuarto —con la ayuda puntual de Connor—: las encimeras de granito negro, la ebanistería de caoba oscuro, los suelos de ciprés en tablones anchos que cubrían toda la casa y las ventanas altas y arqueadas. La vidriera central dibujaba una mujer con una túnica blanca sujeta con un cinturón de piedras preciosas. Portaba una varita en una mano y una bola de fuego en la otra, y un viento invisible le alborotaba el pelo. Era Branna, por supuesto, con la luna llena a su espalda y rodeada por el bosque frondoso. La Bruja Oscura lo miraba con unos ojos de cristal llenos de poder y de luz. Sobre su recio escritorio antiguo, tenía un ordenador de última generación. Los brujos no temían a la tecnología. En un armario de gruesas puertas talladas guardaba armas que había ido coleccionando del mundo entero. Espadas, un hacha, mazas, floretes, estrellas arrojadizas. En otros había calderos, cuencos, velas, varitas, libros, campanillas, dagas ceremoniales y muy diversas pociones e ingredientes. A ella le habría gustado aquel cuarto, se dijo, porque tanto en el trabajo como en la vida, él era casi tan exageradamente ordenado como ella. Bugs lo miró desde abajo, agitando la cola esperanzado. Comprendiendo lo que quería, Fin sonrió. —Adelante. Siéntete como en casa. El perro meneó la cola aún más, luego se acercó corriendo a un diván curvado, saltó a él, dio unas vueltas y se instaló con un suspiro de absoluta felicidad. Fin trabajó hasta bien entrada la noche, encargándose de cuestiones prácticas como los encantamientos de los tónicos y las pociones; había que renovar la protección con regularidad. Algo específico para Maggie. Purificó unos cristales —casi una tarea doméstica para él—, porque eso también había que hacerlo. Se había olvidado por completo de cenar, pero notó que el perro tenía hambre, así que bajó a la cocina, con Bugs pisándole los talones, y preparó un sándwich, que dispuso en un plato junto con unas patatas fritas y una manzana cortada. Como no se había acordado de coger comida para el perro, compartió la suya con él y los dos se divirtieron tirando pedazos de sándwich al aire para que Bugs los atrapara tan hábilmente como atrapaba los bichos que le habían dado nombre. Pensando en ser práctico de nuevo, sacó a Bugs fuera pero mantuvo la conexión mental con él para saber si el perrillo volvía a las cuadras después de que él se hubiera ocupado de sus necesidades básicas. Pero Bugs regresó dando brincos a la puerta de la cocina, se sentó y espero a que Fin le abriera. —Muy bien, parece que te quedas aquí esta noche. Pero te hace falta una ducha más que a mí. Hueles a cuadra, amigo mío. Vamos a ocuparnos de eso. En el baño, Bugs intentó librarse de la ducha, pero Fin fue rápido. Y, riendo, metió al perro con él. —Solo es agua. Aunque te voy a enjabonar entero. Bugs tembló, bebió a lengüetazos el agua que rociaban los múltiples chorros y se agitó contra el pecho desnudo de Fin cuando este lo frotó con un poco de jabón líquido. —¿Ves? No está tan mal, ¿no? —Restregó con suavidad su pelo para relajarlo a la vez que lo limpiaba—. No está nada mal.


Hizo un gesto con la mano en dirección al techo y automáticamente se encendieron luces de colores suaves y empezó a sonar una música, tenue y cantarina. Dejó al perro en el suelo, para poder disfrutar él de los chorros de agua caliente mientras el animal lamía los azulejos mojados. Aunque se dio prisa, no llegó a tiempo de secar a Bugs antes de que este pudiera sacudirse y pusiera perdido de agua todo el baño. Su propia risa resonó por la habitación mientras el perrillo le dedicaba una mirada de satisfacción. Una vez recogido el baño, se trasladó al dormitorio y tiró al suelo uno de los cojines grandes que había en el sofá de la zona de descanso. Pero el perro, que ya se sentía como en casa, saltó a la cama, enorme y alta, y se tumbó en ella como un rajá, a sus anchas. —Bueno, por lo menos estás limpio. Se subió también él a la cama y optó por un libro en lugar de la televisión para relajarse y quedarse dormido. Cuando Fin apagó la luz, Bugs ya roncaba suavemente. Encontró aquel sonido reconfortante y se preguntó si no era patético que los ronquidos de un perro proporcionaran consuelo a una persona solitaria. En la oscuridad, con el fuego reducido a ascuas, pensó en Branna. Ella se volvió hacia él, con su cortina de pelo negro sedoso derramándose por sus hombros desnudos. El fuego titiló entonces, llamas doradas que volvieron plateados sus ojos, plateados con destellos de oro. Y ella sonrió. —Me anhelas. —Día y noche. —Y me quieres aquí, en tu enorme cama, en tu bonita casa. —Te quiero en cualquier parte. En todas partes. Me torturas, Branna. —¿Ah, sí? —Rió, pero su risa no era cruel, sino cálida como un beso—. No, no soy solo yo, Finbar. Nos torturamos el uno al otro. —Paseó un dedo por el pecho de él—. Eres más fuerte que antes. También yo. ¿No te preguntas nunca si juntos no seríamos aún más fuertes? —¿Cómo pensar, cómo preguntarme nada si tú lo inundas todo? Él tomó su cabello entre las manos y la atrajo hacia sí. Ay, Dios, santo Dios, su sabor, después de tanto tiempo, tras una eternidad, era como la vida después de la muerte. Se volvió sobre sí mismo, atrapándola bajo su cuerpo, profundizando en aquella maravilla. Sus pechos, más grandes, más suaves, más dulces de lo que recordaba, y su corazón palpitando bajo sus manos mientras ella se arqueaba para él. Fue como una tormenta para sus sentidos: el tacto de su piel, sedosa como su pelo, y cálida, tan cálida que combatía al frío. Su figura, sus preciosas curvas, el sonido de su voz al pronunciar su nombre, moviéndose, moviéndose debajo de él, ahuyentando a la soledad. Su sangre latía por ella, su corazón palpitaba mientras ella enterraba las manos en su pelo, como solía hacer, y las paseaba por su espalda. Lo asía de las caderas, se arqueaba. Se abría. Se sumergió en ella. Estalló la luz, blanca, dorada, centelleando como un fuego, el mundo entero en llamas. Un torrente de aire agitó el fuego hasta hacerlo bramar. Por un instante, un aliento, se vio sacudido por el placer. Después vino el relámpago, luego la oscuridad. Se halló con ella en medio de la tormenta, cogidos de la mano.


—No conozco este lugar —dijo ella. —Ni yo. Pero… —Algo, algo sabía, en lo más recóndito de su ser. Tan recóndito que no podía alcanzarlo. Bosques frondosos, remolinos de viento y, próximo, el murmullo de un río. —¿Por qué estamos aquí? —Hay algo cerca —fue lo único que dijo él. Ella alzó la mano y sostuvo una pequeña bola de fuego. —Necesitamos luz. ¿Conoces el camino? —Hay algo cerca. Deberías volver. Es la oscuridad lo que está cerca. —No pienso volver. —Se acarició el amuleto al tiempo que cerraba los ojos—. Puedo sentirlo. Cuando ella avanzó, él la agarró con más fuerza de la mano. Encontraría un modo de protegerla, si hacía falta. Pero la premura de avanzar se apoderó de él. Árboles gruesos, sombras umbrías que parecían resplandecer con la oscuridad. No había luna, ni estrellas, solo aquel viento que hacía bramar a la noche. En el viento, algo aullaba, y el aullido era voraz. Fin ansió un arma, removió su interior en busca de poder, sacó una espada y la impregnó de fuego. —Magia negra —masculló Branna. También ella parecía resplandecer, encendida con su propio poder—. Por todas partes. Esto no es nuestro hogar. —No es nuestro hogar ahora, pero lo fue hace mucho tiempo. —Sí, mucho tiempo. ¿Podría tratarse de su refugio? ¿Lo sabes? —No es el de siempre. Es… otro distinto. Ella asintió como si hubiera notado lo mismo. —Deberíamos llamar a los otros. Deberíamos tener nuestro círculo al completo si este es su hogar. —Allí. —Entre la oscuridad, vio la entrada a una cueva abierta en la ladera de una montaña. No la llevaría allí dentro, se dijo Fin. No la metería allí, porque dentro estaba la muerte. Y algo peor. Mientras le daba forma a este pensamiento, salió un anciano. Vestía una tosca túnica y unas botas de piel estropeadas. Tanto su pelo como su barba eran una larga maraña de canas. En sus ojos convivían la magia y la locura. —Llegáis demasiado pronto. Llegáis demasiado tarde. Sostenía en alto una mano al tiempo que hablaba. De ella brotaba sangre, una sangre que le empapaba las toscas vestiduras. —Se acabó. Se acabó como acabado estoy yo. Llegáis demasiado pronto para verlo, demasiado tarde para impedirlo. —¿Qué se acabó? —inquirió Fin—. ¿Quién eres tú? —Yo soy el sacrificio. Soy el padre de la oscuridad. Me han traicionado. —Yo puedo ayudarte —dijo Branna. Pero cuando intentó acercarse a él, la cueva rugió de poder. Hizo retroceder bruscamente a Branna y a Fin, y tiró al anciano al suelo, donde su sangre formó un charco negro en la tierra. —Aprendiz de brujo oscuro —dijo—. Futuro cachorro de Cabhan. Aquí no hay ayuda. Ha devorado la oscuridad. Estamos todos perdidos. Fin se puso en pie y ayudó a Branna a levantarse.


—Está ahí dentro. Está ahí dentro. Lo siento. Pero cuando se dispuso a entrar en la cueva, lo agarró. —Solo, no. Esto no es para ti solo. Él se volvió de golpe, casi furioso también. —Es mío, y yo soy suyo. Los de tu estirpe lo quisieron así. Es vuestra maldición la que arrastro, y me vengaré. —No busques la venganza. —Lo rodeó con sus brazos—. Eso te condenaría. No busques la venganza. Ni lo hagas solo. Pero despertó solo, empapado en sudor. La marca del brazo le ardía como si acabaran de hacérsela. Y aún podía olerla a ella en sus sábanas, en su piel. En el aire. El perro se estremecía a su lado, gimoteando. —Tranquilo. —Lo acarició, ausente—. Ya pasó todo. Se dio una ducha para quitarse el sudor, cogió unos pantalones y un viejo jersey que se puso mientras bajaba las escaleras. Cuando dejó salir al perro, apenas notó que la lluvia había cesado y lucía un débil sol invernal. Necesitaba pensar con claridad, así que encendió la cafetera. Maldijo cuando oyó que alguien llamaba a la puerta. Entonces pensó en Maggie y, aunque se tranquilizó diciéndose que la yegua estaba bien, se apresuró a abrir. Era Branna. Entró en la casa, quitándolo de en medio con ambas manos, de un empujón. —¡No tenías ningún derecho! Maldito cabrón, no tenías ningún derecho a arrastrarme a tu sueño. Él la agarró por las muñecas antes de que pudiera volver a empujarlo. Y volvió a parecerle que casi resplandecía, pero esta vez era de pura furia. —No lo he hecho, no intencionadamente. Yo diría que más bien has sido tú la que me ha arrastrado al tuyo. —¿Yo? Qué tontería. Me has llevado a tu cama. —Y bien dispuesta que estabas. —Como la tenía agarrada por las muñecas, no pudo darle una bofetada, pero le quedaba poder de sobra, y lo hizo salir disparado un par de metros y le quemó ligeramente—. Para ya. Más vale que te tranquilices, Branna. Ahora estás en mi casa. No sé si te he arrastrado yo o me has arrastrado tú o algo nos ha arrastrado a los dos. Y no puedo pensar con claridad, porque ni siquiera me ha dado tiempo a tomarme un puto café. Dicho esto, dio media vuelta y se dirigió a grandes zancadas a la cocina. —Bueno, a mí tampoco. —Lo siguió—. Quiero que me mires. —Y yo quiero tomarme el puñetero café. —Mírame, Finbar, maldita sea. Mírame y respóndeme: ¿me has arrastrado a tu sueño, a tu cama? —No. —Se pasó una mano por el pelo—. No lo sé, sinceramente no lo sé, pero, si lo he hecho, ha sido mientras dormía y no era mi intención. Joder, Branna, yo jamás te hechizaría. Creas lo que creas de mí, no deberías pensar eso. Yo nunca te utilizaría así. Ella inspiró hondo una vez, luego otra. —Ya lo sé. Te pido disculpas, porque, naturalmente, ahora que estoy calmada, me doy cuenta de que lo sé. Lo siento, de verdad. Me he… disgustado.


—No me extraña. Tampoco yo estoy muy bien. —Me tomaría un café yo también, si no te importa. —Vale. Fin se acercó a la cafetera, una de esas que ella quería hacía tiempo, de esas que preparaban todo tipo de cafés, tés y chocolates. —¿Quieres sentarte? —Le indicó con la barbilla el rincón cerrado con cristal donde ella imaginaba que Fin se tomaba el café por las mañanas. Ella se deslizó en uno de los bancos de grueso acolchado en color butano, estudió el cuenco de madera torneada, brillante como el cristal y lleno de manzanas rojísimas. Eran adultos, se recordó Branna, y no podían ignorar lo que había ocurrido en aquella enorme cama. —No puedo reprocharte lo que tu mente hace mientras duermes, no puedo reprochártelo ni a ti ni a ningún hombre —empezó. —Y yo no puedo reprocharte lo que hace la tuya, ni a ti ni a ninguna mujer. —Le dejó en la mesa su café, servido en una taza blanca enorme—. Porque podrías haber sido tú tanto como yo. Ella no lo había pensado, y enmudeció un instante. Con el fin de ganar tiempo para pensar, probó el café y admitió que se lo había preparado exactamente como a ella le gustaba. —Podría ser. Y, ahora que lo pienso, también podrían haber sido otros poderes muy distintos. —¿Otros? —¡A saber! —Más frustrada que enfadada, alzó las manos al aire—. Lo que sabemos es que he venido o me han traído a tu cama y, en ese estado onírico, hemos hecho lo que cualquier persona normal podría haber hecho. —Tu piel es tan suave como los pétalos de una rosa. —No es de extrañar —dijo ella como si nada—, porque uso lo que yo misma fabrico y yo solo hago productos de calidad. —Durante esos instantes, Branna, he revivido las sensaciones que un día compartimos, y más incluso. —Durante esos instantes, ambos estábamos hechizados. ¿Y qué ha sucedido, Fin, cuando nos hemos unido? ¿En ese instante? El relámpago, la tormenta, la luz y luego la oscuridad, y nos hemos visto arrojados a otro lugar y otra época. ¿Acaso podría estar más claro el precio que pagamos por esos instantes? —Para mí no, no está claro en absoluto. ¿Qué hemos averiguado, Branna? Repásalo. Ella juntó las manos sobre la mesa y, con rotundidad y firmeza, dejando las emociones a un lado, dijo: —Muy bien. Nos hemos adentrado en la oscuridad, en la espesura del bosque, sin luna ni estrellas, un fuerte viento aullando entre los árboles. —Un río, que corría a nuestras espaldas. —Sí. —Cerró los ojos y se retrotrajo al momento—. Eso es, sí. El río a nuestras espaldas, el poder enfrente. Oscuridad absoluta, y aun así avanzábamos. —La cueva. El refugio de Cabhan, lo sé. —A él no lo hemos visto. —Yo lo he sentido, pero no era como ahora. Era algo más. —Negó con la cabeza—. No está claro del todo, pero aunque no sé dónde estábamos, todo me resulta familiar. Como si debiera


conocerlo. Y luego estaba el anciano. —Yo no lo conocía. —Ni yo, pero me resultaba familiar. Ha dicho que habíamos llegado demasiado pronto para verlo y demasiado tarde para impedirlo. Un puñetero acertijo. —Un desplazamiento temporal, se me ocurre. No estábamos en el presente, pero tampoco donde podíamos averiguar más. Se llamó a sí mismo sacrificio. —Y el padre de la oscuridad. No paraba de sangrar. Loco y moribundo, pero tenía poder. Casi extinto, pero lo tenía. —¿El sacrificio de Cabhan? —se preguntó Branna, luego se tensó y se irguió en el asiento—. ¿Podría ser el padre de Cabhan? —volvió a preguntar, y vio el mismo pensamiento en los ojos de Fin. —Bueno, alguien tuvo que engendrarlo. A mí me ha llamado el cachorro de Cabhan y a ti la Bruja Oscura en ciernes. Nos conocía, Branna, aunque en su tiempo aún no habíamos nacido. Nos conocía. —Él no convirtió a Cabhan en lo que es. —Branna negó con la cabeza, trató de revivir de nuevo lo que había sentido—. No tenía poder suficiente para eso, pero… —En la cueva había más. —Más sereno ahora, Fin relajó el puño que apretaba sobre la mesa—. ¿Acaso conjuró el anciano más de lo que podía manejar, convocó a la oscuridad, le dio una fuente? —La estirpe de Cabhan… su padre. Y la sangre del padre derramándose. Su vida vertida al suelo. ¿En sacrificio? Dios, Fin, ¿mató Cabhan a su propio padre, sacrificó a su propio padre para apropiarse de la oscuridad? —Debió de haber sangre —masculló Fin—. Siempre tiene que haber sangre. La oscuridad la demanda; hasta la luz la requiere. Demasiado pronto para ver. Si nos hubiéramos quedado, ¿lo habríamos encontrado, saliendo al encuentro del poder que tiene? —Eso es lo que ha sucedido, cuando el anciano yacía moribundo. Ha estallado de furia, ¿no es así?, nos ha hecho salir disparados hacia atrás, rompiendo el hechizo que nos había llevado hasta allí. Y hacía frío, ¿recuerdas?, ¿tú lo has sentido? Hacía muchísimo frío un instante antes de que sucediera, y yo me he despertado en mi cama. Fin se puso en pie y paseó inquieto de un lado a otro. —No puede ser que Cabhan quisiera tenernos allí. No habría querido tenernos cerca de su refugio, ni que supiéramos nada de su origen. —Si es que tenemos derecho a eso. —Él no nos ha llevado hasta allí, Branna. ¿Por qué iba a hacerlo? Cuanto más sepamos, más fácil nos resultará acabar con él. Otros poderes, has dicho. Y yo digo que otros poderes nos han enviado allí, ya sean internos o externos. —¿Y por qué solo nosotros dos? ¿Por qué no los seis? —¿Por qué solo la Bruja Oscura en ciernes y el cachorro de Cabhan…? —Se encogió de hombros—. Sabes bien que la magia no siempre tiene lógica. Debemos volver, averiguar más. —No pienso tener sexo contigo para que podamos viajar en el tiempo hasta la cueva de Cabhan. —Pero darías tu vida por ello. —Le hizo un gesto despectivo con la mano antes de que pudiera hablar—. No quiero que el sexo sea mi herramienta mágica, ni siquiera contigo. Además, quiero controlar por completo el próximo viaje, no quiero que nos lleven otras fuerzas u otros medios. Tengo que pensar en ello. —Te haré prestar juramento.


—¿Qué? Distraído, volvió la vista atrás, y la vio levantarse de la mesa. Su pelo, largo y suelto, estaba algo alborotado y sus ojos, serenos y fieros al mismo tiempo. —Juramento, Finbar. No volverás solo. No avanzarás en esto sin mí, sin nuestro círculo. No estás solo y no actuarás solo. Quiero que me des tu palabra, aquí y ahora. —¿Tan temerario me ves, tan empeñado en mi propia destrucción? —Te veo como te vi en la noche de Samhain cuando habrías dejado nuestro círculo y nuestra seguridad por ir tras Cabhan tú solo, aun a riesgo de no regresar jamás a tu sitio y a tu tiempo. ¿Tan poco aprecio nos tienes, Fin? ¿Tan poco que serías capaz de largarte y dejarnos aquí? —Os tengo mucho aprecio, a ti y a los otros, pero él es de mi sangre, no de la vuestra. —Lo dijo con amargura, pero tenía razón—. Y, pese a todo, no actuaré por mi cuenta. No lo haré porque, si me equivoco, os pondría en peligro a ti y a los demás. Lo pondría todo en peligro. —Pon la mano aquí. —Le tendió la suya—. Pon la mano aquí para sellar el juramento. En el momento en que él puso su mano encima de la de ella brotó una luz entre sus dedos, que chisporroteó y crepitó como si una mecha acabara de encender la llama. —Vaya, vaya —dijo tranquilo—. Hacía tiempo que no pasaba esto. Branna notó cómo el calor se propagaba por todo su cuerpo, proporcionándole a la vez consuelo y tormento. ¿Aumentaría, se preguntó, si se acercaba a él, si lo tocaba? Apartó la mano de la suya y retrocedió. —Debo contárselo a los demás antes de que empiecen con sus tareas cotidianas. Puedes venir si quieres. —Te las apañarás bien sola. —Necesitaba distanciarse de ella—. Tengo cosas que hacer. —Muy bien —dijo Branna mientras se dirigía a la puerta principal, acompañada por él—. Hoy trabajaré con Iona y veremos qué podemos hacer. Quizá convendría que nos viéramos todos, pero no esta noche. Necesito un poco más de tiempo para aclararlo todo. Mejor mañana por la noche. —Te tocará cocinar. —Mi sino en esta vida. Fin sintió la tentación de acariciarle el pelo, como en el sueño. Pero no la tocó. —Llevaré vino. —Tu sino en esta vida. —Una vez hubo cruzado la puerta que él había abierto, Branna se volvió y durante un instante permaneció inmóvil, envuelta en la niebla matinal—. Te has hecho una buena casa, Fin. Hermosa, sin duda, pero a la vez fuerte y elegante. —Has visto poco más que la cocina. —Bueno, la cocina es el corazón de un hogar. Si vienes mañana hacia las tres, podríamos trabajar juntos antes de que lleguen los demás. —Lo arreglaré para poder estar allí. Esperó a que llegara al coche, y le sorprendió que se detuviera, volviera la vista atrás de nuevo y le dedicara una breve y pícara sonrisa. —No te he dicho que tu piel también es suave como los pétalos de una rosa, en su equivalente masculino, claro. Fin se echó a reír y, a pesar de ver cómo ella se alejaba, la tensión de su vientre se relajó.


5

Después de contarle su historia al círculo y de instarlos a que pensaran en su significado, Branna les hizo otra petición. —Si no os importa, me gustaría que no hubiera ni un hombre en mi casa esta noche y pasarla con mis chicas, con vino, muestrarios de pinturas y esas cosas. Connor, Boyle, si me hacéis el favor, id a invadirle la casa a Fin y quedaos allí. Haced lo que sea que hagáis los hombres en una noche sin féminas. No necesito saber qué. Al ver que Connor titubeaba, le clavó un dedo en la tripa y añadió: —Y no empieces a pensar que nosotras tres necesitamos la protección de los hombres. Dos de nosotras somos brujas como vosotros y la otra os podría dar una buena paliza si la provocáis. —Yo me esfuerzo por no provocarla. Muy bien. ¿Qué dices, Boyle, arrastramos a Fin al pub y luego nos volvemos haciendo eses a su casa? —Me apunto. Él agradecerá la compañía, espero —dijo, mirando de reojo a Branna. —Lo quiera o no, le vendrá bien. Yo estaré en el taller. Iona, cuando termines aquí, vente y me echas una mano con el trabajo. —Yo llegaré hacia las seis —le dijo Meara, y esperó a que Branna saliera de la habitación—. Qué situación tan tremendamente difícil para los dos. No sé cómo lo soportan. Así que dejemos que se diviertan un poco esta noche por lo menos. —Eso lo podemos hacer. —Boyle le frotó el hombro a Meara y se volvió hacia Iona—. Le vendrá bien que estés con ella hoy. Iona confiaba en poder ayudar, saber qué decir y qué era mejor no comentar. Cuando entró en el taller, Branna ya estaba delante de los fogones, con una docena de cuencos de espejo extendidos por la encimera. —Tengo un pedido de estos, así que quiero terminarlos enseguida, y he pensado en preparar unos estuches, con los frasquitos de crema de manos, exfoliante y jabón. Ponlos juntos en las cajas rojas de esas que me mandaron tantísimas y átalas con la cinta de cuadritos rojos y verdes. Eileen puede venderlas como especiales; la empresa no me cobró las que me mandó de más porque fue error suyo. Algunos esperarán hasta el último momento para hacer sus compras navideñas, así que se venderán bien. Iona se dejó llevar por el instinto, cruzó la estancia y, sin decir nada, abrazó a su prima. —Estoy bien, Iona. —Lo sé, tú eres muy fuerte. Yo en tu lugar no lo estaría. Pero que sepas que, si te apetece desahogarte, yo te apoyo. —¿Desahogarme? Medio riéndose, Iona se apartó. —Me refiero a despotricar, vociferar, maldecir. —No servirá de nada. —Claro que sirve. Así que, si lo necesitas, cuenta conmigo. Iré a por los frasquitos y las cajas. Sé dónde están.


—Gracias, gracias por todo. ¿Podrías llevar los estuches a la tienda cuando estén terminados? Me gustaría ponerlos a la venta cuanto antes. —Claro, pero ¿lo que quieres es ponerlos a la venta o librarte de mí? Su prima, se dijo Branna, era muy intuitiva. —Las dos cosas, pero lo de librarme de ti es solo un rato. Me alegra tenerte conmigo, pero agradecería un momentito de soledad. Y, cuando vuelvas, podemos empezar entre las dos el trabajo importante de verdad. —Muy bien. —Iona sacó las cajas y empezó a montarlas—. ¿Cuántas hago? —Media docena, gracias. —Si quieres saber mi opinión, creo que tienes razón. —¿En lo de las cajas? —No, no, en eso no. Sobre lo que ha sucedido. En lo de que ha sido otro poder el que os ha unido a Fin y a ti. —Yo no estoy tan segura de tener razón, o habría llegado a esa conclusión sin más. —Eso creo yo. —Se cepilló con la mano su brillante mata de pelo y alzó la mirada—. Quizá, y confío en no tocar un tema demasiado delicado, Fin y tú queréis estar juntos, quizá esa necesidad se agita de cuando en cuando, y quizá anoche, por la razón que fuera, fue una de esas noches. —Demasiados quizá en tu certidumbre, prima. —Procuro no tocar directamente el tema delicado, supongo. No cabe duda de la voluntad ni de la agitación. Lo siento, Branna, es imposible no verlo o sentirlo, sobre todo cuanto más nos unimos para esto. Branna se mantuvo ocupada, serena. —La gente desea toda clase de cosas que no puede tener. Un tema delicado, se recordó Iona, y no quiso insistir. —Lo que quiero decir es que es muy posible que los dos estuvierais algo vulnerables anoche, que vuestras defensas estuvieran algo bajas. Y eso haya abierto la puerta, por así decirlo, a otro poder. No a Cabhan, porque eso no tendría ningún sentido. —Nos ha hecho daño. —Y los había dejado dolidos—. Él vive para hacernos daño. —Sí, pero… —Iona negó con la cabeza—. Él no nos entiende. No entiende el amor, la lealtad o el verdadero sacrificio. La lujuria, desde luego. No me cabe duda de que entiende que Fin y tú os deseáis, pero jamás comprenderá lo que hay detrás de eso. Sorcha sí lo entendería. Branna dejó de trabajar en las velas y miró fijamente a Iona. —Sorcha. —O sus hijas. Piénsalo. —Cuando lo pienso, recuerdo que fue precisamente Sorcha la que maldijo todo lo que viniera de Cabhan, incluido Fin. —Eso es cierto. Se equivocaba, pero es cierto. Y tal vez, teniendo en cuenta que él mató a su esposo y le arrebató a sus hijos, ella volvería a hacer lo mismo. Pero Sorcha conocía el amor. Lo entendía, dio su poder y su vida por él. ¿No crees que lo usaría si pudiera? ¿O que lo harían sus hijos? —Así que ella, o ellos, nos hechizan en sueños para que estemos juntos, con las defensas bajas, y nos unamos. Empezó a pasearse por el taller, pausadamente, repasando lo sucedido.


—Y, cuando lo hemos hecho, se ha servido de ese poder para enviarnos al pasado. Pero demasiado pronto y demasiado tarde a la vez. —Vale, piensa en eso. Antes, lo que fuera que ocurría en esa cueva os habría arrastrado al interior, y no habríais podido combatirlo. Después, no habríais hablado con el anciano, que estoy segura de que es el padre de Cabhan. Iona sacó la cinta y los frasquitos mientras Branna trabajaba en silencio. —Creo que has visto lo que debías ver, eso es lo que digo. Me parece que debemos buscar un modo de ver más, ese es el objetivo. No nos lo pueden ofrecer sin más, ¿vale? Y pienso, tema delicado, que solo podéis ser Fin y tú juntos porque los dos debéis aclarar vuestros sentimientos. No vale con maquillarlos, esconderlos o ignorarlos. —Mis sentimientos están muy claros. —Ay, Branna. —Puedo amarle y estar decidida a vivir sin él. Pero ahora veo que, en mi cabeza, buena parte de esos sentimientos están confusos. Esos sentimientos que no consigo expresar. Tienes mucha razón, Iona. Hemos visto lo que teníamos que ver, y hay que seguir a partir de ahí. La miró de reojo y sonrió antes de verter más cera perfumada. —Has aprendido mucho desde el día en que llegaste aquí, en medio de aquel diluvio, con tu abrigo rosa, balbuciendo nerviosa. —Ya solo me falta aprender a cocinar. —Ah, bueno, algunas cosas no están a nuestro alcance. Terminó las velas y juntas, Iona y ella, prepararon la media docena de bonitos estuches de regalo. Cuando su prima se fue a Cong, Branna regó su soledad con un té junto a la chimenea, con la cabeza de Kathel apoyada en su regazo. Estudió las llamas y dejó que sus pensamientos dieran vueltas en círculos. Luego, suspirando, dejó el té. —Muy bien, veamos… —Acercó las manos al fuego—. Para mí aclárate y a través del humo y el interior del fuego permíteme ver. Adonde la luz desee, llévame. Imágenes en las llamas, voces a través del humo. Branna se dejó llevar hasta ellas, dejó que la arrastraran y se rindió a la llamada que había sentido en la sangre, en los huesos. Cuando se aclararon, se halló en una estancia donde ardía otro fuego, donde titilaban unas velas. Su prima Brannaugh estaba sentada en una silla, cantándole en voz baja al bebé al que amamantaba. Alzó la mirada, y con el rostro iluminado, preguntó: —¿Madre? —No. —Branna salió de las sombras—. No, lo siento. —La añoraba. La vi cuando mi hijo vino al mundo, la vi observarme, sentí su bendición. Pero fue solo un instante, luego se fue. La añoraba. —He pedido a la luz que me llevase donde quisiera. Me ha traído aquí. Branna se acercó, miró al bebé, su mata de pelo oscuro, sus tiernas mejillas y sus oscuros e intensos ojos, mientras mamaba con fruición del pecho de su madre. —Es hermoso, tu hijo. —Ruarc. Vino tan rápido, y la luz estalló con tanta fuerza en el momento de su nacimiento, que vi a mi madre en ella mientras Teagan lo sacaba de mis entrañas y lo traía a este mundo. No pensé que volvería a verte, no tan pronto.


—¿Cuánto tiempo ha pasado para ti? —Seis días. Nos alojamos en Ashford, donde somos bien recibidos. Aún no he ido a la cabaña, pero Teagan y Eamon sí. Los dos han visto a Cabhan. —Tú no. —Yo lo oigo. —Miró hacia la ventana mientras mecía al bebé—. Me llama, como si yo fuera a contestarle. Llamó a mi madre y ahora a mí. ¿A ti también te llama? —Lo ha hecho y volverá a hacerlo, supongo, pero no le hará ningún bien. ¿Sabes algo de una cueva, más allá del río? —Hay cuevas en las colinas, por debajo del agua. —Una de poder. Un refugio de la oscuridad. —A nosotros no se nos permitía ir más allá del río. Nuestros padres nos lo prohibieron. Jamás hablaron de ningún lugar así, pero a algunos de los antiguos, en las reuniones, les oí hablar de la cueva de Midor, y se persignaban contra el mal cuando lo hacían. —Midor. —Un nombre, al menos, se dijo Branna, con el que empezar a trabajar—. ¿Conoces los orígenes de Cabhan? No se dice nada de eso en el libro, ni en el de Sorcha. —Ella nunca habló de eso. Nosotros éramos niños, prima, y al final ya no hubo tiempo. ¿Te ayudaría saberlo? —No estoy segura, pero siempre es mejor saber que no saber. Estuve allí, en un sueño. Con Fin. Finbar Burke. —¿De los Burke de Ashford? No, no —dijo enseguida—. Es ese, ese miembro de vuestro círculo que es de la estirpe de Cabhan. ¿Los de su sangre lo trajeron a este lugar, y a ti con él? —No lo sé, él tampoco. Él no es Cabhan, no es como Cabhan. Entonces Brannaugh, la hija de Sorcha, contempló su propio fuego. —¿Habla tu corazón, prima, o tu cabeza? —Los dos. Ha perdido sangre con nosotros. Tú misma lo has visto, o lo verás en la noche de Samhain. Y juzgarás por ti. Midor —repitió—. La luz me ha traído aquí, y puede que haya sido solo por eso. Nunca he oído hablar de la cueva de Midor. Puede que el tiempo la haya enterrado, pero yo sé coger una pala y cavar. Las dos miraron hacia la ventana alta cuando los aullidos aumentaron en el exterior. —Él persigue y acosa. —Brannaugh estrechó a su hijo entre sus brazos—. Desde que volvimos a casa, ha desaparecido ya una joven. Inunda de oscuridad las ventanas, despliega su bruma. Desconfía de las sombras. —Ya lo hago, y lo haré. —Toma esto. —Cambiando de brazo al bebé, le tendió la mano, ofreciéndole un arpón de cristal, claro como el agua—. Un obsequio para ti, y una luz. —Gracias. Lo llevaré siempre conmigo. Cuídate, prima, y benditos seáis tú y tu pequeño. —Y tú también. En la noche de Samhain —murmuró mientras Branna se desvanecía—, impregnaré de veneno las puntas de mis flechas y haré todo cuanto esté en mi mano para acabar con él. Pero no lo conseguirás, pensó Branna, sentada de nuevo delante de su propio fuego, escudriñando el cristal que sostenía en su mano. Esa noche, no. Quizá en otro momento, si lo quieren los dioses, pero no en Samhain. Se levantó y se guardó el regalo en el bolsillo. Dudando entre utilizar los libros o el portátil, se


decidió por este último y empezó a buscar la cueva de Midor.

—No he podido encontrar absolutamente nada que pueda relacionarse con esto. Sentada, Branna picoteaba una ensalada que se había preparado para acompañar unos macarrones y una rebanada de pan de aceitunas. —No tengo claro que puedas buscar en Google la cueva de un hechicero del siglo XII o XIII. Meara se untó mantequilla en el pan. —En Google se puede buscar casi cualquier cosa. —¿Midor es un nombre irlandés? —se preguntó Meara. —Yo no lo he oído nunca. Pero podría venir de cualquier parte, del mismísimo infierno, por lo que sabemos, y terminar muriendo delante de aquella cueva. —¿Y qué hay de la madre? —Iona hizo un gesto con la mano, copa en ristre—. Si no lo hemos entendido mal, Midor tuvo que ser el lugar donde se engendrara a Cabhan. ¿Dónde está la madre? ¿Quién es la madre? —No hay nada, absolutamente nada sobre esto en el libro de Sorcha, en el de mi tatarabuela. Quizá no sea importante, después de todo. —Branna descansó la barbilla en el puño cerrado—. Qué tontería. Tiene que importar de algún modo, si no Fin y yo no habríamos ido a esa puñetera cueva. —Lo averiguaremos. Ah, la pasta está buenísima —añadió Meara—. Lo averiguaremos, Branna. A lo mejor Connor me ha contagiado su fe absoluta, pero yo lo creo así. Todo empieza otra vez, ¿no lo ves? Te visita la hija de Sorcha, Fin y tú os vais de viaje onírico después de un polvo también onírico… Iona tensó los hombros, pero luego se relajó al ver, por la cara de Branna, que no le había molestado el comentario de Meara. —No ha sido un gran polvo —reconoció Branna—. Fue un récord de eyaculación precoz. El destino es una mierda, en serio. Va de «Mira, Branna, ¿te acuerdas de esto? Pues eso es todo lo que vas a tener, un recuerdo». Y luego lo único que te deja es sangre y oscuridad y maldades. —Ya estás harta. —Iona alargó la mano y le acarició el brazo. —Esta noche sí, te lo aseguro. Nadie me ha tocado nunca como Fin y esta noche estoy lo bastante harta como para decirlo en voz alta. Ni el cuerpo, ni el corazón, ni el espíritu que lo acompaña. Y nadie lo hará. Saber esto puede llegar a hartarte. Iona iba a hablar, pero Meara negó con la cabeza. —No me hacía falta que me lo recordaran. Ha sido cruel, pero la magia a veces lo es. Aquí tienes un regalito, vaya, mira lo que eres, lo que tienes. Pero nunca sabes con certeza cuánto pagarás por ello. —También él ha pagado lo suyo —dijo Meara con dulzura. —Lo sé bien. Mejor que nadie. Era más fácil cuando podía sentirme indignada o traicionada. Pero lo que hay que hacer no puede hacerse con rabia ni con resentimiento. Librarme de esos sentimientos me compensa mucho más. Muchísimo más. Así que mi pregunta es ¿cómo hago lo que hay que hacer cuando siento todo esto? Tengo que dejarlo correr también. —El poder del amor —dijo Iona al cabo de unos segundos—. Yo creo que, aun cuando duele, el amor es poder. —Quizá lo sea. No —se corrigió Branna—. Lo es. Pero ¿cómo lo usas sin que te engulla? La


línea divisoria es muy muy fina, ¿no? Y ahora mismo me siento sobrepasada e inestable y… Se interrumpió y posó una mano en la de Iona y la otra en la de Meara. —«Desconfía de las sombras». —Branna repitió las palabras que Brannaugh le había dicho al mismo tiempo que miraba por la ventana, donde las sombras abrían grandes bocas en los muros de niebla—. No, estate tranquila —dijo al ver que Meara hacía ademán de levantarse—. Estate tranquila. No puede entrar en lo que es mío, por mucho que lo intente. Pero yo estoy aquí sentada, en mi cocina, haciendo el imbécil. Aquí sentada lloriqueando para que él pueda deslizarse por mis muros y mis ventanas y alimentarse de mi autocompasión. Bueno, pues ya se ha alimentado bastante. Se levantó bruscamente de la mesa, ignorando el rápido «¡Espera!» de Iona. A grandes zancadas, fue derecha a la ventana, la abrió de par en par y lanzó al exterior una bola de fuego, luego otra, después dos a la vez mientras la furia de su poder se adueñaba de ella. Se oyó un bramido, algo inhumano. Y la niebla se encendió como la leña para luego desvanecerse. —Listo. —Branna cerró la ventana de un golpe seco. —La madre del cordero. —Iona, de pie, con una bola de fuego en la mano, soltó un suspiro aterrado—. La madre del cordero —repitió. —No creo que eso le haya gustado en absoluto. Y yo me siento mejor. —Después de sacudirse el polvo de las manos, palma con palma, volvió, se sentó y cogió el tenedor—. Apaga esa bola de fuego, Iona, y termínate la pasta. —Ella probó su primer bocado—. Porque está buenísima, aunque no quede bien que yo lo diga. Y tú, Meara, si no te importa, mándale un mensaje a Connor para que esté alerta, aunque dudo que Cabhan tenga previsto hacerles una visita a ellos esta noche. —Enseguida se lo mando. —Se proponía atacar a las mujeres —dijo Branna mientras comía—. Siempre subestimará a las mujeres. Y pretendía alimentarse de mis sentimientos. Pues ahora se va a atragantar con ellos. Es la luz lo que no tolera. —Con un chasquido de dedos, la luz de la estancia brilló un poco más—. Ni la diversión, y de eso también vamos a tener un poco, porque no hay nada que me divierta más que elegir colores y acabados y cosas así. Se llevó a la boca un poco más de pasta. —Oye, Iona, ¿has pensado en el travertino para el baño principal? —Travertino… —Iona suspiró de nuevo y alcanzó a decir—: Mmm. —Y aún hay detalles de tu boda que hay que resolver, y apenas hemos hablado de la tuya, Meara. Nos vamos a divertir. —Volvió a cogerles las manos a sus amigas—. Con lo que nos divierte a las mujeres. Así que bebamos más vino y hablemos de las bodas y de convertir piedra y cristal en hogares.

Connor leyó el mensaje de Meara. —Cabhan ha estado en la casa —dijo—. Pero ya se ha ido —añadió enseguida al ver que sus dos amigos se levantaban bruscamente de la mesa—. Meara dice que Branna le ha hecho salir corriendo con el rabo entre las piernas. —Veré mejor fuera, sin tanta luz ni tanto barullo. Nos aseguraremos de que ya no está —añadió Fin. Se levantó y abandonó el calor del pub.


—Deberíamos volver —insistió Boyle. —Meara dice que no. Dice que Branna necesita pasar la noche solo con las chicas y me jura que están a salvo, bien resguardadas dentro. Ella no le restaría importancia si la tuviera, Boyle. Fin se concentró, hizo todo lo posible por aislarse de las voces y de las risas que lo rodeaban. —No está cerca —le dijo Boyle a Fin buscando su confirmación cuando este regresó. —Está muy cabreado, y sigue estando débil —dijo Fin—. Lejos de la casa ahora mismo, lejos de aquí. Yo habría detectado su presencia si hubiéramos estado allí… —No es más que sombras y niebla —intervino Connor—. Aún no puede arriesgarse a más. Pero, de todos modos, ya hemos terminado en el pub, ¿no? ¿Volvemos a la casa? —Es más fácil vigilar desde allí, le guste o no a Branna. —Estoy contigo. No, esto lo pago yo. —Boyle sacó unos billetes, que dejó en la mesa—. No has hablado con Connor como querías. —¿De qué? —preguntó Connor. Fin se limitó a ponerse la chaqueta y aguardó su momento, dado que, por lo visto, medio pub tenía algo que decirle a Connor antes de que se fuera. El hombre atraía a la gente como la miel a las moscas, se dijo Fin; él se volvería medio loco si tuviera ese poder. Una vez que estuvieron fuera, se apretaron en la camioneta de Fin, pues, tras mucha discusión, habían decidido que con un vehículo bastaba. —Es de la escuela de lo que quería hablarte —empezó Fin. —No veo qué problemas puede haber. ¿Es por lo de añadir la caza con halcón a caballo, porque me lo he pensado mucho? —Ya hablaremos de eso también. Tengo redactados los documentos de la sociedad. —¿De la sociedad? ¿Te vas a asociar con Boyle? —Tengo bastante con los establos, pero te lo agradezco de todas formas —dijo Boyle, y buscó un hueco en el que poder estirar las piernas. —Entonces, ¿con quién te vas a asociar? No me digas que con ese necio de O’Lowrey de Sligo. Conoce bien a sus halcones, no lo niego, pero para lo demás es lerdo. —No es con O’Lowrey, sino con otro auténtico necio. Me voy a asociar contigo, idiota. —¿Conmigo? Pero… Yo dirijo la empresa, ¿no? No hace falta que me hagas socio. —No he pedido los papeles por necesidad, sino porque es lo correcto y es el momento de hacerlo. Lo he hecho sin pensármelo dos veces, porque tú estabas medio interesado en la construcción, igual que en los halcones, y lo de llevar la escuela quizá no te habría convenido, con todo ese papeleo, la búsqueda de personal y el resto del negocio. En cambio, sí habrías podido hacer las excursiones con halcón, y la formación. Ahora es todo para ti, así que ya está hecho. Connor no dijo nada hasta que Fin se detuvo delante de su casa. —No necesito papeles, Fin. —Tú no, ni yo. Ni tampoco Boyle. Pero los abogados y los inspectores de Hacienda y todos esos sí que los necesitan. Así que los repasaremos, los firmaremos y acabaremos con esto. Me harías un favor, Connor. —Chorradas. No es ningún favor que… —¿Os importaría dejarme salir de la puta camioneta si vais a pasaros media noche discutiendo esto, porque me tenéis atrapado aquí en medio? Fin le dejó salir.


—Le haremos beber un par de cervezas más, firmará los papeles y se olvidará de que lo ha hecho. —No hay cerveza suficiente en todo Mayo para conseguir que yo olvide algo. El tono de voz cortante de Connor hizo que Boyle negara con la cabeza y los dejara a solas con su discusión. Fin le puso las manos en los hombros a Connor antes de decirle: —Mo dearthair, ¿acaso crees que hago esto por obligación? —No sé por qué lo haces. —Vamos, no fastidies, Connor. La escuela es más tuya que mía, y siempre ha sido así. No existiría siquiera de no ser por ti, por más que yo hubiera querido. Soy un hombre de negocios, ¿no? —Eso dicen. —Y esto es un negocio. También están los halcones, a los que aprecio tanto como a ti. —Alzó el brazo, sin guante. En unos instantes, Merlín, su halcón, aterrizó como una pluma en su muñeca. —Tú cuidas de él cuando no estoy. —Por supuesto. Fin ladeó la cabeza y el halcón se arrimó a él. —Forma parte de mí, igual que Roibeard forma parte de ti. Confío en que te tú y Meara os encargáis de él. Cuando todo esto termine, lo de Cabhan, no podré quedarme aquí, al menos durante un tiempo… —Fin… —Tendré que irme, por mi propia cordura. Querré irme, y aún no sé si volveré. Necesito que me hagas este favor, Connor. Molesto, Connor le dio un golpe fuerte en el pecho. —Cuando todo esto termine, te quedarás. Y Branna estará contigo, como lo estuvo una vez. —Que acabemos con Cabhan no hará desaparecer la marca. —Fin volvió a levantar el brazo, Merlin desplegó las alas y alzó el vuelo—. Ella no será mía, no podrá serlo de verdad mientras la lleve. Hasta que no pueda librarme de la marca, no podré pedirle que sea mía. Y no puedo vivir, Connor, te lo juro, sabiendo que la tengo a tiro de piedra todas las noches y que jamás será mía. Hubo un tiempo en que pensé que podría suceder. Ahora sé que no. —Firmaré esos papeles si es lo que quieres, pero te digo desde ya, mirándote a los ojos, que cuando esto acabe, y acabará, te quedarás. Apúntatelo, Finbar. Recuerda bien lo que te digo. Te apuesto cien pavos, aquí y ahora. —Hecho. Bueno —le pasó un brazo por el hombro a Connor—, vamos a tomarnos una cerveza y a ver si conseguimos que Boyle nos haga algo de comer ya que no hemos conseguido hacerlo en el pub. —Me apunto a todo.

No podía dormir. Mucho después de que se hiciera el silencio en la casa, Branna deambulaba por ella, comprobando las puertas, las ventanas y los amuletos. Cabhan estaba ahí fuera, al acecho. Lo notaba como una sombra sobre un rayo de sol. Mientras volvía a subir las escaleras, le acarició la cabeza a Kathel. —Deberíamos dormir —le dijo—. Los dos. Mañana hay mucho que hacer. En el dormitorio, avivó el fuego, por el calor, por el consuelo de su luz. Podía atravesar esas llamas con la mente, pensó, pero sabía que las visiones que le proporcionarían, fueran las que fuesen,


no le ofrecerían calor ni consuelo. Ya había tenido suficiente frío por hoy. En su lugar, en cuanto Kathel se acomodó, sacó el violín. El perro la observaba frotar sus cuerdas con el arco, moviendo la cola al compás. Eso la hizo reír mientras se acercaba a las ventanas. Desde allí podía ver el exterior, las colinas, los bosques, el cielo donde la luna flotaba entre las nubes y las estrellas destellaban como velas distantes. Y él podía ver el interior, se dijo, podía verla a ella de pie tras el cristal, tras los amuletos. Fuera de su alcance. Eso reforzó su sonrisa. Mira todo lo que quieras, pensó, porque jamás tendrás lo que soy. Se apoyó el violín en el hombro y cerró los ojos un instante mientras la música crecía en ella. Y tocó. Las notas eran una expresión de su corazón, de su espíritu, de su sangre, de sus pasiones. De una manera lenta y hermosa, el poder cantó a través de las cuerdas, impregnando de desafío el cristal y la oscuridad. Enmarcada por la ventana, con la luz del hogar danzando a su espalda, tocó lo que lo atraía tanto como lo repelía, mientras su perro la observaba, mientras sus amigos dormían, mientras la luna se hallaba suspendida en el cielo. En su cama, solo en la oscuridad, Fin oyó la melodía y sintió que lo que brotaba del corazón de ella atravesaba el suyo. Y la añoró.


6

Dedicó la mañana a las tareas domésticas, a ordenar, a limpiar la casa conforme a lo que Connor solía llamar sus temibles normas. Se consideraba una persona ordenada y sensata, y era la mujer más feliz del mundo cuando su entorno reflejaba no solo ese orden, sino también sus propios gustos. Le gustaba saber que las cosas estaban siempre donde quería tenerlas, una cuestión práctica que, a su juicio, ahorraba tiempo. Para sentirse a gusto, necesitaba color y textura, y esas cosas bonitas que alegran el corazón y seducen la vista. Las cosas bonitas y el orden exigían tiempo y esfuerzo, y ella disfrutaba de los quehaceres domésticos, de su rutina sencilla y corriente. Apreciaba el leve aroma a cáscara de naranja que despedían los muebles después de limpiarlos con la solución que ella misma preparaba y el olor a uvas que quedaba en el baño después de desinfectarlo. Unos cojines bien ahuecados resultaban acogedores, de la misma manera que un cobertor de sofá bien puesto resultaba cómodo y agradable a la vista. Cuando hubo terminado, renovó las velas, regó las plantas y llenó de turba para la chimenea el viejo cubo de cobre. Meara e Iona habían recogido la cocina antes de irse a los establos, pero no lo bastante para satisfacer a Branna. Así que mientras las máquinas se encargaban de la colada, se entretuvo en pequeñeces: hizo una lista mental de las cosas que compraría en el mercado y otra de productos que podría necesitar para su tienda. Canturreando mientras planificaba, fregó el suelo de la cocina y remató así las tareas de la casa. De pronto, sintió que él estaba allí. Pese al brinco que le dio el corazón, se volvió despacio hacia donde estaba Fin, en el umbral de la puerta que llevaba al taller. —Te tomas la limpieza con alegría. —Me encanta limpiar. —Algo que siempre me ha intrigado. Igual que el hecho de que estés tan atractiva cuando lo haces. ¿No habíamos acordado trabajar esta mañana, o estoy equivocado? —No te equivocas, solo que es pronto. —Retomó despacio su tarea—. Ve al taller y pon a calentar el agua para el té. Casi he terminado. Ya había tenido la mañana para ella, se recordó, su tiempo en soledad para hacer lo que le apeteciera. Era hora de atender sus obligaciones. Debía trabajar con Fin. Eso lo tenía asumido y había llegado a aceptarlo a él como parte de su círculo. El deber, se dijo, no siempre era fácil. Alcanzar un objetivo tan vital como el que perseguían requería sacrificio. Recogió la fregona y el cubo y echó a lavar el trapo que había llevado colgado de la cinturilla de los pantalones. Se tomó un minuto más para aprestarse para las próximas horas y entró en su taller. Él había avivado el fuego para que la estancia estuviera caldeada, cosa que Branna agradeció. Ya no se le hacía tan extraño como antes el verlo delante de la cocina de su taller, preparando el té.


Se había quitado el abrigo, y allí estaba, enfundado en unos pantalones negros y un jersey del color de las sombras del bosque, con el perro a su lado. —Si lo que quieres es una galleta, mejor se lo decimos a ella primero —le advirtió al perro—. No digo que no te la hayas ganado, o que no merezcas que te dejen tumbarte un rato junto a la chimenea. —Abandonó lo que estaba haciendo y sonrió al perro—. ¿Que yo le tengo miedo? Oye, si me insultas, difícilmente conseguirás la galleta. La desconcertó, como siempre, que Fin supiera interpretar a Kathel tan fácilmente como ella misma. E igual que le había pasado a ella antes, él la presintió y se volvió. —Está esperando que le dé una galleta. —Ya veo. Es pronto para eso también —dijo mirando al perro como si le hablara—. Pero puedes darle una, claro. —Sé dónde están. Fin abrió un armario mientras ella cruzaba la estancia. Sacó la lata y la abrió. Antes de que pudiera ofrecérsela a Kathel, este se puso de pie y le plantó las pezuñas en los hombros. Lo miró fijamente a los ojos un instante, luego le lamió suavemente la mejilla. —De nada, hombre —murmuró Fin cuando el perro bajó de nuevo al suelo con la galleta. —Tiene un corazón noble y bondadoso —dijo Branna—. Es cariñoso y muy paciente con los niños, aunque tiene predilección por algunas personas. Tú eres una de ellas. —Moriría por ti, y sabe que yo también. La veracidad de aquellas palabras la estremeció. —Siendo así, más vale que nos pongamos a trabajar para que no muera ninguno de los dos. Branna sacó su libro. Fin terminó de hacer el té y llevó dos tazas a la mesa de trabajo a la que ella se había sentado. —Si estás pensando en cambiar la poción que hicimos para destruirlo, te equivocas. —No lo destruimos, ¿no? —No fue por la poción. —Entonces, ¿por qué fue? —Si lo supiera con certeza, ya estaría acabado. Pero sé que le produjo terror, dolor, mucho dolor. Ardió, sangró. —Y huyó de nosotros. No —prosiguió ella antes de que él pudiera hablar—. No me digas que podías haberlo rematado si te hubiéramos dejado ir. No era una opción entonces, y nunca lo será. —¿Se te ha ocurrido que así es precisamente como hay que hacerlo? ¿Que yo, que soy de su sangre, que llevo su marca, soy quien debe acabar con él? ¿Qué soy yo quien debe rematar lo que los tuyos, que me maldijeron, empezaron? —No, porque no es así. —Que segura estás, Branna. —De esto, sí. Está escrito, se ha transmitido de generación en generación. Son los hijos de Sorcha los que deben acabar con él. Los que lo harán. Porque nosotros tenemos algo de lo que carecían todos los que fracasaron antes. Y ese algo eres tú. Hizo un esfuerzo supremo por controlarse mientras hablaba, por que sus palabras fueran todo lógica. —Creo que tú eres esencial para esto. Que uno de los suyos se empeñe en acabar con él, que


colabore con los tres, eso es nuevo. Nunca se ha escrito nada sobre ello en ninguno de los libros. Contigo, nuestro círculo es el más fuerte, de eso no me cabe duda. —¿De eso también estás tan segura? —No me cabe duda —repitió—. Yo no te quería en el círculo, pero eso fue una flaqueza mía, y un egoísmo que lamento. Ya hemos formado nuestro círculo y creo que, si lo rompemos, perderemos. Me diste tu palabra. —Quizá eso fuese un error que todos vamos a pagar, pero la cumpliré. —Podemos acabar con él. Lo sé. —Mientras hablaba, se sacó el cristal del bolsillo y lo volvió hacia la luz—. Connor, Iona y yo, los tres hemos visto a los tres primeros. No en simples sueños, sino estando despiertos. Hemos conectado con ellos, en cuerpo y en espíritu, y de eso no se ha escrito nunca antes. Fin oyó aquellas palabras, las encontró lógicas, pero no lograba pulir las aristas de la frustración y la duda. —Confías mucho en los libros, Branna. —En efecto, porque las palabras escritas tienen mucho poder. Lo sabes tan bien como yo. —Posó la mano en el libro—. Las respuestas están aquí, las que ya están escritas y las que escribiremos nosotros. Abrió el libro y pasó las páginas. —Aquí he escrito que tú y yo soñamos con la cueva de Midor y presenciamos su muerte. —No es una respuesta. —Nos conducirá a una, cuando volvamos. —¿Volvamos? —Aquello despertó su interés—. ¿A la cueva? —Nos llevaron allí, conseguiríamos más, averiguaríamos más, veríamos más si fuéramos por nuestra cuenta. No he podido encontrar nada de ese hombre. A Brannaugh, la hija de Sorcha, no le dice nada el nombre. Debemos buscarlo. Fin quería volver, pensaba en ello todos los días, y aun así… —No sabemos ni el sitio ni la época. No tendríamos indicaciones, Branna. —Se puede hacer, se puede conseguir. El resto del círculo podría traernos de vuelta si fuera necesario. El padre de Cabhan, Fin, ¿cuántas respuestas podría darnos? —Las de un loco. Tú detectaste su locura igual que yo. —Tú volverías sin mí si pudieras, pero tenemos que hacerlo los dos. No podía negarlo. —Había muerte en aquella cueva. —Hay muerte aquí, sin las respuestas. Habría que cambiar la poción; no, no la esencia, en eso tienes razón. Pero la que hicimos la preparamos expresamente para la noche de Samhain. ¿Esperarías a Samhain para volver a intentarlo? —No, no esperaría. —Yo no veo el momento, Fin, ¿lo ves tú? No veo cuándo deberíamos intentar volver a darle caza y, sin esa sencilla respuesta, estamos a oscuras. —Se levantó y caminó por la estancia—. Pensé en el solsticio, tenía sentido. La luz repele la oscuridad. Luego pensé en Samhain, cuando el velo se diluye. —Los vimos, a los tres primeros. El velo se diluyó, y los vimos con nosotros. Pero no del todo —añadió antes de que lo hiciera ella. —Pero ¿es el solsticio de invierno? ¿O el equinoccio de primavera? ¿Es Lammas o Bealtaine? O


ninguno de ellos. La ira, la rabia por su propio error, bullía en ella mientras se volvía hacia él. —No puedo evitar vernos en la cabaña de Sorcha, luchando. La niebla y la oscuridad, las manos de Boyle ardiendo, a ti sangrando. Y a mí fracasando, Fin, por haber tomado la decisión errónea. Con un leve tono de burla, él arqueó las cejas. —Así que ahora todo es culpa tuya, ¿no? —El momento, esa elección, ambos fueron cosa mía. Y ambos erróneos. Todos mis esmerados cálculos, erróneos. De modo que esta vez, esta tercera vez, hay que estar seguros. —A la tercera va la vencida. Branna soltó un bufido y apenas esbozó una sonrisa. —Eso dicen. Lo que necesitamos puede que esté allí, esperando a que nos lo llevemos, si volvemos. Así que, ¿soñarás conmigo, Fin? Otra vez el mismo infierno, se dijo él. —Lo haré, pero primero nos aseguraremos de que usamos el hechizo onírico correcto. Y de que sabemos volver. No quiero perderte al otro lado. —Yo no quiero que nos perdamos ninguno de los dos. Nos cercioraremos primero, de cómo llegar y de cómo volver. Es la época de Cabhan, sus orígenes, ¿en eso estamos de acuerdo? —Sí. —Fin suspiró—. Lo que significa que tendrás que volver a sacarme sangre. —Solo un poco. —Fue ella la que arqueó las cejas entonces—. ¿Tanto alboroto por un poco de sangre de un hombre que acaba de afirmar que moriría por mí? —Preferiría no hacerlo gota a gota. —No —dijo ella al ver que se disponía a quitarse el jersey—. De la marca, no. Sus orígenes, Fin. Al principio, él no llevaba la marca. —La sangre de la marca es más suya. Branna hizo algo que rara vez hacía, se acercó a él y le puso una mano en la marca maldita. —De aquí no. La tuya de tu mano, la mía de la mía, para que nuestra sangre y nuestros sueños se entrelacen. —¿Has escrito ya el hechizo? —Algunos trozos, y me lo sé de memoria. —Le sonrió, olvidándose de sí misma lo bastante para dejarle la mano en el brazo—. Pienso mucho cuando limpio. —Pues ven a mi casa a pensar un rato, porque tu hermano ha dejado el cuarto que usa allí hecho una leonera. —Es el hombre más noble que conozco, además del más desaseado. Sencillamente no ve lo mucho que ensucia. Es toda una habilidad, una con la que tendrá que lidiar Meara en años venideros. —Dice que están pensando en el solsticio, el de verano, para celebrar la boda, y que lo harán aquí, en el campo de detrás de esta casa. —A los dos les encanta estar al aire libre siempre que pueden, así que no me sorprende. Branna se volvió para coger un cuenco y su caldero más pequeño. —Son tal para cual. —Desde luego, por mucho que eso les sorprendiera a los dos. Si Boyle e Iona se casan primero, tendremos boda en primavera y en verano, nuevos comienzos y, si los dioses lo quieren, todo lo demás a nuestras espaldas. Sacó las hierbas que quería, ya secas y selladas, agua de lluvia que había recogido en luna llena y


extracto de valeriana. Fin se levantó y bajó el mortero. —Ya hago yo esto —dijo midiendo las hierbas. Trabajaron en agradable silencio durante un rato. —Nunca pones música aquí —comentó él. —Me distrae, pero, si te apetece oír algo, puedes traer el iPod de la cocina. —No, por mí está bien así. Anoche estuviste tocando. A última hora. Perpleja, levantó la vista de su trabajo. —Pues sí. ¿Tú cómo lo sabes? —Te oigo. Sueles tocar por la noche, a última hora. Por lo general, piezas tristes y melancólicas. La de anoche no era triste, sino contundente. Y hermosa, en cualquier caso. —No debería llegar hasta ti. Él levantó la mirada y sostuvo la de ella. —Algunos vínculos no se pueden romper, por mucho que lo quieras, por mucho que te empeñes. Por muy lejos que me fuera, a veces te oía tocar como si estuvieras a mi lado. Le partía el corazón. —Nunca me lo habías dicho. Él se limitó a encogerse de hombros. —Tu música me trajo a casa más de una vez. Igual tenía que ser así. ¿Cuenco o caldero? — preguntó. —¿Qué? —Las hierbas que he majado, ¿son para el cuenco o para el caldero? —Para el cuenco. ¿Qué te ha traído a casa esta última vez? —Vi a Alastar y supe que hacía falta. Hice un trato y lo compré, lo dispuse todo para que lo enviaran aquí. Pero no era mi momento. Entonces vi a Aine y entendí que ella era para Alastar. Su belleza y su espíritu me atraían y pensé que debía venir a casa, pero no era mi momento. Entonces Iona vino a Irlanda, vino a Mayo, cruzó el bosque por el claro de Sorcha hasta tu casa. En medio de la lluvia, avanzó con su abrigo rosa, tan llena de emoción y esperanza y magia por explotar. Pasmada, Branna interrumpió su trabajo. —La viste. —Vi que venía a casa, y que venía a ti, y supe que también yo debía hacerlo. Él lo vería, lo sabría y vendría. Y estando los tres aquí por fin podría acabar con él. —¿Cómo pudiste ver a Iona? ¿Cómo pudiste ver incluso su abrigo rosa? —Desconcertada, Branna se llevó las manos al pelo y se quitó unas horquillas que tuvo que volver a ponerse—. Ella no es de tu sangre. ¿No te preguntas cómo? —Me pregunto muchas cosas, pero no siempre encuentro respuesta. —Volvió a encogerse de hombros—. Cabhan sabía que ella era uno de los tres, así que quizá la vi a través de él, y lo supe. —Eso debería recordarte, cuando te entren dudas, que la sangre que tenéis en común fortalece nuestro círculo. —Encendió las velas y luego el fogón bajo el pequeño caldero—. A fuego lento, hierve poco a poco. Lo dejaremos cocer mientras escribimos el hechizo. Cuando entró Connor, guardó silencio, porque la magia flotaba en el aire. Branna y Fin estaban de pie, con las manos extendidas sobre el caldero del que se alzaba un humo azul claro. —Dormir para soñar, soñar para volar, volar para buscar, buscar para saber —dijo Branna y


repitió las palabras tres veces. Fin la imitó. —Soñar como uno, como uno ver, ver la verdad, la verdad para saber. En el humo, centellearon estrellas. —Luz de las estrellas de noche guíanos y a la luz sanos y salvos devuélvenos. Branna levantó una mano y, con la otra, le indicó a Fin que le alcanzara un frasco delgado y transparente. Del caldero brotó un líquido, azul como el humo, resplandeciente de estrellas, y con elegancia se introdujo en el interior del frasco. Fin lo tapó. —Ya está. Ya lo tenemos. —Branna inspiró hondo. —¿Otro hechizo onírico? —Connor cruzó entonces la estancia—. ¿Cuándo vamos a por él? —No es para eso, aún no. —Branna volvió a pasarse las manos por el pelo, masculló una maldición para sus adentros y esta vez se quitó las horquillas sin más—. ¿Qué hora es? Madre mía, ¿adónde ha ido a parar el día? —Ahí dentro. —Fin señaló el frasco y le dijo a Connor—: Casi me arranca la cabeza de un mordisco cuando le he propuesto que descansáramos una hora para comer. —Suele hacerlo cuando está trabajando —convino este, dándole a Fin una palmada de ánimo en el hombro—. Claro que siempre os queda el resopón. —Le dedicó a Branna una sonrisa esperanzada—. ¿No? —Los hombres y su apetito. —Llevó el frasquito a un armario para que macerara—. Voy a preparar algo, porque es preferible que repasemos todos juntos lo que hemos hecho Fin y yo hoy. Salid de mi casa un rato. —Si acabo de llegar —objetó Connor. —Has venido en busca de una comida caliente y quieres que te la prepare yo, así que sal de mi casa y déjame un poco de espacio para que pueda pensar en algo. —Solo quiero una cerveza antes de… Fin lo cogió del brazo y después cogió su propio abrigo. —Yo me tomo una contigo en el pub, que me hace falta un poco de aire y un paseo. Y la cerveza. —Bueno, vale, si te empeñas. Cuando Kathel salió trotando hacia la puerta con ellos, Branna se despidió de los tres agitando la mano. —A él tampoco le vendrá mal un paseo. No volváis hasta dentro de una hora, y diles lo mismo a los otros. Sin esperar una respuesta, dio media vuelta y regresó a su cocina. Impecable, se dijo, y tan hermosamente tranquila, algo estupendo después de tantas horas de trabajar y preparar hechizos. Le habría gustado beberse una copa de vino junto a la chimenea y pasar esa hora sin hacer absolutamente nada, de modo que tuvo que recordarse que le gustaban las tareas domésticas. Se llevó las manos a las caderas y dejó la mente en blanco. A ver, podía sofreír unas pechugas de pollo en una salsa de hierbas y vino, asar unas patatas rojas en aceite de oliva y romero, y tenía judías verdes del huerto, que había escaldado y congelado y que podía rehogar con almendras. Como no había tenido tiempo de cocer más pan casero con levadura, y lo devoraban como las hormigas devoran un picnic, haría un par de hogazas rápidas de pan de


cerveza. Y con eso bastaría. Primero lavó las patatas, las troceó, las echó al aceite con hierbas, añadió un poco de pimienta, ajo picado y las metió en el horno. Amasó el pan, regalándose un trago de cerveza, bañó de mantequilla derretida la parte superior de las hogazas y las metió en el horno con las patatas. Las pechugas de pollo estaban congeladas, así que las descongeló con un gesto de la mano, luego las embadurnó de un adobo que había preparado y embotellado ella misma. Satisfecha al ver que la cena estaba ya casi preparada, se sirvió ese vino y bebió el primer sorbo allí mismo. A continuación, decidió que no le vendría mal tomar un poco el aire, dar un pequeño paseo, así que cogió la cazadora, se enroscó una bufanda al cuello y se llevó el vino fuera. Frío y viento, se dijo, pero se agradecía después de todo el calor que Fin y ella habían generado en el taller. Mientras el viento le azotaba el pelo, recorrió el huerto de la parte posterior de la casa, imaginando dónde brotarían las flores, dónde crecerían las hileras de verduras cuando llegara la primavera. Aún tenía algunas rosas, observó, y los pensamientos, naturalmente, que en su momento asomarían alegres a través de la nieve o del hielo. Unas coles de invierno y las flores de color naranja y amarillo intenso de la caléndula que tanto apreciaba por su color y por su sabor apimentado. Quizá hiciera sopa al día siguiente y añadiera unas cuantas de esas flores y algunas de las zanahorias que había cubierto con mantillo para que soportaran bien el frío. Incluso en invierno, le encantaba su huerto. Sorbió el vino, deambuló, aun cuando las sombras se oscurecieron y la niebla asomó a los límites de su propiedad. —No eres bienvenido aquí —dijo con calma, y sacó la navaja del bolsillo para cortar unas caléndulas, unas recias bocas de dragón y unos pensamientos. Prepararía un arreglo de flores de invierno, se dijo, para la mesa. —Lo seré. —Cabhan se hallaba allí de pie, hermoso, sonriente, y la piedra roja del colgante que llevaba relumbraba a la escasa luz—. Me recibirás ansiosa en tu casa, en tu cama. —Aún estás débil de tu última visita, y deliras. —Se volvió entonces mientras sorbía con parsimonia el vino y lo estudiaba—. No puedes seducirme. —Tú tienes mucho más poder que los demás. Lo sabemos, tú y yo. Conmigo, tendrás aún más. Más de lo que nadie haya imaginado jamás. Te daré todo el placer que te niegas a ti misma. Puedo parecerme a él. Cabhan agitó una mano delante de su propio rostro y, de pronto, Fin la miró sonriente. Aquello le atravesó el corazón como si ella misma se hubiera clavado el cuchillo. —Solo de fachada. —Puedo sonar como él —dijo con la voz de Fin—. Aghra, a chuid den tsaol. El cuchillo se retorció en su corazón al oír las palabras que Fin solía decirle: «Mi amor, mi porción de vida». —¿Crees que eso me debilita? ¿Que me tienta a abrirme a ti? Tú eres todo lo que desprecio. Eres la razón por la que ya no soy suya. —Lo decidiste tú. Fuiste tú la que se deshizo de mí. —De pronto era Fin a los dieciocho años, tan joven, tan lleno de dolor y de rabia—. ¿Qué querías que hiciera? Nunca lo supe. Yo jamás te engañé. No me des la espalda. No me dejes de lado.


