Issuu on Google+

ACTUALIDAD

ED. 7

EXTÉREO

YOMANGO resistencia delictiva

OTAKUS una subcultura venida de oriente Colombianos no dan la talla para hacer PORNO “ SOY YO Y MI OTRO no es un juego de roles”

YO

BOGOTÁ...“EL

PARCHE”

ESPECIAL FOTOGRAFÍA: ANA MARÍA APONTE BETANCURT EDICIÓN: DANIELA GARCÍA LARA


HABEAS DATA Por: Juliana Blanco Daniela Rodr铆guez

La protecci贸n de la informaci贸n personal ha tenido un largo proceso en la legislaci贸n colombiana. La nueva ley de Habeas Data va velar por la seguridad de los datos privados de las personas.


Parches Delictivos

S

Por: Andrea Zamora

egún el estudio realizado en 2012 por el Centro de Estudios y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (CEASC), en Bogotá existen aproximadamente 803 pandillas ubicadas en 19 de las 20 localidades de la ciudad. La única localidad que no tiene es Puente Aranda. La guerra del territorio, mujeres y drogas son algunas de las razones para conformar estos “parches” delictivos.Por Andrea Zamora

mos tres meses, el número de pandillas subió a 5,3% al igual que la inseguridad, los robos, el expendio de droga y el acechamiento en las esquinas. Así lo atribuyen los habitantes del barrio El Valle quienes son los más afectados.

Uno de los factores que agravan la inseguridad en esta localidad son los parches delictivos, que además de infundir miedo en cada barrio, adquieren armas con faciliLa localidad 18 de la ciudad de Bogotá, Rafael Uribe dad y estas se convierten en instrumentos de poder. Uribe, ocupa el puesto cuatro en número de pandillas. Por sus calles transitan 104 combos. Ciudad Bolívar tiene La conformación de las pandillas en Rafael Uribe Uribe el primer puesto con 204. Así lo indica el DANE e Indip- empezó en los 70`s. Cada grupo, conformado por unos ron (Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la 15 muchachos, en su mayoría menores de edad, buscaba Juventud) en una encuesta realizada en 2012. En los últi- cualquier disculpa para enfrentarse a sus oponentes en riñas que dejaban lesiones menores. Por culpa de la


ACTUALIDAD EXTEREO

La mayor铆a de los integrantes

de las pandillas son j贸venes menores de edad, ya que su participaci贸n no acarrea

sanciones penales mayores

.

7


ACTUALIDAD EXTEREO

“Logre salir porque era muy parcero del jefe del

grupo, le expliqué que quería estudiar Enfermería y me dijo “Listo viejo Alexis* salgase, pero eso sí lo espero cuando termine para que nos preste sus servicios médicos después de una riña”-

S

caba cualquier disculpa para enfrentarse a sus oponentes en riñas que dejaban lesiones menores. Por culpa de la inseguridad, por ejemplo, el transporte es escaso, las viviendas se desvalorizan y la imagen de los barrios se ve afectada. “Lo más grave es que ahora los enfrentamientos entre pandillas, por lo general son entre los barrios El Valle y Diana Turbay por el control territorial y las drogas afectando la seguridad ciudadana, con atracos y atentados a la integridad física de las personas”, dijo MarLa localidad 18 de la ciudad de Bogotá, Rafael Uribe tha Báez*, habitante de la loUribe, ocupa el puesto cuacalidad. tro en número de pandillas. Por sus calles transitan 104 Los factores que inciden combos. Ciudad Bolívar en la conformación de los tiene el primer puesto con parches, es la violencia en el 204. Así lo indica el DANE fútbol por la rivalidad entre e Indipron (Instituto Distriequipos capitalinos, el contal para la Protección de la sumo de drogas porque las Niñez y la Juventud) en una consiguen a menor precio si encuesta realizada en 2012. se es integrante de cualquiEn los últimos tres meses, el er banda, el poder territonúmero de pandillas subió a rial de un barrio, la falta de 5,3% al igual que la inseguoportunidades que obliga a ridad, los robos, el expendio de droga y el acechamiento en las esquinas. Así lo los jóvenes a buscar soluciones como: el robo y la extoratribuyen los habitantes del barrio El Valle quienes son ción, y la falta de estabilidad económica que fomenta el abandono temprano del sistema educativo. los más afectados. egún el estudio realizado en 2012 por el Centro de Estudios y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (CEASC), en Bogotá existen aproximadamente 803 pandillas ubicadas en 19 de las 20 localidades de la ciudad. La única localidad que no tiene es Puente Aranda. La guerra del territorio, mujeres y drogas son algunas de las razones para conformar estos “parches” delictivos.Por Andrea Zamora

Uno de los factores que agravan la inseguridad en esta localidad son los parches delictivos, que además de infundir miedo en cada barrio, adquieren armas con facilidad y estas se convierten en instrumentos de poder.

