Issuu on Google+

Diseñado por: Daniela Rivera Alumna de Terapia Ocupacional, 2º año Universidad Mayor Santiago, 17 de Octubre del 2013


• Creer que la sexualidad humana sólo refiere a una relación coital es un error. La sociedad olvida que la sexualidad no es sólo una actividad física, sino que contiene también un ámbito psicológico, biológico y socio-cultural. Es por esto, que al pensar en las personas con discapacidades físicas se cree que ellas no pueden vivir una vida sexual activa. Luego de una definición clara de conceptos, se busca romper con los numerosos mitos y creencias erradas respecto al tema, haciendo entender que no es el coito la única manera de lograr el placer sexual.

El papel que juega la sociedad es fundamental, por eso se hace necesaria una reeducación de este tema tan tabú, ya que el problema principal es la ignorancia de la gente respecto a la sexualidad de las personas con algún tipo de paraplejia.  En esta (re)educación se hace necesaria la presencia de ciertos agentes. Entre estos agentes están presentes los profesionales, voluntarios, las familias, entre otros. Pero también será imprescindible que el usuario participe activamente, comenzando por aceptarse a sí mismo en su condición. A partir de esto, él podrá servir como educador social para que la sociedad por fin se aleje de los prejuicios respecto al tema.


Muchas personas se han preguntado alguna vez ¿Cómo vivirán las personas con paraplejia su sexualidad?

Si bien el tema sexualidad pareciera ser un tema prohibido dentro de nuestra sociedad, lo sería aún más en personas con discapacidad física, en este caso paraplejia, en que no solo se trata como tema tabú,sino que también, estaría acompañado por mitos y prejuicios haciéndose así un tema aún más complejo.

• Para poder trabajar sobre esto, aclarar todos estos mitos y creencias, debemos tener en claro una definición operacional de sexualidad y discapacidad física, es decir, lo que entenderemos en este seminario bibliográfico sobre estos conceptos. • Dentro del Marco de trabajo para la práctica de la Terapia Ocupacional, la actividad sexual forma parte de las actividades de la vida diaria, es decir, actividades que están orientadas al cuidado del propio cuerpo definiéndose como: “Participar en actividades que busquen la satisfacción sexual” (AOTA, 2008, página 10). • Por lo tanto, para el profesional de Terapia Ocupacional será dentro de su práctica profesional un área a intervenir para apoyar la salud y la participación en la vida a través del compromiso con esta ocupación, entregando herramientas y  educación necesaria para poder cumplir el objetivo.


La paraplejia se encuentra dentro de la discapacidades físicas, es decir, cuando hay pérdida o anormalidad en la estructura anatómica de los sistemas Osteoarticular, nervioso o muscular. •

La definiremos como “Parálisis o pérdida de fuerza muscular, provocada por múltiples causas, entre ellas, traumáticas del raquis, tumorales, infecciosas, vasculares, autoinmunes entre otras” (Apuntes de clases lectivas Métodos de intervención en Terapia Ocupacional I - Sección de Deportes. Segundo semestre. Facultad de medicina. Santiago, Chile).

• •

Una de las mayores creencias dentro de nuestra sociedad, es que las personas con paraplejía están limitadas en cuanto a lo sexual, “seres asexuados”, que al perder sensibilidad en las zonas genitales, no logran llegar a la satisfacción corporal, o no logran tener “relaciones coitales”. Creencias que mediante nuestra información pretendemos resolver e informar acerca de cómo se vive la sexualidad en personas parapléjicas, en que la sexualidad no solo se basa en los genitales, orgasmos y coitos.

• Para eso se abordarán diferencias entre ciertos conceptos que solemos verlos como unidad y que nos llevan a una visión errada con respecto a nuestro tema de investigación. •

Finalmente lo que pretendemos con nuestro informe es educar e informar acerca de la sexualidad en personas con paraplejia al igual que en personas que se encuentran en condiciones normales. Con el propósito de valorar y aprender a llevar una vida sexual.


Muchas veces existe un pensamiento erróneo acerca de las personas en situación de discapacidad y el tema de la sexualidad; se piensa que son seres asexuados. Este suele ser uno de los primeros mitos respecto a los lesionados medulares. Pero las personas se olvidan, que las personas en situación de discapacidad física son iguales a las que no poseen ningún tipo de afección, ya que todos tenemos derecho a la sexualidad, debido a  su importancia a nivel psicológico, biológico y de desarrollo personal. La sexualidad es una fuente de placer, bienestar, salud, comprensión y comunicación que permite generar actitudes positivas hacia uno mismo y el resto de las personas, y se presenta a todos por igual.