—No me lo dijiste —se sorprendió replicando Branna—. Me entregué a ti, solo a ti, y resulta que eras de su sangre. Eras suyo. —¡Yo no lo sabía! ¿Cómo iba a saberlo? Vino a mí, Branna, se grabó a fuego en mí. No estaba ahí antes… —Antes de que nos amáramos. Más de una semana antes, y no dijiste nada, solo lo reconociste cuando yo lo vi por mí misma. Soy una de los tres. —Sintió ganas de llorar, pero se negaba a que aquello le empañara la voz—. Soy una bruja oscura, hija de Sorcha. Tú eres hijo de Cabhan, de lo oscuro y del dolor. No eres más que mentiras, y lo que eres me ha partido el corazón. —Llora, bruja —masculló él—. Llora tus penas. Dame tus lágrimas. Se sorprendió delante de él, en el límite de sus tierras. Cuando la oscuridad iluminaba el rostro de Fin, que era en realidad el de Cabhan, la piedra roja refulgía con más fuerza. Notó que las lágrimas le anegaban los ojos. Haciendo un esfuerzo, las contuvo y mantuvo bien alta la cabeza. —Yo no lloro. Esto es lo único que vas a conseguir de mí. Sacó el cuchillo de monte, pero apenas consiguió clavárselo en el pecho al tiempo que le agarraba el colgante con la otra mano. El suelo tembló bajo sus pies mientras el frío gélido del colgante le abrasaba la mano. Por un momento, los ojos de Cabhan se encendieron como había hecho antes la piedra, luego la niebla formó un remolino y dio una mordida al aire con sus dientes. Cuando desapareció, a ella le quedó solo el pequeño cuchillo con la punta manchada de sangre. Se miró la mano y vio que la quemadura le cubría toda la palma. Cerró el puño con fuerza, se levantó, se calentó la gélida quemadura y la sanó. Quizá le temblaran las manos, de eso no se arrepentía, pero cogió las flores y la copa de vino que se le había caído. —Qué desperdicio —dijo en voz baja mientras se dirigía a la casa. Un desperdicio de vino, pero no de tiempo, se recordó al instante. Ya le había dado una vuelta a las patatas, había sacado el pan del horno y se había servido otra copa de vino cuando el resto del círculo empezó a llegar. —¿Qué puedo hacer que no le provoque a nadie ardor de estómago? —preguntó Iona mientras se lavaba las manos. —Podrías picar ese ajo. —Se me da bien picar y también rebanar. —Con picar valdrá. —¿Te encuentras bien? —le dijo Iona en voz baja—. Te veo un poco pálida. —Estoy bien, te lo prometo. Tengo algo que contaros, pero prefiero esperar a que esté todo esto preparado. —Vale. Se centró en la cocina, en dejar que fluyeran las voces a su alrededor mientras trabajaba. No tuvo que pedir ayuda, los otros pusieron la mesa, sirvieron el vino y dispusieron la comida en bandejas o en cuencos. —¿Tienes la lista de la compra hecha? —preguntó Meara mientras los cuencos y las bandejas se distribuían por la mesa—. Si no tienes inconveniente y me pasas la lista, yo me encargo de hacer la compra. —¿Me vas a hacer la compra?


—A partir de ahora, nos iremos turnando. Bueno, siempre que sigas cocinando tú casi siempre. Ya no basta con que recojamos después para compensar. Así que nos encargaremos de la compra. —Tengo una lista empezada y había pensado ir al mercado mañana. —Mañana voy yo, si te parece bien. —Sí, claro, por mí perfecto. —Si quieres que te lleve algo a la tienda, te lo acerco de paso. Iba a decir algo, pero tras echar un vistazo a los presentes, entornó los ojos. —¿Qué es todo esto?, ¿me hacéis la compra, me aprovisionáis la tienda? —Pareces cansada. —Al ver que Connor ponía los ojos en blanco, Boyle frunció el ceño—. ¿Para qué andarse con rodeos? —Muchas gracias por la observación —replicó Branna. —¿Quieres la verdad o prefieres que te la suavicemos? —Boyle frunció aún más el ceño—. Pareces cansada y no hay más. Con los ojos aún entornados, se pasó las manos por la cara, creando una ilusión. De pronto, estaba resplandeciente. —Hala, mucho mejor. —El cansancio es mucho más profundo —señaló Fin. Branna la emprendió contra él y Connor alzó las manos al aire, a modo de protesta. —Vamos, déjalo ya, Branna. Estás pálida y ojerosa, y todos nosotros lo hemos notado. Al ver que iba a levantarse, Connor lanzó un dedo al aire y la obligó a sentarse de nuevo a la mesa con un empujoncito. Ya no le hizo falta la ilusión para que se le encendieran las mejillas. —Te las quieres ver conmigo, ¿no? —Parad ya, los dos —ordenó Iona—. Parad ya. Tienes motivos más que de sobra para estar cansada, con todo lo que haces, y nosotros tenemos todo el derecho del mundo a querer aliviarte un poco la carga. No es más que la compra, por el amor de Dios, y la limpieza y las tareas domésticas. Lo hacemos para que tengas tiempo de respirar, maldita sea. Así que no protestes más. Branna se recostó en el asiento. —No hace mucho, salía una disculpa de tu boca cada dos minutos, o menos. Ahora son órdenes. —He evolucionado. Y te quiero. Todos te queremos. —Me da igual la compra —dijo Branna, ya serena—. Pero agradezco que otro se ocupe de hacerla de momento, porque todos estamos atareados con asuntos más importantes, y las Navidades están encima. Deberíamos tener luz y alegría en Navidad. Y las tendremos. —Entonces, arreglado —sentenció Iona—. Si nadie tiene nada que objetar al respecto, mañana cocino yo. —Pinchó un poco de pollo y sonrió—. Sabía que con eso zanjaríamos el asunto. —Rotundamente. —Branna alargó el brazo y le apretó la mano a Iona—. Hay otro asunto muy distinto del que deberíamos hablar. Cabhan ha estado aquí. —¿Aquí? —Connor se levantó de golpe—. ¿En casa? —Pues claro que no ha estado en casa. No digas majaderías. ¿Acaso crees que podría saltarse la protección que yo le he puesto, y la que le has puesto tú? Lo he visto fuera. He salido al huerto a echar un vistazo a los cultivos de invierno y a tomar un poco el aire porque llevaba todo el día encerrada, trabajando. Ha tenido el descaro de venir hasta el borde de la finca, que es lo más lejos que puede ir. Hemos hablado.


—¿Después de que Connor y yo nos fuéramos al pub? —preguntó Fin con frialdad—. ¿Y nos lo cuentas ahora? —Quería terminar de preparar la cena, que ya bastante lío es tener la cocina llena de gente. Y cuando nos hemos sentado, habéis empezado a hablar de lo demacrada que estoy. —Yo no he dicho que estuvieras demacrada —masculló Boyle. —En cualquier caso, os lo estoy contando ahora, es decir, os lo contaré si Connor deja de mirar por las ventanas y vuelve a la mesa. —Y te sorprende que no quiera dejarte sola. Le lanzó una mirada asesina a su hermano. —Ándate con cuidado o te verás intentando hacer esos comentarios ofensivos con la lengua anudada. Deambulaba por el huerto con una copa de vino en la mano. Cambió la luz y llegó la niebla. —No nos has llamado. Esta vez advirtió a su hermano con un dedo amenazador. —Deja de interrumpirme. No, no os he llamado porque quería saber qué tenía que decir y porque no estaba en peligro. No podía tocarme y los dos lo sabíamos. Jamás arriesgaría mi vida, Connor, pero, además, tú, precisamente tú, deberías saber que nunca pondría en peligro al círculo, lo que tenemos que hacer. Ni por curiosidad, ni por orgullo. No lo pondría en peligro por nada. —Déjala que termine. —Aunque Meara se vio tentada de darle una patada en la pierna a Connor por debajo de la mesa, en su lugar le dio un apretón tranquilizador—. Porque todos sabemos que es cierto. Igual que sabíamos que intentaría atacar a Branna antes de que acabáramos con él. —Un intento lamentable, al menos esta vez —prosiguió Branna—. Las mismas insinuaciones de siempre. Que me haría suya, que me daría más poder del que podría soñar y otras tonterías por el estilo. Aún estaba herido, lo ocultaba, pero la piedra roja era algo más débil. Aunque todavía tiene poderes ocultos. Se ha transformado en Fin. Al oír aquello Fin levantó la mirada de su copa de vino, y la ira que esta encerraba chocó con la de Branna. —¿En mí? —Como si al transformarse en ti pudiera desmontarme las defensas. Pero aún tenía algo más. Es astuto y nos ha estado observando toda la vida. Ha vuelto a transformarse, en ti cuando tenías dieciocho años. Aquel día en que… —Estuvimos juntos. Por primera vez. La única vez. —No, no ese día, sino una semana después. Cuando supe lo de la marca. Todo lo que tú sentiste y dijiste, todo lo que yo sentí y dije, todo tal y como había sucedido. Lo sabía todo hasta el punto de hacerme sentirlo, de llevarme al límite de mi protección. Se ha cebado en eso hasta que ha conseguido que la piedra brillara con más fuerza, igual que su arrogancia, tanta que he tenido más que suficiente para sacar el cuchillo de monte y darle una buena puñalada con él. Mientras lo hacía, le he agarrado la cadena del colgante y he visto miedo en sus ojos. He percibido su miedo. Entonces ha vuelto a convertirse en niebla para que no pudiera atraparlo, para que no me diera tiempo a arrebatarle el colgante. »Es hielo. Tan gélido que quema —murmuró ella, mirándose la palma de la mano—. Al sostenerlo un instante, he sentido su oscuridad, su hambre, pero, sobre todo, su miedo. Connor le cogió la mano bruscamente. —Ya me la he sanado —le aseguró mientras él la exploraba en busca de heridas—. Se veían los


eslabones de la cadena grabados a fuego en la palma. —Pero tú jamás te pondrías en peligro. —No lo he hecho, Connor. Él no podía tocarme. Y, si hubiera sido lo bastante rápido para ponerme la mano encima cuando le he cogido la cadena, la ventaja habría sido mía. —Muy segura te veo, ¿no? —Fin se levantó, rodeó la mesa y le tendió la mano—. Déjame ver. Yo sabré si queda algo de él en ti. Sin rechistar, Branna puso su mano en la de él y permaneció inmóvil mientras sentía cómo el calor la recorría por debajo de la piel, hasta calentarle la sangre. —¿Y si te llega a quitar el cuchillo? —inquirió Boyle—. ¿Y si lo llega a usar contra ti o te raja la mano o el brazo cuando le has agarrado la cadena? —¿Quitarme el cuchillo? —Cogió su cuchillo de la mesa, este se convirtió en una rosa blanca—. Él me ha dado la oportunidad. Yo la he aprovechado y no le he dado ninguna. —Miró a Fin—. No me ha metido nada en el cuerpo. —No. —La soltó y volvió a su sitio—. Nada. —Nos teme. Ahora lo sé. Lo que hemos hecho, el daño que le hemos causado, lo atemoriza. Mis emociones lo han fortalecido momentáneamente, no voy a negarlo, pero ha sangrado por ello, y ha huido. —Volverá —repuso Fin sin apartar sus ojos de los de ella—. Y el miedo le hará atacar con mayor virulencia el origen de ese mismo su miedo. —Seguirá volviendo hasta que acabemos con él. Además, aunque ataque con mayor virulencia, cuanto más tema menos será.


7

Pensaba salir con los halcones y ya había ensillado a Baru. Lo había decidido delante de su café matutino, cuando apenas había amanecido. Ensillar al caballo, silbarle a su halcón y marcharse. Una mañana entera para él solo. Ya tenían la poción onírica y, aunque había más que hacer, necesitaba, ¡y de qué manera!, alejarse por un tiempo de Branna. Una puñetera mañana no iba a importar mucho. —Lo atraparemos, ¿verdad? —le dijo a Bugs, que tirado en el suelo mordisqueaba feliz un hueso de cuero crudo que Fin le había comprado en el mercado en un momento de debilidad—. Puedes venir con nosotros para que tenga el equipo completo: caballo, sabueso y halcón. Hoy me apetece una buena cabalgada al galope. Y, si llamaba la atención de Cabhan, bueno, tampoco es que hubiera salido en su busca precisamente. Miró hacia la puerta al oír que llamaban. Uno de los mozos de cuadra, suponía, porque se trataba de la puerta trasera. Pero vio a Iona por el cristal. —¡Vaya, sí que has madrugado! —espetó al verla entrar. —Huy, sí, me he levantado muy tempranito. —Sonreía como si fuera Navidad—. Voy al aeropuerto a recoger a Nana. —Cierto, había olvidado que llegaba hoy. Hasta Año Nuevo, ¿no? —Para Navidad, Yule, y hasta el 2 de enero. Ojalá se quedara más tiempo. —Te alegrará verla. Como a todos nosotros. Y volverá en primavera, ¿verdad?, para vuestra boda. —De eso no te quepa duda. No he podido conseguir que se quedara aquí hasta entonces, pero quizá sea mejor así. Teniendo en cuenta… —Lejos del peligro. —Eso es. Además, así Branna no intentará convencerla de que se aloje en su casa mientras esté aquí. La voy a llevar a casa de su amiga Margaret Meeney. ¿La conoces? —Me enseñó a leer y a sumar y, cuando me la encuentro por el pueblo, aún sigue diciéndome que no vaya encorvado. Una maestra nata, la señora Meeney. ¿Te apetece un café? —Gracias, pero hoy ya he cubierto el cupo. Anda, mira, pero si es Bugs. Hola, Bugs. Cuando se agachó a acariciar al perro, Fin se esforzó por disimular que le daba un poco de vergüenza. —Viene por aquí de vez en cuando. —Así te hace compañía. A mí no me enseñó a leer y a sumar la señora Meeney. —Miró a Fin—. Yo no crecí aquí contigo como los demás. No tengo la misma historia. —Eso no cambia lo que somos ahora. —Lo sé, y eso es un auténtico milagro para mí. Esta familia. Tú eres mi familia, Fin, pero yo no tengo contigo o con Branna la historia que tienen los demás, así que quizá no pueda decirte lo que pueden decir los otros, o te lo diga de otro modo. Te utilizó, cuando pasó aquello entre vosotros, para intentar llegar a Branna. Eso te hizo tanto daño a ti como a ella.


Se irguió. —Sería más fácil marcharse de aquí, dejarle esto a los tres. Pero tú no lo has hecho. No lo harás. En parte, por tu propia necesidad de reparar el daño, el que se te hizo; en parte, por la familia, por tu círculo, tus amigos. Y todo lo demás, todas las pequeñas piezas que componen el resto, todo eso es por Branna. Fin se recostó en la encimera al tiempo que se metía las manos en los bolsillos. —Eso son muchas pequeñas piezas. —Tú te compones de muchas piezas. Yo no crecí contigo, no os vi enamoraros a Branna y a ti, ni sufrir el dolor de lo que os separó, pero veo quién eres ahora, quiénes sois los dos. Y, según mi modo de ver, ella se equivoca no queriendo tener amor, alegría. Será completamente lógico, pero es un error. También tú te equivocas, Fin. Te equivocas al creer, y en el fondo lo crees, que lo hace por castigarte. Si eso fuera cierto, Cabhan no habría podido servirse de ti para hacerle daño. »Ahora tengo que irme. —Hay tanta bondad en ti. —Él se apartó de la encimera, la cogió por la barbilla con ambas manos y la besó—. Tanta luz. Si supieras cocinar, te juro que convertiría a Boyle en una mula y te raptaría. —Me lo apunto. Celebraremos las Navidades, en familia. Sé que tú, y Branna también, preferiríais que utilizáramos ese hechizo onírico enseguida, pero Connor tiene razón en lo que dijo anoche. Disfrutaremos de la familia, tendremos unas fiestas llenas de color, de luz, de música. Primero le haremos pasar por eso. —Eso se ha decidido por unanimidad, y yo pienso lo mismo que tú. —Muy bien. —Iona se dirigió a la puerta y se volvió antes de salir—. Tienes que dar una fiesta. Esta casa fabulosa está pidiéndolo a gritos. Deberías organizar una para Nochevieja. —¿Una fiesta? —Aquel súbito cambio de tema lo desconcertó—. ¿Aquí? —Sí, una fiesta, y sí, aquí. No sé cómo no se me había ocurrido antes. Hora de deshacerse de lo viejo y dar la bienvenida a lo nuevo. Sin duda una fiesta de Nochevieja. Le mandaré un mensaje a Boyle. Te ayudaremos a organizarla. —Yo… —Tengo que irme. Cerró la puerta, deprisa, y lo dejó ceñudo al otro lado. —Pues nada, Bugs, que parece que vamos a dar una fiesta. Decidió pensar en eso, y en todo lo que conllevaba, más tarde. Aún quería montar un rato. Saldría, daría rienda suelta a Baru y dejaría que Merlín volara alto y cazara. Bugs disfrutaría más que en toda su joven vida. De camino a casa, haría una parada en los establos y pasaría de nuevo por la escuela de cetrería. Quería dedicar un poco de tiempo a ambos lugares. Si le quedaba alguna hora después de todo eso, comprobaría si podía ser de utilidad en el taller de Branna. Aunque suponía que a ella le complacería tanto como a él disponer de un día entero en soledad. En las cuadras, mientras ensillaba a su gran caballo negro, estuvo charlando un rato con Sean, primero de caballos, luego de mujeres, después de fútbol y de nuevo de caballos, con una orden de alimentarlos entre medias. Se detuvo mientras sacaba a Baru de la cuadra. —Puede que dé una fiesta en Nochevieja. Sean, que no pudo ocultar su sorpresa, se echó la gorra hacia atrás.


—¿Aquí, en la casa grande? —Claro, aquí. —Ja. Una fiesta en la casa grande… ¿de etiqueta? —No muy de etiqueta. —Aún no lo había decidido y supuso que debía haberle preguntado a Iona, dado que era cosa suya—. Bastará con que te limpies los excrementos de caballo de las botas. —Ja —volvió a decir Sean—. Entonces, ¿habrá música? Fin resopló. —Parece lógico que la haya. Y, antes de que me lo preguntes, también habrá comida y bebida. Las nueve es una buena hora. Cogió a Bugs del suelo y montó a Baru. —Una fiesta en la casa grande —repitió Sean sin acabar de creérselo mientras Fin ponía al caballo directamente al galope. Cuando Fin volvió la vista, vio a su fiel mozo de cuadra en jarras, escudriñando la casa como si nunca la hubiera visto. Lo que parecía indicar, supuso Fin, que ya iba siendo hora de organizar una fiesta. El perro temblaba de emoción mientras salían disparados; por su parte el caballo daba evidentes muestras de placer ante la oportunidad de correr y, en el cielo, el halcón graznaba, alto y fuerte, volando en círculos. También iba siendo hora de aquello, dedujo. Aunque una parte de su ser anhelaba el bosque, su olor y el murmullo de los árboles mecidos por la brisa, optó por los espacios abiertos. Así que cabalgó por los campos, la suave pendiente de las colinas, y dejó que el caballo corriera por la pradera mientras el halcón surcaba el azul del cielo. Se detuvo y se puso el guante. Merlín y él no lo necesitaban, pero era mejor por si alguien deambulaba por allí. Alzó el brazo y, automáticamente, alzó la mente. El halcón descendió en picado y, tras dar un viraje espectacular que hizo reír a Fin, se posó como un dios emplumado en el guante. El perro se estremeció al verlo. —Nos llevamos bien, ¿ves? Así es como debe ser. Ahora vosotros también sois hermanos. ¿Quieres cazar? —le preguntó a Merlín. En respuesta, el halcón alzó el vuelo, graznando mientras daba vueltas por el campo. —Caminaremos un poco. —Fin desmontó y dejó a Bugs en el suelo. El perro rodó inmediatamente por la hierba, ladrando divertido. —Aún es joven. —Fin le dio una palmada en el lomo a Baru al ver que el caballo le lanzaba al sabueso una mirada de compasión. Aquello era lo que estaba necesitando, se dijo Fin mientras caminaba junto al caballo. El campo abierto, el aire. Un día frío, sin duda, pero despejado y luminoso pese a todo. El halcón descendió para atrapar a su presa. Fin, apoyado en Baru, contempló el césped, la tierra y las finas columnas de humo que se alzaban de las chimeneas. ¡Cómo echaba de menos todo aquello cuando se iba de viaje por ahí!, pensó. Aquel país que llevaba en la sangre, en los huesos, en el corazón y en el alma. Echaba de menos el verde de las colinas sinuosas, el gris de la piedra, el marrón intenso de la tierra removida para plantar. Volvería a abandonarlo, tendría que hacerlo cuando terminara lo que debía terminar. Pero siempre volvería, atraído por Irlanda, por Branna, atraído por… Iona lo había dicho: atraído por la


familia. —Ellos no te quieren aquí. Fin siguió apoyado en el caballo. Había notado la presencia de Cabhan. Quizá incluso la había deseado. —Tú eres mío. Ellos lo saben. Tú lo sabes. Lo notas. Le ardió la marca del hombro. —Desde que me apareció la marca, has intentado seducirme, atraerme. Ahórrate las promesas y las mentiras, Cabhan. Me aburren, y solo busco un poco de aire y un espacio abierto. —Ven aquí. —Cabhan cruzó el campo envuelto en una leve neblina, con su túnica negra al vuelo, la piedra roja fulgurante—. Aléjate de ellos. Ven a mí. —No. Ni ahora ni nunca. —Hijo mío… —Eso tampoco. —Se agitó en él la rabia que había logrado contener—. Ni ahora ni nunca. —Pero lo eres. —Sonriendo, Cabhan se descubrió el hombro y le mostró su marca—. Sangre de mi sangre. —¿A cuántas mujeres violaste hasta que conseguiste plantar tu semilla, la semilla que te dio un hijo? —Bastó con la que estaba destinada a tener a mi hijo. Le di placer, y se llevó más. Yo te entregaré a Branna, si eso es lo que quieres. Volverá a yacer contigo, tan a menudo como lo desees. Solo ven a mí, únete a mí, y ella será tuya. —Tú no puedes dármela, porque no te pertenece. —Me pertenecerá. —No mientras yo respire. —Fin sacó una mano con la palma hacia fuera e hizo brotar el poder —. Ven a mí, Cabhan. Sangre de tu sangre, dices. Ven a mí. Entonces lo sintió, aquella lucha, sintió cómo el calor de su poder lo quemaba. Vio, como había dicho Branna, un destello de miedo. Cabhan dio un paso brusco hacia delante. —¡No oses convocarme! Cabhan cruzó los brazos y, al descruzarlos, rompió el hechizo. —Te traicionarán, te rechazarán. Cuando yazcas frío y tu sangre corra por el suelo, no te llorarán. Cabhan se replegó en la niebla, descendió, se encogió y se transformó en lobo. Fin visualizó mentalmente su espada, envainada, en su taller y, alzando la mano, de pronto la empuñó. Cuando estaba llamando a los otros, convocando a su círculo, el lobo se abalanzó. Pero no sobre él, no sobre el hombre que sostenía la espada en llamas, ardiente de poder. Se abalanzó sobre el perrillo que temblaba en la hierba alta. —¡No! Fin dio un salto y atacó, pero solo encontró niebla, que al momento se desvaneció dejando al perro sangrando en la hierba, con los ojos vidriosos de terror y dolor. —No, no, no, no —volvió a repetir al mismo tiempo que el halcón graznó y el caballo relinchó. Ambos animales se abalanzaron sobre el lobo que había vuelto a formarse detrás de Fin, pero de nuevo se desvaneció tras proferir un aullido. Branna apareció a su lado en el momento en que Fin se arrodillaba junto al perrillo. —Ay, Dios —se lamentó Fin. Branna intentó cogerle las manos, pero él se las apartó bruscamente


—. Déjame. Déjame. Estoy recuperando mi fuerza y los perros son míos. El cuello. Lo ha degollado. Era inofensivo, pero ha ido a por él en lugar de atacarme a mí. —Yo puedo ayudar. Puedo ayudar. Fin, mírame, mira en mi interior. Fin. —¡No quiero tu consuelo! —Déjala a ella. —Connor se acuclilló a su lado, le puso una mano firme en el hombro—. Déjala intentarlo. Sufriendo al sentir que aquella vida se desvanecía, se arrodilló, impotente de rabia y culpabilidad. —Tranquilo, tranquilo —le susurró con dulzura Branna mientras posaba las manos en el cuello ensangrentado—. Lucha conmigo. Óyeme y lucha por vivir. Bugs puso los ojos en blanco. Fin sintió el lento latido del perro. —Sufre. —La sanación duele. Debe luchar. —Miró de pronto a Fin, todo poder y rabia—. Dile que luche, porque él eres tú. No puedo sanarlo si se rinde. ¡Díselo! Aunque le dolía pedírselo, Fin posó sus manos sobre las de Branna. «Lucha». Branna podía sentir todo aquel dolor. El cuello le ardía también y su propio corazón latía desbocado. Con los ojos clavados en los del perrillo, le transmitió su poder y con él su calor. Primero lo más profundo, se dijo. Reparar y reparar lo desgarrado. A pesar de que en el campo soplaba un viento frío, el sudor le caía por la frente. Desde algún lugar, oyó a Connor decirle que parara. Era demasiado, pero ella sentía el dolor, la chispa de esperanza. Y la inmensa pena del hombre al que amaba. «Mírame —le dijo al perro—. Mira en mi interior. En mi interior. Contempla mi interior». Bugs gimoteó. —Ya vuelve, Branna. —Connor, sin dejar de explorar el campo con la mirada, aún alerta, posó una mano en el hombro de Branna, dándole lo que tenía. La herida abierta empezó a cerrarse. Bugs volvió la cabeza y le lamió débilmente la mano a Branna. —Eso es —le dijo ella con ternura—. Sí, eso es. Solo un instante más. Solo un poco más. Sé valiente, pequeño. Sé valiente para mí un instante más. Al ver que Bugs meneaba la cola, Fin apoyó la frente en la de Branna. —Se recuperará. Le vendría bien un poco de agua, y tendrá que descansar. Se… Branna no pudo evitarlo, no pudo contenerse. Se abalanzó sobre Fin y lo abrazó. —Ahora ya está a salvo. —Te debo… —Por supuesto que no, y ni se te ocurra mencionarlo. Fin… Ella se apartó y le cubrió la cara con las manos. Durante un instante, estuvieron los dos de rodillas, con el perro meneando la cola entre ellos. —Deberías llevártelo a casa ahora. —Sí. A casa. —¿Qué ha ocurrido? —preguntó Connor—. ¿Nos lo puedes contar? Le hemos dicho a Iona que no viniera. Dios, trae en coche a su abuela desde el aeropuerto de Galway. —Ahora no, Connor. —Branna se puso en pie—. Más tarde nos enteraremos de los detalles. Llévalo a casa, Fin. Tengo un tónico que le vendrá bien. Te lo haré llegar. Pero lo único que necesita es descansar.


—¿Vendrás conmigo? —Odiaba preguntarlo, necesitar preguntarlo, pero aún temía por el animal —. ¿A cuidarlo un poco más, solo un poco, para estar seguros? —Sí, claro. Connor, llévate tú a Baru al establo y coge a los halcones y a Kathel. Llegaré a casa enseguida. —Bueno, yo… Pero antes de que este pudiera contestar, Branna ya había cogido de la mano a Fin y se estaban yendo con el perrillo en brazos. —Como decía… —Connor se pasó los dedos por el pelo, alzó la vista a donde el halcón de Fin y su Roibeard volaban en círculos, le dio una palmadita en la cabeza a Kathel y luego montó a Baru—. Ya me encargo yo del resto.

Una vez estuvieron en su cocina, con el perro acurrucado en sus brazos, Fin trataba de decidir qué debía hacer a continuación. —Debería bañarlo para quitarle la sangre. —Ahí no —dijo ella, desconcertada al verlo dirigirse al fregadero—. No puedes lavar a un perro en el mismo sitio en que lavas los platos. Mejor utiliza un lavadero, una pila de servicio. Aunque no veía la diferencia, Fin cambió de dirección, cruzó la puerta y entró en un lavadero de paredes blanquísimas e imponentes electrodomésticos negros. Abrió un armario y sacó el jabón de lavar. —Con eso no, por el amor de Dios, Fin. No se baña a un perro con detergente para la ropa. Mejor usa el lavavajillas, el que usarías para lavarte las manos. Podía haber comentado que el puñetero lavavajillas estaba debajo del condenado fregadero donde pretendía lavar al perro en primera instancia. Pero ella ya se había quitado el abrigo, lo había colgado de una percha y, remangándose, había tomado la iniciativa. —Dame al perro y tú ve a por el jabón. Muy bien, pensó, perfecto. De todas formas, tenía el cerebro hecho migas. Fue a por el jabón y volvió a entrar. —Lo estás haciendo muy bien —le susurró Branna a Bugs, que la miraba con adoración—. Solo estás cansado y algo tembloroso. Te voy a dar un baño calentito —prosiguió mientras dejaba correr el agua del grifo—. Un poco de tónico y una buena siesta y estarás fresco como una rosa. —¿Qué tiene de fresco una rosa? Siempre me lo he preguntado. Echó jabón en el agua. —Ya vale, Fin, no eches más. Lo vas a ahogar con tantas burbujas al pobre. Dejó el bote en la encimera y luego dijo. —Tengo algo arriba, una poción, que le vendría bien. —Ve a por ella, si quieres, y se la doy aquí. —Te lo agradezco, Branna. —Lo sé. Venga, adentro. Te gusta, ¿eh? —La ducha le encanta. Cuando el perro estuvo inmerso en un mar de burbujas y, a ojos de Fin, ridículo, Branna se volvió. —¿Qué?


—Nada. Voy a por el tónico. —Conque la ducha, ¿eh? —le susurró al perro, mientras le frotaba el cuerpo, cuando Fin se hubo ido. Bugs lamía las pompas y su mano, y en ese momento le vino una imagen clarísima a la mente, de Fin, desnudo y mojado, riendo mientras sostenía al perrillo en una ducha de paredes de cristal con chorros de agua en todas las direcciones y nubes de vapor—. Mmm. Sigue siendo el de siempre, ¿verdad? Algo pueril, duchándose con un perro. Aquella imagen la divirtió; hasta ahí todo bien. El problema fue cuando se dio cuenta de que también se había emocionado. Fin volvió con un frasquito de base hexagonal lleno de un líquido verde oscuro que destapó y se lo ofreció a Branna. Esta le indicó con un dedo que se lo acercara y lo olió. —Ah, sí, eso es justo lo que necesita. Si tienes una galletita, échale tres o cuatro gotas. Se lo tomará mejor así y creerá que es un dulce. Sin pensarlo, Fin se llevó la mano al bolsillo y sacó una galleta para perros del tamaño de un pulgar. —¿Llevas eso en el bolsillo?, ¿por si el perro o tú tenéis hambre? —No sabía cuánto tiempo estaríamos fuera —masculló, y echó las gotas. —Deja que las absorba. Nos vendría bien una toalla vieja. Salió de nuevo y volvió con una toalla suave de color musgo. —Algodón egipcio —observó Branna, y sacó despacio al perro del agua y lo envolvió en la toalla antes de que empezara a sacudirse. —No tengo toallas viejas. Ya se lavará, ¿no? —Desde luego. —Frotó con brío al perro y le besó el hocico—. Mucho mejor ahora, ¿eh? Bien limpito y oliendo a naranjal. Uno egipcio. Dale la galletita, Fin, porque es un buen chico, un chico bueno y valiente. Bugs desvió su mirada de adoración y confianza a Fin, y engulló la galleta que le ofrecía. —Convendría que bebiera un poco de agua antes de… —Miró al suelo, pasmada. Verdaderamente horrorizada—. ¿Belleek? ¿Usas cuencos de porcelana de Belleek para la comida y el agua del perro? —Los tenía a mano. —Nervioso, cogió al perro, tiró la toalla a la encimera y dejó a Bugs en el suelo junto al cuenco de agua. El perro bebió, sediento y ruidoso, durante casi un minuto. Soltó un pequeño eructo, se sentó y alzó la vista a Fin. —Solo necesita un sitio caliente donde dormir un rato —dijo Branna. Fin cogió en brazos al animal, agarró un cojín del sofá del salón y lo tiró al suelo delante de la chimenea. Algodón egipcio, cuencos de Belleek y ahora un cojín adamascado, pensó Branna. El perro de cuadra se había convertido en un pequeño príncipe. —Está cansado. —Fin se quedó acuclillado, acariciando a Bugs—. Pero ya no tiene dolor. Su sangre está limpia. No hay veneno en él. —Ahora dormirá y se despertará más fuerte que antes. He tenido que darle un empujón para devolverlo a la vida. Había perdido mucha sangre. —Le quedará una cicatriz aquí. —Fin pasó un dedo suavemente por la fina línea dentada del cuello del perro. —Como la de Alastar.


Asintiendo, Fin se puso en pie mientras el perro dormía. —Estoy en deuda contigo. —No lo estás, y nos insultas a los dos al decirlo. —No es un insulto, Branna, es gratitud. Te traeré una copa de vino. —Fin, aún no son ni las dos de la tarde. —De acuerdo. —Tuvo que volver a frotarse la cara con las manos, intentando recuperar el equilibrio—. Té, entonces. —No te lo voy a rechazar. Eso lo distraería, se dijo ella al verlo volver a la cocina, y le permitiría tranquilizarse un poco más. —Es de las cuadras. Hace unos dos años que apareció. Yo ni siquiera estaba aquí. Fue Sean quien lo lavó, le dio de comer. Y Boyle quien le puso nombre. —Quizá viniera por aquí por una razón, otra que no fuera un lecho de paja, las sobras y unas palabras amables. Ahora está en tu casa, durmiendo en un cojín adamascado delante de la chimenea. Lo llevabas en Samhain. —Lo tenía a mano, como los cuencos. —Es más que eso, Fin. Él se encogió de hombros, y calculó la cantidad de té. —Tiene un corazón fuerte, y jamás pensé que Cabhan fuera a prestarle ninguna atención. Es… —Inofensivo. Pequeño, inofensivo y tierno. —Lo metí en casa una noche. Te mira de esa forma que… lo metí en casa. Sí, aún seguía siendo aquel niño, se dijo ella, con toda la bondad que había en él. —Un perro es muy buena compañía. La mejor, a mi parecer. —Se busca la cola sin motivo aparente, pero la tiene ahí. No tengo galletas —observó después de una búsqueda rápida—. De humanos, digo. —Con el té vale. Solo el té. Suponiendo que él querría estar al lado del perro, Branna se sentó cerca de la chimenea y esperó a que él llevara el té y se sentara con ella. —Cuéntame lo que ha pasado. —Me apetecía montar, una buena galopada. Por las colinas, al aire libre. —Igual que a mí me apetecía salir al huerto. Entiendo la necesidad. —Sí. He pensado que sería buena idea sacar a los halcones y me he llevado a Bugs para que disfrutara de una aventura. Cielo santo. —Tu caballo, tu halcón, tu sabueso. —Branna casi pudo ver cómo lo envolvía el sentimiento de culpa, y confió en poder apaciguarlo de nuevo—. ¿Por qué no? Tú eres el único de nosotros que puede conectar con los tres. —No buscaba a Cabhan, pero lo cierto es que me he alegrado de que me encontrara. —Como me pasó a mí cuando paseaba por mi huerto. Eso también lo entiendo. ¿Ha atacado él? —Ha empezado con su cháchara de siempre. Que si soy de los suyos, que todos vosotros me traicionaréis, me rechazaréis. Pensaba que estaría tan aburrido de todo eso como yo, pero nunca se rinde. Aunque esta vez me ha prometido que te haría mía, si yo quería, y eso es nuevo. Branna ladeó la cabeza y dijo con una voz seca como el polvo: —¿Ah, sí?


—Sí. Entiende bien el deseo. Comprende la voracidad de la pasión, pero no sabe nada del corazón ni del espíritu. Sabe que te deseo, pero jamás entenderá por qué. Lo he vuelto contra él y he empezado a atraerlo hacia mí. Por un momento he podido hacerlo, y eso lo ha sorprendido y lo ha descolocado. He invocado a los tres, porque habíamos prometido que lo haríamos así, y cuando se ha convertido en lobo, he sacado la espada del armario de la planta de arriba y la he envuelto en llamas. Hizo una pausa y se recompuso. —Podía haberlo mantenido a raya, estoy convencido. Podía haberlo entretenido, con Baru y Merlín, hasta que vinierais y pudiéramos atacarlo juntos, pero no ha venido a por mí. Ha salido como una bala por un lateral y ha cogido a Bugs por el cuello. Rapidísimo. Me he abalanzado sobre él, he atacado, pero él se ha apartado. Ha ido a por un perro que apenas pesa seis kilos, le ha desgarrado el cuello, se ha desvanecido antes de que yo pudiera asestarle un solo golpe. No ha venido a por mí. —Claro que lo ha hecho. Te ha atacado al corazón. Con Baru, con Merlín, contigo mismo, habría tenido que librar una batalla. El perrillo, en cambio, le ha permitido atacarte sin correr ningún riesgo. Siempre ha sido un maldito cobarde, y siempre lo será. —Cuando he ido a ver al perro, ha intentado atacarme por la espalda. Porque, Branna lo sabía, Fin había pensado en el perro antes que en su propia seguridad. —Sabía que lo harías, que auxiliarías al herido, al indefenso. A los tuyos. —Yo me habría enfrentado a él de hombre a hombre, de brujo a brujo. —Los ojos de Fin, de un verde derretido, se encendieron a medida que la rabia dominaba a la culpabilidad—. Eso era lo que yo quería. —Como todos, pero él no se conduce así. Puede que desciendas de él, pero no eres de los suyos. Y él sigue insistiendo porque no concibe que hayas tomado la decisión de no serlo. —Tú me dejaste porque soy de los suyos. —Te dejé porque estaba aturdida, dolida, furiosa. Y, cuando eso pasó, porque lo había jurado. — Agarró con una mano su colgante—. Juré por Sorcha y todos los que vinieron después de ella, hasta mí, y por Connor e Iona, que me serviría de todo lo que somos para librar al mundo de Cabhan. —Y de todo lo que viniera de él. —No, no. —En cualquier otro momento, se habría sentido agraviada, pero aún percibía el sentimiento de culpa que emanaba de él—. Tú desciendes de Cabhan, pero eres uno de los nuestros. Con el tiempo, he comprendido que eso tenía que ser así. He llegado a creer que ninguno de los que nos precedieron triunfó porque ninguno de ellos te tenía a ti. No tenían a uno de su sangre. Ninguno de ellos te tenía a ti, Fin, con tu poder, tu lealtad y tu corazón. Fin oyó aquellas palabras y quiso creer que eran sinceras. Sin embargo… —Soy uno de los vuestros, pero te niegas a estar conmigo. —¿Cómo voy a pensar en eso, Fin? ¿Cómo voy a pensar en eso cuando en este preciso instante vuelvo a notar que es cada vez mayor la premura de hacer lo que juramos hacer? No veo más allá de eso y, cuando lo hago, cuando me permito pensar en lo que podría ser una vez acabemos con esto, no veo la vida que en su día creímos que construiríamos juntos. Éramos tan jóvenes… —Chorradas, Branna. Lo que un día sentimos el uno por el otro era más antiguo que el tiempo. No éramos dos jóvenes ingenuos jugando al amor. —¿No habría sido más fácil en ese caso? ¿No lo sería ahora? Si solo jugáramos al amor, Fin, no pensaríamos en el mañana. ¿Qué futuro tendríamos? ¿Qué vida nos esperaría a ti y a mí? Miró fijamente el fuego, consciente, de nuevo, de que ella decía la verdad.


En cambio, respondió: —Ninguna, lo sé y, aun así, me parece más de lo que cualquiera de los dos tiene sin el otro. Tú me complementas, Branna, y ya estoy cansado de fingir que no. —¿Crees que a mí no me duele lo que podría haber sido? —La pena que sentía en sus entrañas se reflejó en sus palabras—. ¿Que yo no lo añoro? —Lo he pensado. He sobrevivido a ese pensamiento. —Pues te equivocabas, y a lo mejor también yo estoy ya cansada de fingir. Si solo fuera una cuestión de corazón, el mío sería tuyo. Branna inspiró con dificultad al ver que él dejaba de mirar al fuego y se volvía hacia ella. —No puede ser de nadie más. Ya está perdido. Pero no es solamente eso, y yo no puedo conducirme por conjeturas. Cuando mi padre me dio esto —siguió, sosteniendo en alto su colgante —, yo tenía elección. Me dijo que tenía elección, que podía aceptarlo o no, pero que, si lo aceptaba, la decisión estaba tomada. Decidí que sería una de los tres y juré que intentaría, por encima de todo, poner fin a lo que Sorcha había iniciado. No te traicionaré, Fin, pero tampoco traicionaré a los de mi sangre. No puedo pensar en anhelos y deseos, no puedo vivir de quimeras. Mi finalidad en la vida se estableció antes de que yo naciera. —Eso también lo sé. —En ocasiones, saber eso lo agotaba—. Tu propósito precisa de tu cabeza, tu poder, tu espíritu, pero no puedes separar tu corazón de todo lo demás. —Solo de ese modo puedo hacer lo que hay que hacer. —Me maravilla que creas que todos los que te precedieron querían que fueras desgraciada. —No lo creo, por supuesto que no. Solamente creo que todos los que me precedieron necesitan que haga lo que hay que hacer, lo que todos y cada uno de nosotros hemos jurado hacer. Yo… — titubeó, sin saber bien cómo expresar lo que llevaba dentro—… no sé, Fin, no sé si podría hacer lo que debo y estar contigo. Pero te juro que no pretendo hacerte daño ni castigarte. Quizá hace mucho, cuando era muy joven y estaba muy dolida y asustada, pero ahora ya no es eso, en absoluto. Él guardó silencio un momento, luego volvió a mirarla. —Dime una cosa, solo una cosa. ¿Tú me amas? Branna podría haber mentido. Él habría sabido que lo hacía, pero habría servido. Además, una mentira era una cobardía. —Jamás he amado a nadie como te he amado a ti. Pero… —Suficiente. Me basta con oírte decir lo que no me has dicho en más de una docena de años. Da gracias a que estoy en deuda contigo. —Ardía un intenso fuego en su mirada—. Estoy en deuda contigo por esa criatura que duerme ahí, si no buscaría un modo de llevarte a la cama y pondría fin a este tormento. —¿Seducción? ¿Persuasión? —Se echó el pelo hacia atrás y se levantó—. Yo no me meto en la cama de ningún hombre a menos que lo tenga muy claro. —Por supuesto, y siempre que hayas tomado la decisión con la cabeza. Para ser una mujer tan inteligente, a veces resultas tremendamente torpe. —Aprovechando que vuelves a insultarme, me marcho. Tengo mi trabajo abandonado. —Te llevo. Te llevo —repitió al verla prepararse para atacarlo—. No tiene sentido facilitarle a Cabhan otro blanco hoy si anda por ahí. Además, me quedaré contigo y te ayudaré, tal como acordamos. Tu propósito, Branna, es el mío también, por distintas que sean nuestras ideas sobre la vida que vivimos en torno a él.


Aún podría haberlo atacado, podía alcanzar la presión de una olla exprés muy rápidamente y mantenerla, pero Branna vio la mirada rápida y preocupada que Fin le dedicó al perro. Joder. —Muy bien, porque hay mucho trabajo. Tráete al perro. Dormirá durante el trayecto, luego Kathel puede cuidar de él. —Así estaré más tranquilo. Ah, una cosa más. Iona dice que voy a dar una fiesta de Nochevieja. Pues eso. —¿Una fiesta? —¿Por qué todo el mundo me lo repite como si lo estuviera diciendo en otro idioma? —A lo mejor es porque no recuerdo que hayas dado una fiesta jamás. —Siempre hay una primera vez —masculló él al tiempo que cogía al animal.


8

La culpa era del perro. La había ablandado. Fin, con sus toallas y cuencos de lujo y su amor incondicional por un perro de cuadra, había conseguido derribar sus defensas. Había dicho más de lo que pretendía, y más de lo que era capaz de reconocerse a sí misma. A su juicio, las palabras tenían tanto poder como los actos, y ella las había pronunciado cuando habría sido más sensato y más práctico guardárselas para sí. Pero ya estaba hecho, y ella sabía bien cómo apuntalar sus defensas. En lo tocante a Finbar Burke, llevaba ya más de diez años haciéndolo. Lo cierto era que había mucho que hacer y estaban pasando muchas cosas a su alrededor para preocuparse por eso. Habían pasado un Yule tranquilo y agradable, que la visita de la abuela de Iona había hecho más especial. Con la llegada del solsticio y las noches largas, ya quedaba menos para la primavera. Pero primero estaban las Navidades. Eran unas fiestas con las que disfrutaba especialmente, con toda su parafernalia. Le gustaban las compras, el envoltorio de regalos, la decoración, las comidas. Además, ese año en particular, todo el trabajo que conllevaban le proporcionaba un pequeño respiro de lo que ella misma había bautizado ante Fin como «su propósito». Había confiado en que pudieran celebrar una gran céili durante las fiestas, pero estando Cabhan al acecho, era demasiado arriesgado. Se prometió que lo celebrarían el próximo año y que invitaría a sus padres y a sus otros primos, a los vecinos, a los amigos y a todos los demás. Pero aunque ese año solo se reunía con su círculo, y con la abuela de Iona, se sentía feliz. Cocería pan y galletas, haría pastel de carne y lo serviría con mantequilla de brandy, se dijo mientras echaba un vistazo al ganso que se asaba en el horno. —Tu cocina huele a mi infancia —dijo Mary Kate, la abuela de Iona, al entrar. Su rostro, aún colorado por el frío, se iluminó cuando cruzó la estancia para besar a Branna en la mejilla—. Iona está colocando unos regalos bajo el árbol, y seguramente intentando averiguar qué son los otros también, así que he decido venir a ver si podía ayudar en algo. —Me alegro de verla, y agradezco muchísimo un par de manos hábiles aquí dentro. Elegantemente vestida con un jersey de un rojo vivo, Mary Kate se acercó a olisquear todos los pucheros. —Me han dicho que has enseñado a Iona a cocinar una o dos cosas, que es más de lo que he conseguido yo. —Es una alumna con muy buena disposición y sus habilidades van mejorando. Nos tomaremos una copa de vino antes de ponernos manos a la obra. Después de todo, es Navidad. ¿Ha pasado a ver la casa nueva? —Sí. Ay, va a quedar preciosa, ¿verdad? Y estará prácticamente terminada, dicen, para la boda. Me alegra el corazón verla tan feliz. Aceptó la copa de vino que le ofrecía Branna. —Quería hablar a solas contigo un momento, Branna, para decirte lo que significa para mí que


Connor y tú le dierais un hogar, una familia. —Es que ella es de la familia, y una buena amiga, además. —Tiene muy buen corazón. Me costó mucho mandarla aquí. No por Irlanda, ni por vosotros — Mary Kate miró hacia la entrada de la casa—, sino por todo lo que eso conllevaba. Mandarla aquí, a sabiendas de lo que eso podía significar y de lo que ya sabía que implicaba. Pensé en escribiros para advertiros que venía y luego cambié de opinión, porque eso habría sido como pedíroslo, que os sintierais obligados a aceptarla, a ayudarla a pulir sus dones. Y eso debía decidirlo ella, tener elección. Una vez más, Branna pensó en Fin. —¿Tenemos elección? —Yo creo que sí. Yo elegí darle el amuleto, aunque me doliera. Una vez hecho, ya no puedes deshacerlo. Pero era ella quien debía llevarlo, soportarlo. Lo supe la primera vez que la cogí en brazos. Os cogí en brazos a Connor y a ti cuando no erais más que bebés. Y lo supe, igual que lo supieron vuestro padre y vuestra tía. Y ahora los tres sois adultos, y ha llegado el momento, un momento que nunca llegó para mí, ni para tu padre, ni para tu tía. Se acercó a la ventana y miró por ella. —Noto su presencia. Iona teme por mí, pero él no se molestará en atacarme. Para él ya no soy nada. Aunque tengo poder suficiente para ayudar si hace falta. —Quizá, cuando llegue el día. —No obstante, hoy no es el día. —Mary Kate se volvió de nuevo, sonriendo—. Así que hoy echaré una mano en la cocina. —Bebió un buen trago de vino—. Nollaig Shona Duit. —Nos encargaremos de que así sea. —Branna brindó con Mary Kate—. ¡Feliz Navidad!

Hizo falta un poco de magia para que en la mesa cupieran siete personas y toda la comida, pero Branna había querido celebrarlo por todo lo alto y que no se hablara más de Cabhan. —No comeremos así mañana en casa de mi hermana —comentó Meara mientras probaba el relleno de Branna—. Entre Maureen y mi madre podrían disputarse el título de peor cocinera de Irlanda. —Así que vamos a llenarnos esta noche, a comer con prudencia allí y luego volveremos aquí a por las sobras. —Connor pinchó un bocado de ganso. —Son mis primeras fiestas con la familia de Boyle. —Iona miró alrededor de la mesa, rebosante de felicidad—. Yo llevaré pudin, y nadie podrá tacharme de mala cocinera, porque Nana me ha ido diciendo cómo hacerlo. Vamos a elegir una fiesta, Boyle, de la que seremos anfitriones. Lo convertiremos en tradición. ¿Cómo van los preparativos de Nochevieja, Fin? —Van. —Si quieres, puedo hacer pudin. Fin sonrió, la adoraba. —Voy a contratar un cáterin. —¿Un catering? Vio de reojo el gesto de perplejidad de Branna al oírlo. —Un catering —dijo con firmeza—. Echo un vistazo a una carta, digo, esto y esto y unos cuantos de estos, pago y listo.


—Disfrutaréis más de la fiesta si no tenéis que preocuparos de la cena —dijo Mary Kate como si nada. —Desde luego, y disfrutarán más que si intento preparar yo la comida —se excusó Fin. —Sin ningún género de duda —espetó Boyle—. Ha contratado a los Tea and Biscuits para que toquen en la fiesta. —¿Has contratado a un grupo de música? Esta vez fue Fin el que respondió a Branna encogiéndose de hombros. —La gente quiere música, y son un buen grupo. Si algún invitado quiere tocar el violín o la gaita, o se anima a cantar, por mí estupendo. —Será un buen craic —señaló Connor. —¿Cuántas personas vienen? —quiso saber Branna. —No lo sé con exactitud. Yo he hecho correr la voz. —¡Podría venir medio condado! —No he hecho correr tanto la voz, pero, si eso sucede, la empresa de catering va a tener mucho trabajo. —Patrick y yo solíamos organizar fiestas así —recordó Mary Kate—. Ay, no podíamos permitirnos un catering en aquella época, pero hacíamos correr la voz entre nuestros amigos y vecinos. Es agradable. Una buena céili. —A Branna no le agrada mucho la idea —intervino Connor—. Preferiría que no celebráramos ninguna fiesta hasta que hayamos acabado con Cabhan. —No vamos a hablar de él esta noche —señaló Branna en un tono que no admitía discusiones—. ¿Es cierto que a Kyra le han regalado un anillo por Navidad, Connor? —Cierto, y tú tienes oídos en todas partes, porque se lo dieron anoche, según me han dicho. Se lo va enseñando a todo el mundo. Más vale que te metas en la escuela y la cuides como si fuera el diamante Hope —le dijo a Fin, amenazándolo con el tenedor, a propósito de la gerente de sus oficinas—, porque he oído que se molesta por todo. —Me ocuparé de que así sea. Mis múltiples oídos me han dicho que Riley, tú te acordarás de él, Boyle, porque tu puño se estampó en su cara hace unos meses… —Se lo merecía. —En efecto, y parece que se lo ha vuelto a ganar de un tal Tim Waterly, que tiene una granja de caballos en Sligo. He tratado con Tim y siempre nos ha ido bien. Se diría que es un tipo tranquilo, pero, en este caso, le asestó un puñetazo a Riley durante una acalorada discusión sobre si hacer la vista gorda con el heno mohoso era una buena práctica comercial. —Desde luego, ese Riley es un cabrón, con perdón, Nana. —No te disculpes, porque un hombre que intenta vender heno mohoso o, peor aún, maltrata a un animal como lo hizo con tu bonita yegua Darling, sin duda es un cabrón. ¿Me pasas las patatas, Meara? Creo que aún me caben unas pocas más. Acabaron con la comida y algunos protestaron a la hora de recoger. Luego dieron buena cuenta de la tarta o el bizcocho borracho, o de ambos, bebieron el champán de Fin y se intercambiaron los regalos. Hubo abrazos emocionados y prestaron atención cuando oyeron que fuera se estaban cantando villancicos. Ni rastro de Cabhan, pensó Branna mirando por las ventanas una vez más. Cuando se escapó a la cocina para comprobarlo desde allí, Fin la siguió.