Para hacer parte de estas pandillas hay que pasar unas pruebas, pero quien no quiera pertenecer, no tiene opción alguna, así lo afirmó “Tito”*, un integrante de Los Alpinitos: “Algunos de mis compañeros fueron forzados La conformación de las pandillas en Rafael Uribe Uribe a entrar por alguna destreza física o porque el jefe así lo empezó en los 70`s. Cada grupo, conformado por unos dispuso”. En su caso, él se unió a la banda por decisión 15 muchachos, en su mayoría menores de edad, bus- propia, ya que al pertenecer a esta pandilla “la plata, las mujeres, las drogas y el alcohol se consiguen fácil y se im

8


ACTUALIDAD EXTEREO

S

egún el estudio realizado en 2012 por el Centro de Estudios y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (CEASC), en Bogotá existen aproximadamente 803 pandillas ubicadas en 19 de las 20 localidades de la ciudad. La única localidad que no tiene es Puente Aranda. La guerra del territorio, mujeres y drogas son algunas de las razones para conformar estos “parches” delictivos.Por Andrea Zamora La localidad 18 de la ciudad de Bogotá, Rafael Uribe Uribe, ocupa el puesto cuatro en número de pandillas. Por sus calles transitan 104 combos. Ciudad Bolívar tiene el primer puesto con 204. Así lo indica el DANE e Indipron (Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud) en una encuesta realizada en 2012. En los últimos tres meses, el número de pandillas subió a 5,3% al igual que la inseguridad, los robos, el expendio de droga y el acechamiento en las esquinas. Así lo atribuyen los habitantes del barrio El Valle quienes son los más afectados. Uno de los factores que agravan la inseguridad en esta localidad son los parches delictivos, que además de infundir miedo en cada barrio, adquieren armas con facilidad y estas se convierten en instrumentos de poder.

Báez*, habitante de la localidad. Los factores que inciden en la conformación de los parches, es la violencia en el fútbol por la rivalidad entre equipos capitalinos, el consumo de drogas porque las consiguen a menor precio si se es integrante de cualquier banda, el poder territorial de un barrio, la falta de oportunidades que obliga a los jóvenes a buscar soluciones como: el robo y la extorción, y la falta de estabilidad económica que fomenta el abandono temprano del sistema educativo. Para hacer parte de estas pandillas hay que pasar unas pruebas, pero quien no quiera pertenecer, no tiene opción alguna, así lo afirmó “Tito”*, un integrante de Los Alpinitos: “Algunos de mis compañeros fueron forzados a entrar por alguna destreza física o porque el jefe así lo dispuso”. En su caso, él se unió a la banda por decisión propia, ya que al pertenecer a esta pandilla “la plata, las mujeres, las drogas y el alcohol se consiguen fácil y se impone respeto y poder en un par de cuadras”. La mayoría de los integrantes de las pandillas son jóvenes menores de edad, ya que su participación no acarrea sanciones penales mayores, aunque deben demostrar su sagacidad y valentía para permanecer.

La conformación de las pandillas en Rafael Uribe

Uribe empezó en los 70`s. Cada grupo, conformado por unos 15 muchachos, en su mayoría menores de edad, buscaba cualquier disculpa para enfrentarse a sus oponentes en riñas que dejaban lesiones menores. Por culpa de la inseguridad, por ejemplo, el transporte es escaso, las viviendas se desvalorizan y la imagen de los barrios se ve afectada. “Lo más grave es que ahora los enfrentamientos entre pandillas, por lo general son entre los barrios El Valle y Diana Turbay por el control territorial y las drogas afectando la seguridad ciudadana, con atracos y atentados a la integridad física de las personas”, dijo Martha

n o r e e u f d s s e e r n b azo m o r n r o s p o d s L a * o d iad eguri b s cam 9


ACTUALIDAD EXTEREO

The Challenge of Education in Tunja By: Nibeth Adriana Duarte The Escuela Normal Superior Leonor Alvarez Pinzon is one of thirteen school of Tunja that received 300 tablets for your clas last week. “Tablets are stored in warehouse, the tablets can not be delivered because the girls to pick things that are not, like taking photos”, said Luis Eduardo Moreno director this school female. But taking photos is an objective into the mayor´s plan to promote the technology. As told Ivan Alba, engineer of Education Secretary. “Genesis digital” or a Mayor`s plan intends that sixth grade students use tablets in all classes. The plan has a big challenge. It is a change education and idea of technology as entertainment. Applications use, supporting teachers and connectivity are the main features that will have the tablets. However,fear is that tablets, remain in schools warehouses . According to Ivan Alba the tablets are in constant monitoring but when checking this its not true.