Otro de estos errores es que comúnmente se asocia el tener dificultades para establecer relaciones coitales, a tener problemas a nivel de relaciones sexuales. La premisa anterior sólo puede ser posible en el caso que el individuo jerarquice ambos conceptos posicionando el coito dentro de lo más importante, esto suele ocurrir en las primeras instancias en donde aún no hay una adaptación al nuevo contexto en el que está inmerso el sujeto. Ya que el proceso de afrontar las consecuencias que deriva la paraplejia es complejo, y depende de dos factores fundamentales que son, la personalidad del usuario y de las redes sociales, en cómo afronta los problemas y en cómo su familia, amigos y pares lo apoyan.

  •

Entre otros prejuicios dentro de la sexualidad encontramos, “las personas en silla de ruedas no pueden sentir placer”,  o que “solo se obtiene placer mediante el coito, por lo que las personas con discapacidad no pueden sentir este placer, por no poder realizarlo”, “tener relaciones sexuales puede empeorar la discapacidad”, “la relación sexual es más compleja”, etc. Muchas de las frases anteriores suelen darse debido a la falta de conocimiento respecto al tema por lo que es importante educar tanto a los lesionados medulares como a su entorno en cuanto a la sexualidad.


• Debido a todos los mitos que se dan a entender en este tema, es que es importante educar la sexualidad. Todas las personas necesitan recibir educación sexual y que se entreguen las condiciones que le permitan  al individuo la vivencia placentera de su sexualidad. Las personas con discapacidad también, con independencia de cuales sean sus limitaciones y necesidades de apoyo. • Para esto uno de los objetivos principales para la educación es poder aprender a aceptarse como persona.   • Para contribuir en esta educación será necesario que actúen diferentes agentes, que ayuden a atender y educar la sexualidad de personas en situación de discapacidad. Adecuándose a cada persona, el momento evolutivo, sus capacidades, sus deseos e intereses, motivaciones  y necesidades, para que en función de ello, prestar el apoyo que sea necesario. • Al hablar de agentes, se hace referencia, al papel de los profesionales, técnicos, voluntariado, familias, administraciones, instituciones, organismos, sociedad y las mismas personas con discapacidad como protagonistas de su vida. • Para esto es importante trabajar en grupo con los diferentes agentes, ya que el trabajo de uno, será esencial, para el trabajo y desempeño del otro. • Es importante que las personas con discapacidad aprendan que su cuerpo les pertenece, y que para que la sociedad los mire como personas sexuadas, tienen que partir por ellos mismos a reconocerse como tales, sentir que su erotismo es tan legítimo como el de los demás  y que sus placeres puedan ser tan placenteros como el de los otros.


• Para hablar de sexualidad, es necesario considerar que la sexualidad no solo comprende las relaciones sexuales, ya que en esta también se consideran diferentes aspectos importantes, tales como la personalidad, la satisfacción, las identidades, la reproducción, el erotismo, entre otros.   • En la sexualidad se pueden observar diferentes componentes, los que van a permitir que esta se pueda manifestar y pueda cobrar sentido en las características de cada ser humano. Entre estos componentes podemos encontrar, el psicológico, el biológico, el social y el cultural. • Es necesario que los actos sexuales se realicen  con la conciencia de ambos individuos para otorgarles libertad y que de esta manera puedan ser responsables de sus actos. • En primer lugar, las personas con lesión medular, deben aceptar su condición para luego aprenden a adaptarse a esta e ir distinguiendo los  cambios y cómo esta influye de diferentes maneras. Para aceptar esta lesión medular, la persona va a necesitar de un apoyo tanto familiar, como social.   • En segundo lugar, es importante considerar la relación al estado de salud que presente el usuario para luego poder enfocarse en otras áreas de ocupación que sean significativos para él. Al tener un control mínimo vesical y del intestino, el usuario se empezará a plantear el tema de la sexualidad. En el caso, los jóvenes presentan un mejor pronóstico que los adultos debido a que tienen una mejor capacidad de adaptación. Es importante considerar la actividad sexual previa, ya que si el usuario antes era sexualmente activo y para él esta actividad era de gran importancia, el usuario intentará seguir activo en este ámbito.