—Si no quieres que se hable de Cabhan, deja de buscarlo. —He venido a por otra botella de champán. —Lo que pasa es que la preocupación te tiene abstraída. Está escondido en su madriguera, Branna. Yo tengo mi propia forma de buscar. Sacó él mismo la botella, que dejó en la encimera. —Solo quiero que nada… estropee esta noche. —Nada la estropeará —la tranquilizó Fin—. Tengo algo para ti. Volvió la palma de la mano hacia arriba, vacía, la giró de nuevo y en ella apareció un estuche envuelto en papel dorado, rematado con un sofisticado lazo de color plata. —Ya nos hemos dado los regalos. —Y este es otro. Ábrelo y yo abriré esto —dijo, cogiendo el champán. De nuevo desconcertada, desenvolvió el estuche y lo abrió al tiempo que Fin descorchaba la botella con un chasquido sordo. Sabía que el frasquito era antiguo y, sin duda, precioso. Sus caras rebosaban luz, brillaban con ella y parecían refulgir en su mano. Había albergado poder hacía tiempo, se dijo. Luego acarició el tapón. Una cabeza de dragón. —Es asombroso. Es antiguo y aún rezuma poder. —Lo encontré en una selecta tienda de antigüedades de Nueva Orleans, aunque no era de allí. Había pasado de mano en mano mucho antes de llegar a ese establecimiento en el que no tenían ni idea de lo que era. Supe que era para ti en cuanto lo cogí. Hace ya unos años que lo tengo, pero no sabía cómo dártelo para que lo aceptaras. Ella miró fijamente el frasquito. —Te parezco difícil. —En absoluto. Me pareces fuerte, y eso nos complica las cosas a los dos. Aun así, no podía dejarlo en esa tienda donde no tenían ni idea de lo que vendían, menos aún sabiendo que era para ti. —Además, eres consciente de que cada vez que lo vea, me acordaré de ti. —Bueno, tiene esa ventaja. En cualquier caso, es para ti. —Lo guardaré en mi cuarto y, muy a mi pesar, pensaré en ti cuando lo vea. —No podía arriesgarse a besarlo en la boca, pero le dio un beso en la mejilla y, por un instante, descansó su mejilla en la de él como en su día había hecho tan a menudo, con tanta naturalidad—. Gracias. Yo… Vaya, ella lo encargó expresamente. Estoy teniendo una visión —murmuró, mirando fijamente el frasquito—. El dragón era suyo, creo. Y se lo mandó hacer para… para guardar lágrimas. Las lágrimas de una bruja, tan valiosas y poderosas cuando se derraman por alegría como cuando se derraman por pena. —¿Cuáles contiene este? —No logro verlo, pero creo que son de alegría porque es Navidad y un regalo precioso. Deberían ser de alegría. —Lo dejó con cuidado en la encimera—. Celebrémoslo con champán, con música. Y ya no volveré a mirar por las ventanas esta noche.

Esa noche, tarde, puso el frasquito en su cómoda y, mientras se metía en la cama, lo vio captar todos los reflejos dorados del fuego. Y pensó en él. Y, pensando en él, puso un amuleto bajo la almohada para ahuyentar los sueños.


Tenía el corazón muy alborotado para arriesgarse a soñar.

Había cosas que hacer, pensó Branna mientras pasaba el día en su taller, sola, feliz. Había disfrutado de cada minuto del Yule, de la Navidad. Reunida con su círculo, preparando la comida, tocando música juntos. Le había encantado ir a Kerry el día de Navidad, no se sintió en absoluto culpable por haberse servido de la magia para visitar a sus padres, para pasar tiempo con ellos y con otros familiares. Y se había sentido aún más satisfecha al ver que Connor hacía lo mismo con Meara. Le había hecho bien a su espíritu ver a sus padres tan felices en esta nueva etapa de sus vidas. Había reforzado su confianza el descubrir la fe absoluta que tenían en ella y en Connor. Pero ahora debía volver a ocuparse de cuestiones prácticas. Del trabajo con el que se ganaba la vida. Del que era su destino, que era de vida o muerte. Repuso algunas de sus lociones y cremas más populares y trabajó en las bonitas velas de viaje que casi volaban de las estanterías de su tienda. Después se dio el capricho de experimentar con nuevos aromas, nuevos colores y nuevas texturas. Logró aguzar los sentidos: qué aspecto tenía esto, qué estado de ánimo evocaba este aroma, qué sensación producía aquello en la piel… Alzó la vista cuando se abrió la puerta y se alegró de ver entrar a Meara. —Me vienes de maravilla. Quítate los guantes y prueba esta nueva crema, ¿quieres? —Hace un día horrible, mucho frío, lluvia y viento. —Se quitó la gorra, se desenroscó la bufanda y se echó la gruesa trenza castaña a la espalda—. Y aquí se está calentito y huele a gloria. Se agradece alejarse un rato de la humedad y los excrementos de caballo. Tras colgar el abrigo, se acercó a Branna y le tendió las manos. —Vaya, es estupenda —dijo mientras se ponía la crema y se olía las manos—. Estupenda y fresca, y huele a… a aire. A aire fresco, como el que se respira en la cima de una montaña. Además, me gusta el color que tiene en el cuenco. Azul muy pálido. Azul hielo. —Un nombre perfecto. Blue Ice, eso es. Es especial para manos y pies muy trabajados. Había pensado envasarla en un frasco resistente, de esos que un hombre no dudaría en comprar para sí. Tal vez haga una línea completa. Crema exfoliante también, gel de ducha, jabón líquido y en pastilla. Como digo, con un envasado que guste a las mujeres pero que no ofenda la masculinidad de los hombres. —No sé cómo se te ocurren todas estas cosas. —Si no se me ocurrieran, podría haberme pasado el día bajo la lluvia y entre excrementos de caballo contigo. —Se acercó a poner la tetera—. Además, como se aproxima el fin del año, tengo la sensación de que es hora de pensar en cosas nuevas. Ayer mismo, mi madre me preguntó si podía crear unos productos para su pequeño B&B. Productos que pudieran usar como obsequios de tocador para sus huéspedes y luego vender en tamaño normal. Después de Nochevieja, veré qué puedo hacer. —Me encantó ver a tu madre ayer, y a tu padre también, y a los demás. Connor me lo soltó de pronto. «¿Por qué no bajamos volando a ver a mis padres un rato antes de salir para Galway?» Le dije que me encantaría y que por qué no los llamábamos primero y me cogió de la mano y ¡zas! nos plantamos allí. —Se llevó una mano al vientre—. No sé si me acostumbraré a esa forma de viajar. —Les hizo mucha ilusión, y a mí, teneros a los dos allí unas horas. —La Navidad se celebra en familia y, si hay suerte, con amigos también.


—¿Y los tuyos? ¿Tu familia? —Ay, Branna, mi madre está encantada en casa de Maureen. Es más feliz de lo que yo la he visto en años. Prueba de ello son sus mejillas sonrosadas y el destello que tiene en la mirada. Me enseñó su dormitorio y tengo que reconocerle el mérito a Maureen, porque es tan elegante y tan bonito como mamá habría querido. Meara suspiró, pero de satisfacción. —Ahora veo que tenernos a todos en el mismo sitio significaba mucho para ella. Maureen estaba tan emocionada que me llevó a un aparte para decirme lo feliz que era mamá allí, y yo la dejé hablar como si hubiera sido idea suya desde el principio. —Te has quitado un peso de encima. —Mayor de lo que yo creía. Además, está encantada de que Connor y yo ya no vayamos a tener relaciones fuera del Santo Matrimonio. —Riendo, Meara se sentó junto al fuego—. Ya está hablando de los futuros nietos. —¿Y tú? Branna acercó una bandeja con el té recién hecho y unas galletas. —Quiero tener hijos, claro, pero no tengo tanta prisa como ella. Es un puente que quiero cruzar más adelante. —Sorbió el té—. Me alegra que pienses que he venido en un momento oportuno, porque quería hablar contigo. A solas. —¿Ocurre algo? —Eso es lo que quiero preguntarte. No recuerdo un tiempo en que no hayamos sido amigas, empezamos a serlo cuando aún llevábamos pañales. Branna le dio un mordisco a una galleta y sonrió. —Y puede que no dejemos de serlo hasta que volvamos a llevarlos. Meara soltó una carcajada. —¡Qué ocurrencia! Branna, nuestra amistad nos permite decirnos cosas que otros no pueden, así que quiero preguntarte algo: ¿crees que será bueno para ti ese viaje onírico que estás a punto de realizar con Fin? —Todos coincidimos en que… —No, no, no te pregunto como miembro del círculo. Te pregunto solo como amiga, como hermana. De pañal a pañal, por así decirlo. —Ay, Meara. —Te lo pregunto ahora que estamos solas. Ese soñar juntos es íntimo. Lo sé y lo entiendo bien. Es pedirte mucho, Branna, pedirle mucho a tu corazón y a tus sentimientos. —Ahora mismo la prioridad es acabar con Cabhan. —Para mí, no. Entre tú y yo, no. Sé que lo harás de todas formas, pero quiero saber cómo te sientes al respecto, de amiga a amiga, de mujer a mujer. Cómo te sientes y qué puedo hacer yo para ayudarte. —¿Cómo me siento? —Branna soltó un largo suspiro—. Siento que debe hacerse, que es la mejor forma posible. Y sé que dolerá, porque, como dices, es íntimo. Sé que Fin y yo debemos trabajar juntos por el bien de todos, y lo he aceptado. —¿Pero? Suspiró, consciente de que a Meara podía contarle cualquier cosa que albergara su corazón. —Desde que volvió hace meses, desde que lo he visto luchar y desangrarse con nosotros, me


cuesta más contener lo que siento y siempre he sentido por él. Me cuesta más ignorar lo que sé que él siente y siempre ha sentido por mí. Lo que vamos a hacer ahora lo complicará aún más, será más difícil para los dos, y desde luego me reconforta saber que tú estás ahí, que lo entiendes. —¿No podría ir Connor con él, o Boyle, o cualquiera de nosotros? —Si tuviera que ser Connor o Boyle o cualquiera de nosotros no me habrían arrastrado a mí al sueño que nos llevó a la cueva de Midor. Puedo enfrentarme a esto, Meara, igual que él, aunque sé que para él tampoco es fácil. —Él te ama, Branna, tanto como puede amar un hombre. Sé que te duele que te lo diga. —No, no me duele que me lo digas. —Branna le acarició el muslo a su amiga—. Sé que me ama, o al menos una parte de su ser lo hace. Siempre lo hará. El amor es poderoso, y es vital, pero no lo es todo. —¿Aún le reprochas sus orígenes? —Era más fácil cuando lo hacía, cuando era joven, estaba destrozada y podía. Pero que ya no se lo reproche no cambia la realidad. Es descendiente de Cabhan. Lleva la marca y esa marca le apareció, se manifestó en él, después de que estuviéramos juntos. Si aún queda en mí algo de ese reproche, también me lo reprocho a mí misma. —Ojalá no lo hicieras —repuso Meara—. Ojalá no os sintierais culpables, ninguno de los dos. —Mi estirpe, la suya. Lleva la marca tanto por Sorcha como por Cabhan, ¿no? Creo que ahora que los dos somos adultos y sabemos más que entonces, entendemos que no estamos hechos para estar juntos. —Si derrotamos a Cabhan, ¿seguirás pensando lo mismo? ¿Seguirás creyendo que no podrías estar con él y ser feliz? —¿Qué voy a decir? ¿Cómo voy a saberlo? Fue el destino el que nos unió y el destino el que nos separó. El destino decide estas cosas. —Yo no creo eso ni por un segundo —sentenció Meara, acalorada—. Nosotros decidimos nuestro destino, con nuestras elecciones y nuestros actos. Branna sonrió y se recostó en el asiento. —En eso tienes razón. Por supuesto que no somos meras marionetas. Pero el destino reparte las cartas, según yo lo veo. Es importante cómo las juguemos, pero solo tenemos las que nos dan. ¿Qué haría yo si no me hubieras tocado tú? No tendría una amiga que quisiera venir a ofrecerme su apoyo. —Mi apoyo siempre lo tendrás. —Lo sé. Estoy hecha para sostenerme sola, pero, cielos, siempre viene bien tener dónde apoyarse de cuando en cuando. Ojalá pudiera no amarle. Ojalá pudiera volver la vista atrás a la niña que fui y decir, bueno, tuvo un romance y una decepción, su ración de desamor. Ahora ha pasado página. Pero siempre que miro mis cartas, él es una de ellas. Y siempre lo será. —Podríamos darnos más tiempo, intentar encontrar otro modo. —Ya hemos esperado demasiado. Merecíamos estar con nuestra familia, con nuestros amigos, pero es hora de retomar nuestras obligaciones. Estoy dispuesta, te lo prometo. —¿Querrás que me quede cuando todo haya pasado? Me refiero al final de todo esto. ¿Querrás que nos quedemos Iona y yo? —Ya veremos cómo va todo. Pero es un consuelo para mí saber que, si os necesitara, Iona y tú estaríais aquí. Antes de preocuparnos por si necesitaré consuelo, Fin y yo debemos volver y averiguar qué relación existe entre ese Midor y Cabhan y cuándo podemos detenerlo.


Apoyó ligeramente la cabeza en el hombro de Meara. —Sé que Fin es un buen hombre, y eso me tranquiliza. Hubo un tiempo en que intenté convencerme de que no lo era, porque me facilitaba las cosas, pero eso fue un error y una tontería. A fin de cuentas, me siento satisfecha de saber que, al menos, he amado a un hombre bueno.


9

Se había preparado para ello, emocional y mentalmente. Branna se dijo que el hechizo, el viaje onírico, no era solo un paso necesario, sino que podía y debía seguir adelante sin generarle problemas personales. En los últimos meses, Fin y ella habían llegado a un punto en que podían trabajar juntos, hablar sin reproches ni dolores de cabeza. Ya eran adultos, no los niños ingenuos que habían sido en otra época. Tenía un deber para con los de su sangre. Y Fin, tenía que reconocerlo, era del todo fiel a su círculo. Con eso bastaría. Aun así, cuando se reunieron en su taller, entrada ya la noche, Branna tuvo que disimular su inquietud. —¿Estás segura de esto? Connor le pasó una mano por la espalda, y se ganó una mirada asesina y un empujón mental. «Sal de mi cabeza». Él dejó la mano quieta a la altura de los riñones. —Todavía estamos a tiempo de encontrar otro modo. —Estoy completamente segura. Y esta es la mejor forma. ¿Fin? —Coincido. —Prima Mary Kate, ¿seguro que no quieres unirte al círculo? —Deberíais seguir como hasta ahora, pero que sepáis que yo estoy aquí por si hago falta. —Nana es nuestro refuerzo. Iona le apretó la mano a su abuela y avanzó. Formaron el círculo, por ritual y respeto, por protección y unidad. Branna y Fin entraron juntos en él. Fin llevaba su espada envainada en el cinturón; ella su daga ceremonial. Esta vez no irían desarmados. —De esta copa bebemos el brebaje con el que juntos en sueños cabalgaremos. Branna sorbió la poción y le pasó la copa a Fin. —Con esta copa uno al lado del otro a otro tiempo y lugar viajaremos. Fin bebió y le pasó la copa a Connor. —Dentro de nuestro círculo, de la mano, por cielo y tierra viajaremos… —recitaron al unísono, mirándose a los ojos, mientras Branna sentía cómo crecía el poder—… al reino de los sueños, voluntariamente, para allí buscar, para allí averiguar el origen del destino de Cabhan. Fe y confianza absolutas en ti y en mí. Hágase nuestra voluntad. Fin extendió la mano para que Branna pusiera la suya encima. Con un destello de luz, un estallido de inmenso poder, empezaron a volar. A través del viento y de remolinos, volaron tan rápido que se le entrecortó la respiración. Tuvo un instante para pensar que habían hecho la poción demasiado potente, luego se halló de pronto en pie, tambaleándose ligeramente, en medio de la oscuridad estrellada. La mano aún asida a la de Fin. —Demasiada esencia de remolino.


—¿Tú crees? Lo miró con suficiencia. Él tenía el pelo tan alborotado como ella. Aunque en su rostro anguloso creyó ver tristeza, mezclada con algo de satisfacción. También ella se sentía así. —Sobra el sarcasmo, dado que tú has tenido tanto que ver en la fórmula como yo. —Branna sacudió la cabeza para retirarse el pelo de los ojos—. Y nos ha traído a donde debía, porque esa es la cueva. En la fría y estrellada oscuridad, la boca de la cueva brillaba con una luz roja intermitente. Ella oyó un leve murmullo, como una tempestad lejana en el interior, pero nada se movía, nada se agitaba. —Está ahí dentro —le dijo Fin—. Lo siento. —No está solo. Yo siento eso. Noto algo perverso que me produce más que un simple hormigueo en los pulgares. —Debería entrar solo, a evaluar la situación. —No me insultes, Finbar. Los dos juntos o nada. Para reforzar sus palabras, Branna se adelantó. Fin le agarró con fuerza la mano y posó la otra en la empuñadura de su espada. —Si se vuelve contra nosotros, rompemos el hechizo. Sin vacilar, Branna. No vamos a morir aquí. Se habría abalanzado sobre él, tales eran las necesidades que le despertaba el hechizo onírico, pero se tranquilizó y logró mantenerse firme. —No tengo intención de morir aquí. Tenemos mucho que hacer en nuestro propio tiempo y lugar. Se adentraron en la cueva, en la luz pulsátil. El murmullo se hizo más fuerte, más intenso. No era como una tempestad, observó Branna, sino como algo grande, algo vivo que esperaba dormido. La cueva se ensanchó, se abrió a unos túneles formados por paredes húmedas que chorreaban, de forma que el constante goteo constituía una especie de murmullo rítmico de fondo. Fin giró a la izquierda y, como a Branna su instinto le dictaba lo mismo, avanzaron en silencio por el túnel. Su mano, pensó ella, era su único vínculo con la cálida realidad, y sabía que él se sentía igual. —No sabemos con certeza en qué época estamos —susurró Branna. —Después de la época que soñamos la otra vez. —Meneó la cabeza al ver el gesto de ella—. No sé cómo lo sé, pero lo sé. Es después de eso, pero no mucho después. Confianza, se recordó ella. Fe. Prosiguieron, el murmullo cada vez era más fuerte. Casi lo podía sentir en su interior, como un pulso, como si se hubiera tragado la oscuridad viva. —Lo arrastra —murmuró Fin—. Busca alimento. Me arrastra a través de él, la sangre atrae a la sangre. —Se volvió hacia ella y la cogió con firmeza de los hombros—. Si esa cosa, o él, me arrastran al interior, rompe el hechizo, sal de aquí y vuelve, ¿entendido? —¿Me dejarías?, ¿nos dejarías a todos nosotros? —Ni tú ni ninguno de los otros descendéis de él. Júralo, Branna, o rompo el hechizo ahora y terminamos antes de empezar. —Lo romperé, lo juro. —Pero lo arrastraría de vuelta con ella—. Lo juro porque no te va a arrastrar a su interior. No lo permitirás. Y, si seguimos aquí discutiendo, no habrá que romper el hechizo, se terminará solo y sin que hayamos podido averiguar nada de nada. Fue entonces ella la que le dio la mano. Una chispa saltó al unir sus palmas antes de que avanzaran.


El túnel volvió a estrecharse y desembocó en lo que ella reconoció como una cámara, una especie de taller de magia negra. Había cuerpos de murciélagos con las alas extendidas clavados a las paredes de piedra a modo de horrenda decoración. En las estanterías, esqueléticas patas de pájaro, vísceras de animales, otras que temía que fueran humanas, cuerpos de rata, todos sumergidos en frascos llenos de un líquido viscoso. Ardía un fuego y, en él, bullía un caldero del que brotaba un humo verde. A la izquierda, se alzaba un altar de piedra iluminado por velas de sebo negras, teñido de la sangre de la cabra que yacía en él con la garganta abierta. Cabhan recogía el chorro de sangre en un cuenco. Parecía más joven, observó ella. Aunque trabajaba de espaldas a ellos, le dio la impresión de que era más joven que el Cabhan que ella conocía. Retrocedió, se arrodilló y levantó en alto el cuenco. —Acepta esta sangre, un sacrificio por tu gloria. De mí te alimentas, de ti me alimento. Y así mi poder crece. Bebió del cuenco. El murmullo zumbó como el latido de un corazón. —No es suficiente —masculló Fin—. Está pálido y débil. —Quédate conmigo —le pidió Branna, alarmada, al tiempo que le apretaba la mano con fuerza. —Estoy contigo, y con él —la tranquilizó él. —Cabras, ovejas, chuchos. Si el poder es sed, sáciala. Si es hambre, come. Si es deseo, cálmalo. Toma lo que quieras. —Más —dijo Cabhan, alzando de nuevo el cuenco—. Me prometiste más. Soy tu sirviente, soy tu soldado. Soy tu recipiente. Me prometiste más. —Más precisa más —dijo Fin en voz baja, sus ojos aviesamente verdes. —Sangre de tu sangre, como antes. Tómala, derrámala, saboréala y tendrás más. Serás yo, yo seré tú. Y no tendremos fin. Vida eterna, poder extraordinario. Y la Bruja Oscura que codicias, tuya será. Su cuerpo y su poder se doblegarán a nuestra voluntad. —¿Cuándo? ¿Cuándo tendré más? ¿Cuándo tendré a Sorcha? —Derrámala, tómala, saboréala. Sangre de tu sangre. Al interior de la copa, por tus labios. Al caldero. ¡Demuestra que eres digno! La mano de Fin había perdido todo su calor. Branna la estrechó entre las suyas, le dio lo que pudo. —Soy digno —dijo Cabhan, y tras dejar el cuenco en el suelo, se levantó para coger una copa. Se volvió. Por primera vez, Branna vio a la mujer de las sombras, una anciana, encadenada y temblando en aquel frío glacial. Él cogi�� la copa y se acercó a ella. —Ten piedad. De mí, de ti mismo. Maldito seas. Él miente. Te miente, miente a todos. Te ha encadenado con mentiras como tú me has encadenado a mí con grilletes. Suéltame, Cabhan. Sálvame, sálvate —dijo la anciana. —Tú no eres más que una mujer, ya vieja, que está perdiendo sus exiguos poderes. Y sin más valor que esto. —Soy tu madre.


—Yo ya he nacido —repuso él, y le cortó el cuello. Branna gritó, estupefacta y horrorizada, pero el creciente bramido ahogó su grito. El poder flotaba ahora en el aire, negro como la noche, pesado como la muerte. Cabhan llenó la copa, bebió y volvió a llenarla. Esta vez vertió el contenido en el caldero, en medio del humo. Y el humo se volvió rojo como la sangre. —Ahora el padre está con esa cosa —dijo Fin, y Cabhan fue a por un frasquito y vació su contenido en el caldero. —Di las palabras. —Los dedos de Fin, gélidos entre los de Branna, se doblaban y se extendían—. Di las palabras, haz el pacto. —Sangre sobre sangre tomo para aplacar mi hambre y el poder aquí crear. De la hembra y del carnero mezcla y ahúma y clama a las fuerzas oscuras para que invoquen mi nombre, mi poder, mi destino. Concédeme vida eterna y santuario a través de este portal. Hazme dios y demonio y sobre hombres y mujeres a partir de ahora permíteme reinar. Con mi sangre y por mi poder, de la Bruja Oscura me adueñaré. Soy Cabhan, nunca más mortal, y con estas palabras abjuro de mi humanidad. Alargó el brazo hacia el humo, introdujo la mano desnuda en el caldero y sacó el amuleto con su piedra de rojo sangre. —En esta hora, a los poderes oscuros me entrego. Levantó el amuleto por encima de su cabeza y se colgó la piedra fulgurante sobre el pecho. Se formó un atronador remolino de viento mientras Cabhan, con los ojos rojos tan encendidos como la piedra, alzó los brazos. —¡Y he nacido! Del altar saltó el lobo, negro y fiero. Se abalanzó sobre Cabhan y se introdujo en su interior, con un alarido ensordecedor. Se oyó un aullido triunfante e incluso las piedras temblaron. Cabhan volvió la cabeza. En medio de la oscuridad, en medio de las sombras, sus ojos, aún refulgentes, se toparon con los de Branna. Los brazos de Cabhan se dispararon hacia ella, que levantó una mano, preparada para bloquear cualquier magia que él pudiera lanzarle, pero Fin la hizo volverse y la envolvió con su cuerpo. Algo estalló, algo ardió. Fin rompió el hechizo. Demasiado rápido, demasiado inestable. Branna se aferró a él, tanto para darle calor —su cuerpo quemaba de frío— como para no salir despedida. Primero oyó las voces, la de Connor, firme como una roca y serena como un lago en verano, guiándola, luego la de Iona sumándose a la suya. «No te rindas ahora, Branna. —Oyó a Connor en su cabeza—. Te tenemos. Os tenemos a los dos. Ya casi estáis en casa. Casi estáis aquí». Luego se vio, mareada y débil, pero en casa, al calor y la luz del hogar. Mientras ella inspiraba hondo, Fin se soltó de su mano y cayó de rodillas. —Está herido. —Branna se hincó de rodillas también—. Déjame ver. Déjame verte. Le cubrió la cara entre las manos y le echó el pelo hacia atrás. —Solo me ha dejado sin respiración. —Le arde la espalda del jersey —dijo Boyle, acercándose deprisa—. Como aquella vez la camisa de Connor.


Antes de que Branna pudiera hacerlo, Boyle le levantó el jersey y se lo quitó. —Tiene quemaduras. No tan profundas como las de Connor, pero en casi toda la espalda. —Tumbadlo, boca abajo —ordenó Branna. —No pienso tirarme en el suelo como un… —Duerme una siesta. —Tras espetar esa orden, Branna le puso una mano en la cabeza y lo durmió—. Boca abajo —repitió, y Connor y Boyle lo tumbaron en el suelo del taller. Branna pasó las manos por las terribles quemaduras que le cubrían la espalda. —No son profundas, no, y el veneno no se puede mezclar con su sangre. Solo es frío, calor, dolor. Voy a necesitar… —¿Esto? —Mary Kate le ofreció un frasco de bálsamo—. La sanación era mi fuerte. —Eso es, gracias. No tardaremos mucho. No ha dado tiempo a que penetrara en él. Iona, ¿podrías ponerme un poco a mí? Tengo una pequeña quemadura en el brazo izquierdo. No es nada, pero tampoco quiero que vaya a más. Ya sabes lo que hay que hacer. —Sí. —Iona le subió la manga a Branna—. Es pequeña, pero parece severa. Sintió alivio en cuanto Iona le aplicó el bálsamo. El leve mareo se le fue pasando también con las propias artes sanadoras de su prima. Ya más tranquila, pudo concentrarse completamente en Fin. —Mucho mejor, ¿no? Seguro que sí. No nos vendría mal un whisky, si no os importa. Hemos ido un poco más rápido de lo que yo había calculado, y la vuelta ha sido como la demolición de un edificio. —Ya lo tengo aquí —dijo Meara—. Parece que Fin está bien otra vez. —Nos aseguraremos. —Con las manos en su cuerpo, Branna buscó lesiones más profundas, cualquier resquicio de oscuridad—. Con eso será suficiente. —Sintió un alivio en el fondo de la garganta y su voz sonó algo ronca—. Está bien. —Volvió a ponerle la mano en la cabeza y la dejó allí un momento—. Despierta, Fin. Los ojos de Fin se abrieron y miraron directamente a los de ella. —Joder —dijo, incorporándose. —Perdona, sé que no es correcto dormir a alguien sin su permiso, pero no estaba de humor para discutir. —Ella también tenía quemaduras —intervino Iona, sabiendo que así se le pasaría el enfado a Fin —. En el brazo izquierdo. —¿Qué? ¿Dónde? —Ya le había cogido el brazo a Branna y le había subido la manga. —Iona se ha encargado. Casi no era nada, porque tú te has puesto delante, me has cubierto como si yo no fuera capaz de rechazar un ataque. —No habrías podido, ese no. Menos aún con ese nuevo poder, pleno y joven, y él exhibiéndolo como si fuera un drogadicto demasiado colocado de una droga dura. Tenía más en ese momento del que tiene ahora, o incluso del que ha tenido desde entonces. Y ese subidón brutal es lo que anhela ahora. Connor se agachó. —Te voy a decir una cosa: gracias por cuidar de mi hermana. —Ahora soy yo la descortés. —Branna suspiró—. Lo siento. Aún estoy algo aturdida. Te agradezco de verdad, Fin, que me hayas salvado la vida. Cogió los whiskies que les acercaba Meara y le dio uno a Fin. —Te ha tomado por Sorcha. En la oscuridad, casi alucinando, te ha sentido… Cuando ha


alcanzado su máximo poder, te ha sentido, pero te ha tomado por Sorcha. E iba a… —Bebe un poco de esto. —De acuerdo. —Fin brindó con ella antes de beber—. Se proponía desfigurarte para que nadie viera tu belleza, para que tu esposo, ha pensado, te rechazara. He visto su mente en ese momento y la locura que había en ella. —Un hombre tiene que estar loco para cortarle el cuello a su propia madre y luego beberse su sangre. —Es verdaderamente asqueroso —decidió Meara—. Aun así, si vamos a tener que oírlo, preferiría hacerlo todo de una sola vez y cuando estemos sentados. —Eso es. Fin, ponte el jersey ya para que puedas sentarte a la mesa como un hombre civilizado. —Mary Kate le pasó la prenda—. Voy a echar un vistazo a la cocina, Branna, a ver qué tienes que pueda preparar, porque supongo que a todos os vendría bien comer algo. Mientras Mary Kate preparaba un montón de sobras del banquete de Navidad, Branna se sentó, aliviada de no tener que organizar nada, para contarles lo que Fin y ella habían visto. —A su propia madre. —Negando con la cabeza, Boyle cogió uno de los deliciosos sándwiches que Mary Kate había preparado. —No era más que una mujer, y vieja, eso ha dicho. No sentía nada por ella. No albergaba ningún sentimiento por su madre. No albergaba sentimientos de ningún tipo —prosiguió Fin—, solo oscuridad. —Has oído a esa cosa que le hablaba. Ceñudo, Fin se volvió hacia Branna. —¿Tú no? —Solo un murmullo, como cuando hemos llegado allí, cuando hemos entrado en la cueva. Una especie de… rasgueo. —Yo sí lo he oído. —Distraído, Fin se frotó el hombro, la marca—. Promesas de un mayor poder, de vida eterna, de todo lo que Cabhan pudiera desear. Pero, para conseguirlo, tenía que dar más. Sacrificar lo que quedaba de humano en él. Empezó con el padre. —¿Lo sabes o lo piensas? —preguntó Connor. —Lo sé. He podido leerle el pensamiento, y sentir al demonio atrapado en la piedra, y sus necesidades, su codicia. Su… júbilo al saber que pronto volvería a ser libre. —¿Demonio? —Meara cogió el vino por el que había optado—. Vaya, eso es nuevo, y aterrador. —Es viejo —la corrigió Fin—. Más viejo que el tiempo, y ha estado esperando un recipiente todo este tiempo. —¿Cabhan? —Sigue siendo él —le dijo Fin a Boyle—. Es Cabhan, desde luego, pero lo otro es parte de él, y siempre está hambriento de poder y de sangre. —La piedra es la fuente, como pensábamos —prosiguió Branna—. Procede de la sangre del padre y de la madre que Cabhan ha sacrificado por poder. Conjurándolo, suplicándole, ha asimilado a este… bueno, si Fin dice que es un demonio, seguro que lo es. —¿Por qué Sorcha? —inquirió Iona—. ¿Por qué estaba tan obsesionado con ella? —Por su belleza y su poder, y por la pureza, podría decirse, de su amor por su familia. Quería, ansiaba los dos primeros, y deseaba destruir el último. Fin se frotó las sienes, tratando de aliviar el martilleo que seguía atrapado en el interior de su


cabeza. —Ella lo rechazó, una y otra vez —continuó Fin, aunque no lograba detener el martilleo—. Se burlaba de él y de sus progresos, así que él… Perdió el hilo cuando Mary Kate se situó a su espalda y le masajeó las sienes y la nuca, donde ignoraba que se alojaba más dolor. Y el martilleo se esfumó. —Gracias. —No las merece. Ella le dio un beso de abuela en la coronilla antes de volver a sentarse. Aquello lo puso nervioso, y supo de dónde le venía a Iona su franqueza y su buen corazón. —La codicia que sentía por ella, por la mujer y por la bruja, se convirtió en una obsesión. Quería robarle lo que tenía y ahora cree que no hay hechizo ni magia que lo detenga, que nada acabará con él. El poder de ella podría hacerle daño, amenazar su existencia, y su rechazo hería tremendamente su orgullo. —Luego vinieron los tres —calculó Branna—. Y, con los tres, el poder y la amenaza aumentaron. Podemos aniquilarlo. —En ese momento, en la cueva, cuando engulló al demonio y su oscuridad, pensó que nada podría acabar con él ni lo haría jamás. Pero lo que lleva dentro sabe que sí. Le miente, y su madre se lo advirtió. Le miente. —Podemos herirlo, desangrarlo, reducirlo a cenizas, pero… —Connor se encogió de hombros —. A menos que destruyamos el amuleto también, a menos que podamos destruir al demonio que lleva dentro, se recompondrá, volverá. —Está bien saberlo. —Iona se untó de queso una galleta salada—. ¿Y cómo destruimos la piedra?, ¿cómo destruimos al demonio? —Magia de sangre contra magia de sangre —decidió Branna—. Luz frente a oscuridad. Como siempre ha sido, aunque quizá con un cambio de enfoque. Debemos encontrar el momento adecuado y estar seguros de ello. Pienso que debe ser en la cabaña de Sorcha, como antes, para atraer a ella lo que Sorcha tenía, pero tenemos que encontrar un modo de atraparlo, de impedir que vuelva a escapar para poder acabar con él. Y, si conseguimos eso, sería Fin quien tendría que destruir la piedra, la fuente. —He sentido la atracción, del demonio, del brujo. Y una mucho más fuerte cuando se han unido. He sentido… la seducción, el anhelo de lo que podrían ofrecerme. —Y aun sintiendo eso te has arriesgado para protegerme. Serás tú quien deba hacerlo cuando llegue el momento —dijo Branna con rotundidad—. Solo hay que decidir cómo y cuándo. Mary Kate, ¿seguro que debes volver a América?, porque a mí me viene de maravilla que haya alguien más por aquí que sepa preparar una comida. Comprendiendo la necesidad de cambiar de tema, Mary Kate sonrió. —Me temo que sí, pero volveré para la boda de Iona y con antelación suficiente para ayudar con los preparativos. Y quizá entonces, tal vez me quede. —¿Quedarte? —Iona alargó los brazos y le cogió las manos—. Nana, ¿quieres decir que te quedarás en Irlanda? —Me lo estoy pensando. Después de la muerte de tu abuelo, permanecí en América por tu madre, luego por ti. Y me encanta mi casa, mis huertos, las vistas desde mi ventana. Tengo buenos amigos allí. Pero… también puedo tener una casa aquí, y huertos, y vistas bonitas desde la ventana. Y aquí


tengo buenos amigos. Os tengo a todos vosotros, y más familia. —Podrías vivir con nosotros. Ya te he enseñado dónde vamos a poner tu cuarto para cuando vengas a vernos. Podrías vivir allí, con nosotros. Iona miró a Boyle. —Por supuesto, nos encantaría. —Eres un sol —le dijo Mary Kate a Iona—, y tú eres muy generoso, Boyle, pero si decido quedarme a vivir aquí, tendré mi propia casa. Cerca de la vuestra, eso tenedlo por seguro. En el pueblo, probablemente, donde pueda ir a pie a las tiendas y ver a mis buenos amigos, e ir de visita a vuestro nuevo hogar tan a menudo como queráis. —Tengo una casa sin inquilino —comentó Fin, y Mary Kate enarcó las cejas. —Eso he oído, pero aún quedan unos meses para abril. —Suelo alquilarla por períodos cortos a turistas que buscan algo en el pueblo, solo en régimen de alojamiento. Podría echarle un vistazo antes de volverse a América. —Eso haré. Aunque debo confesar que ya he husmeado un par de veces por las ventanas. — Sonrió—. Es muy acogedora y está muy bien remodelada. —Me encargaré de darle la llave para que pueda entrar y echar un vistazo cuando le apetezca. —Así lo haré. Ahora debería irme. Margaret empezará a preocuparse si llego mucho más tarde. —Yo la llevo. —Boyle se dispuso a levantarse. —Ya la llevo yo. —Se ofreció Fin—. Le daré la llave y luego la dejaré en casa de su amiga. También yo tengo que irme a casa. —Voy a por mi abrigo. No, vosotros quedaos donde estáis —insistió Mary Kate—. No me importa que me saque de casa un joven atractivo. Cuando se hubieron marchado, Iona se puso en pie. —Te voy a preparar un baño. Branna enarcó las cejas, sorprendida. —¿En serio? —Un baño con tus sales relajantes. Y Meara te va a hacer una taza de té. Estaba pensando que Connor y Boyle deberían ir a casa de Fin para hacerle lo mismo a él… —No pienso prepararle un baño a Fin Burke —dijo Boyle, rotundamente. —… pero ellos dos primero van a recoger todo esto y lo van a dejar como a ti te gusta, para que tú puedas descansar, descansar tranquila, y quitarte de la cabeza este asunto durante el resto de la noche. —Yo no discutiría con ella cuando se pone en ese plan —advirtió Boyle. —No me vendría mal un baño, ni tampoco el té. —Eso está hecho, entonces. Iona salió del comedor. —Tampoco me importaría que dejarais la cocina como está si al menos uno de vosotros va a echarle un ojo a Fin —añadió Branna—. Esto ha sido mucho más duro para él que para mí, y confieso que estoy agotada del esfuerzo. —Le daré unos minutos, luego me pasaré por allí —le dijo Connor—. Me quedaré si eso es lo que necesita, o me quedaré hasta que esté seguro de que está tranquilo. Aun así, podemos ocuparnos de la cocina. Sube, no te preocupes. —Voy. Buenas noches.


Meara esperó a que Branna no pudiera oírla; luego se acercó a poner la tetera con Kathel a su lado. —Eres tú el que está preocupado, Connor. —No ha comido nada. —Miró hacia el umbral de la puerta de la cocina y se metió las manos en los bolsillos como si no supiera qué hacer con ellas—. Solo ha fingido que comía. Tiene unas ojeras que no tenía antes del hechizo. ¿Y luego os deja a Iona y a ti que os ocupéis de ella sin rechistar? Está agotada, te lo digo yo. »Meara, Iona y tú cuidaréis de ella, ¿verdad? Yo no estaré mucho rato en casa de Fin, a menos que me necesite. Luego volveré y me quedaré a dormir aquí esta noche. —Quédate con Fin el tiempo que haga falta, nosotras ya nos ocuparemos de Branna. —Sin que parezca que lo estáis haciendo. Miró de reojo a aquel hermano inquieto. —La conozco hace casi tanto como tú, Connor. Creo que sé cómo manejar a Branna O’Dwyer tanto como cualquiera. Pasaremos un rato con ella hablando de nuestras cosas, luego la dejaremos sola. Le irá mejor estar sola y tranquila. —Cierto. Me voy a casa de Fin y vuelvo en cuanto pueda. —Si tienes que quedarte, avísanos. Meara le vio acercarse. Esperaba que le diera un beso y sonrió cuando él, en cambio, le dio un abrazo rápido y fuerte. Terminó de preparar el té de Branna mientras Connor se abrigaba, y se volvió hacia Boyle cuando se quedaron solos. —Parece que te ha tocado a ti fregar los platos. Le dio una palmadita en el hombro al salir. Boyle echó un vistazo a la cocina vacía. —Bueno… —dijo suspirando y se remangó.

Connor entró directamente por la puerta de Fin como había hecho desde el día en que esta se había levantado. Antes, incluso, pues la había instalado él mismo. Encontró a Fin tomándose otro whisky delante de la chimenea del salón, con el perrillo de cuadra, Bugs, dormido, acurrucado a sus pies. —Tengo órdenes de ver cómo estás —anunció, y se alegró de haberlo hecho. Fin parecía tan agotado y destrozado como Branna. —Estoy bien, como tú mismo puedes ver. —No lo estás, como yo mismo puedo ver —lo corrigió Connor, y se sirvió un whisky antes de sentarse en una silla—. Iona va a prepararle un baño a Branna y Meara le está haciendo un té. Ella se deja, lo que significa que lo necesita. ¿Qué necesitas tú? —Si te lo pido, ¿me lo concederás? —Sabes que sí, aunque me moriré de vergüenza como me pidas que te prepare un baño y te arrope en la cama. Fin no sonrió, se limitó a apartar la vista de lo que viera en el fuego y miró a Connor a los ojos. —Ha sido una atracción muy fuerte, un tirón condenadamente brutal. Por un momento, he podido sentir todo lo que prometía. Ese poder es mucho mayor del que cualquiera de nosotros pueda tener.


Es oscuro y frío, pero es… seductor. Y no tendría más que decir que lo acepto. —No lo has hecho. Ni lo harás. —No lo he hecho, esta vez. Ni las veces anteriores, pero es una llamada a la sangre, al animal que todos llevamos dentro. Así que te voy a pedir algo, Connor, porque, además de amigo, eres casi tan hermano mío como de Branna. —Soy ambas cosas. —Entonces, júrame, por tu propia sangre, por tu corazón, en el que arraiga tu magia, que si cambio, si la situación me supera y caigo en la tentación, me detendrás como sea. —Tú jamás… —Necesito que me lo jures —lo interrumpió Fin, mirándolo con fiereza—. De lo contrario, tendré que irme de aquí, dejarla, dejaros. No me arriesgaré. Connor estiró las piernas, cruzó los pies y se miró las botas unos instantes. Luego, lentamente, miró a Fin. —¿Tú te estás oyendo? Deseas acabar con él tanto como los tres, más que los tres de los que venimos, pero te marcharías porque eres tan cabezota que te has empeñado en que podrías caer después de haber aguantado tanto tiempo. —Tú no has estado en la cueva. Tú no has sentido lo que yo he sentido. —Estoy aquí ahora. Te conozco prácticamente desde siempre, desde antes de que te apareciera la marca, y desde entonces también. Sé quién eres. Y, como lo sé, te lo juraré si es lo que necesitas, Fin. Lo que tengo me viene del corazón, como tú has dicho, y mi corazón te conoce. Así que dale todas las vueltas que quieras, te lo mereces. Mañana volveremos a la acción. —Muy bien. —Más sereno, Fin sorbió su whisky—. Me merezco darle todas las vueltas que quiera. —En efecto, y yo se las voy a dar contigo hasta que te termines el whisky. —Connor sorbió en silencio—. Los dos la queremos —dijo. Fin se recostó en el asiento y cerró los ojos. —Esa es la puñetera verdad. Y el amor, Connor lo sabía bien, tiraba más que cualquier promesa oscura.


10

Fin se consideraba bastante sociable. Sabía cuándo invitar a una ronda en el pub y era un buen comensal que conversaba con soltura en las comidas. Si invitaba a sus amigos a ver un partido en su casa o a jugar al billar, siempre tenía cerveza y comida en abundancia, y no protestaba por lo que pudieran ensuciar. A fin de cuentas, no se había criado en una cuadra, así que creía conocer tan bien como cualquiera las expectativas y las obligaciones básicas que conllevaba dar una fiesta. Pero Iona no parecía estar tan convencida de ello. A media tarde del último día del año, se plantó en la puerta de su casa con su luminosa melena metida en un gorro de azul brillante que él recordaba que Nana le había tejido por Navidad. Y cargada de bolsas de la compra. —Navidad ya ha pasado, ¿no? —Son provisiones para la fiesta. —Le puso unas cuantas bolsas en la mano y fue directa a la cocina a llevar el resto. Tras soltarlas en la encimera, se quitó el abrigo, la bufanda, el gorro, los guantes y después las botas, y se lo llevó todo al lavadero. —He traído velas —empezó. —Ya tengo velas. Le compré unas a Branna poco antes de Yule. —No son bastantes, ni por asomo. —Meneó la cabeza con rotundidad y compasión al mismo tiempo—. Hay que ponerlas por todas partes. Metió la mano en una bolsa y empezó a sacar cosas. —Estas son para la repisa de la chimenea del salón. Tienen mecha para unas doce horas, así que tendrás que encenderlas una media hora antes de que empiece a llegar la gente. —¿Media hora antes? —Sí —contestó ella con firmeza—. Crearán un ambiente agradable, festivo pero elegante. Estas son para el aseo de esta planta, para el baño de abajo y para el principal, de la planta de arriba. Nadie debe entrar en el dormitorio principal salvo a petición tuya, pero, como sobran, pon algunas allí también, por si acaso. Esto son toallitas para invitados: bonitas, sencillas y desechables. Sacó una pila de toallitas blancas, bien envueltas, con copas de champán plateadas estampadas en ellas. —Para que nadie tenga que secarse las manos con la misma toalla de tela con la que se haya secado otra persona. Fin soltó una carcajada. —¿En serio? —Fin, mírame a la cara. —Se señaló—. Completamente en serio. He traído unas velas extra para el comedor, por si no tenías suficientes, y otras para la repisa de la chimenea del sótano. Una cosa: es fundamental que te asegures de que hay suficiente papel higiénico en los baños. A las mujeres nos fastidia, nos indigna y nos enfurece descubrir que no hay papel cuando ya estamos allí sentadas. —Me lo puedo imaginar. Por fortuna. —Tengo pensado comprobar los baños cada hora, así que no habrá problema.


—Eres un consuelo para mí, Iona. Ella le cogió las mejillas con las manos. —Yo te he metido en este lío, y te dije que te ayudaría. He venido a ayudarte. A ver… La empresa de catering te invadirá la cocina y ellos sabrán bien lo que hacen. Me he informado y lo van a hacer de maravilla. Buena elección. —Gracias. Hago lo que puedo. Ella se limitó a sonreír. —Tenemos que asegurarnos de que los camareros tienen claro que deben servir comida y bebida también en el sótano, porque muchos bajarán allí a jugar, bailar o pasar el rato. Las chimeneas estarán encendidas, imagino. —Sí, por supuesto. —Habrá comida y bebida de sobra para todos. Por algo lo vamos a llamar «La Noche del Gran Banquete» o… espera —cerró los ojos un instante— o Oiche na Coda Moire. Fue él quien le sonrió entonces. —Se te da muy bien el gaélico. —He estado practicando. También he estado repasando las tradiciones irlandesas y no hace falta que respetemos la de limpiar la casa en Nochevieja, porque la tuya ya está impoluta. En eso das tanto miedo como Branna. Bueno, voy a poner estas velas en su sitio, y las toallitas para invitados y… — Metió la mano en otra bolsa—. He comprado también estos caramelitos de menta y estas peladillas. Son de colores bonitos, y unos cuenquecitos de dulces y aquí y allí siempre quedan bien. Ah, y Boyle va a pasar a recoger el perchero portátil que nos ha prestado la hija de la amiga de Nana. —¿Un perchero portátil? —Por razones que no quería explorar, le vino a la cabeza la imagen de un artilugio de tortura. —Para colgar los abrigos. Hay que hacer algo con los abrigos de la gente, así que nos van a prestar un perchero portátil. Lo podemos poner en el lavadero. Uno de nosotros se encargará de coger los abrigos de los invitados a medida que vayan llegando, de colgarlos y de devolvérselos cuando se vayan. No los vamos a amontonar en el sofá o en una cama. —No había pensado en eso. Suerte que te tengo a ti. —Sí, tienes suerte. Además, es una buena costumbre. Yo ya estoy pensando en la fiesta de inauguración que daremos el próximo verano, cuando nuestra casa esté terminada y amueblada y nos hayamos instalado en ella. —La espero con impaciencia. —Para entonces, habremos acabado con Cabhan. Estoy segura. No estaremos, como ahora, trabajando todos los días para averiguar cómo y cuándo. Estaremos viviendo sin más. Sé que ha sido una semana dura, sobre todo para ti y para Branna. —No puede ser de otro modo. Con cuidado, Iona colocó los montones de toallitas para los invitados. —¿La has visto hoy? —Hoy no. —Esta mañana me ha dicho que estaba haciendo cábalas para intentar acabar con esto en el aniversario del día en que yo llegué, el día que fui por primera vez a su casa a conocerla. —Es una posibilidad —meditó él. —Y la he visto dudar tanto como tú de que sea buena idea, pero hay que considerarlo. Así que eso


haremos. Esta noche, no. Esta noche toca fiesta. —Mmm. ¿Qué hay en esa otra bolsa? —Ah, bueno… a algunos les gustan los sombreritos y los matasuegras. Fin abrió la bolsa y miró fijamente los sombreritos de colores y las coronas de purpurina. —Que quede clara una cosa: sabes que te adoro, pero me niego a ponerme uno de esos. —Es completamente opcional. He pensado que podríamos dejarlos en un par de cestos grandes para que los coja quien quiera. Bueno, voy a organizar todo esto y luego voy a ir a trabajar con Branna una o dos horas antes de arreglarme para la ocasión. Vendré aquí una hora antes de la fiesta, para los últimos retoques. Salió cargada de velas y él curioseó un poco más en la bolsa de los gorros de cartón. No, no iba a ponerse uno, pero sí iba a ofrecerse como segundo de a bordo y ayudarla con las velas y todos los preparativos. Después, también él dedicaría una hora aproximadamente a hacer sus propios cálculos.

Más tarde, cuando la empresa de catering le invadió la casa y él hubo respondido a decenas de preguntas y tomado demasiadas decisiones sobre detalles que ni siquiera había considerado, se encerró en su cuarto durante media hora bendita para arreglarse con tranquilidad. Se preguntó qué posibilidades tendría de quedarse allí encerrado y, después de considerar la jovial determinación de Iona, decidió que ninguna. ¿Dónde estaba el año anterior por esas fechas?, pensó. En los Alpes italianos, cerca del lago Como. Había pasado allí unas tres semanas. Le había parecido más fácil pasar las fiestas lejos de casa, celebrarlas a su manera, con desconocidos. Ahora tendría que ver qué tal se le daba no solo estar en casa, sino además tener en ella a todos sus conocidos. Quizá se entretuvo un poco más de lo necesario, luego se puso unos vaqueros negros y un jersey del mismo color y bajó las escaleras. Mientras bajaba, oyó voces, música y risas y miró el reloj para ver si había errado por completo en su cálculo de la hora. Pero no, aún faltaban cuarenta minutos para que los invitados empezaran a llegar. En la repisa de la chimenea, sobre el fuego chisporroteante, lucían unas velas en recipientes de cristal rojo. El árbol de Navidad estaba iluminado. Por los altavoces se oía una música enérgica. El inmenso candelabro que había comprado en algún lugar lejano se alzaba en un rincón, perfectamente equipado con velas votivas que irradiaban más luz. Luz y música, pensó, el arma de su círculo contra la oscuridad. Iona había acertado. Había dado en el clavo. Retrocedió y observó que ella había colocado más velas en la biblioteca, y aún más en el espacio que él había convertido en su sala de música. También había puesto flores, pequeños jarrones de cristal con ramos de rosas sujetas con cintas plateadas. Encontró a Iona y Meara con parte del equipo de catering, ocupadas en el comedor. Otro fuego, más velas, más rosas, bandejas de plata y fuentes de cristal llenas de comida, calientaplatos con más comida.


Y todos los dulces dispuestos en su bufé: bizcochos, galletas, pastas. Surtidos de quesos en una quesera transparente. Iona, enfundada en un vestido ajustado corto de color plata intenso, con los brazos en jarras, fiscalizaba, no le cabía duda, la situación. Meara, a su lado, llevaba el pelo suelto por encima de los hombros de un vestido largo de color cornalina que se adhería a sus curvas. —Creo que he cometido un error —dijo, y sus dos amigas se volvieron—. ¿Por qué habré invitado a nadie esta noche cuando puedo tener a dos mujeres guapas para mí solo? —Esa es la clase de encanto que hará que todos tus invitados hablen de esta fiesta durante meses —le contestó Iona. —Yo iba a decirte que menuda chorrada, pero es una chorrada encantadora —decidió Meara—. Para colmo, tu casa está verdaderamente impresionante. —En eso no he tenido mucho que ver. —Claro que has tenido que ver —lo corrigió Iona—. Me has dejado jugar con fuego. —Riendo, se acercó y se colgó de su cuello—. Y Cecile y su equipo son los mejores. Sinceramente, Cecile, la comida tiene tan buena pinta que da pena comérsela. Cecile, una rubia alta ataviada con un delantal que llevaba sobre sus pantalones negros y una blusa de un blanco inmaculado, se sonrojó de satisfacción. —Muchas gracias, pero lo que queremos es que todo el mundo coma. Hemos montado unas mesas abajo como nos ha sugerido Iona —le dijo a Fin—. También un bar. Los camareros irán paseando por aquí, y por abajo también, para asegurarse de que todos los invitados están bien atendidos. —Tiene todo un aspecto excelente. —No has visto lo del sótano. —Iona lo llevó escaleras abajo—. Se me ha ido un poco la mano con las velas y me he puesto nerviosa, así que las he cubierto con un hechizo de protección para que no quemen nada ni a nadie. —Estás en todo. Más velas y adornos verdes, comida y flores hermosas. Se acercó al bar, a la nevera que había detrás de la barra, y sacó una botella de champán. —Deberías tomarte tú la primera copa. —Acepto. Fin descorchó el champán con un chasquido sordo, le sirvió una copa y luego se sirvió una él. —El día en que entraste en nuestras vidas fue un día feliz, deirfiúr bheag. —El día más feliz de mi vida. —Por los días felices, entonces. Brindó con él. —Por los días felices, para todos nosotros. Al cabo de una hora, tenía a medio pueblo en su casa. Pululaban o se agrupaban, miraban embobados o se instalaban por ahí. Se llenaban los platos y los vasos, se sentaban o se quedaban de pie en su salón o, como Iona había previsto, bajaban al sótano, donde el grupo de música que él había contratado empezaba su primera actuación. Él estaba más que contento con una cerveza en la mano, saltando de conversación en conversación. Sin embargo, buscaba entre tantos rostros uno que no encontraba. Entonces, como para satisfacer sus deseos, apareció ella.


Fin volvía arriba para cumplir con sus obligaciones de anfitrión cuando la vio, de pie en la cocina, charlando con el equipo de catering. Se había dejado el pelo suelto, una cascada de negro que le rozaba la cintura del vestido de terciopelo color vino. Pensó que, aunque Iona hubiera encendido cien velas más, jamás habría conseguido igualar la luz con que Branna iluminaba su hogar. Cogió una copa de champán y se la llevó. —Tómate una. —Desde luego. —Se volvió hacia él, los ojos maquillados con una sombra oscura, los labios pintados de un rojo tan intenso como el del vestido—. Has organizado una fiesta estupenda, Fin. —Así es, siguiendo las órdenes de Iona. —Estaba medio loca de emoción y de angustia por esta noche, por haberte metido en este lío. Y casi me ha dejado sin velas. Veo que ha hecho buen uso de ellas. —Están por todas partes, como ella me ha ordenado. —¿Y dónde anda nuestra Iona? —Abajo. Meara también. Y Boyle, Connor y Nana. —Pero él la condujo hacia el comedor mientras hablaban—. ¿Vas a comer? —Claro que comeré, parece todo delicioso, pero luego. —¿Aún sientes debilidad por estos? —preguntó él, cogiendo un bocadito de crema recubierto de azúcar glas. —Muchísima, aunque suelo negarlo. Pero, vale, esta noche no. —Lo cogió y le dio un mordisquito—. Ay, Dios mío, esto tiene que ser pecado. —Coge dos. Oiche na Coda Moire. Ella rió y negó con la cabeza. —Luego volveré a por otro. —Entonces te voy a llevar abajo con tu círculo y con la música. Le tendió una mano y esperó a que Branna depositara en ella la suya. —¿Quieres bailar conmigo, Branna? ¿Dejar el ayer y el mañana a un lado y bailar conmigo esta noche? Ella avanzó con él hacia la música, el calor y la luz resplandeciente. —Quiero.

Había estado tentada de no ir. Había tratado de encontrar excusas para quedarse en casa o, en su defecto, hacer simplemente una visita de cortesía y escaparse. Pero todas las excusas que se le ocurrían le sonaban a lo mismo. A cobardía. O, peor, a mezquindad. No podía ser tan mezquina, tan cobarde como para desairarlo porque le angustiara estar en su casa, ver, sentir la vida que se había forjado sin ella. Su elección, sin él. Su deber, sin él. Por eso había ido. Había tardado mucho en peinarse, en maquillarse, en arreglarse. Si iba a celebrar el fin de año y el comienzo de otro en casa de él, en su compañía, más le valía estar imponente. Encontró que el sótano, que ella creía una zona de juego, reflejaba perfectamente su personalidad.


Colores fuertes, intensos, combinados con neutros, muebles antiguos restaurados mezclados con otros nuevos. Pequeñas piezas evidentemente traídas de sus viajes por el mundo. Y mucha diversión. El descomunal televisor de plasma, la mesa de billar, la vieja máquina de pinball y el jukebox junto con una preciosa chimenea de mármol de Connemara rematada por una gruesa repisa de madera sin pulir. Los músicos tocaban en directo cerca de una barra de bar de caoba que, según le dijo a Branna, había encontrado en Dublín. Aunque la estancia era espaciosa, se habían retirado los muebles para dejar sitio a quien quisiera moverse al ritmo de la música. Cuando él la sacó a bailar, tuvo la sensación de estar reviviendo el pasado, con toda su alegría inocente, con su simplicidad y sus posibilidades. Pero Branna ignoró la punzada que eso le produjo, y se convenció de que aquella iba a ser una noche excepcional. Lo miró, riendo. —Lo has conseguido. —¿Qué he conseguido? —Organizar la fiesta del año. Y ahora todos querrán que repitas el año que viene, y el otro. Algo horrorizado, Fin miró alrededor. —Había pensado en pasarles el testigo a Iona y a Boyle. —Ah, no, ellos tendrán otra. Me parece que la Nochevieja ya es tuya. Allí veo a Sean con gorro de fiesta, taconeando en la pista con unas botas limpias y brillantes, y a Kyra, la amiga de Connor, con su novio, ahora prometido, y él lleva una camisa del mismo color que el vestido de ella y una corona de rey de cartón en la cabeza. Y ahí está mi Eileen, bailando con su marido como si no fueran más que dos adolescentes y los años, y con ellos los niños, aún estuvieran por venir. Te hiciste una casa en la que podías dar una fiesta e invitar a casi todo el pueblo y lo has conseguido. —Eso jamás se me ocurrió. —Pues ya es demasiado tarde. Allí veo también a Alice lanzándote una mirada seductora, ahora que se ha resignado a perder a Connor. Deberías concederle un baile. —Preferiría bailar contigo. —Y lo has hecho. Cumple con tu deber, Finbar, baila con la chica. Hay personas con las que me gustaría hablar. Se apartó de él y dio media vuelta. Si volvía a bailar con él, o lo hacía demasiado a menudo, las personas con las que ella quería hablar empezarían a hablar de ellos. —¿A que es genial? —Iona la cogió del brazo y dio una vuelta completa a su alrededor. Llevaba una tiara rosa que anunciaba con destellos 2014—. Es una fiesta estupenda. Voy a dar mi vuelta obligada por los baños de cada hora y regreso enseguida. —¿Una vuelta obligada por los baños? —Para comprobar si hay papel higiénico y cómo van las reservas de toallitas y eso. —Te voy a encargar la organización de todas las fiestas que dé. —Tú tienes un talento natural para las fiestas y las reuniones —le replicó Iona—. Fin es nuevo en esto. Igual que yo, solo que creo que yo tengo un don. —Que Dios nos asista —exclamó Boyle, y la besó en el cogote. Branna disfrutó de la música, de las pequeñas conversaciones. Cuando se escapó de nuevo a la planta superior, disfrutó asimismo de la comida y del rato que pasó con los que buscaban más tranquilidad en el comedor o en el salón.


Tuvo tiempo de ver otras partes de la casa de Fin, de sentir el flujo de su energía. Y tuvo ocasión de mirar por las ventanas, de centrarse lo suficiente para detectar cualquier indicio de la presencia de Cabhan. —No va a venir. Se volvió desde el balcón de la biblioteca, en la que entraba Fin. —¿Estás seguro? —Puede que haya demasiada luz, demasiada gente, voces, pensamientos, sonidos, pero no va a venir aquí esta noche. Quizá esté escondido, esperando a que termine el año, pero esta noche no va a venir. Ojalá dejaras de preocuparte. —No es lo mismo estar alerta que preocupada. —Te preocupa. Se nota. Instintivamente, ella se llevó los dedos al entrecejo, para comprobar si lo tenía fruncido. El gesto hizo sonreír a Fin. —Estás guapísima. Eso no cambia. La preocupación está en tus ojos. —Si tú dices que no va a venir esta noche, dejaré de preocuparme. Me gusta especialmente esta habitación. —Pasó la mano por el respaldo de una silla ancha de piel de color chocolate—. Se respira tranquilidad en ella y resulta gratificante. —¿Gratificante? —Cuando el trabajo está hecho, te acomodas en una buena silla como esta con un libro y el fuego encendido. Mientras golpetea la lluvia, sopla el viento o sale la luna. Un vaso de whisky, una taza de té, lo que más te apetezca, y el perro a tus pies. Se volvió y señaló con la mano. —Todos esos libros entre los que elegir. Un color cálido en las paredes, eso ha sido un verdadero acierto, y toda esa madera oscura como refuerzo. Ladeó la cabeza al ver que él le dedicaba una media sonrisa. —¿Qué? —La creé a tu gusto. Cuando construíamos el castillo de nuestros sueños, tú solías decir que debía tener una biblioteca con chimenea y sillas grandes, con ventanas por las que pudiéramos ver caer la lluvia o colarse el sol. Debía tener puertas de cristal que condujeran a un jardín para que, en los días soleados, pudiéramos salir y encontrar un sitio fuera donde leer. —Lo recuerdo. Y entonces lo entendió. Él había hecho realidad una de sus fantasías. —Además, debía haber una estancia para la música —añadió Fin—. Habría música por toda la casa, pero una sala específica para eso donde tendríamos un piano y todo lo que hiciera falta. Los niños podrían recibir sus clases allí. Fin miró a su espalda. —Está allí mismo. —Sí, lo sé. La he visto. Es preciosa. —En parte, pensaba que, si la construía como a ti te gustaba, vendrías. Pero no viniste. De pronto lo vio claro: esa era la casa que habían soñado juntos. —Estoy aquí ahora. ¿Qué significa eso para nosotros? Dios, tenía el corazón henchido de él, allí, en aquella estancia que él había conjurado a partir de sus sueños.