10

“Tablets that could be a tool for students to find jobs more easily, without assistance would become a failed plan. They are students who need to understand that these instruments are for them and not destroy them.” explain Sandra Cipagauta, coordinator of Antonio Jose Sandoval Gomez other school that get tablets.

Tunja received 2900 tablets for 13 public schools and this week the teachers are The Tablets without any explanation wouldn’t achieve their objective porpose . The education is about change in rural life, the technology applied to their particular lifestyles and monitoring by the government of these processes are necessary for these plans to succeed.


ACTUALIDAD EXTEREO

BOGOTÁ '' el parche'' 11


ACTUALIDAD EXTEREO

Otakus

Son aficionados, multifacĂŠticos, variados y sobre todo, son individuos que alimentan la diversidad cultural y las nuevas tendencias de una c iudad cosmopolita como BogotĂĄ. 12


ACTUALIDAD EXTEREO

Una subcultura mundial venida de oriente

Por: Nibeth Adriana Duarte

In

uyasha ,Yu Gi Ho, Naruto, Sakura Cardcaptor, Sailor Moon son sólo unos de los más reconocidos animes dentro la comunidad otaku. Ellos se diferencian por sus gustos particulares por el jrock o rock japonés, el manga, los comics y algunos trascienden la estética de sus personajes favoritos para parecerse en sus formas de vestir, peinar e incluso nombrarse. Andraia y Ka-lyrra son amigas del colegio, tienen 27 y 30 años y al preguntarles su nombre prefieren dar su nombre otaku cumpliendo con esta característica general dentro de la comunidad. A diferencia de lo que se podría pensar, este movimiento no es sólo de jóvenes ni es nuevo. Son muchos quienes al cumplir sus 30 años siguen siendo otakus, cosplayers o gamers dependiendo de la actividad que más les atraiga dentro de la cultura nipona. El “manga”que se difundió en 1992 llamado, Sailor Moon las acercó a este submundo que hoy comparten como si fuesen adolescentes.

A Nicole le gusta que la reconozcan como Sawako ya que es su anime favorito y se identifica con el personaje. Es fan del anime desde hace seis años cuando vio las películas japonesas de Hayao Miyazaki y una que otra serie que pasaban por TV. Ser otaku para ella implica ir a convenciones, hacer cosplay, saber de Japón, conocer las series, además de escuchar la música de allá jpop, jrock. El anime, que es particularmente el medio principal para el acercamiento a esta cultura oriental, hace referencia a un estilo en los dibujos animados, que son muy diferentes a los vistos comercialmente en occidente y que se empezaron a trasmitir hace algunas décadas en la televisión nacional. Animes tan famosos como Dragon ball o los Caballeros del Zodiaco hacen parte de una larga lista de este tipo de animes que se difundieron en las cadenas nacionales. Son atractivos, porque los personajes son muy elaborados al punto que parecen Manga, (nombre que se le da a las historietas japonesas) pero, en movimiento. El “manga” que se difundió en 1992 llamado Sailor Moon las acercó a este submundo que hoy comparten como si fuesen adolescentes

13


ACTUALIDAD EXTEREO

O

taku, es sin embargo una palabra compleja que recoge a muchas personas alrededor del gusto por los contenidos de oriente que así mismo son muy distintos. Hay gamers que son los que se sienten más atraídos por los videojuegos, o cosplayers que son los que alimentan l a tendencia de representar personajes de sus series favoritas, desde el vestido, hasta la actitud. “No solamente se basa en la tela, es un tema que conlleva estudio, es ver las series y comprender este arte que no es sólo me disfracé y ya” Dice Hiru Kirio quien lle- va siendo cosplayer hace cinco años. El problema de nombrarse a sí mismo como otaku, radica en que esta palabra tomó una connotación negativa en Japón cuando se empezó asociar a estas personas con prácticas antisociales. Así, que algunos optan por nombrarse como Akibakei, como Hiru. Quien dice que “es similar al concepto de aficionado de la palabra otaku, pero sin la idea de la persona aislada, y ensimismada. “Acá somos muy sociales y es por eso que no somos otakus” “Hay que pensar a los otakus como una subcultura, no son una tribu urbana porque no es un grupo cerrado con reglas establecidas. Ellos pueden tener su propia cultura, ser colombianos y adoptar cosas de oriente, como ocurre”. Explica, Juan Camilo Restrepo, Sociólogo de la Universidad Nacional de Colombia. “La identidad de ellos no se construye como el movimiento hippie o punk. Ellos son tan diversos y particulares que le van dando forma a esta subcultura urbana mientras crece.”