• Es importante en este ámbito el buscar y descubrir, otras formas y “lugares sensibles” que probablemente antes no se conocían pero de igual forma le dan al usuario la posibilidad de sentir placer. Aquí se hacen más relevantes el conjunto de caricias, arrumacos, etc., que si bien no es tan culminante en el proceso del acto sexual, permite ir conociendo y disfrutando de nuevas sensaciones. • Ejemplos de maneras alternativas de obtener placer sexual en el caso de mujeres es utilizar estímulos sexuales en las zonas donde son capaces de sentir, que no necesariamente significa en sus genitales. Estos estímulos incluso pueden provocarles sensaciones orgásmicas, al igual que ante el contacto genital. Con respecto a los varones que no consiguen eyacular por medios naturales, se les puede aplicar técnicas como la “vibro estimulación del pene”, que le permiten sentir cierto grado de satisfacción, plenitud, y relajación. • Para la disfunción eréctil, que puede ser causada por una lesión por encima del Centro Toraco-Lumbar (T11 – L2), la que como consecuencia afecta la erección y lubricación reflejas; Lesión por debajo del Centro Toracolumbar dejando indemne el Centro Sacro, afectando las erecciones psíquicas y reflejas; Lesión que afecta al Centro Sacro (S2-S4) o sus raíces, afectando la erección psíquica. Hay diferentes alternativas como compresores y anillos, los que se posicionan en la base del pene al momento de la erección para mantener la sangre en los cuerpos cavernosos, Terapia oral, que consta del consumo de fármacos para lograr la erección, entre otros.


Un método que es muy poco conocido a nivel social, es el Silla Sutra, libro en el cuál se habla y muestra imágenes sobre las distintas posiciones que se pueden realizar durante la relación sexual.


• Luego del estudio pertinente frente al tema de la sexualidad de personas con algún tipo de paraplejia, es claro notar que existen mitos presentes en la sociedad los cuales no son totalmente ciertos, por ejemplo el que las personas con paraplejia son seres “asexuados”. Es importantísimo el poder darse cuenta de esto como futuros Terapeutas Ocupacionales, ya que los usuarios tienen distintas necesidades como se vio anteriormente, por lo que hay que darse cuenta y entender que cada persona, no importa su condición física, tiene derecho a satisfacer sus necesidades sexuales.   • Un aspecto importante que se puede concluir luego de este trabajo, es que no solo es importante educar al usuario, sino que también al entorno familiar y a la sociedad entera sobre este tema, ya que muchas veces existe la visión por parte de los familiares, de que la persona con una paraplejia no necesita de una satisfacción sexual por lo que ellos mismos privan a su hijo, hermano o madre de algo inherente al ser humano, sin importar su condición.   • Otro tema importante es el de que existen distintas formas de poder superar el problema de la sexualidad en las personas con paraplejia, por ejemplo el buscar otros lugares del cuerpo que causan placer a la persona, por lo que el mito de que “ya que no sienten los genitales, no sienten placer”, es completamente derribado y ya no existe excusa para pensar que un parapléjico no tiene ni deba tener relaciones sexuales.   • Finalmente y una de las cosas más importantes es  que para poder satisfacer las necesidades sexuales de una persona en situación de discapacidad, el mismo tiene que saber y entender que lo necesita y que es completamente normal, el aspecto psicológico de la persona es uno de los más importantes ya que si él no lo cree o no esta dispuesto a tener relaciones sexuales porque no está lo suficientemente informado sobre el tema, nunca podrá tener una relación sexual lo que conlleva un problema no solo social sino que también biológico y psicológico.


-“Inclusión Social, Discapacidad y Políticas Públicas” realizado por el Ministerio del Trabajo, Ministerio de Salud, FONADIS, OMS/OPS, OIT, PNUD, UNESCO, Universidad Central y Ministerio de Educación en Santiago, Diciembre 13 y 14 de 2004.

• - AOTA, 2008, página 10 •

Gil Almira A, Cardero Pacheco S. Consideraciones sobre la sexualidad en personas con discapacidad físico-motora   [artículo en línea]. MEDISAN 2003;7(2).

-De la Cruz, Carlos y Lázaro Oscar,”Apuntes de educación sexual sobre la sexualidad de niños y niñas con discapacidad” (2006), CEAPA, España.


Sexo y discapacidad