—Yo me digo constantemente lo que no puede ser. Eso está muy claro, es muy lógico. Lo que no veo es lo que puede o podría ser. —¿Qué es lo que quieres tú? —Lo que quiero es lo que no puede ser y eso es más duro ahora que antes; ahora que sé que no es culpa tuya ni mía. Era más fácil cuando podía culparte a ti o culparme yo. Podía levantar un muro con el sentimiento de culpa y mantenerlo bien alto gracias a la distancia cuando pasabas solo unos días o unas semanas aquí para después volverte a ir. —Yo te quiero a ti. Todo lo demás va detrás. —Lo sé. —Suspiró hondo—. Lo sé. Deberíamos volver. No deberías abandonar a tus invitados tanto tiempo. Pero ninguno de los dos se movió. Ella oyó los gritos, el vocerío, la cuenta atrás. A su espalda, el reloj de la repisa de la chimenea estaba a punto de dar las doce. —Ya casi es medianoche. Apenas unos segundos, se dijo ella, separaban pasado y presente. Y, luego vendría el futuro. Dio un paso hacia él. Luego otro. Habría pasado de largo, se preguntó ella, cuando Fin la atrajo decidido hacia sí. No. No, esta vez no. Al menos esta vez. Muy al contrario, le enroscó los brazos alrededor del cuello y lo miró a los ojos. Y, cuando dieron las doce, sus labios se posaron en los de él. Estalló una luz entre los dos, una sacudida eléctrica que agitó la sangre, entró de golpe en el corazón y se transformó en un calor eternamente ansiado. Ay, sentirse así, volver a sentirse así por fin. Tener al fin el cuerpo de ella, su corazón, su espíritu unidos en un anhelo, en aquel calor, en tan singular gozo desmedido. Sus labios en los de ella, su aliento mezclado con el de ella, su corazón en el de ella. Y la pena de pronto evaporada, como si jamás hubiera existido. En una ocasión había pensado que lo que sentía por ella lo era todo, que estaba más allá de lo que cualquiera pudiera sentir. Pero se había equivocado. Eso, después de tantos años sin ella, era más. Su aroma lo llenaba, su sabor lo desarmaba. Como ya lo había hecho antes, se lo entregó todo en un simple beso. Dulzura y fortaleza, poder y rendición, exigencia y generosidad. Quería aferrarse a ella, aferrarse a aquel momento hasta el fin de sus días. Pero ella se apartó, le acarició la mejilla y luego se retiró. —Ya es un año nuevo. —Quédate conmigo, Branna. Entonces, ella le puso una mano en el corazón. Antes de que pudiera hablar, Connor y Meara entraron en la sala. —Estábamos a punto… —… de irnos —Meara terminó la frase de Connor—. Ya mismo. —Eso. Claro. Ni siquiera hemos venido. —No pasa nada. —Branna dejó la mano en el corazón de Fin un instante más—. Nosotros también volvíamos ya a la fiesta. Fin ha desatendido mucho rato a sus invitados. Vamos a brindar por el año nuevo. Por la suerte. Por la luz. Por lo que podría ser. —Por lo que debería ser —dijo Fin, y salió delante de todos ellos.


—Ve con él —sugirió Meara, acercándose a Branna—. ¿Estás bien? —Sí, sí. Pero no me vendría mal una copa y, pese a lo poco que me gusta, un poco de ruido y de gente. —Vamos a por todo eso. Cuando le pasó el brazo por la cintura a Branna, esta se apoyó en Meara un instante. —¿Cómo es posible que lo ame aún más ahora de lo que lo amé en su día? ¿Cómo es posible que sienta tanto amor por él cuando pensaba que ya no podía amarlo más? —El amor se desvanece y muere. Lo he visto. Pero también crece y florece. Creo que, cuando es puro y verdadero, solo puede hacerse mayor y más fuerte. —Y eso no significa que tenga que ser doloroso. —No. Es lo que hacemos con él lo que lo convierte en maravilloso o en doloroso, no el amor en sí. Branna suspiró y miró fijamente a Meara. —¿Desde cuándo sabes tanto de esto? —Desde que empecé a amar. —Pues vamos a brindar por eso. Porque empezaste a amar, por el don de Iona para las fiestas, por el puñetero Año Nuevo, por el fin de Cabhan. Creo que no me importaría achisparme un poco. —¿Qué clase de amiga sería yo si no me achispara contigo? Vamos a buscar una botella de champán.


11

Estaba más que harto de la gente. A las dos y media de la madrugada, aún quedaban demasiadas personas en su casa, cómodamente instaladas como si fueran a quedarse allí hasta la primavera. Consideró la posibilidad de subir a encerrarse en su cuarto y olvidarse de ellas. No solo estaba cansado; ese momento, ese momento increíble con Branna le había trastocado las emociones de tal modo que ya no sabía lo que sentía. Así que pensó que lo más fácil era recluirse en sí mismo y no sentir nada en absoluto. Ella parecía encantada de estar allí sentada, sorbiendo champán y charlando con los últimos invitados. Pero así era Branna, ¿no? Dura como el acero. Lo mejor para él sería concederse la tregua de unas horas de sueño. Retomarían el asunto de Cabhan por la mañana; quizá no a primera hora, pero cuanto antes, mejor. Cuando hubiera acabado con él, habría cumplido con su deber. Cuando hubiera acabado con él, terminaría su tormento personal. De modo que decidió retirarse a su habitación, nadie lo echaría de menos ya. Entonces se le acercó Iona, como si le hubiera leído el pensamiento, enlazó el brazo con el suyo y lo cogió de la mano. —Lo malo de dar una fiesta verdaderamente fantástica es que la gente no quiere irse. —Yo sí. Ella rió y le apretó la mano. —Ya solo quedan los más resistentes, y vamos a empezar a echarlos. Tu círculo no te va a dejar solo con ellos. Concédeles unos veinte minutos. Lo que tienes que hacer es dar una vuelta por la casa y empezar a recoger los vasos y platos vacíos, dado que ya hace un par de horas que se han ido los del catering. Es un indicio de que es hora de irse. —Si tú lo dices. —Lo digo. Para demostrárselo, empezó a recoger botellas y vasos al tiempo que le lanzaba una mirada a Boyle con la que él entendió que debía hacer lo mismo. En cuestión de segundos, un grupo de resistentes invitados se dispuso a marcharse dando las gracias y deseándoles un feliz y próspero año nuevo. En algunos casos, como el de Sean, las felicitaciones fueron sentidas y acompañadas de torpes abrazos. La magia de las fiestas, decidió Fin, y empezó a recoger tazas de té y café abandonadas. Las llevó a la cocina y se despidió de otro grupo de personas. Dos pájaros de un tiro, pensó, recogería los restos de la fiesta y haría salir a algunos de los rezagados. Aunque le llevó treinta minutos y no los veinte que había previsto Iona, no iba a quejarse. —Esos eran los últimos —anunció Iona. —Gracias a los dioses. —Has permitido a un montón de gente disfrutar de una velada divertida y memorable. —Se puso de puntillas para darle un beso en la mejilla—. Y lo mismo te ha sucedido a ti. —Me siento feliz ahora que ya ha terminado. Gracias a ti por todo lo que has hecho.


—Me lo he pasado en grande ayudando. —Echó un vistazo al salón y asintió con la cabeza—. Además, no te vamos a dejar la casa hecha unos zorros. Branna, me puedo ir contigo si quieres y dejar mi coche aquí. No llevaré a Nana al aeropuerto hasta mañana por la tarde, así que puedo volver a por él tranquilamente. —Mejor vete con Boyle. —Hacemos un trenecito —dijo Connor mientras se ponía el abrigo—. Está muy cerca, sí, pero aún es plena noche. Branna os puede seguir a Boyle y a ti, y Meara y yo iremos detrás. —Yo no me voy a casa esta noche, me quedo aquí. Branna miró a Fin mientras lo decía. Ni siquiera sabía cómo se mantenía en pie con la sacudida emocional que le había dado ella esa noche. —¡Muy bien! —Meara sonrió entusiasmada y se puso el gorro—. Nos vamos. Buenas noches y feliz año nuevo. —Pero… —empezó a decir Connor mientras Meara casi lo arrastraba hacia la puerta e Iona empujaba a Boyle detrás de él. —¿Me dejas que me ponga el abrigo? —protestó Boyle cuando Iona cerró la puerta y los cuatro se quedaron fuera. Fin no se movió de donde estaba. Solo un pensamiento logró subsistir en su bloqueo mental. —¿Por qué? —He decidido que por esta vez, en este lugar, no pensaría en el ayer ni en el mañana. Puede que ambos lo lamentemos, pero quiero estar contigo. Siempre he querido, seguramente siempre querré, y he decidido hacerlo, aunque solo sea esta noche. Esta vez no puede haber promesas, ni podemos levantar castillos de ensueño, y eso lo sabemos los dos. Pero tengo ese anhelo y por fin vuelve a haber confianza. —¿Te conformas con eso? —Creo que sí, y Dios sabe que le he dado un millón de vueltas, pero creo que me conformo con eso. Tenemos derecho a tomar esta decisión. Me has pedido que me quede contigo. Y yo te digo que me quedo. Buena parte de la agitación que Fin sentía en su interior se calmó y toda la resignación que había arrastrado durante años se derrumbó dejando paso a la alegría y la ilusión. —Puede que haya cambiado de opinión al respecto. Ella rió y él vio brillar la luz en sus ojos sombreados de oscuro. —Si eso es así, te apuesto lo que quieras a que puedo volver a hacerte cambiar de opinión en un santiamén. —Pues parece que no me queda otra que concederte esa oportunidad. —Le tendió una mano—. No voy a besarte aquí o terminaremos en el suelo. Ven a la cama, Branna. Ella le dio la mano. —Nunca nos hemos acostado juntos, ¿no? Siento curiosidad por saber cómo es tu cama. He resistido la tentación de subir a curiosear durante la fiesta. Me ha hecho falta una gran fuerza de voluntad. —Eso nunca te ha faltado. —Le besó la mano—. Te he imaginado en ella mil veces. Miles y miles de veces. —Yo no podría hacer lo mismo, porque ni siquiera mi fuerza de voluntad habría resistido imaginarlo. —Asombrada de su propia serenidad, le besó la mano también—. En cuanto Iona entró


en el taller, supe que volverías. Que serías parte de esto, parte de mí otra vez. Me pregunté por qué, por qué cuando ya había aceptado mi vida, me había conformado con ella, el destino me devolvía tu presencia. —¿Y cuál es la respuesta? —Aún no lo sé, sigo preguntándomelo. Pero esta noche no. Tu casa es espectacular. Todas esas habitaciones, con tantos detalles encantadores. Y aun así, se dijo él, ni la mitad de acogedora que la cocina de la suya. Fin abrió la puerta de su dormitorio y mientras volvía a besarle la mano la hizo entrar. En lugar de encender las luces, hizo un giro de muñeca. Inmediatamente ardió el fuego de la chimenea y prendieron las velas. —Como digo, espectacular —señaló ella—. Un espectacular santuario masculino, pero cálido y atractivo en vez de práctico y espartano. Tu cama es magnífica. —Se acercó a ella y paseó los dedos por el inmenso estribo. Antiguo, muy antiguo—. ¿Sueñas con los que han dormido aquí? —Hice una limpieza energética para no tener la sensación de que compartía la cama con desconocidos de otros tiempos. Así que no, no sueño con ellos. Sueño contigo cuando duermo aquí. —Lo sé, yo también compartí un momento contigo en esa cama en sueños. —No solo entonces. Miles y miles de veces. Ella se volvió hacia él y lo miró bajo la luz y las sombras de las llamas danzarinas. El corazón que él le había robado hacía tantos años latió con fuerza en su interior. Los nervios que había estado sintiendo bajo la piel desaparecieron. Cuerpo a cuerpo con él, boca a boca con él, su mundo sencillamente se había ordenado. Aquel era, sin duda, el único eslabón perdido de la cadena de su vida. Por esa noche, aunque solo pudiera ser esa noche, se haría un regalo. Sentiría, nada más. Solamente se abriría, abriría su corazón, su cuerpo, su mente y sentiría lo que había reprimido durante tanto tiempo. Al día siguiente, si hacía falta, se diría que solo había sido algo físico, solo una forma de aliviar la tensión y la tirantez entre ellos por el bien de todos. Pero esa noche, aceptó la verdad. Amaba. Siempre había amado, siempre amaría. —Te he echado de menos —susurró—. Ay, Finbar, no sabes cuánto. —Yo te he añorado. —Le acarició con los labios las mejillas y luego los posó de nuevo en los suyos. Se aferró a él cuando se elevaron del suelo unos centímetros, luego medio metro, dando vueltas. Riendo, Branna levantó los brazos y esparció estrellas por encima de ellos. —A la luz del fuego, a la luz de las estrellas, a la luz de las velas, esta noche todo lo que soy es tuyo. —Y yo amo lo que eres. Él los bajó a la cama y la besó apasionadamente. Con ella, por fin con ella, con libertad para beber de sus labios cuanto quisiera, para sentir su cuerpo bajo el suyo, para ver esparcirse su cabello. El regalo que ella les había hecho a los dos era demasiado extraordinario para precipitarse. Así que lo saborearía y, a cambio, le entregaría todo lo que tenía. Las manos de él ascendieron despacio por su cuerpo, atraparon sus pechos con suavidad. La mujer en ciernes se borró de su memoria, su lugar lo ocupó una mujer en flor.


Nuevos recuerdos que amontonar sobre los que ya tenía. Besó su cuello, entretuvo los sentidos con el aroma allí atrapado, justo ahí, un aroma que lo había perseguido día y noche. Suyo de nuevo, para que lo respirara como el aire. Mientras le soltaba el vestido de los hombros, Branna se arqueó para facilitarle el camino. En su piel, blanca como la leche, se reflejaba la luz del fuego, la luz plateada de sus estrellas. La desnudó como si descubriera la más valiosa de las joyas. El corazón de ella se aceleró con sus caricias. Nadie más había sido capaz jamás de producirle esa sensación, de nervios y placer al mismo tiempo. Cada vez que la besaba, lo hacía despacio y apasionadamente, como si el mundo se desintegrara y volviera a integrarse mientras él la saboreaba. —Tienes más paciencia que entonces —consiguió decir ella mientras la sangre fluía bajo su piel. —Eres más hermosa que entonces. Jamás lo creí posible. Branna le cubrió la cara con las manos un instante y deslizó los dedos hasta enterrarlos en su pelo, luego se elevó sobre él mientras las estrellas centelleaban encima de su cabeza. —Y tú —dijo mientras le quitaba el jersey—. Brujo y guerrero. Más fuerte que el muchacho al que amé. —Plantó las manos en su pecho—. Herido, pero siempre leal. Valiente. Al verlo negar con la cabeza, Branna se llevó sus manos al corazón. —A mí me importa, Fin, más de lo que puedo expresar con palabras. Me importa. Descendió para posar sus labios en los de él, para posarlos en su corazón. Ella se lo había partido, como él a ella. Ignoraba lo que les depararía el futuro, si esos corazones podrían sanar de verdad algún día, pero esa noche quería que él supiera que sabía lo que sentía, y que lo valoraba. Para cambiar de humor, paseó traviesa los dedos por el lado izquierdo de sus costillas, lo que provocó que Fin diera un respingo. —Serás… —Ah, aún es tu punto flaco, por lo que veo. Ese rinconcito. Iba a repetir la travesura, pero él la cogió por la muñeca. —Ándate con cuidado, que aún recuerdo uno o dos de los tuyos. —Ninguno que me haga escandalizar como a una niña, Finbar Burke. —Él se situó encima de Branna y ella se recolocó, enroscándole las piernas en la cintura y los brazos en el cuello—. Sigues prefiriendo un puñetazo en la cara a unas cosquillas en el costado. —Lo primero es menos humillante. Branna echó la cabeza hacia atrás y rió con la vista fija en el techo. —¿Te acuerdas…? Volvió a mirarlo, a los ojos. Estaba todo allí, en ese instante, reflejado en ellos. El deseo que sentía por ella y el amor que lo envolvía. Pasado y presente chocaron, la recorrieron por dentro como una corriente de aire caliente, desatando su propia pasión ardiente y tremenda. —Ay, Dios, Fin. Se terminó la paciencia, se terminaron las exploraciones cautelosas. Sus cuerpos se unieron, presa del furor, de la pasión desenfrenada y la desesperación. Sus manos fuertes la recorrieron entera, la tomaron codiciosas mientras las de ella tiraban de la ropa para desnudarlo del todo. Nada los separaba ya, se dijo ella entonces. No podía soportar que siquiera el aire se interpusiera entre ellos. Sus bocas se fundieron ardientes, voraces, mientras rodaban por la cama buscando más el uno del otro.


Ella le mordió el hombro y le clavó los dedos en las caderas. —Entra en mí. Te quiero dentro de mí. Cuando él la penetró, el mundo se detuvo. Ni un aliento, ni un sonido, ni un movimiento. Luego vinieron los truenos, una ronca tronada, cargando como una bestia desde las colinas. Y los relámpagos, un destello que iluminó la estancia como si fuera de día. Con los ojos clavados en los de él, lo agarró de las manos. —Esta noche decidimos nosotros —le dijo—. Esta noche es nuestra. —Se arqueó hacia él—. Ámame. —Solo a ti. Siempre a ti. Fin cedió al deseo, a las demandas de ella, a las de su propio corazón. Cuando alcanzaron el clímax, juntos, ellos fueron el trueno, ellos fueron el relámpago. Y, sobre sus cabezas, las estrellas brillaron con mayor intensidad.

Fin abrió los ojos, el sol ya había salido y brillaba con fuerza. Un día luminoso para empezar el año. Además, Branna yacía dormida a su lado. Quiso despertarla, hacer el amor con ella al alba, a la luz de aquel sol espléndido, como lo habían hecho toda la noche, en la oscuridad. Pero estaba ojerosa. Necesitaba descanso, tranquilidad y sosiego. Así que se limitó a acariciarle el pelo, y sonrió al recordar que ella solía levantarse de mal humor, por no decir irascible. De modo que salió de la cama, se puso los pantalones y abandonó con sigilo el dormitorio. Trabajaría. Quería trabajar, encontrar la forma de acabar con todo aquello, de resolverlo de una vez por todas. Y hallar el modo de romper la maldición que una bruja moribunda le había impuesto hacía tanto tiempo. Si lograba acabar con la maldición, hacer desaparecer la marca, Branna y él podrían estar juntos, no solo una noche sino toda la vida. Había renunciado a creer que eso podía ocurrir. Hasta ese Año Nuevo, hasta las horas pasadas con ella. De pronto esa esperanza, esa fe, volvía a alojarse en él, con renovada intensidad. Encontraría un modo, se dijo mientras se dirigía a su taller. Un modo de acabar con Cabhan y proteger a los tres y todo lo que viniera de ellos. Un modo de borrar la marca de su cuerpo y limpiar su sangre de todo mal. Ese día, el primero del nuevo año, retomaría el empeño. Se planteó la posibilidad de utilizar el veneno que habían creado para la última batalla. Era fuerte y potente, y casi lo habían conseguido. Las heridas de Cabhan, o lo que fuera que habitaba en él, habían sido importantes. Pero no mortales. Porque lo que daba poder a Cabhan no era mortal. Un demonio, se dijo Fin, hojeando sus propios libros. Uno liberado por sacrificios de sangre para fundirse con un cuerpo humano que quisiera alojarlo. Un anfitrión con poder también. Sangre del padre. Se sentó para hacer sus propias anotaciones. Sangre de la hembra. Derramada por el hijo. Lo anotó todo, los pasos, las palabras, lo que había visto y lo que había sentido. La piedra roja creada con magia de sangre de la más negra posible, de los actos más malvados


imaginables. La fuente del poder, de la sanación, de la inmortalidad. —Y un portal —murmuró Fin—. Un portal por el que el demonio pasaba al cuerpo de su anfitrión. Podían reducir a Cabhan a cenizas como había hecho Sorcha, pero no acabarían con él si no destruían la piedra y al demonio. Una segunda poción, pensó, y se levantó para pasear. Una poción conjurada para cerrar ese portal. Atrapar al demonio dentro y destruirlo. Cabhan no podía existir sin el demonio, el demonio no podía existir sin Cabhan. Cogió otro libro de la estantería, uno de los diarios que llevaba cuando viajaba. Con las manos apoyadas en la mesa de trabajo, se inclinó hacia delante y leyó, refrescando la memoria. Considerando lo que podría hacerse. —Fin. Absorto, con el pensamiento en la magia, negra y blanca, alzó la vista. Ella llevaba una de sus camisas más viejas, una de batista descolorida que a veces se ponía para trabajar en las cuadras. Descalza, las piernas desnudas, el pelo alborotado y una mirada de asombrada tristeza en sus ojos. El corazón le dio un vuelco, solo de verla, incluso antes de seguir su mirada hasta la ventana, hasta la imagen de ella retratada en la vidriera. Se irguió y metió los pulgares en los bolsillos delanteros de su pantalón. —Por alguna razón, me ha parecido bien que la Bruja Oscura me observara por encima del hombro mientras trabajo. Me recuerda por qué lo hago. —Amar así es un constante pesar. —Lo es. —¿Cómo vamos a seguir, si puede que esto nunca cambie? —Seguimos con lo que tenemos y hacemos lo posible por cambiarlo. ¿No hemos vivido ya bastante tiempo el uno sin el otro? —Somos lo que somos, Fin, y parte de eso no lo hemos elegido. No puede haber promesas entre nosotros, ni mañanas. —Entonces vivamos el presente. Solo hoy. —Solo hoy. Ya preparo yo el desayuno. —Cuando se disponía a salir, volvió la vista atrás—. Tienes un taller precioso. Como el resto de la casa, te pega. Branna bajó a la planta inferior. El café primero, se dijo. Por la mañana, el café siempre le aclaraba las ideas. Había empezado el año con él, algo que se había jurado que jamás sucedería. Pero había hecho el juramento en medio de una tormenta de emociones, presa de la confusión. Y durante mucho tiempo lo había respetado, lo reconocía, tanto por instinto de conservación como por sentido del deber. Y ahora, por amor, lo había roto. No se había acabado el mundo, se dijo mientras manejaba la sofisticada cafetera de Fin. No había llovido fuego del cielo. Habían tenido sexo, mucho sexo maravilloso, y los hados parecían aceptarlo. Se había despertado ligera, animada, libre… y feliz, lo reconocía. Y había dormido de un tirón y más profundamente que ningún día desde la noche de Samhain. El sexo era energía, pensó, bebiendo agradecida aquellos primeros sorbos de café. Era positivo —cuando era consentido—, una extraordinaria bendición y la satisfacción de una necesidad básica. Así que el sexo estaba permitido y pensaba darles las gracias a las diosas por ello.


Pero el futuro era otra cosa. No volvería a hacer planes, no sería ingenua ni soñadora. Solo hoy, se recordó. Sería más de lo que habían tenido hasta entonces, y tendría que bastar. Buscó en la inmensa nevera —ojalá ella tuviera una así de grande— y encontró tres huevos, un mísero trozo de beicon y un solo tomate de invernadero. Igual que ese solo hoy y solo sexo, eso tendría que bastarles. Lo oyó entrar cuando terminaba de cuajar lo que a su juicio era una tortilla de lo más pobre. —Tu despensa da pena, Fin Burke. Un desastre, así que vas a tener que apañarte con lo poco que he podido hacer, y da gracias. —Te estoy verdaderamente agradecido. Branna le echó un vistazo. Se había puesto una camiseta negra de manga larga, pero aún iba descalzo como ella. Y tenía cara de felicidad. —Pareces muy contento con un mísero trozo de beicon y un tomate batidos con un trío de huevos. —No llevas más que una camisa vieja mía y estás cocinando en mis fogones. Sería imbécil si no sonriera. —Y tú nunca has sido un imbécil. —Puso una segunda taza en la cafetera y pulsó los botones correspondientes—. Esta es mucho mejor que la mía. Debería tener una. Ah, tu mermelada era más vieja que Medusa, y estaba casi igual de fea. Así que las tostadas te las tomas solo con mantequilla. Te he empezado una lista de la compra. Tendrás que… La hizo volverse, la puso de puntillas y la besó apasionadamente. Lo primero que pensó Branna fue que afortunadamente había apartado los huevos del fuego; de lo contrario se habrían quemado y estropeado por completo. Pero, acto seguido, se entregó en cuerpo y alma a aquel beso. —Volvamos a la cama. —No pienso hacer eso ahora que me he tomado la molestia de preparar el desayuno con tus escasos víveres. —Se apartó—. Tómate el café. Voy a emplatar esto antes de que se enfríe. ¿Cómo haces para desayunar cuando estás solo? —Ahora que no tengo cerca a Boyle para convencerle de que me haga algo caliente, pillo lo que encuentro por ahí. Hay paquetes de gachas de avena de esas que se hacen en el microondas. —Qué pena. —Le puso un plato delante y ella se sentó enfrente de otro—. Y con la cocina tan bonita que tienes. Creo que, cuando Boyle e Iona se hayan instalado en su casa, podrás ver las luces desde aquí, a través de los árboles. Significó mucho para ellos que les vendieras el terreno. —Él es como un hermano para mí, y tiene suerte de haber encontrado a Iona. Aunque ella no sabe cocinar. —Lo hace mejor que antes. Claro que peor ya no lo podía hacer. Cada día es más fuerte. Su poder aún es joven y fresco, pero intenso. Quizá por eso el fuego es suyo. Aquello era bueno, se dijo, y agradable. Sentarse a hablar con naturalidad mientras tomaban un café y unos huevos. —¿Se instalará su abuela en la casa que alquilas? —le preguntó ella. —Creo que sí. Branna tonteó con los huevos de su plato sin decidirse a probar bocado. —Hay conexiones entre nosotros dos por todas partes. He estado intentando no pensar en ello durante mucho tiempo, pero, en estos últimos meses, me he tenido que preguntar por qué hay tantas.


Aparte de tu conexión conmigo, Fin. Siempre ha habido relación entre Boyle, Connor y tú, e incluso con Meara. —Nuestro círculo —coincidió— menos uno hasta que llegó Iona. —Que llegó tan oportunamente como los demás. ¿Y no quedó tu casa libre cuando la madre de Meara la necesitaba, y ahora vuelve a quedar vacía para la abuela de Iona? Boyle y tú y los establos; Connor y tú y la escuela de cetrería. El terreno de tu propiedad en el que ahora Boyle e Iona vivirán su vida. Has pasado más tiempo fuera que aquí en estos últimos años y aun así estás muy ligado a nosotros. Alguien podría decir que son cosas que pasan, pero yo no lo creo. Ya no. —¿Qué crees ahora? —No lo sé con certeza. —Toqueteando los huevos de su plato, miró por la ventana—. Sé que vuelve a haber conexiones: los tres de ahora, los tres de antes. Y que cada uno de nosotros está más estrechamente vinculado a los otros. Además, ¿no fue Eamon quien confundió a Meara con una gitana a la que conocía, que se llamaba Aine, como la yegua blanca que te trajiste de vuelta para criarla con Alastar? Me parece que Boyle también tiene una conexión ahí, parcial, y si quisiéramos encontraríamos esa conexión con Teagan, la de los primeros tres. —No hay misterio. —Se frotó el hombro—. En mi caso, es Cabhan. —Yo creo que hay más, en alguna parte. Tú vienes de él, de su sangre, pero no estás conectado con él de la misma manera que yo lo estoy con Brannaugh, la hija de Sorcha, o Connor con Eamon, etc. Si lo estuvieras, ¿cómo habrías podido saber que debías traerle a Alastar a Iona, y a Aine para Alastar? —No traje a Aine para Alastar, no exactamente, o no exclusivamente. Te la traje a ti. La taza que Branna había levantado se quedó a medio camino. —No… no te entiendo. —Cuando la vi, te vi a ti. Solía encantarte montar, volar a lomos de un caballo. Te vi en ella, surcando la noche a toda velocidad con la luna llena resplandeciente en el cielo. Y tú encendida como una vela… —¿Qué? —Como estás en la vidriera del piso de arriba, justo como te vi hace años, cuando la mandé hacer. Con una varita en una mano, fuego en la otra. La visión vino y se fue en un santiamén, pero era clara como el día. Así que te traje la yegua para cuando estés lista. Branna no dijo nada, no pudo decir nada durante un rato. Luego se levantó, fue hacia la puerta y dejó entrar al perrillo cuya paciente espera había presentido. Bugs dio vueltas alrededor de sus pies, meneando la cola, y luego corrió hacia Fin. —No le des de comer de lo nuestro —dijo, ausente, mientras volvía a sentarse—. Es una mala costumbre para los dos. Fin, que había estado a punto de hacerlo, miró al perrillo esperanzado. «Ya sabes dónde está la comida, pequeño. No hagamos enfadar a la dama». Feliz, Bugs fue corriendo al lavadero, y a sus cuencos. —La montaré la próxima vez que nos enfrentemos a Cabhan, que estaré más fuerte. Nos has traído armas, porque tanto Alastar como Aine son armas contra él. Has perdido sangre con nosotros, lanzado hechizos con nosotros, conspirado con nosotros para acabar con él. Si la más fuerte de tus conexiones fuera con él, ¿cómo habrías podido hacer esas cosas? —Por el odio que le tengo, a él y a todo lo que representa.


Branna meneó la cabeza. El odio no engendraba valentía ni lealtad, y lo que Fin había hecho requería ambas cosas. —Me equivoqué al pretender rechazarte al comienzo de esto, y fui muy egoísta. Quise creer que existía esa conexión, entre Cabhan y tú, pero no existe. No de la forma que él querría, que él necesita. Tú estás conectado a nosotros. No comprendo por qué, pero es la verdad. —Te quiero. Ay, aquellas palabras le calentaron y le hirieron el corazón. No pudo más que acariciarle la mano. —El amor es poderoso, pero no explica, de forma lógica, por qué tus sentimientos por mí te vinculan de forma tan estrecha con los otros. Branna se inclinó hacia delante, olvidándose del desayuno. —Entre los primeros tres y nosotros, no he encontrado otros que estuvieran tan estrechamente relacionados. Ningún otro que haya vuelto en sueños a ellos o los haya hecho venir. Otros lo han intentado y no lo han conseguido, pero ninguno ha estado tan cerca de acabar con él como nosotros. No he leído en los libros que ninguno de los tres acudiera a la batalla a lomos de Alastar, acompañado de Kathel o Roibeard. Ni he visto relatos que hablen de un cuarto, de uno que lleve la marca, que se una a ellos. Es nuestro destino, Fin, pero tú eres lo que cambia. Ahora lo creo así. Eres tú quien constituye nuestra mejor oportunidad de acabar con él, tú llevas su marca y vienes de su estirpe. Y pese a todo, no veo el porqué. —Con el poder y con la sangre se pueden tomar decisiones, tú lo sabes bien. —Tengo la sensación de que hay algo más, pero puede que baste con eso solo. —No bastará para destruir a Cabhan. Quiero decir, no lograremos destruirlo, no más de lo que pudo Sorcha, si no destruimos lo que alberga en su interior. Branna, que había llegado a la misma conclusión, asintió. —Al demonio con el que hizo un trato. —Al demonio que se sirvió de él para conseguir libertad. Sangre de su padre, de su madre, derramada por él, bebida por él, utilizada por él, atendiendo a las exigencias y las promesas del demonio, para crear la piedra. —Y la fuente del poder. —No solo una fuente de poder, creo yo, sino un portal, Branna, su forma de entrar en Cabhan. —Un portal. —Ella se recostó en el asiento—. Es una posibilidad. A través de la piedra conjurada con la más negra de las magias de sangre puede haber abierto un portal al interior del hechicero que pactó con él. Ahí reside el poder, y su acceso al mundo. Pero si un portal puede abrirse… —También puede cerrarse —terminó Fin. —Sí, es una posibilidad, desde luego. Así que todo se reduce a pasos y fases. Debilitar y atrapar a Cabhan para que no pueda escaparse y recuperarse otra vez, y cuando él, el anfitrión, esté débil y acorralado, cerrar el portal, atrapando así al demonio, que es, sin duda, la fuente. Destruirlo, destruir a Cabhan de una vez por todas. Ella volvió a coger el tenedor y, aunque los huevos se habían quedado fríos, comió. —Bueno, entonces solo queda decidir cómo lo vamos a hacer, cuándo es el mejor momento y hacerlo. —Tengo unas cuantas ideas y puede que tenga más cuando termine de documentarme. Hace unos años pasé algún tiempo con un monje shaolin. —¿Un…?, ¿has trabajado con un monje shaolin? ¿En China?


—Quería ver la muralla —contestó él encogiéndose de hombros—. Tenía la teoría de que los demonios son una especie de energía. También he pasado algún tiempo con chamanes de aquí y de allí, con otros brujos, un hombre sabio, un aborigen. Llevaba un diario, así que lo repasaré. —Parece que te has formado bien durante tus viajes. —Hay lugares en el mundo de una intensa energía, de poder ancestral. Convocan a gente como nosotros. Ahora solo tenemos el hoy —dijo cogiéndole las manos—, pero si algún día tenemos el mañana, te lo enseñaré. Incapaz de contestar, Branna se limitó a apretarle las manos, luego se levantó para recoger los platos. —Es el hoy el que nos necesita. Nunca había pensado en destruir demonios, de hecho, nunca había llegado a creer que de verdad existieran en nuestro mundo. Una postura, ahora lo veo, tan corta de miras como la de los que no creen en la magia. —Ya me encargo yo de recoger aquí. Es la norma cuando estás en tu casa, y es lo justo. —De acuerdo. Yo debería volver a casa e informarme sobre demonios también. —Es Año Nuevo —dijo él, acercándose—, un día festivo. —No para gente como tú y como yo, con lo que se nos viene encima. Además, yo también tengo un trabajo con el que me gano la vida. Tú, aunque tengas personal y demás que se encargue de casi todo, también tienes que ganarte la vida, me parece a mí. —Hoy no hay clases, y entre las excursiones a caballo y las salidas con los halcones son solo un puñado de alumnos. Además, aún me quedan un par de horas antes de quedar con Boyle, y luego con Connor. Branna ladeó la cabeza para mirarlo. —Eres un hombre afortunado por disponer de tanto tiempo libre. —Hoy sí. Estoy pensando que igual me puedes dedicar una hora o así. —Pues no pienses… —Se interrumpió y frunció los ojos al ver que la camisa que llevaba se había esfumado y la había dejado desnuda—. Eso ha sido una grosería y una falta de hospitalidad. —He sido muy hospitalario, aghra. Rodeándola con los brazos, se la llevó volando a la cama.


12

No se marchó hasta mediodía. Al salir de la casa se encontró a Kathel, jugando y correteando con Bugs. Ignoró el hecho de que los trabajadores de los establos habrían visto su coche aparcado fuera al llegar por la mañana. La noticia se sabría de fuentes oficiosas, pero no se podía evitar. Acarició rápidamente a Bugs y le dijo que podía ir a verla con Fin siempre que quisiera jugar con Kathel. Luego, de un silbido, le indicó a su propio perro que subiera al coche, y condujo hasta su casa. Cuando llegó, se fue directamente al dormitorio a cambiarse la ropa de la fiesta por unas mallas calentitas, un jersey cómodo y unos botines blandos. Después de recogerse el pelo, estaba lista para trabajar. Ya en su taller, puso la tetera en el fuego. En el momento en que lo encendía sintió una súbita corriente de aire que la hizo volverse de inmediato. Allí estaba Brannaugh, la hija de Sorcha, con un hatillo en la espalda y su sabueso pisándole los talones. —Algo ha cambiado —dijo—. Ha habido una tormenta que ha durado toda la noche. Rugían los truenos, ardían en llamas los relámpagos incluso en medio de una nevada. Cabhan ha surcado la tormenta hasta hacer temblar las piedras del castillo. —¿Hay algún herido entre los vuestros? —No ha podido llegar hasta nosotros, ni lo hará. Pero ha desaparecido otra criada, y una pariente nuestra, y me temo lo peor. Algo ha cambiado. Sí, algo ha cambiado, se dijo Branna. Pero primero tenía que hacerle unas preguntas. —¿Qué sabes de demonios? La hija de Sorcha vio que el perro de Branna se acercaba al suyo y que ambos se olisqueaban. —Caminan, se alimentan y ansían la sangre de los mortales. Pueden adoptar muchas formas, pero todas son mentira menos una. —Y buscan a quienes estén dispuestos a alimentarlos, a saciar esa sed, ¿no es así? —añadió Branna—. Hemos visto cómo se gestó la piedra roja y al demonio con el que Cabhan pactó para que se introdujera en él. Son uno. Sorcha no pudo acabar con Cabhan porque el demonio aún vivía y lo sanó. Creo que se sanaron el uno al otro. —¿Cómo lo habéis visto? —Utilizamos un hechizo onírico, Finbar Burke y yo. —El de la estirpe de Cabhan. ¿Has ido con él, a la época de Cabhan, a su guarida? ¿Cómo has podido confiar en él? —¿Por qué no iba a hacerlo? Aquí confiamos —dijo, señalando a los perros, que habían empezado a jugar en el suelo—. Conozco bien a Fin, y no sabríamos todo lo que sabemos ahora sin él. —Has estado con él. —Así es. —Y, pese a ver la preocupación de su prima, su desaprobación incluso, no lo lamentó—. La tormenta ha llegado hasta vosotros. La he oído cuando me he unido a Fin, y he pensado que el destino estallaba por la decisión que habíamos tomado. Pero tú dices que era Cabhan quien surcaba la


tormenta, que habéis sentido que era su poder, o su ira, lo que hacía temblar las piedras. Puede que nuestra unión lo haya enfurecido, eso lo aclararía todo. Lo que le enfurece a él solo me complace a mí. —Yo sé lo que es amar. Ten cuidado, prima, si ese amor te une a uno que lleva la marca. —Albergo esa preocupación desde que la marca apareció en él. No rehuiré mi deber. Mi juramento. Creo que Fin podría ser el verdadero cambio, el arma que siempre hemos necesitado. Con él, lograremos lo que los tres aún no han conseguido: acabar con esto. Acabar con Cabhan y con lo que lo ha convertido en lo que es ahora. Debemos acabar con los dos o jamás le pondremos fin, de eso estamos seguros. Así que, ¿qué sabes de demonios? Brannaugh negó con la cabeza. —Poco, pero averiguaré más. Lo llamarás por su nombre. Eso he oído. Debes llamarlo por su nombre en el hechizo. —Entonces, averiguaremos su nombre. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que hablamos en tu época? —Hoy es La nag Cearpairi. El Día del Pan con Mantequilla, pensó Branna. Año Nuevo. —Aquí también. Estamos en el mismo día. Otro cambio. Este será nuestro año, prima, el año de los tres. El año de la Bruja Oscura. —Rezaré por ello. Debo irme, el bebé se está despertando. —Espera. —Branna volvió a cerrar los ojos y pensó en la caja del ático. Entonces le ofreció a su prima un perrito de peluche—. Para el bebé. Un regalo de sus primos. —Un perrito —dijo la hija de Sorcha, sonriente—. Qué suave y qué bien hecho. —Era mío, y lo quise mucho. Bendiciones para ti y para los tuyos en este día. —Y para ti y para los tuyos. Volveremos a vernos. Estaremos con vosotros cuando haga falta, en eso tendré fe y confianza. Puso la mano en la cabeza de su perro y los dos se desvanecieron. Branna le acarició la cabeza a su Kathel. —Guardaba el perrito para mi propio hijo, pero como eso no podrá ser, me ha parecido buena idea dárselo al hijo de mi prima. —Kathel apoyó su cuerpo grande en ella para consolarla—. Bueno, tenemos trabajo que hacer, ¿no es así? Pero primero creo que te has ganado una galleta por ser tan amable con el perro de nuestra prima. Sonrió al ver que se sentaba tan disciplinadamente. —Qué afortunada soy de tener tantos amores en mi vida. Se agachó, le dio un beso en el cogote y luego le ofreció la galleta. Satisfecha en la quietud de su hogar, se preparó un té y se sentó con sus libros de hechizos en busca de información sobre demonios. Tenía la tarde entera para ella, algo que valoraba mucho, así que además de trabajar y leer cocinó un poco para su propia complacencia. Puso a hervir un pollo, pensando que una sopa de pollo con verduras troceadas y fideos gruesos al huevo iría bien. Si no iban todos a comer, congelaría la mayor parte para otra ocasión. Cuando empezó a oscurecer, se llevó los libros a la cocina para poder seguir trabajando a la vez que vigilaba la sopa. Acababa de recompensarse con una copa de vino cuando entró Iona. —Vaya, no me vendría mal una de esas. He llevado a Nana al aeropuerto y no he podido evitar


llorar un poco. Me entristece pensar que se tiene que ir, aunque me alegra saber que va a volver. Y pensaba que ya había terminado con mis quehaceres de hoy. —Se sirvió el vino—. Pero Boyle me ha mandado un mensaje para decirme que tenían un grupo de doce que habían celebrado el Año Nuevo en Ashford y habían decidido que, como estaban resacosos, les apetecía una ruta guiada a caballo, así que volvía al trabajo. Dio el primer sorbo. —Y, como ves, no paro de hablar y puedo seguir hablando sin parar si hace falta para no preguntarte qué tal Fin y tú en caso de que no quieras que te lo pregunte. —Imagino que supondrás que ha habido sexo. —Creo que todos imaginábamos que había una probabilidad considerable. ¿Eres feliz, Branna? Branna fue a remover la sopa. —Puedo decir, sin dudarlo, que me he quitado con creces una espinita que llevaba clavada desde hacía mucho, y no lo lamento. Soy feliz —dijo al ver que Iona se quedaba esperando—. Hoy soy feliz, y con eso me basta. —Entonces yo también soy feliz. —Se acercó y abrazó a Branna—. ¿En qué puedo ayudar? Dime qué quieres que haga. —La cena está controlada. Podrías sentarte aquí y repasar mis notas, a ver qué te parece todo esto. —Vale. Boyle y yo íbamos a cenar fuera y nos pensábamos quedar a dormir en su casa, y Connor y Meara iban a hacer lo mismo. Suponíamos que tendrías planes con Fin y queríamos dejaros tranquilos, pero estás haciendo sopa para un regimiento, así que… —No cambiéis los planes por mí. Ya había pensado en congelarla. Me apetecía hacer sopa y darme tiempo para pensar. —No mencionó que no tenía planes con Fin y que no le importaría pasar la noche sola. —¿Tienes pensado seguir viéndolo, seguir con él, quiero decir? —Día a día, Iona. No voy a hacer planes a más de un día vista. —Muy bien, pero que sepas que Fin se ha pasado por casa para hablar de negocios con Boyle y estaba… feliz. Relajado. —El sexo siempre tiene ese efecto relajante. Fin y yo hemos llegado a un acuerdo que nos satisface a los dos. —Si a vosotros os satisface, a mí también. Iona se sentó y empezó a leer. Branna probó la sopa, meditó y luego añadió un poco más de romero. Sentada a la mesa, Iona exclamó: —¡Un portal! Eso tiene mucho sentido. Es una piedra maligna, creada a partir de sacrificios humanos, fratricidio, matricidio, ¿qué mejor forma para un demonio de introducirse en el cuerpo de Cabhan? Todo tiene mucho sentido. Sorcha lo convirtió en cenizas. Nosotros lo tuvimos contra las cuerdas, lo tuvimos sangrando bajo las condenadas cuerdas, pero no nos encargamos del demonio. ¿Cómo lo hacemos? —Sigue leyendo —sugirió Branna. Pensó en tomarse la sopa en pijama. Quizá incluso llevarse una bandeja al dormitorio mientras leía un libro que no tuviera nada que ver con magia, maldad, ni demonios. —Un segundo veneno —masculló Iona—, una especie de dos en uno. Y un hechizo que cierre el portal. ¿Cómo cerramos un portal abierto con sacrificios humanos? Eso va a ser complicado. Y…


llamar al demonio por su nombre. —Miró a Branna—. ¿Sabes su nombre? —Aún no, pero es lo que me ha aconsejado Brannaugh, la de los tres primeros. Ha venido a verme hoy. También he anotado todo eso, pero lo más importante, a mi modo de ver, es que hoy ya es el mismo día para ellos que para nosotros. Para ellos hoy es el primer día del año. Creo que, si podemos seguir así, nos beneficiaremos más los unos de los otros. —¿Conocemos a algún demonólogo? —Así, a bote pronto… Pero sospecho que podríamos encontrar uno si lo necesitáramos. Creo que posiblemente sea mucho más básico y sencillo que eso. —¿Qué tiene de básico y sencillo averiguar el nombre de un demonio? —No hay más que preguntárselo. Iona se dejó caer sobre el respaldo de la silla y soltó algo parecido a una carcajada. —Eso sería muy sencillo. Podríamos venirnos todos aquí o reunirnos en el pub y lo solucionamos esta misma noche. —Seguro que también puedes explicárselo tú misma. —Claro. ¿Cuándo viene Fin? No quiero estar aquí cuando llegue. —Ah… —Branna le echó un vistazo a la sopa—. No hemos especificado una hora. Es preferible que sea todo espontáneo. —Entiendo. Voy a subir a darme una ducha y a cambiarme. Le pediré a Boyle que pase a recogerme. Podemos ir dándole vueltas por nuestra cuenta y reunirnos después para discutirlo a fondo contigo y con Fin. —Me parece perfecto. Evasiva, se dijo Branna cuando volvió a quedarse sola. Prefería mostrarse evasiva a engañosa. No había mencionado siquiera que esperaba a Fin. Y la aliviaría no tener que hablar de todo ello, darle un día o dos para que terminara de cocerse en su cabeza primero. Quizá se relajaría poniendo la tele en vez de leer. Viendo algo divertido e intranscendente. No recordaba la última vez que había hecho algo así. —¡Me marcho! —le gritó Iona—. Mándame un mensaje si me necesitas. —Que lo pases bien. Branna esperó a que se cerrara la puerta, luego, sonriendo para sí, sacó un envase de plástico para congelar toda la sopa menos un cuenco. Un cuenco de sopa, una copa de vino, seguido de un pedacito del crujiente de manzana que había preparado un rato antes. Una casa en silencio, un pijama viejo y algo divertido en la tele. Justo cuando estaba pensando en lo buena idea que era, se abrió la puerta. Fin, con Bugs pisándole los talones, entró cargado con un ramo de lilas descomunal. Su aroma impregnó el aire de primavera y de promesa. Se preguntó adónde habría viajado para comprarlas, y enarcó las cejas. —Supongo que crees que un bosque de flores te da derecho a cena y sexo. —Siempre te han gustado las lilas. Y tanto Boyle como Connor me han comentado que salían esta noche para dejarnos solos en casa. ¿Quién soy yo para decepcionar a mis amigos? Branna sacó el jarrón más grande que tenía y empezó a llenarlo de agua mientras Bugs y Kathel jugaban. —Iba a tomarme un cuenco de sopa delante de la tele. —Me parece un plan estupendo.


Cogió las lilas, las olió, recordó haber hecho lo mismo una primavera de hacía mucho cuando él le había regalado un ramo igual de inmenso. —He hecho crujiente de manzana de postre. —Me encanta el crujiente de manzana. —Lo recuerdo. —Eso explicaba por qué le habían entrado ganas de preparar uno, pensó—. Me había hecho un plan estupendo para esta noche. Uno casi perfecto para mí. —Dejó las flores un momento y se volvió hacia él—. Casi, ahora lo es. Perfecto ahora que estás aquí. Se arrojó a sus brazos y apoyó la cara en su hombro. —Estás aquí —murmuró.

Branna lo veía como un replanteamiento. Semanas y semanas de estudio, esquemas y cálculos apenas le habían permitido precisar la fecha y el lugar de la tercera y última —ojalá así lo quisieran los dioses— batalla con Cabhan. Rara vez dormía bien o mucho, y era evidente incluso para ella que la falta de sueño empezaba a notarse. Pura vanidad, si era eso lo único que le exigía un cambio de rumbo. Ahora que se estaba acostando con Fin y él se estaba acostando con ella, no podía decir que estuviera durmiendo más pero sí que dormía considerablemente mejor en esas escasas horas. Aun así, no había llegado muy lejos, ni en el cuándo ni el exactamente cómo, de modo que había decidido optar por un replanteamiento. La rutina siempre le daba estabilidad. Su trabajo, su casa, su familia y el ciclo que los cohesionaba a todos. Un año nuevo significaba nuevas existencias para su tienda, significaba que había que plantar semillas en los bastidores del invernadero. Había que deshacerse de las energías negativas y renovar los amuletos de protección. Además, debía ayudar a planificar dos bodas. Dedicó la mañana a organizar las existencias de su tienda. Satisfecha con los nuevos aromas, rellenó los frasquitos que había pedido para la línea Blue Ice, los etiquetó todos, los apiló para transportarlos al pueblo junto con las velas que había preparado para suplir las que Iona se había llevado a la fiesta de Fin. Tras comprobar la lista, preparó un poco más del ungüento que Boyle usaba en las cuadras. Si el día iba bien, se lo llevaría. Y, pensándolo mejor, añadió un segundo frasco para los establos grandes. También debía ir al mercado, decidió. Aunque le tocaba a Iona, pensó que le apetecía hacer una excursión al pueblo, un paseo en coche al aire libre. En la cena con el resto del grupo después de su noche fuera, no habían hecho otra cosa que vaciar el táper de sopa, así que la parada en el mercado era necesaria. Mientras miraba el reloj, calculó que podía estar de vuelta en dos horas, como mucho. Después, haría un intento de crear un veneno para demonios. Envuelta en su abrigo, una llamativa bufanda roja y azul y los mitones de cachemir que se había regalado a sí misma en Yule, cargó el coche. Como no veía a Kathel por ninguna parte, conectó mentalmente con él y lo encontró divirtiéndose con Bugs y los caballos. Le dio permiso para que se quedara todo el tiempo que quisiera, luego condujo hasta Cong. Pasó la mitad del tiempo que pensaba estar en el pueblo, hablando con Eileen en la tienda. Más tiempo en el mercado, comprando provisiones e intercambiando chismes con Minnie O’Hara, que


sabía todo lo que había que saber, incluido que, en Nochevieja, Tim McGee el Joven (para distinguirlo de su padre, Tim el Grande, y de su abuelo, Tim el Viejo), borracho como una cuba, se había plantado bajo la ventana del piso de Lana Kerry, que en su día rompiera el compromiso de tres años con él por falta de movimiento, y le había dado una serenata de canciones desesperadas, y tristemente desafinadas. Era bien sabido que Tim el Joven no era capaz de cantar una sola nota sin hacer que todos los perros del pueblo aullaran en protesta. Había empezado cerca de las tres y media de la madrugada y continuado hasta que la chica francesa del piso de abajo, una tal Violet Bosette que trabajaba ahora en el café, había abierto su ventana y le había tirado una bota vieja. Para ser una chica francesa, pensaba Minnie, tenía muy buena puntería, y le había acertado a Tim el Joven en plena cabeza y lo había hecho caerse sobre sus posaderas, posición desde la que había proseguido su serenata. Entonces, Lana había salido y lo había metido a rastras en su casa. Cuando habían aparecido, a la hora de la cena del día siguiente, Lana llevaba de nuevo el anillo de compromiso en el dedo y se había fijado la fecha de la boda para el 1 de mayo. Era una magnífica historia, pensó Branna mientras volvía a salir del pueblo en su coche, sobre todo porque conocía a todos los protagonistas, salvo a la chica francesa con buena puntería. Y había merecido la pena entretenerse un poco más para poder oírla. Tomó el camino largo de vuelta porque le apetecía, y ya casi divisaba los establos cuando vio a un anciano en el arcén, de rodillas y apoyándose con fuerza en un bastón. Frenó de golpe y salió del vehículo. —Señor, ¿se ha hecho daño? Se dirigió a él y empezó a buscar mentalmente alguna herida o dolencia. Luego se detuvo y ladeó la cabeza. —¿Se ha caído, señor? —El corazón, creo. Casi no puedo respirar. ¿Me ayuda, jovencita? —Desde luego que le voy a ayudar. Le tendió una mano y le dio un puñetazo de poder. El anciano cayó de espaldas. —¿Crees que puedes engañarme con una treta así? —Branna se echó el pelo hacia atrás mientras el anciano levantaba la cabeza para mirarla—. ¿Que no puedo ver lo que se esconde tras esa fachada? —Te has detenido, lejos de tu protección. Al levantarse, el anciano se convirtió en Cabhan, sonriendo ahora mientras la piedra roja brillaba intermitentemente. —¿Crees que voy sin protección? Ven a por mí, entonces. —Con los dedos, le indicó provocadora que se acercara—. Intenta atacarme. La niebla se extendió, picoteándole los tobillos como agujas heladas; el cielo se oscureció rápidamente como si fuera noche cerrada. Cabhan bajó al suelo, se convirtió en lobo, y el lobo tomó impulso y saltó. Agitando las manos, con las palmas hacia fuera, Branna lanzó un bloqueo que lo mandó por los aires y lo hizo caer de espaldas. Mala decisión, se dijo, al ver que atacaba de nuevo. Porque, en aquella forma, podía leer el pensamiento de Cabhan como las páginas de un libro. Sondeó su interior en busca de un nombre, pero solo vio rabia y hambre. Así que, cuando la atacó como lobo por la derecha, ella estaba preparada para que el hombre se


abalanzara sobre ella por la izquierda. Y respondió a fuego con fuego, a poder con poder. Le sorprendió que la tierra misma no se resquebrajara de la fuerza que brotó de su cuerpo, de la fuerza que surgió como un destello de ella. El aire, en cambio, crepitó y chisporroteó. Aguantó y aguantó; los músculos de su cuerpo, los músculos de su poder le dolían del esfuerzo. Mientras aguantaba, el frío brutal de la niebla se elevó más. Aunque su atención, sus ojos y su magia se hallaban fijados en los de él, notó que los dedos de Cabhan, los de esa cosa, le trepaban por la pierna. Aquella atrocidad tenía fuerza. Le lanzó lo que pudo, que le golpeó como un puño. Le sangraba la boca, pero rió. Supo que lo había juzgado equivocadamente, que había dejado que el temperamento le nublara el seso, cuando él se abalanzó sobre ella y se asió con fuerza a sus pechos. Solo un instante, pero incluso eso fue demasiado. Fusionó su temperamento, su intelecto y sus aptitudes y produjo lluvia, un súbito torrente de agua cálida que deshizo la niebla y le quemó la piel a Cabhan allí donde las gotas caían. Branna se preparó para el siguiente ataque, lo vio venir en sus ojos. Luego oyó, igual que él, el tronar de cascos de caballos, el graznido, agudo y desafiante del halcón, el feroz aullido del sabueso. —Tierna, madura, fértil. En tu interior plantaré mi semilla, a mi hijo. —Te achicharraré el miembro hasta arrancártelo de cuajo y se lo echaré ardiendo a los cuervos como te atrevas. Ah, pero quédate, Cabhan. —Extendió los brazos, detuvo la lluvia, en sus manos una varita de luz cegadora y una bola de fuego—. Mi círculo viene a saludarte. —En otra ocasión, Sorcha; prefiero tenerte a solas. Cuando Fin desmontaba a Baru aún al galope, la espada en llamas, Cabhan se esfumó en un torbellino de niebla. Fin y Kathel llegaron a ella a la carrera, y él la agarró de los hombros. —¿Te ha hecho daño? —No me ha hecho daño —contestó. Sin embargo, mientras lo decía notó un dolor agudo en los pechos, unas punzadas oscuras como de diente podrido—. Al menos, nada importante. Posó una mano en el corazón de Fin y la otra en la cabeza de Kathel. —Tranquilos —dijo, los otros llegaban a caballo o en camionetas. Los halcones, Roibeard y Merlín, aterrizaron juntos en el techo de la camioneta de Boyle. Antes de que le diera tiempo a contestar a la batería de preguntas, vio a Bugs corriendo por la carretera todo lo rápido que podía. —Valiente —ronroneó, y se agachó a recogerlo cuando llegó a ella—. Esto está demasiado desamparado —les dijo a los otros—. Y yo estoy bien. —Connor, ¿te encargas tú del coche de Branna? Ella viene conmigo. Mi casa es la que está más cerca. —Puedo conducir perfectamente —protestó Branna, pero él se limitó a cogerla en brazos, la montó en la silla y luego subió de un salto detrás. —Das demasiadas cosas por sentadas —le dijo ella con frialdad. —Y tú estás demasiado pálida. Sujetó con fuerza a Bugs cuando Baru se lanzó al galope. Si estaba pálida, se dijo Branna, era solo porque había sido una batalla intensa, aunque breve. No tardaría en recuperar el color y, con él, el equilibrio. De nada servía discutir, decidió, porque todos ellos estaban preocupados por ella, igual que lo


habría estado ella por cualquiera de sus amigos en el mismo caso. Cuando llegaron a las cuadras, Fin desmontó, la cogió en brazos y le gritó a un Sean boquiabierto: —Encárgate de los caballos. Como le parecía aún más humillante resistirse, dejó que la llevara en brazos hasta su casa. —Has montado un número sin motivo y hablará de ello todo el condado. —Que Cabhan te ataque en medio de la carretera en pleno día es motivo suficiente. Te vas a tomar un whisky. —No, pero me tomaría un té si no te importa preparármelo. Él abrió la boca para decir algo, pero entonces dio media vuelta, la dejó en el sofá del salón y salió enseguida para la cocina. En cuanto estuvo a solas, se ahuecó el cuello del jersey y miró en su interior. Vio claramente la huella de los dedos de Cabhan en su piel, por encima del borde del sujetador. Se levantó y decidió que era mejor que se encargara del asunto en privado. El resto de su círculo, junto con su perro, entró de golpe en la casa. —No empecéis. Necesito ir al servicio un momento. Lanzó una mirada a Meara y a Iona, con una petición clara. Así que la siguieron al bonito aseo de debajo de las escaleras. —¿Qué pasa? —inquirió Iona—. ¿Qué es lo que no quieres que vean? —No me apetece que mi hermano y tu prometido me vean los pechos. Dicho esto, se quitó el jersey. Y, tras el silbido de Meara, el sujetador. —Ay, Branna —murmuró Iona al tiempo que levantaba las manos—. Déjame. —Si pusieras tus manos encima de las mías… —Se cubrió los pechos—. Lo podría hacer yo, pero será más rápido y fácil con tu ayuda. Buscó en su interior, hizo brotar el calor de la sanación y suspiró cuando Iona se unió a ella y de nuevo cuando Meara la cogió por la cintura. —No es profundo. Solo me ha tocado una fracción de segundo. —Pero duele mucho —matizó Iona. Branna asintió con la cabeza. —Sí, duele, o dolía. Ya está remitiendo. Ha sido culpa mía por mostrarle siquiera un resquicio por donde atacarme. —Creo que irá más rápido y te dolerá menos si me miras. Si potencias lo que yo puedo hacer con lo que tú tienes. Solo para esto, ¿vale? Mírame, Branna. Mira dentro de mí. El dolor se esfuma, déjalo ir. El sufrimiento remite. Siente el calor. Lo dejó ir, se abrió y entrelazó su poder con el de Iona. —Está limpio. No te ha dejado marca ni por fuera ni por dentro. Ya estás… —Hizo una pausa, aún buscando heridas. Los ojos se le pusieron como platos. —Ay, Branna. —Ah, bueno, supongo que eso es lo siguiente. Se desabrochó los pantalones, los dejó caer y quedaron al descubierto las heridas de la cara interna de sus muslos. —El muy cabrón —masculló Meara, y agarró con fuerza la mano de Branna. —Ha sido la niebla, un ataque por sorpresa. Más un roce que una presión, por eso no está tan


oscuro ni es tan doloroso. Encárgate tú, Iona, si no te importa. Se dejó ir de nuevo, se dejó llevar por el calor que Iona le transmitía hasta que incluso el eco del dolor se desvaneció. —Quería asustarme, atacarme de la forma que las mujeres más tememos. Pero no me ha asustado. —Con calma, Branna volvió a abrocharse los pantalones, se puso el sujetador y luego el jersey—. Me ha enfurecido, y eso le ha dado ocasión de debilitar mis defensas y encontrar ese pequeño resquicio. No volverá a suceder. Se volvió hacia el espejo que había encima del lavabo, se miró detenidamente y creó una levísima ilusión. —Bueno, solucionado. Gracias a las dos. Voy a ver si Fin me ha hecho una taza de té decente y os cuento todo lo que ha ocurrido. Cuando salió del aseo Connor dejó de pasearse nervioso por el vestíbulo, fue derecho a ella y la estrechó en sus brazos. —Estoy bien, lo prometo. Yo… no fisgues en mi cabeza, Connor, lo único que vas a conseguir es que me enfade. —Tengo derecho a asegurarme de que mi hermana está ilesa. —Te he dicho que lo estoy. —Le ha marcado las manos, negras como la noche, en los pechos. Al oír aquello, Branna se volvió de golpe, sorprendida por la traición. —De nada sirve ocultar las cosas. —Se irguió Meara—. No es justo, ni es correcto, ni inteligente. Tú habrías hecho lo mismo si se tratara de mí o de Iona. Cuando Connor empezó a subirle el jersey, Branna se lo impidió de un manotazo. —¡Ándate con cuidado! Iona y yo ya nos hemos ocupado de ello. Pregúntale a ella si no te fías de mí. —No queda rastro de él ni dentro ni fuera de ella —confirmó Iona—. Pero le había dejado sus marcas en los muslos y en los pechos. —Te ha puesto las manos encima. —Fin habló con una serenidad que resonó como un trueno. Ella cerró los ojos un instante. No sabía que lo tenía a la espalda. —He permitido que me sulfurara, así que es culpa mía y solo mía. —Has dicho que no te había hecho daño. —No lo sabía hasta que he llegado aquí y he mirado mis heridas. No ha sido nada comparado con lo que le pasó a Connor, o a Boyle, o lo que te pasó a ti. Me ha señalado, y donde lo ha hecho es una violación, que es lo que pretendía. Fin dio media vuelta, se acercó al fuego y lo miró fijamente. Fue Boyle quien se arrimó a Branna y le pasó un brazo por la cintura. —Vamos, cariño. Siéntate y tómate el té. Te sentará mejor con un chorrito de whisky. —Nadie ha herido mis sentimientos. No soy tan delicada. Pero gracias. Gracias a todos por venir tan rápido. —No lo bastante rápido. Le apretó a Connor el brazo cuando se sentó a su lado. —Probablemente haya sido culpa mía. Confesaré, dado que Meara ya me ha dejado en mal lugar contando la pura verdad, y con todo el derecho. Necesitaba un instante, y me lo he concedido antes de llamaros. Cuando habéis empezado a lloverme en la cabeza, no había pasado más que ese instante.