14

Es una subcultura que aunque tiene más de treinta años en Colombia y una tradición milenaria en Japón, tiene más acogida ahora entre los jóvenes de las urbes gracias a múltiples factores. El primero es que Japón, Corea del sur y China se han venido consolidando en el mercado mundial. De la misma forma que llegan carros o electrodomésticos, se importan series televisivas y contenido que trae información de oriente. Lo segundo, es que principalmente los otakus se han organizado, unido, y manifestado a través de internet y sobre todo en redes sociales. Se han podido ver entre ellos, comentando en diferentes medios online sobre estos contenidos que como explican Andraia y Ka-lyrra, hace veinte años eran escasos. “No sólo era carísimo sino imposible conseguir manga o series anime, acá no llegaba nada. Uno tenía que buscar en todo el centro y era muy extraño”. El 24 de febrero del 2013 se dio la primera marcha cosplay en Bogotá y aunque cada vez hay más eventos como estos, falta mucho por aprender en relación con la tolerancia y no discriminación a estos grupos. Andrés o Homura Fate, dice que a los otakus se les tacha de satánicos, diabólicos, infantiles y homosexuales. En su colegio tuvo que escuchar la explicación de su profesora de religión que los acusaba de ser una secta e incluso de la incomprensión de su mamá que poco a poco fue conociendo y entendiendo más, como él cuenta.

El problema de nombrarse a sí mismo como otaku, radica en que esta palabra tomó una connotación negativaen Japón


ACTUALIDAD EXTEREO

15


ACTUALIDAD EXTEREO

Nos aguantamos que nos digan que venimos de la Biblia o que nos sacaron de Narnia, de alguna forma estamos tratando de cambiar la mentalidad de la gente. Por. Juliana Blanco

“N

osotros no buscamos sentirnos europeos, no es nuestro ideal, si pudiera recurrir al termino caballero sudaca, que sería más representativo, no es a lo que me refiero…”, asegura Francisco Mejía, integrante del grupo Pendragon. Este equipo consta de 25 integrantes que buscan hacer una reconstrucción histórica de la Edad Media. Tienen entre 17 y 30 años, el amor por la historia y la curiosidad por diferentes culturas son el eje central que los une cada semana en el barrio Álamos, al norte de Bogotá en el “Taller Medieval”. Las actividades van desde la talabartería y carpintería hasta tejer cotas de malla y martillar acero. “La idea es hacer todo lo más medieval posible, queremos llegar a poder hacer todo nosotros

mismos”.

16

El grupo está dividido en cuatro casas: La Casa del Dragón que planea los combates, las técnicas y el entrenamiento físico. La Casa del Cuervo maneja los temas de manufactura y arte. La Casa del Siervo se encarga de la música, los shows, malabares y las actividades circenses. Por último, la Casa de Historia, que reúne a las demás, consiste en investigar todas las actividades que se realizan, desde los objetos que fabrican hasta la manera en que se visten. “Sin la Casa de la Historia seríamos solamente un grupo medieval, no de reconstrucción histórica”, comenta Francisco Mejía, director de la Casa de Historia. Hasta el momento Pendragon es el único grupo que hace reconstrucción histórica medieval en Bogotá, sus integrantes son historiadores, arquitectos, artistas plásticos y antropólogos. Cada uno de ellos asume unas características específicas dependiendo de la cultura que desean representar, actualmente se reconstruyen perfiles de cultura celta, judía, sarracena e hindú. Para el equipo todas las culturas del 500 a.C, hasta 1500 d.C, son reconstruirles y hacen parte del interés grupal. w“Nosotros no creamos un personaje como en el teatro, sino que creamos una persona; pudimos haber sido un sujeto en esa época”, asegura Andrea Pobacia o Hüsfreyja Ingun Sigurdöttir, quién hace reconstrucción vikinga. Cada integrante debe escoger un nombre de

reconstrucción histórica ya que funciona como una credencial dentro de la organización. Para Gustavo González, quién hace reconstrucción escandinava, la elección del personaje es para delimitar un campo de investigación más que para cumplir un rol. “Lo importante a la hora de representar un personaje específico es la investigación que requiere”. Para los integrantes del grupo es importante hacer una distinción entre lo que ellos llaman reconstrucción histórica y lo que comúnmente se conoce como juegos de rol. “Todo el tiempo soy yo y mi otro yo, no se trata de un juego de roles, es


ACTUALIDAD EXTEREO la manifestación de otra parte de mí”, cuenta Francisco Mejía. ara el doctor y licenciado en Humanidades Ricardo del Molino “la forma de elegir que quieren vivir como en la edad media es renacentista, esa decisión de hacer lo que yo deseo con mi vida en la edad media no existía. Luego, decidir ser medievales los hace hombres renacentistas”. La búsqueda de identidad para Manuel Rodríguez, quién hace reconstrucción de un sarraceno del siglo XII, se centra en reforzar la identidad que tienen antes de entrar al grupo. “Cuando viene alguien que quiere ser un vikingo, por ejemplo, ya tiene unas bases que le permiten imaginárselo y a partir de Pendragon se sientan las raíces en ese tema específico.”

P

Los integrantes del grupo promueven cuatro valores que consideran los define colectiva e individualmente: honor, lealtad, valor y justicia. “Es una cuestión de autocrítica y autodisciplina donde busco siempre auto mejorarme para que la ética me acompañe y me haga tomar las mejores decisiones para todos, no solo para mí”, asegura Francisco Mejía, quien hace reconstrucción de un caballero inglés del siglo XIII. Hacer reconstrucción histórica es la manera en que se enfrentan al mundo, ellos no esconden lo que son ni se intimidan por lo que pueda decir la gente al verlos caminar “disfrazados” porque, como dicen “nos aguantamos que nos digan que venimos de la Biblia o que nos sacaron de Narnia, estamos tratando de cambiar la mentalidad de la gente”, comenta Hüsfreyja Ingun Sigurdöttir. Existen otro tipo de críticas que se refieren específicamente a temas de fondo sobre la concepción de la reconstrucción histórica. Para el profesor Del Molino una cosa es la memoria y otra es la historia. “La historia es un proceso cognitivo empírico científico y es la reconstrucción del pasado a partir de cosas objetivas a las que se hace inferencia y la memoria es simplemente recordar cómo fue algo”. Para algunos como dice el profesor este tipo de prácticas pueden ser “esnobismo urbanita”, pero para los integrantes de Pendragon es una manera de hacerse visibles en la sociedad moderna en la que viven. El ideal de Pendragon es poder llegar a construir una aldea medieval en Colombia para mostrarle a la gente que la historia es de todos.

17


ACTUALIDAD EXTEREO

Colombianos no dan la talla para hacer porno Por Daniela Rodríguez González.

18


“S

er un buen actor porno es simple, tiene que venirse cuando el director le diga y harto,… ¡Ah! y tener una verga grande”, dijo Simón Posada autor de “Colombia sexual, días de porno”. Para hacer pornografía se necesitan hombres que tengan química con las mujeres, experiencia sexual y control mental para que la escena salga bien. También es muy importante que sepan un poco de actuación. Las películas cuentan una historia y ellos además de tener sexo deben saber actuar. Pero en el país el tema de los hombres es un problema para estas producciones.

ACTUALIDAD EXTEREO

caucho”, dice Simón. “Pero encontrar un hombre es un verdadero camello”, dijo Cipriani.

En el porno es primordial que los hombres desde antes de rodar deben estar listo eso quiere decir con una erección firme sin importar si la mujer es blanca, negra, alta, bajita, gorda o flaca; es por esto que la falta de concentración es el problema más usual entre los hombres pues lograr que su pene este erecto durante toda la escena es casi imposible. Los colombianos que aspiran a ser actores porno generalmente son hombres que van con la intención de tener mucho sexo, y gratis, genActualmente toda eralmente hace bastante la producción portiempo no tocan una muLos colombianos que aspiran a ser actores nográfica está cenjer, son hombres con demaporno generalmente son hombres trada en Bogotá. siados problemas de inseguque van con la intención de Cristian Cipriani y ridad, no tienen experiencia Andrea García son y creen que el trabajo es de ener mucho sexo, y gratis. esposos y ambos las mujeres. están dedicados a Otro gran problema es el hacer producciones tamaño del pene de los Colombianas para llevar a Estados Unidos pues las lati- hombres. Según un artículo publicado en la revista Don noamericanas son muy atractivas para los estadoun- Juan el pene de los colombianos mide 17 cm de largo idenses y europeos. Penthouse una de las productoras cuando esta erecto mientras que el de los europeos y de porno más grande en Estados Unidos les compra la americanos mide casi 20 cm o más. “Con un Full HD de mayoría de su trabajo, además, hacen productos para 1920 x 1080 y 17 cm realmente hay que hacer maravilcolombianos que se publican en su portal web www. las para que eso se vea bien, por eso traigo a mis amigos santalatina.com. americanos a trabajar, actores profesionales que desde Cristian y Andrea buscan hacer producciones más re- que los recojo en el aeropuerto están listos para grabar”, ales dejando de lado las típicas producciones europeas cuenta Cristian Cipriani. y americanas con una estética ya determinada, por eso trabajan con personajes que cualquier persona se puede Hace un tiempo se hizo en Bogotá el primer “Gang encontrar en la calle. Colombia es materia prima para el Bang” que es un enfrentamiento sexual de una mujer porno en cuestión de mujeres: “es como ir a la selva por contra al menos cuatro hombres. En esa ocasión fueron treinta y cuatro hombres y dos mujeres. Los hombres