Además, lo he hecho por una buena razón. —¿Una buena razón? —Fin se volvió—. ¿Para no llamar a tu círculo? —Por un instante —repitió ella—. Estoy bien protegida. Una ira genuina y brutal ardía en los ojos de Fin. —No tanto como para evitar que te pusiera las manos encima y te marcara. —Culpa mía. Esperaba que se transformara en lobo, y así lo hizo. Lo mío es el perro, y el lobo es lo suyo. Pensé que podría sacarle el nombre del demonio, ahora que sabemos que buscamos uno, pero no me dio tiempo, y lo único que encontré fue oscuridad y codicia. Necesito más tiempo. Estoy convencida de que podría sacarle el nombre con un poco más de tiempo, os lo prometo. Cogió el té, sorbió y lo encontró lo bastante fuerte como para derrotar a unos cuantos hechiceros por sí solo. Y no le importó. —Se me acercó en forma de anciano, con pinta de enfermo, en el arcén. Pensó que me había engañado, y lo hizo, pero solo unos segundos, y únicamente porque soy sanadora y es mi deber y mi instinto ayudar a los que lo necesitan. —Algo que él sabía perfectamente —dijo Connor. —Por supuesto, pero se empeña en ver a las mujeres como inferiores, débiles y tontas, independientemente de su poder. Así que he jugado a su juego, he fingido que lo creía un anciano desvalido, luego lo he tumbado de un golpe. »Es cierto que debería haberos llamado enseguida y, creedme, jamás volveré a tomarme ni siquiera un segundo antes de hacerlo. Ha hecho lo que esperaba que hiciera, como os digo, me ha atacado en forma de lobo. Branna lo fue contando todo, sin olvidarse ni un detalle; después dejó el té. Connor la estrechó con fuerza contra su cuerpo. —¿Conque ibas a echar su miembro a los cuervos? —Ha sido lo que se me ha ocurrido en ese momento. —¿Y la piedra? —Brillantísima al principio. Y de nuevo brillante cuando me ha agarrado. Pero, cuando mi lluvia lo ha quemado, se ha quedado turbia. Branna inspiró hondo. —Se le han puesto los ojos como de loco. Me ha llamado Sorcha. Al mirarme, la ha visto a ella, como dijo Fin que me había visto en la cueva. Para él, sigue siendo Sorcha. —Siglos siendo lo que es, queriendo lo que quiere y sin conseguirlo nunca —convino Boyle con los ojos entornados—. Es para volverse loco y, para él, ella es el centro de todo. —Y ahora lo eres tú —terminó Fin—. Te pareces a ella. No tengo más que ver sus pensamientos para descubrir que la ve en ti. —Ella está en mí, pero había cierta confusión en esa locura. Y la confusión es una debilidad. Cualquier debilidad es una ventaja para nosotros. —Yo lo he visto, lo he vislumbrado cuando llevaba de excursión guiada a un grupo esta mañana —dijo Meara. —También lo he visto yo, en una de las mías. No he tenido ocasión de contárselo a nadie. —Iona resopló—. Vuelve a sentirse fuerte, y más atrevido. —Será más fácil acabar con él cuando no esté oculto —señaló Boyle—. Tengo que volver a los establos. Puedo prescindir de Meara o de Iona si las necesitas, Branna.


—Ya estoy bien… ¡Ay, la madre del cordero! —Se levantó de un brinco—. He ido a hacer la compra y todo lo que he comprado está aún en el coche. —Yo me encargo —le dijo Connor. —¿Para que luego lo guardes todo donde no pueda encontrarlo? He comprado un buen corte de carne y tenía pensado asarlo. —¿Con todas esas patatitas, zanahorias, cebollas? Meara alzó la mirada al techo. —Connor, solo tú puedes pensar en comer cuando tu hermana aún está recuperándose. —Porque sabe que estoy perfectamente y, si no lo estuviera, la cocina me tendría entretenida el resto del día. —Lo traeremos aquí —sentenció Fin en un tono que no admitía protestas—. Si estás de humor para cocinar, puedes cocinar aquí. Si necesitas algo que yo no tenga, iremos a comprarlo. Yo tengo trabajo en las cuadras y también arriba, pero habrá alguien por aquí. Salió, ella supuso que para traerle los víveres. —Dale un respiro. —Iona habló con serenidad, se puso en pie y le acarició el brazo a Branna—. Que le des un respiro no te hace débil, ni hará que él piense que lo eres. No será más que un respiro. —Podría haberme preguntado qué quería hacer. Connor le dio un beso en la sien. —Tú podrías haberle preguntado lo mismo a él. Nos vamos, entonces, volveremos a tiempo para la cena. Si necesitas algo, no tienes más que pedirlo. Cuando todos se fueron, Branna se recostó enfrente del fuego y, sin poder apartar la vista de él, reflexionó durante un buen rato.


13

Dadas las circunstancias, Branna decidió que usaría la magia para traerse las cosas que necesitaba. Parecía el mejor sitio para trabajar en su investigación. Convertiría el rincón del desayuno de Fin en su despacho y así lo tendría todo a mano cuando metiera el asado en el horno. Fin se mantuvo alejado de ella y en silencio, ambas cosas deliberadamente, lo sabía bien. Que estuviera enfadado si quería, se dijo. Ella también lo estaba, y que le hiciera el vacío no hacía más que alimentar su malestar a fuego lento. Para colmo, la irritaba no poder evitar el placer que le producía preparar una comida de verdad en su cocina. Todo estaba tan bien diseñado, tan bien acabado, tenía detalles tan inteligentes como el grifo pensado para llenar las cazuelas de agua cerca de la cocina de forma que, si debía llenar una olla, no tuviera que arrastrarla desde el fregadero hasta los fogones. Y la cocina que siempre había codiciado. Claro que ella podría haber tenido una cocina industrial de seis fogones de haber sabido que cocinaría para tantos tan a menudo. No le parecía justo que un hombre que no cocinaba tuviera una cocina mejor que la suya, y eso que ella estaba encantada con la que tenía. Así que estuvo dándole vueltas a aquello mientras marinaba la carne e instalaba su escritorio temporal en el rinconcito de la cocina de Fin. Otra taza de té, un par de galletas —compradas, claro— y su perro junto con Bugs roncando debajo de la mesa. Pasó el tiempo trabajando en la fórmula para el segundo veneno —ingredientes, palabras, elección del momento— y decidió enviarle un correo electrónico a su padre por si sabía o conocía a alguien que supiera más de demonios de lo que ella había podido averiguar. Cuando Fin volvió mugriento de las cuadras, ella ya había abandonado los libros y estaba sentada a la encimera pelando zanahorias. Él sacó una cerveza de la nevera sin decir nada. —Has sido tú quien me ha metido en tu cocina. —No lo dijo con brusquedad, pero lo pareció—. Así que si vas a seguir enfadado conmigo, vete a otro sitio. Vestía una cazadora ajada y un jersey más ajado aún, unos vaqueros agujereados por la rodilla y botas que habían visto mejores tiempos. El pelo revuelto y alborotado por el viento enmarcaba la fría expresión de su rostro. El que estuviera tan condenadamente sexy solo la enfurecía más. —No estoy enfadado contigo. —Pues entonces tienes una forma extraña de demostrar tu alegría, porque has entrado y salido de la casa dos veces y no has dicho una palabra. —Voy a comprar un par de caballos más para las excursiones con guía y estoy cerrando un trato para vender uno de los halcones jóvenes a un halconero. Es mi negocio, el que mantiene todo esto en marcha, y he subido a mi despacho para no tener que hablar de las condiciones delante de los mozos de cuadra y de la chica de la clase de la tarde. Si no te importa —dijo inclinando la cerveza hacia ella, luego bebió. —No me importa, por eso te repito que te lleves tu enfado a otro sitio, que la casa es muy grande.


—Me gustan grandes. —Se aproximó, se colocó al otro lado de la isla—. No estoy enfadado contigo, así que no seas imbécil, joder. Branna notó que la sangre le bullía bajo la piel. —¿De modo que ahora soy «imbécil, joder»? —Así es como lo veo desde aquí. —Pues, si insistes en quedarte ahí, soy yo la que se va a otro sitio. Dejó el mondador con un golpetazo en la encimera, retiró la silla bruscamente y, cuando estaba a medio camino de la puerta, él la cogió del brazo. Ella se zafó de él con tanta violencia que lo habría lanzado al extremo opuesto de la cocina si no hubiera estado preparado para su reacción. —Cálmate, Branna, como he estado haciendo yo estas últimas horas. Los ojos de Branna eran humo, su voz era fuego. —A mí no me llamas imbécil, ni con joder ni sin joder. —No te he dicho que lo seas, solo te he pedido que no lo fueras —le dijo con la frialdad de una lluvia de enero—. Y, por tercera vez, no estoy enfadado contigo. «Ira» es una palabra suave para lo que me inspira ese…, ese cabrón que te ha puesto las manos encima. —Envenenó a Connor, casi mata a Meara y a Iona, le calcinó las manos a Boyle y a ti te dejó inconsciente en el suelo de mi cocina, pero ¿a ti te enfurece más que sepa qué forma tienen mis tetas? La cogió por los hombros y entonces supo que decía la verdad. Lo que veía en sus ojos era más que ira. —Lo nuestro podrían considerarse heridas de guerra y, justas o injustas, fueron fruto de la batalla. Lo tuyo no ha sido así. ¿Crees que es casualidad que me hayas dejado a mí volver a tocarte y que él te haga eso? ¿No ves que ha sido deliberado, que ha esperado el momento oportuno? ¿Que lo ha hecho para que pienses en mi estirpe, en mis orígenes, la próxima vez que te toque? —Eso no es… —¿Y tú, con lo lista que eres, no ves que ha tenido contacto físico contigo, ¡contacto físico!, y que con eso podría haberte sacado del aquí y el ahora y haberte llevado a donde hubiera querido? Branna iba a replicar, pero no lo hizo. Levantó ambas manos hasta que él la soltó y se sentó de nuevo. —Puedes llamarme imbécil, joder, porque me lo merezco. No he pensado en ninguna de las dos cosas, pero ahora lo veo claro. No he pensado en la primera porque tú no tienes nada que ver con lo que él me ha hecho, con lo que ha intentado hacerme. Jamás pensaría en él cuando tú me tocas, Fin. En eso te equivocas. Él quería que tú lo creyeras, y parece que lo ha conseguido. Branna le cogió la cerveza, pero luego pareció pensárselo mejor. —No quiero cerveza. Sin decir nada, él se volvió, le quitó el tapón a la botella de Pinot Noir que ella había usado para marinar la carne y le sirvió una copa. Branna sorbió despacio. —Respecto a lo segundo, tengo las cosas muy claras. Quizá piense que tiene poder suficiente para arrastrarme cuando quiera y a donde quiera, pero te aseguro que no. Tomé precauciones cuando intentó seducir a Meara y nos quedó claro que se desplaza en el tiempo. Confía en mí. —Muy bien. Ella arqueó las cejas. —¿Y ya está?


—¿No es suficiente? —Se proponía asustarme y humillarme, y no ha conseguido ninguna de las dos cosas. Quizá también pretendía alterar mis sentimientos para que yo ya no quisiera que tú me tocaras, pero eso tampoco lo ha conseguido. Esto sí lo entiende, la rabia. Ahora te estás acostando conmigo y no quieres que me toque otro. —No es eso, Branna. —Algo más tranquilo, se pasó los dedos por el pelo—. Bueno, no es solo eso. Es lo que te ha tocado. —Solo entiende la posesión. Jamás entenderá tu remordimiento, ni tu sentimiento de culpa, porque, por muchas veces que le demuestres que detestas lo que de él hay en ti, nada más verá que eres suyo. No ve más allá de tu sangre. Tú sí. Debes hacerlo. Todos debemos hacerlo. Yo veo más allá, de lo contrario, independientemente de lo que siento por ti, jamás habría dejado que me tocaras. —Es su sangre lo que quiero. Quiero que me chorree de las manos. —Lo sé. —Lo entendía, debía reconocerlo, y ella había sentido lo mismo más de una vez—. Pero eso es venganza y con eso no lo derrotaremos. Al menos no solo con venganza, porque ante todo somos humanos y él se ha ganado más que de sobra esa inquina que le tenemos. —Yo no puedo estar tan tranquilo. No sé cómo tú puedes. —Porque hoy lo he tenido cerca, más de lo que te tengo a ti ahora, y le he mirado a los ojos. He notado cómo el helor de sus manos me abrasaba. Y no ha sido miedo lo que he sentido. Lo ha habido, ha habido miedo mezclado con otros sentimientos, aun en momentos de pleno y refulgente poder, pero hoy no. Cada uno de nosotros por separado somos más fuertes que él; más fuertes a pesar de lo que lleva dentro. ¿Y juntos? Juntos somos su holocausto. Fin rodeó la encimera y volvió a ponerle las manos en los hombros. Suavemente ahora. —Esta vez tenemos que detenerlo, Branna, cueste lo que cueste. —Y estoy convencida de que lo haremos. Cueste lo que cueste, volvió a pensar él, y le dio un beso en la frente. —Necesito mantenerte a salvo. —¿Crees que necesito protección, Fin? —No, no, pero eso no significa que yo no te la ofrezca. No significa que no necesite ofrecértela. Volvió a besarle la frente. Cueste lo que cueste.

Fin tenía negocios que atender y el trabajo no lo esperaba. Había que hacer el balance contable, devolver llamadas y, al parecer, siempre había algún documento jurídico que leer y firmar. Había aprendido muy pronto que tener un negocio próspero era más que la simple propiedad, y el sueño. Menos mal que Boyle y Connor se ocupaban de las exigencias del día a día, y de todo el papeleo, el tiempo y la toma de decisiones inmediatas que generaba. Pero eso no lo liberaba. Aun cuando viajaba, estaba al tanto de todo, por teléfono, Skype o correo. Pero, cuando estaba en casa, se sentía obligado a mancharse las manos, lo que incluía el placer de asear a los caballos, pues el contacto físico y el vínculo mental con los animales eran muy valiosos para él. No era por el simple uso de una rasqueta o un escarbacascos; la limpieza, la alimentación o la ejercitación de los caballos le permitían ahondar en el alma de cada animal. Tampoco le importaba limpiar los excrementos de las aves en la escuela o dedicar tiempo a secar


con cuidado sus plumas mojadas. Había disfrutado mucho echando una mano en el entrenamiento de los animales más jóvenes y había conectado especialmente con una hembra llamada Sassy, pícara como su nombre. Aunque los días eran ya un poco más largos, no parecían tener horas suficientes para que Fin pudiera hacer todo lo que quería o debía hacer. Pero sabía dónde quería estar: en casa. Casi un año ya, se dijo, mientras se hallaba en el recinto de la escuela con Connor, lanzándole una pelota azul a Romeo, el entusiasta Spaniel del gerente de su oficina. El período de tiempo ininterrumpido más largo desde que tenía veinte años. Sin duda volvería a viajar, por negocios y por curiosidad, pero ya no pasaría, esperaba, meses fuera. Por primera vez desde que le había aparecido la marca, volvía a sentirse en casa. —Creo que por el invierno, y por la disminución de la demanda, este es el mejor momento para experimentar con las salidas con halcones de las que habíamos hablado. —Ofreceríamos algo más que especial a quienes vienen en busca de aventura. —Connor le dio una patada a la pelota y el perro salió disparado—. He estado barajando precios, por si le dábamos una oportunidad, y Boyle ha protestado, como siempre, así que me ha parecido que todo estaba bajo control. —Yo también lo pienso. Precisará una cláusula de exención distinta y algunos ajustes en la parte del seguro, pero ya me encargaré yo de eso. —Me alegro de no ser yo quien tenga que hacerlo. Turno de Fin para darle una patada a la pelota. —Por otro lado, hay que programarlo; coordinadlo entre Boyle y tú. Os tenemos a Meara y a ti como avezados jinetes y halconeros, y a Iona tampoco se le da mal la caza con halcones. —Y no hay amazona mejor que ella. Así que somos tres los que podríamos encargarnos e ir turnándonos. Contigo seríamos cuatro. Fin se volvió hacia Connor, que le sonreía. —No he llevado una excursión guiada desde… desde los primeros meses, cuando Boyle y yo estábamos montando todo esto. —Seguro que podrías salir en cualquier momento con uno de los otros, a modo de aprendiz, y reciclarte. Cuando Connor se dispuso a chutar, Fin lo interceptó, le robó la pelota, hizo unos juegos de piernas que recordaba de su infancia y la mandó volando. —Te apetece un partidito, ¿eh? —preguntó Connor. —Te aceptaré el reto cuando tenga tiempo, y eso será después de haber preparado un borrador del nuevo folleto para que Boyle y tú le echéis un vistazo. Mientras, deberías buscar otra persona que sepa equitación y cetrería y maneje grupos pequeños, porque creo que, al menos al principio, aceptaremos solo grupos de seis como máximo para ese paquete. ¿Se te ocurre alguien? —Conozco a gente con más experiencia en cetrería, pero pienso que Brian sería perfecto. Es el más dispuesto a aprender cosas nuevas, a probar cosas distintas. —Pues habla con él y, si le apetece, que empiece a entrenar, a ver qué tal. Habrá que probarlo unas cuantas veces, solo con personal y amigos. Si va bien, podemos ponernos como objetivo comenzar a ofrecer el paquete en marzo, por ejemplo. Para el equinoccio. —Buen plazo para comprobar que todo va como la seda. —Ahora quiero sacar un poco a Sassy. Iré a las cuadras a por una montura y a ver qué tal se


defiende con un caballo y un jinete. Merlín vendrá con nosotros para tenerla a raya. Quiero ver cómo se llevan. Estaba pensando en cruzarlos. Connor sonrió. —De eso iba a hablarte yo. Hacen una pareja perfecta, a mi juicio. Combinan bien, la dignidad de él y la picardía de ella. Nos darán una nidada estupenda. —Dejaremos que decidan ellos. Fin sacó una bolsa de carnada, porque la hembra aún buscaba la recompensa y, sacando el guante, le ajustó las pihuelas. Ella se arregló las plumas con el pico, complacida de que la hubiera elegido y, ladeando la cabeza, le dedicó una mirada que solo podía ser de coquetería. —Sí que eres ligona, ¿eh? Salió con ella y, volviéndose hacia los establos, llamó a Merlín. Su halcón planeó por encima de su cabeza, luego hizo un largo y elegante descenso en picado con el que, a juicio de Fin, solo pretendía lucirse. En su brazo, Sassy desplegó las alas. —Quieres unirte a él, ¿verdad? Entonces, confiaré en que te vas a portar bien y vas a ir a donde yo te conduzca. Le soltó las pihuelas, levantó el brazo y la vio alzarse al cielo. Volaron juntos en círculos, añadieron unos cuantos giros juguetones y Fin se dijo que sí, que Connor y él estaban en lo cierto. Hacían buena pareja. Disfrutó del paseo, de los árboles que ya conocía, de los giros del camino, de los aromas del aire. Aunque confiaba en toparse con Cabhan, no sintió su presencia y fue de la escuela a los establos con la única compañía de los halcones. Pensó que los establos tenían una magnífica estampa, con su gran extensión que incluía el potrero, las camionetas y los coches, y la cabeza majestuosa de César asomando por la ventana abierta de la cuadra. El caballo saludó a Fin con un relincho, así que fue directamente a acariciarlo y darle un masaje, a tener una pequeña charla con él antes de entrar. Encontró a Boyle en la oficina, mirando ceñudo el ordenador. —¿Por qué pregunta la gente tantas estupideces? —quiso saber. —A ti te parecen estupideces porque ya conoces la respuesta. —Se sentó a una esquina de la mesa, casi el único sitio de esta que estaba despejado—. Acabo de estar con Connor en la escuela —dijo, y le contó a Boyle los planes para el nuevo paquete. —Iona estará muy interesada, eso seguro. Y Adrian, bueno, es joven, pero, por lo que he visto y oído, muy trabajador, y sé que monta bastante bien. Estoy dispuesto a darle una oportunidad. —Entonces, ultimaremos los detalles. Salvo que me necesites aquí, me llevo a César. Vamos a probar una salida con halcón, aprovechando que he traído conmigo a Merlín y a una hembra joven. Trazaré una posible ruta. —Cuídate. Iona y yo hemos ido a ver los progresos de nuestra nueva casa esta mañana. Dice que ha visto al lobo, al lobo sombra, escabulléndose entre los árboles. —¿Tú no lo has visto? —No, estaba de espaldas, hablando con uno de los carpinteros. Me ha dicho que se había acercado más que nunca, pese a que ella ha protegido todo el perímetro de la casa. —Iré a echar un vistazo yo mismo. —Te lo agradecería. Fin ensilló a César, impaciente por salir, porque sabía que podría correr por ahí en lugar de


trotar, como de costumbre. Tras sacar al caballo de la finca, ensillado, se alejó un poco, cogió una carnaza con el guante y llamó a Sassy. Ella aterrizó con elegancia, y tras engullir el trozo de pollo como si llevara un mes muerta de hambre se acomodó. César y ella se miraron fijamente, y el caballo apartó la vista como si el halcón no tuviera nada que ver con él. —Magnífica actitud —decidió Fin, y para probar tanto al halcón como al caballo, se lanzó al galope. Aquello sobresaltó al halcón, que desplegó las alas —otra foto— y habría despegado del guante si Fin no la hubiera calmado. —No pasa nada. No es más que otra forma de volar. Sassy parecía un poco inquieta, no del todo convencida, pero se mantuvo en el guante. Satisfecho, Fin aminoró a medio galope, viró hacia el bosque y le hizo una seña para que alzara el vuelo. El ave se elevó hasta una rama donde Merlín ya la esperaba. —Bien hecho. Bien hecho, sí señor. Tú llévanos, Merlín, nosotros te seguimos. Su halcón fue serpenteando entre los árboles; la hembra lo seguía. Manteniendo un paso digno, Fin condujo al caballo por el bosque. Durante la siguiente media hora, la estuvo poniendo a prueba, devolviéndola al guante, dejándola marchar otra vez. El aire frío y húmedo dio paso a una fina lluvia, pero a ninguno de ellos les importó. Allí había libertad para todos en una especie de juego. Trazó la ruta mentalmente, le pareció un buen circuito para el nuevo paquete, que demostraría que los halcones podían danzar entre los árboles y volver una y otra vez al guante sin interrumpir el paso relajado del caballo. Lo bastante cerca de aquí para oír el murmullo del río, lo bastante lejos de allá para sentir que uno cabalgaba con halcones a otra época. Además, le pareció que iba a nevar. Al anochecer, se dijo, y la nieve, que adornaría los verdes y los marrones, permanecería inmóvil y estable un tiempo. Llegada la primavera, florecería el endrino, y también lo harían las flores silvestres que Branna cogía por placer y para su magia. Llegada la primavera, pensó, podría pasear por el bosque con ella, en paz, o eso esperaba. Y mientras pensaba en ella cambió de dirección. Los halcones y el caballo podían acomodarse un rato fuera de la casa de Branna, mientras los dos trabajaban. Al salir a un claro, dejó que César fuera a medio galope otra vez, y luego rió al ver a Bugs correr, con la lengua fuera. —Ahora, con el perro, ya tengo los tres. Pasaremos por ahí y nos detendremos en casa de Branna. Puede que ella tenga algo para vosotros. Después le echaremos un vistazo a la casa nueva de Boyle antes de volver. Al parecer conforme con el plan, Bugs corrió junto al caballo. Fin volvió a aminorar la marcha al acercarse al enorme árbol caído y a la densa enredadera que mantenía a casi todos alejados de las ruinas de la cabaña de Sorcha. Bugs soltó un grave gruñido. —Oh, sí, ahora viene. Yo también lo siento. Fin ordenó a Sassy que se mantuviera en el aire y llamó a Merlín al guante. La niebla culebreó entre la enredadera. Fin alargó el brazo que tenía libre y elevó al perro para


sentarlo en la silla, delante de él. Sintió la atracción, la invitación casi festiva a unirse a él, a disfrutar de todo lo que podría haber, de todos los regalos oscuros que le ofrecía. —Si eso es lo mejor que tienes… —Encogiéndose de hombros, Fin se dispuso a hacer girar al caballo. El lobo salió de pronto de entre la maleza, de un negro resplandeciente, la piedra roja brillaba intermitente. César se asustó, se encabritó, pero Fin logró mantenerse en la silla y agarró a Bugs para que no se cayera. Para sorpresa de Fin, Sassy inició el descenso, en picado, sobre el lobo, luego ascendió de nuevo y, encaramada a un árbol, lo miró fijamente desde arriba. Chica lista, pensó. Lista y fiera. —Repito, si eso es todo lo que tienes… Fin llevó a César a la carga y, con un movimiento rápido de la mano, abrió la tierra bajo las patas del lobo. Mientras el caballo saltaba sobre él, el lobo se desvaneció. Oyó la risa histérica a su espalda y volvió al caballo. Cabhan flotaba sobre la tierra abierta envuelto en un manto de niebla. —No es lo mejor, ni mucho menos, chico. Aún no has probado lo mejor. Resérvate, porque al final vendrás a mí. Conozco tu sangre. Fin contuvo el deseo de volver a atacar, pero tenía experiencia suficiente para saber que a veces un desaire podía propinar un golpe mayor. Así que se limitó a hacer girar a César y se alejó sin prisa. —Resérvate. —Esta vez fue un susurro, no un grito—. Y cuando haya acabado contigo, esa bruja oscura a la que deseas se unirá a ti por toda la eternidad. Creció con rabia el impulso de volverse y atacar. Sin mirar atrás, Fin cerró la zanja que había abierto, avanzó y salió del bosque. Amarró al caballo a la entrada de la casa y, desmontando, acercó la mejilla a la de César. —Hoy has sido digno de tu nombre, porque no has dudado en atacar cuando te lo he pedido. Como un mago, le tendió la mano, le mostró que estaba vacía y, con un giro de muñeca, hizo aparecer una manzana en ella. Mientras César masticaba ruidoso su premio, Fin llamó a Sassy al guante. —Y tú, tan joven y tan valiente. Cazarás. —Le hizo una seña a Merlín—. Cazaréis juntos en el campo de Branna, y os podéis quedar un rato en el cobertizo de Roibeard. Y tú —se agachó para acariciar a Bugs—, apuesto a que dentro hay una galleta para alguien como tú. Acompañado por el perro, Fin se acercó al taller y entró. —Ahí está mi recompensa —dijo al ver que Branna sacaba una bandeja de galletas del pequeño horno del taller. —Qué extraordinario don de la oportunidad el tuyo. —Branna dejó la bandeja encima de los fogones y se volvió—. Ha ocurrido algo —afirmó de inmediato. —Nada de importancia, pero aquí traigo a un perro que se ha ganado una galleta. ¿Tienes alguna? —Por supuesto. Sacó dos del frasco, porque Kathel ya se había despertado de su siesta junto a la chimenea para saludar a su amiguito. —Yo prefiero de estas —dijo Fin, y cogió una de las galletas para humanos que ella ya había


dejado enfriar en un estante—. Tenía asuntos que resolver en casa, luego me he pasado por la escuela y por los establos. En primavera, ofreceremos el paquete de cetrería-equitación. —Todo eso me parece estupendo, pero ¿qué ha pasado? —He salido a entrenar con caballo y halcón. César, Merlín y una hembra preciosa llamada Sassy que se apareará con él cuando esté lista. —¿Y a ella qué le parece? Branna puso la tetera a calentar mientras Fin cogía otra galleta. —Le gusta, y a él le gusta ella. Andaba trazando un par de rutas que pudieran servir para el nuevo paquete y, al pasar cerca de los establos grandes, se nos ha unido Bugs. Con ellos venía hacia aquí, pensando en trabajar contigo una o dos horas, y he pasado por delante de la cabaña de Sorcha. —Podías haber evitado ese sitio. —Cierto. Pero no quería evitarlo. Y, gracias a eso, he descubierto que el halcón hembra que había elegido para Merlín será la pareja perfecta para él. Le contó lo que había pasado, aceptó una taza de té y consideró seriamente comerse una galleta más. —Cada vez es más arrogante —dijo Branna. —Lo bastante como para burlarse, que es de lo que iba todo esto. Quería que yo volviera a atacarle, y se me ha ocurrido que negarle ese placer lo iba a ofender más. —Quiere que sepamos que ninguno de nosotros puede dar un simple paseo por el bosque sin riesgo. Se burla de nosotros —convino Branna— con la esperanza de bajarnos la moral, de acorralarnos. —Lo veo más seguro de sí mismo que antes, o eso me parece a mí. —Le hemos hecho perder sangre dos veces, más de dos veces, y la última vez casi lo destruimos. —Pero no lo hicimos —señaló Fin—. Y se recupera, y sabe que no tiene más que volver a su madriguera para recuperarse de nuevo. Sabe que puede enfrentarse a nosotros una y otra vez, y volver una y otra vez. Cuando se es un jugador empedernido, lo más probable es que, en algún momento, tu suerte cambie. Vuelve a ser hora de enfrentarnos a él, Branna, y él tiene ese as en la manga. —Él no cree que podamos destruirlo, o no cree que podamos destruir lo que lleva dentro. Pero estoy trabajando en ello. Se aproximó y señaló con el dedo su cuaderno. —He recurrido a mi padre, y él ha recurrido a otros, he combinado algunos ingredientes y creo que la mezcla acabará con el demonio. También he estado trabajando en las palabras del hechizo que lo acompañará. Necesitamos el nombre. No creo que esto funcione si no llamamos al demonio por su nombre, y las personas a las que ha consultado mi padre se lo han confirmado. Fin cogió una galleta más, luego se acercó para leer por encima del hombro de Branna. —¿Ala de dragón disecada, preferiblemente de Rumanía? —Eso me han dicho. —Pelos de la cola de una yak preñada. —Fin enarcó una ceja—. Nada de ojo de tritón o lengua de perro. Disculpas —les dijo a Kathel y a Bugs. —Ríete si quieres del trío de brujas del poeta inglés —dijo haciendo referencia al trío de brujas de Macbeth—, pero he formulado esto con la ayuda de las mejores fuentes que he podido encontrar. —Acónito, bayas de belladona majadas, tintura de trompeta de ángel amazónica, pétalos de cicuta


de Armenia, savia del árbol de la muerte. Conozco algunas de estas. —Todo venenos. Venenos naturales. Algunas de ellas las hemos usado en la poción que hemos ideado para Cabhan, pero hay una serie de ingredientes aquí de lo más exótico que no he utilizado nunca. Tendré que enviar a buscar algunos, obviamente. Requiere agua bendecida por un cura, que es bastante fácil de conseguir. La sangre sigue siendo el agente vinculante. Necesitaremos la tuya. Tu sangre, algo de pelo tuyo y trocitos de uña. Fin se limitó a gruñir. —Había empezado a calcular las cantidades, para hacer los pedidos. Mis fuentes no acaban de ponerse de acuerdo en esto, pero daremos con la mezcla adecuada. Y las palabras tienen que ser las correctas. Para que esté bien, la poción debe ser negra y densa. No albergará luz, ni reflejará luz. Él le dio un masaje en los hombros. —Estás completamente contracturada. Deberías estar satisfecha, no tensa. Has hecho unos progresos extraordinarios, Branna. —Ninguno de ellos funcionará en absoluto a menos que elijamos el momento adecuado, y en eso aún no he hecho progreso alguno. —Lo he estado pensando. ¿Ostara? El equinoccio. Probamos con el solsticio de verano, por la luz. Ostara también es luz, es la diosa del amanecer. —No hago más que darle vueltas. —Se tocó el pelo para recolocarse las horquillas flojas—. Pero no me convence como me convencieron los otros intentos. Tendría que ser el momento correcto, quizá lo sea y los otros elementos no me dejan verlo. Fin la hizo volverse, sin dejar de masajearle los hombros. —Podríamos intentar elaborar el hechizo y la poción pensando en Ostara y ver si entonces todo cuadra. Siempre que encontremos una hembra de yak preñada. Sonrió como él esperaba. —Mi padre me ha dicho que conoce a un tipo que puede conseguirnos lo que sea, por un «módico» precio. —Pues pagaremos lo que haga falta y empezaremos. Aún me queda una hora más o menos, y voy a ayudarte con el hechizo. Pero esta noche creo que te vendría bien distraerte un poco, desconectar de todo esto. —¿Eso es lo que crees? —Creo que deberías salir a cenar conmigo. Tengo en mente un sitio que te gustará mucho. —¿Salir a cenar? ¿Y qué clase de sitio es ese? —Un sitio muy elegante. Romántico y elegante, y donde la comida es una auténtica delicia. —Se enroscó en el dedo algunos de sus mechones sueltos—. Podrías ponerte el vestido que te pusiste en Nochevieja. —Tengo más de un vestido, pero iría hasta en cueros si se trata de ingerir comida apta para dioses que no haya tenido que cocinar yo misma. —Si insistes, yo preferiría dejarte en cueros después del postre. —¿Vamos a tener una cita, Finbar? —Así es. Cena a las ocho, aunque te recogeré a las siete para que tengas tiempo de disfrutar de la ciudad antes de cenar. —¿De la ciudad? ¿De qué ciudad? —París —contestó él, y la besó.


—¿Quieres que volemos a París solo para cenar? —Una cena extraordinaria, en la Ciudad de la Luz. —París —repitió ella e intentó convencerse, sin éxito, de que era una frivolidad y una tontería—. París —volvió a decir, al tiempo que le devolvía el beso.


14

—¿Qué tal París? —preguntó Iona—. Desde que fuisteis, no hemos tenido ocasión de hablar de ello sin que estuvieran los chicos delante. —Preciosa. Impresionante, la verdad. Las luces, las voces, la comida y el vino, por supuesto. Por unas horas, otro mundo completamente. —¿Romántico? —Iona ató unas bonitas cintas de rafia alrededor de unos jabones de colores pastel y de colores vivos. —Sí. —Me pregunto por qué eso te preocupa. —No busco un romance. Es de esas cosas que debilitan la determinación y nublan el juicio. — Branna pesó unas hierbas molidas—. No puedo arriesgarme a eso ahora. —Os queréis. —El amor no es la solución. Mientras Iona le echaba una mano con las existencias de la tienda, Branna se centraba en existencias más mágicas. Pronto habría otra batalla, probablemente nuevos ataques. Quería tener a mano un surtido completo de productos medicinales, por si surgía alguna contingencia. —Para ti sí, y yo me alegro —dijo Branna y añadió exactamente seis gotas de extracto de capuchina al pequeño caldero—. Te complementa, refuerza tu propósito. —Pero en cambio crees que debilita el tuyo. —Creo que podría debilitarlo, y ahora no puedo permitírmelo; ahora menos que nunca. Tanto Fin como yo sabemos que podemos vivir el uno sin el otro. Ya lo hemos hecho, y no se nos ha dado nada mal. Sabemos que lo que tenemos ahora solo sirve para el momento presente. El resto, sea cual sea, juntos o separados, tendrá que esperar a que acabemos con Cabhan. —Tú eres más feliz con él —señaló Iona. —¿Y qué mujer no es más feliz cuando tiene la certeza de que echará un buen polvo con cierta regularidad? Iona soltó una carcajada, pero ella la hizo callar llevándose un dedo a los labios. Luego, situando las manos sobre el caldero, hizo hervir rápido el brebaje. Masculló algo, derramó luz en él con una mano, una fina lluvia azul con la otra. Por un instante, se formó un arcoíris, y también este cayó al caldero. Branna bajó el fuego al mínimo. Satisfecha, se volvió y descubrió que Iona la estudiaba. —Observaba tu trabajo —se explicó—. Es tan hermoso, tan elegante, tu poder fluye por toda la estancia. —Nos vendrá bien tener este reconstituyente a mano, así como los bálsamos y los ungüentos que he estado almacenando. Branna dio un golpecito en la puerta de un armario que ella consideraba su reserva. —Espera lo mejor, pero prepárate para lo peor. —Buena política.


—¿Es eso lo que estás haciendo con Fin? —Estar a su lado me ayuda a recordar todas las razones por las que me enamoré de él, y no me refiero solo al sexo. Es tan bondadoso… y yo quería olvidarme de eso. Su sentido del humor, su formalidad, su lealtad. Ahora quiero recordar todo eso, porque me conforta, y porque nos mantiene unidos. Recordar quién es me ayuda a confiar en él plenamente para esto. Para todo esto. Y, por más que lo intento, no estoy segura de haberlo hecho antes. Como ahora puedo hacerlo, pienso que siempre habrá algo mejor a lo que agarrarse. —¿Va a venir hoy? —Le he dicho que no era necesario. Aún nos faltan algunos de los ingredientes, así que no podemos empezar a preparar el veneno todavía. Él tiene su trabajo y yo tengo el mío. Y te agradezco que me dediques buena parte de tu día libre. —Me gusta jugar con los artículos de tu tienda. Además, cuanto más pueda hacer yo, más tiempo te queda para los venenos contra demonios. Quiero sacar a Alastar más tarde y confiaba en que te apeteciera salir a dar un paseo con nosotros. —¿A caballo? —Te he visto montar y Meara me ha comentado que ya no le dedicas tanto tiempo como antes. No lo hacía, se dijo Branna, porque le recordaba a Fin. Pero ahora… Él le había traído a Aine y aún no había podido comprobar su vínculo con el caballo. —Si termino lo que tengo que hacer, os acompaño. Además, si salimos las dos a montar por placer, le haremos una pedorreta a Cabhan. —Ahora lo vemos todos los días. —Distraída, Iona hizo torres de colores con los bonitos jabones —. Escondiéndose por ahí. —Lo sé. Yo también lo veo. Le ha dado por tentar mis límites. —Anoche soñé con Teagan. Hablamos. —¿Y me lo cuentas ahora? —Fue una visita breve. Nos sentamos delante del fuego, tomamos té. Ya se le empieza a notar y me dejó que le palpara la barriga para que sintiera las pataditas del bebé. Me habló de su marido y yo le hablé de Boyle. Me sorprendió el hecho de que su marido y Boyle se parecen mucho, en el carácter, en su amor por los animales y por la tierra, eso que dices tú de que todos nosotros estamos conectados. —¿Boyle está conectado con los tres a través del hombre con el que se casó Teagan? Sí, eso podría ser. —No hablamos de Cabhan, ¿no te parece raro? Solo bebimos té y hablamos de su marido, del bebé que espera, de Boyle, de los planes de boda. Al final del sueño, me dio un pequeño amuleto, y me dijo que era para Alastar. —¿Lo tienes? —Se lo he puesto en las bridas esta mañana, antes de venir. Yo llevaba un amuleto en el bolsillo, uno que había hecho para Alastar, así que se lo di. —Todos nosotros hemos intercambiado prendas con ellos. Creo que es más que un acto de cortesía. Algo nuestro en su tiempo, algo de ellos en el nuestro. Tendremos que llevar los tres obsequios con nosotros cuando volvamos a enfrentarnos a Cabhan. —Aún no sabemos con certeza cuándo. —Me resulta muy frustrante —reconoció Branna—. Pero no podemos hacerlo hasta que no


tengamos todo lo necesario para destruir al demonio. Quiero creer que sabremos cuándo ha llegado el momento. —Demonios y visitas en sueños de primos de hace siglos. Batallas, remolinos y bodas. Mi vida es tan distinta ahora. Ya casi llevo un año aquí y parece que la vida que llevaba antes apenas existiera. ¿Sería una estupidez nada realista que yo intentara prepararle una cena de aniversario a Boyle? Que le sorprendiera con ella, y me refiero a algo que se pueda comer de verdad sin tener que fingir que no da asco. A la vez divertida y conmovida, Branna miró a Iona de reojo mientras esta recolocaba las torres. —Por supuesto que no. —Aún puedo verlo exactamente cómo era cuando montó a Alastar por primera vez. El modo en que los dos vinieron disparados hacia mí. Ahora son míos. Quiero que sea un día señalado. —Lo será. Algo le rozó el pensamiento a Branna. Hizo una pausa, esperó a que llegara, entonces la puerta se abrió con un tintineo de campanas. —Buenos días, señora Baker. —Buenos días, Branna. Anda, si está Iona también. Espero no molestaros. —En absoluto. ¿Le apetece un té? —le ofreció Branna. —A por té he venido, si hay del que preparas para los catarros. Me ahorraría un viaje al pueblo si tienes un poco que te pueda comprar. —Sí, por supuesto. Venga, quítese el abrigo y siéntese junto al fuego. ¿Ha cogido un catarro? —No, yo no, pero mi marido tiene uno de campeonato, y me está volviendo loca con su lloriqueo. He pensado que una taza de té aquí, junto al fuego, con mujeres lo bastante listas como para saber que no se acaba el mundo por tener un catarro, me ayudaría a mantener la cordura. Oh, mira esos jabones, preciosos como un frasco de caramelos. —No sabría decir cuál prefiero, pero este tiene todas las de ganar. Iona le ofreció a la señora Baker una pastilla de color rojo intenso para que la oliera. —Qué maravilla. Me voy a premiar con uno de estos por no haberle abierto el cráneo a mi marido de un sartenazo. —Se lo merece. —Con solo un resfriado, los hombres dan más trabajo que una prole de bebés. Tú misma lo descubrirás pronto, ahora que se acerca la boda. —Espero que haya una buena sartén entre mis regalos de boda —dijo Iona, y la señora Baker rió hasta quedarse sin aliento. Aceptando la invitación, se quitó el abrigo, la bufanda y se acomodó junto a la chimenea. —Y aquí está el bueno de Kathel, ¡cómo se agradece la compañía de un perro, un fuego y una taza de té! Me ha parecido verlo cuando me acercaba, merodeando por los límites del bosque. Incluso lo he llamado por su nombre hasta que he visto que no era nuestro Kathel. Era un perro grande y negro y por un momento he pensado que se trataba de un lobo. Luego se ha ido. —Chascó los dedos—. La edad, me falla la vista, supongo. Tras lanzarle una mirada a Iona, Branna acercó el té y las galletas. —Será algún perro abandonado. ¿Lo había visto antes? —No, no, y espero no volver a verlo. Me ha puesto la piel de gallina, lo admito, cuando lo he llamado creyendo que era Kathel y se ha girado a mirarme. A punto he estado de dar media vuelta y


meterme en casa, buena prueba de que de verdad me ha espantado teniendo en cuenta que dentro tengo al señor Baker lloriqueando. »¡Ay, Branna, qué rico está todo! No podría estarte más agradecida. —No hay de qué. Tengo un tónico que podría echarle en el té a su marido. Es bueno para el mal que le aqueja y le ayudará a dormir. —Dime cuánto cuesta. Entretuvieron a la señora Baker, registraron la venta del té y el tónico y le dieron el bonito jabón de regalo. Y Branna mandó a Kathel afuera con ella, para asegurarse de que llegaba a casa sana y salva. —¿Se ha dejado ver delante de ella? —dijo Iona en cuanto se quedaron solas—, ¿o es que su presencia es más tangible ahora? —Me pregunto si se habrá vuelto descuidado, esa es otra posibilidad. Merodear por ahí como ha dicho ella, confiando en perturbarnos, sin ocultarse a otros. Dado que no busca la atención de otros, yo creo que ha sido un descuido. —Está impaciente. —Puede ser, pero tendrá que esperar hasta que estemos listos. Voy a terminar de preparar este reconstituyente y salimos a dar un paseo. A caballo. —Esperas que nos ataque. —No tengo claro que no lo haga. —Branna alzó la barbilla, desafiante—. Me gustaría darle a probar lo que dos mujeres de poder pueden hacer.

A Branna no le importó que Fin tuviera asuntos que atender en otra parte. Si hubiera estado en casa o en los establos, no le habría agradado la idea de que Iona y ella salieran en absoluto, o habría insistido en ir con ellas. Llevaba unas botas de montar que hacía años que no se ponía y debía reconocer que estaba a gusto con ellas. Le agradó aún más ensillar ella misma a Aine. —Aún no nos conocemos bien, así que confío en que le hagas saber a Iona si tienes algún problema conmigo. Rodeó despacio a la yegua, le acarició los carrillos y la miró a los ojos. —Él te habría querido solo por tu belleza y tu elegancia, porque de ambas tienes en abundancia, pero presintió que eras para mí y yo para ti. Si así es como tiene que ser, lo haré lo mejor que pueda. Lo juro. Hoy te he hecho esto —añadió, y le trenzó un amuleto en la crin, con una brillante cinta roja —. Para tu protección, porque, seas mía o no, te protegeré. —Piensa que eres casi tan hermosa como ella —le dijo Iona a Branna. Branna soltó una carcajada y se acercó a ajustar los estribos a su gusto. —Vaya, eso sí que es un piropo. —Contigo a lomos, estaréis de foto. —Pues hagámosla. Sacaron a los caballos de los establos, y ella se subió a la silla de un salto, como si hubiera montado por última vez el día anterior. —¿Tenemos un plan? Iona se inclinó sobre la silla para darle unas palmadas en el cuello a Alastar.


—A veces es mejor tomar las cosas como vienen. Avanzaron hasta la carretera, Kathel y Bugs dando brincos junto a ellas. —Yo no sé llamar al halcón —dijo Iona. —Vendrán si los necesitamos. Aunque no habría estado mal, ¿verdad?, salir a montar con todos los guías. ¿Qué te parece un medio galope? —Me parece bien. Elegante, se dijo de nuevo Branna cuando Aine respondió e inició el medio galope. Y coqueta, añadió, porque no le hacía falta el don de Iona para interpretar el modo en que Aine agitaba la melena. Miró atrás, vio que el fiel Kathel aminoraba la marcha para esperar a Bugs y la felicidad que rezumaban los dos la hizo sonreír. Así que decidió disfrutar ella también. Del aire frío, tan cortante que indicaba que pronto volvería a nevar. Del olor de los árboles y los caballos, del constante golpeteo de los cascos. Quizá hacía demasiado que no se tomaba un respiro, si un medio galope por la carretera le levantaba el ánimo de ese modo. Sintió que sintonizaba con la yegua. Fin tenía razón, reconoció, porque él nunca se equivocaba en esas cuestiones. Por la razón que fuera, Aine sería suya, y su asociación empezaba en ese mismo momento. Tomaron el sendero entre los árboles, donde el aire era aún más frío. Pequeños charcos de nieve yacían entre sombras donde se habían formado durante el otoño anterior, y un pájaro trinaba en una rama. Aminoraron a un trote firme. —Aine espera, y también Alastar, que antes de terminar el paseo vayamos a algún claro donde puedan galopar. —A mí no me importaría. Hace más de un año que no vengo por aquí. Casi había olvidado lo bonito que puede ser todo esto en invierno, tan tranquilo y solitario. —A mí este paisaje no deja de fascinarme —le dijo Iona—. Nunca me cansaré de todo esto. No sé cuántas excursiones guiadas he hecho por aquí este último año y cada una de ellas me sigue pareciendo una maravilla. —¿No te aburre ir al paso, a ti, una amazona con tus aptitudes? —Sería lógico pensar que sí, pero no. La gente suele ser interesante y me pagan por montar a caballo. Y encima me acuesto con el jefe —añadió, con un movimiento pícaro de sus cejas—. Es un buen trato lo mires como lo mires. —Podríamos volver dando un rodeo y pasar por tu casa. —Confiaba en que lo propusieras. Se supone que tendrían que haber empezado a poner los paneles de yeso hoy. Connor se está portando muy bien, buscando tiempo para acercarse a echar una mano. —Le gusta la construcción, desde luego, y se le da bien. Viraron a un tiempo para llevar a los caballos por la orilla del río. El aire se hizo más frío y Branna vio las primeras lenguas de niebla. —Tenemos compañía —le susurró a Iona. —Sí. Ahí está.


—Mantén en calma a los caballos y yo haré lo mismo con los perros. Se les apareció en forma de hombre, guapo y musculoso, vestido de negro con ribetes plateados. Branna notó que había sido lo bastante vanidoso para crearse una ilusión, porque el rostro le rebosaba salud y color. Les hizo una reverencia. —Señoras. Qué extraordinaria imagen para un día invernal. —¿Tan poco que hacer tienes que te pasas el día husmeando donde no eres bien recibido? —le preguntó Branna. —Como veis, he conseguido mi recompensa, porque aquí tengo a dos de los tres. Piensas casarte con un mortal —le dijo a Iona—. Desperdiciar tu poder con alguien que jamás podrá devolvértelo. Yo tengo mucho más para ti. —Tú no tienes nada para mí y vales muchísimo menos que él. —Él te construye una casa de piedra y madera cuando yo podría ofrecerte un palacio. —Extendió los brazos y, sobre el agua fría y oscura del río, flotó de pronto un palacio resplandeciente de oro y plata—. Un verdadero hogar para alguien como tú que jamás ha tenido hogar propio y siempre ha deseado tener uno. Yo te lo daría. Iona hizo un movimiento con la mano y volvió negra la imagen. —Quédatelo. —Te arrebataré tu poder y vivirás en las cenizas de lo que podría haber sido. Y tú —se volvió hacia Branna—, tú yaces con mi hijo. —No es tu hijo. —Es sangre de mi sangre y eso no podrás negarlo jamás. Tómalo, que te tome, eso solo te debilitará. Llevarás en tus entrañas mi semilla de un modo u otro. Elígeme, elígeme ahora mientras aún te concedo la oportunidad o, de lo contrario, cuando venga a por ti, te haré sufrir, no gozar. Elígelo a él y tus manos se mancharán con su sangre, la sangre de todo aquello que dices amar. Ella se inclinó hacia delante en la silla. —Me elijo a mí. Elijo mi don y derecho de nacimiento. Elijo la luz, sea cual sea su precio. Donde Sorcha fracasó, nosotros triunfaremos. Arderás, Cabhan. Entonces fue ella la que hizo un barrido con el brazo y sobre el agua fría y oscura del río se alzó una torre de fuego, y entre las llamas y el humo gritó la imagen de Cabhan. —Ese es el regalo que te hago. Cabhan levantó un pie del suelo e Iona logró aún contener a los caballos. —Contigo disfrutaré más que con ninguno. Te obligaré a ver cómo destripo a tu hermano, cómo descuartizo al hombre de tu prima. Me verás cortarle el cuello a la que crees tu hermana, violar a tu prima. Y solo entonces, cuando su sangre empape el suelo, acabaré contigo. —Soy la Bruja Oscura de Mayo —dijo ella sin más—, y soy tu condena. —Búscame —le advirtió—, que no me verás. Dicho esto se desvaneció con la niebla. —Esa clase de amenazas… —irrumpió Iona, señaló con la mano las torres en llamas, los gritos —. ¿Te molestan? —Mmm. Preferiría que no me molestaran, pero… —Branna lo borró de un manotazo—. No son amenazas, para él son promesas. Veremos cómo las incumple. Confiaba en que adoptara la forma de lobo, al menos unos instantes. Quiero el nombre de quien lo hizo.


—¿Satán, Lucifer, Belzebú? Branna sonrió un poco. —No lo creo. Se trata de un demonio menor, uno que necesita a Cabhan tanto como Cabhan lo necesita a él. Los dos han dejado un olor apestoso en el aire. Vamos a darnos esa cabalgada a galope ahora, pasamos por tu casa y así la vemos. —¿La de piedra y madera? —Que es fuerte y duradera. Y de verdad. Iona asintió con la cabeza. —Branna, ¿y si… y si te quedaras embarazada de Fin? —No ocurrirá. Ya he tomado precauciones. Dicho esto, puso a Aine al galope.

Le dio a Aine una zanahoria y un masaje, de modo que, cuando llegó Fin, las encontró a Iona y a ella en las cuadras. —Me han dicho que habéis ido a montar. —Sí, y he recordado lo mucho que me gustaba. —Pegó la mejilla a la de Aine—. Tú me dijiste que debíamos conocernos. —No me refería a que salieras a montar sola. —No he ido sola. Estaba con Iona, y con Aine, Alastar y los perros, todos juntos —le contestó a Fin, y luego dirigiéndose a Iona—: No te asustes porque frunza un poco el ceño. Tú eres más fuerte que eso. Hemos tenido una conversación con Cabhan, de hecho poco más que un intercambio de palabras fuertes por ambas partes. Ya os lo contaremos todo. —Desde luego que me lo vas a contar. Se disponía a agarrar a Branna del brazo cuando Aine le dio un topetazo con la cabeza en el hombro. —A fin de cuentas, es mía. Y sabe tan bien como yo que no hemos tenido ningún problema, ni hemos corrido más peligro que el que corre cualquiera de nosotros cuando pone un pie fuera de casa. Supongo que querrás que prepare algo de comer para cuando os lo contemos. —A mí no me vendría mal comer algo —dijo Iona. —Lo haremos aquí —sentenció Fin. —¿Con qué ingredientes? Agarró a Branna por el brazo, esta vez de manera informal. —Cada vez que me ves, me das una lista. Hay cosas de sobra en la cocina para organizar las comidas de una semana. —Como debe ser. Muy bien. Iona, ¿te importaría avisar a los otros mientras veo qué puedo preparar en la célebre cocina de Finbar? —Has salido a buscarlo —la acusó Fin. —No es cierto, pero tampoco he salido pensando que no me lo encontraría. —Sabías que te asaltaría. —No nos ha asaltado, no del modo que insinúas. Solo han sido palabras. Una especie de prueba sobre el terreno, pienso. Confiaba en que se manifestara en forma de lobo, para intentar averiguar el nombre, pero solo ha sido hombre.


Una vez dentro, se quitó el abrigo y se lo dio a Fin. —Y hemos dado un paseo maravilloso por ahí y al volver nos hemos desviado y hemos pasado por la casa de Iona para que yo pudiera ver los progresos. Va a quedar preciosa, sencillamente preciosa. Una especie de espacio diáfano con algunos rinconcitos acogedores. Volviendo aquí por ese otro camino he tenido una perspectiva diferente de esta casa. Esa habitación de tantas ventanas que se proyecta hacia el bosque. Debe de ser un lugar estupendo para sentarse a mirar por la ventana, todo el año. Perfecta para tener intimidad y a unos pasos de los árboles. Empezó a rebuscar en el frigorífico, en el congelador y en los armarios mientras hablaba. —Tengo una receta para estas pechugas de pollo que le encanta a Connor. Me quedan riquísimas. —Ladeó la cabeza y le lanzó una mirada provocadora—. ¿Tienes hambre, Fin? —¿Y tú? —Se arrimó a ella y le dio un mordisquito en el labio inferior. —Yo lo hago lo mejor que puedo. Pero lo haría aún mejor si me sirvieras una copa de vino. Fin se volvió, cogió una botella y se detuvo a estudiar la etiqueta. —¿Entiendes cómo me habría sentido yo si te hubiera hecho daño? —Ninguno de nosotros puede pensar así. No podemos. Lo que sentimos el uno por el otro, los unos por los otros, es fuerte, auténtico y profundo. Y no podemos pensar así. —No es pensar, Branna. Es sentir. Ella le puso las manos en el pecho. —Pues entonces no podemos sentirnos así. Si nos impide correr riesgos que debemos correr, nos debilita. —Nos debilita aún más si dejamos de sentir. —Ambos tenéis razón —intervino Iona—. Debemos sentir. Yo temo por Boyle constantemente, pero aun así seguimos haciendo lo que tenemos que hacer. Sentimos y seguimos adelante. —En eso tienes razón. Sentís pero no os detenéis —le dijo a Fin—. Yo tampoco puedo. Puedo prometerte que me protegeré todo lo posible. Y eso se me da muy bien. —Eso sí. Voy a abrir esta botella de vino, Iona. ¿Te apetece una copa? —Venga, va. —Cuando termines con el vino, Fin, ¿puedes lavar las patatas? —Iona, cielo, a ti no te importaría lavar las patatas, ¿verdad? —le dijo Fin, suave como la seda. Antes de que Branna pudiera protestar, Iona se quitó el abrigo. —Seré tu pinche. De hecho, hagas lo que hagas, Branna, explícame cómo lo preparas. Quizá se convierta en la cena de aniversario de Boyle. —Este plato no está a la altura de un aniversario —dijo Branna y, al decirlo, de pronto se dio cuenta de algo—, pero… ¡Claro, ya está! Por el amor de… ¿Cómo no se me ha ocurrido antes? —¿El qué no se te ha ocurrido? —preguntó Iona. —El momento. El día en el que acabaremos con Cabhan. Lo tenía justo delante de las narices. Necesito mi libro. Necesito mis cartas astrales. Necesito estar segura. Voy a usar esta mesa. No tardaré mucho. Cogió el vino que Fin acababa de servirle y, dirigiéndose al comedor, hizo unos movimientos rápidos con los dedos en el aire hasta que sus libros de conjuros, su portátil y su cuaderno se posaron delicadamente a un lado. —Iona, corta esas patatas en cuartos cuando estén lavadas y colócalas en una fuente de hornear grande. Precalienta el horno ahora, a ciento noventa grados.


—Eso lo puedo hacer, pero… —Necesito veinte minutos para esto. Media hora, quizá. Ah, luego riega las patatas con cuatro cucharadas, más o menos, de aceite de oliva, muévelas para que se empapen bien. Sazónalas con pimienta y romero molido. Hazlo a ojo, que puedes. Al horno treinta minutos, luego te digo qué debes hacer con ellas. Para entonces ya habré terminado. ¡Y no digas nada! —espetó, dejándose caer en una silla antes de que Iona pudiera preguntarle nada. —Detesto cuando me dice más o menos a ojo —protestó Iona a Fin. —Yo también tengo ojo, pero te aseguro que es peor que el tuyo. —Quizá entre los dos consigamos acertar. Lo hizo lo mejor que pudo: lavó, troceó a cuartos, vertió, removió, sazonó. Y deseó que Boyle llegara pronto para que le dijera si tenía buena pinta. Al ver que Fin se encogía de hombros, lo metió en el horno y puso el temporizador. Luego bebió vino y confió en que las patatas salieran bien mientras Fin y ella estudiaban a Branna. Había sacado una de sus horquillas de algún sitio y se estaba recogiendo el pelo. Se remangó el jersey hasta los codos mientras trabajaba: miraba el libro, el ordenador y otra vez el libro, hacía anotaciones y cálculos. —¿Y si no ha acabado cuando suene el temporizador? —inquirió Iona. —Estamos solos, porque nos despellejará si la interrumpimos ahora. —¡Ya está! —Branna dio un manotazo al cuaderno—. Por todas las diosas, ya está. Es tan condenadamente sencillo, tan puñeteramente obvio que lo he pasado por alto. Se levantó y se sirvió una segunda copa de vino. —El aniversario. Por supuesto. ¿Cuándo más podía ser? —¿El aniversario? —repitió Iona con los ojos como platos—. ¿El mío? ¿El del día en que vine, el día en que os conocí? Pero tú dijiste que eso no había funcionado. ¿El día en que conocí a Boyle? ¿Ese aniversario? —No, no el tuyo. El de Sorcha. El día en que murió. El aniversario de su muerte, el día en que convirtió a Cabhan en cenizas. Ese día, en nuestra época, es cuando acabaremos con él. No un sabbat o un esbat. No un día santo. El día de Sorcha. —El día en que a los tres se les concedió su poder —afirmó Fin—. El día en que se convirtieron en brujos, y vosotros con ellos. Tienes razón. Lo teníamos delante de las narices y ninguno de nosotros lo ha visto. —Ahora sí. —Alzó la copa—. Ahora podemos acabar con él.