19


ACTUALIDAD EXTEREO

que participaron pagaron para hacer parte del encuentro y ninguno fue capaz de mantener una erección. “Yo les cobro, por maricas, se creen muy machitos y vea”, dijo Cristian Cipriani, productor del encuentro.

plo es Nacho Vidal quien actualmente es el actor porno más famoso del mundo y en varias ocasiones ha hecho producciones con 1726.

Pero los actores ya no tienen que ir a casting en vivo. Se debe llenar un cuestionario online, adjuntar unas fotos de cuerpo entero, desnudos con su pene erecto, “Solo cinco las envían y sólo tres llegan al casting, allí les pongo una película y tienen que responder de una, sin jalársela mucho” si no, no sirve, dice Andrea García.

Charlie es actor hace cuatro años y afirma: “Un actor debe ser un man muy arrecho, todo un semental y debe aguantar horas y horas, pero los tipos aquí por lo general son unos arrancados que van en busca de plata o en busca de un polvo, además, es gente nada agradable, el porno tiene una estética y estos realmente son patéticos o así lo defino yo. Por eso el porno en Colombia es un asco”.

De igual forma un elemento más que va en contra de los hombres es que usualmente la gente no está acostumbrada a tener sexo con un tercero mirando y socialmente siempre se ha creído que el sexo hace parte de la privacidad, de un momento íntimo de dos personas nada más entonces enfrentarse a un director, camarógrafo, luminotecnia, etc., es algo realmente intimidante. Por eso es que en Colombia se ha tenido que trabajar con actores internacionales, un ejem-

20


ACTUALIDAD EXTEREO

21


ACTUALIDAD EXTEREO

“Ni se compra ni se vende”, así se define el alma del Yomango. Práctica que se califica como hurto simple, según el Código Penal Colombiano, pero que para quienes la realizan no tiene un carácter delictivo, es una resistencia, “la diferencia entre mangar y robar es que mangar es una herramienta, robar es una acción”, asegura Carlos Pérez* sobre aquello que es hoy su modo de vida y lo define como un “yomangante”. Por. Daniela García

M

angar es un término español usado para referirse a robar. El “Yomango” se deriva como una sátira de tal verbo y de la conocida marca inglesa de ropa Mango. Esta práctica consiste en tomar objetos comerciales de todo tipo de los grandes almacenes: comida, ropa, aparatos tecnológicos, entre otros; con el fin de suplir una necesidad o un deseo y de realizar “una acción directa contra el capitalismo”. Cuando ingresan a un supermercado, lo primero que identifican es el sistema de seguridad, com- puesto por cámaras y guardas principalmente, a lo que suelen llamar “los enemigos”. Una vez están seguros sobre la estrategia de vigilancia, seleccionan los productos que llevarán y se aseguran detalladamente de eliminar todo aquello que pueda ser percibido por los detectores (códigos de barras, espirales de pegatina, bobinas metálicas, entre otros). Posteriormente se dirigen a lo que Carlos llama “puntos muer-

22

tos”, estos son las áreas del supermercado que no alcanzan a ser registradas por las cámaras y las menos frecuentadas por los guardas. Allí acomodan y aseguran en su cuerpo todos los productos. Sin embargo, hay quienes prefieren comprar algo para no generar alertas, mientras otros simplemente se van y llevan en sus bolsillos bolsas plásticas que llenan al salir con los productos que lograron mangar. El teniente Carlos Eduardo Munébar, quien fue jefe de seguridad durante 25 años de la empresa privada Seguridad Atlanta, afirma que robar corresponde a tomar algo que no es propio de manera delictiva. Generalmente en su empresa reconocen a los ladrones por “algunas señales convencionales” y son éstas la base de entrenamiento de los guardas de seguridad. “Uno empieza a meterle eso al guarda de que todo lo que hay a su alrededor es sospechoso: el señor que está parado, los cuatro señores que están en ese vehículo, son sospechosos”. Es en el artículo 239 del Código Penal Colombiano donde se define a quien ejerce un hurto simple (todo aquel que no compromete violencia física en su realización), como “el que se apodere de una cosa mueble ajena, con el propósito de obtener provecho para sí o para otro incurrirá en prisión de dos (2) a seis (6) años.” La abogada penalista, Leida Lara Pérez aclara que sólo es posible juzgar a alguien bajo este delito si es descubierto en flagrancia, es decir, en el momento justo en el que esté realizando el hurto y de no ser así sólo es posible si se cuenta con un conjunto de hechos que lo prueben. La práctica del Yomango ha sido creada y difundida a través de tres libros, estos son “El libro rojo. Yomango”, “El libro Morao. Cuando Mao llegó a Winona” y finalmente el “Libro Yomango”, que es una reco-


ACTUALIDAD EXTEREO

pilación tanto de los anteriores como de textos y análisis realizados en sus páginas de internet. Para Carlos, a diferencia de lo que presentan los tres libros, esta práctica no necesariamente tiene que estar ligada a una ideología, es una acción personal que le da la facilidad de conseguir aquello que necesita “sin afectar a nadie”, pues asegura que sólo debe practicarse en multinacionales ya que según él “estos almacenes definen márgenes de pérdida, dentro de los que ya tienen las cadenas estipulados. Así que los trabajadores no se ven afectados porque por ley deben tenerlos y si llegan a cobrarles es un delito.” El capitán Ocaña, presidente y fundador de la empresa de seguridad Royal Colombia, asegura, basándose en datos de la Superintendencia de sociedades, que en los almacenes Éxito S.A. y Carulla manejan un margen de pérdida que oscila entre el 10 y el 20%, esto cambia dependiendo de la zona en la que se encuentre el almacén. Según Fenalco el 18% de las utilidades los grandes supermercados son destinados a márgenes de perdida por el robo hormiga (dentro de los procesos internos de las empresa ) o hurtos simples. Por otro lado Nicolás Martínez, politólogo de la Universidad Nacional, afirma que una resistencia es un acto realizado en un contexto de confrontación frente al statu quo, no obstante hace claridad que la resistencia puede ser también un acto delictivo “se convierte en un acto de resistencia en tanto están resistiendo al avance de una economía capitalista, lo que sería el statu quo, pero sin embargo, a la luz del derecho, es un acto ilegal, un robo a la propiedad privada de la empresa a la que le pertenece el producto.” Esta práctica plantea dos grandes facetas, aunque bajo la teoría es una acción de resistencia, también se constituye en un acto delictivo ¿es posible protestar a través del delito? “Los límites, todos los límites, tienen que ver con cómo se llega hasta ellos, con lo que se hace antes de encontrártelos. Algo que nos llama desde atrás de las cosas, esa podría ser una buena definición de Yomango”, afirma un artículo del yomango team en su página oficial

23


La gueriilla que planta flores ACTUALIDAD EXTEREO

Grupos de j贸venes se preocupan por su percepci贸n de caos citadino,y rechazan la indiferencia de otros, por eso buscan generar cambios interviniendo espacios antes no concurridos.

Hacer Guerrilla Gardening es apropiarse de un espacio p煤blico para embellecerlo

24


ACTUALIDAD EXTEREO

Por: Camila Barajas

E

n década de los setenta en Estados Unidos y en países europeos comenzó el movimiento Guerrilla Gardening (Jardinería de Guerrilla), el cual busca transformar espacios públicos ‘cuya connotación es negativa’ por medio de murales, graffitis y plantaciones. El objetivo es crear cambios en las relaciones de la comunidad y su entorno. En 1973 Liz Christy y su grupo Green G u e rilla (Guerrilla Verde) hizo un jardín comunitario en un área abandonada de Houston Streets en Nueva York. Hoy, el espacio cuenta con el apoyo del departamento de protección de parques y es conservado por voluntarios. La fundadora murió en 1985 y, en su honor, el parque tomó el nombre de The Liz Christy Garden (El Jardín Liz Christy). A partir de ésta iniciativa otras ciudades en el mundo como Londres, Buenos Aires, París, entre otras, replicaron la intervención. Con el auge de internet el proyecto logró hacerse conocer más y hoy treinta ciudades registradas por el Manual de Guerrilla Gardenin, escrito por Richard Reynolds, realizan intervenciones. En Bogotá hay dos grupos permanentes conformados por universitarios que practican la Jardinería de Guerrilla desde el 2011 ellos son Jardineros Insurgentes y Sexy Bogotá. Ambos, al sembrar desde flores hasta maleza buscan concientizar acerca de la relación persona-ciudad. Sus ‘‘atentados’’ o intervenciones los realizan siempre de día para mostrar la transparencia de sus acciones y además promover la participación de la comunidad. Éstas se han realizado en lugares como el colegio Manuela Beltrán, la plaza de Lourdes, el río Arzobispo, entre otros. La antropóloga Marta Sáenz, docente de la Universidad Externado de Colombia, dice que al tomar en cuenta que la ciudad no tiene grandes plantaciones, el jardín se convierte en una posibilidad para quienes viven en la ciudad de tener contacto con el mundo rural. ‘‘Es como un respiro en medio del atosigue de la vida urbana’’, explica.