15

Branna se sintió reanimada, revigorizada. Disfrutó mucho preparando la cena, y tuvo que admitir que Iona había cumplido a la perfección con su cometido; disfrutó sentada con su círculo en el comedor de Fin, pese a que casi toda la conversación se centró en Cabhan. O, quizá, precisamente por eso. Porque ahora podía verlo claro, veía cómo podía hacerse, cómo se haría. Veía el cuándo y el cómo. Aún había riesgos y tendrían que enfrentarse a ellos, pero ahora podía tener confianza, como la tenían Connor e Iona. La luz y la justicia triunfarían sobre la oscuridad. Y ¿había una forma mejor de terminar una velada que con un baño caliente de espuma en la bañera de Fin, bebiendo una última copa de vino y viendo caer una nevada lenta y suave? —Has sido toda una sorpresa para mí, Finbar. Él se inclinó enfrente de ella, con ojos sensuales. —¿Ah, sí? —Desde luego que sí. Ni en sueños podía haberme imaginado al chico que yo conocí construyendo esta enorme casa tan lujosa y con tanto estilo. Te has convertido en un hombre viajado y en un próspero empresario que ha decidido sentar las bases de sus negocios en casa. Hace unos años jamás habría pensado que podría estar disfrutando de este rinconcito tuyo mientras veo caer la nieve. —¿Qué expectativas tenías respecto a mí? —Considerablemente menores, debo decir. Tus sueños se han hecho mayores que los míos y te ha ido bien con ellos. —Algunos sueños siguen siendo los mismos. Ella se limitó a sonreír y deslizó el pie por la pierna de él bajo el agua espumosa. —Parece que estemos en algún chalé en Suiza. Me encanta, aunque me extraña que no hayas puesto la bañera en la habitación de los ventanales, con lo bien situada que está, tan íntima y con vistas al bosque. Él bebió un poco de vino. —Mandé construir esa habitación pensando en ti. —¿En mí? —Con la esperanza de que algún día te casaras conmigo como habíamos planeado y vivieras aquí conmigo. E instalaras allí tu taller. —Ay, Fin. Los sueños de ambos se mezclaron y le encogieron el corazón. —Te gustan los espacios diáfanos para trabajar, el cristal para poder mirar afuera, la sensación de estar al aire libre, eso es lo que te atrae. Refugiarte en tu taller, pero integrar en él los espacios abiertos del exterior. La habitación de las cristaleras que dan al bosque te ofrece intimidad y aire libre a la vez. Ella enmudeció un instante, temía que la voz le temblara si se decidía a hablar.


—Si dispusiera de la magia necesaria para cambiar la realidad, para transformarla en lo que querría que fuese, elegiría esto: vivir y trabajar aquí contigo. Pero esto es lo que tenemos. Dejó la copa de vino en el soporte, se acercó a Fin y pegó su cuerpo al de él. —Tenemos el hoy. Él le pasó una mano por el pelo, hasta donde se hundía y flotaba en el agua. —Nada de mañanas. —Hoy. —Le dijo ella con la mejilla pegada a la suya—. Estoy contigo, tú estás conmigo. Jamás creí, no quise creer, que tendríamos siquiera esto. El hoy significa mucho para mí, igual que tú. Puede que nunca sea suficiente, pero aun así… —se apartó, un poco— es todo. Posó sus labios en los de él y se entregó despacio al beso con toda la ternura de que fue capaz. Le daría todo lo que podía darle. Y todo era amor. Más que su cuerpo, a través de su cuerpo, su corazón. Siempre había sido suyo, siempre lo sería, así que obsequiarle con él era tan sencillo como respirar. —Ten fe —masculló—. Esta noche. Con dulzura, porque fiel a su sentido práctico a veces se olvidaba de la dulzura, le ofreció un beso, para provocarlo, para confortarlo. Su único amor. Sabía lo que ella ofrecía, y lo que pedía. Él lo aceptaría y cedería. Y, dejando a un lado su deseo de más, creería en que esa noche lo era todo. Había magia en tenerla tierna y complaciente, su suspiro cálido en su mejilla mientras se abrazaban. El calor brotó en su interior, a su alrededor, la nieve era una cortina silenciosa que los aislaba del mundo. Le tomó los pechos con delicadeza, con mucha delicadeza, sin poder quitarse de la cabeza las marcas que aquel con el que él compartía la suya había dejado en ella. Con el latido de su corazón femenino en su mano, juró que jamás le haría daño, que daría su vida por evitarle cualquier pesar. Trajera lo que trajese el mañana, él jamás rompería su juramento. Las manos de Branna se deslizaron por su cuerpo y sus dedos acariciaron la marca que él llevaba. Sus caricias, levísimas, le produjeron ahí un dolor infinito. Un precio que pagaría sin dudarlo. El agua, un constante tamborileo en el silencio de la noche, se arremolinaba alrededor de ellos mientras sus manos se dejaban llevar por ella para dar placer. Branna contuvo la respiración. La emoción y el anhelo le aceleraron el corazón. ¿Cómo podía la ternura producir tanto calor, una conexión en la sangre, un fuego en el vientre, y aún hacerla desear poder prolongar eternamente cada instante? Así que, cuando lo montó a horcajadas, dejó que penetrara en su interior, en lo más hondo, y supo que jamás habría ningún otro. Cualquiera que fueran las necesidades de su cuerpo, ningún otro hombre podría acariciar su corazón, su alma. Al tiempo que enterraba los dedos en su pelo y se movía encima él, Branna le cogió la cara para que él pudiera verla, ver en su interior, y saber lo que sentía. En su lento ascenso, el agua revuelta refulgió, un estanque de luz que los bañaba y los rodeaba. Mientras caían, fuertemente abrazados, la luz fluyó hacia el exterior, hacia la oscuridad, e iluminó la suave cortina de nieve. Más tarde, relajada y somnolienta en la cama de él, se acurrucó contra su cuerpo. Mientras el hoy se convertía en el mañana, se aferró a lo que amaba.


Aún pasaron varios valiosos días más hasta que Branna pudo adquirir todos los ingredientes necesarios para preparar el veneno en cantidades que le permitieran experimentar. Connor la vio sellarlos en frascos separados en su mesa de trabajo. —Son peligrosos, Branna. —Como deben ser. —Tomarás precauciones. —Ella le lanzó una mirada fulminante, pero él ni se inmutó—. Siempre lo haces, lo sé bien, pero ten en cuenta que jamás has trabajado con algo así, ni has preparado una poción letal. Tengo derecho a preocuparme por mi hermana. —Lo tienes, pero no hay necesidad. Llevo días esperando a que todo esto llegue para poder estudiarlo. Meara, llévatelo, ¿quieres? Los dos deberíais iros a trabajar, no estar dando vueltas por aquí. —Si no podemos usarlo hasta el mes de abril —sostuvo Meara—, ¿no podrías esperar a entonces para prepararlo? —Como Connor ha señalado tan acertadamente, nunca he hecho esto antes. Podría llevarme un tiempo conseguirlo e incluso puede que tenga que pedir que me traigan más ingredientes antes de dar con la fórmula correcta. Es un asunto delicado. —Iona y yo deberíamos hacerlo contigo. Paciencia, Branna, se dijo, y sacó un poco de sus reservas cada vez más mermadas. —Si nos encerramos los tres aquí varias horas al día, quizá días y días, Cabhan intuirá que estamos tramando algo. Es mejor que cada uno continúe con su rutina. —Procurando no enfadarse, porque la preocupación de su hermano era fruto de su amor por ella, se volvió hacia él—. Connor, ya hemos hablado de todo esto. —Hablarlo y hacerlo son cosas distintas. —Podríamos combinar un poco nuestras rutinas —propuso Meara, atrapada entre los dos—. Uno de nosotros podría quedarse una o dos horas por la mañana, otro pasarse por aquí a mediodía y otro, nada más salir del trabajo. —Muy bien, de acuerdo. —Lo que fuera, se dijo Branna, para que se marchasen—. Pero no esta mañana, que los dos tenéis obligaciones. Solo voy a hacer polvos, a destilar. A preparar los ingredientes. Y sé bien lo que hago. Además, espero a Fin a mediodía, así que ya estaremos dos de nosotros aquí. —Me parece bien —señaló Meara antes de que Connor pudiera oponerse, y lo cogió de la mano —. Tengo que irme ya o Boyle me va a coger del cuello y me dará una patada en el trasero al mismo tiempo. Avísanos si necesitas ayuda. —Tranquilos, lo haré. Connor se acercó y le dio a Branna un beso rápido y sonoro. —No te envenenes. —Iba a hacerlo, por experimentar, pero si me lo pides tan educadamente… Suspiró de alivio cuando se fueron; luego se encontró a Kathel sentado, mirándola. —¿Tú también? ¿Acaso me he vuelto estúpida de repente? Si quieres ayudar, ve a hacer la ronda por ahí. —Se acercó furiosa a la puerta y la abrió—. Estoy pensando en esconder el taller con un hechizo y encerrarme con llave además. No convendría que alguien viniera a por bálsamo para las manos mientras hago este trabajo. Sé útil, Kathel —le dijo en un tono algo más persuasivo— y


avísame si ves a Cabhan por aquí cerca. Volvió a suspirar de alivio cuando lo dejó salir y cerró la puerta tras él. Hechizó la ventana para que nadie pudiera ver por ella salvo quien ella decidiera y las puertas para que solo pudiera entrar quien ella quisiera. Y, volviendo a la mesa de trabajo, empezó, muy cautelosamente, con el acónito. Era un trabajo meticuloso pues una de las precauciones que debía tomar era limpiar psíquicamente cada uno de los ingredientes. Había quien decía que los que practicaban las artes oscuras a veces imbuían las plantas venenosas del poder de contagiar extrañas enfermedades solo con tocarlas o inhalar su aroma. No tenía tiempo ni ganas de enfermar. Después de limpiarla, volvía a meter en un frasco la planta entera, o molía los pétalos o las bayas, o la destilaba. Desde fuera, Fin la observaba como a través de una gasa fina. Había sido muy prudente al hechizar su lugar de trabajo, se dijo él, pues incluso desde donde estaba pudo reconocer la belladona y la trompeta de ángel, aunque solo pudo suponer que esta última era amazónica. Branna trabajaba con el mortero, porque el esfuerzo y la piedra le añadían poder. De cuando en cuando, Fin captaba un breve destello de luz o un leve aumento de la oscuridad en el cuenco o en un frasco. Ambos perros lo flanqueaban. No estaba seguro de si Bugs había ido por él o por Kathel, pero el perrillo de cuadra estaba sentado y esperando tan pacientemente como el sabueso grande de Branna. Fin se preguntó si alguna vez observaría a Branna a través del cristal sin preocuparse. Tal vez ese momento llegara algún día, pero no sería hoy. Se acercó a la puerta y la abrió. Ella se había puesto música, algo que le sorprendió porque normalmente trabajaba en silencio, pero de pronto lo hacía al ritmo de unos sentidos violines. Lo que fuera que les dijo a los perros detuvo en seco su avance hacia ella, así que volvieron a sentarse y a esperar. Fin se quitó el abrigo e hizo lo mismo. Entonces ella vertió los polvos que había hecho en un frasco con la ayuda de un embudo y lo selló. —Quería cerrar bien esto antes de que los perros empezaran a deambular por aquí meneando la cola. No querría que una mota de polvo o un pelo suelto terminara en los frascos. —Pensé que habrías hecho algún hechizo para evitar la presencia de motas de polvo mucho antes de empezar con esto. Branna llevó el embudo, el mortero y la mano a un puchero que tenía en el fuego y los sumergió con cuidado en el agua que bullía incesantemente en su interior. —Suelo deshacerme de ellas con un trapo y una escoba, que resulta más satisfactorio. ¿Es mediodía ya? —Casi la una de la tarde. Me he retrasado. ¿No has parado de trabajar desde que se fueron Connor y Meara esta mañana? —Y con resultados considerables. No, no me toques aún. —Se acercó a la pequeña pila, se lavó las manos y luego se dio una crema—. Estoy cumpliendo mi palabra —le dijo— y siendo extremadamente cauta. —Toda precaución es poca en estas cuestiones. Y ahora vas a hacer un descanso, a comer algo y a


tomarte un té. Antes de que ella pudiera protestar, él la cogió del brazo para sacarla de allí y meterla en la cocina. —Si tenías hambre, podías haber cogido algo y habértelo comido por el camino. Mira, te puedes comer un sándwich y da gracias. Fin se limitó a retirar una silla y señalarla. —Siéntate —le dijo, y puso la tetera en el fuego. —Pensé que querías comer. —He dicho que tú ibas a comer, aunque a mí tampoco me importaría tomar algo. Sé preparar un puñetero sándwich. De hecho, hago unos sándwiches excelentes, porque es lo que como casi siempre. —Eres un hombre de recursos —repuso ella—. Podrías contratar a una cocinera. —¿Para qué iba a hacer eso si puedo comer aquí más de la mitad de las veces? Cuando abrió el frigorífico, ella empezó a decirle dónde podía encontrar los ingredientes, luego se recostó en el asiento y decidió dejar que se las apañara solo. —¿Te ha ido Connor con el cuento? —No ha hecho falta. Sería preferible que trabajaras con alguien en vez de hacerlo sola. Y también que pararas de vez en cuando para comer. —Parece que eso es lo que estoy haciendo. Lo vio preparar un par de sándwiches con un poco de rúcula, jamón cortado muy fino y queso Muenster, con unas patatas fritas de acompañamiento. Se encargó de preparar el té y luego lo puso todo en la mesa, sin ceremonias. Branna se levantó a coger un cuchillo, porque él no había caído en partir su sándwich por la mitad. —Bueno, si te vas a poner delicada… —Sí. Y gracias. —Le dio un mordisco antes de suspirar—. No me había dado cuenta del hambre que tenía. Esta parte del trabajo es algo tediosa, pero me he enfrascado en ella de todas formas. —¿Qué más hay que hacer? —En la primera fase, nada. Tengo los polvos, las tinturas y los extractos, algunas de las bayas y los pétalos hay que molerlos justo antes de usarlos. Lo he limpiado todo, y eso lleva tiempo, igual que hervir todos los utensilios cada vez que cambias de ingrediente para evitar la contaminación. Creo que hay que dejarlo reposar, empezaré a mezclarlos mañana. —Empezaremos —la corrigió—. He liberado la agenda de todo lo que he podido y, salvo que me necesiten en los establos o en la escuela, me quedo contigo hasta que esto esté terminado. —No puedo prever el tiempo que llevará perfeccionarlo. —Hasta que esté hecho, Branna. Ella se encogió de hombros y siguió comiendo. —Te veo un poco malhumorado. ¿La reunión no ha ido bien? —Ha ido bastante bien. Tras esperar unos minutos, siguió insistiendo: —¿Andas pensando en comprar más caballos o halcones? —He estado viendo un tusón, y he cerrado el trato porque me ha gustado su aspecto. Con Iona, hemos atraído a más alumnos para los saltos ecuestres. Había pensado en encargarle que entrene a este, porque viene de buen linaje. Si está dispuesta, puede que ampliemos esa parte del negocio y la


pongamos al cargo. Branna enarcó las cejas. —Ella dice que se conforma con las excursiones guiadas, pero yo creo que le entusiasmará esta idea. Si te lo has planteado es porque es una excelente instructora. —Tiene un talento natural y sus alumnas la adoran. De momento solo tiene a tres chicas fijas, pero sus padres la ponen por las nubes. Y a dos de esas alumnas las tenemos porque empezó con una y se corrió la voz. Branna asintió con la cabeza y continuó comiendo mientras Fin enmudecía. —¿Me vas a decir qué te preocupa? —preguntó ella—. Lo veo, lo oigo, bajo esa apariencia de serenidad. Si es algo de lo nuestro… —Lo nuestro es el hoy, como acordamos. —Percibió la frialdad de su propia voz e hizo un gesto con la mano como para restarle importancia—. No tiene nada que ver con eso, con lo que hay entre nosotros. Cabhan me está visitando en sueños —le dijo—. Ya van tres noches seguidas. —¿Por qué no me lo habías dicho? —¿Y qué habrías hecho? —repuso Fin—. No ha conseguido atraerme. Creo que evita esa batalla y la energía que le costaría, así que se cuela en mis sueños y se desliza por ellos como una serpiente, haciéndome promesas, distorsionando imágenes. Anoche me mostró una tuya. —¿Mía? —Con un hombre de pelo rubio y ojos azul claro, con acento americano. Estabais juntos en una habitación que no me resultaba familiar, una habitación de hotel, diría yo. Y reíais mientras os desnudabais el uno al otro. Branna cruzó las manos con fuerza bajo la mesa. —Se llama David Watson. Hará cerca de cinco años que estuvo en Cong. Un fotógrafo de Nueva York. Disfrutamos mutuamente de nuestra compañía y pasamos dos noches juntos antes de que volviera a Estados Unidos. »No es el único que Cabhan podría enseñarte. No ha habido muchos, pero sí alguno más aparte de David Watson. ¿No te has llevado a ninguna mujer a la cama en estos últimos años, Finbar? Sus ojos, de un verde ahora oscuro, la miraron algo amenazadores. —Ha habido mujeres. He procurado no hacer daño a ninguna de ellas y, aun así, la mayoría sabía que no eran más que una distracción, peor, una especie de reemplazo. Nunca he pensado ni esperado que tú no hubieras tenido… a alguien, Branna, pero ha sido duro tener que verte con otro. —Así es como te hace sangrar. No te quiere muerto, porque confía en poder fundir lo que él tiene con lo que tienes tú, convertirte en su hijo, cuando no lo eres en absoluto. Así es como te hace daño sin dejarte marca. —Ya estoy marcado, de no ser así ninguno de los dos habría estado con otros. Sé lo que pretende, Branna, tan bien como tú. Pero eso no me ayuda a digerirlo. —Podemos intentar buscar algo que lo mantenga a raya. Fin negó con la cabeza. —Ya tenemos bastante que hacer. Yo me encargaré de él. Pero hay algo más: apenas puedo verlo u oírlo, solo lo presiento, pero hay algo más que intenta entrar en mí. —¿Algo? —O alguien, y no me gustaría bloquearlo sin saber de qué se trata. Es algo que lo empuja a él, como intentando abrirse paso. No sé explicarlo. Cuando despierto, tengo la sensación de que hay una


voz que apenas alcanzo a oír. Así que escucharé con mayor atención, a ver si consigo averiguar qué dice. —Más te valdría dormir una noche de un tirón que ponerte a escuchar voces. Yo no puedo cambiar los últimos años, Fin. La miró a los ojos. —Ni yo. —¿Sería más fácil para ti si no estuviéramos juntos ahora? Si únicamente trabajáramos juntos. Si él no pudiera utilizarme como arma contra ti… —No hay nada peor que estar sin ti. Ella se levantó y rodeó la mesa para acurrucarse en su regazo. —¿Quieres que te dé los nombres de los tíos con los que he estado? Podría añadir las descripciones físicas, para que sepas a qué atenerte. Fin esperó un instante, luego le dio un fuerte tirón de pelo. —Qué propuesta más cruel y despiadada. Branna echó la cabeza hacia atrás. —Pero ha estado a punto de hacerte sonreír. Deja que te ayude a dormir esta noche, Fin. —Le besó suavemente la mejilla—. Te vendrá bien. Sea lo que sea lo que está intentando colarse en ti junto con él puede esperar. —Hubo una pelirroja llamada Tilda en Londres. Tenía los ojos como jacintos silvestres y una risa de sirena. Y hoyuelos. Con los ojos fruncidos, Branna le deslizó la mano hasta la garganta y apretó. —¿Qué, equilibrando la balanza, no? —Se nota que tú no has conocido la impresionante agilidad de Tilda. Yo diría que la balanza no está equilibrada en absoluto. Pero mencionarla me ayudará a dormir mejor esta noche. Apoyó su frente en la de Branna. —No le permitiré que me haga daño, ni que estropee lo nuestro. Iona irrumpió por la puerta de atrás. —¡Huy! —dijo. —Solo estamos comiendo algo —le explicó Branna. —Ya lo veo. Más vale que vengáis los dos a ver esto. Sin esperar, salió corriendo y entró en el taller. Cuando Branna y Fin se unieron a ella, se quedaron pasmados mirando por la ventana a la hilera de ratas que oscilaba justo al borde de la protección. Kathel gruñó y Branna le puso una mano en la cabeza para tranquilizarlo. —No le gusta no poder ver lo que se cuece dentro —dijo en voz baja. —Iba a flambearlas yo, pero he pensado que debíais verlo primero. Por eso he entrado por la puerta de atrás. —Ya me encargo yo. Fin se dirigió a la puerta. —No las quemes ahí donde están —le pidió Branna—. Dejarán un rastro de ceniza negra muy feo por toda la nieve y luego tendremos que limpiar eso, y ahora está precioso. Fin la miró de reojo, negó con la cabeza y luego salió afuera sin ni siquiera coger algo de abrigo. —Los vecinos.


Resoplando de frustración, Branna lanzó un hechizo de invisibilidad para que nadie pudiera ser testigo de lo que hacía Fin. Y no tardó mucho en ver cómo Fin desataba su poder y hacía salir corriendo a las ratas entre terribles y agudos chillidos. Consiguió con dificultad contenerlas, pues se resistían. Branna fue a la puerta y la abrió de golpe con la intención de ayudar, pero ya no la necesitaba. Fin provocó un vendaval y las lanzó por los aires en un feo torbellino. Luego abrió una zanja en el suelo y las hizo entrar. Después vino el fuego, y los chillidos desgarraron el aire. Cuando cesó el alboroto, atrajo la lluvia para apagar el fuego y empapar las cenizas. Finalmente cerró la zanja y las enterró. —Eso ha estado fenomenal —le dijo Iona a Branna en un susurro—. Asqueroso, pero fenomenal. No sabía que pudiera jugar con los elementos de ese modo, ¡zas, zas, zas! —Estaba presumiendo —repuso Branna—. Por Cabhan. Fin se quedó donde estaba, al aire libre, como provocando una respuesta. Levantó el brazo y llamó a su halcón. Como un relámpago dorado, Merlín descendió en picado, luego, siguiendo la dirección de la mano de Fin, salió disparado entre los árboles. Fin agitó los brazos en un remolino y se desvaneció en medio de una espiral de niebla. —Ay, Dios mío, Cabhan. —Esa no era la niebla de Cabhan —dijo Branna con fingida serenidad—. Era la de Fin. Ha ido tras él. —¿Qué hacemos ahora? Deberíamos llamar a los otros, ir a por Fin. —No podemos llegar hasta Fin porque no sabemos dónde está. Tendría que dejarnos, y no nos deja. Quiere hacer esto él solo. Voló, oculto por la niebla. Y, a través de los ojos del halcón, vio al lobo cruzar el bosque como un rayo. Sin dejar huellas ni proyectar sombra. Al aproximarse al río, cogió impulso, saltó, se elevó y pasó por encima de la superficie fría y oscura como una piedra lanzada por un tirachinas. Cuando lo hacía, a Fin le ardió la marca del brazo con una intensidad difícil de soportar. Así que Cabhan había pagado un alto precio por cruzar el río, se dijo. Siguió al lobo, enmascarado en su propia niebla hasta que sintió que algo cambiaba en el aire, que algo se estremecía. Llamó a Merlín y aminoró su propio avance segundos antes de que el lobo se desvaneciera.

Puede que Fin quisiera arreglar las cosas él solo, pero Iona llamó a los otros de todas formas. Plácidamente, en silencio, Branna preparó otra tetera. —Te veo muy tranquila. —Iona no paraba de moverse de un lado a otro, esperando a que ocurriera algo—. ¿Cómo puedes estar tan tranquila? —Estoy tan furiosa que creo que me arde la sangre. Si no la apagara con tranquilidad, creo que ardería la casa entera. Iona se acercó y abrazó a Branna por la espalda. —Sabes que está bien. Sabes que puede cuidar de sí mismo. —Lo sé de sobra, pero eso no cambia nada. —Le dio una palmadita en la mano a Iona y fue a coger una fuente para las galletas mientras su furibundo corazón le golpeaba con violencia las


costillas—. No te he preguntado cómo es que has venido a casa tan pronto. —Hemos decidido que podíamos empezar los turnos rotatorios hoy. Tengo una clase en los establos grandes a las cuatro, pero Boyle puede prescindir de mí hasta entonces. —Iona corrió a la puerta—. Aquí vienen. ¡Anda, y aquí viene Fin! Está perfectamente. Al ver que Branna no decía nada, Iona abrió la puerta. —Pasa —le espetó a Fin—. Ni siquiera llevas abrigo. —No tenía frío. —Y menos que vas a tener cuando te dé una patada en el culo —le advirtió Boyle—. ¿Qué es todo eso de irte a por Cabhan tú solo, envuelto en una puta espiral de niebla? —Es una tontería en la que he estado trabajando, y he encontrado una ocasión de ponerla a prueba. —Fin se echó el pelo hacia atrás y movió en círculos los hombros—. Que te pelees conmigo no cambiará nada, pero si te sirve de algo por mí adelante. —Yo me encargo de sujetarte mientras él te da una patada en el culo. —Connor se quitó el abrigo —. No tienes derecho a ir tras él tú solo. —Todo el derecho del mundo y más. —Somos un círculo —intervino Iona. —Lo somos. —Como se trataba de Iona, Fin se contuvo—. Y cada uno de nosotros, un punto de él. —Esos puntos están conectados. Lo que te suceda a ti nos afecta a todos. —Meara miró a Branna, que seguía entretenida con el té y las galletas—. A todos. —Él no sabía que yo estaba ahí, no podía ver que lo seguía, que veía a dónde iba. Estaba protegido por un hechizo de invisibilidad. En eso es en lo que estaba trabajando, y de ahí que quisiera probarlo. —¿Sin informarnos primero de lo que te proponías? —espetó Connor. —Bueno, no sabía con certeza si funcionaría hasta que lo probara, ¿no? Se acercó a Branna. —He usado parte de lo que llevo en mí de él para conjurar la niebla. Me ha llevado semanas, bueno, meses, la verdad, perfeccionarlo, porque solo he podido dedicarle algunos ratos. Hoy he visto una ocasión de probarlo. Que no es muy distinto, sinceramente, de salir a montar por el bosque a ver qué pasa. —Yo no iba sola. —Yo tampoco —replicó él con idéntica frialdad—. Iba con Merlín, y me he servido de sus ojos para seguirlo. Nos ha provocado él, y en parte ha sido culpa tuya porque tú sabes, y todos nosotros deberíamos saberlo, que, si parece que no estamos haciendo nada en absoluto, sabrá que estamos haciendo mucho más. ¿Por qué si no creéis que he montado semejante espectáculo para deshacerme de las ratas? Percibiendo la irritación que lo rodeaba, se volvió y alzó las manos. —¿Es que ya nadie confía en mí aquí? —No es falta de confianza —le dijo Iona—. Nos has asustado. Al principio, he pensado que Cabhan te había tendido una emboscada, y Branna me ha dicho que la niebla la habías levantado tú mismo. Pero no te veíamos, no sabíamos dónde estabas. Nos has asustado. —Eso, deirfiúr bheag, lo lamento. Lamento que hayáis sentido un segundo de miedo por mi culpa, cualquiera de vosotros, pero sobre todo tú, que me has defendido casi antes de conocerme.


Iona suspiró. —¿Así es como te libras de la bronca? —No es más que la verdad. —Se acercó a ella y la besó en la frente—. Reconozco que me he dejado llevar, he visto la oportunidad y la he aprovechado. Y gracias a eso sabemos más de lo que sabíamos, si eso sirve de compensación. —Tiene razón —afirmó Branna antes de que hablase nadie más—. Quizá me cueste recuperarme del enfado, igual que a vosotros, pero, si somos prácticos, y no podemos permitirnos otra cosa, Fin tiene razón. Se ha servido de lo que tiene y es. Ahora bien, me pregunto por qué te has lucido tan descaradamente delante de Cabhan. Ha sido un poco embarazoso. Al ver que Fin fruncía el ceño, le hizo una seña a Connor. —Lleva esta bandeja del té junto al fuego, ¿quieres? Los frascos de la mesa de trabajo están sellados, pero no quiero comida cerca de ellos. —Ha usado los elementos, uno detrás del otro, muy rápido, zas, zas —explicó Iona—. Viento, fuego, tierra, agua. Ha sido impresionante. —Un exceso considerable —dijo Branna con aspereza—, pero ahora veo con qué finalidad. —Lo hecho hecho está. —Boyle se encogió de hombros y cogió una jarra de té—. Me gustaría saber eso que no sabíamos y sabemos ahora y, puesto que no hay nadie en plena batalla, dispongo solo de unos minutos, que tengo trabajo. —Ha corrido en forma de lobo sombra, sin dejar huellas en la nieve. Rápido, muy rápido, pero corriendo, no volando. Creo que se reserva la energía. —Fin cogió una galleta, luego empezó a pasearse mientras hablaba—. Solo ha volado para cruzar el río y, mientras lo salvaba, me ha ardido la marca. Le cuesta cruzar el agua, y ahora sé que, cuando siento eso, porque ya lo he sentido antes, es porque ha cruzado a nuestro lado. Ha enfilado hacia el bosque de nuevo y ha girado hacia el lago. Estaba agotado, porque llevaba corriendo un rato, y entonces he notado el cambio, he notado que llegaba despacio, he atraído a Merlín de nuevo hacia mí. El lobo se ha desvanecido. Ha saltado a otra época. A su propia época, diría yo. Y a su guarida. —¿Encontrarías el camino de vuelta? —preguntó Connor y acto seguido él mismo contestó su pregunta—. Por supuesto que sí; de lo contrario no te mostrarías tan condenadamente satisfecho. —Sabría llegar hasta donde el lobo ha dado el salto a otra época y creo que descubriríamos que la guarida de Cabhan no está muy lejos de allí. —¿Cuándo podemos ir? —quiso saber Meara—. ¿Esta noche? —Yo estoy libre —dijo Connor. —Esta noche no. —Branna negó con la cabeza—. Hay cosas que preparar por si damos con él. Cosas que podríamos usar. Lo que encontremos, si encontramos algo, estará en nuestra época. Pero… —Quieres que volvamos, cuando lo encontremos, que retrocedamos a su época. —Boyle miró ceñudo su té—. ¿Y le ataquemos allí? —No, eso no. No tenemos todo lo que necesitamos, y el momento tenemos que elegirlo nosotros. Pero si pudiéramos dejar algo en su cueva, algo a lo que él no tenga acceso, usarlo para ver lo que hace allí. Para oírlo. Podríamos averiguar el nombre. Y enterarnos de sus planes antes de que los lleve a cabo. —Todos nosotros no —repuso Fin—. Es demasiado arriesgado que retrocedamos todos en el tiempo. Si nos quedáramos atrapados allí, se acabó. Solo puede ir uno.


—Y piensas que ese uno deberías ser tú. Asintió al comentario de Branna. —Por supuesto, yo puedo retroceder en el tiempo, sin dejar rastro, protegido por la niebla, coger tu cristal, que es lo mejor para ver, y volver. —¿Y si él está allí? —Iona le dio a Fin un leve puñetazo en el hombro—. Estarías acabado. —Por eso sería preferible que dos de nosotros, dos al menos —calculó Connor—, lo hicieran salir, lo entretuvieran. —Sonrió a Meara—. ¿Tú estarías dispuesta? —Yo estaría encantada. —Entonces… —resumió Boyle cogiendo una galleta y metiéndose otra en el bolsillo—. Nosotros cuatro vamos hasta donde Fin lo ha seguido hoy, y cazamos desde allí. Connor y Meara llaman la atención de Cabhan para que los persiga y salga de su guarida. Si la encontramos, Fin coge el cristal, retrocede en el tiempo hasta el puto siglo XIII, coloca el artilugio en la cueva, vuelve y luego nos vamos todos al pub a tomarnos una ronda. —Ese es el plan a grandes rasgos. —Branna le dio una palmadita en el hombro—. Ya puliremos los detallitos importantes. Y no iremos hasta que no lo hagamos. Ninguno de nosotros se acercará a ese lugar. —Miró directamente a Fin—. ¿De acuerdo? —De acuerdo —dijo él—, pero tengo ideas sobre algunos de los detalles. —Yo también. Satisfecha, y ya algo menos enfadada, Branna cogió una galleta.


16

Branna necesitó casi una semana para estar plenamente satisfecha, y esos días le robaron unas horas valiosísimas para perfeccionar el veneno. Aun así, lo consideró un tiempo bien empleado. Tendrían el tiempo justo y los miembros del círculo estarían separados en varias fases, por lo que había que planificar cuidadosamente cada uno de los pasos de las diferentes fases. Decidieron hacerlo a última hora de la tarde para poder mantener sus rutinas y disponer aún de una hora más o menos de luz antes de que anocheciera. En su taller, Branna metió con cuidado el cristal que había elegido y hechizado en una bolsita. —Debes colocarlo alto, mirando al altar, donde reflejará lo que haya debajo —le dijo a Fin—. Y debes ir hasta allí y volver rápido. —Eso ya me lo has dicho. —Pues te lo repito. Sentirás la tentación de quedarte más tiempo, como me pasaría a mí en tu lugar, para ver qué más puedes encontrar, qué otras cosas puedes averiguar. Cuanto más tiempo te quedes allí, en su guarida y en su época, más posibilidades hay de que dejes rastro, o de que él detecte tu presencia. Tras guardar la bolsita en un morral de piel, sostuvo en alto un vial. —Si algo fuera mal, si volviera antes de que hayas terminado, esto lo inhabilitaría unos momentos, lo suficiente para que puedas volver conmigo, con Iona, con Boyle, a tu época. Solo si no queda más remedio. Guardó el vial en una bolsita y lo metió también en el morral. Lo miró fijamente, deseando que no hubiera que hacer lo que él tenía que hacer. —No lo arriesgues todo por un capricho. —Dado que ese todo te incluye a ti, ten por seguro que no lo haré. —No toques nada suyo. No… —Branna. —Le sujetó la cara hasta que sus ojos se encontraron—. Ya lo hemos repasado todo. —Por supuesto. Tienes razón. Además, ya es hora. —Le entregó el morral y fue a buscar su cazadora—. Iona y Boyle llegarán en cualquier momento. —Cuando esto esté hecho, tendremos una ventana por la que curiosear lo que él hace como tantísimas veces él curiosea lo que hacemos nosotros. Y podremos dedicar todo el tiempo que necesitemos a preparar el veneno que acabará con él. —Estoy inquieta, esa es la verdad. —Branna ignoraba si serviría de algo decirlo, pero sí sabía que era una tontería, y quizá peligroso, disimular—. Cuanto más cerca estamos de acabar con él, y estoy convencida de que lo conseguiremos, más siento esa tensión en mi interior. Es más que una cuestión de seguridad y duda. No entiendo mis propios sentimientos, y eso me inquieta. —Relájate y piensa solo en esto, al menos de momento, céntrate solo en esto. Lo intentaría, porque no había lugar para la duda, ni tiempo que perder pues Iona y Boyle acababan de aparcar a la puerta. Cogió una espada corta y se ajustó la vaina al cinturón. —Más vale estar preparada —fue todo lo que dijo mientras Iona y Boyle entraban.


—Connor y Meara están de camino. —Entonces, vámonos nosotros también. —Branna cogió a Fin de la mano y luego a Boyle. Cuando Iona se asió de la mano de Boyle, alzaron el vuelo. Volando a través del frío y la humedad, por el viento y sobre los árboles, cruzaron el río y luego el lago, dejando atrás el resplandeciente castillo de Ashford. Aterrizaron suavemente, en un rodal, en un lugar que ella no identificaba. —¿Aquí? —Es donde lo perdí de vista. Han pasado cientos de años desde Midor y su cueva —señaló Fin—. Hay casas no muy lejos, carreteras, pero, como ocurre con la cabaña de Sorcha, creo que el lugar en el que se hizo Cabhan seguirá ahí, de algún modo. —Qué quietud hay en este lugar. —Alerta, Boyle estudió la disposición del terreno—. Una especie de frío silencio. Fin, que sentía lo mismo, asintió con la cabeza. —Los irlandeses somos una casta supersticiosa, y lo bastante sabia como para construir alrededor de una colina de hadas sin perturbarla, para dejar que una piedra baile en su sitio. Y para mantenernos alejados de un lugar que aún rezuma oscuridad. Miró de reojo a Boyle. —Habíamos decidido que permaneceríamos juntos, pero lo cierto es que cubriremos más terreno si nos separamos. —Juntos —dijo Branna con firmeza, pues esperaba que lo propusiera—. Y si aún rezuma oscuridad… —sacó una varita con la punta de cristal— la luz la encontrará. —No recuerdo que eso formara parte del plan. —Más vale estar preparados —repitió ella. Alzó la varita al cielo hasta que la punta vibró de luz. Y vio a Merlín dando vueltas encima de ellos. —Entre mi varita y tu halcón, deberíamos encontrar la madriguera. La atracción viene del norte. —Entonces iremos hacia el norte. Boyle volvió a coger a Iona de la mano y los cuatro enfilaron en esa dirección.

Al otro lado del río, Connor y Meara caminaban por el bosque. Él había conectado con Roibeard, que se adentraba entre los árboles, y con Merlín, que vigilaba al resto del círculo mientras recorría otro bosque. —Es un placer tener por fin tiempo para sacar a los halcones. Últimamente apenas les dedicamos una hora. —Necesito practicar más —respondió Meara, fingiendo espontaneidad, aunque tenía la garganta seca—. Así que, cuando estrenemos el nuevo paquete, puedes contar conmigo. —Podíamos haber venido a caballo. —Así servirá. Alzó la mano enguantada para Roibeard y, aunque la cetrería era parte de la estratagema, disfrutó con ello. —¿Te gustaría tener tu propio halcón? —le preguntó Connor. Ella lo miró verdaderamente sorprendida.


—Nunca me lo he planteado. —Deberías tener tu propio halcón. Una hembra, si encuentras una con la que conectes bien. Tu halcón y el mío podrían aparearse. La idea, que le pareció hermosa, y lógica, le puso una sonrisa en los labios. —Nunca he cuidado de un halcón yo sola. —Yo te podría echar una mano, pero se te daría bien. Has ayudado a menudo con Merlín cuando Fin se ha ido de viaje por ahí. Podríamos hacerles una casa cuando hagamos la nuestra. Si aún eres partidaria de que nos la hagamos nosotros. —Apenas he pensado en eso y tampoco estoy pensando demasiado en la boda. —Dejó que Roibeard echara a volar otra vez—. Además, está lo de Cabhan. —Hoy no vamos a pensar en él —dijo Connor, aunque ninguno de los dos pensaba en otra cosa —. Hoy vamos a seguir la danza de Roibeard. Cántanos una canción, Meara, algo alegre que le levante el ánimo a Roibeard. —Algo alegre, ¿no? Lo cogió de la mano y meció su brazo juguetona mientras caminaban. Pero lo que buscaba era esa conexión, el contacto físico, porque los dos sabían que la música podía atraer a Cabhan. Lo habían planeado así. Se decidió por «The Wild Rover», que era alegre y tenía estrofas suficientes para que a Cabhan le diera tiempo a picar, si es que eso sucedía. Rió cuando Connor la acompañó en el estribillo, y cualquier otro día habría apreciado el paseo con él, con el halcón, cantando en aquel bosque hermoso donde la nieve derretida dejaba el suelo tan blando y aún había parches de blanco en las zonas umbrosas. Cuando él le apretó la mano, ella supo que la treta había funcionado y había llegado el momento de desempeñar su papel en el plan. La voz no se le quebró cuando vio las primeras volutas de niebla serpenteando por el suelo, ni cuando Roibeard aterrizó en una rama próxima, cual guerrero de alas doradas a la defensiva. —Podría hacerte enmudecer con solo pensarlo. Cabhan surgió de la niebla y esbozó su suave sonrisa cuando Meara dejó de cantar para desenvainar la espada. —Y eso he hecho. Pones en peligro a tu dama, brujo, paseando por el bosque sin tu hermana que te defienda. —Tengo poder de sobra para proteger a mi dama, en caso necesario. Pero creo que ya sabes que ella se defiende bastante bien sola. Aun así —Connor pasó un dedo por el filo de la espada de Meara, que al instante se encendió—, una ayudita para mi dama. —¿Qué clase de hombre deja que su dama se sitúe delante de él? —A su lado —lo corrigió Connor, y desenvainó su espada, a la que prendió fuego también. —Y la deja desprotegida —añadió Cabhan, y le lanzó un relámpago negro a Meara. Connor rechazó el relámpago con una fuerte ráfaga de viento, y lo hizo estallar en el suelo. —Jamás desprotegida.

Al otro lado del agua, el pulso de la varita de Branna se aceleró. —Ya estamos cerca.


—Allí. —Fin señaló una tremenda maraña de matorrales rematados de gruesas espinas negras, serpentina enredadera salpicada de bayas que parecían gotas duras de sangre—. Allí está la cueva de Midor. Siento la atracción, igual que sentí la quemazón cuando Cabhan cruzó el río. La entrada está despejada. —No parece despejada —dijo Iona—. Parece letal. —A modo de prueba, tocó una de las espinas con la cara de la hoja de su espada y oyó el sonido metálico de acero contra acero—. Suena letal. —No voy a pasar entre ellas, viajaré en el tiempo. Aunque, cuando esto haya terminado, volveremos aquí, todos nosotros, y quemaremos esa enredadera espinosa, regaremos de sal la tierra y la santificaremos. —Aún no. —Branna lo agarró del brazo—. Connor todavía no me ha dicho que Cabhan haya mordido el anzuelo. —Lo ha hecho. Ya casi está allí y cuanto antes entre y salga, menos tiempo tendrán que hacerle frente Connor y Meara. Es ahora, Branna, y rápido. Aunque la aterrorizaba, formaron el círculo y ella soltó la mano de Fin, aceptando que se haría así. —En este lugar de muerte y oscuridad —entonó con los otros—, por el espacio, por el tiempo, al que la marca lleva mandamos. Poderes de luz, enviadlo al otro lado, que nuestras voluntades se entrelacen. Enviadlo al otro lado y por la luz de los tres de regreso mandadlo. —Vuelve a mí —añadió Branna, pese a que eso no formaba parte del hechizo. —Hágase tu voluntad —le contestó él, mirándola a los ojos. Su niebla se enroscó en él, y desapareció. —No tardará en volver. Para consolarla, Iona le pasó el brazo por los hombros. —Está tan oscuro. Está tan frío. Y él está solo. —No lo está. —Boyle le cogió la mano y la sostuvo con firmeza—. Nosotros estamos aquí mismo. Estamos con él. Pero Fin estaba solo en el frío y en la oscuridad. El poder de aquel lugar era tan denso y tan húmedo que no sentía nada más allá de él. Sangre negra manchaba el suelo donde Cabhan había encadenado y matado a su madre. Exploró con horror aquellos frascos, llenos con los restos de la mujer que lo había traído al mundo, que Cabhan había conservado para su magia negra. El mundo que Fin conocía, su mundo, parecía que no existiera. Liberar al demonio, darle forma y movimiento había convertido la cueva en su propia clase de infierno donde todos los condenados morían helados de un frío abrasador. Olía a azufre y a sangre, sangre vieja y nueva. Tuvo que hacer un esfuerzo sobrehumano por resistir la súbita e imperiosa necesidad de acercarse al altar, coger la copa que había debajo de una cruz de huesos amarillentos y beber. Beber. El sudor le cubría la piel, aunque su aliento formaba un vaho en el aire gélido que parecía ondular como un océano al tiempo que las fétidas gotas se deslizaban por las paredes y golpeaban el suelo con el ritmo de una marea. Algo de aquel ritmo le agitó la sangre. La mano le tembló cuando se obligó a meterla en la bolsa, abrir el estuche y sacar el cristal.


Por un instante vio a Branna allí, cálida y fuerte, tan llena de luz que pudo recuperar el pulso normal y las manos dejaron de temblarle. Se elevó dentro de la niebla, por la pared húmeda de la cueva. Vio símbolos esculpidos en la piedra y reconoció que eran del alfabeto Ogam, aunque no supo interpretarlos. Colocó el cristal en una grieta, en un saliente de un dedo de grosor, y se preguntó si el hechizo de Branna sería lo bastante potente para ocultarlo de tanta oscuridad. Aquella honda y fascinante oscuridad, donde coreaban las voces y aquellos a los que se había de sacrificar lloraban y suplicaban una misericordia que jamás les sería concedida. ¿Por qué se les iba a conceder misericordia a los seres inferiores? Los gritos y alaridos de tormento eran verdadera música, una llamada a la danza, una llamada al sustento. Había que alimentar a la oscuridad. Aceptarla. Adorarla. La oscuridad recompensaría. Eternamente. Fin se volvió hacia el altar, se acercó un paso, luego otro.

—Está tardando mucho. —Branna se frotó los brazos para librarse del frío provocado por el miedo que se le calaba en los huesos—. Ya es de noche. Lleva más de media hora ahí, y eso es demasiado. —¿Connor? —preguntó Iona—. Está… —Lo sé, lo sé. Meara y él ya no pueden retener a Cabhan mucho más tiempo. Id con Connor, Boyle y tú id con Connor y Meara, y ayudadles. Yo iré a por Fin. Algo va mal, ha pasado algo. No he podido sentirlo ni percibirlo desde que ha entrado. —No vas a entrar ahí. Branna, no. —Boyle la cogió por los hombros y la zarandeó—. Debemos confiar en que Fin volverá, y no podemos ponerte a ti en peligro. Sin ti, todo se acaba aquí, pero no para Cabhan. —Su sangre podría traicionarlo, por mucho que le haga frente. Puede abducirlo. Tengo que intentarlo antes. Ay, Dios, Cabhan ya vuelve. Fin… —¿No podemos recuperarlo, nosotras dos? —Iona agarró a Branna de la mano—. Tenemos que intentarlo. —Todos nosotros quizá… Ay, gracias a los dioses. Cuando Fin, su niebla fina y desvaída, cayó de rodillas al suelo, a sus pies, Branna se abalanzó sobre él. —Está viniendo —logró decir Fin—. Ya está hecho, pero Cabhan está viniendo. Debemos irnos, y deprisa. No me vendría mal un poco de ayuda. —Te tenemos. —Branna lo rodeó con sus brazos, miró a Iona, a Boyle e hizo un gesto de asentimiento con la cabeza—. Te tenemos —le repitió y se aferró a él mientras volaban. La piel de Fin era hielo y Branna no lograba calentarla mientras lo llevaba por encima de las copas de los árboles, del lago, y del castillo refulgente de luces. Lo condujo directamente a la casa, encendió el fuego al máximo y se arrodilló delante de él. —Mírame. Fin, tengo que verte los ojos. Resplandecían en el blanco glacial de su rostro, pero eran los de Fin, y solo los suyos. —No me he traído nada conmigo —le dijo él—. Ni me he dejado nada mío. Solo tu cristal. —Te vendrá bien un whisky —dijo Branna. Pero apenas acababa de pedirlo cuando Boyle se sentó al lado de Fin y le puso un vaso entre las


manos. —Me siento como si hubiera caminado cien kilómetros por el Ártico sin descansar ni un minuto. Se bebió ruidosamente el whisky y dejó caer la cabeza hacia atrás al tiempo que entraban Connor y Meara. —¿Está herido? —quiso saber Connor. —No, solo medio congelado y exhausto. ¿Vosotros? —Unas quemaduras, ya me encargo yo de ellas. —De las mías ya se ha ocupado. —Meara fue directa a Fin—. Como mamá gallina con su polluelo. ¿Qué podemos hacer por ti, Fin? —Estoy bien. —No lo parece. ¿Voy a por una de tus pociones, Branna? —No necesito una poción. Con el whisky me basta. También tú pareces mamá gallina. Meara se dejó caer en una silla. —A tu lado, un fantasma tendría buen color. Poco a poco y con dificultad, Fin le sonrió. —Tú tampoco tienes buena cara precisamente. —No paraba de atacarla —explicó Connor y sorprendió a Meara cogiéndola en brazos, a pesar de su corpulencia, sentándose en su lugar y acurrucándola después en su regazo—. Ha venido a por mí, pero solo para confundirnos. Quería hacerle daño a Meara, así que no ha parado de tentar su protección, buscando la más mínima grieta. Al principio, hemos intentado entretenerlo, daros tiempo a vosotros, pero ha durado más de lo que creíamos y al final o nos poníamos serios o caíamos. —Connor ha lanzado un tornado —dijo Meara haciendo girar un dedo en el aire—. Uno pequeño, sí, pero impresionante. Luego lo ha convertido en fuego. Y eso ha hecho que Cabhan se esfumara. —No hemos podido retenerlo por más tiempo —concluyó Connor. —Ha sido suficiente. Vamos a tomarnos todos un whisky —decidió Branna—. Déjame ver dónde tienes las quemaduras, Connor, y te las curo. —Ya lo hago yo. —Iona hizo sentarse de nuevo a Branna—. Tú quédate con Fin. —Yo estoy bien —insistió este—. Ha sido más que nada el frío. Es tan intenso, tan cortante, que te arranca la vida. Te debilita. Es más intenso ahora que antes —le dijo a Branna—. Más de lo que vimos y sentimos. Ella se sentó en el suelo y cogió uno de los vasos que pasaba Boyle. —Cuéntanos. —Estaba más oscuro, más que cuando fuimos en el sueño. Hacía más frío, y el aire era denso. Tan denso que casi no se podía respirar. Había un caldero en el fuego, y olía a azufre. Y se oían voces entonando cánticos. No he conseguido descifrar lo que decían, no todo, pero era latín, y algunas hablaban en gaélico. Igual que los gritos, que las súplicas que se elevaban con ellos. Las de los sacrificados. Todo eso era una especie de eco a lo lejos. Aun así, yo olía la sangre. Se echó un trago de whisky y se recompuso. —Todo aquello me atraía, atraía algo de mi interior. Un anhelo mucho más fuerte que antes, un tira y afloja en dos direcciones. He colocado el cristal en una pequeña grieta en las rocas, en lo alto de la pared de enfrente del altar. Le dio vueltas al vaso que tenía en las manos, mirando fijamente el ámbar del whisky como si volviera a verlo todo otra vez.


—Y, cuando ya no tenía el cristal conmigo, la necesidad ha aumentado. Se ha hecho mayor. La atracción más irresistible, por así decirlo. Había una copa en el altar, contenía sangre. Yo la quería. La codiciaba. Sangre de inocentes, que yo podía oler. La sangre de un inocente y, si la tomaba, la bebía, me convertiría en lo que estaba destinado a ser. ¿Por qué me resistía a eso? ¿Acaso no lo quería, mi propio destino, mi propia gloria? Así que me he acercado al altar. Los cánticos llenaban la cueva y aquellos gritos eran casi como música para mí. He alargado el brazo hacia la copa. He tendido la mano para cogerla. Cogerla sin más, por fin. Hizo una pausa y apuró el whisky. —Y, en medio de todos esos gritos, esos cánticos, el pulso del aire denso, te he oído a ti. —Miró a Branna—. Te he oído a ti. «Vuelve conmigo», decías, y lo que llevo dentro quería eso por encima de todo. Necesitaba eso más que la sangre que ya podía saborear en mi garganta. »Así que he retrocedido, y el aire se ha vuelto aún más frío y de pronto era tan denso que lo sentía como un paño húmedo en mis pulmones. Estaba mareado, tenía ganas de vomitar, temblaba. Creo que me he desplomado, pero he dicho las palabras y he conseguido salir de allí y volver. Soltó el vaso. —Debéis saber la historia completa, toda la historia. Lo cerca que he estado de hacerlo, de coger la copa, y si lo hubiera hecho os habría dado la espalda una vez más. —Pero no has cogido la copa —dijo Iona—. Has vuelto. —La quería. Algo dentro de mí estaba desesperado por cogerla. —Y aun así no la has cogido —señaló Connor—. Y estás aquí sentado, bebiéndote un whisky junto a la chimenea. —Habría traicionado vuestra confianza… —Tonterías —lo interrumpió Branna, y se puso de pie bruscamente—. Eso son tonterías, Finbar. Y no vengas ahora diciendo que has vuelto por mí, porque no has vuelto solo por mí, ni por ninguno de nosotros. También has vuelto por ti mismo. Por el respeto que sientes por quien eres, por tu don y porque aborreces todo lo que Cabhan representa. Así que eso no son más que estupideces. Cuando empezó todo esto yo no quería confiar en ti, y me has demostrado una y otra vez que me equivocaba. No pienso tolerarlo, te lo advierto, no voy a tolerar que ahora, después de todo, vengas diciendo que no te fías de ti mismo. »Voy a calentar el estofado. A todos nos vendrá bien comer algo después de todo lo ocurrido. Cuando Branna salió airada del salón, Meara asintió con la cabeza y se levantó. —Con eso está todo dicho y bien clarito. Iona, vamos a echarle una mano a Branna en la cocina. En cuanto se fueron, Boyle fue a por el whisky y le rellenó el vaso a Fin. —Si vas a compadecerte de ti mismo, mejor hazlo un poco borracho. —No me estoy compadeciendo de mí mismo, joder. ¿Habéis oído lo que os he contado? —Lo he oído, todos lo hemos oído. —Connor estiró las piernas y se repanchigó en la silla con su whisky—. Hemos oído que has librado una batalla, interior y exterior, y que has vencido. Así que enhorabuena. Y te voy a decir algo que tengo tan claro como mi nombre: tú te rebanarías el cuello antes de hacerle daño a Branna, o a cualquiera de nosotros. De modo que bebe, hermano, y deja de hacer el imbécil. —Hacer el imbécil —masculló Fin y, aprovechando que lo tenía a mano, se bebió el whisky. Sus amigos, que lo conocían bien, le dejaron a solas para que reflexionara sobre lo ocurrido. Esperó a que estuvieran todos en la cocina, a que se hubieran sentado todos menos él.


—Os estoy agradecido —empezó a decir. —Cierra la puta boca y siéntate a comer —le sugirió Boyle. —Ciérrala tú. Os estoy agradecido y tengo derecho a decirlo. —Tomamos nota. —Branna le sirvió estofado en su cuenco—. Ahora cierra la puta boca y come. Probó el sustancioso estofado de ternera y cebada y notó cómo el calor volvía a propagarse por su cuerpo aún frío. —¿Qué más le has puesto, aparte de ternera, cebada y patata? Branna se encogió de hombros. —A ninguno de nosotros nos venía mal un poco de tónico después del día que hemos tenido. —Está bueno. —Connor se llevó un poco a la boca—. Más que bueno. Así que, Fin, aquí tienes a otro que te dice que cierres la puta boca. —Estupendo. —Fin cogió el pan que tenía en el plato—. Entonces no os cuento el resto, que veo que no os interesa. —¿Qué resto? —quiso saber Iona. Ahora le tocaba a Fin encogerse de hombros. —He cerrado la puta boca, como me habéis aconsejado. —Yo no te lo he dicho ni te lo he aconsejado. —Meara sonrió con dulzura—. A mí sí que me interesa, así que cuéntamelo a mí. —Muy bien, pues por tu interés, te diré que había unas inscripciones en las paredes de la cueva. Antiguas. En alfabeto Ogam. —¿Ogam? —Connor lo miró ceñudo—. ¿Estás seguro? Como el estofado parecía que lo ayudaba a revivir, Fin se sirvió más. —Estoy hablando con Meara. —Venga, déjalo ya —dijo Boyle, riendo, mientras cogía un poco de pan—. ¿Ogam, entonces? ¿Y qué decían? Fin le lanzó una mirada larga y fría. —Tengo muchos talentos, pero entre ellos no se incluye la interpretación de inscripciones en Ogam. Sin embargo, eso indica que la cueva se ha utilizado y, como las inscripciones estaban en la parte más alta de las paredes y había algún símbolo mágico entre ellas, muy probablemente con fines oscuros mucho antes de la época de Cabhan. —Algunos lugares se encuentran intrínsecamente ligados a la oscuridad, o a la luz —especuló Branna. —Lo que he sentido allí es la oscuridad absoluta, como si fuera… el origen mismo de esta. Las sombras se movían como seres vivos. Y, en el altar, cuando estaba lo bastante cerca, he visto un plato de huesos junto a la copa de sangre. Tres velas negras y un libro encuadernado en piel. En él estaba grabada la marca. —Se tocó el hombro—. Esta marca. —Así que la marca se remonta a un tiempo anterior; a antes de que Teagan tirara la piedra e hiriera a Cabhan. Anterior también a la maldición de Sorcha. —Iona ladeó la cabeza—. ¿Un símbolo del demonio que lleva dentro? ¿De sus propios lugares oscuros? Lo siento —dijo enseguida. —No pasa nada. —Fin volvió a coger la cuchara—. Cerca del libro había una campanilla, de plata también, con el mango en forma de lobo sobre sus patas traseras. —Campanilla, libro y vela. Huesos y sangre. El símbolo de la marca de Cabhan, el símbolo del lobo —repasó Branna—. Así que tenía todas estas cosas, símbolos de aquello en lo que se ha


convertido. ¿Eran cosas antiguas? —Todo era muy antiguo, todo menos las velas. Estas… estaban hechas de sebo humano mezclado con sangre. —¿Se puede ser más asqueroso? —preguntó Meara. Connor le dio una palmadita. —Me temo que sí. —Sus herramientas —especuló Branna—, quizá transferidas de padre a hijo, o de madre a hijo o hija. Transferidas a él, y luego empleadas en artes oscuras. Aunque no tenemos la certeza de que su padre no hiciera sus pinitos en esas artes ni tampoco sabemos por qué escogió esa cueva para su uso. —Quizá fuera un guardián —sugirió Meara—. Alguien con poder que protegiera al demonio o lo que sea y lo tuviera encerrado. —Cierto —coincidió Branna—. Tanto si Cabhan vino de la luz como de la oscuridad, o de algo intermedio, tomó su decisión. —Hay más —le dijo Fin—. Una figura de cera de una mujer, atada de pies y manos con un paño negro, arrodillada, como suplicando. —Sorcha. —Branna meneó la cabeza—. Su obsesión con ella comenzó hace mucho tiempo. Pero no pudo ser él quien la atara o la pusiera de rodillas. —Casi ochocientos años es mucho tiempo para mantener una obsesión o un rencor —señaló Iona —. Yo diría que es la locura lo que empezó hace tiempo. —Coincido contigo. —Y aún hay más —siguió diciendo Fin—. La figura tenía el vientre manchado de sangre, entre las piernas. Despacio, Branna soltó la cuchara. —Sorcha perdió a su hijo a principios de ese invierno. Tuvo un aborto y jamás volvió a encontrarse bien del todo. Tenía una terrible enfermedad que ella no se podía sanar. Un dolor desgarrador en el vientre. —¿Él mató al bebé de Sorcha? —Pese a los siglos que la distanciaban de aquel suceso, a Iona se le llenaron los ojos de lágrimas—. ¿En sus entrañas? ¿Pudo hacer eso? —No lo sé. —Estremecida, Branna se levantó, se sirvió una copa de vino y llevó la botella a la mesa—. Si ella no se protegió de eso, de la forma adecuada… Si él encontró un modo de… Ella tenía tres hijos a los que atender y su marido estaba fuera con los hombres de su clan. Cabhan la acosaba. Quizá ella le mostró un punto débil por donde atacar, o tuvo un momento en el que bajó la guardia. —Nosotros no la bajaremos. —Fin posó su mano en la de ella—. No le proporcionaremos ningún punto débil. Esto es algo más por lo que debe responder. —Ella sufrió mucho. Casi se pueden oír sus lágrimas en su libro cuando habla de su pérdida. Sí —dijo Branna en voz baja—, debe pagar por esto y por todo lo demás.


17

Branna redobló sus esfuerzos. Aquello no podía hacerse con prisas, no, no podía trabajarse con prisas en una mezcla letal y por eso dedicaba cada minuto de que disponía a preparar el veneno. A quienquiera de su círculo que pasara un rato en su taller le asignaba una tarea, mágica o no. Ella misma rara vez salía, salvo a dar una vuelta por su huerto de invierno, para despejar la cabeza de fórmulas, hechizos y venenos. Aun en esos breves paseos, Branna se obsesionaba pensando si cinco gotas de tintura de trompeta de ángel serían demasiadas o si cuatro no serían suficientes. ¿Habría que usar las bayas nada más majarlas o dejarlas remojar en sus jugos? —Importa —masculló, más para sí misma que para que la oyera su hermano, mientras alineaba meticulosamente los frascos para el intento del día—. Una gota de menos o de más y vuelta a empezar. —Me has dicho que con las cuatro gotas de ayer no funcionó, pues prueba con cinco —le propuso Connor. —¿Y si tienen que ser seis? —Frustrada, miró fijamente los frascos como si de ese modo estos fueran a revelarle su secreto—. ¿O si la receta auténtica es la otra, la que pide cinco hongos de la muerte arrancados de debajo de un roble? —Si quieres mi opinión, cuanto más veneno, mejor. —Aquí no vale el más o menos. Esto no es como hacer una sopa de restos. —Aunque percibía el tono irritado de su propia voz, no pudo suavizarla—. Tiene que salir perfecto, Connor, y tengo la sensación de que esta podría ser nuestra única oportunidad. Si fracasamos, en el mejor de los casos, tendríamos que esperar un año entero para poder volver a intentarlo; en el peor, el demonio podría encontrar un modo de protegerse si descubre que sabemos cómo atacarlo. —Te estás preocupando demasiado, Branna. No es propio de ti preocuparse y pensar tanto las cosas. Connor tenía razón, por supuesto. Además, la preocupación, admitió presionándose los ojos con los dedos, tendía a bloquear más que a abrir. —Siento una especie de premura que nunca antes había sentido. Tengo el presentimiento, Connor, de que esta vez debe ser la definitiva, o perderemos la ocasión para siempre. No soporto la idea de limitarnos a castigar a Cabhan, como hemos hecho toda la vida, de contenerlo sin más hasta que le pasemos el testigo a los tres siguientes. Tú tendrás hijos con Meara. ¿Querrías cargar a alguno de ellos con esta losa? —No. Por supuesto que no querría. No fracasaremos. Su hermano le masajeó los hombros. —Relájate un poco. Con tanta duda, terminarás bloqueando tu propio instinto, y ese es uno de tus puntos fuertes. —Esta va a ser la tercera vez que intento preparar la poción, es lógico que albergue dudas. —Pues ignóralas. Esta receta y esa otra, ignóralas también. ¿Qué piensas tú? ¿Qué te dice tu instinto? Quizá no sea como preparar una sopa, pero llevas cocinando pociones desde que tenías


cuatro años. Connor cerró los libros despacio, consciente de que, de todas formas, a esas alturas, Branna se sabía la receta de memoria. —¿Qué me dices? ¿Quieres probar esta vez no solo con la cabeza sino también con las entrañas? —Digo… —Se retiró el pelo de la cara, nerviosa—. ¿Dónde demonios está Fin? Necesito su sangre para esto, y la quiero fresca. —Me ha dicho que estaría aquí antes de mediodía, y estará. ¿Quieres que repasemos tú y yo el orden y las palabras? Luego, cuando llegue, le sacas sangre y empezamos. —Vale, de acuerdo. Hora de dejar de tontear y ponerse manos a la obra, se ordenó. —Lo primero es el agua bendita. De momento tengo escrito: «Primero el agua bendita has de verter y un caldo para el resto tener. Las bayas de belladona, majadas y remojadas, los jugos muy despacio removerás. Pelo de una hembra de yak mezclado con savia del árbol de la muerte para el ala de murciélago disolver. Trompeta de ángel, pétalos de acónito, añádelos y deja reposar. Luego…» —¿Qué crees tú, Branna? —la instó Connor. —Bueno, creo que la última vez me precipité. Creo que esta fase hay que trabajarla, hervirla un poco. —Así que… Remover y hervir y bullir y remover… —Hasta que empiece a humear… Sí, me había precipitado. Debería hervir y humear un poco. Muy bien. —Asintiendo rotundamente con la cabeza, hizo algunas anotaciones más—. Los hongos, probaremos los hongos como… ¡qué demonios, parece lógico! —Ahí lo tienes —dijo Connor, propinándole un codazo de ánimo. —«Los hongos de la muerte, tiernos y blancos, consigo la noche eterna traen». No, no, para un demonio no. —Lo tachó, empezó de nuevo—. «Los hongos de la muerte, tres más dos, propagan el veneno con esta poción». —Mejor —convino Connor. —Y los pétalos de cicuta. Ah, «rociando el caldo de estos bonitos pétalos esta magia letal empezará». —Mejor magia mortal, creo yo. —Sí, mortal. —Anotó el cambio—. «Sangre para ligarlo, gota a gota, y del demonio el corazón se parará. Poder mío, poder de tres, cumple aquí nuestro destino. Hágase nuestra voluntad». Dejó el lápiz en la mesa. —No estoy segura. —A mí me gusta, suena bien. Es lo bastante potente, pero no recargado. Nos enfrentamos a la muerte, Branna, sobran los adornos. —En eso tienes razón. Maldita sea, tiene que espesar, ennegrecerse. Debo añadir eso. «Oscurece, bajo mis manos espesa…» —«Y para los condenados este veneno espesa» —terminó Connor. —Eso me gusta mucho —consideró ella—. Voy a escribirlo todo ahora que aún lo tengo fresco. —Si no puedes empezar hasta que venga Fin, ¿por qué no…? —Se interrumpió, volviéndose hacia la puerta por la que este entraba en ese preciso instante—. Mira, ya está aquí. Tiene que sacarte sangre, colega. Fin se detuvo en seco.