Los voluntarios del movimiento recolectan los materiales de las materas pidiendole a amigos la donación de objetos que ya han cumplido un ciclo de vida, ‘canequiando’ y buscando constantemente objetos dignos de ser una buena matera. Esto hace que haya materas desde la cola de una botella de gaseosa de dos litros hasta una olla vieja y quemada pero resistente. Los materiales son escogidos según el contexto de cada comunidad, lo que hace que estos varíen, ya que hay lugares con mayor riesgo de que algunas personas de la comunidad comercialicen los objetos convertidos en materas. En Bogotá se han realizado dos actividades esporádicas de Guerrila Gardening registradas en videos subidos a YouTube. Fueron realizadas por Maria Buenaventura y Felipe Sepúlveda, representantes de Galería Santa Fe; y por estudiantes de publicidad de la Universidad Central, durante un ejercicio académico dirigido por el profesor ‘Chulespe’ Jesús Pineda Patrón en un muro ‘‘abandonado’’ y ‘‘solo’’ de la Universidad. No hay registros de estas intervenciones en otras ciudades de Colombia

25


ACTUALIDAD EXTEREO

Sexy Bogotá empezó cuando su líder, Juan Pablo García, conoció el movimiento en Alemania y se interesó por replicarlo en su país. Decidió optar por un nombre contrario al de Guerrilla Gardening por considerar que en Colombia el decir ‘guerrilla’, tiene una connotación muy negativa. ‘‘Yo dejo a un lado el romanticismo de guerrilla que sí tienen los europeos porque acá en Colombia la cosa es diferente’’, dice García. Agrega que al momento de comenzar con la iniciativa su ‘orgullo capitalino’ estaba en el suelo por la gobernación del entonces alcalde Samuel Moreno, y al no quererse quedar de brazos cruzados decidió tomar acción por medio de Guerrilla Gardening. Jardines Insurgentes, liderado por Santiago Mejía y Maria José Olmos, se inspira en aquellas plantas que crecen en azoteas, tejados y ladrillos; que renacen luego de haber sido arrancadas. El entrar invisible a un lugar, empezar a tomarlo, apoderarse de él y generar otro tipo de dinámicas en torno al espacio, los lleva a pensar la insurgencia de otra manera. Este colectivo conoció Guerrilla Gardening cuando buscaban referentes, encontraron este movimiento afín a sus deseos de intervención. Propusieron el proyecto al Distrito en una convocatoria orientada a localidades “culturalmente activas”, lo ganaron y obtuvieron financiación para realizarlo. Marta Sáenz opina que es una propuesta muy interesante por la reelaboración política sobre la noción de guerrilla en el contexto colombiano. Dice que asociar la noción de insurgencia y de guerrilla con algo positivo muestra una serie de juegos simbólicos importantes en el imaginario colectivo.

‘‘Nosotros estamos acostumbrados a las armas que matan, con este movimiento nos encon-

tramos frente a un arma delicada que tienes que cuidar: las plantas’’. Agrega que esto plantea un cuestionamiento político, de estar de acuerdo o no con lo que ocurre cotidianamente, además sugiere la posibilidad de cambio el enfrentarse a intervenciones como el grafitti o las materas porque se crea una sensibilidad al advertir intervenciones de carácter político. Ambos grupos coinciden en que al principio era un proyecto meramente estético donde se ‘atacaban’ espacios ‘feos’ y se esperaba que la comunidad, que colaboró en el momento de la intervención, cuidara del proyecto. Pero al ver que esto no ocurría, su objetivo ahora es buscar cómo generar apropiaciones para que las personas mantengan vivo el cambio.

26


ACTUALIDAD EXTEREO

“Soledad”

Gloria Garcia was born in Palermo, Huila.

Her name is Soledad she is a 55 year-oldwoman who walks everyday along the streets of La Soledad. She always have recyclable stuff like green bags, plastic bottles, needle and thread.

The neighbors call her “Soledad” because she not only lives in that neighborhood, but she also likes to be alone because accordind to her “ its a quiet moment and a moment for her to remember chlidren. They left me , but they embody in my silence”

27


Magazine Actualidad Extereo