—Ya te di más que de sobra ayer, y anteayer. —La quiero fresca. —La quiere fresca —refunfuñó Fin y se quitó furioso el abrigo—. ¿Qué vas a hacer con los restos de la que me sacaste ayer y anteayer? —Está a buen recaudo, y nunca se sabe cuándo podría resultar útil, pero hoy quiero hacerlo todo desde cero. He cambiado parte del hechizo. —¿Otra vez? —Sí, otra vez —replicó ella tan irritada como él—. Había que mejorarlo. Connor coincidía conmigo… —A mí no me metas en esto —se exculpó alzando las manos—. Apañároslas vosotros dos. De hecho, ahora que está aquí Fin, yo me voy. Creo que es Boyle el que viene dentro de un rato, que recoja él los restos si os peleáis. Cogió su abrigo, su gorro, su bufanda y salió por la puerta, momento que Kathel aprovechó para escaparse, como si también él pensara que más valía poner un poco de distancia. —¿Por qué estás tan molesto? —quiso saber Branna. —¿Yo? ¿Por qué lo estás tú? Tu ceño te delata. Más enfadada aún, Branna se frotó el entrecejo para desfruncirlo. —No estoy enfadada… Sí, joder, sí estoy enfadada, pero no contigo, ni con nadie en particular. No estoy acostumbrada a fracasar tan estrepitosamente como lo estoy haciendo con esta puñetera poción. —Que no te salga bien no significa que estés fracasando. —Que me salga bien es un éxito, así que lo contrario es un fracaso. —Por algo lo llaman practicar la magia, Branna, y lo sabes muy bien. Iba a replicarle, pero se limitó a suspirar. —Lo sé, sí. Lo sé. Las primeras veces pensaba que me acercaría más de lo que me he acercado. Como siga equivocándome tanto, voy a tener que volver a encargar los ingredientes. —Pues empecemos de cero. —Se acercó a ella y la besó—. Buenos días, Branna. Ella soltó una media carcajada. —Buenos días, Finbar. —Sonriendo, Branna cogió su cuchillo—. Venga… Esperaba que se remangara, pero se quitó el jersey. —Cógela de la marca —dijo él—. Como hiciste para el veneno de Cabhan. De la marca, Branna, como deberías haber hecho la primera vez para esto. —Debería, es cierto. Te duele, te quema cuando te saco sangre de ahí. —Porque la determinación es enemiga de la marca. Sácamela de ahí y luego dame una galleta. —Te puedes tomar media docena. Se acercó a él con la daga ceremonial y la copa. —No lo reprimas. —Fin atrajo la mirada de Branna hacia él—. Puede que el dolor forme parte de ello. Mejor que venga y se vaya solo. —De acuerdo. Sin querer alargar el momento, le cruzó el pentagrama con la punta de la daga y recogió la sangre en la copa. Él sintió el dolor pero no se quejó ni se movió. —Ya hay bastante —susurró. Luego dejó la daga, cogió el paño que tenía listo y presionó la herida con él.


Después puso la copa junto a los frascos y, volviéndose hacia él, le sanó con delicadeza la herida superficial. Sin que él sospechara lo que iba a hacer, sin saberlo siquiera ella, Branna le dio un beso en la marca. —¡No! —Pasmado, del todo horrorizado, se apartó bruscamente—. No sé el daño que puede causarte, lo que podría ocurrir. —No me hará nada, tú no has hecho nada para merecerla. He pasado años queriendo culparte de ella cuando la culpa era de Sorcha, o mejor dicho de su sufrimiento. Ella te hizo daño, rompió nuestro juramento más sagrado y te hizo daño, como a otros muchos que vinieron antes que tú. Inocentes. Te la quitaría si pudiera. —No puedes. ¿Acaso crees que no lo he intentado yo? —Se volvió a poner el jersey—. Brujos, sacerdotes, hechiceras, santones, magia negra y blanca… nada puede con ella. He estado en todos los rincones del mundo en los que sospechaba que podía existir la más remota posibilidad de romper la maldición. Sus viajes, cayó ella de pronto. Esa era la razón de sus viajes. —Nunca me dijiste… —¿Qué te iba a decir? —replicó—. Que el símbolo visible de lo que corre por mi interior no se puede quitar de ninguna manera. No hay hechizo, no hay ritual que pueda acabar con la maldición que ella me lanzó en su último aliento. No se puede quemar ni extirpar. Pensé incluso en cortarme el brazo, pero temí que después me apareciera en otra parte del cuerpo. —Te ibas a… Dios santo, Fin. No era su intención contarle todo eso, pero ya no podía retirar las palabras. —Bueno, esa vez estaba bastante borracho, por suerte, porque un maldito es un maldito, con dos brazos o con uno, pese a que, a los veintidós años, aquello me pareciera desesperadamente heroico después de beberme una botella de Jameson casi entera. —No te harás daño —le dijo ella, estremecida—. Ni se te ocurra. —No merece la pena, como me han dicho una y otra vez, con cada intento fallido. La maldición de una bruja moribunda es poderosa, y más la de una que se sacrificó por sus hijos, para protegerlos del más oscuro de los propósitos. —Cuando esto acabe, te ayudaré a encontrar un modo, todos lo haremos… —Si hay un modo, es cosa mía, y no pararé de buscarlo, porque por culpa de esto no puedes ofrecerme el mañana. Tampoco puedo pedírtelo, ni dártelo. Jamás podremos tener hijos. —Asintió—. Veo que tú también lo has pensado. Ninguno de los dos traería al mundo a un bebé a sabiendas de que habría de soportar esta carga. —No. —La desesperación y una brutal resignación le encogieron el corazón—. Y cuando esto acabe… volverás a irte. —Cuando esto acabe, ¿podría alguno de los dos estar con el otro sabiendo que jamás tendremos la vida que habíamos imaginado, sabiendo que esto —se tocó el hombro— se interpondrá entre nosotros aun después de que aniquilemos a Cabhan? Mientras siga llevando la marca, no lo habremos eliminado del todo, y la maldición de Sorcha vivirá en mí. Así que nunca dejaré de buscar un modo. —Con lo que su maldición nos afecta por triplicado: a ti, a mí y a la vida que podríamos haber tenido. —La tenemos hoy. Es más de lo que creí que volvería a tener contigo.


—Pensé que sería suficiente. Se entregó a sus brazos y lo abrazó con fuerza. —Más vale que no lo desperdiciemos. —No lo desperdiciaremos. —Alzó el rostro y acercó sus labios a los de él—. Ojalá fuéramos gente corriente. Fin logró esbozar una sonrisa. —Tú jamás podrías ser corriente. —Yo sería una mujer que fabrica jabones y velas y los vende en una tienda bonita en el pueblo. Y tú, un hombre con establos y una escuela de cetrería. Ojalá fuera así. Pero… Como ella, Fin miró la mesa, con sus libros de hechizos y sus frascos. —Si fuéramos corrientes, no podríamos hacer lo que hay que hacer. Mejor prueba el hechizo o vas a tener que sacarme sangre otra vez porque esta ya no será lo bastante fresca. El deber, se dijo ella, y el destino. A eso no escapaba nadie. Cogió el caldero y encendió el fuego al mínimo. Aquel proceso largo y laborioso requería precisión y poder, paso a paso, con esmero. Branna se propuso dejar a un lado los fracasos anteriores y plantearse ese intento como si fuera el primero. La mezcla tóxica bulló y humeó mientras Fin y ella sostenían las manos sobre el caldero para remover despacio, muy despacio. Cuando se aproximaban al último paso, ella contuvo la respiración. —Oscurece, bajo mis manos espesa —dijo. —Y para los condenados este veneno completa —siguió Fin. —Poder de mí —dijeron al unísono y, con las palabras, la mezcla hirvió con contundencia—. Poder de tres, cumple ahora nuestro destino. Hágase nuestra voluntad. Notó el cambio, el poder y la voluntad que emanaban de ella y de Fin. Se dieron las manos, conectando ese poder y esa voluntad, dejando que se fusionaran y, de ese modo, aumentaran. Ignorando todo lo demás, Branna se centró únicamente en esa fusión, en ese propósito, mientras su corazón iniciaba un fuerte y rápido golpeteo en su pecho y el calor y los aromas de su taller se desvanecían. Todo era luz, intensa y radiante, surgiendo de su interior, fluyendo de ella y enlazándose con la luz que surgía y fluía de él. Un encuentro, físico, íntimo, psíquico, potente, que se fraguaba como una tormenta, que la desgarraba como un clímax. Echó la cabeza hacia atrás. Alzó los brazos y levantó las palmas de las manos con los dedos extendidos. —Aquí, una espada forjada contra la oscuridad. Encendida por la fe y la luz. En la tierra expiatoria de la Bruja Oscura, tres y tres y tres al mal nacido de lo oscuro se enfrentarán. Habrá sangre y muerte. Juntad caballo, halcón, sabueso, y decid el nombre. Haced sonar la campanilla, abrid el libro, encended la vela, decid el nombre. Al fuego blanco, todo luz, de intensidad cegadora, encapsulad la piedra y cerrad la puerta. Habrá sangre y muerte. Sea demonio, mortal, bruja, habrá sangre y muerte. Los ojos de Branna, que se habían vuelto negros, recobraron su blanco natural. Fin alcanzó a cogerla al vuelo antes de que cayera, de que se desmoronara como una marioneta a la que le hubieran cortado los hilos.


Justo cuando él la cogía en brazos, ella le puso una mano en el hombro. —Estoy bien. Solo me he mareado un poco. —Siéntate aquí. La depositó en el pequeño sofá situado delante de la chimenea, luego fue a su despensa y echó un vistazo hasta que dio con lo que buscaba. No le importaba poner la tetera a calentar, pero hizo el té con un chasquido de dedos, vertió en él seis gotas del tónico y se lo llevó. —Bebe y no discutas —le ordenó—. Es tu propia poción. —Estaba ahí, toda esa luz y ese poder surgiendo de mí, y la mezcla agitándose en el caldero, espesando, bullendo. De pronto, me estaba viendo a mí misma, y te veía a ti, y oía las palabras que decía sin decirlas yo. He tenido destellos de lo que está por venir en otras ocasiones, igual que todos nosotros, pero nada tan fuerte ni tan desbordante. Ya estoy bien, te lo prometo. O casi, se dijo, y bebió el té enriquecido. —Solo que, cuando me ha dejado, me he sentido completamente vacía por un instante. —Se te han puesto los ojos negros como el lado oscuro de la luna y tu voz resonaba como si estuvieras en la cima de una montaña. —No era yo. —No eras tú, no. ¿Qué te ha poseído, Branna? —No lo sé. Pero su fuerza y su luz eran incontenibles. Además, Fin, era más hermoso de lo que se puede expresar con palabras. Es todo lo que somos pero espléndidamente magnificado, mil soles a nuestro alrededor y dentro de nosotros a un mismo tiempo. Es la única forma en que se me ocurre explicártelo. Bebió más té y notó que empezaba a volver a su ser. —Quiero anotarlo, todo lo que he dicho. No convendría olvidarlo. —Yo no voy a olvidarlo, ni una palabra. Branna sonrió. —Mejor lo anotamos, por si acaso. Un arma forjada… Ha debido de funcionar entonces. —El veneno es negro y denso como un pozo. —Hay que sellarlo, guardarlo en un lugar oscuro y hechizar el frasco que lo contenga. —Ya me encargo yo. —No, no, lo hemos conjurado juntos, y eso ha influido, creo yo. Así que deberíamos hacer el resto juntos también. Yo estoy perfectamente, Fin, te lo prometo. Dejó el té y se puso de pie para demostrárselo. —Habría que hacerlo rápido. No quisiera que el veneno se estropeara y tener que volver a hacerlo todo otra vez. Fin no le quitó el ojo de encima hasta que estuvo completamente satisfecho. Después de sellar el hechizo, cogió dos frasquitos achaparrados, los dos opacos y negros, del armarito de debajo de su mesa de trabajo. —¿Dos? —Hemos hecho de más, porque he pensado que nos vendría bien tener un segundo frasco. Si algo le ocurriera al primero, antes o durante el encuentro, tendríamos otro. —Astuta y, como de costumbre, práctica. —Al ver que se disponía a sacar un embudo, él negó con la cabeza—. No creo que esto se deba hacer así. Comprendo, una vez más, tu espíritu práctico,


pero creo que para esto debemos recurrir a la magia. —Puede que tengas razón. Uno para ti y otro para mí. Hay que hacerlo rápido, luego taparlo bien y volver a sellarlo. —Tocó uno de los frascos—. Tuyo. —Después el otro—. Mío. —Y retrocedió para situarse con él junto al caldero—. De la olla al frasco, ni un rastro en el aire, ni una gota en el suelo. Le dio una mano y extendió la otra, y lo mismo hizo él. Dos chorros finos de un negro oleaginoso salieron del caldero formando una parábola hacia los frascos y se introdujeron en ellos. Cuando el chorro se acabó, hicieron flotar los tapones y taparon con ellos los frasquitos. —Lejos de la luz, bien sellado, abrir solo con el fin para el que ha sido creado. Aliviada, Branna lanzó un destello de fuego blanco al interior del caldero para quemar cualquier rastro que hubiera podido quedar. —Más vale prevenir —dijo mientras cogía los frasquitos y los guardaba en el fondo del armario, donde tenía los frascos con los ingredientes empleados y el veneno preparado para Cabhan—. Aunque el caldero lo voy a destruir. No debería volver a usarse. Una lástima, me ha hecho un buen servicio. —Luego hechizó la puerta del armario—. Solo podrá abrirla uno de nuestro círculo. Fue a otro armario, sacó una botella de color verde claro enfundada en filigrana de plata y luego escogió dos copas de vino. —¿Y esto qué es? —Es un vino que hice yo misma y guardé aquí para una ocasión especial, sin saber muy bien qué ocasión sería esa. Al parecer, es esta. Hemos hecho lo que debíamos y, si te digo la verdad, Fin, no estaba muy segura de que pudiéramos hacerlo. Cada vez que creía tenerlo, algo fallaba. Pero hoy… Vertió el pálido vino dorado en ambas copas y le ofreció una a él. —Hoy no hemos fracasado. Así que… Entendiendo lo que quería, brindó con ella. —Bebamos por hoy. —Sorbió y ladeó la cabeza—. Vaya, acabo de descubrir otro de tus talentos, esto es excelente. A la vez suave y atrevido. Sabe a estrellas. —Podría decirse que le añadí unas cuantas. Está bueno —coincidió ella—. Hoy nos hemos ganado algo bueno. Y, si no recuerdo mal, tú una galleta. —El ofrecimiento ha sido de media docena —recordó él—, pero creo que nos hemos ganado los dos algo más que galletas. —Le pasó un brazo por la cintura—. Agarra bien tu copa de vino —le advirtió, y se la llevó volando. Ella se mareó un poco, por lo súbito y lo rápido del vuelo. La hizo desearlo cuando la boca de Fin atrapó la suya durante el trayecto. Branna soltó una carcajada de asombro al encontrarse tumbada debajo de él en una cama enorme vestida con vaporosas colgaduras blancas. —¿Así que esto es lo que nos hemos ganado? —Más que eso. —He perdido mi vino. —En absoluto. Le hizo un gesto para que viera la mesa donde estaban las copas. Entonces descubrió que tanto la cama como la mesa flotaban en un mar de azul intenso. —¿Quién es el práctico ahora? Pero ¿dónde estamos? Ay, qué calorcito. Qué maravilla. —En los Mares del Sur, lejos de todo menos el uno del otro, y protegidos de forma que ni los peces puedan vernos.


—En los Mares del Sur, en una cama flotante. Estás un poquito loco. —Solo en lo que se refiere a ti. Una o dos horas contigo, Branna, en nuestra propia ventana al paraíso. Donde estamos calentitos y a salvo, y tú estás desnuda. —Y lo estuvo con un chasquido de los dedos. Antes de que pudiera volver a reírse, él deslizó las manos por su cuerpo hasta sus pechos—. Por todos los dioses, me encanta tenerte desnuda y debajo de mí. Hemos hecho lo que debíamos —le recordó—. Y ahora vamos a tener lo que queremos. Su boca descendió sobre la de ella, caliente y posesiva, e hizo que el deseo la recorriera de arriba abajo como una mecha encendida. Ella respondió, no con la rendición sino con idéntica pasión y fuerza. La fusión de sus magias aún vibraba en ellos, espléndida y potente, así que ambos se abrieron a ella, y al otro. La delirante precipitación de los labios de él sobre su piel desató una tormenta de deseo. La urgencia de las manos anhelantes de Branna convirtió la tormenta en un tornado. Dieron tumbos por la cama mientras esta se mecía sobre el amplio mar agitado y, en su interior, se alzaban y rompían olas de deseo para volver a levantarse de nuevo en una interminable marea. Si aquella era su locura, ella la aceptaría gustosa, y lo inundaría de la suya. Un amor, más allá de toda lógica, la bañaba. Y allí, en aquel rincón de intimidad que Fin había creado, pudo disfrutar de él. Allí, donde solo reinaba la más genuina de las magias, ella podía ofrecérselo a él también. Su cuerpo se estremeció y hasta su corazón tembló. ¡Había tanto que sentir, tanto que desear! Cuando un grito de placer brotó de ella, se propagó por el azul hacia el infinito. Tenerla, completamente, donde nadie pudiera alcanzarlos. Proporcionarle la fantasía que ella rara vez tomaba por sí misma, y saber que ella ansiaba, tomaba, aceptaba todo lo que él sentía y sentiría jamás por ella. Solo eso lo llenaba más que todos los poderes, todas las magias, todos los misterios. Sobraban las palabras. Todo lo que ella sentía vivía en sus ojos, todo lo que sentía él lo veía reflejado en ellos. Cuando la llenó, fue un torrente de placer, de amor y de deseo. Cuando ella se cerró con fuerza, mucha fuerza, a su alrededor, lograron la unidad. Se arrastraron el uno al otro con pujanza y premura, en un mundo solo de ellos, mientras el mar de azul intenso los mecía. Yació con él, arrullada por el suave golpeteo del agua en la cama, el calor del sol, el aroma del mar. Y el tacto de su cuerpo pegado al de ella, piel con piel, caliente y resbaladiza. —¿Por qué este lugar precisamente? —preguntó Branna. —Parecía lejos de todo lo que tenemos y conocemos juntos. Llevamos el verde y la humedad en nosotros, y jamás me desharía de ellos. ¿Pero esto? ¿El calor y el azul? Un pequeño lujo para alguien que nunca se permite ninguno. Además, bien saben los dioses, Branna, que el invierno ha sido frío y crudo. —Lo ha sido. Pero, al final, tendremos más que primavera. Tendremos un deber cumplido, y la luz y el aire que nacen de él. Cuando esté hecho… Él alzó la cabeza y la miró a los ojos. —Pídemelo. —Vuelve a traerme aquí cuando lo que hay que hacer esté hecho. Y antes de irte dondequiera que debas irte, tráeme también. —Lo haré. Ahora querrás que volvamos a casa.


—No, quedémonos un rato. —Se incorporó y alargó la mano para coger las copas—. Nos terminaremos el vino y disfrutaremos del sol y del agua. Saborearemos este lujo un poco más. Porque no nos quedará mucho tiempo ni ocasiones de hacerlo cuando volvamos. Ella apoyó la cabeza en su hombro, sorbió el vino de estrellas y contempló el mar que se extendía hasta el lejano horizonte.


18

Cuando los seis consiguieron reunirse, Branna optó por una tranquila comida a base de costillar de cordero, calabaza asada y guisantes con mantequilla y menta. —No esperaba que te tomaras tantas molestias —dijo Connor mientras se encargaba de separar las costillas—. Y no me quejo, ¿eh? —Hace casi una semana que no nos juntábamos todos, los seis —señaló Branna—. Aunque hemos estado en contacto unos con otros y sabemos lo que hemos hecho y por dónde vamos. La mezcla está cuajando bien. Lo he comprobado esta misma tarde. —Se puso un pedazo de calabaza en el plato y pasó el cuenco—. Connor y yo hemos preparado el segundo frasquito del veneno necesario para Cabhan, por si ocurriera alguna fatalidad, como con el del demonio. —Yo no voy a pensar en fatalidades. —Meara le pasó los guisantes a Boyle—. Ese maldito cabrón lleva ya casi un año persiguiéndonos a los tres más que nunca, que yo sepa, pero durante este año nos ha provocado y atacado sin dejarnos apenas respiro. A la tercera va la vencida, ¿no? Yo creo en eso y lo pienso cada vez que lo veo cuando salgo con una excursión guiada. —¿Lo has visto hoy? —preguntó Branna. —Hoy y todos los días, acechando en el bosque, incluso siguiéndome un rato. Algo más cerca del camino, parece. Lo bastante cerca como para que, en dos ocasiones ya, Roibeard haya intervenido y se haya lanzado en picado sobre él. Sobre ello. Lo que sea, el muy cabrón. —Lo hace para ponernos nerviosos —intervino Boyle—. Es mejor mantener la calma. —Cierto. —Una vez partidas las costillas, Connor cogió dos—. Se está volviendo más fuerte o más atrevido, o las dos cosas. Yo lo he visto esconderse por ahí cuando salgo con los halcones. Pero hoy Brian ha mencionado que había visto un lobo al otro lado del camino. —La señora Baker también lo vio —añadió Branna. —¿En serio? Bueno, a Brian, que es de los que les dices que un viento cambiante es un indicio del apocalipsis y se lo creen, no me ha costado convencerlo de que lo que había visto era un perro callejero. Pero es preocupante que se esté mostrando a otras personas. —¿Les haría daño? —quiso saber Iona—. No podemos permitirle que haga daño a un inocente. —Lo haría —respondió Fin, manteniendo la calma—. Es más probable que se guarde lo que tiene para nosotros, pero podría hacer daño a otros, y lo haría. Alguien más con poder podría tentarlo, porque eso sería una especie de alimento para él. —O una mujer. —Boyle esperó un poco, luego asintió al ver que nadie decía nada—. Todos sabemos que está muy necesitado en ese aspecto. Así que quizá intente abusar de una mujer. Y, en ese caso, ¿cómo se lo impedimos? —Podemos extender la protección algo más allá de donde la tenemos —dijo Branna—. Si decidiera saciar ese apetito, sería con una mujer joven y atractiva. Una mujer vulnerable. Nosotros no podemos hacer más. —Yo no lo plantearía así. —Fin separó la carne del hueso con precisión—. Él puede viajar en el tiempo, puede ir a donde quiera cuando quiera. ¿Por qué centrarnos en su paradero actual y lo que tiene previsto hacer aquí? En su lugar, yo retrocedería en el tiempo, cien años o más, cogería lo que


quisiera, haría lo que me apeteciera y no dispararía la alarma aquí. —Así que no podemos hacer nada al respecto, no podemos ayudar a sus posibles víctimas —dijo Iona. —Vamos a destruirlo —le recordó Branna—. Y eso es hacer todo lo que se puede hacer. —Pero aún queda un mes para el aniversario de la muerte de Sorcha. —Ha tenido ochocientos años para hacer de todo. —Boyle posó una mano encima de la de Iona —. Nosotros solo podemos ocuparnos del presente. —Lo sé. Lo sé, y aun así no hay mucho que podamos hacer. Reunimos mucho poder aquí, pero no podemos impedirle que haga daño. —Miro por el cristal todas las mañanas —le dijo Branna—. Y todas las noches. A menudo más veces. Lo he visto trabajar y he visto algunos de los hechizos que prepara. Siempre hay sangre, pero aún no lo he visto llevar a un mortal o un brujo a su cueva. Aún no he visto u oído algo que pueda servirnos. —No podemos hacer más. —Connor miró a todos los presentes—. Hasta que hagamos más. Es un mes, y parece mucho, pero, en realidad, tenemos cosas que hacer antes de que pase ese mes. Hay que preparar un brebaje y un hechizo para que el caldero destruya la piedra. Con luz, como profetizó Branna. —Yo tengo uno genial para eso —le aseguró Branna—. Y solo necesito que Iona y tú lo terminéis conmigo. Es para que lo hagamos los tres —les explicó a todos. —Y así lo haremos —respondió Connor—. Pero aún no tenemos el nombre y, sin él, no podemos acabar con el demonio, por mucho veneno y mucha luz que utilicemos. —Habría que tentar al lobo para que salga —consideró Branna—. Lo suficiente para que yo o Fin, ya puestos, registremos su mente y lo encontremos. —Pero no podemos saber si cuando adopta esa forma tiene el nombre en mente —dijo Fin—. A lo mejor hay otra manera. Cabhan duerme, tendrá que dormir en algún momento. —¿Pretendes introducirte en sus sueños? —Connor meneó la cabeza—. Eso es demasiado arriesgado, Fin. Y más para ti que para cualquiera de nosotros. —Si Branna lo espía por el cristal y sabemos cuándo duerme, yo podría reunirme con él siempre y cuando todos vosotros estéis preparados para sacarme. —Yo no pienso tomar parte en eso. Me niego —espetó Branna cuando Fin se volvió hacia ella—. No podemos ponerte en peligro, ponernos todos en peligro, y no pienso hacerlo, porque aún nos quedan semanas para averiguar por nuestra cuenta, y de otro modo, este último dato. La última vez casi no pudiste ni salir tú solo. —No es lo mismo. —Yo estoy con Branna en esto —intervino Boyle—. Te manipularía mucho más que a nosotros. Si hay que hacerlo, porque no queda más remedio, debería ser otro. Cualquiera de nosotros. —Porque no confiáis en mí. —No te hagas la víctima —le replicó Boyle con frialdad—. No hay nadie en esta mesa que no te confiaría su vida, y la vida de sus seres queridos. —Aquí se te aprecia. —Ceñuda, Meara se inclinó hacia Fin—. Y por eso no queremos que lo hagas tú. Y ya es tarde para no hacerse la víctima, porque ya lo has hecho. —Mis disculpas, pero es un hecho que lo que vosotros veis como riesgo también es una ventaja, porque yo podría meterme en sus sueños y volver a salir mucho más rápido que cualquiera de


vosotros. —Está descartado. —Connor siguió comiendo despacio—. Y tu insistencia solo va a conseguir estropear una comida estupenda. En cualquier caso, tengo una idea al respecto, por si a alguien le interesa. —Tiene ideas. —Sonriendo ya, Meara le dio un codazo—. Doy fe de ello. —Se me ocurre que podíamos usar a Kathel. Podría venir conmigo, o con Meara o Iona durante los paseos o las excursiones guiadas. Puede que Kathel consiga averiguar lo que se cuece en la mente del lobo y, en ese caso, Branna podría enterarse por Kathel. —No es ninguna tontería —consideró Branna. —Gracias por la propuesta. Connor se sirvió otra costilla. —Puedo darle permiso para que vaya, y vemos qué tal. He estado pensando en la visión que yo tuve y en el significado de las palabras que dije sin querer cuando terminábamos de preparar la poción. Tres y tres y tres. —Bueno, los tres de aquí, los tres primeros —dijo Connor— y el trío formado por Fin, Boyle y Meara. Está claro. —Creo que significa algo más. No sé cómo explicarlo, pero lo intuyo. Y, aunque fuera ese el significado, tendríamos que traer a los tres de Sorcha con nosotros, a esta época, a ese lugar. Ha de hacerse en nuestra época, eso me quedó claro. No en la de ellos, sino la nuestra, así que tenemos que retener a Cabhan como sea. —Campanilla, libro, vela. —Iona movió los guisantes por el plato—. Herramientas básicas. Y la necesidad de que nuestros guías estén ahí. —Habrá sangre y muerte. —Meara cogió el vino, se rellenó la copa y luego la de Iona—. Eso lo hemos sabido siempre. Brujo, demonio o mortal, habrá sangre y muerte igual. —Vosotros también contáis. —Branna miró a Meara y a Boyle—. Hermana y hermano, por la elección que habéis hecho por amor y por lealtad, por el bien y por la luz. Siempre hemos sabido de vuestra valía, pero ahora está claro que los hados también lo saben. Un pensamiento se le pasó por la cabeza. Branna lo retuvo mientras Connor se inclinaba a besar a Meara y hacerla reír. Lo dejó ahí, dando vueltas como una cinta mientras su círculo terminaba de comer.

Durante los días siguientes, Branna estudio y siguió dando vueltas a aquel pensamiento. Veía cómo podía hacerse, pero quería tener la certeza de que debía hacerse. Y, al final, fuera cual fuese su elección, tendría que ser una decisión de todos. Salió de la cama y, llevada por un impulso, cogió el violín. Dejó a Fin durmiendo y bajó al taller donde tenía su bola de cristal en un atril. Después de llevarla a la mesa, encendió el fuego y tres velas. Luego se sentó y tocó suavemente mientras veía dormir a Cabhan en su suntuosa cama de oro en una cámara oscura de su cueva. El fuego de la cueva ardía escaso y rojo, y se preguntó qué imágenes vería él en aquellas llamas. ¿De sangre y muerte, como se había predicho? ¿O veía solo sus propios deseos? Podía haberle enviado su música, perturbado su sueño, de la misma manera que en él a menudo perturbaba el de ella, pero no quería dejar un rastro que él pudiera seguir hasta lo que ella amaba.


Así que tocó para su propio consuelo y deleite mientras seguía vigilando. Notó su presencia antes de que hablara y, al volverse, vio que Fin se sentaba a su lado. —No duermes lo suficiente, ni descansas bastante cuando lo haces. —Haré ambas cosas cuando todo esto termine. Mira qué bien duerme él. Mejor duerme el deudor que su acreedor, dice el refrán. O algo por el estilo. —Pero sueña, lo sé. —Vale ya, Finbar. En eso, somos cinco contra uno; ten en cuenta la opinión de la mayoría. Sé que te pueden las ganas. Yo había pensado… Bueno, iba a darle la noche enviándole mi música a sus sueños. Pero ¿para qué? Lo que hagamos, lo que le enviemos, podría repercutir en nosotros. Y ya sabemos lo que haremos cuando llegue el mes de marzo. —¿Qué es lo que haremos? Hay algo aquí dentro —dijo dándole un toquecito en la sien—. Algo que no nos estás contando a los demás. ¿Alguien no está teniendo en cuenta a la mayoría, Branna? —No es eso en absoluto. Aún no lo tengo resuelto completamente. Te prometo que te lo diré, que os lo contaré a todos. —Entonces vuelve a la cama. Esta noche no te va a dar ningún nombre, ni te va a hacer daño. Está dormido, como deberías estar tú. —De acuerdo. —Guardó con cuidado el violín y cogió a Fin de la mano—. Kathel vuelve a salir mañana. Ha salido ya con Connor, con Meara, con Iona, con Boyle y contigo. Todos habéis visto al lobo. Yo, a través de Kathel. Pero lo único que él o yo vemos en su mente es rabia y… cautela — añadió mientras cruzaban la cocina en dirección a las escaleras—. Eso es muy distinto a un pensamiento activo, esa cautela, esa rabia. Pero sabe su nombre, como todas las criaturas. —Mañana acompañaré yo a Connor, con los halcones y con Kathel. Puede que estando yo con tu perro, y sumando el poder de Connor, encontremos lo que necesitamos. —Deberíamos probar tú y yo —comprendió de pronto—. A mí me confunde con Sorcha de vez en cuando, y aún la desea, de la misma manera que te desea a ti. Nosotros dos, con Kathel. Ambos podemos conectar con el perro. ¿Cómo no se me ha ocurrido antes? —Ya has pensado bastante. Nos encargaremos de eso mañana. —La llevó a la cama y la envolvió con su cuerpo—. Ahora, a dormir. Antes de que ella pudiera entender lo que iba a hacer e impedírselo, él la besó en la frente y la sumió en un profundo sueño. Estuvo tumbado un rato a su lado en medio de un torrente de luz de luna, luego también él empezó a quedarse dormido. Y dormido empezó a soñar. Los cascos de Baru resonaban en la tierra dura del camino, aún helada. No conocía aquella tierra, se dijo Fin, pero le resultaba familiar. Irlanda. Olía a Irlanda, aunque no a su hogar. No a su propio sitio en ella. La noche oscura, con algunas estrellas dispersas y la luz indecisa de una luna que tan pronto asomaba como se ocultaba entre las nubes lo envolvían. Fue la luna la que le reveló una bruma rojiza, como de sangre. Como de muerte. El aire le olió a humo y, a lo lejos, creyó ver el destello intermitente de un fuego. Una fogata. Llevaba una capa. La oía aletear al viento mientras galopaban, a toda velocidad, por la tierra clamorosa. La urgencia lo consumía; aunque no sabía adónde iba, sabía que debía cabalgar. «Habrá sangre y muerte». Las palabras resonaban en su cabeza, así que instó al caballo a acelerar.


Lanzó a Baru al vuelo, bajo una luna envuelta de rojiza bruma. El viento le alborotaba el pelo, le azotaba la capa de tal manera que el sonido penetraba en sus oídos. Aun así, percibía el intenso retumbo de los cascos de un caballo bajo sus pies. Miró abajo, vio a un jinete, de pelo claro al viento, cubriendo el terreno a toda velocidad y muy por delante de los que lo seguían. Y vio que la niebla se enroscaba, se elevaba y envolvía a ese jinete, aislándolo del resto. Sin dudarlo, Fin lanzó a su caballo en picado hacia la nube sucia de niebla. A punto estuvo de ahogarlo, de lo densa que era, pues impedía el paso del viento, del aire. La luz de las escasas estrellas y de la oscilante luna sangrienta se apagó como una vela bajo la presión de unos dedos. Oyó el grito, el relincho de un caballo, sintió el miedo, el pánico, el dolor del equino. Levantando la mano, Fin capturó la espada que había atraído hacia sí y le prendió fuego. Se lanzó al ataque, golpeando, cortando la niebla, rasgando su frío cortante, abriendo a estocadas un camino con su fuego y su poder. Vio al jinete. Por un instante lo vio, el pelo claro, la capa oscura, el levísimo destello de un broche de cobre de la espada que blandió ante el ataque de un lobo. Luego la niebla volvió a cerrarse. Avanzando a ciegas, Fin la atacó con la espada, gritó con la esperanza de apartar al lobo de aquel hombre y atraerlo hacia sí. Recurrió al viento, generó un vendaval para romper y rasgar la gruesa y asquerosa nube de niebla que lo retenía. A través de los jirones vio al caballo tropezar, al lobo prepararse de nuevo para saltar y bloqueó el ataque con su poder al tiempo que entraba en batalla. El lobo se volvió, la piedra roja, los ojos rojos refulgían como un fuego intenso. Se lanzó al cuello de Fin, tan rápido, tan veloz, que este apenas tuvo tiempo para hacer girar a Baru. Las garras le arañaron el brazo izquierdo, del hombro a la muñeca, su fuerza era tal que a punto estuvo de derribarlo, y el dolor, una ola gigante que ardía como las llamas del infierno. Fin desplegó el brazo de la espada, atacó con acero y fuego, le abrasó el costado al lobo y notó que aquel dolor punzante le escocía como hielo por toda la marca del hombro. Volvió a girar, acometiendo, lanzando estocadas al tiempo que la niebla volvía a cerrarse para cegarlo. Luchando por liberarse, descubrió que la maniobra le había costado la distancia. Otro ataque, otro estallido de poder, pero el lobo ya estaba en el aire, y aunque el guerrero herido desplegaba su espada, el lobo pasó como un rayo por encima del destello de la espada y clavó sus enormes dientes en la garganta del guerrero. Con un alarido de rabia, Fin espoleó a Baru para que atravesara las movedizas cortinas de niebla. Tanto el caballo como el jinete cayeron y, con un aullido triunfante, el lobo y la niebla se desvanecieron. A pesar de que Baru seguía cabalgando, Fin saltó y cayó de rodillas junto al hombre de pelo claro y vidriosos ojos azules. —Aguanta —le dijo Fin, y puso la mano en la dentada herida abierta—. Mírame. Mírame. Puedo ayudarte. Aguanta. Pero sabía que sus palabras eran inútiles. Él no tenía poder para revivir a los muertos, y un muerto yacía bajo sus manos. Lo notó, el último latido, el último aliento. —Has sangrado por él. En medio de una tempestad de rabia, dolor y pesar, forjada en su interior, alzó la cabeza y vio a la


mujer. Branna, fue su primer pensamiento, pero casi tan pronto como se formó ese pensamiento supo que estaba equivocado. —Sorcha. —Soy Sorcha. Soy la Bruja Oscura de Mayo. Es mi marido, el que yace muerto en el suelo. Daithi, el bravo y brillante. Su vestido, gris como la niebla, ondeó sobre el suelo mientras se acercaba, y sus ojos oscuros sostuvieron los de Fin. —Lo he visto morir, noche tras noche, año tras año, siglo tras siglo. Este es mi castigo por traicionar mi don, mi juramento. Pero esta noche tú has sangrado por él. —He llegado demasiado tarde. No he podido impedirlo. Salvarlo a él lo habría salvado todo, pero he llegado demasiado tarde. —No podemos cambiar lo que ha sido y, aun así, tu sangre, la de mi amor, la de Cabhan yace en este suelo esta noche. No para cambiar lo que ha sido, sino para demostrar lo que puede ser. También ella se arrodilló y posó sus labios en los de Daithi. —Murió por mí, por sus hijos. Murió valiente y auténtico, como siempre fue. Fui yo la que le falló. Fui yo la que, de rabia, te hice daño a ti, te maldije, a un inocente, y a tantos otros que vinieron antes que tú. —De dolor —la corrigió Fin—. De dolor y tormento. —¿De dolor y tormento? —Sus ojos oscuros lo miraron brillantes—. Eso no equilibra la balanza. Te maldije, y a todos los que se interpusieron entre tú y Cabhan, y como está escrito, lo que lancé al mundo ha vuelto a mí triplicado. Cargué con ese peso a mis hijos, y a todos los que nacieron de ellos. —Tú los salvaste. Diste tu vida por ellos. Tu vida y tu poder. Sorcha sonrió y, aunque en su sonrisa vivía el dolor, Fin vio a Branna en sus ojos. —Me he aferrado a ese sufrimiento como si fuera un amante o un hijo querido. Creo que me ha alimentado todo este tiempo. No quería creer ni siquiera lo que se me permitía ver. De ti o en ti. Aun sabiendo que por tus venas no solo corría sangre de Cabhan, no fui capaz de aceptar la verdad. —¿Qué verdad? Ella miró a Daithi. —Tú también eres suyo. Más suyo que de Cabhan, ahora lo sé. Con una mano roja de sangre de Daithi y de la suya propia, Fin la agarró por el brazo. El poder se agitó al contacto. —¿Qué estás diciendo? —Cabhan se recuperó, lo que hay en él lo ayudó a salir de las cenizas en que yo lo había convertido. Y, recuperado, buscó venganza. No pudo llegar hasta mis hijos, no estaban a su alcance, pero Daithi tenía hermanas, una de ellas muy hermosa, muy joven, muy dulce. La eligió y la tomó y, en contra de su voluntad, plantó en ella su semilla. Ella respiró su último aliento cuando el bebé respiró el primero. Tú eres ese bebé. Eres de ella. Eres de Daithi. Eres suyo, así que, Finbar de los Burke, eres mío. He sido injusta contigo. Con delicadeza, le quitó el broche a Daithi, uno que le había hecho para protegerlo y que llevaba la imagen de un caballo, un sabueso y un halcón que representaban a sus tres hijos. —Esto es tuyo, como tú eres suyo. Perdóname. —Ella tiene tu rostro y la oigo en cada palabra que dices. —Miró el broche—. Sigo llevando la sangre de Cabhan.


Meneando la cabeza, Sorcha cerró la mano de Fin sobre el cobre. —La luz cubre la oscuridad. Te juro por todo lo que he sido jamás que si pudiera romper la maldición con que te castigué lo haría. Pero no soy yo quien debe hacerlo. Sorcha se levantó, sin soltar la mano de Fin, para que los dos se alzaran sobre el cuerpo de Daithi. —Sangre y muerte ha habido, y habrá más. Yo no puedo cambiarlo. Yo he depositado mi fe, como deposité mi poder, en mis hijos, en los tres que vinieron de ellos, en los dos que estarán a su lado, y en ti, Finbar de Daithi, que portas la luz y la oscuridad. El tiempo de Cabhan debe acabar, lo que te ha unido a él habrá de terminar. —¿Sabes cómo se llama? —Tampoco eso me compete a mí. Acaba con él, pero no por venganza, porque esta solo conduce a más sangre, más muerte, como yo he aprendido bien. Acaba con él por la luz, por el amor y por todos los que vengan de ti. Ella le dio un beso en la mejilla y luego se apartó. —Recuerda que el amor es más poderoso que la magia. Vuelve con ella. Despertó tembloroso, desorientado, y vio que Branna le llamaba desesperada. Ella estaba acuclillada a su lado a la leve luz del amanecer, presionando con sus manos el brazo herido de él. Lloraba mientras hablaba, mientras le insuflaba calor en la herida. Fin la miraba fijamente, perplejo. Branna nunca lloraba. —Vuelve, vuelve. No puedo sanar esta herida. No puedo parar la hemorragia. Vuelve. —Estoy aquí. Ella soltó un suspiro sollozante, miró la herida y luego su rostro; las lágrimas le caían por las mejillas. —Quédate a mi lado. No podía llegar hasta ti. No puedo detener la hemorragia. No puedo… Ay, gracias a Dios, gracias a todos los dioses. Está sanando. Quédate, quédate. Mírame, Fin, mírame. Mira en mi interior. —No he podido sanarlo. Ha muerto cuando le imponía las manos. Es su sangre la que llevo en ellas. Su sangre la que llevo encima, dentro de mí. —Calla, calla. Déjame que te sane. Esta herida es profunda y virulenta. Has perdido sangre. Demasiada ya. —Estás llorando. —No es verdad. —Pero sus lágrimas cayeron en la herida y la cerraron más limpiamente que sus manos—. Calla, calla y déjame terminar. Ahora está sanando bien. Vas a necesitar una poción, pero está sanando. —No voy a necesitar ninguna poción. —Se sentía más estable, más fuerte, y completamente despejado—. Ahora estoy bien. Eres tú la que tiembla. —Se movió para incorporarse y le pasó los dedos por las mejillas húmedas—. Puede que seas tú quien necesite una poción. —¿Te duele ahora? Prueba a moverlo. Mueve el brazo, dóblalo para que veamos si está como debería estar. Fin hizo lo que le pidió. —Está perfecto y, no, ya no me duele. —Pero al bajar la vista vio las sábanas cubiertas de sangre —. ¿Todo eso es mío? Aunque aún temblaba, Branna se levantó y, con un pensamiento, cambió las sábanas por unas


limpias. Pero fue al baño a lavarse las manos, necesitaba tiempo y espacio para calmar los nervios. Volvió y se puso una bata. —Toma. —Fin le ofreció uno de los dos vasos de whisky—. Creo que tú lo necesitas más que yo. Ella meneó la cabeza al tiempo que se sentaba despacio en el borde de la cama. —¿Qué ha ocurrido? —Cuéntame tú primero. Branna cerró los ojos un instante. —De acuerdo. Has empezado a agitarte en sueños. Con violencia. He intentado despertarte, pero no podía. He buscado un modo de meterme en tu sueño, para sacarte de él, pero tampoco podía. Era como un muro que no podía salvar por mucho que lo intentara. Luego te han aparecido los cortes en el brazo y ha empezado a salir sangre de ellos. Tuvo que hacer una breve pausa, y se cubrió la cara con las manos para recobrar la calma. —Sabía que estabas en un sitio al que yo no podía llegar. He intentado traerte de vuelta. He intentado sanarte las heridas, pero nada de lo que hacía detenía la hemorragia. Pensaba que ibas a morir mientras dormías, atrapado en algún sueño al que te había atraído él y al que me impedía acceder. Ibas a morir porque yo no podía llegar a ti. Me había arrebatado tu persona cuando parecía que apenas acababa de recuperarte. Ibas a morir porque yo no era lo bastante fuerte para sanarte. —Pero acabas de hacerlo, y no he muerto, ¿no? —Se situó detrás de ella y le dio un beso en el hombro—. Has llorado por mí. —Lágrimas de pánico y de frustración. Cuando él volvió a besarle el hombro, ella se giró y, abrazada a él, empezó a mecerse. —¿Adónde has ido? ¿Adónde te ha llevado? —Él no me ha llevado a ningún sitio, de eso estoy seguro. He vuelto a la noche en que Cabhan mató a Daithi. He visto a Sorcha. He hablado con ella. Branna retrocedió bruscamente. —¿Has hablado con Sorcha? —Como estoy hablando contigo. Te pareces mucho a ella. —Le colocó el pelo por detrás de la espalda—. Te pareces muchísimo a ella; aunque sus ojos son oscuros, son muy parecidos a los tuyos. Es por la fuerza que contienen. Y el poder. —¿Qué te ha dicho? —Te lo voy a contar, pero creo que es preferible que os lo cuente a todos. Y lo cierto es que no me vendría mal un poco de tiempo para meditarlo a solas. —Entonces, voy a pedirles que vengan. Branna se vistió sin hacer más preguntas. Lo cierto era que también ella necesitaba estar un rato a solas, tranquilizarse, ponerse la coraza. Desde el día en que le había visto la marca por primera vez, no había sentido el miedo, el dolor que había experimentado aquella madrugada. Se preguntaba si tanta implicación sentimental había anulado su poder para sanarlo, para sacarlo del sueño. Desconocía la respuesta. Cuando bajó, vio que él había puesto la tetera en el fuego, y que ya tenía un café esperándola. —No hace falta que prepares el desayuno para todos —dijo él—. Ya nos apañamos nosotros. —Así estoy ocupada. Si quieres hacer algo útil, lava y trocea unas patatas. Eres lo bastante hábil para hacerlo. Trabajaron en silencio hasta que los otros fueron llegando.


—Parece que nos espera un desayuno completo —comentó Connor—, aunque temprano de narices. Has tenido una aventura, ¿no? —le dijo a Fin. —Podría decirse que sí. —Pero estás bien. Iona le tocó el brazo como para comprobarlo por sí misma. —Sí, y además soy lo bastante listo como para colgarle el muerto a Boyle, que tiene mejor mano que yo. —Casi todos la tenemos. Boyle se remangó y se unió a Branna. En una atmósfera de expectación, pusieron la mesa, hicieron el té y el café y cortaron el pan en rebanadas. Una vez sentados a la mesa, todos los ojos se volvieron hacia Fin. —Es un relato extraño, aunque una parte la conocemos de los libros. Me encontraba a lomos de Baru cabalgando a pleno galope por un camino de tierra aún helado del invierno. Les fue contando poco a poco todo lo ocurrido, haciendo todo lo posible por no omitir ningún detalle. —Un momento. —Boyle levantó la mano—. ¿Cómo puedes estar tan seguro de que Cabhan no te he enredado en esto? El lobo te ha atacado, se ha tirado a tu cuello y Branna no ha podido llegar hasta ti para ayudarte, ni traerte de vuelta. Parece obra de Cabhan. —Lo he pillado por sorpresa, eso lo puedo jurar. El lobo ha venido a mí solo porque yo estaba allí y podía interferir en el asesinato. Si Cabhan hubiera querido hacerme daño, ¿por qué no esperar al acecho y atacarme a mí? No, su objetivo era Daithi, y mi intervención ha sido algo inesperado. »No he podido salvarlo y, pensándolo bien, creo que no estaba escrito que yo lo salvara. —Era un sacrificio —dijo Iona en voz baja—. Su muerte, como la de Sorcha, trajo al mundo a los tres. —Tenía los ojos como los tuyos, de un azul intenso. He visto, cuando he podido ver, la valentía y fiereza con que luchaba, pero pese a eso, pese a lo que yo podía ofrecer para ayudar, nada ha cambiado lo que estaba hecho ya. Cabhan tenía mucho poder, más del que tiene ahora. Sorcha mermó ese poder, pero él se recuperó. Creo que parte de la voracidad que lo mueve ahora responde a su empeño en recuperarlo todo. Y, para eso, debe arrebatárselo a los tres. —Jamás lo logrará —dijo Branna—. Cuéntales el resto. Yo solo conozco una parte. —Daithi ha caído. He pensado que quizá podría sanarle la herida, pero era demasiado tarde para eso. Ha exhalado su último aliento casi en cuanto le he puesto las manos encima. Y luego ha venido ella. Sorcha. —¿Sorcha? —Meara dejó el café que había empezado a beber—. ¿Ha estado allí contigo? —Hemos hablado. Me ha parecido que hemos estado mucho rato allí, en el camino ensangrentado, pero creo que no ha sido tanto. Repasó la conversación, palabra por palabra, su dolor, su remordimiento, su fortaleza. Y después, las palabras que lo habían cambiado tanto por dentro. —¿Daithi? ¿Tú vienes de él, tu sangre es mezcla de la suya y la de Cabhan? —Alterada, Branna se levantó despacio—. ¿Cómo es posible que no me haya dado cuenta? ¿Cómo es posible que ninguno de nosotros se haya dado cuenta? Es a él a quien llevas, la parte de Daithi que hay en ti es lo que repele a Cabhan cada vez que te enfrentas a él. Pero no lo había visto. O no quería verlo. Porque veía


la marca. —¿Cómo ibais a ver lo que ni yo mismo veo en mí? Yo veía la marca y dejaba que me pesara tanto como a vosotros. Más, creo yo. Ella lo sabía, según me ha dicho, lo sabía pero no quería creerlo o no se fiaba. Así que creo que ha sido ella la que me ha llevado allí, para ver qué hacía. La última prueba para decidir qué ardía con más fuerza en mí. Se llevó la mano al bolsillo. —Al final, me ha dado esto. —Abrió la mano y les enseñó el broche—. Lo que le hizo a él me lo ha dado a mí. —El broche de Daithi. Algunos lo han buscado. —Branna volvió a sentarse—. Lo creíamos perdido. —Los tres guías en uno. —Cuando Connor le tendió la mano, Fin le dio el broche—. Porque tú eres el único de nosotros que puede hablar con los tres. Siempre ha sido tuyo. Te estaba esperando, esperando a que ella te lo diera. —Ella ve a Daithi morir todas las noches, me lo ha dicho. Su castigo por la maldición. Creo que los dioses son muy duros por condenar así a una mujer que sufre. Sangre y muerte, me ha dicho, como tú, Branna. Habrá sangre y muerte, por eso nos ofrece, a todos nosotros y a sus hijos, su fe. Debemos acabar con él, pero no por venganza, y debo confesar que la venganza cabalgaba con fuerza en mi interior antes de esto. Debemos acabar con él por la luz, por el amor, y por todo lo que eso nos deparará. Me ha dicho que el amor tiene mucho más poder que la magia, después me ha enviado de vuelta. Me ha dicho: «Vuelve con ella», y me he despertado y te he encontrado llorando encima de mí. Sin decir nada, Branna le tendió una mano a Connor, y estudió el broche. —Ella hizo esto por amor, como hizo lo que llevan los tres. Hay mucha magia aquí dentro. E igual que nosotros, ahora que te lo ha dado, ya nunca debes desprenderte de él. —Le podemos hacer una cadena como las nuestras —propuso Iona. —Sí, eso haremos. Es una idea estupenda. Ahora entiendo por qué necesitaba tanta sangre tuya para hacer el veneno. No había suficiente parte de Cabhan en ella. Medio riendo, Fin decidió comerse los huevos que se le habían quedado fríos en el plato. —Siempre tan práctica. —Eres uno de los nuestros —observó Iona—. A ver, eres primo nuestro. Muy, muy, muy lejano, pero primo. —Bienvenido a la familia, pues. —Connor levantó su jarra de té y brindó—. Así que, en algún momento, quedará escrito que los primos O’Dwyer, y sus amigos y amantes, enviaron a Cabhan el Negro al infierno. —Brindo por todo eso. Igual que Fin había hecho, Boyle le apretó la mano a Iona. —Propongo que brindemos todos esta noche en el pub y que el nuevo primo pague la primera ronda. —Por mí, perfecto, pero la segunda la pagas tú. Fin levantó su vaso y luego se bebió el café que ya se le había quedado frío como los huevos. Aun así, sintió calor en su interior.


19

Fin sentía el peso del broche que llevaba colgado de una cadena. Pero, cuando se miraba en el espejo, veía al mismo hombre. Era lo que siempre había sido. Y, aunque el broche le colgaba cerca del corazón, la marca no había desaparecido de su hombro. El saber que su sangre albergaba tanto luz como oscuridad no cambiaba nada, no lo cambiaba a él. Unas semanas no podían cambiar lo que él era. Llevaba su negocio, trabajaba en los establos, en la escuela, pasaba tiempo en su propio taller intentando perfeccionar los hechizos que podían resultar útiles a su círculo. Paseaba o montaba a caballo con Branna, junto con los perros, confiando en tentar a Cabhan para que saliera, confiando en poder sonsacarle el último dato. Sin embargo, febrero se esfumó, floreció marzo y el nombre del demonio seguía esquivándolos. —Quizá la única solución que nos quede sea volver a la cueva. Fin lo dijo con desenfado mientras Connor y él observaban a un par de halcones jóvenes dar vueltas en círculo sobre un campo. —Aún queda tiempo. —El tiempo pasa y él espera, igual que esperamos nosotros. —Y tú estás cansado de esperar, eso está clarísimo. Pero volver no es la solución. Además, no sabes si conseguirías el nombre en caso de hacerlo. Connor se sacó del bolsillo la piedra blanca, la que Eamon, de los tres primeros, le había dado. —Todos esperamos, Fin. Tres y tres y tres, porque yo ya no encuentro a Eamon en mis sueños. No lo encuentro, pero sé que sigue ahí. Esperando como nosotros. A veces Fin admiraba la serenidad de Connor; otras la maldecía. —Sin el nombre, ¿a qué esperamos? —A lo que venga, y eso siempre me ha costado menos a mí que a ti. Dime una cosa: cuando esto termine, cuando acabemos con él, y estoy convencido de que lo haremos, ¿qué harás tú? —Hay lugares en el mundo en los que no he estado. Connor se molestó, y era un tipo que no se enfadaba con facilidad. —Tu sitio está aquí, con Branna, con nosotros. —Mi hogar está aquí, eso no lo niego, pero Branna y yo no podemos tener la vida que querríamos, así que disfrutamos el uno del otro mientras podemos. Jamás tendremos la vida que tú tendrás con Meara, ni la que Boyle tendrá con Iona. No está escrito que sea así. —Bah, tonterías. Ella piensa más de lo que le conviene y tú te culpas de cosas que no dependen de ti. Puede que el pasado esté escrito, pero el futuro no, y dos personas tan inteligentes deberían ser capaces de averiguar cómo forjarse uno juntos. —Que lleve en mí la sangre de Daithi no significa que haya dejado de llevar la sangre de Cabhan, ni su marca. Si ganamos esta vez y lo destruimos a él, al demonio y a su madriguera, ¿quién te dice que no me ocurrirá lo mismo que él, dentro de un año, o dentro de diez? Sé lo oscura y dulce que puede ser esa atracción, y Branna sabe que lo llevo dentro. Nunca podríamos tener hijos que tuvieran que sobrellevar la misma carga.


—Si…, no puedo…, no… —Connor lo rechazó todo con un gesto de la mano—. Más tonterías. Los dos os empeñáis en ver solo lo malo. —La maldición de una bruja moribunda podría lamentarse ahora, pero su poder perdura. Tal vez en uno de esos lugares en los que no he estado se encuentre la clave para romperla. No pienso dejar de buscar. —Entonces, cuando todo esto acabe, te ayudaremos a buscar. Piensa en todo el tiempo libre de que dispondremos en cuanto despachemos a Cabhan. Fin sonrió, pero pensó que tenían vidas que vivir. —Primero vamos a centrarnos en despacharlo. Dime, ¿qué clase de casa tienes pensado construir para tu esposa y para ti? Algo tipo… Hizo girar deprisa el dedo y flotó en el aire la imagen de un resplandeciente palacio de cuento sobre un lago plateado. Connor rió e hizo girar el dedo también. —Para empezar, algo más de este estilo. Y convirtió el palacio en una casita con el techo de paja en medio de un campo verde. —Posiblemente esta se ajuste más a tu personalidad. ¿Y qué dice Meara? —Que no quiere pensar en eso hasta que Iona y Boyle estén casados y su casa terminada. De todas formas ella dejará su piso a primeros de mes y hemos decidido que, cuando Boyle e Iona se instalen en su nueva casa, quizá nosotros dejemos tranquila a Branna y nos mudemos al piso de encima de tu garaje. —Podríais, desde luego. Todo el tiempo que queráis, pero creo que no podréis resistir la tentación de haceros la vuestra. —Bueno, lo cierto es que tengo algunos esbozos. Creo… Se interrumpió al oír que le entraba un mensaje en el móvil. —Es Branna. No, no, no pasa nada —añadió al ver que Fin se levantaba como impulsado por un resorte—. Solo quiere que volvamos, hay algo de lo que quiere hablarnos, a los dos y a Iona. Mmm. —Connor le envió una respuesta rápida—. Solo brujos, por lo visto. Me pregunto de qué se tratará. —Algo ha estado rumiando —le explicó Fin—. A lo mejor ya ha terminado de darle vueltas. Connor y él llamaron a los halcones. Branna continuó trabajando mientras esperaba. En efecto, ya había terminado de darle vueltas y presentía que había llegado el momento de preguntarles a los otros si la idea les parecía interesante y si estaban dispuestos a llevarla a cabo. Había estudiado el modo de hacerlo, repasado el ritual necesario más veces de las que podía recordar, porque era mucho pedir, para todos. ¿Sería otra solución?, se preguntó. ¿Otro paso imprescindible para lo que confiaban en que fuera el final? No era un impulso, se dijo convencida mientras rellenaba los últimos frascos de aceites aromáticos para la tienda. Lo había meditado muchísimo, lo había analizado desde todos los ángulos posibles para asegurarse de que no era un impulso. No, era una decisión, una elección, y todos debían estar de acuerdo. Se lavó las manos, limpió la mesa y luego volvió a mirar por el cristal. La cueva estaba desierta, salvo por el resplandor rojo del fuego, de cuyo caldero ascendía un humo oscuro. Así que Cabhan campaba a sus anchas. Y, si curioseaba, no vería nada que le fuera de


ayuda o le proporcionara información. De eso ya se había encargado ella. Se levantó cuando vio entrar a Iona e hizo lo que hacía siempre: puso el agua de la tetera a calentar. —Has dicho que no nos preocupáramos, pero… —No hay de que preocuparse —le aseguró—. Solo se trata de un asunto del que debo hablar contigo, con Connor y con Fin. —Pero no con Boyle ni con Meara. —De momento, no. No es nada que vayamos a hacer sin ellos, te lo prometo, solo que debemos hablarlo nosotros primero. Bueno, ¿ya has solucionado lo de las flores de la boda? —Sí. —Iona colgó la cazadora y la bufanda y se esforzó por cambiar de tema como Branna quería—. Y tenías razón, la florista es maravillosa. Hemos dejado el tema zanjado y ya casi tengo decidido el menú del banquete, o eso quiero pensar. Menos mal que de la música os vais a encargar Meara y tú, si no, me volvería loca. —Encantadas de ayudar. Además, Meara está tomando notas de las cosas que tú estás haciendo y que a ella le gustaría hacer de otro modo para su boda. Aunque asegura que ni siquiera se lo ha planteado aún, piensa bastante en ello. Branna preparó el té. —Aquí vienen Fin y Connor. Pongámonos en la mesa pequeña para estar todos instalados en el mismo sitio. —Esto es serio, ¿verdad? —Eso que lo decida cada cual. ¿Podrías coger las tazas? Llevó a la mesa la tetera, el azúcar, la crema y las galletas que su hermano, sobre todo, estaría esperando. Connor enarcó las cejas nada más entrar. —Una merienda, ¿no? —Merienda, no, pero hay té. Si no os importa sentaros, estoy más que lista para contaros lo que tengo en mente. —Y lo tienes en mente desde hace tiempo —dijo Fin mientras se sentaba a la mesa. —Quería estar convencida de mis ideas y sentimientos antes de preguntaros a vosotros. —Pero no a todo el círculo —señaló Connor. —Aún no, ya veréis por qué debemos hablarlo nosotros primero. —Vale. —Iona inspiró hondo—. La intriga me mata. Suéltalo ya. —He estado pensando en lo que me sucedió el día en que Fin y yo preparamos el veneno para el demonio. En lo que dije, en las palabras que pronuncié en el instante en que todo el esfuerzo que habíamos hecho dio sus frutos. Tenemos el modo de destruir a Cabhan y a lo que habita en él, o lo tendremos cuando sepamos su nombre, y el modo de destruir la piedra y cerrar el portal. —Eso me encanta —comentó Iona—. Toda esa luz y ese calor. —Hará falta todo para acabar con la oscuridad. Pero ese día vino a mí algo más que venenos, que armas. Todo se resume en riesgo, en obligación, y la sangre y la muerte podrían ser nuestras, de cualquiera de nosotros. Cuando volví a ser yo plenamente, algo seguía resonando en mí. Tres y tres y tres. —Eso es lo que somos —coincidió Connor—. Si has encontrado un modo de volver a conectarnos con los tres de Sorcha, quiero saberlo, porque tengo el presentimiento, y creo que hablo


en nombre de todos, de que deberían ser parte de esto. Deberían estar allí. —Estoy convencida de que estarán, porque en la noche de Samhain vinieron sus sombras. Otra cosa muy distinta es tenerlos en carne y hueso. Tres y tres y tres —repitió Branna—. Están los tres de Sorcha y estamos nosotros tres. Pero el tercer trío está formado por Fin, unido a los nuestros y unido a Cabhan, Boyle y Meara. Ellos dos solos están armados de valor y espada o puño. Carecen de magia. No hay verdadero equilibrio. —Has dicho que no los íbamos a excluir —protestó Iona. —Y yo le he dado mi palabra a Meara de que jamás los dejaría al margen, ni a ella ni a Boyle, por mucho que quisiera protegerlos. —Connor ignoró las galletas, miró ceñudo a su hermana—. Si estás pensando en apelar a otros de nuestra sangre, a nuestro padre o… —No. Somos un círculo y eso no lo cambia nada. Vamos tres y tres y tres, como debe ser. Pero ese equilibrio se puede lograr, si estamos dispuestos. Y, claro, si lo están Meara y Boyle. —Les darías poder. —Fin, que empezaba a entender, se recostó en el asiento—. Les darías lo que nosotros tenemos, como Sorcha se lo dio a sus hijos. —Eso es. No tanto como ella, eso jamás. Nosotros necesitamos lo que somos y yo nunca cargaría con tanto a dos seres queridos, pero sí un poco, de todos nosotros. Se puede hacer. He estudiado cómo lo hizo Sorcha, he trabajado en la forma de pasarles, con la mayor delicadeza posible, parte de lo que somos. Puede ser arriesgado si me equivoco en algo, por eso debemos decidir entre todos. —Pero los hijos de Sorcha tenían poder, congénito, heredado de ella —señaló Iona—. Yo soy más nueva en esto que todos vosotros, pero nunca he oído hablar de transferencia de magia a, bueno, a personas laicas, por llamarlas de algún modo. —Están conectados. No solo con nosotros, sino también por su linaje. Con o sin poder, esa conexión es real, y gracias a ella esto podría funcionar, si es que tiene que funcionar. —Tendrían más protección —consideró Connor. —La tendrían, aunque, con todo lo que les quiero, lo único que me propongo es equilibrar. Cumplir la profecía que vino a mí. Pero debe ser nuestro propósito. El nuestro y el de ellos. Y no podemos saber, al menos no con certeza, qué poderes les corresponderán a ellos. —Pero, cuando los tengan, ellos y yo —dijo Fin— seremos de verdad los otros tres. Branna respiró hondo al ver que Fin había llegado a la misma conclusión a la que había llegado ella. —Sí, los otros tres. Eso creo yo. Ahora cada uno de vosotros debe pensarlo bien y decidir si estáis dispuestos a darles algo que será tanto un obsequio como una carga. Os puedo mostrar cómo se haría, cómo creo yo que podría hacerse, sin que perdamos ninguno de nuestros poderes ni darles más de lo que puedan soportar. Si alguno de nosotros no está seguro, o no está dispuesto, lo dejamos correr. Si nosotros queremos pero ellos no, también nos olvidamos del tema. Un obsequio así debe darse libremente y de todo corazón, y aceptarse del mismo modo. —¿Yo debería dar algo? Si todo el mundo está dispuesto, ¿debería yo dar algo teniendo en cuenta que lo que tengo está contaminado? —No me gusta oírte decir eso —repuso Iona. —Este paso es demasiado importante para que no hablemos con franqueza, deirfiúr bheag. —Si soy franca, también yo me lo he preguntado mientras le daba vueltas a esto en la cabeza. — Después de echar un vistazo a la mesa, Branna miró directamente a Fin—. Incluso antes de saber que estás unido a Daithi, había llegado a la conclusión de que sí, de que también tú debes darles parte de tu


poder. Lo creo de todo corazón también. Son tan tuyos como nuestros —le dijo Branna—. Y tú eres parte de los tres. Lo que llevas dentro no es puro, pero, a mi juicio, precisamente por eso su luz es mucho más intensa. —Yo estoy conforme si ellos también lo están. Deben estar seguros de querer aceptar lo que venga de mí. —Necesitáis tiempo para pensároslo bien —dijo Branna, y Connor soltó una carcajada y cogió una galleta. —¿No te dije que mi hermana piensa mucho? ¿No has pensado ya tú por todos? —le preguntó a Branna—. ¿No has meditado hasta el último paso, las formas y los medios, los pros y los contras y Dios sabe qué más? Si lo aceptan, es suyo. Miró a Iona. —Por supuesto. No sé cómo se lo tomará Boyle. Él acepta todo esto, lo sabemos. Y luchará y aguantará a nuestro lado. Pero, en el fondo… —Es un hombre con los pies bien puestos en el suelo —dijo Fin—. Eso es así. Lo único que podemos hacer es preguntar, como ha hecho Branna, y dejar que el resto lo decidan ellos. —Bueno, veo que he perdido el tiempo haciendo un montón de anotaciones para vosotros tres. Connor sonrió a su hermana. —Piensas demasiado —dijo, y se comió la galleta. —¿Cuándo se lo preguntamos? —quiso saber Iona. —Cuanto antes, mejor —decidió Fin—. ¿Esta noche va bien? —Entonces voy a cocinar para seis —resolvió Branna. —Por cierto, tengo el pollo grande que me pusiste en la lista —le dijo Fin—. Y los ingredientes para preparar el puré de patatas y col. —¡Bien hecho! Cenamos en casa de Fin, entonces. Iré para allá y empezaré a preparar la cena. Pero creo que es preferible y justo que les contemos en lo que estamos pensando antes de la cena. Van a necesitar tiempo para… digerirlo todo, por así decirlo. —Supongamos que les parece bien. ¿Cuándo lo intentaríamos? —preguntó Iona. Branna cogió por fin su taza de té y le contestó: —Cuanto antes, mejor, también. Tú sabes mejor que nadie que esto requiere un tiempo de aprendizaje.

Preparó el pollo con ajo, salvia y limón, mezcló el puré de patatas y col y peló las zanahorias para cocerlas en mantequilla mientras se asaba el pollo. Como la idea había sido suya, entre todos decidieron que debía ser ella quien se lo comentara a Boyle y Meara. Mientras trabajaba, se le ocurrieron varias formas de abordar el tema y al final concluyó que lo mejor era ser franca y directa. Eso la tranquilizó, hasta que entró Meara. —Aquí huele de maravilla. Y parece que ya lo has hecho todo. Yo que he venido pronto para echarte una mano… —No te preocupes. —Por lo menos, puedo poner la mesa. —No, deja eso ahora. —No quería ruido de platos y similares en la mesa mientras hablaban—. Basta con que me hagas compañía. Asaltemos la inmensa bodega de Fin.


—A eso me apunto. Te aseguro que me está desquiciando el ver a Cabhan merodeando por ahí cada vez que hago una excursión guiada. A Iona le debe de estar pasando otro tanto —añadió mientras sacaba una botella de blanco de la fresquera de la cocina de Fin—. Hoy la he visto muy nerviosa, al menos al final del día. Boyle y ella no tardarán en llegar. —Así que se os aparece a ti, a Iona, incluso a Connor de cuando en cuando, en cambio, cuando Fin y yo salimos a buscarlo, nos evita. Insistiremos —decidió Branna—. No podrá resistir mucho tiempo la tentación de acosarnos o provocarnos. —No le queda mucho, así es como lo veo yo. —Meara descorchó la botella—. Está bien que nos reunamos todos tan a menudo. Nunca se sabe cuándo se nos podría ocurrir otra idea. Ah, a mí se me ha ocurrido una, pensó Branna, pero se limitó a sonreír. —Posiblemente tengas razón, pero vamos a dejar eso de lado ahora. Dime, ¿qué tal le va a tu madre? —Está más feliz de lo que jamás pensé que pudiera estar. ¿Sabes que ha empezado a recibir clases de piano de una mujer de la iglesia? Tiene todo el tiempo del mundo, me ha dicho, y ahora puede invertirlo en esas clases, porque siempre quiso aprender a tocar. Como si no hubiera tenido tiempo de hacerlo antes de mudarse a casa de Maureen… Meara levantó las manos como para imponerse un alto. —No, no voy a criticarla. Está allí, no aquí, feliz, no infeliz y agobiada, y hasta Maureen me dice que da gusto tenerla en casa. —Solo buenas noticias por ese lado, entonces. —Bueno, para que me quede claro que ahora dispone de todo el tiempo del mundo, no deja de mandarme sugerencias para la boda. Fotos de vestidos de novia que me harían parecer una princesa gigante enfundada en una tarta nupcial y para los que necesitaría tanto tul y encaje que desabasteceríamos todo Mayo. Mira… —Se llevó la mano al bolsillo y sacó el móvil—. Échale un vistazo a su última propuesta. Cuando le mostró la imagen, Branna escrutó un vestido con una falda enorme hecha de capas de tul y decorada de encaje, perlas y cintas. —Yo diría que tienes suerte de poder elegir tu propio vestido de novia. —La tengo, y la desilusionará saber que estoy pensando en algo más de este estilo. Le mostró una imagen de un vestido recto, completamente liso, sencillo y sin florituras. —Es precioso, sencillamente precioso, y no podía ser más Meara Quinn. Con una pequeña diadema, porque tú no eres de flores en el pelo como Iona. Solamente ese toque de elegancia y de brillo. No se desilusionará cuando te vea. —Una diadema… Eso podría estar bien, y le daría el toque de princesa que busca. —Puedes buscar tres que estés dispuesta a ponerte y le mandas las fotos para que elija ella. Meara cogió su vino. —¡Qué astuta eres! —Ya ves. Mientras entraban Boyle e Iona, Branna confió en que para Meara «astuta» fuera un piropo. Esperó a que Meara repartiera vino y a que entraran Fin y Connor, luego les pidió a todos que se sentaran a la mesa porque tenían que hablar de una cosa. —¿Ha ocurrido algo hoy? —preguntó Meara. —Hoy no. Digamos que ocurrió hace un tiempo y llevo desde entonces dándole vueltas. —Directa


y al grano, se recordó Branna—. Ya os he contado todo lo que dije el día en que Fin y yo terminamos el segundo veneno —empezó. Y, cuando concluyó con «Puede hacerse y nosotros cuatro estamos dispuestos, pero tenéis que decidirlo vosotros», se hizo un largo silencio. Lo rompió Boyle. —¿Os estáis quedando con nosotros? —No. —Iona le acarició una mano—. Creemos que podemos hacerlo, pero es una decisión importante para Meara y para ti. —¿Estáis diciendo que nos podéis convertir en brujos si queremos? —No es exactamente eso. Yo pienso que todos llevamos dentro el germen del poder —siguió Branna—. En unos germina más que en otros. Los instintos, los sentimientos, la sensación de haber hecho algo antes, de haber estado en algún sitio antes. Lo que os daríamos alimentaría ese germen. —¿Como abono? Porque suena a que sería una carretada de estiércol. —Seríais los mismos —le explicó Connor—. Los mismos, pero con trazas de magia que podrían alimentarse y perfeccionarse. —Si lo que pretendéis es protegernos… —Ese sería un beneficio añadido —Fin interrumpió a Boyle con serenidad—, pero el propósito es lo que ha dicho Branna: el equilibrio, la interpretación de la profecía. —Necesito madurarlo. —Boyle se levantó y empezó a pasearse nervioso—. Queréis darnos algo que nos falta. —A mi modo de ver, no os falta nada. Nada —repitió Branna—. Y, a mi modo de ver, también, esto tenía que ser así. Estaba escrito, solo que no lo hemos visto o sabido hasta ahora. Igual me equivoco, pero, aunque tenga razón, si no lo veis claro, buscaremos otras opciones. —No veo claro que renunciéis a algo que tenéis para dárnoslo a nosotros —dijo Boyle—. Sorcha se quedó casi vacía por hacer lo mismo. —A mí también me preocupa eso —intervino Meara—. Renunciar a su poder fue en parte lo que le costó la vida. —Ella era una y repartió todo lo que tenía entre tres. Nosotros somos cuatro y solo vamos a daros una pequeña parte de lo que tenemos a vosotros dos —arguyó Connor, sonriente—. Son matemáticas. —Si aceptáis la primera propuesta, os quedará otra decisión —añadió Fin—. Podrían ser solo ellos tres los que os dieran parte de su poder. Tenéis que tener en cuenta que lo que yo pueda daros llevaría parte de Cabhan. —O todo o nada —le espetó Boyle—. No nos insultes. —Pienso igual. —Meara le dio un trago largo a su vino—. O todo o nada. —Tomaos el tiempo que queráis para pensarlo. —Branna se alzó—. Preguntad lo que se os ocurra e intentaremos responderos. Y sabed que, decidáis lo que decidáis, os queremos igual. Vamos a comer, si os parece, y dejamos este asunto de lado, salvo que tengáis alguna pregunta. —A comer —masculló Boyle sin dejar de pasearse mientras ponían la comida en la mesa. Iona se acercó y lo abrazó. Él suspiró hondo y miró a Meara por encima de la cabeza de Iona. Ella le respondió encogiéndose de hombros. —Si accedemos, ¿cómo se haría? —quiso saber Boyle.


—Pues más o menos como lo hizo Sorcha con sus hijos —contestó Branna—. En lo básico. Con ajustes, por supuesto, para adaptarlo a nuestras necesidades. —Si accedemos —dijo entonces Meara—, ¿cuándo se haría? —Esta noche. —Connor rechazó con un gesto la protesta de su hermana—. Los peros que están poniendo no son más que humo. Los dos han decidido ya acceder porque ven, igual que nosotros, que es otra salida. Así que lo haremos esta noche, un paso rápido y limpio, y tiempo para que se adapten a las novedades. —Se sirvió un montón de puré de patatas y col y le pasó la fuente a Meara—. ¿Me equivoco? —Eres un engreído, Connor, pero no te equivocas. Vamos a comer, Boyle, con apetito, además, porque esta será nuestra última comida como somos. —No va a cambiar quiénes sois, ni siquiera lo que sois. —Iona le masajeó el brazo a Boyle—. Es… piensa en ello como si adquirieras una nueva habilidad o un nuevo talento. —Como si fueran clases de piano —ofreció Meara, y Branna rió a carcajadas. Comieron, hablaron, aclararon dudas y hablaron más. Después se reunieron los seis en el taller de Fin. —Cabhan no debe ver lo que hacemos aquí —le dijo Branna a Fin. —No lo verá. Hace tiempo que tengo hechizadas puertas y ventanas para que no vea nada, aunque otra capa de invisibilidad no vendrá mal. Añádela tú. Tengo lo que vamos a necesitar. He leído tus notas —añadió—. Voy a preparar lo necesario y lo dejo en tus manos. —Pero presentirá algo, ¿no? —Iona miró hacia las ventanas—. El poder presiente el poder. —Quizá lo presienta, pero no lo sabrá. —Connor le cogió la mano a Meara—. Eres el amor de mi vida, y seguirás siéndolo. —Puede ser. Yo solo espero tener suficiente de lo que sea para darte un meneo cuando te lo merezcas. —Eso ya lo haces. La arqueó de espaldas para darle un beso de cine. —Qué bien lo llevas —comentó Boyle. —Yo estoy más nerviosa que un gato en una perrera —Meara se llevó la mano al estómago—, pero seamos sinceros, Boyle, llevamos toda la vida viendo lo que es esto, lo que significa. Aquí hay cuatro personas que nos han demostrado que todo esto merece que lo respetemos y honremos, y eso vamos a hacer. Además, cuanto más lo pienso, más me gusta la idea de tener algo más con lo que defenderme de Cabhan y de su dueño. —En eso tienes razón, desde luego, y no voy a decir que no lo haya pensado. Aunque yo prefiera defenderme a puñetazos. —Tú eres así, por eso no ves que eres tú quien nos está dando algo esta noche, y no al revés. — Iona le cubrió la cara con las manos—. Eres tú. —Luego retrocedió—. ¿Hay algo que necesites de nosotros, Branna? —Tres gotas de sangre de cada uno de los que vayáis a ceder poder. Solo tres. Pero, primero, formemos el círculo y encendamos el fuego para activarlo. Es tu casa, Fin. Empieza tú. —Aquí y ahora el círculo protege todo lo que hay en su interior, así pues en su interior comienza el ritual. Brotan las llamas pero para quemar, por la luz nuestros poderes se activan. Cierra la puerta y sella las cerraduras. Que se aleje cualquier cosa que a ellas llame. Un destello de fuego cerró el círculo, frío y blanco.


—Ya estamos conectados —dijo Branna—. En presente, pasado y futuro. Si no por sangre y hueso, por corazón y espíritu. Sellamos esa conexión aquí con un regalo, entregado y aceptado voluntariamente. »¿Todos de acuerdo? —preguntó Branna. —Todos de acuerdo —contestaron los otros. Así que empezó. —Vino con miel, dulce y oscuro. —Vertió los dos en un cuenco—. Para que la luz en ti despierte. Aceite de hierbas y lágrimas de alegría bien mezcladas para tus temores aliviar. De tu corazón una gota de sangre tres veces. —Se pinchó la muñeca en la zona del pulso, añadió tres gotas a la copa—. Hermana, hermano, venid a mí, con vosotros dos mi luz comparto. Le pasó el cuenco a Fin. —Del corazón, del espíritu derramo por ti, una gota de sangre tres veces. Hermana, hermano, venid a mí, con vosotros dos mi luz comparto. Cuando terminó, le pasó el cuenco a Connor. —Y ahora en un nuevo viaje embarcas, de mi corazón tres gotas te doy. Amante, hermano, venid a mí, con vosotros dos mi luz comparto. —Sellado con fuego, puro y blanco, el don que en esta noche entregamos. —Branna cogió el cuenco, lo sostuvo en alto mientras un fuego blanco lucía en su interior—. Bendice este obsequio y a todos los que acepten lo que se les concede, recuerda que todos los presentes por derecho se rigen. Del cuenco a la copa para uno, para dos, vierte este brebaje consagrado. El líquido del cuenco salió disparado como una fuente, se partió en dos y cada chorro cayó en parábola en una de las copas allí dispuestas. Branna hizo una seña a Connor y a Iona. —Los más próximos deben hacer la ofrenda final. —Vale. —Iona cogió una de las copas y se volvió hacia Boyle. Le tocó la mejilla y luego alzó la copa—. En este lugar y en esta hora, esta pizca de poder te ofrecemos. Si tu decisión de aceptarla es libre, repíteme estas palabras: Acepto este obsequio voluntariamente, con el cuerpo, con el corazón, con el espíritu. Hágase nuestra voluntad. Boyle repitió las palabras, vaciló un instante, luego la miró a los ojos. Y bebió. Connor se volvió hacia Meara, le ofreció sus palabras, las de ella. Ella le sonrió, no lo pudo evitar, y bebió. —¿Ya está? —preguntó—. ¿Ha funcionado? No siento nada distinto. —Miró a Boyle. —No, nada distinto. —¿Cómo sabemos si ha funcionado? —inquirió Meara. El círculo de fuego estalló en llamas que acariciaban el techo. El aire se estremeció de luz y de calor. Un haz de intensa luz llovió sobre Boyle y sobre Meara a modo de bienvenida. —Esa es la señal —concluyó Connor. —¿Y ahora qué hacemos? ¿Qué hay que hacer? —Dar gracias y cerrar el círculo. —Branna sonrió a su amiga de toda la vida—. Luego ya veremos.


20

Demostraron ser unos alumnos avispados y en una semana ya sabían encender velas. Después de enseñarles las habilidades básicas, Branna los probó con otros elementos. No le sorprendió que Meara revelara una mayor aptitud con el aire y Boyle con el fuego. De nuevo esa conexión, concluyó. Meara con Connor, Boyle con Iona. Dedicaron mucho tiempo a entrenar, a descubrir, y el progreso la satisfizo. Meara sabía generar pequeños ciclones y observó que su afinidad con los caballos había aumentado. Cuando lo provocaban, Boyle conjuraba bolas de fuego del tamaño de una pelota de golf. Frustrado, se dejó caer en una silla en casa de Fin. —¿De qué sirve todo esto? Cuando merodee por aquí, nuestro trato me obliga a no revelarle nada y replicarle con una simple mirada furiosa. Y, si pudiera darle a probar lo que tengo ahora, me lo devolvería como un tenista profesional. —Lo más probable es que el tenista recibiera un buen golpe —señaló Connor— si la bola le viniese de donde no la espera. Habéis hecho mucho, los dos, con lo poco que os hemos dado, y en muy poco tiempo. —El problema es el tiempo, ¿no? —repuso Boyle. —Lo es, y eso es innegable. —Fin contempló su cerveza—. Pensamos que, como no sabía que lo espiábamos, averiguaríamos el nombre del demonio. Ahora me pregunto si Cabhan no lo habrá olvidado, teniendo en cuenta que forma parte de él desde hace mucho. —Una idea perturbadora —observó Connor—. Si es así, no podemos acabar con él sin el nombre del demonio, y si ya no hay un nombre que encontrar, a lo mejor es el de Cabhan el que debemos pronunciar. —¿Esas cosas son siempre tan sencillas? —preguntó Fin. —Nunca me lo han parecido. No obstante, quizá esta lo sea. Solo el nombre. El resto es bastante complicado. —Ahora ya solo quedan unos días —intervino Boyle—. Solo unas semanas para la boda, e Iona ya no es capaz de pensar en ella como suelen hacer las mujeres. No con esto entre manos. —Terminarás agradeciéndolo —le comentó Connor—. Por lo que dicen los amigos que han pasado por eso, algunas mujeres se vuelven locas de atar. —Está fuera —dijo Fin en voz baja, y Connor se puso alerta. —No lo siento. —Es solo su sombra, pero noto que está ahí fuera, intentando ver, intentando colarse en mis pensamientos. Haciendo tiempo, así está. Provocando y ocultándose, pero haciendo tiempo igual. Como ya ha demostrado, tiene todo el tiempo del mundo. —No busca pelea. —Boyle se inclinó hacia delante—. No porque no fuera a enfrentarse a todos nosotros a la vez, ahora que puede, pero nos está esperando fuera. Yo lo encuentro lógico. Minarnos la moral y esperar a que bajemos la guardia. Hemos optado por la estrategia correcta, creo yo, la de atraerlo a la cabaña de Sorcha, porque así sabrá que estamos listos para la batalla. —Debemos arrastrarlo allí —señaló Connor—. Todo depende de eso.


—Pero no tiene por qué saber que queremos que venga. ¿Y si cree que le estamos ocultando que vamos pero es tan condenadamente listo y poderoso que ha salvado los escudos y nos ve? —¿Por qué íbamos a ir allí si no fuera para luchar? —arguyó Connor. —A presentar nuestros respetos. —Fin entendió la treta y asintió—. A honrar a Sorcha en el día de su muerte, a celebrar un ritual conmemorativo y quizá recurrir a ella en busca de ayuda. Bajo cubierto de nuestra propia niebla, para que no nos impida presentar nuestros respetos y hacer esa apelación. —Pero lo que estaremos haciendo será jugar con ventaja en la batalla —terminó Boyle, ansioso ahora que por fin podía ver la lucha—. En vez de sorprendernos, le daremos una sorpresa nosotros. —Me gusta esa idea. —Connor dio un sorbo largo—. Esto es lo que pasa cuando hablas de guerra con hombres. Si alguno de vosotros repite esto delante de una de las chicas, fingiré no saber nada y sorprenderme de lo mentirosos que sois. —Como a mí tampoco me interesa que lo sepan, no seré yo quien se lo cuente. Le tenderemos una trampa haciéndole creer que ha sido él quien nos la ha tendido.

Branna se enteró del nuevo plan mientras tomaba pizza en el comedor de Fin. Pensaban salir esa noche, pero nadie sabía más de prioridades que Branna O’Dwyer. —Es ingenioso, desde luego —coincidió Branna—. Casi me fastidia que no se me haya ocurrido a mí. No tenemos mucho tiempo para cambiar el plan inicial. —Ese tiene la ventaja de ser sencillo —añadió Meara—. Nos trasladamos, o nos trasladáis a todos, junto con los caballos, los halcones y el sabueso, y lo llamamos. Él habría venido, porque su orgullo no le permitiría otra cosa. Pero este otro es más retorcido y la verdad es que me gusta. —Le gustará que intentemos ocultarnos de él —coincidió Iona—. Eso apelará a su arrogancia. Además, si piensa que nos proponemos recurrir a Sorcha, tendrá que venir por si acaso lográramos traerla, abrirla a él otra vez. —Renunciarás a tu hechizo de sombra —le dijo Branna a Fin—. Es algo que él no sabe que tienes. No te será tan útil cuando venga. —Me habrá servido. Varía en poco lo que hagamos una vez que esté allí, solamente el planteamiento. —Llevaremos flores, vino, pan y miel. —Branna tomó nota mental mientras iba repasando—. Todo lo que llevaríamos si fuésemos a presentar nuestros respetos a un muerto. Nos mostraremos taciturnos e inquietos, a punto de convocar al espíritu de la bruja que maldijo a uno de nosotros. Le parecerá muy ventajoso atacar entonces. —¿Podríamos iniciar el ritual y, cuando él ya no lo pueda impedir, convocar a los tres primeros? —inquirió Iona. Boyle rió y se acercó a darle un sonoro beso. —¿Quién dijo que las mujeres no saben planificar una batalla? Meara ladeó la cabeza. —¿Quién lo dijo? —Era una pregunta retórica —comentó Connor con cara de indiferencia—. Bueno, planifiquemos la batalla.


Llegado el día, Branna reunió todo lo que necesitaba: rosas blancas, vino, miel, pan que había hecho ella, hierbas, todas las ofrendas. En otra bolsa, colocó los venenos, cada uno cuidadosamente envuelto. Aparte, para evitar que se contaminara, el frasquito de luz que habían creado entre los tres. Se había bañado y ungido, se había trenzado amuletos en el pelo, había colgado otros del collar de Kathel. Había hecho más para la melena de Aine. A solas, encendió las velas, formó el círculo y se arrodilló dentro para ofrendar su aceptación de lo que los hados le depararan. Tenía la certeza de que esa noche sería el fin de Cabhan o el fin de los tres. Una certeza aún mayor de que, ocurriera lo que ocurriese, su vida ya no volvería a ser como había sido. Aunque seguiría siendo su vida y seguirían siendo sus decisiones. Había sido y siempre sería fiel servidora e hija de la luz, pero también era una mujer. Se levantó, resuelta. Cogió sus cosas y voló con el perro a casa de Fin. Llegó cuando él estaba eligiendo las armas de su estuche, en su taller. —Te has adelantado. —Quería pasar un rato contigo antes de que lleguen los otros, antes de que empecemos. Me he entregado a los hados, aceptado lo que venga. Lucharé más fieramente por esa aceptación. —Yo solo puedo aceptar el fin de Cabhan. —Confío en que no sea cierto. —Se acercó a él—. ¿Me aceptarás a mí, Fin? —Sí. Por supuesto. Mi vida, se dijo ella de nuevo, mis decisiones. Bruja y mujer. —Yo me entrego a ti. ¿Me aceptas? ¿Aceptas que sea tuya y ser mío también? Él le acarició la mejilla y se enroscó en el dedo un mechón de su pelo. —Jamás podría ser de otra. —Yo jamás lo seré. Sé mío y quédate conmigo, porque este es nuestro hogar. Quiero vivir contigo aquí, en esta casa que construiste a partir de nuestros sueños. Quiero casarme contigo, porque esa también es una promesa ofrecida y aceptada. Quiero construir mi vida contigo. Aquellas palabras le encogieron el corazón. Dejó la espada que había elegido y se apartó de ella. —Sabes que no podemos. Hasta que rompa la maldición… —No lo sé. —Se abalanzó sobre él, sin pensar. Sintiendo nada más—. Sé que hemos dejado que lo que la luz y la oscuridad pusieron en ti nos lo impida. Ya no, Fin. No podemos tener hijos que lleven esa carga como la llevas tú, y es una pena para los dos, pero nos tendríamos él uno al otro. No tendremos la vida que un día soñamos, planificamos, pero podemos soñar y planificar otra. Me he entregado a los poderes mayores. Podría morir esta noche y eso lo puedo aceptar. Pero, cuando me he entregado, los poderes no me han dicho «Déjalo marchar», así que no lo haré. —Branna —le cubrió la cara con las manos y le besó las mejillas—, debo encontrar la forma de romper la maldición. No sé adónde me llevará la búsqueda. No sé, no puedo saber, cuánto tiempo podría llevarme, si algún día hallo la respuesta. —Entonces te seguiré, adonde vayas. Buscaré contigo, donde haya que buscar. No puedes esconderte ni huir de mí. Te seguiré, Finbar, seguiré tu rastro como un sabueso, lo juro por mi vida. No volveré a vivir sin lo que amo. Y te amo a ti. Abrumado, apoyó la frente en la de ella. —Me robas el aliento. En todos los años que hace que nos conocemos jamás me habías dicho esas


palabras. Dos palabras que albergan el poder del cielo y de la tierra. —Te ataría a mí con ellas. Estamos hechos el uno para el otro. Lo sé con todo mi ser. Si tú no puedes quedarte conmigo, yo iré contigo. Pero tanto si nos quedamos como si nos vamos, cásate conmigo, Fin. Hazme ese voto, acepta de mí ese voto. Antes de que nos enfrentemos a lo que debemos enfrentarnos, acepta mi amor, prométeme el tuyo. —¿Tú podrías vivir con esto todos los días de tu vida? —Se frotó el brazo—. ¿Podrías vivir con esto y con lo que sabemos que no podremos tener? Se había entregado a la luz, recordó Branna, y la respuesta le había llegado, sencilla y clara. —Tú lo haces, tú vives con eso todos los días de tu vida, y yo soy tuya. Entregaré mi vida al deber, si hace falta, pero no volveré a sellarme el corazón. Ni a mí, ni a ti. Ni al amor. —Tener tu amor lo es todo para mí. Podemos ir poco a poco hasta que… —No. Se acabó el hoy. Necesito que me entregues esto —le puso las manos en el pecho, en el corazón—. Te lo pido: acepta mi amor y su promesa y ofréceme el tuyo. Pase lo que pase. —En mi vida —le dijo él, su voz serena como un beso—, tú eres lo único que quiero tener. Por encima de todo lo demás. La besó con suavidad, luego la soltó para acercarse a una estantería, abrió una caja mágica secreta y sacó un anillo que el fuego de la chimenea hizo refulgir. —Un círculo —dijo—. Un símbolo, una piedra de calor y de luz. Lo encontré en el mar, en un mar cálido y azul en el que nadé y pensé en ti. Fui allí a olvidarte, lejos de aquí, lejos de todo. A una isla donde no vivía nadie. Me alejé nadando incluso de aquello y vi esto brillando en el agua. Supe que era para ti aunque nunca pensé en dártelo, nunca pensé que fueras a aceptarlo. Ella le tendió la mano. —Concédeme la promesa y acepta la mía. Si hay un mañana, Fin, será nuestro. —Te juro que encontraré un modo de darte todo lo que desea tu corazón. —Pero ¿no lo ves?, ya me lo has dado. Esto es amor, y el amor puede con todo. Cuando Fin le puso el anillo en el dedo, rugieron las llamas del hogar. Al otro lado de las ventanas, en algún lugar de la noche, brilló un relámpago. —Será nuestro —repitió ella, y se aferró a él, se aferró al beso. Viniera lo que viniese, aunque fuera sangre y muerte, se tenían el uno al otro.

Se reunieron en un círculo formado de corazón y espíritu, lealtad y sentido del deber, y sellado por la magia. Cuando la noche se fue cerrando, cogieron las armas. —No tenemos el nombre —empezó Branna—. Hasta que lo tengamos, debemos impedir que Cabhan escape, retenerlo dentro de nuestras fronteras, evitar que cambie de época. —Levantamos muros fuertes y cerramos con llave la puerta —dijo Connor—. Y hacemos todo lo posible por sacar al demonio, por sacarle el nombre. —O se lo sacamos por la fuerza —repuso Boyle. —Cada uno de nosotros sabe lo que debe hacer esta noche y cómo hacerlo —prosiguió Fin—. Lo que compartimos nos hace más fuertes y, si el bien ha de triunfar, Cabhan verá hoy su fin. Con nadie entraría en combate más a gusto que con los que estáis en este cuarto. No ha habido hombre jamás que haya tenido mejores amigos. —Propongo que vayamos a achicharrar a ese cabrón y luego volvamos aquí a tomarnos un


desayuno en condiciones —dijo Connor, abrazando a Meara, que se hallaba a su lado. —Yo me apunto a lo último. Y estoy más que dispuesta a lo primero —añadió ella, llevándose la mano a la empuñadura de la espada. —Me habéis dado una familia, un hogar. Este ha sido el mejor año de mi vida —prosiguió Iona —. Además, este año voy a casarme con el amor de mi vida y ningún demonio del infierno me lo va a impedir. Así que, sí, achicharremos a ese cabrón. Riendo, Boyle la cogió en volandas y la besó. —¿Cómo vamos a perder con alguien como tú? —No podemos. —Iona miró los rostros que la rodeaban—. No lo haremos. —Debemos prepararnos para… —Espera. —Iona se zafó de Boyle y señaló a Branna—. ¿Qué es eso? ¿Qué es? —Le cogió la mano a Branna y, al ver el anillo, soltó una carcajada llorosa—. ¡Madre mía, madre mía! — Abalanzándose sobre Branna, la estrechó con fuerza entre sus brazos—. Esto era lo que yo quería. Exactamente lo que yo quería. —Ya nos podías haber dicho algo a los demás. —Meara le cogió la mano a Branna mientras Iona se volvía a abrazar a Fin—. Esto demuestra que hoy tenemos que vencer. Aquí mismo. —Apretó la mejilla contra la de Branna y se meció—. Está claro. —Iba siendo hora. —Boyle le dio a Fin un leve puñetazo en el pecho—. Enhorabuena. Connor esperó a que Fin lo mirara. —Por fin me has hecho caso, has seguido mis sabios consejos. —He hecho caso a tu hermana. —Como vas a tener que hacer el resto de tu vida. Me debes cien pavos, por cierto. —¿Qué? Ah. —Fin recordó la apuesta—. Es verdad. Connor le dio a Fin un sentido abrazo. Luego se volvió hacia su hermana y, cogiéndola de la cara, le besó las mejillas. —Ahora la balanza está del todo equilibrada. El amor alimenta la luz. Branna cogió a Connor de las muñecas y le besó ambas mejillas. —Bueno, pues achicharremos a ese cabrón. —¿Estamos listos? —preguntó Fin, y esperó las confirmaciones y a que se formara el círculo. —Nuestro lugar, nuestro tiempo, cuando den las tres —dijo Branna, e inspiró hondo—. Esta madrugada trae nuestro destino. —Con puño y luz la lucha traemos —continuó Boyle. —Para esta noche con el demonio-brujo acabar —remató Meara. —Tres y tres y tres cabalgaremos. —Connor cogió de la mano a Meara y miró a Iona. —Caballo, halcón y sabueso, nuestros guías —dijo Iona. —Y mientras esta bruma de mí brota, Cabhan solo ve lo que ver le dejamos. Fin extendió los brazos, los movió en círculos y volvió a extenderlos. Branna notó que la bruma la envolvía, cálida y suave. No, se dijo, aquella no era la niebla protectora de Cabhan, fría y penetrante. Salieron de la casa y entraron en los establos. Branna le estaba trenzando los amuletos en la crin a Aine cuando Iona se le acercó. —Pronto estará en celo. —¿Aine?


—En uno o dos días. Estará lista para Alastar, si es lo que quieres. —Sí. —No está asustada; ninguno de los caballos lo está, pero saben que esta noche volarán y saben por qué. —El perro también. Están listos. —Branna miró a Connor. —Y los halcones. —Vigilad vuestros pensamientos y vuestras palabras a partir de ahora —les dijo Fin—, porque tengo que dejarle entrar, dejarle ver lo suficiente para que crea que vamos a honrar a Sorcha e intentar convocarla. Branna asintió y se acuclilló para arrimar la cabeza a la de Kathel, luego montó. Junto a los otros, voló por el corazón oscuro de la noche. —¿Estamos seguros de que no se nos ve? —le gritó a Fin. —Nunca había generado una niebla tan extensa, pero lo ha cubierto todo, ¿no? Además, ¿qué iba a hacer Cabhan vigilándonos a estas horas de la noche? Fin se abrió, la sangre llamando a la sangre y, mientras volaban entre los árboles, las ráfagas de viento rompiendo pequeños agujeros en la niebla protectora, sintió el estremecimiento. Se lo dijo a Branna con solo mirarla. —Tiene que aguantar, que nos dé tiempo a que le impidamos el paso al claro, que nos dé tiempo a presentar nuestros respetos a Sorcha y lanzar el hechizo para traer su espíritu hasta nosotros. —Prefiero luchar a intentar conversar con fantasmas —masculló Boyle. —Ella casi lo derrotó —señaló Iona—. Debe saber algo que pueda ayudarnos. Lo hemos intentado todo. Hay que probar esto. Si funciona… —Tiene que funcionar —intervino Meara—. Casi me está volviendo loca tenerlo al acecho día tras día. —Ella es de los nuestros —le dijo Connor—. Llegaremos a ella y esta noche, en el aniversario de su muerte, su sacrificio, su maldición es nuestra mayor esperanza. —No podemos esperar otro año. —Branna hizo descender a Aine mientras volaban entre la enredadera hacia el claro—. No lo haremos. Como habían acordado, Fin y los tres se dirigieron a los límites del claro y cada uno ocupó uno de los cuatro puntos cardinales. Comenzaría ella con la esperanza de que, en lugar de impedir el acceso de Cabhan, el ritual le diera tiempo para colarse y quedar atrapado dentro. Levantó los brazos, convocó al norte y esparció la sal. Iona ocupó el oeste. Fue Connor, en el este, el que le susurró mentalmente a Branna. «Ya viene. Casi está aquí». Cuando su hermano convocó al este, a Branna le dio un brinco el corazón. El primer paso, atraerlo, había funcionado. Fin convocó al sur, luego los cuatro recorrieron el amplio círculo regando de sal la tierra mientras Boyle y Meara dispusieron las herramientas para la siguiente parte del plan. Percibió el cambio, un levísimo escalofrío cuando la niebla de Cabhan y la de Fin se mezclaron. Cuando cerraban la barrera que lo mantendría todo fuera, todo dentro, rezó por que Cabhan no aprovechara los remolinos y las sombras para atacar antes de que estuvieran listos. Esforzándose por no precipitarse, levantó las rosas y les ofreció el ramo a todos para que pudieran coger una cada uno. Fin titubeó.


—No creo que ella espere mi tributo, ni que yo acepte el suyo. —Le mostrarás respeto y le ofrecerás el tributo. Ella debe comprender que has luchado y sangrado con nosotros y que no podemos derrotar a Cabhan sin ti. Tenemos que intentarlo, Fin. ¿No puedes ofrecerle el perdón por la marca que llevas, junto con el tributo? —Debo intentarlo —fue todo lo que dijo. Juntos, los seis, se aproximaron a la tumba de Sorcha. —Depositamos en tu tumba estas flores de blanco puro para señalar el aniversario de tu fallecimiento. Traemos vino, miel y pan, tributo de vida obsequiado a los muertos. Bajó la temperatura. Habría jurado que casi podía sentir cómo se incrementaba la emoción de Cabhan, su codicia, pero no halló nombre alguno en la niebla sinuosa. —Esparcimos estas hierbas por la tierra para liberar tu espíritu de sus ataduras. Con respeto nos arrodillamos y este llamamiento te hacemos. Sellado con nuestra sangre, tres y tres, arde fuego toda la noche y satisface nuestra necesidad más imperiosa, concédenos lo que te pedimos. Uno a uno se pincharon la palma de la mano y dejaron que la sangre goteara al suelo junto a la piedra. —En este lugar, a esta hora, por tu amor y nuestro poder, a tus tres hijos envíanos para que todos puedan conocer su destino. Un aullido penetró la niebla, el sonido de una furia salvaje. Fin deshizo la niebla al tiempo que desenvainaba la espada y se puso en pie de un brinco al lado de Branna y los otros. —Envíalos aquí y envíalos ahora —gritó Branna, y Fin y Connor se desplazaron para protegerla de cualquier ataque. Iona, Boyle y Meara se dispusieron rápidamente a formar un círculo mientras ella terminaba el ritual. —A ellos de tus poderes los dotaste. Tres y tres y tres luchamos. Branna disparó fuego propio para evitar que Cabhan iniciara un ataque mientras sus amigos formaban aprisa el círculo y abrían un portal a los tres primeros. —Tres y tres y tres tomamos la noche. Madre, concédenos este beneficio, déjalos que la luna volando crucen y tu espíritu liberen. Hágase nuestra voluntad. Tembló la tierra. A punto estuvo de perder el equilibrio al volverse para llegar corriendo hasta el círculo. En ese momento echó la vista atrás y vio que Cabhan lanzaba lo que parecía un muro de fuego negro en dirección a Fin y Connor. Cuando casi había alcanzado la mano de Iona para completar el círculo con ellos, el viento la levantó como si fuera una mano fría y la arrojó al otro lado del claro. Aunque aterrizó con fuerza suficiente para que le repiquetearan los huesos, vio que Fin contraatacaba con espada en llamas y movimientos de tierras y Connor azotaba el aire como un látigo. Chocaron luz y oscuridad y el sonido fue colosal, como si el mundo se derrumbara. Meara atacó, blandiendo su espada, y Boyle soltó una descarga de pequeñas bolas de fuego que cortaron y quemaron la niebla serpenteante. Sin otra opción, tuvo que ser Iona quien completara el círculo. Es más fuerte, se dijo Branna, más que la última vez en Samhain. Lo que llevara en su interior lo había exprimido más. La última batalla, pensó, ellos lo sabían, y también Cabhan. Él llamó a las ratas, que empezaron a brotar del suelo. Llamó a los murciélagos, que llovieron del cielo como una plaga. Iona, aislada, luchó por contenerlos mientras halcón, sabueso y caballo arrasaban.


Deber, lealtad. Amor. Branna se puso en pie de un brinco, corrió entre la marabunta de ratas y saltó a lomos de Aine. Y, con una bola de fuego en una mano y una varita refulgente en la otra, voló hacia su prima y el círculo incompleto. Atacó con fuego, con luz, abriéndose paso. Recurriendo a su don, hizo caer una lluvia caliente que ahogara las armas salvajes de Cabhan. Cuando llegó a Iona, desató un torrente que lo apartó todo de la cabaña de Sorcha. —¡Acaba con él! —le gritó—. Puedes acabar con él. Entonces llegaron las serpientes, hirviendo por el suelo. Oyó, sintió, el dolor de Kathel cuando sus colmillos lo desgarraban. La furia que se apoderó de ella las redujo a cenizas. Branna hizo girar al caballo para proteger a Iona, pero su prima le gritó: —¡Yo estoy bien! Yo estoy bien. Ve a ayudar a los otros. Temiendo lo peor, Branna arremetió contra el muro de fuego negro. El hedor a azufre la asfixiaba. Hizo caer de la nada una lluvia cálida y pura que se lo llevara por delante. El fuego crepitó y chisporroteó mientras ella se abría camino a través de él. Sangraba su familia mientras luchaba. Una vez más, hizo girar al caballo y reunió todo su poder, más, más, más. Primero la lluvia, luego el viento, después el terremoto y el fuego. Luego todo a la vez en una vorágine que se estrelló contra la ira de Cabhan. Se levantó una espiral de humo que lastimaba los ojos, abrasaba la garganta, pero Branna vio miedo, apenas un destello salvaje, en los ojos del hechicero antes de que se encogiera y se convirtiera en lobo. —¡Está hecho! —gritó Iona—. Está hecho. La luz. Está creciendo. —Los veo —gritó Meara, el rostro empapado de sudor y sangre—. Los veo, veo sus sombras. Ve —instó a Connor—. Ve. —Nosotros lo contendremos —dijo Boyle, soltando un puñetazo de fuego. —Por Dios que lo haremos. Ve —Fin miró a Branna a los ojos—, o no habrá servido de nada. No había elección, se dijo, tendiéndole una mano a Connor para que, asiéndose a ella, pudiera saltar a lomos de Aine también. —Está herida. Meara está herida. —Tenemos que traerlos hasta aquí, Connor. Los tres traen a los tres. Sin ellos, quizá no seamos capaces de sanarla. Kathel, pensó, sangrando por el hocico, por el lomo, Alastar rasgando el aire con sus cascos, los halcones graznando mientras descendían en picado con garras relampagueantes. Y todo para nada si no podían traer a los tres de Sorcha al presente. Cabalgó derecha hacia el círculo y, al llegar a él, desmontó con su hermano. Cogió de las manos a Iona y a Connor y sintió cómo crecía el poder, notó cómo ardía la luz. —Tres y tres y tres —gritó—. Esta es la profecía de la magia. Uníos a nosotros cueste lo que cueste, venid ahora o todo se habrá perdido. Combatid a nuestro lado esta noche y por nuestra sangre acabaremos con esta lucha. Finalmente los tres de Sorcha llegaron. Brannaugh con el arco, Eamon con la espada y Teagan con la varita y en avanzado estado de gestación. Sin mediar palabra, se cogieron de la mano y los tres se convirtieron en seis. Estalló la luz, todo blanco, todo brillo. El calor del poder se vertió en ella de una manera asombrosa, increíble, mayor de lo que jamás había conocido.


—¡Apártalo de ellos! —Branna oyó resonar su voz en el aire trémulo—. Tenemos lo que acabará con él, pero están demasiado cerca. —Déjame a mí. Brannaugh, la hija de Sorcha, sacó la mano con la que se agarraba a su hermano. Volaron flechas de su arco, de blanco llama, que se clavaron en el suelo entre el lobo y los otros tres. Loco de rabia, el lobo se volvió y se lanzó al ataque. Branna rompió el vínculo y Connor lo cerró tras ella. —Aprisa —le dijo. —Un poco más cerca, solo un poco —contestó ella. Se llevó la mano a la bolsita y sacó el veneno. El frasquito latía en su mano, como un ser vivo. Cuando el lobo saltó hacia el círculo, ella le lanzó el veneno. Los alaridos de la bestia inundaron el aire, la sacudieron y la hicieron retroceder tambaleándose. Todo lo que había retenido de las entrañas de la oscuridad estalló en llamas, y sus gritos se unieron a los alaridos del lobo. —No ha terminado. —Iona asió con fuerza la mano de Teagan—. Hasta que no acabemos con lo que vive en él, no habrá terminado. —El nombre. —Branna se tambaleó, pero Eamon la sujetó antes de que se cayera—. El nombre del demonio. ¿Lo sabéis? —No. Quemaremos lo que queda de él, regaremos de sal la tierra. —No es suficiente. Debemos saber su nombre. ¡Fin! Cuando se disponía a avanzar, él le indicó con una señal que no lo hiciera y cayó al suelo con el cuerpo ensangrentado del lobo. —Empieza el ritual. —Estás sangrando, y Meara y Boyle también. Seréis más fuertes si paramos un momento para sanaros. —Empieza el ritual —repitió él apretando los dientes mientras le estrujaba el cuello con ambas manos al lobo—. Eso es lo tuyo. Lo mío es esto. —Empiézalo. —Meara cayó al suelo con Boyle—. Y acaba con él. Así que hicieron sonar la campanilla, abrieron el libro y encendieron la vela. Y comenzaron a entonar las palabras. Sangre en el caldero, de la luz, de la oscuridad. Sombras moviéndose como bailarinas. En el suelo, Fin hundía los dedos en el cuello peludo del lobo. —Te conozco —le susurró, mirándolo fijamente a los ojos rojos—. Eres mío, pero yo no soy tuyo. —Le arrancó la piedra, la sostuvo en alto—. Y jamás lo seré. Soy de Daithi. —El broche asomó de la camisa de Fin y el lobo apartó la vista horrorizado—. Y yo soy tu muerte. Te conozco. He estado en tu altar y he oído a los malditos pronunciar tu nombre. Te conozco. Lo que habitaba en el lobo aumentó su oscuridad hasta que a Fin le ardieron las manos, hasta que su sangre se derramó también. —En nombre de Sorcha, te reprendo. En nombre de Daithi, te reprendo. En mi nombre, te reprendo, porque soy Finbar Burke, y te conozco. Cuando entró en él, a punto estuvo de hacerle añicos el alma. ¡La oscuridad lo atraía con tanta fuerza!, ¡le rasgaba de tal modo las entrañas! Pero él aguantó, aguantó y miró en dirección a Branna. Miró hacia su luz.


—Se llama Cernunnos. —Le lanzó la piedra a Connor—. Cernunnos. Destruidlo. Ya. No podré aguantar mucho más, ni mucho más tiempo. Llévatela —le gritó a Boyle con un hilo de voz—. Llévate a Meara. —¡Tienes que soltarlo! —gritó Branna, hecha un mar de lágrimas—. Fin, suéltalo y ven con nosotros. —No puedo. Se adentrará en la tierra, en su seno, y volveremos a perderlo. Puedo aguantarlo aquí, pero no mucho más. Haz lo que haya que hacer, por todos, por mí. Porque me amas, Branna, libérame. Por todo lo que somos, libérame. Para asegurarse, descargó todo el poder de que era capaz, le arrancó la piedra de las manos a Connor y la arrojó al caldero. Y, cuando la luz, de un blanco cegador, se alzó imponente, él mismo pronunció el nombre. —¡Acaba con él! —Sufre —murmuró Teagan—. Ya no más. Dale paz. Sollozando, Branna pronunció el nombre del demonio y lanzó el veneno. Más negro que la noche, más denso que el alquitrán. Con su azote, surgieron gritos salvajes, ululantes, alaridos roncos y profundos. Y con ellos miles de voces gritaron en lenguas jamás oídas. Branna lo sintió, un instante antes de que volviera a estallar la luz, antes de que el propio caldero prendiera de un blanco puro. El claro, el cielo, pensó que el mundo entero ardía en un fuego blanco. Sintió que la piedra se partía, oyó su destrucción como la de grandes árboles que una mano gigante partiera haciendo mecerse la tierra como un mar tempestuoso. Sintió la muerte del demonio y habría jurado que casi la suya. Todo se consumió en ella, su aliento, su poder, su luz, y cayó de rodillas. Habrá sangre y muerte, se dijo. Sangre y muerte. De pronto se levantó y corrió al ver a Fin inmóvil, blanco, ensangrentado, boca abajo sobre las cenizas ennegrecidas de lo que había sido Cabhan, de lo que le había dado la vida. —Hecate, Brighid, Morrigan, diosas todas, mostrad clemencia. No os lo llevéis. —Apoyó la cabeza de Fin en su regazo—. Llevaos lo que soy, llevaos lo que tengo, pero no os llevéis su vida. Os lo suplico, no os llevéis su vida. Alzó el rostro al cielo, aún iluminado por el fuego blanco, lanzó su poder a cualquiera que pudiera oírla. —Llevaos lo que queráis, lo que debáis, pero no os llevéis su vida. Sus lágrimas calientes cayeron sobre la piel quemada de él. —Sorcha —suplicó—. Madre. Enmienda tu error. Perdónale la vida. —Calla. —Los dedos de Fin se enroscaron en los suyos—. Aún no me he ido. Estoy aquí. —Has sobrevivido. Y el mundo volvió a ser el que era, la tierra cesó de moverse, las llamas fueron apagándose en el cielo. —¿Cómo has…? Me da igual. Has sobrevivido. —Le besó la cara, el pelo—. Ay, Dios, estás sangrando, por todas partes. Descansa tranquilo, tranquilo, mi amor. Ayúdame —le pidió a Brannaugh, la de Sorcha—. Por favor. —Lo haré, por supuesto. Eres todo lo que ella me dijo. —Se arrodilló y posó las manos en los costados de Fin, donde tenía la camisa y la carne desgarradas y abrasadas—. Él es mi Eoghan en esta vida.


—¿Qué? Le apretó la mano a Branna. —Su rostro es el rostro de mi amor; su corazón, el corazón de mi amor. Nunca fue de Cabhan, no en lo importante. —Miró a Fin y le besó suavemente la frente—. Eres mío como eres suyo. La sanación dolerá un poco. —Un poco —dijo Fin apretando los dientes con la primera punzada de dolor. —Mírame. Mira en mi interior —le ronroneó Branna. —No. No te llevarás esto. Es mío. ¿Y los otros? —Ya los están atendiendo. Maldito seas, Finbar, por hacerme creer que te había matado. Es demasiada sangre, y tu camisa aún arde. —La apagó con un movimiento rápido de la mano—. Ay, Dios, algunas heridas son muy profundas. ¡Connor! —Voy. —Cojeando un poco, Connor se limpió el sudor manchado de sangre de la cara—. Meara y Boyle se están recuperando bien, aunque, Dios, ella ha recibido uno o dos ataques. Aun así… Madre mía, Fin, estás hecho un asco. Para arreglarlo, cogió a Fin de la cabeza y se abrió paso hasta su mente, y hasta el dolor. —Joder —susurró furioso Connor. Los minutos parecieron siglos, aun cuando los otros se les unieron. Cuando lo consiguieron, Connor y Fin estaban empapados en sudor, sin aliento, temblando. —Saldrá adelante. —Teagan le masajeó el brazo a Branna—. Mi hermana y tú sois sanadoras avezadas. Un poco de descanso, algún tónico y estará perfectamente. —Sí, gracias. Gracias. —Branna apoyó la cabeza en el hombro de Connor—. Gracias. —Él también es de los míos. —De los nuestros —la corrigió Eamon—. Hemos venido a casa y hemos tomado parte en la destrucción de Cabhan, pero él ha desempeñado el papel principal. Así que eres de los nuestros, Finbar Burke, aunque lleves la marca de Cabhan. —Ya no —murmuró Teagan—. Yo le puse la marca a Cabhan y nuestra madre se la puso a su estirpe, a todos los que vinieran de él. Y creo que ahora ella y la luz se la han llevado. Porque esta no es la marca de Cabhan. —¿Qué quieres decir? Es… Fin se retorció para mirarse el hombro; donde había llevado la marca de Cabhan desde los dieciocho años, ahora llevaba el nudo de la sagrada Trinidad celta, la trinqueta. El signo de los tres. Lo dejó pasmado, más que el fuego del veneno, más que las cegadoras llamas blancas. —Ha desaparecido. —Se tocó el hombro. No sintió dolor, ni oscuridad, ni aquella sibilina atracción—. Me he librado de ella. Soy libre. —Habrías dado tu vida. Tu sangre —observó Branna, con los ojos empañados de pura alegría—. Te habrías sacrificado para acabar con él. Tú has roto la maldición, Fin. Ella posó su mano en la de él, en el signo de los tres. —Te has salvado y creo que también has salvado el espíritu de Sorcha. Nos has salvado a todos. —Algunos hemos colaborado algo —le recordó Connor, pero sonrió a Fin—. Es una marca preciosa. Me parece que los demás deberíamos tatuárnosla. —Me gusta —declaró Meara, y se limpió las lágrimas. —Dejaos de tatuajes, hay más cosas en que pensar. —Boyle le tendió una mano—. Levanta. —


Agarró con fuerza a Fin, luego lo abrazó—. Bienvenido. —Se está bien aquí —dijo mientras Iona se aferraba a él sin poder evitar las lágrimas—. Pero, por el amor de Dios, preferiría estar en casa. Hay que acabar del todo. —Le besó el cogote a Iona—. Hay que terminar con todo esto y vivir. —Eso haremos. —Eamon le tendió la mano y estrechó con fuerza la de Fin—. Cuando tenga un hijo, lo llamaré como tú, primo. Prendieron fuego a las cenizas, más llamas blancas, removieron la tierra, las esparcieron y lo regaron todo de sal. Se quedaron allí en el claro, en paz. —Está hecho. Hemos acabado con él. —Brannaugh, la de Sorcha, se dirigió a la tumba de su madre—. Y ella es libre. Estoy segura de ello. —Hemos honrado su sacrificio, cumplido nuestro destino. Y siento la llamada del hogar. — Eamon cogió de la mano a Teagan—. Pero creo que nos veremos pronto, primos. Connor se sacó la piedra blanca del bolsillo y la vio brillar. —Yo también lo creo. —Somos los tres —dijo Branna—, como lo sois vosotros, y como lo son ellos —añadió, señalando a Fin, Boyle y Meara—. Volveremos a vernos. Benditos seáis, primos. —Y vosotros. —Teagan miró la tumba de su madre mientras empezaban a desvanecerse—. A ella le encantaban los jacintos. Gracias. —Se acabó —dijo Meara echando un vistazo por el claro—. Tengo ganas de bailar pero tiemblo por dentro. ¿Qué hacemos ahora que todo ha terminado? —Tomarnos un desayuno en condiciones. Está amaneciendo. Connor señaló al este, donde asomaba una franja de suave luz rosada. —Nos vamos a casa —coincidió Iona, riendo cuando Boyle la hizo volverse—. Y estamos juntos un rato. Solo eso, estar juntos. —Id vosotros, Branna y yo os alcanzaremos enseguida. Necesito un instante más. Un instante más —dijo Fin. —Como tardéis mucho, voy a hacer yo los huevos y luego alguien se va a quejar —señaló Meara. Connor le besó la mano y después montó. Iona echó una mirada atrás, se llevó la mano al corazón y la lanzó en dirección a Fin y Branna, formando un pequeño y hermoso arcoíris. —Qué tierna es —dijo Fin en voz baja—. Y ahora. —Volvió a Branna hacia sí—. Aquí, donde te entregaste a mí por primera vez. Aquí donde empezó todo y donde todo ha terminado por fin, tengo una pregunta que hacerte. —¿No te he respondido ya a todas? —A esta no. Branna, ¿quieres tener conmigo la vida que un día soñamos? ¿La vida, la familia, todo lo que una vez imaginamos? —Ay, sí quiero, Fin. Quiero tenerlo todo, y más. Quiero tener todos los sueños nuevos que inventemos. Y las nuevas promesas. Después de decir esto Branna se refugió en sus brazos. —Te amo. Siempre te he amado y siempre te amaré. Viviré contigo en tu estupenda casa y tendremos todos los niños que queramos, y ninguno de ellos llevará la marca. Viajaré contigo, para que me enseñes el mundo.


—Haremos magia. —Hoy y siempre. Lo besó junto a la cabaña de Sorcha, donde los muros de enredadera se habían desmoronado, donde florecían los jacintos y un pequeño arcoíris se dibujaba en el aire. Luego volaron con caballo, sabueso y halcón hacia el mañana.


NORA ROBERTS, la autora número 1 en ventas de The New York Times y «la escritora favorita de América», como la describió la revista The New Yorker, comentó en una ocasión: «Yo no escribo sobre Cenicientas que esperan sentadas a que venga a salvarlas su príncipe azul. Ellas se bastan y se sobran para salir adelante solas. El “príncipe” es como la paga extra, un complemento, algo más… pero no la única respuesta a sus problemas». Más de cuatrocientos millones de ejemplares impresos de sus libros avalan la complicidad que Nora Roberts consigue establecer con las mujeres de todo el mundo. El éxito de sus novelas es indudable, y quienes la leen una vez, repiten. Sabe hablar a las mujeres de hoy sobre sí mismas: sus lectoras son profesionales, fuertes e independientes, como los personajes que crea en sus libros, y sus historias llegan a un público femenino amplio porque son mucho más que historias de amor. Las cifras son fenomenales: Nora Roberts ha escrito más de 180 novelas que se publican en 34 países, se venden unas 27 novelas suyas cada minuto y 42 han debutado en la primera semana de ventas en el codiciado número 1 de The New York Times.


Nora roberts los odwyer 03 legado magico